Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Primer partido de Quidditch (Hufflepuff vs Slytherin)

Invitado el Vie Feb 06, 2015 4:20 pm

Desde pequeña había soñado con ser profesora de vuelo o jugadora profesional, ahora me siento un poco rara el tener que arbitrar y no jugar...Es el precio que tiene el ser profesora. El año pasado no pudimos jugar porque no habían muchos alumnos pero por lo visto este año se animó más la gente. Me llevé una alegría cuando vi la lista. Me emocioné un montón en ese momento, parecía una estudiante más...Mira tú lo emocionada que estaba, que rápidamente escribí a mis padres contando que iba a arbitrar el Hufflepuff contra Slytherin.

A pesar de las condiciones meteorológicas que tenemos hoy, que está nublado y hace un frío que te pelas, se celebra el primer partido de Quidditch de este curso. Era el primer partido que arbitraba como profesora, y que no fuera de práctica de clase. Los alumnos se habían levantado muy animados, siempre que hay un partido el castillo está mas vivo que nunca, o eso me habían dicho mis conocidos. Los tejones que me veían por el pasillo y el comedor, me decían que siempre pitara faltas a favor de Hufflepuff o que expulsara a algún Slytherin, estos niños...Todavía recordaba mi época de estudiante, la emoción que sentíamos cuando teníamos que jugar contra los gilipollas, brutos e inmaduros de Dursmtrang...La de dientes que partí golpeando con el bate a la bludger, y queriendo además. Las peleas que tenía con Jayce no era ni normal, a saber que carajo estará haciendo ahora que es jugador profesional.

Antes del partido me reuní en la Sala Común con mi equipo...Alice no estaba presente, así que solamente me dirigí al resto. Les pedí deportividad ante todo, me importaba un carajo que el jugador de enfrente fuera quien fuera. Me marché a mi despacho para ultimar todos los detalles, de paso le mandé a Alice la escoba que le había comprado...Pensaba en dársela en persona pero como no la había visto y no sabía cómo iba a reaccionar yo al pedirle explicaciones, preferí mandarla con Valor. Tras eso me peiné con una trenza y me dirigí al campo. Todo el mundo ya comenzaba a dirigirse a las gradas, este encuentro prometía ser muy apasionante... Suspiré y agarré la caja de las pelotas, escuchando la obación de los asistentes cuando salí al campo y notaban que faltaba poco para comenzar. Coloqué la caja cerrada en medio del campo y me quedé ahí esperando, mirando fijamente la puerta de los vestuarios, ya sólo quedaba que ellos vinieran y se colocaran en sus puestos, y rezar para que no falte ninguno...


Off: Bueno chicos, por fin tenemos un partido de Quidditch. Tenéis hasta el LUNES 9 para ir entrando, ese día por la tarde-noche postearé el comienzo del partido. En mi siguiente post explicaré cómo jugaremos, tranquilos que a traves de mis Off iré guiando la situación.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Feb 06, 2015 4:38 pm

Genial. Magnifico. Asombroso. No era muy dada a los nervios, pero aquella vez los sentía cosquilleando por todo su cuerpo como un montón de hormiguitas que no lograba asesinar. Estupendo. Ella era la capitana del equipo de Hufflepuff y ellos y las serpientes debían abrir la temporada de Quidditch. Dejó caer su frente contra el espejo acompañando el suave golpe con un suspiro. Sus padres casi se habían muerto de la emoción al escuchar que su hijita era una capitana. Era perfecto para lo que ellos deseaban de su futuro, daría magnificas referencias para una universidad mágica.

- Debes controlarte, Ndidi –se dijo a si misma, usando su segundo nombre para darle mas pesos a sus palabras. Se separó del espejo y se acomodó el pelo por decima vez. No creía que hiciera demasiada diferencia, él tenia sus propias ideas.

Bajó las escaleras con la escoba en la mano. La escoba que el hermano de Circe le había dado. El hermano de Circe que se había preocupado por su ebola inventado. El hermano drogadicto de Circe. Irresponsable y drogadicto. Con una vaca. Negó con la cabeza, intentando deshacerse de la confusión de aquel pensamiento. Sabia que le agradaba, el hombre no se guardaba el hecho de que, a contrario de muchas personas, le agradaba por el tono de su piel. Y Robin tenia que admitir que le agradaba, de la misma forma que a las personas les agrada un perro con tres patas que corre tras uno, batiendo la cola. Ya tenia puesto su uniforme de brillante amarillo. De todos los colores que había en el mundo y justo le toca la casa con el amarillo. Miró a su alrededor en busca de los miembros de su equipo, pero no encontró a nadie, así que siguió hacia el Gran Comedor, donde no hizo mas que servir de adorno pues tras dar un mordisco a su tostada se vio incapaz de comer. Estaba nerviosa, pero también expectante. Queria empezar ya, quería sentir el viento en su cara y quería vengarse de Circe con muchos puntos colados por la portería. Aquel último pensamiento la hizo sonreir y acompañada con la idea, se encaminó hacia el campo. Se coló sin decir nada en los vestuarios y se sentó a esperar que alguien de su equipo tuviese la decencia de aparecerse. El sombrero no había mencionado la tendencia que tenían los tejones a llegar tarde a todos lados.

¡Merlin! Ella tenia que dar un discurso que los animara. Enterró su cara en su mano izquierda. Odiaba dar discursos.
avatar
InvitadoInvitado

Lluna Forman el Vie Feb 06, 2015 9:48 pm

Quidditch. Me levanté de la cama de un salto, muy animada y nerviosa. Solamente el Quidditch me pone así de alterada. Es la mejor parte de esto de ser bruja. Tengo mi escoba lista a los pies de la cama. Anoche la estuve abrillantando y mimando antes de irme a la cama. Mi Saeta es algo muy especial. Matt me la regaló por mi cumpleaños y hoy voy a tener la oportunidad de usarla para un partido de verdad. Nuestro primer partido de liga contra los Hufflepuff. Intenté no pensar en ellos mientras desayunaba con pose seria. Sonreía cada vez que alguien lanzaba un comentario positivo sobre la paliza que le vamos a dar a los tejones. Comí poco. No es bueno tener el estomago demasiado lleno si vas a montar en una escoba y a dar giros imprevistos para atrapar una pequeña pelotita escurridiza. Estoy nerviosa. Es mi primer partido como capitana. Y mi equipo es... Damon, Ian... Solo espero que no maten a nadie durante el transcurso del partido, y que ganemos de la forma más justa posible.

Me reuní con mi equipo unos diez minutos antes del partido, como venía siendo normal con el otro capitán. Yo estaba más que preparada con el uniforme de Quidditch y mis anteojos. El clima estaba revuelto, algo de viento y mucho frío. No sería de extrañar que se pusiese a llover, o a nevar. Va a ser un partido difícil en muchos aspectos. Debía esperar a los míos y darles unas palabras de ánimo. Respiré hondo pensando en las palabras precisas.

Cuando estuvieron todos en el vestuario me subí encima de un banco para poder hablar mejor a mi equipo, y que me viesen y me escuchasen. Es típico en los capitanes que digan algo antes de un partido. Yo había escogido mis palabras.

- No se que decir realmente. Cinco minutos para el primer partido de este curso. Todo se define hoy. Si ganamos, demostraremos ser mejores que los tejones. Pero si perdemos... - respiré hondo. - Chicos, chicas, equipo. Tenemos que ser realistas hoy. Los tejones son unos patosos, su equipo no es el mejor y ¡¡vamos a ganarles!! Pero hace un frío que pela así que más os vale terminar rápido, no dejar que nos marquen ningún tanto, – dije mirando a Circe. - manteniendo lejos de nosotros las bludgers, – dije mirando a mis queridos golpeadores. - que yo me encargo de coger la Snitch. ¡Vamos a enseñar a esos tejones como se juega!

La profesora Fenixheart y el resto del colegio nos estaban esperando en el campo. Era hora de salir a jugar y demostrar de que pasta estamos hechos. Se que mi rival directa es Danny. En primera instancia no pienso jugar sucio ni hacerle daño, pero pienso coger esa escurridiza Snitch y pienso ganar este partido.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.140
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1069
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Ian Howells el Sáb Feb 07, 2015 12:37 pm

Ian había nacido para reventar bludger con un bate, pero no, hoy tendría que jugar en la posición más aburridas de todas: de cazador. La gente del equipo había sido una irresponsable -y eso lo decía Ian- y habían sido conscientes de que se iba a hacer un partido como para entrenar lo suficiente para él. Pero no importaba, Ian era el puto amo en todas las posiciones, por lo que no habría problema alguno.

Algo desganado, muy poco pues en realidad era un motivado de la vida, se vistió con el uniforme correspondiente y cogió su super Saeta, brillante y a la cual le daba hasta cosa cogerla por si le daba un golpe. Era tan bonita recién comprada… La miró con amor, pues la Saeta era su nuevo amor y salió de su habitación con ella en la mano, llegando a la sala común. Ahí se pegó un gran rato, hablando tanto con los del equipo como los máximos aficionados a él. Se enfrentó a los imbéciles que no jugaban por no haber entrenado y sobre todo al cazador al que le había robado su puesto por ser tan malo. Aunque lo más divertido era ver a esas alumnas, de menor edad, que no conocían de nada a Ian y se dejaban llevar por su físico, deseándoles suerte con las bragas mojadas. Ian sonreía ante eso. Si le conocieran, ni le mirarían para desearle suerte.

No sabía a qué estaba esperando para irse, pero cuando Circe bajó por las escaleras, tuvo claro que era hora de irse. Esperó por ella abajo y, una vez se acercó a él, le enseñó la Saeta.-¿Has visto qué bonita mi Saeta?-Preguntó retóricamente con una amplia sonrisa, acercándose a ella como quien se acerca a contar un secreto.-Me la ha regalado una fan que está enamorada de mí.-Bromeó, consciente de que recibiría o un golpe o un comentario de lo más sarcástico y cortante. Al fin y al cabo era Circe. No iba a esperar un cumplido, ni una sonrisa ni tampoco una divertida carcajada. ¿Circe poseía de una divertida carcajada? Daba miedo hasta comprobarlo intentando hacerle cosquillas, probablemente te pegase semejante codazo en la cabeza que te dejaría K.O. Pero no importaba, él era feliz así.

-¿Qué, tiramos? El campo estará esperando por los mejores y quiero volver a probar mi Saeta antes de empezar.-Añadió, saliendo de allí hasta llegar a la primera planta y salir hasta fuera. No entendía como la gente con escoba, iba caminando hasta el estadio. Qué ganas de malgastar fuerzas y ser masoquistas.

Ian se subió a su escoba y tras darle un golpecito al suelo con la pierna, salió volando hacia el campo de Quidditch. Adoraba la velocidad, por lo que la sensación de una Saeta en comparación con una simple barredora de pobres, era sumamente notable. Con la Saeta llegó directamente a la puerta del vestuario bajándose en la puerta, pero al entrar se equivocó de lado, viendo en su interior a todos sus contrincantes vestidos de amarillos.-¿Qué mentalizándose para perder? ¡Tenéis suerte de que hoy no juegue de golpeador!-Los miró a todos con un rostro de expresión maliciosa. Luego se fijó en la sexy de su capitana.-¿Cómo va eso?-Le guiñó un ojo y se dio la vuelta, yéndose para el suyo, en dónde Lluna acababa de ponerse encima de un banco para dar un discurso de motivación. La verdad es que era una persona bajita, le venía bien subirse al banco.

Lo que dijo fue bastante evidente, ya que los Hufflepuff no parecían ser demasiado… peligrosos. ¿Qué te va a hacer un tejón? ¿Abrazarte amorosamente hasta que mueras de vomitar arcoiris? Se giró hacia atrás, mirando a Circe.-Esto está ganado. ¿Viste la cara de los de Hufflepuff? Tienen más nervios que ganas de jugar.-Menos su buscadora, esa niña que parece tener más energía que cualquier persona después de tomarse cuatro latas de bebidas energéticas, tres barras de chocolate y dos tazas de café con mucho azúcar.

-¡Capitana!-Llamó la atención de su amiga, al igual que, por el grito, la de todo su equipo.-¿Entonces cuando ganemos nos vamos todos a las tres escobas a celebrarlo?-Sonrió ampliamente-Pero paga Lluna, claro…-Bromeó eso último. O no, a lo mejor cuela...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Circe A. Masbecth el Sáb Feb 07, 2015 1:06 pm

El problema de tener el pelo largo era intentar jugar al Quidditch con él sin que se pusiera en tu campo de mira o decidiera darle un abrazo cariñoso a la escoba o a cualquier complemento de la ropa impidiendo la movilidad máxima para poder jugar. Por esa misma razón siempre jugaba al Quidditch con trenza, y una vez acabó de hacérsela, cogió la escoba y bajó hasta el piso de abajo, donde se encontró a un gran grupo de sus compañeros de casa hablando sobre el partido. La mayor parte de ellos ya había salido rumbo al estadio para coger buen sitio a la hora de ver el partido, pero los más rezagados aún dedicaban palabras de ánimo a los jugadores.

- De ti no se enamorarían ni con un filtro de amor. – Afirmó al escuchar las palabras de Ian, tan imbécil como siempre. Le dedicó una sonrisa de lo más falsa y negó con la cabeza. Aquella mañana los puestos se cambiarían ligeramente, pues al parecer los cazadores de su propia casa tenían complejo de Hufflepuff y preferían dormir en lugar de entrenar, teniendo Ian ahora el papel de otro de los jugadores. Sería raro no verle durante todo el partido con un bate golpeando al primero que se cruzase en su camino, aunque al menos en aquella posición se aseguraban que no sería expulsado por violencia. Aunque conociendo a Ian… Era posible que le robase el bate a otro o se liase a patadas con tal de ganar o pasar un buen rato.

Arqueó una ceja ante el comentario de su amigo sobre su nueva Saeta. ¿Es que acaso le costaba la vida dar las gracias a los demás? Debía ser eso. O más bien que era subnormal y sus neuronas no le permitían pensar con algún tipo de coherencia. – Esa Saeta por la que deberías dar gracias pero en tu casa no te enseñaron modales. – Dijo de manera cortante dándole un golpe en el hombro antes de subirse en la escoba y desaparecer rumbo al campo de Quidditch junto al chico.

Bajó de su escoba en el espacio entre ambos vestuarios cuando Ian pasó a toda velocidad a su lado colándose en el vestuario contrario. Negó con la cabeza con una sonrisa de oreja a oreja viendo el comportamiento infantil de su amigo y abrió la puerta del vestuario, apoyando la espalda sobre el marco de la puerta esperando a que dejase de hacer el subnormal. - ¿Quieres dejar de hacer el retrasado y venir? – Preguntó retóricamente esperando al chico, quien se dedicaba a amenazar a los de Huffelpuff, que ya bastante tenían con ser Hufflepuff para que encima llegase un subnormal a decirles tonterías. Pero algo hizo que la sonrisa de su rostro desapareciera por completo cuando Ian saludó de tal modo a Robin.

Una vez el chico salió el rostro de Circe no reflejaba ni mucho menos simpatía hacia este, y antes de entrar en su propio vestuario se giró sobre sí misma, tapándole el espacio para entrar en el vestuario. – Como vuelvas a mirar así a Robin te aseguro que el único que tendrá suerte de que no tenga un bate en la mano serás tú. Pero te plantaré tal patada en las pelotas que no podrás subirte en la escoba hasta que te gradúes. – Dijo en un tono tan elevado que cualquiera de ambos vestuarios podría haberlo escuchado. - ¿Comprendes? – Una sonrisa irónica surgió entre sus labios antes de voltearse para entrar a su propio vestuario, donde se encontró con el equipo de Slytherin preparado para jugar el primer partido de la temporada.

Apoyó la escoba sobre la pared y acabó de colocarse las protecciones en brazos y piernas para no llevarse un susto si recibía un buen golpe, y es que cuando se dice que sólo los de Slytherin juegan sucio, es que no se conoce al resto de casas. Pues a ninguno le importaba hacer lo que fuera para ganar, y eso lo habían demostrado el curso anterior con su rastrera forma de ganar la Copa de las Casas.

Escuchó la voz cantarina de Ian cuando decidió que era momento de comentar todo lo que Lluna decía y puso los ojos en blanco. Ese día Ian iba a acabar peor que cualquier Hufflepuff. – Como vuelvas a abrir esa bocaza te meto la bludger en ella. – Dijo cortante antes de mirar a Lluna, quien parecía lo suficiente nerviosa como para que encima Ian no fuera capaz de guardar silencio por un minuto.

Una vez terminó el discurso, la rubia se acercó a Lluna y le colocó la mano en el hombro. – Buen primer discurso, esperemos que sirva de algo. –Le guiñó un ojo antes de coger nuevamente su escoba y colocarse para salir rumbo al estadio cuando fuera el momento. Y es que apenas quedaban unos minutos para que el partido diese comienzo. Unos minutos y Hufflepuff y Slytherin se verían por fin las caras. - ¿Lista para coger la snitch antes que su buscadora? – Preguntó con tono juguetón a Lluna. Se giró sobre sí misma ocupando su posición en la fila de salida y aguardó al momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Sáb Feb 07, 2015 6:50 pm

Hoy era el gran día en dónde tenía que demostrar que todas los entrenamientos habían valido para algo. Todos esos golpes, esos malos ratos y, sobre todo, esas reprimendas por parte de la profesora por ser tan poco observadora. ¡Hoy iba a darlo todo! Sabía que podía coger la Snitch antes que lo hiciera la otra buscadora, ya que había entrenado para ello.

No era una buena alumna en ninguna de las clases, lo admitía, pero toda la dedicación que no dedico a las clases, la dedico a volar y a ser mejor en el Quidditch. Esa pasión inexistente por las asignaturas se me concentraban totalmente en dos puntos bases: hacer travesuras y el Quidditch. Por esa razón, me había ido a dormir pronto la noche anterior para estar descansada y no estar remoloneando en la cama. ¡Pero eso no pasó! ¡Me desperté tan hiperactivamente que con todo el ruido que hice por mi habitación desperté a todas mis compañeras! Me vestí más rápido que nunca y bajé con Saeta en manos a la sala común para subir a comer algo al Comedor y sentirme con fuerzas en el partido.

Nunca había sido una chica que tuviera mucho apoyo y la anterior buscadora de Hufflepuff, actualmente graduada, era increíblemente buena, por lo que realmente no tenía a nadie que me apoyase demasiado a la hora de empezar el partido. No me importaba, ya que la motivación que tenía yo sola era suficiente, capaz de igualar a un club de fan enteros, pero pasaba de largo por mi sala común y nada pasaba. Además, no tenía la presión de nadie, sino más bien la mía propia, ya que yo más que nadie quería coger la Snitch antes que la otra buscadora.

Tras comer, fui volando hasta el campo de Quidditch, metiéndome directamente en el vestuario de Hufflepuff, donde terminé de colocarme las protecciones. El casco, los guantes y los anteojos, los cuales me puse de diadema por el momento hasta estar sobre la escoba en el campo. Luego me acerqué a mi capitana la cual parecía nerviosa. Además, apenas había tenido trato con ella, lo único como para entrenar el equipo juntos y  demás, pero creo que nunca hemos tenido una conversación. Me acerqué a dónde estaba, con el corazón a mil por hora, ya que estaba súper nerviosa por el partido, pero no se me notaba porque en realidad yo siempre tenía la misma cara.

Hey hola Robin —saludé a mi capitana, sentándome a su lado en el banco— ¿Estás nerviosa? ¿Preparada? —pregunté amistosamente, intentando que me contara como estaba.

Justo en ese momento, un Slytherin hizo aparición por la puerta, ya que se había equivocado de vestuario. Fue cuánto más curioso escucharle decir todas esas tonterías. Sería imposible que alguien como él fuera golpeador, ya que tendría que prestarle atención tanto al bate como la bludger y todos sabemos que los hombres son incapaces de hacer eso. Él era de bola simple; de Quaffle.

Qué imbécil —negué con la cabeza— Yo tengo la corazonada de que vamos a ganar. Alice las parará todas, tu las marcarás todas y yo cogeré la Snitch, ya verás —y, en ese momento, me motivé, ya que me puse a hablar más de la cuenta— ¿Sabes Lluna? Es la buscadora de Slytherin, en realidad sé que es muy buena, la he visto jugar... pero creo que puedo ganarle —dije, confiada por todo lo que había entrenado. En realidad también era consciente de que ella podía coger la Snitch sin dificultad, pero intentaría dar lo mejor de mí, eso estaba claro.

Además, Lluna era una de las pocas Slytherin con la que la deportividad era sana. Jamás me picaría con ella, pues parecía una chica respetuosa, de esas con las que vale la pena jugar. Era una deportividad sana. ¿Pero con Damon? Ese intentará tirarme las Bludger a la cabeza… tengo que estar más atenta al golpeador enemigo que al mío… Menos mal que O. no juega y que Circe ha de estar controlando los aros.

Fue entonces cuando escuché a Circe en medio de los dos vestuarios echándole la bronca al tolete que vino a decirnos tonterías. Parecía indignada porque dicho Slytherin había mirado a Robin. ¿Acaso no se puede mirar a Robin? En ese momento me di cuenta de que o Circe la defendía porque quería hacerle bullying ella sola o es que eran amigas, algo que no me extrañaba, ya que me sonaba haberlas visto juntas en más de una ocasión. A mí Robin me caía bien, pero Circe no. Yo le caía mal a Circe… ¿le caeré mal a Robin? Esperaba que no. No quería caerle mal a mi capitana, que si no me echa del equipo.

Me levanté al ver que entraban más del equipo y fui a por mi Saeta, para colocarme cerca de la puerta de salida. Uhh… creo que no debí haber comido tanto, creo que voy a vomitar de los nervios…
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Sáb Feb 07, 2015 6:58 pm

Sabía que el partido de Quidditch estaba próximo y eso se notaba en el ambiente, a mi sólo me gustaba jugar y hacer ejercicio, con eso practicaba con la escoba. Las chicas de mi casa se estaban colocando idioteces para que los de las gradas las miraran, yo mientras me colocaba el uniforme con total tranquilidad. Yo siempre me he caracterizado por ser una persona que no se deja llevar por los demás, así que yo seguía a mi ritmo.

-Oye Hannah, como se te ocurra fallar ante una Huffle serás una deshonra para nosotros...Mira que jugar sin escoba, lo que hay que ver. Me dijo una chica de sexto, yo tan sólo la miré con cara de odio y de asco, sin decir nada. Ellas lo decían porque era la única que no tenía Saeta, y ser cazador con una barredora no es muy productivo. Me quedé en el cuarto sola, tan sólo me faltaba peinarme y colocarme la capa.

-Hannah, perdona si te molesto...Han dejado esto para ti...En la nota pone que es de un tal William Me habló una compañera de habitación, una de las pocas que parecía decente de entras las que duermen conmigo. La abrimos juntas y comprobamos que era una Saeta de fuego. Recordé que le había hablado a Will del partido en una de las cartas que le mandé, así que me compró la escoba. Me hice una trenza y salí al salón, para luego irme al campo, pero antes me crucé con la de sexto que me habló antes. -La próxima vez...Pregunta antes de hablar...Y por cierto...He visto a Terry enrollándose con una tal Nicole de Gryffindor...Dice que te manda recuerdos y que después del partido te dejará por lo puta que eres...Toma un pañuelo, lo necesitarás. Saqué un pañuelo del bolsillo del uniforme y me marché al campo, ya faltaba poco para que empezara y yo seguía aquí de parloteo.

Cuando llegué me adentré en los vestuarios y alcancé a ver a mis compañeros, sólo quedaban Damon y yo. No estaba nerviosa en absoluto, este era como un ejercicio de clase, tan sólo que con público alrededor. -He llegado, y traigo algo que nos ayudará... Hablé mostrando mi escoba, asintiendo como que estaba lista para cazar la quaffle tantas veces como sea posible. -He escuchado que tú pasarás a ser cazador....Tan sólo te daré un consejo como cazadora, escucha atentamente...La pelota roja se coge y se lanza al aro del contrario...Si te acercas al aro y ves la cara de Circe, da media vuelta porque es el aro equivocado Miré a Ian sin inmutarme porque me da la sensación que este hombre es capaz de tirar en propia puerta...Cerré los ojos un momento y los volví a abrir escuchando lo que tenía que decirnos Lluna, una vez acabada la charla asentí con media sonrisa y le di una palmada en el hombro. Ahora sólo quedaba esperar el momento de entrar y de empezar, ya el resto era cosa nuestra.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Feb 08, 2015 2:09 am

El día del primer partido había llegado, la temporada se abría con uno de los partidos más esperados por todos, incluso algunos de otras casa estaban impacientes por este partido, los ganadores de la copa de las cuatro casas del año pasado, es decir el equipo compuesto por alumnos de Hufflepuff de los que todo el mundo se burlaba, contra la casa de los que casi ganan la copa de las cuatro casas el años pasado, Slytherin, de los que todos se burlaban también por ser tan, bueno, eran Slytherin con eso se definían muy bien.

Antes de salir si quiera del castillo la profesora Esther, la jefa de casa de Hufflepuff además de arbitro en este primer partido, se prense´to en la sala común de los tejones para darles un discurso alentador o algo parecido, cosa a la que Luke no prestó mucha atención ya que estaba repasando casi todas sus estrategias en la cabeza mientras se ataba las botas y se volvía a asegurar de que sus protección estuvieran bien colocadas, lo que menos necesitaba era darle la satisfacción a cualquiera de los imbéciles de Slytherin de estar desprotegido en el campo.

La verdad es que llegó al vestuario en modo automático, sin prestarle atención a nadie, ni a las burlas de algunos Slytherin que se encontraba por el camino ni a las palabras alentadoras de animo de algunos de sus compañeros, incluso juraría que Dietrich le estaba hablando mientras iban caminando pero el solo veía gestos y acciones, golpes al aire y su boca moverse sin parar, pero no escuchaba nada más que su propia voz en su cabeza, repasando una lista de cosas que tenía que tener en cuenta si no quería perder contra Slytherin, llegando al vestuario entró casi el último, esta vez sin compañía y sin nadie que le hablase, encontrándose de frente con la figura de Robin ajustándose su uniforme y con su característico pelo crespado, que tanto le gustaba al rubio.

-Oye Robin, esto, ¿podemos hablar?- el chico sentía que le debía una disculpa a la muchacha por el accidente que se había ocasionado en el baile, destruyendo la posibilidad de tener la mejor noche de la historia acompañado de su compañera de casa, porque después de aquello dudaba que ella le dejase llamarla amiga, pero eso no hizo que Luke se rindiera, sabía que si lo escuchaba conseguirían llegar a tener una buena relación, la chica no le contestó con palabras pero su gesto le dejó claro, que tenía exactamente el tiempo justo para decirle lo que quisiese antes de que saliesen al campo, -Verás quería disculparme por lo que pasó en el baile, y sé que debería haberlo hecho antes pero creo que me has estado evitando o más bien ignorando, y me parece que deberíamos arreglarlo antes de salir al campo- comenzó diciéndole sin interrumpirse más que para coger aire, -Lo que pasó no fue culpa mía, me empujaron y desafortunadamente te tiré el ponche, pero créeme cuando te digo que estoy bastante derrotado por aquello, pensé que habíamos conectado, al menos en la pista de baile, ¿sabes?, así que solo quería pedirte disculpas y esperar que no me odies más por aquel pequeño accidente sin ninguna intención- terminó de decir esperando la reacción de la chica, esperando tal vez otra bofetada seguida de un abrazo y un "te perdono", tal vez la bofetada sobraba pero si lo perdonaba la recibiría como una muestra de cariño por parte de la morena.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Feb 08, 2015 4:06 am

Su equipo parecía llegar con la rapidez de una tortuga coja y mientras que las serpientes estaban reptando todo el lugar, ella tan solo tenia a Danny. La chica se le acercó y Robin intentó con todas sus fuerzas no despedazarla con la mirada. La verdad es que no le agradaba especialmente pero no podía desanimar a su buscadora haciéndola pensar que no era la favorita de su capitana. Así que le dedicó una pequeña sonrisa y la saludó de vuelta con un movimiento de la cabeza. No era la mas conversadora, como muchos ya se habrían dado cuenta. Iba a mentirle que no, que estaba perfecta, cuando Ian irrumpió cual huracán en el vestuario. Seguro era daltónico, porque mira que confundir el vestuario de Slytherin con el de Hufflepuff…

La mirada que le soltó al pedante de Ian, al que conocía mas que todo por Circe, fue mas allá de lo asesino. Fue psicótica, caníbal, ancestralmente odiosa. Lo estaba odiando con cada fibra de su ser en aquel momento. Estar nerviosa la ponía de mal humor, pues la hacia sentir débil y su personalidad se revolvía ante esto y despertaba a la fiera que esperaba dentro. Le dedicó una sonrisa socarrona, que destilaba odio. Además, sabia que no debía ser muy amable con él. No tenia dos dedos de frente y podía ver la forma en que Circe lo miraba. Con todo ese odio que le revolvía el estomago en forma de mariposas y ese cosquilleo en los labios que sentía cuando lo veía sonreír. No conocía demasiado del amor, pero si eso no lo era, iba a necesitar gafas.

La verdad, acabó por asentir a lo que decía Danny, agradecida por sus palabras. Sí, les iba a ir bien. Y Circe iba a sufrir. Sonrió aún más, pensando con amistosa diversión y algo de resentimiento en las maromas que le haría hacer.

- Recuerda, tienes que atrapar la pequeña y dorada, no la grande y malvada –le advirtió a Danny, en un tono que esperaba le saliese bromista y amigable, antes de girarse haciaa la entrada, escuchando los pasos de alguien entrar.

Pero todo el buen humor que Danny había logrado cultivar se desvaneció cuando Luke se le acercó. Su mano le picó, recordando el golpe que le había dado en navidad. Lo tenia bien merecido. No, no quería hablar. Apretó los dientes, intentando controlarse para no saltarle el cuello y destrozarle la yugular… No, no literalmente. Pero debía hablar. Tenia que ser una capitana encantadora y dulce, que animara a su equipo en vez de pelearse con todos ellos. No, definitivamente a ella no la habían diseñado para ser social. El chico habla, disculpándose como bien debía y los ojos de Robin exploran su rostro con curiosidad, sus cejas se fruncen y parece verdaderamente interesado en lo que dice. Deja que termine tranquilamente, estirando y cerrando la mano, tentada de emparejar sus mejillas. Pero no puede. Luke es el otro cazador y tienen que ser un equipo allá arriba. Ella debe confiar en él, ciegamente.

-Esta biendice finalmente, tras estirar sus dedos una última vez- estas perdonado.

Se separa de su lado con su rostro tan pétreo e imperturbable como siempre y luego mira al resto del vestuario. Su equipo. La profesora había dejado muy claro que debían ganar. Les regala una sonrisa, con una seguridad que en verdad no siente.

- Vamos chicos, es tan solo el primer partido. No hay porque estar nerviosos. Hemos entrenado mas de lo que esos de afuera se esperan y estamos perfectamente sincronizados. Puede que tengan una o dos Saetas, sí, pero la varita no hace al mago. No nos pueden vencer. No hay posibilidad alguna de que nos venzan. Recuerden, van a jugar sucio. Son serpientes al fin y al cabo. No quiero que nadie se caiga de la escoba por una bludger –le lanza una mirada significativa a su golpeador- Danny, tu única preocupación debe ser la snitch, Alice, el aro. Luke y yo nos las arreglaremos con el idiota ese de afuera y la rubia tonta de la portería –no sabia si ellos sabían de su amistad con Circe, pero lo decía con cariño, entre lo que cabía. Se acomodó el uniforme, dejando que sus palabras se hundieran y maldiciéndose por nunca haber tomado clases de oratoria- y recuerden, los tejones comemos serpientes para el desayuno.

Tras decir esto, su mirada los recorrió, uno por uno, esperando.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Feb 08, 2015 10:43 am

Me levanté aquella mañana demasiado motivada para lo que era yo con eso de madrugar. Madrugar no me gustaba ni un poco, y tener que mover el culo por las frías estancias de la sala común de Hufflepuff a aquellas horas de la mañana era como darse un tranquilo paseo por el polo norte. Vamos, que era una mierda horrible e insoportable y quería volver a meterme a la cama. ¡Pero es que era el primer partido de Quidditch! Era un momento histórico para Hufflepuff, que le iba a pegar una patada en el culo a Slytherin y le iba a dejar llorando en la mierda. Ya había estado hablando con Danny como nos pasearíamos con nuestras bufandas amarillas por el colegio, con aire de superioridad y haciendo burla a todas las serpientes que se atreviesen a mirarnos.

Me desperecé y me tumbe en la cama unos segundos para dejar que mi cuerpo volviese a la vida. Iba a ser un gran día...

-¡ALICEEEE! -escuché en la lejanía desde mi somnolencia. -¿Pero tu no tenías hoy partido, cabeza hueca? A veces no se que pasa por tu cabeza, todo el día en las nubes... -era una compañera de Hufflepuff, regañandome por algo otra vez. ¿Que podía ser más importante que dormir...?

-¡EL PARTIDO, JODER! ¿Que hora es? Ay madre, me va a matar, Esther me va a matar. Y Danny también. -miré el reloj. Me había dormido una hora. ¡Es que ya ni las cosas que me hacían ilusión eran capaces de sacarme de la cama! Solo quedaba media hora para que empezase el partido, y nos habían convocado una hora antes. Solo esperaba que no me sustituyeran, había entrenado mucho. Salí de la cama corriendo y me puse el uniforme, sin peinarme ni molestarme en lavarme los dientes.

En cuanto estuve vestida salí corriendo con la escoba hacía el campo de Quidditch, rezando por el camino que nadie se hubiese dado cuenta de mi ausencia. O al menos que supieran perdonarme. Me hice una coleta por el camino, como bien pude, porque llevaba pelos de loca. Cuando llegué, casi sin aliento, me asomé la puerta del vestuario con cara de susto y empecé a suplicar. -¡Por Zeus! Lo siento mucho, de verdad, me he dormido. ¡LO SIENTO VALE! ¡LO SIENTO! No ha sido queriendo. No me sustituyáis, por favor.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Feb 09, 2015 1:22 pm

Al fin había llegado el día del partido y como es normal estaba terminando de desayunar, si no tengo el estómago lleno, no soy persona. Pero tampoco es cuestión de llegar tarde.
Una vez terminado de comer me dirijo a la sala común para oír el discurso de Esther y luego intentar agradecer a Luke, que me comprara la Nimbus 2000 y las protecciones para el partido. Digo intentaba porque no me hacía caso, estaba tan en su mundo que creo que no se enteraba de nada.

Una vez llegado a los vestuarios me pongo todas las protecciones, me miré al espejo y me dije a mí mismo... A por Lluna, ahora ya tengo la excusa perfecta para tocarle las narices y que mejor que con un buen bludger en la cabeza, o dos, los que cuadre. Será divertido y si me llevo a alguna serpiente asquerosa por el camino mejor, nadie les echará de menos.
Escucho lo que dice Robin, sonrío y digo.- Yo ya desayuné, pero un segundo desayuno no lo rechazo y mucho menos si son serpientes. ¡A por ellos!.-

Sin más dilación cojo mi escoba, doy un golpe al suelo y salgo volando al campo. Cuando me colocó en nuestro lado, busco con la mirada a Lluna y le miro fijamente, como retándola. Hoy podremos saldar cuentas. Que ganas de empezar ya a repartir leña...quiero decir a jugar.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Feb 10, 2015 5:49 pm

Yo no llegaba tarde, el resto de los jugadores llegaban temprano. A pesar de ser consciente de la hora y de que podrían echarme alguna que otra bronca, ni siquiera me inmuté, así que me levanté, me vestí con el uniforme de Quidditch y desayuné a mi ritmo. Pausadamente. Meditando e imaginándome las bludgers impactando en las cabezas de Everdeen o, mejor aún, de Danny Maxwell. Aquellos pensamientos hacían que sonriera levemente de vez en cuando, mientras engullía con parsimonia las tostadas. No estaba nervioso, más bien estaba ansioso, llevaba bastante tiempo esperando aquel partido en concreto, contra los orgullosos e ignorantes tejones y por fin había llegado el momento de devolverles lo de la Copa de las Casas del año pasado.

- Ya, ya sé que llego tarde. – Comenté sin darle demasiada importancia, pasando entre mis compañeros de equipo, a sabiendas de que no tardarían en decirme algo. – Lo mejor se hace esperar. – Lo dije con el tono más altivo y prepotente posible, enseñando con orgullo y sin ningún tipo de tapujos la Saeta que me había regalado mi pelirroja favorita. Al fin y al cabo debía fardar un poco.

A penas me dio tiempo de intercambiar unas palabras con Circe o con Ian, ya que Lluna no tardó en compartir con nosotros su elaborado discurso. En realidad de elaborado no tenía nada, no había dicho nada que no supiéramos. Los de Hufflepuff no resultaban una amenaza importante y era esperable que ganáramos sin problemas. Además confiaba en la habilidad de nuestra capitana, aunque me resultara complicado tragarla en ocasiones.  En general teníamos un equipo mejor preparado, así que solo quedaba salir al campo y hacer lo que más me gustaba, descuartizar tejones. – Me apunto a eso. – Dije en relación al comentario de Ian. No me desagradaba la idea de ir a celebrarlo luego.

- Esto será un juego de niños. – Me dirigí a mi mejor amigo, poniéndole una mano sobre el hombro. – Es una pena que no resulte tan emocionante. ¿Cuántas bajas de Hufflepuff quieres? – Bromeé con Ian, esperando a que la profesora Fenixheart diera la orden para salir al campo y comenzar la masacre.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Feb 10, 2015 6:21 pm

A medida que pasaba el tiempo, se caldeaba mas el ambiente del estadio. las gradas estaban a rebosar de alumnos, y los profesores estaban en su palco habitual. Había decorados de los más pintorescos, que si cabezas de tejones y serpientes, disfraces, pancartas...Cada uno animaba a la casa que prefiera, me gustaba mucho ese ambiente. la verdad es que ante es el griterío de la gente, no se sabía muy bien a quienes animaban pero me supuse que Ravenclaw y Gryffindor apoyaban a Hufflepuff por el mero hecho de que allí había un ambiente más positivo que en Slytherin, a lo mejor me estoy equivocando, nunca se sabe.

Cuando vi que ya era la hora, agarré mi varita acercándomela a la garganta para ampliar mi voz. -Buenos días a todos y bienvenidos a este partido de Quidditch que enfrentarán a las casas de Hufflepuff y Slytherin. Me detuve un momento al ver que la gente se alteró cuando nombré a las casas, menos mal que con la magia no tengo que gritar para que me escuchen... -Todo el mundo sabrá las reglas pero voy a explicarlas brevemente por si hay algún despistado. Los tantos de la quaffle vale 10 puntos y el atrapar la snitch dorada otorga 150 puntos a la casa ganadora. Volví a pausar brevemente, sabía que esto era un tostón así que ya era hora de que pasan los jugadores al campo, que en realidad los protagonistas eran ellos. -Vamos a lo que verdaderamente nos importa...Alzad vuestras voces para aclamad a los jugadores que se van a situar en sus respectivos puestos. Señalé a la puerta de los vestuarios y todos vimos como salieron los jugadores colocándose donde debían, se les notaba algo nerviosos a algunos y es normal...Yo también lo estaba cuando jugaba en Beauxbatons.

Una ves todos se situaron, miré que todo estaba en orden y rápidamente solté la quaffle, la bludger y por último la snitch dorada... -Y comenzamos el partido, mucha suerte a todos y recordad, juego limpio Dije mis últimas palabras e hice sonar el silbato para que diera comienzo el partido, ahora tengo que estar muy atenta a todo lo que pasa para que nadie resulte herido.


OFF: Ahora es el turno de los cazadores, las parejas serán Luke con Ian y Robin con Hannah. Primeramente postearán los chicos en una tirada enfrentada, el que gane volverá a postear lanzando un dado para saber su intensidad de tiro a puerta, acto seguido el guardián correspondiente tirará su defensa.

Cuando el guardián haya defendido (no hace falta que postee el resultado del dado, ya eso lo diré en el recuento), comenzará rápidamente la ronda de las chicas, repitiendo el proceso anterior.

Mensaje para las buscadoras: En contador de Snitch está a 15, quiere decir que si esto estña amenizado (que lo dudo...) en 15 turnos aparecerá una oportunidad para que la atrapéis, de todos modos yo iré avisando en mis post.

Mucha suerte a todos y que comiencen los cazadores
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Mar Feb 10, 2015 10:25 pm

Circe creía que podía llegar a intimidarle… Pues sí, a veces lo conseguía. Pero aquel no era el caso. Qué ilusa Circe por pensar que una chica como Robin pudiera ni siquiera fijarse en Ian. ¿Qué más daba como la mirase? Las cosas estaban claras y hasta el Slytherin lo sabía. Ian miraba así a todo el mundo, con ese interés encantador en su mirada que nunca funcionaba con las chicas que le interesaban, y es que él no era bueno en esos temas. Eso sí, el hecho de que Circe el amenazara sólo consiguió que el chico bufara y pronunciara una sonrisa.-Lo que tú digas, colega.-Y se fue con la misma al interior de su vestuario. ¿Se creía que podía decirle a QUIÉN MIRAR y a QUIÉN NO? La llevaba clara con su instinto controlador... Que le intente pegarle una patada en los huevos, a la mañana siguiente despertará calva. Chs. 

Después de eso Ian atendió al discurso de Lluna y, tras comentar algo, Circe volvió a soltarle una burrada de que le metía una bludger en la boca. La miró con el ceño fruncido.-¿Tía, estás menstruando o qué? Relájate. El focus es la Quaffle, no la Bludger.-Le guiñó un ojo y le prestó atención a Hannah, la cual acababa de hacer aparición desde la nada para darle un consejo al chico. Un consejo redundante. Un consejo que más que consejo podría considerarse coña. Ian le miró con cara de “no me digas, morena”- Gracias tía. De verdad, no sé que haría sin ti.-Ironizó, llevándose una mano al corazón.

Luego se fijó en Damon, el cual acababa de llegar. Sonrió ampliamente ante su pregunta.-Todas las que puedas, colega. Es una pena que no podamos apostar hoy; la próxima vez jugaré de golpeador a ver quién consigue más aciertos…-Dijo con una sonrisa maliciosa

Todo el equipo se colocó después en las puertas, poniéndose sus escobas entre las piernas para salir en cuánto las puertas se abrieran. A través de ellas se escuchaba la voz de la profesora Fenixheart dando comienzo al partido y por la cabeza de Ian pasaban muchas cosas: quién sería su rival, cuántas bajas conseguiría Damon, el por qué el culo de Circe era tan redondito… -ya que lo tenía justo en frente y le gustaba mucho mirar culos- y, sobre todo, se imaginaba el final del partido con Slytherin victorioso.

Nada más abrirse las puertas, salieron disparados, haciendo lo propio: vuelta por allá, vuelta por aquí, saludos a sus amigos… blablabla. ¿A quién le importa? Ian era un motivado de la vida, por lo que daba más vueltas que nunca por todos lados. Finalmente, llegó a su posición, justo en frente de Everdeen. Ian sonrió de medio lado.-¿Preparado?-Preguntó, antes de escuchar el silbato e ir volando a por la Quaffle.

El Hufflepuff se lo iba a poner difícil, pero Ian lo daría todo por ponérselo más difícil a él.

OFF: A POR ELLOS, OE OE OEEEEEEEE. SUERTE LUKEEE! cebolla39
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Maestro de Dados el Mar Feb 10, 2015 10:25 pm

El miembro 'Ian Howells' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 6. 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.