Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

A Grey day [Priv/Danny]

Invitado el Vie Jul 17, 2015 10:58 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Sus dedos comenzaron a resbalar levemente sobre las cuerdas de la guitarra que yacía sobre sus rodillas. Por alguna razón, aquella canción lo relajaba, era como una nueva vía de escape a sus evidentes preocupaciones aunque a decir verdad, durante el verano y en la compañía que actualmente tenía tampoco es que le diese demasiado tiempo a pensar en lo que le traía de cabeza desde su más tierna infancia. Cabía destacar que ya había pasado su transformación y que por ello las fechas para el campamento habían sido escogidas con alguna que otra excusa urdida por sus padres con la intención de que el chico no tuviera que revelar su condición a nadie más que quien ya lo sabía y entendía de la importancia de mantenerlo como el secreto que era. Entrecerró los ojos con suavidad cuando la música comenzó a llegar a sus oídos, Remus no era el chico solitario que acostumbraba a apartarse del resto para tener sus momentos de tranquilidad, solo lo había hecho por que le apetecía tocar la guitarra y le pareció la mejor idea para no molestar a sus amigos que probablemente estuviesen vagueando en alguna de las tiendas.

El cielo estaba ligeramente cubierto por las nubes, probablemente sería alguna de aquellas tormentas de verano que tanto había comenzado a apreciar, eran totalmente impredecibles, tanto podía hacer un bochorno enorme como de repente descargar una buena cantidad de agua sobre las cabezas de los pobres viandantes que paseaban por la zona. La letra de la canción comenzaba a escribirse en su cabeza como si de una libreta se tratase, solía escucharla casi cada día de camino a comprar el pan para sus padres o simplemente cuando salía por las calles de Londres en busca de algún libro con el que entretenerse y lejos de parecerle repetitiva para el era como su himno aunque la letra realmente no lo identificase demasiado.

Unas gotas se dejaron caer sobre su espalda, la cual al estar ligeramente destapada debido a la camiseta de tirantes que la cubría dejaba bastante piel al descubierto. Miró hacia el cielo sin dejar de tocar la guitarra. ¿De verdad el tiempo iba a ser tan cabrón de fastidiarles el día? No tenía demasiado claro que comerían, pero si que tenía ganas de algo hecho a la barbacoa cosa que si el cielo decidía descargarse en aquel momento probablemente no pudiera hacer a no ser que se les diese por prenderle fuego a alguna de las tiendas de campaña, cosa que realmente no descartaba dadas las compañías.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Miér Nov 04, 2015 1:21 am

En parte podía tener un poco de razón, pero yo no era de esas personas que sorprendían de repente con una habilidad oculta. Y mucho menos que tuvieran que ver con la escritura o la hora de dar consejo. Para lo segundo era horrible y para lo primero tenía bastante imaginación, pero mi problema era que me explicaba como el culo. Pero como el culo de verdad.

Pero lo que sí que estaba claro para todo aquel que me conociera, es que habilidad oculta no tenía, pero sí que tenía una mala hostia oculta cuando perdía a algo. Cierto era que había ciertos juegos o situaciones en las que la mala hostia era casi efímera y muy poco importante. ¿Pero en el quidditch? Me lo tomaba demasiado en serio. De hecho, creo poder asegurar con total seguridad que posiblemente sea lo que, actualmente, me tomo con una seriedad real. Todavía soy demasiado inconsciente como para darme cuenta de lo importante que son las clases y lo que me espera ahí fuera una vez me gradúe, pero si había algo que me había despejado mi mente de niña pasota y traviesa, era el quidditch. No sabía exactamente cómo, pero lo había hecho.

Gracias —dije, sonrojándome levemente. Me encantaba que me dijeran que era buena jugando. Aparte de subirme un poco esa falta de autoestima que tengo, me ponía contenta saber qué no solo Rhea y Luke (que eran mis amigos y en cierta parte a veces te dicen lo que quieres oír) pensaban que podía llegar lejos—¿Te imaginas que algún pez gordo se fije en mí? Sería increíble —dije, con un tono de voz soñador. Habían varios tonos que delataban mi estado anímico, normalmente cuando hablaba de cosas que me gustaban solía adoptar un tono hiperactivo y emocionado, sobre todo cuando hablaba de algún cómic, alguna historieta o algo banal. Pero con el quidditch ese tono cambiaba drásticamente para ser uno totalmente ausente y casi soñador. Miré a Remus con una mirada divertida—Mira hacia el futuro. ¿Me ves jugando en algún equipo profesional? —le pregunté, esperando que fuera totalmente sincero. Sé que soy un desastre en todo, pero aquello era diferente.

Aproveché para ir poniendo todas las cartas en posición para poder jugar al super complicado juego de las parejas. La verdad es que era el jodido juego con menos ciencia de todo el abanico posible en juegos de cartas, pero bueno. A veces lo más sencillo, es lo más entretenido. Además, en cierta manera tenía ganas de hablar con Remus y no dedicar toda mi concentración a un juego. Yo fallé mi primera pareja y él no tardó en informarme de lo malo que era. Yo sonreí, pero realmente en aquel juego no había gente mala o buena, de hecho, teniendo en cuenta lo empollón que era y la facilidad que tenía para memorizar información inútil, seguro que me ganaba.

Al principio es difícil porque no sabes dónde hay nada —le dije, pues era demasiada suerte que en el primer turno dieras la vuelta  dos cartas iguales. Cuando él falló, lo miré con retintín—Verás que tu habilidad para retener información inútil te da ventaja en esta partida. Yo ya no me acuerdo de lo que saqué yo… —comente divertida, levantando el as de oro—¡Toma! —Canté victoria pues Remus acababa de sacar un as de bastos. Fui a levantar la carta del as de bastos pero me confundí, sujetando la carta que estaba justo al lado, el cual era un caballo de copas. Miré a la carta con odio—La dislexia… —me inventé sobre la marcha, intentando excusarme con diversión.

Continuamos levantando cartas y yo aproveché para sacar tema de conversación mientras jugábamos. Un tema que desde antes me había estado rondando la cabeza.

¿Y tú dónde te ves si miras de aquí a unos diez años adelante? —le pregunté con curiosidad, atenta para cuando él diera vueltas a sus cartas, continuar dándoselas yo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.624
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1559
Puntos : 909
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Vie Dic 25, 2015 11:33 pm

Si algo había descubierto en aquellos años en los que había conocido a la rubia es que si alguien podía realmente sorprenderlo, probablemente sería ella. Era la joven de la que más se había sorprendido a lo largo de su estancia en Hogwarts, también podía decirse que quizás era la única mujer con la que se llevaba lo suficientemente bien (a parte de Lily) como para analizarla y encontrarse quizás con cosas que en un principio no esperó encontrar.

Puede que aquello no se considerase como habilidades ocultas, simplemente toparse con cosas en las que previamente no había reparado lo suficiente, que para él, era lo mismo que tener habilidades ocultas. Además de que a su parecer, cualquier buscador de un equipo de quidditch tenía que tener algún talento oculto para lograr ver aquella bola endemoniada volar por el campo, vista élfica tipo Légolas o quizás algún tipo de bloqueador para que nada más que el destello dorado les entrase por los ojos en el momento de lanzarse a por ella. Detalles aparte para él todos tenían algo que quizás de primeras no se veía, contando como claro ejemplo que dudaba que nadie en el colegio sospechase que el estudioso Remus Lupin se convirtiese en un lobo las noches de Luna llena y que sus amigos se convirtiesen en otros animales para evitar que este se comiese a alguno de sus compañeros.

- No se tienen que dar cuando lo que se dice es la verdad - Se encogió levemente de hombros tratando de dar a entender que no eran necesarias, que si él decía aquello no era para que le agradecieran nada, si no porque realmente lo sentía de aquel modo. Chasqueó levemente la lengua, quedándose escasos segundos pensativo, como si quisiera hacer pensar a la rubia que no pensaba que aquello fuese posible, pero no pudo reprimir una leve carcajada antes de contestar - Estoy seguro de que alguno lo hará, vamos, serían estúpidos si no - Se revolvió el cabello asintiendo, tenía claro que la joven era talentosa, aún no se había enfrentado a ella, no había tenido aquella oportunidad pero lo cierto es que ver como se lanzaba a por la snitch en cada partido aunque fuese desde la grada era algo agradable, casi podía palparse la dedicación que le rendía a aquel deporte y como en el fútbol, si alguien juega con pasión siempre es un placer verlo jugar.- Más te vale, me veo en el paro por sobre preparación, tengo que tener alguna amiga que pueda echarme un cable, ya sabes, apunta bien mi nombre para no olvidarme cuando te codees con estrellas. - Elevó un dedo de manera acusadora hacia la hufflepuff, riéndose después.

No se había parado a pensar en que aquel juego era mera memoria visual, si lograba quedarse con las cartas levantadas por la rubia antes de hacer lo propio él, sería bastante fácil hacerse con la victoria, no es que fuese un juego tipo Risk o uno de esos de estrategia que te hacía devanarte los sesos, pero si en el que si querías ganar debes prestar atención, cosa que con la conversación con ella se le hacía complicado a la vez que poco apetecible, quería aprovechar el tiempo para hablar de otra cosa que no fuesen estudios o de andar detrás de la muchacha para que no se escaquease de estudiar. Vamos, algo orientado lejos de el castillo de Hogwarts.

- Oye, no tengo habilidad para retener información inútil, todo lo que aprendo es porque va a ser necesario en algún campo de mi vida, ahora o más tarde - O nunca, recordaba haberse tragado libros que al final no le habían servido de nada en los exámenes porque alguien pensó que no era necesario saberlo, cuando para el propio Lupin era un hecho que era estrictamente necesario y sobre todo importante. Bufó levemente haciéndose el enfadado aunque realmente no le hubiese dado importancia a aquello porque quizás, y solo quizás, tenía razón. - Eres despistada hasta con juegos de cartas - Negó riendo, agarrando la carta que previamente agarró él mismo y levantando la que ella acababa de levantar para sacar la primera pareja de la partida, echándole la lengua a la joven - Primera pareja para mí. Venga, te toca de nuevo.

La pregunta de la rubia le dejó pensativo mientras el juego seguía ya en un segundo plano, negando levemente con la cabeza antes de elevar la mirada hacia ella - No lo sé, realmente aún no me he visto en ese lugar donde encajo o qué puedo ser en el futuro, quizás de bedel de Hogwarts, o trabajando en el caldero chorreante de chico de los recados, no tengo grandes aspiraciones la verdad, veo mi futuro bastante oscuro - Por eso de unos días al mes ser un lobo que no podía luchar con sus propios impulsos de comerse a sus compañeros y que el ser un licántropo no podría esconderlo durante toda su vida - Tú supongo que te ves jugando como buscadora en un equipo profesional ¿Tienes pensado cuál te gustaría? Puede que una selección nacional te tuviese en su mira también.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Dic 27, 2015 8:14 pm

Demasiada confianza tenía Remus en que iba a conseguir que algún pez gordo del Quidditch se fijara en mí. O por lo menos, yo veía eso tan lejano, que en ocasiones me planteaba el hecho de que ese tipo de vida no está hecha para mí. Ahí donde me ven, con mil castigos a la espalda y notas mediocres por mi poca dedicación, en el fondo me pongo a pensar en mi futuro y lo veo super incierto. Tengo la sensación de que no va a llegar el momento nunca de tomar la decisión… y de repente llega y… ¿Qué? ¿Y de repente qué elijo? No me veía estudiando ninguna carrera mágica que no fuera una dedicada expresamente para el quidditch. Y si por alguna razón no servía para el quidditch, muy a gusto tiraría por una carrera muggle, de esas que desde pequeña me enamoran. Siempre lo he dicho, hay más cosas de mí en el mundo muggle que en el mundo mágico, o será que aún no he terminado de adaptarme o aún no he encontrado mi vocación mágica ideal.

¿Sobre preparación? —solté una divertida carcajada, negando con la cabeza. Remus iba a terminar trabajando como el jefe de los pardillos, seguro, era inteligente y serio, no podía tener nada peor—Tranquilo, no me olvidaré nunca de mis amigos. ¡Qué soy Hufflepuff, Remus, por favor! —dije divertida—Llevo en la sangre recordaros para siempre. Aunque me convierta en la tercera bruja más rica del mundo mágico gracias al Quidditch, ahí estaré yo pagándole a todos un viaje de reencuentros —Qué bonito era soñar, oye.

Una niña pobre, traviesa, de notas mediocres soñando con ser rica, famosa en el quidditch y volviéndose una chica de provecho. ¡Se nota que era pobre y eso hace que los sueños se vean tremendamente enormes!

Continuamos jugando al juego de las parejas, ese juego del año catapúm. Yo fui la primera en tener la oportunidad de sumar una pareja, pero como soy malísima y estaba despistada, no la conseguí y Remus fue el primero en contar pareja. Menos mal que no era un juego que tomarse en serio o ya me hubiera picado, además, por suerte si hablábamos a la vez que jugábamos le quitábamos “seriedad” al juego y me lo tomaba menos en serio.

Volví a levantar dos cartas totalmente aleatorias, ya que no tenía ninguna asociación que me sirviera. Obviamente, eran dos cartas diferentes. Entonces miré a Remus cuando le pregunté en dónde se veía dentro de diez años.

¡Vaya manera de quitarte importancia! —le dije, dándole un golpe con el ceño fruncido en el hombro—¡Si eres el Gryffindor más aplicado e inteligente que conozco, tío! ¡Si en diez años estás trabajando en algo de eso, yo estaré muriéndome debajo de un puente! ¡UN PUENTE SIN WIFI! —le recalqué con diversión, negando con la cabeza—De verdad, no te quites méritos. Puedes conseguir ser lo que tú quieras si te lo propones, como lo has estado haciendo hasta ahora. ¿No hay nada, de verdad, que te motive a meterte en algo? —pregunté, sabiendo perfectamente de que la respuesta podía ser: “no, no hay nada” y yo le creería, porque si quitamos lo del quidditch, yo estaba igual.

Él, obviamente, pensaba que yo en diez años me veía en algún equipo profesional ejerciendo de buscadora, creándome una reputación ante mis partidos y jugadas. Yo esbocé una sonrisilla y me tambaleé en mi sitio en un gesto feliz.

Eso sería yo en mis óptimos “dentro de diez años” —dije divertida, levantando dos cartas al azar sin demasiada atención ya que me volvía a tocar. No eran iguales, por lo que volví a mirar a Remus—Si por alguna casual consiguiera entrar en algún equipo profesional, o las Catapultas de Caerphillys o las Avispas de Wimbourne, me vería dentro de diez años encima de una escoba mientras mis amigos me ven desde el palco más guay de todo el estadio —confesé soñadora—Pero si por alguna casual no consigo que ningún equipo se fije en mí —que sería lo más normal—Creo que me decantaría por alguna profesión muggle. Hay muchas más cosas que me gustan de allí, que de aquí.

Entonces cuando me volvió a tocar darle la vuelta a las cartas, milagrosamente, mi distraída mente relacionó el caballo que acababa de sacar con uno que saqué en mi primera tirada. Saqué, por tanto, mi primera pareja.

¡Por Merlín! Creía que no me iba a tocar ninguna nunca —dije mirando a Remus, con una risueña sonrisa, cogiendo mis dos cartas para colocármelas en mi regazo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.624
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1559
Puntos : 909
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Lun Dic 28, 2015 10:16 pm

Por su parte habría esperado que dijera que sería la bruja más rica del mundo mágico, sin embargo, dijo tercera. ¿Tercera? Vale que Danny tenía una manera de ver la vida bastante curiosa,pero nunca se esperó aquello, probablemente la rubia era la mujer más positiva que había conocido en su vida y aquello le había sonado raro viniendo de ella, pero simplemente negó con la cabeza riéndose antes de levantar otro par de cartas erróneo, la verdad es que el juego ya era algo totalmente secundario o terciario para él en aquel preciso instante, el hablar con la rubia siempre le había resultado como un analgésico desde el punto de vista psicológico, cuando esta estaba cerca no solía preocuparse de su "otro yo" que tendía a amargar al joven día tras día, aunque siempre lo había achacado al carácter risueño de la joven sin pensar en nada más allá de aquello. Se frotó la nuca con suavidad viendo como esta seguía hablando y sobre todo cómo iba levantando las cartas al parecer, igual que él a lo que salía sin pensar demasiado lo que había ya en la "mesa".

- No esperaba menos de tí, pero siempre está bien recordarlo, por si las moscas - Chasqueó la lengua, encogiéndose de hombros antes de continuar prestando atención a los movimientos de la Hufflepuff - No te preocupes, yo probablemente siga en Londres, un viaje menos que pagar, para que luego te quejes de lo buen amigo que soy - Negó haciendo como si estuviera ofendido cosa que para nada estaba, no tenía motivos para estarlo con ella en aquel momento ni jamás antes tampoco esta se los dio como los que eran como sus hermanos, los merodeadores eran su quebradero de cabeza particular.

Lo cierto es que en ningún momento se había planteado tirar por los estudios muggles aunque realmente había carreras interesantes, en el mundo mágico, pese a lo grande que pudiera ser, tampoco había una variedad enorme de carreras para escoger, casi todas giraban en torno a una misma cosa, el ministerio o Hogwarts. No se veía siendo profesor, pero no era una idea que no le agradase, pero tampoco se veía haciendo papeleo en el ministerio de magia siendo el becario de quien sabe quien, los rumores sobre la corrupción dentro del ministerio no eran precisamente secretos que nadie más que la gente de allí dentro supiera, por lo que pensar que podría terminar siendo el aprendiz de algún mortifago le hacía recordar a la corrupción de las propias películas de Star Wars, no quería un Palpatine en su vida ni cerca de esta, por lo que aquella idea estaba descartada y por último, lo de ser sanador siendo un licántropo pues tampoco es que fuese algo así como recomendable.

- No es quitarme importancia, es que simplemente no me veo en ningún puesto de importancia, tampoco sé si llegaría a hacerlo bien, ya sabes, hay mucha gente muy capaz - Se encogió levemente de hombros, negando con la cabeza antes de seguir - No necesariamente el aplicarse y ser bueno en los estudios a la larga te abren las puertas de ningún sitio, a veces ser deportista es la salida correcta peeero, siempre y cuando tengas talento - Tomó aire agarrando una nueva carta, devolviendola a su sitio tras fallar, visiblemente pensativo antes de continuar hablando - La verdad es que no lo sé, es algo extraño porque tengo todo tan claro que el que esto no lo esté me hace sentirme perdido y no estoy acostumbrado a eso, supongo que aún no se me ha encendido la bombilla de la vocación.

Carreras Muggle. La verdad es que había cientos de ellas y no le extrañaba que alguien que vive entre los dos mundos terminase escogiendo las carreras del mundo no mágico, al fin y al cabo la mayor parte de su vida la pasarían en dicho mundo. - ¿Y tienes alguna en mente? Yo creo que a mi padre le daría un disgusto metiéndome a arquitecto - No pudo evitar reírse levemente viendo como la chica conseguía finalmente una pareja, incorporándose un poco para despertar sus piernas las cuales al estar tanto tiempo estiradas se encontraban adormecidas. Golpeó un par de veces los gemelos sintiendo aquel cosquilleo tan característico de aquella situación, estremeciéndose levemente - Es horrible que se te duerman las piernas - Murmuró tratando de colocarse como buenamente pudo, terminando por realizar un aproximamiento no esperado por el joven.

Se quedó a escasos centímetros de la joven, manteniendo la mirada fija en la de ella con una sensación en el estómago que quizás antes no hubo sentido. Se sintió raro y por una vez en su vida quiso actuar impulsivamente, cosa de la que, probablemente, se arrepintiera segundos después pero lo hecho hecho estaba. El tranquilo y nada interesado en relaciones sentimentales de ningún tipo se había dejado llevar y aunque fue corto, un leve beso se depositó sobre los labios de la rubia.

Cuando se apartó se quedó totalmente rojo mirando a la joven, rápidamente balbuceando un tenue "lo siento", casi saliendo disparado de la tienda sin importar demasiado la lluvia o el temporal, probablemente se sintiese mucho peor dentro de la tienda de campaña tras lo que acababa de hacer.
avatar
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Lun Dic 28, 2015 11:52 pm

En verdad entendía perfectamente a Remus, cuando yo miraba para el futuro no me veía en ningún sitio. Mis aspiraciones y mis pasiones me decían animadamente que me vería encima de una escoba y toda esa chuminada, pero mi yo interior, la auténtica Danny perezosa y demasiado enamorada del mundo muggle, me decía: vas a terminar haciendo alguna carrera muggle y lo sabes. No me gustaría perder mi oportunidad de esta 100% dentro del mundo mágico y aprovechar aquello que mis padres biológicos me dieron… quizás las cosas hubieran sido muy diferentes si me llego a criar con ellos, pero actualmente yo sentía que pertenecía más a otro lado.

Así que como entendía a Remus a la perfección en su indecisión, no iba a ser la típica amiga que no para de decirle que debería de estudiar para algo épico porque él puede perfectamente con algo épico y supremo. Pero la cuestión es que le guste y sea feliz.

Bueno da igual —me encogí de hombros para no darle más vueltas al asunto, ya que eran elecciones que aún teníamos bastante tiempo para poder tomar con tranquilidad. A lo mejor a Remus se le enciende la bombilla esa de la vocación y se mete a estudiar para Ministro de Magia. Que yo no entiendo a la gente que se pone a estudiar para eso, ¿no se da cuenta de que solo puede haber uno?—Ya te vendrá la inspiración y encontrarás algo perfecto para ti.

Ya que eso era lo que yo misma esperaba. Me preguntó si tenía alguna carrera muggle en mente y me cogió desprevenida. Lo miré a la vez que giraba par de cartas, para luego negar con la cabeza.

Una específica no… pero me gustaría que estuviera relacionada con el mundo del cine —confesé sonriente, para luego negar todavía más sonriente—Pero no siendo actriz ni nada de eso, ¿te imaginas, yo actriz? —solté una divertida risa, ya que yo para esas cosas no daba la talla—Me refiero a los que están detrás, los que ponen los efectos de sonido, los efectos especiales, los que graban, los que editan… ¡Hasta ser guionista! Me parece fascinante todo ese mundo, ¿a ti no? —le pregunté por mera curiosidad.

Entonces al pobre se le quedaron las piernas dormidas y yo intenté hacerle un hueco para que pudiera colocarlas mejor y así no tuviera esa desagradable sensación. Sin embargo, como el movimiento era tremendamente reducido en aquella caseta, no sé cómo pasó, pero el rostro de Remus se quedó a escasos palmos del mío, mirándome directamente a los ojos. ¿Llevaba toda su vida con los ojos de ese color café? De repente un curioso sentimiento desconocido que calificó mi mente como un no sé qué qué sé yo en mi estómago, me hizo ruborizarme al tener lo tan cerca. Sin embargo, me congeló cual Petrificus cuando me dio un pequeño beso en los labios.

Entonces sentí cómo de ese punto en mi estómago, subía un calor inmenso hasta mi cabeza, haciendo que me quedase como Darth Maul pero sin tatuajes. Roja y con la mirada perdida mientras veía como salía de la tienda tras decirme que lo sentía.

Luego, parpadeé. Y lo procesé. Y seguía teniendo en ese no sé qué qué sé yo en el estómago molestándome. Me llevé las manos a la cara, por una parte avergonzada, pero por otra contenta. Remus me había dado un beso. Era mi primer beso. Aunque espera, ¿¡Remus me había dado un beso!? ¿Y eso qué significa? Miré automáticamente a la puerta de la caseta, gateando hacia allí para salir al exterior.

Una vez me puse de pie, me quedé justo en frente de Remus, pero nada más mirarle a los ojos, volvieron a subirme los colores desde el estómago para dejarme la cara totalmente colorada. Para colmo, mis ojos se desviaron hacia detrás de él, desde dónde venían los demás corriendo porque se estaban mojando. En parte mejor porque mi actitud impulsiva me había llevado a salir de la caseta, pero no tenía plan B. ¿Qué le hubiera dicho?

¡Hey, que os mojáis! —dijo uno. Muy observador, si señor. NO ME HABÍA DADO CUENTA.

Automáticamente, como todos se acercaron y el compañero de la caseta de Remus ya estaba entrando a la suya, yo caminé hacia la mía junto a Luke. Entré rápidamente en el interior, quedándome con una cara de patata confundida. A veces sonreía al recordarlo y a veces parecía una patata retrasada por no saber cómo reaccionar delante de Remus.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.624
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1559
Puntos : 909
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.