Situación Actual
10º-14º // 30 de abril luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Leo L.Mejor PJ ♂
Sam L.Mejor PJ ♀
Denzel S.Mejor User
Ryan G.Mejor roler
Leo y EvaMejor dúo
Beatrice B.Más cotilla
Evans M.Más voluble
Juliette H.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

It's free! (Flashback)|| Yvette Larsson {Evento}

A. Sven Moretti el Miér Sep 16, 2015 5:40 pm

Sábado, 1 de agosto de 2015


Me quedé loquísimo cuando me llamaron por teléfono a mi apartamento para decirme que había ganado un vale para pasar el día en un spa. ¿Un spa? ¿Esos sitios donde te dan masajes y hay jacuzzis? Recordé que un par de semanas antes en el supermercado la cajera me apuntó a un concurso por toda la cara, porque había comprado un 3x2 en bricks de una marca de leche o no sé qué. Total, que sería eso. Me quedé perplejo, pero bueno, ya que era gratis iría. Todo lo gratis mola.

Lógicamente no se lo conté a nadie, porque mi poca hombría iba a desaparecer. El rollo del spa era todo muy gay, pero bueno, ¡es gratis! Así que dos horas después ya estaba yo entrando en el susodicho spa. Estaba lleno de marujas cuarentonas, algún que otro grupo de turistas y un par de parejas. Comenté en la recepción que había ganado el sorteo, le di mis datos para que los verificaran y me condujeron a una puerta que había justo a la derecha de la entrada. Me acordé de ese momento de Los Simpson en el que Homer cree que ha ganado una lancha motora y cae en la trampa de la policía, porque la verdad, me estaba empezando a dar mal rollo todo el asunto. Pero no, cuando se abrió la puerta todo parecía normal. Todo lo normal que puede ser una habitación enorme con seis camillas, todas vacías, y un par de chicas sonrientes. Por un instante pensé que me iban a diseccionar o algo, pero luego me pidieron que me desnudase. Vale, eso era peor. Las miré de hito en hito, como si estuvieran locas, hasta que una me alcanzó una toalla y me indicó que entrara en los vestuarios y saliera envuelto en la toalla cual salchicha en un perrito caliente. Localicé esos vestuarios y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba afuera con la toalla. Que vergüenza más grande, por Merlín. Envolvieron mis rizos en otra toalla y me indicaron que me tumbara en la camilla. ¿Seguro que no me iban a diseccionar?

- Eh… eh… - balbuceé cuando vi que traían un plato lleno de barro. ¡Barro! ¿En los spas te ponen barro? - ¿Cómo sé que eso es barro y no caca de burro? - pregunté desconfiado a una de las muchachas, la que me quería aplicar esa cosa en la cara. Y digo cosa porque aunque parecía barro, igualmente podía ser caca de verdad. Justo en ese momento vi por el rabillo del ojo como entraba otra chica y cómo la otra muchacha le decía lo mismo que a mí: que fuera a los vestuarios a transformarse en perrito caliente.
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Invitado el Sáb Sep 19, 2015 3:37 pm

Me quedé un poco descolocada cuando mi abuela me dijo que había ganado una sesión en un spa pero que no podía ir, que fuera yo en su lugar, que ya había hablado con los organizadores de aquel evento, me pillo un poco desprevenida la verdad, pero por no hacerle un feo acepte, aunque la verdad la idea no me hacía mucha ilusión pero bueno. Metí lo necesario en la mochila y en menos de media hora ya estaba saliendo de casa rumbo al spa.

Llegué al mostrador justo después de que se hubiera ido un chico – Hola, me han dado un vale para venir al spa por ganar una promoción- la recepcionista me pregunto mi nombre para confirmar los datos, segundos más un joven del personal me estaba guiando hacia el lugar donde debía ir. Cuando entre vi a un par de mujeres cada una colocada en diferentes camillas, me percate de que ya había otra persona dentro – oh – dije bajito, era el chico que había visto hace un par de minutos en recepción, mientras me perdía un poco en mis pensamientos pensando si estaría allí por la misma razón que yo una de las mujeres me hablo – perdona, ¿qué has dicho? – no la había oído la primera vez – ah em vale- me dirigí a la puerta que me había dicho para quitarme la ropa, estaba muerta de los nervos, porque tenía que salir solo con una toalla para taparme, si estuviera sola no tendría problemas, pero también hay un chico ahí fuera. Arggg odio esto, termine de quitarme la ropa y por último me solté el pelo, no  me había dado cuenta pero mi melena ya me llegaba casi por la cintura. Salí fuera de aquella habitación en vuelta en la toalla y agarrándola por si acaso, no era cuestión de que se me soltara, cuando salí me percate de la avivada conversación que mantenía el chico con la mujer y no pude evitar reírme ante su comentario.
avatar
InvitadoInvitado

A. Sven Moretti el Lun Sep 21, 2015 12:52 pm

Me estaba dando muy mal rollo eso. Pero mucho. La verdad es que soy un poco subnormal, para que mentir, antes de entrar allí tenía que haber buscado en Internet qué se hace en un spa. Yo pensaba que era solo cuestión de masajes y jacuzzis, ¡no barro! Y mira, si era barro de verdad todavía tenía un pase aunque fuera asquerosamente horrible, pero imagínate que es caca de burro. ¿Y cómo diantres puedo fiarme de esas dos chicas tan sonrientes? Tengo miedo. Mucho miedo.

- No pienso dejar que me pongáis eso a menos que me deis pruebas de que no es caca de burro. - aseguré desconfiado, escuchando de fondo como la otra chica transformada en perrito caliente se reía. - O caca en general, si ya me da asquete que sea barro… mira, no me arriesgo, en serio. - insistí acojonado. No pensaba fiarme, ¿y si era caca de verdad? ¿Y si me pegaban la peste negra? Vale, sé que está erradicada desde la época medieval, pero no me fío.

La muchacha que se encargaba de mí fue a buscar al jefe, que llegó en un par de minutos. Después de un rato discutiendo con él acerca de la supuesta caca, fue a buscar acreditaciones de salud, o no sé qué historia. En fin, cuando vi la documentación me relajé un poco más, tumbándome en la camilla con cuidado y dejando que me pusieran una mascarilla de barro que me ocupaba toda la cara. Me quedé loquísimo perdido cuando a continuación me pusieron rodajas de pepino en los ojos. ¿En serio?

- ¿Y esto se supone que relaja? Todavía desconfío eh, cómo descubra que es caca de burro… - amenacé en vano, porque yo no soy capaz de amenazar ni a una mosca. Estaba asustado. - Vaya pinta más ridícula debo tener. - dije en voz alta. Mi único consuelo es que la otra chica pelirroja tenía las mismas pintas que yo. O eso suponía, porque con las rodajas de pepino no veía nada.
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Invitado el Dom Sep 27, 2015 1:03 pm

La situación que estaba observando me parecía la mar de graciosa, estaba haciendo un esfuerzo horrible por no reírme a carcajadas, no quería ofender a aquel chico, estaba en todo su derecho de desconfiar de lo que quisiera pero eso no le quitaba comicidad al asunto. Mientras la muchacha que atendía al chico iba a buscar al jefe, su compañera, me llevo a la cama que estaba al lado de la del chico, se le notaba algo nervioso. Me agarré más fuerte la toalla no quería que se me callera de ninguna de las maneras, ya de por si era demasiado corta lo único que me faltaba era eso, que se me viera algo más contundente.  Me senté en la camilla en el preciso momento que entro el jefe por la puerta, rápidamente se puso a hablar con el joven, yo me quedé allí sentada esperando a que la chica se pusiera manos a la obra conmigo pero estaba demasiado ocupada prestando demasiada atención a la escena.

Cuando por fin todo volvió a su normalidad, tanto el chico como yo estábamos untados en barro y con rodajas de pepino en la cara, no pude evitar reírme esta vez a carcajadas de su comentario  a lo que le respondí – la pinta que tendrás tu y todos los que estamos aquí- me seguí riendo, me empezaba a faltar el aire de lo que apretaba mi estómago para reírme – perdona- le dije entre carcajadas – no puedo evitarlo, bastante he aguantado ya- seguí riéndome un par de segundos más, hasta que por fin pude serenarme, instintivamente me lleve una mano a la cara para quitarme las lagrimas de los ojos, pero esta acción se vio entorpecida por culpa de una rodaja de pepino así que me aguanté. –Te puedo asegurar que si esto fuera algún tipo de caca la mitad de las personas no vendrían a este lugar, intenta relajarte-
avatar
InvitadoInvitado

A. Sven Moretti el Mar Sep 29, 2015 11:22 am

Con lo fácil que es buscar en Internet: “¿qué se hace en un spa?”. Pues nada, el señor Moretti es tonto y se le olvida consultarlo antes. Y ahí está, acojonado con la idea de que le pongan caca de burro en la cara. ¿A qué soy tonto? Bueno, no necesito confirmación de nadie, está claro que mi retraso no es muy normal. Siempre me preguntaré qué vio en mí el Sombrero Seleccionador para ponerme en Ravenclaw, es todo un misterio. Cierto que nunca fallé ni un acertijo de los que tenías que solucionar para entrar en la sala común, pero ahí se acaba mi vena Ravenclaw. Bueno sí, y que soy muy curioso y siempre quiero saberlo todo. Pero inteligente… discrepo, querido Sombrero.

Después de leer acreditaciones de salud del local, conseguí tranquilizarme un poco pero todo me seguía pareciendo muy raro. Lo peor es cuando me pusieron rodajas de pepino en los ojos. ¿En serio? ¿Pero de verdad esto se hace?

- Pero, ¿esto relaja? Porque yo cada vez estoy más nervioso: primero me tengo que envolver en una toalla como si fuera un perrito caliente, luego me ponen caca… perdón, barro, y ahora rodajas de pepino en los ojos. Yo pensaba que esto iba de jacuzzis y masajes. - dije en voz alta indignado, contestando a las carcajadas de la chica. No me extrañaba que se riera, seguramente debí parecer muy patético con mi desconfianza hacia el barro. - Pero es que la gente no pregunta, seguro que muchos ni siquiera han puesto en duda que esto sea barro. No sé, no era lo que yo tenía en mente de un spa, la verdad… - añadí pensativo. Las encargadas me habían dicho que me quedara tirado en la camilla con esas pintas un buen rato, pero no sabía sí sería capaz. Me estaba empezando a picar la nariz y no podía tocármela… la ley de Murphy. - ¿Has venido más veces, sabes cómo va esto? ¿Qué torturas nos esperan? - pregunté medio asustado y curioso, a lo mejor tenía más idea. Las chicas por regla general están más al día de lo que se hacen en esos sitios.
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Invitado el Miér Oct 07, 2015 3:17 pm

El chico de al lado parecía no terminar de relajarse del todo, no había más que oírle, no dejaba de hablar y su voz se notaba tensa y nerviosa, yo me sentía confundida no sé sí estaba bromeando o todo aquello lo decía en serio -Aunque no lo notes, ahora mismo te están dando un masaje mientras estás tan tenso y alterado- repondí relajadamente a su comentario desde mi camilla, la verdad es, que aún a pesar de todo me lo estaba pasando bien, la combinación relajante con la extraña conversación le daban a la escena un toque cómico, como las típicas películas que echan por la tele, no eran de mi género preferido pero podías reírte un rato y relajarte en el sofá mientras las ves.

-ohhh pues después de esto viene lo peor – le di a mi voz un toque de dramatismo – nos harán pasar de hornos  de temperaturas extremadamente altas, que digo extremadamente altas, ese calor no es de este mundo y luego nos meterán en un congelador y así una y otra vez hasta que se aburran- por si acaso se lo fuera a tomar en serio al segundo dije de nuevo – es broma, no te preocupes, si consigues tranquilizarte seguro que hasta disfrutas- afirmé, aunque la verdad no estaba segura de sí aquel personaje tan pintoresco podría llegar a relajarse - ¿cómo te llamas por cierto? – quise saber, quizás así rebajaría un poco la situación tan tirante y extrañas que las pobres masajistas estaban teniendo y quizás si le distraía con otra cosa podría relajarse. Durante todo el rato que llevábamos allí no me había percatado hasta ese momento de que sonaba música, pero no la típica musiquilla relajante y aburrida que suele provocarte sueño sino una bastante alegre y movidita de conuntry – podría acostumbrarme a esto- pensé para mí.
avatar
InvitadoInvitado

A. Sven Moretti el Miér Oct 14, 2015 12:54 pm

Estaba tenso y nervioso, que se supone que es todo lo contrario que debes sentir cuando vas a un spa. Se supone que ahí vas para para relajarte y quedarte en el limbo, como cuando los hippies meditan para llegar al Nirvana. La chica pelirroja que al parecer no sufría los mismos tormentos que yo, reparó en que me estaban dando un masaje. Vale, ya me había dado cuenta, pero eso no me servía de nada.

- Los masajes no me relajan. En el peor de los casos me hacen cosquillas, y cuando me hacen cosquillas pego sin querer a quien me las hace. - contesté con sinceridad, y así advirtiendo indirectamente a la encargada de masajearme. Afortunadamente sabía hacerlo bien y no me hacía cosquillas, pero tampoco me relajaba. - A mí me relaja ver una peli de Star Trek con un buen paquete de palomitas y una cocacola, no esto. - insistí, indignado. Todavía no me fiaba de la posible caca de burro.

Le pregunté a la chica sí sabía que torturas vendrían después. A lo mejor ella fue más avispada y buscó por Google lo que se hacía en un spa, o directamente lo sabía. Las chicas tienen un don para estar al tanto de sitios como ese, solo había que ver que la mayoría de las personas que van a spas son mujeres. Escuché su explicación con miedo y expectación, pero no tardó en decirme que estaba bromeando. Yo soy tan subnormal que ni siquiera había pillado el matiz bromista e irónico de sus palabras.

- No bromees con estas cosas que me las creo… yo con esto no disfruto. ¿Hay jacuzzis por lo menos? Si me dejan a mi aire en el agua a lo mejor consigo relajarme. - imaginé, aunque tampoco estaba muy seguro después de haber pasado por la tortura de que me pusieran rodajas de pepino en los ojos y caca de burro o barro o lo que sea, en la cara. ¿Quién puede relajarse después de eso? - Sven. - contesté ante su pregunta, sintiendo como el picor de la nariz iba a más. - Menos mal que me ha salido gratis y no he tenido que pagar… - añadí más para mí que para la chica pelirroja, pero ciertamente había sido una suerte. ¿Te imaginas que llego a pagar para que me pongan supuesto barro en la cara? ¿Quién pagaría para que le hicieran eso?
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Kit Harington
Edad del pj : 25
Ocupación : Enfermero de Hogwarts (1.200 galeones)
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.200
Lealtad : Dumbledore
Mensajes : 92
Puntos : 0
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.