Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Último aviso. Agradables confusiones (Ian)

Invitado el Vie Mayo 22, 2015 4:53 am

Recuerdo del primer mensaje :

Las llamas desaparecieron de su chimenea repentinamente. Pero el calor de la conversación seguía presente ahí frente a ella. Hyori ladeó el rostro, ligeramente desinteresada de lo que había ocurrido en su presencia. Una amenaza tan ridícula de uno de los miembros del Ministerio de Magia ¿Cómo podía llegar al poder alguien que no sabía controlarse a si mismo? Temores absurdos e innecesarios, pero podía sacarle provecho. La mujer ladeó el rostro con cierto desencanto y dejó escapar un suspiro. No deseaba hacer todo eso. Pero era necesario un pequeño recordatorio a su cliente. Y para ello, requería forzar un poco la correa que lo ataba a ella. Solo... un poco.

El tiempo que había estado en Hogwarts le enseñó que a esa hora tan temprana no solía haber problemas si dejaba su puesto. Además, se había ofrecido para vigilar a los estudiantes que iban al pueblo y su colega la sustituiría en la enfermería. Solo necesitaba desaparecer por un momento y nadie se daría cuenta de los curiosos invitados que llegarían tan cerca a un castillo lleno de educadores y estudiantes. Hyori fue a cambiarse, revisando su ropa ¿Qué sería correcto para usar? ¿Qué iría acorde a Kim, la enfermera de Hogwarts que iba a vigilar a sus queridos estudiantes? Algo que resaltara su pequeña figura y sus inocentes facciones, por supuesto.Si, había encontrado algo acorde. Le lanzó un último vistazo a su conjunto y sonrió con agrado. No solo se veía inofensiva sino que daba el aire de haber hecho un esfuerzo de parecer mayor sin lograrlo. Bien decían que Asia había encontrado la fuente de la juventud y se lo había dado a sus mujeres. Muchas estudiantes se veían mayores a Kim con su ropa excesivamente apretada y su maquillaje en kilos sobre su rostro. Todo en una búsqueda por parecer maduras, cazadoras. Pero Kim debía parecer una doncella, una presa, alguien en quien la gente podía confesarse sin temor a ser traicionados. Claro que ella nunca traicionaba a sus estudiantes.

Al salir del castillo, saludó a unos alumnos que también se dirigían al pueblo. Los acompañó un tramo y se despidió de ellos a las afueras de las Tres Escobas. Al ver a todo el mundo tan distraído, se encaminó a la estación de trenes, que en esa época del año lucía vacía y casi fantasmal. Hyori recorrió casualmente el pequeño andén al aire libre y encontró a dos hombres parados ahí. Los representantes del hombre que le había dado su advertencia. Por un segundo sonrió. Pero en ese específico lugar ella era Kim, inocente y suave en sus movimientos. Así que se acercó como si pensara que eran turistas y no rostros conocidos- "Caballeros" -saludó en un perfecto coreano. Los hombres se acercaron a ella rápidamente, con la urgencia en sus ojos.

Y Kim se apoyó contra uno de los pilares del andén, haciendo parecer que la estaban acorralando. Uno de ellos intentó hablar en inglés pero ella negó. No, esa conversación debía permanecer en íntima confidencialidad. Cuando entendieron eso, sus dos interlocutores le recordaron que su cliente era un hombre de poder internacional y ella no podía difundir la información de sus... específicos de ocio. Ella solo bajó la mirada, pero habló claramente con ellos-"¿Esta era la urgencia? Creí que había quedado en claro que no tenía de qué preocuparse. Nosotros somos quienes proporcionamos su ocio de forma limpia. Nadie extrañaría a esas pobres almas que él tanto disfruta lastimar. Y cuando él termina, las desaparecemos. Nunca existieron. Él nos paga. Nosotros enviamos su cargamento. Como saben, tengo cosas qué hacer mucho más importantes que esta conversación absurda ¿Por qué estoy repitiendo esto que ya se sabe? " -consultó y levantó su mirada con total inocencia.

Los hombres abrieron los ojos con sorpresa y se miraron entre sí. Uno de ellos se sintió insultado al ser tratado como si fuesen niños estúpidos y golpeó el pilar con su mano abierta mientras atentaba con sacar su varita. Ella solo miró a la gente que pasaba a unos metros de ahí pero pareció que a él no le importó porque sacó del todo su varita y le explicó en fluido coreano que su cliente temía que la venta de información diera más dinero que el que él pagaba al Doble Dragon- "Entonces, la respuesta es simple: Él solo debe pagar más dinero y no tendría de qué preocuparse" -y obviamente eso no le gustó a ninguno de los dos. La varita del primer hombre se presionó contra el vientre de Kim, mientras el otro la agarraba del mentón y le obligaba a mirarlo. Pero ella rápidamente se apresuró a decir- Les rogaría que no hicieran tal espectáculo frente a mis estudiantes, caballeros. Además, me están lastimando -advirtió en un claro inglés, cargando con una nota de temor y diplomacia.

Claro que no estaba asustada. Ella podía desarmarlos sin usar su varita si así lo deseaba. Pero eso arruinaría su fachada. Esos hombres estaban en más problemas por jugar de esa manera en el territorio de Hyori, rodeada de gente y a plena luz del día ¿Acaso no se daban cuenta de eso?
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Lun Ago 03, 2015 1:19 am

Ian frunció el ceño ante lo que le decía la enfermera sexy. Lo entendía, pero por un momento sintió que no lo entendía. Él no se veía ni de lejos romántico ni enamoradizo, fuera como fuese, pero también debíamos de tener en cuenta que estaba hablando un niño de dieciséis años que vivía exclusivamente para estudiar y vivir la vida. Es decir, sus cosas favoritas en el mundo actualmente eran las fiestas, las mujeres y las motos, por lo que podréis haceros una idea del pensamiento de un chico así con su edad sobre lo romántico o el amor.-No lo sé. Por suerte no he conocido los parámetros de maldad de otras nacionalidades.-Dijo Ian, curvando una sonrisa.-Y en cuanto a bruto es más bien por cómo digo las cosas, tengo la capacidad emocional de un ladrillo, según me han dicho.-Soltó una pequeña carcajada.-Pero mi madre también me lo dice, supongo que es verdad.

Ian tenía una actitud muy temeraria e impulsiva en absolutamente todos los ámbitos de su vida. ¡Pero en todos! Ver a Ian borracho era MUY peligroso. Es más, molestar a Ian borracho era casi tan peligroso como cabrear a un wookie. La cuestión era que gracias a su impulsividad y su instinto heróico de esta tarde, había “salvado” a la enfermera, ya que realmente hizo de cebo para que ella pudiera librarse los hombres. Pero oye, si no hubiera sido por él, no hubiera habido cebo. La verdad es que por muy ruin que pudiera ser Ian en varios aspectos de su vida, ya era la segunda vez que hacía un acto “heróico” y se sorprendía a sí mismo. Por una parte, si lo hacía es porque él pensaba que era lo lógico de hacer. Por otra parte, él no lo consideraba un “acto heroico”, pues en su vocabulario y en su forma de actuar, como nunca nadie se lo ha dicho, él no lo veía así.-La verdad es que tienes razón.-Dijo Ian, asintiendo levemente.-No quiero parecer el típico pedante por darte la razón, de hecho yo si actúe fue por puro instinto. Ni lo pensé. Es irónico el hecho de que yo sea normalmente ese tipo de personas que se mete con otras personas y, luego cuando lo veo fuera, soy el primero en reaccionar. Creo que mi cuerpo me está queriendo decir algo… Pero voy a hacer como que no escucho nada.-Curvó una sonrisa divertida. A Ian le gustaba mucho acabar con la paciencia de la gente.

Le preguntó a Ian que qué había pasado en el expresso e Ian la miró con un brillo travieso en los ojos.-Verás, no me llevo muy bien con un Gryffindor. Es de mi quinta, por lo que desde primero estamos juntos. Él es muy honorable, muy leal, el típico de: “Paso de seguirte el rollo porque soy muy maduro para eso”. Vamos, el típico Gryffindor aburrido de toda la vida…-Bufó Ian, todos los Gryffindor eran iguales.-Pues nos encontramos en el Expresso y, en realidad, a él no le hice nada, pero vino de gallito sobre protector de, probablemente, la chica que le gusta y... Los puños a veces son más eficaces que las palabras.-Se encogió de hombros.-Él salió perdiendo, obviamente. Supongo que se sentirá orgulloso porque dejé de molestar a aquella chica, pero yo me siento mucho mejor por haberle roto el tabique nasal, el labio y haberle dejado un moretón en el ojo.-Amplió la sonrisa.-Él odiará a la gente como yo, pero yo no soporto a la gente que va de suprema justiciera por la vida. Para gustos colores, dicen.

Finalmente, hablaron del destino e Ian prestó mucha atención a lo que le decía, ya que le interesaba. Kim habló más concretamente sobre el destino de los Slytherin. No vamos a mentirnos, Ian en ese sentido académico no se tenía en muy alta estima. Era un estudiante del montón que aprobaba si estudiaba y suspendía si no lo hacía. No era inteligente, ni aplicado. ¿Qué le esperaba a él? Probablemente lo de la muerte más ridícula. Teniendo en cuenta lo temerario que era, seguro que moría de la manera más muggle posible.-No, no tienen necesariamente que ser buenas… Curioso, en realidad nunca lo había pensado. Ni tampoco había pensado en eso de que los Slytherin estamos destinados a grandes cosas. Me estresa pensarlo, en realidad, nunca me he visto persona de grandes cosas.-Admitió sin ningún tipo de problemas. Él, aunque no lo pareciera, era el primero que reconocía sus límites.-¿Y tú qué? ¿Crees que estarás destinada a algo espectacular?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Miér Ago 05, 2015 3:20 am

- Entonces… tengo suerte de que aún no seas brusco conmigo –concluyó, quitándole importancia al asunto. Ella sabía sobre brusquedad, sobre gente tosca y por supuesto, gente poco empática y casi carente de emociones. Kim asintió con cierta fascinación en su mirada. Los seres humanos eran muy curiosos, interesantes, únicos en miles de maneras. Y la forma en que se Ian se leía a si mismos era algo muy peculiar, acertado y al mismo tiempo admitiendo que daría un paso atrás ante las insinuaciones que su personalidad podía estar haciendo- Como un antihéroe en las historias. –murmuró, apoyó sus labios sobre los nudillos de su mano derecha, haciendo memoria- Mercenarios, asesinos, contrabandistas y demás… que terminan haciendo lo correcto por impulso, salvando una que otra vida, sin contratos ni pagos. Me recordaste a ellos, los clásicos chicos malos por los que suspiran las chicas al creer que podrían corregirlos y encaminarlos al bien –enderezó su rostro y una fina sonrisa se formó en sus labios- Claro que yo nunca buscaría enderezar a alguien. Hay demasiados héroes y villanos… pero pocos antihéroes. –concluyó, sin ocultar que ella misma se sentía atraída por el prototipo del chico malo que veía en los doramas y novelas visuales, y que siempre terminaban siendo sus favoritos.

Una persona correcta se hubiese escandalizado con la historia del chico. Una persona que se considerara medianamente noble o simplemente… amable le hubiese visto con sorpresa e incredulidad ante sus palabras, posiblemente y le hubiese regañado. Pero Kim jugaba un rol extremadamente neutral, impasible e indiferente. Así, apoyó su codo sobre la mesa y el mentón sobre su mano escuchándolo atentamente, sin bromas ni hostilidad, solo… interesada. Cuando llegó a la parte en donde él había ganado, Kim se rio divertida y negó suavemente, no por el evento, sino por el orgullo del chico ante sus logros, sintió que Ian era dulce a su forma, como en ese momento. La mirada de la mujer corrió hacia las manos del chico, recordando las marcas en las mismas, la forma en que mostraban las batallas que él había tenido y asintió ante sus hazañas. Ella le creía, era obvio que él había ganado y que en un punto del asunto la chica en cuestión había sido lo menos importante y la pelea había tomado cierta prioridad- Todos tenemos gustos diferentes, es verdad. Y tienes total derecho a no gustarte la gente así. A veces actuar es la forma más sincera de expresarse. Aunque eso debe hacer que odies… pues… a la mayoría de los alumnos –concluyó, con cierto tono de pregunta en su frase, buscando confirmación o negación por parte de él.

Kim bebió de su trago hasta que este se terminó, abriendo los ojos con sorpresa cuando lo escuchó, bajó su vaso y dejó que los hielos nadaran en el cristal- Oh… he hecho mis investigaciones… Al parecer, todo aquel que ha estado en Slytherin ha logrado algo en su vida. Bueno o malo, increíble o descabellado. Pero no te preocupes… –le animó- Ahora sonará tonto, pero ¿Quién sabe? Tal vez seas un luchador, conozco a un par, increíbles y viven como estrellas. Cuando veo tus manos me recuerdan mucho a las de un luchador enmascarado que vi una vez, treinta victorias, diez derrotas y dos empates, en ese entonces. Él me enseñó un truco juvenil para emborracharse con solo dos cervezas –junto sus manos entre si y las apretó contra sus labios para contener la risa y negó con fuerza- Él comenzó a los 19 años y ahora tiene 30. –se encogió de hombros- Él fue Slytherin, rechazó la oportunidad de trabajar para el ministerio y siguió su vida, es feliz –le relató y se apoyó contra el respaldo de la silla, desviando su mirada al techo, meditando sus posibilidades- Sonará extraño, pero sí, creo que me espera algo espectacular. Algo que cambiará mi vida, algo único que pocas personas vivirán. Aun no sé qué –sonrió ligeramente soñadora, sutilmente abstraída.

Aunque todo calculado porque en realidad ella ya había vivido su destino espectacular al sobrevivir a corta edad cuando todo estaba destinado a destruirla. Cada día que vivía era un aliento que le robaba a la Muerte directamente de su boca. Y le encantaba.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Miér Ago 05, 2015 8:14 pm

¿Brusco con ella? Por favor… Para ser brusco había que tener brusquedades qué decir e Ian en aquella situación no podía ver más que belleza y virtudes de aquella sanadora tan hermosa. Aquellos rasgos asiáticos le gustaban porque no eran comunes. Es como Robin, que es negra. ¡No es común! Rubias, morenas… Méh, todas iguales. ¡Hasta las pelirrojas! Que más o menos las pelirrojas antes se consideraban algo espaciales, ahora mismo TODAS las Gryffindor que Ian conocían, eran jodidamente pelirrojas. Parecía que ibas a una casa u otra por el color de pelo.-Algo así, sí.-Contestó Ian.-Una cosa es que tenga una soberana necesidad de meterme con la gente y humillarlas un poco y otra es quedarse de brazos cruzados mientras otro está sufriendo. Yo sé medir mis acciones y no sé si el otro sabe.-Supongo que, en parte, aquella fue una de los motivos de que Ian saltase a buscar a Rhea en el Lago. La vio nadando tranquilamente y de repente se hundió por más tiempo del que él hubiera podido aguantar. ¿Iba a dejar que simplemente se ahogara? Será Slytherin y algo cabrón, pero no era un ser sin alma. Hubiera recordado ese momento toda su vida si la chica hubiera muerto y él se hubiera quedado de brazos cruzados. Ian no era malo, usando el adjetivo “malo” de manera interiorizada, sino más bien era el típico que iba de duro pero sabía cuándo actuar. Algo que muchos no saben ni ven en él porque se empeña en ocultarlo.-GRACIAS.-Recalcó cuando dijo que ella no buscaba enderezar a nadie.-¡No habrá gente que dice que necesito a alguien que me enderece!  Qué pesado. Con lo guay que es estar torcido a contracorriente.-Bromeó.-Por eso no quiero pareja. Estoy seguro que cualquier mujer querría enderezarme.-Bueno, hablemos con propiedad… Cualquier mujer se ahorraría el estar con Ian porque seguramente no confíen en él. Tenía fama de capullo y lo era, pero si Ian en algún momento terminaba con alguien… era demasiado sincero como para crear ninguna mentira. Si terminaba con alguien seriamente era porque realmente quería estar con ella. Obviamente las relaciones que ha tenido hasta ahora… no han sido nada serias.

Ian le contó a Kim su encuentro en el Expresso. Ian odiaba con toda su alma esa gente que va de madura y justiciera. ¿Por qué? Probablemente porque él no era maduro ni justiciero. Él era un niñato de dieciséis años cuya máxima preocupación residía en aprobar el curso y ligar con las chicas. ¿Para qué más? Fuera preocupaciones y fuera absolutamente todo. Se la sudaba todo tanto que podría considerársele una persona con ataraxia. Sí, probablemente en toda discusión él fuera el inmaduro que pega primero y pregunta después… pero obviamente, para él, eso era lo lógico.-Sí, probablemente… Pero hay gente que se mantiene a raya.-Dijo, contestando a lo de que probablemente odiara a todo el mundo.-Sobre todo a los Gryffindor. Parecen todos clones, madre mía.-Puso los ojos en blanco.-Y que conste en acta que en un principio no tenía nada contra los leones, mi odio se basa en la experiencia de mis seis, casi siete, años en Hogwarts.-Añadió, ya que mucha gente aludía el odio de los Slytherin y los Gryffindor siempre a la típica rivalidad que se traían entre manos.

Si nos poníamos a pensar seriamente… ¿En qué sería capaz de destacar Ian? Le gustaba hacer Kickboxing y era bueno en ello, pero ser bueno en “pegar hostias” no es que fuera a traerle demasiada reputación. Ian tenía esa sensación en dónde piensas las cosas en las que eres bueno y… tu mente se queda en blanco. Frunció el ceño y se encogió de hombros.-Wow, tienes que enseñarme ese truco juvenil.-Para emborrachar a las chicas, obvio.-Hombre, es que trabajar para el Ministerio debe de ser una auténtica bazofia. Espero no terminar nunca ahí.-Dijo sinceramente. Otra cosa, cualquiera, pero acabar en el Ministerio no le hacía absolutamente nada de ilusión.-Yo simplemente quiero ser el mejor. Pero soy demasiado vago como para pensar en qué quiero ser el mejor. No sé si me explico… Supongo que hay algo ahí esperándome, pero no tengo ni idea de qué.-Dije, jugando con el borde del vaso vacío, ya que me lo había vuelto a acabar entre diálogos.-Yo menos para estudiar, sirvo para todo. ¿Crees que si tengo un hijo dentro de un año podré vivir de mis padres lo suficiente para poder luego vivir de mi hijo?-Preguntó con una sonrisa ladeada, obviamente en broma.

Sorprendido, la miró mientras asentía y reía. ¡ERA TAN MONA! Iba a decir que era precioso ese gesto de entrecerrar los ojos cuando te ríes de manera risueña, pero… era asiática, así que casi siempre parecía que tenía los ojos entrecerrados. A Ian le confundía.-Algo espectacular que nadie más vivirá… Interesante. Así da gusto vivir, expectante. Yo creo que mi vida será increíblemente espectacular, pero luego me pongo a pensar en planes a grandes escalas y… me frustro. ¿No es más fácil esperar al día a día? Procrastinación, de toda la vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Sáb Ago 15, 2015 6:07 pm

No pudo evitar reír ligeramente y dejó caer su mirada sobre su vaso- Ian, en verdad eres muy peculiar. –él podía ser un chico que se metía en muchos problemas, que en realidad los causaba y al segundo siguiente estaba haciendo el rol de héroe sin darle la más mínima importancia. Kim observó sus manos por un momento y sorpresivamente se giró y apoyó su dedo índice contra la mejilla del chico. Solo hizo un poco de presión un par de veces antes de apartar su tacto- Ese es un defecto del ser humano, Ian. Siempre queriendo influenciar en otros. Los novios hacen lo mismo. Ellos pueden decir que no, pero comenzarán corrigiendo comportamientos de su novia por celos, tal vez sus atuendos o su forma de tratar con sus amigos varones. Las novias hacen lo mismo, sorpresivamente aparecen para remarcar su territorio, buscan que las presentes y les des su lugar a todo momento –suspiró, cerrando sus manos entorno a su vaso y lo regresó a ver con una pequeña sonrisa- Lo sabré yo que he tenido novios y novias. Así que he vivido ambas experiencias –admitió, sin darle mucha importancia.

Entiendo la aclaración de Ian al instante. Al ser Slytherin se asumiría que ya lo habían preparado para odiar a los Gryffindor. Así que asintió a sus palabras y movió su mano ligeramente para quitarle importancia a su explicación. Ella entendía, había caminado entre los pasillos, charlado con suficientes estudiantes, como para entender todo eso- Eso es curioso, me han dicho lo mismo de los Slytherin, que todos son soberbios, crueles y puristas. Pero también creo que en eso exageran –Kim posiblemente era de las únicas personas en ese castillo que podían diferencia cada individuo como único y al mismo tiempo admitir la enorme similitud que tenían unos con otros. Las manos de la mujer cubrieron su boca al escucharlo bromear. Como dirían los británicos “¡Por Merlín!” que eso sería cruel. Pero lo tomó con humor. Kim negó ligeramente- El tiempo te dirá qué podrás hacer, pero intenta que sea algo divertido. Nunca te quedes con algo seguro y aburrido. La gente muere rápido por aburrimiento –levantó la mano y pidió dos cervezas normales que pronto llegaron, abiertas y burbujeantes- La cerveza tiene pocos grados de alcohol. En realidad no emborracha. La digieres muy rápido y casi no se queda en el sistema. Aun estas grandes. Pero… la espuma tarda en ser consumida pero se absorbe rápidamente. –buscó en su cinturón y sacó una de sus tarjetas de presentación.

Kim la puso sobre la boca de una de las botellas, humedeciéndola para que se pegue ahí. Sin apuro y con total concentración, esperó que la tarjeta hiciera de una temporal tapa. Así, miró a Ian y le sonrió de lado- Debes tomártela rápido cuando te la de, voy a confiar en tu resistencia ¿Entendido? Aunque… prometo que si te emborrachas te llevaré de regreso al castillo –sonrió. El truco era muy simple pero había que tener agilidad. Kim se levantó de su asiento y subió sus piernas al sillón para quedar arrodillada y así estar más alta y cerca de la mesa. La mujer tomó la otra botella de cerveza y lamió la boquilla para dejarla húmeda. Sin más, giró la botella sobre la otra, haciendo que coincidieran las bocas de estas entre sí. La tarjeta quedó entre ambas, evitando que el líquido de la botella que estaba boca abajo se derramara hacia la otra. Kim revisó que estuviesen sincronizadas las boquillas y jaló la tarjeta con fuerza. En ese mismo momento el líquido de la cerveza de arriba se comenzó a derramar dentro de la de abajo y ambas comenzaron a mezclarse hasta hacerse espumosas por completo- Si no la bebes rápido se va a derramar toda la espuma sobre ti y te vas a mojar –le advirtió y acto seguido le entregó la botella de arriba.

Tal como había dicho, la espuma comenzó a salir de ambas botellas rápidamente. Kim tomó su cerveza y la llevó a su boca, bebiendo rápidamente el contenido, dejando que la espuma entrara en ella, trago a trago. Mientras sentía la fría espuma darle escalofríos en el paladar, recordó que hace años que hacía algo similar. No tardó en terminarse la cerveza y la bajó a la mesa, respirando bocanadas de aire por su boca. Las mejillas le quemaron cuando sintió un ligero mareo en el cuerpo que se hizo más pesado y se dejó caer en el sillón correctamente- Rápido y económico –rozó sus labios entre si al sentir el cosquilleo entre estos. Siempre era así de rápido, aun para ella que estaba acostumbrada al alcohol.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Mar Sep 01, 2015 1:39 pm

Ian nunca se había imaginado en una relación. ¿Sería el típico celoso compulsivo que controlaría a su novia? ¿O por el contrario el pasota al que no le importa lo más mínimo qué se pusiera o con quién tratara? Ian no era desconfiado, pero tampoco el chico con el que más confianza podías tener en poco tiempo. Él pensaba de sí mismo que sería una persona que no controlaría a su novia, pues si en algún momento de su vida tenía una novia medianamente seria que realmente le importase, confiaría suficientemente en ella. Luego estaban novia como Emma, o cómo Davina… Amigas, muy amigas, pero que realmente, como el tiempo ha hecho ver, no han sido chicas hechas para ser novia de alguien como Ian. Pero bueno, realmente Ian no tenía mucha idea en cuánto a eso. Tendría que verse en la situación; una situación que realmente se le hacía extremadamente lejana.-Creo que seré un capullo celoso sólo si me gusta mucho y no hay confianza. Pero si no… creo que en las pocas experiencias que he tenido, puedo afirmar que no soy un hombre celoso y no he pedido a nadie que cambie a mi gusto, es decir, si estoy con una chica es porque me gusta, ¿no? DIGO YO…-Dijo, con toda la lógica aplastante que podría meterse en aquel tipo de tema. Luego abrió los ojos con suma impresión cuando dijo que había estado tanto con chicas como con chicos.-¡Vaya! Una chica a la que le gusta vivir de todo. ¿Puedo preguntar, por pura curiosidad metodológica de chico de diecisiete años, qué te gusta más después de probar ambas experiencias? ¿La hombría de un macho o la sensualidad de una chica?-Preguntó, curvando una sonrisa.-Yo, personalmente, no entiendo cómo os gustamos a las chicas. No entiendo cómo es posible que no os veais entre ustedes atractivas, os unáis y dejéis al planeta sin futuro por no poder reproduciros sin nosotros.-Opinó con diversión. Obviamente era broma.

Ian la miró con diversión cuando dijo que le habían dicho de los Slytherin lo mismo que él había dicho de los Gryffindor. Ian negó con el dedo índice, como si estuviera borracho.-Eso es verdad. Los Slytherin tenemos famas de personas purista, crueles y soberbios. ¿Sabes por qué? ¡Porque lo somos! ¡Lo admitimos! Es decir, mírame. Cruel de matar no, por dios, qué asquito, pero sí de meterme sin pudor con nadie que se merezca algo. Me creo superior simplemente porque puedo, es la ley del más fuerte, mas soy perfectamente consciente de que hay gente más guapa, más inteligente, más útil e incluso más valientes que yo. ¿Y purista? Bueno, realmente entré a Hogwarts siendo un insolente chico de once años que venía con ganas de comerse el mundo, me daba igual el estatus de sangre de cualquier persona y, actualmente, sigue dándomelo. Más bien juzgo por casas, porque he visto la calidad de las personas de las otras y de la mía propia. La verdad es que la pureza de sangre me la trae un poco floja.-Contestó tranquilamente, ya que él había tenido bastante de disputas con ese tipo de temas entre sus amigos. Pero es que de verdad, no entendía por qué alguien con sangre muggle en las venas iba a ser peor que un purista. ¿Pero habían visto a Damon? ¡Si era un cafre! ¡O él mismo! ¡Él era otro cafre! ¿Y habéis visto a personas increíblemente inteligentes y poderosas que son mestizas o incluso sangre sucias? No jodáis a Ian, si queréis meterle algo en la cabeza por lo menos que sea algo comprobado, pero a él el: “Pos te odio por ser sangre sucia” le parecía una tremenda gilipollez. Ódiale por imbécil, pero no por ser sangre sucia.

Entonces vinieron las cervezas y Kim le explicó lo poco que subía la cerveza en sí y lo mucho que difería de la espuma. Ian asintió tranquilamente a todo lo que le explicó mientras hacía unos trapicheos con los dos botellines y una tarjeta de presentación. La espuma de ambos botellines subió y todo el botellín se lleno de ello. Rápidamente Ian escuchó lo que le decía y pilló su botellín, llevándoselo a la boca y bebiendoselo totalmente de un trago tremendamente largo. No le gustaba mucho la espuma, pero aún así se lo bebió por completo en un tiempo récord. Lo dejó entonces sobre la mesa y abrió los ojos (ya que el gas le había hecho cerrarlos).-¡Wow!-Dijo, parándose un momento en el que pensaba que iba a tirarse un eructo. Miró al infinito durante otros segundos y… Salió su eructo, masculino y fruto del gas de la cerveza.-Lo siento. Ya sabes.-Señaló el botellín y sintió como su cara se volvía algo rojiza debido al calor que le subió de repente.-¿Y este trucazo, de dónde te lo has sacado?-Preguntó, curvando una sonrisa.-Y yo emborrachándome de forma convencional, qué pérdida de tiempo…-Dejó caer, negando con la cabeza mientras jugaba con la botella.-Y yo no me emborracho, tranquilo. Y si me emborracho, haré lo inevitable para que no se me note. Volver al castillo no me apetece.-Contestó.-¿Te sabes algún otro truco para hacer que una bebida alcohólica sea todavía más útil?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Mar Sep 08, 2015 6:23 pm

Kim mojó su dedo con la humedad externa de su vaso e hizo una línea sobre la madera- Cada relación, amistosa, carnal y social cambia a las personas. Y quien crea lo contrario es muy ingenuo o muy asustadizo. Si cada persona es como esta línea, el relacionarse con otra persona hará esto –cortó la línea con su dedo aun húmedo, creando una cruz de agua en la madera- Una marca profunda o bien, si es algo ligero –deslizó su uña pintada de lila con flores blancas y una piedrecilla donde iría el centro- Una marca pequeña, pero, marca. Aun un desconocido podría dejarte marcado y hasta cambiar el curso de tu vida. Nunca sabes. Por algo los adultos miran hacia atrás y se sorprenden de quienes eran en la niñez o en la adolescencia. Porque han cambiado. Y eso es bueno, centrarse, a prender, tomar rumbos diferentes. No siempre vas a ser quien eres ahora. Tal vez te vuelvas más osado o más centrado. Pero no es algo que deba preocuparte ahora. A lo mucho… debes prepararte para el impacto que hará en tu vida cualquier persona que le dejes estar lo suficientemente cerca. –y eso no volvía a las personas manipulables o dóciles. No, simplemente la vida era así, eran las características de ser seres sociables que pertenecían a círculos de interacción humana.

Kim rio ligeramente y se encogió de hombros- Puedes preguntar. Aunque aquí tienen muchísima más gente abiertamente homosexual, bisexual, asexual y demás que en Asia. Así que solo puedo darte mis propias experiencias… –asintió- Oh… me gustan ambas, la verdad. Realmente es difícil escoger porque son dos experiencias diferentes. Mis gustos son completamente diferentes cuando se tratan de hombres o mujeres. Mientras que las personas pansexuales son atraídas por la belleza de las personas, indiscriminadamente su sexo, los bisexuales solemos tener muy definidos nuestros gustos en cada género. En mi caso, me gustan los hombres imponentes, que tomen la iniciativa y luchen conmigo por el poder, que me hagan sentir indispensable, que sean experimentados y con fuerza. Pero cuando se trata de mujeres prefiero que sean muy independientes, prácticas, con un exterior controlado y extremadamente femeninas pero que en la intimidad se dispongan para mí, dóciles y sinceras, no disfruto que se contengan en decir lo que les gusta o no, pero en los hombres, verles luchar y contenerse es fascinante. –se encogió suavemente de hombros- Pero no podría escoger entre unos y los otros –admitió, jugando con su vaso entre sus dedos hasta que escuchó el argumento de Ian- Porque somos de formas muy delicadas y moldeables en nuestras formas. Los hombres son imponentes, son firmes, tienen… elegancia. Por ejemplo, para mí, las manos de un hombre son fascinantes, son grandes, pueden sostener tanto, pueden destruir con un simple movimiento y aun así son tan protectoras, como muros entre lo malo del mundo y yo. Los hombres son fortalezas, son imponentes ¿Cómo decirlo? –aventuró, sin esconder su sonrisa- Las mujeres son llenas de misterio y delicadeza, los hombres son reales y resistentes. A veces prefiero comer una manzana que soñar con el sabor de una fruta exótica. Los hombres son reales, las mujeres nos empeñamos en escurrirnos entre los dedos como agua. Y hay otra cosa –se apoyó contra el respaldo del sillón- Por regla general, solo un hombre puede hacer a una mujer Diosa. Porque es gracias a un hombre que una mujer crea vida, ese es el poder absoluto, la humanidad depende de nosotros. La comunidad mágica depende de las brujas para mantenerse. Eso es fascinante –meditó, aunque nunca había soñado con tener hijos. Simplemente eso no entraba con su vida.

La enfermera le escuchó con asombro, por lo que se podía leer entre líneas. En este lado del mundo, dada la guerra que venía, simplemente era curioso escuchar a un sangre pura no ser purista- Yo prefiero no guiarme por la fama. No soy muy adepta a los estereotipos de las Casas, prefiero juzgar a cada individuo por lo que puedo ver

Kim no tuvo otra que aplaudir por su rapidez, a pesar de ser su primera vez Ian se había lucido increíblemente. Por lo general las personas regaban la mitad o terminaban bañándose en la misma- El luchador que te comenté, pero creo que él aprendió en la universidad. –apoyó su cabeza contra el sillón, sintiendo los músculos de su cuerpo relajados y el calor en sus mejillas por el repentino calor. El cuerpo lo sentía más lento, lo cual siempre era más fascinante- Creo que el resto de trucos debes conocerlos. Si mezclas licores con diferentes grados de alcohol… y es preferible beber licores claros para evitar resacas. No consumir alimentos antes, en preferencias con cosas de sal. También moverte, pero no lo suficiente como para sudar. Tú deberías saber más, tú debes haber salido más que yo en toda mi vida ¿Cómo sueles emborracharte?
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Miér Sep 09, 2015 1:55 pm

Ian estaba un poco confundido, entre lo que se estaba tomando y esa medicina, tenía la sensación de que había algo en su cuerpo que le estaba fallando. No sabía precisamente el qué, pero tenía la teoría de que era algo mental. Estaba prestándole toda la atención posible a Kim, ya que podría decirse que era un de esas adultas “guays” a las que les haces caso a todo lo que te dicen. Porque todos sabemos que hay adultos “no guays” y adultos “guays”. No los no guays son como los padres y los abuelos, que te dicen todo de manera cifrada para que madures mientras lo averiguas y te coartan tu libertad. Luego estaban los adultos guays, en dónde Kim era un claro ejemplo. Parecía como más en la onda y te hablan bien.

Lo que decía le daba como repelús a Ian. ¿Cambiar por alguien? Lo que decía la chica parecía tan real y lógico que a Ian le daba todavía más miedo acercarse a nadie. Es decir, él siempre había tenido la teoría de que si en algún momento se enamoraba pues podía ser factible, pero por regla general, tenía en mente que para él poder hacerlo, iba a pasar mucho tiempo. Pero es que ahora, ya no quería ni intentarlo. Frunció los labios mientras miraba los dibujos que Kim había hecho en la mesa.-Me das ganas de volverme antisocial, que no asexual.-Dijo, obviamente exagerando con una sonrisa.-No quiero cambiar, me gusta como soy. ¿Tú has cambiado mucho por la influencia de personas a las que has dejado acercarse demasiado? Es que no sé tú, pero me siento muy agusto como soy.-Pero entonces lo entendió.-Ah bueno…-Miró a Kim con algo de perspicacia.-Todo esto que me has dicho es una manera de relacionar tu forma de ser con el paso del tiempo. ¿Madurar, no? Obviamente todo el que madura, cambia. Y por norma general, es muy difícil llegar a madurar tú solo.-Concluyó como idea final. Realmente no sabía si quería llegar ahí, pero para Ian tenía todo el sentido.

Nunca pensó que una simple pregunta de: “¿Qué prefieres, hombres o mujeres?” fuera a dar a una respuesta tan compleja y completa. Ian se quedó estupefacto cuando Kim comenzó a hablar y podría decirse que era posiblemente el tema al que más prestaba atención. Le gustaba mucho cómo definía tanto a los hombres como a las chicas que le gustaban y, en cuanto a chicas, no pudo estar más de acuerdo con ella. Cuando terminó de hablar, Ian no pudo hacer otra cosa que aplaudir.-¡Touché! Ojalá viera a los de mi propio sexo así de sexy como los has descrito. Siempre pensé que los bisexuales tenían predilección por un sexo en concreto, pero veo que estaba equivocado. Tampoco los he entendido del todo nunca, pero básicamente porque no me entra en la mente sentir atracción por otro hombre. Pero puedo entender perfectamente que una chica sienta atracción por otra mujer. Solo hay que veros…-La siguiente pregunta que le rondaba la mente a Ian era un poco comprometida, pero como en aquel momento poco le importaba nada, la soltó.-¿Alguna vez te has hecho un trío? ¿Con dos tías, dos tíos, o mezclaico?-E inevitablemente soltó una carcajada.-Perdona mi descaro, pero me resultas intrigante. Y después de lo que te has dicho, me da la impresión de que sí.

El hecho de que Ian no fuera purista era básicamente porque era DEMASIADO PASOTA como para estarse preocupando por esa mierda innecesaria. Quizás, como bien había dicho Kim, madurase de tal manera que le diera más importancia, o al revés, pero en aquel momento la pureza de la sangre le parecía una estupidez.-Llevo seis años en el colegio. No es por la fama de las casas por lo que me guío, sino más bien por mis experiencias. Pero ya te digo, tengo amigos en todas las casas. No es problema para mí, aunque me meta con ellos por los cánones impuestos.-Sonrió.

A Ian le estaba gustando esta conversación: gustos sexuales, conversaciones sobre las casas de Hogwarts y ahora alcohol. La chica le dio algunos trucos para emborracharse rápido y le preguntó a Ian por los de él. La verdad es que Ian sí que salía mucho, pero él se inventaba cualquier excusa para beber.-La verdad es que si salgo con amigos la mejor manera de beber, rápido y divertido, es jugando. Hay infinidades de juegos de beber que te hacen terminarte la copa en tres minutos. Y eso te sube rapidísimo. Además, tengo un buen estómago y suelo ponerme las copas normalmente más cargadas de lo normal. Hay un juego de aguante que se llama "Cascada" y consiste en empezar a beber y que a continuación de ti beban todos y el que va después de ti no puede parar hasta que tú pares. Entonces es como un ciclo. Siempre, SIEMPRE, gano yo a ese juego -Dijo casi de carrerilla, pues sus noches favoritas de todo el año eran las de verano y navidades, en dónde se emborrachaba todos los fines de semana.-Pero cuando salgo solo o con alguna chica, solemos emborracharnos a chupitos. Jugar al “yo nunca” con una chica siempre triunfa.-Curvó una sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Miér Sep 16, 2015 7:45 pm

Una pequeña sonrisa se formó en los labios de Kim al notar el efecto de sus palabras sobre Ian. Así era mejor, que siguiera siendo libre tal cual era, tal vez estuviese fomentándole algún síndrome de Peter Pan, pero no le molestaba. En parte, sin que él se diera cuenta, ella también estaba dándole una marca en su vida, una que tal vez fuese profunda o todo lo contrario y terminase siendo ligera, pero al decirle que la gente cambiaba por la influencia de otra en sus vidas, directa o indirectamente, era, a fin de cuentas, una marca en él- Oh… he cambiado mucho. Cuando era una niña no me gustaba que la gente se me acercara, era muy antisocial. La gente en mi vida y las experiencias que viví hicieron que cambiara mucho y aprendiera a comportarme, en especial frente a adultos. No sé si te hubiese agradado la adolescente que fui, era extremadamente educada y formal, sabía mantener conversaciones con adultos y jóvenes de mi edad. Un tipo de chica de alta sociedad pero muy intelectual y tranquila. Por lo menos la mayoría del tiempo, cuando salí de mis estudios y conocí más personas, artistas y demás, fui cambiando a quien soy ahora, mucho más… espontánea y que toma la iniciativa –se explicó. Y en cierta forma era verdad, de niña en verdad había odiado la cercanía de otras personas, en especial adultos, porque implicaban dolor y tortura, pero aprendió a sobrevivir y cuando le dieron la oportunidad de estudiar, se juntó con las personas más importantes de su edad y fue del tipo agradable con adultos y jóvenes, pero sin profundizar amistades más que lo necesario para su trabajo. Y ahora, como adulta, su posición como enfermera le requería mucha más espontaneidad y acercamiento a los jóvenes.

- Yo creo que estas bien así como estas. Y no debes preocuparte en madurar. No es algo divertido, así que puedes posponerlo –le ofreció, sonriéndole con ánimo calmo- Ya es suficiente con que muchos chicos de tu edad ya se comportan como adultos o intenta parecerlo –comentó pero cuando terminó de explicarle sobre sus gustos románticos y sexuales, el repentino aplauso le hizo sonrojar sus mejillas al máximo y negó, ligeramente cohibida- ¡Ian! –intentó regañarlo, pero rio suavemente por el sorpresivo halago y sus palabras solo quedaron así- Muchas personas bisexuales tienen preferencia a un género que al otro. Una amiga mía es bisexual pero la mayoría de sus parejas han sido mujeres y solo se ha enamorado dos veces del género masculino. En mi caso, es muy equilibrada mi experiencia. –la pregunta de Ian le hizo abrir los ojos con sorpresa por un segundo y al siguiente ampliar su sonrisa, fascinada por la sinceridad del chico. La verdad era mucho más grande que la suposición del chico. Por otro lado, Kim era generosa y de gran corazón, que no acaparaba nada. Hyori, en cambio, era mucho más egoísta y dominante, así que compartir no era de su gusto a menos que fuese en términos que ella dispusiera. Pero era con Kim con quien hablaba Ian- No te equivocas. Y de todas las formas que has mencionado ¿Qué podría decirte? –meditó, mirando el techo un momento- Si llegas a pensar en hacerlo, es mejor cuando hay confianza entre las tres personas y no es algo casual y fortuito. La comunicación y la química es lo mejor en una situación así. Sino, en tu caso, tendrías que lidiar con dos chicas muy incómodas o celosas entre sí por creer que preferiste a una que a la otra o tonterías así. Por lo que me han dicho, es muy común en los chicos de este lado del mundo tener esa fantasía con dos chicas. –algunos pacientes se lo habían comentado, otros chicos que por la confianza habían consultado con ella sobre sexualidad, temas que con sus padres no hablarían y que temían parecer inexpertos frente a sus otros compañeros.

Kim lo escuchó con verdadero interés, la vida adolescente siempre sería interesante ante sus ojos y le causaba risa la sinceridad de Ian- Oh… han llegado a la enfermería chicas con desastrosos efectos de ese “Yo nunca”. En una ocasión trate siete chicas con resaca por ese juego y tres de ellas se enteraron que el mismo chico las había invitado a salir, el mismo día, a diferentes horas. Oh… ese sábado mi enfermería terminó siendo un campo de guerra y tuve que dormirlas –negó, pero tenía una sonrisa en sus labios. Si, en ese momento había sido un desastre y había tenido que pedir ayuda para calmarlas, pero ahora que lo recordaba, resultaba divertida toda la experiencia- Nunca había oído sobre ese de cascada. Pero me alegra tu resistencia al alcohol. La mayoría los tienen por sus genes. Hay dos chicos que dejan a sus amigos en la noche en la enfermería, resisten el alcohol por su ascendencia, uno canadiense, donde está la cerveza más fuerte y la otra alemana. Así que creo que es un poco injusto que su resistencia sea por eso –aunque en Kim era casi lo mismo, ella provenía de un país y de un sector del mundo en donde hasta el licor que acompañaba la comida era fuerte, pero en su caso la habían entrenado para resistir muchas cosas, entre esas el alcohol- Hay una investigación en Portugal que dice que hay una alta probabilidad de que si alguien tiene resistencia al alcohol también puede resistir los efectos del Veritaserum. Por eso no se usa en juicios mágicos, hay muchas formas de escaparte de su efecto
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Vie Sep 18, 2015 2:09 pm

La verdad es que Ian, al no conocer demasiado de Kim, no podía decir que su Kim adolescente le resultara tremendamente opuesta a la que tenía ahora mismo delante. Le seguía pareciendo intelectual, educada y formal. Ya le hubiera gustado a él conocerla en sus tiempos de adolescencia.-Que va, me hubieras encantado. Seguro que eras tan diferente y estarías a mi alcance. ¡Hubiera sido perfecto!-Sonrió.-Pero vamos, simplemente has madurado, seguro que parecías en tu adolescencia la típica niña que no se separa de sus padres y da gala de sus perfectos modales. Esas también son muy sexy y dan más ganas de pervertirlas.-Amplió su sonrisa.

Arg, odiaba a esos chicos de su edad que se comportaban como profesores y que se creían tan maduros como una puta manzana amarilla. Los odiaba. Su soberbia era molesta y les daba unas ganas tremenda de estampa su puño en su rostro de madurito de dieciséis años. Él, no obstante, era un inmaduro y lo sabía. Eso de madurar era para las frutas. Así que como un niño de dieciséis años inmaduro, no tuvo reparo alguno en preguntarle si había hecho un trío. La reacción de Kim fue muy divertida.-¡Kim!-Contestó Ian, con una divertida sonrisa en el rostro. Al chico casi le da un patatús cuando se enteró de que Kim no había hecho un trío, sino más de uno. Oh Dios, mil y una imágenes super perversas y sensuales empezaron a crearse en la mente del chico y él mismo, dándose cuenta de las repercusiones, decidió empezar a pensar en brócoli y en su tía abuela Margarita.-¿En serio? ¡Pero señor, quién iba a imaginárselo!-Dijo totalmente emocionado.-Debo decir que me has sorprendido, pensé que como mucho habrías hecho uno, lo típico de las tías de probar cosas nuevas, pero ahora ya no puedo verte con los mismos ojos. No serás mi inocente enfermera sexy. Ahora serás mi perversa enfermera sexy.-Curvó una sonrisa, para continuar escuchando todo lo que decía.-Tienes razón, personalmente me parecen increíblemente sexy un trío, pero ni me veo capacitado para satisfacer a dos chicas ni quiero estar en medio de una batalla campal de sables, no sé si me explico…-Le hizo saber, totalmente sincero. Él se curraba sus relaciones, en la medida de lo posible y normalmente era para dar todo lo que recibía. Podría estresarse demasiado con dos chicas solo para él.

A Ian le gustaba hablar con Kim por todas las cosas que contaba. Poseía ese gesto afable pero a la vez misterioso, porque te contaba anécdotas de casi cualquier cosa. Eran cosas de ella, pero a la vez no dejaba entrever ninguna característica privada. Era divertido hablar con ella y podría decirse que posiblemente era la mejor opción a intentar salvar en un día de Fin de Semana como era aquel. Ian rio ante lo que le había contado de las chicas. De verdad, él había visto buitres despedazando carne más delicadamente que un grupo de tías hablando de sus exs. Podía hacerse a la idea de cómo reaccionaron al verse siendo engañadas por el mismo tío. Eran estúpidas, en vez de ponerse de acuerdo para joder al tío, se ponen a pelearse entre ellas para ver quién es la mejor.-¿En serio?-Dijo Ian cuando Kim le dijo lo del Veritarserum. ¡Primera noticia! Ahora podría tener un motivo para justificarle a su madre que llegaba de madrugada borracho como una cuba: “Mamá, estoy aprendiendo a ser totalmente inmune al veritaserum”. Y se iría tranquilamente a dormir después de dar su super argumento de mierda.-Vaya, menuda curiosidad más buena, no tenía ni la más mínima idea. No se me olvidará, es más, me ejercitaré para ello.-Sin duda alguna, no se le iba a olvidar en la vida ese detalle. De hecho, iría vendiéndoselo a todas las chicas: “Eh nenas, hágamos inmune al veritaserum juntos”.

Ya durante unos minutos le dolía la cabeza y tenía ese sueño irremediable que te creía en los ojos y te obligaban a cerrarlos. A él solía pasarle justo después de irse de fiesta y beber ingentes cantidades de alcohol, pero en aquel momento no tenía sentido. ¿Habría ido la unión explosiva de medicamento y alcohol? ¿Le habrían echado droga en algún lugar?-Tengo sueño. ¿Es normal?-Su cabeza comenzó a caer lentamente contra la mesa que tenía delante, hasta que su frente se quedó en contacto con la madre.-Muucho sueño. ¿Voy a morirme?-Dudara mucho que fuera a morirse, pero oye, era algo totalmente plausible.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.200
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 709
Puntos : 434
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.