Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

La dama y el vagabundo (Abi McDowell)

Invitado el Dom Oct 06, 2013 11:36 pm



Fin de semana, momento perfecto para ir al callejón Knockturn. No podía decirse que me gustara demasiado ir, pero necesitaba algunas cosas. Ese sitio no estaba mal, estaba mal la gente. Miserables ratas que aprovechaban cualquier descuido para robarte o atacarte. Llevaba la cazadora de cuero con la varita en el bolsillo, los pantalones rotos por las rodillas y una mochila donde guardar lo que tenía que comprar con la máscara dentro por si las moscas. Nunca se sabía cuando me haría falta. Mientras llegaba iba mirando de reojo a los que allí habían, advirtiéndoles con la mirada que si osaban meterse conmigo les saldría caro. Había algo claro en mí y en parte, me gustaba. No tenía miedo a nada. Ahora ya no, años atrás quizás hubiera sentido remordimientos o algún temor. Incluso por Voldemort, no le tenía miedo, solo le respetaba y odebecía sus normas, punto. Me había vuelto despreocupado, solitario y pasota. Me gusta seguir mis reglas una vez me dicen que hacer e ir solo, odio ir con otro pasmarote que se lleve el mérito por mí sin hacer demasiado. Entré a la tienda abriendo la puerta con fuerza y se cerró detras mia. Ahí dentro olía a bomba fétida. En el mundo muggle, había algo llamado sanidad, si vinieran aquí, se sorprenderían y verían que tener comida podrida o cosas en mal estado es lo de menos. Ojeé los estantes buscando lo que necesitaba y al pasar por el lado de un tipo, golpeó mi hombro.

- ¿En serio? Odio ir de "compras" y vas a tocarme las narices? Me da igual iniciar una pelea aquí mismo, me da igual terminar herido, pero conseguir todo lo de mi lista me da dolor de cabeza, así que date media vuelta y a la próxima nos partimos la cara, palabrita. -dije en tono burlón.

El tío no supo que contestar y tras una mirada seria, se marchó. Así me salvaba a veces, les soltaba cosas que no esperaban y pensaban que era idiota, y se iban. Realmente no pensaba lo que decía, porque sino me arrepentiría o lo peor, puede que no.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Lun Oct 07, 2013 1:28 pm

El Callejón Knockturn era tan desagradable cómo la sala común de Hufflepuff; lo único que cambiaba es que aquí me encontraba a sucios magos despreciables y en la sala común de Hufflepuff me encontraba despreciables magos sangre sucias. Simple juego de palabras. No me hacía maldita gracia tener que visitar ese callejón, pero si quieres hacer las cosas bien, hazla por tu propia mano, y no me fiaba lo más mínimo de ninguno de los que están a mi cargo y quería terminar las cosas rápido y bien, básicamente porque me gustaba ser eficiente en mi trabajo.

Debía de ir a Borgin and Burkes a buscar ciertos ingredientes de pociones que sólo se podían encontrar allí, así mismo, eran para hacer pociones que no están muy bien vistas o simplemente están prohibidas. Pero Borgin and Burkes es cómo un mercado negro de objetos oscuros o para fines oscuros.

Me aparecí en la puerta de Borgin and Burkes, ya que no quería pasearme libremente por ese callejón de tan mala fama y tan bajo escalafón, ni tampoco que me viesen por allí ojos peligrosos, puesto que soy la secretaria del Ministro, y podría tener problema con mi jefe si llega a sus oídos que su asistente frecuenta el Callejón Knockturn...

Entré rápidamente en la tienda, dejando que la puerta se cerrase detrás de mí por inercia y caminé alrededor de los pasillos buscando lo que quería, aunque teniendo en cuenta que eran cosas bastantes específicas, preferí ir directamente al mostrador y que el señor Borgin fuese el encargado de buscar las cosas por mí. Ya me conocía, así que simplemente esbocé una sonrisa ladeada y le tendí, arrastrándolo por el cristal del mostrador, el papel con los ingredientes y objetos que deseaba.

Tardaré un rato. —me contesta, borde como de costumbre. Es uno de los pocos que resisten mis encantos, aunque no me quejaré, para encantar a semejante bestia hace falta ser de su misma especie.

Asentí y Borgin se fue a la trastienda. Como entraron algunos magos más, yo me dirigí a la parte trasera de la tienda, evitando llamar la atención; pues alguien como yo, en un sitio como ese, quiera o no, llama la atención. Comencé a mirar los artefactos malditos de aquella estantería y me quité la chaqueta de cuero que tenía debido al calor, quedándome con una caída y translúcida camisilla negra, que dejaba entrever el sujetador bajo ésta; así mismo, tenía unos pitillos vaqueros oscuros y unas botas de tacón negras.

Iba a omitir cualquier distracción, pero la voz de un hombre llamó mi atención. Conozco esa voz... reconozco convencida, aunque su diálogo no me pegaba para ser la persona en la que estaba pensando, pues parecía un buscapleitos por aburrimiento. Dejo de mirar artefactos y me asomo por el pasillo, reconociendo perfectamente a Scott. Esbozo una pícara sonrisa y, sabiendo que se dirigía a donde me encontraba por pura casualidad o destino, me apoyé en la esquina con los brazos cruzados, fuera de su rango de visión, para que, cuando cruzase la esquina, me viese. Esperé pacientemente y...

Hola Scott... Cuánto tiempo. —le saludo pillándole desprevenido, elevando una mirada que subió por todo su cuerpo hasta terminar en sus ojos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Miér Oct 16, 2013 12:12 am

Era obvio que no me gustaba venir por aquí, por la gente sobretodo. Aunque normalmente solía ir a lo mío. Saqué la lista y miré lo que necesitaba, conocía la mayoría de objetos pero aquello estaba tan desordenado que seguramente me tiraría horas allí buscando. Tenía un autobús que conducir y debía llevar algunas cosas de la lista. Miré los estantes y me pareció ver una cabecita de un color particularmente familiar y chillón pasar. La seguí con la mirada pero la perdí segundos después. Justo cuando iba a girar la esquina para mirar por otro pasillo, la ví de frente. No pude evitar sonreírle con diversión y mi mirada se volvió algo coqueta. Observé su pelo, tan llamativo como siempre, me encantaba ese punto de ella, pues era única y demostraba tener personalidad.

- Demasiado... -

Doblé la hoja por la mitad y la guardé en el bolsillo de atrás del vaquero. Mi vista ahora se fijaba en Abi como si fuera lo único que hubiera allí dentro. Me alegraba de verla. Echaba de menos ese carácter. Hacía mucho que no nos veíamos y nosotros no éramos de hablar de esos temas como si nada, de hecho, no los hablábamos y si el otro lo sacaba, nos mirábamos mal para que se callara. Yo no le había escrito, pero ella a mi tampoco, era tan culpable como yo. Lo mejor era dejar ese tema de lado y hacer como si nada.

- Resulta difícil que pases desapercibida la verdad. -

Le dije como un cumplido mientras me apoyaba en la pared y la miraba. Llevé una mano a la mochila y la coloqué bien en mi hombro para que no se cayera.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Miér Oct 16, 2013 6:09 pm

Scott no parecía haber cambiado mucho, seguía siendo igual de atractivo, misterioso y con ese deje de despreocupación que tanto le caracterizaba... seguía usando esos tipos de vaqueros desgastados y, sobretodo, seguía conservando esa sonrisa tan confiada como molesta, tan paciente como sombría. No sabía que había sido de él, tampoco me había molestado en preguntarle de ninguna manera, sabiendo como terminamos de liados en Hogwarts lo mejor que hicimos ambos fue alejarnos del otro cuanto antes. No quería ni imaginarme lo molesto que hubiese sido mantener algún tipo de relación con un ex-compañero a distancia, aunque bueno, una relación, a distancia o no, sigue siendo igual de inútil lo mires por donde lo mires.

Esbocé una ladeada sonrisa a su comentario, mirándome de arriba abajo.

¿Qué pasa, Scott? Te recordaba más hablador... ¿Te he dejado sin habla?—frunzo los labios falsamente molesta y acorto la distancia entre ambos, colocándome en frente también apoyada, pues no quiero que se sepa que estoy ahí y me gusta que mis conversaciones sean privadas— Sé que no paso desapercibida, una mala combinación cuando intento ocultar mi presencia. Aunque teniendo en cuenta a quién tengo delante... supongo que hoy he tenido suerte. —me cruzo de brazos, a sabiendas de que aun tendría que esperar por mi pedido, y después de años sin verle... no estaría nada mal saber en dónde ha terminado.

Me quedo delante de él, mirándole fijamente. Siempre había sido de mirar la gente sin ningún tipo de tapujos, directa y sin vergüenza. Transmitía seguridad y determinación, y siempre me ha gustado estar por encima, por lo que no dudaba en mirar por encima del hombro. Aunque en su caso, sabía que estaba mirando a un igual, y no a nadie inferior. A no ser, claro, que haya cambiado con el tiempo... algo que sólo me decepcionaría.

¿Me vas a contar qué es de tu vida? Tengo curiosidad por saber qué es de Scott Gray.mi primera "pareja estable", el que me hizo averiguar que soy multiorgásmica, el primero que encontró mi punto G sin mi ayuda... Tenía una gran lista de cualidades y cosas positivas sobre él, quiera o no, tengo curiosidad sobre dónde poder encontrarme a este chico sin que sea mera casualidad y saber si realmente ha terminado en lo que quería terminar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Miér Oct 16, 2013 10:23 pm

La miré sonriente cuando se acercó mas a mi y llegué a oler su perfume, olía a Abi. Lo reconocería con los ojos cerrados. Me acordé de nuestros momentos de pasión en Hogwarts. En la Sala del espejo de Oesed, en los jardines, en el baño de las tres escobas, en el lago, en la clase de Herbología. Joder, fueron muy buenos tiempos. Sonreí inevitablemente al recordar aquello y la miré con complicidad.

- Ya lo creo. Ver a mi ex después de años en la misma tienda donde vengo a comprar, es un shock tremendo. Pero me encanta ver como han crecido. -fijé mi vista en sus pechos.

Dejé caer la mochila y puse una mano por encima de su hombro apoyándola en la pared. Seguía casi igual, tenía el flequillo mas corto y el pelo mas largo y había desarrollado mejor sus curvas, no quería ni pensar como estaría ahora en ese tema.

- Es difícil pasar desapercibida cuando tu pelo se ve a tres kilómetros -le solté para hacerla rabiar- Podría verte aunque estuvieras fuera de esta tienda.

Aquel encuentro estaba siendo divertido. Abi no había sido la única chica en mi vida, pero si con la que mejor lo había pasado y había experimentado.. y probado ciertas posturas. Ambos cuando estábamos en hogwarts teníamos claro que ser una vez saliéramos, yo sinceramente no pensaba terminar donde estaba, pero no estaba del todo mal. Dudé si decírselo porque era demasiado egocéntrica a veces, pero no me avergonzaba, podía conducir a toda velocidad, beber, conocer chicas y luego vuelta a empezar. Era bastante rutinoso pero me gustaba. Sin embargo si tenía curiosidad por ver donde se había colocado ella, seguro que algún buen trabajo donde tuviera poder. Era así, le gustaba sentirse poderosa y ascender a grandes cosas. A mi también pero con discrección. Ambos éramos seguidores de Voldemort e ibamos a la misma reunión de "creadores de mortífagos" a la misma hora el mismo día. Realmente, habíamos pasado muchas cosas allí dentro. Vacilé un poco pero luego le contesté.

- Bueno, logré meterme en cierto sitio cuando salí de Hogwarts. Lo raro es no haberme topado contigo, supongo que andábamos cerca. -hice una pausa- Sabes que jamás deseé un trabajo así específico, de modo que logré un puesto como conductor. Velocidad... Es perfecto. -le dije con una sonrisa.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Miér Oct 16, 2013 11:33 pm

Habían comentarios ingeniosos, comentarios fuera de lugar, comentarios estúpidos, comentarios inteligentes... y luego estaban los comentarios de Scott. Comentarios que sólo él era capaz de decir a cualquier persona, y por mucho que dijesen, eran solo obra de Scott Gray. Aun cruzada de brazos, Scott consiguió sacarme una sonrisa cuando se refirió a mis pechos. Sí, cierto era que en Hogwarts yo no destacaba por mi talla de pechos... Qué le vamos a hacer, por suerte, las mujeres se desarrollan hasta los veintiuno.

Ellas también se alegran de verte. —contesto con diversión, con una ceja alzada. Cuando hablo sobre pasar desapercibida, y que lo hago bastante mal por culpa de mi pelo, chasqueo la lengua, encogiéndome de hombros— Con la mierda que hay en esta tienda, creo que el color de mi pelo pasará desapercibido... Por cierto, ¿qué haces aquí? No me esperaba que solieras frecuentar el Callejón Knockturn, Scott... Y Borgin and Burkes no es un lugar con muy buena fama... —dejo caer, por puro conocimiento metodológico que, si no me dice, tampoco me importa.

Le pregunté a Scott que cómo le estaba tratando la vida, realmente no es que fuese algo que me invadiese la mente, pero los Slytherin siempre hemos sido ambiciosos y egoístas, y bien algunos pueden acabar tan bien como yo porque su inteligencia es superior a su avaricia, o bien algunos pueden terminar muy mal parados porque no saben decir basta. Así mismo, recordaba algunas cosas que Scott me había contado en nuestro último año sobre lo que quería hacer una vez salir de Hogwarts, que no era nada específico, en realidad... No obstante, yo también le había contado mis propósitos, y ni de lejos estaba el puesto laboral que actualmente ocupo entre ellos. ¿Lamer el culo a un Ministro? No, definitivamente no estaba en mis planes... no entraba en ellos porque no había llegado a pensar las ventajas que te trae... Así que, fuese como fuese, ambos podríamos haber terminado en sitios totalmente diferentes a dónde realmente pensábamos.

Pero en su caso parece ser que no. Entendí perfectamente su pulla sobre los mortifagos, y simplemente le sonreí perversa con un asentimiento. Lo que no me esperaba era que me dijese que trabajaba de conductor. ¿Y ya está? ¿Se gana la vida conduciendo? Es bastante... ¿simple?

¿Conductor? —pregunto con sorpresa— De magos, supongo, espero, anhelo. Como sea de muggles espero que estés aquí para comprarte tu propio anillo maldito y suicidarte. —alzo una ceja con sarcasmo y diversión, animándole a erradicarse si se había dedicado a trabajar para muggles. Unos tan a lo básico, y otros currándose su ascendencia en el escalafón político mágico... Hay que ver...Yo llevo un año siendo la asistente del mismísimo Ministro de Magia, encargada particular de lamer su culo y hacer su trabajo. —ironizo, con desdén, le tenía asco al Ministro— Eso sí, lo tengo aquí... —sonrío con perversidad y descruzo los brazos para señalar con un dedo la palma de mi otra mano. Lo odiaría, pero sé disimularlo muy bien y he conseguido tenerlo donde quiero.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Mar Nov 12, 2013 12:44 am

Sonreí con diversión al escuchar que me decía que "ellas" se alegraban de verme, pensé durante unos segundos como serían ahora. Habían crecido, se notaba porque ahora rellenaba las camisetas, antes siempre solían quedarle algo espachurradas, eso me hacía gracia pero jamás se lo había dicho, porque los pechos en Abi era lo de menos. Resaltaba por su personalidad.

Resoplé cuando dijo que la tienda estaba llena de mierda y me despegué de la pared para luego limpiarme un poco el polvo, si era cierto que daba asco ese sitio, pero aquí encontrabas cosas que en otros sitios sería difícil o imposible. Para mí no por supuesto, no había nada imposible, pero se que antes tendría que ingeniármelas y estaba algo oxidado en eso. La miré con diversión..

- Cierto, no es un sitio con buena fama, es por eso que me pregunto que hace la maravillosa, perfecta, extravagante, diosa, magnífica Abi McDowell aquí dentro rodeada de tanta mierda. -

en parte era cierto, a mi este sitio que me pegara o no era lo de menos, pero a ella le quedaba muy lejos. Yo estos sitios por desgracia, los solía frecuentar y me encontraba de todo, es por eso que ya venía alerta y a la defensiva, pero el encuentro con Abi me había desarmado, no venía preparado para verme con mi ex novia.

Ambos éramos perversos y ambiciosos en Hogwarts, soñábamos con triunfar y lograr hazañas como mortífagos, no nos importaba a quién pisotear ni humillar, solo queríamos nuestro objetivo. El mío se cumplió cuando entré a formar parte de las filas y mi trabajo era como había dicho ella, simple. Pero a mi me servía, era mi perfecta tapadera. Por mi conducta en el castillo tenía a ciertos idiotas siguiéndome la pista, vigilándome, tendiéndome trampas, pero parece mentira que no sepan que soy mas listo que ellos, mas rápido y estoy mucho mas bueno. Me acerqué a ella, unos centímetros mas. ¿Intentaba ponerla nerviosa? Puede. ¿Que cayera en mis brazos? También. ¿Ver que pasaría a continuación? Lo ansiaba. Pasé la lengua por mis labios y tras sonreír le respondí.

- Por supuesto que de magos, porqué iba a pensar en trabajar para muggles? -pregunté con evidencia, dándole a entender que su pregunta había sido estúpida- No es el mejor trabajo, pero por ahora no esta mal, cuando me canse puedo mirarme otra cosa. De hecho, ya tengo algo pensado... -Dejé caer.

La miré sorprendido, no esperaba que trabajara para el ministro, yo jamás trabajaría para esa rata. Sin duda prefería mi simple y normal trabajo, donde podía beber y pisar el acelerador. Además conocía chicas y nos dábamos algún que otro placer al cuerpo. No podía quejarme, pero empezaba a cansarme, se me hacía rutinario y me gustaba probar e ir de aquí para allá. Cuando tendió su mano le mordí con suavidad el dedo y luego deposité un beso en su palma. Sonreí de nuevo.

- Bien jugado pequeña, lo cierto es que no me esperaba menos de ti, lo que no entiendo es como consigues aguantar sin darle una puñalada cuando menos se lo espere. No imaginé que acabarías trabajando de eso, supongo que también es un logro para tí... -
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Mar Nov 12, 2013 11:00 pm

Por comentarios como ese era por los que me arrepentía a la hora de haber venido a hacer esto yo. Sin embargo, no podía confiar en nadie para que hiciese esto con sigilo y rapidez, y sabía que para hacer las cosas como una quería, debía de hacerla yo misma. Así que me arriesgué a venir... cierto era que muchos reconocían mi cara y podría meterme en un lío, pero si alguien que no debía verme me veía, rápidamente podía hacer que olvidase el haberme visto.

Asuntos personales. Créeme, si tuviese a gente en quien confiar, no estaría aquí rodeada de escoria, no me va mancharme las manos. Por desgracia, soy una chica muy desconfiada y la gran mayoría de mis obligaciones las tengo que hacer todas yo para que salgan bien. —me encojo de hombros y me humedezco los labios— ¿Y me vas a decir qué haces tú aquí? No me creo que estés de compra convencional... Borgin & Burkes solo se visita cuando se busca algo en específico que sabes que sólo está aquí... —sonreí con cierta malicia, a ver si le sonsacaba algo. Aunque sabía perfectamente que no era idiota, era Scott y sabía que si era algo importante no lo diría. Por tanto, su silencio diría mucho.

Sonreí con cierta diversión cuando dijo que obviamente trabajaba de conductor para magos. Daba a confusión, qué quieres que te diga... Teniendo Red Flú, la aparición y escobas, como que los coches muggles se quedan un poco en segundo plano. No obstante, si le gustaba conducir, era el mejor trabajo que podía haber elegido, puesto que no creo que tenga mucho debido a la gran inmensa movilidad en el mundo mágico. Se acercó un poco más a mí, pero yo continué apoyada con el hombro en la estantería, cruzada de brazos, sin embargo, el haber acortado la  distancia hacía que pudiésemos hablar más bajo.

¿Y qué tienes pensado? Ilumíname, Scotty. —le animé, llamándole por el mote que utilizaba, de broma, cuando salíamos en Hogwarts. En aquellos momentos me gustaba llamarle Scotty, ahora me parece ridículo. Aun así, a sabiendas de que él también se lo parecía, lo hacía por el simple hecho de recordar viejos momentos.

Scott me dio su opinión sobre trabajar en el Ministerio, así mismo, dijo que cómo podía soportar estar en mi posición sin clavarle una puñalada al Ministro de Magia... Cuánto odio... Lamer el culo y hacer parte de su trabajo eran solo parte de lo que debía de hacer, y no me quejaba por ello teniendo en cuenta todo lo que he conseguido.  Negué con la cabeza, pues parecía ser que Scott no acababa de entender del todo mi posición.

No es una carga estar en este puesto, tengo poder y contactos. Soy útil para quién tu sabes y tengo aliados que se creen que soy su amiga. Créeme cuándo te digo que el Señor es muy escrupuloso y no elige al azar a sus fieles seguidores... y lo único que tengo que hacer es fingir con mi falsa identidad inocente y dulce hasta el momento preciso. A veces incluso es divertido... —susurré, posando una sugerente mirada en sus labios que rápidamente volvió a subir a sus ojos— ...Como en Hogwarts... todo sigue siendo un juego... —sonreí ladeadamente.

Eché una rápida y discreta mirada hacia el pasillo que daba hacia la parte exterior de la tienda, para ver si alguien se acercaba por la zona, pero no parecía haber nadie a nuestro alrededor. Volví a clavar los ojos en los suyos y, a sabiendas de que posiblemente me llegase el pedido de un momento a otro, sin saber si tardaría o no, hablé.

Sabes donde trabajo y sabes cómo contactar conmigo... No estaría nada mal salir una noche para ponernos al día... en todos los aspectos... creo que a veces mis "indirectas" no deberían tener ese nombre, son demasiado directas... Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que las indirectas son para las que no se atreven a decir las cosas claras; yo intento decirlas con misterio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Jue Nov 14, 2013 1:44 am

Abi sabía como me las gastaba, necesitaría algo mas para que le contara lo que tramaba, pero lo cierto era que no me importaba que lo supiera. Era algo que había pensado y que iba a conseguir. Al señor le parecería buena idea ya que estaría dentro y podría ser una ayuda a la entrada del castillo. Por unos segundos rememoré aquellos días allí y me pregunté si la nostalgia haría que me arrepintiera. Pero entonces escuché como Abi me llamaba Scotty, el apodo que usaba ella en Hogwarts y entendí que no. Que cuando estaba allí solo deseaba mejorar y llegar a servir a Voldemort para luego intentar llegar a ser su mano derecha, pero a este paso Abi me adelantaba varias zancadas. Nunca la había subestimado y ella lo sabía, era consciente de que tenía mucho potencial y que también lograba lo que se proponía, por eso me había encantado y había pasado mi último año a su lado.

- Pequeña hacía mucho que no veía esa sonrisa intentando sonsacarme información. Conmigo ese truco no te sirve, será porque te he visto muchas veces hacerlo. Aún así me has pillado de buen humor y te contaré mi plan maestro. He venido a por unas cosas y a hablar con alguien que puede ayudarme con algo que tengo pensado. -

Aquello me recordaba demasiado nuestros tiempos como estudiantes. Ya podía vernos ambos con los uniformes y la varita en el bolsillo esperando cualquier cosa para actuar, en busca de problemas, de algo que nos mantuviera entretenidos y en constante demostración de nuestras capacidades. Le sonreí cuando dijo que todo era un juego, ella aún lo veía así y en parte lo era. Pero ahora no teníamos un director que nos encubriera diciendo que éramos críos aprendiendo y que un fallo no era para matarnos, aunque si para expulsarnos. Mis ojos brillaron levemente, quizás por la emoción del momento, éramos demasiado macabros.

- Sé que no elige al azar a sus fieles y míranos después de todo, hemos acabado en nuestra primera meta dentro de Hogwarts. ¿De veras crees que trabajaré toda mi vida conduciendo un mugriento autobús con una cabeza parlante? Tengo planes, que me llevarán un paso mas, he estado esperando el momento perfecto para actuar. Estoy esperando a un tipo que puede conseguirme un trabajo en Hogwarts. -esperó su reacción y continuó- Eso es, podría ayudar a quién tu sabes desde dentro y en un momento esencial, puedo ser la llave. -

Estábamos cerca, demasiado incluso para estar hablando en secreto, pero a nosotros siempre nos a ido ese roce. Estaba a gusto así y por eso la voz del ser, por llamarlo de alguna manera, que había en la tienda la llamó con su pedido, no pude evitar echarle una mirada cargada de odio. Reí al oír lo que dijo después, siempre tan directa. Me gustó verla de esa manera, seguíamos con el mismo rollo que cuando estábamos en Hogwarts. Me acerqué y la cogí por la cintura acercando mi rostro al suyo, mientras la sostenía con firmeza.

- Esperaré impaciente ese día. -

La miré a los ojos y finalmente la besé, deseoso de ello. De volver a sentir sus labios después de tanto tiempo y de tantos cambios en nuestras vidas.
avatar
InvitadoInvitado

Abigail T. McDowell el Jue Nov 14, 2013 11:34 pm

Sabía muy bien que Scott no se dejaría "convencer" por mis métodos convencionales para seducir a la gente a que me cuente lo que yo quiero, básicamente porque la gran mayoría los aprendí con él. Sin embargo, también sabía muy bien de que a pesar de que no funcionaría, él me lo contaría debido a mi curiosidad. Llevábamos... ¿Cuánto? ¿Quizás cuatro años sin vernos? Y a pesar de ello, ahora mismo podría confiar más en él que en cualquiera de los que tengo a mi cargo. Era cuestión de principios, y sabía perfectamente que Scott los tenía bien puestos, y que a pesar de los años... es cómo si no hubiese pasado tanto tiempo y siguiéramos siendo los mismos. Las personas, en algunos aspectos, no cambian y a pesar de que no lo sabía con certeza, podría poner la mano momentáneamente en el fuego en que con él, no me equivocaba.

Un poco después de dejarme con la duda de su misterioso plan, habló sobre la obviedad de que no iba a quedarse siempre conduciendo un autobús con una cabeza parlante. Perdón, ¿no le gustaba tanto conducir? Podría ser perfectamente el trabajo de su vida y no por eso ser menos... Aunque no iba a negar que seguía sorprendiéndome que eligiese ese entre muchos a los que podía optar con sus notas... Atendí con interés a lo que decía de ingresar en Hogwarts y asentí con aprobación. Su idea no era mala, aunque si era arriesgada, básicamente porque Dumbledore es el mismo director que tuvimos nosotros, y por mucho que podamos haber cometido errores, Dumbledore no es, ni de lejos, idiota, y sabe que la gran mayoría de los alumnos con tendencias homicidas no terminan por el buen camino.

No es una mala idea. Pero hasta donde yo sé, Dumbledore es el que tiene la última palabra a la hora de introducir personal en Hogwarts... ¿Haz tenido roce con él después de Hogwarts, o te reconocerá por nuestras grandes cagadas en el castillo? —pregunté, sin evitar sonar divertida y alzando una ceja—. Mucha suerte, porque si lo consigues, Dumbledore te tendrá entre ceja y ceja, Scotty. —volví a pronunciar, con su nombre meloso en mis labios— Además... —continué, al recordar— ...Si mal no recuerdo, creo que él ya tiene una joven bibliotecaria en Hogwarts que le sirva de espía. Así que si consigues tu propósito, tendrás compañía. —concluí, aun en mi posición apoyada contra la estantería.

No tardaría mucho en llegarme el turno, básicamente porque fui la primera en llegar antes de que nadie le hubiese pedido nada más a Borgin. Así pues, quise asegurarme de que por lo menos Scott era consciente de que no teníamos que volver a estar cuatro años sin tener contacto y de encontrarnos por pura casualidad. Así que, a mi manera, le dejé claro dónde podría encontrarme y lo que podíamos hacer... Si él quería, claro... Como respuesta obtuve un acercamiento, más todavía de lo que ya estábamos, lo que me hizo tener que alzar la vista. Me encantaban los hombres que eran mas alto que yo, me parecían sexys e irresistibles, y si le sumaba su increíble atractivo, ya era lo único necesario para que terminasen de llamar mi atención. Aunque fuesen gilipollas, soy una chica muy superficial cuando de una noche se trata. Aunque para ser sinceros, a Scott no le hacía falta nada más que su forma de ser para llamar mi atención, y siempre había sido así, y no me refería a pasar sólo una noche con él. Tras cuatro palabras, susurrantes y deseosas, acortó la distancia entre nosotros y me besó, con deseo y pasión, un beso largo y profundo que me hizo recordarnos años atrás.  Permanecí en mi posición y tras finalizar, me percaté de que Borgin ya tenía mi pedido listo. Sonreí y miré a Scott a la vez que me pasaba los dientes por el labio inferior, recogiendo los restos de él con sensualidad. No hacía falta decir nada, en momentos como esos las palabras están de más. Me separé de la estantería y me alejé de él, caminando de espaldas.

Yo también esperaré impaciente. —recalqué con una traviesa sonrisa— Suerte con lo que tienes en mente... Y ya sabes dónde encontrarme para cualquier cosa. —le guiñé un ojo y me di la vuelta, caminando hacia el mostrador.

Dejé caer un bolsa con los galeones pertinentes y sin mucho cuidado sobre el mostrador, y, sin mirar lo que había dentro del paquete que me tendió Borgin —puesto que no era la primera vez que venía y confiaba en que estaría todo si no quería sufrir las consecuencias—, salí de allí. Una vez fuera, me desaparecí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.