Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Fiesta Navideña Forman (solo invitados)

Matt Forman el Sáb Dic 20, 2014 1:55 am

Recuerdo del primer mensaje :

La idea era buena y yo le di mi consentimiento, pero no había sido nada fácil. Lluna, la elfa y yo estuvimos cerca de una semana con los preparativos para la fiesta de navidad. No puedo negar que me haga ilusión, porque me hace bastante. Juntarme de nuevo con mi amigo Caleb, conocer a su hijo, que venga Brad, conocer a algunos amigos de Lluna… Me atrae la idea, y a su vez me encuentro con un manojo de nervios impropios de mi. Esta mañana me levanté con la insistencia de Lluna, dando saltos en mi cama. Quería que preparase galletas de navidad para ella. Mientras tanto, con la casa limpia, nuestra ropa lista y la bebida preparada, a mi me apetecía quedarme un rato más en la cama. Lluna continuó incordiando hasta que la tumbé en mi cama y le hice cosquillas hasta que suplicó clemencia. Con ese despertar digno de reyes no tenía otra opción más que levantarme. Preparé las dichosas galletas de navidad para Lluna, y mientras se horneaban, hice algunas mejoras a mi pequeño piso. Un hechizo muy útil me sirvió para dar amplitud, por lo que la casa parecía más grande y podía albergar más personas. No puse límites a la hora de usar hechizos para insonorizar la casa. No vaya a ser que venga a quejarse uno de esos vecinos muggles que tengo y a los que no suelo ver nunca. Por supuesto, me cercioré de que las puertas de nuestras habitaciones quedasen bien cerradas. No vaya a ser que a alguien entre sin querer y se quede dormido, pues esto va a ser una fiesta.

Después de comer empezamos con la preparación de las mesas, distribuyendo la comida y la bebida en ellas. La elfa iba a quedarse ayudando toda la noche, para que a ningún invitado le faltase de nada. Mi madre estaba encantada con la fiesta, aunque insistía en celebrarla en la mansión. Le dije que era para inaugurar mí piso, con amigos. Y entendió que tanto Lluna como yo queríamos juventud y Rock and Roll a tope. Aceptó gustosa prestándonos a la elfa.

A las cinco en punto estaba todo perfecto. Las mesas con comida y bebida, la casa decorada con motivos navideños, la música, y por si a caso era verdad lo del amigo violinista de Lluna, tenía el piano afinado. Sin exagerar, mi querida sobrina estuvo más de dos horas en el baño, y salió aún sin zapatos y con el pelo medio revuelto. En menos de veinte minutos estuve limpio, afeitado y vestido. Elegí para la ocasión un traje gris bastante informal con camisa blanca y corbata negra.

- Lluna venga, sal. Los invitados estarán a punto de llegar.

Estaba esperándola en el salón, más amplio de lo habitual. Parecía una pista de baile esperando a sus dos bailarines. Mejor dicho, solamente faltaba la bailarina principal.



Off: Queridos convecinos, pueden ir entrando en la Fiesta Forman cuando deseen. La fecha concreta on-rol es el sábado 27 de Diciembre. Off-rol la fiesta estará abierta hasta el 20 de Enero más o menos. (Si la cosa no se anima, la cierro antes.) Las personas invitadas pueden traer una pareja si lo desean. Las que no traigan pareja y sean mayores de 22 años pueden dirigirse directamente a mí, gracias XD Se puede ir comentando la fiesta vía Twitter con el hashtag #FiestaForman. ¡Bienvenidos, y a divertirse!
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Dom Dic 28, 2014 9:55 pm

- El placer es mío, Matt - el rubio dijo dedicando una sonrisa cautivadora cuando el otro recibió la botella de vino y pedía abrirla al instante. Aquello le gustaba, tendría la oportunidad perfecta para probar aquella delicia, de la cual solo trajo una botella, así que agradeció el gesto, pues otro anfitrión la habría guardado para él. - Encantado, Caleb - volvió a sonreír ante la presentación del otro hombre adulto, todos en el lugar parecían sacados de un catálogo o revista de moda. Modelos, vamos. Las mujeres incluidas.

- Salud, porque esta noche sea inolvidable - agregó un poco al brindis de todos y le dirigió una mirada fugaz al anfitrión agitando su cabeza mientras alzaba la copa y luego se la llevaba a los labios. Era una delicia sin duda, y el vino no se quedaba atrás. Con una combinación perfecta entre dulce y amargo. Era perfecto para esa noche. La voz de su hermana obligó al rubio a observarla. La conocía demasiado y por eso estaba seguro de que le estaba coqueteando al amigo del anfitrión. Al de los ojos claros. Apolo contuvo una risa teniendo que volver a llevarse la copa a sus labios mientras observaba la escena de reojo. Ella era tan parecida a él en ciertos aspectos y ese era uno de esos. El hombre era algo mayor para su hermana pequeña pero un coqueteo inocente y un baile no le caerían mal a su noche así que no dijo nada al respecto, pero la estaría vigilando como buen hermano mayor que era. Después de todo es su deber. Pero claro, lo haría después de ocuparse de él mismo.

Y con esto volvió a dirigir la mirada al anfitrión. La criatura que hacía la función de su criada se acercó ofreciendo galletas y Apolo tomó una solo por no ser descortés no porque realmente quisiera comerla. La sostuvo en su mano mientras se acercaba más al hombre. - ¿Me sirves otro poco, por favor? - estiró su copa vacía para que le pusiera más vino. Aprovecho la distracción con su hermana y el otro adulto para hacer su movimiento. - Pareces tener una casa encantadora, me gustaría un pequeño tour para conocerla, si no te importa, claro - preguntó observando al hombre a los ojos mientras sus labios dibujaban media sonrisa en el rostro.

La música entraba por sus oídos pero no estaba prestando mucha atención así como el sonido de la conversación ajena y la de los jóvenes que estaban un poco más allá. Finalmente el rubio se decidió a probar la galleta por tener algo dulce en sus labios. El sabor realmente le sorprendió. - Esto está bueno - "y tú también" elogió al hombre por tener mano para la repostería.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Axel S. Crowley el Dom Dic 28, 2014 11:27 pm

Circe, Matt, Lluna y Hannah
Cerca de las mesas con bebidas (?)


Nada más entrar a la fiesta pudo encontrarse con una persona que hacía muchísimo tiempo que no veía. Bueno, realmente la veía bastante por Hogwarts, pero entre ambos el trato en Hogwarts era nulo y casi indiferente, pues cada uno tenía su vida y su ambiente. Sin embargo, cuando se veían fuera de Hogwarts solía ser una grata compañía. Se trataba de Circe, una Masbecth, familia que se llevaba bastante bien con los Crowley y que, por ende, se conocían desde antes de entrar a Hogwarts. Aunque está claro que por aquel entonces apenas se dirigían palabra. Con los años comenzaron a hablar y la verdad es que era una de las mejores compañía que se podía encontrar en esos formales y aburridos bailes. No dudó un instante en acercarse primero a ella para saludarla, recibiendo por su parte una agradable sonrisa, además de una inesperada pregunta que le hizo soltar una carcajada. Mojabragas, qué palabra más poco bonita.

-¿Mojabragas? Creo que te has equivocado de Crowley.-Su sonrisa se ladeó, formando un divertido hoyuelo en su mejilla. Él no sabía de ninguna mojabragas, suponía que eso de repetir era atrayente para algunas…-No es un sitio precisamente pequeño y vivimos en lugares totalmente opuestos. Podríamos llegar a tener excusa.-Contestó jovial. No era nada apetecible ir a las mazmorra a visitar a una vieja amiga cuando vives en la torre más alta de todo Hogwarts.

No tardó en dirigirse a dónde estaba Lluna y compañía. Estaba rodeado de una chica que no conocía y de Zack, alguien que, por lo menos de vista, le sonaba. Se presentó a ambos de manera cortés y rápida, ya que tampoco pretendía ser ostentoso. De hecho no se esperaba tanta gente, pero se ve que su tío había formado una fiesta por todo lo grande. No dejaba de repetirse que debería haber llevado corbata, pero bueno, a lo hecho, pecho. Le guiñó un ojo a Lluna por su cumplido, el cual le sentó bastante bien y le hizo pensar que, después de todo, no le haría falta la corbata.-El placer es mío, Hannah.-Muy típico y lo sabía, pero sin duda seguramente sería más fascinante para él conocer gente nueva que para ella.  

Justo en ese momento, llegó el famoso tío de Lluna. O por lo menos famoso para Axel, ya que Lluna le había hablado muy bien de él. Tocaba bien el violín, tomaba vino y hacía buenas galletas. Dicho así, parecía el tipo perfecto para cualquier mujer. Le estrechó la mano, con una sonrisa en el rostro.

-Axel Crowley, un placer, tu sobrina me ha hablado mucho de ti -Comentó el Ravenclaw, echándole una divertida mirada a la rubia cuando terminó de estrechar la mano de su tio. Se giró para ver dónde le indicaba Matt que dejara el violín y atendió a su siguiente afirmación.-Cuando usted quiera, Señor Forman, vengo preparado.-Le contestó. Parecía un pelota llamándole "Señor Forman", pero ni él le había dicho lo contrario ni había tanta confianza. Eran meros formalismos.

Se dirigió rápidamente hacia dónde estaba el piano y apoyó la funda sobre una de sus patas, asegurándose de que no iba a resbalar y a caer. Una vez lo hubo dejado, volvió a acercarse a Lluna, Hannah y Zack. La rubia había señalado las famosas galletas de Matt y el chico esbozó una sonrisa. Lluna había sido realmente atenta, no sólo por acordarse de la fiesta, una vaga idea diseñada por dos magos en un paseo por Londres, sino que se acordó de convencer a su tío de tocar el violín y de que hiciera las galletas. Al final Lluna iba a tener razón y su tío era tal cual lo describía.

-Claro, no voy a dejar de probarlas después de lo tan alta que las has puesto.-Se acercó a dicha mesa y cogió una galleta, dándole un mordisco de tal manera que media galleta se quedó en su mano. Tenía un sabor peculiar, una mezcla entre manteca y ese otro sabor que, seamos sinceros, no logró descifrar. Sus ojos fueron los encargados de comunicar lo que le habían sorprendido, ya que los abrió ampliamente.-Tenías razón, deberías poner un cartel dándole los créditos a tu tío, cualquiera creerá que algo tan delicioso es obra de los elfos domésticos.-Curvó una sonrisa cerrada después de meterse el resto de galleta, de tal manera que un moflete se le quedó medio hinchado.

Aprovechó para acercarse a la mesa de al lado, dónde estaba Hannah sirviéndose una bebida. La verdad es que el camino a casa de la rubia le había agotado, tanto porque se metió prisa pensando que llegaba tarde como porque lleva un día de locos de un lado para otro. Además de que Londres en estas épocas de compras navideñas en un lugar tan transitado estaba a tope.

-¿Eres cazadora, verdad?-Le preguntó Axel a Hannah mientras se servía una bebida sin alcohol. O esperaba que fuera sin alcohol, teniendo en cuenta su historial con la misma se estaba echando absenta.-Me suena haberte visto intentar colarme alguna Quaffle.-Hizo énfasis en “intentar”, bromeando con altivez, sin ningún otro motivo que entablar una conversación con la ya no tan desconocida.

Bebió de su vaso y su mirada observó como Lluna mordía la galleta de tal manera que parecía que no tenía hambre, negó con la cabeza, acercándose a ella para darle un leve golpecito con el hombro en su hombro.

-No me habías dicho que habría tanta gente. Venía mentalizado para tocar en plan privado, ¿acaso no sabes que soy muy tímido para estas cosas?-Bromeó, pues realmente le encantaba tocar para la gente, ya que era consciente de que lo hacía bien. La verdad es que la modestia solía sacarla en voz alta, pero estaba claro que cada uno sabía en lo que era bueno.

OFF: ¡Buenas señores! Me gustaría proponer que usáramos, como en el baile de Navidad de Hogwarts, lo de poner con quién interactuamos y en dónde estamos al principio del post. Que he tenido que leerme todos los post mil veces en busca de interacciones con mis personajes para no saltarme ninguna Embarassed Si os parece bien, claro ^-^
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Lun Dic 29, 2014 12:04 am

Con Matt y los demás
                                                               De pie cerca de la mesas (?)

Se me hacía realmente raro estar en una fiesta de la alta sociedad, se notaba que los invitados no eran gente de a pie como yo. No conocía a nadie de los adultos, salvo a Matt que fue él el que me invitó a esta fiesta, pero aún así me siento algo nerviosa ante esta situación tan inesperada y extraña para mi. De vez en cuando suspiraba disimuladamente y sonreía dando a aparentar que me encontraba bien, ahora era el momento de intentar integrarme con los familiares de los alumnos.

-He traído dulces de la pastelería de aquella vez, le entregué a tu elfina la bandeja. Comenté a Matt un poco tímida señalando a la mesa, no sabía si se iba a molestar por haber traído los dulces, por lo que esa fue mi reacción al querer comentar la situación. Una vez aclaré lo de la bandeja, se me presentó el amigo de Matt...Caleb, que al parecer era el padre de uno de los alumnos que estaban presentes. Cada uno iba a su rollo y yo no sabía realmente con quien hablar, ya que los alumnos conversaban entre ellos, menos una de las chicas que le propuso bailar a Caleb. No pude evitar reirme en voz baja por la escena, me recordaba a mí cuando era pequeña y le pedía bailar a mi padre en las fiestas de la familia, pero eso eran otros tiempos y otra situación.

-Muy bueno el vino sin duda, salud. Aclaré antes de tomar un sorbo de la copa de vino que trajo el hermano de la chica que pidió bailar a Caleb. Aquí todo el mundo se sentía como Pedro por su casa, mientras yo todavía no encontraba mi lugar de conversación. Durante un rato hablé con el señor Graham y luego con el resto pero casi siempre me situaba cerca de Matt porque al ser el anfitrión era de las personas con las que mejor me llevaba, hasta que me acerqué un momento y le susurré al oído. -¿Has invitado a más gente? Porque no se si te habrás fijado pero...a parte de las alumnas, soy la única adulta y me siento un poco rara. Mi voz era baja para que sólo me escuchara Matt, espero que no se tome a mal lo que le dije...Tan sólo era lo que me había fijado, y quieras o no...Estar rodeada de tantos hombres da un poco de corte porque quieras o no, en algún momento centrarán su mirada en ti. Tomé otro sorbo de vino y pillé uno de los dulces de la mesa, ya que los había traído tenía mi derecho de coger aunque sea uno.
avatar
InvitadoInvitado

O. Winslow el Lun Dic 29, 2014 5:51 pm

Con Lluna Conde y Axel Crowley.
Cerca de la mesa.



Había recibido la invitación de Lluna, una carta que me había sorprendido, pues en ningún momento me esperaba una carta así. No era consciente de las fiestas que realizaba hasta la fecha. Pero sería un buen plan para ese sábado. Ya tenía pensado hasta que ponerme. En cuanto a los invitados, llegué a pensar en pedirle a mi hermano que fuera conmigo, mas prefería ir con alguien acorde a mi edad. Medité pedírselo a Axel, no podía negar que extrañaba hablar con él. Sin embargo a mi mente no paraba de acudir la imagen de él y Lluna en medio de la pista, bailando como si fueran una pareja idílica. ¿Desde cuando eran amigos? Ni siquiera tuvo la dignidad de decirme que iría con ella. No podía haber elegido a otra persona, cualquiera. No, tuvo que elegir a una de las pocas amigas que tenía, mi compañera de habitación. Se había metido en un terreno delicado, más adelante podría comprobarlo. Por ello descarté escribirle, si lo veía en esos momentos podría haber abierto la caja de pandora. Aunque verlos a los dos de nuevo en una fiesta...claro, después del baile seguro que Lluna lo habrá invitado también a su fiesta privada. Debería llevarles un regalito especial...

Apenas quedaban un par de minutos para acudir a la fiesta. Estaba casi lista y decidida a ir sin acompañante. - ¡Ophelia! - se oyó al otro lado de la puerta de mi dormitorio, tras unos suaves golpes en la puerta. Mi madre abrió la puerta con suavidad, entrando en la habitación con su usual elegancia. - Lo lamento, querida. Pero no vas a poder ir a la fiesta de tu amiga. - Expuso con su calmada voz, haciendo una pequeña mueca de pena al hablarme. Se retiró de la habitación tras contarme lo que debía hacer a continuación.

Me acerqué a mi escritorio, cogí un pergamino y una pluma, comenzando a redactar una pequeña carta de disculpa. - Lrog, lleva esto urgentemente a casa de Lluna Conde. - Ordené a mi elfo, el cual asintió de buen grado y desapareció hacia el lugar de la fiesta.

Lrog apareció en la fiesta, en medio de la sala sin importarle lo que pudieran decirle los invitados por su presencia. Alzó la vista en busca de Lluna y se acercó con presteza a entregarle la carta. - Disculpe señorita Conde, mi ama le envía esta carta y le pide disculpas por su ausencia. - El elfo tendió la carta a Lluna con una leve inclinación de cabeza.  


*Querida Lluna, lamento avisarte con tan poco tiempo. No podré acudir a tu fiesta, lamentablemente, pues debo acudir junto a mis padres a una ceremonia en Milán. Que sea el ministro tiene sus inconvenientes, espero sea un éxito tu fiesta. Nos vemos a la vuelta del curso, disfruta de las vacaciones y no ligues demasiado, que te vi muy bien acompañada en el baile! Muy calladito te lo tenías. Un Crowley nada más y nada menos.
Nos vemos pronto.

O.*


Lrog volvió a hacer una reverencia, miró durante unos segundos a Axel con cierta sorpresa y algo de reproche. - Disfrutad del baile. - Para volver a desaparecer en un chasquido. Lrog era el único ser al que podía contarle todo sin temor a delatarme, era el único en quien confiaría mi vida y por tanto sabía todo lo que por mi mente podía pasarse o lo que sentía, de ahí esa mirada a el joven Crowley.


Off: me daba mucha pena no estar en el baile, así que se me ocurrió dejar este post con Lrog en escena para explicar mi ausencia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 18.300
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 715
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowUniversitarios

Matt Forman el Mar Dic 30, 2014 11:37 pm

Saludando a la gente, junto a las mesas.
Después de tour con el apuesto Apolo Masbecth.



Mi querida sobrina estaba disfrutando más que yo. Hace demasiado tiempo que no se celebra una fiesta Forman sin invitados mayores de 35 años, y se nota que reina un buen ambiente. Ver a Lluna mostrando sus exquisitos modales hace que me sienta orgulloso de ella. Es la chica más bonita de a fiesta, además de inteligente y con buenos modales. No se puede pedir más. Además, habla con todos. Tiene amigos y se la ve disfrutar con ellos. A pesar de que la hija de Graham es un tanto reservada.

Ver de nuevo a mi amigo Caleb fue bueno, pero ninguna sorpresa. Después de nuestro reencuentro, estaba deseando verle en la fiesta, o él sabía que esta vez iba a dejar de hablarle por enfado, no por despiste. De pronto, él me estaba saludando, y Lluna a un chico. Y ese chico resultó ser el pequeño Zack. Caleb y yo nos acercamos y saludamos a nuestros respectivos ahijados. Soy el padrino de Zack y hace diez años que no lo veo. Está hecho un hombre. Lo saludé con alegría. Viendo que, de algún modo, mi familia se había reencontrado. Seguro que Caleb también piensa que Lluna está muy cambiada. Después de la mirada que le hechó, le di un codazo y me acerqué para decirle algo confidencialmente.

- No es para ti. – lo miré de forma severa y luego reí.

Nos separamos un poco del grupo de jóvenes magos y brujas, para atender a mis otros invitados. Entre ellas Bianca, la sanadora de Hogwarts con la que me topé en Londres por casualidad. La fiesta era un caos de saludos y nuevos invitados, algo que era más que normal. No dejé de sonreír al ver que no cesaba de llegar gente. Parece que finalmente Lluna se ha soltado un poco y ha hecho buenas amistades entre la gente que merece la pena. Pude notarlo al ver entrar a su amiga y al hermano de esta. Esa elegancia no se consigue, es de cuna. El hermano de la chica rubia me trajo un presente y no dudé en abrirlo para poder catarlo con todos los invitados. Era un vino excelente. No creo que Lluna haya hablado de mis gustos, y suponiendo que el vino es un detalle muy recurrente, no quiero pensar de más. Pero me ha sorprendido y llenado de entusiasmo. Brindé con todos ellos.

Bianca me comentó que había traído dulces de la pastelería donde nos conocimos. Se los había entregado a la elfina.

- No tenías porque molestarte. Aunque admito que son un vicio para mí. Muchas gracias. – aproveché para darle un beso en la mejilla a forma de saludo y de agradecimiento.

Aquellos dulces eran un vínculo entre nosotros. Le pedí opinión aquel día y desde entonces, supe que conocía a Lluna, que es bruja y sanadora en Hogwarts. Alguien que me cae bien.
El chico del violín llegó, y tengo que admitir que es mejor de lo que esperaba. Viendo la clase de gente que hemos reunido en esta fiesta de navidad, no puedo dudar de que Lluna es una Forman de los pies a la cabeza. Y hablando de Forman, falta uno. ¿Dónde estará el primo Brad? Estoy seguro de que llegará elegantemente tarde. Es su estilo. No hace falta preocuparse. Axel fue tan correcto que no pude evitar corregirlo.

- Solo Matt. – le dije con un guiño amistoso.

Le señalé donde podía dejar el violín, para usarlo más adelante. Cuando la gente ya se hubiera saludado y el ambiente estuviera más calmado. No quería confesarlo, pero estaba un tanto nervioso por aquello. Me recordaba a las fiestas en la mansión cuando mi madre me “obligaba con amor” a tocar el piano o el violín delante de nuestros invitados.

Miré a mi alrededor y la gente hablaba, bebía… Lluna ofrecía mis galletas. Espero que no haya dicho que las hago yo. Oh, sí, lo ha dicho. Tomé otro sorbo de vino, un tanto avergonzado. Hacer galletas no parece un pasatiempo digno de alguien de mi clase, o eso dice mi madre. Ay, las madres… Pero Bianca se sentía un poco afligida por no conocer a nadie.

- Seguro que aparece más gente. Espero que después me permitas un baile.

No quería dejarla sola, pero iba saludando a la gente de la fiesta. Son amigos, gente conocida, y amigos de mi sobrina. Tengo el deber de saludarles.
Aunque quería dejar libertad a mi sobrina para estar con sus amigos, por eso quise buscar algo que hacer. Me apetecía estar con Bianca, y no dejar solo a Caleb. Aunque el chico Masbecth merecía un poco de mi atención. De nuevo vi a Bianca sola, y Caleb hablando con la hermana menor de Apolo. Vaya, vaya. Las chicas de Hogwarts no han cambiado nada. Caleb arrasa incluso siendo un viejo. Apolo Masbecth ganó la partida, haciéndose visible al pedirme más vino. Rellené primero su copa y después la mía. Nos habíamos quedado bastante apartados. Su siguiente frase me dejó sin palabras. Iba a contestar pero cerré mi boca sin saber muy bien que responder a aquello. Si eso me lo dice una mujer, se que no se refiere a ver la casa. O quizás si, porque suelen ser curiosas y les encanta ver casas ajenas. Pero tratándose de un hombre, me sorprendió.

- Am…pues es bastante pequeña, pero le he hecho un encantamiento  para agrandarla hoy. Puedo enseñarte el salón, y las habitaciones.

Dudo mucho que quiera hacer un tour por el baño. Eso puede hacerlo mejor con más intimidad. Entonces probó una de mis galletas caseras. Sonreí al escuchar su comentario. No son más que galletas. En menos de una hora puedo preparar cien. Ignoro la razón por la cual a Lluna le gustan tanto, solo llevan harina, huevo, mantequilla y vainilla.

- Sígueme.

Le indiqué a mi curioso invitado. Lo llevé hacia la cocina, donde la mesa rebosante de comida llenaba la estancia de un aroma mezclado, y nos adentramos en el salón. Los invitados podían llegar a este lugar si deseaban una charla tranquila, pues la música y el sonido de las charlas a penas se escuchaban.

- No es gran cosa.

Dos puertas en la pared contigua daban a entender que la casa solamente tenía dos habitaciones más, las de dormir.


Off: Axel ha tenido una excelente idea, copiamos el método de Dumbledore de identificar donde y con quien está la gente. Me alegra ver a tanta gente. ¡Que no decaiga!
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Miér Dic 31, 2014 1:09 am

Con Invitados adultos de la fiesta, Circe.
Luego con Matt Forman de tour por la habitación, ejem, la casa.



El brindis había salido bien, todos parecían entusiasmados con la fiesta y lo prometedora que resultaba. Apolo disfrutaba del vino que a buena hora se le ocurrió llevar, aunque cabe admitir que por poco y no lo hacía por las prisas, pero un buen invitado nunca va con las manos vacías a una fiesta y menos si no fue invitado directamente por el anfitrión, de esta forma se suaviza la situación y además resultaba una forma perfecta para romper el hielo entre dos completos desconocidos. Eso lo hubo aprendido en uno de sus tantos viajes, en otra cultura totalmente diferente a la suya.

Saboreó la galleta que la servidumbre le había otorgado. Hizo bien en hacerlo pues estaba muy buena según las palabras del rubio. Las intenciones del mortífago para con el anfitrión no estaban ocultas, al contrario, él creía que estaba siendo sutil pero tampoco demasiado. Le interesaba conocer un poco más de la casa sí, pero también al hombre que tenía delante. - Un encantamiento, muy bien pensado. Yo hago lo mismo cuando estoy fuera de casa y tengo que hospedarme en algún lugar y si recibo invitados - << invitados a los que quiero impresionar dentro y fuera de las sabanas >> sonrió mientras volvió a beber un poco más de su copa.

- Por supuesto, después de ti - el rubio dijo cuándo el moreno le indicó que lo siguiera. La música poco a poco fue atenuándose hasta quedar a un nivel bajo pero aún capaz de escucharse. El lugar que Matt le mostraba al rubio era la cocina. - El corazón del hogar, según dicen los muggles. En ella puedes preparar delicias inimaginables. Yo puedo jactarme de poder cocinar algo más que unos simple panquecillos. Vivir solo es lo que tiene, debes aprender a la larga - Apolo decía a medida que se adentraba en la cocina, bajando el rostro para percibir el aroma de la comida en sus narices. Todo olía exquisito.  - Aunque claro, mi estufa es un tanto inestable, y a veces se pone malhumorada y se me quema la comida - el mortífago hablaba de sus dragones pero eso el moreno no lo sabía pues no se lo había dicho. - Es acogedora, me agrada - finalmente se acercó de nuevo al anfitrión quien estaba en el marco de la puerta. - Pero eso no es todo lo que veo que es de mi agrado, ¿sabes? - dijo mientras salió de la cocina y trataba de abrir una de las habitaciones pero al ver que no lo conseguía, pues parecía estar bajo llave, volvió hacia la cocina con el moreno. - Hay algo más que resulta... de mi completo agrado esta noche.

Dejó la copa sobre la mesa y entonces tomó de la corbata a Matt y lo arrastró hasta una esquina de la cocina, donde no estuviesen visibles. - Tú. Eres muy apuesto y me gustaría descubrir algo. Puedes golpearme después si quieres, pero no me quedare con las ganas - sin esperar respuesta y antes de que el otro pudiese zafarse lo llevó hacia él y le plantó un beso en los labios. Fue un beso intenso y largo a medida que con la mano libre le sostuvo la nuca para profundizarlo. Si el hombre después de eso lo corría de la casa no le importaba, al menos había disfrutado un poco de diversión esa noche. Desde que puso un pie en esa casa y vio al anfitrión supo que debía probar esos labios tan antojables. El rubio se recargó contra algo, no supo qué pero después se escuchó como un objeto de cristal caía al suelo y se hacía añicos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Lluna Forman el Miér Dic 31, 2014 2:11 am

Con Axel, Hannah, Zack cerca de las mesas.



Temí que nadie acudiera  a la fiesta, y Matt y yo nos quedásemos más solos que un Hufflepuff al no entender un buen chiste. Jamás había pedido algo tan personal a mis conocidos, y no sabía si iban a responder a la invitación como yo esperaba. Por supuesto, esperaba la asistencia de Axel. Entre él y yo planeamos lo de la fiesta, no me podía fallar. Aunque mi retorcida mente imaginó que llegaba una carta donde se disculpaba por no poder asistir debido a que vive lejos. Por suerte para mi, las fantasías funestas desaparecieron cuando empezó a llegar la gente. En menos de cinco minutos acudieron Hannah, Zack y su padre, Caleb, al que hace muchos años que no he visto y al que di un gran abrazo. Presenté a Zack y Hannah, aún sabiendo que de vista tenían que conocerse. La sala común de Slytherin contribuye a ello. Se que Hannah es un poco suya, pero de vista tiene que sonarle un chico tan guapo como Zack.

La llegada de Circe pasó casi inadvertida. Fue su hermano el que llegó con aires de realeza, con vino para Matt y un beso para mi mano. Le sonreí atolondrada. Que muchacho tan guapo. Y que callado se tiene Circe que su hermano es tan pulcro y atractivo. Me hace creer que solo le dan pelea. Casi en último lugar llegó Axel, con su preciado violín. Matt saludó a muchos de mis compañeros y parecía feliz de la vida con la fiesta. Mis nervios se calmaron bastante al ver que si acudía la gente, y que lo íbamos a pasar bien. Me causó sorpresa ver allí a Bianca, la sanadora de Hogwarts. Posiblemente mi segunda amiga en Hogwarts. La veo más que a mi madre, por así decirlo. Los adultos brindaron con el vino de Apolo. Matt y él no se conocían de antes, pero se miraban como si en realidad se conocieran. Ya le preguntaré. Dejé de prestar atención a eso, y me centré en mis amigos.

Circe fue la primera en notar lo guapo que es mi tío. Yo respondí encogiéndome de hombros y sonriendo. Si es un piropo supongo que gracias, aunque no nos parecemos mucho físicamente. Matt es de pelo castaño, alto y tan seguro de si mismo…

- Tampoco tú vas comentando que tu hermano Apolo es tan guapo. ¿Tus otros hermanos también son así?

Se lo comenté con tono de reproche y burlón, como ella había hecho. No estaría mal unir la familia Forman con la Masbetch. Soñé de nuevo hasta que volví a la realidad. Matt estaba hablando con los adultos, y con Bianca. Una mujer guapa y muy buena, y paciente. Hice broma con ello, a lo que Zack respondió que Matt no ha cambiado nada. Me acerqué un poco a él.

- Espero que hayan cambiado un poco, y dejen en paz a las chicas de nuestra edad.

Mi sorpresa fue mirar a Caleb y ver que Circe estaba hablando con él. Lo que me causó una gran carcajada. Matt en cambio, se iba con Apolo directo al salón. Seguro que quiere enseñarle su inusual colección de libros, o algo de eso.

Pasé de ellos, y ofrecí mis preciadas galletas a los invitados. Le prometí a Axel que se las dejaría probar, y le acerqué el plato en primer lugar. Le parecieron buenas. También a Hannah, y a Zack. Cogí otra.

- Matt tiene buena mano con muchas cosas, no exagero. ¿Verdad? – pregunté mirando directamente a Axel.

Con Hannah no he hablado demasiado de mi tío, y estoy seguro de que Zack sabe cosas de Matt que yo ignoro. Pero con Axel había hablado mucho sobre Matt. Axel se embutió galletas en la boca, y luego habló con Hannah sobre Quidditch. Todo va bien. La gente habla, comer…  Respiré un tanto aliviada.
No me acordé del pequeño concierto hasta que Axel lo mencionó. Entonces busqué a Matt y no lo vi en la sala. Creo que ha hecho un nuevo amigo.

- Seguro que lo hacéis genial. Aunque siempre podéis esperar a que la fiesta decaiga, y tocáis en privado para mi. – lo dije como quien no quiere la cosa.

Si le da vergüenza yo no lo pienso obligar a tocar delante de tanta gente. Aunque imaginé que a Axel el gustaría hacerlo, de otro modo hubiese dejado su amado violín en casa y luego alegando que se lo había olvidado con las prisas. Estaba despreocupada bebiendo algo cuando un elfo desconocido se apareció. Me buscó hasta dar conmigo y me entregó una carta firmada por O. Sonreí al leer que O me había visto con Axel en la fiesta. A saber que se piensa, no he tenido oportunidad de verla desde entonces. Ser la hija del Ministro la tiene ocupada. Le dejé leer la carta a Axel. Antes de que el elfo se fuera le entregué uno de los platos con galletas.

- Para O. Espero verla pronto.

Quizás O no sabría apreciar las galletas de mi tío, pensando que son galletas que cualquier elfo doméstico hace. Me encargaré de explicárselo en Hogwarts, y le agradeceré eternamente que no haya mandado su carta con uno de esos pajarracos.

- Parece que causamos sensación en el baile de navidad. – le dije a Axel divertida.

Por supuesto, para mi fue una inocente velada donde el baile y la comida centraron la noche. Fui al baile con un buen bailarín y mejor amigo, no se puede pedir más.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 12.450
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1091
Puntos : 182
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Caleb Dankworth el Jue Ene 01, 2015 9:50 pm

Primero con los demás adultos.
Luego bailando con Circe.

Después de que Matt y yo fuésemos a saludar a Lluna y a Zack respectivamente Matt me miró (después de que yo le dijese a Lluna que estaba muy grande y muy guapa y de que la abrazase) y me dijo en un tono muy severo que no era para mí. El tono y la mirada eran suficiente para petrificar a cualquier persona o darles un buen susto, pero inmediatamente tanto él como yo reímos tras la broma.

-Tranquilo- dije con una risa baja, y le di una palmada en la espalda mientras volvíamos a donde estábamos antes.

Llegaba gente y les saludamos. Matt iba de un lado a otro, saludando tanto a adultos como a jovencitos. Tiene mucho trabajo al ser el anfitrión de la fiesta. Todos los invitados tenían muy buena pinta, vistiendo trajes y vestidos elegantes y bonitos y portando buenos modales. Yo saludaba a todos a la vez que ellos me saludaban a mí, y a los únicos a los que no saludé fue a los alumnos que se fueron directamente al grupo de alumnos que se estaba formando al otro lado de la sala. Todos charlaban animadamente, comían dulces, bebían... Uno de los adultos trajo una botella de exquisito vio y todos nos servimos una copa. Brindamos y bebimos. Yo controlé mi pequeño problema con la bebida y bebí un sorbo. No quería vaciar la copa y parecer un borracho perdido. Además está noche estoy de bien humor, así que si me ahogo en alcohol será para celebrar.

La mujer y la chica que estaban en nuestro grupo eran muy guapas, y parecían ser una agradable compañía aunque no podía juzgar eso bien todavía, pues apenas llevaban en la fiesta unos minutos y tampoco habían hablado. Notaba los ojos de la chica, Circe, observándome, así que la devolví la mirada. Era muy hermosa, el tipo de chica que me encantaba cuando estaba en Hogwarts y que también me gustaba más adelante. Siguen gustándome este tipo de chicas, con belleza, clase, y porte, pero mis intenciones ya no son las mismas. Aún así sonreí con mi típico gesto pícaro de siempre y la presté atención cuando se dirigió a mí.

-Caleb- repito cuando preguntó que cómo me llamaba. No veía necesidad de decir mi apellido otra vez. Me sorprendí cuando ella me preguntó que si quería bailar, pero fue una sorpresa grata. Sonreí, encantador.- Por supuesto, será un placer. Si me disculpan, dama, caballeros- dije, despidiéndome de los demás con un gesto de la cabeza.

Le ofrecí mi mano a Circe para conducirla hasta la pista de baile que había creado Matt en el salón para la fiesta. La música era ideal para un buen baile. Me coloqué frente a Circe y mientras ella colocaba su mano libre en mi hombro yo coloqué la mía en su cintura. Miré rápidamente para comprobar que su hermano no me estuviese mirando con mala cara, pero el hombre se acababa de marchar con Matt. No es que me hubiese importado mucho de todos modos, la verdad.

Como soy un excelente bailarín, comencé a guiar a Circe en el baile de manera impecable. La sonreí suavemente mientras la miraba al bailar.

-Me agrada conocer a una de las amigas de mi ahijada- comenté. Un poco de conversación durante los bailes nunca estaba mal.- Eres Slytherin, supongo. Alguien con tanta clase como tú no podría acabar en otro lugar- dije mientras bailaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Circe A. Masbecth el Vie Ene 02, 2015 1:13 pm

Caleb, pista de baile.

La fiesta parecía haberse dividido en dos grupos bien marcados. Por un lado se encontraban los alumnos de Hogwarts y por otro lado los adultos, grupo del que Circe ahora formaba parte. Con la excusa de permanecer al lado de Apolo, la rubia siguió la conversación de los adultos a pesar de los frecuentes saludos por parte de sus compañeros de Hogwarts cada vez que llegaban a la fiesta o decidían ir a presentarse al tío de Lluna. No había duda alguna de la procedencia de todos y cada uno de los alumnos, pues aquel alarde de clase y modales no era lo típico en el castillo, pero sí en las familias de alta sociedad, aquellas familias acostumbradas a todo tipo de lujos y de una educación impecable gracias a la frecuencia con la que asistían a eventos en los que debían comportarse como adultos cuando todavía no lo eran.

Finalmente, optó por no juntarse con el resto de sus compañeros. Lo cierto es que tenía ganas de cruzar un par de palabras más con Axel, pues a pesar de llevarse bastante bien jamás coincidían en el castillo, pero prefirió no hacerlo. Además, en uno de sus últimos vistazos al grupo de alumnos habían caído en la cuenta de dos datos que antes no conocía. En primer lugar, Axel hablaba con Lluna, y parecía que esta realmente estaba interesada en él; listó alto, todo había que decirlo, pero visto que fueron juntos al baile de Navidad de Hogwrts quizá entre ellos sí podía suceder algo; y segundo y sí por ello menos importante, estaba Zack. No es que le cayese mal, pero estar con él en aquel momento no era lo que más le apetecía, y más teniendo en cuenta que se había situado en una zona donde el número de hombres atractivos por metro cuadrado era elevado. Y qué decir, eran dos mujeres para tres hombres, aunque ella fuese tan solo una chiquilla. Pero siendo egocéntricos, ella era mil veces más guapa que aquella mujer que parecía ser el último mono en aquella fiesta y que sin duda, no era del interés de ninguno de los invitados, ya que Caleb y Circe no tardaron en desaparecer de la zona de adultos y seguidamente lo harían los otros dos.

La rubia y al hombre se alejaron de la zona y Circe alzó una ceja mirando a su hermano de manera divertida y sin cruzar palabra alguna con él, fue hasta la pista de baile con Caleb. Tomó la mano del hombre en cuanto tuvo oportunidad y colocó con sumo cuidado su mano sobre el hombro ajeno, notando como a su vez la mano libre de su acompañante se cernía sobre su cintura. Rompiendo lo habitual, Circe se dejó guiar por el hombre, abandonando su habitual modo de controlarlo todo y ser como el aceite en todo momento. – Todos en esta fiesta somos Slytherin. – Se atrevió a asegurar la rubia mientras seguía los pasos de su acompañante. – Menos el chico del violín. – Añadió. A pesar de haber caído en Ravenclaw había sido invitado, lo que demostraba que era la única casa digna de mención junto a Slytherin.

Dieron un par de vueltas con total tranquilidad al ritmo de la música y Circe volvió a hablar. – Sin duda tú no eres una de las amigas de Lluna. Y aunque estoy segura que tú relación con tu ahijada es excelente dudo que llegaras a conocerla sin Matt. – Hizo una leve pausa. - ¿De qué lo conoces? – Podría ser de Hogwarts, sin duda, pero también quería saberlo. Echó un leve vistazo al grupo de adultos y comprobó que Apolo había desaparecido junto al anfitrión. Luego tendría que preguntarle qué tipo de fiesta privada se había montado durante la noche ajeno al resto de los invitados.

Supongo que tú también perteneciste a Slytherin. – Afirmó sin frenar sus pasos y volviendo la vista a Caleb, dejando de lado la desaparición de su hermano. – Aunque viendo lo confundido que está en ocasiones en Sombrero Seleccionador podrías haber terminado en Gryffindor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 14.200
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1281
Puntos : 989
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Invitado el Sáb Ene 03, 2015 8:01 am

La verdad, aquel día solo había visitado el hogar paterno con la idea de liberar a unos cuantos elfos, y había logrado su cometido en un número primo cercano al pi antes de que sus padres lo descubrieran y se escandalizaran tanto como siempre lo hacían. Mientras ellos gritaban enfurecidos, Odiseo simplemente recorría la casa, enterándose de los últimos chismes familiares. El que mas ajetreo causaba, si se ignoraba lo que sus padres consideraban una gran tragedia, era la fiesta a la que el “aborto de mono” y su dulce hermanita menor iban a ir. Una enorme sonrisa juguetona se dibujo en su rostro. Tenía una idea magnifica.

Sus hermanos menores lo subestimaban. Adonis no, y Circe tal vez un poco… Pero Apolo ¡Ja! Para Apolo no era mas que un triste y tonto renegado que le había dado la espalda a su familia por un montón de costumbres muggles. Para Apolo era la vergüenza mas grande y el simple hecho de que compartieran el mismo apellido y la misma sangre le provocaba físico asco. Y lo subestimaba, lo subestimaba inmensamente. Por eso no se había dado cuenta, ni él ni Circe de todas sus silenciosos movimientos. Había ordenado a una elfina que averiguase la dirección de la fiesta, espiando la invitación de Circe. Esas fiestas navideñas siempre le habían parecido curiosas, su familia alguna vez había tenido la idea de hacer una, pero aquella tradición había muerto en cuanto Odiseo había llenado su casa de sus amigos mas variopintos. Podía imaginar claramente aquella fiesta. Una casa inmensa, con gente vestida en trajes y en vestidos y fingiendo que se agradaban los unos a los otros mientras sostenían pequeñas copas, con bebidas con un miserable contenido de alcohol. Y a eso le llamaban divertirse. Ni siquiera tenían drogas. Y aquello a Odiseo le parecía una afrenta misma a la diversión, toda fiesta que se despierte debe tener al menos un porro mal liado.

Así que se había enfundado en su mejor, y único, traje, con su absurda corbatica y les había seguido los pasos. Le dio mucha pena dejar a Mildred atrás, pero ya iba a ser suficientemente duro colarse él como para encima colar a una vaca pelirroja de media tonelada. No, por una vez tenia que ser un poco sensato. Aquellas fiestas siempre incluían una invitación de la que él carecía, pero no dejó que eso lo detuviera. Nada podía detener a Odiseo cuando creía que podía hacer una venta descomunal. Y aquella fiesta, con la gente rica y estirada pero inmensamente aburrida, prometía ser una de esas ocasiones para llenarse los bolsillos. Con suerte hasta podría ganar lo suficiente para pagar la renta de su miserable hogar. Eso si que sería algo agradable, para variar.

El hombre que recibía las invitaciones en la puerta resultó ser la mar de agradable. O al menos hubiese podido ser la mar de agradable si no estuviese tan ocupado siendo un pequeño y detestable bigotudo que se creía mejor que todos. A Odiseo no le cayó en gracia y aquello ayudó a que su Confundus fuese mas fácil y sin remordimientos de conciencia. La casa era enorme, como todas aquellas casas que se pasaban de mano en mano, de generación en generación, de estirado en estirado. Odiseo entró con las manos en los bolsillos, con su andar de hippie fracasado y nadie pareció fijarse en él, tan ocupados estaban fingiendo que se agradaban. Primero se dedicó a comer. Atacó sin ninguna vergüenza todos las picadas que había en el sitio. Los ricos nunca escatimaban en cuanto comida se trataba y eso era algo agradable para el estomago de Odiseo, tan acostumbrado a ser descuidado. Comía como si no hubiese mañana y su estomago no tuviese fondo y la gente tan solo le lanzaba miradas breves y reprobatorias.

Al final, su estomago le dio una tregua y pudo mirar a su alrededor en busca de una victima. Un hombre mayor parecía muy ocupado bailando con su hermana, que estaba en un muy sugerente vestido de medio metro de tela. A veces se preguntaba si Circe no era consciente de la fortuna familiar y pensaba en ahorrar dinero al comprar aquellos vestidos. No lo pensaba con maldad ni reprobación, era solo una de esas preguntas que se le cruzaban a veces por la mente. Al final, su víctima se destacó entre la multitud. Era una mujer con cara como de elfa. No, con nariz como de elfa, porque el resto de su rostro gritaba sanadora. Se le veía en la mandíbula y en las ligeras arrugas al lado de los ojos. Odiseo se había hecho experto en reconocer a los sanadores, que solían ser sus mejores compradores, achacando sus grandes compras semanales a fines medicinales. La mujer estaba sola, con cara de timidez, buscando con quien hablar y aquel era el momento para que él, con su encantadora sonrisa y su hermosa corbata hiciera su entrada. Sí, sí. La víctima perfecta. Apostaba que tenia montones de pacientes a los que le gustaría un poco de medicina alternativa.

Se acomodó la corbata y con paso decidido se acercó a la mujer, hasta pararse a su lado. Al comienzo miró al techo con increíble interés, como si contuviese la respuesta misma a todos los misterios de la vida. Mano en los bolsillos, expresión concentrada. Pero de pronto, el techo perdió su interés y su rostro, repentinamente iluminado por la sonrisa mas inocente y afable de todas, se giró a mirarla.

- ¿A que es aburrida esta fiesta?-dijo, en un intento de hacer conversación- yo tengo la solución. Por un módico precio, puedo ofrecerte marihuana. La mejor del mundo mágico.

No, lo de irse por las ramas no era lo suyo.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Miér Ene 07, 2015 12:05 am

Con Lluna, Hannah, y Axel.

Había saludado a todo el mundo que había llegado a la fiesta y que se había colocado cerca de mí, así que ahora me encontraba en el salón del piso de Matt y Lluna comiendo tranquilamente unas deliciosas galletas caseras mientras escuchaba la música que sonaba y escuchaba también las conversaciones que ocurrían. Estábamos reunidos en el mismo sitio del salón Lluna, Hannah, Axel y yo, mientras que los adultos se mantenían en otra zona del salón, apartados de nosotros para que los de cada edad discutiesen sus cosas.

No soy muy de hablar en sitios donde no conozco muy bien a todo el mundo, que es lo que me pasa en clase. Si estoy con alguien a quien conozco mucho no me callo no debajo del agua, pero con más gente prefiero mantenerme más silencioso y escuchar, que es lo que le pasa en clase, donde me mantengo callado en mi sitio y atendiendo o pensando en mis cosas mientras dejaba que los demás hablasen y respondiesen a las preguntas de los profesores. Me gusta escuchar, es algo que se me da bien, y si lo hago durante unos minutos comienzo a conocer mejor a los que me rodean y me siento más cómodo. No es que me sienta incómodo, para nada. Es sólo que no se qué decir, excepto a Lluna, pero ella está ocupada atendiendo a los demás, como debe ser.

La chica de Slytherin, Hannah, era muy callada, como yo, pero se la veía más tímida. Tímida no es lo mismo que antipática, lo cual es una buena cosa. Y el chico, Axel, le prestaba más atención a Lluna que a los demás. Me fijé en que se había traído un violín, y oí a Lluna de ir algo sobre un concierto. Supuse que el chico tocaba muy bien si Lluna estaba tan ansiosa por escucharle, y tuve curiosidad. Me gusta mucho la música, el violín me parece un instrumento maravilloso y la música que producía era una exquisitez. Tal vez le comentaría algo más tarde, pero no ahora.

Hubo un momento en el que Axel le habló a Hannah acerca de Quidditch. Fue entonces cuando me metí en la conversación, con una expresión amable en mi rostro.

-¿Soy acaso el único aquí que no está metido en el equipo de su Casa en Hogwarts?- pregunté divertido por aquel hecho, pues el comentario de Axel me daba a entender que tanto él como Hannah formaban parte de los equipos de Slytherin y Ravenclaw, y se que Lluna es la buscadora de Slytherin, ella misma me lo dijo en Hogwarts. Me gusta el Quidditch, aunque no paso mucho tiempo jugando a él ni tampoco suelo atender a los partidos. A partir de ahora lo haré, sin embargo, para poder ver a Lluna jugar. La prometí que iría a animar a Slytherin, como debe ser.

Cuando Lluna bromeó acerca de Matt cuando vimos aparecer a Bianca, la enfermera de Hogwarts, en la fiesta y yo comenté que mi padrino no había cambiado nada ella dijo que esperaba que dejase en paz a las de nuestra edad, y reí.- Claro, ¡a esas me toca molestarlas a mí!- bromeé.- Por cierto, espero que luego me concedas un baile- dije con una sonrisa, y entonces cogí otra galleta y le di un mordisco. Estaban deliciosas.- Oye, estas galletas están riquísimas- dije y me la terminé entera, y eso que no tengo hambre. Me apetece otra, pero la cogeré más tarde.

Estaba bebiendo un poco de ponche cuando me atraganté al escuchar como Circe, la cual no me había saludado, le pedía bailar a mi padre. Fue un milagro que no escupiese todo el ponche encima de los demás, pero comencé a toser de manera algo descontrolada después de tragar. Me di unos golpes en el pecho para dejar de toser, y no podía quitarle el ojo de encima a mi padre y a Circe. ¡Qué descarada! ¿No ve que es más del doble de mayor que ella? Pensaba que mi padre la iba a decir que no, pero no se por qué pensé eso cuando conozco a mi padre perfectamente... Por supuesto que la sacó a bailar.

-Ugh, creo que voy a potar- dije poniendo cara de asco al verlos bailando. Lo que tengo que aguantar. Veo como mi padre pone su típica mirada de rompecorazones... Qué asco, tío. Pone esa mirada cada vez que tiene una chica guapa delante, y Circe es muy guapa... Pero qué asco. Puse una mueca y me giré de nuevo a donde mis compañeros, intentando distraerme. Era difícil. Si me costaba ver a mi padre en la misma habitación que mi tía porque me parecía indecente, imaginaros la cara que se me ponía al verle bailando con Circe, la chica a la que odio y con la que me tiro cosas a la cabeza cada vez que nos cruzamos. Y encima me la he tirado. No, asco, ugh.

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.700
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 459
Puntos : 281
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Miér Ene 07, 2015 9:36 pm

Con Axel, Lluna y Zack


Todo estaba en orden y eso me gustaba, siempre hay que tratar a tus invitados con educación y la compañía es fundamental. Me alegraba de que la gran mayoría de los invitados de Lluna eran Slytherin, salvo excepciones como Axel que era Ravenclaw pero si no hay tejones pues mucho mejor, y dudo que Lluna haya invitado a gente como esa. Apenas había probado las cosas que servían en la mesa, ya venía comida de casa, si eso había pillado una copa para no tener la boca seca.

Pensé que no iba a hablar mucho con la gente, pero sorprendentemente Axel me preguntó algo sobre el equipo...Y acto seguido Zack me metió en la conversación con nosotros. -Si te refieres a los que estamos bajo este mismo techo, me da que eres el único...Y Axel, efectivamente, soy cazadora...Y a juzgar por tu pregunta, tu eres el guardián de Ravenclaw o me equivoco. Comenté sin mostrar apariencia alguna de alegría o enfado, mas bien estaba en un estado algo neutral. La gente me pregunta y yo contesto, tan simple como eso. Bebí un sorbo de mi copa y escuché algo de un concierto…Por lo visto Axel toca el violín, y eso despertó algo mi curiosidad ya que a mi me gusta mucho la música clásica.

-Axel…¿puedo hacerte una pregunta? Me gustaría saber que clase de violín tocas, ya que dudo mucho que tengas un Stradivarius en tus manos. Pregunté un tanto curiosa, ya me habían despertado la vena investigadora, y eso me gusta…Ya que eso significa que estoy en un buen ambiente, y si me aburro siempre puedo hacerle una señal a Will y marcharnos a casa en un momento.

Me asusté momentáneamente al escuchar que Zack quería potar, pero veo que lo que estaba utilizando era una expresión porque rápidamente me fijé que Circe estaba bailando con su padre. -Usa esto para no manchar el suelo o piensa en gatitos muertos, a veces funciona. Le aconsejé mostrándole un cuenco que pillé de la mesa, yo lo decía de broma y es muy raro en mi bromear con una persona. -Lluna creo que deberías indicar donde esta el baño, porque creo que este hombre saldrá corriendo de un momento a otro. Pregunté seria, quitándole importancia al tema. Sabía que lo de optar no lo decía enserio por lo que le seguí el juego a ver que camino tomaba...La gente dirá que soy una sosa pero yo se divertirme de vez en cuando.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Miér Ene 07, 2015 10:24 pm

Con Hannah, Lluna y Zack.

Por suerte el tío de Lluna decidió dejar de lado los formalismos, permitiendo que el chico pudiera tutearle la próxima vez que hablaran. Axel también sonrió de manera encantadora ante su permisividad, ya que había gente que realmente consideraba que eran realmente importante la manera a la que dirigirise. Un vivo ejemplo era su familia; llena de personas estúpidas que daban más créditos a la manera de comportarse de uno o dos imbéciles que les hacen frente que de lo que pueden llegar a hacer.

El chico pudo adaptarse junto a la gente de su edad que conocía o que pretendía conocer en ese mismo lugar. Todos parecían una compañía exquisita, aunque por lo que podía ver a su alrededor, Lluna se había limitado a la gente de su casa, ya que no veía a nadie de ningún otro sitio sin contar Axel, que era Ravenclaw. Aunque por su historial Crowley, podría tratarse perfectamente de otro Slytherin más, por lo que en ningún momento se sintió desencajado. De hecho, probablemente se hubiera sentido más desencajado en una fiesta totalmente de Ravenclaw, ya que podrán tachar a los Slytherin de orgullosos, pero ponte a hablar con un Ravenclaw y llévale la contraria a ver cuántas horas estás con el mismo tema. Axel era así, no iba a negarlo, pero sabía contenerse consciente de lo mucho que podía llegar a molestar tener a una mosca cojonera detrás repitiéndote tu punto de vista una y otra vez. Axel ya había llegado a la conclusión de que si un ignorante quiere seguir siendo ignorante, no iba a ser él quién le privara de ese placer.

Se acercó a la mesa dónde Lluna le había señalado, viendo como en ella estaban las famosas galletas de su tío Matt. Las probó y sin duda alguna estaban mejor de cómo se las había imaginado. La Slytherin tenía razón y su tío tenía mejor mano de lo que el Ravenclaw pudo haberse esperado.

Para socializar un poco con aquellas personas que no conocía demasiado, Axel se acercó a ponerse algo de beber, algo que realmente no pensó demasiado, aprovechando que allí estaba Hannah, una amiga de Lluna que él no tenía ni idea de quién era. Lo único que sabía es que jugaba al Quidditch, porque la había visto en más de una ocasión intentando colar una Quaffle por los aros de Ravenclaw, algo que no iba a pasar mientras Axel estuviera frente a ellos. A la conversación se unió Zack y Axel dio un paso hacia atrás para no darle la espalda a ninguno de los dos.

-Pues muy mal. ¿Por qué no te metes?-Le preguntó a Zack.-No sé cómo estará el equipo de Slytherin este año con los graduados, pero el de Ravenclaw parece haber sido arrasado por un huracán. Espero que se una más gente pronto para la próxima temporada.-Explicó el Ravenclaw, tan extrovertido como de costumbre. Sonrió a Hannah.-Así es, desde hace tres años.

Hannah prestó interés por el violín que tocaba el chico y lo cierto era que no era un Stradivarius. Los padres siempre habían querido regalarle uno pero él no quería. De pequeño su hermano mayor le regaló uno y desde entonces ese es el único violín clásico que toca, pues no necesita ninguno aparentemente mejor. Aparte tiene otro eléctrico en su casa en Noruega, pero debe de estar tan lleno de polvo como su balón de fútbol.

-No, no me gustan los Stradivarius. Son una marca como otra cualquiera.-Contestó el chico. La música reside en ti, no en la calidad de la madera o de las finas cuerdas. Y el vivo ejemplo residía en la cantidad de música espectacular que se podía hacer con el instrumento más simple.-Tengo un violín Vieuxtemps, de Giuseppe Guarneri.-Al ver que entendía sobre ese tema, despertó el interés de Axel.-¿Tú tocas?-Preguntó.

Entonces volvió a acercarse a Lluna, más por hacerle compañía al notarla media nerviosa que por tener que decirle algo realmente serio. Mientras estaba con ella, apareció un elfo doméstico que reconocía. Era ese mismo que le había arreglado la nariz el día que conoció a O. Winslow, o el mismo que vio en su casa. Le entregó una carta a la anfitriona de la fiesta y Axel alzó las cejas ante la mirada de aquel elfo doméstico. Recibió la carta de la chica y la leyó tranquilamente. Al chico le salió una pequeña y divertida sonrisa de los labios, una contenta y de lo más inesperada.

-Nada más ni nada menos que un Crowley, ¿eh? Te quejarás…-Le dijo a Lluna divertido, repitiendo las mismas palabras de O., cuando le devolvió la carta. Le parecía gracioso que la gente dijera en plan sorprendido "¡Un Crowley!", no cagaban dinero ni nada por el estilo.-Qué pena que no haya podido venir, me hubiera gustado verla.

Ya que durante verano se vieron bastante, pero como era costumbre, en Hogwarts se volvía mucho más limitada la comunicación por el simple hecho de no estar ni en el mismo curso ni cerca. Esbozó una sonrisa ante el comentario de su amiga sobre la sensación que causaron. La verdad es que a Axel le había sentido realmente bien el comentario de O. en la carta, sabiendo lo indiferente que era para algunas cosas, el hecho de que se hubiera dado cuenta y molestado en recalcarlo, era todo un progreso.

-¿Lo dudabas?-Intentó parecer egocéntrico. No lo consiguió.-Iba contigo.

Entonces se dio cuenta de Zack y Hannah, justo al lado de ellos, hablando de alguien. Axel no se percató al principio de lo que hablaban, pero no le hizo falta más que seguir con la mirada la de Zack para ver a un hombre bailando con Circe. Era un hombre muy apuesto y por lo que había podido ver, era el padre de Zack. Bebió de su vaso mientras miraba a Hannah y Zack; a la chica intentando aconsejar al chico y al chico con la cara blanca de indignación.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Matt Forman el Vie Ene 09, 2015 2:27 am

Con Apolo Masbetch,
a parte.



La fiesta estaba yendo de maravilla. La gente había respondido a nuestras invitaciones, y no faltaba casi nadie. Me alegró mucho ver a Calep y a su hijo, y comprobar que los chicos se siguen llevando bien a pesar de los años. Bianca estaba estupenda y quería bailar con ella, pero algo me tenía completamente distraído. Desde que entró por la puerta, lo quise conocer. Al parecer no era un conocido de Lluna, si no el hermano de su amiga. Interesante. Hace el buen papel de acompañar a su hermana, y trae vino. Exquisito gusto, y educados modales. Me gusta. Al igual que me gustó conocer a Axel. Ese chico había dado mucho de qué hablar en verano, y más cuando invitó a Lluna al baile de navidad de Hogwarts. No debía imaginar cosas que no eran, ya mi sobrina me lo dejó bastante claro. Es su amigo, punto. Pero es muy atractivo y refinado, no es un Slytherin pero es de sangre pura y viene de buena familia. Más tarde intentaré hablar con el chico, y además, tenemos algo pendiente.

Pero cuando Apolo quiso que le enseñase la casa no me pude negar. Es una artimaña típica de mujeres. Quieren que les enseñes la casa, y terminan deshaciendo tu cama. Pasamos por la cocina para llegar al salón. Apolo comentó que al vivir solo, estaba acostumbrado a cocinar. Me pareció entender que no se le daba mal, pero no controlaba bien su estufa. Sonreí sin comprender a que se refería. En las casas muggles las cocinas son excelentes, casi mágicas.

– Gracias. – acerté a decir cuando Apolo dijo que mi casa era acogedora.

Por alguna extraña razón me vino a la mente el chico que conocí en el pub gay. ¿Voy a dejar de toparme con mujeres despampanantes y en su lugar voy a ligar solamente con hombres? La casa no era lo único de su agrado. ¿Se refiere a mi? Si se tratase de una mujer sabría que hacer ahora mismo. Pero es un hombre, otro hombre. ¿Qué se hace en este caso? Además, mi casa está llena de invitados. Está Lluna… El chico se dirigió a la habitación de Lluna, que por suerte estaba cerrada. Me acerqué un poco vacilante, quizás quería ver el resto de la casa. Pero él volvió donde yo estaba. Provocativo y seguro de si mismo. Me agarró la corbata y me llevó a un sitio donde nadie podía vernos. Sonreí con su discurso. No se si lo hace porque de verdad le gusta o por diversión, pero algo hay seguro. Yo no le voy a golpear por esto.

Sabía lo que iba a ocurrir y no me aparté. Apolo se acercó y me plantó un beso. Toda mi vida yendo detrás de las mujeres, y parece que los hombres vayan detrás de mí. No me quejé en absoluto del beso, incluso lo disfruté. Apolo no es precisamente un niño, y su beso era experimentado, fuerte y suave a la vez. Me sobresalté al escuchar el ruido del cristal contra el suelo. Me aparté mirando hacia donde estaban los invitados, pero nadie nos vio. En el suelo había un objeto de decoración roto. ¿Qué importa? Saqué mi varita y apuntando a mi habitación, deshice el conjuro que había hecho horas atrás sobre la puerta, ahora se podía abrir.

- ¿Te apetece ver el resto?

Estaba actuando igual que si se tratase de una mujer a la que me quisiera ligar. Porque viendo a ese hombre me apetecía llevarlo a mi habitación. Hace tiempo que se que me gustan los hombres tanto o más que las mujeres. No hay problemas.  Apolo es un hombre alto, apuesto y con clase. No creo que rechace mi invitación, ya que ha sido él el que empezó el juego. Me dirigí a mi cuarto y abrí la puerta. Jugueteando con los botones de mi chaqueta los abrí. Entré esperando con una sonrisa a que Apolo me acompañase. Puedo enseñarle mi cuarto, y puedo enseñarle que a pesar de mis años, mi cuerpo sigue siendo musculado debajo de mis caros trajes. Quizás él pueda enseñarme algo también.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Sáb Ene 10, 2015 3:58 pm

Con Matt Forman-
En su habitación besame


El mortífago rubio estaba preparado para lo peor. No era la primera vez que se pasaba de la raya con alguien que aparentaba ser heterosexual. Aunque su radar interno le hacía sospechar. Sin embargo, decidió que sería mejor disfrutar del momento mientras duraba y así lo hizo. El beso fue intenso y cargado de pasión por su parte. No supo cuánto tiempo fue el que estuvo así pero lo que si estaba seguro es que el otro hombre parecía corresponderle y no era solo de su lado. Apolo no lo estaba imaginando. Sus manos soltaron levemente el agarre del hombre y volvieron a sostenerlo por la cintura, fue justo en ese momento que algo cayó al suelo, cuando el rubio se recargó sobre la barra.

Cuando se separaron, el moreno miraba a todos lados, como cerciorándose de que nadie los hubiese visto. Eso hizo dudar al rubio, quien alzó una ceja y lo observó con una mueca en el rostro. ¿Sería uno de esos heterosexuales que tenían curiosidad? ¿O simplemente un homosexual en el closet? Él había conocido bastantes individuos de las dos clases y sabía aprovechar de la situación. También había una tercera respuesta a todo eso, pero, de cualquier forma ya lo descubriría luego.

Cuando Matt sacó su varita, el mortífago creía que arreglaría el cristal roto pero lo que hizo le pareció inclusive mejor. Al parecer la habitación tenía un hechizo y era por eso que no pudo abrirla anteriormente. Sonrió a medias mientras escuchaba la invitación del otro hombre. - Por supuesto, voy detrás de ti - dijo mientras se apuraba a recoger el cristal roto para que nadie lo pisara y evitar así accidentes. La elfa entonces apareció en la cocina porque aparentemente ella sí que escuchó el ruido. Tal vez tendría que ver con el hecho de que sus orejas eran enormes. - ¿Dónde tienes el cesto de basura? Ha habido un pequeño accidente - habló señalando los cristales y entonces la criatura le dijo que no se preocupara y que ella haría el resto. El rubio no dijo nada más pues realmente eran pocas las veces que hablaba con los domésticos a menos que fuese para darles órdenes.

Salió al salón de estar donde estaban los demás pero solo buscó con la mirada a Circe quien bailaba muy alegremente con el otro hombre, aparentemente amigo de Matt. Luego de guiñarle el ojo cómplice a su hermana cuando esta hizo contacto visual con él, se dirigió por el pequeño pasillo rumbo a la habitación principal. Ajeno a él estaba que su otro hermano, el mayor y su principal dolor de cabeza se encontraba en ese mismo lugar, invitado por su cuenta. De haberlo visto una pelea por lo menos verbal sería inevitable.

Al abrir la puerta, se dio cuenta de que la habitación era espaciosa y minimalista. El hecho de que fuese en blanco y negro le gustaba bastante. Pero la vista que le gustaba más en esos momentos era la del anfitrión frente a él, con la chaqueta a medio abrir tratando de provocarlo. Pues lo había conseguido, era lo que tenía ligar con hombres, un arma de doble filo, pues se pueden encender bastante rápido y ambos parecían saber uno o dos trucos al respecto. Apolo se acercó lentamente hasta Matt sonriendo sin decir una palabra. Cuando estuvo frente a él le tomó el chaleco en sus manos y le quitó el resto de los botones hasta quitarle la chaqueta y dejarlo en su camisa. La música podía escucharse aun cuando el rubio había cerrado la puerta así que no los escucharían. Pero no se quedó ahí, también comenzó a ayudarle a desabotonar su camisa uno a uno hasta quitársela por completo y dejarlo con el torso descubierto. Matt tenía muy buen cuerpo, escondido tras aquellos harapos de diseñador. - Nada mal... Nada mal - comentó pícaro mientras pasaba la yema de sus dedos por el abdomen del hombre hasta llegar a subirlos a sus labios y lo atrajo hacía él para darle otro beso. Esta vez más carnal y pasional que antes.

Comenzó a avanzar hacia delante mientras continuaba besándolo y finalmente lanzó al moreno sobre la cama y Apolo se colocó encima de él mientras ahora se quitaba su propia chaqueta y la arrojaba sobre un pequeño buró, hizo lo mismo con la camisa y esta la arrojó al suelo. Ahora ambos estaban con el torso descubierto. Sin esperar demasiado tiempo Apolo se abalanzo sobre el cuello del hombre el cual comenzó a devorar con sus labios, dando pequeños mordiscos y besos de tanto en tanto mientras sus manos expertas acariciaban el pecho del hombre y en ocasiones daba ligeros pellizcos a los pezones de Matt. - ¿Tu primera vez con un hombre de verdad? - preguntó de manera picara mientras continuaba bajando ahora sus labios hasta el abdomen del moreno.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.