Situación Actual
8º-15º // 29 de mayo luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Ryan G.Mejor PJ ♂
Vanessa C.Mejor PJ ♀
Beatrice B.Mejor User
Jazmine.Mejor roler
Nailah & AndreasMejor dúo
Samantha L.ESPECIAL I
Samantha L.ESPECIAL II
Laith G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Festival de New York [Luke Simmons]

Matt Forman el Lun Oct 12, 2015 12:07 am

Tan sorprendentemente agradable era recibir correo de Luke que no pude negarme a su invitación. Además, aunque no lo supiese nadie, ese fin de semana era mi cumpleaños y no tenía ningún mejor plan para celebrarlo. Le llamé por teléfono, ya que había adquirido uno de esos móviles portátiles con los que se podía hablar con gente de todo el mundo. Quedamos en que pasaría a recogerlo para ir juntos hasta New York. Olvidé preguntar que grupo era su favorito, el que tocaba en aquel festival, pues quedaba claro que Queen no sería. Hace tiempo que el cantante se retiró de la vida privada, dándolo por muerto en el mundo muggle, para poder disfrutar de su vida en privado y en tranquilidad.

Me tardé más de lo previsto en elegir la ropa que iba a ponerme. No quería estar elegante y formal, pues era un festival donde la mayoría de gente serían jóvenes, lo mejor sería ropa cómoda y semi formal. Finalmente tuve que buscar unos zapatos deportivos, algo que no uso muy a menudo para salir de casa a no ser que vaya a hacer deporte. Combiné perfectamente los zapatos blancos con una camiseta gris. Me había afeitado esa misma tarde, y tenía el pelo perfecto. Me detuve delante del espejo grande de mi cuarto mirándome detalladamente hasta dar el visto bueno a cada parte de mi. Decidí coger la chaqueta de cuero por si refrescaba. Una vez listo me fui a buscar a Luke a su piso. Tenía la dirección guardada en la cartera, en el mismo papelito que él me dio. Llamé a la puerta y esperé. Si Luke estaba listo podíamos irnos al festival directamente o cenar algo primero. Ambas ideas me parecían bien.

Tenía muchas ganas de ver de nuevo a Luke pero temía irme a Nueva York con él. La última vez que nos vimos no salió la cosa bien. Estuve demasiado inspirado aquel día, y queriendo hacer quedar mal a la dependienta de la tienda hice que Luke pasase un mal rato. Mi intención era relajarme y pensar las cosas antes de decirlas. Luke es un chico joven y tímido, que no ha tenido tantas aventuras como yo. Será bueno que podamos hablar, bailar y pasar una noche agradable. Quizás pretende que hablemos de algo. Quiero pensar que me ve como un amigo mayor, de los que pueden contarte cosas que ignoras y a los que preguntar dudas relacionadas con la existencia. Aunque yo no lo vea exactamente así. ¿Qué puedo hacer? Soy demasiado activo sexualmente.

- Hola Luke. - saludé cuando abrió la puerta. - ¿Estás listo?

Me comentó que tenía una compañera de piso y me entró curiosidad por verla. Una mujer que vive con un chico gay. Debe ser ideal. Me los imagino charlando durante horas, enseñándose la ropa antes de salir y cocinando juntos. Casi como una pareja, pero como sin sexo. Que cosas me vienen a la mente a veces...
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Lun Oct 12, 2015 7:04 pm

Cuando el rubio recibió la llamada de Matt para decirle que aceptaba su invitación casi se cae de culo al escuchar la voz del moreno por el interfono, no sé lo esperaba para nada, era un fin de semana como otro cualquier, por lo que el chico pensó que el mayor tenía planes mejores, salir por ahí, alguna fiesta con gente interesante, cosas de mayores vamos, pero no, al parecer Matt no tenía planes, o les dio de lado para ir con el rubio al festival. Colgó el teléfono y grito  de alegría dejando el aparato en la cama y corriendo a la habitación de Nat. No tocó en la puerta, entrando cuando esta estaba en sujetador poniéndose una camisa, -¿Cuántas veces te he dciho que toques antes de llamar y si me ves desnuda?-, le dijo la chica no molesta pero si con un tono cansado de repetirse. –Lo siento, de verdad, es que bueno tengo un notición, ¿sabes quién ha aceptado a venir conmigo al festival de Nueva York?- le preguntó a su amiga, -Pues no lo sé, ¿la reina?, ¿Dumblerdore?- le preguntó la chica con indiferencia mientras seguía recogiendo su habitación, -No, Matt Forman, ¿te acuerdas de él?- le dijo haciendo que se parase y lo mirase fijamente con los ojos muy abiertos, acercándose a él, -¿Te ha dicho que si?- le preguntó, -Pareces sorprendida- replicó él poniendo un poco cara de molestia, -No, no, no, ¡¡Joder!!, lo siento, eso es genial, me alegro mucho Luke, seguro que te lo pasas bien, aunque te seré sincera esperaba que te dijese que no para poder ir yo en su lugar, pero bueno, no puedo competir con lo que no tengo- dijo de forma sátira y bromista refiriéndose a cierto músculo de la entrepierna. El rubio se rio, y le dio un pequeño codazo, -No es eso, pervertida- acompañó el gesto cariñoso, -Bueno me voy a prepararlo todo que viene hoy, ¿Qué me pongo?- le preguntó de forma retorica, -Oh ya sé- y se fue del dintel de la puerta de su cuarto en dirección a la suya.

Tocaron a la puerta cuando el chico justo acababa de terminar de hacer su maleta, fue a toda prisa hacía la puerta y la abrió recibiendo al chico con una amplia sonrisa, -Hola Matt, sí estoy listo, déjame que me despida de mi compañera- le dijo dejando la puerta abierta, con la maleta cerca. Nat salía de la cocina en ese momento quedando justo en el punto de vista de la puerta, -Oye, ya me voy, nos vemos el Lunes ¿vale?-. Ella no le prestó mucha atención, y se inclinó un poco sobre las puntas de los pies para ver mejor a Matt, -Ohh- hizo ese sonido por lo bajo mirando luego al rubio, -¡¡Felicidades!!- le dijo levantando ambas cejas y sonriéndole de forma lasciva, -No hagas locuras, o mejor haz muchas- se rió y levantó la mano para saludar, despedir a Matt y se fue a su habitación, -Tu tampoco hagas muchas locuras, y recuerda mi habitación está vetada para ti y tu, lo que sea- le dijo de forma juguetona y divertida, aunque sabía que estaba de más decirle aquello último porque Natalie lo respetaba muchísimo.

Volvió a la entrada y cogió la chaqueta de cuero poniéndosela encima de la básica gris cogiendo luego la maleta y cerrando la puerta tras de sí, -Estoy listo-  le dijo sonriéndole mirándolo de arriba abajo, la verdad es que Matt estaba bastante guapo así como estaba, no echaba de menos el traje, aunque tampoco le quedaba nada mal, “Nada mal” pensó dándose cuenta de que a pesar de que iba muy bien al hombre le hacía falta una cosa importante, -¿No has traído equipaje?- le preguntó confuso, -No te dije que tenías que traer equipaje ¿verdad?- le dijo encogiéndose de hombros, “Vaya despiste”, -Bueno no pasa nada es solo hasta el Lunes yo llevo bastante ropa de sobra, mis camisas pueden quedarte bien y estoy seguro de que he metido algunos calzoncillos sin estrenar, no me importa dártelos- le dijo intentando buscar una solución ya que después de la última vez que fueron de compras juntos no sabía si sería la mejor de las opciones, además de que no era plan hacerle gastar dinero, para eso estaba invitando él.

-Bueno será mejor que nos vayamos ya- le dijo algo nervioso por lo que estaba a punto de hacer, le agarró del brazo cogiendo bien su maleta, -Supongo que nos vamos a aparecer, así que, ¿Lo haces tú o lo hago yo?-.

Se aparecieron en la habitación en la recepción del hotel donde se iban a hospedar la noche del sábado y la del domingo. Aparecieron en una zona poco iluminada y transitada por lo que nadie los pudo ver, “Un golpe de suerte” pensó el chico cuando aterrizó algo mareado ya que por un momento no pensó en las consecuencias de que alguien los hubiese visto hacer aquello. -¿Me esperas aquí? será un momento- le dijo dejando su maleta y al alto y guapo acompañante  junto a ella. Un intercambio de palabras cordiales con la recepcionista que lo sonrió a él, y  luego a Matt ya que aunque estaba lejos no estaba ciega la chica. El sonido de las teclas en el ordenador rompía el silencio de la sala acogedora y luminosa, -Bienvenidos al Empire, disfruten de su estancia, si lo desean tenemos varias guías turísticas a su disposición, y el horario de las cenas son desde las 18:00 hasta las 21:00. Si necesitan algo no duden en hacérmelo saber a mí o a alguno de mis compañeros- les dijo de forma cordial y mecanizada como si repitiera lo mismo todos los días a todas horas, con todos los huéspedes. –Muchas gracias- le contestó el chico girando sobre sus talones y dirigiéndose hacía el otro, -Pues ya está ¿vamos?- le preguntó mirando al ascensor luego.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Sáb Oct 17, 2015 1:13 pm

Luke estaba más que listo. Olía genial, estaba bien vestido y llevaba una maleta. Anda, coño, ¿y esa maleta? Comprendí entonces que ir a Nueva York a ver un grupo significaba pasar allí la noche. Y luego digo que él es el inocente. Por suerte para mi, hace tiempo que perdí la inocencia y tengo una bonita costumbre que no le cuento a nadie pero que es muy útil. Me regalaron hace un tiempo uno de esos bolsitos en los que puedes llevar dentro de todo. Les han hecho una magia extensible que no les altera por fuera, y en su interior hay tanto espacio como en un armario. Cada vez que tengo que ir a un sitio desconocido suelo coger el bolsito extensible con colonia, ropa interior limpia, y alguna camiseta. No hace ni dos semanas que revisé el fondo del bolsito y llevaba hasta condones. Soy un tío previsor. Me despedí con la mano de la compañera de piso de Luke a la que no vi muy bien y salimos de la casa. Fue entonces cuando Luke se dio cuenta de que yo no traía maleta y muy amablemente me ofreció su ropa.

- Tranquilo. - sonreí. - Soy un hombre precavido. - le dije mientras tocaba mi pequeño bolso. - Aquí dentro tengo todo lo que pueda llegar a necesitar.

Por suerte para mí era más fácil viajar con poco equipaje, o con equipaje que pesa poco. Somos magos, alguna ventaja tenemos que tener. El no tener que cargar con una maleta está entre esas ventajas. No quise admitir que no entendí bien su carta y di por hecho que podíamos ir y volver en la misma noche. Casi olvido darle las gracias por la amabilidad que estaba mostrando conmigo al ofrecerme su propia ropa, aunque estuviese sin estrenar.

- Te lo agradezco de todos modos.

Ir de compras a Nueva York es un deseo de muchos. Hay multitud de tiendas, para todos los bolsillos, y con mucho lujo. A Lluna le gustaba ir a buscar camisetas horrendas con un look demasiado gótico para mi gusto. Hay una tienda específica que le encanta. Pero hace demasiado tiempo que no vamos allí. Ahora viste de forma diferente. Tanto que su variedad de pantalones a mermado y sus vestidos empiezan a abarrotar el armario.

La forma de viajar estaba clara. Aparición. Casi en todos los lugares de la gran ciudad hay lugares donde aparecerse. Viven allí muchos magos y brujas, y saben mucho sobre seguridad mágica. Luke me agarró del brazo y nos aparecimos en Londres. Dejé que él me guiase porque no tenía muy claro a que parte de la ciudad íbamos. Ni siquiera le había preguntado por el tipo de grupo que íbamos a escuchar. Simplemente me dejaba llevar. Es algo que me gusta hacer después de estar toda la semana mandando y siendo un Jefe serio en el Ministerio. Aparecimos en el mismo hotel, y Luke me dejó allí para encargarse de las habitaciones. Últimamente los chicos me llevan de viaje. ¿Cuándo me he vuelto tan pasivo? Me centré en el hotel, y por la situación estaba seguro de que Central Park no quedaba lejos. Quizás el festival se celebraba en las inmediaciones del parque.

Llegó Luke con la llave y subimos hasta nuestro piso. El hotel no estaba nada mal, y el chico se había tomado la molestia de invitarme. Sonreí durante todo el trayecto. Al abrir la puerta de la habitación me llevé una sorpresa. Había dos camas individuales, como en una habitación para niños, pero todo era bastante elegante. Entramos para mirar que tal todo. Había un gran balcón desde donde se podía ver el parque. El baño era amplio y olía a ambientador floral.

- Bueno, ya estamos aquí. Dame más información. ¿Qué grupos vamos a ver? ¿A qué hora empieza el festival? ¿Qué cama prefieres? ¿Puedo invitarte antes a cenar? - eso era una pregunta pero yo no quería preguntarlo. En realidad era una afirmación. - Quiero invitarte antes a cenar.

La idea de ir a ver el festival era de Luke, pero eso no significa que tenga que correr con todos los gastos. Además, ignoro que clase de familia es la suya, pero es un universitario. Más vale que guarde sus ahorros para alcohol y discotecas. Esto a mi no me supone ningún esfuerzo. Y a menos que los grupos sean del estilo repipi que tan poco me gusta. Como salga uno con una guitarrita me piro. Nada de pop pasado de moda o muggles bailando con coreografías. Espero por lo menos que sea algo de rock o voy a morir.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Jue Oct 22, 2015 12:38 pm

La habitación del hotel era bastante amplía, y al final pudo cambiar aquel pequeño detalle de tener dos camas individuales de última hora, porque sabía que llegar a la habitación del hotel y encontrarse solo con una cama de matrimonio no iba a ser la mejor de las presentaciones y haría que el hombre se llevase una imagen errónea del chico. “Menos mal, dos camas” pensó relajándose un poco más. No estaba nervioso por eso, de hecho ni si quiera lo había pensando hasta que vio ambos inmuebles separados, pero si lo estaba por ver como reaccionaría Matt, después de su último encuentro no estaba muy seguro de si seguían estando en un punto desenfadado de la relación, por decirlo de alguna manera, porque después de que Luke lo dejase plantado en un calle de Londres y se perdiese en la muchedumbre después de cancelar los planes, podría darse el caso de que el hombre no estuviera nada contento con el chico cerca, pero de momento todo iba perfecto. Dejó la maleta cerca del armario y se acercó a al ventana a echar un vistazo, estaban en una vigésima cuarta planta, y las vistas desde allí eran impresionantes. No tenían muchos edificios delante por lo que la puesta de sol que empezaba a crearse era un paisaje que rompería cualquier corazón como tempano de hielo, “Va a ser un buen viaje” pensó el chico dibujando una sonrisa en su cara, con un buen presentimiento en el cuerpo.

Se dio la vuelta cuando el hombre le empezó a hablar aún con la sonrisa en la cara. Se rió en alto al ver todas las preguntas que el otro le estaba haciendo. Se sentó en la primera cama que le cogió de camino, la más alejada del baño pero la que estaba más cerca de la ventana, no quería perderse ni un momento de aquellas vistas, -Creo que me quedo con esta, a no ser que tu quieras cambiar- le sonrió sin pestañear, como si lo estuviera retando. –La verdad es que el festival empieza mañana desde la una del mediodía, es algo tarde, pero la habitación ya estaba pagada, y no aprovecharla sería una soberana tontería-, le explicó esperando que no lo tomara  a mal, haberlo traído un día antes podría no haber sido la mejor de las opciones, pero no le apetecía pasar la noche solo en una ciudad que no conocía de nada. El reloj marcaba las siete de la tarde casi, era una buena hora, de llegada –Pues actúan cuatro grupos, mi favorito que es Coldplay, Preal Jam, un grupo de rock bastante bueno que ha sido el responsable de millones de bandas sonoras del cine de los noventa, Ed Sheeran un cantautor muy bueno y bueno la última es Beyonce, es la que menos me gusta aunque tiene canciones divertidas- terminó de decir encogiéndose de hombros un poco, -Y en cuanto a lo de la cena, me encantaría que me invitaras a cenar, sobre todo porque si me encargo yo probablemente acabemos comiendo en una pizzería porque no conozco nada de esta ciudad- confesó algo inocentón mirando a Matt a los ojos sin perderse ni un movimiento del chico, quería saber cómo se sentía al estar allí con él, y los gestos eran lo mejor para averiguar ese tipo de cosas.

Se levantó de la cama y cogió su maleta poniéndola encima de la cama par abrirla, -¿Qué te parece si primero ordenamos nuestras cosas?, no quiero que cojan olor dentro de la maleta- estaba dejando salir su lado más pulcro y obsesivo, porque si algo no soportaba el chico era que su ropa oliese mal. No podía o más bien no quería soportar aquello, la ropa debía oler bien, y si no era así no se la pondría y por propia experiencia tenerla en un recipiente de plástico durante mucho tiempo no era la mejor manera de evitar que empezase a oler. Abrió el ropero y se dio cuenta de que no habían perchas, -¿Y ahora como la cuelgo?- se preguntó en alto, buscando con la vista algún tipo de gancho ya que era posible que allí no se utilizasen las perchas como en Inglaterra.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Dom Oct 25, 2015 9:41 pm

Es de estar un poco loco irse a otro país con un chico al que a penas conoces. Eso me abarca tanto a mí como a Luke. Lo bueno de ser magos es que si en algún momento no estamos a gusto todo se puede solucionar. Por el momento era todo bastante extraño pero bueno. Llegamos al hotel y al subir a la habitación me di cuenta de que íbamos a dormir en la misma habitación pero había dos camas. Le dejé elegir y me senté en la otra sin ningún problema. Lo mismo me da puerta que ventana. No era como mi cama, pero si era bastante confortable. Nadie muere por dormir mal una noche. Mucho mejor es no dormir. Saqué la pequeña bolsa con mis enseres. No era mucho más grande que un monedero de mujer de color marrón con una hebilla plateada. Le interrogué un poco sobre lo que nos deparaba el fin de semana. Quería poder hacer planes e ir un poco sobre seguro. Odio las sorpresas y odio no saber exactamente que va a ocurrir o donde vamos. La primera frase ya me dejó sorprendido. El festival no era esta noche, empezaba el día siguiente a medio día. Estos extraños americanos...

- Está bien. Podemos ver la ciudad, que es un lugar muy bonito sobre todo por la noche.

Quise saber también el tipo de música que me esperaba. Es lo primero que quise preguntarle ya que me olvidé cuando quedamos, pero al llegar a su casa no fue oportuno. Ahora que estábamos relajados podía hacerle todo tipo de preguntas. Los grupos que mencionó no me sonaban de mucho. Solamente la mujer, porque es una chica explosiva que sale mucho en carteles publicitarios y es fácil verla por la ciudad a tamaño cartel.

- Genial. Será todo bastante nuevo para mí.

Lo mejor de no conocer un grupo es que al escucharlo te puede gustar o lo puedes odiar, pero es mejor que conocerlo y odiarlo ya de antes. Al menos no era nada en plan boy band o el chico este que se empeña en cantar, que está lleno de tatuajes y al que las niñas adoran. Tiene un nombre gracioso, algo así como Justino o Justiniano. Todo un ídolo de masas que aún debe llevar pañal. Ya que el festival no empezaba hasta el día siguiente quería llevar a cenar a Luke para agradecerle el viaje. No entendía muy bien que buscaba un chico tan joven en mí. Después de nuestro último encuentro no esperaba otra cosa que olvido. Admito que me encanta probar cosas nuevas y esto lo es. Me encuentro a gusto en cualquier tipo de escenario. Aceptó mi invitación más que nada porque no conocía la ciudad. Me venía a la mente un sitio del barrio SoHo pero quedaba bastante lejos para ir caminando y no me apetecía desplazarme como un muggle por la ciudad. De modo que pensé en algo que estuviese cerca y me acordé de Food y Wine. Un restaurante de categoría donde puedes pedir lo que se te antoje y la calidad de los vinos es inmejorable.

- Conozco el sitio perfecto. Espero que nos dejen entrar así. - me reí pues no quería asustar al chico. - Es broma. Vamos bien.

Estaba bromeando, pues en cualquier sitio te dejan entrar si tienes dinero. O, en el caso de restaurantes más exclusivos, te prestan allí mismo una americana. Luke dijo de deshacer la maleta y me pareció perfecto. No es que el bolsito oliese mal, pero no quiero que la ropa se vea doblada. Descubrí en el interior una camisa y su respectiva corbata, unos pantalones de pinzas, una camiseta juvenil para dormir, otra camiseta de estilo más elegante y ropa interior. Lo dejé todo sobre la cama. Las cosas de aseo podían quedarse allí dentro. Estaba estirando las camisetas encima de la cama para ver si tenían marcas. Luke quería perchas para colgar su ropa. En ella armario no había ninguna y sería lo mejor para dejar la ropa bien colocada. Saqué la varita del bolsillo de mi pantalón y apunté a varias cosas de la habitación transformándolas en perchas. Un cenicero, una lámpara, una figurita de decoración que había en la mesilla, … Lo fui recogiendo y se las llevé a Luke.

- ¿Se te olvida que puedes usar la magia para casi todo?

Se lo dije sonriente pues me parecía extremadamente extraño que un recién graduado no pensase en usar magia hasta para limpiarse el culo. Recuerdo tener esa edad y usar la magia para cualquier cosa. Con las perchas sobrantes colgué todo menos la camiseta para dormir, y dejé allí mismo la ropa interior doblada perfectamente. Mi madre solía decir que era yo mucho más ordenado que mi hermana cuando éramos pequeños. Es algo que nada tiene a ver con el género o con la orientación sexual, simplemente soy ordenado.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Miér Dic 30, 2015 1:54 pm

EL rubio escuchó de forma atenta al mayor pero sin entrar en conversación, sobre la cena. Era cierto que Luke no conocía nada de la ciudad pero si a Matt no le apetecía tener que pensar siempre podían preguntarle algún restaurante a la recepcionista, aunque la verdad es que prefería que el hombre eligiese, aquel viaje era algo importante para el chico, en parte porque el moreno le gustaba pero también porque era la primera vez que viajaba tan lejos de casa, aunque con la aparición estuviese chupado, era un gran paso, y es que después de su vuelta a Inglaterra de las vacaciones en Dinamarca muy poco había cambiado en su vida, y todo le recordaba a su abuela así que el regalo de Circe le vino de perlas y por algún motivo solo pudo pensar en Matt cuando buscaba en su cabeza a alguien a quien llevar.

Se miró cuando el otro dijo que tenía un sitio perfecto, y esperaba que no se reservasen el derecho de admisión por sus pintas. La camisa no estaba tan mal, era de botones y sencilla pero tal vez los tejanos desgastados no eran la mejor de las opciones, aunque probablemente tuviese algo más formal en su maleta, el chico era previsor y prefería ir cargado pero con las espaldas cubiertas para cualquier situación que se le pudiera presentar. Se río cuando notó que Matt solo le tomaba el pelo y siguió con lo suyo. Estaba nervioso, casi con el estomago en la boca, el hombre lo ponía nervioso, y menos mal que consiguió dos camas porque el simple hecho de compartir cama con el hacía que las tripas no dejaran de dar tumbos por todo su ser.

Se quedó delante del ropero, buscando un gancho donde colgar la ropa cuando Matt se acercó mientras un par de objetos se colocaban con la ropa dentro del mueble, -Sí, bueno, hay veces que se me olvida que tenemos magia- dijo algo avergonzado por lo estúpido que acababa de parecer, pero el chico era así no podía cambiarlo, haberse criado como un mago hacía que de vez en cuando o más bien, la mayoría de las veces, intentase solventar los problemas que s ele presentaban como un buen muggle haría.

Terminó de colocar toda la ropa y vio como el hombre también acababa de terminar, estaban allí parados sin decir nada, y Luke ya empezaba a sentirse un poco más tranquilo, “No es para tanto, es solo un hombre, y un amigo, guapo, pero nada del otro mundo, no es un dio ni nada por el estilo” pensó mientras lo observaba fijamente hasta que el otro entró en contacto visual, con una pequeña mueca sonriente y tranquila. Luke se dio cuenta “Deja de mirarlo así joder, se va a pensar que eres un desequilibrado” escuchó esa pequeña vocecilla en su cabeza y carraspeó, -Bueno que te parece si damos un paseo primero, no conozco la ciudad y es un poco pronto para ir a cenar ya así que podemos ir a perdernos, o bueno podemos quedarnos aquí también y descansar, ambas opciones son buenas, y no sé como tu quieras, a mi no me importa hacer lo que tu más prefieras- se volvió a poner nervioso y no dejaba de soltar aquella verborrea sin casi respirar, mirando a los ojos de Matt y al suelo de forma intermitente para no mantener un contacto visual muy contundente.

Se sentó en la su cama y colocó un poco la sabana callándose por fin esperando que el otro dijera que hacer, el corazón le iba bastante acelerado, y aunque sabía que no tenía por qué tener motivos estaba nervioso, casi asfixiado por la presión que sentía, una presión que claro estaba se había impuesto el solo, y sus pensamientos que nunca le dejaban en paz.

Vio en la mesita de noche un par de folletos sobre sitios turísticos de interés que se podían visitar en la ciudad, lo cogió para echarle un vistazo, y así no parecer tan nervioso y en realidad para calmarse le vendría bien tener algo en las manos.

Off:
Perdona por el poco post, por la torpeza al escribir y por lo poco que he adelantado, me pondré las pilas pronto te lo prometo. Me alegra estar de vuelta y mucho más de que el rol siga abierto.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Miér Dic 30, 2015 10:06 pm

Colocamos toda la ropa en el armario para que no se arrugase. Luke me daba la impresión de ser un chico muy ordenado, cosa que me gusta, pero demasiado serio, cosa que me gusta a veces. Hay que ser serio cuando se habla en serio, en el trabajo, pero hay que apartar la seriedad cuando lo que buscas es divertirte. Por eso chocamos un poco la otra vez. Yo quise reírme del dependiente muggle y Luke no pareció entender la broma. No tenía muy claros los planes y todo me quedó mucho más claro tras preguntar. El festival es mañana en realidad. Luke no quería pasar la noche solo en una ciudad desconocida y por eso me había invitado a venir hoy. Me parecía perfecto pues Nueva York es una de mis ciudades favoritas del mundo. Los americanos son demasiado vulgares para mi gusto, adoran vestir de cualquier forma y hablan muy mal. Supongo que debe haber excepciones. Nueva York es uno de los sitios elegantes del planeta. Quiero creer que está a la cabeza en cuanto a moda, tecnología, teatros, musicales... Hay mucho que ver y poco tiempo. En esta ocasión nos dedicaríamos a cenar, pasear por la ciudad y asistir mañana a los conciertos. Sin presiones.

Me lo quedé mirando, y este se puso un tanto nervioso. Le sonreí para tranquilizarlo. Como respuesta Luke me bombardeó hablando sobre lo que podíamos hacer. Ir a dar un paseo sonaba bien. Central Park está prácticamente al lado, podemos tomar algo o ir de tiendas. Lo que sea menos quedarnos en el hotel. No es que tema lo que pueda pasar, es que temo lo que Luke pueda pensar sobre nosotros. Me besó, y me gustó, pero no le veo de ese modo. Es tan joven... Y se parece tanto a Neil que me dan ganas de abrazarlo sin más. No quiero que eso pase porque no quiero que él se asuste.

-Mejor vamos a dar una vuelta, a ver la ciudad. Descansar es para viejos, y no lo somos.

Le guiñé un ojo y busqué mi chaqueta. La iba a necesitar porque Nueva York es frío y húmedo por las noches. Él se había sentados obre su cama y le hice gestos para que se levantara. La habitación estaba ordenada y nosotros bien vestidos, es hora de ver mundo. Salimos de la habitación y miré por encima el folleto que Luke sujetaba. Era una suerte estar en un hotel tan céntrico, podíamos ir a cualquier lugar.

- ¿Qué es lo que te gustaría ver? - le pregunté al ver que miraba el folleto.

Subimos al ascensor e hicimos el viaje inverso al de hacía unos cuantos minutos. Lo ideal sería ver tiendas y dar vueltas hasta que caiga la noche, y subir al Empire State justo para ver el atardecer, que es precioso. Pero lo mismo me da, es Luke el que no ha estado nunca. Salimos a la calle y simplemente caminamos por aquellas calles inmensas y abarrotadas de gente de todas las clases. Se cruzaban muchas etnias, muchas formas de vestir y muchas formas de vida. Esta ciudad es genial. Si a Luke le gusta tanto la música como a mí creo que se donde le llevaré a cenar. Cena con espectáculo es la mejor opción, sin duda.


Off:

Off: Te posteo hoy para que no tengas que esperar un año Razz Me alegra que hayas vuelto. Lo bueno se hace esperar...
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Jue Dic 31, 2015 1:36 am

El hombre sabía cómo resolver la situación que al chico le estaba quedando un poco grande y es que seguramente se habría dado cuenta de que el rubio estaba tan nervioso que podría haberse empezado a sudar o presentar una urticaria feísima en la piel si se hubiese dado el caso de que tuviera alguno de esos problemas.

La frase de Matt hizo que el chico se tranquilizase un poco más porque significaba que el hombre quería salir con Luke, aunque también podía significar que no quería quedarse solo en un sitio con camas y baños y bueno cosas que inciten situaciones particularmente privadas. Eso hizo que el chico empezase a sentirse algo decaído aunque en realidad tampoco buscaba ese tipo de cosas con Matt, le hacía sentirse mal. El chico había dejado claro ya un par de veces que el moreno le gustaba y mientras el otro, no había dejado nada claro, o al menos tan claro como para que el rubiales lo entendiese.

Le sonrió al ver como le guiñaba el ojo y se levantaba para coger su chaqueta, era Septiembre pero probablemente hacía bastante frío, casi tanto como en Inglaterra por lo que el chico lo imitó y cogió la chaqueta de plumas con el gorro y la bufanda a juego color azul marino. Miró al moreno con gesto divertido acabándose de poner el gorro dejando un par de flecos por fuera de este haciendo que le tapase parte de la cara, haciendo un gesto de estar listo, aún con el folleto en la mano, escuchando la pregunta más evidente para estas situaciones.

Al principio el chico titubeo, pero al final decidió contestar, -¿Qué te parece si vamos al Central Park o a la Quinta Venida?, no sé que está más cerca pero creo que ambos sitios son geniales para hacer turismo- dijo mirando de nuevo el folleto, -Aquí dice que en la Quinta Avenida está una de las pantallas más grandes del mundo, aunque seguro que si viesen una pantalla mágica cambiarían de opinión- terminó de decir el chico al leer aquel dato en alto.

Salieron del edificio, después de haberlo dejado todo resuelto en la habitación y cuando el portero emperchado del hotel abrió la puerta algo extrañado por no habernos visto al entrar, el aire fresco soplo en la cara del chico, trayendo consigo un olor peculiar, no era desagradable o al menos no tanto, pero el aroma cargado a humo de tubo de escape y al vaho de las alcantarillas dejaba mucho que desear de la ciudad, “La cuidad más chula del mundo con este olor, deberían hacer algo los neoyorkinos con esta peste” pensó el chico caminando al lado del moreno sin entablar conversación de momento, con la boca bajo la bufanda resguardándose un poco del fresco y de aquel olor, viendo pasar a varios cientos de personas, de todas las razas y culturas.

Una ciudad maravillosa era Nueva York, y lo había dejado claro en aquellos tres minutos que pasaron caminando hasta que el chico vio un cartel que ponía “La Quinta Avenida”, -Mira, vamos por ahí- le dijo agarrando la mano del hombre para tirar de ella, parecía un niño pequeño el día de Navidad, esperando sus regalos con ilusión pero no tardó en darse cuenta de que le había cogido la mano al chico, la soltó y siguió caminando.

No faltaba mucho hasta que llegasen a la calle, pero la conversación seguía muerta y parecía que estaban enfadados o algo por el estilo, yendo al lado del otro sin dirigirse la palabra, -Por cierto, mucha gracias por el regalo, la verdad es que me encantó- le dijo dejando ver una pequeña sonrisa por encima de la bufanda, -No sabía que eras familia de Lluna, curioso- terminó de decir con un gesto de sorpresa subiendo ambas cejas y abriendo bien los ojos mientras seguían caminando.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Jue Ene 07, 2016 9:46 pm

Si alguien me hubiese dicho hace unos años que terminaría viajando a otro continente con un chico casi desconocido y mucho más joven que yo me hubiese reído a carcajadas. Hace unos años ni siquiera pensaba en viajar. Solamente en trabajar y atender a mi niña. Pero ahora esa niña es toda una mujer y, gracias a algunas personas nuevas en mi vida, estoy recuperando las ganas de salir y ver mundo. Este año y en poco tiempo había salido tres veces del país. Una con Lluna, otra con Apolo y otra con Luke. Me estaré ablandando. Si lo pienso bien es una locura este viaje. Luke y yo nos conocimos en un antro de ambiente. Él me besó, yo le invité a desayunar en medio de la calle... y poco más.

Había aceptado mi sexualidad y ahora presumía de ella en todo el mundo. Me daba miedo pensar en este viaje como algo romántico. Nada que ver. Pero Luke parecía estar tan nervioso que me daba qué pensar. A parte de las buenas canciones, ¿Qué tenemos en común? Yo creo que nada. O quizás es que no sabemos nada el uno del otro a parte de que él es rápido comprando y su sentido del humor no se parece al mío. Por no decir que es nulo.

Salimos del hotel sin rumbo en una ciudad tan grande como esta, con tantas cosas que ver y con tan poco tiempo. Lo único que tenía pensado era llevarle a cenar para darle las gracias por el viaje. Hasta la mañana siguiente no empezaban los conciertos a los que íbamos a asistir, que era por lo que habíamos venido, de modo que la noche era toda nuestra. A pesar de conocer la ciudad no se me da bien ser guía turístico así que le pregunté que quería ver ya que me era indistinto. Todo se puede ver y no hay nada que no se pueda ver en Londres.

- La quinta avenida es un lugar genial lleno de tiendas exquisitas. Si tenemos suerte podemos ver eso y luego Central Park.

Luke estaba emocionado con la idea de ver las pantallas gigantes de dicha avenida. En realidad es como el caos más absoluto, demasiadas cosas a la vista. Anuncios, musicales, películas de estreno... La primera vez que lo vi creí que los muggles estaban locos, y lo sigo creyendo. Ningún ser humano tiene tiempo para ver todas las buenas obras que anuncian los teatros sin perderse los buenos musicales, y también las películas de estreno. Demasiada información.
Continuamos caminando mientras que Luke se estudiaba el folleto turístico. Al ver el nombre de la quinta avenida me cogió de la mano y tiró de mi haciéndome ir más deprisa. Anduvimos un buen rato así. No me inmuté por más graciosa que era la escena. Luke tirando de mí como guiándome a algo nuevo y desconocido. Lo era para él, al menos. Teníamos que cruzar un par de calles aún. De modo que nos lo tomamos con calma, y mirando bien para no ser atropellados por los mil coches que pasaban. Luke sacó a relucir de nuevo el tema de su regalo de cumpleaños, sorprendido por los lazos de sangre que nos unían a Lluna y a mí.

- ¿Curioso? Si nos parecemos bastante. - alardeé orgulloso. - Sus padres faltaron cuando ella tenía tan solo tres años, y desde ese momento que está conmigo. Era hija de mi única hermana. Es como una sobrina-hija-amiga.

Se me llena la boca hablando de mi querida Lluna. Fue como un rayo de luz para mi vida cuando yo estaba un tanto perdido. De repente, siendo yo todavía muy joven llegó ella con su sonrisa y sus necesidades que me apartaron de la vida de soltería y puterío para dedicarme a ella completamente. Nadie puede hablar mal de ella delante de mí. Mataría por ella. Es ese tipo de amor. Solamente alguien que es padre puede entender como me siento. Instinto protector siempre alerta. Y a la vez, ganas de verla feliz e independiente.

- A ella le resultó más curioso todavía que yo te conociese. Me ha hecho muchas preguntas al respecto.

Era cierto que Lluna me había preguntado por la relación que existía entre un recién graduado y yo, pero es mentira que me preguntase mucho sobre aquello. Tenía miedo que le dijese que Luke era alguien importante para mí o algo por el estilo. De modo que me senté a hablar con ella y le expliqué como el había conocido y que por alguna extraña razón me caía bien el chico. Mi sobrina se limitó a decirme que es el único Hufflepuff que le cae bien ya que organizaba fiestas secretas en Hogwarts, y es lo único que necesitaba saber. Bueno, fue un tejón y siempre lo será. Pero eso no quita que podamos divertirnos muchos juntos.

Finalmente cruzamos una avenida grande y tras pasar por una calle más pequeña llevamos a la Quinta Avenida. Un lugar lleno de gente mal vestida comprando en tiendas extremadamente lujosas.  Continuamos caminando pues la quinta Avenida era tan grande como uno de esos pueblos pequeños perdidos de Inglaterra. Tiendas y más tiendas a derecha y a inquiera. Mi idea era llevarle hasta esas grandes pantallas.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Sáb Ene 23, 2016 2:05 am

"Compórtate por el amor de Merlín, no seas crío" se criticó a sí mismo soltándole la mano al moreno de inmediato, había sido una forma impulsiva de actuar y sobretodo sin mal alguno, pero aún así Luke no quería seguir siendo ese crío a ojos de todo el mundo, y reafirmar su madurez era todo un reto cuando estaba en una ciudad tan maravillosa como aquella, a pesar de su olor. Intentó no darle importancia a esa vergonzosa situación que acababa de vivir con Matt y volvió a sacar el tema del regalo y sobre el parentesco con Lluna, algo que en su momento le sorprendió bastante. Lo escuchó atentamente y aunque él dijese que era obvio para el rubio nada era obvio, y mucho menos cuando hablaba de dos  personas tan diferentes, físicamente al menos ya que no había tenido la oportunidad de conocer a ninguno de los dos en profundidad, y eso le daba algo de lastima, en parte porque nunca ha visto a Lluna como una enemiga a pesar de ser una Slytherin, y porque Matt era el primer hombre con él que había tenido algo, y por el que había sentido algo, a pesar de que estuviese yendo con pies de plomo en todo aquello, seguramente no tardaría en quedarse mirando un rato haciendo que la situacións e pusiese incomoda, por eso caminaba mirando a la gente y al suelo en vez de mirarlo a él. Se rió cuando el hombre le dijo que su sobrina también tenia curiosidad por saber la relación que tenían ellos dos, "¿Que le habrá contado?. Seguro que me odia, y aún  no me conoce" pensó de inmediato sin dejar que su preocupación se reflejara en el rostro.

-Seguro que se llevó una sorpresa desconcertante cuando se enteró- dijo con tono jocoso sin dejar de andar, ni si quiera aminorando el paso y no porque tuviera prisa, o porque no disfrutase de la compañía de Matt si no porque en aquella ciudad o comes o te comen y todo el mundo andaba bastante acelerado. -Pero bueno, seguro que lo entendió todo cuando se lo explicaste ¿no?- le dijo con todo algo dubitativo sobre si había formulado bien la pregunta, porque lo que de verdad quería saber era, ¿qué le había contado a la chica?.

Llegaron al fin a la quinta avenida, y estaba a rebosar, pasos de peatones reventados de personas, con innumerables pitas provenientes de una marea amarilla de taxis que rugían en el asfalto con ganas de llegar asu destino. Aquello era toda una experiencia que el chico iba a recordar por toda su vida. Alzó la vista  a los varios carteles de publicidad de marcas, coches, musicales, películas, obras de teatro, toda una página de publicidad de un periódico muggle pero a color a un tamaño considerable y en la vida real.

Siguieron caminando por ella, sin decir mucha más que "¡¡Oh!!, mira eso", o "Ese cartel es enorme" acompañado con un dedo indice levantado señalando por parte del chico y es que su entusiasmo no daba para mucho más. Definitivamente el regalo de Circe había sido del todo acertado. Cruzaron dos pasos de peatones antes de llegar a una calle comercial con varias tiendas de marcas reconocidas y caras, hasta por fin llegar a las pantallas gigantes de la avenida. Ambos se quedaron delante de ellas, pero obviamente Luke era el más impactado, porque de verdad eran muy grandes, -Pensé que exageraban pero me equivocaba- dijo mientras veía un anuncio de Coca-cola entre los millones de leds de RGB que formaban esa pantalla, y seguidamente el spot del festival por el cual habían ido a ese sitio, con imágenes de los artistas. Volvió a agarrar al chico pero esta vez solo la manga de su abrigo, -Mañana vamos a estar ahí, disfrutando de una música genial, vamos a estar ahí- volvió a repetir en voz baja casi susurrando con una sonrisa grabada en su cara, sin apartar los ojos de la pantalla y sin pestañear.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Vie Ene 29, 2016 12:05 am

Lo único bueno de caminar por una ciudad infestada de muggles que visten como les da la gana, sin sentido alguno de la moda, es que todo el mundo está acostumbrado a ver cualquier cosa y pasan de todo. Es el mejor escenario donde un mago puede pasar inadvertido junto al resto de la gente. Hablaba con Luke mientras caminábamos intentando no chocar con nadie. Le había chocado saber que Lluna y yo estábamos emparentados. Al decir yo que Lluna me había preguntado sobre como nos conocimos Luke quiso saber más. El tema causó curiosidad en mi joven amigo. En realidad mi sobrina no había preguntado mucho y tampoco me había facilitado ninguna información útil sobre mi nuevo amigo. Simplemente era el único Hufflepuff que le caía medianamente bien porque solía montar fiestas en el colegio. Eso es bueno. Me dio la impresión de que Luke quería saber qué le había contado exactamente a Lluna, más allá de la reacción que ella pudiera tener.

- Le dije la verdad. Que nos conocimos un día estando de fiesta y que me caes bien. No hay mucho más que contar. De momento...

Casi podías notar el cambio de calle pues la Quinta Avenida estaba mucho más llena de gente que otras calles. Cada turista que llega a Nueva York se ve con la necesidad de pasar por allí. Nos plantamos delante de las pantallas gigantes mientras anunciaban bebidas refrescantes. Las miré un momento y enseguida perdí el interés. Me resultaba más gratificante ver la cara de Luke al mirarlas y ver las luces reflejándose en sus ojos. El anuncio cambió y el chico quiso que mirara la pantalla pues se trataba del concierto al que íbamos a asistir mañana. La miré al mismo tiempo que intentaba disimular la risa por la constante manía de Luke de tirar de mi ropa o de mi mano. Ya no recordaba el nombre de los artistas que actuaban en dicho festival y en el anuncio me lo recordaron. Me gustó la puesta en escena de Pearl Jam muy a lo rock band y la forma de moverse de la tal Beyoncé. ¡Que curvas!

- Jamás he asistido a un concierto de día. - anuncié extrañado. - ¿Es la moda?

Él último concierto al que recordaba haber ido fue de noche. AD DC tocando en Londres como única fecha en varios años. Luces apagadas, humo desde el escenario, de repente el estridente sonido de la guitarra eléctrica y un montón de gente gritando. Es casi orgásmico. Después pasas horas hipnotizado, cantando, bailando al ser arrastrado por la multitud y rozándote con los desconocidos que están a tu alrededor. Terminas con las piernas cansadas, y el cuerpo molido. Pero no te das cuenta hasta que no termina. Es de esas experiencias que vale la pena vivir si amas un grupo. ¿Qué puede pasar mañana? Conciertos de día y con artistas desconocidos para mí. Espero que por lo menos podamos beber algo. El anuncio terminó y se sucedieron varios anuncios de ropa, perfumes y demás cosas. De pronto se me antojó un pastelito.

- ¿Te apetece tomar un cheescake? Es algo típico aquí. O eso me dijeron. Sobre todo con el auge de series televisivas rodadas aquí sobre romances y cosas así... - intenté aportar argumentos válidos para tomar uno de esos pastelitos. - Y están deliciosos.

Lo desapegué de las pantallas para girar por donde habíamos venido. Pasamos por el lado de una coqueta tienda de pasteles cuya vitrina estaba llena de tentaciones dulces cuando nos acercábamos a las pantallas. Desde que la vi me entraron ganas de comer uno. Ese deseo al menos no quedará insatisfecho. Pedimos dos pasteles para llevar, al igual que hacen multitud de neoyorquinos, y continuamos caminando por la quinta avenida en busca de algo más que nos pudiera sorprender.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Lun Feb 01, 2016 1:03 am

Escuchó a Matt decir en resumidas cuentas lo que le había contado a Lluna, la verdad, algo enmascarada ya que obvio el detalle del beso y de que tipo de discoteca era, pero lo suficiente como para que la chica no hiciera preguntas innecesarias o le mirase mal a su tío, aunque algo le daba en la nariz al chico de que entre ellos dos había bastante más confianza de la que muchos otros con la misma relación tenían, cosa que en parte envidiaba porque desde la muerte de su abuela no había podido encontrar a otra persona con la que ser sincero de la misma manera, tenía Danny sí y también a Nat que se había convertido en un grana apoyo, pero no era lo mismo. Y aunque en un primer momento las palabras de Matt le golpearon como un fuerte puñetazo en el estomago al decir, que simplemente le caía bien, cuando escuchó ese "De momento" sintió algo más fuerte, como si el estomago se le volviese del revés, eran palabras interesantes, muy abiertas y que le creaban una cierta ilusión al chico, a pesar de que se había prometido comportarse en aquel viaje y no hacerse ilusiones de nada, simplemente eran dos conocidos que iban a un concierto juntos en una ciudad increíble.

Llegaron al fin a las pantallas y luke se quedó mirando fijamente las imágenes que salían en ellas, eran geniales, bueno o al menos todo lo geniales que podían ser unas pantallas donde anunciaban productos muggles, cuando salió un anuncio del festival al que iban a asistir mañana desde temprana hora. Agarró su manga para que volviese que mirase aunque no sabía se lo había dejado de hacer, y otra vez se volvió a sentir como un niño pequeño "Maldita sea, tengo que dejar de hacer esta retrasadez, va a pensar que tengo algún tipo de deficiencia como siga así" pensó castigándose por dentro soltando la manga de la prenda del mayor, y de pronto hizo una pregunta que al rubio le pareció divertida, lo miró de soslayo y volvió a dirigir la vista hacía los pixeles. -Pues es la moda de los festivales, no es un concierto propiamente dicho porque estos si suelen ser de noche, pero porque solo actúa un cantante o un grupo, pero esta vez es una agrupación de diferentes músicos y grupos que dan un espectaculo, con fines beneficos- le explicó de forma breve de que se trataba cuando aparecieron imágenes de Coldplay en la pantalla, de anteriores actuaciones en el mismo festival. Se puso contentó y apretó ambas manos empezando a moverse al ritmo de la música que sonaba en su cabeza ya que de las pantallas no salía ningún sonido, pero con un movimiento suave y sin exagerar casi como si estuviera estirando o entrando en calor, algo bastante simple.

Se acabó el anuncio del festival, y la sonrisa enseñando dientes del rubio se quedó solo en una media sonrisa, viendo otras publicidades de cosas a las que en realidad no les estaba prestando mucha atención cuando Matt le propuso ir a comer unos pastelitos, algo bastante típico en Nueva York, y aunque le dio algunos argumentos no hacían falta pues el chico empezaba a tener algo de hambre y un dulce sería la pieza adecuada para ir abriendo el apetito aunque tampoco quería pasarse ya que sabía que encontrarían el mejor sitio para comer. Le indicó poniéndole la mano en el hombro por donde ir, justo por el camino de vuelta, llegando a una pequeña tienda en la que el mayor insistió pagar los dulces y pedirlos para llevar, con una cobertura de mermelada de frambuesa y una base cremosa y con un sabor suave y agradable, aquel pedazo de tarta era uno de los mejores que había aprobado, -Tenías razón son deliciosos- le dijo disfrutando de aquella sensación en su paladar, con el contraste de los sabores que juntos armonizaban de manera casi celestial. Iban caminando sin rumbo decidido, mientras comían en silencio y cuando el rubio terminó de acabarse el suyo se limpió bien la boca para empezar a hablar, -¿Sabes?, me sorprendió bastante que aceptases la invitación, es decir, no me malinterpretes, estoy encantado de que hayas venido conmigo pero no me esperaba que quisieras ir de viaje con, bueno, con alguien como yo, del que no conoces casi nada, aunque te caiga bien- dijo metiéndose las manos en los bolsillos de la chaqueta, -Y después de nuestro último encuentro, pensé que pasarías página y te olvidarías del crío sin sentido del humor, cosa que no es cierta, y puedo probarlo- dijo esbozando una sonrisa, -Pero a pesar de eso, me alegra de que hayas aceptado, además el viaje con alguien que no conociese la ciudad aunque fuese un poco hubiese sido más aterrazado y probablemente no lo hubiese disfrutando tanto- dijo bromeando dando a entender que en parte lo había invitado por beneficio propio.

Siguieron el camino cuando de improvisto el chico cortó al conversación haciéndole un gesto con la mano al mayor para que lo esperase un momento y se escabulló entre la multitud, cuando volvió tenía en la mano un perrito caliente con mostaza, ketchup y cebolla, los tipicos que vendían en carritos ambulantes y que el blondo deseaba probar con locura después de haberlos visto en infinidad de películas. Se acercó a Matt, -Sé que vamos a ir a cenar a un sitio increíble, pero de verdad, tenía que comprarlo, solo he comprado uno, para compartirlo y no llenarnos, aunque si te soy sincero soy un pozo sin fondo- se río achinando los ojos para partir el perrito en dos y ofrecerle la mitad a su amigo. -¿Por donde íbamos?- le preguntó para retomar la conversación.

Al fin llegaron a Central Park, aunque de forma accidentaba o al menos por parte del chico, ya que él al menos no sabía hacía donde estaban caminando, aceleró el paso y le indicó emocionado al otro que también lo hiciera pero esta vez tuvo en cuenta el no agarrarlo, el espacio vital de una persona, era importante y después de invadirlo dos veces no quería hacerlo una tercera y que Matt se molestase. Pararon en un puesto para comprar una bolsa de pan hecho migajas para dárselo a los patos y fueron hacía el lago, -Bueno, ¿qué debería saber de tí?, es decir, ya sé algo de tus gustos musicales, pero que hay del resto?, nada muy personal si no te apetece- le dijo mientras tiraba un par de migajas al agua y veía como los animales emplumados se dirigían con elegancia hacía donde la comida había caído.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Miér Feb 17, 2016 12:01 am

Empezaba a sentirme más cómodo en aquella gran ciudad con Luke. Resultaba extraño estar con él tan lejos de casa y compartir habitación con él, pero lo que más raro me parecía era asistir a un concierto de día. Tuve que preguntarle si habían cambiado las modas. En mis tiempos, y me consta que se sigue haciendo, los conciertos son de noche. Es el momento perfecto del día. La oscuridad nos da la falsa sensación de ser inmunes a todo. Si juntas oscuridad con música, es la atmósfera perfecta que te permite pasarlo bien, reír, ligar... Recuero que en uno de los conciertos de rock a los que solía asistir, a pesar de la prohibición de mi madre, me enrollé con la chica de delante. Y al irse ella, me enrollé con su amiga. La música, y no solo el alcohol, abre la mente y te predispone a hacer locuras. Un concierto de día, o festival, no es lo mismo. Pero Luke estaba ilusionado, y a mí me motivaba el poder conocer nuevo grupos. Como he educado a Lluna en la cultura clásica y el rock más legendario, ni ella ni yo conocemos grupos de moda. Puede salir algo bueno. Lo de los fines benéficos sonaba más extraño. ¿Le dan la recaudación a los muggles pobres? ¿Usan el dinero para investigar enfermedades? Me daba bastante igual, de modo que no pregunté. Además, seguro que en el evento había gente recolectando más dinero o anuncios informando sobre a quién iba destinado el dinero que sacasen con el concierto. Es decir, con el festival.

Dejamos atrás las pantallas y volvimos por la misma calle para tomar uno de esos deliciosos pastelitos tan típicos. No había comido nada desde hacía horas y aún era pronto para cenar, de modo que aquello nos serviría de tentempié de media tarde. Continuamos paseando mientras comíamos aquella pequeña pieza dulce. En un par de mordiscos estuvo terminada, pero su sabor iba a quedarse en mi boca por mucho tiempo. La dulzura de la mermelada en mis papilas gustativas me provocaba placer. Me limpié con la servilleta antes de contestar a Luke. Seguía pensando en la invitación, y sobre todo en el porqué de que la acepté.

- Soy un tío bastante aventurero, me gusta esta ciudad y estoy deseando ampliar mis horizontes musicales. Además, es una buena forma de conocernos mejor. No veo ninguna pega a tu plan. Y si no va bien, - chasqueé los dedos. - chas, puedo aparecer sentado en el sofá de mi casa en cuestión de segundos. Son todo ventajas. - sonreí para hacerle entender que bromeaba, y le di una palmada amistosa en el hombro. - Puede que la diferencia de edad sea notable entre tu y yo, pero me recordaste una parte de mí que tenía enterrada y desde aquel día en aquella discoteca cutre con buena música tengo la sensación de que te debo una.

Me daba a entender que él me había invitado en beneficio propio para que le enseñase la ciudad y no estar solo, y no era así para nada. Tuvimos un mal momento el día en que salimos de compras, y tuve que hacer una de mis gracias a la dependienta homófoba, ya que Luke no compartía mi idea de diversión. Pero supongo que se puede arreglar. Quiero decir, que podemos conocernos mejor y divertirnos juntos, o no vernos más. Este viaje puede ser muy esclarecedor. Además, y aunque no quiera admitirlo ni ante mi mismo, Luke me recuerda mucho a Neil y me es imposible rechazarlo de buenas a primeras.

- Vamos a tener la oportunidad de conocernos mejor. No voy a mentirte, lo que pasó en aquella tienda no es un caso aislado, adoro meterme en líos y reírme de otras personas. Más aún cuando no se comportan debidamente. Pero también tengo muchas cosas buenas. Tu puedes demostrarme que tienes sentido del humor y yo intentaré mostrar algo bueno de mí también.

Antes de recibir una contestación Luke me hizo una señal y se perdió entre la gente. Cuando volvió, al cabo de un buen rato, llevaba consigo un perrito caliente. No es precisamente lo que yo llamo delicatessen. Guisan las salchichas sobre planchas llenas de grasa y restos de otras comidas. Pero Luke lo sostenía con toda la ilusión del mundo. Le hacía ilusión comer aquella bomba preparada en la calle, y lo partió por la mitad para darme un trozo. Lo miré con expresión neutra. Luke admitió ser muy comilón, pero solamente compró uno para no llenarnos, ya que íbamos a cenar a un buen sitio. Le di un mordisco para no hacer el feo y pensé en el dolor de barriga que podía producirme aquello. Me sorprendió el sabor, estaba muy bueno. La mezcla de la carne con la cebolla y el ketchup. Me recordaba a algo.

- ¡Está bueno! - dije con tono real de sorpresa.

No solía comer nada preparado en un carrito ambulante. A parte de ser de mal gusto me parecía muy poco higiénico. Pero todos esos criterios se desvanecen cuando el carrito de comida basura te lo encuentras a las cuatro de la mañana en una calle solitaria cuando vuelves a casa después de haberte pasado la noche bebiendo y bailando. Por eso me suena este sabor tan bueno y a la vez tan lleno de grasa. También dicen que es lo mejor para combatir con la resaca. Me terminé aquella mitad con delicadeza, sabiendo que estaba bueno aunque me podía sentar mal. Esperaba tener suerte esta vez. Sería muy desagradable tener que usar el baño muchas veces sabiendo que tengo que compartirlo con un chico al que a penas conozco.

Tras un largo rato caminando aparecimos en Central Park. Luke parecía impresionado por todo lo que veía a su paso, y yo disfrutaba viendo aquel entusiasmo juvenil. La ciudad no era nueva para mi y los detalles más asombrosos pasaban desapercibidos por mi. Nos hicimos con una bolsita de migas de pan y nos acercamos al lago, como dos ancianos. Es algo que nunca he hecho. No me imagino a Lluna tirando migas de pan para que unas enormes aves aladas se acerquen son su enorme pico. Tiré unas migas yo también y observé el bonito plumaje de aquellos animales casi domesticados. Luke quería saber más sobre mí.

- Trabajo en el Ministerio, no sé si eso es información nueva para ti. Provengo de una familia de las de antes, de sangre pura y firmes valores morales. Yo soy un poco la oveja negra. Aunque peor fue mi hermana que se escapó con un desconocido y se casó sin el consentimiento de mi madre. Tener un hijo gay es lo segundo peor que le ha ocurrido a mi madre en relación con sus hijos. Aunque no lo soy, me gustan las mujeres también. Y cocinar, bailar, toco algunos instrumentos... - me encogí de hombros sin saber por donde seguir. - Es mejor que preguntes si quieres saber algo concreto. Pero antes, ¿que debo saber de ti?

Aquello era como una cita de adolescentes, cada uno soltando mierdas para impresionar al otro. En mi caso no, decía la verdad esta vez. Hace años que dejé de esconder lo que soy. Y desde hace un tiempo no escondo nada a nadie. Llegará el día en que mi madre habrá escuchado la frase “dar por el culo” tantas veces que ni se escandalizará. O puede que muera de un infarto al imaginarlo. No sabe lo que les suele gustar mi culo a los demás.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Invitado el Miér Ago 17, 2016 4:07 pm

Lo que Matt le había dicho sobre que se sentía en deuda con él desde aquel día en la discoteca hizo que el chico se ruborizase un poco, ese día el rubio se había desmelenado y es que si era poco meterse de infraganti en una discoteca sin tener la edad, para colmo había estado bailando con Matt toda la noche hasta que llegó el momento que por un cabreo infantil con aquellos dos tipos del baño decidió actuar de forma impulsiva y besarle. No era la primera vez que besaba a alguien, pero si la primera vez que besaba a un desconocido, siendo generosos, porque por lo que a él le constaba, Matt podría haber sido un psicópata de esos que a la primera de cambio cuando te das la vuelta te deja K.O. y amaneces en una bañera llena de hielo y con un par de órganos menos, pero por suerte para Luke, el hombre era legal. Siguieron caminando y charlando cuando el chico lo interrumpió saliendo disparado al ver un carro de perritos calientes, una comida típica de la gran ciudad, salía por todos lados, cómics, películas, series, novelas, así que el rubio no se lo pensó dos veces, tenía que probarlo.

Compró uno para ambos ya que Matt quería llevarlo a cenar y él no quería llenarse tan rápido a pesar de ser, como bien había dicho antes, un saco sin fondo en lo que respecta a la comida. Lo partió y le dio la mitad al otro, llevándose su mitad a la boca, dándole un gran bocado, sonriendo mientras lo masticaba al ver que a Matt también le había gustado. Era agradable sentirse así con alguien, compartiendo cosas nuevas, las experiencias eran importantes en la vida, y compartirlas con alguien con quien se estaba a gusto más aún.

Tras un buen rato caminando llegaron a Central Park, el blondo estaba entusiasmado, sobretodo por el contraste que suponía el entorno del follaje dorado y anaranjado de las hojas de los arboles con los tonos grises fríos de los titanes de ladrillo, hormigón y cristal que se levantaban a su alrededor. Pasearon hasta llegar al estanque donde estaban los patos, que hambrientos y coquetos se acercaban a los visitantes para ver si les caía algo de comida. Matt compró una bolsa de migas que se vendía en una pequeño carrito ambulante y se la dio al chiquillo para que como si fuera el día de reyes disfrutase de la manera más primitiva que existía, lanzando cosas al agua, alimentando a las aves, mientras como quien no quería la cosa decidió preguntar sobre él, aunque dejando abierto el tema.

Sonrió al escucharle hablar y aunque ya sabía que trabajaba en el Ministerio, lo tenía fichado, todo lo demás era nuevo para él, -He comprobado por mi mismo que te gusta bailar- dijo riéndose dándole un poco de migas de la bolsa para que él también las arrojase, y antes de que pudiera lanzarle algunas preguntas que le causaban curiosidad le tocó el turno de responder.

-Pues yo estoy en el primer año de carrera, estudio para ser Auror, así ya tienes quien te proteja- soltó cambiando el tono rápidamente al darse cuenta de que había sido una respuesta soberanamente estúpida, -Y bueno en el tema familiar, yo también soy un poco la oveja negra, aunque también soy la única oveja, mis padres querían otra cosa para mí y yo decidí mi futuro cosa que no entendieron, así que no me hablo con ellos desde antes de que empezara el verano- se encogió de hombros y suspiró tirando más migas al agua, -A mi también me gusta cocinar aunque no sé muchas recetas, tengo un metabolismo privilegiado así que no me paro mucho a ver que clase de alimentos engullo, soy un experto bailarín no puedes negarlo, me gusta nadar, creo que es el único deporte que practico aparte del vagueo extremo, muy difícil y peligroso no lo intentes…- se rió mirándolo mostrándose divertido, -… y… adoro el cine, creo que es uno de mis pasatiempos favoritos junto a leer cómics, soy algo infantil a lo mejor- se río volviendo a encogerse de hombros, pero de forma seria y serena.

Le miró, -Bueno a ver, te toca responder, ¿Cuál es tu sitio favorito? seguro que has viajado así que conocerás lugares apasionantes- le preguntó apoyándose en la verja que separaba el estanque del paseo con la bolsa por el otro lado de la misma. -Cuando termine el primer curso voy a irme de viaje, aún no sé a donde pero de momento solo conozco Dinamarca, tal vez...¡Joder!...- exclamó separándose de la verja sin la bolsa ya que varios de las aves habían saltando intentando pillarla, saliendo una victoriosa, -Será canalla- volvió a exclamar mirando al animal y a su mano “Uno, dos, tres, cuatro y cinco” suspiró al ver que tenía todos sus dedos, -¿Has visto?- lo miró riéndose, pues sí que tenía hambre. Se separó de allí algo asustado, -Solo faltaba que nos saltasen al cuello amenazándonos para que compremos más bolsas.Bueno, ¿entonces?, ¿cual es tu respuesta final?, seguro que no has podido pensar por estar ocupado riéndote de mi y el ataque de los patos- se río.
avatar
InvitadoInvitado

Matt Forman el Sáb Ago 27, 2016 1:05 am

No tardamos en llegar a Central Park caminando como dos turistas más por la ciudad. Una vez allí Luke preguntó sobre mí, para conocernos mejor. Lo que quedó claro es que a ambos nos gustaba bailar. Hablé sobre mí, diciendo lo primero que me vino a la mente. Si quería saber algo más solo tenía que preguntar. Luego fue su turno. Tuve que apretar los dientes para no reír a la primera fase. El bueno de Luke estudiaba para ser auror. Tengo un ojo para elegir a mis amistades... Primero Willow y ahora Luke. De momento aún está en su primer año, tiene tiempo para cambiar de opinión.  Pero si que sonreír pues dijo que podía protegerme. No me descojonaba en su cara por respeto. Lo segundo que dijo es que no se hablaba con sus padres. Típico niño rebelde. De momento una cosa me gusta y otra me espanta. Sigamos escuchando. Lo demás era normal. Le gustaba leer, bailar, cocinar y la televisión. Dijo ser un poco infantil aunque yo lo describiría como un poco muggle. En ese instante se rompió el hechizo. Luke empezó a ser Luke por si mismo, y no por parecerse físicamente a mi añorado Neil. Luke no tenía nada que ver con mi fallecido amigo, nada. Otro auror... Que mala suerte tengo. Al final parece que podremos ser solo amigos.

Tras un primer repaso de nuestras vidas y sus logros Luke quiso saber cual era mi lugar favorito. Tengo respuestas muy dispares para ello. Mi cama es un buen lugar donde estar tanto solo como acompañado. Pero creo que se refiere a lugares del mundo. Es difícil decir solo uno. Además, a veces no depende del lugar si no de la compañía con la que vas a ese lugar. Por ejemplo las Islas Canarias me parecieron maravillosas, pero es que estaba con Lluna. Los dos solos, de fiesta, riendo, tomando el sol... Y fue genial estar en Hawaii y probar su gastronomía. Pero lo mejor fue ir con Apolo, que lo conocía y pudo enseñarme lo mejor de allí. Pero esos eran solamente los lugares que había visitado este año.

- Me quedo con Londres, es un buen lugar donde vivir. Pero si tiene que ser de fuera, elijo algún país cálido.

Luke quería viajar. De modo que aquella pregunta personal resultaba ser un “hablemos del tema que a mi me interesa”. En ese momento los patos del estanque armaron una revolución para quitarle a Luke la bolsa de migas de pan. Me reí, por supuesto, pero no de Luke si no al pensar en la misma situación pero siendo Lluna y no Luke la que sostuviera la bolsa de pan. Luke tampoco parecía muy contento. En mi mano quedaban unas migas, pues yo no les había dado ninguna todavía, y las solté todas dentro del estanque. Los patos que estaban más cerca las cogieron antes de que se mojasen mucho.

- Pobres patos, tienen hambre. - A pesar de la cómica escena había pensado mi respuesta sobre mi lugar favorito. - Creo que Italia, quizás España. La gente es muy cercana y su clima espléndido.

Miré la hora y me pareció medio decente como para ir buscando donde cenar. No sentía muchas ganas de comer todavía pero se me estaba haciendo larga la tarde con tanto paseo. Necesitaba aposentar mi culo en algún lugar cómodo y sin patos. De modo que pasé mi brazo por encima de los hombros de Luke y lo alejé de la revolución del estanque. Aún estaba sonriendo al pensar en los patos y el pan. Animales desvergonzados donde los haya, tan acostumbrados a que les den de comer que se creen con el derecho de casi devorar los dedos de la misma gente que les da el pan.

- Mejor vamos hacia el restaurante. Olvida los patos. ¿Qué podemos hacer después de cenar? Puesto que los conciertos no son hasta mañana podemos disfrutar de la noche neoyorquina, ¿no?. Propongo visitar una coctelería y un pub de ambiente. Para que veas la diferencia con los de Londres.

Las diferencias eran casi inexistentes. Podía cambiar el tipo de música dependiendo del antro. Justamente en el local donde nos conocimos tenían una política de poner solamente buena música, anticuada para muchos pero bailable. En New York son mucho más modernos. Tíos bailando enjaulados, música estridente y camareros muy salidos.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 14.700
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 598
Puntos : 195
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.