Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

I'm just a kid || Drake Ulrich

A. Sven Moretti el Miér 2 Sep 2015 - 11:32

Recuerdo del primer mensaje :

Era mi primer fin de semana en Hogwarts. A la enfermería podía llegar gente a todas horas, estaba claro, pero Kim y yo nos organizábamos y teníamos nuestros turnos. Era sábado  por la mañana y lo correcto hubiera sido aprovecharlo para estudiar Historia del Arte, la carrera que estaba cursando vía universidad muggle. Pero como soy muy vago y los findes no pega ponerse a estudiar, le mandé una lechuza rápida a Drake para que viniera un rato a verme a las Tres Escobas. La verdad es que si me paro a pensarlo tiene mucha ironía que no nos hubiéramos visto en todo el verano, cuando supuestamente tenemos más tiempo libre, y ahora quedáramos un fin de semana en el que yo podría estudiar. Me reproché un poco a mí mismo mi pereza, me dije que me pillaría el toro… y se me olvidó rápido y veloz cuando mi Spock vino con la respuesta de Drake: que sí, que él también tenía el día libre y podíamos tomar algo y ponernos al día.

Sobre las once estaba ya en las Tres Escobas, sentado en una mesa del rincón con una cerveza de mantequilla. Lo cortés hubiera sido esperar a Drake para pedir, pero tenía una sed flipante y hacía mucho que no probaba la cerveza de mantequilla. Y tampoco es que fueran horas para atreverse con whisky de fuego. Y bueno… ahora se supone que tengo una reputación que mantener. No creo que a Dumbledore le hiciera mucha gracia ver al enfermero de su colegio borracho perdido, y yo soy de los que cuando se emborrachan la lían parda. Pero muy parda. Una vez me saqué lo que me cuelga en mitad de una plaza de Londres muy concurrida de turistas. A ver, también hay que entenderme, me estaba meando vivo y estaba borracho, no tenía ni orientación ni ganas de buscar un baño. Uno de mis amigos muggles me hizo una foto y la subió a Facebook. En base a su cuenta de Facebook, algunos otros colegas y los turistas calculo que me vio el pene ese día unas cuatrocientas treinta personas.

Vi a entrar en el local a Drake, un poco bastante desorientado. Estaba repleto, como siempre, y entre eso y que la mesa estaba un poco alejada… no me extrañaba para nada la cara de empanado que traía.

- ¡Tío! ¡Aquí! - alcé la voz lo suficiente como para que me escuchara pero no tanto como para molestar a la gente. Levanté la mano a la vez porque igualmente con el jaleo que hay siempre en las Tres Escobas, tampoco me extrañaría que ni se hubiera coscado. Quedar con Drake siempre me recordaba que no soy el único atontado del mundo mágico.
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Drake Ulrich el Jue 1 Oct 2015 - 1:46

Por suerte para mí, toda mi vida había tenido que lidiar con una sola mujer con la regla: MI MADRE. Luego vino Fly, pero debo de admitir que Fly ya es una tocapelotas de normal, por lo que no le noto la diferencia cuando tiene la regla. Eso sí, a Stella sí que se lo noto. Joder, el miedo que da. Aunque más miedo daban dos tías homosexuales a la vez con la regla. ¿Se acompañarán en el sufrimiento y se darían masajitos en la barriga a la vez? ¿O se tirarían latas de conserva a la cabeza? ¿O una tiraría la lata mientras la otra se da un masajito? De verdad, era algo que tenía que ver con mis ojos, porque bajo mi teoría, se mataban entre ellas. Sven intentó hacerme recordar a una de sus amigas, pero mi cara hablaba por sí sola.

Ah sí, esa rubia… —entrecerré los ojos y por mi mente pasaron mil y una rubias blanquitas que conocía—Que va, ni idea. Ten en cuenta que te saco par de años, ni me acuerdo de los de tu quinta —dije, sintiéndome viejo. Pero la verdad es que en mis últimos años de Hogwarts me lo curré muchísimo y rara vez me fijaba en nadie que no fuera de mi grupo selecto de amigos. Sí, me cerré un poco en banda, pero es lo que hay. ¡Quería ser auror! Tenía que sacar notazas para poder conseguirlo—Ya tío, es una pena. Con lo simpático que son los homosexuales. No sé, a mí me caen super bien. Aunque bueno, una vez uno intentó ligar conmigo y me sentí amado, eso también cuenta —confesé, con una pequeña sonrisa—Pero en general, no entiendo qué tiene la gente con ello. Hay gente que aún no lo acepta, pero la gran mayoría de esta sociedad ya lo ve como algo normal. Aunque en verdad, ponte en la piel de un gay… teniendo en cuenta la mente retrógrada de nuestros padres, es normal que cueste un poco —dije, poniéndome en la piel de un gay. ¡Yo le digo a mi madre que soy gay y la mato de un disgusto! Mi madre era la típica mujer de campo. De esas que van a la ciudad y te dicen con voz de campurria: “¡Antes to’esto era campo!” Imagínate si le digo que soy gay. Que va, que va.

Iba a coger a Sven y a pegarle bofetones con las DOS MANOS hasta que fueran IMPARES. No entendía como podía ser tan cobarde y tan TERCO. Es decir, vale que te pongas un poco a la defensiva porque no quieres cagarla, pero es que nunca se arriesgaba. Y me daba pena joder, porque era un tío genial y se perdía un montón de experiencias. Se perdía la oportunidad de conocer gente nueva y me molestaba. De verdad, me irritaba su comportamiento.

A mí la verdad… siempre he querido tener el amor de mi vida. Es decir, soy de esos hombres cuya meta en la vida es tener un amor e hijos a los que poder malcriar. Pero en mi época de soltero no me negaba a un aquí te pillo aquí te mato. Sobre todo cuando ambos sabíamos lo que había. Cuando yo creía que lo que había entre esa persona y yo era algo serio entonces ya no.

¿Cuánto tiempo llevas sin tener sexo, Sven? —pregunté, por curiosidad. De hecho, mi tono de voz fue curioso y sin un atisbo de risa. Era una pregunta totalmente en serio—Porque, que yo recuerde, no has tenido novia desde hace… PUFF. ¿Alguna ves has tenido novia? —medio sonreí—Y si no te gustan los aquí te pillo aquí te mato. ¿Tienes follaamiga? —entrecerré los ojos, ya que en ese tema estaba un poco verde con mi amigo—. Uy, perdón, que vulgar soy… Amiga con derecho a roce.

Después de ese inciso de curiosidad que no pude redimir, no pude evitar frustrarme por lo que estaba diciendo de la pobre mujer. Dejé que terminara de hablar, porque si no de la INDIGNACIÓN que tenía encima no iba a dejarle terminar ninguna frase. Cuando finalmente terminó diciendo que era un triste por no saber nada del género femenino, asentí enérgicamente. Muy enérgicamente, dándole toda la razón.

Un pringado no eres, solo eres DEMASIADO precavido —dije claramente—¿Te voy a ser franco, vale? ¡Y Hitler! —Era un chiste demasiado fácil, me reí yo solo ante él, ya que no sabía si Sven lo pillaría y luego, tras carraspear y aclararme la garganta, continué hablando—A ver, vamos a ponernos serios. ¡Sven, eres un nenaza tío! Échale huevos al asunto, hombre ya. Ya sabes que nunca te he dicho nada al respecto, pero me molesta verte perder oportunidades y luego te quejes de que no encuentras al amor de tu vida. A veces para encontrar algo, tienes que buscarlo y tú no pareces que lo estés haciendo. Si te dan un chasco, pues te aguantas y vuelves a empezar de cero. Las cosas son así, no te va a aparecer alguien de la nada perfecta para ti. Y si aparece, te aseguro que con esa actitud seguro que la espantas —le dije, mirándole seriamente—A lo mejor Mathilde sí, es muy atrevida y solo quiere llevarte a la cama que, déjame dudarlo, ya que no creo que quiera tener mal rollo con nadie nada más empezar Hogwarts. Pero a lo mejor no es así y es una chica genial. ¡Hay tantas posibilidades en este mundo, tío! —añadí, negando con la cabeza—Así que déjate de PANTOMIMAS… —sonreí ampliamente de repente—Siempre había querido decir esa palabra: PANTOMIMAS… Nunca pensé que te la diría a ti —dije, como inciso— Así que eso, déjate de pantomimas y échale un par de huevos. ¿Quieres? Porque me estresas, de verdad Sven, me estresas y el estrés es malo. Pero quién no arriesga, no gana. Y de verdad que quiero verte feliz.

Y me terminé lo que restaba de cerveza de un trago, ya que me había enervado la sangre que no parase de buscarle los cuernos al perro. O a la vaca. O al toro. NO IMPORTA. Lo que importaba aquí es que era un desconfiado y eso tarde o temprano no le iba a hacer el bien. Puede que tampoco el mal, pero la vida está para vivirla, que son dos días.

Hazme caso por una vez. Aprovecha, tío. No te digo que te la lleves a Disney y le pidas matrimonio el primer día, que ya te he dicho que no funciona, pero no sé, llévala a comer algo. Sácala del castillo y así la conoces de verdad. Te digo que no tienes nada que perder —dije finalmente, ya más tranquilo. Lo miré y parpardeé par de veces, en una breve pausa—Y perdón por decir que no tienes huevos y eres una nenaza, me emocioné...—me disculpé, ya que a lo mejor me pasé.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

A. Sven Moretti el Lun 5 Oct 2015 - 11:55

Miré a Drake como si estuviera mirando a un extraterrestre cuando me preguntó cuánto tiempo llevaba sin sexo. ¿En serio me había preguntado eso? Me sentí tremendamente incómodo, porque no sabía cómo reaccionaría si se lo dijera, si se reiría, si le daría pena o qué sé yo. Sin embargo, a mí no me producía ningún sentimiento especial llevar tanto tiempo sin sexo. No sé, el sexo sin amor para mí carece de sentido, llevo cinco años sin meterla sí, pero llevo veinticinco años sin bucear en el Mediterráneo para buscar ostras. Ambas cosas me parecían igual de insulsas: el sexo sin amor y el buscar ostras.

- Cinco años. - confesé, poniéndome colorado. - Nunca he tenido novia… a ver, es que es tontería, si no estoy enamorado, ¿para qué tener novia? Y una follamiga es lo mismo que un aquí te pillo aquí te mato ¿no? - pregunté con curiosidad, a lo mejor lo diferenciaba algún matiz que yo desconocía. - Es que Drake… el sexo sin amor no tiene sentido. Llámame romántico idiota, príncipe Disney o lo que tú quieras, pero lo bonito del sexo es precisamente que tenga sentimiento. Si no lo tiene me parece una tontería y perder el tiempo. -  opiné, sabiendo que mi forma de pensar era bastante impopular, sobre todo en el género masculino. Nunca entenderé esa manía de ir metiéndola por doquier.

Me desahogué y le conté a Drake todos mis miedos y dudas sobre el hecho de que Mathilde pareciera querer volver a verme. Parezco un pringado… bueno no, mentira, soy un pringado. Drake me dio la razón con un asentimiento tan enérgico que parecía que le iba a reventar la cabeza. Se rió él solo con un chiste fácil sobre Franco y Hitler, chiste ante el cual solo pude mirarlo con incredulidad y soltar una leve sonrisa. En otras circunstancias me habría reído a carcajadas limpias, pero estaba muy depresivo.

- Ese chistaco me recuerda al de “Esto son un uno y un dos que llaman a la puerta y preguntan: ¿Star Trek?” - empecé a reírme yo solo, dejando de lado, solo por un momento, mi lado depresivo. Vale, era igual de malo que el suyo, pero el toque trekkie lo hacía divertido. Me puse serio, que en mi idioma es ponerse depresivo, y escuché todo el sermón que me daba Drake. Mientras me soltaba todo el discurso (que me merecía, por supuesto) iba poniendo cada vez más cara de cordero degollado, reflexionando en sus palabras. A ver, razón tenía. Eso no se lo podía negar. Pero no quitaba que me diera un miedo de muerte. - Pero si tienes razón… no te disculpes, tienes razón… soy una nenaza. - repetí como un zombie, mirando en el fondo de mi jarra. - Lo que pasa es que soy tan inseguro… soy incapaz de ver lo que ves tú, las múltiples posibilidades y todo ese rollo. En mi cabeza solo hay dos: que quiera reírse de mí o solo quiera un polvo rápido. ¡O las dos cosas! No soy precisamente el tipo de tío en el que una chica suele fijarse, por mucho que digas que soy adorable y todo eso, que no cuela. No me veo así. Y una chica tan guapa y que parece tan atrevida, no tendrá problemas en querer ligar con tíos infinitamente mejores que yo. - insistí sin dejar de mirar el fondo de mi jarra como si fuera lo más fascinante e interesante del mundo. Levanté la vista repentinamente y miré a Drake angustiado. - Aparte, ¡yo no sé comportarme con una chica! Ya sabes como soy, demasiado bueno y entregado, y a las chicas les gustan los malotes, a prácticamente todas. Cuando se dé cuenta que soy un buenazo me llevará directo a la friendzone. - insistí, sabiendo que Drake estaba teniendo una paciencia infinita conmigo. Si hasta yo mismo me daba cuenta de que me merecía ya un par de hostias bien dadas. - Supongo que… lo intentaré. - decidí, asustado de mi propio atrevimiento. - Le pediré quedar… y seré yo mismo, es lo único que puedo hacer. Seré yo mismo y así la espantaré rápido. - vaticiné otra vez con cara de depresivo. - Drake, di la verdad, soy subnormal, ¿no? Me merezco un par de hostias, ¿a qué sí? - pregunté, sabiendo de sobra la respuesta. - Ya sé que quién arriesga no gana y todo eso, pero si no arriesgas tampoco pierdes. - comenté, poniéndome de nuevo a la defensiva, asustado. Drake se estaba mereciendo el premio Nobel de la Paz por aguantarme
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Drake Ulrich el Mar 6 Oct 2015 - 21:16

Yo era de esas personas que apoyaban el sexo con sentimientos, ¡totalmente! Mi primera vez fue con todos los sentimientos posibles y jamás he encontrado mejor sexo que no sea con Fly, eso está claro. Pero luego también había necesidades… a lo mejor Sven como hombres no las tenía, pero yo en mi soltería, lejos de jugar con las mujeres, pues es algo que nunca he hecho ni nunca haré porque me parece caer muy bajo manipular y jugar con las personas, sí que tenía sexo con chicas aunque no las quisiera. Entendía a Sven, por lo menos en la gran mayoría…

Es un montón —dije, moviendo la cabeza con sorpresa, pero la verdad es que no me lo tomé de ninguna manera en particular. Ya sabía yo que iba a ser bastante tiempo, pero solo quería saber exactamente cuánto—¡Te entiendo, te entiendo! No hace falta que te justifiques conmigo. Yo antes también era así. Hasta que me cansé de esperar a volver a enamorarme —cosa que, casualmente, no pasó. Simplemente me reencontré con la persona de la que nunca me había olvidado—Un “aquí te pego aquí te mato” yo lo considero como algo que vas a buscar y consigues en una desconocida. Una amiga con derecho a roce es, ante todo, una amiga con la que disfrutar. Por lo menos en mi caso. Yo nunca he ido simplemente con mi amiga a un sitio a tener sexo para luego irme… Siempre hacíamos cosas antes o después, no sé si me explico. Y había sentimientos, aunque no fuera amor. Pero te digo que ese fue mi caso y fue solo una vez —le expliqué—Pero vamos, a pesar de que tu opinión esté en peligro de extinción, yo te respeto. Me parece que es algo muy bonito y especial.

Además, había algo muy diferente entre él y yo para eso de tener amigas con derecho a roce y es que él era un punto de inflexión en las relaciones y dejaba de ver a las personas con atracción cuando se convertían en amigos. Yo todo lo contrario, para mí es primordial que mi pareja sea ante todo mi amigo y jamás dejaría de ver a nadie atractivo por ser mi amigo. Además, también, que yo era de esos que me abría demasiado a las personas. Estaba claro que no podíamos comparar.

Me partí el culo con el chiste de Star Trek. Era malísimo, pero no importaba, me había cogido desprevenido y la verdad es que sí, era igual de malo que el que yo había hecho de Hitler. Que en realidad era tan malo que no sé si podría considerarse chiste. Pero bueno, finalmente y después de esos chistes malísimos, tenía que ponerme algo “duro” con Sven, porque no podía seguir escuchando esas pantomimas (¿ya he dicho lo mucho que me gusta esa palabra?) con respecto a las mujeres y sus oportunidades. Está bien que sea un cagado de la vida, ¡qué no hay problema! Pero oye, entonces luego no te quejes. Y como a mí me gustaba que se quejara porque eso significaría marujear, necesitaba que sacase huevos y valentía. Porque lo que estaba claro es que si se quejaba sin conocer a las mujeres… ¡cuando las conociera se iba a quejar el triple!

Lo de adorable me lo dijo Susan —le dije, entrecerrando el cejo mientras le interrumpía como inciso— Susan, sí, esa Susan que estás pensando —recalqué al ver su cara—¿No? La chica morena de ojos grises que nos encontramos en el local aquel allí en Londres que la acompañaba Toñi, que era morena. ¿No te acuerdas? ¡Susan! —dije divertido, ya que parecía gilipollas—Bueno da igual, pero que no me lo he inventado, tengo una base sólida para decirlo.

Continué escuchándole, ya que estaba defendiendo su posición y, como amigo, debo escucharle para luego poder mandar a la mierda sus argumentos con solidez y lógica. Pero no me hizo falta, pues él mismo se animó a pedirle una cita. ¿Yo qué hice ante su afirmación? Solo había una pose para esta situación. La POSE de la VICTORIA.

¡Muy bien, muy bien, muy bien! —exclamé tres veces tras ver que se había decidido a dar un paso. ¿Sabéis eso que dijo Neil Armstrong cuando pisó la luna de que había sido un gran paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad? Bueno, que Sven le pida una cita a una chica podría ser símil de llegar a puto Jupiter—. A ver, un poco subnormal eres, pero yo también. Eso nos hace especiales —Solté una carcajada divertida—Sí, eso me lo decía mi madre —añadí divertido, antes de negar con la mano—. Ahora en serio, haces bien. Verás como no te vas a arrepentir. Tu deja de preocuparte, ¿vale? Sé tú mismo, que cuando no te pones a pensar en esas dos posibilidades remotas delante de las chicas, quedas mejor. Además, no vas a perder nada. Eso es lo bueno de pedirle una cita a alguien que apenas conoces. O sales ganando, o simplemente vuelves a tu vida de antes —le dije, sonriendo por haber convencido a mi amigo. Merecía un premio. UN PREMIO—¿Quieres que te ayude a planear algo o lo tienes todo controlado? —le dije, mostrando los dientes en una sonrisa feliz.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

A. Sven Moretti el Miér 14 Oct 2015 - 12:52

Era fascinante la explicación de Drake sobre las diferencias de “un aquí te pillo y aquí te mato” y una follamiga o amiga con derecho a roce (eso último queda mucho mejor). La verdad es que yo siempre usé ambos términos por igual, no sabía si tenía sus matices. Y por lo visto sí, los tenía.

- O sea, que un “aquí te pillo aquí te mato” es cuando ves a una chica guapa en una discoteca y te bajas los calzoncillos directamente. Y una amiga con derecho a roce es una amiga normal, solo que de vez en cuando tenéis sexo. - arrugaba la nariz mientras resumía lo que había entendido de la explicación de Drake. Estaba completamente desconcertado. - Debo ser un alien, porque en el primer caso creo que ni se me levantaría, yo que sé tío, que mal rollo, yo no meto mi basilisco en cámaras secretas desconocidas, a saber qué otros reptiles habrán estado por ahí. Y en el segundo… pensar en tirarme a una de mis amigas es espeluznante. - asentí enérgicamente, desconcertado por las cosas tan raras que hace la gente. Definitivamente soy un alien.

Después de que los dos nos partiéramos el culo con una sucesión de chistes pésimos, me echó una buena bronca. Una que me merecía. Joder, parezco tonto y retrasado pero en el fondo, muy en el fondo, no lo soy. Sé perfectamente que soy un cobarde y que no tengo huevos, y que con mi actitud jamás conoceré a una chica que valga la pena. Quizás todos mis miedos y dudas radicaban en que mi ideal de chica perfecta era una callada, tímida y con las mejillas más sonrosadas que Heidi. Un prototipo de inocencia que la verdad… no pegaba con Mathilde. Una chica de mi prototipo nunca hubiera sido tan atrevida como ella. También era cierto que Drake tenía razón en una cosa: una chica tímida y yo seríamos una mezcla más letal que un cóctel molotov. Lo miré con cara de póquer mientras me hablaba de una tal Susan y una tal Toñi. Toñi, vaya nombre más feo por Merlín, y lo dice un Anatolio.

- No sería el día ese que me emborraché tanto que acabé sacándomela en Trafalgar Square, ¿no? - pregunté con desconfianza. Estaba tan borracho que se me ocurrió hacer pis en mitad de una de las plazas más turísticas en Londres. A saber cuántas personas me vieron el pene aquel día. - Porque si fue ese día como comprenderás no me acuerdo de nada. Si estaba tan bebido como para hacer un desnudo público.... ¡como para acordarme de las chavalas que pudimos conocer! - fuera como fuera, tampoco le daba mucha credibilidad. No me gusta pensar mal, y menos de Drake, pero a lo mejor con la excusa de que pudiera estar borracho se inventaba la existencia de esas Susan y Toñi. Hasta eso me parecía más verosímil que el que alguien me considerara adorable.

Bajo presión no me funciona bien la cabeza. Vamos, que no me funciona casi nunca, pero bajo presión menos todavía. Y al final Drake consiguió convencerme, pero me arrepentí de mi arranque de valentía prácticamente al instante de haberlo dicho en voz alta. Sin embargo ya no podía echarme atrás, y en fin, supongo que Drake tenía razón en una cosa: si no lo intentaba nunca sabría cual hubiera sido el resultado. Y si salía mal (casi seguro, vaya) ya atacaría a Drake con una multitud de rencorosos e hirientes “te lo dije”. Para él parecía ser casi como un logro personal, solo había que ver la pose que puso. Fascinante.

- ¿Cómo voy a dejar de preocuparme? - pregunté angustiado, volviendo al tema anterior. Estaba a punto de echarme atrás, pero la cara de orgullo y satisfacción de Drake me lo impedía. - Vale, vale… no me echaré atrás. Total, si lo más probable es que me diga que no. - me encogí de hombros, pesimista. - No sé, supongo que me aprovecharé de mis escasos puntos fuertes… le cocinaré. A las chicas les gustan que les cocinen, ¿no? - pregunté por confirmar. - Ya sabes, no es plan de llevarla a un McDonalds, es demasiado cutre. Pero tampoco voy a llevarla a mi casa, parecerá que voy a lo que voy, y en cuanto vea todo el apartamento decorado con merchandising de Star Trek saldrá corriendo. Tiene que ser un sitio neutral. - expuse pensativo, dándome cuenta que ahora sí que sí no había marcha atrás. Miré a Drake, acojonado. - Vale, tiene que ser un sitio neutral y dónde yo pueda lucirme con mis dotes de cocinero. ¿Cómo lo hago? - volví a preguntar, estresándome. Acababa de aceptar mi derrota y caer en la trampa de Drake y ya me estaba estresando.
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Drake Ulrich el Mar 20 Oct 2015 - 16:53

Solté una carcajada cuando nombró a su basilisco y las cámaras secretas ajenas, joder, con ese tipo de referencias normal que tampoco se le levante el basilisco para meterla en ninguna cámara secreta. Pero bueno, en parte tenía razón y era totalmente respetable su ignorancia y su opinión. Había gente —Sven era el perfecto ejemplo de ello— que si no había amor de por medio, aquel basilisco no funcionaba. Tenía que haber química pársel entre la cámara de los secretos y el basilisco de Sven. Siendo pársel el amor, claro.

Joder, es que no es lo mismo. ¡Una amiga de la infancia no, enfermo! —dije divertido, imaginándome a mí tirándome a… NADIE, PORQUE MI ÚNICA AMIGA DE LA INFANCIA QUE AÚN CONSERVO Y QUE NO ES MI NOVIA, ESTÁ MUERTA—Una amiga que conozcas y te parezca guapa y tú digas: “Coño, está buena pero en realidad no nos veo teniendo una relación seria porque no llegaríamos muy lejos, pero es simpática y es guapa, ¡tengamos sexo!” —expliqué—A ese tipo de amigas me refiero yo. Aunque por lo que me has contado tú solo tienes tres grupos de personas en tus amistades: amigos intocables sexualmente, amigas asexuadas y un grupo minúsculo en dónde vas metiendo a todas esas personas que te atraen y te gustan pero con las que nunca ha pasado nada porque nunca les dices nada. Así que no espero que me llegues a entender, pero tenía que intentarlo, amigo —me contesté a mí mismo después de todo el rollo. Sven tenía su propia filosofía de vida en cuanto a este tema.

Cuando Sven me dijo que si se trataba de aquel día en el que se había emborrachado tanto como para Trafalguar Square y tras hacer durante unos segundos memoria, mi rostro adoptó un brillo inusual. Un brillo divertido propio a cuándo recuerdas un pequeño momento de una noche de pura locura.

¡Es verdad! Me acuerdo de haberte visto el basilisco con Toñi mientras estábamos sentado en un banco. ¡También comentó acerca de tu basilisco! —Solté una tremenda carcajada al recordarlo, dándole un golpe a la mesa de la risa que me había entrado repentinamente.

Por un milagro divino, alienación de los planetas, la explosión de una super nova, bondad de los gatos en alguna parte del mundo, encuentro de un pelirrojo con alma o nacimiento del primer político no-corrupto, SVEN ACEPTÓ PEDIRLE UNA CITA A UNA CHICA. Gritad conmigo: ALELUYA. Él fue el primero en empezar a divagar entre distintas opciones en dónde llevar a la chica y me estaba pareciendo perfecto las opciones que descartaba: el McDonald está muy rico y está muy bien de precio pero sí, es muy cutre para una cita. E ir a la casa en la primera cita también es muy arriesgado. Así que descartado.

¿Un lugar en donde puedas cocinar pero no sea tu casa? —pregunté para ir pensando a medida que formulaba la pregunta—¿Puedes llevarla a un sitio alquilado chulo? Alquila algún sitio chulo en algún lugar chulo en dónde haya cocina y ya está. Vamos, que sea chulo, que se ve que es mi palabra del día —dije divertido al darme cuenta de la de veces que la había repetido—Al lado de la playa o en la montaña. ¡A las chicas les vuelve loca! Pero en medio de la ciudad no, que está muy visto. Y otra cosa importante, tienes que mirar si prefieres invitarla a comer o a cenar. Si es a cenar mola más en la playa, ahí con el mar iluminado por la luna, si es a comer, pues también mola más el mar, pero la montaña tiene más oportunidades. ¿Pero te imaginas llevarla a la montaña de noche? Que se os aparece un oso o algo —dije divertido—Mejor descartemos la opción de la montaña.

Sisisi, el lugar era increíblemente importante. Una de las cosas más importantes de una primera cita, cita que normalmente tiene que idear el que invita a salir a la otra persona. Teniendo en cuenta que Sven era el que iba a invitar a la chica, mejor que lo tuviera todo claro porque si no se estresaba y explotaría de indecisión. Pero el lugar no era lo único importante, no no no, claro que no. La gente se pensará que el problema que voy a enumerar ahora es solo de las mujeres. ¡Pero ni de lejos! Dice mucho de un hombre también.

La ropa. ¿Qué te pondrás? Tienes que ir guapo pero informal. No te me pongas nada demasiado serio o que parezcas sacado de un convento, hazme el favor —le dijo, mirándole de reojo. Sven vestía muy bien, pero ya me veía que bajo su indecisión de hombre tímido iba a ir todo forrado para que la chica no se creara falsos pensamientos que pudieran malinterpretarse—.¡Ah! Y no te olvides de preguntarle si tiene algún tipo de alergia a alimentos o si hay algo que no le gusta. No vayas a cocinarle algo que no le gusta o que no se puede comer —Eso era de SUMA importancia, por lo que señalé con el dedo a Sven en señal de: "Esto es muy importante, no se te olvide." Le había dado mucha información de repente, por lo que me callé para que él pudiera procesarlo lentamente.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

A. Sven Moretti el Jue 22 Oct 2015 - 14:09

Toñi, tío. Toñi, ¿qué nombre era ese? Mira que soy la persona menos indicada para criticar nombres ajenos, pero es que sonaba tanto a drag queen que daba miedo. Al parecer las tales Susan y Toñi no eran inventos de Drake, eran chicas que conocimos el día que enseñé mi basilisco a medio Londres. Obviamente no me acordaba y si sabía que enseñé el basilisco es porque me encontré la foto subida a Facebook. Qué vergüenza más grande, por Merlín.

- Pero, ¿Toñi es un nombre? ¿En serio? Suena a drag queen, tío… - dije desconcertando. Era imposible que una chica guapa tuviera ese nombre. Imposible. - ¿Y qué dijo de mi basilisco? - le pregunté preocupado, no estaba de más saber opiniones femeninas, aunque nunca fui de los que presumían de tenerla grande ni esas cosas. La verdad, me parece una tontería como una casa competir por quien la tiene más larga. En mi opinión la tenía normal, ni pequeña ni grande.

Al final acepté mi derrota y empecé a divagar sobre los posibles sitios donde podría llevar a Mathilde. Obviamente a mi casa no… y ya que estábamos lo suyo es que me luciera un poco. Y la verdad, no tengo grandes cualidades que lucir, así que lo único que se me ocurrió fue cocinar. Cocinaba bastante bien, y eso quedaba mucho mejor que llevarla a un McDonalds, pero… ¿cómo iba a poder lucirme como chef si no la llevaba a mi casa? Y no creo que Mathilde quisiera verme con mi delantal, que tiene la imagen de Leonard Nimoy haciendo el saludo vulcano. Como mostrara mi lado trekkie tan pronto iba a salir corriendo. Drake se emocionó una barbaridad y empezó a darme ideas, la más importante que podía alquilar un sitio. Todavía no he había cobrado mi primer sueldo como enfermero pero tenía algún dinero ahorrado, así que no era mala idea. Lo escuchaba y asentía de vez en cuando, pensativo y a la vez estresado. Pero mi amigo estaba delirando y yo me estreso muy fácilmente. Imagínate si encima Drake empieza a parlotear y me hace diez mil advertencias en medio minuto.

- Espera, que me estreso. Tengo que llevarla a un sitio chulo, vestir informal y preguntar si tiene algún tipo de alergia. - enumeré, contándolo con mis dedos. Tres ideas clave. - Vale, espera… creo que la playa está mejor. Porque en la montaña las personas alérgicas se ponen malísimas, y no sé si es alérgica. La playa es más factible y cómoda… conozco una playa donde se alquilan cabañas que están muy bien. - relaté, pensativo, recordando un lugar de Sicilia donde iba cuando era pequeño. Pero era en Sicilia… bueno, el estrés que podría suponer llevarla a otro país y que a ella le diera un ataque de la impresión era secundario. Primero a ver si me decía que sí. - Vestir… ¿qué me pongo? La mayoría de mi ropa tiene algo de Star Trek, buscaré algo neutral. Una camiseta lisa y unos vaqueros, ¿no? - pregunté, nervioso. Era lo que veía más lógico. - Y si le pregunto si es alérgica a alguna comida ya se olerá la tostada, y la gracia es que sea una sorpresa. Ay, no sé, ¿algo más a tener en cuenta? ¿Le llevo flores o algo? - se supone que a las chicas les gustan las flores, pero no sabía si sería demasiado atrevido. - Mira Drake tío, estoy por echarme atrás, ¡esto es muy complicado! Demasiados factores a tener en cuenta y total, ¡si me va a decir que no! - aseguré angustiado, tapándome la cara con las manos. ¡Qué estrés, qué estrés, qué estréééééés!
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Drake Ulrich el Vie 30 Oct 2015 - 0:33

La verdad es que el nombre de Toñi era feo. Muy feo. Y sí que sonaba a Drag Queen, o más bien a un Antonio que quiso cambiarse a Antonia y para no llamarle Tony, pues que le llamen Toñi. No me parecía de género ético contarle a Sven lo que una bonita dama me dijo de su basilisco, pero era Sven e iba a ser mil veces más divertido decírselo que guardármelo para salvaguardar el secreto de una chica a la que apenas veo.

Dijo que seguro que contento impresionaba más —le confesé con un gesto divertido, consciente de que probablemente se incomodara con lo que había dicho Toñi. Pero era también algo evidente… todos los basiliscos impresionan más si están contentos. Los pobres basiliscos tristes, dan mucha pena. Las mujeres deberían ponerlos contentos más a menudo.

A ver, el mundo de las citas era todo una movida. Para mí siempre había sido bastante complicado… la idea de innovar en citas para personas bastante simples y sencillas como nosotros era bastante difícil. Pero no imposible. Además, había que tener en cuenta bastantes pautas a seguir para no cagarla y dar una imagen errónea a la chica que se supone que intentas sorprender. Que me ha pasado bastantes veces eso de dar la imagen equivocada… No quiero que piensen que soy el típico tío que solo quiere jugar con chicas. Jamás se me pasaría eso por la cabeza. Yo era un buen hombre y jugar con las mujeres es malo, muy malo.

Como no, Sven se estresó toito cuando le expliqué todo lo que le tenía que decir. O más bien, cuando le dije algunas pautas a seguir. Pero por lo menos sus neuronas no se estresaron antes de tiempo y le dio tiempo de pensar un sitio perfecto a donde llevarla.

¿Qué más da que tenga cosas de Star Trek? —le pregunté curioso—No ocultes tus gustos, tío, que son lo que te hacen ser tan guay. Además, si no le gusta Star Trek, no es la elegida y la puedes mandar para la pinga —le dije divertido, sonriendo ampliamente con un gesto travieso solo de imaginarme la escena: “¿Qué es eso que tienes en la camisa, Sven?”, “Lo siento, tía, no estás hecha para mí.” Y la echa—¡Llevale flores, vale! A todas les gustan las flores. Bueno, a Fly no le entusiasman, siempre que se las regalo soy yo quién las pone en agua para que no se mueran —me rasqué algo confundido la cabeza. Iba a dejar de regalarle flores y a empezar a regalarle cactus. SECOS Y PUNTIAGUDOS, COMO SU AMOR POR MÍ.

Finalmente se estresó. ¡Y bastante estaba tardando! Negué con la cabeza mientras sonreía, ya que el pobre debía de tener a su neurona funcional con chispas de tanto trabajo. La mía ya estaba así y eso que no era mi problema, sino el de él.  

Vale vale, no te estreses, ¿vale? —le dije tranquilamente. Por lo menos ya había aceptado hacer las cosas, ahora había que animarle y dejarle hacer las cosas poco a poco, a su ritmo—Tu empieza mandándole la carta, ¿vale? Luego ya muevete a tu ritmo para organizarlo todo. Pero no te pongas nervioso, Sven. Si la chica te conviente y es inteligente, le encantarás tal y como eres. Si no te gusta cuando quedes con ella, no te esfuerces en gustarle. Sé tu mismo —le recomendé, ya que yo tenía bastante experiencia con el tema—Pero por todo lo demás no te preocupes. Tu preocupate de que no se te queme la comida. Todo lo demás saldrá solo —dije, sonriente, apoyando ambas manos en la mesa para mirarle amablemente.

Ay, mi Sven está creciendo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 494
Puntos : 377
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

A. Sven Moretti el Miér 4 Nov 2015 - 9:34

Me estreso. Me estreso, me estreso, ¡me estreso! ¿He dicho ya que me estreso? ¿En qué momento acepté la descabellada idea de Drake? Ay, la va a liar muy parda, seguro. Pero también es cierto que estaba adelantando acontecimientos, era muy probable que me dijera que no así que todas mis inseguridades y el estrés desaparecerían de un plumazo. A decir verdad no sabía qué prefería: que me dijera que no o que me dijera que sí. Si me decía que no me ahorraba el estrés pero sería incapaz de mirarla a la cara en lo que quedaba de curso. Me estresaba entero de solo pensar dónde llevarla, qué hacer y cómo comportarte.

- Drake, seamos realistas, al 90% de la población femenina le espantan los frikis. Que ya sé que tengo que ser yo mismo y eso pero imagínate que la llevo a mi casa. Verá treinta mil Spocks en cincuenta metros cuadrados, a lo mejor se piensa que soy un loco esquizofrénico y pasa de mí. Mejor que mi lado friki lo vaya conociendo poco a poco, si surje. - expliqué, dudando al 100% de todas mis palabras. Era lo que yo pensaba que era mejor, pero también era muy probable que me equivocara. Como siempre. Le pregunté si debía llevarle flores y a Drake le pareció buena idea, hasta que añadió que a su novia no le gustaban. Lo volví a mirar, angustiado. - ¿Y si Mathilde es Fly II? ¿Y si es todo lo contrario y se decepciona por no llevarle flores? Ay Drake, esto es muy complicado… - me quejé, diciéndome él que no me estresara. Le miré con cara de “¿qué me estás Quentin, Tarantino?”. ¿Cómo no me voy a estresar? Fui escuchando sus consejos y asintiendo con miedo cuando me dijo que debía ser yo mismo. Sí, eso ya lo sabía, pero era más complicado de hacer que de decir. - Ojalá tengas razón… estoy acojonado. - suspiré, mirando a mi alrededor con temor de que alguien nos estuviera escuchando. ¿Te imaginas que alguna amiga de Mathilde está pendiente de nuestras palabras y luego va corriendo a contárselo? Que miedo.

Dándonos cuenta de la hora que era, nos levantamos y pagamos las bebidas. Yo debía volver al trabajo, ya que en apenas veinte minutos me tocaba el relevo de turno con Kim. Me despedí de Drake y cuando él me deseó buena suerte yo lo miré (otra vez) acojonado y angustiado a partes iguales. ¿Dónde demonios me había metido?
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.