Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA GLOBAL: Baile de Navidad II

Albus Dumbledore el Sáb Dic 20, 2014 9:44 am

Recuerdo del primer mensaje :




La Navidad se acercaba un año más a Hogwarts, y todos los alumnos habían sido avisados para la celebración del baile de Navidad que tenía lugar cada año entre los muros del Castillo. Alumnos y profesores, ataviados con sus mejores galas, se agrupaban en el Gran Comedor, adornado especialmente para tal festividad. Luces tenues, un cielo abierto en el techo y nieve cayendo por todos los rincones que se desvanecía antes de tocar sus cabezas. La decoración había sido preparada minuciosamente para que todo fuera perfecto, con las mesas necesarias para que todos los alumnos pudieran compartir tal celebración al mismo tiempo que disfrutaban del baile en el que únicamente ellos eran los protagonistas.

El director, con su natural sonrisa iluminando el rostro pasó entre las mesas, aún vacías, esperando a que fuera la hora acordada. Cuando el sonido del reloj del campanario indicó que eran las nueve, alzó la varita haciendo que las puertas del Gran Comedor se abrieran de par en par, mostrando a los alumnos que esperaban en el hall de entrada la decoración Navideña donde pasarían la noche previa a su marcha a casa. Carraspeo para hacerse notar, a sabiendas que la mayor parte de los alumnos ya se había volteado para mirar el interior del Comedor y giró sobre sí mismo, pasando entre las mesas vacías y esperando a que los alumnos lo siguieran al interior de la estancia. Giró sobre sí mismo sin borrar la sonrisa del rostro. - Pasen, pasen, todo está listo para que comience la celebración. - Guiñó un ojo a un grupo de alumnos de primero que contemplaban ensimismados la decoración y subió hasta la platea donde, posteriormente, los músicos comenzarían a tocar.

- Que raro no veros con uniforme. - Bromeó el hombre, con su habitual tono ambiguo, dando la impresión de estar en su propio mundo. Escuchó a uno de los profesores toser, indicándole que no era manera de empezar un discurso, y no tardó en comenzar a hablar, aunque manteniendo el mismo todo. - Como cada año, la Navidad llega a Hogwarts, y con ella nuestro habitual baile. Las mesas están llenas de la cena que nuestros queridos Elfos nos han preparado para esta peculiar noche, y las bebidas están repartidas por toda la sala. Incluso tenemos nuestros particulares camareros para disfrutar de la velada. - Señaló hacia un rincón, donde un grupo de hombres rubios de trajes negros y pajarita no hicieron mueca alguna. - La pista de baile está lista para que todos disfrutéis de la noche y nuestra particular banda de música nos deleitará durante toda la noche. - Hizo una leve reverencia y se dispuso a bajar de la platea. - Y que comience el baile. - Y en dicho momento, la música comenzó a surgir de todos los rincones, inundando la sala y animando a los asistentes a bailar y disfrutar de la noche.


OFF ROL:
A partir de este momento queda libre la entrada para el baile y este permanecerá abierto hasta el día 20 de enero, dando un mes de margen a todos los personajes para rolear en esta zona.
A su vez, para facilitar las interacciones durante este post grupal, nos gustaría que al principio del post hicierais una breve especificación de con quién estáis y en que zona, para que todo usuario sepa si se está interaccionando con él y no existan problemas a la hora de pasar por alto el post de otra persona por no haber leído los posts de todos los asistentes. Aquí un ejemplo:

Spoiler:

Con Lord Voldemort en la pista de baile.

Texto del post.
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 321
Puntos : 9
Ver perfil de usuario

Arianne Anderson el Lun Dic 22, 2014 12:18 am

Admirando la pista de baile.

*Navidad, navidad, me encanta la navidad. Mis padres estaban deseando que empezasen las vacaciones, y yo también. Las fiestas me deparaban un montón de comilonas con la familia, y un montón de regalos. ¿Qué más se puede desear? Navidad es solo una vez al año. Hogwarts estaba engalanado para la ocasión. Cada año se superaban con los adornos. Y lo mejor de todo, es que algunos se movían. Eso no lo puedo hacer en casa, aún no. Que los del Ministerio se enfadan y me ponen una multa. Asco de leyes. Lo bueno de la navidad es que todo el mundo lo celebra como mejor puede, y en Hogwarts no podía ser de otro modo que con un baile fantástico. Todos los eventos importantes se celebran con un baile. Estaba de un humor excelente, como siempre, y deseaba poder lucir mi vestido ante todo el colegio. Como cada año, elegí un vestido con ayuda de mi madre. El más bonito de toda la tienda. Era más largo que los vestidos a los que estaba acostumbrada. Mi madre insistió en que a un baile de gala no se va con un vestido corto. Tiene que tapar por lo menos hasta las rodillas. Me habló de algo llamado protocolo, pero no lo entendí muy bien. Fuese como fuese, le hice caso a mi madre que en estos casos ella sabe más que yo. Elegimos un vestido rosa fuerte que combinado con un bolso de tono parecido, pero más claros, y unos zapatos de tacón del mismo color que el bolso. Cuando me lo probé en la tienda hasta yo misma me vi extraña, como muy guapa y elegante.
Todas las chiquillas de mi casa estaban bastante nerviosas con el baile, yo no. Me lo pasaba muy bien en esas fiestas. Había buena música para bailar, comida rica, bebida y todo el mundo iba vestido de forma elegante, sin túnicas diferenciando a la gente por sus casas. Eso era lo mejor de todo. Me comí un par de galletas, pero cuando empezó la música no pude resistirme a ver como bailaban los demás, a un lado de la pista, moviendo la cabeza al son del maravilloso vals.*

Vestido:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Lucía Ramos
Edad del pj : 15
Ocupación : Hufflepuff 5º curso (200
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 0
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 149
Puntos : 12
Ver perfil de usuario

Lluna Forman el Lun Dic 22, 2014 12:51 am


Vestíbulo
Con Axel "Sexy" Crowley



¿Nervios? ¿Quién? Los bailes de Hogwarts no eran la cosa más divertida del mundo pues la música es floja, los profesores nos vigilan hasta cuándo vamos al baño y solo podemos beber lo de siempre. ¿Quién se anima a bailar tras beber zumo de calabaza? Por lo menos el ponche podría tener un poco de licor. Es extraño que yo piense eso, pues no necesito alcohol para desinhibirme, siempre hago lo que quiero cuando quiero. Pero sería mucho más divertido. En esta ocasión, y por primera vez en la historia de mi corta vida, iba acompañada al baile. No con un novio ni nada parecido. Con Axel, que es incluso mejor. Puedo decir que es un buen amigo. Me extrañó bastante cuando una lechuza asquerosa me llevó la carta mientras desayunaba, pero salté de alegría al ver el contenido de la misma. Por supuesto, se lo conté rápidamente a Hannah que estaba en esos momentos sentada a mi lado. Su cara fue la misma cara que pone cuando estudia, o mira por la ventana, o… Que rara es. Cualquier día encuentra un novio, y le quita esa poca alegría que tiene. Mientras yo me vestía, y Circe también, Hannah estaba como ausente. Llegué a pensar que no iba a asistir a la fiesta, y me daba pena, pero esta vez no podía estar por ella como en Halloween. Axel me esperaba para bailar un vals como debe ser.

- Espero verte luego. – le dije para animarla a que fuese al baile.

No tardé mucho en vestirme, pero al tener poca práctica con el maquillaje, tardé más de lo esperado. No quería brillar en la oscuridad, pero si dar un toque suave a los labios, o resaltar un poco los ojos. Algo suave e inocente. El vestido que había elegido para el baile en un principio, era el que muy amablemente y con un gusto excelente me había regalado mi primo Brad por mi cumpleaños, pero viendo su apretada forma, decidí que no era muy adecuado para bailar, y lo reservé para otra ocasión especial. Por eso, tuve que recorrer de nuevo mil tiendas muggles para dar con algo que de verdad me gustase, y fuese cómodo para bailar. Lo mejor es un vestido con vuelo, de modo que al bailar la tela se mece, y rueda, y da un mejor efecto. Moviéndote poco, parece que te muevas más con la ayuda de la tela. Mi vestido tenía un vuelo perfecto, y una medida perfecta. La falda se acababa un poco antes de llegar a las rodillas, era lo suficientemente larga como para no enseñar nada al bailar, y lo suficientemente corta como para que el vestido no me haga tropezar. Elegí unos zapatos muy básicos, negros con algo de tacón, sin nada especial. Y en el pelo intenté ondularlo un poco, pero a  mi larga melena le gusta demasiado estar lisa, de modo que se quedó un poco ondulado. Prefería llevar el pelo suelto, sobre los hombros, así que no lo recogí de ninguna manera.

En la sala común alguien me silbó y le lancé un encantamiento que le pegó la lengua al paladar. Por imbécil. Luego tuve que subir de nuevo a mi habitación para dejar la varita. ¿Dónde va una dama con un arma? O mejor dicho, ¿dónde la escondo? No tengo mangas, si me la meto en el escote la pierdo por abajo, y siempre me han dicho que no es buena idea llevarla en la ropa interior, puede causar accidentes. Salí de la sala común desarmada y radiante, deseando encontrar a Axel.

Nada más salir al vestíbulo lo vi sentado en una columna al lado de las escaleras. Respiré hondo y me fui directamente donde estaba él.

- Buenas noches querido, hace una noche estupenda para bailar. ¿No crees?

Tras mi vaga demostración de modales refinados me reí cantarina. Estaba contenta ante la perspectiva de acudir al baile con pareja. Dejando claro que Axel es un amigo, y que vamos a dejar a todos con la boca abierta cuando nos pongamos a bailar.

- Estás muy guapo, como siempre.

Había elegido un atuendo casual, sin corbata ni pajarita. Algo moderno a la par que refinado. No es preciso vestir como un pingüino para estar elegante, y Axel es una buena muestra de ello.  



Spoiler:
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 10.140
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1048
Puntos : 160
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Arya Osborn el Lun Dic 22, 2014 1:27 pm

Mesa de comidas con Leonardo Lezzo.

Estaba relamiéndone con el pastelito de chocolate, realmente estaba delicioso. Bebí un poco de cerveza de mantequilla para que no se me quedase chocolate en la boca, no quería que la gente me viese y que yo estuviese ridícula. Me concentré en no mirar al chico que tenía al lado, pues me da muchísima vergüenza que la gente me pille mirándoles, pero por el rabillo del ojo podía observar que él me miraba a mí de vez en cuando. Me costó mucho no ponerme roja, cosa que me pasaba con facilidad, pero esta noche llevo maquillaje que cubre mi piel y esconde la manera en la que me ruborizo.

Estaba intentando concentrarme en mis cosas (osea, en nada) cuando de repente el chico se acercó a mí y me habló de manera muy amistosa, presentándose como Leo. Me sorprendí tanto al principio de que me hablase que me quedé mirándole con los ojo muy abiertos con mirada de corderito, pero antes de que empezase a parecer tonta reaccioné y sonreí.

-¡Hola! Soy Arya, encantada- me presenté con una dulce sonrisa. Que sea tímida no significa que sea antisocial, todo lo contrario.

Si me había sorprendido por que Leo me hablase, ¡imaginaros lo que me sorprendí cuando me preguntó que si bailaba con él! Pero esta vez superé mucho más rápido mi shock inicial y sonreí de nuevo, de manera algo nerviosa pero agradable.

-¡Claro! Bueno, yo no he bailado nunca con un chico en los bailes del colegio- reí suavemente en respuesta a su comentario de que no era un buen bailarín- pero fuera he tenido algo de práctica...- sí, sólo que los bailes de verano eran en fiestas locas a las que me arrastraban mis amigos Muggles, y ellos no van a muchos bailes como estos. Pero he ido a alguno a lo largo de mi vida, y al menos se moverme con gracia sin pisarle el pie a mi compañero.

Caminé con mi nuevo compañero de baile hacia la pista de baile del Gran Comedor, donde muchas parejas bailaban ya. Había muy pocas personas que habían venido solas, y me sorprendía que Leo fuese uno de ellos. Me imaginaba que un chico como él habría venido con una novia o algo, pues es muy guapo y parece tener más don de gentes que yo. Pero no, esta noche he tenido suerte, y así he conseguido de repente un completo de baile guapo y aparentemente simpático. Sonriendo levemente dejé que él liderase el paso, como hacen todos los demás en los bailes de este tipo.
avatar
Imagen Personalizada :
PB : Shailene Woodley
Edad del pj : 15
Pureza de sangre : Mestiza
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 29
Puntos : 0
Ver perfil de usuario
Arya OsbornNuevo miembro

Zachary S. Dankworth el Lun Dic 22, 2014 3:24 pm

Pista de baile
Natalie Corvin


Mi curiosidad por saber quién era la pareja de mi amigo Ian quedó saciada pronto, pues no tardó en llegar Circe. Alcé las cejas, sorprendido al verla llegar. Circe ni me vio, como suele pasar cada vez que estamos en un sitio donde no nos podemos pegar y entonces no tengo ningún uso para ella, y fue hacia su pareja de baile de esta noche. Antes de que Ian y Circe desaparecieran al interior del Gran Comedor le lancé a mi amigo una mirada divertida que se podía interpretar tanto como "buen trabajo, menuda te has buscado" o "pobrecito, menuda te has buscado".

Con una sonrisa divertida me quedé en el vestíbulo un rato más, esperando junto con otros chicos de todas las Casas y cursos que esperaban a sus parejas, algunos pacientemente y otros no tanto. Yo era de los que esperaba pacientemente, y cuando vi a Natalie llegar desde las mazmorras comprobé con una amplia sonrisa que había merecido la pena. Natalie estaba preciosa, con un vestido que le sentaba como un guante y el pelo muy natural. Era una chica tan hermosa que no necesitaba horas y horas de preparación para verde bellísima. Vi como muchos chicos la lanzaban miradas a su paso, y la mayoría babeaba al verla. No es para menos, hasta un ciego apreciaría lo guapa que está.

Cuando llegó a mi lado me miró con una sonrisa que parecía decir que le gustaba lo que veía, y lo comprobé cuando dijo que los chicos estábamos mejor en traje que en uniforme.

-Me alegra que pienses eso, quería estar guapo para ti- dije mientras reía por lo bajo, y le guiñé un ojo de manera juguetona. Luego me permití el Lugo de mirarla de arriba abajo para apreciaría entera, pues no era para menos. Alcé las cejas con aprobación.- Estás preciosa- la hice saber.- Voy a ser la envidia de todos los chicos de Hogwarts.

Escuché desde el vestíbulo como el discurso del director terminaba y la música de baile comenzaba. Me sentí aliviado de no tener que escuchar a aquel anciano hombre hablar y hablar como todos los años, aunque parece que este año el discurso ha sido mucho más corto. Natalie alzó su mano, ofreciéndola para que la cogiese y la acompañase al interior del Gran Comedor. Me preguntó si la llevaba a bailar, y la contesté con mi típica sonrisa sarcástica.

-Por supuesto- asentí, cogiendo su mano. Igual que el perfecto caballero, alcé su mano y besé el dorso de la misma mientras hacia una breve reverencia, siempre sin borre mi sonrisa pícara de mis labios ni el brillo travieso de mis ojos. Entonces me erguí de nuevo y conduje a Natalie hacia el interior del Gran Comedor, decorado de manera exquisita.

Natalie comentó que este sería nuestro último baile de Navidad en Hogwarts. Creo haber detectado cierta nota de pena en su voz. Me encogí de hombros.

-Sí, me doy cuenta- asentí.- Una de las muchas últimas cosas que haremos aquí... A no ser que repitamos, claro- bromeé. No sería el primer caso que ha habido de repetidores si eso ocurriese, pero no iba a pasar.- Es extraño pensar que nuestro tiempo aquí de acaba... Pero si vas a echar de menos los bailes de Navidad, no te preocupes. Las puertas del salón de baile de mi casa están abiertas para ti para los bailes de todas las estaciones que te de la gana.

No me detuve hasta que estuvimos los dos en el centro de la pista de baile, y entonces me giré para estar justo enfrente de Natalie. Ella colocó su mano libre en mi hombro a la vez que yo colocaba la mía en su cintura, y comenzamos a bailar al son de la música, clásica pero con un buen ritmo. Mientras dábamos vueltas por la pista de baile yo hice alarde de mi habilidad a la hora de bailar, actividad que desempeñaba con gráciles movimientos y pasos precisos, y me llevé una grata sorpresa al ver que Natalie no lo hacía nada mal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.500
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 453
Puntos : 275
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Rhea Jackson el Lun Dic 22, 2014 10:41 pm

Con Fren
Pista de baile



Lo de ser una chica femenina nunca había ido mucho conmigo. No solía tener por costumbre maquillarme o peinarme demasiado, solo lo justo para no parecer un trol o un orco según mi baremo de belleza, pero en ocasiones como la que el chico que te gusta te invité al primer baile de navidad al que vas pues una tenía que esforzarse aunque fuese una novata. Había escrito a mi madre pidiendo consejo y, tras asegurarme de que mis hermanos me apoyaban aunque yo sabía que se estaban partiendo la caja a mi costa porque si no mi madre no habría dicho nada, me adjuntó un vestido que creía que me quedaría bien y algún maquillaje. A partir de ahí dependía de mi, de mi imaginación y de mi destreza y teniendo en cuenta lo mal que se me daba dibujar, los colores oscuros me daban pavor por miedo a acabar pareciendo un apache. Tuve suerte de que mi madre me mandó todo el material con tiempo suficiente para poder hacer miles de pruebas hasta dar con algo que realmente me gustase para mi cara y que más o menos combinase con el vestido. Estuve tan ocupada y misteriosa que no hablé con nadie acerca del baile ni de con quien iba. Supongo que ya estaban acostumbrados a que yo no apareciese en actos de ese calibre porque por norma general buscaba evitarlos, así que me pude ahorrar la vergüenza de tener que explicarle a nadie que no tenía más idea de maquillarme que lo que incluía hacerse la línea del ojo y echarse rimmel. Pero cuando llegó el día, ya tenía cierta destreza a la hora de usar otros productos y, aunque no lo había probado antes, me decidí por poner algunos colores oscuros en mi cara para contrastar con el color azul grisáceo del vestido.

El día D, decidí no prepararme en los dormitorios y mantener la expectativa hasta el baile, aunque había quedado con Fren en la Sala Común. Un par de horas antes de mi cita (sí, un par de horas, que locura es esta?) me fui al baño como un ninja con mis cosas. Cuando terminé de arreglarme y conseguí el aspecto que más o menos buscaba...no me gustó en absoluto pero ya era tarde para cambiarlo así que decidí salir del baño, montada en aquellos zancos a los que a la gente gustaba de llamar tacones y caminando como si tuviera todo claro en la vida y supiera perfectamente como hacer para no caerme de semejante altura. Cuando llegué a la Sala Común y vi a Fren no pude evitar sonreír. Me acerqué a él mientras notaba como la sangre acudía rauda a mis mejillas mientras yo rezaba para que el maquillaje lo tapara. No me gustaba como iba al final, pero tampoco era el desastre que esperaba en un principio. Le gustaría a Fren?- Hola- dije con cierta timidez pero mirándole a los ojos y sonriendo- Vamos?- pregunté mientras le rozaba el brazo. Esperaba que se ofreciera para que me cogiese a él o me ofreciese una mano. Era una idea muy romántica que no pegaba del todo conmigo pero me apetecía.

Caminamos hasta el Gran Comedor con la gran suerte de que no me tropecé ni una vez. Estaba empezando a pensar que lo de la torpeza era todo cosa de la actitud con la que caminases. Cuando entramos, me quedé impresionada del aspecto que tenía el Gran Comedor que no se parecía en nada al sitio que yo visitaba todos los días a la hora de las comidas.- Tenía que haber traído la cámara- pensé en voz alta mientras miraba para todas partes. Debía notarse que era la primera vez que iba a uno de los bailes de navidad del colegio porque no paraba de mirar para todas partes, desde caras conocidas hasta la decoración. Me faltaban ojos para verlo todo y que guapos iban todos.


vestimenta:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 7.910
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 65
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Axel S. Crowley el Mar Dic 23, 2014 2:17 pm

Apenas tuvo que esperar el Ravenclaw, ya que sólo tuvo que soportar algunos saludos y algunas conversaciones banales para ver a su amiga subir por las escaleras. La observó a medida que se acercaba hacia él y durante el camino el chico saltó de allí para ponerse de pie. Ella fue la primera en hablar y Axel atendió divertido ante las palabras que utilizaba. La única persona que le llamaba “querido” era su abuela y porque se le olvidaba el nombre del más pequeño de los Crowley.

-Siempre es un buen momento para bailar.-Bajo el sol abrasador, bajo la lluvia, en un lugar con música muggle chillona, en un lugar clásico con música perfecta… De una manera u otra, siempre era un momento perfecto. Rio con ella y luego sujetó su mano, dándole un beso en el dorso cual caballero de la tierra media.-Tú también estás muy guapa, aunque eso no es ninguna novedad.-Pronunció su sonrisa, bajando la mano.

Con un movimiento de cabeza la invitó a entrar al gran comedor, tirando de ella levemente hasta cruzar las puertas. A Axel siempre le había gustado la decoración de aquel lugar, sencilla pero a la vez tan ambiental. Le gustaba mucho que a pesar de la increíble sensación de frío que aparentaba, no hubiera ni un ápice. Adoraba ver nevar, por lo que ese efecto en parte le enamoraba. Así mismo, la música era perfecta para la ocasión, tanto que incluso le entraba nostalgia de años anteriores. Lo único que le faltaba era alcohol para ser una fiesta perfecta, pero estaba claro que mezclar alcohol con adolescentes hormonados en un castillo con más de mil recovecos donde esconderse no era buena idea. Dumbledore era un hombre sabio.

La llevó directamente hasta la pista de baile, con intención de bailar junto a todo el mundo antes de ir a tomar algo. No tenía sed el chico, pero sí que se comería una o dos, o quizás incluso tres, dulces navideños que solían haber por las mesas. Aunque antes no mata a nadie un baile.

Una vez en la pista, él se quedó quieto mientras movía a Lluna de tal manera que quedase delante de ella, colocando su mano en la cintura de la rubia. El Ravenclaw era bastante más alto que ella, por lo que miró levemente hacia abajo.

-Bueno, aquí no haré tan el ridículo como en Londres.-Dejó claro, comenzando a moverse cuando el ritmo de la música volvió a empezar, para no coger la música a medias. Sus pies se movían casi como si fueran solos, mientras el chico llevaba a la joven.-Habrá que buscar un pub muggle dónde poder destacar… -Sonrió y le hizo dar una vuelta, volviendo a sujetarla tras ella.-¿Cómo te ha tratado el curso? Que me tienes abandonado, así es normal que no sepa nada de ti…-Le echó, de broma, en cara. Ambos sabían que había sido más bien culpa del chico, el cual estaba ocupado con sus quehaceres extraescolares.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Danielle J. Maxwell el Mar Dic 23, 2014 4:12 pm

Era el día y se me hacía raro en verdad… ¿Yo con pareja en el baile de Navidad? ¡Lo nunca visto! Me había parecido un detalle por su parte que me lo pidiera, ya que en un principio pensé que se lo iba pedir a Rhea por ese rollo que se traen. ¡Son tan monos! Tengo que coger a Rhea una noche de estas en dónde las otras tres compañeras no hayan llegado e interrogarla, ya que Fren es un poco vergonzoso para esas cosas. Aun así, iba a ir súper contenta al baile por el simple hecho de que me hubieran invitado, aun siendo Fren, que no es ningún amor incondicional —que es lo que espera mucha gente—, sino un amigo. La verdad es que lo prefería. Él y yo siempre nos lo pasábamos bien y lo cierto es que nos llevábamos estupendamente, rara vez no coincidíamos en algo, éramos como uña y carne. Como rasca y pica. Como Zipi y Zape. ¡Doraemon y Nobita, coño! Aunque yo soy Doraemon y él es el tolete de Nobita, está claro.

¿Sabéis esa sensación extraña de ponerte un vestido después de mucho tiempo sin ponértelo? ¡Pues yo no la tenía! Desde pequeña odié los vestidos y las faldas y he sacrificado mi odio por estudiar magia y tener que ponerme el maldito uniforme todos los días, pero no me gustaban absolutamente nada. Por lo que yo, a contrario de muchas personas, en una ocasión como esta no iba a ponerme una falda, ni un vestido: sino un pantalón. Otro motivo para haber elegido detenidamente mi ropero fue el hecho de me encantan los trajes de hombre. Me parecen tremendamente elegante y casi  —recalco el CASI— a todo el mundo le quedan bien. Así que en este caso, le pedí expresamente a mi abuela lo que quería. Ella se sorprendió, ya que siempre había querido a su princesita de cuentos de hadas, pero se siente, yo nací bufona.

Me vestí con un sencillo traje de pantalón alto, acompañado de unos tacones que, para mí, eran altos —pues no estaba acostumbrada a llevar tacones a pesar de caminar sorprendentemente bien con ellos—, pero para cualquier otra chica seguramente no lo fueran. Esas mujeres parece que llevan plataformas.

Había empezado a vestirme realmente tarde, pues me había quedado en la cama leyendo el último cómic que mi abuela me había mandado, por lo que cuando salí ya apenas quedaba nadie por la sala común. Al no ver a Fren por allí supondría que ya estaría allí atiborrándose a galletas. Muy de él atiborrarse a galletas.

Cuando llego allí hay una cantidad desmesurada de gente. En verdad no, pero como siempre solía llegar de las primeras se me hacía realmente rara la impresión de repente. Entro al interior sin esperar demasiado a encontrarle con la mirada y voy directamente hacia dónde está la mesa con la comida. En realidad había muchas mesas, pero fui a aquella que, normalmente, estaría más cerca de la mesa de Hufflepuff.

No le encontré allí, pero sí que pude verle con Rhea. Él estaba súper guapo y ella… ¡ella estaba increíble! ¿Cómo no me di cuenta mientras se vestía? Se ve que en ocasiones presto más atención a mis cómics que a cualquier otra cosa. Se les veía increíblemente bien sonriendo y hablando, por lo que no quise interrumpir. Él me había hablado súper bien de su relación por lo que tampoco quería meterme en medio, you know… Además era una noche especial… con amor y esas cosas… Fruncí el ceño tras un rato de mirarlos y me di la vuelta con cara de pocos amigos. Mis dos mejores amigos de mi curso estaban ahí paliqueándose y el que me invitó se había olvidado de mí. Creo que a partir del próximo mes voy a ser la sujeta velas de clase. Encima. Aun con más cara de pocos amigos comencé a abrirme paso entre la gente para llegar a la zona de las bebidas, mientras que con la mirada intentaba buscar a Luke o Alice. Alice y yo habíamos tenido un comienzo de curso un poco catastrófico por culpa de Corazón de Bruja, pero finalmente habíamos arreglado las cosas.

A medida que caminaba sin mucho rumbo mi mente pensaba: no odies a Fren, no le odies… es normal que prefiera pasar la noche con Rhea... ¡Totalmente normal! ¡Si es que es lo más normal! ¿Pero entonces para que me invita a mí? Pero inevitablemente... mi subconsciente defensor de mi amigo Fren es el mismo que me pone en su contra. Hubiera sido un detalle que me invitara, pero seamos sinceros, puestos a elegir... está claro que elige a Rhea.

Llego a la mesa y me siento en una silla, al lado de una Hufflepuff de pelo rizado. Apenas la miro porque estoy cabreada, así que me siento, me cruzo de piernas y la miro.

Hola. —comento, sin intención de decir mucho más, mirando a un sitio cualquiera que no fuera ni a Rhea ni a Fren.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 36.370
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1255
Puntos : 684
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Mar Dic 23, 2014 9:49 pm

Sola
Zona de los asientos y la comida/bebida


¿Que no había conseguido pareja para ir al baile? ¿Y eso qué importaba? La gente sobrevaloraba demasiado el hecho de ir en compañía. Para mí lo que importaba verdaderamente era aprovechar la ocasión para lucir el nuevo vestido que mis padres me habían traído de París. Además era el último año que podría asistir, por lo que no entraba en mis planes perdérmelo por nada del mundo. El simple hecho de no haber encontrado nadie de mi altura para ir no iba a evitar que fuera. - ¿Qué te parece? - No sabía cuántas veces le había formulado aquella pregunta a mi compañera de habitación en lo que llevabamos de curso, pero lo cierto era que en aquella ocasión, al contrario que en otras, no tardó ni dos segundos en darme su aprobación. Aquel vestido lo tenía todo, era tan perfecto que hasta me emocionaba mirarme al espejo. No sabía si me aburriría en el baile o no, pero de lo que si que no tenía ninguna duda era de que iba a destacar, y mucho. "Gracias papis" Pensé, mientras terminaba de maquillarme. - ¡Nos vemos allí! No esperes por mí. - Mi amiga llevaba ya un rato esperándome y me estaba poniendo francamente de los nervios, por lo que decidí  que se fuera con las demás y ya me uniría yo más tarde.

- Lista. - Me miré satisfecha en el espejo, admirando mi belleza, de la cual me sentía terriblemente orgullosa. Unos minutos más tarde me encontraba adentrándome al baile, donde ya había una gran cantidad de gente sociabilizándose. De vez en cuando ponía los ojos en blanco cuando escuchaba a dos chicas piropeándose mutuamente y veía los vestidos horripilantes que se habían atrevido a ponerse. En el fondo me daban pena, no todo el mundo tenía la suerte de saber tanto de moda como yo.

Sin pararme demasiado a buscar a mis amigas, decidí ir a la zona de las bebidas y hacerme un hueco por allí para tomarme mi tiempo para inspeccionar a la multitud. Ya luego si me aburría me preocuparía de buscar alguna compañía que valiera la pena, así que por el momento me limité a coger lo que parecía zumo de calabaza y me senté elegantemente, prestando especial atención a un rubio que conocía bastante bien, Axel. "Como de costumbre no me has defraudado, estás para comerte" Pensaba, mientras bebía un sorbo de aquella suculenta bebida.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Dic 23, 2014 11:23 pm

Con Rubén Hansfeel
Mesas de comida.


Pequeña cantidad de nieve caía encima de ellos, la blancura intencionada a manchar el cabello pelirrojo de la joven aunque no lograba con su objetivo. El techo no tenía más que un encantamiento que permitía recrear las lluvias de copos de nieves, como en las paredes el congelamiento. Blanco era el color que más se admiraba, puro e inocente. La decoración era fantástica en todo momento, la noche arraigándose de la vitalidad de los estudiantes que se encontraban allí. Los fantasmas recorrían el lugar saludando a los estudiantes, Joahnne se preguntaba si tendrían un baile de navidad como ellos tenían o simplemente hacían una fiesta como en Halloween. Desconocía el hecho por la nula preocupación de enterarse de tal.

Una sonrisa sincera no se perdía más que en el rostro de la Gryffindor que se encontraba con su mejor amigo, tal hombre que le hacía reír y divertirse en la oscura noche. La orquesta de fondo provocando deliciosas melodías para los expectantes, para aquellos alumnos y profesores que se animaban a bailar en el centro de la pista. Ellos, por otra parte, tocaban el cuerpo ajeno para poder disfrutar de una dulce danza. La mano derecha delicada de la fémina se aferraba a la mano varonil izquierda, la cintura de ella era acariciada por él mientras comenzaban a mover sus piernas. Los pasos eran precisos, firmes y admirables al bailar. –Te equivocabas en tu bailar, me gusta y me guías muy bien.- mencionaba la pelirroja que le observaba a los ojos. En un momento dado su cintura fue apretada por dos manos, las de su compañero por supuesto. Este la alzó mientras ella extendía sus brazos para sujetarse a los hombros, una sonrisa mostradora de dientes fue lo que se ganó Rubén. La pieza comenzaba a finiquitar con las últimas vueltas de baile. Al acabar, Joahnne ocultó el rostro en la curva del cuello y hombro del joven acompañante. –Muchas gracias por venir al baile conmigo, la pasaremos precioso. Te lo aseguro.- elevó su cabeza de aquella posición. Le gustaba la relación que tenían, uno con el otro se acompañaban y complementaban. Él le debía aguantar sus arranques a veces simpáticos y otras veces no tanto, hasta llegar a una discusión era capaz.

Tomó la mano del Gryffindor y le forzó a seguirla, se dirigían a las mesas en donde se encontraba la comida. Tal vez un poco de ponche no le haría mal al organismo, además, sabía muy bien que no habría alcohol en festividades organizadas por Hogwarts. Se rumoreaba que un grupo de séptimo traería un poco de “diversión” como le habían llamado, la pelirroja dudaba de tal creencia, no eran tontos para infringir las normas del colegio. –Creo que me quitaré el calzado dentro de poco, no puedo creer que puedan hacer tanto bullicio.- Los tacones resonaban al andar, un tanto incomodo era aquello pero era opacado gracias a la música provocando que Joahnne no anduviera con ideas de sacárselos antes de tiempo. Las manos seguían aferradas, dio vuelta en el lugar para verle la cara. –Discúlpame Rubén, estamos haciendo todo lo que yo quiero. Me emocioné con el baile de navidad que ni pensé lo que quisieras hacer. Creo que ni siquiera sabes que iremos a tomar un poco de ponche. – se comenzó a disculpar la muchacha, sin previo aviso le abrazó. –Perdón, soy mala amiga.- Si, ella podía ponerse en faceta culpable y exagerar todo sin que nadie le dijese ni mu.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Mar Dic 23, 2014 11:46 pm

Pista de baile, con Arya Osborn



La gente iba llegando con sus magníficos atuendos y el gran comedor estaba casi lleno de alumnos. Resultaba extraño no ver a cada cual en su mesa, separados por casas, como solían estar. Todo el mundo estaba donde quería estar, acompañado de quien quería estar. El baile era una buena ocasión donde entablar relaciones más allá de las casas y los cursos. Leo era dado a hablar con la gente, siempre con el debido respeto, y con las chicas, siempre con una timidez incipiente que desaparece al cabo del rato.

Lo más dificultoso fue acercarse a la muchacha que comía pastelitos, apartada de la pista de baile, y sola. Eso fue lo que incitó al Gryffindor a acercarse a ella. Todos los de la casa de los leones pueden ser muy valientes y propensos a salir airosos de situaciones peligrosas, pero hablar con una chica es, en comparación, un acto de auténtica valentía. Es imposible asaltar a ninguna cuando van en manada. Por eso Leo se había quedado sin pareja para el baile. Además de que tampoco tenía la suficiente confianza como para pedírselo a ninguna. Por gustos, le gustaban todas las que fuesen amables, sonrientes, simpáticas… Sin tener en cuenta el aspecto. Lo mismo le daba que fuesen morenas, rubias o pelirrojas. Aunque parecía tener cierto imán para las pelirrojas.

La chica se presentó cuando Leo lo hizo, y aunque tenía un nombre extraño, sonoro y muy bonito, Leo no se atrevió a preguntar de donde procedía. En otros países los nombres son diferentes, y preguntar a una desconocida por el origen del suyo puede parecer maleducado.  – Encantado, Arya. – Un aria, viene de aire en italiano, es una pieza musical. Quizás sus padres son músicos, o amantes de las arias. Leo dejó el tema ahí aparcado para otro momento. Se sorprendió bastante al ver que el chico le hablaba, y más cuando le pidió bailar. Leo suspiró aliviado cuando Arya aceptó su proposición. Lo más difícil estaba hecho. ¿O lo más difícil es bailar? Leo jamás había asistido a fiestas de alto standing, y menos bailando vals. Por su propio bien, y el bien de la chica, esperaba que la música cambiara a algo más moderno.

Caminaron juntos hacia la pista, buscando un hueco donde tener lugar suficiente para bailar. – Se que normalmente es al revés, pero quiero que me guíes. El vals no es lo mío. - ¿Y qué es lo suyo? Leo era el típico chico que en una fiesta sujeta su vaso y ve bailar a los demás. Su mente le había jugado una mala pasada al pedir bailar a la chica. Por un momento imaginó que el novio de Arya venía a reclamarla, y Leo se apartaba dócilmente. Pero eso no estaba ocurriendo y tenía que bailar. Cogió a la chica de la cintura, y cogió la mano de Arya con su otra mano. El paso uno lo tenía bien aprendido. La música sonaba, y Leo empezó a mecerse al igual que lo hacían el resto de los bailarines. Miraba al suelo intentando no pisarla, y luego a su cara. Sonrió un tanto aturullado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 27.250
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 355
Puntos : 99
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t2954-arcon-de-leonardo-lezzo

Lluna Forman el Miér Dic 24, 2014 12:34 am

Gran comedor, zona de baile, con Axel S. Crowley


Tenía tantas ganas de que llegase la navidad, que llevaba tres días pensando en mi vestido y en el baile. Días en los que los exámenes importaban bien poco, y los deberes se dejaban para el trimestre siguiente. Estas navidades no iba a tener tiempo de aburrirme, y lo bueno empezaba hoy con el baile de navidad de Hogwarts. Axel estaba esperándome en el hall, sentado elegantemente en una columna. Bajó de allí al verme. Estaba deseando verle, y entrar en el Gran Comedor para demostrar nuestro arte al bailar.

- Gracias. – sonreí con amabilidad ante el halago de mi amigo. Sorprendida por el caballeroso beso en la mano.

Juntos nos dirigimos a las puertas del Gran Comedor, para entrar a formar parte de la fiesta. Todo parecía helado y frío, y el cielo reflejaba que estaba nevando fuera. Una ilusión óptica de lo más bonita. El vals que estaba sonando era magnifico, aunque no se cual es. Me quedé un momento pensando, pero no lo recordaba. Quizás lo había escuchado otros años, pero solo en Hogwarts. Fuimos directamente a la pista de baile, sin mirar las mesas repletas de comida, ni intentar buscar rostros amigos. Directos al grano. Axel y yo nos posicionamos, como auténticos profesionales. Él agarró mi cintura sin presionar, y yo coloqué una mano en su hombro, y la otra junto a su mano solitaria. Axel era casi tan alto como Matt, de modo que la altura no me impresionaba para bailar, estaba acostumbrada. Sonreí cuando dijo que no iba a hacer tanto el ridículo como en aquel pub de Londres. Yo estoy segura que este baile también se me da mejor que aquella. La canción empezó, y cogimos el ritmo, moviéndonos al compás. Nuestros pies iban hacia delante y hacia atrás, sin ni siquiera mirarlos. Ellos sabían donde tenían que ir. Giros, vueltas… Era como bailar con alguien que conoces de toda la vida. Un compañero de bale experto.

- No hay ningún pub que yo conozca donde pongan música más bailable que esta. Y por cierto, eres un gran bailarín. Me tienes asombrada.

Como había previsto, mi vestido no volaba más de lo necesario, era perfecto. Vueltra tras vuelta, creaba una falsa ilusión, pero no se me veía nada. La sonrisa no se me borraba de la cara, por eso no se notó que me reí aún más cuando Axel me hizo quedar como una mala amiga.

- El curso no ha hecho más que comenzar. Pero me está tratando bien. ¿Y a ti? ¿Tienes expectativas de aprobar este año? – continué bromeando. – He estado ocupada. Y supongo que tu también.

Un buen trozo de pista era nuestra. Algunas parejas se retiraron, quizás a tomar algo, quizás porque nosotros éramos los mejores bailarines. De modo que no había que nadar con cuidado para no topar con otros. Nuestros movimientos eran tan innatos que daba la impresión de que llevábamos toda la vida ensayando juntos.

- ¿Eres consciente de que todas las chicas de la fiesta me envidian?

Lo dije medio en broma medio de verdad. Algunos se nos quedaban mirando, yo sonreí sin apartar la vista de Axel. El vals vienés se tenía que bailar siempre posicionando la cabeza de la chica hacia la izquierda, cualquier otro modo era un sacrilegio. Pero a mi me daba completamente igual, prefería mirar a Axel y sonreír.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 10.140
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1048
Puntos : 160
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Invitado el Miér Dic 24, 2014 5:04 pm

Con Robin Castleberry en las mesas con la comida "ES UNA TRAGONA".


Había llegado el día del baile de Navidad, festividad que Luke esperaba con ganas desde hacía unas semanas por el mero hecho de que había comida deliciosa, que podía ponerse guapeton y que después de pasar unas cuantas horas bailando con su pareja o con quien fuese como un loco acabado de salir de un psiquiátrico de máxima seguridad irlandés se podría marchar del colegio con la maleta la cual ya tenía hecha y su mascota a la que tenía descansado en su jaula para que durante el trayecto no estuviese incomoda, lo único que le faltaba era poner a buen recaudo a Han-Solo el pequeño hurón revoltoso e hiperactivo que le había regalado Gabriel en verano, porque él no podía hacerse cargo de él claramente, aunque seguro que el chico quería tener un detalle con él aunque visto lo visto ese detalle le estaba costando caro.

-Hannnnnnnn.... Hannnnnnn- ¿Donde estás?- el rubio no paraba de llamar al bichejo por toda la habitación ya que como de costumbre se había escapado, tardando casi dos horas en encontrarlo escondido entre los objetos personales de uno de sus compañeros de cuarto, el que peor estima le tenía al bicho además, -Ven aquí pequeño escurridizo, ¿quieres que te aplasten o qué?- le preguntó sabiendo que no le respondería metiendolo en su jaula nueva reforzada con unos cuantos conjuros para que no se puede escapar de ninguna manera ya que no se podía permitir perder más tiempo jugando al escondite con él, -No te muevas de aquí- sonó el reloj que tenía en la mesa al lado de su cama marcando las 9 la hora a la que empezaba el baile por lo que se le había hecho tarde, dando un salto llevándose las manos a la cabeza -¡¡Llego tarde!!- se fui a la cómoda conde tenía el traje guardado, sacando la varita y poniéndoselo rápido, apuntando luego a su pelo para darle una forma medianamente arreglada y salir disparado de la sala común.

Tras estar unos cuantos minutos esperando a que la gente de la sala común se le dajase pasar, una marabunta de chicos y chicas alabándose los vestidos y sonriéndose mencionando en grupitos lo guapo que estaba aquel chico o lo corto que era el traje de aquella otra chica, el chico pudo salir a tronpicones de la sala común arreglándose la chaqueta y la corbata que tenía descolocada por los empujones, mirando por todos sitios buscando a su compañera, sin saber si aún no estaba lista o por el contrario ya se había ido sin él, -Oye, ¿has visto a Robin?, la chica del pelo afro- le preguntó a una chica de Hufflepuff que pasaba por allí con la que nunca antes había tropezado, -Creo que ya se ha ido- me dijo con gesto extrañado, "Seguro que ha sido por decirle eso del pelo" pensó de inmediato descartando cualquier otra opción, dándose prisa pero sin correr para llegar lo antes posible y no dejar a su pareja colgada, ya se había ganado el odio de muchos como para aumentar la lista con una más.

Llego al comedor algo sofocado, con el aceleron y las escaleras respirada con fuerza y rápido, pero sin llegar a asfixiarse, no es que tuviese muy buena resistencia física pero tampoco era un negado a la hora de hacer algo de ejercicio por muy innecesario que fuese para el chico, mirando a todos lados como si fuese un suricato, sin dejar la vista más de tres segundos en el mismo sitio, buscando lo más característico de su pareja, -Ahí estás- se dijo en tono normal emprendiendo así el camino hacía la chica, plantandosele a su espalda carraspeando para llamar su atención con los brazos detrás de él, -Disculpa la demora, tuve un pequeño y peludo problema...- se excuso, -... pero espero poder recompensartelo- le dijo sacando de detrás un ramillete para la mano como le había dicho su amigo Andrew quien había ido a su primer baile en su colegio muggle y le expuso la obligación que tenía el chico de llevarle un ramillete a la chica, "Curioso, tal vez lo haga" se apuntó Luke al instante de leer la carta de su amigo, -Ahora tener algo en conjunto- se señaló una flor igual a las del ramillete que tenía en la solapa de la chaqueta.

-Bueno ¿qué prefieres hacer primero?- le preguntó esperando que su respuesta fuese comer ya que el chico no comía desde hacía un par de horas y por mucho que le gustase bailar sabía que si no llenaba antes su estomago al menos un poco se tendría que sentar después de dos canciones como máximo, se llevó a la mano de forma disimulada al estomago y le dedico una amplia y alegre sonrisa a Robin.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Dic 24, 2014 6:06 pm


Con Kristina Nóvikova.
Zona de los asientos y la comida/bebida.

La pelirroja cruzaba el umbral del gran comedor con lentitud. Merlín, a mi sola se me ocurre venir. Suspiró, había estado tan preocupada por los TIMO's que ni siquiera tuvo tiempo de conseguir pareja. ¿Ahora qué?, pensó cuando ya hubo entrado al gran comedor. Debía admitir que la decoración estaba genial. El Gran Comedor estaba lleno de alumnos, todos bailando o enfrascados en pequeñas reuniones. De pronto dió un respingo cuando sintió como la volteaban.Idiota Exclamó mientras le daba un ligero golpe en el hombro a su primo, Jordan. Cuanto amor. Dijo con sarcasmo. Sólo digo la verdad. El chico iba a decir algo más cuando de pronto fue arrastrado por una chica. Annika rió. ¡Que te valla bien! Dijo antes de que desapareciera de su vista. Se volteó y vió a Rhea. Instantáneamente sonrió. Pensó que sería bueno ir a charlar con ella un rato cuando se dio cuenta de que no estaba sola. Será en otra ocasión, no vaya a ser que interrumpa algo...

Se había sumergido en su mundo cuando de repente vio a una rubia de vestido blanco pasar al frente de ella. ¡Era Kristina!. Estaba sola y supuso que tampoco tenía pareja. Se encaminó a donde estaba la otra Ravenclaw, llegó a su lado y esta ni siquiera notó su presencia. Miró al lugar donde su amiga tenía la mirada puesta y se vio que miraba a nada más y nada menos que a Axel. Oye, Kristi. ¿Qué tanto miras a Axel?. Preguntó clavando su mirada en ella. Pero esta no le respondió. Se colocó delante de ella y de repente se fijo en el vestido que traía puesto. Su madre le había mandado dos vestidos, el que llevaba encima y uno blanco idéntico al de Kristina. Según su madre era importado de París y bla, bla. Ay, no...Hico una mueca. La Ravenclaw la iba a matar si se enteraba que tenía el mismo vestido que ella. Sacudió la cabeza, se había quedado en su mundo, otra vez. , digo, ¡que bonita estás!. Dijo mientras una sonrisa adornaba su cara. Definitivamente se iba a deshacer de aquel vestido. Y le diría a su madre que se lo comió el Calamar Gigante. Recordó que la rubia le había dado unos “consejos” para saber que colocarse a la hora de elegir ropa que combine. ¿Y? Preguntó mientras daba una vuelta. ¿Ya parezco una chica? Soltó una risita. Lo peor de todo fueron los tacos. Tuve que caminar con ellos al menos veinte minutos, para acostumbrarme.Sonrió tímidamente. No me vaya a caer como aquella vez. Rodó los ojos al recordarlo. ¿Y dónde está tu pareja?.

Outfif:
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 25, 2014 1:35 am

De la pista de baile a los asientos

¡Maldita sea! Llevo demasiado tiempo sin ponerme tacones tan altos…” pienso mientras maldigo los zapatos plateados de Tegan Townsend que papá me regaló por mi cumpleaños. Combinados con este vestido largo de degradados violetas y negros me siento divina y eso alivia el dolor de mis pies.

Sin embargo, es hora de parar de bailar un rato y acercarme a Kristina, a la que veo por la zona de los asientos. Después de un rato dando vueltas ya tengo bastantes modelitos que comentar con ella. Ninguna de las dos hemos ido con pareja, no sé cómo se sentirá al respecto, pero yo estoy agradecida: ¡he bailado con casi todos los chicos del salón y no le debo nada a nadie! Eso sí, las miradas de odio de algunas son melodías en mis ojos.  Wink

Lo curioso es que me lo estoy pasando especialmente bien. Falta alguien que me arruine la noche. Alguien que comparte mi apellido. “¿Dónde estará Ian?” Realmente me importa muy poco su ubicación, pero me asusta que pueda aprovecharse para jugármela cuando esté hablando con un chico guapo o bebiendo ponche…
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 25, 2014 6:09 pm

Dando vueltas al rededor de la pista de baile.
SOLA.
Foreveralone.

Un año más entraba al gran salón preguntando lo mismo. ¡¿Por qué?! ¿Por qué seguía asistiendo a esa estúpida celebración sola? ¿Por qué todos los años la misma historia? Además, Danny tenía la maravillosa costumbre de desaparecer justo antes de ese tipo de eventos. Si ya era vergonzoso que ambas apareciésemos solas todos los años, era fácil imaginarse mi cara cuando no aparecía ni siquiera con mi fiel amiga. Porque mi fiel amiga me había dado plantón. Ya no me querían ni los tejones. Era comida para alimañanas, estaba claro. ¡Pero no me rendiría! Encontraría a Danny y al menos podría bailar un rato de la manera más ridículamente posible junto con ella. Era tradición, y eso era sagrado.

Me dediqué a deambular al rededor de la pista de baile, curioseando el ganado allí presente. Hogwarts estaba lleno de chicos guapos y disponibles. Claro, que no disponibles para mi. Yo tenía un escudo amarillo en mi túnica que debía significar algo así como "tengo la peste, cuidado conmigo", porque desde mi incidente con Matt el sector femenino me había evitado por los pasillos. Como de costumbre. Tenía que ver bastante con que los mejores estuviesen en slytherin. Me consolaba pensando que si eran serpientes seguro que no merecían la pena. Aunque para ser sinceros también había chicos guapos en Hufflepuff. Maldita friendzone.

Pululando por ahí, de pronto, discerní una cabecita rubia y soñadora a lo lejos. El corazón se me aceleró y me acerqué sigilosamente a la posición de mi presa para lograr distinguir si era ella o no. ¡Y LO ERA! Estaba salvada, mi respiración estaba a mil por hora y no podía dejar de pensar en que iba a llenarla de besos y abrazos. Visualicé un bol lleno de patatas fritas sobre una de las mesas del comedor. Me acerqué y cogí un puñado. Cerré un ojo, apunté, y lancé una directamente a su cabeza. -¡PATATA VA!-advertí, al mismo tiempo que estaba chocaba contra el pelo rubio de mi amada. A los pocos segundos pude advertir la cara de mala leche de Danny, dispuesta a discutir con quien la hubiese sacado de su letargo. Cuando se giró la sonreí, y sin decir ni una palabra más me senté sobre su regazo. -No digas nada. Solo bésame. -bromeé, poniendo un dedo sobre su boca. Luego la abracé. JOPE COMO LA ECHABA DE MENOS.

ELEGANCIA:
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.