Situación Actual
19º-25º // 26 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Laith G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Freya H.Mejor User
Gwendoline E.Mejor roler
Sam & GwenMejor dúo
Stella T.Especial I
Egon A.Especial II.
Bianca V.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

You Look Like My Next Mistake. {Matt Forman}

Arabella K. Morgenstern el Dom Mar 15, 2015 11:55 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Habíamos tenido que viajar mucho últimamente con el equipo de Quidditch por culpa de la gran cantidad de partidos que teníamos por todo el Reino Unido y por varias capitales de Europa, pero por fin estábamos de vuelta en Londres y teníamos unas semanas de descanso antes del siguiente partido. Teníamos que entrenar, obviamente, así que no estábamos de vacaciones, pero eso era mejor que tener que jugar un partido día sí y día también. Aquella noche la teníamos completamente libre, y uno de mis compañeros me invitó a tomar algo. Nunca había hablado mucho con él, pero acepté salir aquella noche con él. Al menos era atractivo, así que no estaría perdiendo mucho mi tiempo.

Tal vez llamaríamos demasiado la atención en el mundo mágico, y lo que queríamos era un descanso y no tener que lidiar con gente que nos reconociese y bien irse a molestar. Decidimos entonces que lo mejor sería ir a algún lugar en la zona muggle de Londres. Me llevó a un bar que estaba muy lleno de gente, pero conseguimos entrar y encontrar un sitio en la barra. Llegó el barman a preguntarnos qué queríamos, y pedimos unos chupitos de tequila. Me bebí yo mucho más rápido que él el chupito de tequila y apenas puse mala cara al sentir la quemazón en la garganta, pues había tenido muchos años de práctica. Era curioso pues mi compañero, Francis, era aparentemente más mayor que yo, cuando en realidad yo le sacaba poco menos de mil setecientos años. Me pasa lo mismo con todos los humanos, y lo encuentro realmente gracioso, sobre todo cuando ellos piensan que soy una jovencita inexperta e inocente e intentan actuar como machos protectores.

-Tal vez debería haberte llevado a un sitio más apropiado para una señorita- dijo Francis en ese momento, viendo que allí había más de un borracho. Lo dicho, de repente intentan actuar como machos protectores...

-Ah, ¿y yo soy una señorita?- pregunté con tono algo burlón y sonrisa coqueta. No sé ni para qué me esfuerzo, pues Francis me estaba aburriendo y mucho.

-Claro, ¿qué vas a ser sino?

"No tienes ni idea..." dijo una vocecita traviesa en mi mente.

Me quedé sola durante un rato cuando Francis tuvo que levantarse para ir al baño rápidamente. Me alegraba de que se hubiese ido, pues sinceramente Francis era tan aburrido como era bien jugador. Cualquier otro hombre habría sido mejor compañía que él, pero nadie más había estado disponible. Miré a mi alrededor. Muchos hombres me estaban mirando con descaro. No me había arreglado en exceso para salir, solamente llevaba unas mallas negras que dejaban adivinar mi figura, un top negro, tacones altos, el pelo suelto, y algo de maquillaje pero no mucho.

Dejé de mirar a mi alrededor y a los hombres que me miraban, y me bebí un segundo chupito mientras esperaba a que Francis volviese para retomar aquel torturador aburrimiento. No me di cuenta de que alguien a quién yo conocía muy bien acababa de entrar en el bar...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Keira Knightley
Edad del pj : 171
Ocupación : Profesora de Historia de
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : -
Mensajes : 89
Puntos : 57
Ver perfil de usuario

Matt Forman el Jue Sep 24, 2015 1:13 am

Hubiese resultado inimaginable vernos a Arabella y a mi tan tranquilos y cómodos, tomando una copa en mi casa mientras conversábamos con total serenidad. Al encontrarnos en aquel local se podía esperar todo menos esto. Fui cauteloso en todo momento. Yo la había intentado matar, de hecho pensaba que lo había conseguido, y la abandoné moribunda en un contenedor de basura. Ella no había muerto porque me ocultaba algún rasgo de su vida que no quería contarme y dejé de insistir. Me inclino a pensar que es un demonio, o un vampiro. Podría ser una Veela, pero dudo que sean inmortales. Me decanté por beber vodka y abrí un vino blanco francés para ella. Cada cual con su copa pero brindando por lo mismo. Por ella, por su brillante carrera como jugadora profesional de Quidditch, y por mi, para que todo me vaya tan bien como hasta ahora.

En un arrebato de locura salí de la habitación para ir a la de Lluna y traer su póster. Supliqué a Arabella para que lo firmara. Pensé que Lluna no tenía la culpa de tener un tío idiota que intenta asesinar a su jugadora favorita. Hice aparecer pluma y tintero en la mesa de inmediato, antes de que se arrepienta. Arabella se veía distinta en la imagen. Con el pelo de un color diferente. La vestimenta le hacía parecer más corpulenta cuando ella siempre ha tenido una bonita figura estilizada. Me mostró la cara del tipo que estaba con ella en el bar.

- Lo has hecho huir tu. ¿O he sido yo? Ha visto mi porte de macho alfa y ha sabido de inmediato que no tenía nada que hacer contigo. Ha sabido retirarse a tiempo.

La chulería es la actitud que me define. No es que me lo tenga creído, es que soy bueno. Mejor que muchos otros hombres. A veces grosero, a veces demasiado gracioso, pero sé como tratar a una mujer. Si no, mira a Arabella... Debería querer matarme y está ahí sentada, medio alcoholizada y tan mansa como un gato doméstico. Es poco tiempo tomó dos copas de vino blanco. Se sabe que el vino blanco es traicionero. Por su parecido con el cava entra bien y más fresco, pero nubla rápidamente la mente. Por más vampiresa rara que sea. Dejé el póster sobre la estantería para que no se arrugase y me senté de nuevo al lado de mi invitada. No me había terminado ni mi primera copa y Arabella iba por su tercera copa de vino.

- Te agradezco que hayas firmado ese póster.  

Lo que dijo a continuación me puso triste pero era comprensible. Ya era de agradecer que Arabella hubiese aceptado venir a la casa de su asesino, y que además me hubiese firmado el póster de Lluna. No podía pedirle que se quedase conmigo esta noche. Sería demasiado. No siempre ha sido solo sexo. Ella y yo hemos dormido juntos sin que pasase nada. Es realidad ella es algo muy parecido a una amiga. Intentó levantarse del sofá pero cayó encima de mi, riendo. Es el efecto que da el alcohol cuando bebes sentado e intentas levantarte.

- Parece que alguien ha bebido de más...

Sonreí al ver como se reía ella, fue contagioso. Estaba muy contenta, embriagada más bien. Me hizo recordar a otros tiempos, a tiempos mejores. Pasé un dedo por su cara apartando un mechón de pelo que se le había quedado casi encima del ojo. La miré como siempre. La mirada especial que Arabella provocaba en mí. Algo así entre alegría y conexión. Estaba hermosa tumbada sobre mí con aquel aire despreocupado, como si nada hubiese pasado entre ella y yo, como si los años no hubiesen pasado. Le di un beso en la frente. Me inspiró aquello en aquel instante. Ni siquiera pensé en ayudarla a levantarse y recuperar una pose digna de una señorita o de una famosa jugadora de Quidditch.

- Si te encuentras mal puedes quedarte. No es una sugerencia con intención sexual. Te lo ofrezco de verdad. Hay dos dormitorios. Te cedo el mío que tiene la cama más grande y duermo en el de Lluna.

Sería tan extraño dormir en camas separadas como dormir bajo el mismo techo después de todo lo sucedido. Pero si Arabella no estaba en condiciones para irse a su casa se podía quedar. Dormida es como un ángel de esos que dibujaban los muggles en sus viejos libros de religión. Mañana por la mañana tendríamos tiempo de charlar más, o quizás de matarnos de nuevo.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.500
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 626
Puntos : 217
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Arabella K. Morgenstern el Vie Sep 25, 2015 7:28 am

Puede que fuese el alcohol que se me había subido a la cabeza, puede que fuese que Matt era un verdadero encanto cuando decidía no ser un capullo, pero me reí muchísimo cuando le oí decir que él era el macho alfa y por eso Francis había huído. Me imaginaba a Matt como un pavo real, uno de esos que de repente abre su cola como un abanico para enseñarle a todos los que estaban a su alrededor que él era el más guapo e impresionante y colorido del lugar y que nadie estaba ni remotamente cerca de su nivel. Tras imaginarme a un pavo real pavoneándose por el campo, me imaginé a Matt muy elegante y guapo caminando con la cabeza muy alta y con la espalda muy recta y con una cola gigante de pavo real a sus espaldas, llamando la atención de todos y atrayendo la admiración de hombres y mujeres por igual. Esa imagen mental tan ridícula, fruto de mi inminente borrachera, hizo que quisiese reír sin parar. No quería reírme, y al intentar aguantarme la risa me entraban todavía más ganas de reírme. ¡Era frustrante! Pero logré aguantar la risa por el momento.

-De nada. Es sabido mundialmente que a los sobrinos hay que tenerlos siempre contentos- dije con una sonrisa cuando me agradeció el haberle firmado el póster a su sobrina. Yo misma tenía dos sobrinas que ahora mismo eran muy mayores, tenían muchos siglos de edad y se dedicaban a estafar a hombres ricos por el mundo para vivir la vida loca, pero cuando eran pequeñas me encantaba mimarlas, ya que yo nunca tuve hijas, así que entendía que Matt mimase a su sobrina.

Después de eso intenté irme, pues ya era muy tarde y yo no había tenido planeado quedarme aquí cuando había accedido acompañarle a su casa. Pero el alcohol me jugó una mala pasada, y fui incapaz de levantarme del sofá. En cambio quedé tumbada sobre Matt, riendo cual adolescente ebria y despreocupada, y mi risa le contagió a él hasta que ambos acabamos riendo. El alcohol se me había subido de repente, así que la cabeza me daba vueltas y veía con menos claridad de la usual y todo parecía más gracioso de lo que realmente era, pero aquello no me molestaba. La noche estaba resultando ser de lo más agradable a pesar de todo, así que no tenía queja alguna. De haber estado sobria le habría dicho a Matt que ni de coña me quedaba a dormir en su casa, pero no estaba sobria, y todas las ganas que tenía de descuartizar a Matt por lo que había ocurrido en el pasado se habían desvanecido como si fuesen humo. Puede que mañana volviesen, puede que no, o puede que volviesen en una semana o en un mes, quién sabe.

-Sí, parece que sí…- asentí cuando dijo que yo había bebido demasiado. Sentí entonces cómo Matt me daba un beso en la frente, y me calmé un poco entonces, dejando de reírme como una niña tonta. No porque aquel gesto me molestase; todo lo contrario. Me recordó a tiempos pasados, a tiempos más simpes en donde no odiaba a Matt y teníamos una buena relación. En aquel momento hasta me entraban ganas de acurrucarme, y no quería irme. Por eso, cuando Matt me ofreció quedarme en su casa a dormir la mona no me pareció una mala idea.- Muchas gracias Matt- dije mientras me incorporaba, le sonreía, y le daba un beso en la mejilla.

Me levanté tambaleándome un poco, y caminé acompañada de él por el pasillo que llevaba a su dormitorio. Una vez que llegué allí me tumbé en la cama, que era muy cómoda, y suspiré mientras sonreía. Matt se iba a ir al cuarto de su sobrina pero antes de que lo hiciese le agarré del brazo y tiré de él, haciendo que cayese en la cama al lado mío.

-No te vayas. Me sentiré mal si te robo tu cama durante la noche entera- dije, todavía sonriendo con un toque alcoholizado y alegre.- Ven, quédate…

No tuve mucho tiempo para ponerme a pensar sobre lo furiosa que estaría conmigo misma estando sobria, pues no tardé nada en quedarme dormida. Dormí plácida y profundamente durante la noche entera, sin apenas moverme y sin soñar nada malo. Cuando me desperté por la mañana Matt todavía seguía dormido. Esta era una de tantas veces que me despertaba a su lado, y era extraño verle así de nuevo, como si no hubiese pasado tiempo desde entonces. Tenía un leve mareo, pero no tenía resaca, yo nunca sufría ese mal. Me le quedé mirando unos segundos y luego, cuando ya fue suficiente, me levanté de la cama y salí de la habitación para ir a buscar mis zapatos y mi bolso, y salí de la casa sin hacer ruido. No sabía si volvería a ver a Matt, ni si eso pasaba cuándo sería, pero al menos los terribles recuerdos que habían quedado de ese hombre en mi mente habían sido borrados durante una agradable e inesperada noche.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Keira Knightley
Edad del pj : 171
Ocupación : Profesora de Historia de
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : -
Mensajes : 89
Puntos : 57
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.