Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Cita ¿romántica? (Apolo Masbecth) [+18]

Matt Forman el Sáb Ene 24, 2015 12:53 am

Recuerdo del primer mensaje :

Apartamento de Matt, las 20:30 de un sábado cualquiera.


Desde que mandé la carta a Apolo supe que me había vuelto loco. Matt Forman, el terror de las mujeres, estaba quedando con un hombre para una cita. Y es una cita, no se le puede llamar de otro modo. Cuando dos personas quedan para cenar y conocerse, se le llama cita. Con todas sus letras. Cita. Desde que salí casi a escondidas de mi propia habitación el día de la fiesta de navidad que Lluna y yo celebramos no he dejado de pensar en como me sedujo, y me dejé llevar de tal modo que me olvidé de la fiesta, de los invitados, y del mundo en general. Apolo Masbecth, el seductor. Si me atreví a mandarle correo fue porque puedo. Estoy en paz conmigo mismo. Se lo conté a Lluna después de la fiesta y no lo tomó tan mal como me hubiese esperado, incluso me dio el mejor consejo del mundo. Respecto a mi, hace muchos años que se esto. Me gustan los hombres. Y me gustan las mujeres. No hay nada de malo en ello.


Durante este último año he potenciado mi contacto con hombres. Lo de colarme en un antro gay fue pura casualidad, como lo fue la llegada de Apolo a la fiesta. Fuese como fuese, los astros se alinearon para mi. El recuerdo de Neil rondaba mi cabeza casi todas las noches. Al principio se mostraba reticente. Su familia, al igual que la mía, había ejercido una poderosa educación tradicional. Pero cada día que pasábamos juntos era especial. La misma noche en que murió habíamos quedado para poner una solución a nuestro “desvío”.  La vida de Neil pertenecía a los mortífagos, y por ellos la perdió. Hubo una emboscada y varios aurores acabaron con su vida. Él les plantó cara de forma valiente y acabó perdiendo la vida. Igual que mi padre. Malditos aurores.


Esta noche no voy a pensar en Neil. Neil estaba muerto y enterrado. Puede que algún día vengado. En esta fría noche invernal voy a tener mi primera cita formal con un hombre. Es un día para recordar. Desde bien temprano ordené a la elfa que dejase la casa limpia mientras yo fui a comprar. Es una tarea odiosa que supone relacionarse con demasiados muggles, pero una vez al mes no hace daño.  Tenía que proveerme de carne fresca para preparar una suculenta cena. Mi intención no era impresionar a Apolo. Siempre que cocino puede dar esa impresión pero lo cierto es que lo hago porque me gusta hacerlo. Además odio los restaurantes donde no saben respetar el tiempo de cocción de unas simples verduras. Cuando llegué a casa la elfa me estaba esperando, tenía la casa limpia, ordenada y con la mesa puesta.


- Puedes irte. Y te prohíbo que le cuentes a mi madre que tengo una cena con un hombre. Sabes que eso le haría daño a mi querida madre, y tu no quieres que ella sufra. ¿Verdad? Lo que hago en mi vida es asunto mío, no me mires con esa cara. Ahora, esfúmate.


Intento tratarla bien pues me ha brindado muchos años de leal servicio. También me interesa que no le cuente nada a mi querida madre. No quiero matarla de un disgusto. Ella que siempre está hablando de nietos. Tiene a Lluna, si. Pero todo el mundo sabe que yo soy su hijo predilecto, espera que yo también tenga descendencia. Lo lleva claro.


A media tarde me puse en la cocina para preparar un estupendo solomillo de ternera con pastel de patata, una de mis especialidades. El postre lo pensaría durante el ajetreo. Cuando tuve todo prácticamente a punto, y mucho antes de la hora acordada, fui a asearme y vestirme. Quise poner un tono elegante pero informal de modo que descarté el usar traje. Quería sentirme cómodo y hacer sentir cómodo a mi invitado.


Última edición por Matt Forman el Vie Mar 13, 2015 6:50 pm, editado 2 veces
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Lun Mar 02, 2015 10:11 pm

Una cosa era segura, Matt tenía sentido del humor. Detrás de esa fachada de un hombre serio y responsable a primera vista había un chico al que no le importaba hacer bromas. Apolo apreciaba a cualquiera con la capacidad de reírse de él mismo o de su entorno, pues eso denotaba que se trataba de alguien culto y preparado. Por eso cuando dijo que a los feos los mandaban al departamento de catástrofes, el rubio comenzó a reír tan fuerte que temió que los vecinos pudiesen escucharlos y quejarse. Aunque se trataba de un sábado en la noche y probablemente estarían fuera, sobre todo si se trataba de gente joven. Tardó unos segundos antes de poder calmarse y respirar hondo, pues el estómago le dolía por el esfuerzo. - Buen chiste - agregó antes de volver a mantener la compostura.

- Somos ingleses. Por naturaleza no somos tan experimentados en cuanto a cosas extranjeras - comentó con respecto a los diferentes tipos de bebidas alcohólicas de los cuales el moreno parecía no ser experto. - Cuando comencé a hacer mis viajes por trabajo o estudios fue cuando me abrí a la idea de que existía todo un mundo, costumbres y culturas distintas. Y aprendí a querer probar de todo. A veces te llevas gratas sorpresas y a veces, digamos que no - sonrió.  - Por supuesto esto aplica a comidas y otros aspectos no solo a bebidas - agregó porque se estaba desviando del tema.

El tema de la segunda cita hipotética volvió a relucir. Esta vez él anfitrión se mostraba curioso por saber a qué era lo que Apolo se estaba refiriendo con alguna actividad al aire libre. - Me refiero a no limitarnos a cuatro paredes. Me gusta la adrenalina, quizá podamos hacer algo que sea divertido y que estés cómodo realizando. ¿Te gusta la playa? A mi me encanta - dijo sonriendo. En los últimos años pasó de vivir en un lugar donde el frío era algo natural a vivir en lugares cálidos

- Tranquilo, no tienes por qué contarme algo tan personal, después de todo es una primera cita y no querrás que salga corriendo si me empiezas a hablar de esas cosas - dijo en tono de broma, refiriéndose a sus ex parejas o ex conquistas. El rubio espetaba la privacidad de las personas, además que esos temas en la primera cita estaban prohibidísimos.

- ¿Qué busco? Es una muy buena pregunta. Es obvio que no busco solo sexo o eso lo pude obtener sin la necesidad de inventarme que quería conocerte y sospecho que tú también - lo observó directamente a los ojos mientras decía aquello. Ambos eran dos hombres seguros de sí mismos y podían ser capaces de separar el sexo de algo más. - Conocerte, ver qué pasa, si hay química, si terminamos siendo buenos amigos o si se da algo más. O si no nos volvemos a ver. Honestamente es eso. - carraspeó - ¿Qué hay de ti? - preguntó esperando recibir una respuesta. No pudo decirle que en algún momento esperaba encontrar a alguien indicado y formar una familia, porque eso suele espantar a la gente, sobre todo en una primera cita. No, Apolo era demasiado listo como para cometer un desliz como ese.

Las familias de ambos hombres parecían ser gente con poder y dinero. Aunque la de Matt era relativamente pequeña en comparación a la Masbecth. - Me temo que no lo conozco. No suelo ir al ministerio mucho. Realmente no me agrada hacerlo y si voy es porque realmente me necesitan. Mi jefe directo suele encargarse de cosas del departamento, por lo que no me considero un empleado de ellos. Aunque técnicamente lo soy - agregó eso ultimo porque al final su paga le era depositada por el ministerio.

Apolo aduló el trabajo como cocinero de Matt y el postre de tres chocolates que le hizo. Le gustó tanto que en un par de bocados se lo había terminado dejando el plato limpio. - Entonces me siento halagado, por ser el primer ser humano que invitas a cenar - se detuvo antes de que se le saliera la frase "en plan cita romántica ".

Escuchó con atención las cosas que Matt disfrutaba hacer en sus ratos libres. Cocinar, hacer ejercicio, salir, eran cosas que Apolo también disfrutaba así que tenían eso en común. - Pues también disfruto hacer todo eso. Y leer, me apasiona mucho todo lo que tenga que ver con criaturas mágicas - sonrió pues su hermana adquirió ese gusto de él. - Me gusta como ya te he dicho la playa y si estoy con una bebida, tirado sobre una silla mirando el atardecer eso es como el paraíso para mi - exclamó con una sonrisa. - ¡Ah! y por supuesto montar dragones, es lo máximo - aseguró, pues eran una de las ventajas que tenía el ser un dragonolista.

Se levantó de la mesa y recogió los platos sucios para llevarlos al fregadero y hacer con un poco de magia que estos se lavaran por si solos. Lo hizo con el afán de no parecer como un holgazán y porque realmente le gustaba ayudar. - Y bien señor Forman... ¿Ahora qué? - preguntó al momento que se giraba para quedar de pie y recargado a una de las estanterías de la cocina. Curioso de saber qué es lo que pasaría a continuación pero tampoco atreviéndose a más por no saber cuál era el plan. Si resultaba ser solo la cena pues entonces se iría sin reprochar nada, la había pasado muy bien, aunque aún era temprano según el reloj de la pared el cual observó con disimulo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Mar Mar 03, 2015 2:50 am

A la vez que me iba sintiendo cómodo iba dejando a un lado la seriedad que tan poco me caracteriza, para mostrar mi verdadera forma de ser. Con comentarios chistosos sin gracia, y hablando con normalidad de todos los temas estaba más a gusto. La risa de Apolo parecía sincera y como tal la tomé. Sonreí al ver tal intensidad en un chiste tan poco elaborado. Dicen que la mejor forma de conquistar es haciendo reír. Eso siempre lo cumplo a rajatabla. Me gusta reír y hacer reír. Pero no me gustaría que estas risas fuesen forzadas.

Pasada ya la comida, la bebida tomó su lugar, y más concretamente las alcohólicas. Siento predilección por el vino, y a parte del Whisky de fuego, no suelo tomar nada más. No es que me niegue a probar nuevas bebidas, es que no he tenido oportunidad. Apolo si había tenido la ocasión, ya que ha viajado mucho por estudios y trabajo. A parte de bebidas, también ha probado nuevos manjares a los que no estamos acostumbrados en este país.

- Es bueno probar cosas nuevas, incluso mejor si tienes la ocasión de probarlas en su lugar de origen. Es como tomar una pizza aquí y una en Italia. Llevan el mismo nombre pero no saben igual.

No he tenido muchas ocasiones de viajar desde que me gradué. Pero visité Italia en un viaje familiar cuando era más pequeño, y recuerdo aquellos cocineros haciendo volar la masa de las pizzas. Mezcla de ocio y gastronomía. No tengo muchos más recuerdos. Solamente la pizza volando por los aires.

Rondaba la posibilidad de una segunda cita, y no me desagradaba la idea. Si Apolo prefiere salir por Londres a mi no me importa. Aunque su idea era no limitarse a cuatro paredes. Estaba pensando en un restaurante de nombre francés cuando Apolo me habló de playa. ¿En invierno?

- Me gusta mucho la playa. Es uno de los lugares más relajantes, ¿cierto? Pero si es para bañarse, prefiero el verano. Tienes algo en mente. Suéltalo.

Las playas británicas son bonitas, la inmensidad del mar seduce a todo el mundo. Pero jamás he visto playas más hermosas que las que encierran el mediterráneo. Tanto por su calidez como por su belleza. Esperé paciente e intrigado por lo que estaría pasando por la mente de Apolo.

Intenté mostrarme abierto y contarle que mis experiencias con hombres eran prácticamente nulas. Eso no significa que no me gusten los hombres. Siempre me han gustado y este verano el recuerdo de Neil me golpeó con fuerza cuando aquel joven muggle me besó en el bar de ambiente. Apolo no quiso saber más sobre mis anteriores relaciones y lo respeté. A cambio, quise que me respondiera a una pregunta nada fácil. No se que está buscando ahora mismo y siento curiosidad. Su respuesta me dejó un momento sin aliento. Era de esperar algo así. La cuestión es que no estaba preparado para escucharlo tan directamente. Es cierto que el sexo se obtiene sin necesidad de andarse con tantos rodeos, de modo que si vino para conocerme, es eso lo que quiere. Además, esto es una cita, yo mismo le invité. Su respuesta era la mejor respuesta que se podía dar.

- Es imposible mejorar tu respuesta. - reí. - Añadiré que me pareciste muy atractivo y directo. Mi intención principal es poder charlar y conocernos. No suelo toparme con hombres como tu y me resultas muy interesante.

Al nombrar nuestras familias, hablé de mi querido primo Brad. Quizás se conocen. Ambos trabajan con criaturas peligrosas. La diferencia es que Apolo está especializado en dragones y no trabaja en el Ministerio.

Mi explicación dejó bastante claro que jamás invitaba a mis ligues a comer o cenar, y menos en algo llamado cita. Apolo dijo sentirse halagado. Nuestros gustos respecto al tiempo libre eran parecidos, menos en lo de montar dragones. Yo soy un ser muy tranquilo mientras que Apolo necesita movimiento y peligro en todas las cosas que hace.

- No todo el mundo tiene la suerte de poder montar un dragón.

Lo de ver atardecer es muy idílico, y más lo fue imaginar a Apolo montado sobre un dragón como si fuese un dios antiguo. No tuve mucho más que añadir. Ambos habíamos terminado el postre. Estuve a punto de preguntarle si quería repetir. Hice algunos más de sobra. Es lo que tiene cocinar para dos pensando en Lluna que es una tragona. Apolo se levantó recogiendo los platos y poniéndolos a lavar con un golpe grácil de varita.

- No tendrías que haberte molestado. Pero gracias.

Me acerqué a la cocina, mirando de que nada se hubiese quedado fuera de su sitio. Ante todo, orden.  Apolo quedó apoyado sobre la encimera. Me acerqué con mi habitual sonrisa encantadora. Apolo preguntó de forma muy coqueta por lo que venía a continuación. Realmente no pensaba en sexo por una vez en mi vida. Estaba bien conversando y conociendo mejor a Apolo.

- Es pronto. - dije mirando el reloj. - Podemos ir a tomar unas copas si quieres.

Si la cita fuese con una mujer, me acercaría despacio sin borrar mi sonrisa de galán. La besaría primero despacio y después deprisa, y la conduciría hasta mi habitación. Algo que suelo hacer sin cena de por medio, ni mucho menos tanta charla. Me apetecía besar a Apolo sin tener que pensar en nada, y sin que aquello significase que quería sexo inmediatamente. Sin darme cuenta ya me había acercado. Lo había acorralado entre mi cuerpo y el mueble. En mi interior podía sentir la lujuria al recordar los besos de Apolo en la fiesta navideña. Decidí no pensar más y actuar. Me acerqué más y más, dándole tiempo a apartarse si lo deseaba. Apoyé mi mano sobre la encimera y nuestros rostros quedaron a escasos centímetros. El primer beso fue corto, simple y muy premeditado. En el segundo apoyé mi mano libre en su cintura y le besé con más intensidad.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Miér Mar 04, 2015 2:47 am

Apolo asintió a lo que su cita le estaba diciendo. Era verdad que probar cosas nuevas podría llegar a ser importante porque una vez la pruebas puedes decir con cierta certeza y credibilidad si te gusta o no. Al rubio le agradaba la idea de que Matt fuese así porque entonces tendrían una cosa más en común. No que el mortífago las estuviese contando tampoco. El tema de la segunda cita y la playa volvió a salir. Esta vez el mago supo perfectamente que responder a ello sin titubeos. - Si esa cita llega a suceder entonces hablamos - musitó muy seguro de sí mismo. No pudo saber si otro encuentro se daría entre esos dos pero de lo que sí estuvo seguro es que eso le gustaría bastante.

Terminaron con su comida y Apolo tuvo la iniciativa de levantarse y recoger los platos sucios para lavarlos con la ayuda de la magia. Si la tienes más vale usarla. Al menos es lo que su amiga pelirroja le dijo hace unas horas atrás y le pareció adecuado. Además no quiso perder tiempo preciado que podía estar pasando con aquel chico monumentalmente guapo y con buen porte. Se giró sobre sí mismo para quedar observando al de cabellos morenos cara a cara y entonces preguntó qué es lo que seguiría a continuación. La sugerencia de ir a tomar unas copas a otro sitio no le pareció mala idea. Eso demostraría que a Matt realmente no le importaba que lo vieran saliendo con otro hombre en público. - Esa idea no suena mal, ¿tienes algo en mente? Dudo que frecuentes los mismos sitios que yo - carraspeó pensando en que el hombre podía ir a bares donde las mujeres eran presas fáciles y a los cuales el rubio no entraba a menos que algún heterosexual lo obligase. - Si vamos a uno común y corriente corres el riesgo de que las féminas no se te despeguen y entonces no tendré toda tu atención y puede que le prenda fuego a alguien - dijo bromeando pero entonces lo que sucedió a continuación lo dejo sin habla.

El cuerpo de Matt se abalanzó hacia Apolo obligándolo a recargarse más sobre la encimera y quedar sentado sobre el mármol. Sintió el cuerpo ajeno muy cerca del suyo y como las manos del moreno se acercaban peligrosamente al cuerpo del rubio. Los labios de ambos hombres se juntaron en un beso robado y corto el cual apenas y se pudo disfrutar. Pero el segundo beso que también corrió a cargo del moreno fue más intenso. Apolo sintió la mano ajena sobre su cintura y en respuesta el hombre acarició la espalda de Matt, respondiendo al beso entrelazando ambas lenguas, sintiendo la dulzura de sus labios a medida que la situación se volvía más candente.

Separó su rostro del otro hombre en busca de aire mientras se mordía el labio y veía los contrarios para finalmente observar los ojos azules del moreno. - ¿todavía quieres ir por esa copa o prefieres que la tomemos aquí? - preguntó algo agitado por el momento. Le había gustado como el inefable tomó la iniciativa en ese momento pero sobretodo le encantó poder volver a sentir esos labios rosas sobre los suyos, lo que hizo estar hambriento de más por lo cual abrió los pies y los pasó alrededor de la cintura de Matt y lo haló hacia su cuerpo que aún seguía sobre la encimera para poder volver a besarle.

La situación poco a poco comenzaba a aumentar de calor, sus labios luchaban por ver quién era el mejor besando mientras las manos de Apolo acariciaban el cuello ajeno entregándose por completo a ese momento. Si Matt no hacía por detenerlos entonces el rubio no lo haría.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Sáb Mar 07, 2015 2:21 am

Mi invitado de honor hablaba de una cita al aire libre y llena de adrenalina. Algo divertido seguramente. Pregunté con curiosidad pero Apolo fue reservado manteniendo mucho misterio. Trabajo con tantos misterios que en mi vida me gusta saber lo máximo posible. Lluna lo llama carácter cotilla. Yo prefiero pensar que no me gustan los secretos y me gusta saber con exactitud lo que pasa, va a pasar o puede pasar.

- Haces que sienta verdadera curiosidad.

Apolo sabe jugar bien sus cartas. Gracias a esa curiosidad que ha creado puede que ya mismo le proponga una segunda cita. O quizás otro día. Tampoco quiero agobiarle, ni agobiarme pensando en ello. Es agradable estar con él, a solas. No me importaría repetir. Pero no quiero que lo sepa todavía.  Es bueno jugando al bonito juego de la seducción. Sin que me de cuenta me ha conducido a querer una segunda cita para saber que planes tiene en mente.

Los magos de alta alcurnia opinan que los elfos están para hacer todos los trabajos sucios. Sé que no soy el primer hombre que cocina, pero la iniciativa de Apolo por recoger la mesa y limpiar la vajilla me gustó. El detalle, más que la acción. A nadie se le caen los anillos por recoger, fregar o cocinar. Si Apolo lo ha hecho puede ser por dos motivos. El primero, y el que menos me gusta, es que le gusta quedar bien. El segundo, y por el que me decanto, es que a pesar de ser un hombre con clase no duda en echar una mano. Me acerqué a la cocina. Apolo se quedó atrapado por mi en ella. Quería  saber con qué iba a continuar nuestra noche. Le dejé claro que no me importaría salir con él a tomar una copa. Soy menos cerrado de lo que él cree.

- Tampoco frecuento muchos lugares a parte del Caldero Chorreante. Aunque este verano entré por error en un pub muggle con mucho ambiente. Lo pasé muy bien.

Lo de pub muggle es el detalle. Me encantó aquel lugar pero allí solamente había hombres muggles. No está mal para un rato de diversión, pero no es lo que quiero en mi vida. Apolo sonaba tan seguro. Por su forma de hablar diría que conoce buenos sitios donde ir a tomar una copa. El hombre no quería ir a un bar común donde hubiese mujeres ya que todas se fijarían en mi. Su frase final sobre prender fuego a alguien me hizo sonreír.

Pese a querer salir con Apolo un sábado a conocer lugares donde no se puede ligar con mujeres, una parte de mi estaba deseando volver a probar sus labios. No me abalancé como un loco, pero si me acerqué bastante a él dándole tiempo a apartarse o quejarse. No lo hizo de modo que le besé. Primero más fugazmente y después con más brío. Quedó sentado sobre mi encimera. Mi mano se posó en su cintura, y la suya correspondió acariciando mi espalda. Algo vino a mi mente. Nunca he tenido sexo en la encimera. El besó fue dulce pero intenso. Los labios de Apolo sabían tal y como los recordaba, esta vez con ápices de chocolate.

Nos dejamos respirar un momento, instante que Apolo aprovechó para lanzar una pregunta. Podíamos salir y tomar una copa, o tomarla aquí. Para tomar esa copa hay que salir, si nos quedamos no habrá copas. Siendo el deseo de volver a ver su cuerpo desnudo, así que las copas me dan bastante igual. Su pregunta me dejó un tanto descolocado. Quizás sí quería tomar esa copa y yo me estaba agitando demasiado. Antes de poder contestar los pies de Apolo me rodearon y quedé aprisionado por él.  Esta vez empezó él. Nos fundimos en un beso cálido que derivó en una apasionada lucha. Me estaba excitando sobremanera al notar sus manos en mi cuello. Me aparté en un momento dado, intentando pensar. Me preguntó si quería tomar esa copa fuera o en casa, y sin darme tiempo a responder me besó. Eso en mi idioma significa guerra.

- Prefiero tomarla aquí, me has convencido.

Quizás mi siguiente acción era desafiante e impertinente. Me separé un poco aun jadeante y agarré mi suéter por la parte de abajo para quitármela de un solo movimiento hacia arriba. Sonreí con picardía antes de acercarme de nuevo para besar su cuello bajando poco a poco la cremallera de su chaqueta.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Lun Mar 09, 2015 11:26 pm

Las citas románticas no eran algo frecuente en la vida del rubio. Sin embargo, eso no significa que no le gusten, simplemente su trabajo no le permite estar demasiado tiempo en un lugar fijo lo que a la larga afectaba ese ámbito en su vida. Cuando se daba una oportunidad como la que se presentaba ahora mismo pues la aprovechaba y que mejor si era con un hombre con un físico y un rostro como aquel. La plática de una segunda cita se hacía cada vez más frecuente por lo que casi daba por hecho de que se realizaría, solo no se necesitaba presionar en esos momentos. En esos momentos el moreno le sugirió que podrían ir a beber unas copas a algún pub de Londres, situación que a Apolo le gustaba a medias. Por una parte podrían estar en público y presumir que estaba con un chico guapo, pero por otro lado las desventajas era que alguien más no pararía de mirarlos toda la noche y podría convertirse en una situación bastante incómoda para él.

Las palabras aquella noche comenzaban a quedar en segundo plano gracias a que el moreno tuvo la iniciativa de seguir con el siguiente paso. Apolo al principio se mostró sorprendido y algo divertido por la situación pues la primera vez que ellos dos se besaron fue el rubio quien comenzó todo. Los besos eran cada vez más intensos mientras que el hombre aprisionó la cintura contraria y continuaba sintiendo los dulces labios ajenos y tuvieron que darse un momento para poder respirar. Las palabras que salieron de los labios de Matt hicieron sentir más cómodo al mortífago.

Después de todo convencer a su anfitrión aquella noche no había resultado tan difícil, se quedarían a beber unas copas en el apartamento de Matt. Decir unas copas en realidad significaba poder estar solos y disfrutar el uno del otro y que pasará lo que tendría que pasar. El rubio se mordió el labio al ver como Matt se quitaba el suéter y los labios del moreno atacaban su cuello. Instintivamente cerró los ojos sintiendo las caricias del otro. Le ayudó a retirar la chaqueta con sumo cuidado y pasó las manos por debajo de la camisa del moreno, sintiendo su espalda y esos músculos tonificados. Sus labios comenzaron a mordisquear la oreja de Matt y a juguetear con la lengua en aquella zona para descubrir si era erógena o no para el hombre.

- Sabes, he esperado este momento desde la última vez que nos vimos - susurró en su oído izquierdo y comenzó a desabotonar la camisa de su cita hasta dejarlo sin ella y poder admirar su torso desnudo. -  Una verdadera obra de arte  - dijo sonriendo mientras era ahora él quien atacaba el cuello del moreno con pequeños mordiscos que se fueron convirtiendo en suaves besos deslizándose poco a poco hacia el pecho mientras sus manos expertas comenzaron a retirar desabotonar el cinturón de Matt y el pantalón para tener fácil acceso.

Se bajó de la encimera y sonrió tomándole de la cintura y subiendo a Matt a donde segundos antes estaba él. Volvió a besar sus labios utilizando un poco de lengua mientras su mano derecha deslizaba el pantalón del moreno hasta sus rodillas, entonces sus labios bajaron nuevamente hasta su pecho recorriendo el camino con besos cortos y lametones hasta llegar a su vientre bajo donde con ayuda de sus dientes deslizo el resorte de los bóxer del hombre para dejar al descubierto su virilidad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Vie Mar 13, 2015 2:11 am

Quería que Apolo se diese cuenta de que no me importaba en absoluto salir con él en público a tomar algo. No tengo que dar explicaciones de mi vida a nadie y me gusta estar con él, de modo que no tengo problema en salir juntos a tomar una copa. Quise dejárselo claro pero también le dejé claro que me gustaba con un beso atrevido por mi parte. Los besos nunca vienen solos y menos en nuestro caso. Apolo y yo dejamos algo a medias la pasada navidad y esa necesidad sigue ahí. Quedaba demostrado en nuestros siguientes actos. Mi invitado estaba arrinconado en la cocina aunque sus pies rodeaban mi cuerpo y ninguno de los dos podía escapar. Me quité el suéter para dejar constancia de que yo estaba tan a favor de aquello como él. Por eso dirigí mi atención a una de las zonas erógenas por excelencia, el cuello. Me fueron de gran ayuda las manos de Apolo para poder quitarle la chaqueta.

Sus manos fuertes se adentraron en mi camiseta para acariciar mi espalda. Su lengua probaba mi oreja. Solté un bufido de satisfacción. Dejé de besar su cuello pues quería algo más. Admitió susurrando que había esperado este momento desde la última vez que nos vimos. Como yo. Sus palabras me excitaron casi tanto como sus caricias. Él lo había estado deseando. Mi camiseta dejó de cubrirme el torso con ayuda de Apolo. No me ruboricé ante el cumplido. Sé lo que hay. Apolo tampoco está nada mal. Estaba deseando poder volver a contemplar su cuerpo joven y escultural. Sus labios buscaron saborear mi cuerpo empezando por el cuello y bajando lentamente hasta el pecho. La ropa empezaba a estorbarnos, otra vez.

Las manos de Apolo buscaron el cinturón que adornaba mis pantalones, y lo desabrocharan con suma facilidad. El chico bajó de la encimera y me guió hasta dejarme a mi en su anterior posición, todo eso con una sonrisa. El mármol no estaba frío pues en ese mismo lugar había estado hasta hacía unos segundos el trasero de Apolo. Empezaba a acostumbrarme a ser conducido de aquel modo. Apolo sabía lo que quería y no dudaba en cogerlo. Si Apolo fuese una mujer él estaría ya en mi cama, o mirando los azulejos de la pared de mi cocina. Con un hombre no me sentía yo tan experto y no sabía muy bien como tomar la iniciativa. Apolo si que lo sabía. Bajó mis pantalones mientras me besaba nuevamente. Su boca recorrió de nuevo mi torso desnudo mientras yo luchaba por respirar sin demasiada agitación. Con sus dientes deslizó la tira del bóxer dejando así mi pene semi erecto en total libertad para crecer aún más.

En un arrebato de locura me quité los zapatos que cayeron al suelo haciendo un ruido sordo. Los pantalones cayeron sin dificultad. Estaba en mi cocina casi desnudo con un hombre. Me agarré a Apolo para bajar de la encimera y desabroché su pantalón. Mientras le miraba con ojos lujuriosos.

- No pretendo ser un maniático del orden pero la cocina es para cocinar. Si trasladamos la fiesta a un lugar más cómodo disfrutaremos más.

Apolo ya sabía de antes donde estaba mi habitación. La estuvo buscando el día de la fiesta aunque estaba cerrada. Le hice girar sobre sí mismo para poder ir hasta mi habitación. Pero no le dejé ir solo, si no que le agarré suavemente por la cintura para conducirlo hasta allí. La puerta estaba abierta de par en par. Antes de encender las luces me acerqué a sus labios para besarle nuevamente mientras terminaba de desabrochar sus pantalones que descendieron por sus piernas. Entonces me aparté para encender las luces y observar a Apolo tal y como lo recordaba.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Sáb Mar 14, 2015 1:15 am

Dos hombres y magos adultos teniendo una cita romántica con comida casera y postre incluido. ¿Quién lo diría? Matt y Apolo eran dos jóvenes bastante apuestos que cualquier mujer mataría por tener en su cama e incluso uno que otro hombre. Pero por situaciones del destino o tal vez no, esos dos se juntaron esa noche e hicieron una especie de conexión que los orilló a continuar con lo que dejaron pendiente aquella noche decembrina en esa misma locación en la que se encontraban.

Apolo tuvo éxito al encontrar que el lóbulo de la oreja de Matt era una zona erógena delicada y que ayudó a establecer el humor candente en el ambiente. El mago rubio y experimentado en encuentros cercanos con hombres sabía exactamente qué hacer para complacer a su amante. En un par de minutos ya tenía al moreno completamente desnudo sobre la encimera en la cocina. Admiró por unos momentos el cuerpo ajeno y se mordió el labio para volver a bajar por medio de besos hasta su cintura. Fue ahí cuando Matt ahora decidió que tomaría las riendas y lo detuvo en seco alegando que la cocina no era buen lugar para continuar con lo que sucedería, por lo cual el más joven de ambos quiso hacer algún comentario al respecto pero para evitar matar el momento le dejo hacer lo que deseaba.

- En la cocina, en el suelo, en el sofá, en la cama, donde sea, será igual de excitante - murmuró en el oído ajeno y sonrió al sentir las manos del moreno sobre su cintura mientras caminaban por la casa, Matt completamente desnudo y Apolo con los pantalones abiertos y sin camiseta. Llegaron a la habitación del anfitrión casi enseguida pues no era una casa demasiado grande. El rubio recordaba perfectamente cada parte de ese lugar pues su memoria fotográfica era impecable. Antes de poder encender las luces sintió como era jalado hasta el cuerpo contrario y besó al otro hombre sin intención de dejarlo ir. Cuando las manos ajenas comenzaron a desvestirle él cooperó abriéndose de pies para facilitar el trabajo e inclusive se quitó él mismo la ropa interior quedando completamente desnudo. - ¿Sabes? La última vez que estuve aquí deje mis bóxer buenos en alguna parte de tu habitación - dijo volviendo a atacar sus labios. - Seguro pensaste que eran tuyos - sonrió imaginándoselo usándolos lo cual le excitaba un poco. Pasó la yema de uno de sus dedos sobre el torso desnudo del moreno bajando lentamente hasta su estómago y después a su entrepierna donde rozó su pene semi erecto y finalmente lo tomó de la mano caminando hasta la cama donde le obligó a sentarse en la orilla.

- ¿Te molesta si pongo algo de música? - preguntó sin esperar respuesta mientras se acercaba a sus pantalones y sacaba un aparato reproductor muggle dejando que la primera canción fuese una electro pop bastante sensual perfecta para ambientar la situación. Regresó hasta donde estaba Matt mientras se movía al ritmo de la música y utilizó sus propias piernas para separar las del contrario y colocarse entre ellas levantando el mentón del moreno y besándolo una vez antes de bajar nuevamente hasta quedar su rostro en la entrepierna del otro mago.

Con una mano comenzó a masajear los testículos del hombre y con la otra a masturbarlo de forma lenta y constante hasta asegurarse que su erección estuviera completa y entonces se metió el pene a la boca dando lamidas cortas con su lengua en el glande y finalmente recorriendo sus labios por todo ese falo de carne, deslizándolo por su garganta a un ritmo constante mientras que con una mano libre tumbó el torso de Matt sobre la cama para que quedase recostado con los pies en el suelo.


Canción:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Miér Mar 18, 2015 1:50 am

Mi intención no era terminar así aunque lo estuviese deseando desde la última vez. Apolo era un chico apuesto y directo que buscaba aquello que quería. Lo bueno fue que ambos estábamos buscando lo mismo y justo lo encontramos. La cena no fue una excusa para terminar lo que empezamos. De verdad estaba deseando conocer a ese hombre que de la noche a la mañana me hizo olvidar mis modales serios y terminar, o empezar, una fiesta paralela en mi habitación en día de la fiesta de navidad que dimos Lluna y yo. Sus manos expertas y cuidadosas estaban recorriendo mi cuerpo y yo no podía apartarlas. Es más, mis manos también buscaban algo que tocar, acariciar y rozar. Pero no quería terminar aquello en la fría encimera de la cocina. ¿Qué clase de anfitrión sería si no ofrezco comodidad a mi invitado?

- Será genial porque es contigo. - susurré dando por zanjado el tema del lugar idóneo para dar y recibir placer. - Y lo estamos deseando desde hace meses.

Guíe a Apolo hasta mi habitación. Recorrido que seguramente él recordaba bien. Al llegar empecé a quitar la poca ropa que todavía tenía puesta. Con sumo cuidado aparté sus pantalones. Él mismo terminó de desvestirse, dejando su cuerpo totalmente desnudo. Algo digno de admirar. Gemí levemente. Me gustaba lo que estaba viendo y quería que Apolo supiese que estaba disfrutando con ello, y aún esperaba poder disfrutar más.  

Había olvidado que Apolo se dejó los boxers encima de mi cama el día de la fiesta. Me resultó muy gracioso encontrarlos cuando fui a acostarme. Los guardé en el cesto de la ropa sucia para más tarde limpiarlos y devolverlos a su dueño. Pero una vez limpios la elfa los puso en mi mesilla y una mañana en que me dormí y desperté un tanto atolondrado me los puse sin querer con las prisas ya que llegaba tarde al trabajo. Eran más o menos de mi talla y muy cómodos, de modo que no noté el cambio hasta que hice mi habitual parada en el baño antes de almorzar.

- Yo no lo pensé, pero al elfa si. Los usé sin querer así que no pienso devolvértelos. - contesté de forma traviesa.

La mano de Apolo fue bajando por mi torso hasta rozar mi pene. Me cogió de la mano para acompañarme hasta la cama. Fue un gesto lleno de sensualidad. La música formaba parte de mi día a día y escucharla en un momento como aquel podía ser excitante o catastrófico. Mis canciones favoritas para estos momentos solían ser las mismas. Rock a bajo volumen creando ambiente. Algunos estudios advierten de que el rock te hace ir a demasiada velocidad. Lo que no soporto son las clásicas canciones lentas de amor. Hacen que se me corte el rollo. Apolo eligió algo lento cantando y susurrado por un hombre al que no lograba poner cara. La canción era de lo más explícita. Mi acompañante se acercó de nuevo a mi para regalarme un nuevo beso y después bajó hasta quedar agachado delante de mi. Sabía lo que iba a hacer y no me pilló por sorpresa. Eso no significa que no me estremeciera un poco gimiendo de placer. Sus manos expertas empezaron con un masaje suave en mis testículos y en el pene. La excitación subía y con ella aumentaba el tamaño y la consistencia de mi erección. Me excitaba el hecho de que estuviese masturbándome y también que fuese él, Apolo, un hombre.

Era una verdadera fantasía hecha realidad. Al mismo tiempo que la canción me susurraba un bonito estribillo Apolo comenzó un juego muy placentero. Su boca atrapó mi pene otorgándole pequeñas caricias con la lengua. Es extraño como algo que me han hecho mil veces y de distintas maneras, unas más acertadas que otras, me sigue gustando y haciendo sentir tan bien. Podía notar la experiencia de Apolo en cada movimiento de su boca. Con una mano empujó mi torso y me dejé caer sobre la cama disfrutando al máximo. Una vez más observé la lámpara del techo mientras tensaba y destensaba varios músculos de mi cuerpo que respondían de ese modo al placer que la boca de Apolo le estaba entregando a mi pene. Decidí mover mi brazo de forma voluntaria para tocar el pelo de Apolo. Es algo que me gusta de él. Es rubio y largo. Me gustan los cabellos con movimiento. Le hace sexy. Me estaba dejando hacer disfrutando del placer sin más. Los labios del chico estimulaban gran parte de mi miembro, y su lengua también. La canción repetía su estribillo retándome a decir como es que me gusta a mi. Estaba acelerándome demasiado y no pretendía terminar ahora mismo, de modo que hice un esfuerzo para volver a quedar sentado sobre la cama y aparté la cabeza de Apolo. Le di un apasionado beso, notando mi propio sabor en su boca.

- No quiero que esto termine.

Lo atraje hacia la cama obligándolo a acostarse del mismo modo que él había hecho conmigo. Yo también quiero saborear su pene y sentirlo dentro de mi boca. Tengo curiosidad, es algo que nunca he podido llegar a hacer. Fui con mucho cuidado bajando por su abdomen dándole besos y pequeños mordiscos en su piel. Siempre había querido estar en aquel lugar y en aquella situación. Empecé besando y lamiendo las zonas cercanas a su miembro semi erecto. Bajando desde el hueso de la cintura hasta la parte interior del muslo. Me estaba recreando con la esperanza de que Apolo lo disfrutara, pues yo lo estaba disfrutando. Llegué al fin a sus testículos, zona sensible donde las haya, los besé con sumo cuidado. Con una mano agarré el miembro de Apolo masturbándolo mientras besaba sus zonas más sensibles con el ánimo de excitarlo. Finalmente, sin poder resistir más las ganas, lamí de arriba a abajo aquel pene duro y terso, y me lo metí en la boca. Mi torpeza era visible pero también mis ganas. Al fin y al cabo estaba haciendo las cosas como me gustaba que me las hiciesen a mi. Despacio, con precisión y con ganas. Tener una presencia dura en mi boca me hizo enloquecer, y no tardé en aumentar el ritmo de la felación.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Jue Mar 19, 2015 1:30 am

Decir que el rubio no estaba deseando poderse encontrar de nuevo con Matt y probar esos labios y su cuerpo sería como decir que es un heterosexual amante de las vaginas cosa que no lo es. Apolo estaba seguro de que quería volver a ver al moreno y su deseo se le cumplió. Ahora estaba en una situación excitante para ambos en la habitación principal de aquel departamento. La música que el mortífago eligió era perfecta para él pero no estuvo seguro de si lo sería para el otro. Sin embargo decidió arriesgarse y esperar que eso no matara el ambiente que se había creado desde la cena. - Si me lo preguntas creo que es algo excitante solo de imaginar que llevas puesto algo mío - dijo sonriendo levantando la mirada después de darse un respiro de lo que estaba haciendo en la entrepierna del otro. - Si, son tuyos ahora - sonrió y continuó lamiendo el pene de Matt.

Al parecer al hombre le gustaba lo que el rubio le hacía pues sostuvo una mano sobre su cabello a lo cual respondió siguiendo el ritmo que le marcaban. Tras unos minutos sintió que lo apartaban suavemente solo para ser atraído al rostro contrario y recibir un beso cargado de pasión. Apolo lo aceptó encantado e inclusive sostuvo la cabellera de Matt por unos segundos antes de separarse y escuchar las palabras del moreno lo cual le hizo sonreír. - Esto es solo el comienzo - se apresuró a responder un tanto excitado y con su virilidad a tope.

Obedeció al hombre cuando le hizo que se recostara sobre la cama en la misma posición que el otro. Abrió las piernas por inercia y se relajó esperando el momento. Él sabía que Matt era inexperto con los hombres por lo cual realmente no se preocuparía por el resultado pues después de todo quizá esa sería su primera vez estando con uno. La espera fue larga pues el moreno lo postergaba mientras recorría el cuerpo del rubio con su lengua y sus labios hasta que finalmente sintió como su boca húmeda succionaba ligeramente el glande y el tronco del rubio lo que le hizo tensar los músculos de las piernas y cerrar automáticamente los ojos para concentrarse esperando que el hombre no utilizara los dientes pues era un error de novatos que dolía bastante. Para su fortuna no lo hizo. Pasó la yema de sus dedos por el cuero cabelludo de Matt mientras de sus labios brotaban unos pequeños gemidos de placer opacados por el cambio de estilo de música en el reproductor. La letra era un tanto explícita pero a él le encantaba.

- Detente, tampoco quiero acabar ya - dijo levantando el mentón del contrario y probando nuevamente esos labios que lo obligaban a desatar su instinto primitivo y carnal. - Confía en mí, ¿de acuerdo? - susurró en el oído de Matt al momento que le tomaba de la mano y lo lanzaba sobre la cama boca abajo y se abalanzó hasta quedar sobre él y comenzó a mordisquear el lóbulo de la oreja  del hombre mientras sus manos acariciaban su cuerpo desnudo. Sus labios fueron descendiendo poco a poco por la espalda donde dio pequeños besos y bajaron hasta su espalda baja y finalmente a su perfecto trasero con forma de burbuja, el cual mordisqueo y acarició con sus manos para abrirlo un poco e introducir su lengua. Primero utilizó la punta de la lengua para esperar la reacción de Matt y saber si le gustaría o no. Después continuó adentrando su lengua utilizándola en movimientos circulatorios.


canción:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Miér Mar 25, 2015 1:59 am

El ambiente se había calentado más que la última vez pues durante la fiesta fuimos interrumpidos y no pudimos ir muy lejos. Sentía un poco de miedo y a la vez curiosidad por saber que estaba por venir. Apolo puso música y tomó la iniciativa por un momento. Muchas veces había sentido mi pene en la boca de alguien pero no de este modo. Saber que estaba explorando mi sexualidad como nunca hasta ahora también me resultaba excitante. Apolo nombró el bóxer que se dejó la última vez aquí mismo, sobre mi cama, y tuve que hacer memoria. Los había usado y me los pensaba quedar. A Apolo no parecía importarle demasiado. Al contrario, le excitaba.

Se estaba muy bien en aquella posición cómoda mientras Apolo jugaba con mi pene. Acaricié su pelo gozando de puro placer. Pero quería algo más. Es algo que me han hecho muchas veces y que yo quiero hacer. Ahora tengo a Apolo desnudo en mi cama y es el momento más oportuno. Quiero sentir su pene en mi boca y darle placer. Atraje al rubio hacia mi para darle un beso y aprovechar para acostarlo sobre mi cama. Recorrí el camino hasta su miembro con besos. Porque me apetecía y porque a nadie le disgustan los besos en la piel desnuda. Es un cosquilleo interesante que suele ser excitante. Su piel tersa llamaba a gritos ser besada, chupada y mordida, al igual que otra parte tersa de su anatomía. La música cambió. Dediqué un momento a escuchar el ritmo y continué con mi tarea. Succioné su miembro jugando al mismo tiempo con la lengua en su glande. Estaba disfrutando casi tanto como él. Sin darme cuenta aumente el ritmo. La fuerte mano de Apolo jugaba con mi pelo desordenándolo hasta que quiso que parase. No quería terminar todavía. Lo cierto es que yo tenía cierto reparo en que eso sucediese. Semen. Es un tanto asqueroso. Si llegara a sentirlo en mi boca, ¿me haría vomitar? En una ocasión una mujer estuvo a punto. Le dio una arcada y sus ojos se pusieron rojos y llorosos. Es algo que de momento no quiero experimentar. Sigamos.

Nos besamos de nuevo llenos de deseo. Apolo quiso esta vez que confiara en él. Lo susurró en mi oído al tiempo que me lanzaba contra la cama boca abajo y se estiraba encima de mi. Sus labios regalaron besos a todo mi cuerpo. Esta vez estaba de espaldas a él, sin poder ver lo que venía a continuación. Solamente podía contar los azulejos del suelo mientras me retorcía cual culebra de río por encima de la cama pues los besos me causaban excitación y cosquillas a la vez. El último beso que noté fue en mi lindo trasero, seguido de unos mordiscos suaves. Estaba seguro de lo que podía venir a continuación. Es algo que me asusta y me interesa. ¿En que momento se decide quién es el que penetra al otro? Pero nada de eso sucedió. Una presencia húmeda y juguetona encontró un punto bastante desconocido hasta el momento. Mi acto reflejo fue apretar los glúteos. No por disgusto si no porque no esperaba eso, ni mucho menos esperaba que fuese tan placentero.

- No he podido evitarlo. - le expliqué. - Jamás había sentido esto.

Una vez relajado y sabiendo lo que venía dejé que la lengua de Apolo recorriese un rincón hasta ahora escondido al mundo. Me agarré al colchón con ambas manos apretando con fuerza. Un calor desconocido inundó mi rostro y cada parte de mi cuerpo. Cuanta sensibilidad. Hasta la fecha no había sentido semejante placer. Jadeaba de gusto recordando de vez en cuando que debía respirar para no morir asfixiado.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Jue Mar 26, 2015 2:25 am

La experiencia es algo que se adquiere con los años y aunque Apolo es un tanto joven la vida le ha presentado oportunidades de aprendizaje y a su vez uno o dos trucos que podrían hacer morir de placer o dolor a cualquiera. Porque el dicho del dolor al placer hay una delgada línea era cierta. Sin embargo, esta vez el rubio haría todo lo posible porque su cita no sintiese dolor y si máximo placer. Él sabía que era la primera vez de Matt con un hombre y quiso hacer que fuese especial para ambos, por más cursi que sonase, Apolo era en realidad una persona romántica aunque muy pocas personas conocían ese detalle.

Matt estaba boca abajo sobre la cama y se aferraba al colchón mientras que Apolo yacía sobre el suelo de rodillas y con los brazos alrededor de las piernas del moreno mientras su rostro estaba a la altura de aquel perfecto trasero. El rubio se volvía loco, un instinto casi primitivo cuando veía uno tan perfecto que le provocaba volverse un salvaje así que tuvo que luchar con sus instintos por no ser demasiado brusco.

Se detuvo un momento sacando la lengua del interior de Matt y se levantó - necesitamos lubricar para que la experiencia no sea dolorosa y si placentera, por suerte no salgo de casa sin lubricante - dijo dando una nalgada al hombre desnudo sobre la cama y caminó hasta la pila de ropa de donde saco un paquete compacto de lubricante de los bolsillos de su pantalón y lo abrió con los dientes volviendo hasta donde estaba el moreno. - Siéntete libre de decir lo que te gusta o no o si quieres que me detenga ¿de acuerdo? Lo importante es que estés cómodo con esto - dijo dejando de hablar por fin. La música de fondo continuaba pero esta vez le prestó menos atención. Volvió a ponerse en sus rodillas y colocó un poco de lubricante en el interior de Matt, logrando con un poco de paciencia rozar uno de sus dedos en la entrada de Matt hasta que finalmente este cedió y comenzó a moverlo muy despacio. - ¿Cómo te sientes? - preguntó en apenas un susurro queriendo saber si seguir o detenerse.

Tras unos minutos en los que involucraron bastante lubricante de por medio y tres dedos, finalmente el rubio consideró que el moreno estaba listo. Se levantó e hizo que Matt se girará para quedar boca arriba. - Quiero mantener el contacto visual si es que no te importa - le sonrió mientras sacaba de sus bolsillos un preservativo. Para él era uno de los mejores inventos que los muggles inventaron y no hacía nada sin él por precaución. Se tomó su tiempo para colocarlo en el pene erecto y cuando lo hizo puso un par de almohadas en la espalda baja del moreno para poder tener mejor ángulo.  - Quiero que te relajes, es importante - dijo mientras subió las piernas de Matt en sus hombros y poco a poco introdujo su miembro, conforme el otro hombre se lo permitía.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Vie Abr 03, 2015 12:40 am

Apolo estaba siendo cuidadoso, lento y paciente conmigo. Nos fuimos excitando poco a poco, sin prisas. Estaba disfrutando tanto aquellos preliminares como una sesión de sexo de las duras. Lo cierto es que esta primera experiencia de sexo gay podía ser decisiva. Podía llegar a gustarme tanto como para no desear otra cosa, o podía ser un desastre y como consecuencia no querría repetir la experiencia en el resto de mis días. Hasta el momento estaba siendo algo bueno y placentero. No dejaba de resultar extraño que alguien estuviese jugando con su lengua en mi ano. Es la zona más escondida del cuerpo humano y jamás pensé que con unos movimientos de lengua juguetones diesen tanto placer. Me agarré fuertemente a la cama apretando las sábanas entre mis dedos. Un placer desconocido por mi hasta ese mismo momento me inundaba desde abajo hasta arriba. Mi pene estaba muy erecto, podía notarlo apretado contra el colchón. Apolo se detuvo en aquel instante. Mi estado de relajación era tal que a penas escuché lo que trataba de decir. Giré mi cuello para mirar su esbelto cuerpo desnudo ir hasta donde tenía su ropa. Estaba buscando lubricante. Sé lo que viene ahora. Temo que duela. Aún sentía la humedad de su lengua en mi ano. En ese instante recordé que mi mesilla de noche es un arsenal.

. En ese cajón hay de todo lo que podamos necesitar.

Señalé el cajón de abajo de la mesilla. Suelo tener preservativos, lubricantes y algunos juguetes. Hombre prevenido vale por dos. Mi cajón está siempre lleno de ese tipo de cosas. Ya una vez tuve un susto de muerte y espero no tener que pasar por ello otra vez. Con Apolo no tengo ese tipo de problema, pero es bueno usar preservativo para prevenir enfermedades. El mejor invento muggle desde la televisión.

Apolo estaba siendo muy atento conmigo. Como un hombre experto con una virgen. Pensar eso me hizo sentir bien y mal. Bien porque me estaba tratando de maravilla y no podía tener queja. Mal porque estoy demasiado acostumbrado a mandar. A ser yo el que hace. Por una vez va a ser la otra persona la que mande, la que me haga descubrir nuevas sensaciones. Pasé la lengua por mis labios mientras miraba a Apolo con atención. Él me instaba a pronunciarme para saber si estaba cómodo o no. Mi primera respuesta fue una sonrisa.

- Así lo haré.

El lubricante estaba frío pero el dedo de Apolo caliente. Continuaba en la misma posición, boca abajo mirando las baldosas y mordiendo las sábanas de vez en cuando. Ese instante fue eterno. Apolo fue muy cuidadoso pero era muy extraño sentir algo entrando por ahí. Poco a poco se fue tornando placentero. Como respuesta a su pregunta solté un gemido. Me di cuenta cuando introdujo otro dedo y uno más, los noté porque entraban en mi pero no me causaron dolor. A decir verdad era bastante gustoso. Cuando paró y quiso cambiarme de posición supe lo que venía. Tiene un buen pene, bastante grande a decir verdad. ¿Y si me duele?

El hombre quería mantener el contacto visual y a mi no me importaba en absoluto. Solamente esperaba no sentir mucho dolor a mi expresión facial no sería nada excitante. Quedamos cara a casa. Mi cuerpo tumbado sobre la cama, relajado. Y Apolo mostrando su gran erección mientras se colocaba el preservativo. Desde ese punto tenía una gran perspectiva de su cuerpo. Me pone mucho. Es quizás demasiado serio, y no habla de más. Me gustaría saber en que piensa. Debe creer que soy un tonto porque no tuve experiencias homosexuales a mi edad. Usó dos almohadas bajo mi espalda para mayor comodidad y levantó mis piernas que quedaron reposando en sus hombros. Que me relaje. Estoy deseando sentir como su miembro erecto me penetra pero el deseo no es suficiente para que me relaje. Su pene se situó en la entrada de mi trasero. Me sentía excitado pero nervioso. Fue muy suave adentrando su miembro poco a poco, a medida que yo se lo permitía. Sentía dolor, sin duda. Pero no dolor seco del que se puede sentir cuando te rompes un hueso o te haces un corte. Más bien un dolor placentero. No me podía creer lo bien que estaba entrando ni el placer que eso me producía. Además disfrutaba de una vista completa de Apolo. Levanté un poco la cabeza para tener una visión aún más completa. El pene de Apolo desaparecía en mi interior, y solamente podía ver mi pene erecto entre él y yo. Comenzó a hacerlo con más fuerza. Sentía mi corazón golpeando en mis sienes. Me dejé caer de nuevo reposando la cabeza sobre el colchón sin dejar de mirar los ojos azules de Apolo. No sabía si moverme o no, de modo que dejé que mis manos acariciaran a Apolo por puro instinto.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Dom Abr 05, 2015 8:20 pm

Apolo es un hombre cuidadoso a la hora de tener sus encuentros sexuales. No tuvo clase de salud sexual en Hogwarts ni mucho menos pero él desde que supo y se aceptó como un hombre homosexual se interesó por el tema, logrando leer todos los libros escritos en su mayoría por muggles que hablaban al respecto de aquella preferencia sexual. Algunos eran del punto de vista psicológico, otros eran un tanto medievales pero al final el rubio se informó lo suficiente como para saber que el sexo seguro era algo fundamental cuando son dos personas del mismo sexo teniendo relaciones. Aunque para las heterosexuales era lo mismo, solo que los magos eran más quisquillosos al utilizar inventos hechos por gente sin magia en su sangre.

Fue así que siempre llevaba consigo preservativos y otras cosas que le pudiesen ayudar a practicar el sexo seguro y seguir teniendo el mismo efecto placentero. Sin embargo, el moreno le había informado que en su mesita de noche yacía todo un arsenal indispensable que le serviría. El rubio sonrió - me gustan los hombres precavidos - dijo mordiéndose el labio y acariciando las piernas de Matt antes de caminar hacia la mesita y abrir el cajón para encontrarse con una amplia variedad de preservativos. - Estos brillan en la oscuridad, suena divertido pero quiero hacerlo con la luz encendida para ver tu hermoso rostro - musitó mientras tomaba un preservativo con sabor a fresa que fue el primero que vio. El rubio a veces podía sonar bastante cursi pero es parte de su personalidad, aunque tratase de ocultarla a simple vista de la gente que consideraba indeseable, el moreno no era una de estas personas para él.

Se colocó el preservativo y sostuvo las piernas de Matt sobre los hombros mientras mantenía el contacto visual en todo momento y le indicaba que se relajara, cosa más sencilla de decir que de hacer y el rubio lo sabía, pero de igual forma confió en que su cita pudiese con ello. Con un poco de paciencia y mucho lubricante, el pene erecto de Apolo fue introduciéndose dentro de Matt, el cual se notaba que sentía dolor y el rubio pudo notarlo ya que su pene quedaba aprisionado con cada movimiento automático de los músculos internos. Un poco de tiempo después su miembro viril ya estaba completamente adentro y lo dejó ahí sin moverse para que se acostumbrase hasta que lo consideró apto para continuar con los movimientos, entrando y saliendo lentamente.

La respiración entrecortada de Apolo se hacía visible a medida que pasaba el tiempo y no pudo mantener la compostura durante mucho, pues comenzó a gruñir a medida que se adentraba cada vez más en Matt, gruñendo y jadeando pues aquel rincón virgen e inexplorado era lo bastante apretado como para robarle suspiros con cada movimiento por más lento que fuese - me encanta lo firme y apretado que estas - mencionó entre gemidos observando los ojos verdes del hombre y así mismo sus expresiones para ver si lo disfrutaba pues una mirada a veces decía más que mil palabras.

De un momento a otro el mortífago se detuvo y se salió bruscamente del interior del moreno para tomarlo de las manos y sentarlo sobre la cama, fue ahí cuando Apolo también se sentó a su lado y comenzó a morder el lóbulo de su oído y bajar poco a poco a su cuello donde comenzó a besarlo y a succionar esa parte con fuerza hasta que le quedó un chupetón en forma, visible a varios metros de distancia. - Un pequeño regalo - le guiñó el ojo y se dejó caer boca arriba sobre la cama. - ¿Por qué no te pones arriba? Puede que no sea la posición más cómoda para ti pero es placentero - dijo mientras sostenía su pene erecto y esperando que Matt se sentará sobre él. Poco a poco y con su ayuda lo lograron y entonces dejó que él se moviese mientras recorrió con sus manos los pectorales del moreno y bajó directamente hasta su miembro para comenzar a masturbarlo suavemente dejando que el hombre disfrutase por partida doble.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Jue Abr 09, 2015 2:16 am

No me asombré en absoluto al ver a Apolo buscando un preservativo. Es la clase de cosa que siempre debes hacer, y si estás con alguien que no quiere usarlo lo mejor que puedes hacer es irte. En el caso de estar en tu casa lo echas. No podía ser de otro modo, por más que el sexo entre dos hombres no pueda terminar en embarazo es un modo seguro de no contagiarte de enfermedades bastante malas. Una sola vez me olvidé de usarlo y me metí en un buen lío. Las prisas no son buenas ya que hacen cometer errores. El preservativo es un invento muggle que deberían usar todos los magos. Recuerdo la charla que le di a Brad cuando tenía unos doce o trece años. De nuevo repetí la charla con Lluna no hace mucho. Las reacciones fueron diferentes pero quedó claro el mensaje que es lo importante. A día de hoy le sigo recordando a Lluna que jamás haga nada sin usar protección. Ella me sigue diciendo que no sea pesado que no tiene intención de tener que usarlos. Eso nunca se sabe.

A Apolo le gustó mi cajón rebosante de materiales sexuales. En especial aquellos preservativos que compré en una tienda graciosa del centro, su función especial era brillar en la oscuridad. No los había usado con nadie y se iban a quedar sin usar de momento. Me gusta más follar con la luz encendida. Ni siquiera concibo hacerlo con la luz apagada. Me perdería el poder ver los movimientos y el cuerpo de la otra persona.  La manera de expresarse de Apolo sonaba un tanto cursi, algo que yo no suelo usar en la cama. Es solo sexo. Ahora mismo esto es una experiencia más. Algo nuevo que me está gustando. Para ser sincero conmigo mismo debo decir que me agrada el trato que estoy recibiendo. Apolo es un hombre experimentado y está siendo cuidadoso, delicado y atento. No estoy acostumbrado a tanta ternura. Las mujeres con las que suelo estar buscan lo mismo que yo, algo directo y sin compromisos. Me asusta lo que Apolo pueda pensar sobre esto.

Tuvimos una primera cita y ya estamos en la cama, eso es una buena señal. Más de dos citas sin sexo significa que la cosa se pone seria. Tampoco hemos hablado de ello. Hemos ido directos al grano pues nos quedamos con muchas ganas de más en la fiesta navideña. Apolo estuvo masturbándome para excitarme. Nunca había entrado nada en mi parte trasera y no se sentía mal. Una sensación extraña y dolorosa cuando comenzó a penetrarme que dejó paso a una percepción de placer. Me mantuve relajado porque estaba seguro de aquello y confiaba en que Apolo continuaría con la experiencia de forma suave y cuidadosa. Callé mis jadeos para no parecer débil al principio. Después no pude remediarlo. Una vez me adapté al grosor y tamaño del pene de Apolo, este empezó a moverse con más ganas. Quería ver su cara mientras soltaba aquellos gruñidos salvajes. Nunca antes había sentido algo parecido. El pene erecto de Apolo inundaba mi trasero entrando y saliendo con suavidad. Le sentía dentro de mi con mucha intensidad. Agradecí que me hablara pero no podía contestar sin gritar, así que opté por sonreír y gemir.

El ritmo de penetración paró sin explicaciones. Me tiró de las manos para quedar ambos sentados en la cama y mordió mi oreja. Bajó hasta el cuello excitándome más aún. Supe que iba a quedarme marca en el cuello y no se iría en varios días, puede que en una semana porque mi piel es extremadamente fina. Después de ese regalo se tumbó de nuevo en la cama. Quería que me pusiera arriba.

- Me gusta la idea.

Apolo se dejó caer en la cama. Fui cuidadoso al acostarme encima de él y ataqué su cuello que me estaba provocando. Bajé hasta su pecho succionando uno de sus pezones. La siguiente parada fue la cadera, donde pillé un sitio sin hueso para dejar una marca bien bonita en Apolo.

- ¿Preparado?

Estaba sobre mi cama aguantando su miembro erecto por lo que estaba más que preparado. Me agaché sobre él y me fui sentando poco a poco sobre su erección. Entró con más facilidad que antes.  Mis movimientos fueron suaves al principio para asegurarme de que todo estaba bien. No me dolía en absoluto, por eso me moví más deprisa jadeando con cada movimiento. Estaba bien aquella postura porque podía moverme libremente buscando mi propio placer. La fuerza de la gravedad ayudaba a que la penetración fuese completa. Fue entonces cuando Apolo recorrió mi cuerpo con caricias y su mano rodeó mi pene para masturbarlo. Estaba disfrutando muchísimo, como nunca. Un cúmulo de sensaciones se abrían paso en mi cuerpo. Mi pene estaba durísimo y al mismo tiempo sentía un cosquilleo en el ano. Un placer tremendo me invadió y me olvidé de todo por un momento. Estaba a punto de eyacular y algo más. Puro placer. Algo nuevo y placentero que me hizo gritar y gemir mientras estaba montado en Apolo. Mis movimientos se volvieron espasmódicos y arrítmicos disfrutando de aquel placer extraño pero bueno.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Sáb Abr 11, 2015 12:13 am

La experiencia para ambos magos resultaba ser placentera y bastante buena a juzgar por el lenguaje corporal que presentaban, por lo que Apolo se sintió totalmente confiado para proseguir con el acto luego de detenerse bruscamente para variar la postura inicial. Matt parecía dispuesto y eso le animó, se dejó caer sobre la cama mientras el moreno se apoderaba de los pectorales del rubio y bajaba poco a poco hasta llegar a la parte baja del vientre, junto a la cadera donde le dejó una marca pintada tal como Apolo hizo en el cuello ajeno. El mortífago sonrió ante esto pero no opuso resistencia, pero si busco los labios contrarios para besarlos una vez más antes de dejar que se le subiese encima. - Sí, estoy listo - respondió sosteniendo su propio miembro erecto para facilitar las cosas. Tras un poco de ayuda, Matt fue capaz de encontrar su posición y sentarse completamente sobre aquel trozo de carne. Un par de gemidos y murmullos salieron de los labios del rubio a medida que sentía como entraba y salía de aquel pedazo de hombre tan guapo.

Sus manos recorrieron el cuerpo ajeno en busca de ocasionar más placer, recorriendo los pezones del moreno y retorciéndolos solo un poco para luego ir bajando hasta su pene el cual rebotaba con cada uno de los movimientos que hacía. Lo sostuvo con una mano y le ayudó a masturbarse, al principio de manera lenta y concisa hasta seguir con el ritmo marcado por el otro hombre y dejarse guiar por él en aquellos momentos críticos. Apolo tuvo que detener su mano y el placer que le daba al otro para dejar caer el cuerpo contra el colchón de la cama y poner los ojos en blanco mientras gemía al sentir la oleada de espasmos y sensaciones que comenzaba a sentir con mayor intensidad ya que su cuerpo avisaba que acabaría en poco tiempo. Aquello le obligó a detenerse y salirse de su nuevo amante para recostarlo sobre la cama en una posición ligeramente inclinada hacia la derecha. Entonces lo arrastró a la orilla de la cama  dejando los pies suspendidos y donde el rubio se bajó para colocarse de pie junto a esta, levantando la pierna izquierda de Matt para poder tener un ángulo idóneo.

Se posicionó entre una de las piernas ajenas mientras la otra la tenía levantada y poco a poco fue abriéndose paso en el perfecto y redondo trasero del moreno, donde comenzó a recuperar el control del ritmo y las embestidas cada vez más rápidas y constantes, saliendo y entrando, así como gimiendo con cada una de estas acciones y escuchando el sonido de los testículos golpeando contra las nalgas de su amante. Su pecho comenzó a escurrir gotas de sudor así como su rostro a medida que continuaba, mirando a cada momento el rostro del hombre y sonriendo cuando sus jadeos se lo permitían. Llegó un momento en el que unos sonidos guturales de placer salieron de la garganta del rubio, avisando que el momento clímax estaba a punto de llegar y así fue. Su cuerpo se tensó y una sensación eléctrica lo recorrió de pies a cabeza, teniendo que dar una embestida final y quedarse quieto, poniendo los ojos en blanco y su respiración agitada, eyaculando dentro de Matt. Logrando llegar ambos al orgasmo al mismo tiempo, cosa difícil de conseguir.

Esperó un momento antes de retirar su pene, hasta que este volvió a su estado flácido y arrojó el preservativo a un cesto de basura. Entonces se subió a la cama junto al moreno y apoyó su cabeza sobre su propia mano mientras con la otra acariciaba el abdomen de Matt. - Dicen que la primera vez nunca se olvida, ya sea si fue buena o mala la experiencia. Aunque espero que haya sido buena para ti. Para mí fue sensacional - dijo susurrando con su voz grave mientras le sonreía. ¿Que seguía ahora? ¿Debería levantarse, agradecer por la cena e irse? ¿O quedarse un rato más o pasar la noche? Esa no era su casa y no sabía cómo reaccionaría el otro hombre después de eso. - Si quieres y me das un par de minutos podemos continuar con una segunda ronda - rió recostándose observando el techo por unos segundos y luego a Matt. - Eres hermoso - soltó sin más, externando sus pensamientos de ese momento, sin ser consciente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.