Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

¿Por qué a mi? {O. Winslow}

Invitado el Dom Oct 05, 2014 6:29 am

Recuerdo del primer mensaje :

“Cansado de correr en la dirección contraria.”
-Bersuit Vergarabat.


Los pasos se escuchaban pequeños a comparación de las correteadas que algunos muchachos pronunciaban al huir, huir de personas que solo querían romper las pelotas un momento porque se creían superiores a otros. Esto no era algo que fuese fácil de erradicar, en todo el mundo se encontraba esta semilla de maldad que nunca terminaría de salir por las cadenas de la vida misma. Murmullos, risas. Jovencitas risueñas pasaban por al lado suyo profiriendo una que otra palabra aludiendo a un saludo, marchando directamente al Gran Comedor. Las escaleras comenzaban a tener polvillo de la entrada de alumnos, del exterior, que se abrían paso hacia sus dormitorios o a otras salas comunes. Un estornudo. Joahnne caminaba relajada con uno que otro libro sobre su pecho, aferrándose a ellos mientras aguantaba un estornudo. La muchacha con sus cabellos rojizos amainaba la rapidez de su caminar, al encontrarse con un grupo de Slytherin, conjunto que prestó atención a su andar por el estornudo. Claro, como era “sangre sucia” debía soportar aquello ¿No? Pues por supuesto que esto no era una tolerancia eterna, si, aquella paciencia se acabó un día por lo que derramó la bebida de ella sobre una de las adolescentes que ahora la veía con rabia. Que gran error, siempre que se los cruzaba sin supervisores alrededor era capaz de correr el riesgo de caer noqueada en medio de los pasillos.

Seamos sinceros, no es agradable ser perseguido por individuos que se creen lo mejor de lo mejor con sus túnicas con verde, correspondientes al colegio Hogwarts, que solo querían meter el pie para que te caigas todos los días de tu vida hasta finalizar dicha enseñanza. Joahnne era bastante responsable por lo que los profesores le confiaban la libertad de hacer un poco, solo un poco, de pendejadas pero que no dañaban su curriculum académico. ¿Por qué digo esto? Porque no era la misma suerte para con todos y no por eso tenía la culpa de que ellos se comportaran erróneamente. Está bien que los verdecitos querían erradicar la sangre sucia de  “su territorio” pero no eran los encargados de ese bello colegio, por ende debían soportar todo y no metérsela con alguien que simplemente nació. Si, ella estaba cansada de todo eso.

Comenzó a correr en la dirección contraria a la que deseaba marchar, si estaba subiendo imagínense que ahora con los tacones de los zapatos hacía bullicio en las escaleras de mármol con tal de escapar. El vestíbulo se abriría exquisitamente ante su vista, las puertas de roble se mostrarían firmes demostrando que estaba en aprietos pues nadie la observaba aparte de sus “asesinos”.  Los alumnos se corrían al ver la persecución, algunos reían y otros mostraban disgusto. ¿A quién se le ocurre cabrear a unas serpientes? Si, a Joahnne Herondale. Solo pensaba perderlos de vista. Algo que logró medianamente, las escaleras cambiaron de posición dejando a unos frustrados niños en otro camino pero que pronto retomarían su horrible pesadilla. Ella no estaba tranquila, siguió corriendo hasta chocar con la idea de esconderse. Armarios de escobas. Oh si, se escondería allí. “Que nadie se meta en mi paso…” murmuraba, pena que lo pensó. Una muchacha estaba caminando por allí, unos gritos venían detrás a unos metros. Podría engañarlos. Tomó a la muchacha para que no se metan con ella, por la búsqueda de la pelirroja. La metió como si fuese un saco de papas y se quedó dentro con ella, cerró aquella puerta pequeña en donde se ocultaban las escobas de vuelo. Suspiró y bajó con todo su cuerpo hasta tocar con su trasero el suelo. –Discúlpame por meterte aquí, no te quería…- al abrir los ojos y observar a quién tenía dentro con ella, prefirió haber seguido corriendo. Se liberaba de una serpiente para meterse con un basilisco de la hostia. –Ophelia…- cerró sus parpados, su cuerpo temblaba y el labio inferior estaba siendo mordido. Solo le faltaba eso, decir el nombre de alguien que la detestaba y más que odiaba su nombre. –Creo que me iré…- aclaró su garganta y observándola tomó con su mano derecha el pomo de la puerta, de espaldas. Si, ahora el castillo se mostraba rebelde y encerraba a la gente. Como buena curiosa, escuchó que unos muchachos se atascaron en la misma habitación que ellas, también que otra pareja se quedó encerrada en los baños con Myrtle la Llorona. Si Hogwarts quería trolear, era el rey supremo para llevar a cabo aquello. “De esta no salgo”.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Mar Feb 10, 2015 10:33 pm

Puede que la ocasión no pintara tan mal para mi fortuna. Logré defenderme de su hechizo sin problema alguno, con una habilidad que me demostró lo tonto de mis anteriores pensamientos. Sin duda un pequeño fallo sin importancia. Debe ser el hedor en el aire, esa peste de los gryffindor, sí, esa pestecilla que esparcen por el aire debido a su arrogancia y su ínfula de superioridad por ser de la misma casa que Potter. El niño que sobrevivió, pero que morirá pronto, no puede ser que alguien que sólo se defiende con expelliarmus llegue muy lejos.

Sonreí a Herondale, dando todos los pasos que pude hacia atrás, pues lo que iba a hacer a continuación requería de un especial cuidado por mi parte. El cuidado debidamente objetivo, ya que no pensaba sufrir los daños colaterales. – ¿Lo tuyo es el fuego, verdad? – Pregunté con malicia, elevando la varita, haciendo un sube movimiento de muñeca y conjurando un fyendfire no verbal. De mi varita no tardó en salir un pequeño pero hermoso colibrí que comenzó a volar hacia arriba, en círculos, para luego dejarse caer en picado hacia la cara de la pelirroja. Había varias opciones, lograba pararlo o le quemaría, y esperaba que su claustrofobia jugara a mi favor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Mar Feb 10, 2015 10:33 pm

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

Invitado el Sáb Feb 21, 2015 4:40 am

Se encontraba exhausta y acabada la pelirroja que se llamaba Joahnne, no creía con anterioridad que el armario de escobas era tan pequeño como muchos decían. Sí, había estado en la puerta del cubículo para adquirir una de las escobas antes de las prácticas de Quidditch pero no pensaría, ni en un momento,  entrar para pasar tiempo con una de sus “enemigas” sino que era dada por alguno de sus compañeros. No se atrevía a adentrarse en tal lugar de no ser perseguida por unos muchachos. ¡Claro! Años inferiores pero tres contra uno no era algo lo cual sobrellevar con tranquilidad, no quería armar revuelo o que la acusen de ser escandalosa.  Simplemente quería escapar de la mira de tres muchachos de Slytherin que la habían tomado de punto. Sin embargo, su suerte no estaba con ella como muchas veces de su vida. En esta ocasión se encontraba encerrada con una rubia, una que no tenía otro pensamiento que hacerle daño mientras de fondo se oye las risas maléficas de ella misma. Esta muchacha era de Slytherin, una casa que no tenía gran amistad con los Gryffindor, aunque Joahnne intentara llegar a tener un trato cordial con alguno de ellos, terminaban jugándole bromas ofensivas. Volviendo al cubículo, Ophelia era la clase de serpiente que no se dejaba pisotear ni dirigir por nadie, la pelirroja no había podido visualizarla con claridad antes de meterla al armario con ella. Tampoco, había pensado que tal puerta se atrancaría, alguien habría hecho un encantamiento a esta porque no se podía abrir con magia o sin ella. Por lo tanto, la rubia poseía un incontenible deseo de cortar el cabello pelirrojo de la leona, quemar un poco sus cejas o simplemente hacerle daño físico como si de un maniquí se tratara.

Joahnne a pesar de decir que no atacaría, se contradijo a ella misma. No podía aguantar más minutos con una persona que intentaba matarla y ella sin hacer nada, tenía que defenderse y ubicarla a Ophelia. ¿El trato que tenían? Pues era pésimo, tal vez en un mundo sumamente paralelo eran amantes así que miren la sangre que correría en esa habitación si la puerta no se abre en minutos.  Joahnne había conjurado un Everte Statum, el cual le daría ventaja a la muchacha para ver alguna salida.

¿Qué pasó con el hechizo? No fue más que una ofensa para el profesor de encantamientos. Joahnne no había logrado conjurarlo con firmeza, ni con una pizca de magia puesto que fue demasiado sencillo esquivar aquello. Su temor a que las paredes se movieran hasta quitar el último aliento de sus pulmones mareaba a la pobre pelirroja, sus palabras salían balbuceantes. Dejando en claro que tenía temor, por supuesto no era la rubia su principal problema pero esta parecía divertirse a costa del daño que tenía Joahnne encima.

“Bien, ahora… tengo que escapar de un colibrí asesino.” Se quejó mientras tomaba bocanadas de aire. Tal pajarito tenía gracia en su vuelo, los tonos rojizos del fuego le habían capturado la atención de la pelirroja la cual no sabía que realizar. Se veía demasiado rápido como para defenderse, mentalizarse un hechizo sería muchísimo mejor que tratar de moverse. Alzó su varita, posicionándola en frente de ella y conjurando un Protego no verbal. Una barrera invisible con una pequeña luminosidad cubrió, como si fuera una esfera, a Joahnne para salir ilesa de aquel colibrí. Sin embargo, sus energías eran débiles comparadas a O. así que sería demasiado sencillo decir que la rubia ganaría este round.

-No creo que sea justo que me ataques, las dos estamos encerradas. Asumo la culpa de meterte aquí pero ten en cuenta que si fuese por mi, tu estarías afuera riéndote de mi y yo aquí en un intento de tranquilidad. Ni siquiera se porque te hablo si prefieres verme arder... - comentó con dificultad, las palabras se atoraban al final de la oración y su rostro enseñaba lo difícil de la situación.
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Sáb Feb 21, 2015 4:40 am

El miembro 'Joahnne Herondale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

O. Winslow el Mar Feb 24, 2015 10:53 pm


Estar encerrado en el armario de las escobas no era un sueño idílico, podría serlo si te encerraras aposta con alguien con quien pasar el rato de modo divertido, pero si te encierran a traición quedando atrapada con alguien tan sucio como Herondale…la cosa cambia mucho.

En estos instante la tensión se cortaba con el fino roce de una pluma, nada podía evitar que mis divagaciones mentales se plasmaran realidad. La ocasión era la apropiada, soledad e intimidad, los factores más favorables para actuar con alevosía y ensañamiento. Podía torturarla a placer, hacerlo hasta que alguien decidiera abrir la puerta. ¿Quién la abriría? No se sabía, pero para quien fuera tenía ya en mente una buena excusa preparada, no se puede ir por la vida sin un as bajo la manga.

La verborrea dio paso a los primeros hechizos, simples y sutiles. Un pequeño corte de pelo, un suave empujón…pero lo peor estaba por llegar. Que evitara uno de mis hechizos y que encima intentara atacarme fue el inicio de mi mayor perseverancia por verla sufrir y oírla gritar. Alcé la varita y con un suave movimiento conjuré un colibrí de fuego. El hermoso pájaro describió varios círculos en el aire, dejando ver su preciosidad en su máximo esplendor. Joahnne hablaba, pero apenas le hice caso. Tampoco es que fueran relevantes, pedir disculpas por encerrarme con ella no iba a evitar lo que a continuación sucedería.

El colibrí descendió en picado directo a su rostro. A dos centímetros de su cabeza el colibrí se detuvo, posándose con delicadeza sobre su frente. De este modo el pájaro no solo le causo una severa quemadura en la frente, sino que quemó parte de su cabellera. – ¡Espera, que te ayudo a apagar el fuego! – exclamé con fingido tono amable, deshaciendo el Fyenfire con rapidez. Un nuevo movimiento de muñeca y un conjuro mental bastaron para que un Aquaeructo entrara en acción. El contacto del agua con una quemadura reciente iba a ser todo menos refrescante o calmante.

Off: 1-0 Primera tirada que gano, quedan dos para terminar. Como la diferencia de dado fue de trece puntos, el daño de la quemadura es grave.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Mar Feb 24, 2015 10:53 pm

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

Invitado el Mar Mar 10, 2015 12:45 pm

Tenía todas las de perder la pelirroja, desde el momento que tomó el brazo de aquella Slytherin hasta ese mismo momento donde un avecilla se dirigió con fuerza hacia su rostro. Escapar era una de las opciones que tenía en cuenta Joahnne aunque no se lo pondrían tan fácil, con los minutos corriendo el infierno para ella se acercaba. Se creó el fuego para la excelente presencia de la pelirroja, un fuego maligno con un buen rostro, algo predecible de Ophelia. Para la misma Gryffindor, O. era una Slytherin hermosa aunque no era más que un rostro bonito para tanta maldad. Demasiado destructiva para el propio bien de Joahnne, ambas estaban encerradas en aquel cubículo pero ya las palabras corroan sin afectar a nadie. Sin embargo, Joahnne trataba de escapar de su propia fobia, ese miedo irrevocable que le provocaba el subir y bajas del pecho con la esperanza de una pequeña cantidad de oxígeno puro. Lamentaba haberla tomado del brazo, mucho más cuando se dio cuenta que era posible no poder asistir al baile de navidad.

Perlas de sudor recorrían la frente pálida de Joahnne. Vaya ironía, aludiendo tanto a la valentía aquella casa de leones y tenían una muchacha con temor a los lugares pequeños. “Cálmate Joahnne, simplemente tienes que esquivar todos los hechizos. Ya alguien abrirá aquella puerta.” Sus propios pensamientos le ponían frenética con tanto descontrol. ¿Si tuviera una máquina del tiempo cambiaría tal suceso? Claramente, prefería meterse aquí con alguno de otra casa o hasta soportaba estar con algún profesor que le reprochara el atrevimiento de tomarlo y meterlo dentro. ¿A quién se le ocurría huir y llevar consigo personas? Solo a Joahnne, el querer no dejar rastros de ella ni el testigo más mínimo le jugó una mala pasada. O le estaba jugando una mala pasada.

El ave no dudo en estrellarse contra la frente de la pelirroja, la quemadura fue intensa provocando un gran ardor. Algunos cabellos estaban chamuscados por culpa de las alas del ave, Joahnne no hizo más que gritar en ese minuto donde el fuego tomó contacto con la piel de ella. Quería cubrirse tal zona pero sabía que se volvería peor de soportar, los parpados cerrados con fuerza mientras unas pequeñas lágrimas corrían por las mejillas. Necesitaba ir a la enfermería para que el dolor no se intensificara con el correr del tiempo, un ungüento o una infusión calmaría el pesar.

Hablando de pesares, la serpiente no se contuvo en hablar. ”Ayudarme, si claro, cuando ya me ha hecho daño. Debo ser más rápida.” Reprochándose escuchó las intenciones, abrió los ojos y al minuto supo que defenderse sería lo mejor. Cualquier cosa podría salir de esa varita en contra de la integridad física de la pelirroja. Alzó su varita evocando un hechizo no verbal, nada más ni nada menos que un Protego. Su mirada se encontraba encima de la muchacha, no sacaría ni un ojo de ella cuando su propio cuerpo se encontraba en la disputa.
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Mar 10, 2015 12:45 pm

El miembro 'Joahnne Herondale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

O. Winslow el Vie Mar 20, 2015 2:47 pm

La diversión no podía ser mayor. No sólo estaba disfrutando de la diversión con uno de mis juguetes favoritos, sino que además estaba el añadido de que sufría claustrofobia, mayor placer añadido.  Simplemente era un juego de niños, un pequeño empujón, un corte de pelo…pero todo podía tornarse más divertido. Y así fue, el colibrí de fuego no tardó en prender su bella cabellera roja y quemar parte de su frente. Sin duda los daños habían sido considerables. Pero no iba a ser tan mala como ella creía, o sí.

Mi siguiente impulso fue lanzarle un aquaeructo, pues el agua le causaría ardor al contacto con las quemaduras que ahora tenía. Mi idea se vio sutilmente frustrada, pues lo único que logró mi hechizo fue apagar su pelo en llamas. Algo a su favor, no acabaría calva. Sería interesante verla calva, perdería todo el atisbo de hermosura. Aunque no había de que preocuparse, esto era el mundo mágico y todo tenía solución menos la muerte.

La observé unos segundos, con una sonrisa ladeada. Sería tan fácil acabar con su vida en ese instante. Si no fuera por el riesgo a ser pillada por algún profesor, no dudaría en hacerlo. Pero no es el momento. Será mejor que simplemente sufra. ¿Pero cómo? Lo tenía muy claro, dispuesta estaba a lanzar de nuevo un Fyendfire cuando unos pasos al otro lado de la puerta me hicieron pensar en lo peor. Mi juego estaba a punto de terminarse, así que lo mejor sería encontrar el modo de librarme de ésta. – Oh, Joahnne, espero que esto quede entre nosotras, sino en lugar de un colibrí aparecerá un león. – le dije con voz calmada y con un leve tono de súplica, obviamente no suplicaba nada.*Confundus* conjuré mentalmente. Esperando que este hechizo me diera el margen de tiempo suficiente para librarme de un hipotético castigo.



Off: 2-0, a ver que ocurre ahora Smile
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Maestro de Dados el Vie Mar 20, 2015 2:47 pm

El miembro 'O. Winslow' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

Invitado el Mar Mar 24, 2015 6:32 pm

Joahnne estaba soportando más de lo que debía junto a esa rubia, la cual no hacía más que tirar hechizos en contra de la  integridad física de la alumna de Gryffindor. Inicialmente pensaba que podría salvarse de varios rasguños, que la muchacha de Slytherin tendría cuidado  por un posible castigo si ella le denunciaba  o si un profesor salvaba a ambas. Sin embargo, el mostrar cierto coraje la pelirroja arriesgó su vida. El rasguño no fue nada, no era algo atemorizante hasta que hubo un acto de presencia por parte del elemento fuego en forma de colibrí. Admiraba el arte que se podía hacer con la magia pero si esta era usada con buenas intenciones, claro que Ophelia nunca tenía buenas intenciones a la muchacha.

El cabello había quedado chamuscado por encima de su frente, hasta parte de ese trozo de piel sufrió quemaduras. Gracias a la suerte que llevaba Joahnne, de la poca suerte, se salvó de que no afectara principalmente a sus ojos. El encantamiento siguiente fue destrozante para la leona, el contacto con el agua fresca contra lo que sería una piel sumamente caliente no era una buena combinación. El golpe había sido fuerte, mientras que su defensa no fue de gran ayuda. Joahnne al recibirlo trastabilló hacia atrás cayendo al suelo, su trasero ahora tenía un impacto directo contra lo único que cubriría sus espaldas como por decirlo. Sabía que esto no acabaría, su respiración irregular provocaba que los pensamientos corrieran como aquel superhéroe con gran  velocidad. Por toda la ciudad, las luces elevadas y sus pensamientos esfumándose de un lado al otro  por cada callejón al cual hacia frente.

Los pensamientos y lo que mostraba Ophelia en su rostro no hacía más que provocarle cierto temor a la pelirroja, la rubia se alzaba como si fuese maléfica con su gran sonrisa. Joahnne alzó su varita cerrando los ojos marcando un gesto punzante, soportando aun el dolor de su frente la cual sentía un cierto picor. Seguramente iría directo a la enfermería luego de salir de aquel cuarto, esperaba un milagro, esperaba pasos o alguna voz. Vamos, que estaban en un lugar donde muchos pasaban y otros se encerraban para hacer más que un bebé. Y así fue, su oído notó como alguien se avecinaba, los zapatos golpeando el duro suelo dando ese aliviador sonido de caminar. Nadie sabría de ellas si no se hablaba aunque seguramente se sentirían los leves gemidos de dolor por parte de la leona. Claustrofobia y fuego, nada bueno. - ¡Ayuda! Que alguien abra.- exclamó mientras pronunciaba mentalmente un hechizo de defensa, el protego.

Mala idea llamar la atención del ajeno a ese cubículo, tanto esmero por eso que le erró al tratar de defenderse. Sí, el confundus golpeó a Joahnne dejándole confundida por unos minutos. Sentada allí indefensa con alguien que quería por poco matarla con tal de divertirse ella, la sonrisa ajena seguía impoluta en el rostro de la fémina. La respiración intentaba calmarse pero a pesar de aquello seguía con el pensamiento aquel de un encierro aterrador, el picaporte daba lentamente la vuelta para destrabar la cerradura que mantenía a las dos muchachas cautivas. –No…- comentó ante tales palabras, no podía hacer mucho a pesar de que no le había provocado ninguna conmoción ni la dejó inconsciente, la fobia de ella no hizo más que debilitarla. El hombre que apareció allí exclamó ciertas palabras pero la confusión que tenía la pelirroja solo limitó a que balbuceara tontas palabras sin conectores. -Encerradas... Dolor...- su mano quería llegar hasta su frente, por lo menos para que notara el punto al cual debían atender. No alcanzó pero oyó como Ophelia daba su típico cuento que la salvaría de algún castigo.

OFF: Significa que he quedado como una total Hufflepuff. JAJAJa Te dejo elegir que profe nos descubre :A


Última edición por Joahnne Herondale el Mar Mar 24, 2015 7:29 pm, editado 2 veces
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Mar 24, 2015 6:32 pm

El miembro 'Joahnne Herondale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3223
Puntos : 1472
Ver perfil de usuario

O. Winslow el Miér Abr 01, 2015 1:10 am

Todo en la vida tiene un principio y un final.  Desde el amanecer al ocaso, dando muerte a un día más, hasta la triste vida de una snitch, que siempre terminaba siendo capturada. Todo tenía un fin, y el particular entretenimiento que estaba teniendo con mi amiga Joahnne también llegaba a su fin. Los pasos que se escuchaban al otro lado de la puerta lo vaticinaban, y no podía jugármelas a estas alturas del curso. No cuando había logrado guardar mi apariencia de niña buena durante tanto tiempo.

El confundus dio de lleno a la pelirroja, sus efectos no tardaron en hacer aparición. Se hallaba en el suelo, diciendo palabras sin sentido que nadie logró oír más que yo. Volvió a pedir ayuda unos segundos antes de que mi hechizo le diera. Una pena que la diversión tuviera terminar de aquél modo. – No seas tonta y evita hablar más de la cuenta. – dije en un susurro a mi compañera de curso. Fueron mis últimas palabras hacia la muchacha.

El pomo de la puerta giró lentamente, guardé mi varita y fingí mi cara más triste. Debía ser rápida, debía lograr encontrar el modo de engañar lo suficiente al profesor que estaba a punto de aparecer al otro lado de la puerta. Di un paso hacia atrás, pegándome a la asquerosa sangre sucia, para que la puerta pudiera abrirse con facilidad. – Por las barbas de Merlín, gracias a que ha llegado. Llevo más de media hora pidiendo auxilio. – Comencé a expresar con voz temblorosa, en mi mente tenía una buena historia preparada. Diría que encontré a Joahnne en ese estado, que intenté ayudarla pero fue inútil, pues en su confusión me atacó. El corte en la mejilla era una prueba de ello.

Toda la escusa estaba perfectamente planeada, pero fue innecesaria. Mi rostro cambio al ver al profesor que había abierto la puerta. Sonreí con calma y di un paso al frente. – Gracias por abrir, Tom. Estaba cansada ya de tener que compartir este mini espacio con esta asquerosa sangresucia. – La señalé sin más, como si de un ratón muerto se tratara. – No me mires así, me quede encerrada por su culpa. Ella se lo buscó, ahora que acarree con las consecuencias. – Repliqué a su mirada, aunque ambos sabíamos que no me recriminaría nada de esto de estar solos. Era mi hermano mayor, yo había seguido sus pasos la mayor parte de mi vida. Un par de quemaduras de tercer grado y unos cuantos empujones no eran lo peor que había hecho en mi vida. Agradecía debía estar de que no la matara.

- ¿Puedo irme sin más o necesitas mi ayuda para algo? – Le pregunté, pero él negó y me indicó que me fuera, que corriera lejos de ese lugar. Él se encargaría, es lo mejor que tiene tener un hermano como profesor. El librarte de esta forma de castigos desorbitados. Estaba completamente segura de que si hubiera sido Fenixheart la que me encontrara con Joahnne, me hubiera pasado un mes arrancando malas hierbas del campo de Quidditch.  

Me alejé con paso tranquilo, dejando atrás a mi hermano y Joahnne. Él se encargaría de llevarla a la enfermería y asegurarse de que nadie supiera que había sido yo.

Off: Con permiso de Tom, lo he usado en este post como pnj. Un placer haber roleado contigo Joahnne Very Happy
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 714
Puntos : 351
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.