Situación Actual
20º-25º
15 agosto -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Sisabelle Zabini pj destacado
AJ & Joshua Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel]

Invitado el Jue Jun 18, 2015 10:38 pm

La mujer morena se encontraba en su despacho, revisando algunos historiales y organizándolos por fechas. Margareth era muy maniática con su trabajo, y necesitaba tener todo en orden en todo momento. Eso la ayudaba a encontrar todo de forma rápida cuando era necesario. La morena suspiró de forma pesada mientras se ponía en pie, en ese momento llevaba puesta una túnica hecha a medida en lugar del típico uniforme de aquel hospital. Era una mujer elegante, tanto en su forma de vestir como en su forma de actuar, cada movimiento parecía estar estudiado, y lo cierto es que aquel pensamiento no iba demasiado lejos de la realidad. Margareth necesitaba mantener las formas, siempre. Aparentaba tener una familia perfecta aunque en el fondo no fuese así, la relación con su marido se iba apagando día a día, con su hija apenas hablaba y su hijo... bueno, su hijo era caso aparte, ya que hiciese lo que hiciese para ella era perfecto. A pesar del abandono a la familia, Margareth no le guardaba ningún tipo de rencor, para ella su primogénito sería siempre especial.

Margareth salió de su despacho con unos informes en la mano, caminando por los pasillos de forma lenta. La morena era observadora, no perdía detalle de nada y en cuanto vio un leve coqueteo entre dos de sus empleados no pudo evitar hacer una mueca con los labios, negando ligeramente  -¿Saben que las relaciones entre empleados están prohibidas?-Dijo con tono serio, alzando una ceja. No había ninguna norma escrita sobre eso, y a la morena le daba igual qué hiciesen en su tiempo libre, sin embargo no aceptaba retrasos en los horarios y esas tonterias sin duda no ayudaban a la eficacia  -Vamos, vuelvan al trabajo, si vuelvo a veros en los pasillos os sancionaré a ambos-Dijo mientras los miraba fijamente. Aquella "pareja" no tardó en desaparecer de su vista, y la morena esbozó una sonrisa de superioridad.

Margareth dejó aquellos informes en recepción para después ir hasta la sala de espera para tomar un café. Podía haberlo tomado en su despacho, pero la mujer también necesitaba despejar su mente y salir de aquellas cuatro paredes en las que pasaba horas. Se sentó en una butaca mientras observaba a la gente, la mayoría de ellos estaban serios, y era lo más normal en un lugar como ese. La mujer se centró en tomarse aquel café, inmersa en sus pensamientos, mientras jugaba de forma leve con un mechón de su melena.
Anonymous
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Vie Jun 19, 2015 1:58 am

Acababa de terminar Hogwarts y sentía como una increíble sensación de libertad le invadía. No era la misma sensación que años atrás, esa sensación limitada en la que conscientemente te convencías de que dentro de tres meses tendría que volver a estar entre las paredes de ese castillo, sino una sensación de libertad única. Había aprobado todos los EXTASIS con absolutamente todos EXTRAORDINARIOS. Incluso en Pociones, que siempre había sido su némesis. Por lo que no podía sentirse más orgulloso consigo mismo.

¿Ahora qué venía? La auténtica aventura. Cuatro años de universidad en dónde utilizaría cualquier oportunidad para visitar mundo. No quería ir de viaje por las ciudades muggles famosas, sino quería ver ese mundo escondido, ese mundo mágico que todo el mundo desconoce. ¿La ambición de Axel? Hacerse famoso no por su apellido o logros académicos, tampoco por un buen cargo en el Ministerio o en Wizengamot, sino todo lo contrario, él quería ser conocido por todos por sus descubrimientos. Él ansiaba el conocimiento y probablemente lo que más satisfacción le diera es que le reconocieran el mérito por todo aquello que habría podido aportar al mundo mágico. ¿Especies mágicas? Probablemente hubieran cientos que aún no se hubieran descubierto. Y eso era lo que pretendía descubrir Axel.

No obstante… desde que Axel pasó por aquella horrible enfermedad hace un año se había vuelto un poco hipocondriaco. Y de por sí, Axel era una persona bastante débil en cuestiones de salud. No quería morirse en medio de Indonesia por tener viruela de dragón, por lo que iba a ir a San Mungo a preguntar expresamente métodos de evitar y maneras de poder identificar las distintas enfermedades más contagiosas y peligrosas. Y, claro, de poder llevarse algún antídoto para aquellas que más preocupación le daba, mejor todavía.

Llegó a San Mungo después de desaparecerse, una habilidad que había conseguido hace poco. De hecho no se le daba nada bien desaparecerse por el momento, por lo que al aparecerse en medio de la cafetería de San Mungo, se chocó contra una mesa vacía, la cual tiró al suelo y él cayó encima. Una enfermera se acercó a ayudarle y Axel se levantó rápidamente, sacudiéndose la ropa.

-Estoy bien, estoy bien, gracias.-Dijo, sintiéndose avergonzado.-Aún soy novato con esto de la aparición…-Se excusó mientras ayudaba a la sanadora a colocar la mesa en su sitio y recoger las cosas que había tirado.

La sanadora siguió por su camino y Axel, después de resoplar por el golpe y el bochorno, se acercó a la barra de la cafetería a pedir una botella de agua. No llegó a pedirla, en realidad, ya que su mirada rápidamente encontró a nada más ni nada menos que a Margareth Winslow. Se sentó a su lado, aprovechando que, aparentemente, estaba sola.

-Vaya, pretendía hacer como que eso nunca hubiera pasado. Su presencia me lo pone muy difícil.-Dijo Axel, aludiendo a que más gente de la prevista y conocida le habían visto hacer el subnormal. Axel sonrió, intentando no darle más vuelta al asunto.-Es un placer volver a verla, señora Winslow. Y tranquila -Axel alzó las manos en señal de inocencia- esta vez no vengo con ninguna enfermedad contagiosa.

Pidió la botella de agua con un gesto de la mano y recordó cómo había llegado a San Mungo hace un año. Principalmente se creía que podrían tratar la enfermedad en Hogwarts, pero con bastante semanas de retraso enviaron a Axel allí en bastante mal estado. Según decían, si hubieran cogido a tiempo la enfermedad, no hubiera tardado tanto en ponerse bien.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : ¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel] Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Vie Jun 19, 2015 2:17 pm

La mujer se cruzó de piernas, con la elegancia que Margareth siempre desprendía. Removió su café con la mirada en un punto fijo pero sin mirar nada en especial. Sus pensamientos estaban en otra parte, concretamente en aquel hombre que estaba revolucionando su mundo y que no era su marido. El matrimonio no pasaba su mejor momento, y bueno, en realidad nunca lo habían tenido, era un matrimonio vacio aunque, por su parte, lleno de cariño, pero no ese cariño que se deben tener las parejas. Actualmente la mujer se sentía demasiado atraída por su amante, si, tenía un amante pero eso no era nada raro, aunque no por ello era algo que dijese a los cuatro vientos. Nadie sabía, o al menos eso pensaba Margareth, de esa aventura que la mujer tenía desde hacía años. Un ruido la alertó pero no prestó demasiada atención, simplemente dio un respingo e hizo una mueca, bajando la mirada hasta su café para después dar un ligero sorbo.

La mujer ladeó el rostro cuando alguien se sentó a su lado, puede que estuviese en mundo pero siempre estaba alerta. Esbozó una sonrisa al ver a aquel muchacho que tanto tiempo había pasado siendo su paciente. Los incompetentes de Hogwarts lo habían mandado allí cuando la enfermedad estaba ya muy avanzada -El placer es mio, Axel-Dijo, tendiéndole una mano a forma de saludo, sonriendo -Es bueno saber eso, sin duda... Ya iba a dar la voz de alarma-Dijo, riendo un poco por eso, para después negar un poco -¿Cómo te va todo? ¿Vienes a visitar a alguien?-Preguntó, tomando la taza de café entre las manos para dar otro sorbo -Puedes tomar algo más si deseas, yo invito-Dijo de forma sincera mientras sonreía, observándole con atención.

La morena no tardó en terminar su café, dejando la taza a un lado y suspirando ligeramente -Anda, cuéntame ¿Qué te trae por aquí?-Preguntó mientras le observaba, sonriendo de medio lado -Aun recuerdo cuando llegaste aquí... Nos dejaron el trabajo sucio, sabes que si te hubiesen traído a tiempo todo hubiese sido más rapido-Murmuró, rodando los ojos -Perdiste un año de tu vida, por un error, o quizá a vagancia de los enfermeros de Hogwarts... Esos incompetentes solo están preparados para tratar tonterias-Dijo con visible molestia en su voz, alzando una ceja ligeramente -Por suerte, al final, con calma pudiste salir de la enfermedad... Y supongo que todo va bien ¿no? ¿Has notado algo durante los ultimos meses/-Preguntó la mujer, interesada en el estado de salud de Axel. Quizá Margareth fuese cruel y despiadada pero cuando se trataba de su trabajo era responsable y seria.
Anonymous
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Sáb Jun 20, 2015 2:47 am

Mientras Axel estaba casi vegetal cuando llegó hace un año a San Mungo no se dio cuenta de que una de sus enfermeras era nada más ni nada menos que la madre de su amiga. Con el tiempo, su mente fue mucho más rápida y cuando se dio cuenta de ello no pudo creerse la coincidencia. La mujer bromeó con él y Axel esbozó una encantadora sonrisa.

-Pues… Por fin me he graduado.-Dijo Axel, conservando la sonrisa.-Más vale tarde que nunca, o eso dicen. Y no, no vengo a visitar a nadie, por suerte.-Iba a explicarle el por qué de su visita, pero la mujer se ofreció a invitarle a algo por lo que aprovechó para pedir un té. Le encantaba sobre todo el aroma del té.-Pues genial, muchas gracias.-Miró, entonces, a la persona tras del mostrador.-Un té de fresas, por favor.

Normalmente solía ser un tanto cortante hablar con personas mayores, pero a Axel no le ocurría eso nunca. Aparte de tener una labia increíble, de hecho se sentía más cómodo hablando con personas mayores. Le parecían más auténticas, más naturales. Por esa razón el Ravenclaw poseía tanta educación y conversación, porque de una manera u otra, su familia y sus fiestas le habían hecho relacionarse con personas siempre mayores. Al fin y al cabo, él era el menor de una familia de cinco hermanos.

Margareth recordó el día en el que Axel llegó y éste puso los ojos en blanco al recordarlo también, recibiendo el agua a temperatura similar a la lava en el Monte del Destino. Axel metió la bolsita de té y esperó, mirando a la señora Winslow.

-Pues no vendría nada mal alguien como usted allí.-Comentó, cuando la mujer dijo que sólo estaban capacitados para tonterías. Probablemente los sanadores de allí fueran sanadores de menos nivel, al fin y al cabo, todos los casos graves terminan viniendo a San Mungo.-No, que va. Durante el verano pasado, es decir las primeras semanas después de salir, aún sentía el malestar por culpa de las medicinas. Pero desde que dejé de tomármelas estuve como nuevo.-Le expliqué, ya que no había vuelto a aparecer por allí desde entonces.-Y menos mal, la próxima vez que sienta el menor síntoma vendré aquí cual hipocondríaco. No volveré a cometer dos veces el mismo error.-Aunque la primera vez no hubiera sido SU error, al fin y al cabo fue él quién perdió el año.

Y, de esa manera, hiló el tema pertinente. Aunque antes de decir nada, retiró la bolsita de té y lo revolvió, dejándolo allí porque no quería quedarse sin sensibilidad en la lengua a corto plazo.

-Voy a irme de viaje este verano a probablemente lugares un poco extraños y mágicos. Mi intención es buscar nuevas especie mágicas... -La miró de reojo.-Es difícil, lo sé, pero no pretendo conformarme con un verano de aventuras.-Añadió, ya que no iba con muchas expectativas de encontrar nada en su primer viaje.-Me quise pasar por aquí porque no soy muy bueno en enfermedades mágicas y no tengo ni idea de cómo sabría si me he contagiado de alguna. No quiero pensar que es gripe, tomarme una aspirina y luego morirme en medio de Indonesia por Viruela de Dragón.-Explicó Axel, con una sonrisa.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : ¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel] Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Dom Jun 21, 2015 12:02 am

La mujer sonrió, apoyando el codo en la mesa y el mentón sobre una de sus manos mientras le observaba con fijeza. Aquel muchacho le resultaba interesante por su entusiasmo y su educación, normalmente cuando Margareth hablaba con un adolescente, éste la desesperaba por su inmadurez, pero con Axel era diferente. Había sido un paciente bastante bueno, tranquilo, que no daba problemas y siempre seguías la indicaciones. Para la mujer aquello era vital para la recuperación de sus pacientes, ya que algunos hacían lo que querían y después se quejaban por no tener los resultados esperados. Margareth se mordió el labio inferior de forma leve , negando ligeramente para alejar aquellos pensamientos y centrarse de nuevo en Axel.

-Bueno, eso es cierto, Axel... Otros quizá lo hubiesen dejado al no tener a sus amigos a su lado, es complicado pero me alegra que hayas terminado-Dijo, sonriendo -Fresas, buena elección, sin duda-Le guiñó el ojo para después mirar también a quien atendía en ese momento en la cafetería -Añadelo a mi cuenta-Dijo con tono algo más serio  -Y ponle al muchacho un trozo de pastel-Se acomodó en la butaca de nuevo, con esa elegancia que solía caracterizar a la mujer, apartándose un mechón de melena del rostro.

Margareth rió ante la ocurrencia del muchacho, ella no se veía trabajando en un lugar como Howgarts, pero quizá si que tenía razón al decir que necesitaban gente como ella  -Puede ser, pero yo me desesperaría atendiendo tonterías cada día... Además, la mayoría de los adolescentes se inventan enfermedades solo por saltarse las clases-Rió de nuevo, negando de forma ligera mientras hacía una mueca  -Eso no va conmigo, aunque deberían hacer una revisión de personal, de eso no hay duda-Suspiró -Bueno, mientras no hayas sentido nada al dejar los medicamentos todo va perfecto... Eran, más que nada, por precaución. ¿Y tu familia? ¿Ninguno se contagió al final?-Preguntó, aunque supuso que no era así ya que por su despacho pasaban todos los historiales de la gente del hospital -Muy bien, Axel, ya sabes que puedes venir siempre que quieras y yo misma te haré una revisión-Margareth era de esas personas que pensaba que si ella podía hacer algo, no tenía por qué delegar el trabajo a otra persona.

La mujer morena escuchó de forma atenta al muchacho, sonriendo de forma leve y asintiendo de tanto en tanto, dejándole terminar antes de intervenir ella  -Está bien que creas en ti mismo-Le observó, haciendo una pequeña pausa -Bueno, entonces tendré que ponerte varias vacunas para evitar eso, no son demasiadas, pero debemos ir a mis despacho para revisar-Hizo una mueca pensativa  -Creo que actualmente serían unas cuatro o cinco, aunque también depende a qué parte del mundo vayas... ¿Lo tienes ya claro? También puedo darte algunas pastillas, para enfermedades menores-Se pasó la mano por el rostro -Anda, y deberás traerme algo de tus vacaciones, Axel-Dijo riendo, guiñándole el ojo después, aquello era una simple broma, algo bastante raro en Margareth, sin embargo aquel muchacho le agradaba y se sentía cómoda con él.
Anonymous
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Jue Jun 25, 2015 1:24 am

Eso era cierto. Axel era una persona sumamente extrovertida, pero el hecho de que repetir le hacía empezar de nuevo en cuánto a relaciones con los otros alumnos. Tenía una amiga que había repetido como él, no por enfermedad, sino porque era un caso especial que había suspendido. Y era normal, pues siempre había aprobado gracias a la influencia de Axel sobre ella para obligarla a estudiar. Pero vamos, el último año Axel aparte de prefecto consiguió ser Capitán de Quidditch, lo cual le permitió tener mucha más relación con los de su casa y relacionarse con los que ahora serían de séptimo.

-Gracias.-Dijo el chico cuando la mujer le ofreció un trozo de pastel.-Pues sí. Por suerte tengo una amiga que entró conmigo en primero y repitió también. No tuve que empezar totalmente solo.-Le explicó.-Aunque soy Ravenclaw, de sentirme solo puedo ir a buscar consuelo en cualquier libro de la biblioteca.-Guiñó un ojo, en señal de que estaba de broma. Axel era muy inteligente y estudioso, pero nunca había sido de esos que se quedan en una esquina de la biblioteca leyendo de manera solitaria. Siempre solía leer en la sala común, en compañía.

Axel sopló el té y observó el trozo de pastel que le ponían delante. Por su aspecto parecía una porción de una tarta de queso con mermelada de frambuesa por encima. La boca se le hizo agua. Con una cucharilla cogió un trozo y se lo llevó a la boca mientras Margareth hablaba.

-Eso es verdad. Si todo lo que dijeran los alumnos de Hogwarts fuera verdad, la magia medicinal hubiera evolucionado exponencialmente.-Dijo, dando a entender que los alumnos de Hogwarts tenían mucha imaginación para inventarse síntomas y nuevas enfermedades.-¿No te gustaría compartir lugar de trabajo con su hijo y su hija?-Preguntó Axel, con una sonrisa encantadora.-Sólo faltaría que el señor Winslow dejase su cargo de Ministro para presentarse a Guardián de las Llaves y los terrenos de Hogwarts.-Bromeó. Luego negó con la cabeza cuando le preguntó por su familia.-Qué va. Después de salir de San Mungo me quedé una temporada por Londres antes de volver a Noruega, en casa de mi hermana. Y mi hermana es una obsesa del trabajo, por lo que rara vez la veía. Además, también es sanadora, así que sabía prevenirse.-Le contestó, consiguió pegar un pequeño sorbo de su té tras soplar varias veces en su interior.

Los planes que tenía Axel para su futuro, para él eran insuperables. Claro, si todo lo que tenía planeado le salía bien. Pero él eran tan optimista y aventurero que tenía pensado conocerlo todo y hacerse rico escribiendo un libro sobre eso. ¿Ambición? Mucha. Él era de esos que creían que el poder no se conseguía uniéndose a nadie, ni tampoco aquel que supiera más hechizos. Para él el poder era conocimiento y… ¿Quién es más poderoso que aquel que descubre?

-¡Perfecto! Me termino esto y vamos a revisar.-Dijo algo risueño, tomando otra porción de la tarta con la cucharilla.-Todo lo que haga falta que de verdad que me he vuelto hipocondríaco.-Dijo divertido, otra vez. Porque aunque él se lo tomase a coña, era totalmente verdad.-Lo tengo más o menos claro. Es que no iré solo, iré con un amigo. El primer lugar será Indonesia y a partir de ahí, a dónde nos guíe el poder del conocimiento…-La miró de reojo, por encima de la taza de té.-O más bien a dónde nos lleve el tren.-Bebió un sorbo y sonrió.-Lo tendré en cuenta. Cuando vuelva a Londres para la universidad al final del verano me aseguraré de pasarme por aquí y traerte un souvenir. ¿Algo en especial que coleccione o le haya gustado tener?-Le prometió y se terminó el pastel, tragando con el resto del té.-¿Entonces vas a pincharme ahora?-Dijo, sacudiéndose las manos.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : ¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel] Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Jue Jul 02, 2015 12:57 pm

La mujer no pudo evitar reir por las palabras de Axel, el muchacho tenía unas ocurrencias bastante divertidas, además era maduro, y eso le agradaba a Margareth -Bueno querido, ya sabes que todo el mundo sabe más que nosotros... Los años de universidad y de especialización no sirven de nada frente a sus ocurrencias y sus 'creí que'-Le guiñó el ojo -Pues... Lo cierto es que prefiero mantenerme al margen, no me gusta mezclar trabajo y familia-La mujer se acarició la melena, retirando un mechón de su rostro y suspirando de forma ligera. A muchos les parecería casi frívolo el querer estar lejos de sus hijos, pero así era ella -Si te soy sincera, no me lo imagino en uno de esos trabajo-Rió un poco, no de manera forzada como solía hacerlo. La morena asintió mientras miraba a Axel -Bueno, me alegra que así sea-Dijo con sinceridad, acomodándose en su butaca mientras esperaba que el muchacho terminase su té y su porción de pastel. Realmente no tenía prisa por volver al trabajo.

-Claro, termina eso tranquilo-Sonrió, asintiendo -Qué bien que no tengas problemas... A veces viene gente con miedo y forman dramas por una simple vacuna, entiendo que les tengan miedo a las agujas pero... no es para tanto en realidad, con no mirar basta ¿No crees?-Dijo aumentando su sonrisa -Aprovecha ahora, Axel, para viajar y hacer lo que quieras, no tengas miedo a nada... Después debes vivir con las decisiones que has tomado-Margareth carraspeó ligeramente, pensando en su matrimonio, aquel falso matrimonio que a ella le hubiese gustado que saliese bien... En el fondo adoraba a Ben, pero no había amor entre ellos y por muy fría que fuese, a veces anhelaba un amor verdadero, y una familia 'perfecta' -Disculpa-Murmuró -Olvida lo que he dicho-Suspiró y se puso en pie en cuanto el muchacho terminó su pastel -Espero que te haya gustado -Dijo mientras acomodaba su uniforme -Oh no, nada en especial, lo que tú quieras-Dijo riendo de forma ligera, para después hacerle un gesto y que la siguiese hasta su despacho. Ella misma se ocuparía de Axel, era su paciente, y no dejaría que nadie más lo tocase.

El despacho de Margareth tenía un estilo bastante clásico, estaba perfectamente limpio y ordenado, nada estaba fuera de su lugar, ella no podría permitir eso. El gran ventanal simulaba unas bonitas vistas a un lago, por supuesto, aquello no era real, pero Margareth adoraba mirar por la ventana y contemplar aquello. La morena abrió uno de los armarios de su despacho, buscando el historial de Axel para apuntar allí las vacunas y medicamentos que pretendía mandarle -Sientate-Le dijo mientras se apoyaba en el escritorio, leyendo por encima su historial -Por lo que veo, no tienes ninguna alergia... ¿Está todo bien? No quiero que alguna vacuna te siente mal-Alzó una ceja -A ver, te pondré tres vacunas... Y te daré unas pastillas ¿Vale? Te apuntaré en un pegamino para qué sirven cada una, y cual debes tomar si vas a un lugar u otro-La mujer se puso unos guantes tras buscar en otro de los armarios y sacar varias frascos con líquidos además de algunas agujas esterilizadas -Te daré un caramelo si no lloras-Sonrió de forma amplia, levantando la manga de la camisa de Axel de forma cuidadosa.
Anonymous
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Dom Jul 05, 2015 4:08 pm

Axel tampoco se imaginaba a Benjamin Winslow como Guardián de Hogwarts. No le conocía de nada, sólo lo había visto en una ocasión en persona y ni había hablado con él. Pero por la pose y la seriedad con la que salía en el Profeta, no parecía quedarle bien ningún otro puesto de trabajo más que el de Ministro.

-A mí tampoco me pega y eso que no lo conozco. Pero parece una persona demasiado seria como para encargarse de las llaves y de los terrenos de Hogwarts. O será que el Profeta lo pone mucho más serio de lo que es.-Comentó, bajo su punto de vista, consciente de que el Profeta a veces destacaba la actitud que más le interesaba de las personas por pura conveniencia, como Corazón de Bruja permitía la publicación de mentiras.

El miedo a las agujas era un miedo racional, al fin y al cabo a nadie le gusta que le hagan daño y que te clavaran una aguja para sacarte sangre solía hacer que cundiera el pánico en los más desesperados. Pero había miedos y miedos… Por lo que cuando Margareth dijo que con no mirar bastaba, se acordó de su propia hija. ¿Si O. no estuviera viendo pero sí sintiendo un ciempiés, tendría miedo o no lo tendría? Al fin y al cabo, era lo mismo. ¿Corazón que no ve, no siente? No creo que se pueda aplicar a los miedos.

-Imagínate que, como buena mujer que eres, le tienes meido a las cucarachas.-Dijo Axel con diversión, aludiendo a que todo ser humano femenino (y algún que otro masculino en los que se añadía) temía a las cucarachas. O más que “temer” era “asquito” como lo llamaban algunas chicas.-¿Si no las vieras pero sí la sintieras, dejarías de tener miedo?-Preguntó retóricamente.-Yo creo que el hecho de sentir y no verlo, es todavía peor. Yo prefiero mirar aunque me duela o me de asco, pero por lo menos me siento seguro de que no me está arrancando la piel o me está comiendo. No sé si me explico. La visión es uno de los sentidos que más seguridad nos dan; junto al oído.-Argumentó Axel.

Todo eso era bajo su propio punto de vista. Él se imaginaba sin vista y se sentía muy indefenso ante los estímulos externos. Pero luego se imaginaba sordo y se sentiría muy indefenso en general, con el mundo entero.

Fue entonces cuando Margareth le animó a viajar con un gesto… ¿quizás tristón o fue nostálgico? Bueno, quizás no fue nada y fue la típica frase que comenta una madre soñadora a uno de sus pacientes. Axel se encogió de hombros, pues él no era de esas personas que se conformaban.

-Nunca digas para siempre. Menos la muerte, todo tiene solución. Así que las decisiones pueden ser decisivas en ocasiones, pero nunca para siempre. ¡Hasta los tatuajes ya tienen solución! Ya no tenéis excusa, madres que dicen que son para toda la vida y que nos vamos a arrepentir…-Dijo eso último en broma, obviamente. A él no le gustaban los tatuajes, pero era lo primero que se le había venido a la mente.

Entonces Axel terminó de comerse su pastel y de tomarse su té. Se levantaron de allí y se dirigieron directamente al despacho de la señora Winslow. Axel si había estado allí no se acordaba, para él San Mungo se dividía en cafetería, zona para dormir, baño y azotea. Aunque cuando fue a la azotea fue ilegalmente y luego tuvo una buena reprimenda por ello. Se sentó cuando Margareth se lo indicó y se apoyó detrás, esperando a que la mujer hiciera lo que tuviera que hacer. Mientras tnato observó todo lo que tenía a su alrededor y era un despacho amplio y bastante ordenado. Aunque quizás no era tan amplio, pero el hecho de que tuviera esa imagen en el ventanal daba a la habitación un aspecto acogedor y, sobre todo, de amplitud.

-No, a nada hasta el momento.-Dejó claro Axel ante la pregunta de las alergias. Podría ser alérgico a muchas cosas, ya que realmente nunca se había hecho las pruebas de nada. Pero esperaba fervientemente de que no fuera así y todo estuviera en orden.-Perfecto.-Dijo Axel para darle a entender a su sanadora que lo había entendido todo a la perfección.

Estiró el brazo y ayudó a la sanadora a remangarse la camisa hasta dejar... ¿Cómo narices se llama esa parte del cuerpo que está detrás del codo? Llamemoslo contracodo. O sobaco del codo. O lugar en dónde te sacan sangre. Sí, lugar dónde te sacan sangre. Luego Axel ayudó a remangarse hasta el hombro, para que pudiera pincharle ahí.

-Puff… no sé si lo conseguiré...-Se hizo el blandengue, pero hasta el momento no le había dado nunca problema que le pincharan. De hecho le daba más asquito que le sacaran sangre que que le pincharan en el hombro por una vacuna.-¿Y usted cuándo pillará las vacaciones? ¿Tiene grandes planes para verano?-Preguntó curioso.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : ¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel] Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Invitado el Miér Jul 15, 2015 6:09 pm

La mujer morena hizo un gesto con la mano, casi como concediendo la razón a las palabras de Axel. No era que El profeta pusiese a su marido como un hombre serio, él en realidad lo era, era así con todos... Al menos ahora, puesto que en un tiempo pasado, bueno, las cosas habían sido diferente entre ambos. Hizo un ligera mueca pero después esbozó una sonrisa -Él es así, aunque es más familiar con todos nosotros, con la gente más... cercana-Dijo con un tono suave y tranquilo, en el cual no se percibía ni siquiera un tono de rencor o decepción hacia el que era su marido.

Margateth escuchó con atención el curioso planteo del chico, hizo una mueca pensativa, riendo -Puede ser, jamás lo he pensado de ese modo, Axel-Dijo mientras se acariciaba el mentón, reflexionando -Pero, a veces, es mejor no mirar-Y con eso se refería a otro tipo de dolor, al dolor del corazón, a veces era mejor simplemente no mirar hacia donde la vida nos abría las puertas, y avanzar por otro pasillo, alternativo -Todos tenemos miedo a algo, pero todo está aquí-Se señaló la cabeza -Es relativamente fácil superar fobias... Aunque yo, como todos, también las tengo-Murmuró, esbozando una sonrisa amplia y sincera. Aquel muchacho tenía potencial, sin duda alguna, era listo y avispado, y eso a Margareth le agradaba.

-Tatuajes-Rió sin poder evitarlo, mordiendo su labio inferior con ligereza -Veo que para ti no hay excusa para nada, me gusta tu entusiasmo, Axel... Pero tengo muchos asuntos de por medio como para pensar en viajar ahora, cuando te haces mayor todo cambia, yo antes pensaba como tú pero, ya me ves-La morena jugó un poco con su melena, enredando un mechón en uno de sus dedos para después tironear de forma leve -Por eso te digo que aproveches, antes de que algo, o alguien, te ate-Le guiñó el ojo, sonriendo.

Una vez ambos estaban en su despacho, la morena comenzó a moverse con más soltura, aquel era su terreno -Vale, espero no ser yo la que descubra una de tus alergias-Dijo mientras sonreía, dejando todo lo necesario en una especie de mesa metálica con ruedas, que acercó hasta la camilla donde estaba Axel -¿Preparado?-Preguntó, guiñándole el ojo mientras se ponía unos guantes y se recogía la melena con una pinza, acercándose una vez más al chico.

La morena masajeó ligeramente la piel del muchacho, limpiándola para desinfectar antes de ponerle la primera vacuna, de forma lenta, y sin avisar. Así fue como clavó la aguja en la fina piel del moreno, inyectando el líquido mientras miraba al moreno -Pues no lo sé, supongo que iremos con los niños a algún sitio-'Niños', aunque ambos hijos del matrimonio ya eran grandes, para ella seguían siendo sus pequeños -Listo, la primera ya está-Murmuró, repitiendo el mismo proceso con la siguiente, y una tercera vez con la última. Volvió a limpiar la zona de su brazo con suavidad -¿Te ha dolido?-Preguntó, quitándose los guantes y desechándolos en la papelera, para sentarse después en su butaca.

-Anda, ven aquí-La morena comenzó a escribir en un pergamino los sintomas por los cuales debía tomar pastillas, y los que debían alertarle. Aunque estaba segura que no volvería allí con una enfermedad rara, lo había vacunado contra lo peor, o al menos lo más mortal, nada que una semana de hospital no pudiese curar -Lleva esto siempre contigo ¿Vale?-Le dijo, con tono maternal -No pierdas las pastillas, ni tampoco la información que te he escrito, es muy importante, no quiero que tus vacaciones sean en un hospital de vete a saber donde-Sonrió, acercándole el pergamino mientras preparaba las pastillas.
Anonymous
InvitadoInvitado

Axel S. Crowley el Vie Jul 24, 2015 12:24 am

Era normal que El Profeta dejase al Ministro Winslow como un hombre serio y responsable y todavía más normal que en la intimidad más familiar fuera mucho más afable y cariñoso. Claro que Axel, que nunca lo había visto, le seguía imponiendo de igual manera. Es más, aún se cagaba de miedo si por alguna casual se enteraba de que Axel se había colado en su mansión un día que tanto él como Margareth se habían ido de viaje para pasarse todo el finde con su hija haciendo cosas indebidas. Y que conste en acta que todo eso fue idea de Ophelia, no de él.

Luego, hablando de fobias, Margareth también le dio que pensar con lo que dijo. Axel era de esas personas meticulosas que solían escuchar cada una de las palabras que decía la otra persona y, sobre todo, como la decía. Era mucho mejor debatiendo con personas a las que conocía de más confianza, ya que había pasado bastante tiempo con Margareth, pero realmente a pesar de verla como una de las adultas con las que mejor hablar y sincerarse (por eso de estar enfermo y tener que decirle cómo se encontraba todos los días), no había esa confianza como para saber sus expresiones corporales.

-Mejor no mirar… No sé, llámame escéptico. Siempre es mejor mirar. Si no miras puedes estar haciéndote una idea equivocada, ergo te mientes a ti mismo. ¿Es mejor acaso vivir una mentira que salir adelante con la verdad aunque te de miedo?-Reflexionó otra vez Axel ante lo que dijo la mujer. No era una manera de llevarle la contraria. ¡Ni en sueños! Axel siempre intentaba argumentar las posibilidades y dar su opinión.-Yo también tengo mis fobias y cada vez que las sufro las miro con la cabeza bien alta. ¿Qué fobias tienes tú? ¿Se pueden saber?-Preguntó educadamente, no fuera a mandarle delicadamente a la mierda por preguntar algo íntimo.

Margareth pareció nostálgica al recordar que ahora no podía permitirse viajar tanto como antes, aludiendo a la edad. ¿Cuántos años tendría? Axel no era experto en adivinar edades, pero la señora Winslow era increíblemente atractiva para la posible edad que tenía, por lo que Axel todavía se confundía más.

-¡Por favor! ¡Qué clase de comentario es ese, Margareth!-Dijo Axel, con una risueña sonrisa en el rostro.-¿No era usted la casi manda más de todo esto? ¿Y no es su esposo el Ministro? Ambos se merecen unas vacaciones. Si quieres en mi viaje pienso en el lugar más idóneo para ti y tu marido.-Se ofreció Axel, sin hacer desaparecer su sonrisa.-Bueno, si alguien o algo me ata, espero seguir disfrutando junto a ello.-Añadió. En realidad, lo único que podría atarle ahora mismo serían sus estudios. Porque la única chica que había despertado interés en él, le daba la impresión que no era precisamente de atarse a absolutamente nada.

Luego no tardaron en ponerse con las vacunas pertinentes. En realidad Axel no tenía ni idea de qué se estaba poniendo, pero confiaba totalmente en Margareth. Era, al igual que su hermana, su sanadora de confianza. Así que cogió aire, miró y recibió los tres pinchazos con valentía.

-Soy un hombretón. ¿Dónde está mi caramelo?-Bromeó el joven, acercándose a dónde estaba ella tras bajarse la manga de la camiseta. Atendió a todo lo que le estaba diciendo, algo que a Axel le resultaba muy fácil: memorizar lo que le decían o leía.-Tranquila. Lo tendré todo aquí.-Se señaló la cabeza.-A mí tampoco me gustaría terminar en un hospital de mala muerte de una tribu chunga.-Confesó sonriente, cogiendo el papel para doblarlo y guardárselo en el bolsillo, esperando por las pastillas.

No tenía mucha idea de lo que haría Ophelia en verano, la verdad es que la última vez que habían hablado fue en el Banquete de Fin de Curso y no le dejó muy en claro qué haría. Axel se iba de viaje, pero quería verla antes de que empezase el curso, o por lo menos intentarlo.

-Oye, Margareth, ¿sabe lo que hará Ophelia este verano? Es que ya me resulta imposible despedirme, pero me gustaría verla antes de que empiece el curso. ¿Estará por Londres?-Preguntó curioso, ya que O. era tan impredecible que no quería ni pensar en cuál sería su respuesta a una pregunta tan simple.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : ¿Aquí de nuevo? [Privado. Axel] Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.