Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Broken heart girl [Esther Fenixheart]

Rhea Jackson el Mar Feb 10, 2015 8:14 pm

Supongo que las cosas no siempre salen bien y que Anibal Smith tuvo muchos planes que no salieron como el esperaba y que cuando esas situaciones se dan lo mejor que puedes hacer es aguantar la respiración durante un rato y tirar para alante porque retroceder ya no es, ni ha sido nunca una opción. Yo jamás pensé que mi relación con Fren pudiese llegar a estropearse por mi culpa. O pensaba que si llegaba a estropearse sería por algo totalmente ajeno a nosotros o porque él se cansaría de mi y entonces yo sería una auténtica diva y me importaría todo una mierda y seguiría con mi vida con la cabeza bien alta. Pero la realidad, llegado el momento, era muy difícil. No tenía energías ni para fingir comportarme como una diva con la cabeza alta cuando había días en los que lo único que quería era dormir. Y por eso había dejado de hablar. Y de sonreír o reír. Había dejado de pelear por todo, incluso por esforzarme en clase, porque no tenía ganas. Estaba demasiado cansada para vivir.

Volvía de una clase, no tenía muy claro cual. últimamente tampoco prestaba demasiada atención a lo que pasaba a mi alrededor, estaba abstraída sin más. Y en ese momento alguien chocó conmigo haciendo que todo lo que tenía en las manos se me cayese. Hasta que me agaché a recogerlo no me di cuenta de la cantidad de libros que llevaba en los brazos, por lo que cuando se cayeron noté como mis extremidades se relajaban de una manera de lo más placentera pero ni eso hizo que sintiera el más mínimo gusto. Como algo tan breve podía afectarme tanto? Debía pasarme algo más en lo que no estaba cayendo porque no era ni medio normal. Resoplé con más resignación que fastidio y me agaché a coger todo lo que se me había caído, colocándolo de cualquier manera en mis brazos y pensando que no se caería pero si la más mínima esperanza de tener razón.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Invitado el Mar Feb 10, 2015 11:19 pm

Hoy no me tocaba dar ninguna clase por lo que tenía total libertad para pasear por donde me apeteciera, era mi día de descanso y pobre de quien me diga algo. Lo que pasa que a pesar de ser mi día de descanso, no se que hacer para quitarme el aburrimiento...Me desperecé y se me ocurrió la genial idea de salir a investigar los rincones que me faltaban por explorar. Valor se me posó en el hombro y me acompañó en mis aventuras de exploradora, a ver que grandes misterios desvelamos en nuestra nueva expedición...

Tras un rato caminando no me encontré nada que me llamara la atención, por lo que decidí empezar a bajar para investigar los pisos inferiores. Llegué al segundo, y justo en ese momento los alumnos empezaban a cambiar de clase pero no ocupaban todo el pasillo como el día de las rebajas muggles, eso si que es una total locura y desfase...De tanto que te apretan sales con varios kilos menos. Mi halcón se agobió un momento y alzó el vuelo a una altura moderada, que se quedara cerca mía. Mi mirada estaba fijada en mi halcón, tanto era el fijamiento que no me di de cuenta que choqué con alguien. Me sobresalté y rápidamente miré a ver quien era la persona con la que había chocado...Era Rhea, una alumna de mi casa...Era muy amiga de Luke, Alice y Danny pero no había entablado mucha conversación con ella fuera de las clases, aunque la pobre se la veía algo decaída...

-Perdona Rhea, no te había visto...No deberías ir con tantos libros encima, es malo para la salud Le comenté sin enfadarme mientras recogía los libros y los dejaba conmigo, la pobre chica apenas podía cogerlos y me daba miedo de que le diera algo ahí en medio del pasillo. -Rhea...¿Has desayunado? Te veo con mala cara...Si te encuentras mal, te puedo acompañar a la enfermería. Le pregunté algo intranquila, me estaba dando pena la pobre, de verla siempre tan participativa en clase y ahora verla así...Nos sentamos en un banco al lado de la ventana, que nos diera algo el sol...Coloqué los libros encima del banco y saqué una chocolatina, a ver si la mujer come algo...-Ten, come algo...Tómate tu tiempo, yo hablaré con el siguiente profesor sobre tu tardanza Sonreí y acaricié la cabeza de Valor que descendió el vuelo y se colocó nuevamente en mi hombro, no metería presión a la chica puesto que sería algo que no le beneficiaría...
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Jue Feb 12, 2015 10:57 pm

Ni siquiera me había fijado en la persona con la que había chocado. Me había limitado a resoplar y agacharme a coger mis libros cuando alguien me los sacó de las manos. Extrañada levanté la mirada y vi a la profesora de vuelo, Esther Fenixheart, que además era la jefa de mi casa. En circunstancias normales, me habría puesto muy contenta de verla y estaría preguntándole mil cosas y comentando jugadas de quidditch aunque yo era terrible en ese juego. Pero en esta ocasión me limité a soltar una pequeña risilla cuando me dijo que tanto libro era malo para mi salud.

Escuché el resto de sus palabras como algo ausente, como si yo estuviera dentro de una jarra de cristal y ella fuera- Sí, creo que he desayunado...no lo sé, no tengo mucha hambre últimamente, pero estoy bien. No es nada- dije forzando una sonrisa.

A pesar del esfuerzo que supuso para mi sonreír, la profesora no se tragó que yo estuviera bien y me llevó, a mi y a mis libros hasta un banco donde me dio una chocolatina. Yo pensaba rechazarla porque pensaba que si comía algo automáticamente saldría despedido de mi organismo más velozmente de lo que entró, pero al levantar la mirada y ver los ojos de una de mis profesoras favoritas, no tuve el valor para hacerlo. Ni siquiera en esa ocasión. Cogí la chocolatina y al morderla parecía estar hecha de algo calentito y agradable. Por primera vez en bastantes días, sonreí con sinceridad- Parece que me ha atacado un dementor- dije dándome cuenta de que yo estaba allí quejándome pero había gente sin alma por el mundo que no decía ni pío. De algún modo macabro, darme cuenta de eso me había hecho sonreír.

- Siento estar distraída en clase últimamente, profesora Fenixheart- dije mientras, mordisco tras mordisco, notaba como algunas de las ganas de vivir volvían a mi. Iba a ser chocolate dependiente a partir de ahora?- No me he encontrado muy bien. Nada grave, tonterías de niños ya sabe- dije volviendo a mi risilla que no era risilla ni nada- Intentaré concentrarme más- dije con calma.

De algún modo necesitaba justificarme ante ella. Por no cumplir con lo que generalmente hacía...mi orgullo arrinconado y enfermo me estaba pidiendo una inyección de adrenalina y quizás disculparme con una profesora era el primer paso para ponérsela. El último paso seria no ser una idiota y dejar de sentirme una mala pécora.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Invitado el Lun Feb 16, 2015 11:59 am

Me gustaba explorar todos los rincones oscuros del castillo, sólo me faltaba una linterna y un gorro de detective...chan chan chaaan. Los alumnos se quedaban mirando a mi halcón, es raro que un halcón vuele por los pasillos, las lechuzas son más comunes. De vez en cuando me paraba a mirar por los grandes ventanales de los pasillos, hasta llegué a la torre de astronomía y tomé el aire helado que circulaba, a ver cuando llega la primavera y puedo hacer mis exploraciones aéreas.

En el primer piso llegué hasta el despacho de Maëlys pero no estaba...seguramente estará con sus gatos...yo tenía uno pero ya cinco son demasiados...De momento me quedo con Valor, que lo tengo desde que salió del huevo y ha sido mi compañero. Pensé que iba acabar aburrida pero estando en el segundo piso llegó la hora del intercambio de clase, todo se llenó de gente y yo estaba pendiente de mi halcón, hasta que me tropecé con Rhea. Estaba algo apagada y eso me estaba preocupando por lo que la senté cerca de la ventana, estando así puede que se me caiga por las escaleras.

Me pidió disculpas cada dos por tres, diciéndome que intentará concentrarse...Por lo visto lo que tiene son tonterías de niños, cosa que a mi me da igual lo que sea, lo que no quiero es que la chica parezca un zombie. -No me llames profesora Fenixheart, llámame Esther...Eso de que me llamen por mi apellido me hace sentir mayor, hay confianza entre nosotras. Le comente mientras acariciaba a mi halcón y miraba que ella se comía la chocolatina, acto seguido saqué otra de la túnica, siempre tengo varias por si acabo pasen cosas como esta. -Cosas de niños...Quiero que me lo cuentes, yo pasé por tu edad hace poco por lo que puedo aconsejarte. Y para de pedirme disculpas, a mi no me has hecho nada malo como tenerte que disculpar. Hablaba con tono suave, que no se sintiera presionada...Si no me lo cuenta no pasa nada, pero ella se sentirá mejor, yo me dejo de preocupar y de paso mi vena de cotilleo se calma...Estoy preocupada pero a la vez me mata el marujeo, no puedo evitarlo, pero doy gracias que sé disimularlo la mayoría de las veces. 

-Bueno, voy a comenzar yo a contar tu historia para ayudarte..."Hola a todos, mi nombre es Rhea...Estudio en Hufflepuff y me gusta ser de esa casa, aunque mi jefa esté como una puta cabra...Todos los días me levanto, hago pipí, desayuno..." Miraba a Valor contándole mis primeras frases, de vez en cuando miraba de reojo a ver la reacción de mi alumna, seguramente se estará muriendo de vergüenza pero son cosas que pasan y hay veces que tienes que hacer el idiota para que el otro se sienta mejor...Esto no me lo enseñaron en la academia, lo aprendí yo por mi cuenta.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Jue Feb 19, 2015 1:07 am

Escuché las voces de mis compañeras de cuarto diciéndome que fuera a clase, que ya llegaba tarde y que no querían perder más puntos por mi culpa. Yo les contesté con un grito a lo Chewbacca somnoliento y seguí durmiendo. ¿Yo, ir a clase? ¡Já! Si no era Pociones ni Vuelo podía evitarlo. La primera porque Snape me da miedo y la segunda porque me gusta demasiado como para no ir. Y si no voy Esther entra a mi habitación y obliga a Valor a arrancarme la oreja lentamente a mordiscos.

Así que sí, obviamente pasé de ir a clase. Me desperté una hora más tarde y me tomé mi tiempo en vestirme totalmente sola en mi habitación, aun con las legañas en los ojos. ¿Qué me tocaba? ¿Defensa contra las Artes Oscuras y Runas Antiguas? Cada una peor que la anterior… Puag. No me echarían de menos, sin duda alguna. Además, Maëlys seguro que se sentiría bien por no verme asistir a su clase. Aunque se aburriría por no poder humillarme públicamente, como siempre hace.

Salí de mi Sala Común justo cuando una clase finalizaba, de tal manera que casi todos los pasillos estaban llenos de gente. Tenía intención de hacer alguna trastada en alguna clase, no obstante, cuando la gran mayoría de las personas se estuvieron yendo a sus siguientes clases y… claro, yo no sabía ni a dónde ir ni a qué clase asistir, aquello se despejó de gente y yo me quedé sola en medio de una de las escaleras, la cual, muy graciosamente se estaba moviendo hacia un lugar que no me gustaba nada.

Cuando mi mirada se centró en lo que tendría al final de la escalera, se me disparó la alarma. Ahí estaban, tres Slytherin sonriendo como quien ve carne fresca. Como quién no quiere la cosa, me di la vuelta y comencé a bajar tranquilamente. Al sentir como se reían y comenzaban a correr, pues yo también corrí, metiéndome por un pasillo cualquiera de la segunda planta. Corrí y corrí, hasta que escuché a uno de ellos lanzar un hechizo de agua. Miré hacia atrás mientras seguía corriendo. Ellos se habían quedado quietos con una sonrisa victoriosa y supe a qué se debía cuando vi como se formaba una tremenda ola de agua que se acercaba peligrosamente a mí.  

De repente, todo comenzó a moverse a cámara lenta.

Lo primero que hice fue acelerar mi carrera, luego llegué a la conclusión de que iba a llegar hasta a mí o sí. ¿Cómo puedo librarme de esto? Y tras que mi neurona chispease inteligencia, di con la solución. ¡Surfeando!

Cogí mi varita aun en carrera y apunté delante de mí, conjurando un Glacius de tal manera que un bloque de hielo fino se formase sobre mi otra mano. Cuando sentí que el agua estaba a punto de cogerme, salté y me puse eso en mis piernas. ¡Vamos, no puede ser tan difícil, hacia Skate cuando me creía muggle!

Pero sí, obviamente aquello no iba a funcionar, ¿estamos locos?

Me caí de bruces y por suerte el agua fue más rápida, por lo que mi cabeza no llegó a impactar contra el suelo. La ola me revolcó por completo al estallar. Se me cayó un zapato y a saber dónde se quedó. Mi cuerpo se deslizó lo que quedaba de trayectoria, boca arriba, cual cadáver sin fuerzas. Mi respiración estaba alocada debido a la carrera, por lo que realmente me preocupé de tranquilizarme. Estaba viva, lo sabía porque me dolía el culo. Abrí los ojos de golpe y vi a Esther y Rhea sentadas en un banco, probablemente con todos los pies mojados por todo el agua que ahora mismo estaba por todo el pasillo. Levanté la cabeza para levantarme, pero me cansó tanto esfuerzo, así que la volví a dejar caer. Estaba empapada de arriba abajo, ellas probablemente solo me hubieran visto sufrir las consecuencias y mojarse un poco con los restos.

Estoy bien —contesté sin que a ellas le dieran tiempo de decir ninguna pregunta. Y ahí seguida, tirada en el suelo con la ropa empapada y sin mover ningún ápice de mi cuerpo— Estoy bien —me repetí a mi misma— Pero estoy cómoda aquí, ¿sabes? —seguí con mi monólogo—. Me quedaré aquí un rato —y coloqué cual muerta los brazos sobre mi propio vientre.

En realidad me dolía el culo y la espalda, pero estaba bien. Menos mal que estaba Esther ahí o ahora mismo debería estar preocupándome por levantarme y salir corriendo para que aquellos no me encontraran.

¿Qué tal estáis? —pregunté, como si tal cosa, mirando al techo—. Me falta un zapato, ¿verdad? —levanté la pierna en la que notaba el frío, viendo simplemente mi calcetín, cerré los ojos resentida— Sí, me falta un zapato… —dije con tranquilidad.

Necesitaba tranquilizarme, canalizar mi mala hostia interior. Sí, eso necesitaba.

OFF: HOLA, HE VENIDO.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Rhea Jackson el Jue Feb 26, 2015 10:34 pm

Si hay algo que de normal se me da realmente mal, todavía peor que...yo que sé, ver el futuro por ejemplo (la adivinación es una asignatura que nunca he llegado a comprender del todo), es decir como me siento. Simplemente no me sale, no forma parte de mi personalidad desahogarme. Cuando lo hago, no tardo en sentirme culpable por pienso que he traicionado a las personas implicadas en mis historias y sentimientos. Como me sentiría yo si lo hicieran de mi? La verdad es que en la mayor parte de los casos les daría la razón y no me importaría que se desahogaran, pero en más de una ocasión el mundo me ha demostrado que yo soy un raro ejemplo. Me convierte eso en una arrogante? Es muy posible que sí, así que simplemente tendría que añadir esa característica a mi larga lista de defectos oficiales.

Mi choque con Esther tomó un rumbo para el que yo no estaba preparada. No estaba lista para que en ese momento alguien se preocupase por mi, necesitaba sentir y sufrir mi penitencia por haberme portado mal, al menos por un tiempo. Pero ella no parecía dispuesta a dejar que eso pasase como yo tenía planeado. Tras cogerme los libros, sentarme en un banco y calentarme el alma con un buen trozo de chocolate, empecé a disculparme por mi actitud algo pasota en clase de los últimos días, pero ella insistió en que no había hecho nada malo y que le contase lo que me pasaba. Yo me limité a mirar al suelo con cara derrotista hasta que ella empezó a hablar por mi arrancándome una sonrisa. Sus palabras me sonaban a lo típico que se dice al empezar en una reunión de alcohólicos anónimos y en ese momento una bombilla en mi cabeza se encendió y pude imaginarme a mi misma vista desde el punto de vista de otra persona, alguien como Esther por ejemplo. Para ella, yo debía estar muy cerca de ser considerada un zombie, alguien tan triste que ni ganas de moverse tiene y todo ello era por un error estúpido que había cometido por cobarde y por intentar proteger a una persona que parecía haber desaparecido del mapa...

Abrí la boca para contarle a Esther mi vida cuando hubo algo que me distrajo- A ver, no es nada. Es solo que....Qué es eso?- dije con algo más de energía mirando detrás de la profesora. Al fondo del pasillo podía verse con toda claridad una enorme ola que se dirigía hacia nosotras a todo trapo. Abrí la boca como una estúpida sin saber muy bien que hacer. Simplemente me quedé paralizada viendo como la masa de agua se abalanzaba hacia mi y poco a poco se frenaba hasta llegar a mis pies, mojándolos ante mi mirada incrédula. Pero lo más alucinante de todo el tema era la sorpresa que traía consigo la ola: Danny. Mi amiga apareció expulsada por la ola, tendida en el suelo y sin un zapato.- Jesucristo...- Solté con mi más americano acento en un susurro y de manera inconsciente justo antes de que Danny hablase diciendo que estaba bien para no tardar en darse cuenta de que le faltaba un zapato- Que...? Por qué?- pregunté sin pararme a pensar en lo que decía como si las dos personas que estaban conmigo en aquel solitario pasillo tuvieran que saber a la perfección a que me refería.

Me comí el trozo de chocolate que me quedaba en la mano y me acerqué a ella, agachándome al lado de su cabeza- Estás empapada, tía- dije constatando un hecho evidente. Era uno de esos momentos tan sumamente surrealistas que tienes que decir en voz alta la realidad para poder creértela. Parece que era cierto eso de que en Hogwarts puede pasar cualquier cosa. Le tendí una mano a la chica esperando que la cogiera para ayudarla a levantarse. Por un momento, me olvidé de lo cansada que estaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Invitado el Jue Mar 05, 2015 10:21 am

Mi vida era un continuo movimiento, echaba de menos muchas cosas de este castillo. Recuerdo cuando me encontré con Oliver en el baño y nos pusimos a cantar cada uno en su compartimento...O cuando hice la carrera de obstáculos con Drake por los jardines y el castillo...Que tiempos aquellos, supongo que ahora estarán haciendo cosas de trabajo...Es una pena que Oliver ya no trabaje, supongo que lo habrán despedido por levantar tantas pasiones entre las alumnas del castillo.

Valor era el único que me acompañaba desde que me gradué, ya que el resto ha seguido con su vida y cuando estaba en la universidad obtuve mi huevo...Pobre Valor, menos mal que lo crié desde ese entonces porque no quiero imaginarme, el sufrimiento del pobre halcón si yo no hubiera aparecido...Alejando mis pensamientos fue cuando me topé con la pobre Rhea, la había observado desde hacía días y no la encontraba muy animada...Casi siempre estaba con Luke pero desde hace un tiempo no era la misma respondona en clase. Me senté con ella y le entregué una barriga de chocolate que tenía en mi túnica, casi obligándola a que dejara de dar tantas disculpas por todo lo que no había hecho...

Le estaba convenciendo de que me contara lo que le había ocurrido, hasta que se escuchó de fondo el sonido de agua...De repente vi una ola gigantesca viniendo por el pasillo... -No se por que pero no quiero imaginarme nada... Dije en voz baja media sorprendida, no sé por que pero yo no veía normal lo de que una ola gigantesca viniera a visitarnos...Hasta que esa ola soltó una criatura marina llamada Danny Maxwell, a la que le faltaba un zapato...-Danny...¿Que has hecho ahora? Pregunté tapándome la cara como diciendo "tierra trágame". Le ayudamos a levantarse y la tapé con mi túnica de profesora, aproveché que tenía otra barriga de chocolate y se la entregué. -Como sea una de tus bromas te has pasado...Mira que Maëlys te tiene en el punto de mira... Hablé como media enfadada, en el fondo me estaba riendo yo sola pero tenía que ponerme seria en estos casos, porque si no luego lo vuelve a hacer y la gente pensará que le he dado permiso y paso del tema.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Vie Mar 06, 2015 1:34 am

Cuando me pasaban cosas como esas, normalmente me volvía un poco filosófica. Me preguntaba el por qué, el cómo… y todo lo relacionado con mis desgracias. Sobre todo cuando me pasaba algo de esto y podía pensar después de ello, ya que había veces en dónde venían detrás para ver si salía con vida y seguir martirizándome. Un día, por ejemplo, tuve mucho tiempo para pensar… me hicieron un inflatus y me colgaron con una cuerda de la torre de Ravenclaw. Fue un poco vergonzoso que desde la sala común de Ravenclaw se me viera todo. Además, hacía mucho viento, así que imagináos la de golpes que me pegué.

En aquel momento me habían atacado con agua. Cada día los Slytherin se lo curran más, ahora me incitan hasta a hacer surf. Cuando me resbalé por todo el suelo hasta llegar a mi límite, abrí los ojos y vi a Rhea y a Esther. Mis amigas, mis dulces amigas. Ellas no me tirarán ahora un hechizo electrificante. Ellas me quieren. Me sentí mucho más segura y por eso mismo, me quedé en el suelo descansando, ya que estaba cansada -OBVIAMENTE-. Además, estaba meditando sobre la suerte que había tenido por haber entrado justo por este pasillo VACÍO, ya que imaginaos que llego a entrar por un pasillo con… ALGO y me choco con ese algo con la ola. Hubiera sido muy malo para mí y para mi cuerpo.

Rhea se acercó a mí y se puso al lado de mi cabeza, diciéndome algo muy obvio. La verdad es que normalmente reaccionaba de una manera diferente a las evidencias, pero cuando pasaba por momentos como ese, no me salía simplemente omitir un comentario. Ahora mismo tenía un interior un poco bipolar, no sabía si estaba de mala hostia por esos subnormales o estaba feliz de estar viva con mis amigas a mi alrededor.

Tía... —alcé una ceja y la miré, luego cerré los ojos resignada— Lo sé, lo siento en mis carnes, tengo frío... ¿voy a morir? —Dramaticé divertida. Tenía frío de verdad, pero sabía que haría falta mucho más para matar a la pesada de Danny Maxwell que una simple ola.

Sujeté la mano de Rhea y con su ayuda me levanté de allí. Cuando estuve de pie, casi me resbalo, pero me agarré más fuerte a la mano de mi amiga y la miré con un rostro divertido por ese despiste. Luego miré a Esther, la cual me echaba la culpa a mí. Si hasta ella me echa la culpa a mí, como para intentar defenderme delante de ningún otro profesor… ¿Acaso se cree que soy tan tonta como para auto mojarme y hacer que vida corra peligro? PUES SÍ, LO SOY A VECES. Pero hoy no era el caso. La miré con cara de pocos amigos, con un rostro que denotaba la decepción de sus palabras. ¡Me dolía en el alma que incluso ella pensase eso! Me puso su túnica por encima para que no cogiera frío y me senté en el banco donde estaban ellas, poniéndome CONSCIENTEMENTE en medio de la dos para sentirme protegida y que me dieran calor. Me gusta sentirme mimada, sí, ¿qué pasa? Y más si es por ellas.

No he sido yo —contesté con mala gana— Iba a clase ¡y de verdad, no te pienses que es una mala tapadera porque nunca voy a clase, estaba yendo! y por las escaleras me encontré con Tom, Robert y Jane… —eran conocidos Slytherin de mi mismo curso, por lo que ambas los conocerían— Me persiguieron y huí, pero no pude huir de esa maldita ola —contesté a la acusación de mi profesora favorita— Así que intenté hacer como último remedio surf, pero aún no he aprendido esa MO...—sonreí y miré a Rhea— porque Danny ya sabe cuatro movimientos. ¿Quieres hacer que olvide alguno para que aprenda Surf? —recité la típica nota de Pokemon y luego esbocé una divertida sonrisa. Miré a Rhea porque Esther ya tenía su edad y a lo mejor no lo pillaba. Era joven en verdad, pero como yo era más joven, para mí ella era mayor. Y mi lógica es así y punto.

En fin, estaba viva. Me vengaré de Tom, Robert y Jane. Les meteré un petardo por el culo a los tres para que vean… y luegos los ahogaré en una bola enorme de agua para que mueran lenta y dolorosamente... sobre todo con el culo dolorido… Sí. Eso haré y nadie se enterará de mi homicidio triple.

Tras un leve tiritar que me dio de repente, reparé en que en aquel puto pasillo no había nada tío. Había un banco y… de milagro había un banco. Aquello era un pasillo VACÍO y su propio nombre lo decía todo. Miró a su profesora y luego miró a Rhea.

¿Por qué estáis aquí? Es un sitio bastante… extraño para pasar el rato —pregunté curiosa, levantando uno de mis pies y viendo como tenía el calcetín todo mojado y medio salido sin zapato. Necesitaba buscar mi zapato… Pero ya lo buscaría cuando me fuera a ir.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Rhea Jackson el Miér Mar 11, 2015 11:05 pm

- Sí.- contesté simplemente en un tono más neutral de lo que me habría gustado cuando Danny preguntó si iba a morir. Claramente era una broma, pero mi tono no se correspondía con la señal que mi cerebro le había mandado. Supongo que es una de esas cosas que hace la tristeza, que los impulsos no lleguen como deberían. Le tendí una mano a mi amiga para que pudiera levantarse y ella la cogió para conseguir el impulso necesario para ponerse en pie. Yo con los pies empapados y ella sin un zapato nos aguantamos unos momentos antes de que ella resbalase en el enorme lago en el que se había convertido el suelo. Se agarró más fuerte a mi y yo la sujeté con la otra mano también por las dudas. Yo me quedaba de mis miserias, pero al menos a mi no me había atacado un mini maremoto dentro del que se suponía que era el segundo edificio más seguro de Gran Bretaña.

Entre Esther y yo, conseguimos que Danny se levantase, se tapase y se sentase de nuevo entre nosotras. Inconscientemente, le pasé un brazo por los hombros para darle calor cuando estuvimos las tres sentadas. El pobre halcón de Esther debía estar pensando que su dueña se mezclaba con unas criaturas de lo más extrañas. La profesora culpó en principio a Danny por lo que había pasado, pero ella no tardó en explicarnos que no había sido culpa suya si no que tres Slytherins habían decidido torturarla un poco- Que raro...-dije con sarcasmo cuando mencionó quienes habían sido. También habían intentado ir a por mi alguna vez, pero la placa de prefecta me protegía, aunque solo fuese vagamente. Yo al menos podía castigarlos. Sonreí de la manera más energética del día al chiste de Danny aunque aun así era una sonrisa vaga.- Mejor que no olvide nada no sea que se sienta confusa y se hiera a si misma- dije de nuevo en un tono mucho más neutro de lo que debería. La sorpresa de ver a alguien salir de una ola me había despertado del cansancio por un momento, pero tras comprobar que todo estaba en su sitio, volvía a darme igual el mundo. La tristeza me volvía ciertamente egoísta.

-Nos hemos chocado- contesté encogiéndome de hombros. Señalé el sitio donde había ocurrido como simple formalidad- Yo salía de clase, no vi a Esther y....me la comí un poco. Mis libros cayeron y la profesora amablemente me sentó aquí a su lado y me dio chocolate. Debería chocarme con ella más a menudo- dije con cierto deje ilusionado al final. El chocolate siempre era la clave, pero me fastidiaba no ver al dementor que al parecer me perseguía. Tan muggle era que no los podía ver? No creo que fuese eso. Me preguntaba si Danny sabía lo que había pasado...- Has hablado con Fren últimamente?- pregunté intentando que no se notase lo que me dolía hacer esa pregunta. Solo mencionar su nombre me dolía, pero estaba desaparecido por algún motivo extraño y...yo lo echaba de menos. Danny en teoría era su mejor amiga, quizás ella sabía algo. No quería meterla en lios pero...necesitaba saberlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Invitado el Vie Mar 27, 2015 8:34 pm

Lo que iba a ser un tranquilo paseo por los pasillos de la que fue mi casa durante varios años, al final se ha convertido en una agradable charla con dos de mis alumnas. Al principio me encontré con Rhea, que no se sabía si era ella o un zombie en estado de nacimiento. Y luego llegó Danny...Recordaba las tonterías que hacía con Drake por todo el castillo, pero veo que esta chica las supera enormemente...Por lo visto unos Slytherin se habían metido con ella y acabó en el estado en el que apareció delante de nosotras, empapada y sin un zapato.

La miré con seriedad cuando nombró las MO y surf...Esta niña se pensará que soy una vieja pero pokemon salió cuando yo entré en Hogwarts. -Deberias olvidar un movimiento y aprender surf, pero el látigo cepa no lo toques, ese movimiento es sagrado mi pequeña tejona... Le hablé seriamente hasta que al final sonreí y me eché a reir, dejando paso al resumen de Rhea sobre nuestro encuentro, asentí solamente...¿Para qué repito lo que ella ha dicho? No tengo cara de loro, y tampoco soy un animado de loro...

Me quedé callada un momento acariciando a Valor cuando escuché que Rhea le preguntó a Danny sobre Fren. Noté algo en Rhea que me hizo sospechar, ese tono de voz ya lo había vivido antes...Cuando no supe mas de Jimmy, me dio su snitch y se fue sin decirme nada...No he investigado sobre ese tema, prefiero olvidarlo...Ahora esa snitch es sólo un recuerdo de mis años de estudiante, el recuerdo de esa final de Quidditch que gané poco antes de graduarme. -Rhea, ¿ha pasado algo? No me gusta que pasen cosas malas en mi casa, aunque...eso ha sonado un poco cotilla. Me rasqué la cabeza un poco avergonzada mirando a las dos chicas. Espero que no me tomen por una maruja...Tendré mis 25 años pero sigo siendo joven, tengo derecho a saber cosas.

Busqué dos barras de chocolatina del bolsillo de mi túnica y le dí una a cada chica, ahora sólo faltan las palomitas y disfrutemos del espectáculo...También saqué dos trozos de pergamino, anotando un mensaje al profesor que debería dar clase a Rhea y Danny en estos instantes, si decía que estaban conmigo es muy probable que estas mujeres se libren de un castigo injustificado. Enrollé el pergamino y se lo entregué a mi halcón, que alzó el vuelo y se marchó por la ventana en dirección a su destino en otro lugar del castigo. Suspiré y esperé a meterme de nuevo en la conversación de Rhea y Danny, espero que no se corten por estar yo delante, eso me hace sentir un poco mal ya que a pesar de ser su jefa de casa, soy de esas profesoras comprensivas y yo también fui estudiante, puedo meterme en la visión de mi alumno, pero nadie está obligado a decirme nada, cada persona es un mundo.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Abr 05, 2015 7:09 pm

Miré con ojos de PÁNICO a la contestación tan seria de Rhea, aunque no hizo falta más que unos segundos para saber que era mentira. Ya que si me estuviera muriendo por eso sería porque se me cayó un brazo o me estuviera desangrando. Y digo yo que si me falta un brazo o me estuviera desangrando lo sabría. Finalmente, cuando Esther, mi gran confidente, me echó la culpa de todo a mí, le conté lo que había pasado con una indignación típica de mí en estos momentos. Todo el mundo tenía como costumbre echarme siempre la culpa. Está bien que la mayoría de las veces puedo llegar a tenerla, pero que generalicen no mola, ya que también hay una gran mayoría de veces en dónde yo soy la víctima. Tsk. Si hasta Esther me echa la culpa a mí, imagináos los demás profesores la tirria que deben de tenerme ya.

Reí ante los chistes de las dos sobre Pokemon y me sorprendió ver que Esther no era tan vieja y lo conocía perfectamente. En realidad… ¿cuántos años tendrá Esther? ¿Treinta? ¿Treinta y uno? Yo es que soy malísima con esto de las edades.

Después de mi explicación Rhea me ayudó a levantarme y, aun sin zapato, pues a ver dónde había caído mi maldito zapato, me senté entre ellas dos en el banco para que la corriente que había por el pasillo no me constipara. Rhea me pasó la mano por detrás para calentarme y tras yo preguntarle que qué narices hacían ahí (aparte que, por obra del destino las colocó ahí para salvarme), ella me contestó lo que había pasado. ¿Qué le ha dado chocolate? ¡¿Chocolate?! Ya decía yo que olía a dulce por aquí.  

Profe, a mí hace tiempo que no me das chocolate —la miré de reojo con un mohín molesto— ¿Ya no me quieres, o qué? —medio inflé los mofletes y le di un juguetón codazo en su brazo.

Luego vino esa pregunta sobre Fren. Fruncí el ceño ante ella, ya que supuestamente A MÍ ME HABÍA DEJADO TIRADA POR RHEA, POR LO QUE AHORA ERA MÁS AMIGO DE RHEA QUE MÍO, vamos, lógica aplastante. Así que el hecho de que me preguntara a mí si había hablado con él me hacía plantearme la pregunta clave: “¿Por qué ella tiene chocolate y yo no? ¿Eh?” Es broma, la pregunta clave era: “¿Dónde está mi jodido zapato? ¡Es imposible que se haya desintengrado o metido en un portal espacio temporal! O sí, y en este mismo momento pero hace más de cuarenta años el zapato ha caído sobre la cabeza de Lord Voldemort en sus tiempos mozos de Hogwarts y he conseguido confundir al Señor Tenebroso. Olé.” Pero no, la auténtica pregunta aquí era: “¿Por qué iba a hablar yo con Fren últimamente si aún quería vengarme de lo que me hizo en el baile de fin de año?” Está claro que no tenía sentido. Aunque claro, ella no sabía lo que me había pasado en el baile de navidad, por lo que ella debía de suponer que soy super amiga de Fren.

Pues la verdad es que no he hablado con él desde hace semanas. Me cae mal —dije super claro, aunque en el fondo se me notaba en la cara que no era algo muy serio. Simplemente parecía que me caía mal porque me robó un comic o algo así— Bueno, hablé creo que antes de ayer con él en la comida porque me quitó el último pudin de calabaza. ¡Y él sabe que el pudin de calabaza para mí es esencial en mi dieta! —contesté, escuchando lo que decía Esther y relacionando el posible hecho de que hubiera pasado algo malo—. ¿Por qué? ¿Ha pasado algo? ¿Estáis juntos? En el baile de navidad parecíais muy unidos —le di un codazo divertido— Pero como luego nos íbamos para casa se me ha olvidado preguntarte.

Fue entonces cuando la profesora me dio una chocolatina. La abrí y comencé a comérmela lentamente mientras esperaba a que Rhea me contestase.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Rhea Jackson el Sáb Abr 11, 2015 1:52 pm

Era todo bastante extraño teniendo en cuenta que yo me había chocado con la jefa de mi casa y luego la persona que podía considerar mi mejor amiga había llegado en medio de un maremoto.Un mini maremoto, pero ola grande al fin y al cabo. Tras las explicaciones pertinentes de por qué a una le faltaba un zapato, otras dos se habían encontrado y no había chocolate para todos en cantidades industriales reuní el valor suficiente para preguntar por el tema que me llevaba rallando un tiempo. Fren había desaparecido totalmente de mi vista, parecía que se ponía una capa de invisibilidad cada vez que yo entraba en la habitación, o eso o la mirada que me echaba era tan incómoda que me hacía querer llevar yo esa capa. Por eso había estado yo más desaparecida que nadie y a penas había intercambiado dos palabras con Danny, fuera del "Buenos días" matutino. Sin embargo, la reacción que produjo mi pregunta en las dos personas que me acompañaban me hizo dar ganas de retroceder en el tiempo y quedarme con la intriga. Supongo que esa pregunta unida a mi aspecto de zombie no auguraba nada bueno y por eso mostraban esa preocupación, pero a la ves esa preocupación me quitaba a mi las ganas de hablar.

No dije nada, me limité a mirar al suelo mientras Esther preguntaba y Danny me respondía pero cuando las dos terminaron en la pregunta que yo no quería contestar, levanté la mirada. Respiré profundamente mirándolas alternativamente- No pasa nada- dije sin sonar demasiado convincente mientras me encogía de hombros. La profesora nos dio otra chocolatina a cada una y casi de manera automática la abrí y le metí un mordisco- Creo que ESTÁBAMOS juntos- dije sin pensar si quiera en que era un tema que no debía hablar delante de una profesora.- Lo pasábamos muy bien y supongo que había algo que podría haber resultado en algo bonito, por eso nos viste tan juntos el día del baile...pero la fastidié.- dije sin más- Y después del baile...me dijo que necesitaba un tiempo para pensar y eso..y no he vuelto a saber más de él lo cual requiere mucho talento para ocultarse teniendo en cuenta que estamos en el mismo curso y en la misma casa. Ole él!- dije resentida dejando caer la cabeza de nuevo y dándole otro mordisco a la chocolatina. Ese dulce y la compañía estaba haciendo que pasase de la tristeza apática a la rabia y no sabía si eso era un paso hacia delante o hacia atrás.

- Lo echo de menos...- dije volviendo a mirar al suelo- Y lo peor es que con él se ha ido todo. Ya no tengo ganas de absolutamente nada, no siento absolutamente nada y esta ira que supongo que se está viendo ahora mismo en mi es lo más entusiasta que se me ha podido sacar desde el baile. Últimamente solo tengo ganas de dormir y todo eso por que? Por un chico? Venga ya, paso de estas cosas- dije incrementando poco a poco el tono de voz en mi discurso. Me sentía patética y dependiente. Me sentía pequeña y cabreada pero no estaba segura de si lo estaba más con él o conmigo misma... Lo que estaba claro es que ese era otro día más en el que habría hecho mejor quedándome en la cama durmiendo.

- Por cierto, por qué estabas tú tan enfadada en el baile?- le pregunté a Danny cayendo en que allí estaba yo contando mis penas, pero mi pobre amiga arrastrada por una ola también parecía tener las suyas. Puede que yo no sintiera nada desde aquel baile, pero a partir de esa segunda barra de chocolate se acababa el ser egoísta y no preocuparse por los demás.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Invitado el Miér Jul 15, 2015 12:30 pm

No sabía a ciencia cierta el motivo de Rhea, yo me acordaba de cuando estudiaba aquí y de las cosas que pasé, ya luego en la universidad apenas me relacionaba con la gente porque me dedicaba a estar con mi amiga o jugar con mi bate, ¿debe ser por eso que aún no he sido capaz de ver algunas cosas de la vida? No lo sé, pero ser Jefa de Hufflepuff me ha ayudado a comprender a un sector del castillo que desde hace tiempo es pasto de burlas.

Tras la flamante llegada de Danny, y de quedarnos tranquilas. Ellas dos se pusieron a hablar, hasta que para mi sorpresa Rhea empezó a hablar con Danny sobre algo relacionado con Fren. Según pude entender, se supone que estaban juntos y desde el baile de Navidad no se han hablado ni nada. Escuché atentamente sin decir nada, tan sólo tenía los ojos cerrados con la espalda apoyada en la pared, canalizando la situación.

-Rhea, te voy a contar una historia...Sobre una chica que conoció a un chico de su mismo curso y ambos estaban en el equipo de Quidditch. Estuvieron saliendo durante la época del colegio. Sonreí totalmente tranquila llevándome la mano a mi cuello, sacando debajo de mi camiseta una snitch dorada en una cadena. -Todo parecía que iba a ir bien, incluso ganaron la final de Quidditch, pero días antes de graduarse...Él se marchó sin explicación alguna, ni una carta, ni un regalo...Tan sólo esto. Me quedé días en mi cama llorando...Ni me alegré cuando me dieron la plaza para la universidad, pero tras relajarme y recibir picotazos de mi halcón, miré que el regalo que me dejó es una señal de que siguiera con mi profesión. Les mostré la snitch por si querían verla más de cerca. La verdad es que no tenía nada dentro, porque la abrí un día y estaba totalmente vacía, lo único es el acto simbólico que ella representa...Y siempre está conmigo como un pequeño colgante.


-Y esa es mi historia, la conclusión es que si me hubiera quedado en mi casa sin hacer nada, tal y cómo te sientes tú, ahora mismo no estaría hablando con ustedes ni impartiendo clase...Lo que te quiero decir, es que abras la mente, haz lo que te gusta, como si le tiras globos de agua a Danny mientras duerme. Hablé sonriendo y riéndome con lo último que dije, hasta que por inercia le di un abrazo casi maternal, mas bien de hermana mayor porque por la edad... Tras darle el abrazo me separé y me quedé mirando a danny que seguía jugueteando con mi snitch, hasta que la conversación siguió con la pregunta de Rhea a Danny, que por lo visto también tuvo lo suyo en el baile de Navidad...Ains, mis tejones tienen muchos secretos escondidos y yo estoy aquí para ser de maruja número uno.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Jue Jul 23, 2015 11:01 pm

En verdad, si lo pensábamos fríamente, Fren no era tan guapo. Era simpático y eso y me caía estupendamente, pero… ¿Cuándo pasó todo eso entre Rhea y Fren? Porque claro, yo me pongo a pensarlo y… debe ser que soy sumamente poco observadora, ya que no me di cuenta ni cuando mi mejor amiga ha empezado a sentir ese tipo de cosas y mucho menos cuando Fren también sintió cosas por ella. Hombre, me di cuenta en el baile de fin de navidad, pero quizás ya fuera un poco tarde.

Rhea nos contó el por qué de su tristeza y yo la escuché atentamente. Lo dicho, yo no era experta en dar consejos ni nada por el estilo. De hecho, esperaba fervientemente que mis amigas siempre fueran felices, pues si vienen a mí con problemas, lo único que puedo hacer para hacerlas sentir mejor es darle chocolate, una buena manta y poner una película. Bueno, y puedo pegar a aquel que les haga daño. A eso siempre me apunto. ¡Venganza! ¡Justicia! Son dos términos que me gustan mucho. Sobre todo el segundo, el primero es un poco hardcore, pero a veces necesario. Por suerte para mí y para Rhea, estaba la profesora Fenixheart allí para que fuera la encargada de aportar ese granito de arena llamano “consejo” y “experiencia” ya que obviamente yo no había pasado por nada similar en mi vida. ¿Amor? ¿ESO SE COME? El único amor que yo he sentido alguna vez es el que le tengo a mis padres y a mi abuela. Soy la típica niña familiar que adora a su familia por encima de todo. Y a mis amigos, claro. ¿Pero hombres? ¿O mujeres? ¡A lo mejor a mí me gustan las mujeres y aún no lo sé! Nunca se sabe. La vida es tan complicada y ese tipo de temas ahora mismo me importa tan poco… Creo que soy asexual. Sí.

Esther dijo que podría tirarme globos de agua mientras duermo. Yo alcé una ceja y miré a Rhea.

POR EJEMPLO. También puedes leer. Es más sano. Y sabes que mi venganza será terrible —le dije divertida.

Cuando Esther terminó de hablar, quise aportar mi grano de arena. Ese granito que yo creo que es necesario y porque rara vez me callo lo que pienso.

Pero tía, Fren… es Fren. Es decir, ¡tú eres Rhea! —Creo que no me he explicado muy bien… Lo que quería transmitirle es que yo siempre había visto a Fren como un niño simplón sin mucho futuro y a ella siempre la había visto como: “OH, RHEA, MI AMIGA RESPONSABLE Y CHACHI PIRULI”. ¿Cómo iba a estar tan triste por él? Pero claro, decir ese tipo de cosas en voz alta, solía costarme. Tengo un sentimentalismo algo similar al de un palo—. No creo que MI AMIGO —recalqué, ya que yo quería mucho a Fren, pero obviamente quería más a Rhea— merezca que te pongas así por él. Estoy segurísima, pero SEGURÍSIMA ¿eh? que hay mucha gente ahí fuera esperando por ti y que molan más —dije claramente. Vale, quizás también estaba siendo un poco influenciada por el hecho de que Fren me cae mal ahora mismo, pero bueno…

Fue entonces cuando Rhea se percató de que en el baile me encontraba ALGO enfadada. Fruncí el ceño. ¿Debería meterle más mierda al pobre Fren? Es verdad que me había hecho una mala jugada, pero también me dio qué pensar el hecho de que Circe supiera todo el rollo de que había sido invitada por Fren. ¿Y si fue una jugada de ella? En fin, no sabía ni qué pensar. Pero Fren ya tenía bastante odio encima como para encima tener que incrementárselo sin estar segura.

Lo de siempre. Damon y Circe, que no saben tener una noche en paz. Creo que soy su pasatiempo favorito en días importantes —sonreí de medio lado—. Pero se me pasó rápido y luego lo pasé bien. Ya estoy acostumbrada.

Le pasé nuevamente a Esther la Snitch y sonreí de medio lado a Rhea.

Aquí lo importante es si quieres que le peguemos a Fren o no. Yo le pego, ¿eh? Si tú quieres que le pegue, yo le pego. Es el código de amistad, de toda la vida —mi rostro amenazaba con partirse el culo de un momento a otro.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 29.620
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1275
Puntos : 699
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Rhea Jackson el Dom Ago 16, 2015 9:10 pm

Estar allí como un zombie comiendo chocolate ante mi mejor amiga y la jefa de mi casa se me antojaba una situación frustrante para mi. No me gustaba mostrar mis sentimientos, simplemente era algo que no se me daba bien. Prefería tragármelos hasta que me saliese una úlcera o algo así, pero cuando un tema me desbordaba y se me acababa notando la preocupación y acaba por decepcionarme a mi misma por no poder guardarme mis cosas para mi. A veces, la gente que me rodeaba pensaba que no confiaba en la gente...y no era eso, es que los quiero demasiado como para preocuparlos, pero a veces me vuelvo egoísta y necesito desahogarme. Que era que un tío cualquiera te hubiese dejado comparado con que te arrastrase una ola gigante así PORQUE SÍ? Pues una chorrada, eso era.

Tras mi explicación, que fue recibida con una escucha atenta por parte de mis interlocutoras, Esther nos contó su historia de cuando estaba en el colegio. Ella había pasado por algo parecido a lo que estaba pasando yo y aunque en el fondo de mi corazón sabía que tenía razón y que debía seguir adelante como ella me decía...el hastío que me invadía estaba pudiendo más que la razón. Aun así, en los últimos momentos, gracias a haberme desahogado el fin, mi apatía y tristeza habían dejado paso a la rabia que a pesar de lo que pudiera parecer, era algo que cada vez me parecía más positivo. Observé la snitch que Esther nos enseñó y vi como Danny jugaba con ella distraidamente hasta que la profesora me incitó a tirarle globos de agua a mi amiga mientras dormía. Sonreí con el comentario de Esther y mi sonrisa pareció hasta verdaderamente contenta cuando Danny contestó que su venganza sería terrible. Lo cierto es que ese comentario era lo primero que me había hecho verdadera gracia en días.

Escuché las palabras de Danny que, a pesar de ser poco ortodoxas o conexas entre sí, había entendido perfectamente.- Me tienes en demasiada alta estima- dije mirándola con los ojos aun cansados pero en mi sonrisa ya se volvían a ver mis dientes. No me hacía sentir mejor que hablasen mal de Fren, él no había hecho nada malo en realidad, pero Danny era una persona llena de alegría y Esther era una persona tranquila y estar con ellas hacia como que esas cualidades se me pegasen y volviesen a mi junto con el color a mis mejillas.

Sin embargo, tanto hablar de tema, me hizo recordar la actitud de mi amiga en el susodicho baile de marras y me decidí a preguntar al respecto.- Son un grano en el culo- sentencié hablando de Damon y Circe. En ese momento me di cuenta de lo que acababa de decir delante de una profesora y miré a Esther con cara de "Ups, perdón, profe"

Danny le devolvió la pelotita dorada a Esther y concluyó el tema diciendo que si había que pegarle a Fren se le pegaba y ya. Yo le dediqué una sonrisa agradecida de verdad y justo en ese momento, un montón de gente empezó a salir de las aulas formando un gran tumulto que indicaba que una hora de clase había terminado. Miré a Danny y a la profesora- Creo que deberíamos ir a clase- dije poniéndome de pie y recogiendo mis libros- Os agradezco mucho esta conversación, creo que...realmente la necesitaba- dije y las miré con una sonrisa. En cierto sentido, estaba convencida de que incluso mi tono de piel había cambiado gracias a esa conversación.

No tardamos en encaminarnos las tres hacia nuestras respectivas clases.



Off: Lo mando a cerrar!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.710
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 498
Puntos : 68
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.