Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Encuentro en Hogsmeade [Sam Sullivan]

Abigail T. McDowell el Miér Sep 25, 2013 12:12 am

Sábado.
21:30 pm
Alrededores de Hogsmeade

Tenía que dividir mi tiempo para mis dos líderes; uno conocido por todos, mediocre y jefe del Ministerio, y el otro, el mago más importante y famoso de todos los tiempos. Hoy, había dejado de lados mis asuntos legales y había asistido a una de las clandestinas reuniones de El Señor Tenebroso. No había sido nada importante... simple información sobre el Ministerio y sobre el nuevo año en Hogwarts y el famoso Harry Potter. Desde que el Señor Tenebroso resurgió está ansioso con atacar Hogwarts y hacer el mundo mágico suyo, no obstante, es tan paciente como estratégico.

Por esa misma razón hoy había ido a pasar la noche a Hogsmeade. Los alumnos, hasta donde yo sé, o por lo menos hace diez años era así, pueden visitar Hogsmeade los fines de semana sin toque de queda, lo que es más que apetecible ya que la gran mayoría serían novatos aventureros conociendo su lugar de ocio de sus próximos siete años. Yo estaba allí básicamente para recopilar información sobre el famoso niño prodigio, pero no era mi máxima prioridad. Me habían entrado ganas de recordar como era mi tiempo libre por Hogsmeade y si había cambiado mucho el ambiente.

Después de salir de la Mansión de los Riddle, aun con la máscara puesta, me aparecí en medio del bosque de Hogsmeade, en mi sitio favorito, vestida con unos vaqueros negros ajustados, unas botas de cuero y una chaqueta de cuero cerrada. La noche era oscura, la luz creciente era la única iluminación en aquel bosque cerca del riachuelo. Me encontraba en una pequeña explanada cruzada por un riachuelo y rodeado por árboles del frondoso bosque, las sombras de las ramas sobre  el suelo en compañía de la ligera brisa que corría, hacía que aquel lugar llegase a ser incluso un poco tétrico, cuando por el día es todo lo contrario. Escuché un ruido proveniente de la oscuridad de los árboles, y lo primero que hice fue pasar mi mano por delante de mi máscara, haciendo que ésta desapareciese, mi rostro quedó al descubierto y el pelo me cayó alborotado, como de costumbre. No sujeté la varita ni nada, si realmente fuese una amenaza, tendría más cuidado a la hora de acercarse.

Simplemente esperé, quizás solo fuese un animal, y si no lo era, no tardaría en descubrirlo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Miér Sep 25, 2013 1:41 am

Como casi cada fin de semana que voy a Hogsmeade, se me ha hecho tarde entretenida mirando algunas tiendas. Cuando he querido darme cuenta, estaba absolutamente sola en la calle.
¿Dónde se habrá metido todo el mundo?” – Pensé al ver las calles desiertas.

Para colmo, se me ocurrió la “genial” idea de atajar por el bosque para ahorrarme algunas curvas del camino y así llegar antes, pero estoy casi segura de que me he perdido. Esta zona no me suena en absoluto y aunque, en teoría, debería haberme topado con el camino hace unos cuantos metros, no aparece por ningún lado.

“¡Genial! – Me digo mientras me cierro la cazadora. – Lo único que me faltaba era perderme. – Pienso mientras le doy una patada a la piedra más cercana por pura frustración. – ¡No pienso pasar la noche deambulado por este maldito bosque!” – Empiezo a angustiarme. Cada vez hace más frio y aunque intento no pensarlo, en los bosques viven muchas “cosas”.
“Tranquila Sam. – Intento tranquilizarme. – Ya verás cómo no es nada. Al subir la próxima hondonada veras las torres del Castillo y te sentirás como una estúpida por haberte puesto nerviosa.” – Pero a pesar de ello, saco la varita.

De pronto, aparece un riachuelo entre los árboles. No estoy segura, pero creo que es el mismo que cruza el camino. “Lo mejor será ir río arriba, hasta encontrarlo. – Me digo – O río abajo, claro.” – Pienso algo frustrada.
Al final decido ir rió arriba. "Tengo un cincuenta por ciento de posibilidades ¿no? – Intento ser positiva. – Y si en un rato no me he topado con él, siempre puedo bajar, al menos tengo un punto de referencia” – Me recuerdo mientras empiezo a recorrer la senda del río.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Miér Sep 25, 2013 9:21 pm

De entre las sombras, escuché unos pasos acercarse a mí, lentos y calculadores. Me giré lentamente, con una sonrisa ladeada y a la vez cansina, ¿no es Hogsmeade suficientemente grande como para irse a otro lado? Sabía quien era, básicamente porque le habían asignado vigilar este sitio también. No me molestaría, si no fuese porque es algo así como un acosador, tiene debilidad por cualquier humano con tetas y un poco de sensualidad. Se quitó la máscara de mortifago e hizo una reverencia. Anticuado que se cree sexy...

Buenas noches, pelirroja.sí, me abrumaba la capacidad de la gente para ponerme sobrenombres tan currados... ¿Sabías que viene una joven chiquilla río arriba? La acabo de ver y pensaba tenderle una emboscada aquí. —señaló el lugar con las manos en alto, invitándome a unirme a él. Más quisiera.
Ya veo, ¿por qué no mueves tu culo a la ciudad, dónde deberías estar, y me dejas a mí a esa chica? —le pregunto, mordaz e irónica. No me interesaba cualquier chica, pero por algún lugar habría que empezar... y como a esta hora es difícil encontrar a un alumno o grupo de alumnos, tendré que conformarme con lo que sea esa con tal de recopilar... algo, lo que sea. Él me miró con cara de: "¿Me estás echando?" y yo, simplemente, esbocé una irónica sonrisa— Sí, te estoy echando. Pero ayúdame antes a hacer que esa chica coopere un poco y luego te largas. —añado con autoridad acostumbrada a mandar sobre todos, guiñándole un ojo para que pille la indirecta y que no era una pregunta, sino una afirmación. Él, con una perversa sonrisa, se acercó para escuchar el plan. No le iba a gustar lo que había pensado, pero iba a hacerlo si o sí.

...Minutos después...

Cuando la chica había llegado a la pequeña explanada en dónde estábamos, le tiré un Expulso a mi odioso "compañero" y salió volando de entre la oscuridad de la noche, donde nos habíamos ocultado. Le había prometido que sería solamente un hechizo de parbulitos, pero las ganas de patearle no me faltaban, así que simplemente le mentí. Su cuerpo salió volando hacia la explanada, casi a escasos metros de ella, con la máscara de mortifago puesta. Luego, me desabroché la cazadora y salí corriendo hacia allí, en plan Aurora desatada por los nervios debido a que un mortifago se encontró con una joven e indefensa chica.

¡Aléjate! —le insté con voz de protectora mundial a la chica, mientras le lanzaba otro hechizo al mortifago. No obstante, lo teníamos bastante coordinado, yo me protegí de todo y, en un momento de despiste, le lancé un Depulso, el cual le dio y, en el aire, se transformó en sombras con el hechizo característico de mortifagos, huyendo y dejándome a mí de, como he dicho, protectora de la paz mundial.

Miro al mortifago irse e intento poner gesto de situación, algo difícil que no estaba acostumbrada a hacer, a lo que me giro y voy hacia donde está la chica con paso rápido, fingiendo preocuparme por ella, como lo haría cualquier Auror. Y, como cualquier Auror, también queda muy bien preguntar más cosas de las debidas para evitar futuros ataques, algo que me venía muy bien...

¿Estás bien? —le pregunto, rememorando todas esas entrevistas de Aurores que he visto en el Ministerio para hacerme una idea de cómo actúan. Pero no es muy difícil, son bastante predecibles.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Miér Sep 25, 2013 11:52 pm

Llevo un rato siguiendo la senda del río sin encontrar señales del camino. Estoy empezando a impacientarme y decido hacer memoria, intentar recordar algo sobre supervivencia, pero es completamente inútil. ¿De qué me sirve poder localizar el norte por el musgo que crece en los árboles, si luego no sé si la Escuela está al norte o al sur del pueblo?

¡Esto es estúpido!” – Me digo ya muy cansada. Hace frío, tengo sueño y lo único en lo que puedo pensar es en acurrucarme en mi suave y mullida cama. - “¿Por qué demonios me separaría de Lucy y las chicas con las que había ido a Hogsmeade? – Me recrimino. - “Bueno, eso es fácil. Porque llevaban veinte interminables minutos hablando de lo guapo y encantador que era el profesor de encantamientos. Un segundo más y me habría apuñalado con mi propia varita sólo por no seguir oyéndolas.”  

Esquivo una piedra, salto una ramita y, sin saber muy bien como, me encuentro en medio de un claro. He estado tan ensimismada en mis pensamientos que no sé muy bien como he llegado hasta allí. “Pues muy bien. – Me digo algo irónica. – Luego te extraña que no encuentres el camino.

Entonces algo sale despedido de entre los árboles y en un abrir y cerrar de ojos está frente a mí. Lo miro y me percato de que es un hombre aunque no puedo verle la cara, no sólo porque está oscuro sino porque la lleva tapada. ¿Es eso una máscara?
Todo pasa muy rápido pero de repente soy consciente de lo que ocurre. “¿Es un mortifago? – Pienso poniéndome histérica. - ¡Oh dios mío, es un mortifago! ¡Joder, Sam! – Empiezan a temblarme las manos. – ¿No podías perderte cualquier otro día?” – Instintivamente muevo la mano para coger la varita pero algo sale del bosque. Veo a una mujer corriendo hacia donde estoy, grita y gesticula pero no entiendo lo que dice, casi ni la oigo y por un momento todo parece muy silencioso.
Me quedo paralizada donde estoy, aún con la varita en la mano, y veo como ella le lanza un hechizo tras otro. Veo moverse su melena llameante a mi alrededor, es casi hipnótico.

Y casi tan rápido como ha empezado, todo acaba. La mujer se me acerca y me pregunta si estoy bien. “¿Estar bien?” – Pienso y entonces reacciono. Miro mi mano, con la varita agarrada apuntando hacia la nada, la miro a ella y luego, de nuevo a la varita.
Un poco más consciente de todo, comienzo a bajarla algo avergonzada. “¿Qué me pasa. Y si no hubiese aparecido ella? ¿Entonces que se supone que habría hecho?

- Yo… - Intento decir algo, pero las piernas me tiemblan y tengo la mente en blanco. Entonces, como si hubiese pulsado el botón de encendido, toda la información se acumula en mi cerebro. – Pero… Quien… ¿Por qué? Pero, pero... – Las palabras se atropellan en mi boca. - ¿Qué..? ¿Qué ha pasado? – Y respiro aliviada cuando por fin digo algo con sentido.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Jue Sep 26, 2013 2:47 pm

Conseguí reprimir esa tentación de sonreír ante aquella tan divertida escena. Me encantaba la cara que se le quedaban a los jóvenes estudiantes cuando ven a los mortifagos tan cerca de ellos. Nos temen en el mismo grado que nos aborrecen, y son incapaces de enfrentarse a nosotros sin que su miedo les prohíba mover ni un ápice de su cuerpo, su miedo les impide reaccionar a tiempo mientras asimilan la situación. En Hogwarts no te preparan para enfretarte a un mortifago, te enseñan a defenderte de ellos y en ámbitos muy escasos. Los jóvenes de hoy en día no tienen oportunidad contra nosotros, ¿qué van a hacernos? ¿Un Offensio contra un Crucio? Suerte.

No obstante, hoy esta chica iba a tener suerte, no pensaba, ni lejos, atacarla. El Señor Tenebroso está resurgiendo, y asumo que él querrá ser el que de el aviso de su resurgimiento para darse a conocer a todo el mundo que cuestiona su vuelta, de la manera más grandiosa posible. Además, un cuerpo en las afueras de Hogsmeade de una chica daría mucho de que hablar, así mismo, un ataque con daños y una víctima dispuesta a hablar, daría más problemas todavía.

Intenté parecer comprensiva ante su estado de shock avanzado y esperé a que se recompusiera para no atosigarla. A mí me daba igual, pero los aurores suelen esperar a que sea la víctima la que empiece a hablar. Y yo no tenía prisa. Sabía también que una chica cualquiera no era la persona más indicada para indagar sobre Harry Potter, pero todos en ese colegio conocen a ese niño, así que algo de información, por muy escasa que sea, debe de tener. Además, no está mal saber la opinión general de una alumna, puesto que así sabré cuánto sabe o deja de saber, o cuanto cree o deja de creer; y eso nos interesa muchísimo.

Tras balbuceos y palabras sin sentido, la chica por fin supo como reaccionar. Si Gary —el mortifago que acaba de salir volando— le hubiera hecho lo que tenía pensado, la llevaría clara, menos mal que Voldemort mandó una cabeza inteligente a Hogsmeade acompañado de ese estúpido. Cogí aire y me pasé el pelo por detrás de la oreja, intentando parecer preocupada.

Tranquilízate. —le aconsejo— Llevaba persiguiendo a ese desgraciado por todo el bosque, le sigo la pista desde hace semanas pero siempre huye como un vil cobarde... —le cuento, para que tenga ese voto de confianza. Le acabo de "salvar" la vida después de ponérsela en peligro, algo de confianza tendrá que haber—...Aunque no me quejo, justo apareciste. Menos mal que huyó o podría haberte hecho daño. ¿Qué haces aquí a estas horas? Con los rumores y sucesos que han pasado, ¿Crees conveniente estar a estas horas aquí? —le pregunto con cierta ironía, haciendo de adulta responsable y preocupada. Me doy asco— ¿Eres de Hogwarts, no? —añado la puntillita, dispuesta a preguntarle más cosas. Aunque primero iba a dejar que respirase o iba a estresarse, y no era plan de ahuyentarla, además, supongo que ella también tendrá preguntas, aunque no le aseguraba contarle la verdad...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Vie Sep 27, 2013 12:39 am

El peligro ha pasado pero no consigo relajarme, sigo alerta y pendiente de cada sonido del bosque aunque al menos puedo pensar con algo más de claridad.
Ahora que la mujer pelirroja se ha acercado, puedo ver que es más joven de lo que creía, es más bien una chica. Tendrá unos treinta años.
Entonces me pregunta que hago aquí, sola y a estas horas, y por alguna razón, empiezo a ponerme algo nerviosa. No sé si es por el tono de su voz o por su actitud, pero creo que me he metido en un lío, en uno mucho más gordo de lo que parecía en un principio.
Yo… – Intento encontrar las palabras adecuadas. – Sólo intentaba encontrar el camino a la escuela. Me he perdido y se ha hecho tarde… - Digo retorciéndome las manos. – Menos mal que has aparecido. – Le confieso algo avergonzada.

Oigo un ruido a unos metros, entre los árboles, y me hace saltar como un resorte. Que estúpida debo parecer.
Por cierto yo soy… – Y entonces, mientras le echo una ojeada, caigo en la cuenta que seguramente será del ministerio. “¡No puedo decirle mi nombre real! – pienso. – ¿Y si se enterara mi madre? Me tendría recluida en casa durante meses. ¡Y con ella!” – Me abruma solo de imaginarlo – Soy Kate – le digo intentado parecer tranquila –, Kate Johnson. – Soy consciente de que pueden haber cientos de Kate Johnson así que, aunque quisiera, sería casi imposible que diera conmigo. – Sé que ha sido irresponsable estar por aquí sola, pero cuando me he querido dar cuenta, todos se habían ido. – Intento parecer inocente, aunque realmente le estoy siendo sincera.

Echo una ojeada al claro y me siento incomoda, quiero irme de aquí cuanto antes. Además, aquí somos demasiado visibles. Puede haber cualquier cosa entre los árboles, observándonos, y no lo sabríamos. “¡Oh, lo que me faltaba! ¿Ahora voy a volverme una paranoica?” – Me digo. Pero lo cierto es que sí que quiero irme.

¿Sabría indicarme el camino de vuelta?  - Le digo esperanzada. – No quiero meterme en ningún lio. Bueno, en ningún otro. – Intento explicarme. – Por cierto, es usted del ministerio ¿verdad? – Le pregunto, aunque creo conocer la respuesta.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Sáb Sep 28, 2013 12:13 am

Si tuviese mi máscara puesta y mis intenciones bien claras, ahora mismo estaría relamiéndome de la diversión. Esta pobre chica, perdida y nerviosa, podría haber sido una presa de lo más divertida. Me gustaba que la gente luchara por su vida, pero a veces divertirse con alguien que es incapaz de conjurar un hechizo por culpa de su estado de Shock al ver a un mortifago atacándote, es mucho más entretenido. No obstante, me iba mucho más divertirme con gente de mi edad. No es que la menospreciara —que también—, pero creo que alguien como ella no tiene nada que hacer, y me gusta demostrar que soy mejor a mis iguales, no a alguien que sé que no me iguala en ningún sentido. Por esa razón la había escogido como conejillo de indias. Le había brindado la opción de vivir, siempre y cuando me resultase útil... aun queda camino para llegar a Hogwarts.

Decidí evitar atosigarla, básicamente porque si se ponía nerviosa, su cabeza comenzaría a dar más vueltas de las necesarias y no necesitaba a una alumna saturada y echando humo por todo los poros de su cabeza.

¿Y para encontrar el camino a la escuela te adentras en el bosque? Una idea muy lógica, sí. —me burlo, y, a pesar de que lo hago de verdad por su brillante idea, intento parecer bromista y risueña, en plan para liberar tensiones.

Se presenta como Kate Johnson, un nombre típico y bastante normal. Se vuelve a excusar sobre su estancia en ese lugar tan poco apropiado y, con cierto cansancio, pues me la suda que se excuse más o no, le sonrío por puro teatro.

Yo soy Abigail McDowell —me presento, sin miedo a ocultar mi verdadera identidad, por suerte, mi nombre es bien visto en el mundo mágico, no soy conocida por todos, ni me interesa, pero los que me conocen saben muy bien quién soy— Y no te preocupes, podría indicarte el camino de vuelta, pero teniendo en cuenta dónde estás, a estas horas, tu sentido de la orientación y lo que acabamos de presenciar, prefiero acompañarte hasta lo más cerca que pueda. Los mortifagos no son limpios, y jamás te fíes de sus actos. Cuando menos te lo esperas, pueden volver a atacarte Amén. Yo era la más sucia en ese aspecto, por eso lo sabía... No hay nada que me guste más que el factor sorpresa...

Empecé a caminar hacia el interior del bosque, oscuro y bastante siniestro a esa hora, sobretodo para ella, ahora que sabía que podría encontrarse a cualquier otro mortifago o un peligro peor ahí dentro. No obstante, tenía suerte. Lo peor que podría encontrarse lo tenía justo al lado. Sabía de alguien que después de hoy iba a pensarse dos veces eso de separarse de su grupo de amistades en Hogsmeade.

Así es —le contesto—. Trabajo directamente para el Ministro, y quiere orden y seguridad para Hogwarts y Hogsmeade, por eso estoy aquí. —mentí, sin más. Aproveché la pregunta que me hizo, para devolver alguna que otra que me interesase— ¿Has visto algo raro por Hogsmeade lo que llevas de curso? Habrá que poner más vigilancia, con todos los rumores que ha habido, no me extrañaría que volviesen a haber más mortifagos por esta zona, ya sabes, por lo del niño prodigio y el "resurgimiento" de el-que-no-debe-ser-nombrado... —hago comillas, como si quisiera no creerme ese hecho, como hacen todos los Aurores escépticos. Idiotas ignorantes...¿Te crees algo de eso? —agrego, apartando una gran rama entre dos árboles para dejarla pasar por el medio a ella primero. Soy un sol. En serio, me doy asco, ¿y si me pego un tiro? Lo que hay que hacer para que la vuelta de Lord Voldemort siga siendo un misterio...

Antes de pasar yo por esa rama miré hacia atrás, lugar lúgubre y muy solitario. Podría matarla, esconder el cuerpo, o, más divertido, no dejar ni rastro, y nadie escucharía ni el más mínimo grito ni sabría nunca nada... Qué tentador. De hecho, solo me hacía falta sacar la varita y la tendría a mi merced... Pasé por la rama, esperando su contestación y poniéndome a su lado mientras aparentaba escucharla. Lentamente, saqué la varita de mi manga...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Dom Sep 29, 2013 9:32 pm

Por suerte se ofrece a acompañarme al castillo y es realmente un alivio. Estoy demasiado nerviosa para ir sola el resto del trayecto, creo que terminaría sufriendo un infarto por el simple ruido de una ramita rota.
Sería una muerte un tanto estúpida. – Pienso. – Sobrevivir al ataque de un mortífago para morir del susto”. Aunque debo ser realista, eso no ha sido un ataque. Y es que de haber sido así, ahora no estaría aquí muerta de miedo. Sino fría y pálida en el suelo de ese claro.

La verdad es que no he visto nada raro. – Le contesto a su pregunta. – Bueno, hasta hace un momento claro. – Sonrío algo frustrada. Me molesta bastante admitirlo, pero lo cierto es que, aunque pasara algo extraño en el pueblo, es muy probable que no me percatara de ello. Solía ensimismarme en las conversaciones o mirando escaparates. Ya era una suerte ser consciente de lo que tenía delante.

Seguimos caminando y los pies me matan. Solo pienso en llegar lo antes posible. Quiero quitarme las botas y dormir durante toda una semana.
Bueno, eso es algo complicado. – Le digo con respecto a Harry Potter. – Siempre está en medio de algo, como si necesitara destacar. Si no mata al Basilisco, lo persigue un fugitivo de Azkaban o es elegido el “cuarto” mago del Torneo de Los Tres Magos. – Le digo consciente de cómo suenan mis palabras. No es que tenga nada en contra de ese chico, no me ha hecho nada, pero algunos hechos hablan por sí solos. – Aunque, – medito un momento –  Cedric Diggory no iba a morirse él solo, ¿no? – Le digo mientras esquivo un rama baja. – Muchos creen que se lo ha inventado todo. Que no es más que una gran mentira para ocultar que algo pasó entre ellos dos y salió mal, aunque, ¿quién sabe? – Comento sin darle mucha importancia. Nunca me pareció una versión muy creíble, demasiado rebuscada para mi entender.

Alzo la vista y me frustra comprobar que las copas de los árboles apenas me dejan ver el cielo. “Si al menos pudiésemos llegar a una elevación. – pienso. – Así podríamos ver las torres del castillo.”
¿Sabes si queda mucho hasta el camino? – Le digo a Abi mientras me froto ambas manos contra el pantalón, empiezan a entumecerse por el frío.

Y entonces una idea me pasa por la cabeza. “¿No había dicho ella que adentrarse en el bosque no había sido buena idea? Porque es justo lo que parece que hacemos” – Pienso e instintivamente empiezo a mirar a mi alrededor, intentando ver algo que me resulte conocido.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Dom Sep 29, 2013 11:59 pm

...saqué la varita e hice un "Lumos". Aquello estaba condenadamente oscuro, y quería evitar tropezar o cualquier otro acto estúpido. Me gustaba la oscuridad, ¿pero qué clase de auror va por el bosque, a oscuras, en compañía de una alumna? Debía aparentar. Además, cualquier cabeza inteligente no alertaría su posición con luz, no obstante, gente como yo es lo más peligroso que me puedo encontrar por estos lares a estas horas, así que no tenía por qué preocuparme, si me encontraba un mortifago, sería pan comido, y si me encontraba un auror... Por favor, soy la secretaria del ministro, con verme el color del pelo me dejarían en paz...

Escuché con tremenda diversión lo que decía sobre Harry Potter. El pobre niño prodigio tiene tantos admiradores como enemigos. Al parecer no es tan querido como lo pintan... Su fama le ha vuelto odioso, a mi también me caería mal, pero la cuestión es... ¿a mí alguien me cae bien? Esbocé una sonrisa y negué con la cabeza a sus palabras, sin añadir nada. Sería imposible opinar a eso sin dejar visible mi verdadera opinión, y paso de darle flores al chico que derrocó a Lord Voldemort con apenas meses sólo por aparentar.

Vaya, veo que conoces las hazañas del joven Potter. ¿En qué curso estás? Por cómo hablas de él, supongo que lo conoces bastante bien, ¿no? —opino deliberadamente, como quien no quiere la cosa. Hablo en tono bajito, tranquilo y sin ninguna perturbación o prisa. Escucho lo de Cedric y consigo evitar que se me dibuje una perversa sonrisa. Yo estuve presente en ese momento y... no exagero al decir que se pueden tener pequeños orgasmos fuera de ámbitos sexuales— Cierto, quién sabe... —dejo en el aire, pensativa, mientras sigo caminando por el bosque— Yo creo que fue obra de la magia oscura pero... quiero creer que el mago más poderoso de todos los tiempos no ha vuelto, o el mundo mágico está en grave peligro... y esto de que aparezcan mortifagos por esta zona, nos tiene preocupados en el ministerio... —mentí, para variar. Si Lord Voldemort me oyese decir esto, posiblemente ahora mismo estaría siendo azotada con cadenas mientras sufro un Cruciatus... ¿Tú qué opinas, Kath? A veces las mentes más jóvenes tienen las mejores ideas y versiones.Já. Más quisiera. ¿Desde cuándo tengo tanto arte en hablar así? Esto de trabajar tan cerca de aurores y demás va a terminar por lavarme el cerebro y volverme gilipollas. ¿Jóvenes mentes? Todas las mentes de los alumnos están lavadas con lejía familiar. Rara vez una sale independiente e inteligente. Muy rara vez...

Tras un rato, en donde la noto nerviosa y perdida, me pregunta que si queda mucho para encontrar el camino. Podríamos haber encontrado el camino hace rato si hubiese echado por otro lado, pero simplemente me metí por el bosque. Tenerla a mi lado en base a su miedo, me beneficiaba, y no pensaba ir al camino, hasta que no quedasen más opciones. No obstante, no quedaba mucho para llegar.

No, tranquila. Pronto llegaremos a las afueras de Hogsmeade y podrás volver al Castillo por un lugar seguro. —lo de "seguro" era relativo, a veces en Hogsmeade es donde están las peores personas y es un lugar muy céntrico que conoce tanto magos oscuros como peligrosas criaturas mágicas— ¿Ves aquel cambio de nivel del a tierra? Lo pasamos y llegaremos a la parte trasera de Cabeza de Puerco. No es el lugar más decente de Hogsmeade, pero mejor un borracho a un mortifago, ¿no? —mi consciencia me escupe por parecerme tanto a mi madre en estos momentos y no me quejo, me lo merezco. Esbozo una sonrisa ladeada, acelerando el paso y mirando, de vez en cuando, para atrás, para hacer como que hago la guardia y vigilo nuestras espaldas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Lun Sep 30, 2013 4:03 pm

Dudo que exista alguna persona en Hogwarts que no conozca la existencia de Harry Potter. – Le digo mientras intento no tropezar con una roca, solo me faltaba torcerme un tobillo para tener «la noche perfecta» – Y en cuanto a sus “hazañas”,  suelen correr como la espuma. Siempre hay alguien dispuesto a opinar o a inventar algo al respecto. – Todavía recordaba un absurdo rumor que corrió durante tercer curso. – “Harry Potter a espantado a cientos de dementores con un patronus. Y él solo” – Decían. Sigo sin entender a quién se le ocurrió esa descabellada idea. ¿Quién iba a creer algo así? – Estoy en quinto curso. – Le contesto a Abi. – Pero, aunque hemos tenido algunas clases juntos, solo habremos cruzado un par de palabras durante estos años.

Me quedo mirándola un rato, algo pensativa y creo entender algunas cosas.
Recuerdo las acusaciones que hizo el Ministro acerca de Dumbledore este verano, vi los periódicos. ¿Es eso lo que ocurre? ¿Por eso hay más presencia del Ministerio en la zona?
Confieso que ese hecho me ha salvado la vida, pero vaya. Sonsacarle información a una alumna extraviada no es algo demasiado ético. Además, no tenía nada que argumentar al respecto. A penas había visto al director en más de una o dos ocasiones y jamás habíamos cruzado palabra. Pero tacharlo de loco y mentiroso, como hacía El Profeta, era pasarse. Tenía una reputación muy bien ganada y eso era algo innegable. No estaba dispuesta a decir nada que pudiera llenar la escuela de aurores u ojos indiscretos, no harían más que estorbar.

Aunque parezca una locura después de lo que me ha pasado esta noche. – Digo cautelosa. – No creo que la presencia de mortífagos en esta zona sea una amenaza real. – Tranquila, ve despacio, que no vaya a sospechar nada, me digo. – Creo que la gente está nerviosa porque suceden cosas que no entiende y es fácil atribuirlo a… – la palabra se me atasca en la boca. – Al-que-no-debe-ser-nombrado. – Digo por fin. – Así no tienen por qué preocuparse de que ocurre realmente. – Iré al infierno por esto, estoy segura. – Es obvio que los mortífagos nunca desaparecieron, la gente sigue teniendo sus ideales, sean los que sean. Pero no creo que sea una situación que deba alarmarnos y menos en Hogwarts. Éste siempre ha sido un lugar seguro. Tú estudiaste aquí, ¿no? Debes saberlo bien. – Añado con la esperanza de que se trague toda esta bazofia. "¿Desde cuándo me ha importado a mí lo que piense la gente?" Le echo una mirada y, por si no he sido suficientemente convincente, le dedico una sonrisa confiada, de esas que derriten a las madres.

Cuando me dice que estamos cerca de Cabeza de Puerco mi autoestima se queda por los suelos. “¿Aún estamos tan lejos? – Pienso. – Pero si creí haber pasado esta zona hace mucho rato. Recorrer aquel riachuelo no fue una buena idea – Me recrimino. – Seguro que no hice más que volver por donde había venido” – Bueno, al menos el camino está muy cerca. – Comento, más para darme ánimos que por conversar.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Lun Sep 30, 2013 5:28 pm

No me servía, una joven de casa desconocida que no era amiga de Potter... vine a dar con la alumna más inútil para mis fines, pero bueno... podría haber sido peor y ser alguien de primero... O peor, alguna inútil de Hufflepuff... En serio, esa casa la hicieron para los pobres que no entran en ninguna de las otras... Son, como decirlo, el resto... Por suerte estaba en el mismo curso de Potter, y ya era algo, pero no servía de nada. Al parecer esta chica solo sirve para perderse en medio del bosque y tener la suerte de encontrarse con una mortífaga que prefiere información a diversión. Mucha suerte, de hecho. Suspiro decepcionada, mientras sigo el camino, cambiando de seguir recto a ir hacia la izquierda para cambiar el rumbo.

Tras un leve momento de silencio, la chica comenzó a hablar sobre la amenaza de los mortifagos en Hogsmeade y Hogwarts, diciendo que no era real. Por poco no me río en su casa y me pongo la máscara sólo para acallar sus ignorantes palabras. No tenía razón, pero yo, en mis más personal opinión, estaba con ella... muchos aurores, escépticos de las creencias y los rumores, han evitado traer "refuerzos" a Hogsmeade para salvaguardar los alrededores de Hogwarts, ya que creen que no pasa nada malo y que nadie ha resurgido. No obstante, los que de verdad sabemos lo que está a punto de acontecer somos nosotros, los seguidores del que va a desatar el caos en el mundo mágico; y el hecho de que haya tantas cabezas imprudentes y descreídas, como la chica que tengo delante, nos favorecía. ¿Aurores, en Hogsmeade? ¡Por favor! ¡Están demasiado ocupados manteniendo presos a los mortifagos encadenados y olvidan a los mortifagos que aun seguimos aquí fuera! Manada de incompetentes... aunque qué voy a decir... mi madre es una de ellos... y es la viva imagen de incompetencia... Sonreí interiormente a su pequeña opinión. Por lo que dice, no creo que haya visto a muchos por estas zonas, y eso es perfecto, puesto que los mortifagos podemos pasarnos por aquí más de lo que nos esperábamos...

Sí, tienes razón. —finjo, encogiéndome de hombros— Supongo que el ministerio no se preocupará ante amenazas tan débiles. Simplemente hará como hasta ahora, mandar a un par cada fin de semana para vigilar Hogsmeade. —tranquilizo a Kath, inventándome esa mierda de organización. Obviamente, a mí me la traía sin cuidado lo que hiciese el Ministerio, fuese lo que fuese que hicieran, iba a enterarme, y eso era todo lo que necesitaba saber.

Como cambié de rumbo al darme cuenta de que con esta chica no podría contar a la hora de conseguir información, pues si sigo preguntando puedo parecer sospechosa en algún sentido, ahora habíamos acortado camino por mi propio interés, y en vez de terminar en la parte trasera de Cabeza de Puerco —algo que menos mal que pensé, ya que en ese antro me conoce más chusma de la que me gustaría—, íbamos a aparecer por la zona de HoneyDukes.  Me sabía ese bosque como la palma de mi mano, siete años perdiéndome por él fueron suficientes para aprenderme todos los caminos y recovecos.

Y sí, estudié ahí. Es un sitio seguro, pero no infranqueable. —digo, sonando  tan misteriosa como risueña. Lo decía como información para que no se confiara y tuviera cuidado, pero realmente lo primero que pensé fue en el momento en entrar por esas puertas en el ejército del Señor Tenebroso, que, tarde o temprano, pasará. Tras otro pequeño momento de silencio, vuelve a "hablar" en modo ausente— Pensándolo bien... ¡Anda! —me adelanto unos pasos más rápidamente, fingiendo haber descubierto un atajo, y, al meterme por una pequeña abertura de unos arbustos, veo a apróximadamente cien metros, como aparece luz entre la oscuridad. Más claramente, la luz de una farola, pues era de ese color naranja cutre— Bueno, ahí está Hogsmeade. —añado, y decidí aprovechar la oportunidad para ganarme a una joven alumna a la hora de conseguir información. Si yo fuese ella, jamás contactaría con una aurora para contarle nada, pero por suerte, estoy segura que ella no es yo— Cualquier cosa extraña o peligrosa, ya sabes cómo me llamo y dónde trabajo. Una lechuza no vendría mal para seguir manteniendo Hogwarts como el lugar más seguro.  —le guiño un ojo, breve y amistoso.

Continúo caminando los últimos metros junto a ella, hasta llegar  Hogsmeade.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Lun Sep 30, 2013 9:14 pm

Después de un rato hablando con Abigail, hay algo que me extraña en ella. La postura oficial del Ministerio es defender bajo cualquier concepto que El-que-no-debe-ser-nombrado no ha vuelto, que lo ocurrido en el Torneo de Los Tres Magos fue “un trágico accidente” y que Dumbledore es un loco inconsciente.
Es cierto que no ha dicho lo contrario sobre ninguno de estos aspectos pero parece tener una opinión algo liberal al respecto.
Aún recuerdo a mi madre este verano, tan seria y distante en ese sentido, por mucho que alguien le preguntara, nunca se salía del guión oficial. Quizás sería más por miedo o presión que porque fuera realmente lo que pensaba. Pero aún así, jamás la escuché decir que la muerte de Cedric "fue obra de la magia oscura" como había dicho ella.
Este aspecto no deja de desconcertarme, aunque claro, siempre hay personas a las que le gusta ir en contra del sistema o que, simplemente, no le da importancia a una simple estudiante como yo. Así que, ¿qué más da lo que me haya dicho? ¿Quién iba a creerme?

Cuando  la escucho decir: "Es un sitio seguro, pero no infranqueable", no sé muy bien que pensar sobre ella. "¿Tan ingenua es? ¿O quizás cree que la ingenua soy yo? – Me digo – ¿En serio crees que Hogwarts no es infranqueable? – Pienso de forma sarcástica – ¿No me digas? ¿Y cuando llegaste a tan compleja conclusión? ¿Cuando el profesor Quirrell fue manejado por Quien-tu-ya sabes, o quizá cuándo se fugó un preso de Azkaban y entró en la escuela? ¡Pero si incluso llegó a destrozar el cuadro de la Señor Gorda!" – Me dije indignada. No es que pensara que estuviésemos en especial peligro, pero "infranqueable" tampoco era el adjetivo apropiado.

Respiro hondo intentando no mostrar indignación, lo único que nos faltaba es que El Ministerio pensara que los alumnos nos creemos en peligro dentro de la escuela. Eso sí que sería el caos.
Entonces, dice algo que no llego a oír. Estaba demasiado ocupada teniendo discusiones conmigo misma como para prestarle suficiente atención, pero veo como se adelanta y cruza unos arbustos, y cuando la sigo creo estar en el paraíso. Puedo ver a lo lejos las luces del pueblo. Por fin hemos llegado a un lugar civilizado. Estaría dando saltos de alegría si no me dolieran tanto los pies.
Ya apenas le presto atención, tengo la mirada fija en Hogsmeade y no puedo pensar en otra cosa.

Camino a su lado y entonces escucho como me ofrece su ayuda por si, en algún momento, la necesitara – Oh vaya, lo tendré en cuenta. Eres muy amable. – Le contesto complaciente. “Ni en un millón de años te mandaría una lechuza. Espero no volver a saber de ti nunca más. – Pienso. – Si mi madre se enterara de esto, no volvería a ver la luz del sol.” Y le sonrío como la joven agradecida que se espera que sea.

Por fin llegamos Hogsmeade y respiro tranquila.
Está desierto, no hay un alma en la calle. "¿Qué hora debe ser? – Me pregunto. – Aún tengo que llegar al castillo." – Pero aún así, me siento pletórica. Salir del bosque y encontrar un lugar conocido es un cambio más que positivo e inconscientemente empiezo a caminar hacia mi objetivo.
No quiero retrasarme ni un segundo.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Lun Sep 30, 2013 10:41 pm

Habíamos llegado a Hogsmeade y por fin pisaba suelo firme, miré a mi alrededor y estaba totalmente desierto. Sabía que por las calles de Hogsmeade no iba a pasarle nada, habían ojos en cada ventana de aquella ciudad y, aunque le fuese a pasar algo, no me importaba. A partir de aquí se las arreglaría ella sola porque... —miro el reloj—, son las once de la noche y tengo mejores cosas que hacer, como buscarme una víctima para pasarlo bien lo que resta de noche y no hacer de niñera de una pobre chica que no sabe ni defenderse con la varita y tiene el sentido de orientación similar al de un pez con alzheimer.

Le sonrío con una falsa sonrisa cuando se despide tras contestarme a mi oferta de la lechuza. Me daba lo que viene siendo igual que me la mandase o no, básicamente porque si pasa algo malo en Hogwarts, creo que tendrá que ver bastante con mi líder y me enteraré incluso antes de que se haga. Pero como "aurora", tenía que fingir, ¿no? Quién me viera, carteándome con una chica cualquiera e inservible de Hogwarts. Épico...

Nos vemos. Estate alerta la próxima vez... Porque la próxima vez, sabiendo lo útil que eres, no me molestaré en salvarte el culo... le aconsejo, con una sonrisa. Hice un "Nox" mental y mi varita se apagó, guardándomela rápidamente en el interior de mi chupa de cuero. Ella comienza a caminar y yo me giro rápidamente, borrando, casi al momento y con cara de asco, aquella repugnante sonrisa, impaciente por irme de allí.

Miro el reloj nuevamente y, tras mirar a mi alrededor y ver como aquella chica se había echado la carrera para llegar al Castillo y ver que en Hogsmeade no parecía haber la diversión que esperaba, me desaparecí del lugar, yéndome a algún otro lugar en donde poder aprovechar la noche, de cualquier manera... hoy no estoy quisquillosa, y con tal de saborear un placer de los dos que más me gustan, me conformaré.

OFF: ¡Un placer rolear contigo, Sam! ^^ Si algún día quieres volver a rolear estoy a un MP de distancia ^^ (Aunque entendería que no quisieras... >.< XD) Cierro ya!  
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.600
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 626
Puntos : 451
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.