Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Haciendo amigos... ¿Yo? ¿Podría ser? (Privado)

Invitado el Jue Feb 19, 2015 1:46 am

- Maldito alemán sangre sucia, regresa a donde perteneces - gritaron dos chicos de cabelleras rubias mientras me perseguían por las escaleras del castillo. Era bastante normal que me molestaran debido a mi acento y a mi aspecto. Sobre todo cuando se trataba de chicos que fuesen de otras casas, especialmente Slytherin que era el caso en ese momento. - Pero verás ¡NO SOY UN ALEMÁN!, que insulto más grande me has dado - grité mientras corría para salvar el pellejo. Aquel par de trogloditas querían meterse conmigo simplemente porque no tenían nada mejor que hacer que molestar a un chico que solo estaba leyendo tranquilamente en uno de los pasillos del segundo piso. Decidí que lo mejor sería no prestarles la atención que tanto demandaban pero cuando los insultos comenzaron a convertirse en golpes es cuando decidí que lo mejor sería largarme de su vista. Lamentablemente me superaban en número y nadie me ayudaría así que me aventuré escaleras arriba mientras esquivaba a los demás alumnos quienes parecían absortos en sus mundos y no se detenían a hacer algo o intervenir.

- Entre más huyas, más grande será la paliza que te vamos a meter, fenómeno - volvieron a gritar cuando íbamos en el cuarto piso, aunque para ese entonces sus voces se notaban cada vez más lejanas pues era un buen corredor debido a que tenía práctica al huir de los niños que querían golpearme por ser diferente cuando vivía en Austria. De algo tenía que servir aquello. - Tal vez debería inscribirme en atletismo - pensé mientras subía las escaleras hacia el quinto piso en donde me escondí.  Se trataba de un pasillo desierto al que muy pocas personas iban por lo que sería fácil de encontrarme, pero a donde sabía que no se atreverían entrar era el baño de prefectos y fue ahí donde me refugie. Era la primera vez que entraba en aquel sitio pero no tuve tiempo de inspeccionarlo a detalle. Lo que si me pareció ver fue una sombra en un rincón, pero la voz del dúo que estaba afuera me hizo no prestar atención. Les escuché hablar en voz baja y cuando sus pasos se alejaban salí del baño, me había librado de ellos por ahora.

- Si me dieran un tostón por cada vez que alguien me persigue, creo que sería millonario - hablé conmigo mismo, siempre lo hacía pues casi nadie se me acercaba. Los intimidaba, o eso quería creer. Me senté junto al barandal de aquel pasillo en el quinto piso, vigilante por si las serpientes decidían regresar. Bien podía subir hasta la torre Ravenclaw pero estaba cansado por la persecución y decidí descansar un poco. Fue en ese momento que me di cuenta que alguien más estaba en ese lugar y que salía de las penumbras. - Te puedo ver. Sal. – hablé con un acento marcado mientras le hacía la invitación y entrecerraba los ojos para ver con claridad. Era una chica. Una chica alta y rubia. - Estabas en los baños, ¿no? Me pareció ver algo. Perdón si te incomodé, estaba lidiando con unas víboras - reí de manera nerviosa. No me cuesta hablar con la gente desde un principio, pero casi siempre es la gente a la que le cuesta trabajo hablar conmigo por lo que siempre terminó marginado en un rincón. Pero que no se diga que no trato.

- Soy Grayson. ¿Cuál es tu nombre? ¿Quieres hacerme compañía? - comencé a lanzar un montón de preguntas como era de costumbre, tal vez era por eso que la gente no estaba cómoda alrededor mío, pero mi curiosidad era innata.
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Jue Feb 19, 2015 11:20 pm

El baño de los prefectos era ese gran privilegio por el cual ser prefecto merecía la pena completamente. Una cosa era castigar a la gente y esas cosas que en los primeros días podía llegar a ser divertido si tenías ojeriza a alguien, pero una vez esa etapa pasaba, el baño de los prefectos seguía ahí esperándote en su dorada y tranquila hermosura, listo a cualquier hora del día para tu goce y disfrute porque todos sabemos, y los fundadores de Hogwarts también lo sabían, que los prefectos estamos sometidos a mucha presión y estrés...o algo así.

Yo tenía la mala costumbre de ir por allí una vez había terminado todos mi deberes y me había puesto al día con mi calendario de estudio. Ahora que no tenía nada que me distrajese y que el simple hecho de pararme a pensarlo me hacía llorar, me pasaba el día aislada como antaño, haciendo mis cosas, dibujando, haciendo deberes, estudiando y leyendo y con un poco de suerte me encontraba con Danny, Luke o Alice, con la que tenía menos trato, y pasaba el rato con ellos. Pero cuando todo eso se acababa, me recogía el pelo en uno de esos moños deshechos a los que la gente les gusta llamar casual y y los llamo revoltijo de pelos y me iba a dar un baño al baño de los prefectos.

Acababa de salir de mi chapuzó semanal y me estaba metiendo en un vestuario privado cuando alguien entró en la estancia con mucha prisa. No llegué a ver quien era porque yo ya me estaba metiendo en el individual, pero pude escuchar como estaba sofocado y algo me dijo que no era buena señal. No tardé en escucharlo marchar de nuevo de la habitación por lo que me vestí rápidamente, guardando el bañador y la toalla y todo en la mochila que siempre me acompañaba y salí al pasillo del quinto piso. Una vez cruzado el umbral de la puerta, me quedó muy claro que la persona que había entrado en el baño no había ido muy lejos, y también me dejó claro que mis habilidades para volverme invisible se estaban deteriorando porque consiguió descubrir que yo estaba en el baño y que luego estaba oculta en las sombras del pasillo. Eso tenía dos explicaciones, o tenía una visión extraordinaria, o era de esas personas que a veces preferirían desaparecer, como yo.

Me acerqué a él con tranquilidad y una sonrisa hasta que me habló- Sí, era yo, pero no te preocupes, por suerte se han inventado las puertas- dije con una sonrisa- Me estaba cambiando- dije contestando a una pregunta que nadie había formulado. No tardó mucho en preguntarme mi nombre y si quería hacerle compañía. La verdad es que no pude evitar reírme un poco y era en esos momentos cuando notaba que mi antigua yo, feliz y contenta, seguía cobrando fuerza y reponiéndose.- Me llamo Rhea y tu? Me suena verte por los pasillos y en clase, pero no conozco tu nombre- dije al tiempo que me sentaba a su lado contestando silenciosamente a la pregunta de si quería hacerle compañía. Estaba claro que sí, no tenía nada mejor que hacer.

Dejé la mochila a un lado y mientras me contestaba, lo observé para ver mejor con quien estaba hablando. No era un chico feo, pero tenía un aspecto diferente a los demás, empezando porque tenía un ojo de cada color y un nosequéqueseyo en la expresión. Pero no me desagradaba para nada, parecía buen chico así de primeras.- Sabes quienes eran los que te andaban molestando? Soy prefecta, podría hacer algo para ayudarte- dije con un guiño. La mayor parte de la gente prefería librar sus propias batallas, yo la primera, pero si alguien necesitaba mi ayuda la tenía asegurada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Invitado el Lun Feb 23, 2015 11:31 pm

Hay veces en las que no te apetece estar solo por más ermitaño que seas. Situaciones en las que simplemente dices estoy harto de pasar el tiempo solo y necesito mejorar mis habilidades sociales, desempolvarlas y ponerlas en práctica. Esa tarde era una de esas. Así que no lo pensé dos veces al momento de sugerir a la chica misteriosa si deseaba hacerme compañía. Sonreí cuando ella se sentó a mi lado no teniendo la necesidad de responder verbalmente.

- Oh que pena, de verdad lo lamento - hundí el rostro en mis manos al escuchar que la chica se estaba vistiendo cuando entre al baño - Te aseguro que no he visto nada - pasé saliva, estaba bastante apenado y esperaba que ella no se lo tomase a mal, aunque a juzgar por el tono de su voz seguro que no lo haría, por lo cual me tranquilice un poco y escuche su nombre. - Rhea. La madre de los dioses. Tus padres deben tener un profundo respeto y admiración por la mitología - sonreí, realmente me gustaba ese nombre aunque fuese la primera vez que sabía que alguien se llamaba así en Hogwarts. - Me gusta. Es corto, simple y tiene fuerza. mi rostro denotaba seriedad que cambió al de una pequeña risotada. - O tal vez te nombraron así por el ave, la que se parece a las avestruces. - obviamente dudaba que fuese el caso pero igual me hacía gracia.

En ese momento me di cuenta que llevaba la varita en la mano, tal vez era un reflejo por si los chicos regresaban a molestar pero volví a meterla dentro de mi túnica cuando sentí la mirada de la chica sobre mí. No me intimidaba, nunca he sido de esas personas las cuales no son capaces de soportar un contacto visual por mucho tiempo. Al contrario.  - No. Descuida. No es necesario - negué cuando se ofreció a hacerse cargo pues declaraba que era una de los prefectos. Ahora entendía que es lo que ella estaba haciendo en los baños destinados para tal puesto. - Además no me sé sus nombres y probablemente mañana ni se acuerden que existo - mentí con media sonrisa en el rostro, tratando de sonar convincente. - Debe ser divertido, ser prefecto y poder tener un poco más de poder que el resto de nosotros -

Buscando entre mi túnica encontré un par de chocolates envueltos que había estado guardando para después. - ¿Gustas? Son Mozartkugel, de mi tierra, son deliciosos, prueba uno - le ofrecí una de esas bolitas envueltas con el rostro de Mozart en ellas. Por mi parte yo abrí la sobrante y la devoré en un santiamén. Me encantaban y me recordaba a mis padres que solían regalarme una caja de ellas cada cumpleaños. Había logrado traerlas de contrabando al colegio y la caja ya iba a la mitad. - Hufflepuff ¿eh? - señalé su túnica con el estandarte bordado de su casa y los colores amarillos clásicos. -   ¿cómo va todo en las mazmorras? Seguro se divierten compartiéndolas con los de Slytherin - dije bromeando naturalmente, aunque el castillo era enorme y no tendrían que verse necesariamente. Pero seamos honestos, ¿quiénes podrían no ver a las víboras que gozaban de ser el centro de atención?
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Jue Feb 26, 2015 10:37 pm

Era un poco extraño estar allí sentado en medio de un pasillo con alguien que, aunque había visto en diversas ocasiones, no conocía en absoluto. Me resultó gracioso lo mucho que se disculpó por haber irrumpido en el baño de prefectos cuando, en realidad, la contraseña de ese baño era uno de los artículos de contrabando más solicitados del castillo. Yo no sabía quien la filtraba, sabía que no era yo, pero suponía que sería un alma caritativa con más ganas de compartir aquel pequeño paraíso que de disfrutarlo a solas.- No te preocupes- dije con una sonrisa para que no temiera el haberme ofendido ni nada así. Aunque yo no dudaba de que hubiese personas que si se hubiesen ofendido por una intrusión así, pero nunca llegaría a entender del todo a esas personas que consideraban el mundo suyo en cierto sentido.

Me dijo su nombre y me preguntó el mio. Yo le contesté casi automáticamente por lo que acabé preguntándole su nombre de nuevo sin querer, por simple costumbre. Por suerte, él pareció ser lo bastante inteligente para no contestar de nuevo o no tratarme de tonta. Era algo que agradecía profundamente. Además mi nombre pareció gustarle pero cuando dijo lo de la avestruz no pude evitar reírme.- Seguro que si fuese por la avestruz la historia de mi nombre sería mucho más divertida.- dije con una sonrisa- Pero en realidad, mi madre estaba leyendo un libro sobre mitología mientras estaba embarazada de mi y le gustó ese nombre- expliqué encogiéndome de hombros. Lo cierto es que mi madre leía ese libro en voz alta mientras estaba embarazada y cada vez que aparecía Rhea yo daba una patada en su vientre. Mi madre jamás se cansaba de contar esa historia y decirme que algún día sería una madre tan prolifera y protectora como la diosa...Pero yo no me creía nada.

Le ofrecí a Grayson mis servicios como prefecta para dar la cara por él y hacer algo para que castigaran a los que lo perseguían pero él, como yo habría hecho y la mayoría de la gente que conozco también, declinó mi ayuda. El chico no era un alumno de primero al que había que proteger y por eso no me preocupé, pero si pillaba a alguien metiéndose con él en otra ocasión, aunque no lo conociese, probablemente mi ética me obligase a intervenir. No le dije nada al respecto, pero estaba convencida de que si eso pasaba, sería así- No creas, es lo mismo que ser un alumno cualquiera pero con más reuniones y responsabilidades. Claro que a algunos se les sube a la cabeza muy pronto y no tardan en sentirse como auténticos dioses en el castillo- dije con sinceridad. Se oían muchas historias de prefectos que abusaban de su poder, curiosamente casi todos de Slytherin.

Mientras hablábamos guardó la varita que aun tenía en la mano y saco un par de bombones de los cuales me ofreció uno. Yo le sonreí con sinceridad y acepté la oferta, como cada vez que me ofrecían chocolate. Si alguien quisiese envenenarme en algún momento el chocolate sería la clave.- Mozartkugel...-repetí en bajito mientras observaba la cara de Mozart en el envoltorio- Eres alemán, no?- pregunté abiertamente- Notaba que tu acento era distinto pero no conseguía descubrir de donde- dije sonriendo y esperando no ofenderle. Miré el bombón pensando que me daba pena comérmelo sin poder sacarle una foto para mandársela a mi familia y que supieran que me había comido la cara de un antiguo genio musical. Finalmente, vencí mis ganas de plasmar el momento y desenvolví el chocolate para a continuación llevármelo a la boca. Cerré los ojos por un momento al notar el sabor, estaba delicioso- Este chocolate está increíble- dije mirándolo a los ojos con una expresión sorprendida y algo emocionada- Te importa que me guarde el envoltorio?- le pregunté pensando que igual quería guardarlos por algún tipo de romanticismo con la patria o algo así.


Mientras comíamos, Grayson se fijo en el escudo de mi túnica, algo que todo el mundo hacía generalmente, porque eso de llevarse bien o mal sin más es algo que no funciona cuando los alumnos de cada casa tienen tanto patriotismo hacia los suyos. Sonreí y asentí con la cabeza en respuesta a sus palabras- Y tú eres un Raveclaw, por lo que veo- dije sin perder la sonrisa.- Curiosamente, en las mazmorras es donde menos problemas tenemos con los Slytherins-dije casi riendo- Pueden atacarnos por cualquier esquina, pero cuando llegamos a las mazmorras parece que estamos demasiado cansados para meternos los unos con los otros- dije sin perder el buen humor- Sinceramente, creo que eso de que unas casas tengan que meterse con otras por defecto es una absoluta tontería- dije encogiéndome de hombros e intentando entablar conversación con las cartas que mi interlocutor me iba repartiendo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Invitado el Mar Mar 03, 2015 1:47 am

Lo curioso de los nombres era que podían decir mucho de una persona. En ese caso la chica que estaba frente a mí se llamaba como una mujer de la mitología griega. Reí por lo bajo cuando ella aseguró que no se trataba del animal pero si de la Diosa. - Pues es muy bonito. A mí me gusta la mitología, me parece fascinante - sonreí recordando el libro sobre los Dioses romanos y egipcios que mis padres me regalaron en mi cumpleaños número siete. Ellos no tenían mucho dinero, pues eran simples pastores productores de lácteos que trataban de sacar adelante a un niño problema como yo. Así que no podían darme mucho, pero siempre me obsequiaban libros y chocolates. Agradecía que fuesen ellos quienes inculcaran la lectura en mi porque pude escapar a otros mundos en donde no era la víctima y en los que podía ser el héroe o el villano si así se me antojaba.

- Entonces me alegro que no seas uno de esos prefectos creídos que no pierden la oportunidad para presumir su posición y sacar ventaja de ello - en parte no conocía de mucho a la chica. Alguna vez la vi en los patios del colegio o en una que otra clase pero nunca intercambiamos palabras hasta ahora. Pero lo que si me daba cuenta es que era una chica con buenos valores. Le agradecí el hecho de que se ofreciese a reportar a los chicos que me estaban molestando pero la verdad considere que no era necesario, si insistían, ya me las arreglaría para darles una pequeña lección. Tampoco es que fuese un flacucho indefenso, mi ingenuo a veces servía para muchas cosas.

Le obsequié uno de mis chocolates preciados de mi tierra a Rhea, esperando que le gustaran. Al parecer si que le gustaron y no pude evitar sonreír, pero esa sonrisa rápidamente se convirtió en una ceja arqueada y cara incrédula. - Eh... No. Soy austriaco. - hablé bastante serio. Era algo recurrente que la gente confundiera a los alemanes con Austria pues básicamente tenían el mismo idioma, pero también España y América latina y no podían ser más diferentes. - Nací aquí en Londres pero pase mi infancia en Austria hasta que entré aquí - le sonreí para demostrar que realmente no estaba enojado por la confusión. - No, no me importa que lo guardes - negué con la cabeza, aunque me resultaba curioso. ¿Sería una coleccionista acaso?

La escuche hablar sobre los Slytherin y como no había problema alguno en las mazmorras debido a que sus salas comunes estaban ahí mismo. - Pasa lo mismo con nosotros y Gryffindor, estamos en diferentes torres claro, pero nos respetamos - asentí mientras me guardaba el envoltorio del chocolate para arrojarlo a la basura después. La prefecta Hufflepuff me comenzaba a agradar más cuando mencionó que no le importaba mucho de que casa pertenecía cada quien. - Coincido contigo, es una tontería y muestra falta de inteligencia el hacer menos a una persona por cualquier circunstancia. Mis padres me educaron para ser una persona respetuosa - musité feliz por la educación que mis padres muggles me dieron en casa, que aunque humildes, son buenas personas con una mentalidad muy amplia e inteligentes.

- Bueno Rhea, ¿qué te gusta hacer? Cuando no tienes que estudiar para un examen o hacer los deberes, ¿cómo gastas tu tiempo en el colegio? - pregunté curioso por saber la respuesta. En mi caso no tenía muchos amigos, los que tenía eran porque dormíamos en el mismo dormitorio y al compartir un espacio por tanto tiempo terminas conviviendo con esa persona. Pero tampoco los veía todo el día. - Deberíamos hacer algo divertido, a menos que tengas algo más planeado en el día.
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Jue Mar 05, 2015 10:15 pm

- La verdad es que a mi también. Me parece un poco como las telenovelas de la antiguedad, lo que en cierto modo las hace más entretenidas, imaginativas y reales que las de hoy en día- dije hablando de la mitología- Sé que tal vez suene como si quizás estuviera vulgarizando un poco el tema, pero...hay que reconocer que el hecho de que Zeus tuviera tantos hijos bastardos es bastante de telenovela- dije con tranquilidad. Me gustaba mucho la mitología y como las antiguas civilizaciones trataban a sus dioses como si tuvieran los mismos vicios y defectos que los humanos, y también todos los que había, todos especializados en sus cosas, pero hay que reconocer que las historias de no se que este es mi hijo y me lo tiro son dignas de estudio. Aunque eso quizás entraría mejor dentro del género de obras de teatro griegas, no estoy muy segura.

Me ofrecí a ayudarle con el problema que parecía presentar para él el que lo persiguieran, pero se negó y yo lo respeté. Le comenté un poco por encima lo que era ser prefecto de Hogwarts, algo que se suele pintar casi como si pudieras estar en todas partes y hacer lo que quisieras, pero en realidad es un puesto de relativo poder que hay que mantener con esfuerzo e intentar hacer las cosas bien. Los prefectos somos alumnos también y a nosotros también se nos puede castigar, pero lo nuestro incluye la vergüenza de no haber hecho bien nuestro trabajo junto con el castigo.

Mientras hablábamos me ofreció un bombón de nombre extraño y envoltorio xerigrafiado con la cara de Mozart. Me resultó muy curioso y quise quedarme el envoltorio por puro excentricismo de decir que las había probado y tenía pruebas, pero entre tanto, me atreví a preguntarle si era alemán y al parecer metí un poco la pata. Era austriaco y al parecer si a un austriaco lo llamas alemán les sienta mal así que mi sonrisa se borró casi del todo tornándose en un gesto de disculpa mientras Grayson me explicaba como había pasado su infancia.- A qué no podrías adivinar de donde soy yo?- pregunté recuperando la sonrisa ligeramente para volver al buen rollo y sacarle hierro al asunto.

Me preguntó si los Slytherins y nosotros, los Hufflepuffs teníamos problemas en las mazmorras porque nuestras salas comunes estaban relativamente cerca, pero pude decirle sin miedo que no era así, y aproveché para sacar a relucir mi opinión sobre la segregación de las casas que me parecía algo sin sentido, a lo que él parecía estar de acuerdo. Mis padres también me educaron para tener una mente abierta, pero supongo que ayuda eso de que sean muggles y tengan una hija que hace cosas raras cuando menos se lo esperan. Era tener una mente abierta o repudiarme. Por suerte, se decantaron por lo primero. Yo me limité a asentir lentamente a sus palabras con una sonrisa para darle a entender que estaba de acuerdo con lo que decía y no tardamos en cambiar de tema.

- No tengo nada que hacer- dije con una sonrisa dispuesta a escuchar lo que me dijera de hacer en ese momento- Yo suelo estar leyendo o dibujando o escribiendo por la sala común o por los pasillos una vez termino mis quehaceres habituales, pero siempre estoy abierta a hacer nuevos amigos y probar cosas- dije con tranquilidad y ya algo emocionada por si surgía algo excitante que hacer.- Alguna idea de lo que te gustaría hacer? Tienes algo en mente?- pregunté con curiosidad mientras mi cerebro empezaba a funcionar en busca de nuevas ideas. Me quedé mirándolo a esos ojos dispares como intentando leer su personalidad para poder dar con ese entretenimiento o experiencia nueva que nos llevase a los dos a pasar un buen rato...Algo como ir a por más comida a las cocinas porque el chocolate me había abierto el apetito, pero esperaba que él tuviera una idea mejor.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Invitado el Mar Mar 10, 2015 11:09 pm

Bien podría pasar horas hablando sobre la mitología sin siquiera notarlo, pero mi compañera muy seguramente lo haría así que eso estaba descartado. Luego siguió el tema de mi procedencia y aunque no lo tomé a mal si me irritó un poco que me llamaran alemán, supongo que es una cosa de austriacos, pero luego se me pasó el mal rollo y le dediqué una sonrisa para indicarle que todo estaba bien entre ambos, simplemente fue un error honesto. - Pues yo diría que Inglesa, no se nota ningún tipo de acento extranjero como el mío - me rasqué la barbilla mientras pensaba un poco. ¿Sería escocesa? No, no podría ser. ¿Irlandesa? Tampoco o no sería capaz de entender una sola palabra de lo que estuviese diciendo. ¿Entonces? Tendría que ser de Inglaterra o de lo contrario mi percepción de la fonética y acentos me estaría fallando. - Bueno ya  dime, me rindo - solté bufando un poco pero mostrando una sonrisa poco perceptible.

Ella no tenía nada que hacer, yo tampoco tenía nada planeado por el resto de la tarde así que nuestras agendas estaban libres. El problema aquí era, ¿qué haremos? Lo pensé un poco antes de contestar cualquier cosa. Hambre no tenía la verdad y todavía faltaba bastante para la cena. Una idea se cruzó por mi mente pero no estaba seguro de que ella le gustaría. - ¿Te gustan las emociones fuertes? - pregunté sin más mientras le tomaba de la mano y sin esperar respuesta por su parte bajamos las escaleras a toda prisa, topándonos con algunos otros estudiantes quienes subían a sus salas comunes. Llegamos hasta la primera planta del castillo y nos paramos en seco frente a una puerta. - ¿Te gusta volar? - pregunté mientras echaba un vistazo alrededor para asegurarme de que nadie nos estuviera observando y obtener un regaño o castigo por hacer lo que haría a continuación.  

Abrí aquella puerta y dentro estaban un montón de cosas, se trataba del armario de las escobas, así que eso era lo principal en aquel espacio reducido. - Podríamos ir a dar un paseo en escoba por los alrededores del castillo. A esta hora los profesores están planeando sus clases para el día siguiente y no prestan mucha atención - dije como si fuese un experto en ser un escurridizo en el castillo. La verdad si lo era, por eso sabía de lo que estaba hablando. - Sé que eres prefecto pero un poco de sana diversión no hace daño, ¿estarías dispuesta? Si dices que si entonces te reto a alcanzarme - le guiñé un ojo algo divertido y cogí una de las escobas del armario y salí a toda prisa hacia el jardín y entonces emprendí el vuelo cuidando de que nadie pudiese verme. Si mi nueva compañera decidía que mejor no lo hacía y me delataba lo entendería, pero sí en cambio me seguía entonces sería divertido.

El aire fresco de media tarde me agradaba pues estaba acostumbrado a ese tipo de clima. Pasé volando frente al despacho de la profesora McGonagall pero por fortuna no se encontraba ahí. De un momento a otro ya me encontraba en lo más alto de la torre de astronomía y ahí fue donde me detuve para esperar a Rhea, si es que venía.
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Miér Mar 11, 2015 11:07 pm

Sonreí abiertamente ante su frustración por no saber de donde era. Él no parecía contento por ello pero sí parecía un chico curioso y a la gente así, de vez en cuando, hay que darles algo en lo que pensar aunque sea solo por unos momentos. El tema de mi procedencia no era algo que mantuviese a mucha gente intrigada, así que no tenía problema de desvelarlo, pero su comportamiento me estaba dando pistas sobre como tratarlo de ahí en adelante.- Soy americana- dije cambiando ligeramente el acento en la siguiente frase.- Es algo que suele pasar desapercibido, solo se me nota claramente en ciertas frases- dije con una sonrisa. Al haber pasado la mayor parte de mi vida rodeada del acento inglés era normal que lo tuviese aunque hubiese pasado 8 años de mi vida en América. En Vermont, nos llamaban los ingleses en el barrio y es a mi madre jamás se le había dado bien ocultar su procedencia.- La siguiente vez que te haga una pregunta así tendrás que currártelo más eh- dije simpática sin demasiada intención de cumplir mis palabras a no ser que se tratase de algún tipo de juego.

Tras la pequeña conversación inicial, Grayson propuso hacer algo con nuestro tiempo y yo, que me encontraba libre cual pajarillo silvestre, me apunté sin dudarlo. En mi caso, estaba corta de ideas sobre las cosas que podíamos hacer y quizás por eso su pregunta me pilló todavía más descolocada. Ni siquiera me dio tiempo a contestarle porque de repente me vi agarrándome a su mano mientras corría para no caerme y con la otra, aferrada a mi mochila que amenazaba con salir disparada en cualquier momento. Corrimos como alma que lleva el diablo escaleras abajo, con la suerte y agilidad de alguien joven porque si no fijo que nos habríamos chocado con algún pobre alumno desprevenido. Yo tuve que sortear a un par de ellos mientras mi mano seguía aferrada por la suya y nuestro viaje pareció tocar su fin en la primera planta. Concretamente en el armario de las escobas. A su pregunta de si me gusta volar, mis ojos se abrieron como platos y no logré articular palabra del shock en el que me encontraba. Conseguí asentir con la cabeza y mientras oía su idea, poco a poco se iba dibujando una inconsciente sonrisa en mi rostro. Bufé cuando me retó a alcanzarlo como diciendo que no era quien para ganarme y le mostré una sonrisa falsamente prepotente que claramente escondía una broma. Vi como rápidamente cogía una de las escobas se montaba y salía escopeteado de allí, bajando las escaleras que quedaban hasta la puerta principal. Por un momento, me paralicé pensando que desde mi posición lo de salir a volar era algo que no debía hacer...pero qué demonios? Me apetecía pasar un buen rato y no era precisamente una falta grabe el coger una de las escobas del colegio y salir a volar. Si nos preguntaban siempre podíamos decir, con cara de niños buenos, que queríamos practicar para la clase de vuelo.

En los 2 segundos que tardé en procesar todo lo que pasaba por mi cerebro, mi cuerpo, tan autómata como de costumbre, ya se había encargado de coger una de las escobas. Me subí rauda a ella y tras la patada en el suelo de rigor para coger impulso, salí volando de allí a una velocidad que hizo que la puerta del armario se cerrara por si sola. Volé alto mientras estuve dentro del castillo para que nadie me viese, o para que al menos me viese la mínima cantidad de gente posible, y salí por la parte alta de la puerta de entrada del castillo. El aire me golpeaba en la cara y al mismo tiempo me sostenía en el aire haciendo que fuese de lo más placentero estar allí suspendido. Tenía la mochila a la espalda así que de algún modo, Grayson tenía la ventaja de ir más cómodo, pero no tarde en alcanzarlo en lo alto de la torre de astronomía. Di un par de vueltas a la parte más alta de la torre, solo por placer y lo miré con una sonrisa al frenar.- Te echo una carrera. El primero que llegue a aquel árbol gana- dije señalando a un árbol que salía por encima del resto del bosque prohibido. Salí disparada en aquella dirección sin prestar atención a lo que me rodeaba, por lo que no sabía si estaba ganando o es que él estaba haciendo que perdiera pero yo no veía donde estaba. De repente, una corriente de viento muy fuerte me desvió de mi trayectoria y me costó mucho volver a dirigirme al árbol. ¿Tendría aun así posibilidades de ganar?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Invitado el Vie Mar 13, 2015 1:04 am

Mientras permanecía sobre la escoba en lo más alto de la torre de astronomía pude ver el paisaje que tenía ante mis ojos. Sin duda era digno de una postal y en esos momentos desee tener una cámara fotográfica conmigo para capturar el momento. a lo lejos se podía observar el lago negro y más allá el bosque prohibido, aquel que suele ser punto de encuentro para los estudiantes a los que les gusta la adrenalina, en mi caso había ido ya unas cuantas veces pero no las suficientes como para considerarme uno de esos alumnos.

No transcurrió mucho tiempo desde que me encontraba ahí arriba pero comencé a sospechar que la chica no llegaría tal vez por ser una de los prefectos de la escuela y tener que mantener el ejemplo, tal vez estaba ahora mismo en la oficina del profesor Snape acusándome o tal vez tuvo problemas con alguien que la vio volando. Todo un mundo de opciones cruzó por mi mente pero que rápidamente fueron eclipsadas al ver la silueta de Rhea volar en mi dirección. Sonreí como poseso mientras llegaba a mi lado. - Que bien que vinieras, creí que te habías arrepentido - dije aun con la sonrisa mientras me acomodaba la túnica que con el viento ahora me cubría el rostro. La observé dar vueltas sobre la torre pero no la seguí, cuando regresó a mi lado me propuso una carrera al árbol más grande en el bosque prohibido. - Acepto, el que pierda tendrá un castigo, ¿de acuerdo? - al acordar los términos del juego ella fue la primera en salir volando. Yo tuve que sostenerme con fuerza a la escoba voladora y entonces comencé a hacer lo mismo tras ella.

El viento golpeaba mi rostro con fuerza y mi túnica representaba un problema ahora mismo pues llevaba la que me quedaba más holgada ese día y se llenaba de aire con facilidad por lo que parecía un globo aerostático de color negro volando a toda velocidad y en forma horizontal. De haber sabido que una idea como esa se me ocurriría probablemente tendría mis lentes especiales que utilizo en el quidditch y así tener una mejor visión. Pero no los llevaba conmigo y el viento no estaba a nuestro favor esa tarde.

En poco tiempo deje los terrenos de Hogwarts y sus jardines para adentrarme cada vez más al bosque prohibido. Fue ahí que una neblina cubrió los terrenos y entonces deje de tener en mi rango a Rhea. Ya no sabía si yo iba delante o atrás, lo único que me interesaba era llegar hasta ese árbol pero el panorama era completamente blanco lo que me imposibilito ver hacia donde iba así que en un determinado momento tuve que detenerme en seco para no estrellarme contra algún árbol.

avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Mar 13, 2015 1:04 am

El miembro 'Grayson Barksdale' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3165
Puntos : 1420
Ver perfil de usuario

Rhea Jackson el Mar Mar 17, 2015 9:20 pm

Sonreí ampliamente al ver la alegría de Grayson al verme aparecer. Supongo que no es algo muy propio de un prefecto hacer esas cosas...yo no era una prefecta muy típica. Era buena chica, y buena alumna, pero todos necesitamos meternos en líos de vez en cuando para liberar adrenalina. Era una carrera en escoba o ir enrollándote con tus compañeros por las esquinas del colegio y no sabía yo si estaba dispuesta esa segunda cosa todavía. Prefería una amable carrera con un posible nuevo amigo. Y fue por eso por lo que le sugerí que podíamos hacer una desde la torre de astronomía hasta el árbol más alto del bosque prohibido. Curiosamente, ese árbol estaba más o menos en medio del bosque y aunque yo no tenía demasiado afán por meterme en ese terreno prohibido, llegar hasta el árbol volando no debería suponer ningún problema. Asentí cuando dijo lo del castigo para el que perdiera aunque lo hice un poco a ciegas porque no sabía muy bien a que se refería. Emprendí el vuelo la primera y tuve la sensación de dejarlo muy atrás muy rápido pero no sabía si eso era por la emoción o realmente era así.

El viento golpeándome en la cara era una sensación maravillosa y totalmente liberadora. Los elementos en su estado más puro tenían esa capacidad, eran la libertad y la naturaleza en sí misma y era genial poder disfrutarlos. Aceleré todo lo que pude, más concentrada en mi renovada libertad que en ganar o perder la carrera, hasta que una ráfaga de viento me desvió de mi trayectoria. Sabéis esos momentos en los que estas on fire con algo, de esto que nadie te para, y de repente un obstáculo sale de la nada y no sabes que te jode más si el susto que te metió o que te desvío de tu objetivo? Pues eso fue lo que yo sentí cuando esa ráfaga de viento decidió alcanzarme. Ya no veía a Grayson por ningún lado, pero intenté volver a mi camino y acelerar lo máximo posible para ganar la carrera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Rhea Jackson el Mar Mar 17, 2015 9:20 pm

Off: Se me fue la pinza y se me olvidó el dado
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Maestro de Dados el Mar Mar 17, 2015 9:20 pm

El miembro 'Rhea Jackson' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 3165
Puntos : 1420
Ver perfil de usuario

Rhea Jackson el Mar Mar 17, 2015 9:32 pm

La niebla que inundaba el bosque prohibido hacia que no viese un pimiento que fuese volando con miedo a bajar demasiado y comerme un árbol y, además, que fuese el árbol equivocado. Pero por suerte, no fue así. Al parecer aun estaba lo bastante alto para no chocarme y cuando más te acercabas al centro del bosque más ligera era la niebla así que se veía mejor.

Tras unos minutos sin ver a penas nada y sin tener noción de donde estaba mi compañero de carrera, vi a un par de metros de mi la copa del árbol que era nuestra meta. Aceleré abandonando toda precaución y cuando llegué a una distancia lo bastante cercana, me agarré a una de las ramas más gruesas y me subí. Me senté allí a esperar ver algo entre la densa niebla que me rodeaba y con la esperanza de que Grayson apareciese en cualquier momento. En parte, creo que la niebla esa fue de lo más oportuna porque si alguien nos buscaba, no nos encontraría y tampoco creo que fuesen a buscar en la copa del árbol más alto del bosque prohibido en medio de la niebla. Tendría que haberse muerto alguien para que pusieran tanto esfuerzo en encontrarnos.

Esperé pacientemente mientras mis pies se balanceaban en la nada, porque no veía el suelo, lo que a mi me pareció una eternidad pero en realidad debieron ser un par de minutos. El tiempo era muy relativo cuando estabas suspendida en un enorme árbol en medio de la niebla sobre uno de los bosque más peligrosos de Gran Bretaña. Sin embargo, cuando divisé una pequeña mancha a lo lejos, mi corazón se llenó de esperanza- Grayson?- grité para ver si obtenía respuesta. No obstante, mientras el nombre del chico salía de mi boca, algo me dijo que no debería haberme puesto a gritar...Y si no era él? Y si era un hipogrifo? O águila gigante como las del Señor de los Anillos pero con ansias de comerse a una desprevenida Hufflepuff? "Voy a morir" pensé totalmente asustada.



avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Invitado el Jue Mar 19, 2015 8:44 pm

- Calma Grayson, es solo una cortina de humo blanco que seguro puso Rhea para evitar que ganes - traté de reconfortarme con esa frase aunque en realidad dudaba que ella lanzara un hechizo para hacer trampa. Tampoco la conocía pero un hufflepuff no puede ser tan mezquino, ¿no? ¡Por supuesto que no! Era el clima, si, culparía al clima que en Inglaterra suele ser tan imprevisto y es algo que me desagrada.

Tenía que hacer algo para disipar esa niebla o de lo contrario podría suceder un accidente. Saqué mi varita intentando recordar algún hechizo que me permitiera ver con claridad. - Reducto - dije apuntando hacia la niebla pero el hechizo no tuvo efecto alguno. Decidí que lo mejor sería volar más alto y eso hice, apunte la escoba en sentido vertical hasta que finalmente deje de ver la niebla y pude ver el cielo azul de esa tarde. Ahora que mi vista no era obstruida había otro problema. El árbol ya no era visible.

Estaba a punto de darme por vencido y declararme derrotado cuando escuché claramente la voz de Rhea que venía  del norte y fue ahí donde me dirigí. Inmediatamente pensé que algo le había pasado pues llamaba mi nombre y aquel era un sitio tenebroso y ni se diga peligroso. En ese momento una fuerte ráfaga por poco y me lanza de la escoba hacia el suelo pero logré sostenerme con fuerza. Por suerte el viento logró que toda la niebla desapareciera y por fin podía ver hacia donde iba, ¿lo malo? No fue a tiempo y pegué de frente contra la copa de un árbol. Me sostuve de una rama pero la escoba cayó al suelo. Rogaba porque no estuviese rota pues no tendría forma de regresar sin ella. - Accio barredora - grité apuntando con la varita en dirección al suelo y en cuestión de segundos la escoba estaba ahí, con solo unas cuantas cerdas fuera de lugar pero todavía funcional.

Logré divisar el árbol más grande a unos cuantos metros y sobre él a Rhea, emprendí el vuelo hasta ella y descendí justo en la misma rama que al parecer podía con el peso de ambos. - Bueno, me has ganado. No es por inventar excusas pero tuve un percance - dije frotándome la nariz la cual me dolía pero no era nada grave. - Bueno, ¿cuál será el castigo que me impondrás? - pregunté sonriendo pues no era un mal perdedor y no le haría una escena ni pediría la revancha.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.