Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

I dare u to move —Tea Van der Veen

Ian Howells el Jue Jul 02, 2015 12:45 pm


PUB DE LONDRES: CERVECERIA - 22:56 PM - TEA VAN DER VEEN E IAN HOWELLS

¿Cómo era posible eso? ¡No era posible! Tea estaba loca y esa era la única palabra posible para definir a la chica. Loca de remate. Ian no estaba acostumbrado a hablar con gente que estuviera tan loca, pero debía de admitir que le encantaba. Sí, a veces se reía tanto con ella como DE ella, pero ¿qué más da? Ella era bastante inocente como para darse cuenta entre la diferencia entre “con” y “de” y realmente Ian no lo hacía a mal. Lo hacía, más bien, por pura inconsciencia. Tea le parecía diferente a todo el resto de chicas, motivo por el cual le gustaba mucho salir con ella a tomarse algo. No era de las típicas mujeres que se piensan todo el rato que el hombre solo quiere meterles la cuca y, por tanto, actúan a la defensiva. Ella era totalmente natural (como el yogur) y quizás tuviera la sospecha de que Ian quería meterle la cuca pero… ¡Su reputación le precedía! ¡Es decir, era Ian Howells! Si eras guapa y salías con él, tenías un 90% de probabilidades de que Ian te tirase los tejos una y otra vez. Y Tea era INCREÍBLEMENTE guapa. Tenía un cuerpo delgado (los favoritos de Ian), un rostro travieso y un alma fiestera y rebelde. ¿Qué más podía pedir? Estaba claro que si Ian salía con ella era un 40% por lo increíble que era como persona y lo loca que estaba tanto en conversación como de fiesta y un 60% porque quería tirársela y estaba en su lista de: “Deseos sexuales próximos.”

Tea e Ian se encontraban en una cervecería llamada: “LA CERVEZA DORADA”, el nombre era SUPER ORIGINAL, pero bueno, en el interior había un ambiente muy bueno. A simple vista parecía un local sucio y lleno de ruido y… LO ERA. Pero por lo menos tenía un ambientazo. Todo el mundo era la caña y rara vez se formaban peleas (y eso que Ian es de los que a la mínima salta con el puño por delante).

Ahí estaban los dos hablando tranquilamente de aliens (tema favorito de Tea, pues las dos veces que habían quedado siempre habían terminado hablando de eso) mientras se tomaban una jarra de cerveza fresquita. La jarra tenía esas gotas de líquido por fuera, dando la sensación de una refrescante bebida. Ian terminó de beber un gran sorbo y dejó la jarra sobre la mesa.-Entonces los aliens te llevan a veces, ¿no?-Preguntó algo irónico.-¿Dónde me dijiste tú que comprabas la droga?-Bromeó, ya que OBVIAMENTE no se creía que los aliens pudieran llevarse a Tea en ningún momento. No es que fuera un escéptico del mundo extraterrestre, sólo que no creía que fueran a manifestarse con una chica como ella y mucho menos así por la cara. Aun así, como seguía estando en su lista de deseos sexuales, tampoco podía tomarla por loca, porque la primera regla del libro de: “Cómo ligar con mujeres” era “no tratarlas de loca”, ya que eso las vuelve extremadamente (si es posible más todavía) locas.-¿Y a dónde te llevan? Siempre me he imaginado los OVNIS con forma de lingotes de oro, no me preguntes por qué. Imaginárselos como círculos que abducen por el centro como que es muy mainstream, ¿no crees?-Dijo Ian, pues en realidad le encantaba hablar irónicamente de aquello mientras la chica se lo tomaba totalmente en serio. ¿De verdad alguien podía tomarse en serio lo que estaba diciendo?-¿Has visto un OVNI? ¿Cómo son?

Justo en el momento en el que le preguntó eso a Tea, un chico de la edad de ellos se sentó al lado de la joven chica, con una mirada de puro ligoteo.-¿Qué hay, guapa?-preguntó el chico, observando luego a Ian.-¿Qué hay, colega?-añadió, RESPETANDO el terreno. Ian miró al tío con cara de: “¿Quieres morir? Esta chica es MI diana de esta noche, AHUECA Y RESPETA.” y él pareció entenderlo porque entre hombres las vibraciones en el aire de testosterona cabreada pues se notan.-Sólo venía a deciros que…-Miró a ambos lados para hacerlo más “confidencial”-Esta noche Rave en la fábrica abandonada de la calle Sullivan. Pasaos.-Les guiñó el ojo y se levantó, yéndose de allí. Debía de ser el de la publicidad de la Rave.

Ian sonrió travieso y miró a Tea.-Fiesta. Los dos sabemos que no te quedarás contenta sólo con cerveza esta noche…-Doble indirecta, pues se refería a alcohol de calidad (calidad=más grados de alcohol, ya que probablemente fuera alcohol del mercadona O PEOR) y a sexo, cómo no. Si se termina la noche con sexo es la noche ÓPTIMA y todo ser viviente sabía eso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Dom Ago 09, 2015 4:57 pm

Miro el reloj. Espero que no sea tardón igual que Axel. No tía, no. Te prometiste no hacer ninguna referencia, QUE NO PIENSES EN ÉL. No ha pasado ni un mes desde que Axel me había dicho que se iba a recorrer mundo mientras estudiaba. Maldito burgués. ¿Y mientras yo qué? Me deja aquí sola y desamparada a merced de miles de universitarios ignorantes. Si Tea estudiaremos juntos. Si tia istidiarimis jintis. Mientras pensaba puse muecas infantiles como si estuviera diciéndoselas a Axel.

- ¡Vete a la mierda! - Justo tenía que ser en ese preciso momento que solté tal cosa para que viniera Ian a saludarme... ¿POR QUÉ? Ni un jodido segundo antes ni un segundo después, tenía que ser en ese momento. Gracias... ¿Destino? En cualquier caso reaccioné tan rápido como me di cuenta y agarré del brazo a Ian. - Perdona eso no era para ti... Estaba molesta y pensé en alto. ¡PERDÓNAME! - Grité mientras le daba un abrazo. -Te invito a la primera cerveza ¿Vale? - Tras el saludo caminamos hasta un sitio llamado "La cerveza dorada". Pero que originales son los muggles poniendo nombres a los garitos de verdad. A saber cuantos sitios habré visto con el nombre de miramar y están por el mar... Aunque no me puedo quejar de la cerveza, era del mejor invento muggle sin duda.

Entramos al sitio y era bastante normal con poca gente, aunque el sitio se especializaba por tener las cervezas muy baratas. Suficiente para venir aquí. Necesito beberme hasta el agua de las plantas. No saldré de aquí sin antes olvidarme hasta de mi nombre. Me senté junto a Ian en una de las mesas aleatoriamente y tenía el impulso de pedirle cuatro cervezas a la vez pero me controlé por el simple hecho de que no las podría enfriar con magia. -Dos jarras bien frías por favor - Dije nada más vi llegar a la camarera a la cual no dejé ni abrir el bloc para apuntar. Lenta esta ¿Dónde está mi cerveza? Vale tranquila estás nerviosa. Mira a Ian dale conversación que parece que esta persiguiendo a una mosca con la mirada. - ¡IAN! ¿Sabes que los Aliens ya estuvieron en este mundo hace millones de años? Es que si alguien no ayudaba a estos muggles como iban a crear algo tan rico como la cerveza ellos solos. Es que son increíbles. Empecé yo la conversación del tema que mas me gustaba hablar mis queridos Aliens. Ellos si que no me dejarían para irse a estudiar a Tombuktú, como alguien que yo me sé. NO TEA TIA. BEBE COMO CASTIGO. Cojo la jarra que me acaban de traer y me la bebo de una sentada. Sí una jarra. - ¡Señorita! Está cerveza estaba picada, tráigame otra por favor. - Como si no hubiera pasado nada miré a Ian y le contesté. - Solo he conseguido que me lleven una vez pero no recuerdo casi nada de lo que ocurrió, pero sé que me abducieron. Me regañé, miré hacia arriba pensativa. - Pues vivo en Holanda no es muy difícil pillar droga por allí, pero no recuerdo habértelo dicho ¿Por qué, quieres pillar? No sabía que te iban ese tipo de cosas. Tienes cara de no haber roto un plato en tu vida. - Volví a entusiasmarme. - No recuerdo a dónde me llevaron o simplemente nos quedamos en el mismo sitio pero si me acuerdo que eran enormes y solo tenían tres dedos en cada mano y no sé por que pero las tienen muy viscosas. Es gracioso cuando te tocan el tacto es tan... - Intenté explicárselo mientras habría y cerraba los dedos y ponía una mueca de asco. - ¿Entiendes? Super viscosas. Ehhh... Creo que nadie se había interesado tanto por este como A... A... ALEJANDRA, sí Alejandra. ESA. ¿No tienes sed? Yo si, y mi cerveza... AH Ahí viene, por fin. Mira te voy hacer un ritual muggle para beber. Coge tu cerveza y repite conmigo. Arriba. Abajo. Al centro y para dentro. - Me intente relajar mientras notaba ese fresquito inmenso por la garganta. Después de esto Ian va a huir de mi haciendo la croqueta en cuanto tenga la ocasión... como hacían todos... No, si conseguí un buen amigo, podré hacer otro.

De repente en medio de nuestra interesante conversación nos interrumpe un tío. ¿PERO DE QUÉ VA ESTE TÍO? Por una vez que hablo de estos temas e Ian todavía no me ha mirado con cara de loca, viene a este a cortarnos la parte mas guay. Espero que sea para algo útil, jopé. - ¡Hey! - Solté con desanimo, pero en segundos se iba dibujando una gran sonrisa que hasta el joker me estaría envidiando. - IAN TENEMOS QUE IR SI O SI O SI. NECESITO IR. Y TU VIENES CONMIGO. Bueno si quieres pero no quiero dejarte solo ya sabes quedé contigo, pero quiero ir IAN POR FAVOR. - En la cabeza de Tea solo resonaban las palabras de Ian pero a cámara super lenta mientras miraba los labios de él. Fiesta... fiesta... fiesta... - Sabes que eres el mejor amigo de la historia de la humanidad? ¿Y también sabes que esas cosas no empiezan hasta las dos o tres de la mañana? ¿Así que tal si... jugamos a algo mientras bebemos?-
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Lun Ago 10, 2015 11:48 pm

Aquella mujer sólo tenía una palabra para definirla, una palabra muy peligrosa para decírselo a una mujer. Ian tenía la teoría de que la palabra “loca” activaba cierta reacción demoníaca en las mujeres y por eso se volvían tan… horrorosas cuando le decías ese tipo de cosas. Aunque bueno, Tea ya era un caso aparte. Si ya cuando hablas con ella te lo parecía, cuando lo primero que recibes de ella era un: “Vete a la mierda” y luego lo excusa como lo excusó… ¡Muy cuerda no estaba!-Qué mordaz, mujer, si aún no he dicho ninguna burrada. Yo sé el método perfecto para la mala hostia ¿Sabes que el sexo desestresa?-Le dijo mientras entraba al interior, al grito de que ella invitaba a la primera jarra.

Cuando se sentaron fue cuando empezó la diversión. Ian consideraba que estaba loca, pero no a mal. Ian era bastante criticón, pero también le gustaba lo diferente y Tea no tenía nada de típico. Además, estaba buena. A las chicas que están buenas no se les puede decir que están locas a no ser que haya un nivel mínimo de confianza de 9. Por eso a Circe le decía de todo a pesar de que estaba buenísima.-Eso también lo sabía yo.-Dijo cuando mencionó que los aliens habían estado en la tierra miles de años antes. Ian había visto documentales con su abuela sobre eso en días de máximo aburrimiento social. La chica se bebió la jarra de golpe e Ian aprovechó para beberse la mitad, ya que estaba demasiado fría y no quería quedarse con el cerebro todavía más tonto. Ian frunció el ceño.-¿Pero los OVNIS son viscosos? Será los aliens. ¿No?-Le corrigió, intentando poder seguir el hilo de la conversación, ya que asentir por asentir no le gustaba. Y si se perdía en la conversación iba a decirle: “Mujer, calla la boca” y no era plan. No era plan. No no no.

Curvó una sonrisa ante el ritual muggle para beberse la cerveza. Ian la imitó y bebió de su cerveza después de eso. Quiso contestarle, pero no pudo, ya que un chico se acercó a ella con, o intenciones de venderles droga o con intención de invitarles a un rave. La idea de la Rave siempre es una buena idea, o por lo menos para Ian. Miró de soslayo a su acompañante, para ver qué opinba. ¡Pero qué iba a opinar! ¡Si está loca y le encanta la fiesta!-¡Claro que sí!-Dijo Ian, sonriendo ampliamente ante la motivación inesperada de la chica.-¿Ves? Si es que yo sé que soy el mejor amigo de la historia, no sé por qué la gente se empeña en no verlo.-Dijo divertido.-Tenemos tiempo de sobra para jugar a algo y reírnos un rato. ¿Un yo nunca?-Alzó ambas cejas con diversión. Le encantaba jugar a ese juego.-Pero con cerveza no. Para jugar al yo nunca tenemos que hacerlos con chupitos.-Se terminó la cerveza.-¿Qué sustancia quieres? ¿Vodka negro? ¿Vodka caramelo? ¿Tequila quizás es muy fuerte para la nena?-Curvó una sonrisa encantadora, mirándola a los ojos.

La noche pintaba bien. ¡Extremadamente bien!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Lun Dic 07, 2015 5:13 am

Todo esto era un poco surrealista si me paraba a pensarlo. ¿Qué pretendo con Ian? ¿QUÉ PRETENDO? O sea, ya tenía una fama que le precedía de ligón extremo en Hogwarts. No seas estúpida, con un clavo se quita con otro clavo ¿no?. Vaya dicho de mierda, pero si funciona… Además que Ian es guapo, si estuviera una fiesta le dabas y lo sabes.

Tenía que admitir que de lo poco que he estado con Ian me lo estaba pasando genial y si no había hecho la croqueta por algo será. Encima, ¿Qué puede salir mal? Luego vamos a ir a una maldita rave, va a ser un desfase todo lo que necesitaba.

- ¡A ver, centrémonos! Son las … 00:35 tenemos casi dos horas para jugar al yo nunca. ¿Está preparado tu hígado para tanta ingesta de alcohol? Pero no vale hacer trampas cara-huevo. - Acto seguido esbozo una amplia sonrisa. -¿Estás seguro que quieres chupitos?  Te veo demasiado blando para darle tanto a tu body - Le doy un golpe en la mesa claramente picada. - ¿CÓMO? BAH! Será tequila, te vas a cagar Howells, te has metido en terreno enemigo y desarmado. - Me giró cual suricato y alzo la mano convencida para que la tortuga de la camarera nos haga caso. - Traiga doce chupitos de tequila, por favor. - Miró a Ian desafiante y divertida. - Todavía estás a tiempo de hacerte caquita y echarte atrás. - Le miro desafiante mientras termino la segunda jarra de cerveza, de nuevo, a pecho.

Cerveza y tequila. Tequila y cerveza. Mis años pre-universitarios me habían demostrado en incontables ocasiones de vómitos infinitos de que esa combinación no era la más adecuada, pero no podía permitir que Ian me infravalorara de esa manera. No no no. Esto se había convertido en algo personal. No sabes donde te has metido chaval, que me he estado entrenando. Flipao.

La camarera con toda su pachorra nos puso los doce chupitos en la mesa y con la misma se fue. -Vale, empiezo yo. Que sepas que voy hacerte las preguntas más vergonzosas de tu miserable vida. - Con una sonrisa pícara, reparto seis chupitos para mi y los restantes para él. -Vale... Yo nunca he mantenido relaciones sexuales con el sexo opuesto - Obviamente, bebí. Siempre recordaré aquella noche, aquella chica... Lo que me sorprendió que Ian no se bebiera el chupito. - ¿En serio no te has enrollado si quiera con un chico? ¿No tienes curiosidad como sería? - Tenía curiosidad porque la gente le costaba tanto experimentar la sexualidad con gente de su mismo sexo. ¡Pero si se conocen mejor y saben dónde les gusta más! Nunca entenderé porque les cuesta tanto. - ¡Vamos te toca! Sorprenderme. - Ian se quedo indeciso por unos segundos, coloco su mano en el chupito después de haberse echado la sal. - Yo nunca me he masturbado en los baños de Hogwarts.- ¿QUÉ, EN SERIO? No me podía imaginar que él... o sea sí... pero en el baño de Hogwarts, pero... tan desesperado estaba... Es que si fuera con una chica vale... pero por qué. No pude evitar reírme ya fuera por eso o porque ya notaba muy mucho el efecto del alcohol en todo mi cuerpo. - No me puedo creer, tú, en los baños. Es que las baldosas de Hogwarts son tan sexys. Bueno me toca cara-melón. Yo nunca he hecho un trío. - Antes de beber, me quede mirando a Ian cogió el vaso Y ME VACILO, pero será cabrón. - Tío, encima que estoy borracha, porque yo me noto borracha ¿Sabes? ¿Tú me ves borracha? Encima de eso... me vacilas y no te bebes el chupito que feo lo que me haces Ian, yo te apreciaba ¿Sabes? Porque eres guapo y y y no eres Axel ¿Entiendes? Pero ahora dime, ¿Cuál era la pregunta? ¡Espera!- Levanto el dedo indice y se lo pongo en los labios lentamente. - Me voy al baño, ahora vengo. -
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Lun Dic 07, 2015 3:58 pm

¿La mejor manera de que una mujer se emborrachara a tu lado? Diciéndole que no tenía lo que tenía que tener para soportar bien el alcohol. E Ian sabía eso muy pero que muy bien… No fue difícil ver a Tea indignada cuando Ian le dijo claramente que si se veía capaz de soportar el tequila. Hasta a él el tequila le dolía en el alma bebérselo, pero por suerte Ian ya tenía una capa protectora en su garganta que había ido consiguiendo después de fiesta tras fiesta de pura inmunidad. Por lo menos a los tres primeros chupitos… luego la garganta le ardería como a cualquier persona.

Ambos se terminaron sus bebidas y Tea fue la encargada de pedir los chupitos pertinentes, más concretamente doce, para que cada uno dijera tres “yo nuncas”, jugar a “yo nunca” con chupitos de tequila era peligroso para la integridad física de las personas, por lo que mejor ir poco a poco. Con seis iban muy bien para empezar.-Caquita te vas a hacer tú cuando tengas esos seis chupitos dentro de ti.-Contestó, mirándola desafiante a la vez que la camarera traía los chupitos vacíos y con la botella empezó a rellenarlos delante de ellos. Puso a su lado un bol con trozos de limón y un salero.-¡Já! Ya veremos quién hace las preguntas más vergonzosas. Yo no tengo nada que esconder, nena.-Ladeó una sonrisa.

Tea empezó con la rondas de “yo nunca” y la primera afirmación a Ian le cogió un poco de sopetón. Ya no por lo que era, sino por la reacción de la chica al ver que él no bebía.-Para nada. La atracción física que tengo con los hombres es probablemente similar a la que tengo con los hipogrifos.-Le dejó claro, alzando un ceja.-¿Te gusta más hacerlo con hombres o con mujeres?-Preguntó con total libertad al ver cómo se había bebido su primer chupito. Luego Ian pensó en verdaderas preguntas comprometidas y dijo una de las primeras que se les ocurrió.-Yo nunca me he masturbado en los baños de Hogwarts.-Dijo, pero por desgracia ella no bebió y él tuvo que beber. No había nada de malo con hacer eso, tanto solo como acompañado. Joder, tenían habitaciones compartidas, había que buscar un poco de intimidad para esas cosas.-Joder, se llama búsqueda de intimidad.-Rio divertido, sin darle la más mínima vergüenza admitirlo. Era un hombre; estaba claro.-¡¡OJALÁ!!-Soltó una carcajada cuando Tea le dijo lo del trío.-Siempre he tenido curiosidad, pero jamás me vería teniéndolo con otro hombre y no creo dar la talla para dos mujeres.-Admitió mientras se encogía de hombros.-Me gusta recrearme en una sola mujer. Para una tengo talla de sobra.-Sonrió orgulloso.

La chica le puso los dedos en los labios después de cuestionarse la vida y dijo que se iba para el baño. Ian la miró mientras se iba y negó con la cabeza. No estaba acostumbrado a gente tan habladora, alegre y extrovertida. Al fin y al cabo era Slytherin y estaba rodeado casi siempre de personas que parecían tener un palo metido por el culo. Tras tres minutos en dónde Ian ordenó los cinco chupitos restantes que le faltaban a Tea, los mismos que le quedaban a Ian, ella volvió.-¿Has meado a gusto?-Preguntó divertido.-Porque vas a tener que abrir hueco en tu vejiga para que te baje todo lo que te viene ahora.-Entonces hizo una pausa y le puso un chupito a Tea delante para ponerse él otro.-Yo nunca me he tirado un pedo y me he metido bajo las sábanas para olerlo.-Dijo Ian, cogiendo el chupito para bebérselo, pero entonces vio que ella no había bebido.-¿Qué dices tía, en serio? Qué rara eres, si es lo puto más normal del mundo.-Contestó Ian. Seguro que es que le daba vergüenza admitir eso y estaba mintiendo, el 99% de las personas lo hacían. Además, era bueno comprobar que tus pedos siempre huelen iguales.-En fin, te toca.

-Yo nunca me acostaría con la otra persona que está jugando al “yo nunca” conmigo.-Dijo Tea. Ian la miró con un rostro pícaro. Tea bebió, con un rostro malicioso y muy sexy mientras miraba a Ian y éste lo que hizo fue coger un chupito, bebérselo del golpe, coger otro, bebérselo del golpe y, coger otro y bebérselo del golpe.-¿Te ha quedado claro?-Dijo, tirándose un eructo justo después.

Entonces Ian se quedó sin chupitos, pero rápidamente cogió la botella que tenían allí y se rellenó.-Yo nunca he hecho sexo oral.-Dijo rápidamente para llevarse el chupito a los labios y bebérselo del golpe. Ella también lo hizo e Ian sonrió con algo de perversión.-Qué fierecilla. ¿Por qué no hemos salido antes tú y yo?-Dijo divertido, dándose cuenta de que los chupitos habían sido vaciados en un tiempo récord.

Luego se pidieron una copa de vodka con la que suavizar la garganta y al cabo de bastante tiempo allí dentro perdiendo el tiempo, decidieron irse tras pagar.-En lo que buscamos el sitio ese de la fiesta, yo creo que se hace la hora.-Dijo tras salir del local, tropezándose con un escalón invisible e inexistente debido a que todo el tequila ingerido de golpe le estaba empezando a hacer efecto.-¿Sabes por dónde es?-Añadió tras levantarse de golpe, girando mientras señalaba hacia todas las direcciones.-¡Dijo fábrica! ¿De la calle… Sullivan? ¿Si no? ¿Es la zona industrial que está casi en su totalidad abandonada, no?-Preguntó, ya que estaba un poco perdido. Él se había criado en Godric, la verdad es que Londres no era su mejor fuerte en orientación, mucho menos estando borracho.-¡Oh, mira eso!-Ian señaló a un repartidor de pizzas que se había bajado de su moto para tocar en una casa en la acera de en frente. ¡Y la había dejado encendida!-Sé conducir motos. ¿Tienes lo que hay que tener para subirte a esa conmigo?-La volvió a retar, caminando de espaldas hacia la moto con las manos en alto.-¿O le da miedo a la nena?

No sería la primera vez que le pillan las autoridades muggles por robar innecesariamente o hacer el gilipollas estando borracho. Su madre siempre se quejaba de que dejaba en mal lugar la reputación tanto de ella como de su padre, un escritor famoso y una actriz famosa. Pero él solo quería ser un desastre y vivir la vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Invitado el Miér Dic 16, 2015 4:28 am

Buff... Ese último chupito... Directo a matar. Esto no es nada. ¿No recuerdas en aquella fiesta universitaria cuando tenías dieciséis? Ahí si que te bebías hasta el agua de las plantas y estabas como una jodida rosa. Me estoy haciendo vieja, definitivamente. Esto no puede ser.

Me encontraba con Ian en un barucho de Londres, no sé exactamente cómo pero acabamos picándonos a jugar al "yo nunca". Ese mítico juego muggle para sacar lo peor de las personas a relucir. Así que comenzamos la ronda, la primera en preguntar fui yo. Me sorprendí al ver la respuesta de Ian. Así que no eres taaaan famoso como pensaba, vale míster Ian. ¿Por qué tienes tanta fama si eres tan inexperto? A lo mejor debería enseñarle algunas cosas para que aumente su reputación.

- Vaya me esperaba que si lo hubieras hecho. Podría haberte propuesto muchas cosas divertidas. Una pena. - Le miré a ver si se molestaba. - Pues son experiencias diferentes hay cosas que un hombre no me puede aportar y hay otras que una mujer no me puede aportar. Qué difícil... Aún así creo que me decanto por lo hombres, creo que es porque tengo mas experiencia no sé. Aunque te sigo animando a que pruebes con otro chico... o con un hipogrifo. - Le miro con una sonrisilla. - ¡Vamos te toca! - Al escucharle me regañe. - ¿Pero qué? Bueno si me lo planteas así... Es que las chicas lo tenemos mas fácil. Ya sabes no eyaculamos y eso. Así que desde que el cuarto se queda solo... Además que prefiero hacerlo más en pareja. - Los tíos y su obsesión de machacarsela cada hora. ¡Con lo fácil que es ligar con las mujeres! - Pues no sabes lo que te pierdes. - Le miré de arriba abajo. Si, con esa mirada que solo sabemos hacer las mujeres sexys, de esas que sabes que estas siendo seductora y no de bizca que vende cupones en la calle.

Terminamos con la primera ronda de tres chupitos cada uno y aunque estaba preparada para la siguiente ronda, ya me notaba con esa chispita típica previa a estar borracho de verdad. Con lo cual a veces me reía sola con cosas que no tenían ni sentido. En verdad Ian está to bueno, además mira como se le marca el bíceps con esa camisa de tiras. Tarde en darme cuenta que tenía cara de pato (o cara de not bad para los amigos) hasta que reaccione en que ya empezábamos la ronda pero claro me meo, me estaba meando, ME MEABA. Así que tenía que salir de ahí e ir al baño, obviamente. Tras zafarme de Ian fui al baño. - Vale Tea estas borracha. Me agarré la cabeza mientras intentaba averiguar cual era la puerta cutre de los baños. Aquí, al fin. Entre cual toro por una plazoleta, no recuerdo si había cola o no pero yo empuje una puerta tras otra hasta que en una me dejo pasar. Este es el mayor placer de todos los dioses del mundo del universo y de todo.

- Joder, no lo sabes tú bien. Ha sido glorioso.Estoy preparada pendejo, a ver ese chupito. - Golpee la mesa claramente borracha y decidida. Se va a enterar este niñato. Tea Van ..Vann veen puede con tó - ¿Pero qué? - Casi escupo el tequila al escucharle, fue de esas risas instantáneas e inesperadas incluso tuvo que pasar tiempo ya que me había entrado la risa boba. En fin me tocaba, me puse a pensar pero dado a mi estado actual solo dije lo primero que se me paso por la cabeza, como la mayoría de las veces. -Yo nunca me acostaría con la otra persona que está jugando al “yo nunca” conmigo.- Esta vez me puse seria en la medida de lo posible y me bebí el tequila exageradamente lento para lo que es lo habitual. Mi intuición quería hacerme levantarme de golpe y besarle para acabar en el baño ¿En cierto modo a que esperábamos? Además creo que a Ian se le veía muy dispuesto por lo menos tenía claro que los dos teníamos la misma atracción. Pero teníamos que terminar el juego.

- Estaba perdiendo el tiempo con gente equivocada. Pero mejor tarde que nunca ¿No crees? - Vale, he entrado en modo juguetón, aún así no era el momento.

Aún nos quedaba tiempo para ir a la rave aunque ya íbamos bien puestos, sin embargo, éramos lo suficiente estúpidos para seguir bebiendo, así pues nos pedimos un vodka para bajar tanto chupito. De todas formas no tardamos en salir del local. Ahora, lo más difícil ubicarse. - Eeeehhh... ¿Claroo...? - dije sin saber si afirmaba o no. - Sullivan... Sullivan... Si me suena, creo que si sé, pero una cosa ¿Dónde estamos? - De repente todo pasó en un flash. Un repartidor, pizza, moto, locura. - Dios como te odio, no vuelvas a llamarme nena en tu vida. - Le agarré bruscamente de la camisa y tiré de él con fuerza. - ¿De que vas tío, de qué vas? Ya estas tardando en arrancar esta cosa.- Miró hacia atrás y justo pillo ese momento en el que el repartidor se da cuenta de lo que esta pasando, la cara de estupefacción del tío era épica. - Ian por dios, arranca, ¡arrancaaaaa! Que viene, que viene. Joder. - Le dije mientras me reía y le zarandeaba por los hombros. Notaba la adrenalina del momento y en como casi el repartidor casi tira de mi para tirarme de la moto.

Como en un sueño notaba la brisa con los ojos cerrados. Estaba totalmente relajada después de aquella experiencia. Me quedé observando los farolillos que íbamos dejando detrás, realmente lo estaba disfrutando, que ni siquiera me di cuenta de que estaba totalmente agarrada a Ian por la cintura y con la cabeza apoyada en su espalda. Al rato de disfrutar del paseo tan perfecto y tan... - ¿Pero qué haces? ¿Por qué paras? Me acabas de cortar todo el flow. - En ese momento Ian para la moto y se gira bruscamente. - ¿Dónde estamos? - Después de eso le miré perpleja. - ¡Creía que sabías hacia donde íbamos! A ver dame un segundo. - Miro alrededor de todo a ver si encuentro algo reconocible. Y si, allí esta esa figura tan horrible. Deberían quemarla, que cosa más fea. - Vale ya se dónde estamos, acomódate que no me dejas espacio culo gordo. - Le di una palmadita en el culo mientras sonreía. - Guíame en la carretera nena, que yo te guiaré en la cama. - Dijo Ian antes de acomodarse, aunque no sin antes dedicarme un guiño juguetón. - ¡Que no me llames nenaaaa! - Le dije mientras le daba golpecitos en la espalda.

De nuevo nos pusimos en marcha, poco a poco le fui indicando aunque tardamos mas de lo imprevisto ya que entre que me equivocaba de camino y entre que molestaba a Ian pellizcándole por todos lados se nos tarde, pero lo importante. Llegamos.
avatar
InvitadoInvitado

Ian Howells el Jue Dic 17, 2015 2:53 am

Hombre ya, de ser por Ian prefería tirarse a todas las chicas de Hogwarts en vez de tener que autosatisfacerse, pero no era una tarea demasiado fácil cuando la mitad son unas estiradas y la otra mitad ya se la había tirado. Bueno, la mitad no, es una manera de hablar. Más quisiera él haberse tirado a la mitad del género femenino de Hogwarts. Tea volvió del baño para poder terminar de jugar al “yo nunca” y fue cuánto más gratificante para Ian saber que Tea no dudaba absolutamente nada en querer acostarse con él, sobre todo al ver cómo se bebía de esa manera tan sensual ese chupito. Y, por cosas como esas, Ian adoraba a las mujeres en todos sus ámbitos. El Slytherin adoraba ese modo coqueto, ese modo juguetón y travieso que tenían las mujeres y que solían despertar en ellas esa chica sexy escondida.-Totalmente de acuerdo. Ya era hora de vernos fuera de las paredes de Hogwarts.-Admitió sonriente, consciente de que precisamente a ella no la vería más en el interior del castillo.

Después de beberse esos chupitos en el juego del “yo nunca” más corto pero intenso del universo, se bebieron un vaso de vodka para no morirse con el tequila en la boca del estómago y decidieron irse de allí. Se había hecho tarde y entre lo que iban a dónde se supone que era esa Rave, se haría la hora perfecta para entrar a semejante fiestón. Sin embargo, Ian es un culo inquieto y, cuando una locura le cruza su cabeza, se vuelve el chico más impulsivo y espontáneo del mundo. Aquella moto del repartidor de pizza debía de ser de él. Retó a Tea y ésta, tras quejarse, no dudó en ir detrás de Ian para subirse a la moto. Todo pasó muy rápido, tanto que para cuando se quiso dar cuenta, él aún estaba encendiendo la moto a paso de tortuga para cuando notó los golpes de Tea en su espalda.-¡Ya voy, ya voy!-Dijo, arrancando la moto con las llaves que el subnormal del repartidor había dejado puestas.

Para cuando se quiso dar cuenta, llevaba a saber cuánto tiempo dando vueltas por toda la ciudad sin rumbo fijo. Ian era un fanático de los motos y a pesar de su alta economía familiar, no tenía ninguna porque su madre no le dejaba tener ninguna. Por esa misma razón, cada vez que Ian cogía una moto, no la soltaba. Davina y Rhea eran conscientes de lo perseverante que podía llegar a ser Ian para conseguir una vuelta en una moto. Ian se paró entonces en medio de un puente, confuso por no saber ni siquiera en dónde estaban. Miró a Tea casi riéndose por cómo se había puesto por parar, ¡ni que estuvieran teniendo sexo!-¿Dónde estamos?-Al parecer ella estaba mucho más ubicado que él. En su defensa diría, que él no era de esa ciudad.-Guíame en la carretera, nena, que yo te guiaré en la cama.-Le dijo con un encantador guiño, sintiendo como las manos de Tea se agolpaban en su espalda recriminándole que no le llamase “nena”.

Después de un buen rato en dónde Ian intentó no entrar por carreteras principales (pues no llevaban casco y como un policía les viera en una moto como esa podía ser peligroso, sobre todo dando eses como estaba haciendo Ian sin mucha consciencia), llegaron a donde era, un barranco alejado de la mano de Dios en un pueblo que casi podía considerarse montañero. Hacía frío, pero lo cierto es que después de todos aquellos tequilas, por lo menos Ian iba a estar caliente toda la noche. Dejaron la moto en un remoto sitio de aquel barranco y empezaron a internarse siguiendo la música que sonaba a través de los árboles. Cada vez la música se hacía más intensa, hasta que llegaron al foco de la fiesta en donde la música estaba a tope, proveniente de dos grandes coches con grandes altavoces. Luces había pocas, las conseguidas por los faros de los coches que había, pero personas había una pasada. Nada más traspasar una gruesa fila de árboles, vieron una inmensa cantidad de personas bailando a como locos una música alternativa electrónica bastante estrambólica.-Parece que hemos llegado.-Dijo Ian, mirando a su alrededor con una imborrable y amplia sonrisa.-Ven, vamos a pillar algo de bebida, que creo que el paseo en moto te ha despejado demasiado.

Arrastró a Tea con él hacia una de las furgonetas, en cuyo interior había todo tipo de bebidas alcohólicas.-¿Qué venden aquí, colega?-Preguntó Ian al tío de la furgoneta.-¡Lo que tú quieras! Desde copas a una botella. ¿Qué es lo que queréis?-Preguntó el tío. Ian se dio la vuelta y miró a Tea con una sonrisa.-Te invito a lo que tú quieras, elige botella. Veamos cuánto aguantas, nena. Me pediré lo mismo que tú.-Tea era una fiestera del copón, pero Ian no se quedaba atrás. Y total, sabía que si la retaba, se cabrearía y aceptaría. Además, Ian era rico, no podía permitirse una moto, pero si llevar más del dinero necesario en la cartera. Su madre no escatimaba en posibles gastos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitario (Legislació
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.500
Lealtad : Págame.
RP Adicional : +2F
Mensajes : 721
Puntos : 442
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells
Ian HowellsUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.