Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Paseíto por los pasillos.

Invitado el Lun Sep 30, 2013 11:18 pm

Después de una larga semana de duro trabajo en clases, bueno "duro", Joseph quería darse un respiro del aire intoxicado de la sala común, así  como de los lugares más transitados del castillo, con lo cual decidió subir unas cuántas escaleras hasta algún lugar cómodo para escribir en su diario sus últimos pensamientos. Por el camino en ascensión se encontraba con caras conocidas a las que saludaba con un seco y tosco movimiento de cabeza, el pararse a charlar sobre cosas banales no era lo suyo.

Llegó a un pasillo en el cual no había ni una sola alma, - Justo lo que andaba buscando - entró hacia la mitad y se sentó en un banco que había al lado de una ventana, justo detrás de una columna. Sacó su libreta o diario como otros lo llamarían, su pluma y comenzóa escribir el sueño que había tenido la noche anterior... Muchos cuervos, una gran sombra, fuego, todo muy detalladamente. Se encontraba totalmente ensimismado en plasmar con  total detallismo su sueño, pero algo lo abstrajo de su concentración por la escritura y le cambió el foco de su atención. Unos pasos en la  lejanía..

Era raro que alguien estuviese merodeando por allí y menos a esa hora que era la que todo el mundo aprovechaba para salir al aire libre a coger un poco de los últimos rayos de sol del comienzo del otoño. Se echó hacia delante  para ver quién se acercaba y para mayor sorpresa se encontró con la persona más insospechada pero al mismo tiempo, más esperada por él. Desde el banquete no la había visto si no en dos ocasiones y muy fugazmente y eso que le había lanzada claras indirectas con miradas nada discretas.

Volvió a su pose anterior dejando el diario en el banco y cruzándose de brazos, entonces esperó a que la chica pasase para interceptar su paseo de la tarde con un funesto saludo.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Lun Sep 30, 2013 11:59 pm

Había salido del aula de adivinación hace nada. Maldita loca la profesora esa... ¿de qué va? Que si ese té no está bien así, que si eso no significa eso, que si esa bola no se toca así, que si tienes que conectar tu mente con tu cuerpo, que si tienes que liberar tu alma, que si tienes que ver más allá de lo que ve... ¡Anda ya, señora, déjeme en paz! ¡¿Se cree Rafiki o qué?! Mira más allá de lo que ve... en serio...

Mira más allá de lo que ve... —repito con voz de Rafiki para burlarme de la profesora. La odio, es una pesada y como sabe que se me da mal la adivinación, intenta remediarlo, pero no. Es GENÉTICA. Se me da mal, punto.

Por tanto, había salido la última y bajaba por el lugar más largo posible para evitar encontrarme con gente por las escaleras, ya que teniendo en cuenta la hora que era, iba a estar llena de estudiantes en su tiempo libre subiendo y bajando, y no quería terminar en el suelo, pues iba bastante cargada y mi inestabilidad disminuye exponencialmente en estas situaciones. Caminaba por un pasillo con dos libros gordos sujetos a mi pecho con las manos, para variar, tenía una coleta alta despeinada, con los flecos a ambos lados de la cara en plan moño rápido y eficaz, iba con una media alta y otra caída —en la alta, llevaba la varita—, no llevaba ni túnica ni suéter y la corbata estaba mal abrochada. Joder, es que nunca aprenderé a hacer bien el nudo de la corbata, ¿vale? Eso es tarea de hombres... No obstante, acompañada de Chiwi por ese pasillo, llegué a un lugar en donde habían pequeños bancos. No solía haber nadie por allí, era un sitio a veces lúgubre y solitario, no obstante, noté la presencia de una persona en uno de los bancos. Supuse que sería la típica pareja que se estaría dando el lote. Qué asco... Intercambio de saliva a lo hardcore ahí... Pero pasaría sin prestar atención e intentaría no cortarles el rollo.

No obstante, nada más pasar, vi solo unos pies, unas manos cruzadas y ese rostro que tan bien reconocía, además de que ese saludo con esa repugnante voz solo podía ser de él. ¿Por qué razón del destino está Joseph solo aquí? ¿¡POR QUÉ?! ¿Además, dónde está su esposa Damon? Se me puso el corazón en la garganta. Había conseguido evitarlo desde que llegamos a Hogwarts, pero veo que no podía hacerlo por todo el año. Retrocedo con los libros y veo como Joseph se levanta al no recibir respuesta por mi parte, ¿qué esperaba, unos buenos días? Por un momento, pienso que los libros no son tan importante y que mi vida y salud lo es más... Lo miro desafiante y dejo caer los libros al suelo sin previo aviso, y rápidamente comienzo a correr por donde he venido para buscar otra salida o un escondite. A medio camino cogí a Chiwi, ya que no era su fuerte correr e intenté esconderme detrás de una oscura columna, en una zona del castillo en donde ya no llegaba el sol, abrazando a Chewbacca para que no hiciese ruido. Creo que lo he perdido de vista...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Lun Oct 14, 2013 12:00 am

Aquel día estaba tremendamente aburrido, cansado, asqueado y todo los estados de ánimo que pudiesen a atribuírseles a esa tarde carente de toda diversión. Me había pasado la mañana encerrado en mi cuarto, probablemente por el hecho de que me desperté con un vacío indescriptible en el estómago. Se lo había contado por encima a Joseph, pero el no le había dado importancia, y era lo lógico, si no fuera yo el que le estuviese sintiendo tampoco le hubiera dado importancia.

Ya entrada la tarde decidí ir a dar una vuelta por el castillo a ver si conseguía distraerme un poco. La verdad era que no estaba para tirar cohetes, y lo peor de todo es que ni siquiera sabía por qué. No era normal en mí tener aquel tipo de sensaciones y esperaba con ansias que no me volviera a ocurrir, era lo peor. Saludaba lo más animadamente que podía a las personas que conocía, sobre todo a las chicas, con el objetivo de que la sonrisa tonta de la mayoría de ellas consiguiera levantarme el ánimo. Muchas de ellas me veían como alguien inalcanzable, y eso me encanta. Las cosas inalcanzables son valiosas y deseables, como yo. Reí ante mis pensamientos, mientras me dirigía a donde creía que podía estar Joseph.

Estaba llegando cuando vi el rostro de alguien más que conocido. Pude adivinar en su rostro algo de miedo, incluso nerviosismo, y llevaba en sus manos a aquel asqueroso gato el cual no dudaría en matar en cuanto tuviera oportunidad. Procuré acercarme lenta y silenciosamente para que no se percatara de mi presencia, y al final aceleré un poco el paso, tocándole el hombro. - ¡Hola Danny! – Le susurré lo suficientemente bajo para que solo me oyera ella. – Me atrevería a decir que sé de quién estas huyendo. – Reí para mis adentros. - ¿Me equivoco?

A la vez que le hablaba me acercaba más y más a su rostro, apoyándome con el brazo derecho en la columna y dejándome caer poco a poco encima de ella. – No me pongas esa cara de asco, sabes que en el fondo soy encantador. – No paraba de esbozar mi sonrisa de superioridad, la misma que usaba para ligar con las que caían fácilmente en mis garras. - Si te portas bien quizás no le diga a Joseph que estás aquí. - Le inquirí, poniéndole un mechón de pelo tras la oreja.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Miér Oct 16, 2013 3:28 pm

Esperé impacientemente, a ver si por algún milagro del destino había conseguido burlar a Joseph. Podía resultar tan fácil como difícil, él sólo tendría que elegir en un cincuenta por ciento para saber por qué lado me habría ido, de haber aceptado, no tardaría en posar su mano en mi hombro y complacerme con su asquerosa compañía. Continué en mi espera, con la espalda pegada a la columna y con Chiwi sujeto a mi pecho, entre mis brazos, ambos en silencio y... sin más dilación, la mano se posó en mi hombro. Eché un pequeño respingo y escuché las chirriantes palabras de... ¿Espera, Damon? Me giré rápidamente y me asomé por el pasillo, a la vez que escuchaba sus palabras, pero para ver si Joseph andaba cerca. ¡No está!

Te crees que sabes mucho, pero no sabes nada, Damon Harrelson —contesto mordaz, le medio empujo con el hombro para pasar a su lado e irme, pero él fue más rápido y pasó la mano por mi lateral, aprisionándome contra la columna y acercándose cada vez más y más hacia mí. No podía saber que huía de Joseph, o iría a buscarlo. O silbaría, en plan perro. Seguro que Joseph vendría corriendo.

Chasqueo la lengua, molesta y sin saber qué hacer, si subíamos la voz, Joseph podría escucharnos perfectamente, si utilizaba algún hechizo, podría sonar y Damon podría simplemente llamar la atención. Así que tenía que andarme con cuidado si no quería terminar hoy en la enfermería o durmiendo mal por culpa de estos dos. Mi cara de asco fue inminente al ver que Damon no paraba de acercarse, y me mantuve callada a sus egocéntricos y vacíos comentarios. Prefería no hablar, pues parece que Joseph tiene un sexto sentido para toparse conmigo, y no era plan de tentar al destino dejando mis ondas sonoras por el aire.

Damon me dijo que si me portaba bien no avisaría a Joseph... sabía de sobre que había solamente dos tipos de personas en los que no confiar en este mundo: los Slytherin y similares, y los gemelos Weasley. Pero era o eso, o esperar a que una simple alerta de Damon me pusiese a mis dos asquerosos enemigos delante. Me mordí el labio, entre nerviosa y molesta, y alcé la mirada que recién acababa de bajar. No me gustaba plantarme cabizbaja entre ellos, me gustaba mantenerles la mirada para que se diesen cuenta que no iba a darme por vencida por mucho que les gustase tocarme las narices. De repente, hizo contacto FÍSICO. Me pasó un mechón de pelo por detrás de la oreja, a lo que Chiwi saltó de mí para echarse a correr hacia algún sitio desconocido y yo le aparté la mano despectivamente. Rápidamente vi como me miraba con cara amenazante y de gritar en cualquier momento el nombre de su amigo.

¡Espera, espera!  —susurro con énfasis— ¡No le llames! —le pido, notándoseme que no quería meterme en líos. Y mucho menos con ellos... y después de lo que le hice a Joseph en el Expresso menos todavía...¿Qué quieres, Damon? Deja a Joseph fuera de esto... —añado, mirándole a la vez que trago saliva, aun entre él y la pared.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Jue Oct 17, 2013 6:41 pm

Notaba su nerviosismo en su cara, en sus pequeños y casi imperceptibles gestos, en su mirada, y eso me encantaba. Vale, yo no era un sádico como Joseph, ni disfrutaba a sobre manera torturar a la gente, pero ¿a quién no le gusta que le tengan miedo de vez en cuando?¿Imponer respeto? Yo creo que eso a cualquier ser humano le parece atrayente, sentirse superior, por muy buenos y humildes que pudieran “parecer “ algunos.

Estuvimos en esa posición unos segundos, yo la miraba fijamente a los ojos, pero ella a veces me desviaba la mirada, la estaba incomodando. Fue cuando le coloqué un mechón de pelo tras la oreja cuando reaccionó, como si acabara de despertarse de un trance, apartándome la mano brusca y rápidamente. Aquel gesto hizo que estuviera a punto de pegar un grito que llevaba el nombre de Joseph, pero ella lo predijo antes e hizo que me callara, suplicándome que parara y que no le llamara. “Espera, ¿Danielle Maxwell está suplicando?” No podía ocultar mi sorpresa, al fin y al cabo parecía que aquel enfrentamiento iba a ser más divertido de lo que esperaba. ¿Tanto temía a Joseph? ¿Acaso le había hecho algo de lo que yo no era consciente? Sabía que Joseph se solía meter bastante con mucha gente, y hasta les hacía la vida imposible, incluso corrían rumores de que algunos habían abandonado Howgarts por su culpa. Pero Danny nunca había mostrado sumisión ni nada que se le pareciera, es más, incluso en ciertas ocasiones hubiera jurado que ella también se divertía dándole contestaciones ingeniosas a sus amenazas, pero parecía que esta vez era diferente. Probablemente ya estaría cansada de todo aquello, y era lógico. Lo entendía, claro, pero tampoco me importaba demasiado.

Aquel dichoso gato había salido segundos antes corriendo vete tú a saber dónde. “Malditos felinos asquerosos, son los animales más cobardes del mundo” Definitivamente mataría a aquel bicho tarde o temprano, estaba harto de tener que verlo por el castillo o en brazos de Danny, me resultaba repugnante.

- ¿Que qué quiero? – Alzé una ceja con picardía. – La pregunta es, ¿qué estarías dispuesta a darme a cambio de librarte de mi GRAN amigo Joseph? - Puse énfasis en la palabra “GRAN”, dándole a entender que su propuesta tendría que ser bastante interesante como para que yo decidiera ocultarle algo a él.

Entonces me quité bruscamente de donde me estaba apoyando, mirando tras la columna para ver si veía a Joseph. Ni rastro. – Ven conmigo. – No la obligué a que lo hiciera, pero en parte supongo que era consciente de que no hacerme caso en aquellos momentos supondría tener que enfrentarse a alguien peor que yo, mucho peor de hecho.
Fuimos hasta un banco cercano, donde supuse que Joseph no estaría buscando a Danny. Por el camino no paraba de pensar en qué beneficio podía sacar de aquella situación, y entonces de repente se me ocurrió algo:

- Si no quieres enfrentarte a Joseph, debes librarte de ese gato que tienes como mascota. – La miré seriamente, ya que no era ninguna broma. Sabía que eso la jodería y mucho, y además me libraría de semejante cosa, así que sin quererlo estaba matando dos pájaros de un tiro.
Al ver su cara añadí algo más, sin dejarle tiempo a que me reprochara o me negara nada:

- En su defecto… puedes escaparte conmigo una noche… y bueno, ya sabes… - Ladeé los labios y me mojé uno de ellos con la lengua instintivamente.

Sí, Danielle Maxwell era nuestra víctima número uno, pero ¿qué había de malo en pasar un buen rato dándonos placer mutuamente? Nadie tendría por qué enterarse, y si me paraba a pensarlo detenidamente, siempre le había tenido un poco de ganas. Y después de este largo verano sin verla, más aún. Sí, definitivamente me daba mucho morbo, y yo siempre conseguía lo que quería, así que…

- Y como soy una persona tremendamente adorable y buena, te voy a dar una tercera opción… - No dejaba de sonreír, nunca pensé que llegara a proponerle aquello. – Si tienes un tercer ofrecimiento estaré encantado de escucharla, aunque te aviso de que la segunda que te he dado es bastante difícil de superar…
- Eso sí.
– Me puse serio de golpe. – Si no cumples ninguna de ellas, ten claro que este año en Hogwarts va a ser el peor de tu vida, te doy mi palabra, y aunque Joseph no esté… el también te la da. – Reí con ganas. - Y de la misma manera te doy mi palabra de que si cumples lo que dices te librarás de nosotros al menos por este año. Buena oferta, ¿eh? No te podrás quejar.

¿Qué elegiría? Si al final Danny Maxwell había conseguido despertar curiosidad en mí y todo, esta chica no paraba de sorprenderme.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Oct 20, 2013 3:43 am

No quería meterme en problemas de donde no podría salir ilesa, no tenía ganas de recibir, ni tampoco de defenderme ni de discutir. Con Joseph solo hacía eso; o recibía, o me ponía nerviosa, o me hacía pasarlo mal. Tenía la habilidad para joderme a cada momento, y lo odiaba, no me gustaba tener que pasar un mal momento por su estúpida obsesión compulsiva de tener que joder al prójimo y subestimar a los débiles. Damon parecía, en ciertas ocasiones muy limitadas, un poco más inteligente, básicamente porque parecía un ser humano que podía llegar a entrar en razón. Por esa misma razón, no quise desaprovechar la opción que me había brindado de poder librarme de Joseph. Algo que me sorprendió gratamente, ya que rara vez había visto a Damon tomar decisiones como esta por su propia cuenta. Damon es algo así como un secuaz de Joseph, no sé…  Aunque los dos son igual de cojoneros.

Escuché su primera opción sobre qué hacer para mantener contento a Damon y que no llamase a Joseph. Podría sonar exagerado, pero me encontraba en la sexta planta, en un pasillo inhóspito por donde pasa muy poca gente a esta hora… Como Joseph me encuentre me va a devolver lo que le hice en el Expreso multiplicado por diez, y no quería.  Me quedé de piedra, mirándole con una ceja alzada cuando terminó de hablar. ¿Estaba loco? ¿En serio cree que ha una mínima posibilidad de que yo me fuese a librar de mi pequeño y lindo Chiwi? La estaba flipando, en colores. No me dio tiempo a contestar, pues rápidamente saltó con algo diferente para contrarrestar a esa estúpida idea que acababa de tener.

Sin embargo, el remedio fue peor que la enfermedad.

Nunca he sido muy buena pillando indirectas ni segundas intenciones… pero juraría que esa frase que acaba de hacer tiene correlación con temas sexuales. A no ser que quiera fugarse y hacer pellas en Hogwarts conmigo por la noche, cosa que dudo mucho. Tragué saliva, entre sorprendida y sin saber qué decir… ¿Estaría diciendo eso para reírse de mí? ¿O me creerá atractiva de verdad? ¿Además, qué bicho le habrá picado? ¿Acaso cree que hay una mínima posibilidad de que yo acepte esa proposición indecente? No obstante, aún no me creía lo que estaba oyendo, ni tampoco que fuese en serio, así que, totalmente sería, tuve que intentar descubrir si iba en serio o no.

Supongo que estás de coña, o puedo empezar a partirme el culo aquí mismo. ¿Sexo, con Damon? Por favor, prefiero dar mi primer beso a un chimpacé con mal aliento que tener un roce físico fuera del desprecio con alguno de estos dos... Sin embargo, Damon tuvo la decencia de poner otra opción en el pack. Una opción la cual podía elegir yo y que debiese de ser mejor que alguna de las dos anteriores…
Teniendo en cuenta que su primera opción es matar a mi mascota, algo que si pudiese y tuviese huevos, intentaría por su propia mano —inútilmente, por supuesto—, y que la segunda opción dudase que fuese de verdad, o entraría en pánico por ese extraño interés de Damon hacia mí… pues no parecía demasiado difícil. Eso sí… es un hombre y sus opciones remarcan dos adjetivos bases: violencia y sexo.  ¿Qué más le puede gustar a Damon, siendo cómo es? ¿Poder, quizás?

Llegamos al banco a donde nos estaba dirigiendo y me “obligó” a sentarme con la mirada. Me senté obedientemente y, mientras me miraba esperando un veredicto, me puse a mover las piernas con un tick que aparentaba estar nerviosa.

Te puedo ayudar a vengarte o a conseguir algo. No tienes por qué tomarla conmigo. Ambos sabemos que no quieres pasar una noche conmigo, sea de la manera que sea. —digo temerosa, esperando que asienta convencido ante mi afirmación Y QUE DE VERDAD NO QUIERA PASAR UNA NOCHE CONMIGO, sea como sea— Y mi gato tiene suficiente con estar gordo como para encima tener que deshacerme de él porque tú me lo digas. El pobre es un incapacitado. —me excuso en sus peticiones— Soy experta en escabullirme y gastar bromas, paso desapercibida y me meto donde haga falta. Puedo conseguirte lo que quieras, o puedo gastarle una mala broma a quien tu quieras. Lleváis todos estos años jodiéndome la paciencia, y sabes que soy capaz de casi todo, y más si es para que me dejen en paz.

Termino de decir, aun sentada, mirando hacia arriba porque Damon había preferido quedarse de pie, para mirarme desde arriba. Algo muy usual en ellos, mirar siempre desde arriba. Supongo que les pone eso de mirar por encima del hombro a la gente para sentirse superior. Muy Slytherin todo. Suspiré al ver que mi opción no había sido muy reconfortante… y se me ocurrió otra. Era arriesgada, pero podría posponerse hasta el infinito si a Damon se le olvidaba o  quisiera reservársela… así que me arriesgué a probar suerte, por si no quería mi ayuda para nada de lo anterior.

O también… —murmuro, antes de que diga nada, mirando al suelo y moviendo los pies— Si no me delatas hoy a Joseph… te deberé una. Cuando quieras, donde quieras, lo que sea… siempre que esté dentro de mis posibilidades… —añado murmurando, levantando luego la mirada para saber su opinión. Le había ofrecido dos cosas… esperaba, por Merlín, que se le olvidase las dos estupideces que había dicho él y que aceptase alguna de esta, puesto que si no es así, me iba a faltar tiempo para echarme a correr...
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Mar Oct 29, 2013 10:26 am

Como esperaba no le habían convencido ninguna de las opciones que le había propuesto, aunque debía admitir que muy en el fondo tenía la esperanza de que me sorprendiera y accediera a pasar una noche conmigo. Era obvio que nos odiabamos mutuamente (seguramente más ella a mi que yo a ella), pero a todo el mundo le gusta el riesgo y el morbo de vez en cuando, o eso pensaba hasta aquel momento. Al fin y al cabo parecía que lo que yo consideraba “normal” no lo era para la mayoría de las personas, incluída ella.
La escuché pacientemente, sin mover un solo músculo de la cara, mirandola fijamente desde arriba.

- Tu sí que no sabes nada, Danielle Maxwell. – Le dije seriamente, recordandole lo que me había dicho ella antes a mí.

Me metí las manos en los bolsillos y recapacité sobre qué hacer. Estaba claro que no podía desaprovechar una oportunidad como aquella, pero tampoco quería desperdiciarla usandola para algo que podía hacer yo mismo o que tampoco me iba a beneficiar tanto. Desgraciadamente la opción de librarse del bicho parecía más que descartada, incluso más que la de tener sexo. ¿Qué cojones le vería a ese animal para tenerle tanto cariño? Si no es más que una bola de pelo gorda y torpe.

- No se… - Golpeaba el suelo con el pie izquierdo con algo de impaciencia. Lo que me estaba proponiendo no me convencía del todo y ella lo sabía. Igual que sabía que si se me cruzaban los cables podía pagarmelas yo mismo sin siquiera pedirle opinión, o lo que era peor, podía alertar a Joseph y darle el peor año que pudiese imaginar en Howgarts.

Pensé un segundo, valorando las opciones que tenía en mi mano. La verdad era que en situaciones ordinarias seguramente la hubiera usado para putear a algún profesor o algún listillo de Gryffindor, pero ciertamente me apetecía más divertirme yo mismo con ella.

- Dentro de dos noches vendrás conmigo al Bosque Prohibido. – Más que una propuesta fue una imposición, una orden. – Tranquila... – Añadí medio sonriendo al ver su cara. – No te tocaré un pelo si no quieres, tampoco me tienes tan loco, ¿sabes? – Dije con tono de superioridad. – Solo daremos un paseo. Luego de eso quedarás oficialmente libre de los acosos de Damon Harrelson… - Me sañelé. – Y Joseph M. Gordon. Palabra de Damon. – Sentencié, levantando mi mano derecha en señal de promesa.

Pensaba que sería divertido jugar un poco con el miedo en aquella ocasión, para dejarle un buen recuerdo de mi parte, y quién sabe si Joseph quizás quisiera participar, eso en todo caso sería una sorpresa añadida. Definitivamente la cara de susto y terror de Danny con alguna broma  pesada me bastaría como recompensa.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Mar Oct 29, 2013 10:38 pm

Todo lo que se me había ocurrido había sido totalmente sin pensar, de hecho, obligué a que mi subconsciente dijese cosas dentro de mis posibilidades y que no las desvariase, puesto que decir las cosas con rapidez y tensión no me hacían tener una buena capacidad receptiva ni tampoco imaginativa. Y tampoco quería que Damon cogiese alguna cojera de mis proposiciones para proponerme algo indecente o se le ocurriese algo peor que obligarme a hacer. Resultaría masoquista, pero prefería mil veces tener que hacer cualquier cosa con Damon —“cualquier cosa”, aunque me arrepintiera al final—, que tener que lidiar con Joseph y él… Total, Damon parece mucho más razonable y PERSONA HUMANA que Joseph.

Aun no me creía lo que él me había dado a elegir, o matar a mi mascota o enrollarme con él. ¿Me veía cara de asesina despiadada o bien cara de guarrilla? ¿Acaso se ha acostumbrado a ver esas caras en su sala común y se cree que todo Hogwarts es así? ¡Perdona pero no! Las únicas guarrillas asesinas son las Slytherins… Tras proponerle lo único que podía llegar a proponerle,  él saltó, tajante y serio con lo que quería.

Me olía a encerrona. Mientras me hablaba le miré con desconfianza, con cara de pocos amigos —en realidad no tenía muchos amigos, así que esa cara me venía normalmente ni que pintada—. Cuando hubo terminado de hablar, seguí mirándole con la misma mirada entrecerrada y, a la vez, pensativa. ¿Y ya está? ¿Y sin más me libraré de estos dos pesados solo por acompañarle al BOSQUE PROHIBIDO a PASEAR? Ellos se lo han pasado muy bien estos cuatro años y yo muy mal como para que, solo con eso, consiga librarme de ellos…

¿En serio? ¿Sólo dar un paseo por el Bosque Prohibido? —pregunto, notándoseme que no me fiaba de él ni un pelo— Damon, seré rubia y Hufflepuff, pero creo que sabes de sobra que no soy estúpida. —le contesto mordaz, aludiendo a sus pensamientos “racistas” contra los Hufflepuff pues sabía que los Slytherin nos tienen en muy baja estima. Bajo la voz por si acaso Joseph sigue por la zona, pues no quiero llamar su atención, no ahora— ¿Sólo con dar un paseo por el bosque prohibido en tu compañía vas a hacer que Joseph deje de molestarme? Y, si se puede saber, ¿cómo vas a hacer que ese niño olvide su exagerada obsesión con amargarme la vida? —me cruzo de brazos, tragando saliva con cierto nerviosismo.

No me gustaba que jugasen conmigo, no de esta manera. Pero claro… ¿qué iba a hacer si no? Obviamente, no podía confiar en este tío, pero prefería arriesgarme en este momento que sufrir ahora las consecuencias de una negativa directa, puesto que eso sería encontrarme con ambos en frente mía ipso facto, y si podía evitarlo, lo evitaría sin dudarlo. Así pues, puesto a que no me fiaba ni un maldito pelo de Damon, me decanté por aceptar la proposición. Aunque siendo realista, no me ha propuesto nada, me está obligando. Suspiro y me levanto para mirar por el pasillo, luego vuelvo a meterme en ese pequeño hueco del banco y me apoyo a una columna, mirando a Damon, esta vez, yo de arriba, con mis manos detrás de mi espalda en un claro símbolo, involuntario, de inseguridad.

Está bien. Dentro de dos días iré contigo al bosque prohibido. —chasqueo la lengua, molesta por tener que ceder a sus deseos— ¿Algo más, o puedo irme ya? —pregunto, con un tono cansino y molesto. Quería irme cuanto antes, o a saber qué cosas se le podrían ocurrir a este tío mejores que esa del bosque prohibido…  y prefería no saberlas por si cambiaba de opinión. La del bosque no sonaba tan desagradable, por lo menos se quitó de la cabeza esa asquerosa idea enrollarnos o deshacerme de mi mascota… Parece que su ÚNICA neurona funcional hizo contacto con un rayo invisible y supo pensar algo con lógica…
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.824
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1563
Puntos : 910
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Dom Nov 03, 2013 2:14 am

Asentía a todas sus preguntas de forma pasiva y seria, sin añadir demasiadas cosas más, ya que realmente no era necesario. Obviamente no le iba a desvelar la sorpresa que le tenía preparada, eso sin duda chafaría toda la fiesta. Aún así, sinceramente, me estaba cansando con tantas preguntas.

- Déjalo todo en mis manos, ¿quieres? Podré parecer el secuaz o el esbirro de Joseph, como quieras llamarlo. Pero ante todo somos amigos y soy perfectamente capaz de conseguir que te deje en paz. – “Aunque no creo que me esfuerce si quiera, pero bueno” – Así que deja ya las preguntas, anda, que me vas a dar dolor de cabeza al final.

Cuando quería podía ser la persona más paciente del mundo, pero había otras que con tocarme un poco la moral se me llenaba el vaso y es ella no lo quería, ni yo tampoco. Gracias a Dios acató la idea y sin más se resignó a aceptar mi “proposición”, aunque a decir verdad tampoco tenía muchas opciones más.

No pude evitar sonreír por su expresión y por su pregunta de si quería algo más. “Sí, quiero algo más…” Rápidamente aparté aquellos pensamientos y recuperé mi semblante serio e imponente, irguiéndome un poco para quedarme visiblemente más alta que ella y mirarle desde arriba. -Puedes irte. – Le dije finalmente.

La observé unos instantes mientras se alejaba, parado al lado del banco y en mi interior estaba feliz, una vez más me había salido con la mía. “¡Vaya!” De repente mi felicidad pasó a convertirse  en euforia pura y dura, al recordar que justo dos días después sería Halloween. “¿Podría haberme salido mejor? Esto le va a encantar a Joseph” - Pensé divertido. - ¡Estoy impaciente! – Le grité a Danny, justo antes de que desapareciera por uno de los pasillos. Y no era mentira, estaba realmente impaciente.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.