Situación Actual
15º-23º // 28 de junio -> luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Andreas W.Mejor PJ ♂
JazmineMejor PJ ♀
Dante F.Mejor User
Stella T.Mejor roler
Laith & RyanMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Evans M.ESPECIAL II
Beatrice B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

The edge of glory {Jeremy Hyde}

Invitado el Mar Mar 10, 2015 7:31 am

Aquella tarde me tocaba ponerme a full con la asignatura que peor llevaba con diferencia: Cuidado de Criaturas Mágicas. No es que no me gustaran los animalillos aquellos, pero odiaba esas clases por el simple hecho de precisar de demasiada implicación por nuestra parte a la hora de relacionarnos con ellas. No había día que fuera a una de esas clases y me manchara la ropa, se me rompiera alguna costura o similares, por lo que por regla general trataba de quedarme un poco más al margen en las clases presenciales y luego hincar codos en la biblioteca, que se me daba mejor. Además la belleza de la profesora Brigid me daba un poco de envidia, lo que era un extra para odiar un poqutio sus clases. Algún día tendría que preguntarle qué crema usaba para el cutis.

Así que allí me encontraba, absorta en uno de los libros que usábamos de referencia, leyendo sobre los bowtruckles, más concretamente. – Clasificación XX, inofensivos… Vaya, es bastante feo… - Decía en voz muy baja, para no molestar a los que estaban a mi alrededor. Aquello último también lo puse como anotación en mis apuntes, lo que me hizo sonreír.

A pesar de que estaba todo sumido en un silencio bastante aceptable, aquel día no paraban de entrar y salir alumnos cada pocos minutos, por lo que había más movimiento que de costumbre. Lo que no era raro era percatarse de que la mayoría pertenecían a mi misma casa. Llevaba allí ya un par de horas, leyendo las páginas de forma sucesiva y jugando con el lápiz entre mis dedos, llevándomelo de vez en cuando a la boca.

En un momento de desconexión alcé la vista unos segundos y tras recorrer la sala con ojos curiosos me percaté de la presencia de un chico que no había visto nunca, o eso creía. Me llamó la atención casi instantáneamente, ya que era bastante guapo, aunque su vestuario diera un poco que desear. Lo observé durante unos segundos, cual acosadora y por sus movimientos parecía que estaba algo confuso y que no encontraba lo que necesitaba, por lo que decidí tomar cartas en el asunto. Al fin y al cabo si había algo que había perdido a lo largo de los años era la vergüenza. - ¿Necesitas ayuda? – Un hilo de voz le habló desde atrás, encontrándose con mi cara sonriente mirando por encima de su hombro, para lo que tenía que ponerme un poco de puntillas.  
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Mar 10, 2015 2:55 pm

Y un días mas aquí, en Hogwarts, la famosa escuela de magia, o deberia de decir de asignaturas cuyos contenidos escapan a la comprensión humana. Una de esas asignaturas se llama Herboristería, la cual trata de cuidados y conocimientos de plantas y ... seres vegetales, de este extraño mundo que estoy descubriendo y del que cada día se podria decir que me sorprenden mas sus misterios y curiosos personajillos, curiosamente todos vienen a parar a esta escuela.
No pasa ni un día ( bueno , puede que dos ), sin que me encuentre a un chico, chica, elfo, o gigante, de características extrañamente peculiares. Sinceramente, esto es una escuela de locos.
Para variar mi día acababa en una biblioteca, e investigando el cultivo de mandrágoras para un nuevo fascinante proyecto de la magnifica clase de Herboristería ( me dije con tono sarcástico). Y allí me encontraba yo buscando un libro del que desconocía la existencia, y aunque la conociera intentaría desechar de mi mente. Sin saber por donde tenia que empezar a buscar, iba acariciando los lomos de los libros de una estantería, a la par que miraba perdido hacia otra. Por un momento leí en uno de los libros la palabra mandrágoras, me acerque un poco mas y justo cuando estaba a punto de coger el libro escucho un ligero hilo de voz que se acercaba por mi nuca hasta mi oído de manera escalofriante, -¿Necesitas ayuda?-.
Automáticamente mi cuerpo se engarrotó por unos segundos, pensando yo que seria otro de los fantasmas graciosillos que los gustaba hacer demasiadas bromas pesadas a algunos alumnos de la escuela, pero cuando conseguí desbloquear mi cuerpo, me giré y de primeras solo pude ver una cara endemoniada, con una sonrisa de oreja a oreja. A lo que, obviamente , reaccione de la manera mas humillante posible, me agarré del libro que estaba a punto de coger, arrastrando así todos los demás libros de los alrededores. En definitiva, me ví sepultado por una avalancha de libros,... libros grandes,... libros grandes y pesados, y llenos de polvo¡¡. Finalmente fuera lo fuera aquella cosa, no he dado una primera impresión muy buena.
avatar
InvitadoInvitado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.