Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Redescubrimientos. (Leonardo Lezzo)

Invitado el Lun Jun 29, 2015 10:56 pm

El curso al fin había acabado y por fin empezaban las vacaciones, sin embargo no me hizo falta desplazarme mucho pues mi abuela semanas antes me había mandado una carta pidiéndome que fuera directamente a Hogsmeade y que la esperara allí, pues ella no estaría en la casa y no quería dejarme allí tanto tiempo sola, así pues dispuso unas habitaciones para mí en una de las casas que se encontraban en Hogsmeade, para cuando terminara las clases. Como mi abuela me había dicho me instalé en mi habitación y pase dos días allí dentro encerrada, sola, cosa que no me molestaba pues hacía tiempo que necesitaba un poco de espacio para mi sola y mis pensamientos. Aquel  fin de semana hacia un día esplendido, podía notarlo desde mi cama a la cual le llegaban diminutos rayos de sol que se colaban desde la ventana y le daban pequeños toquecitos de calor a mi cara, así que sin ni siquiera pensarlo me levante de la cama y decidí dedicar la mañana a pasear por los alrededores de Hogsmeade.

Con mi pelo recogido en una sencilla trenza y una pequeña mochila colgada a la espalda salí de mi habitación rumbo al comedor con la firme intención de desayunar y coger un poco de provisiones para el resto de la mañana. Las manzanas que tenía delante de mí se veían espectaculares, así que decidí meter un par en mi mochila junto con una pequeña botella de agua, todo ello metido dentro de una bolsa pues no quería que mi cuaderno de dibujo se estropeara.  Después de una larga caminata por los alrededores, decidí parar a descansar a la sombra de un árbol, estábamos en pleno verano y el hermoso sol que me había despertado provocaba bastante calor en mí, más aún teniendo en cuenta que llevaba ya gran parte de la mañana caminando por los alrededores de Hogsmeade, sin embargo mis intenciones de parar a coger sombra se unieron con la intensa necesidad de dibujar aquel paisaje, mientras caminaba directa a la sombra no me había percatado pero una vez allí, sentada y relajada pude apreciar aquel extenso campo verde adornado con pequeños nacimientos espontáneos aquí y allá de flores, así pues me hice con mi pequeña libreta de dibujo y mis lápices y me puse manos a la obra absorbida por completo y estando ajena al mundo exterior. La verdad es que si hubiera caminado un poquito más habría llegado a Hogsmaede y habría podido hacer una parada en las tres escobas, pero la sombra de aquel árbol y mi cansancio había podido conmigo, cosa que agradecí porque si no, no habría tenido la oportunidad de dibujar todo aquello.


Última edición por Yvette Larsson el Vie Jul 03, 2015 1:55 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Jul 03, 2015 12:49 pm


La madre de Leo estaba emocionada cuando recibió a su hijo en la estación. Ella era una bruja y no tenía problemas para llegar a los lugares mágicos más escondidos. Leo recibió una gran sorpresa al ver a su madre esperándolo y buscándolo entre la gente. Le fue fácil ver a su hijo que destacaba en altura con la mayoría de alumnos. El tiempo de alumno del chico se había terminado. De ahora en adelante sería un estudiante modelo para poder llegar a cumplir su sueño de ser auror. Había pasado el curso estudiando más de lo normal pero menos de lo suficiente y sus notas eran muy justas. Aún así le aceptaron en la universidad mágica para estudiar como futuro auror. El abrazo que le dio la madre a su hijo fue emotivo los primeros minutos pero a partir de entonces la notable cara de vergüenza del chico hizo que su madre se separase un poco. Fue entonces cuando le dio la noticia. Briana no había ido a recoger a su hijo para acompañarlo de vuelta a Italia, había traído una maleta repleta de ropa para pasar unas semanas en la Gran Bretaña mágica.

Madre e hijo decidieron alojarse en Hogsmeade. Es el pueblo más mágico y bonito del mundo para ellos. Briana disfrutaba con cada taza de te que tomaban juntos, de casa paseo o de ver a su hijo poder usar magia al fin sin restricciones. Además había aprobado el curso de desaparición y sus visitas a lugares de Londres eran más rápidas que usando el transporte convencional. A lo largo de los días Leo disfrutaba dibujando lo que alcanzaba a ver desde su ventana, o en parques de Londres, o sentado en un restaurante. Briana había conocido a gente simpática y todas las tardes quedaba con un par de brujas para ir a pasear. Leo recibió noticias de Yvette y se puso muy contento. Ella iba a estar en Hogsmeade aquella misma tarde, de modo que Leo no hizo ningún otro plan. Preparó su maletín de dibujos y salió a su encuentro.

No habían quedado en ningún lugar exacto ni a ninguna hora exacta. Solamente sabía que Yvette iba a estar en Hogsmeade y salió a su encuentro. El pueblo no era muy grande pero Leo tuvo que recorrer todos los establecimientos en busca de su amiga. Al cabo del rato se dio cuenta de lo estúpido que había sido por no buscarla en un lugar bonito. Claramente el bosque que rodea el pueblo lo es. Los alumnos pueden apreciarlo cada fin de semana cuando se acercan al pueblo. Estuvo paseando un rato hasta que a lo lejos vio una figura de espaldas con el pelo rojizo. La persona parecía muy ocupada con algo. Leo supo enseguida que se trataba de su amiga. Se acercó sin intención de asustarla por lo que habló antes de estar muy cerca. - No pretendo molestar, puedo esperar a que termines. - La chica estaba dibujando aquel paisaje tan colorido. Leo observó a su alrededor ensimismado. Estaba acostumbrado a ver el bosque en invierno, cubierto de blanca nieve o con color triste por la llegada del otoño. Casi no lo había disfrutado en primavera cuando las flores empiezan a salir por culpa de los exámenes. - Está todo precioso. - Leo no quería dibujar flores y ya tenía bastantes paisajes en su carpeta, aunque si había algo en el lugar que tenía ganas de dibujar.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Dom Jul 05, 2015 3:32 pm

Nada más oír su voz sabía perfectamente de quien se trataba, no me hacía falta levantar la cabeza del folio pero aún así lo hice, con una tremenda sonrisa pues desde que se graduó no había podido ver más a Leo hasta ahora. – Claro no que no- le sonreí mientras me apartaba para hacerle un hueco a la sombra del árbol donde yo estaba- Tu nunca molestas, ven – le señale un hueco a mi lado- Siéntate- mientras esperaba a que llegara a mi lado le di unos últimos retoques al dibujo que estaba haciendo y luego lo aparte, colocándolo a mi lado pues quería conversar con Leo – A que sí- le mire y luego devolví la vista al paisaje- si no me hubiera sentado aquí a descansar un poco a la sombra no me habría percatado de él- Me quedé embobada mirando, se veía hermoso como el sol se reflejaba en el verde la hierba y en algunas plantas, la verdad es que la luz era perfecta para dibujar o simplemente para contemplar, además era muy relajante pues no se oía nada alrededor, solo el viento entre la ramas del árbol y el cantar de los pájaros.

-¿Qué tal están siendo tus vacaciones? – pregunté mientras volvía a prestarle atención, hacia tanto que no nos veíamos, Leo era un buen amigo para mí y me hacía mucha ilusión volver a verlo y allí fuera de los muros de Howgarts era algo totalmente nuevo, se podría decir que simplemente estaba feliz.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Jul 17, 2015 1:37 am

La habitual sonrisa de Yvette hizo que Leo se sintiera muy bien. Superados todos los exámenes iba a poder cumplir su sueño de ser auror, o por lo menos estudiar para ello. Pero ser universitario suponía salir de Hogwarts y dejar de ver a sus amigos menores. Entre ellas Yvette, una amiga especial pues les une su pasión por el dibujo y tantas tardes juntos hablando sobre todo y nada, pero sobre todo dibujando. El pelo rojizo de Yvette destacaba entre el verdor claro de bosque que a pesar de ser verano estaba bien regado porque las lluvias solían ser constantes. Por suerte hoy había salido el sol y el mundo brillaba con su luz. El chico no quiso molestarla mientras dibujaba pero le habló para hacerle saber que estaba allí. La chica en lugar de continuar dibujando le pidió que se sentase cerca de ella. Leo hizo lo propio y se sentó junto a ella. Entonces pudo admirar la calidad de su dibujo y el color verde destacando. Yvette terminó su dibujo y lo dejó a un lado para poder hablar. - Es un bosque precioso, lo vemos al bajar al pueblo. Quiero decir que yo lo veía al bajar al pueblo. - Habló en pasado recordando un poco triste que Hogwarts ya no era su escuela. Aquello le daba una especie de vértigo. Debía empezar un nuevo curso con unos nuevos compañeros y en un lugar desconocido.

Toda la pesadumbre se desvaneció con la pregunta de Yvette. - Me sientan muy bien las vacaciones. Y más al poder estar con mi madre. Aunque me abandona para irse a tomar té con sus nuevas amigas. Ha estado un poco apartada del mundo mágico pero ahora ha vuelto y le encanta. ¿Cómo van las tuyas? - Leo no quería preguntar directamente por la situación de Yvette, pero sabiendo que era huérfana imaginaba que sus en vacaciones volvía al centro de menores. - Que bueno verte aquí. Después podemos ir a tomar un refresco o algo.

Pasaron semanas desde el fin de curso y Leo no se atrevió a mandarle una carta a Yvette para verse, por suerte ella no tuvo ningún problema en hacerlo. - Siento no haber hablado contigo antes. Ni siquiera estuve en el banquete de final de curso. ¿Te enteraste del ataque? Murió una amiga mía en extrañas circunstancias. ¿Conocías a Arya Osborn? Estaba en Hufflepuff... - Ni siquiera se había atrevido a hablar de ello con su madre para no preocuparla, pero Yvette debía saber algo. Hubo un ataque en la casa de los gritos del que por suerte Leo salió sin a penas un rasguño. Ese mismo día pasó algo con Arya. Leo no se atrevió a bajar solo al banquete pues iba a pensar en como él y Arya bailaron en navidad, y no quería sentirse solo y triste.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Lun Jul 27, 2015 3:18 pm

Me hacía muy feliz poder estar allí  sentada junto a Leo, como si nada hubiera pasado, me hacía sentir que las clases aún no habían terminado y que podríamos vernos en cualquier otro momento por los pasillos de Hogwarts. – jajajaja- me reí, por el comentario que acaba de hacer sobre su madre- me alegra saber que tus vacaciones vayan tan bien – sonreí- Es genial-Note que algo golpeaba mi hombro y miré hacia arriba, y pude ver a un par de pajaritos volando de rama en rama, que bonitos, no podía apartar la vista de ellos y los intentaba seguir con la vista pero había tantas ramas que resultaba un poco difícil seguirlos constantemente sin perderlos un par de segundos- Ah pues esto….sí, mis vacaciones también están siendo geniales- respondí a su pregunta un tanto distraída, aquellos animales estaban llamando mi atención por completo. –Estoy esperando a mi abuela la verdad- Me di cuenta que lo que acaba de decir no tenía mucho sentido así que deje a un lado a los pájaros y me centre en prestarle atención a mi acompañante – Osea quiero decir estoy pasando unos días aquí en Hogsmeade mientras espero a mi abuela – le sonreí un poco- si te soy sincera hay días en los que me aburro un poco- suspiré pues no quería comenzar a darle vueltas al hecho de que en verdad me sentía un poco sola.

-oh si – dije toda emocionada- claro, estaría encantada de ir luego a tomar algo contigo- me puse sobre mis rodillas y me puse a dar palmadas de felicidad - he echado mucho de menos tu compañía- sonreí mientras cogía las manos de Leo y las agitaba a la par que yo, tenía muchísimas ganas de disfrutar de su compañía y poder entablar una larga conversación con alguien conocido, sin embargo la emoción acabo pronto, al mencionar el extraño suceso que había tenido lugar en Hogwarts- Si te digo la verdad no me he enterado muy bien de la historia solo he oído ciertos rumores- me quede un poco callada- siento mucho lo de tu amiga.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Jul 31, 2015 2:13 am

La alegría de Yvette al verlo inundó el bosque, y Leo sintió alivio y alegría también. Empezaron hablando poco y de lo típico pero pronto se aceleraron y hablaron de sus respectivas vacaciones. El chico había pasado el tiempo en Inglaterra y añoraba Italia. La chica había pasado unos días en Hogsmeade esperando a su abuela. El adjetivo de Yvette para las vacaciones empezó siendo positivo hasta que confesó que se aburría bastante. - No sabía que tuvieses una abuela. Quiero decir que no me lo habías comentado. Y sabiendo que estabas en un centro para menores sin padres pensé que no tenías familia. ¿Te llevas bien con ella? - Leo intentó ser suave en sus palabras. No quería molestar a su amiga pero necesitaba entender la situación. Si tenía una abuela, ella debería hacerse cargo de su nieta y no tenerla en un orfanato. - Siento que te hayas aburrido. Debí mandarte una lechuza, pero he estado ocupado con la entrada en la universidad. Buscando piso, nerviosos esperando la carta de admisión... Al fin voy a ser un auror. - Anunció orgulloso. El chico no pensaba entrar pues sus notas estaban muy ajustadas.

Yvette estaba eufórica y el ex-Gryffindor le chafó la alegría al contarle lo de su amiga muerta. Leo agradeció sus palabras de consuelo e intentó alejar a Arya de su mente. - Yo también he echado de menos tu presencia. Y más que nos vamos a extrañar este año. Prometo venir a Hogsmeade cada vez que pueda... Si quieres. La calidad de mis dibujos desciende si no estamos cerca. - El chico abrió su maletín para enseñarle todos los dibujos que había realizado durante las vacaciones. Entre ellos se encontraban lugares muy frecuentados de Hogwarts como la entrada, el sauce, el lago o el Gran Comedor con todos sus comensales repartidos en cuatro mesas. Cogió un dibujo en concreto y se lo enseñó a Yvette. Era ella, con su habitual tono rojizo en el pelo y su sonrisa fácil y radiante. - Esto es lo que puedo hacer sin tener delante a la modelo. - Leo sonrió esperando que Yvette encontrase los fallos. Por ejemplo el pelo, que lo había alargado y alborotado como si el viento lo moviese a su antojo. Cada tarde que habían pasado juntos dibujando o hablando le había servido para tomar medidas y formas de Yvette, pero no tenía la intención de dibujarla. Simplemente la mano funcionaba sola delante de un folio en blanco. Seguramente se debía a la amistad que les unía, o a que la chica era una inspiración para Leo.
 
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Mar Ago 11, 2015 12:11 am

Mi euforia se disipo y lentamente mi cuerpo se fue alejando de Leo y sentándose dónde y cómo había estado momentos antes – Ella apareció un día de repente- miré al infinito pues no sabía muy bien por dónde empezar, nunca antes le había contado a nadie mi historia – al parecer tampoco sabía que tenía una nieta y la verdad aún desconozco como lo supo y creo que tampoco quiero saberlo, prefiero disfrutar lo que la vida me ha brindado – mire a Leo intentado componer una falsa sonrisa – Lo que más raro se me hace es verlos en fotos, no siento nada…no se- respiré hondo no quería echarme a llorar delante de Leo y estropear aquella maravillosa tarde- Lo único que hago es preguntarme porque, que ocurrió para que ellos me abandonaran, ni siquiera sabemos si están muertos…no argggg – me di un par de golpecitos en los mofletes- bueno no pasa nada, son cosas de la vida- fingí lo mejor que pude intentando componer una sonrisa lo más natural y feliz posible y cambie de tema muy pero que muy drasticamente .

Waaaaa Leo pero eso es genial – me lance a abrazarlo muy pero que muy fuertemente- me alegro de que al fin hayas conseguido lo que más has deseado – lo estreche un poco más entre mis brazos, era agradable estar así y me reconfortaba-  Me alegro muchísimo de verdad – me quede un rato mas así, a su lado aprovechando el momento y su contacto que tanto bien me hacía- Estoy hay que celebrarlo por todo lo alto- mi sonrisa había vuelto de nuevo.

Me sonrojo mucho el hecho de que Leo dijera algo tan simple como que me echara de menos y no pude evitar aparta mi cara de su trayectoria – Claro que quiero que nos veamos, eso no tienes ni que dudarlo, que voy a hacer yo ahora sin mi dibujante favorito- Miré dentro del maletín cuando él lo abrió llena de curiosidad  pero no pude ver mucho hasta que él me tendió los dibujos. Ansiosa comencé a mirarlos detenidamente uno por uno, a apreciar  el trazo, los lugares de Hogsmeade que había dibujado – ¿Esto es lo que has haciendo en tu tiempo libre?- seguí mirándolos uno por uno mientras él me respondía- como puedes decir que la calidad de tus dibujos desciende – lo mire sorprendida zarandeando un poco los dibujos delante de su cara – mira esto – rebusque entre los dibujos buscando uno que había captado anteriormente mi atención y bualá lo encontré – como que esto no es de calidad – se lo enseñe- esta genial Leo cada día te luces y mejoras mas tu técnica- seguí ojeando los dibujos hasta que me percate de que había colocado una hoja delante de mí, no sabía que decir. –oh dios- miré a Leo y al dibujo repetidas veces hasta que me decidí por cogerlo. Me sentía la persona más feliz del mundo – es no se….como explicarlo me pone muy contenta que me dibujes en tu tiempo libre – unas pequeñas lagrimas surcaron mis ojos – jo Leo está genial, quiero decir tienes algunos fallitos sin importancia pero me has captado a la perfeccion-
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Mar Ago 18, 2015 10:23 pm

A veces pasa que quieres saber una cosa pero no te atreves a preguntarla. Leo no quería remover viejas heridas pero necesitaba comprender a su amiga. Siempre pensó que era una huérfana más, como tantos otros niños que por lo que sea se quedan sin padres y sin nadie que los pueda adoptar. Peor es pensar que puedan abandonar a un niño sin más. No existen motivos creíbles para tal atrocidad. La abuela de Yvette apareció de repente, y la chica no sabía si sus padres estaban vivos o muertos. Al menos podía contar con la presencia de su abuela. Yvette parecía muy entera al contarlo, con una ligera tristeza totalmente normal, pero muy decidida. Leo se quedó unos instantes sin saber que decir. Finalmente se decidió por preguntar por su bienestar. - ¿Vas a quedarte con ella? ¿Te trata bien? - Leo sintió ganas de darla apoyo pero no quería abrazarla. Le costaba mantener contacto físico con la gente. - Lo importante es que tu estés bien. - Se imaginaba a Yvette iniciando una nueva con su abuela, al igual que él iniciaba una nueva vida como estudiante universitario. El chico pensó que era una pena tener que vivir aquello separados.

La noticia de que Leo al fin iba a convertirse en auror emocionó a la chica, que se pudo contenta felicitándole y olvidando un poco su tristeza. De modo que para continuar con ese estado de alegría Leo pensó en invitarla a tomar algo para celebrar las buenas noticias. - Vayamos a celebrarlo, si has terminado. Te invito a las Tres escobas. - No era precisamente celebrarlo por todo lo alto, pero si un modo intimo de celebrarlo. Leo acababa de invitar a una chica a tomar algo y no sabía como sentirse. Esperaba un sí por respuesta pero se atormentaba pensando en una posible negativa.

Pensar en que ya no iban a estar en el mismo colegio le daba al chico cierta nostalgia. Se conocieron de una forma drástica y congeniaron muy bien. Yvette era una de las mejores amigas de Leo en Hogwarts y no le gustaba la idea de perder eso. Además de que ella le invitaba a dibujar y mostrar su arte sin temor. Sin duda Leo iba a hacer todo lo posible por verla en Hogsmeade o durante los periodos de vacaciones. Cuando la encontró en el bosque ella estaba dibujando, y el chico sacó también sus dibujos para mostrárselos a la Hufflepuff. Ella resultaba ser la mejor crítica. La otra persona que veía sus dibujos era su madre, y su opinión no era objetiva. Leo estaba bastante satisfecho de sus obras aunque sabía de sobra que Yvette encontraba hasta los fallos más pequeños. Para verla sonreír le mostró aquel dibujo que hizo de ella, recordándola de memoria. Leo quería colgarlo en su habitación junto al escritorio o en algún lugar de la nueva casa. Pero no quería recibir comentarios de su compañero o sus amigos y de momento lo mantenía a buen recaudo en su maletín. - Pero no llores. - Esa emoción pilló desprevenido al chico que finalmente se acercó para abrazar a su amiga. - No quiero verte llorar. Es como si se acabara la alegría en el mundo. - Le secó las lágrimas con un gesto delicado del dedo pulgar y se la quedó mirando fijamente. El chico no quería que llorase por nada. Quizás le sorprendió el dibujo aunque no era la primera vez que la dibujaba. O puede que necesitase llorar y desahogarse.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Jue Sep 03, 2015 2:33 pm

-Lo siento- le respondí ante mi repentina llantina, sus manos eran muy suaves me di cuenta hace mucho tiempo pero ya había olvidado cómo era su tacto, agradable, me reconfortó que secará mis lagrimas de una manera que no podría describir, me habría gustado que hubiera dejado sus manos en mi cara pero sabía que no le gustaba mucho el contacto – ainss – suspiré mientras cogí mi bolso y rebusque en él en busca de un dichoso pañuelo, no puedo creer que me haya emocionado de esta manera y llorado delante de Leo, que vergüenza – no quería ponerme así….pero es que… argg es igual- suspiré irritada porque no me salieran las palabras adecuadas, donde está el dichoso pañuelo leñe.
Cuando al fin lo encontré y tire de él para sacarlo fuera del bolso algo más salió y calló junto a mí, era una pulsera de cuero negro tranzado y de la cual colgaba un pequeño adorno, una barita esculpida en granate, un mineral que según dicen aumenta tu poder y energía. Me quedé mirando la pulsera, fue algo que hice hace mucho tiempo para Leo pero que nunca me atreví a darle, por miedo o vergüenza la verdad ya no lo recordaba. Me sequé las lagrimas con el pañuelo, respire hondo y me relaje, no quería preocupar más a Leo, el pobre tenía una cara –  ¿Del mundo entero o sólo del tuyo? – no sé porque me había dado por preguntar aquello, pero en parte algo en mí quería saber, sin embargo no esperé a que me diera un respuesta cogí su mano y puse en ella la pulsera – Esto es para ti – miré su cara esperando ver alguna respuesta en él – La hice para ti hace mucho tiempo, para tu exámenes y eso pero nunca me atreví a dártela, pero como ahora no sé cuándo será la próxima vez que pueda verte….pues quiero que la tengas- le señalé la barita tallada en el mineral – Es granate según lo que leí de estos minerales es que aumentan tu poder y energía jajaja quizás con ella puedas conseguir más poder para ser un gran Auror, aunque no creo que lo necesites, tu ya solo de por sí eres bastante poderoso – me encogí de hombros a la par que le sonreía .

Empecé a recoger las cosas que había ido dejando tiradas a mí alrededor, el cuaderno, el estuche, los lápices. Una vez recogido todo me levante del suelo donde estábamos – oh es verdad- me dije a mí misma mientras sacaba el sombrero de verano que había guardado en mi bolso y que iba a juego con el vestido negro de girasoles que llevaba – Vamos a por esa merienda- le sonreí y tendí la mano esperando que el aceptara mi invitación.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Miér Sep 16, 2015 10:16 pm

Era inútil buscar un pañuelo en su bolsillo porque el chico sabía de sobra que no llevaba ni uno. A diferencia de los chicos modernos que llevan un bolsito con todo lo que puedan necesitar, Leo llevaba todo en sus bolsillos. Y con todo nos referimos a su identificación, dinero y las llaves del hotel. Nada más. El llanto de Yvette le hizo empatizar con ella y se limitó a abrazarla e intentar consolarla ya que no podía ofrecerle un pañuelo para secarse las lágrimas. Se disculpó por ponerse de ese modo. - No pasa nada. Te entiendo. Te han pasado muchas cosas, y hemos estado demasiado tiempo sin vernos. Y ahora llego yo preguntando por todo, y el dibujo... Si sientes más ganas de llorar, llora. Yo te seguiré abrazando hasta que ya no tengas más ganas de llorar. - Yvette buscaba en su bolso y encontró un pañuelo pero algo más salió cayendo al suelo. Leo dejó de abrazarla para cogerlo y dárselo. Era una pulsera de fabricación artesana muy bonita. Se la tendí para que la cogiera.

El chico no esperaba para nada la pregunta de Yvette. Le pilló tan desprevenido que se quedó en blanco. La mente en blanco y su rostro sonrojado. - El mundo entero. - Respondió sin mucha convicción. Ella cogió la pulsera y la mano de Leo, y le anudó la pulsera en la muñeca mientras el chico pensaba como arreglar la frase. - Quiero pensar que todo el mundo se ha fijado en que tu sonrisa es muy bonita. Irradias alegría. Si nadie más se ha dado cuenta... Que suerte la mía. - Miró la pulsera en su brazo y sonrió. La había hecho ella misma con un mineral que dicen que es poderoso. La hizo antes de los exámenes finales pero no se la había entregado aún a Leo. Se la daba ahora porqué no sabía cuando iban a verse de nuevo. - Gracias Yvette, me gusta. Espero que me ayude a luchar contra todos los magos oscuros que hay en el mundo. Y si me da poder mejor, porque no voy a ser el más bueno de la clase... - El chico agradeció las palabras de Yvette pero tenía los pies en el suelo y sabía que había aspirantes a auror mucho más buenos con la varita que él. - Lo que seguro que hará será hacer que me acuerde de ti. De modo que nos veremos en Hogsmeade cada vez que quieras. Tendremos muchas cosas que contarnos y las cartas son tan...frías. - El chico sensible que había en él salía a la luz con Yvette, olvidando un poco su estúpido miedo al contacto físico. De nuevo abrazó a su amiga.

Recogieron luego las cosas que Yvette tenía en el bosque para ir a tomar algo a las Tres escobas. Ella le tendió la mano y él no dudó en aceptarla. Gracias al llanto de Yvette se había roto una gran barrera que Leo tenía en su mente. Llegaron a las Tres Escobas algo cansados y sedientos. El calor aún se hacía notar en el país británico. Entraron en el local y se sentaron en la primera mesa vacía que encontraron. - ¿Qué te apetece? Por el momento yo tengo mucha sed. - Se acercó el dueño del local con pasos lentos y pesados. Ni siquiera les dirigió la palabra. Se quedó mirándolos a la espera de que dijeran lo que querían tomar. A Leo le pareció muy antipático. - Cerveza de mantequilla, por favor. - Esperó que Yvette pidiera algo para beber y lo que quisiera para merendar para pedir lo mismo. No sentía muchas ganas de comer, pero algo tenía que comer si iban a merendar juntos.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Dom Sep 27, 2015 2:01 pm

Nos sentamos en la primera mesa vacía que encontramos en las tres escobas y resulto ser la mesa que estaba cerca de la gran ventana que tenía el sitio, me quede embobada mirando las vistas, se podía ver la calle desde esa perspectiva y parte del campo que rodeaba el lugar, en aquella época de las vacaciones, donde el verano está en su máximo apogeo que se verá precedido por el otoño, todo se veía demasiado esplendido y la cosa mejoraba considerablemente teniendo en cuenta la compañía, una sonrisa de oreja a oreja se me dibujo en el rostro al pensar en Leo y lo que me había dicho antes – Parezco boba- pensé para mí misma, pero aquel pensamiento no hizo que mi sonrisa se desdibujara, al contrario. Salí de mi ensoñación al oír la voz de Leo, cuando le miré me percate de que tenía los ojos puestos en mí junto con el camarero – ah sí jajaja lo siento – dije nerviosa – quiero lo mismo que haya pedido él por el momento, gracias – le sonreí amablemente, la verdad es que por el momento no me apetecía nada de comer y tampoco había pensado en nada.

Haciendo alusión a un comentario que había dicho Leo y que no venía al caso le dije – Quizás no seas el mejor de clase ahora, pero yo creo que puedes llegar a ser el mejor, es más estoy segura de ello – le mire y el sonreí ampliamente – Además siempre que necesites ayuda para lo que sea puedes avisarme, no me importará ir hasta donde estés para apoyarte, ayudarte o animarte, lo que sea- como me daba vergüenza seguir manteniéndole la mirada, la aparte aunque sin poderlo evitar le miraba de refilón-ainss- suspiré. No tenía la seguridad de qué, con nuestros estudios pudiéramos quedar tanto como nos gustaría o que incluso Leo me olvidara, no lo culparía son cosas normales que suceden cuando cada uno sigue con sus vidas por separada, me deje enturbiar por estos pensamientos – No, no voy a dejar que eso pase- me dije a mí misma – no lo voy a permitir muhahahahaha-
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Oct 02, 2015 10:50 pm

El chico sentía una mezcla de muchos sentimientos a la vez en su interior y no estaba acostumbrado a tantos. Alegría por estar con Yvette, y un poco de pena por su inestabilidad familiar, además de un poco de vergüenza por todo lo que se había atrevido a decirle a Yvette. Desde que la conoció se dio cuenta de que era una muchacha bonita, risueña, divertida y hoy conoció su parte sensible. Caminaron hasta el pueblo para poder tomar algo y entraron en las Tres Escobas. Leo era consciente de que su amiga estaba en su mundo interior, pues miraba por la ventana mientras el camarero quería tomar nota. Yvette pidió lo mismo que Leo, sin saber que era lo que había pedido. - Y algo para picotear. - Pidió con descaro. No sentía hambre pero es mejor picar algo mientras bebes. La idea principal era poder charlar sentados y cómodos. Al ser verano no había mucha gente en el pueblo y el bar no estaba muy lleno. Situación ideal para poder hablar.

Fue Yvette la que rompió el silencio animando a Leo a ser auror. Leo sonrió asombrado cuando Yvette dijo que ella le ayudaría en lo que fuese. Luego su amiga apartó la mirada un poco avergonzada. - Dudo que puedas escaparte del colegio, pero podemos vernos aquí. Hogsmeade será para mi un remanso de paz donde podré olvidar por unas horas lo que supone ser universitario. - Soltó Leo como una plegaria. Todavía no terminaba el verano y ya estaba abrumado por el peso de la universidad. Hogsmeade sería una especie de premio. Al igual que los alumnos de Hogwarts pueden ir al pueblo durante el fin de semana. Ese sería el único punto que no cambiaría en su vida. El fin de semana iría a Hogsmeade como un estudiante más de Hogwarts y podría ver a sus amigos. De pronto el chico recordó que Yvette lo había animado y quiso darle las gracias. - Te agradezco tus palabras. Sabes que puedes contar conmigo para lo que sea. Deberes incluidos, a menos que sean de Historia. - Leo sonrió aunque no estaba bromeando para nada, continuaba sin saber como había conseguido pasar el EXTASIS de Historia.  

El camarero llegó con las bebidas y un platillo con aperitivos salados. - Muchas gracias. - Le dijo mientras alargaba la mano para entregarle el dinero. El hombre no tardó en irse y Leo miró de nuevo a Yvette. - Cuando pase este año habrás terminado Hogwarts tu también. Deseo con todas mis fuerzas que entres en la universidad. - Leo se sonrojó de pronto al pensar en lo que había dicho. Yvette nunca le había hablado de sus futuros planes. - Si es eso lo que quieres. Que no lo sé. - Leo estaba nervioso y empezaba a hablar. Quiso ser simpático pero siendo sincero al decir que quería tener cerca a Yvette todo el año, como hasta entonces, pero se hizo un lío tremendo y terminó dando un sorbo de su vaso de forma torpe.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Jue Oct 08, 2015 1:03 pm

Serían nervios, no estaba del todo segura pero notaba como en mí estómago se acumulaba una maraña de sentimientos, estaría ansiosa, no, no es eso es la necesidad de algo, noto como si una boca se abriera en mi estomago ansiando algo, pero no sé muy bien el que y llega a mis pulmones –puufff- inspiro y expiro fuertemente, que será. Mientras Leo me habla y parte de mi mente le presta atención y sonríe, la otra le observa atentamente, tiene unas facciones muy bonitas, aunque eso yo ya lo sabía llevo todo un curso dedicándome a observarle mientras él no se da cuenta a apreciar fugazmente sus expresiones en fugaces momentos, a verle de lejos. Quizás fuera por la luz que entraba por la ventana que hoy lo notaba algo diferente o simplemente que no me canso de observarle en silencio, desde mis adentros. –Sería capaz de escapar del colegio si me lo pidieras- susurre, o eso creo, no estoy segura, mientras él seguía hablando algo detrás de él capto mi atención, una niña, se la veía alegre aunque no era de extrañar, estaba con su madre, ¿qué se sentirá? Pensé, que se siente cuando quieres a tus padres que clase de amor es ese, nunca he estado realmente segura si lo que me duele es que me hayan abandonado o que me hayan arrancado la capacidad de experimentar lo que es el amor y el calor de una familia. Desde que conocí a Leo ese sentimiento que surge de mi estomago y que para mí ya era tan normal a aumentado notablemente.

-No tienes porque agradacermelo, no seas bobo lo haría encantada y te tomo la palabra con lo de los deberes jaja- le sonreí, brindándole una mirada y luego, volví a centrar mi atención en aquella escena, me parecería yo tanto a mi madre como aquella niña o por el contrario a mi padre, no pude darle muchas vueltas a este pensamiento pues el giro que estaba adquiriendo la conversación con Leo requería de toda mi atención. Deje caer mi cabeza en la mesa, aunque había sido precavida y colocado mis manos debajo, no dejaba de moverla de un lado para otro – Pues si te digo la verdad no lo sé- mi voz sonaba algo distante pues estaba rodeada por una maraña de pelo – Es que…..- Levante la cabeza y le mire con cara de resignación –No lo sé, qué es lo que quiero, que es lo que puedo ser- Me puse tensa, desde que llegué a Hogwarts y avanzaba curso a curso la idea de no saber qué querer hacer cada vez me atormentaba más y oír ahora tan alto en boca de Leo mis propios pensamientos me descolocó por completo, al igual que él y nerviosa cogí la bebida y tome un poco –ay dios, cerveza, con lo rápido que se me sube- pensé – bueno es igual, qué más da- seguí bebiendo un par de buches más –¿ Tú qué crees que se me podría dar bien Leo?- le pregunté con cierta curiosidad, quizás podría ilustrarme un poco, pues claro, porque no lo habría pensado antes.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Mar Oct 13, 2015 12:48 am

El chico se río un poco avergonzado cuando su amiga soltó que sería capaz de salir del colegio saltándose las normas para verle. El también sería capaz de inventar la manera de entrar en Hogwarts si supiese que Yvette necesitaba algo Urgente, pero pensó que eran solamente palabras lo que su amiga había dicho. Por eso se río continuando con su explicación. Se dio cuenta de que hubo un momento en que ella no le prestaba mucha atención. Tenía su vista fijada en algo o alguien detrás de Leo. Este se dio cuenta pero no se volteó. Lo que hizo fue preguntar a Yvette que tenía pensado hacer dentro de un año para que así fuese ella la que hablase. Pero al pregunta no le sentó muy bien. Leo notaba que su amiga estaba demasiado decaída, por eso acercó su silla para poder estar más cerca de ella. - No te preocupes. - Le dio un sorbo a su vaso, como había hecho el chico, pero casi se termina la copa de un trago para luego comentar que se le sube enseguida. Leo no se rio aunque tenía ganas de hacerlo. Una cerveza no pone borracho a alguien, pero quizás si en ese estado gracioso en el que jamás vio a su padres pues siempre se pasaba con el alcohol.

Parecía muy preocupada al no saber que quería estudiar o que quería hacer. Leo se sintió un poco culpable porque había sacado el tema siendo verano, estando ella triste y estando él ya en la universidad con sus planes hechos. Cuando ella le preguntó, Leo la cogió de la mano, sonriendo mientras la miraba a los ojos. - Muchas cosas se te pueden dar bien. No te limites pensando en empleos en la comunidad mágica. Si, eres una bruja, y seguramente una estupenda, por eso puedes elegir hacer lo que quieras. - Leo intentó decir eso como si abriera un gran abanico de posibilidades ante su amiga. - Podrías estudiar dibujo en una universidad muggle, o mirar si hay alguna carrera relacionada en mi universidad. Yo puedo ayudarte en eso. ¿Quién sabe? Podrías ser la futura ilustradora de los futuros libros de Historia de la Magia. Seguro que serían menos aburridos. - Después de la charla fue cuando el chico se dio cuenta de que continuaba agarrando la mano de la chica, al igual que cuando habían venido hasta las Tres Escobas. La soltó poco a poco.

Leo apartó un mechón de pelo que había quedado sobre los ojos de Yvette cuando esta se puso dramática al no saber que carrera estudiar el próximo año. Lo hizo con mucha delicadeza, aprovechando para notar el suave tacto de su pelo rojizo. - Podrías ser incluso la próxima Ministra de Magia. - Leo se imaginó trabajando para ella y no le pareció tan mal idea. Mucho mejor que señores Ministros de dudosa reputación. Lo que en realidad quería decirle es que podía ser cualquier cosa, y que él lo apoyaba. Pero se quedó en eso, perdido en los ojos de Yvette recordando el tacto de su pelo. Olía muy bien, podía sentirlo porque se había aproximado mucho a la chica.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Sáb Oct 17, 2015 1:34 pm

La reciente actitud cercana de Leo me tenía la mar de sorprendida, sé muy bien que no le gusta mucho mantener contactos tan cercanos con la gente, suele guardar las distancias para con lo demás. Me daba un poco de miedo espantar esa repentina actitud así que guardaba mi nerviosismo para dentro, pues aunque me gustaba muchísimo que me tocara y se acercara a mí no quería espantarlo, quería aprovechar este nuevo aspecto que me estaba dejando ver de él al máximo, cómo cuando observas sigilosamente a un ciervo, pues no quieres espantarlo.

-Intento no darle mucha importancia y mucho más no preocuparme pero a veces me cuesta agarrar esos sentimiento- le respondí gesticulando con las manos, haciendo como que apretaba algo con fuerza pero no podía y se me caían las manos en la mesa, le miré y sonreí, como no sabía que más decir me puse a juguetear con el vaso, quitándole el agua que se formaba a su alrededor debido a que poco el ambiente iba calentando su contenido. Que me cogiera de las manos fue algo que me cogió totalmente desprevenida pero eso no evitó que su tacto erizara todo el bello de mis brazos, como me había dado cuenta antes en el árbol tenía un tacto suave y unas manos fuertes pero delicadas, este hecho era algo que no me sorprendía pues su personalidad era como sus manos. Antes de fijar mi vista en él quise aprovecharme de ese momento y ocultando mis verdaderas intenciones, acaricie la pulsera que le había dado utilizándola como excusa para tocar la piel de su muñeca con la yema de mis dedos. La efusividad con que intentaba animarme diciéndome todas aquellas cosas conseguía alejar de mi mente toda esa nube de preocupación y pesimismo, por eso no pude evitar reír – Te imaginas – le respondí totalmente contenta – Poder hallar una forma o técnica mezclando magia y arte, sería genial – dije en un tono alto, la idea llegaba a ilusionarme muchísimo y entonces como una fresca brisa en pleno verano que te acaricia la piel y luego desaparece Leo aparto sus manos de las mías.

Me quedé como boba observando mis manos pensando en que lo que notaba en ellas, era como cuando sumerges tus manos en un riachuelo refrescante y notas como la corriente pasa por ellas llevándose el agua una y otra vez, entonces algo rompió de golpe ese ensimismamiento. Note como Leo colocaba uno de mis mechones, me puse totalmente tensa pues era algo que verdaderamente no esperaba, pero esa tensión desapareció rápido dejando paso a un sentimiento totalmente diferente. Lo hace de una forma tan delicada pensé mientras miraba de reojo como lo hacía, ojala esto fuera siempre así –jajajajajajaja- me reí con su siguiente comentario – yo? Ministra de magia, jajajajaj venga ya- no dejaba de reírme y de repente esa risa se esfumó pues la había asustado el repentino acercamiento de Leo y el hecho de que no hubiera apartado su manos de mi cabello.

Era hermoso poder ver mi rostro reflejado en los ojos de Leo, mientras nuestras miradas no se apartaban la una de la otra, podía notar que tenía un brillo totalmente diferente al usual, me acerqué un poco más él y luego de unos segundos otro poco más, no sabría explicar que era lo que pretendía, simplemente me estaba dejando llevar, estaba actuando sin pensar, un millar de pensamientos corrían a kilómetros por hora en mi mente. Con el dorso de mi mano acaricie su mejilla y entonces, simplemente le besé, quedándome en blanco totalmente.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.