Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

HALLOWEEN #3: Fiesta en Hogwarts

Albus Dumbledore el Jue Oct 29, 2015 10:11 pm

Recuerdo del primer mensaje :

HALLOWEEN 2015


Un año más, la noche más terroríficas de todas llegaba a Hogwarts. Este año se celebraría, al contrario que el año pasado, en el Gran Comedor de Hogwarts, mayormente porque en él se encontraba el Cáliz de Fuego en dónde todos los alumnos de Hogwarts que quisieran participar en el Torneo, habían echado un trozo de pergamino con su nombre. Aquella noche no era solo Halloween, sino que por fin se sabrían quiénes serían los elegidos de cada casa para representarla en el colegio.

Todo Hogwarts estaba decorado terroríficamente, desde la más profunda mazmorras hasta la torre más alta, pero la auténtica fiesta y celebración era en el comedor. Las largas mesas se habían movido y se habían colocado alrededor de todo el comedor con comidas ambientadas en todo tipo de temática de terror. Habían batidos de fresa con sirope que parecían sesos, pequeños trozos de tarta con forma de ojos sangrientos, magdalenas con forma de murciélagos, salchichas con forma de dedos amputados… De todo tipo de manjares, con un aspecto de lo más poco apetecibles.

Hacía tiempo que los alumnos habían llegado y se habían puesto a comer, a hablar y a pasárselo bien, todos con sus originales disfraces que hacían hablar a todos. Albus, para no desentonar, también se había disfrazado. Aceptó una de las ideas de una de sus profesoras y decidió ir de Gandalf, un poderoso mago de no sé qué trilogía ficticia muggle… En realidad no era muy diferente de cómo él vestía, aunque el báculo, bajo su punto de vista, le daba un aspecto mucho más chulo. Se levantó de su silla y se acercó al atril en dónde siempre daba sus discursos, aunque esta vez estaba el Cáliz de Fuego a su lado, brillando con su propia luz.

¡Ha llegado el momento de saber los elegidos para el Torneo! —dijo Dumbledore, con su voz solemne y fuerte. La música se apagó por completo y su voz sonó con eco por todo el comedor—Como todos sabéis, este año haremos el Torneo de los Cuatro Magos, siendo un alumno de cada casa elegido para competir. Espero que todos seáis conscientes de lo que conlleva el haber metido vuestro nombre en este Cáliz. Habrán numerosos peligros, retos a los que enfrentaros… Podéis terminar bien, mal heridos, o incluso podéis pagar el precio con la muerte… —dijo, algo misterioso y notando como las luces habían bajando para hacer todo más tenue y terrorífico. No obstante, luego dio dos palmadas al aire y la luz volvió a aparecer—Pero no hay de qué preocuparse, ¿no? Todos lo que han metido los nombres aquí es porque se ven capaces de enfrentarse a todo lo que se les ponga delante. Tendrán valentía a pesar de no ser de Gryffindor, tendrán que trabajar duro a pesar de no ser de Hufflepuff, tendrán que poner toda su inteligencia a pesar de no ser Ravenclaw y, como en todo juego, su astucia ha de ser su principal aliada, aunque no sean Slytherin.

Dumbledore se acercó entonces al Cáliz y alzó la mano hacia él.

¡Conozcamos, pues, a los Cuatro Magos del Torneo!

Un papelito salió del Cáliz, directo a sus manos.

OFF: Hemos hecho unos dados especiales para esta ocasión, para que la elección de los que se inscribieron sean totalmente aleatorias. Los tiraremos a continuación y dad por hecho que Dumbledore dice los nombres de los cuatro magos. Después de eso, podéis continuar con la fiesta normal.


Dejo aquí las imágenes de los dados.
Spoiler:
















Respecto a los retos, os lo enviaremos por MP lo antes posible. No lo desveléis OFF ROL, sino que intentad que todo surja ONROL. Una vez completéis el reto, enviad MP a alguno de los fundadores con el ROL en dónde lo habéis hecho (o los roles, si es algo continuo) y os premiaremos con 500 galeones.

Suerte a todos y enhorabuena a los que ganen la posibilidad de ser los magos del torneo.
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 356
Puntos : 9
Ver perfil de usuario

Invitado el Jue Nov 19, 2015 1:30 am

Saluda a Aaron.Está cerca de la mesa de comida

Cualquiera podría decir  que se trataba de  meras coincidencias  pero cuando James se  giró para  encontrarse con Evans luciendo la versión angelical  y dulces de su disfraz solo podía definirse como el destino actuando.  Te casaras con esa chica, le sorprendió  sus propios pensamientos porque  -diablos-  él todavía tenía 16 años y  su nivel de compromiso parecía ser tan disperso como su concentración en clase cuando se rodeaba de alguno de sus amigos.  

 -Te ves hermosa, Evans -  las palabras escapan antes de  tener su consentimiento   – Bastante... etérea - claro, si los ángeles lucían la mitad de bien que la prefecta esa noche, Potter empezaría a considerar su postura sobre la búsqueda de la redención.        

La acompañó caminando a su lado hasta que alcanzaron un espació cercano a la  mesa de comida, adentrarse  era más fácil de lo que podría pensarse cuando colgando cada uno un par de alas a su espalda.  Sin embargo se abrieron su espacio, la mención del Torneo le recordó como ese había sido un momento deseado pero que súbitamente había olvidado entre el partido de Quidditch y  su disfraz de esa noche.
   
 -Joe,  ganó – recordó vagamente haciendo referencia a la pelirroja capitana, omitió el comentario de la  lombriz Quejicus porque su estado de ánimo estaba demasiado bien para nublarse   – ¿Preocupada por mi?  - sonrió  con descaro  y un  guiño estuvo allí solo para ella   -  No es tan malo, quizás  si es peligroso pero también aprendes cosas en el trayecto. Me postule como un reto  pero supongo que no será este año.  ¿No consideraste postularte? Seguramente  ganarías con solo poner tu nombre en el Cáliz
 
Saludó de  Aaron   con un movimiento de  su mano  y señalando a Connor como diciendo “Por Merlín, no dejes que se avergüence tanto a si mismo hoy”  aunque no podía evitar  reír con la situación que continuaba ajeno y señalándose la  Lily.  

-Bien, Evans. Momento de  probar esos  pies -   arqueó su ceja  mientras  extendía su mano hacia   ella  como una invitación a  bailar.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 19, 2015 12:16 pm

Con Davina, Danny y Cathree, y por tanto también con Connor.



Al parecer fue mi bebida y no mi disfraz lo que hizo que Davina-Xena pusiera esa cara; se notó abismalmente el cambio en cuanto retiré la copa, aún con sesitos flotando en la superficie, por encima de lo que quedaba de bebida. Torcí una sonrisa cuando Davina dijo eso (lo que no sé es qué aspecto me daría siendo no Rose, sino un uruk-hai); lo cierto es que a mí todo eso de The Walking Dead y los zombies me encantaba. Antes de ir hacia Hogwarts habían estado echando en la tele muggle una nueva serie que era como un spin-off de The Walking Dead, y me había dolido en el alma tener que quedarme a medias solo porque el tren a Hogwarts salía el uno de septimebre en vez de octubre. Por suerte papá me lo tendría grabado para cuando volviera a casa en Navidad.  Le propuse a Xena una lucha; fuerzas del bien contra fuerzas del mal, pero a mitad de movimiento se paró y me partí de risa con lo que dijo. No soy Rose, Xena. Soy un uruk-hai que solo entiende el significado de la guerra. Toda motivada, solté un rugido digno del más terrorífico de los uruk-hai, uno que encogería el corazón de todos los hombres de Gondor, Aragorn incluido. Pero hoy no era ese día, porque entre otras cosas no había visto a nadie disfrazado de Aragorn, o de Boromir; habría estado guay recrear esa escena en pleno Gran Comedor. Pues claro que soy Rose, tía. ¿Qué creías? Después le dije que sentía que no la hubieran elegido para el Torneo, pero ella solo tuvo palabras para darme a mí la enhorabuena. En cierto modo sus palabras me emocionaron, así que me limité a sonreír en vez de a decir nada porque todo el mundo le perdería el respeto a un uruk-hai si le ve llorando.

En ese momento, R2-D2 se unió al extraño grupo que formábamos Xena y yo, y no podía ser menos que mi querida Danny, la buscadora adorable de Hufflepuff dueña y señora del halcón Milenario. Me alabó mi disfraz y yo también le dije lo mismo del suyo, pero ella pensaba que no era para tanto. No digas eso, cerebro de hojalata, ¿tú has visto por ahí cuantos disfrazas son una auténtica patata? Tienes estilo y arte, con ese disfraz nadie puede pararte. Lo gracioso sería que hubiera alguien disfrazado de C3PO, lo veo junto a Danny y me memo de la risa, tal cual. Presenté a Danny a Davina, y se me escapó una sonrisa cuando mi robótica amiga imitó a Yoda; menuda mezcla. Sonreí cuando Danny dijo lo de Anakin y asentí con la cabeza. Era como si yo me disfraza de Barry Allen o de Spock... aunque al menos del último ya tenía a alguien que podía disfrazarse y quedaba igualito. Ese pensamiento me hizo soltar una risa yo sola, sin venir a cuento porque no había aportado una sola palabra a la conversación de Anakin... pero a lo mejor atribuían mi momento de fangirl con estar dentro de mi personaje, o a lo mejor estaban distraídas viendo el despliegue de hormonas de Danny al hablar del joven Skywalker.

Justo entonces, una monja, una verdadera monja, apareció en nuestro grupito improvisado. Abrí mucho los ojos cuando reconocí a la persona que llevaba el disfraz, y después me empecé a partir de risa con tantas ganas que rezaba porque no me entraran ganas de hacer pis ahí mismo; el disfraz otra cosa no, pero tiempo para colocarme todo llevaba. Sin embargo, la hermana Catherine aún no me había reconocido, lo que hacía todo aún más divertido. A otro con tus sucias palabras, enemiga de Satán. Las únicas palabras que escucha este uruk-hai son las de Saruman. Me quedé seria un par de segundos, poniendo mi mejor cara de uruk-hai guerrero. Después volví a modo Rose y le di un puñetazo amistoso en el hombro a mi amiga. ¡Qué bicho feo ni qué chorradas! Soy un uruk-hai de Isengard; admítelo, Cathree, es una auténtica pasada. Ahora me dice que no conoce El Señor de los Anillos y entro de verdad en modo uruk-hai. Miré a mi amiga con una ceja alzada cuando se puso a rezar ahí mismo. Porque es Halloween, que si no pienso que está poseída. ¿Monjas y Cat? Desde luego es su disfraz ideal para Halloween, sí.

Estaba abriendo la boca para contestar cuando de repente llegó un tipo disfrazado de astronauta; lejos de llegar tan solemne como si fuera de misión a la luna, comenzó una misión de exploración sobre las faldas de la hermana Campbell, restregándose más que un gato sobre las santas vestiduras de mi amiga monja. Me quedé en shock; mirando de reojo a Davina y Danny, ellas no debían de estar muy distintas a mí. Si en esto consisten las misiones de la NASA, mejor será que te vayas a casa. Le dije al tipo, aunque estaba tan concentrado que dudaba que me hubiera escuchado. Haciendo corrillo con Danny y Davina, me encogí de hombros cuando Danny preguntó. Supongo que hay de todo, pero a mí me baila alguien así y se queda solo. Lo cierto es que yo era de poco discotequeo, aunque alguna vez si había ido, malinfluenciada por mi mejor amigo al que conocí en el concierto de Lady Gaga. Me giré hasta poder alcanzar con el brazo una de las mesas y cogí un puñado de dulces con todo tipo de formas; desde murciélagos a ojos ensangrentados, y les ofrecí a Danny y Davina mientras seguíamos viendo el espectáculo del astronauta "purificándose" con la hermana Campbell.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 19, 2015 3:45 pm

Con Rose, Davina y Danny
Mandando a la *** a Connor

Como tengo más morro que espalda me puse a curiosear en el grupo del bicho feo, una Xena y el R2D2. Al preguntarle al bicho feo qué era su disfraz, me contestó de manera muy rara. La verdad es que no entendí ni una palabra y eso qué me sonaba su voz, ¿estaba hablando en latín? No, no creo, en el orfanato nos enseñaron a rezar en latín y eso no se parecía. Pero igualmente era algo muy raro. Lo único que entendí fue la palabra “Satán”.

- ¿Eh? - pregunté desconcertada, cuando me dio un pequeño puñetazo en el hombro. Y entonces caí de qué me sonaba su voz, ¡era Rose! Abrí la boca completamente, alucinada y mirando el disfraz de mi amiga Ravenclaw de arriba a abajo. - ¿Rose? ¿En serio? ¡Vaya, cómo mola! Sigo sin saber qué es pero estás feísima, te lo has currado. - asentí con energía, en mi típico gesto de entusiasmo. No tenía ni la más remota idea de lo que era, pero no parecía ella. ¡Ni siquiera la había reconocido! - Pareces la versión demoníaca de Sulley de Monstruos S.A. - añadí con tono de admiración. - Y felicidades por salir elegida en el Torneo, por cierto. - agregué, yo no me hubiera apuntado ni aunque me pagaran, pero era muy típico de Rose.

Después de asustarme con el bicho feo que resultó ser el hermano malo de Sulley, regañé con severidad a Xena y R2D2. Sin embargo la chica que iba disfrazada del robot afirmaba que era cristiana. La miré con orgullo y le hice una pequeña reverencia. Una monja haciendo una reverencia a un robot de Star Wars… en fin, estas cosas solo pasan en Halloween.

- ¡Muy bien, muy bien! Nuestra Señora, la Virgen María, está orgullosa de que formes parte del rebaño de Jesucristo que murió por nosotros en la cruz. - afirmé con severidad y orgullo a la chica rubia. Xena sin embargo decía que su alma ya está perdida. Asentí ante las palabras de R2D2, siempre hay salvación. - Nuestro Señor es misericordioso. Jesús dijo: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” Lucas, 5:31. - recité con solemnidad. Y no, no me lo estaba inventado, por desgracia me sabía de memoria algunos versículos de la Biblia. - ¡Siempre estaréis a tiempo de abrazar los designios del Señor! - exclamé con entusiasmo, rezando y con las manos en posición de orar.

Justo estaba rezando cuando de repente apareció un chico desconocido cuya cara ni me sonaba. Iba disfrazado de astronauta y me pidió bailar. Iba a negarme en redondo, no me gusta bailar. Y hoy en día se baila para intentar ligar casi siempre y bueno… no voy a ligar con un chico. No me gustan los chicos. No es tan complicado de entender.

Sin embargo el astronauta no esperó respuesta y me agarró. Emití una gruñido de protesta, pero eso no era lo peor. Lo peor es que en realidad no estábamos bailando… sino que se estaba refregando contra mi cuerpo. Que asquete, menos mal que ambos disfraces son gruesos. Le metí un violento empujón, mirándolo con asquete, sorpresa y rabia. Sobre todo las dos primeras.

- ¿Qué se supone que estás haciendo? Oye, si quieres ligar te aseguro que no es la mejor manera, quedas como un desesperado y da asco. Aparte, no soy la más indicada para que intentes ligarte, vuelve cuando tengas tetas y te haya desaparecido la salchicha. - le aconsejé, dándome la vuelta y volviendo con el grupito de Rose, Xena y R2D2. - ¿Alguien sabe quién era ese? - pregunté a las tres, quizás alguna sabía el nombre del astronauta y por qué actuaba así. Jopé, que asquete, en serio.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 19, 2015 3:51 pm

NOTA: Me dijeron que podía postear aquí aún sin la inscripción, que lo que no podía era recibir un reto, así que espero estar en lo correcto. Por su atención, muchas gracias XD.

Hablo con... cualquiera que se le antoje acercarse (:



Por fin era Halloween y todos celebraban con alevosía, la gran mayoría de los Gryffindor había salido temprano de sus dormitorios para llegar al Gran Salón en donde se daba lugar a la celebración y además se conocía por fin el nombre de quienes serían los campeones que lucharían por el título del torneo. Él mismo se había pensado en inscribirse, pero luego recordó lo que había escuchado por los pasillos, de que los participantes no sólo debían demostrar destreza con la varita, sino también dedicación durante el torneo y, sinceramente, la palabra dedicación venía a darle pereza.

Y sí, por la misma pereza es que se había quedado dormido encima de su cama, precisamente porque la noche anterior no había dormido casi nada deambulando a escondidas por los pasillos con la intención de enterarse de que iría la fiesta, los disfraces de cada quien y por supuesto por si podía hacer alguna otra bromilla con éstos, como achicarlos, agrandarlos o ponerles otro color. Aún así, sólo un par de inocentes había caído en sus redes, por tanto no se sentía demasiado victorioso, así que que simplemente se desperezó y miró la hora.

¡Santa Cachucha! ¡Se había quedado dormido!

De seguro la fiesta ya había comenzado y nombrado a los elegidos del torneo. Vamos, ahora tendría que andar preguntando como idiota, aunque la buena noticia es que a él le daba realmente lo mismo. No era ni por lejos el prototipo de los Black, a quienes mucho les importa el que dirán y el jamás perder su compuesta fachada perfecta, por esa misma razón es que al final había acabado en Gryffindor y, peor aún, escapándose de casa y todos sus lazos familiares. Quizá era hora de que buscase a alguno de los que habían sido borrados de su árbol genealógico. Sin embargo, y por el momento, sólo deseaba divertirse.

Se dio una ducha rápida y se encajó su “disfraz” que parecía no tener sentido alguno para una mente demasiado conocedora, pero para la mayoría de los magos, sombre todos aquellos que no tenían relación alguna con muggles; comprenderían inmediatamente que él se había disfrazado de uno de ellos, pues así era como muchas veces los magos veían a los muggles.


Disfraz de muggle:


La hubiese gustado dejar su propio trasero al descubierto, pero sin duda algún profesor podría molestarse más de la cuenta y terminara echándole antes de que acabase de echar un ojo a todo lo que le interesaba, así que acabó cubriéndoselo por uno postizo y así no provocar el delirio de sus compañeros gays.

Caminó por los pasillos prácticamente desiertos, silbando alguna melodía de los nuevos éxitos de The Weird Sisters y no tardó demasiado en llegar a escuchar la música que emanaba del salón. Sonrió y se rascó el cabello de la nuca antes de entrar. Ahí parecían estar todos felices y sumamente ambientados, a realmente pocos podía reconocer y eso se le antojaba a un nuevo reto.

—Hey… Hola —saludó a la primera persona que se cruzó cerca de la puerta —Disculpa ¿Podrías decirme si ya nombraron a los Campeones del Torneo?

Mas que estar enterado de todo, le interesaba saber si alguno de sus amigos había conseguido el reto. Después de todo, que a él no le interesara participar, no significaba que no tuviese intensión de vestirse de porrista para seguirle a todos lados.

avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Nov 19, 2015 11:49 pm

Contesto a James con señas
Voy con Connor y busco sacarlo pidiendo disculpas a quien molesto
Si la verdad es que no encontraba que hacer más que comer, no bailaba con nadie y todos estaban en grupitos. A buena hora me decidí por hacerla de antisocial pero bueno al menos había asistido así que después de tomar otro panecillo más y meter otros dos a las bolsas de mi chaleco pensé que sería bueno decirle a Connor que me iba pues estaba cansado y es más, habían cosas que debía hacer y me había echo menso en no acabarlas .Me gire para buscarlo con la mirada y en cuanto lo vi casi me ahogo con mi pastelito–¿Pero qué carajo está haciendo?- dije  abriendo mucho la boca cuando vi a Connor moviéndose de esa manera contra otra chica- ¿Qué le pasa?- eso iba más allá de lo de hace un momento y si bien me daba muchísima risa verlo así no podía ser tan malo .

Salude a James con una carcajada cuando me señalo a Connor y le conteste levantando brazos y manos  con las palmas extendidas diciendo un “no tengo idea, está loco” . Limpie las manos en mi ropa y en cuanto la chica a la que Connor parecía querer sacar chispa se marchó yo fui directo a el –Eah! Houston tenemos un enorme problema ¿Qué te traes? ¿Qué estás haciendo?- lo tome de lso brazos para jalarlo fuera dela pista de Baile -¿Chief que te está pasando?¿qué tragaste?- lo miraba a lso ojos pero mi preocupación paso a una gran carcajada por verlo así –no puedes hacer eso, te vas a ganar unos golpes increíbles y apenas te recuperaste del brazo ¿Connor? – lo mire pero estaba como demasiado feliz o emocionado por algo -¿te drogaste? –me gire hacia todos lados para asegurarme que ningún mayor me escuchara

-ok tu y yo ya tuvimos mucha fiesta por hoy y necesitas con urgencia un balde de agua helada. Ándale vámonos- lo empecé a jalar del brazo con fuerza para que saliera de ahí conmigo – Lo siento mucho, él no es así, lo siento…perdonan, disculpen, traigo a un violador en potencia, con permiso- decía empujando a uno que otro de mis compañeros jalando a Connor hasta que me harte y termine por cargarlo en el hombro como si fuera un costal – Connor carajo ya cálmate!- solté fuertemente buscando pellizcarle la pierna pero el traje no me dejaba .
avatar
InvitadoInvitado

Lluna Forman el Jue Nov 19, 2015 11:57 pm

Con Rhea “conversando”
y luego intentando separarla de Jerome.


Me encontraba en un estado de paranoia total además de estar en bucle. Pensaba que podía estarlo, me daban ganas de llorar, el dilema de tenerlo o no me llenaba la mente por completo y vuelta a empezar. Mis ganas de llorar se hicieron visibles cuando escuché el nombre de Damon pero tragué saliva y apreté los dientes. También me encontraba ante la disyuntiva de contárselo o no a mi novio. El culpable, en parte, de la situación. Una chica y yo tropezamos, o mejor dicho ella tropezó conmigo por no mirar por donde iba. Tampoco yo estaba prestando mucha atención pero le grité un poco hablándole mal. El golpe me dio justamente en la barriga y me sentí rematadamente estúpida. Ella no me prestó mucha atención. Parecía alterada. Al mirarla bien la reconocí, era Rhea, la inútil que iba a representar a la casa Hufflepuff en el Torneo. Si tiene que morir alguien espero que sea ella y no Damon.

Le hablé de nuevo, esta vez de forma más calmada, y bromeé un poco con que iba a morir por Hufflepuff. La chica soltó una frase detrás de otra sin a penas respirar. Estaba acojonadísima y me entraron tantas ganas de reír que me quedé mirándola con un gesto de lo más extraño. Al mismo tiempo me dieron ganas de abrazarla pero no lo hice. Puag, una Hufflepuff. Maldito embarazo. ¿Es eso lo que pasa con las hormonas? ¿Por tener un feto desarrollándose en mi interior me dan ganas de abrazar a una Hufflepuff? ¿Y abortar? Me acerqué de nuevo a la mesa y cogí unas cuantas servilletas de un zarpazo. Le di unas pocas a ella y me quedé una para mi. Por alguna razón mi ojo derecho empezaba a lagrimear. Ella estaba bastante afectada y me preguntó por Ian. ¿Ian? ¿Y que le quiere esta a Ian ahora? Puto Ian. No se me acerca mucho desde que... Joder. Si nos hubiese interrumpido de nuevo a Damon y a mi mientras estábamos en la casa de Matt este verano quizás yo ahora no estaría así de amargada y alterada.

- Ian no puede faltar a una fiesta de Halloween. Debe estar preparando una entrada a lo grande, ya sabes como es... ¿Tu has visto a Damon, el campeón de Slytherin? - no necesitaba dar más detalles pues mi hombre era suficientemente conocido. - Bueno,  da igual, ya le felicitaré más tarde. - mejor no verlo ahora porque no podré callar mi secreto. - Tu... tu pareces una chica sensata. - bien Lluna, ese tono sin tartamudeos y la chica no sabrá jamás que hablas de ti. - Una amiga me acaba de contar que cree que está embarazada. ¡Que desastre! ¿Eh? ¿Qué opinas del aborto? Yo no se que aconsejarle...

El cambio de tema había sido brusco pero ella misma me había contado una sarta de idioteces que no me interesaban y ni siquiera estaba entendiendo, así que me creí con el derecho de hacerle una pequeña cuestión. Según su respuesta puedo tomar una decisión. Y tiene que ser ya. Mañana mismo debería mandarle una lechuza a mi tío y hacerle sabedor de la noticia y de la decisión. En la sala no hacía nada de frío y empecé a temblar. Lo disimulé moviendo los pies como si estuviese bailando. Quería perder de vista a aquella chica estúpida y a la vez quería saber que le pasaba. Al mismo tiempo le daba vueltas a lo mío. Si mis cálculos no fallan debo estar embarazada de un mes y poco. De seis o siete semanas. ¿De verdad lo vas a contar por semanas? Rhea miró detrás de mí y me giré cuando ella pasó por mi lado para zarandear a Jerome. Los separé inmediatamente, por lo menos lo intenté.

- Tranquila, es inofensivo. ¿Jerome que haces?

Su risa escalofriante sumada al maquillaje y el disfraz me daba escalofríos. Entiendo que Rhea lo haya zarandeado, a mi me dan ganas de matarlo. Pero está en mi casa y lo necesito en mi equipo de Quidditch, no puedo dejar que nadie le haga daño irreversible.
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 12.450
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1098
Puntos : 185
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Invitado el Vie Nov 20, 2015 6:16 pm

Saliendo a toda prisa del gran comedor con Aaron.


¿Que me estaba pasando? Quise detenerme, en verdad que si, pero algo más fuerte que mi voluntad me obligó a continuar haciendo aquellos movimientos sobre la monja en aquella pista de baile improvisada mientras sus amigas estaban justo al lado de nosotros y nos observaban, pero la sangre de mi cabeza estaba concentrada en la entrepierna, haciendo que ahí abajo doliera y asi mismo sintiese unas ganas impresionantes de acostarme con quien tuviera frente a mi. Por mala suerte la monja era la ganadora.

Mi amiga Johanne se acercó confundiendome con su amigo Ruben, la vi con cara de querer abalanzarme sobre ella pero finalmente continue con Catherine cuando me dejó en paz, se veía confundida. ¿Mencione que yo quería detenerme? Pues bien, ninguna de sus amigas hizo por ayudarla, nadie, solo la veían asustadas. Pero quien se acercó a intervenir fue mi amigo del alma Aaron, yo estaba demasiado “drogado” o bajo el efecto de no se que demonios. No podía controlar mis acciones asi que cuando me cargó para llevarme fuera del gran comedor hice un berrinche y patalee pero fui arrastrado.

Aaron bajame, necesito seguir, necesito, necesito...   — hice un puchero conforme salíamos del gran comedor no sabía a donde me llevaba pero si lejos de ahí.
avatar
InvitadoInvitado

Rhea Jackson el Mar Dic 08, 2015 5:20 pm

¿Por qué me estaba pasando esto a mi? ¿Por qué justo a mi? ¿Tan irónica tenía que ser la vida? ¿Y donde estaba Ian? ¿Y Danny? Bueno, mejor no ver a Danny, es mi mejor amiga y no quiero que me vea así, me acabaría literalmente deshaciendo en sus brazos y llorando todavía más incontrolablemente. Ya bastante tendría que explicarle cuando la viese en el dormitorio al terminar el baile. Oh por Dios, ¿quién le dio ese don de la oportunidad a Ian? Lo mataré en cuanto lo vea por no estar aquí para salvarme de este nuevo calamar gigante...si es que no está muerto ya. Joder.

Al chocarme con Lluna ni siquiera me di cuenta de que era ella, entre los nervios y el maquillaje, tanto suyo como mio, como para poder distinguirla. Hacía mucho tiempo que no me ponía tan histérica. Perdón, tan estúpidamente histérica. Así que le solté todo lo que pensaba así, sin más, sin anestesia ni preliminares ni nada. Después del discurso, le pregunté si había visto a Ian y aunque la respuesta que me dio tenía todo el sentido del mundo, no me calmó para nada. Ella me preguntó por Damon, el famoso Damon que seguramente estaría con el famoso Ian porque son como la mierda y las moscas, inseparables.- No lo he visto...son amigos ¿no? Seguramente estén juntos- le dije a Lluna más tratando de convencerme a mi misma que de convencerla a ella. Jamás había interactuado directamente con Lluna, y en ese momento ni caía en cual era su nombre. Solo compartíamos clases, pero jamás habíamos hablado y ahora se estaba convirtiendo la persona en la que había decidido apoyarme por haber estado en el sitio concreto en el momento más inoportuno.

Tras nuestras mutuas preguntas sobre chicos ella me dijo algo que una vez más hizo saltar mi radar, solo que esta vez si que la miré con suspicacia, aun sin pensar demasiado en quien era o dejaba de ser. -¿Embarazada?- Pregunté totalmente sorprendida olvidando por un momento, o más bien dejando a un lado, mi propio drama.- ¿Cuantos años tiene?- le pregunté frunciendo el entre cejo, no porque la estuviera juzgando si no por la gran putada que supondría si era demasiado joven.- Creo....- dije intentando pensar fríamente. Nada como que alguien te pida consejo para olvidar tu propia mierda personal- Creo que tu amiga no debería hacerse a la idea todavía si no lo sabe seguro, ¿no?- dije clavando mis ojos azules en los suyos verdes- Igual no es embarazo, si no nervios, o cambios hormonales o algo así...Debería hacerse una prueba...¿Pueden mandarle una prueba muggle? Nunca me ha pasado algo así, pero imagino que son lo más eficaz que hay...aunque también debe haber pruebas mágicas...En cualquier caso debería asegurarse antes de sacar ninguna conclusión, y de estarlo pues...No veo tan descabellado abortar si aun le queda tiempo encerrada aquí, podrían expulsarla ¿no?- dije intentando ser objetiva. De haber sido otro día cualquiera en otra situación cualquiera quizás me habría dado cuenta de que Lluna estaba preocupada por sí misma y no por una amiga, pero en aquel momento, el tema solo era una distracción para mi. Me valía que fuese su amiga y no ella, no me iba a comer la cabeza con eso.

Mientras hablábamos, un chico de lo más extraño empezó a hacerme gestos desde detrás de la espalda de Lluna. Ni corta ni perezosa me acerqué a él con paso raudo y lo cogí de los hombros, zarandeándolo para que me dijese de una vez por todas que quería de mi, aunque secretamente lo que quería que me dijera era que tenía un mensaje de Ian de que estaba bien y venia a ayudarme a no comerme las uñas hasta los codos de los nervios. Lluna vino a separarnos y en ese momento, al ver a uno disfrazado de Joker y a la chica en medio de nosotros, me di cuenta de que estaba flipando. Me estaba comportando como una loca histérica por algo que podía acabar siendo nada. Era cierto que yo podía morir en el torneo, pero también era cierto que podía ganarlo o simplemente no morir, ¿verdad?

Mi respiración era dificultosa mientras miraba a las dos personas que estaban frente a mi en aquel momento y que habían visto mi maravillosa exhibición de pérdida de nervios- Lo siento- dije algo más calmada superficialmente.- Lo siento mucho- dije bajando la mirada. Segundos después me di la vuelta y me encaminé a la salida del Gran Comedor. Estaba muerta de vergüenza por mi comportamiento infantil y asustado. Si iba a morir en el Torneo no sería llorando y, además, fuera como fuese Ian no iba a poder hacer nada para ayudarme, no me servía de nada tenerlo cerca.

Bajé corriendo a mi sala común y subí a los dormitorios. Me quitaría el maquillaje y me pondría a leer y a rezar por no morir y no volver a comportarme de ese modo histérico nunca más. Sí, eso es lo que haría.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 9.210
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 500
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonFugitivos

Lluna Forman el Mar Dic 08, 2015 10:54 pm

Toparme con Rhea y su histeria me hizo olvidar momentáneamente mi propio problema. Ella estaba al borde de un ataque buscando a Ian como si se fuese a acabar el mundo, y yo le pregunté por Damon. La opinión de Rhea era que como son tan amigos es posible que estén juntos. Es más que posible que estén juntos tramando algo ya que lo pienso detenidamente. Mi mente perversa creyó conveniente preguntarle por el tema de los abortos como si se tratase de un tema que nada tenía que ver conmigo sino que fuese una amiga mía la que creyese estar embarazada. En su estado de histeria es posible que contestase coherentemente y que después olvidase la pregunta como si nada. Su visión me recordó algo que yo sabía, y es que existen aparatos muggles que detectan los embarazos, pero que no había pensado para nada. Su última reflexión hizo que mi cara se volviese mucho más expresiva. Es cierto, podrían expulsarla. Es decir, podrían expulsarme. No es tan descabellado abortar para poder terminar el curso, o jamás seré una bruja de valor.

- Si, podrían expulsarla. Sería un drama. Se lo diré en cuanto la vea...

Rhea no estaba muy atenta a mis reacciones de todos modos. Dudo que mañana se acuerde ni siquiera de que ha hablado conmigo. Tuve que separarla de Jerome, porque temí que le pegara. No es que Jerome no se lo vaya ganando día a día, pero esta vez no ha hecho nada más que gesticular. Es mucho peor cuando se ríe de esa forma maléfica y aguda que me pone los pelos de punta. Después de eso la Hufflepuff se disculpó y salió del Gran Comedor con prisa. Miré a Jerome, tan inocente como extraño y le sonreí.

- Bonito disfraz, Jerome.

Me giré al igual que había hecho Rhea y busqué la salida sin mirar atrás. Quería estar sola y pensar. Quizás escribir a Matt, él es un adulto responsable y sabrá que hacer. Yo no se nada, y me siento muy imbécil ahora mismo. Antes de salir una niña que iba vestida de zombie llamó mi atención y la miré con resignación.


- Me gusta muchísimo tu disfraz, eres un fantasma genial pero no entiendo porqué tienes sangre solamente en la parte trasera. ¿Es qué eres un fantasma que murió de una puñalada en la espalda? - preguntó con voz infantil.

Sus enormes ojos marrones me escrutaban esperando una respuesta coherente. Yo no entendí nada ya que mi disfraz no tenía nada de sangre. Me giré la falda y vi una mancha pequeña roja en la parte trasera del vestido y suspiré tan fuerte que los ojos de la niña se cerraron y se abrieron de nuevo mucho. Que ojos tan grandes, parece un búho. Y yo no voy a ser madre. ¡Por las barbas de Merlín! Estuve tan preocupada por un posible embarazo que no hice caso de los dolores abdominales que sentía, y me vino la regla en pleno baile. Con cada año que pasa me vuelvo más estúpida. Le dije a la niña búho que si, que vestía como un fantasma muerto por una puñalada y salí del Gran Comedor corriendo para poder ir a cambiarme y atender mis necesidades.  
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 12.450
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1098
Puntos : 185
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Danielle J. Maxwell el Miér Dic 09, 2015 11:34 pm

Con Davina/Rose/Cathree en medio de la fiesta
Me voy y me topo con Black para contestarle a su duda existencial
Y me voy de la fiesta en busca de Rhea

Rose era una pasada, tanto por su disfraz (¡qué agüita que curre!), como por haber salido elegida en el Torneo (¡qué con menuda tranquilidad lo estaba llevando!), como por hablar en rimas. ¿Estaba hablando en rimas, verdad? ¿No era la única que estaba viendo a un Uruk Hai poeta delante de mis ojos, verdad? ¿No estoy loca, no? Davina también molaba, pero no tenía un disfraz tan épico como el de Rose, ni había salido elegida, ni tampoco hablaba en rimas. Y la monja porque vamos… me estaba descojonando viva con todo lo que decía. Me gustaba ampliar mis horizontes amistosos… por norma general casi siempre pasaba este tipo de fiestas en compañía de Rhea y Luke o siendo atormentada por Damon.

Pero yo iba tope de feliz con mi disfraz de R2D2, siempre había querido hacerme un disfraz simple pero molón en el que solo tuviera que currarme el hecho de meterme dentro de algo y hoy lo había conseguido.

Tras hablar con la monja sobre mi religión y sobre el hecho de que Dios siempre perdona, ella volvió a sacar una cita textual de la biblia (o eso parecía, yo me lo creía porque no me sabía ninguna cita de la biblia y ella parecía decirlo bastante convencida).

Sí, siempre, aunque solo nos acordemos de él la noche antes de presentarnos a los TIMOS o a los EXTASIS… —dijo divertida a la monja cuando dijo que siempre estaríamos a tiempo de unirnos a Dios. Todos los adolescentes se unen a Dios la noche antes de sus exámenes y eso es así. Después del examen solo se acuerdan de él solo si la calificación es mala, al grito de: “me cago en Dios.”

Me quedé sorprendidísima cuando Connor empezó a bailar así con la monja. Parecía un perro con ganas de dejar preñada a la perra. No sé, parecía incluso feo e insultante. Yo es que no sé mucho de bailes actuales, pero podía apostar que ese no era de los mejores. Cuando la monja lo echó, preguntó si sabíamos quién era.

Sí, es Connor, de gryffindor, pero normalmente no se porta así, es un buen chico —le defendí, ya que Connor conmigo siempre había sido muy guay, pues él era guay. Seguro que había sido alguna apuesta o le sentó mal algo, no era normal que fueras restregando por ahí la cebolleta con todo el mundo, no no no…

Fue entonces cuando de un vistazo hacia la puerta, vi a Rhea yéndose un tanto preocupada. Yo le vi la preocupación en la cara. LA NOTÉ A LA DISTANCIA. Rhea y yo teníamos una conexión, aunque ella lo negase. Tanto tiempo en la misma habitación había hecho que la conociese muy bien. Así que aprovechando que ya sabía en dónde estaba y realmente era la chica con la que quería hablar para ver cómo estaba, aprovechó para separarse del grupo.

Ahora vengo chicas —les dije, aunque en realidad no tenía muy seguro si iba a volver, pero era por quedar bien y eso.

Me metí entre la multitud, chocándome evidentemente con todo el mundo debido a que no controlaba el hecho de que mi espacio vital era más grande del que estaba acostumbrada. Ir dentro de una caja redonda que simula a R2D2 tiene sus dificultades a la hora de relacionarse. Me dirigí a la puerta y un tío al parecer empujó a otro tío, ese otro tío tropezó con una tía y esa tía empujó al tío que me empujó a mí, por lo que yo sin querer me tropecé con Sirius.

Él me saludó y yo saqué mi cabeza de dentro de mi caja de R2D2 para que viera que era yo.

¡HOLA! —saludé estresada al ver que había sido partícipe de una caída efecto dominó muy estúpida. Escuché su pregunta y la contesté:—Rose alias Uruk Hai, de ravenclaw —señalé hacia dónde estaba la Uruk Hai— Joahnne la pelirroja de Gryffindor, mi super amiga y futura ganadora del torneo Rhea Jackson de Hufflepuff y el mierdecilla de Damon por Slytherin —le contesté en referencia a los elegidos para el torneo—Me voy que estoy buscando a Rhea —le dije amistosamente, pasando por al lado de él para luego mirarle el culo de plástico que tenía. Solté una divertida carcajada—¡Qué culazo que tienes, Black! —añadí sonriente, bajando por las escaleras para perseguir a Rhea e irme de la fiesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 18
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 30.720
Lealtad : Neutral
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1302
Puntos : 714
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny http://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell http://www.expectopatronum-rpg.com/t87-baul-de-danny-maxwell
Danielle J. MaxwellUniversitarios

Invitado el Vie Dic 11, 2015 6:00 am

Y, muy curiosamente, la primera persona que se le cruzó fue ni más ni menos que un droide, R2D2. Por supuesto, debió de imaginar a la persona que saldría desde adentro, pero aún así se asombró al ver la cabeza de Danny regresándole el saludo. Ella respondió a pregunta mientras señalaba a cada uno de los campeones elegidos y él seguía su dedo con la mirada, intentando identificarlos.

No pudo evitar sentir una especie de alivio al saber que ni James, ni Remus estaban entre los designados, aun cuando para ellos sería una lastima. Y es que cuando se es joven y temerario, como de seguro se sienten ellos, es poco lo que miden las consecuencias de sus actos. No es que Sirius fuese Don Madurez, pero algo de ella tenía y prefería a sus amigos vivos y en una sola pieza.

—Gracias Danny. Me encanta tu disfraz.

Se despidió de ella dándole una palmadita burlona en la cabeza antes de dejarle ir, más rió son la última frase de despedida de la chica e inevitablemente meneó su culo a lo Dumbledore Style, sólo para ella (XD).


Fue entonces que notó que no era solamente Danny quien se estaba yendo, sino que la mayoría de los alumnos también lo hacía, algunos con más prisas que otros, por lo que suspiró resignado, aceptando que había llegado demasiado tarde a la fiesta de disfraces.

Será para el siguiente año, pensó. Por supuesto que debía serlo, ese sería su último año en Hogwarts y tenía que dejar su huella. Con ese pensamiento abandonó también la fiesta, sonriendo con cierto grado de nostalgia.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 11:41 am

Con Davina, Danny y Cathree.
Después, salgo con Cathree de la fiesta.


Decir que mi disfraz estaba currado era infravalorarlo, al parecer. Ni Davina, ni Danny ni Cathree me habían reconocido en un principio hasta que no les confirmé que, efectivamente, era yo y no un Uruk-hai con genes mágicos que estudiara en Hogwarts en lugar de destruir la Tierra Media. Lo cierto es que éramos un grupo pintoresco, a la par que guay: por un lado, Davina disfrazada de princesa guerrera (se me quedó la espinita de duelarme con ella, en plan de coña, delante de los demás porque lo cierto es que nuestros disfraces lo pedían a gritos), Danny de R2-D2 (¡ERA TAN CUQUI!) y Cathree de monja (que, conociéndola, aunque no le tenía que resultar difícil de caracterizar por haber crecido rodeada de ellas toda su vida, era algo impactante). Una vez me reconoció y le expliqué mi disfraz, Cathree siguió sin tener ni idea de lo que era un Uruk-hai (pobre Tolkien, se tendría que estar revolviendo en su tumba) pero dijo que le recordaba a Sulley el de Monstruos S.A. Sulley mola mucho, pero da poco susto. Los Uruk-hai, en cambio... Digamos que si te encuentros uno de noche, te agitan más que una sensión intensiva de cardio. Serían ejercicios útiles, no digo que no, pero terminabas y estabas para meterte a la ducha y no salir en dos días, porque menuda cantidad de sudor; no era una persona tan tiquismiquis, pero las cosas como son, daba asquete. Luego me dio la enhorabuena por salir elegida en el Torneo, y me limité a sonreír. No quería que nadie pensara que estaba tan nerviosa y aterrada como estaba, mejor mantener la fachada de tranquilidad. Además, era el primer día, así que naturalmente me sentía desnuda. Nada que un enclaustramiento intensivo en la biblioteca no slucionara.

Después, cuando charlábamos animadamente entre las tres, llegó un chico a magrearse con la hermana Campbell. La pobre se quedó sola mientras Xena, R2 y yo nos mantuvimos al margen, en shock, pero mi amiga monja supo defenderse bien y enseguida regresó a nosotras cual Jesucristo a sus apóstoles al resucitar. Lo cierto es que yo no tenía ni idea de quien era ese tipo, por mucho que Danny le pusiera nombre después. ¿Un buen chico? Repetí, mirando a Danny con una ceja alzada y cara de incredulidad y confusión. Pues por su comportamiento, más bien parecía un salido. Entonces, vi como Danny se quedaba mirando a algún punto del Gran Comedor segundos antes de separarse de nosotras con la promesa de volver. Estuvimos ahí, charlando entre todas, durante un buen rato, pero Danny nunca regresó. Me disculpé un momento del grupo de Cathree y Davina y me dirigí a una de las mesas para coger el último de mis aperitivos, pues entre charla y charla había ido picando y tampoco es que tuviera ya mucha hambre. Extendí la mano a la bandeja con el último canapé con forma de hueso que quedaba, pero una mano se me adelantó.

Cuando levanté la cabeza, vi que se trataba de un zombie, no tan creíble como los de The Walking Dead pero pasable. Aunque traté de reconocer al alumno tras el disfraz, se parecía demasiado a muchos y no pude acertar ni estimar ninguna identidad. El zombie también se dio cuenta de que yo había querido ese canapé, aunque ya lo tenía en la mano, y me miró. Lo siento, no te había visto. Su sonrisa tímida fue suficiente escusa para mí; le sacudí la mano y asentí con la cabeza. Tranqui, para ti. Entonces, el zombie cambió totalmente su expresión y se me quedó mirando un buen rato sin ninguna discrección. Traté de callarme, pero al final me sentía ya incómoda y tuve que saltar. ¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara? El zombie mi miró con una sonrisita torcida, petulante. No te había reconocido, Rose. Te has currado mucho el disfraz, estás hasta más guapa. Rodé los ojos, suprimiendo las ganas de reírme en su cara. Un insulto muy original, claro que sí. El zombie se dio media vuelta, asegurándose de que le viera comer el canapé que me habia quitado. Enhorabuena por el Torneo, por cierto. Aunque no creo que tengas nada que hacer contra Damon, pero como decís los muggles: "lo importante es participar", ¿no? Su comentario sobre el campeón de Slytherin me terminó de confirmar la casa a la que el zombie pertenecía, aunque ya lo sospechaba por la actitud que había demostrado hacia mí. El zombie se dio media vuelta y se giró, pero antes de desaparecer me dirigió una última mirada maliciosa. En fin, Rose, ha sido un placer. Buena muerte en el Torneo.

El zombie, cuya identidad no sabía, se fue, dejándome sola, de pie junto a la mesa con platos vacíos. No se me había escapado que había dicho "muerte" en vez de "suerte", y aunque normalmente pasaba de esa clase de comentarios, mis nervios sobre el Torneo habían conseguido que me afectara más de lo que hubiera querido. De pronto, se me quitaron las ganas de seguir de fiesta (¿qué narices estaba haciendo? En unas semanas pondría en peligro mi vida por haberme presentado a un peligrosísimo Torneo de manera voluntaria, tendría que estar preparándome, no perdiendo el tiempo) y me acerqué al grupo de Davina y Cathree para despedirme. Sin embargo, no las encontré donde las había dejado. Las busqué con la vista y aunque no vi a ninguna Xena, sí localicé a la hermana Campbell, dirigiéndose a la puerta del Gran Comedor, por la que se estaban yendo muchos de los alumnos de la fiesta. Corrí hacia ella, abriéndome paso entre la gente. ¡Hermana! grité para llamar su atención. Cuando estuve a su altura, le di un toque en el hombro. Te parecerá bonito, irte sin decir nada.

Normalmente era de esas personas que no se callaba ni debajo del agua, pero el encuentro con el zombie simpático roba-canapés me había afectado bastante y me había dejado dándole vueltas al coco, así que me limité a despedirme de Cathree cuando llegamos a las escaleras y a desearla buenas noches. Ella se dirigió hacia las mazmorras a su Sala Común, y yo subí escaleras arriba, pensando en ir a la biblioteca. Luego, tonta de mí, me di cuenta de que con esas pintas lo más probable es que me llevara un librazo en toda la cabeza del susto que le metería al pobre bibliotecario de turno, así que fui a la Sala Común. Pero una vez allí, estaba demasiado cansada para hacer nada con mi vida aparte de dormir, así que me puse el pijama y me acosté, prometiéndome madrugar al día siguiente para hacer que el maldito zombie de las narices estuviera equivocado al desearme buena muerte.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Dic 14, 2015 4:16 pm

Con Potter bailando

Desde que James me saludó y me dijo que estaba hermosa, hasta que entramos y comenzamos a bailar; no podía dejar de pensar en lo surrealista que podía parecer esa escena. Yo, Lily Evans, bailando cómodamente con James Potter, sin imperios o pociones de por medio, con buen ambiente y risas. Realmente la he pasado genial, y aunque no hablé mucho, quizás para no demostrar que estaba un tanto nerviosa; la velada me pareció lo más mágico que podría existir, creo que algún día me tocará reconocer ciertas cosas en voz alta, aunque no sea el día de hoy.

Ya cerca de acabar la velada y dándome cuenta de que ni me había preocupado por saludar al resto de mis amigos, y de que ni siquiera me había apartado de Potter, lo miré un segundo y sonreí. -Gracias, ha sido una noche estupenda. - Poco a poco comencé a notar como la marea de estudiantes salían del Gran Comedor; algunos solos, otros acompañados, la gran mayoría en realidad. Para mi lo más sensato sería salir con Potter, ya que al final de cuentas vamos a la misma sala común.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.