Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

¿Por qué a mi? {O. Winslow}

Invitado el Dom Oct 05, 2014 6:29 am

“Cansado de correr en la dirección contraria.”
-Bersuit Vergarabat.


Los pasos se escuchaban pequeños a comparación de las correteadas que algunos muchachos pronunciaban al huir, huir de personas que solo querían romper las pelotas un momento porque se creían superiores a otros. Esto no era algo que fuese fácil de erradicar, en todo el mundo se encontraba esta semilla de maldad que nunca terminaría de salir por las cadenas de la vida misma. Murmullos, risas. Jovencitas risueñas pasaban por al lado suyo profiriendo una que otra palabra aludiendo a un saludo, marchando directamente al Gran Comedor. Las escaleras comenzaban a tener polvillo de la entrada de alumnos, del exterior, que se abrían paso hacia sus dormitorios o a otras salas comunes. Un estornudo. Joahnne caminaba relajada con uno que otro libro sobre su pecho, aferrándose a ellos mientras aguantaba un estornudo. La muchacha con sus cabellos rojizos amainaba la rapidez de su caminar, al encontrarse con un grupo de Slytherin, conjunto que prestó atención a su andar por el estornudo. Claro, como era “sangre sucia” debía soportar aquello ¿No? Pues por supuesto que esto no era una tolerancia eterna, si, aquella paciencia se acabó un día por lo que derramó la bebida de ella sobre una de las adolescentes que ahora la veía con rabia. Que gran error, siempre que se los cruzaba sin supervisores alrededor era capaz de correr el riesgo de caer noqueada en medio de los pasillos.

Seamos sinceros, no es agradable ser perseguido por individuos que se creen lo mejor de lo mejor con sus túnicas con verde, correspondientes al colegio Hogwarts, que solo querían meter el pie para que te caigas todos los días de tu vida hasta finalizar dicha enseñanza. Joahnne era bastante responsable por lo que los profesores le confiaban la libertad de hacer un poco, solo un poco, de pendejadas pero que no dañaban su curriculum académico. ¿Por qué digo esto? Porque no era la misma suerte para con todos y no por eso tenía la culpa de que ellos se comportaran erróneamente. Está bien que los verdecitos querían erradicar la sangre sucia de  “su territorio” pero no eran los encargados de ese bello colegio, por ende debían soportar todo y no metérsela con alguien que simplemente nació. Si, ella estaba cansada de todo eso.

Comenzó a correr en la dirección contraria a la que deseaba marchar, si estaba subiendo imagínense que ahora con los tacones de los zapatos hacía bullicio en las escaleras de mármol con tal de escapar. El vestíbulo se abriría exquisitamente ante su vista, las puertas de roble se mostrarían firmes demostrando que estaba en aprietos pues nadie la observaba aparte de sus “asesinos”.  Los alumnos se corrían al ver la persecución, algunos reían y otros mostraban disgusto. ¿A quién se le ocurre cabrear a unas serpientes? Si, a Joahnne Herondale. Solo pensaba perderlos de vista. Algo que logró medianamente, las escaleras cambiaron de posición dejando a unos frustrados niños en otro camino pero que pronto retomarían su horrible pesadilla. Ella no estaba tranquila, siguió corriendo hasta chocar con la idea de esconderse. Armarios de escobas. Oh si, se escondería allí. “Que nadie se meta en mi paso…” murmuraba, pena que lo pensó. Una muchacha estaba caminando por allí, unos gritos venían detrás a unos metros. Podría engañarlos. Tomó a la muchacha para que no se metan con ella, por la búsqueda de la pelirroja. La metió como si fuese un saco de papas y se quedó dentro con ella, cerró aquella puerta pequeña en donde se ocultaban las escobas de vuelo. Suspiró y bajó con todo su cuerpo hasta tocar con su trasero el suelo. –Discúlpame por meterte aquí, no te quería…- al abrir los ojos y observar a quién tenía dentro con ella, prefirió haber seguido corriendo. Se liberaba de una serpiente para meterse con un basilisco de la hostia. –Ophelia…- cerró sus parpados, su cuerpo temblaba y el labio inferior estaba siendo mordido. Solo le faltaba eso, decir el nombre de alguien que la detestaba y más que odiaba su nombre. –Creo que me iré…- aclaró su garganta y observándola tomó con su mano derecha el pomo de la puerta, de espaldas. Si, ahora el castillo se mostraba rebelde y encerraba a la gente. Como buena curiosa, escuchó que unos muchachos se atascaron en la misma habitación que ellas, también que otra pareja se quedó encerrada en los baños con Myrtle la Llorona. Si Hogwarts quería trolear, era el rey supremo para llevar a cabo aquello. “De esta no salgo”.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Dom Oct 12, 2014 1:20 am

El nuevo curso se presentaba más calmado, sin la presión de los TIMOS, algo de agradecer. Un mes llevábamos de clase y podía decir a boca llena que sería el más sencillo de todos. Las tareas al día, el estudio igual. Podría hacer en media hora un examen sorpresa y sacaría una alta nota. A eso me dedicaba, a tener un expediente impoluto como hasta el momento, sacar las mejores notas posibles y entre clase y clase meterme con algún sangresucia/infeliz para reírme un rato.  Sin olvidarme de mis pequeños encuentros para estudiar por la sexta planta. Tenía todo mi tiempo organizado, de forma que cada fin de semana tenía más tiempo libre que el anterior.

Sin embargo no todo podía ser idílico. Y la mayor frustración de todas había llegado en mi primera clase de herbología. Tantos años esperando hablar con él y apenas me reconocía. Al menos lo tenía más cerca de mí y lejos de esa zorra que me lo había arrebatado. La última semana había desperdiciado mucho tiempo en pasear por el castillo, buscando un encuentro fortuito con mi hermano, terminando de una vez por todas la poción del curso pasado y, sobre todo, intentando averiguar cuando lo visitaría su esposa.

Andaba rumbo al gran comedor, sin tener idea de lo que se aproximaba a mí. Oía gritos a lo lejos, como si de una jauría de perros salvajes se tratara. Sin darle importancia seguía mi camino, pues ¿quién se metería conmigo? Los únicos que buscan problema son los de mi casa, y tontos serían de hacerme algo, cuando puedo aparecer de madrugada junto a sus camas y dejarles alguna que otra sorpresita. Que por muy sangrelimpia que pudieran ser no iba a dejarlos irse de rositas. Deberían saberlo ya todos, aunque siempre hay algún listillo que se cree mejor que los demás y lo intenta. Sí, lo intenta, nada más.  Por suerte ninguno de ellos conocía mi debilidad, mi mayor debilidad, no me entusiasma que alguno me deje bichos asquerosos en mi cama por pura venganza.

Doble una esquina, con la mochila al hombro y dando suaves y lentos pasos. Podrían marcar el ritmo de un compas de ¾  y acompañar una sinfonía delicada. El almuerzo me esperaba, además de mis compañeros de clase, algo así como un ritual que nos encontremos en la comida y luego acudir juntos a la clase siguiente. Dado que la anterior había terminado a las once y media cada uno había tomado un rumbo diferente. Sobre todo yo, que andar en grupo no es lo mío.  Los gritos de antes estaban aproximándose, tanto que alcé la mirada al frente y pude ver como una pelirroja de gryffindor huía de un grupo de slytherins, de lo más típico. Sobre todo al contar con la presencia de la sangresucia de Herondale.  Aunque cual fue mi sorpresa al notar su mano sobre mi brazo y tirar de mi hacia el armario que tenía justo al lado.

- ¡Ey! – Exclamé sin éxito alguno, pues no se reprimió en encerrarme con ella. Mi cara era un poema, estar en un cubículo con uno de los seres más pestilentes del colegio no podía tener otro efecto. La mirada de pocos amigos daba de sí para que comprendiera mi estado anímico.  – ¿No querías qué? – pregunté con desprecio, conteniendo las ganas de darle una patada en la cara, estropeando su bonito rostro por decir mi nombre.  Me encontraba de muy buen humor hoy como para que ese detalle me afectara. Un punto a su inteligencia por querer marcharse antes de que le hiciera algo. Sin embargo las risas del exterior unidas a su desesperación ante la negativa de la puerta a abrirse me dejaron claro que iba a estar aquí un rato. Algo que no me gustaba para nada. – ¡Quita! – dije empujándola hacia un lado. Cogí el picaporte, girándolo suavemente sin éxito.  Las risas continuaban escuchándose, aunque cada vez más lejanas. Aporreé la puerta. – ¡Idiotas, abrid! – grité, quizás me oyeran y esto pudiera terminar en un simple y desagradable encuentro.

Nada. No se acercaba nadie ni abría la puerta. Saqué la varita, el alohomora tampoco surtía efecto. – ¿Estarás contenta, Herondale? – Pregunté con desprecio, girándome hacia ella con la varita en mano. – Tan pocas luces tienes que no puedes enfrentarte a unos críos de tercero sin encerrarme en un armario. - El tono no variaba, quizás algo exasperado por tener que compartir aire con ser tan desagradable. Si tenía que estar mucho tiempo con ella ahí, quizás debía arreglar el tema que más prisa me urgía. Petrificarla me daría más aire, pero me había tocado, debería hacer algo para enseñarle a  no tocarme.  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 702
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Invitado el Mar Oct 21, 2014 9:25 pm

El día había comenzado un tanto bien, desde la noche anterior Joahnne estaba de buenas leyendo una que otra novela dejándolas a media para continuar con la otra. Las emociones que sentía en aquellas páginas eran increíbles y le subía el espíritu de llegar a alguna vez a ser como las heroínas que se plantean en las acciones heroicas. Claramente tenía esperanzas de aquello, no creía estar grande para tener tales pensamientos. Cada uno debía  tener alguna meta a la cual alcanzar como persona, integrarse completamente formando una misma alma increíble y única. Aquellas horas pasadas distendían con respecto a lo que estaba viviendo en el momento, la muchacha se encontraba encarcelada con alguien que no le decía ni un hola educadamente.

Por supuesto esto no tenía pizca alguna de lindura, estar encerrada era algo que no soportaba ya que, si no se controlaba, terminaría llorando al pensar en las dimensiones de esas cuatro paredes que amenazaban con aplastarla como un gusano. Un leve jadeo comenzó a tomar esencia en la situación que estaban pasando las dos féminas, una contraria a la otra. Pensar que hace unos minutos estaba fuera sin ataduras le agonizaba, el pecho comenzaba a apretarse de a poco. Unas pequeñas manos tomándola mientras escurrían el aire que habitaba en los pulmones, su rostro perdiendo la sangre que se encontraba en él para desviarla a otros lares. El rojizo de sus cabellos se pronunciaba con la palidez que estaba tomando el cuerpo.

Las palabras agresivas de O. contra su persona la alteraba aún más, un pequeño mareo pidió que se apoyara contra alguna de las paredes. La puerta cerrada y ella con todas sus energías intentando abrirla, usar la varita no resolvería nada si acertaba con lo que sospechaba el rumor antes dicho. Joahnne fue empujada de manera brusca intensificando el mareo, la muchacha con su mano derecha tanteo el muro que contenía un tanto de frio en su composición por la falta de sol y calor que pegara de lleno contra la superficie. Los gritos estaban siendo fatal para su cabeza, solo su mirada apuntaba a la puerta no comenzaría a analizar las probabilidades de morir en aquel  lugar por no tener el oxígeno suficiente para las dos personas que estaban en apuros.  La recriminación le hizo levantar la vista a la mujer que exasperada se encontraba en frente de ella, la pelirroja solamente pudo musitar con cansancio. –Mira, aunque sean de terceros son unos perversos como alguno de nuestra edad. Eran tres contra uno. Yo no iba a aceptar que me agarren para burlarse nuevamente, claro que ya lo hicieron ahora.- tomó una bocanada de aire y su garganta carraspeó para continuar con su idea.-Por lo menos no soy la única con pocas luces, tú no pudiste abrir una simple puerta.- bromeó. ¿Quién bromea con su posible asesino? Nadie más que Joahnne que no la estaba pasado para nada bien. Tal vez en este momento no tenía todas las luces encendidas, ni las rojas que anunciaban "Alarma, estas por firmar un contrato de muerte con grave sufrimiento".

Las mejillas contenían partículas de sudor como su frente, la superficie un tanto pegajosa pero no era tanta la desesperación. Si no miraba lo que le rodeaba entendería que solo pasaría un rato y esperaba conseguir oxígeno antes de morir por su tonta claustrofobia.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Sáb Oct 25, 2014 1:25 am

El día podía haber pintado bien, estaba decidida a no meterme con nadie ese día y, literalmente, me habían metido donde no quería.  Si hubiera sido un chico apuesto o una chica atractiva no me hubiera importado en absoluto. Pero no, había sido nada más y nada menos que Joahnne Herondale, una sangresucia de Gryffindor, si es que no podía ser peor. Estaba claro que no podía pasar un día sin hacer uso de su hobbie favorito, la pelirroja se lo había buscado.

La niña tenía agallas, había que reconocerlo. La boca muy grande a mi parecer. Decir que no tenía luces por no poder abrir la puerta solo aumentó mi rencor por esa situación. Apreté los puños repetidas veces, controlando mi respiración. – Eso pone en evidencia tu negligencia e inferioridad. ¿A quién le ofreciste favores para superar los TIMOS? – pregunté con indiferencia, pasando uno de mis dedos por la comisura de mi labio. Haciendo una gran insinuación a el único modo en que pudo haberlos superado, sobre todo el de defensa contra las artes oscuras. Si no puedes contra tres alumnos de tercero, menos podrás superar el TIMO de esa asignatura. Estaba cantado. Ganarles era fácil, un expulso y un bombarda bastarían  para alegarlos, pero no podemos pedirle más a la joven flor roja que palidecía por segundos ante mi presencia. ¿Tanto me temía?

- Sabía que eras una inútil, pero no tanto. – añadí haciendo una mueca de asco, acercándome a ella con la varita en alto. – Me has puesto en bandeja lo que no querías darle a esos mocosos, y sin duda, ellos serían menos retorcidos. – iba disminuyendo el tono de mi voz según me iba acercando a ella. Acerqué mi varita a su rostro, retirándole unos mechones del pelo. Un conjuro no verbal , el Diffindo, hizo que un mechón rojo se desprendiera de su bella cabellera, cayendo sobre su hombro.  – ¡Ups! – Exclamé con inocencia, sonriendo con maldad. Poco se podía ver en ese cuarto de escobas, salvo por una pequeña vela en una de las paredes.  Pero lo justo y necesario para ver su rostro y su expresión al ver su pelo caer.

Di dos pasos hacia atrás, pegándome a la puerta. – Parece que el pelo se te cae del miedo. Deberías andar con cuidado y terminarás calva. – añadí con malicia, para realizar un nuevo conjuro no verbal, un everte statum.  La chica cayó al suelo, al tropezar con el palo de una de las escobas, golpeándose con una de las estanterías también.  – Deberías tener más cuidado, Herondale. – Comenté con preocupación. – Cómo continúes así acabarás en la enfermería. – Añadí como si no tuviera ni la más remota idea de que causaba su patosería. Bueno, ella debía saberlo, pues todo habían sido errores desde su nacimiento. Estaba segura de ello, solo nacer sangresucia ya era un error. Sangre mágica desperdiciada.

Ladee la cabeza, observando su nueva posición y preguntándome si debía hacer algo más podía estar en paz así. – Te podría ayudar en defensa contra las artes oscuras, está claro que lo necesitas. – Dije con desprecio, sonriendo con malicia. Pocas cosas podía disfrutar tanto como éste pequeño capricho del destino. Sin duda no iba a desaprovechar la oportunidad que ante mí se presentaba, en tan bello envoltorio. Pues aunque fuera sangresucia y un despropósito para la magia, había de reconocer que era guapilla. Sí, guapilla digo, pues para mi pocas mujeres tienen el calificativo de guapa. El complejo de Narciso que tengo me impide reconocer a otras mujeres guapas en un nivel igual o semejante al mío, imaginaos como podía ver a alguien a quien considero muy inferior a mí, es imposible.

Recorrí el habitáculo con la mirada, buscando algo más con lo que mortificarla mientras alguien se dignaba a abrirme la puerta. Ya que no iba a llegar a mi almuerzo, me iba a entretener con una razón más amena de contar que haberme quedado encerrada en un cuarto de apero.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 702
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Invitado el Miér Oct 29, 2014 4:18 pm

Las perlas de sudor hacían presencia y bailaban encima de la frente de Joahnne, la pobre estaba sufriendo por estar encerrada allí en un lugar que cada vez se hacía pequeño. Lo peor del cuento era con quién estaba acompañada, nada más que con O. una slytherin que no hacía más que hacer sufrir a los demás, hacer bromillas pesadas que solo a ella le hacían gracia y las pobres víctimas eran sangresucia mayormente. Si Joahnne hubiera sido capaz de visualizar a quién arrastraba seguramente se hubiera encerrado sola, sufrir sola y no tener que soportar las angustias impuestas por una verdesita que no hacía más que quejarse.

La furia de la ajena era palpable, la rabia que le tenía a ella era bastante singular puesto que nadie debería ponerse a despotricar contra alguien sobre los TIMOS en vez de hacerla sufrir sin más explicación y divertirse con ello. Por lo que se observaba le quería hacer sentir inferior a cuanto estudios e inteligencia, Joahnne sabía muy bien que ella solita pasó los exámenes preparándose arduamente sin tener que “hacer favores” a terceros. –No pedí ayuda… los conseguí por mí misma. Seguramente que otros no, pero yo si.- sentenció con un tanto de jadeo ante la situación, tenía agallas para continuar con aquello en vez de pedir piedad como cualquier otro alumno. Bastante valiente para lo que estaba sucediendo.  Si no se enfrentó con aquellos chiquillos fue porque no podía ir conjurando hechizos y luego ser sentenciada por un prefecto, ellos eran tres y eran bastantes ingeniosos para hacerse los inocentes además de que ella era un sola y no quería padecer ante un juicio sin razón. Su tez se volvía por segundos más pálida mientras luchaba con calmarse, pensar en pasar por tubos huyendo o que las paredes se hacían pequeñas no eran medidas para tranquilizarse.

Su cuerpo se acercaba hacia ella con sutileza, bastante femenina era la muchacha. Su cabello acomodado dando un aspecto encantador y sus orbes mirando con malicia a Joahnne, la sonrisa socarrona de que todo lo podía. Si hubiera un hombre mirando aquella escena, (aparte de que Joahnne se desmayaría por haber tanta gente con tan poco espacio, según ella.) estaría encantado con observar como dos mujeres acortaban las distancias. El cabello rojo era corrido de su rostro, frotándose en el trayecto y dando una tibia caricia, el conjuro salió de la varita ajena y le arrebató un mechón, no quedaba mal y no se evidenciaba demasiado pero era Ophelia estaba jugando sucio ante el estado de la pelirroja. –Lo has hecho a propósito, no te hagas la inocente ante mí. Conozco tu jueguito. – le habló sacando sus fuerzas para parecer más fuerte de lo que sentía. Su cuerpo se paró erguido. Sin embargo, la slytherin la empujó con un hechizo sin más pegándose con varios objetos, el tropezón fue bastante malo, las pocas energías se agotaban como si fueras Mario bros escapando del agua y tu oxigeno se acababa, como si te hubieran puesto un veneno mientras batallabas con otro.

Solamente deseaba irse de aquel lugar, un prefecto vendría bien en estos momentos en donde se sentía presionada por todos, especialmente por aquella que le había hecho un corte de cabello. Su espalda volvía a resposar contra la pared, su uniforme un tanto tocado con polvo, su falda estaba siendo organizada por sus manos mientras que hacía aquello intentaba pensar cosas bonitas como unicornios danzantes tirando arcoíris de su boca, o alguien con un conejito mono que saltaba por el prado. –No te cuesta ser mala, lo sé, pero ¿No puedes descansar en algún momento de tu vida?- le interrogó tratando de respirar mientras su frente era limpiada con el puño de su túnica, la corbata un tanto desorganizada recorría su pecho que respiraba con dificultad. Sacó su varita cuando la otra se encontraba buscando que sabe quién. Un Diffindo no verbal, como hace unos segundos había sido dedicado para ella. Si acertaba a pegarle en la mejilla sería el fin para Joahnne pero el comienzo para su punto. –Si te molesta que otros te dañen… ¿Por qué molestas a otros? Tan solo debes respirar y dejar de ser malvada, terminarás con arrugas.- su mirada se encontraba posicionada en O. quien ya le estaba observando. Solo quería discutir con palabras, no con encantamientos como si fuese una party hard.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Lun Dic 01, 2014 12:09 am

Con lo feliz que estaba yo disfrutando de un pase agradable hacia el gran comedor y Herondale tenía que frustrar mi calma. Pretendiendo que la trate con respeto o normalidad después de ser la causante de que esté encerrada en un armario de escobas. Que si me quedara encerrada con Matt o Axel o Damon…podría tolerarlo, pero con ésta sangresucia no podía. Lo siento por ella, pero es su destino, para eso ingresó en este colegio, para ser uno de mis entretenimientos favoritos.

Tenía ante mí la ocasión perfecta para mofarme de su poca autoestima y destreza con la varita. Huir de tres mequetrefes de tercer año solo dejaba latente que la pelirroja no sólo no tenía alma, sino que le faltaba mucha destreza con la varita. Reí sin más a su réplica. Sin duda había tenido suerte para superar los TIMOS. – ¿Y qué sacaste en defensa contra las artes oscuras?¿Un supera las expectativas por pena? – Las palabras salían de mi boca con una intención clara, herir el ego de la muchacha por puro placer.

Su rostro reflejaba que no se encontraba a gusto en ese espacio tan cerrado, sabía que menos encantada estaba de tenerme como compañía, mas tendría que soportarme hasta que alguien nos abriera la puerta. Por el bien de esos chavales espero que no la abra Snape o algún profesor que me pueda castigar, porque si no esos críos van a saber lo que es el dolor. No saben hacer las cosas bien.

Fui acercándome a ella, hablándole para distraerla mientras cortaba un mechón de su larga cabellera, así como continuaba hablando con inocencia fingida, emulando preocupación por su patosidad mientras le lanzaba un nuevo conjuro y la hacía caer al suelo. No la tenía por tan tonta como podría parecer. Sería muy tonta si no sospechara que había sido la causante lo que acababa de pasar.  – No te considero tan tonta. – Dije con contundencia, diciéndole algo así como un cumplido. Sería lo más cercano que recibiría por mi parte.  Estaba en el suelo, pero lentamente se recompuso, atusando su falda y sacando su varita mientras yo miraba lo que en el cuarto se hallaba, en busca de objetos con los que herir su ego sin ensuciar mis manos. Por unos segundos pensé en silenciar el armario, mas todavía no sabía realizar ese tipo de encantamientos, debía practicar.

- Pues claro que descanso. Estaba descansando hasta que decidiste encerrarme aquí. – fui respondiendo con calma, dejando pequeñas pausas entre palabra y palabra. – Pero cómo has decidido romper mi descanso, no puedo rechazar tu oferta. – Asentí con la cabeza, como si lo dijera con toda la seriedad del mundo. – Sería de mala educación decirte que no. – Añadí al final, poniendo mi cara más angelical y dulce. Me había ofrecido a ayudarla con defensa, eso no se ve todos los días. Lástima que me conozca tan “bien” y sepa cuáles son mis reales intenciones.

La pelirroja también quería jugar, y eso se notó cuando lanzó un conjuro hacia mí. – ¡Ah! – Exclamé al notar el corte en mi mejilla. Un corte pequeño pero que no tardó en comenzar a sangrar. Es lo que tienen las heridas superficiales, sangran más de lo que es. Mientras la pelirroja hablaba y soltaba ese pequeño sermón, llevé la mano izquierda a la mejilla derecha, deslizando el dedo índice y el anular por el corte. Observé la sangre en mis dedos y los deslicé por mis labios, saboreándola. Sonreí con malicia a Joahnne. – ¿Y cuándo he dicho que me molesten que otros me dañen? – Pregunté con tono calmado dando un paso hacia ella, con la varita a la altura de mi vientre pensando si lanzarle un tragababosas o mejor un conjuro que la hiciera desvariar. – Todavía no lo entiendes, ¿verdad? Si me dañas para mi es mejor. – Solté una pequeña risotada luego de mis palabras. Quería desconcertarla, ganar una pequeña ventaja antes de poder hacerle nada más.

Off: Dado de iniciativa, ha llegado el momento de darle emoción. Wink Perdona la tardanza, los estudios y demás cosas que hago off-rol apenas me han dejado tiempo libre ni imaginación para rolear. Intentaré no tardar tanto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 702
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Lun Dic 01, 2014 12:09 am

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

Invitado el Mar Dic 02, 2014 2:16 am

Peor no se podría volver la situación, exceptuando que la contraria se decidiera por hacer aparecer otra persona, un dinosaurio, un poni o lo que fuese que debiera respirar. Joahnne en el habitáculo se encontraba exhausta con todo lo sucedido. Por un lado, estaba encerrada con una cantidad de oxigeno muy limitado y, por otro, se encontraba algo así como su archienemiga que simplemente se divertía haciendo llorar a los niños. “De pequeña seguramente iba pinchando los globos de los niños, robando paletas o asustando a bebés de sangre sucia.” Pensaba aleatoriamente mientras posicionaba una de las manos detrás, pegada a la pared tratando de arrastrar todo hacia atrás imaginando que esto se movería y habría más espacio. El cerebro rebotaba dentro de ella provocándole dolores de cabeza, el pensar demasiado rápido en ese momento bloqueaba las actitudes de O. pero no se podía mantener en calma si ella amenazaba contra su integridad física.

La discriminación por la sangre ya era aceptable a esta altura, no podía decir “Mira, me tomé dos litros de agua bendita para purificarla.” Primeramente porque esto sería escalofriante y segundo porque tampoco haría tales cosas para satisfacer a otros, más si era una serpiente que su pasatiempo era divertirse a costa de otros. Igualmente, que Joahnne sea un punto fijo para el libertinaje violento  de O. era bastante, como decirlo, pesado para la propia pelirroja. Esto es claro y obvio pero, ya saben, algunos gustan de ser centro de atención, masoquistas o esas cosas que se ven por los pasillos.

La muchacha directamente saltó nuevamente con los TIMOS, la pelirroja había sacado varios sobresalientes, se había esforzado con cada categoría para estar entre las mejores aunque en algunos lares no haya conseguido elevadas notas. Con respecto a la defensa contra las artes oscuras le había ido bastante bien, un tanto de suerte y otro tanto por práctica. Siempre pensaban que podría dar más de lo que mostraba y le daban objetivos bastante altos. “Si quiere pensar que soy una tonta que lo siga haciendo, yo sé cómo soy.” Refunfuñó ante la falta de fe. –He sido bastante buena en los TIMOS como para que tú vengas a revolotear con dichos exámenes. Seguramente tú le pagaste a alguien o que otros regalos habrás conseguido a los profesores.- no quería ser vulgar pero la muchacha se lo estaba ganando, empezar con palabras era bueno ignorando el corte que secundó sus preguntas maliciosas.

La varita se había movido con intensidad antes de que su propio cerebro procesara los efectos colaterales que traería aquello, otro corte factiblemente sería el ataque contrario. Joahnne no se encontraba demasiado avispada en esos minutos, el tener los pensamientos divididos en dos no traía consigo ningún beneficio para ella y si para la niña que quería jugar a cortar en pedacitos a  quien tuviera enfrente. ¿Tan difícil era olvidar su claustrofobia? Si, demasiado para la pelirroja. “Aghh, ¿Por qué no puede mantenerse tranquila en una esquina esperando a que alguien nos habrá?” se cuestionaba mirando para uno de sus costados.

Tomaba todo a la ligera, algo que estaba perturbando a la niña con problemas de claustrofobia. Ya cansada se dirigió a la rubia presente. – Yo no te he hecho nada, simplemente corría de una batalla injusta porque no pienso utilizar magia en horario y lugar inapropiado. No quiero que me sancionen o peor, que me expulse. – Tomó una bocanada de aire y continuo- No puedes pretender que solo existan los sangre limpia porque seguramente este castillo esté siendo más “sangre sucia” que lo que tú y tu banda de tontos esperan. También tu familia, ni hablar de tantas familias, seguramente tienen algún muggle escondido o se contagió de la peste de nosotros con filtros de amor. –Recordó los rumores del hermano con ciertas personas, cualquier camino era viable para el “contagio”.- No tengo la culpa de haber nacido para que seres como tú se aferren a un ideal perdido, una ideología que ni siquiera algunos deberían optar si son hasta mestizos. -

Se irguió, acomodando por última vez su falda. Retirando un cabello con un movimiento de muñecas encima de su oreja poseyó con firmeza su varita, aquella madera que se mantenía en forma apuntando el cuerpo contrario. –Puedes atacarme, puedes hacer lo que quieras contra mi integridad física pero ten en cuenta que sé protegerme y luchar.- valiente ante su nuevo objetivo. “Salir sin daños en el culo.” Se estaba volviendo serio el asunto, digamos que el encierro no hacía que ninguna de las dos pensara con claridad antes de armar revuelo dentro de un lugar sumamente cerrado. ¿Qué decir? Son adolescentes.

OFF: Dado de iniciativa. No te preocupes O. que te entiendo como andas. No te apures ni nada :A
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Dic 02, 2014 2:16 am

El miembro 'Joahnne Herondale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

O. Winslow el Jue Ene 22, 2015 12:04 pm

El domingo podría parecer un día tranquilo, si no fuera por la inoportunidad de Herondale para fastidiarlo todo. Con toda la gente que había en el castillo tenía que encerrarme con ella a mí. Lo que iba a ocurrir allí dentro estaba más que claro, ella debería verlo venir sin necesidad de una bola de cristal. No era la primera vez, ni sería la última, que me divierto a su costa. Esa carita blanca y melena pelirroja, tan blanca como la nieva y roja como la sangre. Era un auténtico reclamo a sacar a la luz todo lo rojo que poseía su ser.

No podía evitar reír ante sus insinuaciones. – No necesito comprar ni pagar a nadie para ser buena. – Repuse con chulería, nadie podría decirme jamás que no me esforzaba por mis notas. Puede que pasara de DCAO, pero eso era por el hecho de que me parecía una tontería de asignatura, cuando lo que yo quería era practicar simplemente las artes oscuras. Debí haber entrado en Dumstrang, sería más divertido, aunque tendría mucha menos gente con la que practicar. Lo bueno de este castillo era tener a tan amplia gama de ineptos a los que infundir miedo y con los que practicar mis pequeñas diversiones.

- “No pienso utilizar magia en horario y lugar inapropiado” – Repetí sus palabras con burla. - ¿Entonces esto que me has hecho no vulnera tu código ético? – Mis palabras no tenían mucho sentido al formular la pregunta, pero la intención era clara, dejarla en evidencia. Hipócrita era alardear de no querer enfrentarse a tres mocosos por no querer incumplir las normas pero luego me corta la mejilla con un hechizo, muy lógico todo. Sin duda su cabeza no daba para más, se la notaba muy inquieta y su forma de hablar, tan atropellada, solo me proporcionaba ventaja.

La conversación iba derivando en un torrente más delicado. La referencia a los filtros amorosos solo me hizo pensar en mi hermano, lo cual me llenó de ira. Mas no la mostré, iba a ser lo suficientemente serena y aprovechar cada palabra en su contra. - ¿Pero quién habla de ideologías?¿De contagios por filtros de amor? – Lancé las preguntas al aire, ladeando la cabeza levemente mientras le hablaba. – ¿Te refieres a los sangresucia tan lamentables que necesitan de filtros amorosos para lograr encontrar el amor? – Retrocedí un paso, lo que pude en ese espacio tan pequeño. – ¿Es lo que usaras para tener pareja en el baile de Halloween o de Navidad? – Esta vez la malicia era mayor. El tono socarrón no abandonaba mis palabras en ningún momento. ¿Quién iría con una sangresucia al baile? Pues otro de su igual condición, o cualquier inferior de su misma casa.

Me encogí con burla, fingiendo miedo a sus palabras. – Mira como tiemblo ante la posibilidad de que me hagas daño. – Anuncie con tono asustadizo, imitándola en gran medida. Negué con la cabeza mirándola con desprecio mientras una sonrisa ladeada se dibujaba en mi rostro. *Impragortus* Conjuré mentalmente, apuntando a su estómago con mi varita. El impacto del hechizo le dolería tanto que todo el aire que conservaba en sus pulmones desaparecería.

Off: Lamento mucho la tardanza, pero ahora espero poder responder más seguido Smile Gracias por esperarme Joahnne!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 702
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Jue Ene 22, 2015 12:04 pm

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

Invitado el Lun Ene 26, 2015 5:17 am

Tranquilamente podría estar ahora estudiando en la biblioteca o pasando tiempo con alguno de sus compañeros de casa, hasta era posible la idea de andar por un rato en Hogsmeade tomando quién sabe qué. Claro que esto no se pudo realizar, tenía que cometer ese pequeño error que le costaría un buen tanto. Meterse a un armario no había sido una opción muy bonita para Joahnne, ni sabía porque tomó tal decisión más junto a su “enemiga” o su proyecto de tal puesto a que ya estaba trayendo problemas como una hiperventilación en camino. Era bonita la joven pero tenía un alma tan oscura que se divertía a costa del mal momento de otros, y si ella era la encargada de hacer el daño se enamoraba del suceso como si fuese una chiquilla.

La cabeza de la pelirroja daba vueltas, temía a que se desmayará o que la otra se aprovechara y la dejara desnuda en frente de todos, tal vez le cortaba el cabello horrorosamente. “Tan solo quiero que se aleje, a esta habitación no le entra aire. Me va a hacer daño y no quiero ni hacérselo a ella ni tener que defenderme.” Podría hacer un hechizo finalizador, que se desmayara o petrificarla sería una de tantas buenas ideas las cuales no llegaban a la mente de Joahnne. El aire le estaba costando de inhalar y las medidas de huir de los posibles encantamientos le aterraban.

-Como verás no estoy en una posición de hacer valer mis palabras que dije con anterioridad, todo a causa de tener a una demente en frente mío. Ni que fuese un peligro para ti, podríamos hacer como en las películas cada una en una punta con su oxígeno rezando porque la puerta se abriera.- se quejó exasperada, su nuca comenzaba a sudar y los cabellos se ensuciaban con tal sustancia. El sarpullido iniciaría a que le dé ansiedad, y esta última haría que se lastimara por rascarse con tal de hacer pasar el malestar. Sí, pretendía no usar magia en el colegio si no era correspondiente, por ello no había atacado a los muchachos que le perseguían pero se había metido a la boca del lobo rubión.

Y comenzaba de nuevo la discriminación por sangre, parecía que  a Joahnne la tenían como tonta hablando de aquello como si de en verdad fuese divertido o un tópico interesante para hablar en la ONU. Por supuesto que se encontraba a punto de enloquecer, callarla con algún hechizo y tenerla envuelta en cinta adhesiva para que no hiciese nada malo contra la integridad física de ambas. –Mira, perdón por lo de los filtros de amor pero es la única excusa que ustedes pueden meter. Las personas con sangre pura alardean de ser poderosos pero el amor lo es aún más, por ello existen los mestizos y dudo que en tu familia o en la de cualquiera que se muestra “orgulloso de la pureza” sea en verdad limpio en su árbol genealógico. Hasta creo que algún muggle, mestizo o “sangre sucia” se metió en aquellas líneas de familia.- Listo, el tema se desviaba nuevamente, era lo único que quería hacer. Hablar con tal de no pensar en la posición que se encontraba. –Y no, no necesito un filtro de amor para conseguir pareja. Puedo ir sola y no me molestaría.- finalizó la pregunta y el vaivén que daba con tal cuestionario.

“Oh no, esa sonrisa la conozco y dudo que quiera cambiar mi vestuario con la varita apuntándome.” Sin terminar de pensar se tiró hacia un costado, esquivando el hechizo que había hecho la muchacha rubia que ya perdía la sonrisa. Seguramente ya estaba pensando en cómo atacarla nuevamente pero en esa posición, siendo prefecta de Gryffindor podría decir que solo se estaba defendiendo si ella atacaba a la Slytherin.  Afirmó la varita, dirigiendo la punta de esta hacia Ophelia y conjuró mentalmente su ataque, esperaba ganar unos cuantos puntillos a su favor para salir de allí con todas las partes de su cuerpo, como si nada hubiese ocurrido. “Everte Statum” su expresión era preocupada, su cabeza un montón de ideas confundiéndose entre sí como si tejieran una tela de araña.

OFF: Ataco siguiendo lo pactado por MP. Aviso por si me quieren decir algo, stalkers de post (?)
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Lun Ene 26, 2015 5:17 am

El miembro 'Joahnne Herondale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

O. Winslow el Mar Feb 10, 2015 10:16 pm

La risa se apoderó de mí ante su forma de hablar. Las incoherencias de esta gente me abrumaban. Primero no quiere atacarme porque va en contra de su código ético, sin embargo aprovecha la mínima oportunidad para cortarme la mejilla y encima excusarse diciendo que no puede hacer valer sus palabras. Un ejemplo más de la débil mente de los sangresucia. Indudable el hecho en sí, nadie podía ser más tonto e inútil. Replicar algo a sus palabras resultaba absurdo, así que me limité a enarcar las cejas y mirarla con escepticismo.  

Lo siguiente que vino fue más gracioso aún. Hablar de linajes de sangre podía ser una discusión que se prolongaría durante horas, pero usar el tema de los filtros de amor, cuando era una cuestión que sólo se rumoreaba, pues nadie tenía ninguna certeza al respecto, era despreciable para cualquiera. – Querrás decir la única excusa que ustedes pueden usar para entrar en un linaje puro. Porque está claro que en muchas familias hay ovejas negras que descarrilan, pero muchos necesitan de filtros amorosos para conocer lo que es el amor. – Repliqué con mala hostia, mi tono se iba alterando, dejando ver que no estaba nada cómoda con la conversación y mucho menos con su presencia en ese cubículo, pues no quería que me contagiara su idiotez. – Aunque claro, algunos creen que por ser de sangre limpia no somos conscientes de los poderes de éste mundo. Imbéciles. – Fue lo último que dije, antes de sonreír con malicia y conjurar un hechizo mental.

Si la situación no podía empeorar, el clímax no podía ser más tenso, tengo que fallar con tanta facilidad. No recordaba que la pelirroja fuera capaz de defenderse tan bien. O mis habilidades habían mermado en este día. Debe ser esto último, pues no tiene sentido que ella haya mejorado. Sin duda el hecho de haber decidido no atacar a nadie en todo el día había afectado al resto de mis capacidades, en concreto las mágicas. Los primeros hechizos que lancé le pillaron por sorpresa, pero el último se lo estaba esperando. Fallar sólo aumentaba mi mal estar, mis ganas de hacerle más daño.  

Un hechizo salió de su varita, eso estaba claro por su expresión y ese pequeño haz de luz. Con rapidez, o al menos esperando serlo lo suficiente, hice un movimiento de varita conjurando un protego no verbal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 702
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Mar Feb 10, 2015 10:16 pm

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3477
Puntos : 1548
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.