Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA GLOBAL: Baile de Navidad II

Albus Dumbledore el Sáb Dic 20, 2014 10:44 am

Recuerdo del primer mensaje :




La Navidad se acercaba un año más a Hogwarts, y todos los alumnos habían sido avisados para la celebración del baile de Navidad que tenía lugar cada año entre los muros del Castillo. Alumnos y profesores, ataviados con sus mejores galas, se agrupaban en el Gran Comedor, adornado especialmente para tal festividad. Luces tenues, un cielo abierto en el techo y nieve cayendo por todos los rincones que se desvanecía antes de tocar sus cabezas. La decoración había sido preparada minuciosamente para que todo fuera perfecto, con las mesas necesarias para que todos los alumnos pudieran compartir tal celebración al mismo tiempo que disfrutaban del baile en el que únicamente ellos eran los protagonistas.

El director, con su natural sonrisa iluminando el rostro pasó entre las mesas, aún vacías, esperando a que fuera la hora acordada. Cuando el sonido del reloj del campanario indicó que eran las nueve, alzó la varita haciendo que las puertas del Gran Comedor se abrieran de par en par, mostrando a los alumnos que esperaban en el hall de entrada la decoración Navideña donde pasarían la noche previa a su marcha a casa. Carraspeo para hacerse notar, a sabiendas que la mayor parte de los alumnos ya se había volteado para mirar el interior del Comedor y giró sobre sí mismo, pasando entre las mesas vacías y esperando a que los alumnos lo siguieran al interior de la estancia. Giró sobre sí mismo sin borrar la sonrisa del rostro. - Pasen, pasen, todo está listo para que comience la celebración. - Guiñó un ojo a un grupo de alumnos de primero que contemplaban ensimismados la decoración y subió hasta la platea donde, posteriormente, los músicos comenzarían a tocar.

- Que raro no veros con uniforme. - Bromeó el hombre, con su habitual tono ambiguo, dando la impresión de estar en su propio mundo. Escuchó a uno de los profesores toser, indicándole que no era manera de empezar un discurso, y no tardó en comenzar a hablar, aunque manteniendo el mismo todo. - Como cada año, la Navidad llega a Hogwarts, y con ella nuestro habitual baile. Las mesas están llenas de la cena que nuestros queridos Elfos nos han preparado para esta peculiar noche, y las bebidas están repartidas por toda la sala. Incluso tenemos nuestros particulares camareros para disfrutar de la velada. - Señaló hacia un rincón, donde un grupo de hombres rubios de trajes negros y pajarita no hicieron mueca alguna. - La pista de baile está lista para que todos disfrutéis de la noche y nuestra particular banda de música nos deleitará durante toda la noche. - Hizo una leve reverencia y se dispuso a bajar de la platea. - Y que comience el baile. - Y en dicho momento, la música comenzó a surgir de todos los rincones, inundando la sala y animando a los asistentes a bailar y disfrutar de la noche.


OFF ROL:
A partir de este momento queda libre la entrada para el baile y este permanecerá abierto hasta el día 20 de enero, dando un mes de margen a todos los personajes para rolear en esta zona.
A su vez, para facilitar las interacciones durante este post grupal, nos gustaría que al principio del post hicierais una breve especificación de con quién estáis y en que zona, para que todo usuario sepa si se está interaccionando con él y no existan problemas a la hora de pasar por alto el post de otra persona por no haber leído los posts de todos los asistentes. Aquí un ejemplo:

Spoiler:

Con Lord Voldemort en la pista de baile.

Texto del post.
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 354
Puntos : 9
Ver perfil de usuario

Invitado el Jue Dic 25, 2014 9:45 pm

Con Luke en la mesa, esperando a Circe para poderla cortar en pedacitos pequeñitos



Nunca debería haber venido. No es que no le agradasen las fiestas, que si le agradaban. Pero en aquella no tenia ganas de coquetear con completos desconocidos y meterse en problemas. Estaba cercana a la navidad y sentía en la punta de sus dedos los nervios de una venidera carta de sus padres. No quería volver a su casa en aquella navidad, pero no veía demasiadas opciones en aquel punto. La galleta se había vuelto cenizas en su boca y ahora se dedicaba a juguetear con el hombrecillo sin cabeza, rompiendo sus brazos y volviéndolos migas entre sus dedos para pasar el tiempo. Sus ojos se deslizaban lentamente por el lugar, en busca de algún rostro familiar. Un rostro rubio, pálido, de ojos claros que era la excusa la había arrastrado a aquel lugar.

Pero cuando el rostro apareció, llevando el resto del cuerpo bajo él, la chica no se acercó a ella, como era de esperar. No, Circe April Masbecth tuvo el descaro de irse a bailar con su horrorosa pareja masculina y dejarla en medio de la nada, de forma que cualquier persona pudiese hablarle. Rompió la galleta por la mitad y con completa naturalidad, la aplastó bajo un vaso de zumo de calabaza. Luego tomó otra, para continuar con su distracción mientras por su mente desfilaban nombres altamente desagradables que le dedicaba telepáticamente a Circe. Sí hasta desearía lanzarle la vaca de su hermano. Entonces, una voz llegó a sus oídos. Decía hola, la palabra mundialmente conocida como iniciadora de conversaciones. Sus ojos se giraron, guiados por pura curiosidad, antes de que ella pudiese impedírselos. Reconocio inmediatamente el pelo rubio de la chica. Como no la iba a conocer si era un dolor de cabeza. Siempre corriendo de aquí para allá, gritando. No quería iniciar una conversación amistosa y una sonrisa algo torcida se formó en sus labios. Mal momento en el que has abierto la boca.

Y la suya propia se entreabrió, tan solo para verse interrumpida por un torrente de excusas. Un chico de su casa. Un… Un… Arg, como se llamaba. Entrecerró los ojos haciendo un esfuerzo por recordar. Luke. Sí, Luke. Era uno de esos pocos sangre limpias de su casa y Robin siempre procuraba conocerlos a todos. Pero se estaba disculpando por algo… Por llegar tarde. Frunció el ceño, sin entender porque debía disculparse. La sorpresa le podía y cuando sacó el ramillete y se lo enseñó (debía admitirlo, muy a su pesar, era bastante hermoso… el ramillete) lo único que atinó a hacer fue a tomarlo entre sus manos. El chico seguía hablando y Robin seguía sin entender nada, hasta que su cerebro le proveyó la memoria de una carta que cierta rubia le había pedido que entregase. Que dejara sobre la cama de aquel chico. De nuevo, un desfile de palabrotas atravesó su cerebro en telepática dirección de Circe. La desgraciada le había hecho creer que iría con ella, cuando en realidad no lo haría. Se la iba a pagar, se la iba a pagar con gritos y sangre, se dijo mientras atinaba a mirar a su acompañante.

Ella no era una persona amable y no dudaría en hacerlo pagar por el error de Circe aunque no fuese su culpa, pero tampoco quería pasar toda la fiesta sola. Su orgullo se retorcía y mordía a su aburrimiento, negándose rotundamente a aceptar un desconocido que ella no había elegido, aún cuando el desconocido no le hiciera daño a la vista. Se puso delicadamente la flor en la muñeca, donde suponía que debía estar y acabó por hacer un balance entre su orgullo y su aburrimiento.

- Gracias- dijo con su voz como de iceberg, menos amable de lo que se suponía que debía ser una pareja. Por sus labios nunca afloró una sonrisa, pero lo invitó a sentarse con un gesto de la mano- podemos comer algo le invitó, haciendo a los mas educados sentirse celosos de sus modales mientras sus ojos se clavaban en la espalda de Circe de una forma asesina- debo esperar a alguien, por el momento.
avatar
InvitadoInvitado

Gabriel J. Blumer el Jue Dic 25, 2014 9:57 pm

Mesas.
Con Danny y Alice.

Estaba tan ensimismado jugando con aquel hurón que no fue consciente de cómo los minutos volaban en el reloj. Sus ojos seguían cada uno de los movimientos del pequeño animal peludo en lugar de prestar atención a su mesilla, donde el minutero había comenzado a correr sin pedir explicaciones a nadie. Echó la cabeza hacia atrás, apoyándose en el alfeizar de la ventana y de golpe la puerta se abrió, haciendo que el trozo de fruta con el que jugaba saliese disparado contra al techo. Su compañero lo miró de arriba abajo. Gabriel hizo lo mismo. Su compañero fue a abrir la boca, pero él fue más rápido. - ¡El baile! – Saltó del alfeizar ante las risas de su compañero que acabó de arreglarse la pajarita y salió escaleras abajo rumbo a la Sala Común donde, posiblemente, su pareja lo estaría esperando.

Como era de esperar, no tardó absolutamente nada en prepararse. En lugar de ponerse un traje como el resto de sus compañero, se quedó con los vaqueros que llevaba puestos y cambió la camiseta roja con propaganda muggle por una blanca de cuello desgastado y encima una chaqueta azul marino de traje. Se miró en el espejo colocándose decentemente el pelo y dio por válido su atuendo, Eso sí, como Kristina lo viera, acabaría por matarlo, o peor, obligándole a ir de compras otra vez, y no sabía muy bien qué le parecía peor.

Bajó hasta el Gran Comedor topándose con un hall de entrada vacío, salvo por una pareja que no paraba de discutir porque la corbata del chico no conjuntaba con el vestido de su pareja. Gabriel fue incapaz de no soltar una carcajada al pasar a su lado, recibiendo la mirada de odio de ambos. Alzó ambas manos en señal de paz y cruzó rápidamente, notando aún los ojos de aquellos dos clavados en su nuca hasta que desapareció entre la multitud que ocupaba todo el Gran Comedor. Sus ojos se iluminaron con tantas luces, nieve y comida. Sí, era un gocho de cuidado. Pasó por una mesa sin pensar demasiado en lo que estaba haciendo y se llevó a la boca un par de galletas con forma de árbol de Navidad. Pasó entre la gente con cuidado de no pisar a nadie y buscando a alguien conocido, pues vivía tan en su propia burbuja que no había tenido la brillante idea de pedirle a alguien ir con él. Aunque de haber tenido la brillante idea, lo más posible es que hubiera preferido quedarse en la cama que llevar a cabo tal hazaña. – Danny, que lo del traje era para los chicos, no tenías que tomarte tan literal la invitación. – Comentó al ver el atuendo de su amiga, el cual contrastaba notablemente con el resto de chicas, incluida la castaña con la que Danny se encontraba. Antes de que la tejona rubia soltara su lengua. – Yo soy Gabriel, un placer. – Tendió la mano a la chica del vestido negro y sonrió dando por hecho que no se trataría de una Slytherin que intentaría matarlo por alguna razón absurda como solían hacer las compañeras de O.

Giró rápidamente para mirar a Danny sin borrar la sonrisa de entre sus labios. – Era broma, estás muy guapa. – Ambos solían llevarse de una manera peculiar. No podía decir si se llevaban bien o mal, pero sí que existía el trato suficiente para poder bromear el uno sobre la apariencia del otro. – Además, ya que yo no voy de traje, lo vas tú por mí. – Se excusó sin borrar la sonrisa.

Mira, para ti. – Colocó una galleta con forma de hombre de jengibre con sus botoncitos y ojos  perfectamente colocados, aunque le faltaba un brazo que se había partido en el camino entre la gente. - ¿Quieres bailar? – Se giró en dicho momento hacia la acompañante de Danny, total, Danny le iba a decir que no sólo por molestarle.

Ropa:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Nico Mirallegro
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : -
Lealtad : Neutral.
Patronus : -
Mensajes : 203
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t827-gabriel-j-blumer

Ian Howells el Jue Dic 25, 2014 10:19 pm

Pista de baile con Circe

Mientras esperaba por Circe, se fijó en que otro chico le estaba observado. Era Zack, un amigo de un curso superior con el que se llevaba bastante bien. El pobre también estaría esperando por su mujer tardona. ¿Era tan difícil llegar a la hora? Ian no le diría nada a Circe, sabiendo como era soltaría un: “Mi pelo aun no estaba preparado” o “sólo me estoy dejando desear”. Saludó a Zack como solía hacerlo, llevándose el dedo índice y corazón a la frente para hacer un movimiento de saludo. Tenía curiosidad por saber quién sería su pareja de esta noche; sabiendo que miraba para abajo, sería una Slytherin, ya que no veo a Zack yendo con ninguna tejona gorda.

El chico sabía que las pajaritas triunfaban, eran menos serias que las corbata y sin duda eran mucho más juveniles. Su comentario medio despectivo sorprendido lo pasó por alto, una buena idea, ya que a continuación comentó una obviedad universal: que Ian estaba bueno. Hubiera sido un buen momento para levantar una ceja, pero teniendo en cuenta que Ian era totalmente incapaz de hacerlo, se conformó con mirarla con cierto narcisismo, señalándose a sí mismo.-Las damas primero.-Tipico pero cierto, si no, no podría mirarle el trasero.-Y te diría que estás increíblemente sublime, pero me contestarías que ya lo sabes con ese tono tan antipático que tienes. Así que sólo te diré: Wow.-Teatralizó ese “wow” con las cejas alzadas a la vez que le miraba de arriba abajo.  

Ian entró a lado de ella y no tardó en sentir su mano sobre la de él, tirando hacia la pista de baile del chico. El chico se dejó llevar y, una vez allí, la chica se puso a recitar las normas de la noche. Ian negó con la cabeza lentamente, sonriendo por aquella situación. Mientras la chica hablaba, Ian le sujetó por la cintura, pegándola a él. ¿Él haciendo el ridículo? Por normal general, en situaciones como estas, solía ser él quién pusiera en ridículo a los demás. Puso un mohín disgustado.-No sé qué te hace pensar que quiero que pase algo entre nosotros... -Contestó Ian, frunciendo los labios sorprendidos.

Lo cierto era que era una obviedad el hecho de que Circe era extremadamente atractiva. Una de las más guapas del curso por no decir la que más. Ian lo sabía y, evidentemente, para él era una chica increíblemente irresistible. No obstante, Ian sabía lo que había, conocía a Circe desde hacía seis años y era consciente de que lo que una vez pasó, ahí se quedó. Ian no era un ingenuo y solía preferir la verdad antes que las mentiras. Evidentemente si Circe no se podía resistir a los increíbles encantos naturales de Ian y le pedía una noche de placer pasional… pues oye, Ian no iba a decirle que no a semejante descendencia de Afrodita. Pero por la otra parte, Circe le caía estupendamente bien como para invitarla al baile sin ningún propósito posterior.-Me caes suficientemente bien como para venir al baile contigo sin ningún propósito oculto.-Le contestó, dejando sus pies quietos en el suelo y le soltó de la cintura, para darle una vuelta por sorpresa y volver a adoptar la misma posición. Casi todas las parejas a su alrededor lo habían hecho, ya que la canción lo requería.-Espero que sea mutuo, no quiero que me acoses después del baile. Asumelo Circe.-Cambió las tornas como si nada, como si hubiera sido ella la que le hubiera dicho algún comentario indecente. En ningún momento se le borró aquella sonrisa pícara del rostro.

Continuó llevando a la chica sin ningún problema, ya que tantos veranos yendo a clases de baile por cortesía de su madre, junto a su hermana y la insistencia de la difunta McGonagall, habían hecho que Ian llevase ese tipo de baile en la sangre.-Aunque explícame eso de los niveles. ¿Cuándo te has disparado o cuándo me has degradado? Porque en una ocasión creo que fuimos del mismo nivel.-Curvó una sonrisa encantadora.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Vie Dic 26, 2014 12:03 am

Mesas por ahí.
Alice&Gabriel

Mi mirada estaba fija en los zapatos de una chica en la mesa de enfrente. Cualquier podría haber estado pensando que mi capacidad para evadirme habia conseguido crear una historia a partir de esos horrendos zapatos amarillos —adivinad, sí, era Hufflepuff, la gente tiene una extraña obsesión de vestirse del color de su casa, en plan defensora del color—, pero no, simplemente estaba pescando en la más profunda inopia. Estaba pensando motivos y razones para que Fren me la jugase así. ¿Por qué me odia? ¿Acaso no sabe que siempre voy sola a todos lados? ¡Por lo menos me hubiera esperado en la entrada para decirme: Danny guapa, he decidido que mejor voy con Rhea para terminar de paliqueármela! ¡HUBIERA SIDO TODO UN DETALLE, FREN MATHIS!

Estaba cabreada, no voy a negarlo, por lo que cuando sentí que alguien gritaba “PATATA VA” y algo cayó sobre mi cabeza, estaba dispuesta a darme la vuelta y ACABAR CON SU VIDA. Fren, me has vuelto una salvaje… le echo la culpa. Sin embargo, cuando me di la vuelta y me encontré con Alice viniendo hacia mí, sonreí ampliamente. Se sentó sobre mí y me abrazó sin dejarme tiempo a decir absolutamente nada. Yo la abracé de igual manera, apretándola fuertemente, porque yo era de esas personas amantes de los abrazos y me gustaba dar abrazos fuertes y amorosos. Menos a Fren, a ese le voy a aplastar la cabeza.

Hacía tiempo que no te daba un abrazo —comenté aún dándole el abrazo, luego de un rato me separé— Estás toda guapa. ¿Por qué me has abandonado? ¿Tus amigas de sexto son más guay que yo, o qué? —pregunté falsamente indignada, consciente de que estaría bastante ocupada.

Después de aquello, los planetas se habían alineado para que todas aquellas personas que se molestarían en venir a saludarme en un baile, vinieran a la vez. Luke estaba ocupado con esa mujer de rizos perfectos y Fren y Rhea también estaban ocupados. Gabriel, un Ravenclaw que, en realidad, me caía bien pero no quería admitirlo, apareció delante nuestra casi sin darme cuenta de dónde venía. Le miré con los ojos entrecerrados al escuchar su comentario. Meh meh meh meh, bláh… No me dio tiempo a decir mi súper diálogo, ya que se presentó a mi amiga.

¡Claro que voy guapa! ¡Me sorprende tu tono de sorpresa! —en realidad incluso me había sonrojado, por eso mi actitud, para que no se note demasiado que el comentario de mi casi amigo que me tira bolas de pergamino por los pasillos me ha hecho sonrojarme—. Mejor así, un traje no te pega.

Fue entonces cuando tras darme una galletita MUY MONA le pidió bailar a Alice. Iba muy guapa, era normal que deslumbrara  y me ECLIPSARA. De todas maneras, no me importaba. Ya nada me importará esta noche, así que como me daba igual quedarme sola, ya que podría irme a atiborrarme de comida por ahí, animé a Alice a ir, ya que suponía que ir con un chico al que no conocía mucho no le daría mucha confianza.

Aunque no lo parezca a simple vista es un chico simpático. Aunque no parece bailar muy bien, aunque tú tampoco eres una experta… —miré a Alice con una divertida sonrisa y una mirada de lo más inocente, recordando los años anteriores con nuestros súper pasos un tanto ridículos. Eso sí, risas para todo el año— Así os complementáis —la animé, encogiéndome de hombros con una sonrisa en el rostro.

En realidad era una sonrisa sincera, pero me daba pereza sonreír. No tenía ganas. Estaba demasiado ocupada pensando en una estratagema maestra para vengarme de Fren.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 30.720
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1298
Puntos : 711
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Vie Dic 26, 2014 3:37 am

Con Joahnne Herondale,
Mesa de comidas.

Los pequeños copos de nieve caían lentamente por sobre la cabeza de los muchachos que disfrutaban el baile, estos desapareciendo al momento de entrar en contacto con la cabeza de algún estudiante o al llegar al piso. Un encantamiento común para estas fechas utilizado en el salón comedor. No importaba las veces que se apreciara, era simplemente fantástico. Los vestidos de las chicas elevados por los brazos masculinos de sus compañeros danzantes, era la vista que se tenía de esta maravillosa fiesta, todos estaban aquí por esta razón en particular, disfrutar la navidad.

¿Era este el caso de Rubén? El muchacho aún no estaba seguro de que era lo mejor de la noche, si la hermosa música interpretada por la orquesta del baile, o la sonrisa de su compañera y amiga en sus brazos al levantarla por los aires. Era algo completamente nuevo, distinto a todo lo que había experimentado años anteriores. Esta vez no era la mirada pegada al piso tratando de no pisar a su compañera, ni la divagante mirada hacia la decoración. Esta vez era una mirada clavada en la sonrisa de su mejor amiga. “Rayos, esto está bastante bien ¿Por qué no lo hicimos antes?”, se preguntaba Rubén mientras giraba abrazado de Joahnne con una sonrisa grabada en su rostro. Una sonrisa sincera y amplia, estaba disfrutando del momento, sus pies se movían prácticamente por si solos, parecía que los pasos aprendidos en los primeros años estaban grabados por completo en sus pies, con los cuales llevaba de Joahnne en un maravilloso baile. –¡Que va! Si soy pésimo jaja- Dijo el chico ante el cumplido de su amiga llevándola alrededor de toda la pista de baile.

Cuando la música ceso la muchacha se dejó caer en el pecho del chico, este sorprendido la abrazo con la respiración un tanto agitada de tanto bailar. Todo bien hasta que un pequeño detalle resalto en la situación para el muchacho, el vestido escotado de la chica no parecía más que una tela cubriendo el puro cuerpo de tal doncella, delicado, tanto al punto de permitirle sentir los suaves pechos de Joahnne apretarse contra él.  Sus mejillas tomaron un pequeño rojizo mientras su respiración parecía agitarse, hasta que el momento que la chica le hablo para agradecer por tan maravilloso momento. –No, no, gracias a ti por querer pasarlo conmigo, de haber sabido que con solo bailar así nos divertiríamos de esta forma hubiera rechazado a las que me invitaron antes.- Le respondió mientras se separaban del abrazo para separarse de tal situación. “Eso fue…” Pensaba Rubén mientras traba de asimilar la situación, hasta que la muchacha tomo su mano llevándolo a rastras hasta los platos de comidas.

Joahnne comenzó a iniciar conversación con el muchacho impidiéndole pensar en lo que había ocurrido, haciendo que lo olvidase por completo del momento. –¿Alcohol? Solo un Slytherin se arriesgaría con algo así- le respondía a Joahnne mientras miraba dudoso el ponche pensando si era posible que estuviese encantado o con alguna esencia que lo alterase.  Mientras Rubén buscaba en los postres algo dulce para su paladar la muchacha comenzó a disculparse por el atrevimiento de tironearlo para todos lados haciendo lo que ella quisiese, hasta que sin previo aviso le abrazo. –No te preocupes idiota, es navidad y debemos divertirnos.- Le dijo mientras la abrazaba de vuelta. Rubén apego su cabeza a la de ella mientras disfrutaba del abrazo. Así eran las cosas, eran amigos y ya, no había espacio para malentendidos por roces indebidos, o eso era lo que pensaba el muchacho. “¿Estaría mal si…?”, detuvo su pensamiento mientras se separaba mirando el rostro de la pelirroja, sus manos sostenían las de ella y de una forma inconsciente una pequeña caricia en la parte superior de estas ocurrió por parte del chico. –¡Perdón! jaja- dijo mientras soltaba sus manos girándose para tomar un pastelillo. “No seas tonto Rubén, es solo tu mejor amiga” se dijo a si mismo mientras le daba una gran mordida a su aperitivo. –¿Quieres?-  Le ofreció uno a ella mientras se sentaba para descansar un poco sus pies. -¿Qué quieres hacer? A mí me viene bien mientras nos divirtamos juntos.-.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Vie Dic 26, 2014 4:40 am

Si nos poníamos a contar la cantidad de veces que Axel había asistido a un baile, probablemente no terminásemos nunca. La familia Crowley poseía una gran cantidad de contactos y, debido al gran poder económico que poseían, solían crear bailes. Si no eran ellos, eran otras familias y, siempre, debía de asistir Axel. Por suerte estando en Hogwarts se libraba de muchas, pero en verano, dónde se hacían las mayorías, debía de asistir por obligación. Solía bailar, sobre todo, con su hermana. Adoraba a su hermana, pues de no haber nacido él, ella probablemente hubiera sido la oveja negra de la familia. Al final Axel se quedó en negra y la hermana sólo es gris. Por esa razón tenía tanta naturalidad en sí mismo en baile como estos.

El chico sonrió, curvando una sonrisa de lo más cómplice. No era ninguna proeza saber bailar así cuando te habían obligado a aprender por la fuerza, por eso en cierta manera estaba seguro de que no iba a hacer tanto ridículo como en Londres. Aunque si se ponía a pensar, solo sabía bailar ese tipo de baile y ninguno mucho más complicado. No era su fuerte, ni le gustaba bailar, por lo que se había quedado con lo mínimo para contentar a sus padres.

-Igualmente. Pensé que iba a tener que soportar tus pisadas.-Bromeó.-¿Dónde has aprendido? Lo mío se debe a obligación por parte de mis progenitores.-Puso los ojos en blanco.-En realidad no me gusta demasiado bailar.

Era la primera vez que Lluna bromeaba con él sobre el asunto de ser un repetidor, aunque más bien, era la primera que vez que alguien bromeaba con él por eso. Era sabido por la gran mayoría de los Ravenclaw, sobre todo, que Axel era uno de los más inteligentes y el hecho de haber repetido, algo difícil en Hogwarts ya que casi todo el mundo se gradúa en su año, le había hecho ser algo más “famosillo” dentro de su sala común. Era curioso, ¿pero habéis pensado que ahora Axel tiene que compartir dormitorio con gente random con la que nunca antes ha compartido? No había sido un cambio precisamente beneficioso. Ahora tenía un compañero que tenía un mono, era horrible dormir al lado de un mono.

-Qué graciosilla…-Se rió.-Pues sorprendentemente, tengo más expectativas en no ponerme malo, sería mala suerte. ¿Qué me toca este año? ¿Viruela de Dragón? Lo de aprobar lo llevo en la sangre. Creo que si me llegan a dejar venir hecho un vegetal a los EXTASIS, los hubiera aprobado.-Dijo falsamente altivo. La verdad es que la altivez y Axel no se llevaban bien. Nadie tenía la culpa de ser más tonto, menos guapo o más estúpido que él, por lo que recordárselo y alardear de sus capacidades no solía ser parte de su faceta.

Continuaron bailando tranquilamente. No había prisa y por parte de Axel, aunque no fuera el mayor fan de los bailes, se lo estaba pasando realmente bien. Le gustaba bailar con una persona que supiera, pues el baile se hacía mucho más ameno, además de que era todo un placer poder mirar a los ojos a la chica sin que se preocupara de no pisar a su acompañante. Todo un punto a su favor. Fue entonces cuando el Ravenclaw sintió algo más de aire a su alrededor, notando como la gente se había esfumado, o bien a comer o simplemente alejado de ellos. Tenía la mirada fija en Lluna, aunque de vez en cuando su mirada se desviaba a observar el alrededor.

En cierta ocasión, su mirada se cruzó con la de O., iba vestida con un elegante vestido negro y su mirada era tan persuasiva como siempre. Hacía mucho tiempo que no hablaba con ella y sólo habían coincidido en el momento dónde Axel se enteró de que ya iba con alguien al baile. Estaba acompañada de su pareja, un Slytherin de séptimo que a Axel no le caía precisamente bien. Ahora le caía peor.

Volvió a mirar a Lluna, ante las palabras que decía. Alzó ambas cejas. ¿Ella la envidia de todas las chicas? Seguro que sí.

-Normal, eres guapa y bailabas bien. Muy pocas pueden alardear de ninguna de las dos cosas… -Comentó el chico con gesto inocente. Luego se dio cuenta de a lo que se refería y ladeó una sonrisa.-Oh sí, se estarán corroyendo de envidia por verte asistir al baile con el único repetidor de mi promoción. ¡Encima Ravenclaw! No todas pueden tener ese honor…-Ironizó con una amplia y encantadora sonrisa, alzando la mano de tal manera que la chica giró bajo ella. Volvió a sujetarla por la cintura.-Yo sí puedo decirlo. Todos los chicos estarán envidiándome, que he conseguido a la única chica que no pisa los pies…-Y, con una suspicaz mirada, miró a la pareja de al lado, que, el chico al regañadientes, iba cojeando hasta una silla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Dic 26, 2014 6:23 am

Con Rubén Hansfeel husmeando la comida y las charlas ajenas.

Los movimientos en la pista de baile, decorada con la nieve y los pilares congelados, fueron exquisitos para la noche. Para una noche entre estos dos mejores amigos, se conocían desde pequeños y aquello no se había oxidado en ningún momento de la relación. La correspondencia era algo habitual para ellos, deseaban seguir en compañía del otro y desde esa meta se consiguió lo que, en el presente, tienen. Las emociones se habían vuelto confusas en Joahnne desde el comienzo del curso iniciado, sexto estaba siendo un año de grandes cambios, algo que no estaba pudiendo tolerar la pelirroja. Sabía muy bien que estaría en las buenas y en las malas Rubén pero no podía contar con ello todo el tiempo, esto era algo que la atosigaba constantemente por lo que se planteaban diversos motivos. En un primer lugar, la muchacha se daba cuenta que crecían y ambos tomarían otros caminos, provocando que la reciprocidad consiguiera decaer un poco. En segundo lugar, la dependencia que tenía comúnmente Joahnne con respecto a su amigo de Gryffindor. Y por último motivo se tomaba a los celos, algo que no quería rascar demasiado la pelirroja. Aquella zona le aterraba, temía que pudiese sentir algo más que amistad aunque claro que muchas veces decía que este era un amor platónico.

Ameritaba tener sus pensamientos alejados y posicionarse en el hoy, disfrutar de aquel baile de navidad que por mucho tiempo había molestado por tener. “Rubén me acompaña, no puedo desperdiciar esta noche.” Pensó en los momentos que arrastraba al joven mencionado por los pasillos, que dejaban las mesas, por un poco de ponche y algo tal vez para comer. Con este deseo recordó algo que había leído por internet, no deseaba que le pasase ninguna de esas cosas. “Espero que no me hable de alguna ex, aunque nunca he conocido alguna novia ahora que lo pienso…” su dedo índice comenzó a dirigirse directo a su boca, morderse las uñas era una de sus manías cuando pensaba demás. “No importa, luego hablaremos de ello, tampoco quiero pasemos una mala noche por mis pensamientos tontos. Si seré una niña.” Se quejaba dentro de ella misma, se notaba que estaba sobrepasando la opinión del castaño. Ya lo había arrastrado demasiado al pobre en menos de una hora.

Aceptaba que todo estaba saliendo bien entre los dos y no había ningún motivo del cual retirarse de la fiesta antes de tiempo. Él no se había sobrepasado con ella en mitad de la danza, ni ella había pisado los pies del joven castaño. El vestido seguía en pie decorando su piel pálida, sin ningún corte imprevisto ni una mancha indecorosa.  –Sí, me gusta mucho estos panecillos.- mencionó al tomarlo de las manos que ofrecían, observó cómo Rubén se había sentado en la mesa sin ningún problema.  Ella no tuvo mejor idea que sentarse a su lado posicionando las piernas encima de las de su amigo, la tela se abría por un muslo y daba a la vista la pierna seductora de la Gryffindor. –Y no lo sé, creo que nuestra casa también tendría la osadía de meter alcohol a la fiesta. Hace poco que han hecho travesuras y nos han bajado puntos así que lo dudo.- pasó uno de sus brazos por detrás del cuello del joven, dio un mordisco al panecillo y lo degusto. –Hmmm, está muy rico. Dumbledore siempre hace unas veladas preciosas.- comentó mientras se daba un poco la vuelta para tomar un vaso con jugo de calabaza. - ¿Te acuerdas cuando probamos esto y casi la escupimos en nuestras caras? – rio ante el recuerdo de su primera noche en Hogwarts.

A una mesa, había unas chicas que hacían bullicio. Parecía que Danny había tenido problemas con su pareja puesto que estaba un tanto amargada, claro que esto cambió cuando Alice cayó encima de la rubia. Admiraba aquella amistad, siempre unidas en buenas y malas.  “Hace gracia juntas.” –Mira esas chicas de Hufflepuff, parecen la pareja perfecta. Creo que si hay votaciones por mejor pareja las votaré.- murmuró cerca de su oído. Volviendo de nuevo a la pregunta.- Perdón me olvidé de contestarte por andar de curiosa… Creo que haremos lo que te plaza a ti, ya me he sacado el gustito de bailar con mi mejor amigo. – la música comenzó a cambiar, unas muchachas de diferentes casas se ubicaron en el escenario, delante de la orquesta que se encontraba hace minutos. Parecía que nos iban a dar un show exclusivo y digamos que no lo hacían para nada mal, hasta le agradaba el sonido de las voces que se integraban. –Cantan muy bien.- decía asombrada observando a las jóvenes bailar mientras cantaban con sincronía.

Cambiando de música. Vamos que esto es una fiesta:
avatar
InvitadoInvitado

Natalie Corvin el Vie Dic 26, 2014 1:04 pm

Si me hubieran dicho que iba a ser la envidia de todos los chicos el año pasado, probablemente le hubiera mirado con una irónica mirada. Este año, al ganar inesperadamente la votación de la más sexy de Corazón de Bruja, si que he sentido que mi autoestima ha subido y puedo creérmelo. No solo por eso, ya que al parecer me he vuelto “un poco” famosa entre toda la gente sólo por esa estupidez. Sonrío ante su comentario.
-Y yo de todas esas que babean por ti. ¿Cuántas peticiones para ir al baile has recibido?-Pregunto con curiosidad. Siendo Zack seguro que ha recibido de más de una.
Yo por mi parte si había recibido, aunque la que más me sorprendió fue la de un Hufflepuff de tercero con más valentía que cualquier Gryffindor. Obviamente no contesto a ninguno, no merece la pena y la ignorancia es la mejor manera de evitar que repitan sus ilusos e incesantes métodos de intentar captar la atención de alguien que le saca demasiada ventaja.
Tras ofrecerle mi mano, ambos entramos al interior del Gran Comedor, con la intención de pasarlo bien. Rara vez un baile de navidad me ha resultado malo, pues normalmente siempre tengo todo lo que quiero. En este caso y por última vez, tengo una de las mejores parejas que podría querer, por lo que amenaza con ser incluso mejor que los anteriores.
Le pregunto retóricamente a Zack que si se había dado cuenta de que va a ser nuestro último baile de Navidad de Hogwarts. Por su parte, no parece influenciarle. Por mi parte, echaría de menos este castillo, pero no por mucho tiempo. Ahí fuera sin duda voy a encontrar todo lo que necesito tanto como para pasármelo mejor como para conseguir que mis padres dejen de subestimarme sólo por estudiar aquí. Por lo que en realidad quería graduarme, lo único que me echa hacia atrás es vivir durante los trescientos sesenta y cinco días del año en la casa de mis padres.
-¿Los Dankworth hacen baile en todas las estaciones del año? ¿No os aburrís?-Pregunto con curiosidad.-Aunque con gusto voy, me encantan los bailes.-Realmente lo que me gustaba era bailar y poder hacerlo vistiendo un elegante vestido. Sin duda yo había nacido para vivir bajo todas las comodidades posibles.
Esbozo una sonrisa cuando casi por instinto ambos nos posicionamos perfectamente para bailar en medio de la pista de baile, llamando la atención de lo que están a nuestro alrededor. Él comienza a llevarme, con tranquilidad y con tanta naturalidad que parece que está simplemente caminando.
-Sabiendo que los Dankworth hacen un baile cada estación, no me extraña que bailes tan bien.-Tuve que decir, con una dulce sonrisa en el rostro.-Aunque me sorprende que me lleves tan bien. Por regla general suelo encontrarme con patanes que se creen que mis piernas sirven para ser pisadas.-Añado, sin apartar mi mirada de sus ojos.
Un baile se diferenciaba entre bueno y malo si ambos acompañantes estaban atentos a los ojos de su pareja y no a los pasos que estaba haciendo.
-¿Ya sabes qué hacer cuando te gradúes, Zack?-Pregunto.-Porque ninguno de los dos va a repetir. No seremos tan tristes.-Digo poniendo divertida los ojos en blanco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Bárbara Palvin
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Desmemoriz
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : -
Lealtad : Error 404
Mensajes : 389
Puntos : 268
Ver perfil de usuario

Circe A. Masbecth el Vie Dic 26, 2014 2:12 pm

A pesar de las evidentes diferencias entre ambos, resultaban ser personas de lo más similares, por lo que llevarse mal parecía algo lejos de sus posibilidades. Por su parte, Circe tenía en alta estima a Ian, es más, podría decirse que incluso llegaba a tenerle aprecio. Le consideraba un amigo, de esos pocos que realmente se habían ganado ese puesto, pero eso no quitaba que la hostilidad reinase cada vez que se juntaban. Ambos tenían demasiado carácter como para morderse la lengua y dejar tranquilo al otro y, del mismo modo, eran demasiado narcisistas como para no alagarse a sí mismos antes que a sus respectivos acompañantes, como quedaba a la vista en aquel momento.

Siguiendo la iniciativa del chico y siendo consciente de la afición de los hombres para mirar traseros ajenos, pasó en primer lugar para luego girar ligeramente la cabeza para visualizar a Ian, quien tenía la costumbre de no cerrar la boca en ningún momento. – Nunca está de más que hagas un cumplido. Se nota que no tienes demasiado éxito con las mujeres, aunque con esa personalidad tan única que tienes, es un desperdicio que alguien no haya decidido todavía tirarte desde alguna de las torres del castillo. – Afirmó con total indiferencia y con una sonrisa de lo más falsa inundando la totalidad de su rostro. Hacía seis años que ambos se habían conocido, y aunque en un principio habían resultado ser más afines de lo que creían, la relación entre ambos no había tardado en tensarse hasta el límite de tratarse como la última mierda viviente sobre la faz de la tierra. Las cosas habían ido cambiando con el paso de los años y la madurez de ambos (si es que podía denominarse como tal), y ahora podían incluso pasar tiempo juntos sin llegar a matarse.

No tardaron mucho en cruzar el umbral de la puerta y toparse con aquel barullo de personas que luchaban por hacerse con el mejor sitio para tener al alcance el mayor número de alimentos y donde tuvieran buena visión para ver traseros ajenos, incluso algún que otro tocamiento. Por su parte, ambos avanzaron entre la multitud hasta aproximarse a la pista de baile. Notó las manos ajenas sobre su cintura y rodó los ojos al terminar de hablar. – Ese pitufo que tienes entre las piernas y que, como todo hombre, estás deseando enseñar al mundo como si se tratara de un trofeo de lo que estar orgulloso. – Apretó los labios hasta que estos adquirieron un tono blanquecino y luego devolvió su habitual sonrisa a su rostro.

Lo que estaba claro es que lo que había pasado una vez entre ellos no iba a volver a pasar. Era como un agujero negro que no hacía falta recordar, que sería mucho mejor dejar en un rincón del olvido donde nadie pudiera saberlo jamás. Circe actuaba como si las cosas no existieran si no hablaba en voz alta de ellas, y lo cierto es que jamás había cruzado palabra con Ian sobre aquel tema que había preferido dejar en el olvido. – No sé si podré resistirme a no perseguirte como una loca por todos los rincones de nuestra Sala Común después de esto. – Tiró ligeramente de la pajarita del chico, haciendo que esta se despegara unos pocos centímetros de su cuello, para luego soltarla y hacer que se estrellara de nuevo contra su piel sin preocuparse sobre si podría doler o no.

Sus pies se movían bajo el vestido, guiados por los de su acompañante aunque ninguno de los dos parecía darle demasiada importancia al baile. Algo por lo que se caracterizaban las familias de la alta sociedad del mundo mágico era por la afición de realizar fiestas cada poco tiempo donde todos los miembros de las familias influyentes y poderosas del país debían asistir. Circe había acudido a tantas que había perdido la cuenta, y los bailes, sucediéndose monótonamente unos tras otros, ya se habían convertido en una costumbre que no le causaba ni la más mínima emoción. Al igual que aquel baile, donde lo único que le apetecía ver era la cara de Danny al darse cuenta que su pareja había optado por dejarla tirada.

Digamos que Ian era una persona atractiva, de esas que cuando ves por la calle te giras para mirar bien, pero no era para tanto cuando abría la boca. Ni cuando la cerraba. – Eso pasó una vez, y tanto tú como yo sabemos que fue un error. – Afirmó sin dejar de moverse lentamente en la pista del baile según el ritmo que la música y su acompañante marcaban. – Siempre has estado varios niveles por debajo, no te hagas el sorprendido. – Añadió antes de girar como el resto de parejas hacía en ese preciso instante. Durante el giro algo quedó a su vista y una sonrisa inundó su rostro. En un lado pudo ver como Robin, con su natural pelo y ataviada con un bonito vestido que contrastaba con su tono de piel, estaba asqueada en una mesa junto a Luke. Y no a demasiada distancia estaba Danny con su compañera con cejas prominentes y otro chico que no parecía tener demasiado buen gusto a la hora de elegir compañías. - ¿Has visto a Damon por alguna parte? – Volvieron a girar, cambiando esta vez hacia otro lado de la pista, más alejados de la mesa donde Robin y Luke se encontraban. – Creo que tenía incluso pareja. – Lo cierto es que no tenía la más remota idea, pero si no se lo había pedido a ella era porque iría con alguna chica con la que tuviera oportunidades de acabar en la cama y no tirados en el sofá de la Sala Común criticando a todo el que pasara. - Y me gustaría saber quien ha tenido los ovarios de decirle que sí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 14.400
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1288
Puntos : 992
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Invitado el Vie Dic 26, 2014 8:20 pm

Seguí un buen rato profundamente concentrada en mis pensamientos. Sin duda alguna Axel era el chico más guapo e interesante de Hogwarts. Cierto era que había repetido un curso, hecho que difícilmente me entraba en la cabeza y mucho menos llegaba a comprender, pero probablemente había sido un desliz, algún contratiempo. Aquel chico no estaba en Ravenclaw por nada y si no fuera porque me daba una pereza tremenda no me importaría tener con él más que palabras. Pero bueno, tampoco era que estuviera obsesionada, ni mucho menos, solo que cuando alguien destacaba por encima del resto era difícil no prestar atención.

Negué con la cabeza un par de veces al percatarme de a quién estaba acompañando, mientras analizaba a la susodicha como si mis ojos se trataran de escáneres. De hecho, agradecí a Annika que se acercara, pues me estaba poniendo enferma. ¿Cómo se podía ser tan hortera? ¿Acaso no tenía amigas que le dijeran que no saliera así de la Sala Común? Lo peor de todo era el peinado. Y el color de su piel. ¡Por favor! ¡Que en Londres hay playas! ¿De dónde ha salido esta chica? ¿Y por qué está con Axel? A veces el mundo tiene demasiados misterios que nunca alcanzaría a comprender. - ¡Annika! - No sabía exactamente cuánto tiempo llevaba allí observándome, aunque algo me decía que más del que yo imaginaba, ya que me había quedado realmente impactada por aquella escena. - Estas preciosa. - Le dediqué una amplia sonrisa, mientras me levantaba y le cogía la mano para que diera una vuelta. Le faltaban ciertos retoques, pero no podía negar que había avanzado desde el último año, desde luego. - Es un color muy acertado, ¡y qué decir de tu peinado! Estás espectacular. ¿A quién has venido a conquistar? Si es a mí ya me tienes en el bote. - Bromeé, invitándola con la mirada a que cogiera una bebida de la mesa.

Sin embargo, no nos dio tiempo a alargar demasiado la conversación, puesto que al alzar la mirada para no perder de vista a "el bello y la bestia" me encontré de frente con una de mis amigas más preciadas de Ravenclaw, Juliette. Me encantaba su nombre, me parecía súper elegante. Me adelanté hacia ella y la agarré de la mano suavemente para que se acercara a nosotras. - ¿Has visto qué guapa ha venido Annika? - Le dije, alabando a la chica. - Aunque tampoco tiene nada que envidiarte... - Le dije con una dulce sonrisa. - Estoy orgullosa de vosotras, chicas. - Comenté, mientras le tendía una bebida a Juliette. - ¿Un brindis? Por las chicas con más glamour de Hogwarts.- Alcé mi copa con un aire triunfal bastante gracioso. - Qué demonios, de todo Londres. - Y solté una carcajada alegre.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Dic 27, 2014 12:25 am

Mesas&sitios aleatorios.
Danny&Gabriel.


Y ahí estaba un año más, haciendo el idiota con Danny. Había sido verla de lejos y lanzarme a su cuello. ¡No podía ser que pasásemos tanto tiempo separadas últimamente! Todavía teníamos travesuras pendientes, y el tiempo pasaba, y las travesuras seguían pendientes. Al mismo tiempo mi lista negra (o verde) se seguía llenando, y ya tenía muchas ganas de hacer explotar la sala común de ciertas serpentujas. Pero en ese momento solo pensaba en que estábamos creciendo, ambas. Pronto seríamos viejas decrépitas que cumplen las normas. ¡Hasta me había convertido en prefecta! Había jurado seguir siendo yo misma siempre, y eso jamás cambiaría. Danny y yo siempre seríamos las mismas, y nuestra relación siempre sería la misma. Haríamos tonterías, bromas (a otros o entre nosotras), nos entenderíamos en los momentos de desesperación, compartiríamos castigos, y, sobretodo, nos querríamos incondicionalmente como hermanas.

-¿Más guays que tu? ¡No existe nadie más guay que tu! De hecho, eres lo suficientemente guay como para seguir diciendo guay. Ya nadie dice guay. -bromeé, dándole un suave codazo no tan suave. Era tradición, nos hacíamos daño con amor.

Pero antes de poder volver a las andadas con mi rubia preferida, de arrastrarla a la pista de baila a menear el esqueleto y pisarle los pies a medio colegio, un chico con gesto amable apareció. Al ver como trataba a mi amiga me imaginé que ya se conocían, y que de hecho se llevaban bastante bien. Eso eliminaba la posibilidad de que fuese otro sly resentido, así que me mostré abierta con él. -Yo soy Alice. Encantada de conocerte. -dije con una amplia sonrisa, mirando a mi amiga de reojo. ¿Le gustaba? No estaba segura. Creo que nunca había habido un chico que realmente le gustase a Danny, o al menos que me lo hubiese contado. Pero ese podía ser el primero, me gustaba para ella. Tenía una sonrisa amplia y resultaba amable. Además era guapo. Apreté su mano con delicadeza a modo de saludo, sin dejar de sonreír. Le habría soltado un codazo a Danny si no hubiese resultado demasiado visible.

Me reí ante su broma por el atuendo de mi amiga. La verdad es que el armario de Danny podría haber provocado que muchos estilistas enloquecieran. Era a la vez tan grandioso y tan falto de lógica, que resultaba brillante. Pero mi rubia siempre estaba guapo. Y eso era INDISCUTIBLE. Salvo por mi, que la podía llamar fea cuanto quisiera, porque para eso era MI rubia.

Después de aquel enternecedor episodio, el chico se giró y me invitó a bailar, pasando por un segundo de mi amiga, a la cual dejó con una galleta para que se entretuviese (cual perro, igualita). La miré con duda en el rostro, ya que no quería dejarla sola bajo ningún concepto, pero ella sonrió animándome a bailar con él y yo no tuve más remedio que aceptar. Era mono, pero yo lo quería para Danny. Podíamos compartirlo si finalmente decidía que le gustaba. -Claro. -acepté con una sonrisa. -Pero no prometo que no vaya a pisarte. -reí algo nerviosa. No estaba acostumbrada a ese tipo de proposiciones, pero me dejé llevar y recé porque mis pies no me fallaran. Danny tenía mucha razón sobre lo de que era una torpe, y no me apetecía ganarme más enemigos por mis pisotones.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Sáb Dic 27, 2014 12:50 am

Tenía razón; Ian podía llegar a ser realmente insoportable. Sobre todo con aquellas personas a las que no le importaba lo más mínimo molestar, aquella que veía y era incapaz de reprimir algún comentario grosero porque es que se lo ponían a huevo. Aunque en ocasiones tenía la sensación de que era él solo el único que pensaba esas cosas, ya que era el único capaz de soltarlo a la cara sin que le importara las consecuencias. Casi siempre más de uno reía y eso significaba que no era el único que lo pensaba. Por esa misma razón, no era absolutamente nada bueno con las mujeres. No se ganaba a ninguna, aunque decir verdad, ninguna había llamado la atención del Slytherin hasta límites de querer cambiar para que fuera recíproco el interés.

Por esa razón, se conformaba con amistades que le soportaban, amistades que, sin deber nada a nadie, podían ser igual de satisfactorias que cualquier relación más serias. Sin contar a Circe, “que está a otro nivel”, o eso iba a dejarle pensar. Aunque por mucho niveles que fueran, Ian no estaba interesado en ella. Después de la última vez, sería muy raro volver a repetirlo. Dejarían de hablarse de por vida sólo por la situación tan extraña que supondría.-No me interesa el éxito con nadie que no llame mi atención. Tírame tú… ¿O acaso es que a ti si te gusta mi adorable y exquisita personalidad?-Curvó una sonrisa encantadora frente a la falsa que ella había decidido mostrarle.

No entendía que obsesión tenían las mujeres con pensar que todos los hombres siempre quieren mojar el churrito con ellas. ¡Que no mujer, que no! Bueno, que si quieren, pero normalmente suelen elegir. El ego de la chica se expandió por momentos cuando daba tantas cosas por hecho, pero qué se le iba a hacer, Ian ya estaba acostumbrado a ese tipo de comportamientos y le hacían bastante gracia.-Mi pitufo es más selecto y no le gusta repetir.-Le guiñó un ojo con altivez. La verdad es que si se ponían de chulos finalmente lo más sensato sería cambiar de tema. Para cada cual más cabezudo.

Después de aquello Ian sonrió ante su irónico comentario mientras le tiraba de la pajarita. Era de elástico, pero al impactar contra su cuello no le dolió, simplemente fue una breve molestia. Luego Ian arrugó el entrecejo cuando dijo que había sido un error. Él no estaba de acuerdo. Había sido raro, eso sí. ¿Pero un error? ¡El sexo nunca es un error! Sacudió la cabeza mientras se encogía de hombros. Nunca entendería a las mujeres, eran cada una peor que la anterior.

Luego preguntó por Damon e Ian sonrió. Una pregunta le pasó por la mente… ¿Damon estaría en su mismo nivel o en el mismo que Ian? No sabía exactamente si quería saberlo o no, al fin y al cabo, Circe siempre había tirado más por Damon.-La última vez que lo vi estaba preparándose.-Continuó con la sonrisa en su rostro y pudo divisar en la otra esquina de la pista de baile a Zack bailando con Natalie. Zack si que se había ganado el gordo. Luego miró a Circe y soltó un bufido.-Posiblemente esté en el vestíbulo esperando por su pareja, un pareja que está actualmente bailando con Zack, su pareja de verdad.-Se encogió de hombros con falso gesto inocente.-Deberías haberle visto cuando recibió la carta, sus ojos se iluminaron como si centenares de farolillos de amor hubieran en su interior. Posiblemente un rostro totalmente opuesto al que tiene ahí fuera en una espera eterna o el que tendrá cuando se de cuenta de que no va con quien esperaba.-Luego se rascó la cabeza con un gesto divertido, poniéndose de puntillas para buscar a Edward.-Y no sé dónde se metió Ed, pero a él le mandé una de tu parte.-Se rió divertido.-Quería reírme, pero se ve que te ha dado plantón.-Y justo en ese momento sujetó a Circe por la cintura con ambas manos y la subió momentáneamente en un fugaz giro, típico movimiento que McGonagall les hacía repetir hasta quedar perfecto.

Le daba igual contárselo en aquellos momento a Circe, total, ambos ya estarían seguros de que iban con quienes en realidad no iban. Además de que Ian solía firmar lo que hacia, por lo que terminaría riéndose de ambos tarde o temprano, dejando claro que había sido él el causante de su falsa ilusión.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Gabriel J. Blumer el Sáb Dic 27, 2014 1:23 am

Pista de baile.
Con Alice y Danny.

Su idea de un baile de Navidad se limitaba a sentarse cómodamente en una mesa mientras que con una mano sostenía una copa con algún tipo de bebida sin alcohol con un sabor mágico y peculiar y con la otra se apresuraba a tomar el mayor número de alimentos curiosos que se encontraban a su paso. No era de esas personas que iban a los bailes para bailar, como bien su nombre indicaba. Prefería mil veces escuchar la música tranquilamente, tomar algo que en otra ocasión no tomaría, y toparse con una buena compañía con la que pasar la noche. Pero, como el resto de años, no había tenido la idea de quedar previamente con alguien para pasar la velada. Prefería el límite de buscar compañía la misma noche del baile, o más bien le importaba tan poco aquella celebración que no se había acordado hasta que uno de sus compañeros de cuarto había entrado a todo correr mientras se arreglaba el traje perfecto para aquella noche.

Ver una cabeza rubia a lo lejos podría no ser nada para cualquier otra persona. Podría haberla confundido con cualquier otra cabeza rubia, pues viviendo en Hogwarts, lo raro era no ser una chica rubia. Por suerte, él no era una chica rubia, sino sería todo un poco extraño, especialmente por compartir dormitorio con cuatro hombres que, seguro, lo miraban con lujuria, pues de ser una chica rubia, sería una muy atractiva. Pero el caso es, que de dedicarse a lanzar bolas de pergamino reutilizado (reutilizado como proyectil) había conseguido diferenciar la cabeza rubia de Danny de cualquier otra cabeza rubia. – Venga mujer, no te lo tomes a mal, que era un cumplido. La próxima vez te digo que pareces la pareja ideal de Chewbacca y así no te sorprendes. – No podía decir que se llevaran mal, sino que tenían un tiro y afloja por demostrar que se caían bien y mal al mismo tiempo. – Ya, yo me dije lo mismo hace cinco minutos en el espejo cuando me acordé del baile. Eso, y que no tengo uno, que también influyó en mi decisión de vida o muerte sobre llevar traje o no llevarlo. – Añadió con el mismo tono bromista y desenfadado de siempre.

Sonrió ante la presentación de su acompañante e intentó no olvidar su nombre durante lo que quedaba de noche al menos. Alice, un nombre fácil de recordar, no es que se llamase Eufrasia. Que también era un nombre fácil de recordar, pero por lo feo que era, principalmente. – Diría que el gusto es mío, pero las frases usadas para ligar no son lo mío. Además, - Hizo una pausa y tapó su boca con la mano como si contara un secreto a Alice, cuando su noto de voz era el mismo que antes y Danny podía oír a la perfección. – Danny se pondría celosa y he de decir que ella me golpeó primero con una bola de pergamino. – Añadió con un tono dramático al final. Le guiñó un ojo a la rubia y sin pensarlo demasiado, tomó la mano de Alice para ir a la pista de baile, y como bien había dicho Danny, parecía que no supiese bailar. Y sí, estaba en lo cierto, para que luego digan que las rubias son tontas.

Instantes después se encontraban en la pista de baile, en la zona más cercana a donde se encontraba Danny. Por mucho que se metiese con ella, no pensaba robarle demasiado tiempo a su amiga para que no se quedase sola. – Si tú no lo prometes, yo tampoco. Si te llevas un pisotón, será culpa tuya. – Afirmó tomando con delicadeza la cintura de la chica entre una de sus manos, mientras que con la otra sostenía su  mano. – ¿Tú también vas a Hufflepuff como Danny? – Preguntó el chico mientras comenzaban a deslizarse lentamente por la pista del baile al ritmo de la música que sonaba en aquel momento. – Yo soy de Ravenclaw, pero no de esos que se las dan de inteligentes, sino de esos que sorprendentemente consiguen aprobar. – Afirmó el chico antes de darle un pisotón a la chica. – Lo siento. – Rió antes de soltar la cintura de Alice y hacer que diera un leve giro como el resto de parejas hacía. – Te dije que sería tu culpa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Nico Mirallegro
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : -
Lealtad : Neutral.
Patronus : -
Mensajes : 203
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t827-gabriel-j-blumer

Lluna Forman el Sáb Dic 27, 2014 1:38 am

Con Axel en la pista de baile.


Pude notar que en la sala no todo el mundo era buen bailarín. No todos han crecido con una amante de la música, del baile, del vino y de la cocina. Por alguna razón, sobre vino no sé más que beberlo, y sobre cocina no sé más que comer. Pero respecto al baile y la música,  se bastantes más cosas. Las fiestas en la mansión de la abuela eran mis favoritas, porque acudían muchos magos y brujas, y Matt me enseñaba a bailar con esmero para que yo no fuese menos que nadie. En cambio, en esas fiestas la música era menos divertida que la que Matt prefería enseñarme. Por supuesto, tuve mis clases de violín. Obligatorias. Pero lo mío es otro rollo. Si quiero divertirme de verdad, si busco animarme y motivarme, no quiero música lenta. Es contradictorio que me guste tanto bailar como escuchar música, pero que para ambas tareas necesite música tan diferente.

Bailar con Axel era como un sueño. Él sabía sobradamente donde tenía que poner el pie, la mano, el otro pie… Y a mí no me costaba nada seguirle tras años y años de bailes. Todo sincronizado. A la hora de la verdad no soy muy ordenada, pero me encanta la sincronización que marca el baile. La contención, la postura, el compás, es algo casi orgásmico. Le expresé mi pensamiento a mi acompañante en forma de piropo. Él preguntó por mi habilidad, culpando a sus padres de su extraordinaria forma de bailar, y confesando que no le gusta demasiado.

- He aprendido del mismo modo que tu, un poco por obligación. Pero al contrario que a ti, me gusta bailar. Disfruto con ello.
Podía leerse en mi rostro iluminado con una sonrisa que ese baile estaba siendo el mejor de la historia hasta la fecha. Jamás había ido acompañada de un chico al baile, y tampoco había tenido el placer de bailar con alguien que no fuesen Matt o Brad. O ese viejo amigo del abuelo que ponía la mano demasiado baja.

Bromeé sobre la situación de Axel. Quedaba más que claro que se pasaba los días estudiando y por eso le había visto tan poco. Algo que lamento profundamente. Pero es por un bien superior. Tiene que terminar ya sus estudios básicos. Me reí cuando se jactó de que hubiese podido aprobar los EXTASIS el curso pasado, aun estando en cama siendo más como una tuberculosa patata que una persona.

- No dudo de tus virtudes como Ravenclaw inteligente que eres, pero me alegro que no estuvieses en Hogwarts para hacer tus exámenes. – eso sonaba tan mal, que continué hablando sin dejarle hablar – No quiero decir que me alegre de tu desgracia, más bien… Si hubieses aprobado el año pasado hoy no estaría aquí contigo.

Creo que quedó claro y bien explicado, y Axel no hizo ademán de soltarme o de salir corriendo. Me alegraba mucho poder disfrutar de este baile de navidad con él, con un chico. Con un chico como él.

Estábamos tan absortos en nuestra conversación, que apenas nos dimos cuenta de que la gente dejaba la pista para ponerse a comer y beber como si mañana se fuese a acabar la comida. En cambio yo estaba perfectamente bien en los brazos de Axel, dejándome guiar por la pista. De vez en cuando miraba a nuestro alrededor. Sabía que muchas chicas me estarían envidiando. Le guiñé un ojo a Hannah cuando la pillé mirando. Y saludé a O con una sonrisa, aunque ella parecía distraída. Confesé a Axel que estaba convencida de que todas las chicas de la fiesta estaban sintiendo envidia de mi. Primero fue halagador conmigo, y sonreí. La gente suele sentirse incómoda cuando la halagan, pero si es verdad y con buena intención, a  mi me gusta.

Finalmente Axel entendió a que me estaba refiriendo. No envidiaban mi forma de bailar o mi atractivo. Hay chicas mucho más guapas miren donde mires. Pero ninguna está con él. Solamente yo. Miré al lado cuando Axel habló de pisar los pies.

- Si te sientes mejor puedo pisarte, pero no me apetece nada.

Se nos estaba dando muy bien bailar y quería exprimir ese momento al máximo. No iba a alardear de ello, simplemente quedaría grabado en mi memoria para siempre.

- O si lo prefieres podernos ir a comer algo. Estoy temiendo que todos esos tejones glotones se terminen los mejores dulces.

Hablé como una obsesa de la comida, que lo era. Muchas caras conocidas y desconocidas de la inservible casa de los Hufflepuff se arremolinaban al lado de las mesas acaparando la comida. Podíamos continuar bailando más tarde, después de refrescarnos un poco, y quizás incordiar a alguien. O quizás no. Es una noche estupenda, y no quiero que nada la estropeé.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 12.450
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1095
Puntos : 184
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Circe A. Masbecth el Sáb Dic 27, 2014 5:13 pm

Tirar a Ian torreón abajo. Ver como su cuerpo volaba como si de una hoja de papel se tratase. Ver sus brazos agitándose una y otra vez, como si intentaran volar sin lograr nada en absoluto. Batiéndose y luchando por subir un par de metros, o como si con aquel movimiento frenético fuera a conseguir que el ser humano adquiriese la capacidad de volar o planear. Ver como su cuerpo golpeaba el suelo, o más bien ver como su cuerpo se convertía en una masa sin forma al toparse con la piedra. Ver como la sangre comenzaba a surgir bajó su cuerpo y a manchar el suelo. Sí, la verdad es que la idea de tirarle ahora parecía la más maravillosa del mundo, pero no. Ahí  estaba, notando sus manos sobre su cuerpo porque un estúpido baile así lo requería. Un baile que, supuestamente unía a las personas, pues los bailes eran motivo de alegría y festividad, pero ellos dos no hacían otra cosa que meterse el uno con el otro, como prácticamente habían hecho desde que se conocían.

Pero no, descartó la apasionante idea de ver el cuerpo de Ian estallar contra el suelo tras una caída desde alguna de las torres del castillo. -  Sí, me fascina tu egocentrismo que llega incluso a igualarse con el mío en algunas ocasiones. – Rodó los ojos. Ian le caía bien, para que engañarse. Era agradable pasar tiempo con él, aunque si pasaba demasiado tenía ganas de matarlo de verdad y por eso no lo pasaba por regla general, además, desde que Circe y Damon eran amigos, Ian había sido más como… Como esa persona que mira con mala cara porque se va con otro mejor amigo que no es él. Sí, podría decirse algo así.

- Sí, claro. – Dijo dejando el tema a un lado. Hombres, todos sabemos que si se les hace un test de inteligencia el resultado de la prueba será superior en las pelotas que en el cerebro, pues tienen más esperma deseando ser expulsado que neuronas funcionando en su cabeza.

Giraron un par de veces más entre la multitud que se movía al ritmo de la música, siguiendo aquellas conversaciones en las que ambos luchaban por ver quién quedaba por encima de quien, pero pasado cierto tiempo, la conversación se tornó a un tono totalmente diferente. Podían ser buenos enemigos, pero lo cierto, es que eran mucho mejores como amigos. Eran dos personas que congeniaban perfectamente, pero esas mismas personalidades hacían que siempre deseasen tener el último comentario, preferiblemente si se trataba de uno ofensivo. - ¿Va en serio? Va a matarte, Ian. – Dijo con un tono algo más serio al escuchar la  explicación de dónde podría estar Damon. Damon no tenía precisamente paciencia, y mucho menos formas para abordar las situaciones. – Sabes cómo es Damon y creo que no se lo tomará precisamente con humor. Además… Siendo Natalie… - Dejó caer alzando ambas cejas. Todo el mundo sabía que Natalie era la chica más atractiva de Slytherin, y del castillo. Y si te apurabas, incluso del Mundo Mágico según Corazón de Bruja. Y la idea de que fuera su pareja de baile hubiera sido motivo de alegría durante semanas para Damon. Habría estado presumiendo de cita todo ese tiempo y ahora estaría solo en algún rincón. Al imaginar aquello fue incapaz de no reír. – Espera. – Apagó la risa por completo y desvió la vista hacia donde estaba Natalie y su pareja. - ¿Con Zachary? ¿Están juntos? – Preguntó con cierta curiosidad. No es que le interesase demasiado, pero es que era curiosa. O cotilla, que para el caso es lo mismo.

La mirada de Ian cambió nuevamente para buscar esta vez a otra persona. Circe no lo soltó ni un momento y frunció el ceño esperando a que este hablase, cambiando su gesto por una sonrisa en cuanto habló de Edward. – Ese debe haber olido la farsa a kilómetros. Sabe que no le soporto y que iría antes sola que con él. – Dijo con total sinceridad. Circe no le soportaba. Antes podía verlo y pensar en lo idiota que era, pero desde su encontronazo en el Expreso a principios de curso tan sólo le veía como ese gilipollas que resultaba ser más insoportable que el peor de los sangre sucias.

Se alzó momentáneamente cuando las manos de Ian la elevaron como el resto de personas hacían en ese preciso momento y siguieron el baile una vez más en el suelo. – Iba a decir que las grandes mentes piensan igual, pero eso sería degradarme como persona o ponerte a mi altura. Y no sé cuál de las dos opciones me gusta menos. – Comentó con indiferencia mientras giraban por la pista de baile. - ¿Ves a esa pareja de tejones? La del pelo a lo afro y el rubio guaperas. – Señaló con el mentón. – Él cree que ella le invitó. Ella sabía que tenía pareja, pero no precisamente que era él. – Rotaron para que Ian quedase frente a la pareja que Circe había descrito. – Es mi mejor amiga y piensa que iríamos juntas. Creo que después de esta me matará, pero al menos el chico era mono. No quería verla amargada toda la noche por no tener pareja, lo hice por su bien. ¿No crees que soy una amiga adorable? – Preguntó retóricamente mientras ambos seguían pasando entre la gente hasta ver a una chica rubia de traje. – Y esa cree que su pareja se ha ido con otra. Cuando nadie en su sano juicio le pediría ser su pareja. En eso no soy una amiga adorable. – Ni amiga ni nada, Danny y Circe no se soportaban, eso lo sabía todo el mundo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 14.400
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1288
Puntos : 992
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.