Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Una muy buena noticia que celebrar [Matt Forman] [+18]

Willow O'Donnell el Dom Mar 15, 2015 12:15 am

Hacía muchos días, meses y años, en los que no estaba tan contenta. Tanto tiempo hacía que no estaba con un humor tan diferente como en este momento. Todo se veía con un color sumamente diferente, la gente, incluso los edificios se veían alegres. ¿La razón de ello? Pues para saberlo había que retroceder una semana en el tiempo.

Miércoles por la noche, diez de la noche. Esa misma tarde había recibido una lechuza urgente donde se informaba de un incidente mortifago. Una mujer morena estaba causando estragos en las afueras de Londres. Atacando a muggles a diestro y siniestro. No dudé ni un segundo en ir a realizar mi labor, en apenas unos segundos estaba en el lugar indicado, con la varita en mano y a la espera de cualquier indicio que propiciara un encuentro a mi favor. Factor sorpresa, pero complicado. Nada más llegar al lugar un rayo de luz llamó mi atención. Corrí hacia ese lugar, y sin previo aviso lancé un conjuro protector sobre el muggle. La mortifaga giró su cuerpo y se quedó mirándome unos segundos. Una risa malvada resonó en la calle, una risa que reconocí al momento.  La ira comenzó a recorrer mi cuerpo. – ¿Pero a quién tenemos aquí? La pequeña O’Donnell continua viva. Aunque no por mucho tiempo. – La voz de ultratumba con la que tanto había soñado y sobretodo con la que había tenido tantas pesadillas. Sin pensarlo mucho lancé un hechizo aturdidor, que no tuvo problema en parar. Los hechizos se sucedieron uno tras otro sin parar en una batalla cargada de rencor y clasismo.

Tras varias horas, en realidad sólo pasaron veinte minutos, un hechizo dio a la mortífaga. Un rayo verde salió de mi varita, el cuerpo de la mortífaga cayó al suelo. Sin vida. Me acerqué al cadáver y retiré la máscara de la mortifaga, ver su rostro sin vida después de tanto tiempo se convirtió en mi mayor realidad. Después de tanto tiempo veía con mis propios ojos mi venganza.

Días después, aquí estaba, en un pub londinense esperando la llegada de Matt Forman. No entendía bien porqué le había enviado esa carta, el motivo de que pensara en él para celebrar algo de esta magnitud. Realmente lo sabía, Drake me había dejado plantada para ir de puerta en puerta con Fly. Estos dos volvían a parecer una pareja de adolescentes, sólo que sin limitación para volver a sus cuartos.

En la barra me encontraba, ataviada con un vestido colorido y un pequeño bolso. Pedí un gin tonic y disfruté del sabor de la ginebra mientras esperaba.


Última edición por Willow O'Donnell el Miér Jul 08, 2015 8:07 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Jue Mar 19, 2015 12:39 am

La carta de Willow me llegó por sorpresa pues no esperaba recibir noticias suyas después de tanto tiempo. En la carta no explicaba muchas cosas. Solamente quería tomar una copa y celebrar un acontecimiento reciente. No puedo negarme a eso. Pondré mi tolerancia a prueba esta misma noche y sabré si puedo seguir siendo amigo de una mujer auror. Una persona que, al igual que los mortifagos, se dedica a matar sin preguntar. Incluso es peor. Los mortifagos tienen causas que les hacen matar a determinadas personas, eso puedo llegar a entenderlo. Pero ellos que se supone que deben encerrar a los asesinos en Azkaban son los mismos que acaban matando a esos asesinos, convirtiéndose así en asesinos. La diferencia es que para ellos hay medallas y honores en lugar de prisión. No es justo.

Me arreglé lo mejor que pude. Algo informal pues mi idea era tomar un par de copas y volver a casa. No me apetece estar mucho tiempo con Willow y empezar a odiarme a mi mismo como persona por haberla creído mi amiga. Suerte del alcohol ingerido en la fiesta de su amiga, porque de otro modo no me veo saliendo tan pancho de una reunión donde habían dos aurores. Nada más entrar la vi. Willow destacaba en el lugar por su vestido y por su belleza. La observé desde atrás como se observa a una presa. Su pelo largo y castaño, con unas curvas muy bien definidas. Cualquier hombre aprendería a hacer malabares para poder desvestir a una mujer como aquella.

- Buenas noches, señorita. ¿Me permite acompañarla?

Indiqué al camarero que quería una bebida como las de ella aún sabiendo que la tónica me es bastante desagradable al gusto. Sabe como a zumo de limón podrido con piel incluída. Los entendidos de este tipo de cóctel dicen que es lo mejor del mundo. Lo mejor del mundo es el sexo, después el vino y en quinto o sexto lugar la ginebra, pero a secas.

- Listo para celebrar. - dije una vez tuve la copa en mi mano, levantándola en señal de brindis.

No sabía que íbamos a celebrar pero imaginaba un ascenso o algo parecido. ¿Qué puede ser un auror después de ser auror? Jefe de aurores o un cadáver. Estoy viendo que lo segundo no es, de modo que la deben haber ascendido. ¿Quién es el Jefe de aurores? Trabajo en el Ministerio pero mis misterios me tienen tan ocupado que no se quien ocupa ese cargo en la actualidad. Mi otra opción, un poco fuera del contexto normal de la relación entre Willow y yo, era que la mujer se había decidido a pedirme una cita ya que yo había estado pasando de ella. Es la técnica Matt Forman. Pasas de ellas y automáticamente te necesitan en su vida. Bastante extraña la forma de pedir vernos. Fuera como fuese, había conseguido llamar la atención y estaba deseando saber de que se trataba su gran alegría.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Willow O'Donnell el Lun Abr 13, 2015 1:54 pm

El pasado se cerraba al fin, noches de pesadillas agónicas, días de odio contenido en mi interior, tristeza por saber que todos murieron y esa bruja seguía a sus anchas por el mundo. Por fin pondría fin a ese punto de mi vida. Un final feliz entre tanta oscuridad. Me sentía liberada de cadenas autoimpuestas, podía volver a disfrutar de la libertad y tenía más ganas que nunca de celebrar y a la vez mandar a Azkaban a cualquier mortifago o criminal que ante mí se topara.  

Empezaría por celebrar, mis dos amigos habían optado por dejarme plantada para hacer un viaje por a saber dónde, mi compañera de casa estaba demasiado liada en el castillo. Así que me quedaba poca gente con la que hablar o celebrar. No dudé mucho en enviar una carta a Matt Forman para ello. Un hombre elegante y apuesto, a la vez que atento. La cena que me preparó estaba deliciosa y aunque hubieran pasado meses, no podía negar que me agradó su compañía.

En un pub londinense cualquiera lo estaba esperando, tomando un gin-tonic distraída. Apunto estaba de terminar mi copa cuando mi acompañante llegó. – Será un placer para mí que me acompañe, señor. – Respondí con formalidad, sonriendo como de costumbre. Aunque mi sonrisa en esta ocasión se veía acompañada por mi mirada. Una felicidad agridulce me inundaba, dulce por cerrar mi vendetta, agria por haberme rebajado a su nivel.

- ¡Siempre lista! ¡Por un comienzo libre de ataduras del pasado! – Respondí alzando la copa y bebiendo el último trago que la misma tenía. Una nueva seña hice al camarero para que me preparara un nuevo cóctel. El que quisiera, esta noche me daba igual mezclar o emborracharme. Quería celebrar por todo lo alto ese fin de ciclo, si a la mañana siguiente tenía resaca poco me importaba.

- ¿Preferirías ir a una mesa? – Pregunté sin darle mucho tiempo a responder, me bajé del taburete y le di un abrazo espontáneo.  – Gracias por acompañarme en ésta noche. – Dije en su oído, separándome y acentuando más mi sonrisa, me encogí levemente de hombros y cogí mi nueva copa, en esta ocasión era una mezcla de varias bebidas, algo conocido como mojito al parecer.  Había reservado una parte del pub, quizás porque contaba con la presencia de más gente, pero tenerlo en solitario tampoco me parecía una mala idea. Por suerte no estaría sola en esta ocasión.

Off: perdón por tardar tanto, prometo no dejarlo tanto tiempo a partir de ahora.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Miér Abr 22, 2015 1:48 am

Willow se veía radiante y feliz. Mi innata curiosidad por saber todo acerca de la vida de los demás me instaba a preguntarle de inmediato de que se trataba la celebración. Me contuve un poco y esperé. Primero la saludé, pedí una copa y brindamos. Quería esperar a que ella misma sacara el tema. Con el brindis dijo algo sobre el pasado. Estaba rebosante de alegría mientras el camarero le preparaba otra copa distinta a la anterior. Si que empieza la celebración fuerte. Cuando la tuvo preparada quiso ir a una mesa. Me pareció razonable pues sería un lugar más intimo donde poder preguntarle sobre el asunto de la celebración sin oídos ajenos escuchando la conversación. Me sorprendió su abrazo y su forma cercana de hablarme.

- Gracias a ti por pensar en mi e invitarme para una celebración.

Y más teniendo en cuenta todo el tiempo que llevábamos sin hablar. No es que me negara en rotundo a volver a hablar con ella, pero sabiendo que se trataba de un auror ya no me agradaba tanto su amistad. La seguí hasta una mesa cercana. Me di cuenta de que en el pub no había mucha más gente a parte de nosotros. A lo mejor aún quedaba por venir más gente a celebrar con Willow. Nada más sentarnos pensé que era el momento oportuno para ser indiscreto y preguntar sobre el tema, porque quizás luego la celebración se nos fuese de las manos. Más a ella, que estaba mezclando bebidas y tomando rápido.

- Me gustaría saber que estamos celebrando exactamente.

Despasé la cremallera de mi chaqueta para estar más cómodo. El ambiente era agradable y no sentía frío, de modo que opté por quitármela del todo y dejarla colgada de una silla. Bebí unos tragos cortos pero seguidos de mi copa. Pude notar un sabor agradable. No recordaba así los gin tónics. Era burbujeante si, pero con un toque cítrico dulzón además de la ginebra. O mi paladar se ha vuelto más exquisito, cosa que puede ser, o es que este pub tiene más categoría que los bares de mala muerte que solía frecuentar en mi juventud. También puede ser que añadan azúcar a la mezcla. El azúcar lo arregla todo.

Esperé la respuesta de Willow mirándola descaradamente.  Estaba muy guapa, radiante. Mi mente abrió un camino de especulaciones sobre su pasado. Por una parte, pensaba en un antiguo novio o marido del que le había costado separarase. Al fin lo había conseguido y por eso quería celebrar. Descarté un posible embarazo al verla bebiendo como si no hubiese un mañana.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Willow O'Donnell el Miér Mayo 06, 2015 12:08 am

Invitar a Matt no había sido precisamente lo primero que pasó por mi mente, pero dado el escaso círculo de amigos que poseo, no dudé en hacerlo. Su compañía me agradaba notablemente, así como en ocasiones me podía hacer olvidar malos momentos. Cuando lo invité a mi casa no los pasamos bien, disfrutamos de una estupenda cena y vimos unas cuantas películas. Tanto fue que le hice hasta un regalo. Luego la cena en casa de Esther, sin duda no habían sido nada malos nuestros encuentros. ¿Qué mejor que volvernos a encontrar en una fiesta? Nada.

- Celebramos el comienzo de una nueva era. Por fin mi peor pesadilla ha terminado, tantos años persiguiendo a un fantasma han acabado. – Respondí de modo enigmático a Matt, bebiendo sin más de mi nueva copa. Me estaba costando decir lo que llevaba tantos años deseando hacer realidad. La copa había llegado a su fin y el mezclar había causado en mí un efecto similar al suero de la verdad. – Tengo que explicarte antes una parte de mi pasado. – Comencé a decir, alzando la mano para que trajeran una botella de brandy y mucho hielo, es lo que me apetecía tomar en ese momento, aunque la mezcla no era lo ideal, mi propósito esa noche no era otro que emborracharme sin temor a nada.

- Hace unos años, durante mi último curso en Hogwarts, alguien se presentó en mi casa de Salzburgo y mató a mis padres. En un principio llegué a pensar que fue por el hecho de que eran gente no mágica, pero mi tía al parecer no pensaba igual. – Con la copa llena de nuevo di un trago para refrescar mi garganta y darme así unos segundos antes de continuar. Contar esa historia no era lo que más me agradaba del mundo, pero con los años se me hacía menos costoso. – Los meses pasaron y mientras caminaba hacia Hosgmeade con un compañero de clase, una mujer se cruzó en nuestro camino, nos inmovilizó y nos arrastró hasta una casa abandonada. Mi tía tenía razón, esa mujer me confesó ser la asesina de mis padres y estaba allí para acabar con mi vida. A mi amigo lo mató en un abrir y cerrar de ojos. Mi tía apareció en aquel lugar en un intento de rescatarnos, pero aquella mujer no tenía alma… - La voz se me iba por momentos. – Con un imperio me obligó a matarla, a mi propia tía. No era suficiente para ella, no sé cómo lo logró pero  pocas cosas recuerdo después de apuñalar a mi tía. Sólo sé que me encontraron en un bosque y había perdido demasiada sangre, apunto estuve de morir. – Miré a Matt unos segundos a los ojos, pues mientras contaba la historia no dejaba de mirar el fondo de mi copa. – Desde ese día en que desperté me propuse encontrar a esa mujer. Por fin lo he hecho, y eso es lo que celebramos. – Una sonrisa volvió a surgir en mi rostro, alzando levemente la copa y brindando al aire.

- Por la justicia. – Exclamé, esperando un brindis improvisado. Bebimos y bebimos, sin pararnos a pensar en nada más. Las copas se iban vaciando a la par que iban llenándose, no dábamos tiempo al camarero. No me es posible saber qué espectáculo estaríamos dando, sólo recuerdo que nos invitaron muy amablemente a irnos en un momento determinado. – No podemos dejar de celebrar ahora. – Dije a Matt estando ya en la puerta del pub. Mi voz sonó como la de una niña pequeña, tierna y dulce. Mis ojos de corderito degollado adornaban la imagen.

Mis manos estaban sujetando uno de sus brazos. En ningún bar nos dejarían entrar, no en el estado en que me encontraba, por ello Matt tuvo la brillante idea de continuar la fiesta en su casa, así que en un abrir y cerrar de ojos allí nos encontrábamos. El salón era bonito, acogedor. Miré a Matt por unos segundos, sonriendo sin más. Era apuesto, muy apuesto. Quizás era el alcohol el que me incitaba a pensar eso, o los años de sequía, pero lo veía más sexy que nunca.*No lo hagas.* Dijo mi consciencia, pero no le hice caso, me acerqué a él y lo sujeté del cuello. Acorté más aún la distancia y uní mis labios con los suyos, en un beso cargado de pasión por mi parte.

Estaba arriesgándome, pero no me importaba. Si me rechazaba sólo tenía que irme a mi casa, un obliviate y aquí no ha pasado nada. Si por el contrario continuaba el beso, no sabía cómo podría terminar la noche.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Lun Mayo 11, 2015 2:17 am

Por más que sea yo el jefe del Departamento de Misterios no quiere decir que me guste que me hablen en tono misterioso. Más bien al contrario. Odio sentirme impotente sin poder matar mi curiosidad. La forma de hablar de Willow era de lo más enigmática. Hablaba sobre el pasado y sobre una pesadilla que había terminado. Su incesante ingesta de alcohol empezaba a preocuparme. Como siga bebiendo de ese modo se queda inconsciente antes de poder contarme de que se trata esta celebración en petit comité. Al fin se decidió a contarme sobre su pasado para que pudiese entender que de iba su celebración. Al parecer el pasado tenía gran importancia en ese momento. Me pareció entender que tenía una batalla abierta desde hacía mucho tiempo y la había acabado ganando hacía relativamente poco tiempo. Claramente la batalla no era contra el alcoholismo. No quería seguir su ritmo de celebración aunque iba bebiendo poco a poco y empezaba a notar un leve mareo. Suelo tomar un vaso de vino al día pero nunca más de dos copas de whisky en fin de semana. Me afecta demasiado el alcohol.

Escuché atento toda su historia. No la quise interrumpir aunque en realidad estaba pensando que había sido muy valiente y que era una putada lo que aquella persona le hizo pasar. Acaricié una de sus manos para darle el valor de terminar la historia. Ya no sentía curiosidad, más bien era pena mezclada con lástima. Era aún muy joven cuando vio morir a sus padres, a su amigo y a su tía, a la que tuvo que matar ella misma por imposición de una persona. Como mencionó que sus padres eran muggles se me vino a la mente una idea. Su atacante fue una mortifaga que por alguna razón la tenía tomada con ella y con su familia. Entendí que ella misma había matado a la que fue su perseguidora por tantos años. Me gustan los aurores que tienen las agallas de matar. Si yo tuviese el placer de encontrarme con el auror viejo que mató a Neil no dudaría en atacarle hasta dejarlo muerto. Entiendo el placer que tiene que dar el acabar con alguien que acabó con tus seres queridos. Jamás me uní a los mortifagos, y pensé en ello durante mucho tiempo, pero no dudo en levantar mi varita contra alguien que me arrebató gente querida. Por eso, en aquel instante, brindé con ella por su logro. Al igual que brindé con los amigos de mi padre al saber que el anciano auror que mató a mi padre había muerto de forma violenta gracias a ellos, y a mí.

La noche pintaba divertida más que nada por ver a Willow la modosita tan borracha. Empezaba a mirarme con ojos de borracha pues la bebida empezaba a hacer su efecto. Yo no quería beber pero ella consiguió que me tomase muchas más copas de las que quería. Nos quedamos solos en el bar. El camarero empezaba a mirarnos con cara de pocos amigos.

- Quieren que nos vayamos, es tarde. ¿Sabes qué? Tengo alcohol de sobra para los dos en mi casa. Vamos.

Ninguna mujer se habría negado a una invitación a mi casa, pero Willow era diferente. Había bebido ya demasiado y a lo mejor prefería irse a su casa a descansar para poder seguir celebrando otro día. Pero me equivocaba. Aceptó encantada poniendo ojitos de mujer indefensa. Se cogió de mi brazo y aparecimos en mi salón. La mujer no se había soltado de mi brazo y esperé a que lo hiciera por ella misma. El alcohol afecta a los reflejos y afecta a todo. Ella misma se acercó y me besó. Ella misma se acercó al lobo. La besé con pasión. Sabía dulce por la mezcla de los cubatas. Desde que la vi tropezar había tenido ganas de hacerlo. Viendo la hora y nuestras condiciones no hacían falta muchas más palabras para que aquello derivase en sexo salvaje en cualquier rincón del salón. Mientras la besaba posé mi mano en su cintura y la fui bajando poco a poco hasta acariciar su trasero. Como no me detuvo, bajé la mano un poco más y aproveché que llevaba falta para meterle mano más directamente a la carne. No necesita más alcohol para celebrar, me tiene a mí y es mucho mejor. También yo me encontraba afectado por la bebida. En una ocasión normal no hubiese atacado tan duramente a una mujer borracha, en cambio agarré a Willow y la llevé hasta el sofá. Antes de que se diese cuenta estaba apartando su cabello y besando su cuello mientras mi mano profundizaba desde el muslo hasta el glúteo.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Willow O'Donnell el Vie Jun 26, 2015 1:58 am

Hay estábamos, Matt y yo en el salón de su casa y completamente solos. El alcohol había hecho efecto en mi mente, de tal modo que no me iba a cohibir en ningún momento. Estando en su casa no dudé en besar esos labios seductores. Seamos sinceras, Matt tenía un cuerpo de escándalo y con un rostro de lo más atractivo. Si a ello le sumamos el traje que siempre llevaba, se volvía irresistible. El beso fue correspondido, lo cual me dejó más aliviada y permitió que dejara continuar más mi pasión. Mis manos rodeaban su cuello y las suyas, al menos una de ellas, se deslizó por mi cintura hasta lograr meterse bajo la falda del vestido.

Estaba algo nerviosa, hacía muchos años que un hombre no me tocaba de ese modo. Muchísimos. Iba a ser como mi primera vez, sólo que con algo de experiencia. Sí, después de tantos años estaba casi segura de que volvía a ser virgen. Esperaba no ser una patosa, no en este momento. Debía controlarme de algún modo y relajarme. Sí, debía relajarme un poco más. ¡No, no, así no puedo! Grité en mi mente al notar su mano en mi muslo y sus labios en mi cuello. Me estaba perdiendo, perdiendo en esas caricias, en su aroma. En esos momentos sólo pensaba en desnudarlo y hacerlo mío. – Espera un segundo. – Logré decir, separándome de él.  Necesitaba ir al baño y rápido. - ¿Podríamos tomar una copa más? – Pregunté mordiéndome el labio, buscando el modo de preguntar lo que realmente quería preguntar. – Necesito ir al servicio un segundo. – Dije al fin, levantándome.

Cuando me dio las indicaciones fui al baño con rapidez. Cerré la puerta tras de mí y me miré al espejo. Abrí el grifo y me eché algo de agua a la cara. – Venga, tú puedes. – Me decía para tranquilizarme. Me acomodé un poco el pelo e hice aguas menores. Tenía demasiado alcohol en el cuerpo, debía soltarlo por algún lado. Estando lista y tras refrescarme un poco volví a salir del baño. Caminé con lentitud hacia el salón y sonreí a Matt, que ya tenía un par de copas preparadas. – Tienes una casa muy bonita. – Dije  como cumplido, bebiendo un poco y mirándolo de reojo.  Dejé la copa sobre la mesa y lo volví a besar, con pasión en esta ocasión. Le retiré la chaqueta y solté lentamente su corbata.

Volvíamos a estar en el sofá, prácticamente estaba sentada sobre él. Mis manos rodeaban su cuello y se deslizaban lentamente hacia abajo, dudando entre desabrochar los botones o abrirla de golpe. Quería ver su torso desnudo, quería saber que se ocultaba bajo esa camisa blanca. No me reprimí, puse ambas manos en su pecho y tiré de la camisa, los botones saltaron y su pecho quedo al descubierto. Recorrí el mismo con mis manos, con delicadeza y le besé. Caricias y besos, más alcohol son una mezcla compleja.  – Llego a saber que disfrutaría así tras matar a Marian y hubiera removido cielo y tierra para hacerlo antes. – Susurré sin querer, pues era un pensamiento que había escapado por mis labios.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Vie Jul 03, 2015 3:01 am

En el bar estuvimos de celebración pero nada más llegar a mi apartamento, la dulce gatita que conocí en su día se convirtió en toda una tigresa. El primer besó dio paso a muchos más y la distancia que guardan dos personas conocidas pasó a ser cero. La llevé al sofá para estar más cómodos sabiendo como podía terminar aquello. No soy tan viejo pero me he visto en situaciones parecidas muchas veces. Mujer celebra algo con alcohol, mujer se excita, mujer que me follo en cualquier rincón de la casa. Es ley de vida. Una mujer enfadada es peligrosa pues no siempre puede acabar en sexo una conversación. Una mujer contenta es menos reticente a mantener sexo porque su estado de felicidad le indica que es bueno para ella y que es lo correcto. Estaba tocando carne de Willow por primera vez. Cuando estuve en su casa no vi indicios de que ella pensase en mí como algo más y yo no di el paso. Fue divertido ver películas y comer palomitas y chocolate. Ese comportamiento demostraba mi madurez, pues prefería la buena compañía de una chica al sexo que pudiéramos o no mantener. Aunque finalmente, y tras muchas copas, la lógica se había apoderado de la razón. Soy Matt Forman y soy muy sexy. Si ella necesita estar contenta para desinhibirse y follar a mi me parece perfecto.

Me di cuenta de que necesitaba más alcohol pues se separó de mi y pidió más bebida. Si bebe algo más se va a quedar medio vegetal y no será bonito mantener relaciones sexuales de ese modo. Antes de poder ofrecerle nada me preguntó por el baño. Le indiqué donde quedaba y me levanté a revisar mi mueble bar. Había poca cosa en general pero siempre tengo whisky de fuego del bueno y vodka original ruso porque es una de mis bebidas alcohólicas favoritas. Dejé ambas botellas sobre la mesa y fui a buscar hielo, vasos y algo para mezclar. El Whisky con hielo sabe genial pero el vodka pide algo de limón. Me senté y me serví mientras esperaba a Willow. Tomé medio vaso de un trago por el calor y la tensión acumuladas. En seguida noté una sensación sofocante. Dejé el vaso sobre la mesa pues había bebido demasiado. Y sé lo que pasa cuando bebo demasiado. No controlo bien mis actos y hoy estamos de celebración, no quiero joderla.

- Gracias. - respondí con educación a su halago por mi casa.

Sin hablar mucho más Willow volvió a encender la llama de la pasión llegando al punto donde lo habíamos dejado cuando ella fue al baño. Estaba completamente borracha y sus ojos brillaban con una luz especial. Su pelo estaba como perfectamente despeinado y la encontraba muy guapa así. En un momento me tuvo debajo de ella y arrancó los botones de mi camisa. Desde que me conoció se estaba muriendo por saber que había debajo de mis caros trajes. La frase que soltó mientras me besaba y disfrutaba de mi cuerpo me dejó perplejo. El nombre que mencionó me sonaba bastante. Marian. Aquella loca con la que estudié y con la que me llevaba tan bien. Se llamaba Marian. En una ocasión se enfadó tanto conmigo que me hizo creer que me había cortado el pene. Lo pasé fatal hasta que desperté del embrujo y pude notar mi miembro vivito y coleando. Es imposible que sea la misma. Viéndome semi desnudo, tomé la iniciativa de ver bien la carne que estaba tocando. Busqué el cierre de su vestido y lo abrí con delicadeza mientras en mi mente surgían preguntas.

- ¿Es la primera persona que matas en tu vida? Seguro que siendo Auror has visto morir a más gente. Mortífagos tal vez...

Me excitaba bastante pensar que alguien como Willow que parece tan sensible y poca cosa es capaz de matar alguien. Y más siendo auror. Ellos que promulgan la justicia. Bonita manera de terminar con los que desobedecen las normas. Quizás ella ha visto morir a conocidos míos, o amigos míos, o quizás a mi padre... Pero he bebido de más y me importa más el hecho de que ha sido capaz de acabar con la vida de un enemigo que el pensar que sus enemigos puedan ser mis amigos. Siento ganas de arrancarle las bragas. Como inicio, le quité el vestido dejando a la vista numerosas cicatrices. Si llego a saber que tiene tantas la desnudo antes. La agarré por la cintura para atraerla hacia mí en una enrevesada postura y poder besar su vientre lleno de cicatrices con una historia detrás.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Willow O'Donnell el Miér Jul 08, 2015 8:10 pm

Quién me lo hubiera dicho. Nunca me hubiera imaginado en casa de Matt Forman y besándole. Mejor dicho, no me había imaginado jamás que estuviera dispuesta a tener sexo con él. Era guapo, era atractivo, pero llevaba tantos años de luto y sin echar una cana al aire que ya en mi mente no se concebía la idea de practicar sexo con nadie. Quizás había sido la extrema felicidad del momento, quizás sólo el alcohol. Pero fuera lo que fuere estaba sucediendo y no iba a ser yo la que lo parara.

Sus labios eran dulces, al igual que su tacto era suave. Estaba siendo mi perdición. Sus labios en contacto con mi cuello, su mano en mi muslo….demasiada tentación. Necesitaba un pequeño respiro, no podía estropearlo en ese momento, no quería hacerlo. Por ello no dudé en pedirle una copa más e ir al baño. Allí me refresqué un poco y me di ánimos, o podía lograrlo. Al volver Matt había servido las copas, vodka con limón fue lo que tomé. Prácticamente de un trago me la tomé. Tenía calor, mucho.

Volvíamos a estar en el sofá, la situación volvía a ser pasional. Lo besaba mientras acariciaba su pecho descubierto. Matt tenía los músculos marcados cual Adonis. Su piel era lisa como el mármol, era un torso escultural. Lo cual me hacía preguntarme si todo su cuerpo sería igual. Quería saborear sus labios más aún, probar todo su ser y sentirlo como nunca.

- Si y no. He matado gente antes, no intencionadamente. Pero el mundo está mejor sin ellos, cuanta menos lacra menos daño harán. – Dije entre suspiros, pues sentir las caricias de Forman no me dejaba pensar y responder con facilidad. Sus besos en mi vientre me estremecían. Estaba nerviosa, bastante. Tenía las hormonas a flor de piel, la sangre no llegaba cargada de oxígeno a mi cerebro precisamente. – Keyes es la única a la que he deseado ver muerta con toda mi alma. – Había dejado que Forman me guiara hasta el momento, pero yo también quería hacer algo y en esa postura lo único que lograba hacer era dejarme besar mientras acariciaba su cabeza. No llegaba a más.

No sé bien como lo hice, pero rodé de tal forma que ambos caímos al suelo, Forman estaba bajo mí. Me incorporé un poco observándolo y bajé las manos por su torso, desabrochando su cinturón y la cremallera del pantalón. Le quité el mismo, con algo de ayuda por su parte. Me tumbé a su lado de nuevo, deslizando una vez más mi mano derecha por su torso. Paré un segundo al tocar el elástico de su ropa interior, con algo de travesura y a la vez timidez lo miré como si pidiera permiso para continuar. Tome una alternativa, yo también me encontraba ya en ropa interior, así que me senté sobre él, rozando nuestros sexos.  La tela era lo único que impedía el contacto directo, mas mi intención no era otra que excitarlo. No tenía mucha práctica, pero recordaba que eso funcionaba. – Dejemos de hablar. – Dije sin más mirándolo un segundo antes de volver a besarlo con pasión. Cogí una de sus manos y la llevé directamente hacia mis pechos. Sólo quería sentir sus caricias, sentir como recorría todo mi cuerpo y como mi piel se estremecía.  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Mar Jul 14, 2015 2:48 am

Hay muchas mujeres que solamente con una mirada o un gesto anuncian sexo. Es como ver un semáforo en verde y sabes que puedes pasar. Les gusta el sexo y no lo esconden. Willow es todo lo contrario. Si me dijese que no tiene vagina me lo creería. Es de ese tipo de mujer que no parece sexualmente activa. Como si se resignase a vivir sin más, alejada del placer carnal. Por eso me excitaba tanto verla en una situación tan caliente. Y más siendo ella la que la había iniciado. Cierto es que el alcohol la estaba ayudando a desinhibirse, y quizás por ella misma jamás hubiese dado el paso. Llegué a pensar que me veía como un simple amigo y por mi estaba bien. Hace unos años la hubiese dejado de lado si después de hablar cinco minutos la conversación no hubiese derivado en sexo. Ahora, con mi madurez mental de un hombre de treinta años, la podía ver como a una amiga hasta que la vi con ese vestidito corto y esa felicidad, tomando copas y pidiendo celebración.

Saber que ella había matado a alguien creó en mi más interés sexual. Me gustan las mujeres fuertes y dominantes, capaces de matar a un enemigo. Siendo ella un auror, sus enemigos son posiblemente amigos míos, pero eso ahora es lo de menos. Su forma justiciera de hablar me recordaba a los héroes de películas. En lugar de mandarla a Azkaban, ella había terminado con la vida de Marian. Era la misma Marian que yo recordaba, lo supe en cuando dijo su apellido. Fue una gran compañera de juergas y correrías, de tortura y muerte hasta que fui yo el torturado. Reí al escuchar como Willow decía que estaba mejor muerta.

- Ahora ya lo está. Lo has hecho tu sola. Me pone mucho el pensar que has matado a esa mujer que tanto daño te causó. Eres más fuerte de lo que parece.

De nuevo la besé con pasión acariciando su cintura y sus muslos. Marian jamás tuvo sexo conmigo. Se justificaba en que dos amigos no pueden follar porque se rompe la amistad. Pues que te jodan Marian. Tu muerte significa sexo para mí. Pero no era tan sencillo. Marian había significado algo para mí y era justamente Willow la causante de su muerte. Willow me tiró del sofá y se dejó caer encima mía despistando mi mente. Dejé de pensar en cualquier otra cosa y me centré en el placer. Me acarició el torso y bajó hasta topar con el elástico de mis boxers. En ese instante vi inocencia en ella, inexperiencia. Esto va a ser legendario. A pensar de haberse despertado el deseo carnal en ella se sigue viendo inocente como una virgen. Es adorable y sexy. Se sentó sobre mi rozando nuestros sexos a través de la tela. Mi erección empezaba a abultar dentro del boxer viendo su movimiento, sus pechos y sus cicatrices. Ella misma guío mis manos hasta sus senos, y los acaricié dulcemente. Pero quiero tocar algo más. Aprovechando que ella estaba encima de mi y mis manos tenían acceso directo a casi cualquier parte de su anatomía, utilicé mi mano derecha subiendo por su muslo hasta llegar a la tela que tapaba su sexo. Con agilidad introduje un dedo en sus braguitas por el lado de su pierna izquierda buscando el calor y la humedad. La tela de sus braguitas cedió y empecé a masajear su clítoris. Me moría de ganas por ponerla a cuatro patas y embestirla con fuerza, pero me contuve al pensar que ella desearía algo menos efusivo. Como más cariñoso. Es lo que su personalidad me decía de ella.  Pero se puso encima de mí como buscando ser la protagonista posesiva. Quizás me equivoque. Las más modositas resultan ser las más guarras en la cama.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Willow O'Donnell el Miér Ago 05, 2015 8:14 pm

Había llegado el momento, después de tantos años volvía a estar en esta situación. Tyler había sido el único hombre de mi vida, más ahora me encontraba casi desnuda sobre Matt Forman. Un hombre muy atractivo y con un cuerpo envidiable ahora que lo veía con el torso desnudo.  Ambos proferíamos algunas palabras mientras nos dejábamos llevar por el climax de la situación. No sé decir con exactitud qué palabras dije, que frases conjugué, sólo salían de mi boca sin filtro alguno, relatando pasadas luchas y muertes.


Mis manos acariciaban su piel mientras movía mi cuerpo sobre el suyo, rozando nuestros sexos  con la tela de por medio. Sus manos jugaron con mis pechos durante unos segundos. Me estremecí levemente al notar como su mano se adentraba en mi ropa interior. Sólo unas braguitas impedían que me viera desnuda por completo, pero eso no era suficiente, ya que comenzó a estimularme con una soltura indescriptible. Arqueé la espalda levemente, mordía mi labio inferior y disfrutaba del momento.

Pero no iba a ser así siempre. Posé mis manos sobre su torso, inclinándome hacia delante, simulando un abrazo. Giré con él, hasta quedarnos de lado. Bajé mi mano derecha por su torso, deslizándola bajo el elástico de sus boxers  y comencé a masajear su miembro. Suavemente al principio, notando como la erección era cada vez mayor. Me giré de modo que me senté sobre su pecho dándole la espalda. Retiré su ropa interior, lo suficiente para dejar su miembro al descubierto.  Continué masturbándole unos segundos más hasta que me decidí a soltarme más aún. Inclinándome hacia delante comencé a lamer su miembro, humedeciéndolo un poco y presionando el glande. Lo introduje en mi boca y comencé un rítmico sube y baja.

- Se salvaje. – Le dije cuando volví a tener mi rostro frente al suyo. Ya nada cubría nuestros cuerpos, sólo nuestra piel. Las cicatrices y los tatuajes eran completamente visibles, nada había ya que ocultar. En el sofá nos encontrábamos una vez más, sentada sobre él fui dejando que la gravedad hiciera que me penetrara por completo. Pequeños saltos lograban que el placer recorriera mi cuerpo. Pequeños gemidos de placer brotaban de mis labios sin aviso previo.  – Hazme de todo. – Susurré a su oído.

Matt no se hizo esperar y me levantó en brazas. Con mis piernas rodeando su cuerpo me impulsaba lo suficiente para que la penetración no terminara por un cambio de posición. El salón se convirtió en un amplio escenario de sexo desenfrenado. Con cada nueva postura estábamos en un lugar diferente, el éxtasis recorría todo mi ser. Hacía años que no me sentía tan viva. Todo era sencillamente perfecto en esos instantes.

El inocente comienzo de la velada no tenía nada que ver con ese instante que vivía. Colocada en el suelo a cuatro patas, con Matt agarrando mis caderas e invistiéndome cada vez con más y más fuerza. Estaba en el climax del momento y sólo quería más y más.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Rachel Bilson
Edad del pj : 26
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 170
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 153
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Miér Ago 19, 2015 9:36 pm

La celebración pasó de ser festiva a ser sexual. Con cada copa Willow había adquirido valor y se había soltado la melena de una manera alucinante. Ya nada quedaba en esa inocente chica que tropezó torpemente en Hogsmeade. Fue entrar en mi casa y descocarse. Me estaba pidiendo sexo a gritos con sus palabras y sus gestos, y no está entre mis defectos el no complacer a una señorita. Rodamos por el suelo y ella quedó encima de mi. Mis manos recorrieron su cuerpo de arriba abajo hasta que una de mis manos encontró si clítoris y lo empecé a masajear. Más vale que la zona se vaya lubricando de forma natural porque cuando tenga la oportunidad le voy a meter la polla dentro sin ni si quiera preguntar. Ella no paraba de moverse, ya fuera para poder acceder mejor a todas nuestras zonas o por nervios. Fuese como fuese me puso muy cachondo. Mi pene alcanzó la dureza y el tamaño adecuados en pocos segundos. Y más aún cuando en uno de sus giros Willow se quedó de espaldas y empezó a lamer y chupar mi pene. Estaba extasiado al ver como una chica tan inocente de repente con unas copas de volvía tan perra. Como su sexo quedaba cerca de mi boca la atraje hacía mi agarrándola del trasero y pasé mi lengua por su cálido y húmero sexo. Willow no esperaba aquello, o quizás si, lo deseaba desesperadamente. Mi lengua juguetona incluso se introducía en su vagina probando todo su sabor. Los jadeos y suspiros llenaban la habitación.

Me pidió ser salvaje. Quería ser follada. Disfrutar del sexo salvaje sin medida. Mostré una sonrisa perversa muy contento de poder complacerme y a la vez complacerla. No suele gustarme el sexo moñas con mujeres. No me suele gustar hacer el amor con ellas, yo quiero follarlas. Para comenzar me senté en el sofá y ella se dejó caer. La penetración fue fácil y rápida. El sexo de Willow estaba más que preparado para recibir mi erección. Dejé que se acomodara cogiendo el ritmo pero cuando me susurró que le hiciese de todo se despertó la bestia. Me levanté del sofá con ella rodeándome y la empotré contra la pared. Con cada embestida su espalda subía y bajaba por mi pared. Gracias a su bajo peso podía llevarla donde quisiera y ella se dejaba hacer. La tumbé después en el suelo encima de la alfombra y continué follándomela como si no hubiese un mañana. Levanté sus piernas de modo que la penetración era más profunda. Su cara de placer era una de mis recompensas. Sus pechos se tambaleaban delante de mis ojos en un ritmo frenético e hipnótico. Mi cuerpo me pedía ponerla a cuatro patas y eso hice. Le ordené que se girara porque quería penetrarla desde atrás. Obedeció encantada. Posando mis manos en sus caderas la embestía con fuerza notando como su vagina no dejaba de emanar flujos. Estaba al borde del orgasmo. Ambos lo estábamos. Pero quería más. Una idea me vino a la mente. Una buena idea. La hice girar hasta quedar mirando al armario y le pedí que lo abriera. En el interior había una televisión bastante más grande que la que ella me regaló. En la pantalla podíamos ver nuestro reflejo.

- ¿Te gusta lo que ves?

Le di varias cachetadas en el culo mientras continuaba penetrándola con fuerza. Me iba a correr dentro de ella sin remedio. De repente tuve otra idea. En el suelo estaba mi pantalón. Paré un instante para sacar el cinturón. Willow me miraba expectante en el reflejo de la televisión. Pasé la correa del cinturón por la hebilla y se lo coloqué en el cuello.

- Eres mi perra.

El extremo sin hebilla del cinturón quedó en mi mano de forma que podía ahogarla un poco, o tirar de ella de modo que la obligaba a arquear la espalda. Vamos a terminar esto ya, no puedo esperar más. Me agarré a su cintura con ambas manos follándola con brutalidad mientras mantenía el cinturón en la mano sin mucha presión. O eso creía. Me corrí dentro de ella nada más notar las contracciones de su vagina. Ella también estaba llegando al clímax y de que manera. Sus gritos y jadeos eran ahogados pero firmes. Se movía como una fiera con unos espasmos fuera de lo normal. Cuando terminé cerré los ojos jadeando, respirando fuerte y con el corazón muy acelerado. Al abrir los ojos vi que Willow estaba tendida en el suelo.

- No esperabas tanta efusividad, ¿verdad?

Me tumbé a su lado buscando recuperar mi respiración normal y al girarme le vi la cara. Tenía una mueca extraña y estaba muy pálida. Mierda, el cinturón. La giré con rapidez y busqué su pulso. Era casi nula, al igual que su respiración. Joder, la he matado a polvos. Me quedé unos instantes sorprendido y sin saber que hacer. Me he cargado a una auror. De repente me rerí de forma histérica. Ella es un auror que ha matado a una de mis amigas mortífagas. De modo que no pasa nada. Ves, Marian. Me le he cargado. Y ella me ha regalado una bonita juerga de despedida. Neil, he matado a otro auror. cualquier día el señor oscuro me busca para entrar en sus filas ya que habrá mortífagos más ineptos que yo. Mi mente se quedó en blanco observando la cara de Willow que dibujaba una media sonrisa con la boca muy abierta. Ha muerto contenta. Soy el portador de la muerte sexy. Mierda, ¿que hago? A mi mente acudió un nombre. Abi McDowell. Ella es la única que puede ayudarme con esto. Lo malo es que si la aviso le deberé un favor. Y ella conoce a Apolo. ¿Y si le cuenta a Apolo que me he cargado a una tia mientras me la follaba? Joder, da igual. Llamé a Andy mientras buscaba un pergamino en el cajón. Escribí con rapidez pero con mi habitual letra perfecta.



“Abi, necesito tu ayuda. Ven a mi casa lo antes que puedas. Es urgente y alto secreto. Ven sola. No es broma. Necesito que me ayudes a solucionar un problema con un auror.

Matt F.”



Até la carta a la pata del mochuelo y le di instrucciones de morder a todo aquel que intenase abrir la carta y no fuese Abi. Me senté en el sofá contemplando mi obra. Finalmente me entró vergüenza y le tiré a Willow una manta por encima. Una chica desnuda y muerta no queda bien en mi salón.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Abigail T. McDowell el Lun Ago 24, 2015 3:12 am

Estaba en mi casa comiéndome tranquilamente un yogur de coco cuando un mochuelo empezó a picotear la ventana de mi salón. Fui hasta allí y abrí la ventana, cogiendo el pequeño papel enrollado que tenía en la pata. Me dejé la cuchara en la boca mientras abría el pergamino y lo leía.

¿Matt Forman pidiéndome ayuda con un auror? Fruncí el ceño ante aquello. Por una parte suponía que sabía que no solía tragar a los aurores, no era muy difícil teniendo en cuenta mi actitud en el Ministerio. ¿Pero qué clase de ayuda necesitaba y, mucho más importante, por qué tan de repente? ¿Por qué acudía a mí y no a otro? Por ejemplo a Apolo… Me quedé mirando algo confusa al pergamino, pero finalmente, mi deseo irrefrenable por ver aurores muertos pudo conseguir que me decidiera a moverme. Dejé el pergamino sobre el sillón y me dirigí a mi habitación. Me puse unos pantalones vaqueros, pues estaba en braguitas —estaba en mi casa y en verano, obvio que voy en braguitas— y me cambié la camisa, poniéndome una holgada.

Cogí la varita y tras mirar que lo tenía todo en orden, me desaparecí, apareciéndome en casa de Matt Forman, más concretamente en medio de su cocina. Lo busqué por todos lados hasta que llegué a dónde estaba. Me encontré con una situación un tanto… incómoda y divertida. No sabía si mirarle con confusión o con diversión. Sobre todo por su cara y por el hecho de que, lo que parecía tapado, parecía estar bastante muerto. ¿Qué clase de problema tenía con esa persona? Ahora lo que menos era, era un problema.

Wow… —sonreí de medio lado y mi mirada bajó por todo su cuerpo, sudoroso, muy bien formado y totalmente desnudo—. Estás mejor sin traje, sin duda, quién iba a decírmelo —confesé, con una mirada pícara. Y es que los hombres con traje… me gustaban mucho. Por eso en todos los bailes uno terminaba conmigo en la cama.

Luego observó todo lo que había a su alrededor. Parecía que se lo habían pasado bastante bien, el rostro de un hombre acabado de tener sexo es bastante reconocible, además de que toda la ropa estaba por todos lados.

Me acerqué distraídamente hacia dónde estaba la persona tapada y con el pie le moví la manta, destapando su identidad. No sé exactamente qué sentí al ver aquel rostro, si desilusión o felicidad. ¿Matt Forman acababa de matar a Willow O’Donnell, una de las mejores aurores que había en el departamento? Podría haber odio entre Willow y yo, pero si llevaba tantos años vivas es porque era increíble en lo que hacía.

Inevitablemente sonreí.

¿Willow O’Donnell? ¿Has matado a O’Donnell? ¿Por qué has matado a Willow O’Donnell? —Hice una pausa, dándome cuenta de lo inevitable—. ¿TE HAS FOLLADO A WILLOW O’DONNELL? —solté una carcajada, pues eso era peor. ¿A quién narices le atraía esa mujer?— ¿Pero tú no eras gay? —Esta vida es una confusión constante, de verdad.

En realidad tenía dudas. La primera: ¿por qué Matt Forman mata? Y segunda: ¿No era gay? Y tercero, en realidad no teníamos tantas confianzas. ¿Por qué me llama a mí?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Matt Forman el Mar Sep 01, 2015 7:00 pm

Me sentía tan relajado después del sexo que a penas podía pensar en la muerte de Willow y en lo que suponía para mi. Fue mi amiga, me regaló una televisión y me invitó a una fiesta con sus amigos, pero era un auror. Y quería celebrar la muerte de Marian por todo lo alto. Me siento confundido. No es al primera vez que cometo un asesinato. En realidad si es la primera mujer que asesino, pues las dos muertes de Arabella no cuentan. Maté a ese viejo auror que estuvo presente en la muerte de mi padre. El resto de mortífagos lo vieron y lo estuvieron comentando con madre. No lo dudé. Salí en su búsqueda y le hice tragar su propia lengua. Pero Willow es diferente... No era mi intención ahogarla del todo. Estaba jugando. Ella dijo que quería sexo salvaje y yo... Mi mente se había quedado como en pausa, que es eso que puedes hacer con las películas de dejar la imagen congelada. Había avisado a Abi pensando que era la única persona que podía echarme una mano. Puede que no todo el mundo lo note pero yo sé que ella sigue al señor oscuro.

Ni siquiera me acordaba de que mi ropa estaba todavía esparcida por la casa cuando Abi apareció en mi salón. No sentí ningún tipo de vergüenza, al contrario. Tengo un buen cuerpo y estoy seguro de que se alegra poder verlo al natural. Sonreí pícaramente a su comentario. Fue mi única respuesta. Me levanté al fin del sofá y empecé a vestirme. Me faltaba la camiseta cuando Abi destapó el cuerpo de Willow y me hizo tantas preguntas complicadas a la vez que me dio por reír histéricamente otra vez. La he matada, el porqué no lo tengo muy claro y, claramente no soy gay.

- Pensé que lo primero que querrías saber es el porqué de acudir a ti. Te haré un resumen. Bien, - dije para mi mismo como intentando organizar mi mente. - em... Digamos que Willow me consideraba su amigo aunque nunca había habido nada sexual entre nosotros. Hace tiempo que no sabía nada de ella pero quiso quedar conmigo para celebrar algo. Celebrar me gusta, de modo que acepté. Ella bebió más de la cuenta y se puso algo... - ¿palabra adecuada para decir que una muerta estaba cachonda? - caliente. De modo que me excité al pensar que una modosita como ella de repente quería sexo salvaje. Pero me contó que estaba celebrando al muerte de una mortífaga a la que yo conocí hace años. Marian. ¿Te suena? Era una diosa tremendamente mala, pero una buena amiga mía. Su muerte me hizo acordarme de todos los seres queridos que han muerto por culpa de los aurores y... El sexo salvaje se me ha ido de las manos.  Ha sido un accidente.

Es cierto que ha sido un accidente, aunque su muerte no me duele mucho que digamos. Me llevó a ver películas a su casa pero eso no nos convierte en amigos. Yo no tengo amigas. Solamente son tías a las que me he follado o a las que no me he follado. Willow pertenecía al segundo grupo hasta hoy. Respiré hondo y me tiré las manos a la cabeza. Lo que quiero ahora es deshacerme de su cadáver y no terminar encerrado en Azkaban.

- He pensado que como mortífaga experta podrías ayudarme a deshacerme de su cuerpo. Lo único que quiero es no tener que ir a Azkaban. Y tu puedes lucirte ante el señor oscuro diciendo que has terminado con una auror. Te cedo el mérito si me ayudas. ¿Qué te parece?

Ofrecer un trato es una manera de pintar bonito a otra persona lo que quieres que haga por ti. En este caso ofrecería a Abi cualquier cosa a cambio de no tener repercusiones en mi vida por culpa de un mal polvo. Que en realidad en sexo ha estado bien, simplemente el final ha sido un poco inesperado. Sobre todo para ella. Fui a por una camiseta limpia y me peiné el pelo mirándome en un cristal.

- Y no soy gay. El término correcto es bisexual.

¿Y qué más da eso ahora? Debemos quemar el cuerpo de Willow y eliminar las pruebas de que ha pasado la noche conmigo. Cuando terminemos con ella buscaré al barman y le borraré la memoria. O quizás lo mato. Matarlo parece la opción más fácil.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 548
Puntos : 153
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Abigail T. McDowell el Jue Sep 03, 2015 7:07 pm

Matt debía de sentirse increíblemente perdido como para contactar conmigo, no obstante, después de escuchar su historia y darme cuenta de que Marian estaba en medio de todo esto, todo me cuadraba. Por una parte no entendía como Matt podía tener la seguridad suprema de que yo era un mortifaga y no una persona normal que delataría este acto cruel y humillante, pero el hecho de que conociese a Marian y si tan buenos amigos eran, probablemente le hubiera contado de mí. Marian y yo nos conocíamos, sobre todo antes de empezar con mi entrenamiento junto a Rebecca. Estaba loca y eso me encantaba, pero por motivos, perdimos el contacto con el tiempo.

¿Esta zorra mató a Marian? —pregunté, ofendida. Hacía tiempo que no la veía (mucho, muchísimo), pero me caía bien. Para una de las pocas personas que me caen bien… Negué con la cabeza ante lo que decía de que Willow se había puesto “caliente”. Me daba grima sólo de pensarlo. Siempre la había visto una solterona deprimida porque toda su familia estaba muerta. No la veía con la capacidad de ponerse caliente—. Los accidentes no existen, Forman —le dije, alzando una ceja cuando terminó de hablar, poniéndome de cuclillas delante de Willow. Le toqué la mejilla, dándome cuenta de que aún estaba bastante caliente—. Una muerte limpia, ojalá todos fueran tan sutiles como tú. ¿Acostumbras a matar gente? Porque puedo mandarte unas cuantas candidatas. Y si te las tiras antes, mejor para ti, ¿no? —bromeé, volviéndome a poner de pie. Por cómo estaba actuando de “precavido” algo me decía que iba a negarse. Pero ver la cara que se le quedaría tras mi proposición, sería suficiente.

Luego pude notar en sus gestos la preocupación de tener un cadáver en su casa. La verdad es que no era muy agradable, motivo principal de que yo dejase los asuntos como esos fuera de mi zona de confort.

Su proposición para que le ayudara fue cuánto más atractiva, por lo que me acerqué a él, pasando la pierna a través de Willow para cruzarla como si fuera un mero objeto que estorba en el camino. Lo que siempre había sido, básicamente.

No irás a Azkaban. Si soy la única que lo sabe, no tienes de lo que preocuparte. Me desharé del cuerpo y tú no tendrás nada que ver con la muerte de O’Donnell. Nos has hecho un favor deshaciéndote de ella. Nunca pensé que fuera a bajar la guardia y mucho menos en una situación como esta… Qué patético —dije, poniendo ligeramente los ojos en blanco, para luego mirarle a sus ojos claros—. Confío en que tú mantengas lo mío en secreto, si no podríamos empezar a no entendernos —le amenazo, de manera sutil e irónica, con una sonrisa en los labios—. Me caes bien y no me apetece matar al follamigo de mi mejor amigo que se tira a auroras desesperadas. Por lo que espero que nuestra relación sea próspera y de mutuo entendimiento —curvé una sonrisa perversa en un rostro que decía: “Ayudémonos mutuamente y no hagamos de esto una guerra, porque entonces, perderás”. Me habría llamado para pedir ayuda, pero evidentemente, los negocios están llenos de desconfianzas y yo podía asegurar que confiaba en tres personas en todo el mundo y Matt Forman no era un de ellas.

Pero por lo que Apolo y Caleb me habían contado de él (y teniendo en cuenta de que ambos son mortifagos y su primo Brad también), suponía que era un aliado más que un enemigo. Pero como personas adultas, no está de más ponernos a cada uno en su lugar. Las cosas o se hacen bien, o no se hacen. Y tanto él como yo, sabíamos a lo que nos enfrentábamos.

Volví a tapar a Willow y vi como se acercaba, ya totalmente vestido, mientras me matizaba la diferencia entre gay y bisexual, dejándome claro que él era lo segundo. Teniendo en cuenta la diferencia entre ambas cosas, posiblemente yo también debiera de considerarme bisexual. Pero no porque me gusten las chicas, sino simplemente porque me gusta follar y disfrutar. Me daba igual si era mujer u hombre. Aunque puestos a elegir, dónde haya una buena polla, que se vaya todo lo demás.

Un insaciable. No te juzgo. Dónde haya placer, ¿qué más da con quién sea? —pregunté retóricamente, alzando una ceja y apoyándolo. Quizás no debiera de apoyar que el follamigo de mi amigo se tire a gente del sexo opuesto, pero hasta dónde tengo entendido, no tienen nada serio—. Aunque como Forman, creía que aspirabas a más. Pero como dicen: “Si pesa más que un pollo, me lo follo” o “En tiempos de guerra, cualquier hoyo es trinchera” —sonreí, ya que me hacían gracia esas frases—. No tienes que darme explicaciones, solo tenía la duda de saber qué te iba. Es grato oír que te van ambas cosas... —Curvé una pícara sonrisa.

Estaba feliz. Willow estaba muerta. Me daba pena no haberla matado yo, hubiera sido muy épico ver su cara en su último hálito al ver mi rostro conjurando su hechizo mortal, pero bueno... Estaba muerta y eso era lo que importaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.