Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

I need to say you something [Matt Forman]

Invitado el Sáb Jul 25, 2015 1:08 pm

Cafetería de Londres
11:50 am


Se sentó en la cafetería que mencionaba en su carta, todavía faltaban diez minutos para que fuese la hora acordada y la verdad no esperaba ni si quiera que fuese aquel con quien había quedado, después de todo el seguía siendo un niñato que poco mundo visto y el otro, bueno el otro era Matt, que ya era decir bastante, era uno de los hombres más atractivos que Luke había visto y por supuesto uno al que había besado. Sacó de su bolsillo el envoltorio del caramelo de HoneyDucks de aquel día, el caramelo que le dio Matt después de verlo potar quedándose con él para invitarlo luego a desayunar. La verdad es que aquella noche había sido una de las mejores noches que el chico había pasado, ni si quiera su mes en Dinamarca, un país maravilloso, podría superar aquella noche.

La camarera vino a tomarle nota, pero el prefirió esperar por su acompañante. El rubio estaba impaciente, y algo nervioso, el corazón parecía que s ele iba a salir del pecho pero era normal, aunque no lo sabía a ciencia cierta seguro que Matt tenía preguntas, y él creía deberle una explicación, su lado más hufflepuff salía en estos momentos porque de er otra persona ni siquiera hubiese intentado ponerse en contacto, pero Luke no era así, tal vez porque en el fondo le gustaba Matt, y en su cabeza se había imaginado la típica historieta "niñato papasote", que mal ha hecho la tele en esta generación.

Empezó a sentirse algo acalorado, cada vez que miraba la hora y veía que los minutos pasaban, levantaba la vista para buscar en la poca multitud muggle al hombre. Se quitó la chaqueta que ya le empezaba a molestar, colocandose en el regazo y desviando la mirada hasta el servilletero metálico que lo refljeó, "¡¡QUE PELOS!!" pensó el chico cogiendo el objeto para verse mejor y peinarse un poco para luego sonreirle y ver si tenía los dientes limpios "Impecables". Se sobresaltó cuando un asiático mayor con varias rosas de plástico le invadió su espacio para venderle una, -No gracias no quiero ninguna- le dijo con el tono amable, -Sí, sí, sí, una losa pala el chico solitalio, tu compla, yo balato- le decía el hombre insistiendo, -No, en serio muchas gracias- volvió a decirle el rubio quitándose algunas de la cara de lo pegado que estaba aquel hombre que seguía insistiendo "No se va a ir hasta que no compre una", sacó la cartera del bolsillo de la chaqueta del regazo ,-Deme una de color rosa- le dijo algo molesto por estar gastándose el dinero en aquellas mierdas.Se quedó mirando aquella flor de plástico mientras el hombre se alejaba ya contento por haberle encasquetado una de flores de mierda a alguien, pero Luke prefirió comprarle una apara que se fuese antes de que llegase Matt, "Esto va a ir a la basura de inmediato" pensó dejándola encima de la mesa para mirar el reloj, ya se pasaba de la hora cinco minutos, pero aún no había llegado, levantó la vista para echar un ojo pero seguí sin verlo, suspiró con resignación y llamó a la camarera.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Lun Jul 27, 2015 1:21 am

Una lechuza desconocida entró en la cocina de buena mañana trayendo consigo una carta de lo más singular. Por suerte mi sobrina aún estaba durmiendo y no pudo ver el episodio de risa tonta que me entró. El chico rubio me mandó una carta citándome en una cafetería londinese. El mismo chico rubio que me hizo pasar la noche más divertida en años. Y eso que el pobre terminó vomitando hasta su primera papilla. No me acuerdo como entré en aquel antro repleto de homosexuales pero si recuerdo como salí y sobre todo lo bien que lo pasamos dentro. Buena música, buen ambiente y muchos tíos. Nada de hembras y aún así lo pasé bien. No había bailado de forma tan desenfrenada en la vida. Y me sentí deseado y vivo. Al igual que el chico rubio. Destacaba entre todos por su juventud pero también por su forma física. No le sobraba ni un quilo y no tenía nada que esconder. Fue divertido como me salvó de los dos tipos que querían ligar conmigo. No se lo pensó dos veces, me plantó un beso delante de todos sin cortarse un pelo. Yo pensé que era un muggle más. Londres está lleno de ellos. Es un lugar maravilloso donde vivir porque nadie se fija en ti. Les da igual como vistas, como hables o de que color seas mientras no molestes. Por eso es un buen sitio donde vivir aunque esté abarrotado de muggles.

La segunda vez que vi a Luke fue en la fiesta de cumpleaños de Caleb. Estaba allí con sus demás compañeros de Hogwarts. Lo que me hizo pensar que no tenía ni diecisiete años, por más que él quiso pasar por veintitrés cuando nos conocimos. No tuve ocasión de decirle muchas cosas pues se perdió entre la gente y yo me marché con aquel par de guarras. Saber que quería verme era bueno y malo a la vez. Me resultaba divertido pensar que quería explicarme que es un adolescente mentiroso que se cuela en antros para adultos porque en el colegio nadie sale del armario y le cuesta ligar. Por suerte yo no me aburría en mi época de estudiante porque lo mismo me daba ligar con hombres que con mujeres. Por otro lado me hacía pensar en algo demasiado serio. ¿Y si el chaval se ha enamorado de mí? Quizás le gusto y espera ser correspondido. ¿Te imaginas? Sería estúpido por su parte pensar que un hombre como yo quiere algo serio con un adolescente. Si busca pasarlo bien quizás podamos entendernos.

Me puse algo casual, dando a entender que no me había vestido de forma especial para la ocasión. De repente pensé que aquello era una cita, aunque no lo era. O mejor dicho, no estaba seguro de si lo era. Salí de casa con tiempo pues el lugar quedaba cerca pero me gusta llegar con tiempo. Le avisé a Lluna de que no iría a comer y le pareció estupendo. Ni siquiera me preguntó donde iba. Temo que la adolescencia empiece a hacer mella en ella, y que sea solamente la adolescencia porque si no van a rodar cabezas. Iba caminando tranquilamente pensando en que me deparaba al llegar a la cafetería cuando una mujer tropezó conmigo y su bolsa de la compra se desparramó por el suelo. La ayudé a recoger las cosas como buena persona que soy y la mujer me estuvo agradeciendo el hecho demasiado tiempo. No dejaba de hablar y yo no dejaba de mirar mi reloj de pulsera. Finalmente pude cortar la conversación y le dije que llegaba tarde al trabajo. Una mala excusa me ayudó a salir del pasó. Eran las doce pasadas. Me costó un poco encontrar el lugar porque el local era pequeño y no destacaba entre los demás. Encontré la cafetería pero estaba al otro lado de la calle. Crucé con precaución pero sabiendo que llegaba tarde, cosa que me pone de mal humor. Al ir a entrar tropecé con un hombre que llevaba muchos cachivaches en la mano. No le hice caso a sus insistencias de comprar algo y busqué directamente al chico rubio. Estaba solo y una camarera le atendía. Al acercarme pude ver una rosa encima de la mesa. ¿Qué? No estoy preparado para que me declaren amor eterno en una cafetería, y menos un menor de edad al que a penas conozco. El gen Forman pedía a gritos escapar del problema, pero mi carisma especial me empujaba a saber que iba a pasar con Luke y con la rosa. Me acerqué con una amplia sonrisa y pedí permiso para sentarme. Esperé a que el chico pidiese y pedí un te con limón. Cuando la camarera desapareció con su risa de ardilla resonando en el local miré a Luke e instintivamente miré la rosa.

- Me dejó con curiosidad tu carta. Espero que valga la pena el haber venido.

Dicho esto permanecí expectante. Juro por los huesos de mi padre que reposan en el panteón familiar que si coge la rosa y se pone de rodillas me meo de la risa aquí mismo. No pretendo hacerle quedar mal pero dudo que pueda evitar la risa y la burla. También puedo salir corriendo y no hacerle pasar un mal trago como ese. ¿Y por qué soy tan pretencioso? A lo mejor solamente quiere hablar, o quedar para ir a aquel pub tan divertido porque soy el único hombre gay o medio gay que conoce.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Jue Jul 30, 2015 2:11 am

La camarera llegó de inmediato, estaba cerca del rubio, con la típica libreta para apuntar con el bolígrafo azul de siempre, lo más probable es que no se acordase de él pero iba mucho más que cualquiera de los que estaban allí y eso que solo llevaba dos semanas en el país, -Hola, podrías traerme un croissant mixto y un zumo...- se interrumpió cuando Matt se sentó justo en frente, el chico se ruborizó de inmediato, -Solo tráigame el zumo, zumo tropical, sin hielo, y para él...- le señaló con el dedo aún un poco rojo, mirando de inmediato a la rosa de la mesa. No pudo evitar sonreír al escucharlo pedir, hacía bastante que no escuchaba su voz y se quedó con cara de idiota mirándolo, definitivamente el hufflepuff estaba colado por el abuelete.

Carraspeó agachando un poco la cabeza poniendo cara de desinteresado, llevándose las manos a los muslos para frotarlas con los mismos, -Pues verás, sí...- volvió a carraspear, -...primero que nada, muchas gracias por haber venido, no sabía si querrías verme, porque seguramente ya sabrás parte de lo que te voy a contar...- Matt lo intentó interrumpir, pero Luke alzó un poco la mano para que no lo cortase, -Ya esto se me hace bastante difícil solo con mirarte así que creo que será mejor que lo diga rápido-, aprovechó la llegada de la camarera para coger valor además de aire, dedicándole una sonrisa de agradecimiento a la mujer por hacer bien su trabajo, -Verás Matt,... siento mucho haberte mentido, porque creo que ya sabes que lo he hecho, al verme en la fiesta lo habrás deducido- consiguió decirlo sin tener ningún altercado en su voz, -No tengo veintidós años, no estudio arte, al menos no de forma oficial, y no soy.. bueno,...muggle- lo miró buscando algún signo que le dijese que no le iba a colgar por los pulgares de los pies, pero no se atrevió a aguntarle mucho la mirada, -Tengo diecisiete años, aunque en menos de veinte días cumpliré la mayoría de edad y acabo de terminar mis estudios en Hogwarts- volvió a parar para mirarlo de nuevo, pero aquel rostro seguía igual que antes, y Luke ya se estaba poniendo nervioso, -¿Eso es todo?- le preguntó Matt, -Bueno si me gusta mucho Queen, y la verdad es que era la primera vez que iba a un pub de ambiente y también bueno, también fue la primera vez que, bueno, ya sabes, que besaba a alguien- cuando le dijo eso, la mirada del hombre se posó en la rosa y seguidamente en él de nuevo.

"En serio Luke ¿como puedes ser tan extremadamente estupido" pensó para si mismo encogiendose de hombros y quitando la flor de la mesa, -Un chino me estaba acosando para que la comprase, no era para ti ni nada, no te voy a pedir en matrimonio ni nada por el estilo, no es que no seas mi tipo, es decir me gustas, al menos todo lo que me puede llegar a gustar una persona como tu, es decir, joder, soy imbécil- bebió del zumo después de dejar la rosa en su regazo, "Sí, definitivamente soy un hacha en esto de dar explicaciones, deberían pagarme por ello" pensó molesto consigo mismo, bufando de frustración, -Lo que quiero decir, es que lo siento mucho, podría haberte metido en un problema por mi irresponsabilidad y es lo último que quiero- aquella frase le había salido la decía con total sinceridad, porque después de replanteárselo seriamente había cometido un erro garrafal al intentar ligar con un hombre mayor siendo menor, aunque en principio pensase que solo era un muggle que no volvería a ver, el destino le había demostrado que era caprichoso.

Suspiro expectante a que le tenía que decir el mayor, mirándolo a los ojos intentando no apartar la vista por mucho tiempo para que no notara que estaba nervioso, aunque si de verdad no lo había notado todavía es que estaba más ciego que la noche que Luke consiguió hacerse pasar por alguien cinco años mayor "Me tomaré este silencio como el preludio a una reprimenda" pensó esperándose la mayor bronca del mundo con una frase final típica como "No vuelvas a mandarme una carta, tu y yo no nos conocemos" levantándose de allí dejando al rubio solo y seguramente con el corazón roto, bueno no roto pero si algo lastimado, porque una cosa es que al rubio le guste el mayor pero otra es que lo ame con locura, es enamoradizo no estúpido.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Vie Ago 07, 2015 4:57 pm

Intenté mostrar una actitud neutral, sin reír pero sin seriedad. Simplemente mostrando una leve sonrisa de cordialidad. No podía adivinar que era lo que se me avecinaba dentro de aquel local y en aquella mesa donde el chico rubio al que a penas conocía me esperaba. Solamente nos encontramos en aquel pub de ambiente y lo pasamos genial pero a parte de eso no conozco nada más de él. Nos vimos también en la fiesta de Caleb pero ni siquiera tuve oportunidad de hablar con él. Me intrigaba más que nada su edad. Me había mentido al decir que tenía veintitantos años y me daba la sensación de que tenía la misma edad que mi sobrina. Puede que quiera aclarar ese punto. Todo el mundo antes de cumplir la mayoría de edad hace ese tipo de cosas. Todos mentimos sobre nuestra edad para poder salir o que nos tomen en serio. No le culpo por ello. Si no hubiese mentido ni siquiera hubiera podido entrar en aquel pub y yo no lo habría pasado tan bien. El resto de hombres parecían tan interesados en ligar que no disfrutaban la música de la misma manera que lo hacía aquel chaval. Sin complejos, ni miedos. Solamente diversión. Y a nadie le gusta más la diversión que a mí mismo.  Pedimos a la camarera que nos dejó solos para traernos nuestra comanda. Estaba deseando saber que tenía que contarme Luke con tanta insistencia. Lo primero que hizo fue darme las gracias por haber ido. Quise hablar pero no me dejó. Me dio la impresión de que llevaba mucho tiempo preparando aquellas palabras y si se desconcentraba se le iban a olvidar. No osé interrumpirle más. Se disculpó por haber mentido con su edad, cosa que no le reprocho en absoluto porque es algo que todo el mundo ha hecho. El que no lo haya hecho es que no sabe lo que es la diversión. De nuevo me mantuve callado esperando mi turno para poder contestar. Respiré más tranquilo al saber que tenía diecisiete años. Es mayor de edad en el mundo mágico aunque no a ojos de los muggles. Este curso había sido su último en Hogwarts. Vaya, soy un viejo asaltando niños de colegio.

-¿Eso es todo? Que sepas que con diecisiete años se te considera mayor de edad en nuestro mundo.

No quería interrumpir pero aquella información era indispensable. No es un niño. Si esperaba sorprenderme con aquella confesión se había equivocado de persona. Lo que vino a continuación me pilló desprevenido. Luke estaba en aquel local por primera vez en su vida, al igual que yo. La diferencia es que fue la primera vez que besó a alguien. Miré la rosa de manera inconsciente. Me sentía intranquilo. ¿Significa esto que el chico cree que hay algo entre nosotros? ¡Por Odín! Siempre que salgo tiene que pasar algo malo... En ese momento Luke se percató de que mi mirada estaba posada en la rosa y no tardó en explicarme que un chino le había obligado a comprarla. El mismo chino con el que me había tropezado en la puerta. Todo concuerda. Cuando empezaba a relajarme el chico tomó carrerilla de nuevo y me confesó que le gustaba. El chico tomó un poco de zumo. Ni siquiera me había dado cuenta de que mi té estaba en la mesa. Me puse a removerlo para tener algo que hacer. De momento voy a olvidar que ha dicho que le gusto. Es un sentimiento que siente la mayoría de la gente cuando me ve. Después me conocen y se les pasa. De nuevo se disculpó. Según él podría haberme metido en un lío. Me reí intentando restas importancia a la situación, y pasé una mano por mi pelo para relajarme.

- No tienes que disculparte por nada. No pasó nada por lo cual puedan llevarme a una prisión muggle. Bailar es legal, tomar café es legal... ¡Ah! Ya sé. Te invité a tomar alcohol. Deberían encerrarme por ello. - bromeé.

Se notaban los nervios del rubio a la legua, y por mi manera de hablar y de expresarme se notaba que intentaba quitar hierro al asunto. Tomé un sorbo de mi té dándole tiempo a pensar, y también tiempo para seguir hablando. Pero su discurso preparado parecía haber llegado a su fin. Se había disculpado como un niño que juega a pelota y rompe un cristal. Yo no lo veo tan mal. Es más, lo pasamos genial aquella noche. La buena música, el baile desenfrenado... Y aquella manera tan graciosa de apartarme de encima a las dos mariconas que hablaban sobre mi en el baño. Tomé una actitud más relajada mirando al chico de frente.

- Estuvo muy bien aquella noche. Lo pasé genial. Nunca había estado en un local así, entré por error y fue diversión pura. En parte gracias a ti. No tienes que disculparte por nada. Al contrario, yo debería agradecerte por todo. Hacía muchísimos años que había dejado de parte el ligar con hombres y me recordaste que es parte de mí. Es una lástima que seas tan joven. Podríamos divertirnos tanto...

Tengo un grupo relativamente extenso de amigos. Los del curro, a los que no suelo ver fuera de horario de oficina. Los de la infancia, a los que no suelo ver de fiesta puesto que muchos están casados y se han vuelto aburridos. Luego está Caleb, que es divertido pero está a punto de ser padre otra vez y no creo que me acompañase nunca a un local gay para bailar. Es una pena conocer a alguien tan divertido y que sea tan joven. Siendo de otro modo me alegraría poder tener un compañero de juerga. Aunque bien pensado... ¿Qué importa la edad? Es simplemente diversión.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Lun Ago 17, 2015 4:13 pm

El chico terminó de dar todas aquellas explicaciones y se quedó esperando a que el hombre reaccionara, se esperaba unas palabras un poco más severas porque para Luke lo que había hecho el año pasado era algo grave, no solo por haber salido sin permiso siendo menor de edad, si no por meter a alguien en sus jueguecito de chico rebelde sin causa, aunque por otra parte lo que le había dicho Matt era cierto, para empezar no habían hecho nada que lo pudiese haber puesto en una situación comprometida, y menos mal, porque seguramente Luke no estaba preparado en aquel entonces para sobrellevar una situación como la que se estaba imaginando en su cabeza, una noche apasionada entre los dos, “Menos mal que me dio el caramelo de Honeydukes” pensó el chico cogiendo su zumo y llevándoselo a los labios, escuchando de nuevo al mayor en frente de él, después de atusarse el pelo, intentando no perder el hilo de las palabras ya que de verdad que Matt le parecía un hombre atractivo e interesante.

Como un colegial en medio de una relación prohibida se quedó con cara de bobo mirando al hombre cuando este terminó de decir aquellas palabras “Podríamos divertirnos tanto”, esas palabras tenían demasiadas connotaciones y para un chico tan inocente pero un chico al fin y al cabo, Luke, solo cogió el sentido más sexual de la frase, intentando quitarse de la cabeza al moreno de una forma lujuriosa, hablándole con aquellos labios tan sensuales que tuvo la oportunidad de probar y esos ojos azules penetrantes que le hacían tener un pequeño cosquilleo en la nalga izquierda, una reacción que pocas veces había sentido en su vida. Bajó la vista para calmarse con una mano en el regazo agarrando la rosa, recordando la noche del pub, la música, el ambiente, y lo bien que se lo había pasado, recordando también el pequeño encuentro con los dos tipos que hablaron mal de ellos en el baño, sobretodo del chico, sacando así una sonrisa.

-Sí que nos lo pasamos bien, es decir…- carraspeó poniéndose recto en la silla, -…fue una buena noche, conseguiste seguirme el ritmo- dijo con sátira burlándose un poco del hombre y de su edad esperando que se lo tomara a bien. -Y aquellos dos que te entraron, seguramente se morían de ganas por arrancarte la ropa, y no les culpo- dijo eso último sin pensare, sonrojándose de inmediato, -Bueno fue divertido, en definitiva- dejó de hablar para volver a beber del cristal el líquido color anaranjado.

La actitud del chico estaba siendo algo nerviosa, pero era normal, le acababa de decir a un hombre mayor que él al que le mintió y besó por primera vez que le gustaba, y este parecía que no había oído nada de aquello y para colmo el dejó ver entre sus palabras, que la clara diferencia de edad era un problema bastante importante a pesar de que Luke no lo veía así, no es que le fuese a jurar amor eterno ni tampoco que se quisiera casar con él ni mucho menos, pero no le importaría pasar otro rato agradable como el del verano pasado junto a Matt o tener una cita. Y entonces el chico se atrevió no sabía muy bien si sería buena idea de hecho en su cabeza escuchaba a su conciencia decirle que ni lo intentase, era una estupidez, un hombre como Matt tendría mejores cosas que hacer que pasar la tarde con un niño ¿no?. -¿Te apetecería acompañarme?- le preguntó sin darle más explicaciones viendo como el hombre se llevaba la taza de té a los labios mientras lo miraba algo desconcertado, -Bueno, tenida pensado ir a comprarme algo de ropa, porque he llegado de viaje recientemente y la verdad es que por cuestiones del destino no tengo mucho vestuario- dijo dando más explicaciones de las debidas, -Y después pensaba ir al cine, a lo mejor, si no tienes nada que hacer, pues, no sé- se terminó callando para dejar de decir palabras dubitativas que no conducían a nada, -Aunque entenderé que no quieras, no me lo tomaré a mal ni mucho menos, es más, olvídalo, seguro que tienes cosas mejor que hacer- volvió a decir llamando a la camarera haciendo un gesto con la mano para pedir la cuenta.

-Solo quería pedirte perdón, y aunque tú no creas que deba hacerlo yo me he quedado más a gusto haciéndolo- le confesó, dándole seguidamente las gracias a la mujer que dejó una pequeña bandeja en el mesa con la cuenta, -Esta vez invito yo- le sonrió sacando un billete con el que pagar y dejar propina, para luego mirar al hombre y sentir otra vez ese cosquilleo en la nalga izquierda, desviando la mirada un poco, “Malditos ojos” pensó el chico luchando por volver a mirarlo de nuevo.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Dom Ago 23, 2015 10:05 pm

La situación había pasado de ser surrealista a ser algo graciosa. Dejé hablar al chico tranquilamente para que expresase todo aquello que tenía ensayado de casa. Mi intención era que se calmara porque se le notaba nervioso, y esperé a que terminase de hablar para aportar mi grano de arena. Para el chico fue una gran noche ya que rozaba la ilegalidad al ser él menos de edad a vista de los muggles. Pero lo pasamos tan bien que lo compensa todo. Es más, aún podríamos pasarlo mejor. No soy un estúpido. La diferencia de edad que hay entre nosotros es más que notable. Pero, ¿desde cuando le importa eso a Matt Forman? Hace relativamente poco que dejé de salir con jovencitas estudiantes de último curso de Hogwarts. Fue justo cuando me di cuenta de que dentro de poco mi sobrina iba a ser también una jovencita de último curso y me hizo sentir viejo. Que no lo soy. Más bien maduro, y experimentado. Experimentado en toda clase de mujeres. Esto de tener citas con hombres es nuevo para mí. Luke se divirtió aquel día a pesar de terminar vomitando. Pasados los nervios incluso se atrevió a bromear con mi edad.

- Si mi memoria de viejo no me falla fuiste tu el que terminó devolviendo en un callejón, no yo.

Tampoco sabía con exactitud todo lo que había bebido el chico pero si lo que había bebido yo. Bastante más de lo normal a decir verdad porque salí primero con Lluna que se rajó a mitad juerga y se fue dejándome solo y desamparado, cosa que me hizo perderme en la noche londinense y terminar en un pub muy guay. El chico rubio recordó también a aquellos dos tipos y dijo algo bastante obvio. Las dos reinas de la noche querían arrancarme la ropa. ¿Y quién no? Aquella noche no estaba preparado para abordar tan a fondo mi parte homosexual, y menos con dos tipos tan feos. En cambio Luke me dio a entender que él también quería arrancarme la ropa.

- ¿No les culpas? Yo no dejo que nadie me arranque la ropa, mis trajes son demasiado valiosos. Aunque... ¿tu también deseas arrancarme la ropa?

Poner en apuros a un chico recién entrado en la edad adulta es uno de mis pasatiempos favoritos. Y Luke me lo dejó en bandeja. De modo que no tuve más que preguntar. Soy guapo, no se puede negar. Y por lo que tengo entendido causo el mismo efecto en mujeres que en hombres. Mejor para mi. Presté atención de nuevo a Luke. Se le veía con ganas de decir algo más y debido a los nervios o a que era un chico algo tímido, intentaba mantenerme callado y atento mirando siempre sus ojos para hacerle notar mi interés. No esperaba para nada que me invitase a ir con el de tiendas. Odio ir de tiendas con alguien. Cada cual debería saber elegir su propia ropa, e ir solo a comprarla. Es mucho más fácil. La última vez que fue de compras con una mujer terminé yéndome sin dar explicaciones. Fue una verdadera pesadilla ver como se probaba todo aquello y que todo le sentaba bien pero sus estúpidos complejos no la dejaban verse bien en el espejo y me preguntaba todo el rato a mi. No quiero irme tan pronto a casa pero ir de comprar no me apetece nada... Su propuesta incluía ir al cine, y mejoraba bastante la oferta.

- Antes de aceptar deja que te haga dos preguntas clave. Primera: ¿Es tedioso ir de compras contigo? Odio tener que esperar horas para que al final no se compre nada. Además, nunca responderé que si o que no a las preguntas sobre si te queda bien o no una prenda. Segunda: ¿Te gustan las pelis muggles de risa o de miedo? Todas las películas que me han gustado eran cómicas o de miedo. Me valen hasta las musicales. Pero nada de amor dramático ni dibujos animados.

Ir o no dependía de la contestación a mis dos simples preguntas. Si la gente preguntase antes de decir que si o que no, se ahorrarían muchos disgustos. ¿Qué vas a ser cansino comprando ropa? Lo siento, ve solo. ¿Qué adoras esos dibujos animados con voz aflautada? Ahí te quedas. No pienso soportar una tarde aburrida con un post adolescente. Luke pidió la cuenta y me invitó. Le di las gracias. Él se disculpó de nuevo y me comentó que se había quedado a gusto al haber hablado conmigo de todo aquello.

- No me importaría volver a encontrarnos de fiesta o quedar para conocer locales de ambiente. Debo confesar que no cuento con compañeros que compartan mis gustos en mi círculo de amigos. Y jamás he conocido a alguien que disfrute tanto la música festiva como yo.

El me propone ir de tiendas y yo a bailar. Son cosas totalmente distintas. Quizás si salgo con él de tiendas me doy cuenta de que no compartimos más que el buen gusto por la música y las ganas de juerga, y nada más. Además, ¿por qué querría un chico tan joven y guapo salir con un tipo como yo? Somos prácticamente de generaciones distintas por no hablar del nivel de madurez mental.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Sáb Ago 29, 2015 11:32 pm

Matt estaba poniendo al rubio en un apuro mencionando no solo que había terminado aquella noche potando en medio de un callejón después de beber más de la cuenta si no que utilizó sus palabras en su contra pero para ser sinceros el rubio se lo había puesto en bandeja, con esa "Y no les culpo" dejó bastante claro que si no hubiese potado, la noche habría acabado de otra forma seguramente, porque a pesar de que Luke no estaba muy seguro de lo que estaba haciendo esa noche de verano, nadie es capaz de razones con semejante hombre delante a punto de caramelo.-Bueno no les culpo, porque , pues porque es normal ¿no?, y deberías saberlo, la mayoría de los que frecuentan esos sitios de ambiente pretenden irse a casa con alguien- sentenció prefiriendo guardar silencio porque sabía perfectamente que se estaba hundiendo así mismo en la mayor miseria, "Esas no son las mejores palabras" pensó mordiéndose la lengua encogiéndose un poco hombros. Llamó a la camarero pidiéndole la cuenta para cambiar de tema y de paso dejarle caer a Matt que si lo quería acompañar.

EL hombre no estaba del todo en contra de la oferta, y seguramente la idea del cine le había gustado bastante. Y si con eso Luke podía disfrutar de su compañía y conocerse mejor iría a ver hasta dos películas. Se sonrojó un poco al pedírselo, cosa lógica si tenemos cuenta que sigue siendo un chiquillo. Le hizo dos preguntas que el chico no tuvo que pensar, -¿Tedioso?, para nada, ya sé que me voy a comprar, aunque a lo mejor veo algo que me gusta también, pero no soy muy complicado la verdad, solo hay que verme- dijo abriendo las manos autoseñalandose. El chico no se complicaba a la hora de vestirse, es verdad que tenía algún que otro conjunto para ocasiones especiales, pero la mayoría  de las veces iba bastante normal, jenas, basics y sueters por el frió, unas deportivas y listo. -Y en cuanto a la película podemos ver la que quieras, aunque nunca juzgues una película de animación, solo porque sean "Dibujitos" cuesta más trabajo que muchas macro producciones de acción- sentencio con el tono serio, que no estaba de acuerdo con que el hombre despreciara aquel genero. -Aunque creo que me gustaría más una película de miedo- dijo sonriendo y sonrojándose un poco por haberse puesto tan serio con un tema tan tonto.

El rubio pagó la cuenta de ambos disculpándose de nuevo con el hombre, el quien le volvió a quitar importancia al asunto dejando caer una posible segunda salida a algún sitio de ambiente. El rubio se volvió a sonrojar, y de seguramente Matt se habría dado cuenta sobretodo de que no era la primera vez que le pasada en lo que llevaban de conversación, más o menos, veinte minutos puede que media hora, "Va a pensar que soy más niño" pensó el chico maldiciéndose a sí mismo en su interior. Carraspeó, -A mi tampoco me importaría volver a compartir pista de baile contigo- le dijo enseñando los dientes con esa encantadora sonrisa.

Se levantó de la mesa, y se pusó la chaqueta, guardó la cartera y dejó el dinero en la cuenta junto con la rosa. -Bueno, entonces, ¿he superado las dos preguntas para que me acompañes?- le preguntó encogiéndose de hombros sonriendo a penas sin quitarle los ojos de encima. Su jodida mirada le estaba calando hasta lo más profundo de su ser, y Luke se estaba poniendo nervioso cuanto más tiempo pasaba manteniendo el contacto visual pero se obligó, hasta que Matt aceptó. El chico le sonrió, la cara se le iluminó y desvió la mirada atusándose el pelo, -La tienda está como a dos manzanas de aquí- le dijo, señalando en la dirección, -Es un paseito- dijo sonriendo de nuevo.

Llegarón a la tienda en un abrir y cerrar de ojos, después de una pequeña caminata de diez minutos en los que no se dijo mucho por parte de ambos, algunas miradas cruzadas, algunas palabras sueltas y sonrisas cómplices. Luke entró primero en la tienda manteniendo el cristal con la mano hasta que pasara Matt, -Te prometo que no tardaré, sé que necesito y quiero así que no te preocupes- le dijo dándole la espalda, para dirigirse a la sección masculina. El rubio decía la verdad cuando dijo que sabía que coger, porque no tardó más de dos minutos en coger dos jeans de la talla 44, un par de sueters de diferentes colores de la L, y varias camisas basicas de colores neutros y camisetas de cuadros, las tipicas de los leñadores. Buscó a Matt por la tienda, -Ya está, voy a pagar y nos vamos, ¿te parece?- le preguntó con una montaña de ropa entre las manos.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Dom Sep 06, 2015 9:37 pm

Estaba siendo divertido porque yo siempre saco el lado positivo y divertido a la vida. Poner en aprietos a aquel chico joven es bastante divertido. Su vergüenza y su manera de enrojecer es adorable. Dijo que cualquier hombre en aquel antro hubiese querido arrancarme la ropa y que no les culpaba por ello, dando a entender que mi físico es atractivo hacia los demás. Es algo que ya sé, pero no va mal que me lo recuerden. Le pregunté directamente si él también quería arrancarme la ropa. Esquivó un tanto la pregunta y quise pensar que si, que lo deseó aquella noche y lo seguía deseando. Quise marcharme en aquel momento. No sería muy adecuado por mi parte tontear con alguien tan joven. Es prácticamente un niño. Tiene más o menos la edad que tenía Neil al morir. Y es tan rubio como él... Por eso me quedé.

Su idea era ir de comprar, porque tenía que ir precisamente a comprarse ropa hoy, y luego podríamos ir los dos al cine. Me llamaba la atención sobre todo lo del cine. Había visto alguna película en aquellos sitios y es impresionante. Una pantalla gigante, el sonido por toda la sala y unos sillones bastante confortables. Además puedes coger palomitas, golosinas y comida varia en la entrada. Le hice las dos preguntas de rigor. Es horrible ir de compras con alguien, y más si es a comprar ropa. Por eso le pregunté si iba a ser rápido. También pregunté por el tipo de película que podíamos ver. Sus respuestas me parecieron aceptables. Dijo no ser muy complicado a la hora de vestir, no hay más que verle. En mi opinión viste genial para tener la edad que tiene. Es solamente un chico recién graduado.

- Tu look no está mal.

A mi edad, con el trabajo que tengo, la familia a la que pertenezco y la elegancia que me caracteriza  me es imposible enfundarme unos simples vaqueros con una camiseta cualquiera. Pero vestía así cuando de niño iba por el mundo muggle al colegio. Sobre la película estaba de acuerdo con ver algo de miedo o de risa, pero me dio su propia opinión sobre las películas de animación. No pienso que sean simples, pero odio las voces aflautadas y ese optimismo que tienen todos.

- No digo que no cuente hacerlas, es que odio ver películas que llenan el cine de niños gritando y hablando. Sales del cine sin haber entendido nada. Una de miedo estará bien porque habrá menos gente en la sala. La de terror por mi está bien.

Así está más vacía la sala y no lo digo con segundas intenciones aunque lo pueda parecer. No hay nada como disfrutar de las películas en la intimidad de tu casa pues nadie te molesta ni hace inoportunos comentarios. Lo único bueno que tiene el cine es que son películas de nuevo estreno. Ver una de miedo implica sustos, gritos y acercamientos. La última película que vi de miedo en el cine fue genial, iba solo y al lado se sentó un grupo de amigas. Unas seis mujeres. A la chica de mi lado solamente le faltó sentarse encima de mí para que la protegiera de los monstruos ficticios de la pantalla. Mi mano estuvo sobre la suya durante dos horas y al salir la invité a tomar algo. El miedo ayuda a ligar por lo que parece. No me la llevé a casa porque a parte de ser muggle era un poco fea. No horrenda del todo, es que tenía algo en los ojos. Demasiado saltones quizás.

Le expliqué a Luke la verdadera razón por la que había acudido a la cita. El chico fue muy simpático y muy divertido el día que nos conocimos, a parte del vómito, y esperaba pdoer contar con verle en futuras fiestas. Confesé que mi círculo de amigos no incluye a gays desmelenados y bailongos. Él contesto con una simple frase de cortesía. Espero que no piense en mí como alguien con quien ir de tiendas. Esta vez le acompaño pero es para ir al cine luego. Por eso acepté. No me gusta ir de tiendas con nadie. Salimos a la calle y me dejé guiar por Luke. Tenía cierta curiosidad por saber que tipo de tienda era la que estábamos buscando, y el tipo de ropa que iba a comprarse. Le agradecí que me abriera la puerta y una vez dentro le dejé a su aire. Me puse a mirar camisetas por simple curiosidad. Hace tiempo que no uso camisetas para salir a la calle, prefiero las camisas. Pero vi una blanca con una corbata dibujada y la encontré encantadora. Me gustaría tenerla para usarla de pijama. Sería como ir elegante para dormir. Miré lo de las tallas y decidí coger la más grande porque no me gusta dormir ceñido, al desplegarla vi que era una talla enorme y elegí una mediana. Luke apareció de repente con media tienda en las manos. Fuimos ambos hasta el mostrador y vi al lado los probadores.

- ¿No deberías probarte todo eso antes de comprarlo?

La dependienta nos sonrío con falsedad. Yo no iba a probarme una simple camiseta para dormir pero Luke llevaba mucha ropa. Sería un fastidio tener que venir a devolverla o tener que tirarla si no le quedaba bien. Hay veces en que las prendas tienen defectos que solamente ves cuando te las pones. Como que los pantalones pueden quedar muy ajustados en la zona de los tobillos, o que la cintura sea demasiado baja... La dependienta quiso ser amable y me dio la razón de una forma insultante.


- Es mejor que le hagas caso a tu padre, bonito. Los probadores están allí, será un momento.


Se me escapó una carcajada forzada ya que me apetecía decirle a aquella señorita por donde podía meterse toda aquella ropa de plástico. Pero no. Mi brillante mente no me permitía ser hostil con aquella muggle mal nacida. Suspiré hondo aún con una sonrisa en los labios y volví a insistir a Luke para que se probase todo aquello. Una idea graciosa se me ocurrió.

- Claro, Luke. Será un momento. Vamos, yo también tengo que probarme esto.

Insistí a Luke para que entrara en uno de los probadores y como me pareció bastante amplio me metí en el mismo. Cerré la puertecilla con el cerrojo pensando en la poca intimidad que dejan esos pequeños espacios. Por debajo de la puerta bien cabe una cabeza, o una persona muy flaca. Me quité la camiseta para poder probarme de verdad aquella prenda mientras le explicaba a Luke lo que me había pasado por la mente.

- Me ha molestado aquella idiota con ese comentario. Me apetece darle un escarmiento. Sígueme el rollo.

Sonreí malvadamente  y tuve que taparme un poco la boca para ahogar mi risa. Seguramente el chico iba a espantarse un poco al ver mi comportamiento. Puedo parecer el adulto más responsable del mundo pero a mi no se me llama viejo. Solamente tengo 32 años. Es imposible que Luke sea mi hijo. Esa zorra me ha insultado gravemente. Cuando me tranquilicé un poco empecé a suspirar y gemir levemente.

- No hagas eso, cielo, aquí no. Mmm. Me vuelves loco cuando haces eso. Ooh. - mi actuación incluía morderme el labio y hacer caras lascivas. - Como me pones. Si sigues así me voy a correr enseguida. Aaah, Luke. Me corro.

Solté un par de gemidos ahogados simulando un orgasmo. Sabía que la muchacha estaba escuchando todo aquello porque la tienda estaba prácticamente vacía y los probadores estaban cerca del mostrador. Pregunté en voz baja a Luke si deseaba probarse aquellas prendas para luego salir del probador. La cara de la dependienta era un poema. Zorra asquerosa. Dejamos las prendas sobre el mostrador y saqué la tarjeta con la que los muggles pagan en lugar de usar dinero. Es mi modo favorito de pagar ya que con el dinero muggle me hago un lío tremendo. Hice una señal a Luke para que no sacara su cartera.

- Cariño guarda la cartera, tu papi te lo paga.

Que te jodan zorra. La cara que se le quedó valía muchos más galeones que aquella ropa. La pobre no sabía donde meterse y yo disfruté aquella situación. Al salir a la calle liberé mi risa y empecé a reír con ganas.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Dom Sep 20, 2015 12:25 am

Ambos se dirigieron a la caja para pagar lo que cada uno había cogido, obviamente el rubio tenía más prendas que el castaño pero no necesitaba probárselas, gastaba la misma talla de ropa de siempre porque el chico por muchos comer ni engordaba ni crecía, se iba a quedar con su metro setenta y siete y sus setenta y nueve kilos por mucho tiempo, o eso esperaba él, aunque coger algo de cuerpo tampoco le venía mal. Cuando llegaron a la caja Matt le dijo que debería probarse todo aquello para estar más seguro y aunque era lo más lógico, Luke no tenía ganas de probarse la ropa, pero antes de poder responderle para decirle que no hacía falta, la dependienta abrió la boca, soltando una frase algo humillante con un tono condescendiente, que sabía que a Matt le molestaría, aunque para ser sinceros al chico también le fastidió, “Pues si tenía algún problema con la edad, no lo vamos a resolver si seguimos escuchando a personas como estas”. Luke estaba más preocupado de que Matt cancelase su cita, por lo que la tipa había dicho que por lo que en realidad pudiera pensar aquella mujer sobre ellos dos. Fue a corregirle pero otra vez se le adelantaron. El mayor con una sonrisa cómplice en el rostro le dio la razón a la mujer llevando al rubio hacía los probadores.

Se quitó la camisa sin problema ninguno para probarse una de las cuatro iguales, de modelo pero de diferentes colores que había escogido. Eran bastante simples pero el chico tampoco tenía ese afán por destacar por su ropa, en realidad siempre iba bastante normal, ya tenía suficiente con su personalidad. Escuchó a Matt confesar lo mucho el comentario de la dependienta, -No le des más vuelta, ha sido algo inofensivo- le dijo para quitarle hierro al asunto, pero en realidad lo creía de verdad, porque dudaba que sí la mujer hubiese tenido la más ligera sospecha de que podía existir una relación diferente entre ellos dos no hubiese dicho nada, o tal vez sí. Pero al parecer Matt tenía otra idea en mente y no era dejar correr el asunto.

Los colores se le subieron por las mejillas encendiéndola todo el rostro escuchando a Matt diciendo aquello, haciendo aquellos sonidos, una actitud que le sorprendió al cien por cien, no tenía al castaño por alguien con esas salidas, la verdad es que le dio algo de vergüenza sobre todo por lo que pasó después. Al salir de los probadores siendo empujado por Matt claramente, el chico deseó con todo su ser que la mujer no hubiese escuchado nada, pero no iba a tener tanta suerte. La cara de la mujer era un cuadro, estaba pálida, y algo alterada, se le notaba, y era normal, acababa de oír lo que ella, y todos los que pudieron oírlos, una escena de incesto entre padre e hijo. “Tiene que haber alguna cámara oculta” pensó el chico, sacando su cartera cuando el otro siguiendo el teatrillo le dijo que él pagaba.

Salieron a la calle y Luke estaba mirando el ticket, habían sido setenta y siete libras lo suyo, y por supuesto pensaba devolvérselo. Escuchó a Matt reírse a carcajada limpia, pero a él no le hizo gracia la situación, sacó la cartera con tres billetes de cincuenta de veinte y de diez, eran ochenta en total pero no tenía cambio y tampoco le iba a reclamar las tres libras.

Se acercó a Matt algo desconcertado, -¿De verdad te ha molestado tanto que haya pensado eso de nosotros?- le preguntó mirándolo con el gesto serio, -Es decir, ¿qué más da que piense que somos padre e hijo, hermanos, sobrino o tío, a ella le da igual, después de hoy no se acordará de nosotros, bueno o no se hubiera acordado de no ser por ese espectáculo- se llevó las manos a los bolsillos y le dio una patada a una piedra, -No te ofendas pero a mí me ha molestado más tu actitud que su comentario- se quedó callado y le dio el dinero poniéndoselo directamente en un bolsillo de la chaqueta porque sabía que no se lo aceptaría así sin más.

Se decidió a darle un beso en la mejilla para despedirse de él, la verdad es que se le habían quitado las ganas de ir al cine, porque por dentro no entendía muy bien que había pasado, ¿le había molestado por culpa de él?, ¿era la edad un impedimento?, ¿esa actitud era normal en él?, eran demasiadas preguntas que el chico prefería responderse solo, -Bueno Matt muchas gracias por acompañarme, y por escucharme y no sé, por todo supongo- terminó de decir encogiéndose de hombros, -Creo que me voy a ir ya, todavía tengo que hacer mucho en la casa nueva, y la verdad es que no se me apetece ir al cine- concluyó mirándolo con seriedad y algo de decepción en el gesto.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Lun Sep 28, 2015 11:43 pm

Estuve riendo hasta que miré a Luke y vi su expresión. Entonces dejé de reír a carcajadas aunque la sonrisa seguía dibujada en mis labios. Se había asustado, claramente. Mi actuación no había sido la más madura de la historia pero en mi opinión aquella zorra necesitaba un escarmiento. No es de su incumbencia si las personas que van a comprar juntas a esa tienda tienen alguna relación familiar, sexual o amistosa. Entiendo que su vida sea tan aburrida que la única manera que tenga de no suicidarse sea insultar a sus clientes. Pero yo no me dejo insultar tan fácilmente. Luke puede ser mi hijo tanto como ella puede ser una bruja. Imposible. Las personas, como Luke, que no me conocen en absoluto se sorprenden de ese tipo de comportamientos por mi parte. Resulto serio y convincente, y tengo mi lado perverso y divertido. Lluna suele decir que más que divertido es vergonzoso. A mi no me da vergüenza alguna, y no me doy cuenta hasta que es tarde de que quizás a las otras personas si. La he cagado pero bien. Él, que me mintió con su edad el día en que le conocí, solamente contaba con dieciocho años. En ese instante me di cuenta de que ese chico, que no hacía mucho rato me había confesado que el beso que me dio en aquel local de ambiente fue su primer beso, era virgen. Aquella actuación que había hecho en los probadores le habría parecido de todo menos gracioso. No solamente me había reído de la dependienta, si no de su poca práctica en las relaciones sexuales. Joder, esa no era mi intención.

Me quedó claro que se lo había tomado mal cuando me soltó aquella parrafada sobre lo mal que le había sentado mi reacción, mucho peor que el comentario de aquella zorra. Pero yo... En la mano tenía el dinero que había costado su ropa y en lugar de dármelo lo puso en mi chaqueta para que no pudiese negarme a cogerlo. Mi expresión ya había cambiado de la risa más maléfica y cruel a la seriedad propia de un adulto Jefe de un departamento del Ministerio de Magia.

No dije nada porque mi intención no era discutir en medio de la calle si mi actitud era correcta o no, o si la zorra asquerosa aquella merecía un escarmiento o no. Tampoco sabía que decirle en realidad. No le había gustado mi forma de hacerle saber a aquella cotilla asquerosa que Luke no era mi hijo. No me molestaba solamente que me llamase viejo, o padre, también me molestaba el hecho de que pensase que al ser dos hombres solamente podíamos tener una relación paterno-filial. ¿A caso no podíamos ser dos amigos? ¿O un matrimonio? Esos muggles son tan ignorantes que me dan mucho asco, y me entra una vena asesina que no lo sabe nadie. Pero me calmé. Intenté darle un escarmiento siendo divertido pero a Luke no le había gustado para nada, y ahora me besaba en la mejilla despidiéndose. Su excusa de que tenía cosas que hacer y ya no le apetecía ir al cine era malísima. Simplemente ya no quería ir conmigo. Muchas frases me vinieron a la mente y casi todas empezaban por un “mira bonito tu...”. Me callé. Su cara ya era un poema, no necesitaba nada más.-

- Siento haberte decepcionado. Pese a mi avanzada edad y mi elegancia a la hora de vestir no soy para nada un señor. Adoro poner a la gente en aprietos, y sobre todo dar escarmientos a los muggles irreverentes. Me divierte.

Tampoco yo quería ir al cine. No es lo que realmente me apetecía hacer. Al igual que tampoco hubiese ido a comprar ropa. Aunque me había conseguido un pijama elegante con corbata. Lo que no quería era terminar aquí este encuentro. Estaba seguro de que Luke tenía algo más que ofrecer, a parte de esa pose de niño bueno escandalizado. Y si no lo tenía, yo no podía hacer mucho más. Fue divertido encontrarnos en aquel local y bailar como locos, disfrutar la música y frustrar a aquellas reinonas. Cosa, que por otra parte, que había hecho él.

- Supongo que ya nos veremos. Espero que cuentes conmigo si algún día tienes algún problema o alguna duda... Ha sido bueno conocerte.

¿Ahora soy una monjita de la caridad? Joder, no es eso. Pero el chico es joven y quizás tenga dudas, no soy el más indicado tampoco para resolverlas, no sé. Me quedé allí plantado sin mucha intención de irme. Era él el que se había despedido alegando que tenía cosas que hacer. De modo que esperé que él se marchase para hacerlo yo. Joder, es que me recuerda tanto a Neil...
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Mar Sep 29, 2015 1:41 pm

¿Decepcionado?. Luke no estaba decepcionado era imposible que Matt le produjese ese sentimiento porque aquello había sido una broma y aunque le ha sentado mal no significa que lo odiase y que no quisiera volver a verlo, significaba que estaba desilusionado porque el chico pensaba que aquella broma había sido por su culpa, porque Matt no estaba preparado, no para tener una relación porque aunque Luke no sabía muy bien que quería tener con el hombre, estaba seguro de que decir que quería una relación sería precipitarse demasiado. Estaba desilusionado porque no pensó que a Matt le afectase tanto la idea de que la gente comente a su alrededor cualquier cosa sobre ellos, porque la gente era así y si el hombre aún no se había dado cuenta, tenía algo de ingenuidad en su experiencia.

-No me has decepcionado, simplemente no me esperaba esa reacción, y creo que no se te apetece mucho ir al cine, y en vista de que yo tengo muchas cosas que hacer con la mudanza prefiero irme y que nos veamos en otro momento, ¿tal vez, en algún sitio donde no haya gente?- le dejó caer para ver cual era su respuesta ya que dependiendo de cual le diese el chico ya sabría algo más de él, aunque en realidad no era un saber a ciencia cierta más bien se haría sus conjeturas.

Le sonrió después de darle aquel suave y delicado beso en la mejilla para despedirse de él y cuando él le dijo aquello de que si necesitaba algo podría contar con él, -Te tomaré la palabra Matt Forman, si llegara a darse el caso de que necesitase algo de ti te lo haré saber- le dijo con una sonrisa picarona, sacando un bolígrafo del bolsillo y en el ticket de compra escribió su número de teléfono y la dirección del piso en donde se iba a vivir con su compañera, -Esa es mi dirección y mi número, vivo con una compañera de colegio pero no le importará que tenga visitas- dijo pensando en la última noche en la que él se encontró a William pensando en un principio que era Zack.

Se volvió a despedir esta vez con la mano y se dio la vuelta para llegar la final de la calle y girar a la izquierda par aperderse entre la multitud de las calles comerciales de Londres.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Jue Oct 01, 2015 11:00 pm

No esperaba aquel Luke tan cortante y sentía que lo había decepcionado. No es fácil ser como soy. Siempre busco el lado divertido del mundo, caiga quien caiga. Esta vez quería hacer sentir mal a la zorra muggle de la tienda por hacerme a mí más viejo de lo que soy, a Luke más joven y por ser, o parecer, una homófoba. Había conseguido callar su enorme boca pero a su vez había hecho sentir mal a Luke. Le había decepcionado mi comportamiento y ahora quería irse a casa, pasando del cine y de mi. No podía sentirme ni triste ni culpable por ello. No todo el mundo está a gusto con todo el mundo y acepto que soy un tanto peculiar. Luke parece tímido, mi actuación en el probador ha debido de asustarle. O darle vergüenza ajena, que todo es posible. No le culpo. Me disculpé alegando que soy así y es algo que me nace, de modo que para mi resulta divertido aunque para los demás no lo sea. Él insistió en que no se sentía decepcionado, pero me veía con pocas ganas de cine y prefería irse a casa porque tenía mucho trabajo. Al parecer se había mudado. Negué con la cabeza cuando dijo de vernos en un sitio con menos gente.

- La gente me da igual. Prometo aprender a comportarme.

Me reí un tanto pícaro pensando en todas las historias que habían salido últimamente en las revistas de cotilleos del mundo mágico. Me alegra que Luke no las lea. En ellas queda bien claro que soy un mujeriego, que tengo citas con hombres (Apolo) y a saber cuantas patrañas inventadas. No soy precisamente un santo. Y la gente me importa una mierda, lo dejé bien claro en la fiesta de mi amigo Caleb cuando besé a Apolo delante de bastante gente. Pueden opinar lo que quieran. Pero no pueden prohibirme entrar en el juego y divertirme al ver sus caras de susto.

Le dije que podía contar conmigo, en un arrebato de formalidad muy poco propia de mi. Luke respondió dándome su dirección por si quería pasarme a verle. Le sonreí mientras guardaba el papel en el bolsillo interior de la chaqueta para no perderlo. Me despedí de él con la mano y esperé hasta verle alejarse para ir yo por el otro lado, para dar una vuelta y despejar la mente. Se me da muy bien cagarla, pero ha sido divertido.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 26.650
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 529
Puntos : 146
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.