Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Segundo Partido de Quidditch (Gryffindor vs Ravenclaw)

Invitado el Jue Mar 19, 2015 10:52 pm

Últimamente me encontraba algo decaida, pocas cosas me animaban la verdad. Intentaba mantener la actitud animada y risueña de siempre cuando estaba dando mi clase con los alumnos de primer curso, pero creo que se me notó enseguida mi falta de motivación. Necesitaba algo de adrenalina, y por eso decidí convocar a los alumnos de Gryffindor y Ravenclaw para que jugaran su correspondiente partido. No sabía si iba a estar tan igualado como el otro anterior, pero espero que todos nos lo pasemos igual de bien. Una vez anuncié la noticia, en poco tiempo recibí las inscripciones de los miembros de ambos equipos, la verdad es que siempre hay ánimos de jugar y eso me anima bastante aunque fuera un poco.

El día señalado fui al estadio caminando junto a varios alumnos. Me gustaba ver las diversas formas que tenía la gente para animar a sus casas. Hoy predominaba las cabezas de león y las alas de los de ravenclaw. A mí como siempre me tocaba estar a pie de campo visualizando todo lo que pasa y retransmitiéndolo a los espectadores. Quería generar ambiente por lo que me quedé de pie quieta con el cajón de las pelotas, en silencio. Ya el sonido de las gradas anunciaba que querían ver a sus jugadores. Sonreí y miré hacia la salida de los vestuarios, seguramente los alumnos estén dentro ultimando sus últimos detalles de estrategia y ajustándose las protecciones.


Off: Perdón por el post pequeño pero estoy cansada jajaja

Bien, este post es para que vayáis entrando. Cada uno jugará en su posición, por suerte no tuve que realizar cambios como en el otro partido.

Cuando entréis todos, volveré a escribir dando comienzo el partido...Daré hasta el domingo por la noche, y según como me encuentre lo traslado al lunes.
avatar
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Vie Mar 20, 2015 12:16 am

Tocaba partido de Quidditch y Axel había llegado pronto a los vestuarios. Era puntual y encima estaba motivado, por lo que no tenía absolutamente nada que le retrasara. El chico nunca había sido especial amante del Quidditch, desde nunca, pero sus padres fueron bastante perseverantes con el hecho de que se apuntara, alegando que ninguno de sus hijos había salido Jugador Profesional. Axel no pensaba ser jugador profesional ni en broma, pero debía de admitir que finalmente le había cogido muchísimo gusto a eso de ser guardián. Además que con todo lo que había estado en el equipo, estos últimos años había conseguido incluso el puesto de capitán.

Una vez en el vestuario, Axel observó a todo su equipo, dándose cuenta de que faltaba la gran mayoría. Aprovechó para empezar a ajustarse todas las protecciones fuertemente, ya que tenía una especie de maldición con las malditas bludger y parecían tenerle manía en todos los partidos que jugaba. Obviamente, una maldita protección de plástico duro no va a hacer nada contra el impacto de un Bludger, pero mentalmente se encontraba más seguro, ya que en el caso de que alguna fuera hacia él, no se daría cuenta ya que sus ojos siempre estaban fijos en la Quaffle, como debía hacer cualquier guardián.

Una vez terminó de colocarse todo, se levantó y cogió su escoba. Su mierda de escoba. Venía de una familia prestigiosa de muchísimo valor económico y… menuda mierda de escoba poseía el último hijo de los Crowley. ¿No podían disimular un poco en el hecho de que le odian? Ser la oveja negra y caer en Ravenclaw le sentenció a Axel una vida de injusticia entre sus hermanos sin ninguna duda. Una maldita Cometa… manda huevos, ya es que ni le dan las sobras de sus hermanos mayores, que posiblemente sus sobras fueran mejor que esa escoba.

Resignado y dispuesto a darlo todo, volvió a observar a su equipo. Estaban todos, o por lo menos eso parecía. Aprovechó un momento en dónde parecían haberse puesto de acuerdo en callarse para hablar.

-¿Qué, nerviosos?-Llamó la atención de sus compañeros.-Yo creo que esto está ganado. Gryffindor siempre ha destacado por ser bueno en el Quidditch, pero hoy demostraremos que los Ravenclaw, aunque seamos pésimos ganando puntos para las casas, somos increíblemente buenos en el Quidditch.-Hizo la broma, ya que todos posiblemente eran consciente de que los Ravenclaw podían llegar a ser muy inteligentes, pero sin duda no eran capaces de ganar puntos con asiduidad.-¿Desde cuándo se gana un partido de Quidditch con valor y honor? ¡Nunca! Con una mente inteligente y dispuesta como la de nosotros, en cambio, sí.-Les guiñó un ojo, haciendo alusión a las grandes características de las casas.-Así que nada de pensar ni por un momento que vamos a perder y a darlo todo para poder aplastar a los Hufflepuff en la final.

Acto seguido, escuchó el ruido proveniente de fuera, de las gradas. Sonrió ladeadamente y miró a los suyos. Señaló a sus cazadores, Roselyn y Gabriel, los que habían llegado. ¿Dónde narices se había metido Davina?

-Atentos a la Quaffle y nos os volváis locos. No la soltéis a la ligera y vacilar un poco al guardián que no parece muy avispado.-Sonrió el Ravenclaw. Luego se acercó a su golpeador Max mientras los demás terminaban de darse los últimos retoques.-Nunca me ha ido la violencia, pero haz puré a esos Gryffindor.

Y por último, colocados ya en la puerta, le pasó la mano por detrás a Grayson, ya que capitán y buscador casi siempre salen a la vez. No había demasiada confianza, pero llevaban entrenando bastante tiempo y Axel era bastante extrovertido, por lo que se tomó la libertad.

-Sin presiones, ¿eh? Pero como no cojas la Snitch te linchamos a palos.-Una encantadora y bromista sonrisa asomó de los labios de Axel. Luego le dio una palmadita amistosa a Grayson en la espalda.-Es broma, ya lo sabes. Mucha suerte y no te pongas nervioso. Es sólo un juego.-Y le guiñó un ojo, antes de llevarse el casco a la cabeza para ponérselo.-Aunque nadie juega a un juego para perder.-Añadió, antes de girar la vista hacia la puerta. Y eso era verdad, absolutamente nadie jugaba a un juego para participar. Menudos perdedores.

La puertas estaban a punto de abrirse y el partido de comenzar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 347
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Mar 20, 2015 12:58 am

El gran día llegó finalmente. Estaba hecho un manojo de nervios. Mi primer partido jugando al quidditch y no solo eso, era el buscador del equipo, la decisión final del partido recaía en mí y eso no ayudaba a que me calmase. Mi cabello cambiaba de color a todas las tonalidades que existen en el arcoíris. Me encontraba en los baños frente al espejo tratando de mantener en orden mis ideas. Metí la cabeza en el lavabo del baño sintiendo como el agua fría corría sobre ella hasta que el sonido de alguien entrando me hizo levantarme. Mi cabello había vuelto a la tonalidad castaña de siempre. - Bien Grayson, tu puedes hacerlo, si te escogieron en el equipo es por algo, haz tu mejor esfuerzo y no los defraudes - repetí una y otra vez hasta que los alumnos dentro del baño me veían con mala cara, como si estuviese loco.

Salí de los baños ya con el uniforme de Quidditch puesto, era la primera vez que lo usaba así como la escoba que era completamente nueva, regalo de mi padre por haber entrado al equipo. Caminé hasta el campo de quidditch y vi como algunos alumnos se dirigían hacia allá también, la mayoría de Gryffindor y Ravenclaw como era de esperarse, pero se podían observar unos cuantos tejones y serpientes yendo para animar a sus amigos o reírse, depende de cómo se viese. En poco tiempo me encontraba ya en los vestidores y me alegraba saber que ya había gente de mi casa esperando a comenzar el partido.

- Hola buenos días - saludé de manera efusiva a todos los presentes mientras me ajustaba bien el uniforme para que no hubiese accidentes mientras estuviese en el aire. La seguridad es primero y aunque la profesora estaba capacitada para cualquier cosa, los accidentes ocurrían. - No los defraudare chicos - sonreí de manera amistosa, ocultando el hecho de que seguía un poco nervioso. La mayoría ya estábamos ahí y yo era la primera vez que tenía un partido oficial. Habíamos practicado bastante y esperaba tener buenos resultados.

El capitán del equipo, como era de esperarse, comenzó su discurso de aliento hacia el resto de compañeros lo cual admito que fuera de verse cursi realmente me hizo sentir un poco mejor. Incluso reí cuando habló sobre las diferencias entre las casas, que aunque solían ser estereotipos no estaban equivocados. - ¡Sí! - grité al final del discurso de Axel pues me sentía eufórico y me levanté sabiendo que debía ir delante junto con él.

Al sentir su manos sobre mi espalda voltee el rostro en su dirección y sonreí con ganas. - Solo espero lograrlo y no convertirme en la piñata de Ravenclaw - negué con la cabeza mientras reía y luego el sonido de la gente allá fuera animando me motivó bastante. - Suerte a ti también y a todo el equipo, les conseguiré esa snitch - hablé bastante confiado esperando a la profesora anunciar al equipo y así poder salir al campo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Mar 20, 2015 3:00 am

Era la capitana del equipo, sí, eso le sonaba raro hasta en los propios entrenamientos con su equipo. Conocía con perfección los resultados del anterior partido de Quidditch, los Hufflepuff ganaron gracias a la captura de la snitch por parte de Danny.  Si llegaba Gryffindor a las finales deberían entrenar entre los tiempos libres, especialmente a su buscadora puesto a que Danny era de dar batalla antes de acabar el partido. Lisbeth, una gran buscadora aunque eso ocurría cuando se trabajaba entre ellos. No habían partidos amistosos para analizar los movimientos de los jugadores del equipo enemigo, solamente esperar a que no fuesen los primeros en “batallar” así ver a los que sí. Claro, esto no rendía si eras el equipo derrotado luego de unos minutos de jugar.

Magnifico. Estaba a punto de estrellarse contra el piso de las escaleras que daban a su sala común, muy de Joahnne por supuesto. Este era el día en donde Gryffindor, esperaba, que diera una gran jugada para luego luchar por la Copa de Quidditch. –Si no obtenemos la Copa de las Casas mejor será obtener algún trofeo en algo en lo que somos buenos.- comentaba mientras daba los últimos saltos por el nerviosismo que corría por la sangre de sus venas. Se encontraba frenética y a punto de devolver algo que había cenado la noche pasada. ¿Desde cuándo se tenía que cuidar con las comidas cuando el día siguiente es sumamente importante y su presencia vale oro? NUNCA. Por algo era como era, cuanto más nervio sentía más se atiborraba de comida pareciendo un gato recién castrado.  Y claro que no tenía nada que ver que siguiera siendo virgen, bueno, mejor dejábamos eso de lado que no interesa en todo esto.

Los pasos eran gigantes como si fuese un elefante preñado. ¿Estaba teniendo complejo con los animales obesos o rellenos de amor? No, pero es mejor fingir que sí. ¿Qué? Quedaba menos subnormal. Respiró con dificultad. Debía llegar a tiempo hasta el campo de Quidditch para poder cambiarse instantáneamente antes de que comenzara el partido. Llegó y las gradas comenzaban a rebasarse de gritos como también de apuestas entre los alumnos. Algunos profesores parecían fuera de sus casillas por apostar entre ellos, como también por defender a su antigua casa o a la que debía protección. Su cabello revoltoso y pelirrojo caía por sus hombros mientras la sonrisa lucía firme en su rostro. Emocionada era poco.

Ya en los vestidores comenzó a quitarse de encima la blusa, la piel blancuzca hacía acto de presencia. Su estómago seguía revuelto por culpa de los nervios y las comidas de la noche anterior. Sus pertenencias parecían haber sido violadas, todo desparramado por el suelo o colgando de la puerta. Las comenzó a doblar cuando ya no tenía nada encima. –Más vale que no hayan fisgones por ahí.- sentenció. Tomó su uniforme de Quidditch y empezó con la travesía de soñar que hoy ganarían.  Esperaba que Lisbeth llegara para cambiarse juntas pero el tiempo era casi oro y no iba a dejar a los pobres muchachos sin una capitana. Salió acomodándose sus protecciones, daba gracias de que fuera contra Ravenclaw. No saldrían sin rasguños si de Slytherin se tratara. Su cabello fue amarado en una trenza desaliñada.  

-¿Qué le puedo decir equipo? Saben que esto es un juego y que, a la vez, se compite por la final. Den lo mejor de sí y no teman al equipo contrario, muéstrense seguros que ellos temerán. Es mi primer año como capitana de ustedes y es todo nuevo, no les hablaré de lo nerviosa que me encuentro. Sé que ustedes lo están más o menos que yo. Simplemente quiero que se esfuercen y se diviertan, nada de miradas tristes en el campo o desanimo. Podemos remontarla si estamos en apuros, llegados a ese caso.- sonrió dándoles fuerzas, una sonrisa sincera que no quería provocar más nervios si no confianza. –Lisbeth, ten el ojo en la snitch en cuanto se aparezca. Confiamos en ti pero si no la agarras no tengas miedo, ni que nosotros te vayamos a comer. Así que sí, creo que se entendió mi punto de no rendirse y luchar por el lugar con una sonrisa. ¡Suerte equipo! ¡Vamos Gryffindor! – gritó con emoción las últimas dos frases. Entusiasmada, esplendida y nerviosa. Las personas que presenciarían el partido estaban en el auge, cualquiera pensaría que era el mundial en el mundo muggle. Para ellos era un día perfecto para jugar Quidditch.
avatar
InvitadoInvitado

Gabriel J. Blumer el Vie Mar 20, 2015 10:56 am

Su brazo desnudo salía de entre las sábanas. Era lo único que salía de estas, pues taba tan completamente dormido que todas las mantas cubrían su cuerpo, incluyendo su cabeza. Su cuerpo reposaba boca abajo con el brazo en la postura adecuada para golpear el despertador cuando este sonase. Algo que, ni mucho menos, llegó ese día.

Ni ese, ni ningún otro, pues los objetos muggles no funcionan en los terrenos de Hogwarts y ni si quiera tenía un despertador sobre la mesilla, tan sólo el recuerdo de haber tenido uno alguna vez. Escuchó la puerta   cerrarse de golpe y en ese preciso  instante las sábanas cobraron vida propia, pues quien se escondía bajo ellas dio un par de vueltas acomodándose bajo el calor de estas. Abrió un ojo y luego intentó hacer lo mismo con el otro, pero se quedó en un mero intento.

Se quedó en un mero intento hasta que recordó la razón por la que tenía que levantarse pronto un sábado. O más bien, recordó que tenía que levantarse pronto y por eso había oído la puerta cerrarse tras de sí. ¡El Quidditch! Echó todas las sábanas hacia atrás y saltó, literalmente, de la cama, rumbo a la ducha, donde no estuvo más de dos minutos. Aún con el cepillo de dientes en la boca se intentó poner los pantalones cayendo sobre la cama. No sabía si alguno de sus compañeros seguía durmiendo pero tampoco le importaba en aquel momento. El primer partido de la temporada y él ya llegaba tarde.

Se sacudió el pelo en un vano intento para que este perdiera la humedad y salió corriendo escaleras abajo, no sin antes lanzar una almohada contra la cama de Max. No sabía si seguía bajo las sábanas o ya se había ido pero si aún seguía ahí dentro pretendía despertarlo. Fue colocándose el cinturón mientras las escaleras le llevaban hasta el piso inferior y colocándose el jersey de Quidditch con los colores de su casa. Volvió a pasar la mano por su pelo y pasó a trompicones al Gran Comedor por dos razones. En primer lugar, quería coger algo para desayunar, ya que eso de ir a jugar al Quidditch con el estómago vacío no parecía la idea más inteligente. Y, segundo, porque la puerta trasera del Gran Comedor era mucho más rápida para llegar al Campo de Quidditch.

Le quitó una napolitana a un alumno de tercero en cuanto este la cogió del cesto y con una sonrisa inocente salió huyendo del Gran Comedor. Aún estaba a medio vestir, por lo que iba acabando de colocarse la ropa mientras corría hacia el campo de Quidditch con el bollo sujeto por la boca. Como se tropezase en aquel momento su caída sería tan épica que aparecería en los libros de Historia durante siglos.

Por suerte no llegó demasiado tarde, ya que sus compañeros seguían allí, aunque Axel ya había comenzado a dar su habitual discurso de motivación. Normalmente eran voces sin sentido taladrando sus oídos, pero aquel día no fueron ni eso, pues sólo escuchó la mitad de este. – Tranquilo Grayson, este habla mucho pero luego no hace nada. Seguro que si perdemos es porque le metieron a él tantos puntos por el aro que no te servirá de nada coger la snitch. – Dijo con tono bromista dándole una palmadita en el hombro a su amigo antes de comenzar a comerse el desayuno.

La gente se vestía y preparaba. Los nervios estaban a flor de piel y la motivación caracterizaba al equipo. Bueno, al resto del equipo, pues Gabriel estaba a coger uvas acabando de desayunar mientras se colocaba las protecciones en brazos y piernas. Casi se le cae la napolitana al suelo cuando recordó que no había traído su escoba, pero luego se acordó que su nivel de pereza llegaba hasta tal límite que su escoba estaba guardad en los vestuarios desde el último entrenamiento para que no se le olvidase en el dormitorio, algo muy normal siendo Gabriel.

Cogió la escoba una vez acabó el desayuno y se colocó el casco sobre la cabeza colocándose al final de la fila con el resto de sus compañeros. – Entonces, ¿Contra quién jugábamos hoy?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Nico Mirallegro
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : -
Lealtad : Neutral.
Patronus : -
Mensajes : 203
Puntos : 4
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t827-gabriel-j-blumer

Invitado el Vie Mar 20, 2015 12:44 pm

Por fin habían comenzado los partidos de Quidditch en Hogwarts y como de costumbre se notaba en el ambiente. Los días que había partido la gente estaba más alegre y motivada de lo que usualmente estaba. Los de nuestra casa nos daban ánimos y hablaban sobre anécdotas de partidos anteriores. A mí todo aquel ambiente me hacía sentir radiante y lleno de energía. Llevaba ya unos años en el equipo por lo que ya no solía tener los nervios que tenía al principio, además de que la forma en la que veía el Quidditch había cambiado radicalmente a lo largo de los cursos. Antes lo hacía por pura competición, pero ahora mi objetivo principal era pasármelo bien.

Aquel día nos tocaba contra Ravenclaw, lo que era una buena noticia, ya que a pesar de no conocer demasiado a todos sus integrantes sabía al menos que todos eran legales y que ganara quien ganara luego no habría incidente alguno. Si ganábamos no me jactaría de echarlo en cara y si perdíamos no tendría ningún problema en darles la enhorabuena, ya que será porque lo merecían. Deportividad ante todo.
En Gryffindor habíamos entrenado bastante durante todo el curso, así que según mi punto de vista estábamos preparados para lo que se nos echara encima, pero nunca había sido mi estilo infravalorar al enemigo, por lo que estaba dispuesto a hacerlo lo mejor posible.

Traté de desayunar ligero y llegar pronto al campo de Quidditch para charlar un poco con mis compañeros antes de entrar al campo, ya que siempre venía bien algo de comunicación antes de la acción. - ¿Preparada Capitana? – Le hice una graciosa señal con la mano como si fuera un soldado del ejército saludando a su teniente y me dispuse a cambiarme. Tras pocos minutos salí de nuevo y vi a Joahnne preparada para darnos un chute de positivismo. Me senté en un banquito justo en frente y la escuché con atención, con una sonrisa en los labios. Aquella chica siempre conseguía despertarla sin mucha dificultad, a pesar de que no habíamos tenido demasiado roce. Su discurso me había parecido bastante acertado. No promovía la rivalidad ni el “ganar a toda costa”, sino que nos animaba a que nos centráramos en divertirnos y dar lo mejor de nosotros mismos. “Eso está hecho” La miré con aprobación y le dediqué una cálida sonrisa antes de levantarme a por mi escoba. – Vamos allá. – Me dije a mí mismo en voz baja, alzando la mirada hacia el exterior, donde se extendía el campo de Quidditch.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Mar 20, 2015 11:06 pm

El día de partido nadie sigue las rutinas normales y más si tu equipo se está jugando algo. En este caso Gryffindor se juega poder pasar a la final y jugar contra Hufflepuff para ganar la copa de las casas. Es un día especial lleno de nervios, gritos, carreras. Por eso Leo se despertó ansioso y a la vez fatigado. Su principal motivación no era la victoria. Es algo que siempre viene bien al equipo y alegra a todos los integrantes de la casa de Godric Gryffindor. Pero Leo es algo más que eso. Se apuntó al equipo para poder liberar tensión, hacer ejercicio y conocer gente. Había conseguido lograr las tres cosas. Este último año está siendo muy pesado para todos aquellos que cursan séptimo. Es agotador prestar atención a un libro aburrido sobre Historia de la magia cuando hay todo un mundo ahí fuera. Tener la certeza de que puede montarse en la escoba da a Leo ganas de seguir. Es como una vitamina. Gracias al deporte a podido mantener su buena forma física. Incluso ha aumentado su fuerza con la mano derecha, que es su predilecta a la hora de golpear. En cuando a la gente, el Quidditch lo ha unido más a la gente de su casa. Estar en el equipo no se puede comparar a ser un as del fútbol o del baloncesto más debe ser parecido. Gente que anima, gente que juzga y gente que anima y juzga a la vez. La capitana, aunque es su primer año en el cargo, lo hace muy bien. Le sobra motivación. Leo cree que Joahnne es una excelente jugadora también. Y los demás. Niko, Lisbeth, Jason …

Leo se levantó con una sensación de optimismo demasiado fuerte. Ravenclaw tiene un gran equipo también, no son un rival fácil. Nadie lo es. La derrota era una opción en la que el Gryffindor prefería no pensar. El gran comedor era como una gran olla con agua hirviendo. Leo sentía calor. Viendo la mesa repleta de dulces y jugos se dio cuenta de que en realidad no tenía hambre. Sentía una opresión en el pecho como si se hubiese tragado una bludger loca. Intentó beber un poco de zumo pero no le entraba. Prefirió no desayunar. Sería asqueroso ver a alguien vomitar desde las alturas. Leo saludó a sus compañeros con su sobriedad característica y salió del gran comedor para ir directamente al campo. Primero a los vestuarios. Allí fue donde la gran capitana dio su discurso, animando a todo el mundo para intentar animarse ella. El golpeador mostró su mejor sonrisa. Si uno no cree en lo que hace es mejor que no lo haga. - A por ellos. - Se animó a sí mismo. Dio un golpe amistoso en el hombro de Niko y luego un pequeño guiño para Joahnne. Salieron todos al campo entre gritos y jolgorios. El Gryffindor sabía que no iban a dejarse ganar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 19
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 27.850
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 358
Puntos : 102
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t2954-arcon-de-leonardo-lezzo

Jason Mirchoff el Sáb Mar 21, 2015 1:38 am

El chico se despertó esa mañana sin siquiera oír el despertador. Sus compañeros de dormitorio ya estaban levantados, al final terminó siendo el rezagado, para no variar. Se colocó el uniforme con rapidez, cogió su escoba y bajó al gran comedor. Tenía hambre, un hambre voraz. A pesar de que llevaba jugando al quidditch desde su tercer año en Hogwarts, siempre tenía los nervios previos. Pocos apostaban por él, pocos creían que fuera un buen guardian teniendo en cuenta su patoseria consumada. Pero él estaba ahí para demostrar que todos se equivocaban, no tenían ni la más mínima idea de lo que podía hacer cuando se lo proponía. Esta no sería una excepción.

En el gran comedor todos parecían darle ánimos. El iba con el pelo rojo y dorado, los colores de su casa. Se sentó en la mesa y comenzó a devorar las magdalenas, unas cinco se comió acompañadas de un gran vaso de jugo de calabaza. - Deberías comer algo, Leo - Dijo a su compañero, aunque apenas se le entendió, pues tenía la boca llena. Ir a hacer deporte con el estómago vacío no era aconsejable, podía sufrir un pequeño mareo y eso nos podría costar unos cuantos puntos en el partido. Debíamos ganar, al menos darlo todo.

Saciado su apetito, y porque lo empujaron hacia el campo, descendió las escaleras de Hogwarts y se adentró en los vestuarios. Joahnne, esa chica de sexto con el pelo tan rojo como la sangre, estaba dando un pequeño discurso, lo propio de la capitana. - Perdón por el retraso, es que las magdalenas estaban desmasiado ricas. - Se excusó, encogiéndose de hombros y sonriendo de oreja a oreja. - Ganamos o perdamos, luego nos vamos a las tres escobas a celebrarlo. - Comentó queriendo relajar los nervios de los presentes, pues algunos tenían una cara de preocupación que no animaba demasiado. - Hay que hacerlo lo mejor posible, ¡qué somos leones! Podemos con todo. - Añadió el chico al final. Le gustaba animar a todo el mundo, y de paso animarse a él mismo. Se colocó el casco y se posicionó junto a la puerta, que apunto estaba de abrirse.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Beau Mirchoff/Alexander Skarsgard
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (varitologí
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 15.850
Lealtad : Orden de fénix
Mensajes : 237
Puntos : 127
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t353-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t355-el-resumen-de-mi-vida-social-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t953-orden-temporal-jason-mirchoff http://www.expectopatronum-rpg.com/t1106-las-cartas-son-pequenos-mundos-jason-mirchoff
Jason MirchoffUniversitarios

Invitado el Sáb Mar 21, 2015 4:06 am

El ambiente dentro de los cuartos femeninos en las torres de ravenclaw era completamente pacifico, como si el fresco aire de invierno que entraba por los ventanales hechizara el lugar con una quietud completamente mágica. O por lo menos eso parecía en primer momento hasta que Roselyn salió del cuarto azotando la puerta tras ella; unas quejas se escucharon provenir por parte del resto de las féminas que aun se encontraban durmiendo pero sus quejas ya no eran escuchadas detrás de la madera de la puerta. Un suspiró brotó de sus labios antes de encaminarse escaleras abajo hacía el Gran Comedor.

- Mientras no nieve... - Bajó el último par de escalones que la dejaron en la planta baja mientras acomodaba la escoba sobre su hombro derecho. El día aparentaba ser bastante favorable para un partido de Quidditch pero ello no evitaba que la joven águila se preguntase porque se había decidido finalmente a entrar al equipo; no era una chica precisamente atlética y tampoco solía interesarse en los deportes porque si, sin embargo un día que se encontraba aburrida decidió hacer las pruebas, y aunque creía fervientemente que no iba a quedar, si lo hizo. Fue un hecho extraño que de alguna manera la alegró y pese a que opinara que sería pésima, hasta ahora desarrollaba bien los entrenamientos, no mataba a nadie en pleno vuelvo e incluso un par de veces se vio capaz de dar un par de tantos a los aros. Definitivamente una sorpresa para si misma, una bastante grata.

No se tomó mucho tiempo desayunando, ni siquiera se detuvo para escoger algo que fuera de su elección, solo recogió una tostada con tal de no volar con el estómago vació y camino al campo acomodaba la túnica de su casa; a los pocos minutos fue adentrándose a la entrada de los vestidores para así encontrarse conque todos sus compañeros estaban listos. Sacudió las migajas que aun se encontraban en su túnica para luego atar sus cabellos en una coleta alta, normalmente sueltos ahora dejaba completamente en descubierto su rostro para no tener obstáculos durante el juego, fue luego del discurso del capitán, al que solo asintió un par de veces cuando se dirigieron a ella, que se dio cuenta de que era la única mujer entre toda la testosterona.- ¿Y Davina? - Se preguntó a si misma, frunciendo ligeramente el ceño al detenerse al lado de la entrada al campo para terminar de arreglar su equipo.

Al parecer, durante ese partido solo serían ella y Gabriel, no era nada malo, claro que no. Pero esperaba ganar, seria divertido dejar el gran equipo de los leones en ridículo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Mar 22, 2015 12:41 am

McDowell no se caracterizaba por ser el chico más puntual del colegio, ni siquiera por llegar con unos minutos de retraso. Sin embargo ésta era una ocasión especial, los partidos de Quidditch requerían de una atención especial. Tal relevancia tenían para él, que se levantaba dos horas antes de lo normal. Tenía un ritual prefijado desde hace dos cursos, momento en que entró al equipo. Aunque con su cargo de prefecto, lo había modificado ligeramente.

Se viste con rapidez, ropa deportiva siempre en estos casos. Salía de su habitación y bajaba al quinto piso, corriendo estilo marcha. Al llegar a éste recorría los pasillos hasta dar con el baño de los prefectos, lugar en el que se adentraba y se daba un baño relajante durante media hora. No había duda de que se trataba de el lugar más relajante del castillo, esa enorme bañera con espuma y olores tan agradables que cualquiera se quedaría dormido. Pero Max no se quedaba con la cabeza fuera del agua, no señor. Max se sumergía en el agua en intervalos de tres minutos. Aumentando poco a poco su capacidad para no respirar. Ahí, bajo el agua, se evadía por completo del mundo y es lo que más necesitaba antes de un partido.

El tiempo pasó, así que se vistió de nuevo y subió a su dormitorio, corriendo igual que había bajado. Peculiaridades del Ravenclaw que pocos llegaban a comprender, pues ni siquiera se molestaban en preguntar. Al llegar a su habitación pudo comprobar como Gabriel seguía dormido. No le dio importancia, estaba seguro de que tenían tiempo de sobra y de que se despertaría a tiempo. Se puso el uniforme, cogió su Nimbus 2000, regalo de su preciosa hermana, su bate y emprendió su camino al campo. Haciendo una pequeña parada en el Gran Comedor a tomar dos tostadas con mermelada de arándanos.

- Eso está hecho - Respondió a Axel, pocas cosas le gustaban más que hacer temblar al contrario cuando las bludgers pasaban cerca de sus caras, aunque pocas las había desviado directamente a sus contrincantes. No le parecía ético esa mala jugada. Pero ello no quiere decir que no disfrutara cuando alguién era golpeado por una de esas pequeñas y traviesas pelotas. - Grayson, más te vale no perder de vista la snitch por mirarle el culo a la buscadora de Gryffindor. - Bromeó el joven, dándole un pequeño golpe en el hombro. Max estaba listo, tan seguro de si mismo como siempre.
avatar
InvitadoInvitado

Lisbeth Ravensdale el Dom Mar 22, 2015 8:12 am

Siempre que había partido me ponía nerviosa la noche anterior. Era normal, ser la Buscadora de un equipo de Quidditch era bastante presión a veces, pues cuando no coges la Snitch te sientes terriblemente culpable. Di varias vueltas a la cama, pensando en el partido que teníamos al día siguiente y repasando todas las posibilidades que había. ¿Y si no veía la Snitch y perdíamos? ¡Me encerraría en alguna sala abandonada del castillo y no volvería a salir en semanas por culpa de la vergüenza! Había entrenado muy duro siempre que había podido, que era básicamente todos los días, y todos los entrenamientos siempre han salido bien, pero nunca se sabe... Intenté ser positiva, y al final me dormí y conseguí descansar unas cuantas horas. Dormir y descansar es importante. ¡No puedo ir a un partido pareciendo un zombi, es era peligroso! No sólo no vería la Snitch si estaba dormida, sino que además podía resbalar me y caerme de mi escoba y partirme el cuello y... y ya estoy pensando de manera negativa. Menudo asco.

Casi no escuché el despertador, lo cual habría sido un desastre, pero por fortuna eso no pasó y me desperté a tiempo. Me arreglé, cogí todo lo necesario y fui primero a desayunar. Necesitaba tener fuerzas. En el Gran Comedor me encontré a Ian, que iba de camino al campo para ver el partido desde las gradas. Me dio un fuerte abrazo y me deseó suerte, a lo que yo respondí alzando una ceja y mirándole con una expresión graciosa, pues sido mucho que él quiera que tenga suerte y gane mi equipo. ¡Es un Slytherin! Se llevan mil veces mejor con los Ravenclaw que con los Gryffindor, pero bueno, Ian es mi amigo y me alegra que venga a decirme unas palabras de ánimo antes del partido.

Después del desayuno fui a los vestuarios, donde el resto del equipo estaba poniéndose el uniforme. Yo hice lo mismo y luego me reuní con ellos para escuchar lo que tenía que decir la capitana, Joahnne. Menos mal que teníamos números en los uniformes, porque si no por culpa de nuestro color de pelo idénticos nos confundirían todo el rato. Miré a los demás. Todos parecían estar entre nerviosos y ansiosos, lo cual era normal, pero todos estábamos preparados para salir a jugar al campo. El Quidditch era lo que nos apasionaba, después de todo.

El discurso de Joahnne fue muy bueno, y la dediqué una amplia sonrisa llena de optimismo.- Gracias capitana. Pero no te preocupes, que esa Snitch no se me escapará- dije alegremente y guiñando un ojo llena de ganas de salir a jugar ya. ¡Quería montarme en mi escoba y volar!- ¡Ánimo chicos! Vamos a demostrarles a las águilas que los leones somos los reyes y los mejores.

Cuando anunciaron que ya podíamos salir al campo sentí un gran nudo en el estómago, pero desapareció en cuanto cogí mi escoba y me llené de confianza. ¡Cogería la Snitch antes que el Buscador guapo de Ravenclaw, de eso estoy segurísima!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Invitado el Dom Mar 22, 2015 4:12 pm

Ojalá se pueda jugar un partido entre adultos, ahí se vería todo el potencial que teníamos cuando estudiábamos. No digo que las nuevas generaciones no jueguen bien, tan sólo digo que echo de menos jugar con mis compañeros de colegio, ains que nostálgica me pongo algunas veces...A ver si quedamos todos juntos, que hace siglos que no veo a algunos, a otros sí por esto de estar en la Orden y demás, pero yo digo en un ambiente que estemos libres, sin trabajar ni nada.

Tras mis pensamientos nostálgicos, alcé la mano para que todo el mundo me escuchara, ya era la hora de que diera comienzo el segundo encuentro de la temporada. -Muy buenas a todos, bienvenidos al segundo encuentro que enfrentarán a las casas de Gryffindor y Ravenclaw. Paré unos instantes para que todo el mundo empezara a ovacionar a sus respectivos jugadores, incluso yo alzaba los brazos para que aumentara el ruido, vamos coño... -Demos la bienvenida a los jugadores, espero que les deis todo vuestro apoyo durante todo el encuentro.

Tras ver como todos los jugadores se colocaban en sus respectivos puestos, les indiqué a todos que jugaran con deportividad, que aquí se venía a disfrutar del deporte. Primeramente solté las bludgers, luego en un abrir y cerrar de ojos la snitch desapareció de mis manos, y por último lancé la quaffle mientras hice sonar mi silbato para que diera comienzo el partido. -Señoras y señores...Comienza el partido, veamos que cazador agarra antes la quaffle. Dejé de habalr para que todo el mundo pusiera ahora su atención a los jugadores, espero que en este partido haya mas goles que en el anterior porque vamos...No me gusta que los partidos se acaben en menos de una hora.


OFF: Ha dado comienzo el partido, mucha suerte a los dos equipos ^^ Cualquier duda mandadme un MP, intentaré responder con rapidez.

Las normas a seguir son las que están en la normativa del foro, pero yo voy a copiar y pegar para que lo leáis por aquí. El primer turno son los cazadores, Nikolai con Roselyn y Joahnne con Gabriel. Cuando acabe la primera pareja, postearé un off con el marcador actual y daré paso a la siguiente, tranquilos que solo es un off informativo no es un post jajaja

Parrafo del turno de cazadores: 2. Los cazadores tirarán un dado cada uno. Su post puede ser simplemente “off:tiro dado” para hacer el partido más dinámico. El cazador cuya puntuación sea mayor volverá a hacer otro post, esta vez lanzando a puerta. Se debe de tener en cuenta que si perdiste en la tirada debes editar tu “off:tiro dado” y hacer un post donde describas que perdiste. Si por el contrario ganaste la tirada, debes hacer un segundo post redactado donde describas lo sucedido anteriormente y tu tiro a puerta. A su vez, se tira un dado.

3. El cazador tira a puerta lanzando un dado, entonces es el turno del guardián, que hará otro post sobre cómo intenta parar la pelota


Última edición por Esther Fenixheart el Dom Mar 22, 2015 4:20 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Cuenta de Ambientación el Dom Mar 22, 2015 4:18 pm

Para que no haya líos en cuanto a los dados y los RPs de cada jugador, aquí encontraréis qué RP tenéis cada uno. Los RPs no son para todos iguales y dependen de los objetos comprados. Aquí tenéis la lista de lo que tiene cada uno y, por tanto, cual sería su RP final en cada parte.


  • ATAQUE: Este RP afecta a los cazadores contra otros cazadores. A su vez, afecta tanto al cazador que lanza a los aros como al guardián que defiende los aros. Igualmente, es el RP de ataque.
  • DEFENSA: Este RP ÚNICAMENTE se refiere a los golpes de bludger, es decir, es la defensa que tenéis para esquivarla en el caso de no ser golpeadores. En el caso de ser golpeadores podéis contraatacar con el RP de golpeador si le dais con el bate.
  • GOLPEADOR El RP que tiene el golpeador a la hora de lanzar la bludger contra otro jugador.
  • BUSCADOR: El RP que tiene el buscador para coger la snitch.


RAVENCLAW:
AXEL S. CROWLEY
Alumno de séptimo: +7
Guantes: +1
Cometa 290: +3
ATAQUE: +11
DEFENSA: +10


GRAYSON BARKSDALE
Alumno de sexto: +6
Anteojos: +1
Saeta de fuego: +7
DEFENSA: +13
BUSCADOR: +14


MAX MCDOWELL
Alumno de sexto: +6
Bate: +3
Nimbus 2000: +5
DEFENSA: +11
GOLPEADOR: +14


ROSELYN BIRDWISTLE
Alumno de sexto: +6
Guantes: +1
Cometa 290: +3
ATAQUE: +10
DEFENSA: +9


GABRIEL J. BLUMER
Alumno de sexto: +6
Guantes: +1
Cometa 290: +3
ATAQUE: +10
DEFENSA: +9

GRYFFINDOR:
NIKOLAI ZAITSEV
Alumno de séptimo: +7
ATAQUE: +7
DEFENSA: +7


LISBETH RAVENSDALE
Aluma de sexto: +6
Saeta de fuego: +7
DEFENSA: +13
BUSCADOR: +13


LEONARDO LEZZO
Alumno de séptimo: +7
Saeta de fuego: +7
GOLPEADOR: +14
DEFENSA: +14


JAHNNE HERONDALE
Alumno de sexto: +6
Guantes: +1
ATAQUE: +7
DEFENSA: +6


JASON MIRCHOFF
Alumno de séptimo: +7
Guantes: +1
Cometa 290: +3
ATAQUE: +11
DEFENSA: +10

A partir de este post si compráis objetos no servirán de nada. Este es el RP fijo para ESTE partido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 351
Puntos : 224
Ver perfil de usuario

Invitado el Lun Mar 23, 2015 11:04 pm

Off: Lanzo dado ~
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Lun Mar 23, 2015 11:04 pm

El miembro 'Roselyn K. Birdwhistle' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.