Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

It's something [Priv. Leonardo Lezzo]

Invitado el Mar Ene 20, 2015 10:47 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Una mueca se entreveía en las facciones de la chica, reflectora de la más profunda molestia que alguien en un lugar como aquel podía demostrar en dicho momento y a su conciencia no podía ser para menos. Se encontraba en el santuario del saber, la cuna de todo conocimiento, el salón que encerraba los más profundos misterios tan solo en... Libros. Así es, no era una sorpresa que la ravenclaw se encontrara en dicho lugar del castillo pues era una de sus zonas predilectas para introducir la nariz entre los libros, ya sea porque se encontrara recurriendo a información para terminar alguna tarea o porque quizás se encontrara en su tiempo de ocio buscando algo con lo que podría entretenerse. Siempre le había parecido una actividad reconfortante perderse entre aquellos pasillos en la busca de algo lo suficientemente rebuscado o extraño para divertirla, después de todo le servía para saciar su curiosidad casi infantil de las nuevas cosas que podría descubrir en el mundo mágico o hasta fuera de él. Sin embargo esa última ocasión, no se encontraba haciendo nada por goce.

Claro que no, Roselyn se encontraba a la orden del día buscando algo que pudiera ayudarla en su tarea de Adivinación pero la tarea le parecía tan infructuosa como querer sacar agua de un pozo seco ¿Por que? Simplemente porque no se sentía capaz de siquiera poder comenzarla, el día no había comenzado muy bien y no parecía dispuesto a mejorar, eso era claro desde el primer momento que salió de la cama luego de una noche sin pesadillas y se tropezó con uno de los zapatos de sus compañeras, golpeando de lleno el suelo helado, haciendo una marca bastante notable, que logró cubrir luego de un par de intentos, pero que la había llevado de malas y que la había hecho retrasar a su desayuno, teniendo que saltearlo, para finalmente llegar tarde a clase y que por ende la profesora le diera por castigo tarea extra. Llegada la instancia la cosa no mejoraba por las chiquillas que cuchicheaban acerca de la última edición de corazón de Bruja y acerca de lo guapo que eran los chicos de la biblioteca; si tan solo pudieras llamarles la atención.

Bufó en voz baja antes de levantarse a recoger algunos libros, revisando algunos estantes que se encontraban a un par de metros de la mesa donde se encontraba, no encontraba nada que ayudase mucho a esa altura, por lo que tuvo que fijarse en unos estantes más altos, a los cuales, como no, no alcanzaba a llegar pese a su buena talla. Contuvo un suspiro, dando un pequeño saltito para llegar a rozar el lomo de uno de los tomos de adivinación que necesitaba, casi estaba por alcanzarlo más cuando casi lo sentía entre sus manos toda la estantería vibró, consiguiendo que varios libros cayeran sobre ella con un poderoso estruendo.

- Genial... - Casi gimió compungida en sarcasmo, varios alumnos reían en silencio mientras otros menos reservados lo hacían en voz alta. Claramente nadie iba a ayudarla, así que solamente se limitó a agacharse. Comenzando a recoger los libros uno por uno. Todo sería más fácil si a la bibliotecaria no se le diera por casi morder a los alumnos que acomodaban nuevamente todos los libros con magia; aunque intentaba que su ánimo no decayera, no se las daría de optimista pero tampoco deseaba amargarse cuando aun le quedaba medio día más al que enfrentarse. Debía mantenerse serena.

Las cosas no podían empeorar... ¿Cierto?
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Mar Abr 07, 2015 10:27 pm

El ambiente se había suavizado bastante entre los dos alumnos que empezaron a hablar con un tono normal sin recriminaciones. Tal cosa hizo que Leo se sintiera un poco menos intimidado por la chica que al principio parecía un tanto antipática. La conversación tomó un rumbo más divertido cuando Leo se atrevió a regalarle a ella una chocolatina, pues la muchacha estudiaba sin parar ni siquiera a comer. Le explico, además, que es muy fácil entrar en las cocinas y los elfos domésticos atienden con fascinación a todos los magos que quieren picar algo entre horas. Roselyn confesó que había acudido a los elfos cuando le fue estrictamente necesario. - ¿Y no es estrictamente necesario comer después de pasar el día encerrada en estas cuatro paredes llenas de libros polvorientos? - El Gryffindor no entendía como la muchacha prefería pasar hambre que acercarse a las cocinas. Pides y los elfos te lo dan. En aquel momento el Gryffindor decidió que siempre llevaría chocolatinas encima para las damas testarudas y desvalidas.

La biblioteca no presentaba ningún punto de interés para Leo. Intentaba mantenerse alejado de ella hasta que llegaban los exámenes y no tenía más remedio que buscar un sitio tranquilo donde poder estudiar. Ese momento había llegado pero el Gryffindor no estaba preparado para atender a tantas informaciones. La desesperación empezaba a hacerse presente en el chico ya que no conseguía recordar ni relacionar las fechas con sus respectivos acontecimientos mágicos. Roselyn estaba dispuesta a ayudarle con tan ardua tarea. Ambos se sentaron muy cerca con el grueso libro cerca de los dos. Tras mostrar sus dudas, el Gryffindor pensó en la mejor manera de hacer trampas y copiar en el examen de Historia de la Magia. La chica no encontró muy buenas sus opciones. Si apuntaba las fechas en su mano estas podrían borrarse o el profesor podría darse cuenta. - Siempre podemos comprar poción multijugos ilegal y haces el examen por mi, nadie se daría cuenta. - Leo estaba diciendo aquello totalmente en broma, pero su forma habitualmente seria de hablar podía impedir que la Ravenclaw se diese cuenta de que era una broma.

Roselyn intentó explicarle una de sus formas de estudiar. Leo no la entendió para nada y se quedó con cara de póquer. No quería admitir que no la había entendido. No esperaba quedar como un completo idiota delante de aquella chica tan inteligente y guapa. Pero realmente no había entendido nada. Se quedó mirando el trozo de pergamino que ella había escrito. - Creo que lo entiendo, pero lo que necesito es aprender al fecha relacionada con el evento, no convertir lo que dice el libro en otras palabras con números. Es tan extraño... - El chico dejó caer su cabeza sobre el libro y se tapó la cabeza con ambas manos.  En aquel instante le preocupaba más que la chica lo viese como un idiota que suspender aquel examen. Levantó la cabeza con la poca dignidad que le quedaba. - Ha sido un error. Tienes que estudiar lo tuyo, no quiero robarte tu tiempo de estudio. Yo ya soy un caso perdido. - Apartó el libro para que ella tuviese espacio para sacar los suyos. Le apoyó ambos codos en la mesa y se quedó mirando la hoja como hipnotizado. Se maldijo por no tener una memoria fotográfica. Sería muy útil. Volteó la cara para ver que estaba haciendo ella. La forma de su rostro invitaba a ser dibujado. Sin darse cuenta de lo que hacía Leo agarró la pluma y se pudo a dibujar a Roselyn sobre un trozo de pergamino suelto. Casi no miraba el papel, la miraba a ella. La chica poseía una belleza casi angelical.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 469
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Sáb Mayo 16, 2015 12:49 am

Lo que en un principio parecía que iba a convertirse en una guerra campal se transformó en una charla que incluso podría caracterizarse normal, si es que Roselyn alguna vez podría darse el lujo de decir que su vida dentro del colegio podría ser algo que podría decirse de cotidiano, después de todo los complejos de un mago escapaba de la vida normal de cualquier persona aparte a su mundo. Sin embargo había algo que sucedía entre ambos jovenes y pareciese como ni ninguno fuese a dar el brazo a torcer acerca de sus creencias, pese a ser ambos magos y demás. Venían de mundos distintos, no solo por el mero hecho de pertenecer a distintas casas sino también por la forma en la cual actuaban en la vida; ella más introvertida y a su parecer, el león todo lo contrario.- Supongo que... Ya es un tema de meras costumbres.- A su parecer era como cuando alguien se hacía la vida durmiendo todo el día y saliendo solamente de noche. O cuando alguien decía que se haría vegetariano, las costumbres regían las vidas de las personas.

El ambiente de la biblioteca le resultaba tan relajante. Por mucho que tuviese encontronazos con personas inesperadas que no entraban en sus planes.- Creo que el azul es más bien mi color - Se encogió de hombros, broma o no la verdad no tendría como reaccionar ante aquella pues creía firmemente que la única manera de que alguien aprobase un exámen sería a través de un arduo estudio que conllevaba varias horas de sacrificio en la que unos chicos de su edad podrían pasársela con sus amigos o jugando algún partido de quidditch para el mero plan de la diversión. Claramente la diversión de ella se encontraba entre los libros, producto de una infancia molesta entre su par de hermanos y una madre de la cual buscaba escapar constantemente. Aunque ello no era del interés de nadie.- Además creo que si se lo pidieras a... ¿Joahnne? Tendrías más oportunidades de aprobar - No conocía a la chica personalmente, pero sabía que era de aquella misma casa y que era inteligente.

Por un segundo no supo como responder, había intentando ser amable y ayudar al chico con su tarea pero al parecer los métodos que le habían servido a ella cuando niña no servían de la misma manera para el león. Podría haber pensando en otra manera de explicarle, quizás dar el simple consejo de que si leía repetidamente la misma frase conseguiría memorizarla pero prefirió hacer caso a sus palabras y sacar los libros de su morral para comenzar con aquella tarea que prometía ser completamente eterna desde su perspectiva. No le tomó mucho tiempo comenzar a concentrarse en lo que decía el libro, rasgando unas cuantas palabras en su pergamino en cuestión de simples minutos, suerte de su bendita concentración, que la ayudaba a leer aun en medio del pequeño grupo de amigos del cual formaba parte, sin embargo luego de unos cuantos minutos un suspiro brotó de sus labios. Algo no la dejaba concentrarse y en cuanto quitó la mirada de la hoja se encontró de frente con la intensa mirada de Leonardo quién parecía muy interesando en su aspecto.- ¿Sucede algo...? - Atinó a preguntar no muy segura de que decir, normalmente estudiaba sola.

Algo incomoda por lo inconstante que parecía ser el chico, y removiéndose en su asiento descubrió el porque de aquella mirada. Una expresión llena de duda se formó en su rostro, pero rápidamente regresó a algo más neutro, garabateando nuevamente.- ¿Sabes lo que es una veela? - En voz baja, sin siquiera quitar la mirada del libro que había frente a ella habló nuevamente a Leo. Su expresión antes calma parecía haberse tornado un poco más tensa.- ¿Y las reacciones que causan en la gente? -
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Mar Jun 02, 2015 1:38 am

El chico no entendía muy bien la postura de Roselyn sobre estudiar pasando horas en la biblioteca sin salir a comer, o estirar las piernas. No quería ponerse a discutir con aquella Ravenclaw sobre hábitos de estudio pues él mismo no tenía unos buenos hábitos a la hora de ponerse a estudiar para enfrentarse al fin de curso. Se dio cuenta muy pronto de que la chica era demasiado serie y un tanto escueta en cuanto a palabras. Tampoco parecía entender las bromas o simplemente no le gustaban. No a todo el mundo le gustan las bromas. Leo se quedó serio y pensativo. Todo lo que la muchacha tenía de seria lo tenía de bonita. El Gryffindor no deseaba molestarla más. A su vez, se sentía bien hablando con ella y notaba el ambiente menos enrarecido. La chica contestaba a las tonterías de Leo sonriendo y todo. Era como un logro desbloqueado para el chico. Al decirle Leo que si ella hiciese los exámenes por él el ambiente volvió a ser raro. Ella no tomó la broma bien y mencionó a Joahnne. - Joahnne es muy inteligente, si. Quizás se lo pida. - Leo contestó de forma autómata. En realidad no estaba pensando en pedirle ese favor inmenso e ilegal a su compañera de casa. Era una simple broma que la Ravenclaw no había entendido.

Estaba molestando a Rosalyn y él mismo debía estudiar un poco antes de los exámenes, de modo que intentó dejar de entretener a la chica y centrarse en sus libros. La materia era demasiado densa y aburrida. A Leo la historia de la magia le resultaba más pesada que la historia de Italia incluso. Hizo el intento de leer pero le resultó más interesante observar los movimientos de su compañera de mesa. Se había sentado al lado de Roselyn en la biblioteca de modo que no estaba solo, y al ser ella tan aplicada se sentía con la obligación de prestar atención a su libro. Esa atención duró muy poco. Al rato de estar en completo silencio y concentrados, Leo empezó a dibujar a la chica en un pergamino suelto. Primero unas lineas curvas sin sentido que fueron tomando forma pasados unos segundos. El chico estaba como hipnotizado delante de la figura de la chica que reposaba sobre la mesa con un brazo mientras observaba su libro con determinación. Solamente salió de ese estado de transición cuando su mirada se encontró con la de Roselyn. Entonces dejó de mirarla avergonzado. - No, nada. - Acertó a contestarle cuando le preguntó si sucedía alguna cosa.  

La cosa no iba a quedarse ahí. Ella pudo ver fácilmente el trozo de pergamino donde la pluma, con ayuda de la mano de Leo, había dibujado su rostro con bastante precisión. A pensar de ser una silueta en blanco y negro podían verse perfectamente los ojos, la nariz y los labios semiabiertos de Roselyn mientras estudiaba minutos antes. - Lo siento, yo... Me he distraído. - A la chica de Ravenclaw pareció no importarle ni lo más mínimo y volvió a su lectura como si nada. Después preguntó algo que Leo no esperaba pero que sabía responder. - Por supuesto. Son criaturas humanas semi-mágicas que suelen presentarse en forma de mujer muy bella. Son peligrosas cuando se enfadan... Y tienen el poder de seducir a cualquier hombre. - Hasta ahí todo lo que Leo podía decir sobre las Veelas. No era todo lo que recordaba pero si todo lo que sus palabras le permitieron decir. Se fijó de nuevo en el dibujo y quiso guardarlo antes de que Roselyn dijese algo sobre él. Entonces cayó en al cuenta de porqué ella preguntaba sorbe las Veelas. - Vale, ahora quieres hacerme creer que eres una Veela. Eres muy guapa pero yo no soy tan tonto como para creerme eso. - Habló con total atrevimiento medio sonriendo. Leo no sabía como podía reaccionar ella de modo que intentó tensar las mejillas para que le doliese menos un posible guantazo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 469
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Jue Ago 06, 2015 8:18 pm

Aquel encuentro había comenzado verdaderamente incomodo, quizás porque el carácter de ambos chicos se daba ciertos topes en cuanto a ideologías se trataba. Y verdaderamente no era solamente porque fueran de distintas casas, después de todo ello sería ser prejuiciosa, pero seguramente tendría mucho que ver con los métodos de crianza o los tiempos que en su infancia se tomaban para divertirse. No sabía a ciencia cierta que hubiese hecho el león cuando era un niño, pero ella adoraba esconderse de sus hermanos para poder leer un rato, historias de toda clase que no hacían más que alimentar su imaginación y divertirla. Pues en aquella pequeña familia que tenía, sus momentos más divertidos eran cuando estaba sola, ya fuese estudiando o leyendo, por lo que en la actualidad no podía evitar hacer lo mismo.

Durante un momento hubiese dado por hecho el poder completar sus deberes en completo silencio, tranquila, y sin embargo cuando la constante mirada de Leo se encontraba sobre ella no podía evitar sentirse entre nerviosa, intranquila e incomoda a partes iguales. Al momento de verse no parecía muy dispuesto a entablar una amena charla, o quizás haya sido ella quien no sabía como hacerlo, pero ahora el chico parecía interesado en algo de ella. Aunque Roselyn no supiera exactamente que era ese algo.

No pudo evitar que una corta risilla brotará de sus labios, eso si la había tomado por sorpresa, había muy pocas personas quienes cuestionaban sus palabras y aun muchas menos quienes negaban que ella tuviese en parte aquellos dones para encantar hombres con su belleza. Algunas veces le habrían dicho guapa, pero ella daba tan poca importancia a su aspecto físico que a veces le resultaba curioso que alguien la encontrase atractiva. Tentada a continuar riendo, tan solo negó un par de veces, mordiendo suavemente su labio inferior en lo que intentaba serenarse. Leo si resultaba un chico curioso aunque le costase admitirlo.- Lo siento - Se disculpó por lo bajo, era difícil hacerla reír y debía darle méritos al joven, por lo que no dejaría que creyese que se estaba burlando nuevamente de él.- ...Exactamente, más o menos esas son las veelas, Se dice que cuando se enojan parecen grandes aves emplumadas con apariencia de arpías, pero ese no es el punto - Dejó de lado durante unos minutos la pluma con la cual escribía.

- En eso estás en lo cierto, no soy una veela, por lo menos no completamente -Al encogerse de hombros corrió un poco más el pergamino en el cual había garabateado algunas frases.- Mi madre si lo fue, pero yo no. Y esta misma al haberme dado la vida con mi padre pues, eso me convierte en media veela. No tienes que creerme si no quieres, pero a veces sucede que llamo la atención - No quería sonar soberbia ni mucho menos engreída, en algunas ocasiones le resultaba molesto que ciertos chicos la observasen por los pasillos, aunque intentara pasar desapercibida.- Y tal vez por esa misma razón hiciste ese dibujo... -Su curiosidad pudo más que ella en aquel momento, e impulsada por la misma no vaciló a la hora de estirarse y tomar el pergamino que se encontraba casi entre las manos del chico. Observó el dibujo con atención, era bonito y bastante preciso pese a ser un boceto, y de cierta manera pese a lo extraño de la situación, le gustó.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Jue Ago 13, 2015 12:46 am

A Leo siempre le gustaba la idea de estudiar con compañía ya que aborrecía estar solo. Ya había pasado gran parte de su infancia solo y valoraba mucho el poder estar con alguien, aunque ese alguien fuese una chica muy estudiosa y poco simpática. Pensó que era bueno quedarse junto a ella para estudiar pero esa idea quedó aparcada cuando Leo se fijó en los rasgos del rostro de Roselyn y la empezó a dibujar sin querer. Le dio mucha vergüenza que ella lo pillara dibujándola pero para sorpresa del Gryffindor la chica no le reprochó aquello. Se puso a hablarle de un tema que nada tenía que ver. Al principio Leo pensó que era algo sobre lo que estaban estudiando pero pronto se dio cuenta de que la chica intentaba gastarle una broma para hacerle creer que ella era una Veela. Claramente la chica de Ravenclaw era muy bonita pero Leo no se sentía extraño ni atraído por ella. Quizás un poco, pero nada fuera de lo normal en la adolescencia. El chico respondió a la pregunta sobre las Veelas lo mejor que supo aunque estaba claro que la muchacha sabía mucho más. Leo pensó en ella como la típica amargada sin amigos que se come los libros de tres en tres para matar su tiempo, pero descartó la idea rápidamente. No era del tipo de persona que juzga a los demás y más sin conocerlos bien. Puede que simplemente prefiera estar sola a mal acompañada y que los libros le den mejor conversación que la gente de su casa.

Escuchó con atención la replica de Roselyn, que bien parecía la de un profesor en clase cuando nadie responde bien a su pregunta. Leo dijo tal cual lo que pensaba. Ella no era una Veela. Si lo fuese no estaría sola en la biblioteca, habría un corrillo de chicos detrás de ella día y noche. Su explicación fue que su madre si era una Veela y por lo tanto ella era una semi Veela y por eso llamaba la atención. - No es que no me lo crea, pero sé que no te he dibujado por eso. Suelen decir que los chicos pierden la cabeza ante una Veela y se comportan de forma extraña. Creo que yo no lo he hecho. Me he comportado con normalidad. Lo que pasa es que suelo dibujar cuando me aburro. - Aquello sonó tan mal que Leo se puso a tartamudear para explicarse mejor. - Quiero decir que es mi hobbie. Eso es. Mi hobbie. Me gusta dibujar lo que veo. Estudiar me aburre, y por eso me he puesto a dibujarte. Eres lo más bonito que tengo a la vista. - La frase malsonante de Leo le hizo ponerse de nuevo nervioso. Los nervios habían empezado desde que ella se dio cuenta del dibujo. - Mis libros y apuntes están llenos de dibujos. - Leo buscó en el libro de Historia y en casa página podían verse dibujos. - ¿Lo ves? - Le mostró algunas páginas para olvidar lo que acababa de decir, y para dejar claro que no mentía con lo de su hobbie, también intentaba que Roselyn no se mosquease por insinuar que se aburría con ella. Como respuesta ella le quitó el boceto de las manos y se quedó mirando su dibujo.

Leo desvió su mirada buscando un punto que el ayudase a superar la vergüenza que sentía. Fijó su vista en la ventana y se dio cuenta de que había pasado allí casi toda la mañana. - Es casi la hora de la comida. Creo que haré un descanso. - El chico se rió con su chiste tonto. - Puedes venir conmigo y comer algo o quedarte estudiando. - No era la mejor proposición del mundo aunque salir de la biblioteca para ir a comer sonaba perfecto para Leo. Estaba cansado de estudiar y a penas había abierto los libros.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 31.950
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 469
Puntos : 180
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.