Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Redescubrimientos. (Leonardo Lezzo)

Invitado el Lun Jun 29, 2015 10:56 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El curso al fin había acabado y por fin empezaban las vacaciones, sin embargo no me hizo falta desplazarme mucho pues mi abuela semanas antes me había mandado una carta pidiéndome que fuera directamente a Hogsmeade y que la esperara allí, pues ella no estaría en la casa y no quería dejarme allí tanto tiempo sola, así pues dispuso unas habitaciones para mí en una de las casas que se encontraban en Hogsmeade, para cuando terminara las clases. Como mi abuela me había dicho me instalé en mi habitación y pase dos días allí dentro encerrada, sola, cosa que no me molestaba pues hacía tiempo que necesitaba un poco de espacio para mi sola y mis pensamientos. Aquel  fin de semana hacia un día esplendido, podía notarlo desde mi cama a la cual le llegaban diminutos rayos de sol que se colaban desde la ventana y le daban pequeños toquecitos de calor a mi cara, así que sin ni siquiera pensarlo me levante de la cama y decidí dedicar la mañana a pasear por los alrededores de Hogsmeade.

Con mi pelo recogido en una sencilla trenza y una pequeña mochila colgada a la espalda salí de mi habitación rumbo al comedor con la firme intención de desayunar y coger un poco de provisiones para el resto de la mañana. Las manzanas que tenía delante de mí se veían espectaculares, así que decidí meter un par en mi mochila junto con una pequeña botella de agua, todo ello metido dentro de una bolsa pues no quería que mi cuaderno de dibujo se estropeara.  Después de una larga caminata por los alrededores, decidí parar a descansar a la sombra de un árbol, estábamos en pleno verano y el hermoso sol que me había despertado provocaba bastante calor en mí, más aún teniendo en cuenta que llevaba ya gran parte de la mañana caminando por los alrededores de Hogsmeade, sin embargo mis intenciones de parar a coger sombra se unieron con la intensa necesidad de dibujar aquel paisaje, mientras caminaba directa a la sombra no me había percatado pero una vez allí, sentada y relajada pude apreciar aquel extenso campo verde adornado con pequeños nacimientos espontáneos aquí y allá de flores, así pues me hice con mi pequeña libreta de dibujo y mis lápices y me puse manos a la obra absorbida por completo y estando ajena al mundo exterior. La verdad es que si hubiera caminado un poquito más habría llegado a Hogsmaede y habría podido hacer una parada en las tres escobas, pero la sombra de aquel árbol y mi cansancio había podido conmigo, cosa que agradecí porque si no, no habría tenido la oportunidad de dibujar todo aquello.


Última edición por Yvette Larsson el Vie Jul 03, 2015 1:55 pm, editado 1 vez
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Miér Oct 21, 2015 9:34 pm

Leo no se burlaba jamás de nadie pero si se reía un poco al ver a Yvette tan expresiva. Sería cierto lo que había dicho sobre que se le sube la cerveza muy deprisa. El chico no dudó en dar ánimos a su amiga pues quería verla estudiando o haciendo lo que ella quisiera. Ya fuese estudiar algo complicado como Historia o Herbología, o Sanadora, o auror, como él. Iba a apoyarla en lo que fuese al igual que ella lo apoyó el año anterior. Conocer a Yvette había resultado muy beneficioso para él. Su personalidad un tanto extrovertida se había desarrollado y se sentía más seguro, y más amigable. Incluso había mejorado en aspectos sociales como el dar abrazos. Por eso se sentía a gusto tocando las manos de Yvette, abrazándola o cuando ella, como ahora, el tocaba el brazo al jugar con la pulsera de la suerte que ella misma le regaló. Leo decía de verdad lo de las técnicas de dibujo para ilustrar libros. - Existe una manera de hacer que las fotografías normales se muevan. Creo que se usa una poción, o un hechizo. Lo mismo debe pasar con los cuadros de Hogwarts. ¿No? Imagina que tu te dedicas a eso. Un libro de historia donde un duende te habla de las guerras, o una sirena te explica como es que su especie no se considera humana aunque tengan la capacidad de pensar y hablar. Sería extraordinario. - No le estaba dando falsas esperanzas, de verdad creía que se podía realizar algo así. Lo imaginaba tal cual lo decía.

Briana jamás se había interpuesto en las decisiones de su hijo. Quería estudiar para auror y ella le apoyaba. No como Mael. Aquel hombre agresivo que esperaba de Leo que estudiase para abogado para sacarlo de los múltiples líos en los que estaba metido. Leo no lo reconocería en voz alta, pero lo bueno de no tener padres es que no deciden tu vida por ti. Era la única suerte que Yvette tenía al ser huérfana. Nada le diría que podía y que no podía hacer. Por eso podría llegar a ser Ministra si se lo proponía, y así se lo hizo saber a su amiga. Ella río, un tanto desconcertada por el gesto que Leo había hecho al apartarle el pelo sin pensarlo. Pero reía de incredulidad. Leo quiso hacerle saber que podía ser buena en eso porque era una chica justa y amable que escucharía a los demás y no sería autoritaria y... Todo se quedó en nada porque Yvette posó sus labios en los de Leo y se hizo el silencio entre ellos, y quizás también en la sala, y puede que en el mundo. Le había besado. Los labios gruesos y rojos de Yvette estaban sobre los de Leo. Era su primer beso. Y lo recibía precisamente de una chica increíble a la que adoraba. El chico correspondió al beso con los labios un tanto temblorosos. No sabía donde poner las manos exactamente, ni que hacer después, ni como interrumpir aquel instante mágico. Cuando el beso cesó se quedó mirando a Yvette con los labios entreabiertos. Luego suspiró dando una pequeña carcajada casi inaudible y sonrió. - Yvette... - Leo desconocía el origen de aquel beso. ¿Era a causa de la cerveza? ¿Era premeditado? ¿Lo habría disfrutado ella tanto como él? Son preguntas que todo el mundo se hace, que nadie dice en voz alta y que nunca son respondidas porque no existen más allá de las mentes.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Miér Oct 21, 2015 10:48 pm

Era la única y primera vez que Yvette Larsson, ose yo se atrevía a hacer algo tan descabellado como aquello sin tan siquiera pensarlo, y sin embargo no me importo, todo aquel riesgo premeditado valió la pena cuando sentí de una manera tan personal la respuesta de Leo, sus labios más finos que los míos me respondían de una manera indecisa y temblorosa “¿Será este su primer beso también?” ese pequeño y minúsculo pensamiento vago por mi mente desapareciendo  igual de rápido  que cuando enciendes y apagas tu lamparita de noche. No sabía que debía hacer a continuación o donde poner mis manos, ni siquiera sé cómo debe mover una los labios en ese tipo de situaciones. Sentí como una tormenta de aire se liberaba en mi estómago y ascendía hasta mis pulmones, aumentando el nerviosismo en mi cuerpo. No sabía que debía hacer para poner fin a un acontecimiento como ese, así que simplemente aleje mi rostro del de Leo lentamente con los ojos cerrados, “dios mío que era lo que acaba de hacer” pensé. El rubor que poco a poco llegó a mi rostro llegó también a mis manos pues notaba un leve cosquilleo en ellas.  

-Lo siento – le espete después de oír que dijo mi nombre – Siento mucho a ver hecho esto sin tu permiso- Estaba de perfil a él con la cabeza agachada y tapada por una maraña de cabello pelirrojo – es que….- le mire angustiada – perdóname Leo, no quería incomodarte, no había hecho esto antes seguro que lo he hecho fatal- las palabras no dejaban de salir por mi boca – Ay dios y si te he robado tu primer beso, ¿ha sido tu primer beso? – tape mi cara con las manos totalmente cohibida –Me agradas, mucho, te aprecio- dije en un tono casi inaudible y distante, pues mis manos eran como un muro para mis palabras – Desde hace mucho tiempo haces que sea feliz, me encanta que me hables y compartamos tiempo juntos, me gusta cuando sólo me miras a mí y siento que soy importante para ti- suspire- yo… eh – No sabía qué más podía decirle -siento mucho si te he molestado- cogí la bebida de la mesa y me bebí de un trago el escaso contenido que en ella quedaba. Estaba la mar de angustia “Y si ahora me odia. Por dios Yvette PARA” me grité a mí misma mentalmente, tratando de tranquilizar mi respiración y aguardar por alguna respuesta por parte de Leo.
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Dom Nov 08, 2015 11:28 pm

El chico se quedó mirando a Yvette en general, sin centrar su mirada directamente en los ojos, más bien en los labios. Le entraron ganas irrefrenables de mirarse los pies pero no quería parecer tonto, de modo que miró a un lado. Tenía el corazón acelerado y no sabía que decir. Era como si de repente se le hubiesen borrado de la memoria todas las palabras que conocía en la vida, tanto en su idioma materno como en el que usaba en la escuela. Cuando Leo volvió a mirar a Yvette estaba ruborizada. Leo se sentía avergonzado pero él no se sonrojaba por nada. Quiso hablar pero Yvette se le adelantó, y no le dejaba meter baza. Lo primero que hizo fue pedirle perdón. Había sido su primer beso y le había gustado, no estaba mal. No quería disculpas por ello. - No me pidas perdón o parece que haya sido algo malo. - Logró decir el chico con un tono algo alterado. Se calmó al ver que Yvette estaba afectada, con la cara tapada, como hace siempre que se siente cohibida. - Y si, ha sido mi primer beso. No ha estado mal. - Cualquier otro chico hubiese respondido con alguna grosería como que debería practicar más para hacerlo mejor, y nada mejor que practicar juntos. Pero Leo no era de ese tipo de chicos. Casi estaba más avergonzado él que ella.

El chico se llevó la mano a la cabeza y se rascó inconscientemente el cuero cabelludo viendo como Yvette continuaba escondida en sus manos. Finalmente ella tomó el valor para continuar hablando y dijo algo muy bonito. Leo se sentía muy bien en su compañía, le agradaba estar con ella y además es una chica muy guapa. No puede quejarse del beso. Sin embargo, se acercó a Yvette y cogió sus manos como había hecho antes como obligándola a prestarle atención después de que ella se terminara el refresco. - Me gusta estar contigo, y me siento bien sabiendo que te hago feliz, y quiero hacerte feliz. También tu me haces feliz. Me gusta tanto verte sonreír. Dime que ese beso no ha sido producto de la embriaguez. - Dijo el chico en tono suplicante. Yvette había admitido hacía poco rato que la cerveza se le subía muy rápido. Leo suplicaba a Dios que ese beso hubiese sido intencionado. Sea como fuere, Leo se había quedado con ganas de más. Se acercó a Yvette un poco más y juntó sus labios con los de la chica para demostrarle que le había gustado y que él la quería besar con ganas.


Off: Siento muchísimo el retraso.
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Sáb Nov 14, 2015 9:42 pm

Tras beber angustiada el contenido del vaso, no lo devolví a su sitio,  lo agarraba fuertemente con mis dos manos en mi regazo, aún estaba frío y algo empapado del agua que se escurría a su alrededor, me aferre a eso, al frescor que sentía en mis manos para centrar mi mente y tener una excusa para así no mirar a Leo, era tal la vergüenza que sentía que ni se me pasaba por la cabeza mirarle, además que más podía decirle, oh dios no. – oh no, no pretendía decir que haya sido malo al contrario…pero quizás yo no….- mi angustia aumentaba por momentos no quería que pensase aquello, la situación era totalmente contraria a lo que él estaba deduciendo *Que puedo hacer* pensé. Me puse a juguetear con el vaso entre mis manos hasta que le oí decir que no había estado mal, esa frase me pilló tan de improvisto que casi se me cae el vaso al suelo, así que automáticamente volví a dejarlo donde estaba volviendo a la rutina de ponerme al toquetearme el pelo, no me había percatado hasta ahora, pero siempre que me cohibía demasiado usaba mi melena de barrera protectora. Habría seguido así toda la tarde si él no me hubiera cogido, de nuevo de las manos, dios me encantaban sus manos y ya era la tercera vez en el día de hoy que tenía el lujo de tocarlas,  sin embargo eso no hizo que levantara la cabeza para mirarle.

Era una persona demasiado buena como para ser real, en ningún momento se había enfadado o me había obligado a mirarle al contrario, quizás y solo quizás el también se halla avergonzado como yo, pero no podía estar seguro ya que llevo todo este rato con la cabeza gacha *ainss *suspire, entonces la situación tomó un giro repentino *¿Cómo? No, porque pensaba eso no no, eso no es así, no tenía nada que ver con la cerveza* me dispuse a responderle nada más oírle  decir aquello pero no me dio tiempo, su beso me lo impidió. Por un momento todo mi cuerpo se tensó, veía su cara desenfocada y oí el propio latir de mi corazón zumbando en mis oídos.

Cerré mis ojos, concentrándome en aquel beso que tan distinto era al anterior, esta vez la voz cantante la tenía él y se notaba. Apreté sus manos con más fuerzas no por incomodidad o miedo sino buscando un apoyo, aquél beso era tan agresivo y vivo que temía separarme de sus labios antes de tiempo. Respondía a cada caricia abriendo más o menos la boca, siguiendo el compás que él mismo marcaba, no me atreví a meter mi lengua en su boca por miedo a que fuera algo demasiado atrevido, así que me dedique a seguirle y disfrutar de aquel maravilloso momento mientras durase, sin embargo fui yo la que rompió aquel mágico momento que para mí había durado una eternidad demasiado corta pues me faltaba el aire.  Me agarré a su camisa y plante mi cara en su pecho, me costaba respirar debido a todas las emociones que sentía en aquel momento – No fue por la cerveza- le dije con mi cara plantada en su pecho – La cerveza no tiene nada que ver- le dije totalmente exaltada y con aún un ligero aturdimiento. Levante mi cara para mirarle pero sin soltarle la chaqueta, desde aquella perspectiva tan cercana no podía enfocarle bien su cara pero no me importaba porque el también estaría igual y así le impediría ver el rubor de mis mejillas.

off: No pasa nada muhahaha así aumenta la tensión en trama
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Jue Nov 19, 2015 12:03 am

Aquel momento y aquella situación era lo peor a lo que Leo había tenido que enfrentarse jamás. No en el sentido malo, más bien de modo diferente a lo que estaba acostumbrado. Al salir de casa no pensó que podía pasar algo así. Yvette le había besado en las Tres Escobas. Un hecho simple, cotidiano para millones de personas en el mundo y que para Leo significaba la pérdida de la infancia, de la estabilidad y de un estado de atontamiento que le iba a durar mucho tiempo. Le faltaba la respiración, el corazón le latía mucho más rápido de lo normal, y se sentía como flotando en una nube. Al mismo tiempo le atormentaba la posibilidad de que Yvette lo hubiese hecho solamente por el hecho de haberse tomado una cerveza de mantequilla. Su mente quiso hacer muchas cosas pero se decidió por preguntar. Tenía derecho a saber si su primer beso había sido intencionado. La cara que puso Yvette al oír la pregunta le dio una pista clara a Leo, por eso no la dejó terminar su respuesta y la beso de nuevo.

Lo más próximo que Leo había estado de un beso real fue cuando en una cena familiar su prima trajo a su novio y se escaparon al jardín para poder estar solos. Los niños de la familia salieron a jugar y Leo se los encontró entrelazados cuando buscaba un buen lugar donde esconderse y no ser encontrado mientras duraba el juego del escondite. Él estaba detrás de un gran macetero y ellos en la escalera. Entendió que era algo bueno y que les gustaba pero hasta hoy no había sabido lo bueno que era. También había visto muchos besos de película. Mientras su labios acariciaban dulcemente los de Yvette repasó mentalmente todos esos besos. Movía levemente su cabeza atrayendo a Yvette, abriendo la boca para poder respirar, y sin saber muy bien que hacer con la lengua. Leo se sentía angustiado por sentirse tan patoso aunque le estaba gustando.

Casi agradeció que Yvette se separase. Empezaba a faltarle el aire más bien debido al momento excepcional que estaba viviendo que al beso en sí. Ella se apoyó en su pecho y repitió que la cerveza no había tenido nada que ver en aquel inesperado gesto. Leo sonrió y besó la melena roja de Yvette. - Doy gracias a Dios por ello. - La chica miraba al chico aunque al estar tan cerca no podía ver bien su rostro. Respiró hondo sabiendo que ella podía escuchar ese suspiro y la rapidez con la que su corazón latía. En ese momento soltó una nueva pregunta. - ¿Cuánto tiempo hace que tienes ganas de hacer esto? - El universitario sentía curiosidad. El beso lo había pillado desprevenido como al que más, y le había gustado. No se avergonzaba y quería hablar sobre el tema. Estaba abierto a todo tipo de posibilidades pero le atemorizaba la idea de empezar una relación con una chica como Yvette. No es que Leo tenga una autoestima baja, pero sabe lo que vale su amiga y lo que no quiere es perderla como tal . - ¿Qué vamos a hacer ahora? - Esta pregunta sonó más seria que la anterior. El chico no quería atemorizarla pero para él un beso significaba algo, no solamente un beso. Leo está muy chapado a la antigua y su amiga lo sabe. No es de ese tipo de chicos que besa a cualquier chica y no siente ningún respeto por lo que hace. Es la moda de hoy en día pero Leo no es así. Sobre todo, le asusta no estar a la altura de las circunstancias.


Última edición por Leonardo Lezzo el Miér Dic 09, 2015 10:24 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Dom Nov 29, 2015 1:41 pm

Yo nunca jamás en la vida, habría pensado que sería capaz de una cosa así, no voy a negar que me paso la mayor parte del tiempo fantaseando con estas cosas porque mentiría, soy la persona más románticamente empedernida que hay en la faz de la tierra o eso creo, lo que pasa es que esa parte de mí no la conoce nadie. Había imaginado de mil maneras distintas cómo sería el momento en que alguien me besara, sí, alguien, nunca pensé que sería yo la que daría el primer paso y sin embargo allí estaba, muerta de nervios y algo avergonzada pero aún así no sentí ningún tipo de remordimiento o arrepentimiento, al contrario, me sentía más llena, más feliz. Cada vez que  mi mente fantaseaba con momentos como este creía que sabría lo que se sentiría cuando besas a alguien, pero la sensación es totalmente distinta a lo que yo pudiera haber imaginado, porque es infinitamente mejor.

Allí, en las tres escobas, en un día de verano tan bonito como este podía oír el latir del corazón de Leo, su nerviosa respiración y sabía que eso era así simple y llanamente porque yo estaba igual, entonces él me beso en la melena, sentí unas ganas enormes de echarme a llorar allí mismo pero no porque estuviera triste ni nada parecido, la verdad no sabría decir por qué. Nos quedamos mirándonos borrosamente pues yo me había pegado demasiado a su cara aposta, pues no quería me viera así y entonces formulo aquella pregunta. Lentamente me separe de él y me puse a una distancia donde pudiera mirarle a los ojos y hablar con sinceridad, mirándole directamente a él, sin esconderme, sin avergonzarme, inspiré profundamente y…. – Siempre, bueno hubo un momento en que se convirtió en eso -  tome un par de minutos para poder explicarme mejor- Comenzaste siendo un gran amigo pero hubo un momento en que me di cuenta que significabas más para mí y que ese sentimiento de amistad se intensificó, jejeje – me reí de puro nerviosismo, era la primera vez que me sinceraba tanto con una persona, que le abría mi corazón a alguien, mire un momento por la ventana, fijándome en lo que había fuera, pues aunque estuviera exactamente igual para mí la atmosfera se notaba totalmente diferente – Pasó sin que yo me diera cuenta – le sonreí pues quería quitarle tensión a la situación .  

Comencé a sentir miedo pues no había barajado la posibilidad de que ahora, quizás nuestra amistad se rompiera y no quería eso por nada del mundo, no me importa que me rechace pero no soportaría que dejaramos de ser amigos. Empecé como siempre a sumergirme en esos sentimientos cuando su pregunta me sacó de sopetón a la realidad – No entiendo que quieres decir con eso- su semblante se había puesto un poco más serio – Solo hay dos opciones o nos quedamos cómo hasta ahora, cómo amigos si tu quieres claro o no sé jejeje vamos un paso más allá- no sabía qué cara ponerle ¿era eso lo que yo realmente quería?.... Claro que no. De improvisto le cogía de las manos en parte para obligarle a que me mirara a los ojos – Me gustas Leo y eso no puedo cambiarlo, si tu no siente lo mismo pues……. bueno – Sonrei – Yo eso no puedo cambiarlo, pero por nada del mundo quiero que dejemos de hablarnos por algo como esto-
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Miér Dic 09, 2015 11:34 pm

La mejor palabra para describir el estado de Leo sería maravillado. Es como se encontraba, como flotando en el aire de lo contento que estaba y a la vez nervioso por la situación. Todo aquello era nuevo para él pero no se asustaba fácilmente como buen Gryffindor. Incluso se atrevió a preguntar el tiempo que Yvette llevaba planeando aquel beso robado. El chico quería escucharlo de su boca, saber que había llevado a su amiga a sentir aquel repentino impulso. Ella se apartó del pecho del chico para poder hablar mirando a sus ojos y quizás para ver su reacción. Leo no podía parar de poner caras raras y dibujar sonrisas. Más aún al escuchar que para Yvette la amistad había dado paso a otra cosa hacía ya bastante tiempo. El universitario, por su parte, siempre pensó en Yvette como algo más que una amiga y se regañaba siempre por tener ese pensamiento tan retrógrado ya que una chica y un chico podían ser amigos perfectamente. Con Yvette había conseguido apartar sus pensamientos y su testosterona aunque se despistaba en múltiples ocasiones pensando en la risa de Yvette, en sus ojos... Y es que la Hufflepuff es muy guapa a ojos de Leo.

La siguiente pregunta de Leo era más directa y formal. Un beso significaba mucho para él y más después de lo que Yvette había confesado. Ella no buscaba obligarlo a nada y le hablaba de seguir como hasta ahora, pero que no se dejasen de hablar. Leo jamás haría eso. No dejaría de hablar con ella aunque no se sintiese del mismo modo. Que no era el caso. Aprovechando que tenían sus manos entrelazadas habló con calma pero con notable nerviosismo. - No quiero que dejemos de hablar pero tampoco quiero que esto siga igual que hasta ahora. Y menos después de ese beso... Significas mucho para mi, Yvette. Eres una buena amiga y no me importaría que llegases a ser algo más que eso. Es más, lo quiero. Quiero que lo intentemos. Podemos intentarlo. ¿Quieres salir conmigo? - Leo estaba agradecido de que ella hubiese dado el primer paso porque él no lo hubiese dado jamás. La respetaba como amiga y no se hubiese atrevido a nada más. Por eso estaba tan agradecido. Soltó aquel discurso improvisado con nervios pero con decisión. No estaba preparado para una negativa y en el momento de hablar no esperaba un no por respuesta. Hasta después de formular su pregunta no tuvo tiempo de pensar en aquella opción, y cuando lo hizo se aterrorizó tanto que se quedó sin respiración hasta que no escuchó la respuesta de Yvette.  
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Lun Dic 14, 2015 10:08 pm

Y después de decir aquello me quedé literalmente sin palabras con el corazón en un puño y agarrando las manos de Leo que aún todavía no había soltado pero tampoco quería hacerlo, estaba totalmente nerviosa y al mismo tiempo ansiosa esperando algo, una palabra, una respuesta, lo que fuera por su parte que acabará con aquel miedo. Sabía lo que la incertidumbre podía hacerle una persona, llevaba viviendo con ella demasiado años y, aún así ,su presencia no me era para nada familiar pues aún seguía teniendo esas noches en que se aferraba demasiado a mí, en unos sueños donde la inexplicable desaparición de mis padres me atormentaba, sin embargo aquel sentimiento que ahora mismo sentía se notaba algo extraño pues no me hacía para nada infeliz, al contrario, avivaba mis esperanzas de poder ser correspondida por Leo .

Comencé a titubear y con ello a agachar mi mirada, centrándola sobre todo en las de él que con tanta fuerza agarraba *Dios debería de dejar de apretarle tanto las manos, quizás le esté haciendo daño* pensé pero como no recibía respuesta alguna por ese pequeño detalle no pude evitar seguir haciéndolo. Entonces algo capto toda mi atención, su voz temblorosa que por fin se había atrevido a hablar. Escuche atentamente cada una de las palabras que él poco a poco fue diciéndome y aunque se notara que estaba totalmente nervioso sus palabras iban con seguridad hacia mí. No puedo estar segura pero apuesto lo que sea a que mi sonrisa es lo más que se nota ahora mismo, no le deje casi acabar su pregunta cuando yo ya estaba lanzándome sobre él para abrazarle, la felicidad que me embargaba ahora mismo era indescriptible sentía unas ganas enormes de llorar – Siiii claro que quiero – le dije entre sollozos y risas  pegada a su cuello mientras no dejaba de abrazarle – No te haces una idea de lo feliz que me haces – me separé de él y le mire a los ojos mientras con la manga me secaba un poco las tontas lagrimas que se me habían escapado. Me acerque a él y le di un tierno beso en la mejilla mientras en su oído le susurraba – Gracias por hacerme muy feliz el día de hoy-
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Lun Dic 21, 2015 12:19 am

El instante que precedió a la pregunta fue de los peores segundos de la vida de Leo. Su respiración se contuvo, puede que incluso los latidos de su corazón se hubiesen parado, pues se jugaba mucho en aquel momento. Sentía la garganta seca pero no se atrevió a mover ni un músculo para apurar el vaso de cerveza de mantequilla. Era uno de los momentos más tensos que el chico había vivido en años. Finalmente Yvette se lanzó a sus brazos sonriente y le dijo que si. La chica había dicho que si. Leo no sonreía porque su cerebro aún estaba procesando la información. Respiró aliviado y abrazó a  Yvette con fuerza. Cuando esta se separó se dio cuenta de que tenía lágrimas en los ojos, y le ayudó a secarlas con una sonrisa. No eran lágrimas de dolor. Más bien de entusiasmo. Al propio Leo le daban ganas de llorar pero se contuvo, como tantas otras veces. La chica se acercó de nuevo para darle un beso en la mejilla y agradecerle aquello. - Gracias a ti por abrirme los ojos. - De repente Leo tuvo vergüenza. Sentía pavor por todo lo que acababa de pasar aunque estaba tan contento que podría cantar ópera en medio de las Tres Escobas.

Apuró la copa, pues continuaba sintiendo la garganta seca y se quedó mirando fijamente a Yvette. Continuaba siendo ella, su buena amiga Yvette, pero ahora también era su novia. Su fidanzata. - ¿Crees que ahora debería cambiar algo entre nosotros? Es decir, ¿debemos cogernos de la mano cuando caminemos y ese tipo de cosas? - El chico lo preguntaba con seriedad aunque una pequeña risita escapó de su boca. - Esto es nuevo para mi, nunca he tenido novia... y no quiero tener otra novia que no seas tu. - Leo le cogió la mano de nuevo ya que eso le daba confianza a la hora de hablar. - No sé si tengo que tratarte de forma diferente ahora... Aunque es una gran ventaja eso de que seas mi mejor amiga. - Por más que los sentimientos románticos se hubiesen antepuesto a su amistad Leo la continuaba viendo como a esa amiga con la que se puede hablar de todo y con la que se sentía tan bien. Cayó en la cuenta de que siempre que se sentaba ante su escritorio con una hoja en blanco el primer color que aparecía en su mano era el rojo de su pelo, y sin querer dibujaba a Yvette en cada pergamino. Hasta hoy había intentado ignorar ese sentimiento apelando a la amistad verdadera entre un chico y una chica, ahora sabía que ambos sentimientos podían coexistir.  
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Invitado el Jue Ene 14, 2016 1:14 pm

Cuando Leo me abrazó sentí una felicidad inmensa y no pude evitar llorar a causa de ello, era tan gentil, en cuanto me vio llorar me ayudo a secar mis lágrimas y yo no pude evitar acariciarle la mano y darle un beso en la mejilla, jamás en vida pensé que sería capaz de hacer esas cosas o de confesarme, pero una vez conseguía sorprenderme a mí misma haciéndome ver el coraje y el valor que tenía dentro de mí. Los segundos siguientes fueron un poco tensos pues la verdad no sabía muy bien que decir a continuación se me habían acabado las palabras de repente. Me quedé mirando a Leo mientras este bebía lo que le quedaba en la jarra parecía nervioso – jejeje- me reí muy por lo bajo pues me parecía muy mono verlo así.

Nos quedamos un rato mirándonos fijamente como si hiciera tiempo que no nos viéramos, estaba anonadada contemplándole, por primera vez podía hacerlo sin necesidad de esconderme o avergonzarme por lo que estaba haciendo, ya no tenía miedo de que mis sentimientos le asustasen pues eran correspondidos *Oh dios* pensé  soy la novia de Leo, mi mente experimento un cortocircuito en ese momento. – no creo que haya que cambiar nada entre nosotros- Le miré seriamente - cuando quieras agarrarme la mano simplemente hazlo- agarré sus manos por un momento y luego volví a soltarlas – simplemente haz lo que tu corazón te diga- puse mi mano en su pecho y me quedé contemplándola, aun podía notar los latidos nerviosos de su corazón. –Está también es la primera vez para mí – le sonreí intentando quitarle un poco de tensión al asunto y agarrando sus manos con fuerza y seguridad le dije lo que sentía – Tu para mi eres mi mejor amigo pero además de eso la persona que me hace sentir cosas en mi corazón que nunca antes había experimentado – me quedé unos segundos en silencio – Tengo la suerte de sentir ambas cosas por una misma persona- no estaba segura de si mis palabras ayudarían a calmar esas dudas que lo asaltaban pero confiaba en que poco a poco pudiéramos disiparlas juntos. Le di un beso en las manos – ¿quieres que vayamos a dar una vuelta por los alrededores?- quería tener a Leo solo para mí y que mejor que ir a dar un paseo los dos solos, quería disfrutar de él tanto como pudiera el día de hoy.

OFF Rol: perdona por haber tardado tanto en responderte, con las navidades no he tenido tiempo de casi nada, lo siento
avatar
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Vie Ene 22, 2016 11:42 pm

El chico estaba nervioso de verdad y se le notaba cada vez que hablaba porque su voz temblaba. Los nervios no quitan el hecho de que estaba muy contento con lo que acababa de pasar. Jamás se imaginó algo así porque veía a Yvette como una buena amiga, y la respetaba como tal. Aquel primer beso le había robado el aliento, y puede que algo más. En su cabeza se formulaban muchas preguntas sin respuesta clara. Leo no sabía nada sobre chicas, ni sobre amor, ni sobre romanticismo. Lo poco que sabía se basaba en los pocos libros con historias de amor que había leído, pues él era más de tramas policíacas y casos sin resolver, y las películas que cada fin de semana ponían en la tele. No había tenido un buen ejemplo de pareja en casa, y dudaba en las cosas más sencillas como cogerse o no de la mano. En lo que no tenía dudas era en que iba a tratar a Yvette como siempre y, a la vez, como nunca. Yvette le cogió las manos y se las besó, para luego preguntarle si le apetecía dar una vuelta. - Me apetece mucho, vamos. - Pagaron las consumiciones y salieron a la calle con una sonrisa. Leo no podía creer cuanto había cambiado su vida en una tarde, en un corto instante. Había encontrado a Yvette en el bosque pintando sola, la invitó a merendar y terminaron siendo novios de manera oficial. Nada más salir a la calle el chico le cogió la mano y la miró sonriendo. Le sostuvo la mirada y supo que ella estaba a gusto con aquel gesto, de modo que continuaron caminando sin rumbo, sin a penas saber que decir, pero muy contentos.  
avatar
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 18.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 485
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo http://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.