Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Carnival of Rust —Rhea Jackson [Flashback]

Ian Howells el Dom Ago 30, 2015 1:56 am


Estación de autobús de Trafalgar Square - 16:30 p.m. - Rhea Jackson & Ian Howells

*Flashback del 3 Julio*

Ian recordaba lo que Rhea le había contado en una ocasión... ¿Sentir adrenalina para que le dejase montar en su moto? Él sabía perfectamente cómo hacerlo. Podría quedar con ella y decirle: "Vamos a tener sexo!", pero podía estar la opción de que dijera que no y la verdad es que a Ian se le apetecía ir por algo todavía más fuerte. Él, en realidad, era de emociones fuertes. La velocidad, la adrenalina, las peleas... Todo lo que ocasionara perder la cabeza y sentir ese chute que te hace ser otra persona totalmente distinta.

Pero lo que había pensado era algo alejado de eso, capaz de hacer que Rhea admitiese su derrota y cantase a los cuatro vientos la capacidad de Ian de hacerle rebozar adrenalina a raudales. Y, además, tendría que prestarle su moto como pago de la apuesta de aquel día en el que se conocieron. Así que Ian se enteró de toda la información necesaria y contactó con Rhea por carta dos días antes de quedar. En la carta no le decía que harían (para que no tuviera tiempo de pensárselo o se echaría para atrás), sino que simplemente le preguntaba si estaba libre el sábado después de comer que, en palabras textuales, "quería quedar con ella para demostrarle su valía y que le prestara la moto". Desde un principio Ian le había dejado claro que era fan de las motos y que quería montar en la suya. Así que su exagerado interés estaba totalmente justificado.

Llegado el día, comió en su casa con su familia, contándole a ellos lo que tenía pensado hacer esa tarde con una amiga. Los padres se escandalizaron e intentaron hacerle cambiar de idea pero... Ya tenían asumido que Ian iba a hacerlo con o sin su consentimiento, por lo que debían de hacerse al a idea tarde o temprano. Y mejor que sea antes de que lo hiciera, por si moría en el intento. Después de comer se duchó, se vistió, se puso una gorra hacia atrás y desodorante (de ese que huele a hombre sexy, o por lo menos eso siempre dice él). Se miró al espejo (pues en el fondo le gustaba ponerse guapo) y tras ojear el reloj, salió de su casa hacia donde había quedado con Rhea.

Podía haberla ido a buscar a la casa, pero además de no quedarle de camino, no le apetecía tener que tocar en su casa llena de muggles. No por nada en particular, pero tenía la sensación de que probablemente soltara alguna burrada por la que luego tendría que disculparse por quedar bien. Y no. Le daba mucha pereza. Además de que se ponía muy nervioso con los familiares de chicas que se ha tirado. Por norma general suele sacar ese tipo de conversaciones.

Así que quedaron en Trafalgar Square, en una parada de autobús muggle que salían a distintos lugares de la ciudad. Había que coger el número 67 de la línea 3, por lo que Ian comenzó a caminar por allí hasta sentarse en un banco justo en frente de dicho autobús. Aún estaba cerrado y, según la hora, le quedaban diez minutos para salir, justo a las 16:40. No obstante, una cola de personas ya se estaba formando en la puerta de dicho vehículo, para cuando abriese, entrar los primeros y pillar probablemente los mejores sitios. Esperaba que Rhea llegase a tiempo, ya que si no había que esperar media hora más hasta que llegase el siguiente.

OFF: Voy así de guapo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Rhea Jackson el Dom Sep 06, 2015 8:41 pm

El verano estaba pasando con la misma pena y la misma gloria que el resto de veranos anteriores. Se supone que ha de ser una época de vacaciones en la que la gente como yo se divierte y disfruta del tiempo libre...y yo lo hago, de verdad que sí, pero llega un momento en el que dejan de ocurrírsete cosas que hacer que sean innovadoras y divertidas y llega la época en la que te aburres como una ostra en casa. Por suerte, tenía acumuladas un montón de series y películas que no podía ver durante el curso en Hogwarts, aunque libros ya tenía leídos casi todos los que tenía en casa. Hasta los más aburridos. Por todo eso, la llegada de la carta de Ian fue como una noticia espectacular para mi. No me daba grandes detalles de sus planes pero ¡ERAN PLANES! ¿qué podía salir mal? Recordaba que el chico me había prometido una buena dosis de adrenalina a cambio de prestarle mi moto. Tengo que reconocer que eso son palabras mayores, pero confiaba en Ian como muy pocas personas. En cuanto a mi seguridad personal, casi confiaba más en él que en mis mejores amigos, aunque quizás eso se debiese a que él, literalmente, me había salvado la vida.

La mañana del 3 de Julio me costó un huevo disimular mi emoción porque a medida que pasaba el tiempo ya no era solo la idea de tener planes, si no la idea de no tener ni la más mínima noción de cuales eran. La intriga me estaba matando, pero tenía que reconocerle a Ian que sabía perfectamente como jugar sus cartas. Por la emoción, apenas comí a la hora de la comida, pero, como en mi casa suele comerse muy tarde para lo que es el horario inglés, tuve el tiempo justo para esparcirme con un capítulo de una serie y vestirme antes de salir hacia el sitio donde habíamos quedado. Y con tiempo justo, me refiero a que salí estúpidamente tarde de casa, de modo que si iba caminando llegaría tarde seguro.

Tras vestirme de la manera más cómoda posible pues no sabía lo que me esperaba, cargué mi mochila con mis bártulos habituales (véase móvil, cascos, botella de agua, libreta de apuntar cosas, cartera, gafas de sol, cámara de fotos y una chaqueta) y salí corriendo de mi casa. Por no querer esperar el ascensor, bajé hasta el garaje por las escaleras y de la prisa casi me caigo escaleras abajo justo cuando estaba a punto de llegar a la puerta. Por suerte, tuve unos reflejos inimaginables para agarrarme al pasamanos cual mono araña y evité darme un mamporro del quince contra las escaleras de piedra de mi edificio.

Entré al garaje y nada más ver mi moto, sonreí como una tonta. En este caso, era necesario para mi cogerla para acudir a nuestro encuentro pues ya eran y 20 y tenía que estar allí a y media. Trafalgar Square estaba a 20 minutos andando desde mi casa así que me encontraba sin otra alternativa, claro que tampoco es que supusiera un gran esfuerzo para mi ir montada en tal maravilla de dos ruedas. Cogí dos cascos del armario donde los guardaba en el garaje y tras meter uno en una de las alforjas, me puse el mio y me monté. Podía sentir sus ronroneo entre las piernas nada más encenderla, era como un pequeño tigre motorizado y eso hacia que la quisiera con más locura.

Salí del recinto con el viento dándome de frente de modo que me refrescaba del calor que esa tarde hacia en Londres. Recorrí las calles que ya me sabía de memoria como peatona hasta llegar al lugar donde había quedado con Ian, donde me encontré con un autobús a punto de salir de su parada. Miré la marquesina y allí estaba él esperándome, supongo. Hice sonar el claxon de la moto un par de veces y me saqué el casco, quedándome parada en un aparcamiento vacío con los intermitentes puestos a la espera de que me viera. Saqué el otro casco, negro mate, de las alforjas y lo sostuve hasta que se acercó- Suba, princesa- dije con una sonrisa burlona- ¿A donde la puedo llevar hoy?- dije con la misma sonrisa levantando una ceja.


Ropa y tal:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ian Howells el Lun Sep 07, 2015 8:46 pm

Durante los diez minutos restantes, se puso nervioso. Por una parte porque él no tenía carnet de coche, ergo no podía coger el coche de los padres para ir al sitio al que quería llevar a Rhea si llegaba tarde y, por otra, porque llegarían demasiado tarde si esperaban al siguiente bus si éste se le escapaba. Así que durante su etapa de nerviosismo, hizo varias cosas: revisar que lo tenía todo… llaves, cartera, condones (¡nunca se sabía!) y mover las piernas como si estuviera intentando hacer un agujero en el suelo. Era probablemente su manía cuando estaba nervioso.

Aunque realmente no entendía por qué estaba nervioso. Pero bueno, desde que miró el reloj tras que el autobús siguiese su camino y escuchó aquel rugido de moto acercarse por la calle, supo perfectamente por qué estaba nervioso. Miró hacia dónde estaba Rhea y… Qué preciosidad, qué increíble belleza, brillaba ante cualquier otra persona, objeto o animal. Era un increíble artefacto hecho por el hombre que sobrepasaba cualquier belleza mortal. Vale, la verdad es que Ian tenía en muy alta estima esa clase de vehículo del demonio, como lo caracterizaba su madre.

Ian se levantó de allí con cara de enamorado y una mano en su pecho, a la altura de su corazón, dando a entender a la conductora que se había enamorado. De la moto, claramente. Aunque la motorista tampoco estaba nada mal. Pegó un saltito para bajar de la acera y cruzó rápidamente al ver que un coche se acercaba a una velocidad media.

Llegó a dónde estaba Rhea y silbó, resoplando mientras daba vueltas alrededor de la moto.-Me he enamorado. Rhea, lo nuestro no puede ser, jamás le pondría los cuernos a una belleza como esta.-Se agachó y besó el tanque del depósito, levantándose de un saltito para aceptar su casco con una curva en su sonrisa.-¿Princesa?-Chasqueó los dedos y puso una pose de niña pija.-Yo no soy una princesa.-Dijo con un tono de voz típico de niñata, para luego quitarse la gorra, ponerse el casco y subirse detrás de ella. Se metió la gorra por dentro de su camisa y posó sus manos en la cintura de la chica para hacerse hacia adelante y poder hablar con ella.-Yo te guío. Por lo pronto echa para la autopista y métete por el túnel que te lleva hasta el monte. Nos vamos para las montañas.-Le dijo.

Ambos chicos se pusieron en marcha e Ian se acomodó en la moto de Rhea, abrazándola por la cintura, ya que él nunca había ido de paquete en la moto de nadie y, en cierta manera, le daba algo de cosilla ir detrás. Fue indicándole por dónde era después de haber cogido la desviación que les guiaba para las montañas. Por los sitios por dónde le estaba guiando Ian, parecía que la iba a llevar a un sitio remoto de la mano de Dios que nadie conocía para violarla y tirarla al río. Y… bueno, podría decirse que no estaba tan alejado de la realidad: por lo segundo, ¡no por lo primero!. Estaba todo increíblemente húmedo y se habían acercado a la costa rocosa, en dónde empezaba un río hacia el interior.

Antes de coger la curva definitiva, se escuchó un grito. Un gritazo, de hecho. Cuando cogieron la curva, pudieron ver lo que estaba delante de ellos: un puente increíblemente grande que servía para pasar de un lado al otro del río. Era rojo y justo en el centro estaba habilitado para que la gente valiente hiciera puenting.

Y dirán: “Pero si los magos vuelan en escobas, eso no da miedo”. Pero para él no era lo mismo el hecho de controlar tu propia escoba, fuese a la altura que fuese, ya que tú controlabas todo y, era básicamente, magia, a atarte una cuerda al cuerpo y tirarte al vacío. Ian aprovechó desde que se vio el puenting para hacerse un poco hacia adelante y colocarse a su lado para hablarle, ya que durante el camino, hablar en la moto era muy incómodo.-¡Puenting! ¡Espero que no lo hayas hecho nunca, o me habrás roto todos mis planes!-Gritó desde la parte de atrás, señalándole que se acercara hasta allí.  

Lugar al que llegamos:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Rhea Jackson el Miér Sep 16, 2015 9:46 pm

Cuando llegué a Trafalgar Square, Ian ya me estaba esperando en la parada de bus de la acera de enfrente. A pesar del tráfico de autobuses de la zona, no fue especialmente difícil para mi captar su atención para que viese que ya había llegado. No era especialmente extraño verlo sin uniforme, pero siempre que lo veía vestido normal (de salir a la calle, vamos) me sorprendía. Lo que sí era raro, y además a varios niveles, era que Ian y yo fuésemos amigos, y supongo que más raro todavía era que hubiese él el encargado de deshacerse de mi virginidad, pero la verdad es que no me arrepentía de que hubiese sido así. El chico me caía muy bien, me había salvado la vida y por algún motivo se había ganado mi confianza, así que no me imaginaba a nadie mejor para hacer "eso". Si se repetía, ya sería cosa del destino, yo no me iba a negar.

Al verme a lo lejos, sonrió y se acercó a donde yo estaba con cara de enamorado y una mano en el pecho. Cualquier otra persona habría pensado que yo había provocado esa reacción, pero yo sabía que no. Había sido mi escultural moto. Y comprendía su reacción a la perfección. Me eché a reír cuando dijo que se había enamorado y lo nuestro no podía ser, pero no tardé en meterme con él mientras le tendía su casco. Siempre era una buena señal empezar la tarde con una buena ración de risas, sobre todo cuando no sabes que te depara el resto del tiempo que vas a compartir con la persona que te hace reír. Cogió el casco y se subió detrás de mi a modo paquete. Cuando sus manos rodearon mi cintura, sentí un escalofrío que me recorrió la columna y no fué algo que me molestase en ocultar. Me dijo por donde tirar y cuando me aclaró que íbamos hacia las montañas, mi confusión sobre el plan de la tarde creció aun más, pero me alegré de tener el depósito lleno.

En cuanto arranqué con Ian agarrado a mi, la conversación entre nosotros terminó, ya que con los cascos y el sonido del tráfico era imposible hablar. Aun así, Ian se las ingenió para ir guiándome por el camino correcto, y debo reconocer que a cada nueva indicación un creciente miedo aparecía en mi mientras me imaginaba como intentaba descuartizarme y esparcía mis trocitos monte arriba. Menos mal que confiaba en él, porque a saber lo que habría imaginado de no hacerlo. A medida que avanzábamos el paisaje se volvía más agreste y, aunque tenía ganas de demostrarle cuan rápida podía ir la moto, me veía obligada a reducir la velocidad cada vez más por lo escarpado del terreno y las curvas. A pesar de todo, tenía que reconocer que el paisaje se hacía cada vez más bonito, con el río entrando en la tierra y demás, por lo que a los escenarios de muerte y descuartizamiento que poblaban mi mente, los sustituyeron circunstancias mucho más románticas, como senderismo o algo como un picnic. Aunque no esperaba que fuese eso, pues Ian me había prometido adrenalina y todos sabemos que en los montes ingleses no hay leones o dinosaurios que hagan de un paseo por el monte algo extremadamente emocionante.

Estábamos a punto de llegar a nuestro destino, según las indicaciones de Ian, cuando un fuertísimo grito cortó el aire y sobrepasó el sonido del propio motor de la moto y el del agua del río. Se me puso la piel de gallina al instante. "¿Dónde leches me he metido?" pensé con cierto pánico, pero en cuanto dimos la curva en la que estábamos, el misterio quedó resuelto. Estábamos ante un puente que colgaba sobre el río que ya llevábamos viendo un rato y en uno de los laterales del puente había un grupo considerable de gente junto con algunos coches. La voz de Ian diciéndome a lo que nos íbamos a enfrentar llegó amortiguada a mis oídos pero lo bastante clara como para entenderlo- ¡Tranquilo, has dado en el clavo! -contesté en voz de grito desde delante mientras me acercaba a dónde él me estaba señalando.

Los laterales del puente eran básicamente los arcenes de la carretera que lo cruzaba pero no fue difícil para mi encontrar un sitio para aparcar mi moto a unos cuantos metros de donde la gente estaba saltando. Apagué la moto y esperé a que él bajase mientras me sacaba el casco- ¡Puenting!- Exclamé con una sonrisa de oreja a oreja n la cara- Te tomaste muy a pecho que no llegase a saltar de la torre de Astronomía, ¿no?- dije en broma- Aunque me temo que esta vez no habrá desnudos- dije en el mismo tono mientras lo miraba. Coloqué la pata de cabra y bajé de la moto asegurándome de que quedaba apagada y segura y miré hacia donde estaban haciendo puenting mientras sonreía y me mordía el labio inferior. Miré a Ian con esa misma cara y le rodeé el cuello con los brazos achuchándolo en un fuerte abrazo provocado por la ilusión. Me separé de él unos segundos después y lo miré a los ojos- Si me pongo a gritar y a llorar como una niña de pecho, no me juzgues ¿de acuerdo?- dije como un aviso. Lo cogí de la mano y tiré de él hasta la barandilla del puente para ver la caída- Dios, vamos a morir- dije con una sonrisa imborrable que no se correspondía con lo que acababa de decir- ¿Qué es lo primero que debemos hacer?- Pregunté cargada de emoción.

La gente cuando me veía no esperaba que tuviese una moto o que me gustasen las emociones fuertes. Para la mayoría del mundo yo era una niña buena más que nunca había roto un plato, pero lo cierto es que las cosas nuevas me fascinan, sean del tipo que sean- ¡Puenting!- Exclamé fascinada una última vez.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ian Howells el Vie Sep 18, 2015 2:12 pm

Ian no iba a ir de chulo por la vida, a él también le acojonaba lo máximo hacer puenting, aunque se negase a aceptarlo. En su interior, una bombillita de alerta, estaba continuamente encendida y aumentando su brillo a medida que se acercaban a la zona en dónde estaban todos reunidos, pero desde que se había enterado de que existía el puenting, siempre había deseado hacerlo. Claro que solo no. Necesitaba a una compañía masoquista que quisiera tirarse con él y ahí es donde todo le había cuadrado: hacer que Rhea tuviese su dosis de adrenalina en verano, él cumplía el sueño de tirarse y, encima, se montaba en la moto de Rhea para dar una vuelta. ¡No había ningún punto flaco en su plan!

Cuando se acercaron a la mitad del puente, donde estaba todo colocado por los tíos que organizaban todo eso del puenting, Ian fue el primero en bajarse de la moto para que Rhea pudiera aparcarla bien. Se quitó el casco y se lo mantuvo en la mano mientras escuchaba lo que le decía la chica.-Sí tía, estuve tres días debajo de la Torre de Astronomía esperando ver a una mujer desnuda caer en mis brazos.-Ironizó divertido, ya que claramente era una broma. Chasqueó la lengua cuando ella dio por hecho de que no habría desnudos y enarcó ambas cejas poniendo cara de pena.-Qué aburrida.

Fue después de eso cuando, repentinamente, Rhea le dio un abrazo. Ian abrió los ojos del golpe y, como los abrazos molaban, se lo devolvió. Pero aún así le había cogido totalmente desprevenido. Normalmente las chicas en la segunda cita le pegan, no le abrazan. ¡Era todo un progreso! Se separó de ella y soltó una carcajada a lo que había dicho.-¿Tú ves mi exuberante cantidad de hombría y testosterona, verdad?-Preguntó, con diversión, consciente de que él no era el más guapo, pero oye, algo de hombría tenía, aunque fuera un poquito.-Pues que no te extrañe que este machote grite más que tú. Hoy probaré hasta que nota más aguda puede llegar mi voz.-Le dijo, siendo arrastrado por ella hasta la barandilla.-Así que no te preocupes…-Y, entonces, sonó el grito del que se acababa de tirar. Parecía un cerdo en el puto matadero. Ian soltó una carcajada burlesca.-Peor que se no podemos sonar, ya estamos curado de espanto.-Dijo.

Rhea, que parecía más hiperactiva que nunca, algo que a Ian le gustaba, ya que parecía haber dado en el clavo, le preguntó que qué debían de hacer. No creía que tuviera mucha ciencia, por lo que se acercó al foco inicial de personas, que realmente no habían muchas, y se dirigió a un tío que tenía una camiseta con el mismo logo que el de la furgoneta en dónde estaban los materiales.-Hola.-Llamó su atención el chico.-Queremos tirarnos. ¿Hay una cola, número o algo por el estilo?-Preguntó el Slytherin, dudoso.

El hombre les miró a ambos y curvó una sonrisa al ver a Rhea.

-¿Seguro que podréis soportarlo? No os veo cara de valientes.-Bueno, un Slytherin y una Hufflepuff, obviamente no destacaban por su valentía.

-Ja ja ja…-Ian fingió una risa falsamente, mirando con cara de pocos amigos al tío.

-No te ofendas, muchacho, me gusta meteros más miedo del que ya tenéis.-Dijo, con una sonrisa de lo más encantadora, sobre todo para las mujeres, pues para Ian era una sonrisa de subnormal. A simple vista era bastante atractivo,  pero obviamente no para Ian.-Lo decía por ti en realidad, machote. Ella parece tenerlos bien puestos.-Le dio un golpecito en el hombro a Ian y se dio la vuelta para dejar una cuerda dentro del furgón.-Es broma. Os toca dentro de…-Contó por encima.-De dos. Todos los demás o ya se han tirado, o vienen de acompañante o están cagados.

-Sí, vale.-Contestó Ian, algo borde pues tenía la vena hinchada, dándose la vuelta para acercarse nuevamente a la barandilla. Tampoco quería decirle alguna grosería al tío que iba a poner las cuerdas bien sujetas alrededor de su cuerpo en lo que sería una caída que podría determinar su vida o su muerte. Mejor dejarlo estar hasta que se tirara, luego ya podría decirle a la cara quién los tiene bien puestos. No estaba lo suficientemente nervioso como para que encima viniera un gilipollas graciosillo a tocarle los cojones. En realidad se parecía a él, motivo principal de que quisiera partirle la cara. Se estiró por encima de la barandilla y miró hacia abajo para no darle más vueltas. Aquello estaba altísimo, pero con una barandilla de por medio parecía todo más seguro y oye, hasta daban ganas de tirarse.-Te noto nerviosa. ¿Estás nerviosa?-Le preguntó a Rhea.-Iba a darte el honor de ir tú primero, pero ahora mi orgullo de macho tiene la imperiosa necesidad de ir primero. Lo siento. Sé que lo estabas deseando.-Ladeó una sonrisa, consciente en que poca gente solía querer ser el primero en tirarse al vacío con la única sujeción de una cuerda.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Rhea Jackson el Dom Sep 20, 2015 9:36 pm

Reconocer en voz alta que el simple hecho de haberme llevado a hacer puenting ya era un subidón de adrenalina para mi habría sido muy triste, pero era cierto. Jamás había hecho nada así, ni siquiera me lo había planteado y supongo que por mi carácter tranquilo nadie de mi entorno me lo había propuesto jamás. Pero ahora tenía ganas de hacer cientos de cosas diferentes y si nos daba tiempo aquella tarde y el cuerpo nos lo permitía, llevaría a Ian un sitio al que llevaba tiempo queriendo ir pero nadie se apuntaba a venir conmigo. Lo vería según se terciase el evento de tirarse juntos de un puente.

- Bueno, nada es seguro y todo es posible- dije con un guiño cuando me llamó aburrida por decirle que en esta ocasión no habría desnudos. La verdad es que en ese momento no pondría la mano sobre el fuego asegurando lo que iba a pasar después, ni siquiera en los más cercanos 5 segundos. Lo del puenting me había dejado totalmente descolocada tanto espacial, como temporalmente. Por ese descolocamiento, en parte, abracé a Ian antes de que pudiera reaccionar y con ganas. El hecho de que me invitase a hacer con él algo así era muy especial para mi, pero no especial en el sentido romántico, si no especial en el sentido de que realmente tiene que haber visto que no soy lo que aparento para pensar que me atrevería a hacer algo así y no haberme ofrecido una aventura de medio pelo. De algún modo, me hizo pensar que me ve como soy y eso hace que valore más su amistad, por lo tanto un abrazo me parecía el broche perfecto para esa reflexión. Él me lo devolvió y sin soltarlo del todo, solo separándome un poco, le aclaré que iba a gritar como una histérica y que no debía juzgarme por ello. Su respuesta me hizo sonreír y cuando oímos un nuevo grito, agudo y desgarrador, asentí a su afirmación con una sonrisa. ¡Estaba tan estúpidamente emocionada!

Lo arrastré hasta la barandilla para mirar abajo y con una sonrisa en la cara nos acercamos a preguntar que es lo que debíamos hacer. Seguí a Ian hasta el foco que concentraba a todas las personas que estaban allí y en el centro encontramos a un tipo que parecía ser una especie de monitor porque llevaba una camiseta con el logo de la empresa propietaria de la furgoneta donde estaban las cosas necesarias para tirarse. Dejé hablar a Ian pero levanté una ceja cuando el tipo dijo que no nos veía cara de valientes. Supuse que quería tomarnos el pelo y lo que dijo más tarde me lo aclaró. Además, el chico tenía una sonrisa preciosa que hizo que lo mirase con una sonrisa coqueta cuando dijo que yo los tenía bien puestos. A Ian no parecía caerle muy bien por lo que cuando nos dijo cuando nos tocaba el ya se alejó.- Para pagar y eso...¿Cómo hacemos?- le pregunté justo antes de irme con mi amigo poniéndole ojitos inconscientemente- Después de tiraros os lo dicen en la furgo- me contestó con un guiño. Le sonreí tranquilamente y me fui de allí a reunirme con Ian, pensando que el chico no estaba mal, aunque no sabía en que momento me había empezado a fijar en esas cosas...supongo que cuando empecé a tener sexo.

Encontré a Ian asomándose por la barandilla y me uní a él con una sonrisa, asomándome yo también de nuevo.- Sí, lo estoy, pero también emocionada...60% nerviosa, 40% emocionada- dije inclinando la cabeza hacia un lado y mirándole.- ¡Jolines!- dije de broma cuando dijo que él iría primero- Así si mueres sabré que no debo tirarme.- dije riéndome ligeramente con un humor negro muy propio de mi. La siguiente persona se estaba preparando para tirarse mientras hablábamos. Era una chica rubia de unos 20 y pico años a la que le temblaban las piernas.- ¿Cómo se te ocurrió esto?- pregunté mirando a Ian a los ojos- Cuando hablamos del tema pensé que recurrirías a algo más...mágico, o que simplemente pasarías de todo -dije levantando una ceja con una sonrisa. Algo me había dicho que no se atrevería a hacer algo así conmigo, pero me alegraba de haberme equivocado.

La chica se tiró y un nuevo grito corto el aire. Miré y la vi caer a toda velocidad mientras mi corazón se disparaba de una manera incontrolable, una persona más y nos tocaría a nosotros y ya no estaba muy segura de que no me fuese a mear encima.- Dios...-dije con la sonrisa que se había instalado en mi cara y no parecía tener ganas de irse cuando vi como la chica quedó colgando y poco a poco la recogían.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ian Howells el Mar Sep 22, 2015 2:20 pm

A Ian le caía mal el tipo que les había informado. Meter miedo nunca es bueno y mucho menos de esa manera tan… tan… arrogante. Vale que de haber sido a la inversa, Ian al ver a un pardillo con una chica guapa, también hubiera reaccionado de la misma manera, pero por esa misma razón le molestaba tanto. ¡Él no era un pardillo! Odiaba que los muggles le tratasen con tanta superioridad en situaciones como esa. Claro, ¿qué iba a hacerle? No podía hacerle nada, porque si no luego le pone la puta cuerda mal y se muere y no era plan de arriesgarse a morir haciendo puenting. Ya estaba suficientemente nervioso como para encima preocuparse de eso. Ian se fue muy indignado de allí cuando el hombre le dijo todo lo que quería saber, sin preocuparse en nada más. Realmente el precio no era algo que le preocupara, ya que él podía considerarse una de esas personas con muchas facilidades económicas en ambos mundos, aunque normalmente no alardeara de ello. No veía ninguna lógica en alardear por el dinero que consigue su madre actriz y su padre escritor. Él ahí no tenía ningún mérito.

Se acercó a la barandilla para seguir observando el panorama y seguir autoconvenciéndose de que aquello había sido una buena idea. Ahí dónde le veían, exactamente, Ian no destacaba por su valentía. Él más bien era todo lo contrario, un chico que se dejaba guiar por las emociones fuertes, rápidas e intensas, motivo principal de que siempre hubiera querido hacer puenting. No obstante, no es lo mismo estar pensando si tirarse o no ahí durante media hora que, por ejemplo, el increíble subidón de adrenalina repentino que le dio cuando se tiró de manera inconsciente al lago a por una chica que estaba siendo arrastrada por el calamar. Podía decirse que era valiente si no se pensaba las cosas. Si se ponía a pensar en los pros y los contras… no hacía nada. Por eso, posiblemente, era alguien tan temperamental.

Al ver a Rhea le preguntó por su nerviosismo y su sonrisa, casi imborrable, le parecía adorable. ¡Ya veríamos si conservaba esa sonrisa cuando se subiese a la tarima! Ian estaba sonriendo, pero de nervios. Incluso le habían dado ganas de hacer pis de los nervios.-Si muero, baja a buscar mi cuerpo y llévalo a Hogwarts. Quiero ser un portelgeist tocapelotas amigo de Peeves. Seríamos la caña juntos.-Curvó una sonrisa divertida y soñadora, para luego escuchar su pregunta. La verdad es que Ian no podía recordar exactamente el momento en el que se le ocurrió la idea de ir a hacer puenting.-Pues no sé, me dijiste que un subidón de adrenalina era lo que necesitabas y siempre he querido hacer puenting. Y la verdad es que una experiencia más intensa que el puenting…-Dejó en el aire, mirándole con ambas cejas alzadas.-Además, estás un poco loca, por lo que supuse que aceptarías. Y yo necesitaba un acompañante.-Luego la miró algo sorprendido cuando dijo que se esperaba que Ian pasara del tema.-Naah…-Dijo con un deje que le restaba toda la importancia.-Me gusta hacer cosas épicas con gente que me cae bien. Además, por una moto hago lo que haga falta, ya sabes, el amor nos hace hacer cosas estúpidas…-Recitó con un ligero deje divertido, asustándose de repente por el pedazo de grito que sonó por todo el barranco.

Observó rápidamente a la chica que se acababa de tirar y tragó saliva. De repente, una increíble marabunta de preguntas estúpidas empezaron a invadir su cabeza: ¿Debería huír? ¿Y si de la emoción le da un ataque al corazón y se muere? ¿Y si rebota tanto que luego se da con la parte de abajo del puente y se muere? ¿Debería tirarse de cabeza o de espaldas? Bueno, esa pregunta no era tan descabelladamente estúpida… Cuando la chica empezó a balancearse al grito de unas divertidas carcajadas que seguía oyéndose por el eco, Ian miró a Rhea.-¿Debería tirarme de frente o de espaldas? Según tengo entendido, tirarse de frente impresiona más al principio porque ves la caída, pero tirarse de espaldas es sobre todo impresionante porque no sabes cuándo llegarás abajo y recibirás el tirón.-Le explicó la chica, para que ella, ya que estaba, también pensara como prefería tirarse.-Lo guay de tirarse de espaldas es que podemos vernos mutuamente la cara de gilipollas que se nos quedarán mientras estemos en el aire.-Soltó un divertido bufido, quitándose levemente la gorra para hacerse el pelo hacia atrás y volver a ponérsela.-Aunque mira…-Ian le señaló a Rhea la chica que estaba llegando nuevamente al puente porque estaban tirando de su cuerda para subirla.

Tenía un casco con una GoPro (una máquina de esas chiquititas de vídeos, según Ian), atada al casco que estaba apuntándote directamente a la cara, por lo que toda la experiencia y la cara de estreñimiento que tuvieran ambos mientras caían, iba a estar totalmente grabada.-Supongo que subirán los vídeos a la página de ellos para que el ridículo pueda ser compartido con todo el mundo.-Dijo finalmente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Rhea Jackson el Mar Oct 13, 2015 10:20 pm

Me faltaba muy poco para ponerme a dar saltitos de la emoción. Incluso aunque la espectativa de tirarse se estaba haciendo eterna y supongo que es en esa espera cuando más gente huye de su idea preliminar, yo cada vez tenía más ganas. La osadía o valentía no era algo que predominase en mi, no se puede decir de mi que sea precisamente una persona valiente, o una Gryffindor de corazón o algo así. Pero las emociones fuertes tenían algo de aditivo, tenían algo de universal y metafísico que unía tu cuerpo con su entorno en una armonía perfecta, como si la consciencia de saber que vas a morir te hiciese todavía más perfecto para seguir viviendo. Igual esa cadena de pensamientos no tenía ni el más mínimo sentido y solo era lógico para mi en ese momento, pero... Dios, era la emoción la que pensaba por mi.

Llegamos a tiempo, nos abrazamos, nos informamos y lo único que nos quedaba era sobrevivir a los gritos de los que iban antes que nosotros. No estaba muy segura de a donde se había ido mi miedo, pero tenía la sensación de que se lo había comido hacia ya mucho el calamar gigante. Mientras mirábamos por la barandilla como se tiraba la gente al vacío, me dijo que él iría primero. El orden no me parecía importante, así que acepté su decisión con una simple broma cuya respuesta me hizo sonreír de nuevo. Aunque creo que no hay nada en el mundo que hubiese podido borrar mi sonrisa en ese momento.- Vale, tienes mi palabra. Si mueres, llevaré tu cadáver a Hogwarts para que seas un fantasma feliz- dije mientras lo miraba a los ojos y asentía con la cabeza.- Si yo muero...déjame ahí abajo, habré muerto feliz- dije mirando una vez más al vacío. Ni por un momento se me pasó por la cabeza que mi familia pudiese querer recuperar mi cadáver, solo pensaba en el salto. Al preguntarle como se le había ocurrido la idea del puenting sentía verdadera curiosidad y su respuesta no me dejó indiferente- Pues que sepas que, si yo me convertí en tu mejor amiga- dije haciendo comillas con los dedos- al tener moto y estar dispuesta a dejártela, tú te has convertido en el mio por esta experiencia. Así que estamos igualados.- dije cruzando los brazos sobre el metal de la barandilla al tiempo que el grito de la chica cortaba el aire. Miré como la subían rápidamente, al tiempo que preparaban al siguiente y fue entonces cuando a Ian empezó a hacer preguntas sobre el salto con un tono que escondía que estaba asustado. O al menos eso me parecía a mi. Escuché lo que decía y vi, cuando él lo señaló, que ponían una GoPro en los cascos de los que se tiraban para grabar sus reacciones- Fascinante- dije realmente fascinada.- De todos modos, eso nunca fue una pregunta para mi, yo estaba segura de que me iba a tirar de frente, para ver el mundo pasar y acercarse cada vez y más y más a mi- dije frotándome las manos en una especie de gesto nervioso. Había empezado a subirme una náusea vertiginosa por la boca del estómago, que lejos de provocarme miedo me gustaba. Me sentía muy viva en ese momento.

Segundos después de darle mi convencida respuesta a Ian, el hombre que iba antes que nosotros surcó el aire mucho más seguro de sí mismo que la chica anterior que aunque ya estaba en el puente de nuevo, parecía a punto de vomitar y le temblaban las piernas. Miré hacia el instructor o lo que fuera aquel chico y nos hizo una señal para que nos acercáramos- Deberíamos ir ya, ¿preparado?- le dije a Ian con mi ya perpetua sonrisa y una mirada cautelosa. Lo cogí una vez más de la mano para reconfortarlo y de camino hasta el lugar indicado le pregunté- ¿Seguro que quieres ir tú primero?- él no dijo nada pero asintió con la cabeza. Parecía un poco atragantado y en parte me hacía todavía más gracia. El grito del hombre que se acababa de tirar surcó el aire como una última amenaza para nosotros, pero yo quise oír euforia en su grito, mucha más que miedo. Solté la mano de Ian para que pudieran ponerle el arnés y explicarle todo lo que tenía que hacer.

- Así me gusta, las damas primero- dijo aun con ánimo bromista el instructor mientras le ponía todo el arnés a mi amigo con la cuerda asegurada.- Si es tu primera vez, lo mejor que es que no saltes. Solo déjate caer y disfruta- dijo para a continuación ponerle el casco en la cabeza, cuyo interior era almohadillado, con una GoPro en la parte superior.- Y recuerda sonreír para tus fans- dijo con una risa final.

Seguí con la mirada el camino que recorría la cuerda saliendo desde el arnés que llevaba mi amigo. La cuerda era ancha y muy fuerte y llevaba directamente a la furgoneta y estaba sujeta por una especie de manivela que tenía una pinta mucho más eficaz de la que cabría esperar.- Todo va a salir bien- dije dándole un último apretón en la mano mientras el hombre que se había tirado antes ya llegaba de nuevo a donde estábamos. Ian se subió a la plataforma que había en la barandilla con ayuda del instructor y pude ver lo nervioso que estaba. Esperamos pacientemente mientras él parecía tener miedo a moverse por si se caía, lo cual era una ironía, porque caerse era lo que debía hacer- ¿Ian?...¿Ian?...-pregunté un par de veces sin obtener respuesta. Lo miré atentamente, con su expresión asustada como si aquello, que había sido idea suya, no estuviera hecho para él, y miré al vacío, que cada vez me atraía más...e hice algo que nadie se habría esperado.

Mis manos buscaron la espalda de mi amigo en el aire y con una fuerza considerable lo empujé hacia el vacío. Cayó mientras yo lo miraba desde arriba con una sonrisa en los labios. Esperaba que no muriera o me chafaría totalmente el momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ian Howells el Miér Oct 14, 2015 11:19 pm

Vale, era la hora de dar el paso. De sumirse a la famosa emoción que el puenting te brinda. Ian estaba pegado a la barandilla, pero cuando Rhea le dijo que ya era hora de ir acercándose pues era su turno, menos mal que le cogió la mano o él se queda ahí admirando la belleza de la naturaleza y cuestionándose el por qué de la vida. Estaba cómodo ahí sujeto a la barandilla y sin tirarse al vacío. Pero no había que echarse atrás y mucho menos darle al coco sobre las probabilidades de morir que había. Aunque… ¿cuánta gente habría muerto haciendo puenting? Seguro que muy pocas. Pero aún así tienes ese no sé qué qué sé yo que no para de cuestionarse las probabilidades una y otra vez, haciéndote sentir confuso y asustado. En plan: “¿Y si soy el gilipollas del 1% que se muere haciendo puenting?”.

Ian asintió cuando Rhea le preguntó que si estaba seguro de que quería ir primero. Eso ya era una cuestión de honor y de orgullo. En realidad lo que quería hacer era pegarle una hostia al hombre para recuperar su orgullo, pero todavía no era el momento. Si tal cuando se tirara; luego ya podía pegarle. Para más guasa, el tío no tardó en volver a meterse con él nada más llegar a la zona de preparación. “Las damas primero”, dijo. Ian estuvo a punto de soltarle una burrada, pero estaba demasiado ocupado con la mirada fija en esa plataforma en la que debía subirse y tirarse como para estarse preocupando de no faltarle al respeto al hombre que iba a asegurar su vida. Así que simplemente le miró con cara de pocos amigos. Ian hablaba muchísimo normalmente, pero en aquel momento estaba tremendamente callado. Cuando le hicieron quitarse la gorra para ponerse el casco (que un casco iba a ser muy útil si se rompía la cuerda, seguro que gracias al casco no se muere), Ian se la quitó y se la puso a Rhea en la cabeza para que se la guardara.

No sabía cuánto tiempo había pasado, pero su cuerpo ya estaba sobre la plataforma aquella. El viento parecía haberse convertido en su más fiel enemigo. ¿Desde cuando el viento te volvía tan inestable? ¿Seguro que estaban en el mismo puente? Porque desde un metro más abajo -abajo de la plataforma- no se veía tanta distancia. Nunca había tenido vértigo, pero en aquel momento se sintió el hombre con más vértigo del mundo. Estaba oyendo de fondo a Rhea llamándole, pero Ian tenía la sensación de que si hablaba o hacía algún movimiento extraño iba a perder el equilibrio y a caerse involuntariamente (y claro, ya que se tiraba, por lo menos quería tener los huevos de tirarse). Cuando más o menos se estaba decidiendo, sintió como una fuerza ajena al viento le empujaba por detrás.

Lo retiraba. El viento no era su enemigo. Lo era Rhea. Hufflepuff tenía que ser, ya sabía él que todas las Hufflepuff tenían alguna maldad escondida debajo de toda esa fachada de persona inútil y trabajadora.

El cuerpo de Ian simplemente cayó hacia adelante a pesar de que movió los brazos como loco por intentar mantener el equilibrio. Normalmente la gente grita cuando cae en un grito lleno de adrenalina y con ganas de desahogar todo ese sentimiento interior. Pero Ian solo pudo gritar una cosa:-¡SERÁS ZORRAAAAAAAAAA!-Y luego convirtió esa “A” alargada en un grito increíblemente pronunciado cuando vio que el agua del río se le estaba acercando estrepitosamente.

En el tirón final, la cabeza de Ian rozó con el agua que estaba en el río, mojándose por completo y haciendo que una sonrisa realmente amplia y feliz saliera en su rostro. Su grito había desaparecido y ahora solo podría escucharse como se estaba partiendo el culo aún estando colgado por las piernas mientras se balanceaba por el puente.-¡WOOOOOOOOW!-Gritó, sintiendo como seguía balanceándose pero iba alejándose poco a poco del agua. ¡Aquello sin duda alguna era la viva definición de libertad y adrenalina!

Tardaron dos minutos en hacer que Ian volviera a estar nuevamente a la altura del puente. El monitor se acercó a él para ayudarle a subir a través de la barandilla y sentarlo en una silla para empezar a quitarle las cosas.

-¿Todo bien? Al parecer la nena necesitó un empujoncito, ¿eh?-Dijo el monitor con una sonrisa sátira.

-Tienes suerte de que ahora mismo estoy de demasiado buen humor como para mandarte a la mierda.-Contestó Ian, buscando a Rhea con la mirada para ignorar al tío. La señaló con el dedo índice cuando la vio.-Tú eres una perra sucia.-Le dijo claramente, mirándole con unos ojos llenos de reproche.-Pero menos mal que me empujaste, sí no me pego ahí encima la vida.-Añadió, ya que él era el primero en reconocer su miedo. Joder, pero es que era normal. ¿Era normal, no?-¡Ha sido increíble! ¡Te da un...!-Se tocó el estómago, sin saber qué palabra utilizar.-¡Buah, no sé! ¡Increíble!-Se quitó el casco él mismo y se puso de pie cuando ya el hombre le quitó el arné. Quitarlo era mucho más fácil que ponerlo. Le quitó la gorra a Rhea y le puso el casco.-Tu turno. Vigila tus espaldas. Yo hoy me vengo de lo que me has hecho, que no se te olvide.-Le amenazó divertido señalando hacia atrás con el dedo pulgar, con una traviesa sonrisa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Rhea Jackson el Dom Nov 08, 2015 7:11 pm

Jamás había visto a Ian tan tremendamente callado. Estaba como en shock, como si aquello, que en realidad había sido idea suya fuese para él muy parecido a recorrer la milla verde antes de su ejecución. Estaba hasta pálido mientras a su lado yo parecía caminar sobre una nube de adrenalina y felicidad. Ambos habíamos volado antes, sobre una escoba, y seguramente la primera vez que tuvimos que enfrentarnos a eso él tuvo muchísimo menos miedo que yo pues ese fino palo no me daba nada de confianza la primera vez que me enfrenté a él, aunque ahora hasta jugase en el equipo de quidditch. Pero no era lo mismo cabalgar una escoba que tirarse de ella, y mucho menos era lo mismo que tirarse de un puente. A partir de ese día podría decir que me había tirado de un puente por y con alguien, y eso solo hacía que mi sensación de felicidad aumentase. Me encanta decir cosas así de aleatorias a la gente porque se quedan con una cara genial.

Viendo el miedo de Ian intenté ser yo la que lo guiase hasta la plataforma. Hacerlo no fue especialmente complicado, si tengo que ser sincera. Él me colocó su gorra en la cabeza antes de ponerse el casco pero las palabras que generalmente salían en tropel de su boca parecían haberse quedado atragantadas a medio camino y lo único que se veía en su cara era una especie de pasmo extraño que debía de estar producido por el miedo más puro que él chico hubiese experimentado jamás. Se subió a la plataforma, al parecer dispuesto a tirarse, pero el paso final siempre es el más difícil cuando no estás seguro de algo, es el paso que lo hace real del todo, que te acerca a conseguir eso que en teoría estás buscando. En este caso era como en la metáfora que se suele usar para atreverse a hacer algo: Ian tenía que saltar al vacío, literalmente. Y parecía que su cuerpo no estaba por la labor de hacerlo así que, una vez más, yo dí ese paso por él y lo empujé hacia delante facilitándole el mal trago.

Su grito hacia mi era como música que me arrancó una nueva sonrisa. Me incliné una vez más sobre la barandilla para verlo caer mientras gritaba y yo me reía como una niña pequeña en pleno apogeo de su felicidad. Lo observaba con mi sonrisa cosida en el rostro mientras su insulto se convertía en un grito de emoción y mientras tocaba el agua al terminar el salto. Pude ver su cara desde arriba y como esta había pasado del miedo a la felicidad. No habría podido sonreír más sin que mi cara se rompiese. Subió desde el río chorreando agua y acunado por el balanceo de la cuerda que lo sujetaba. No estaba segura de si cuando llegase arriba me pegaría o me abrazaría por haberlo empujado, pero lo primero que dijo al tocar suelo firme me hizo olvidar esa duda. El monitor y yo nos reímos y luego me tocó a mi la reprimenda por lo que había hecho. Reí todavía más fuerte a sus palabras, sobre todo cuando los insultos y ansias de venganza dejaron paso a la descripción de lo que había sentido al tirarse. No dije nada mientras me ponían a mi el arnés y él cambiaba su gorra por un casco en mi cabeza, yo simplemente me reía. Me hacía gracia la situación y la cara de Ian, y también que el monitor se metiese con él y funcionase. Puede que solo fuese una risa nerviosa, pero era todo genial.

- Ahora no lo ves, pero en el futuro me recordarás como la persona que te hizo el mayor favor de tu vida cuando te tiró de un puente- dije con una sonrisa mientras me subía a la plataforma. Sentía como si todos mis órganos internos se hubiesen descolocado. Tenía el estómago en una mano y los riñones en los pies. Los pulmones tras los ojos y todo mi torso era el lugar de mi corazón, que bombeaba a toda velocidad, con toda su fuerza, como si buscase romperme los huesos y tirarse él amarrado a aquella gruesa cuerda. Di un par de pasos sobre la plataforma mientras respiraba profundamente. Mi pecho subía y bajaba con dificultad, pero incluso eso era agradable. Podía ya sentir la vida como una especie de corriente recorriendo mi piel mientras el viento la acariciaba. A mi me pareció que estuve allí quieta respirando durante horas, pero tras unos segundos allí subida, giré la cabeza hacia Ian con una sonrisa- I'll be back- dije con un marcado acento austriaco imitando a Terminator.

Mientras las palabras salían de mi boca, mi pie daba el paso que me faltaba hacia el vacío y cuando terminé la frase, me dejé caer hacia delante. En el primer segundo, el tiempo se detuvo para mi. Estaba volando, sin más, el viento era el que me sujetaba. Pero al segundo la velocidad de la caída me pidió que gritara haciendo que toda la voz que podía reunir en ese momento saliese de mi en forma de grito de júbilo. -AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!- Un grito diferente a todos los que había tenido en mi vida, notaba hasta la vibración de mis cuerdas vocales. El río se acercaba más y más a mi mientras yo atravesaba el aire sumergida en una sensación de plenitud incomparable. En realidad parecía ser toda yo la que vibraba.

El final del trayecto llegó demasiado pronto para mi cuando la parte superior de mi cabeza traspaso la superficie del agua. Tal y como le había pasado a Ian, me empapé, pero jamás me había sentido tan viva haciéndolo. Cuando empezaron a subirme me sentía en una nube. El mismo balanceo que había acompañado a Ian me subía ahora a mi mientras observaba por última vez el paisaje montañoso que había ante mis ojos e intentaba memorizarlo para grabar ese enorme y fantástico momento en mi memoria para siempre. Aquello parecía ser un momento de inflexión en mi vida, como si el haberme tirado de aquel puente marcase más el antes y el después que el haber perdido la virginidad. Era más comparable a enterarme de que era una bruja. Y me resultaba curioso pensar que a pesar de todas las veces que había volado, algo que es más o menos complicado, había sido el dejarme caer lo que me había hecho sentir realmente libre.

Llegué a la plataforma de nuevo y lo primero que hice fue buscar a Ian con la mirada. Antes de que al monitor le diese tiempo a quitarme las protecciones, salí corriendo de la plataforma y me tiré a brazos de mi amigo- Gracias- susurré mientras lo abrazaba- Ha sido el mejor momento de mi vida- continué mientras notaba como mi corazón seguía tan disparado que mi pecho se chocaba con el arnés y con el pecho de Ian, pero no me importaba. Eso significaba que estaba viva, que importaba, que aun quedaba mucho por ver y muchos más puentes de los que saltar. Le di un beso en la mejilla fugazmente y me dejé arrastrar por el monitor que estaba deseoso de sacarme de una vez las protecciones y ponérselas al siguiente.- WOW!- Le dije al monitor mientras me sacaba todo el tema de seguridad y él se limitó a reírse.

Cuando al fin estuve libre me volví a acercar a Ian dando pequeños saltitos- ¿Alguna vez habías sentido algo así?- con los ojos cargados de alegría- Puff, jamás podré devolverte esto...es más, te invito- dije con una sonrisa y me acerqué a la caravana. Pagué todo rápidamente ya que por suerte llevaba dinero para todo lo que pudiera ser lo que se nos plantease y me volví a girar hacia él- ¿Y que se supone que tengo que hacer yo ahora con mi vida? Todo va a ser soso en comparación- dije con una pequeña risa final.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Ian Howells el Mar Nov 10, 2015 2:26 pm

Rhea pareció tenerlo más claro que Ian. Fue subirse a la plataforma y tirarse tras sentir la llamada de la naturaleza y del viento. Ian relacionaba tanta valentía al hecho de que él se había tirado primero y había acabado de una pieza, sí, era eso totalmente. Seguro que si Rhea llega a ser la primera hubiera estado tan cagada como lo estuvo Ian.

Al tirarse, gritó tan fuerte que el eco se perdió en aquel barranco. El chico se había asomado a la barandilla y pudo ver perfectamente la caída de Rhea, con su respectivo final y sobre todo la cara que se le había quedado cuando la empezaban a subir nuevamente hacia el puente. Había sido una experiencia inolvidable, sin duda alguna. Hacía tiempo que Ian quería tirarse, pero como  se ha podido notar, estaba un poco cagado para ir solo. Pero merecía la pena, pues parecía que aquella caída te daba un bofetón de realidad y te hacía sentir totalmente vivo. Sin duda alguna, las experiencias fuertes son aquellas que más te marcan durante toda tu vida.

Nada más subir Rhea, se acercó corriendo a Ian, dándole un fuerte abrazo. Cogió desprevenido al chico, pero cuando reaccionó, cerró los brazos alrededor de la rubia. Solo había una cosa mejor a que una chica te abrazara, que lo hiciera una chica casi hiperventilando, así se notaba todavía más su delantera chocando con la de Ian. Era lo mejor de dar abrazos.-No hay de qué.-Le contestó Ian al sentir el beso, soltándola para que el monitor le quitase el arnés junto a todas las cuerdas.

Esperó con los brazos cruzados a que terminaran con Rhea, para luego volver a tenerla delante de él.-No, qué va, la que consideraba mi emoción más fuerte acaba de quedarse en la nada después de tirarme por ahí.-Le confesó.-No tienes que devolverme nada, ¿qué? ¿Qué tú pagas? No, no, no…-Pero Rhea ya se había acercado a la caravana antes de que Ian pudiera hacer nada. Le diría a su madre que él había invitado y ahorraría ese dinero en su hucha de: “futura moto de Ian.” Sonrió ante la premisa de Rhea.-¡Claro que no! Aun quedan muchas cosas similares a estas. ¿Tirarse en paracaídas? ¿Surf? ¿Rafting? Todo eso son deportes de riesgos que aumentan tu adrenalina entre más capacitado estés. El puenting es algo así un chute rápido de adrenalina.-Ian se encontraba hiperactivo.-Aunque a mí el que siempre me ha gustado más es el motocross. Cuando sea grande tendré mi propio garaje lleno de motos y tendré una parte dedicada expresamente al motocross.-Los ojitos de Ian brillaron ante su deseo de toda la vida, cual Sims.

Caminaron hacia la moto de Rhea e Ian curvó una sonrisa.-A riesgo de que suene soso para un momento como este… Tengo hambre. Esa caída me relajó el estómago y me muero de hambre. ¿Te hace un pizza? O dos. Que yo me como una yo solo.-Era un gordo, tenía suerte de tener una complexión delgada y que el poco deporte que hacía le mantuviera tan sexy como siempre.

Los dos se subieron a la moto de Rhea y volvieron a la ciudad, en busca de una pizzería decente en dónde poder comer una buena pizza mientras seguían divagando sobre las emociones del día. Que aunque haya sido aparentemente una, te abre tanto los ojos que parece que habían ido a tirarse por todos los puentes de Londres.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.507
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 875
Puntos : 552
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.