Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Grupo 3 - Piso superior

Lord Voldemort el Dom Abr 19, 2015 10:18 pm


AVENTURA 3

Piso superior/Tejado - 21:35pm - William/Bellatrix/Margareth/Kieran/Esther

La casa de los gritos ha sido desde que se conoce un lugar abandonado. Podemos observar como en la parte alta de la casa todo yace con desmejoria. Su planta superior está totalmente vacía, llena de polvo y objetos inservibles.

Rehén
William Cavill

Mortífagos
Bellatrix Lestrange
Margareth Beckett

Orden
Kieran Fawley
Esther Fenixheart

Recordamos tres cosas importantes:
Bellatrix contra Kieran y Margareth contra Esther. En el caso de que alguna de las parejas gane, en el caso de ser de la orden puede ayudar a su amigo o ir a sacar al rehén y en el caso de ser de los mortifagos, puedes ayudar a tu amigo o irte.
- Los combates los haremos a 3 toques, a no ser que las parejas hablen por MP y se pongan de acuerdo de hacerlo a más toques.
- La diferencia de dados CUENTAN en cuanto el daño que recibe el personaje. Os dejamos por aquí las normas del Rol-Play para que si tenéis dudas las leáis. Aunque recomendamos leérselas antes de meterse en un duelo para que sepáis como van. Normas Rol-Play
Señor Tenebroso
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Ralph Fiennes
Edad del pj : -
Ocupación : Señor Tenebroso
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : -
Lealtad : A mí mismo
Mensajes : 727
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Lord VoldemortSeñor Tenebroso

Invitado el Dom Abr 19, 2015 11:14 pm

A veces era necesario experimentar en carne propia el dolor que otros vivían para poder comprenderlos.

A veces no era algo planeado y parecía ser cosa del destino que cayera sobre nuestras cabezas situaciones que no podíamos controlar.

Recuerdo que no había descansado bien, llevábamos días preocupados por los estudiantes desaparecidos. Ellos eran de nuestra vital importancia y simplemente parecía que habían desaparecido en el aire. Pero eso era imposible, concebir una idea así, de tal magnitud, solo podía implicar que nuestras defensas tenían fallas o peor aún, que había alguien destruyendo nuestro sistema desde el interior. Un infiltrado o varios. Pero eso era imposible. No podíamos entregarnos a la anarquía de una posibilidad así. Pero con cada hora que pasaba, esa era la más alta posibilidad. Nuestros estudiantes habían sido llevados lejos de nosotros por nuestra culpa.

Cuando la mañana llegó fui consiente que llevaba dos días sin dormir, midiendo posibilidades, organizando con otros colegas búsquedas más exhaustivas, internándonos al bosque por millonésima vez para peinar la zona y no encontrarlos. El día apenas había llegado y desde mi despacho se podía observar el lago, los lindes al bosque… y una luz. Algo confundido parpadee un par de veces y busqué con total atención entre las oscuras ramas. Ahí estaba, otra luz, parpadeando y moviéndose. Sin pensarlo demasiado salí de mi despacho y corrí escaleras abajo. No podía ser un estudiante, todos seguían dormidos y siendo domingo la mayoría descansaba. No me encontré con alma alguna en todo el camino y posteriormente agradecería que así fuese. Para lo que ocurriría conmigo, había sido suerte que solo me pasara a mí. Pero en ese preciso segundo solo tomé el riesgo y corrí.

Al llegar al bosque busqué la luz producida por la varita. La alcancé a ver en la profundidad de los bosques y corrí hacia su dirección, listo para un duelo. Al llegar a un claro abandonado, pude jurar haber escuchado un grito femenino, juvenil- Hayley –susurré, avanzando con cautela a una zona espinosa del bosque, donde una enredadera había asfixiado un árbol hasta asesinarlo. En esa ocasión escuché un sollozo y pude jurar que era mi alumna, sin dudarlo avancé unos pasos más cuando de repente una rama se rompió a mi espalda. Antes de girar completamente, una luz cegadora llegó a mí y pude sentir como mi corazón se detenía por un momento y mi mente se desvanecía.

No supe cuánto tiempo había ocurrido, pero un intenso dolor en mis muñecas me despertó. Respiré pesadamente, sintiendo el frío del ambiente y mis piernas acalambradas buscaron apoyo en el vacío. Al abrir los ojos y pude observar un paraje desolador a mí alrededor. El palpitante dolor en mis muñecas me hizo levantar el rostro, golpeándome en la nuca con algo. No… no algo. Y el dolor en mis muñecas se intensificó. “Por suerte no le temo a las alturas” pensé. Y me aferré a esa idea. Me encontraba colgado de una de las salientes del tejado, contra uno de los muros de la Casa de los Gritos. A dos metros de distancia estaba una de las viejas ventanas de la construcción. Pero yo tenía las manos amarradas entre si y la soga estaba fuertemente ajustada. Así que esperaba que también lo estuviese a la saliente de la casa. Con algo de esfuerzo intenté balancear mis pies y apoyarlos contra el muro pero al impulsarme hacia un costado, en un estúpido intento por llegar a la ventana, pude sentir como mis tobillos también estaban amarrados y la soga estaba atada al muro. Así que apenas podía separarme unos centímetros.

Mis ojos buscaron alrededor y respiré hondo, yo era el único en dicha situación. El tejado estaba sobre mí y podía escuchar pisadas sobre este ¿O era en el interior de la casa? Tal vez los otros estudiantes estaban ahí. La idea hizo que luchara por soltarme, pero algo me habían administrado, pues mis movimientos eran torpes, no podía hablar y las distancias parecían moverse como si todo estuviese sobre un lienzo en el agua. Mi cabeza estaba pesada y los ojos me dolían. No… debía hacer algo. Pero ni siquiera podía sentir si mi varita seguía conmigo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Abr 20, 2015 10:29 pm

Decir que encontrarse en aquella situación era, más que nada, divertido. Ir de misión en misión, torturando a todo ser que se interpusiera a sus órdenes era reconfortante y poder ser capaz de asesinar a todo aquel impuro era simplemente perfecto. Bella había nacido para matar y torturar, y no tenía ningún reparo en hacerlo; le gustó desde antes de intentarlo.

El objetivo había sido claro desde un principio, el Lord indicó que debían secuestrarse ciertas personas para atraer a la Orden hacía una trampa, por lo que días anteriores alumnos y profesores de Hogwarts, incluido uno que otro agente del ministerio, fueron secuestrados sin dejar pista alguna de su paradero con el fin de alertar al resto de la población. Algo malo estaba pasado, todo el mundo sería consciente de eso. Bellatrix como siempre se mantuvo al lado de su señor con el fin de encontrarse actualizada en las últimas actualizaciones del plan, lo que tuvo que hacer le resultó bastante sencillo, atrapar una estudiante escurridiza y como bonus traer consigo al profesor de estudios Muggles. Escoria humana.

- Tan inútiles como siempre - Se jactó en la oscuridad de la Casa de los Gritos. Le habían traído a aquel hombre como si fuera una simple bolsa de patatas, tan divertido verlo inconsciente aunque claramente no sería comparable con la tortura que le deparaba; en cuando Dumbledore se enterara de todo mandaría a sus "compañeros" para rescatar a los rehenes.

Cual pedazo de carne colgaba de una de las salientes.

Una jocosa risa brotó de sus labios cuando sintió al hombre despertar, luchando en vano para poder escapar de las sogas que lo aferraban.- ¿Estás cómodo, escoria? - Sus palabras casi destilaban completa diversión, aquello era lo mejor de su trabajo. Aunque hacer las cosas que a uno le gustaban no podrían considerarse como tal.- Espera a que te deje caer y me dedique a torturarte en frente de toda aquella panda de imbéciles - Se regodeaba pensando en los gritos que conseguiría, el horror del resto de los alumnos del castillo al descubrir la muerte de su profesor en manos de los mortifagos y la satisfacción del mismo Lord cuando le explicara que había concluido de manera gratificante con la misión. Seguramente obtendría una recompensa por ser tan buena en lo que hacía.

Comenzó a pasearse por aquella casa, escuchándose rechinar los antiguos tablones debajo de sus pies.- Más vale que estés atenta, Maggie. Pues si todo sale mal por tu culpa, tendré que torturarte - Nuevamente rió, luego de dirigirse a la figura que la acompañaba en aquella ocasión. Había sonado muy seria y no no tendría reparo alguno en cumplir con dicha promesa.


Última edición por Bellatrix Lestrange el Vie Mayo 01, 2015 8:55 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Lun Abr 20, 2015 10:29 pm

El miembro 'Bellatrix Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Mar Abr 28, 2015 2:10 am

"Ayuda a Lestrange si la cosa se pone fea, no me falles, Daugherty"

Dudaba enormemente que alguien como Bellatrix fuese a necesitar ayuda en una situación tan agradable para ella como la que se cernía ante ellos. Secuestrar y tratar de terminar con cualquiera de la orden que se aproximase, una misión fácil y tremendamente entretenida para la que en aquella noche en la que los duelos invadirían cualquier espacio de aquella casa y alrededores. No podría negar que el desenfundar la varita sería algo realmente tentador y el luchar contra algunos de los que en Hogwarts eran sus compañeros era realmente de agradecer.

Al contrario que Bellatrix, a Bastian le gustaban más las situaciones calmadas donde los duelos eran simplemente el medio para conseguir un fin. De todos modos mentiría si dijese que no disfrutaba de aquellos momentos en los que solo la habilidad con la varita importaba, los bandos eran realmente algo secundario, servían tan solo para determinar contrincantes y nada más, solo importaba el hecho de la batalla y su ganador, no sus ideologías.

Entrecerró los ojos al escuchar a su compañera reírse y regocijarse de aquel modo sobre la manera en la que había colgado al pobre iluso que había pensado que lograría salvar a alguien aquella noche. Lo conocía, era el profesor de estudios muggles y probablemente si Bellatrix se enterase de aquello lo habría pasado infinitamente mejor al colgarlo de aquel saliente. Para él era llamar demasiado la atención, habría sido mejor simplemente encerrarlo y esperar. Suspiró pesadamente caminando por el espacio que tenía libre frente a él, agarrando con cuidado la máscara que taparía su rostro para evitar ser descubierto por sus compañeros durante el duelo, gracias a su suerte, la máscara parecía sujetarse a sus rostros como si de ventosas se tratasen.

Suspiró levemente - ¿Eres consciente de que si lo haces caer poco habrá para torturar? - Por lo visto el sentido común de su compañera no era precisamente demasiado brillante. - Aunque pensándolo bien, quizás lograrías traumatizar a la Orden convirtiendo a uno de los suyos en papilla - Se encogió de hombros colocándose la capucha de manera que quedase sobre la zona por la que debía mirar de la máscara, esperando que llegasen los refuerzos al hombre colgado, no debían descubrir quien era, de lo contrario las cosas saldrían realmente mal para él y su estancia en el colegio probablemente sería bastante efímera y Azkaban llamaría a la puerta de sus aposentos. Se apoyó en la pared que estaba de frente a la zona donde se encontraba Bellatrix, jugueteando con su varita entre los dedos. - Margareth se ha ido con otro grupo, siento no ser ella si es que te ilusionaba su presencia.

Off: Entro en lugar de Margareth, la administración está enterada de esto ya. Tiro Iniciativa
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Abr 28, 2015 2:10 am

El miembro 'Bastian Daugherty' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Miér Abr 29, 2015 7:10 am

Cruzo apuradamente los terrenos del castillo en dirección al portón de entrada. Por fin recibí el aviso. Dumbledore ya se enteró de la ubicación de las personas secuestradas y enviará a todos los que estén disponibles a rescatarlas. Por supuesto, contaba con el hecho de que acudiera a mí para esta misión. Era elemental que lo hiciera. Y por eso me reuniré ahora con mi colega Esther Fenixheart, la profesora de Vuelo, para aparecernos juntos en la Casa de los Gritos y enfrentar allí cualquier amenaza que se nos presente. Sin embargo, me temo que no voy a encontrarme con ninguna sorpresa...

Hace cuatro días, Hayley Ryan vagaba por los amplios terrenos de Hogwarts, sin supervisión aparente. Al menos, no que alguien supiera. Pero Hayley Ryan no salió a pasear porque disfrutara del aire limpio y la brisa fresca. La joven Gryffindor abandonó la seguridad del castillo porque yo se lo ordené. Desearía haber usado una estrategia menos evidente y más elegante, pero el encargo del Señor Tenebroso llegó tarde y con prisas, sin darme tiempo parar armar un plan más cuidadoso. Debía actuar rápido... por lo que usé un maleficio imperdonable, conduciéndola como una marioneta hasta la entrada del pasadizo oculto bajo el Sauce Boxeador. El resto del camino fue sencillo y libre de obstáculos. Una vez en la Casa de los Gritos, me bastó con borrarle la memoria y dejarla inconsciente. Contacté al Señor Tenebroso y él se ocupó de que otro lacayo se llevara a la chica. Mi trabajo estaba terminado... casi.

Un día más tarde, otro estudiante desapareció, otro Gryffindor. Era evidente que el plan del Innombrable incluiría más víctimas de las que yo no estaba al tanto. Dos personas más desaparecieron en los días subsiguientes, una de ellas un alumno de Ravenclaw. Mas me mantuve apartado y alerta. Participé activamente en las búsquedas llevadas a cabo en todos los rincones del castillo y en sus alrededores. Deliberadamente me hice cargo del rastreo en los terrenos aledaños de Hogsmeade, asegurándome de que nadie descubriera nada en la vieja casa abandonada. Desde luego, no fui yo quien hizo la revisión del edificio, no iba a ponerme en una situación sospechosa si podía depositar la culpa en alguien más. Y ese alguien más salió de allí bajo el efecto de un Imperius, temblando de miedo por los "fantasmas" que supuestamente rondan la morada.

Y entonces llegó el día de hoy... y mi Maestro se puso en contacto conmigo una vez más. En esta ocasión, el Señor Tenebroso quería el premio mayor: un profesor, leal a Dumbledore, y que además enseña la asignatura de Estudios Muggle. Un desafío a mi altura, que me alegra decir, llevé a cabo de forma perfectamente meticulosa. Un hombre cansado, fiel a sus principios, ansioso por salvar a los débiles indefensos, jamás dejaría pasar la oportunidad si se llegara a presentar la menor pista. El secreto se encontraba, al igual que el diablo, en los detalles: usar su fatiga en su contra y atacarlo con una ilusión antes de que despuntara el sol. Lo dejé colgado del techo de la Casa de los Gritos, inconsciente e intoxicado. Estaba al tanto de que dos mortífagos serían enviados a que se ocuparan de él, por lo que no me quedé mucho tiempo allí, dejándolo a su suerte. Ninguno de ellos debe saber quién soy o para quién trabajo. Es una tarea peligrosa, pero elegí el riesgo a la hora de aceptarla.

Y aquí estoy ahora, cruzando apuradamente los terrenos del castillo. La mañana quedó atrás hace horas, pero Esther está justo frente a mí, esperándome. No vamos a perder tiempo caminando o volando en escoba, una vez pasemos más allá del portón de entrada, nos apareceremos directamente en donde somos requeridos. Le hago un gesto con la cabeza, pues las palabras sobran y el tiempo escasea. Saco mi varita y doy una vuelta sobre mí mismo, reapareciendo en el último piso de la Casa de los Gritos, el más amplio, y el que tiene una ventana que da exactamente a la saliente de la que cuelga William Cavill. Incluso puedo ver su cuerpo amarrado a través del cristal. Y, tal como esperaba... no estamos solos. Dos mortífagos, obviamente encapuchados, y a juzgar por sus contexturas físicas, se trata de un hombre y una mujer.
No sabía que tendríamos comité de bienvenida... —murmuro, alternando mi mirada de uno a la otra—. No se preocupen... no permitiré que la legendaria reputación de los mortífagos quede mancillada al insinuar que nos dejarán llevarnos a nuestro colega sin una buena pelea. —Doy un pequeño rodeo en torno a la figura de la mujer, despacio, apuntándola con la varita—. ¿Me hace el favor de concederme este baile?
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Miér Abr 29, 2015 7:10 am

El miembro 'Kieran Fawley' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Mayo 01, 2015 12:05 pm

Todo estaba muy normal y tranquilo en el castillo, a pesar de ir todo normal había veces que me aburría y me ponía a golpear con mi viejo bate de golpeadora para hacer ejercicio, ya que no podía jugar pues de alguna manera hay que mantener la forma para sentirme bien conmigo misma. Casi me quedo dormida tras mis ejercicios cuando alguien dio la voz de alarma en el castillo, una Gryffindor había desaparecido...Llega a ser uno de mis tejones y rompo cráneos con mi bate, pero por los leones también mato...Que cojones, por cualquier alumno me dedicaría a apalizar cabezas como si fueran bludgers. Lo primero que hice fue salir de mi despacho y encontrarme con Katerina, ella es su jefa de casa a pesar de ser compañeras de trabajo. 

Yo inicié una búsqueda aérea por los terrenos junto con mi halcón, pero no dimos con ella...Lo más indignante fue que al día siguiente desapareció otro león, esta vez era Jason, el guardián del equipo. Ya se me estaban hinchando las venas y el bate estaba más cerca de estar en mi mano, tanta era mi ira que me dediqué a golpear calabazas imaginando que eran cabezas...La gota que colmó el vaso fue cuando desaparecieron más alumnos. Yo gritaba en alta voz y golpeaba la mesa de la Orden con el puño varias veces, sintiendo el dolor porque yo fui alumna hace poco, y más porque mi amiga Katerina estaba sufriendo. Creo que deberíamos darle una garrafa llena de tila porque la pobre acabará muerta con tanto disgusto.

La cosa no se quedaba ahí, con los alumnos desaparecidos. Para rematar la faena, secuestraron a un compañero de trabajo, el profesor de Estudios Muggles. Llega a estar Ashley en ese puesto, y ese secuestro no se hubiera producido...Es una pena que desapareciera, me gustaba hacerle dibujos en la enfermería. Bueno, yo ya estaba dispuesta a llevar mi bate de golpeadora al lugar indicado del reencuentro, junto con Kieran, el profesor de Encantamientos, pero Dumbledore no me dejó. Estaba entre asustada y eufórica, porque de mí dependía el traer a mi compañero de vuelta. Kieran se dirigió a la mujer, mientras que a mi me tocaba el hombre. -Oye tú, aunque sea una mujer, no tendré piedad. Grité alzando mi varita...Lo que no sabían era que sí había llevado mi bate, estaba encogido en el bolsillo...Que bien me sentiré cuando le reviente la cabeza como si fueran las calabazas del colegio.


Off: Tiro dado de iniciativa
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Mayo 01, 2015 12:05 pm

El miembro 'Esther Fenixheart' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Mayo 01, 2015 12:15 pm

Ahí estaba yo, en lo más alto de la Casa de los Gritos, escuchando las peleas en los pisos superiores y alrededores, viendo los destellos de los encantamientos como si fueran fuegos artificiales en medio de la noche. No sabía cómo estaban mis compañeros, pero seguro que bien, ya que algunos de ellos estudiaron conmigo y los conozco de sobra, o casi sobra. No me gustaba que tocaran a los alumnos, me salía ese instinto maternal demoníaco. Bueno, supongo que los pumas matan cuando van a por sus cachorros, será por culpa de mi forma animaga el que me salgan estos impulsos. 

Debía centrarme en mi oponente, ya que Kieran estaba con la mujer y seguro que gana la pelea. Yo tenía que centrarme en mi contrincante, derrotarle para salvar a William y de paso buscar a mis retoños. Les digo retoños si, aunque no son mis hijos de sangre, pero los quiero como si los hubiera adoptado. Cerré los ojos un momento relajándome, sin dejar de apuntar con la varita...El chico se despistó un momento, vi como estaba pendiente de su compañera...Mala elección, nunca debes de desviar la mirada de tu oponente. Agité la varita rápidamente lanzando un Locomotor Mortis no verbal, quería inmobilizarlo para que así no pudiera correr, vamos a ver si no es una rata escurridiza y consigue esquivarme.


Última edición por Esther Fenixheart el Vie Mayo 01, 2015 12:16 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Mayo 01, 2015 12:15 pm

El miembro 'Esther Fenixheart' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Mayo 01, 2015 4:05 pm

El hombre que se aproximó a Bellatrix le resultó tremendamente familiar, claro que no iba a enfocarse en él aunque lo hizo durante el tiempo suficiente para ser alcanzado por aquel hechizo tan...No sabría explicarlo con palabras ¿Infantil quizás? Vamos ¿A qué mortífago en su sano juicio se le ocurriría escapar de un duelo? Negó levemente con la cabeza viendo sus piernas unidas, suspirando pesadamente enfocando su mirada a la mujer que le había atacado por sorpresa y una sonrisa burlona, aunque no apreciable por su contrincante se dibujó en sus labios, parecía que no solo atacaban a traición los de su "equipo" si no que los de la Orden no eran tan limpios como cabía esperar.

- Pensaba que los de la orden jugabais limpio y manteníais cierto grado de educación - Elevó la voz correctamente desfigurada para no ser reconocida mientras luchaba por mantener el equilibrio con las piernas unidas por el hechizo de la profesora de vuelo - Ya veo que eran tan solo necias habladurías - Caldear el ambiente era quizás lo mejor para aquellas situaciones, habiendo sido alcanzado no tenía otra que molestar verbalmente a su adversario a la espera de lograr atacarla para así tomar algo de ventaja contra la pelirroja.

Odiaba empezar perdiendo, pero solía recordar lo que su mentor decía a menudo, aquel dicho tan recurrido de que el que ríe último, ríe mejor. Le haría pagar a aquella mujer lo que a el le había parecido una afronta al honor de un duelo y su rival se arrepentiría enormemente de aquello.


Última edición por Bastian Daugherty el Vie Mayo 01, 2015 4:14 pm, editado 2 veces
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Mayo 01, 2015 4:05 pm

El miembro 'Bastian Daugherty' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2584
Puntos : 1234
Ver perfil de usuario

Invitado el Dom Mayo 03, 2015 11:07 pm

Yo tan sólo pensaba en pillar a los mostífagos en fila y romper cráneos como si fueran las calabazas, me daba igual la manera de cazarlos...Bueno, quizás sea un poco bruto de mi parte tener estos pensamientos tan macabros pero es que me han tocado a mis alumnos, y más que algunos de esos alumnos son estudiantes de la casa que estuve durante muchos años en mi vida. Ah, y también tenía que salvar a mi compañero de trabajo, pero lo de los niños me toca más la patata.

Fruncí el ceño cuando el mortífago me dijo que los de la Orden ya no jugábamos limpio y con educación. Yo ahora mismo no estaba para protocolos y mierdas varias, como siguiera tocándome los ovarios me reventaba el cráneo con la misma, como no podía escapar... -¿Que no juego limpio? Que yo sepa no tengo las manos manchadas, por lo que te has equivocado. Sonreí con normalidad, como si estuviera hablando con los profesores mientras me tomaba un café en la sala de profesores. Quería hacerle algo...Pero que no fuera muy doloroso, que cojones...Que se joda, que sufra, pero que todavía no se muera tan pronto que luego no es divertido. Me quedé un momento pensativa mientras lo veía retorcerse con las piernas juntas. Yo quería verlo sufrir, por lo que lo haré sufrir mentalmente, que se joda. Moví la varita suavemente conjurando un Mocus ad Nauseam, que le dará la sensación de frío y malestar potenciado...Vamos a ver si es capaz de esquivar esto estando postrado ante mis pies.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.