Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

HALLOWEEN 2015: Mansión Winslow

Cuenta de Ambientación el Jue Oct 29, 2015 10:51 pm

Recuerdo del primer mensaje :

HALLOWEEN 2015: MANSIÓN WINSLOW



La noche de los muertos llega a casa de los Winslow, bajo una gran fiesta de disfraces que el mismísimo Ministro de Magia ha querido organizar para todo el mundo mágico. O por lo menos para aquellos que han recibido invitación. Todos sabemos que asistir a una evento así es solo para gente selectiva. Ah, sobra decir que para poder entrar en la fiesta, era obligado llevar disfraz. Si no, ¿qué clase de fiesta sería?

Toda la mansión Winslow estaba decorada con objetos propios de Halloween, dándole un aspecto tenebroso tanto por fuera como por dentro. Benjamin Winslow había habilitado prácticamente todo el primer piso, la piscina y los jardines de su gran mansión para esa gran fiesta. La planta superior estaba totalmente habilitada, pero en las escaleras había una placa que decía: “DANGER UPSTAIRS”, pues toda la parte superior estaba llena de sustos y trampas típicas de casas del terror, aunque éstas mucho más mágicas y que, de ser pillado, podrías recibir una gran reprimenda y ser expulsado de la fiesta o, peor, quedarte ahí toda la noche.

Al sótano de la casa solo pueden bajar los elfos domésticos y todo lo necesario para una gran velada se encontraban en el gran salón de la mansión, el cual había sido perfectamente decorado para mayor espacio y organización. Desde bebidas a cualquier tipo de suculenta comida preparada por los elfos de los Winslow.

La fiesta había empezado a las 22:00, pero desde las 21:30 ya había gente dentro de la mansión dándolo todo. La música era alta sobre todo en la zona interior, pero suficiente como para poder hablar con una persona sin destrozarte las cuerdas vocales gritando. Aunque si lo que querías era mantener una larga y tendida conversación, lo mejor era que salieras a los jardines.

OFF: Podéis ir entrando todos. Esta noche os mandaremos todos los retos por MP, tened paciencia. Cuando completéis el reto, ponedlo en el rol y mandar un MP con dicho post a uno de los fundadores. Al cumplirlo os pagaremos 500 galeones.

Recomendamos para mayor facilidad a la hora de relacionarse y a la lectura del rol, decir al principio del post a quién te diriges en tu post.

Recordad que esta trama no estará abierta toda la vida, sino que tiene su fecha de vencimiento, más concretamente dentro de dos meses. Por lo que os rogamos que no dejéis vuestros personajes por ahí perdidos sin rumbo ni misión en la vida xD. Si no váis a seguir postendo, haced como que os lo pasáis bien (o mal) y salís de la fiesta.

Gracias por participar y sobre todo a pasarlo bien. Smile
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 363
Puntos : 236
Ver perfil de usuario

Cuenta de Ambientación el Lun Nov 30, 2015 4:08 pm

Cobrándose el precio de que Zack Dankworth haya osado ir al piso de arriba...

¡Oh, carne fresca! —pensó uno de ellos al sentir la alarma en el piso superior. Le hizo una seña a su amigo y ambos subieron al piso de arriba.

Vieron como un jovenzuelo pisaba el suelo prohibido y ambos se relamieron con ganas de molestarlo. Quizás no era la manera más ética para echar a los cotillas del piso de arriba, ni tampoco la manera que su amo tenía en mente. Sin embargo, los elfos domésticos vivían bajo el yugo de su amo y rara vez hacían algo para divertirse. Lo que hacían, no obstante, era aprovechar los puntos flacos de las órdenes de sus amos para hacer lo que ellos quisieran.

Probablemente el señor Winslow le castigara a los tres por lo que han estado haciendo, pero valdría la pena. Además, probablemente le castigara de todas maneras por errores mucho más pequeños. Así por lo menos tenían una razón de peso.

Así que sin que nada les echase para atrás, ambos elfos cogieron una cuerda, sujetándola cada uno por un extremo. Empezaron a correr alrededor del chico, haciendo que la cuerda se le enroscaba por todo el cuerpo al grito de ambos elfos. Parecían... ¿felices? Era raro ver a un elfo gritar de felicidad, pero así era. El chico rápidamente perdió el equilibrio y cayó al suelo.

¡Hundido! —gritó un elfo.

¿Deberíamos colgarlo junto a la otra cotilla? —preguntó el otro.

No, no, no, no —contestó.

Uno de ellos volvió al trabajo mientras que el otro se sentó en el pecho del chico, chasqueó los dedos y unos rotuladores “permanentes” de tres colores aparecieron en su mano, con los cuales comenzó a pintorrear la cara del chico. Le escribió: “COTILLA” en la frente, mientras que le dibujaba una nariz, unos bigotes y varias cosas ridículas.

Eres un cotilla, señorito. No nos gustan los cotillas, no, no, no... El amo Winslow no quiere que cotillas como tú suban aquí arriba, así que por eso os castigamos. No se preocupe, cuando termine la fiesta os liberaremos para que pueda irse, no queremos calaña cotilla en nuestra mansión más tiempo del necesario… —contaba el elfo como si fuera un cuento, sacando la lengua por fuera mientras se concentraba en pintar con lujo de detalles un aparato reproductor masculino en su mejilla. Él no entendía la gracia de eso, pero sabía que a la gente no le gustaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 363
Puntos : 236
Ver perfil de usuario

Sam J. Lehmann el Lun Nov 30, 2015 4:56 pm

Primero con Elia Deveraux
Luego me voy y persigo a Zack por las escaleras
Salvo a Zack (tengo permiso de Zack y de la administración)
Salvo a Mathilde (tengo permiso de Mathilde y de la administración)
Saco a Zack (tengo permiso de Zack)

Sam compartía eso de que las anécdotas era una buena manera de conocer gente, pero dependía de las anécdotas. La que la mujer le había contado era una historia fuera de lugar, obscena y con demasiados detalles. Ella podría considerarse una mujer liberal, con ganas de contarle al mundo sus experiencias y de predicar el arte sexual por encima de todo, pero debía de respetar a las personas que no eran como ella y que, por tanto, no tenían cómo agrado escuchar historias como esas. Sam era de esas personas, todos sus amigos eran consciente de lo reacia que era de hablar o escuchar ese tipo de historias. De refilón y sin prestarle demasiada atención, Sam se percata de que Mathilde se va sola escaleras arriba, por lo que le entra curiosidad por saber cómo ha terminado la discusión. Sin embargo, la chica que tenía delante era la que estaba acaparando toda su atención.

¿Que qué clase de problema tenía? Sam la miró con incredulidad ante esa pregunta. ¡Ahí la única que tenía un problema era ella!—¡No tengo ningún problema!—Se dio cuenta de que tenía el ceño fruncido, pero simplemente porque al intentar fruncirlo, se dio cuenta de que no podía hacerlo más—¿De qué hablas? ¡Claro que no! Ni tanto ni tan poco, joder, ¡soy una persona normal a la que no le gusta que le cuenten con pelos y detalles como te corres una y otra vez mientras usas un látigo! —Sam creía que era algo lógico. ¿Acaso ella era la loca? ¿No lo era esta mujer borracha que parecía querer ir pregonando sus vivencias sexuales a la mínima de cambio?—No es mi problema que tengas la boca tan grande, pero a algunas personas no nos gusta escuchar esas historias, lo siento —dijo sinceramente, sin cortarse ni un pelo. No era una chica que se cortaba ante claras incomodidades con personas que ni apenas conocía—Soy consciente de ello, no hace falta que te preocupes por mi actividad sexual… —contestó Sam, sintiéndose cada vez más incómoda con esa mujer. ¿Se creía de verdad que promovía la castidad o algo así? Sam no tenía cara de zorra, pero tampoco como para ir promoviendo la filosofía de que si no follas vas al cielo—En fin… —dijo Sam—Voy a por una copa —añadió, antes de irse.

Era una manera cortés de dejar la conversación de lado, ya que no tenía intención de volver. No tenía ganas de escuchar otra historia así y mucho menos tenía ganas de que la trataran como una frígida que castiga el sexo con el infierno.

Mientras va a la mesa a coger una copa de algo, lo que sea, se da cuenta de que Sven y Esther salen por la puerta cogidos de la mano. Por el color rojizo en las mejillas de Sven, da la sensación de que no está precisamente en su mejor momento. Por pura preocupación y porque Mathilde se había ido sola, Sam dejó la copa sin apenas probarla y subió escaleras arriba, con la intención de saber a dónde había ido la chica, ya que le parecía raro que Sven se hubiera ido dejando a su novia detrás.

Subió detrás de un chico con ciertas dificultades para buscar los escalones (bajo su propio punto de vista, parecía que estaba realmente borracho), por lo que no quiso adelantarle, simplemente esperó detrás de él. Cuando el chico llegó al pasillo y pisó el suelo de éste, aparecieron dos elfos domésticos sujetando una misma cuerda. Ambos elfos comenzaron a corretear alrededor del chico, de tal manera que lo ataron por todas partes hasta tirarlo al suelo. Luego los elfos se pusieron encima de él y comenzaron a pintorrearle la cara. Sam no se acercó más, sino que se quedó en los últimos escalones, justo en el cartel que ponía peligro—Hey, ¿estás bien? —preguntó al chico que ahora estaba en el suelo—¡Eh, déjalo en paz! —le dijo al elfo que amenazaba con pintarle un pene en la mejilla. Sam sacó la varita y le apuntó, el elfo alzó las manos y chasqueó los dedos, desapareciéndose de allí. Apuntó al joven con la varita y con un hechizo lo acercó a donde estaba ella, quitándole las cuerdas y haciendo que se sentase en un escalón—No parece muy buena idea subir aquí arriba… —dijo divertida al ver los dibujos que tenía en la cara.

Luego volvió a asomarse y con su varita conjuró un lumus, el cual movió por todo el pasillo. Por la parte de la izquierda, un poco metida en la oscuridad, vio a Mathilde iluminada por su lumus—¿Qué le pasa a los elfos domésticos en esta casa? —se preguntó a sí misma, apuntando a Mathilde. Hizo desaparecer con la varita la cuerda que le retenía desde arriba y, antes de que cayera, la sujetó con un hechizo levitador, atrayéndola hacia ella sin que tocara el suelo, ya que había visto con sus propios ojos lo que ello conllevaba. Cuando llegó delante de ella, Sam la dejó en el suelo y miró con confusión la sangre de su rostro—¿Es eso huevo? —preguntó, al ver parte de la cáscara todavía pegada en su frente. Le quitó los restos de cáscara de su cara y la miró confundida—¿Por qué no te has ido con Sven? Se acaba de ir con Esther.

El chico que estaba al lado de ellas, se levantó, agradeció al aire y comenzó a bajar las escaleras mientras decía que debía de irse. La verdad es que iba un poco torcido, lo mejor es que fuera a casa a descansar. Pero antes de que pudiera bajar muchos escalones, dio un paso en falso y cayó los cuatro escalones restantes mientras rodaba. Sam tuvo el instinto de ir corriendo a ayudarle, pero se levantó rápidamente con lo que parecía una varita en la mano, como si se hubiera caído a propósito para recogerla. Empezó a caminar dignamente hacia la puerta y tras tantear el terreno para no chocarse con el marco de ésta, salió al exterior para irse. Sam negó con la cabeza ante el espectáculo, girándose hacia Mathilde—¿Estás bien?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 13.690
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 443
Puntos : 295
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t5108-el-baul-de-los-recuerdos-arcon-sam-lehmann#76494

Matt Forman el Miér Dic 02, 2015 12:56 am

Saliendo de Narnia ante todos.
Después invitando a Apolo, Leandro y Arabella
a continuar la fiesta en un lugar más privado.


No quería decir nada en voz alta para no estropear tan bonita fiesta, pero me hacía gracia pensar que aquel trío de chicos que hablaban tan cortésmente se hubiese entendido muy bien también en una situación más horizontal. Es decir, gays. Por eso no dejé de sonreír mientras Arabella halagaba a Apolo y a Leandro por sus disfraces y lo guapos que son. Me daban ganas de gritarles que juegan en otra liga, y no me refería al Quidditch. Pero mi consciencia no me dejaba gritar nada por respeto a todos los asistentes. Yo he sido el primero que no quiso salir del armario, y salí con pasó débil y cauto, o puede que aún no haya salido. Apolo es declaradamente homosexual y no pasa nada. Pero puede que Leandro sea otro de tantos que se esconde dentro de un mullidito armario nuevo con olor de flores frescas.

Escuché con interés la historia sobre el vestido de Arabella hasta que no escuché nada más porque sentía unas terribles e inmensas ganas de soltar por abajo todo lo que había estado bebiendo. Pasaron a hablar de sus respectivos trabajos, al igual que habíamos hecho nosotros antes para presentarnos. Podía prescindir perfectamente de aquella información ya que conocía a los tres. Me disculpé y busqué el baño por la planta baja. Esta inmensa casa debe tener por lo menos un par de baños en cada planta. Tuve que preguntar a varias personas lo que me llevó a tomar una o dos copas más por el camino. Al llegar a la meta estuve unos cuantos minutos soltando mi chorro en la taza. Fue un momento de placer maravilloso. Me lavé las manos al salir y me acicalé ante el espejo. Estoy tan borracho que me veo borroso pero estoy estupendo.

Había más gente que antes cuando volví a la sala principal y no encontré a mi pandilla. Caminé entre varios grupos de gente disfrazada y me reí de lo chistoso que era ver a una chica vestida de conejo y a su pareja de zanahoria. Tuve un choque frontal contra un hombre murciélago y unas ganas irrefrenables de arrestar a un chico vestido de ladrón. Me contuve pues estaba buscando algo. Paré a tomar aire apoyado contra el armario en el que me había fijado antes y al ver que se podía abrir y que no tenía ningún tipo de maldición me metí dentro. Me reí un buen rato en la oscuridad. Joder, que pedo llevo. En aquella película que vi dentro del armario había otro mundo lleno de nieve y seres mágicos. También estaba el príncipe Caspian, de muy buen ver aunque algo corto de mente. Sin pensarlo mucho abrí el armario y salté desde el interior dando un gran grito para que todo el mundo se centrase en mi y me subí encima de una mesa cercana. Mi semblante estaba serio por más ganas de reír que me daba la situación. Cogí una copa más, la penúltima, y me dispuse a brindar.

- Señores y señoras, vengo de Narnia, un mundo fantastibuloso lleno de gays encerrados en armarios. Ya está bien de tanta hip... hipocresía. ¡Vivan los penes! Allá en Narnia está lleno de hombres y mujeres que no quieren admitir ante el mundo que son gays, pues bien, yo ya me he cansado. Por eso salgo del armario y digo con orgullo que me gustan los hombres. Soy gay. Muy gay. O mejor dicho, soy bisexual. Las mujeres también me gustan. - dije con un tono de voz ligeramente más bajo cansado de tener que dar explicaciones. - ¡Que siga la fiestaaa!! - grité de nuevo.

Di un salto desde la mesa con tan mala suerte que perdí la copa que se rompió en mil pedazos y me torcí el tobillo aunque no me solía en aquel momento. Fui cojeando hasta donde estaban Arabella, Apolo y Leandro pues los había visto desde encima de la mesa. La fiesta aún no había terminado. No me encontraba en condiciones de ir solo a ningún lado y la embriaguez me hacia sentir tan guapo y deseable que mi mente se montaba fantasías con mis tres amigos.

- No estaría mal continuar la fiesta en un lugar más privado, ¿verdad?

Me encontraba tan a tope que no dudé en invitarlos de un modo muy sutil a seguir la fiesta en mi casa, los cuatro. Arabella estaba con clara desventaja ante tantos narnianos, pero yo no la iba a dejar de lado. Sigue viva y muy guapa, es algo que no puedo ignorar. La belleza me pierde. Los tres tuvieron que notar mi alto nivel de alcohol en sangre aunque yo intentaba disimular como un adolescente que vuelve a casa de madrugada tras haber pasado la noche bebiendo con sus amigos.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 553
Puntos : 154
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Apolo Masbecth el Miér Dic 02, 2015 5:52 pm

Con Arabella, Matt y Leandro.


La fiesta se estaba tornando interesante para el rubio, donde antes eran solo él y Abi, ahora estaba Matt, su amigo, Leandro el nuevo en el ministerio y que le gustaba pasar tiempo con él y ahora Arabella, la amiga del primero y quien parecía tener clase y distinción pero sobretodo su cara le sonaba bastante de algún otro lado, es por eso que le hizo la pregunta. - Oh por supuesto, sabía que tu cara me era familiar, claro, vaya que honor estar frente a alguien de las avispas - le dijo sonriendo, no era su equipo favorito pero admitía que eran buenas.

Se mostró interesado en la conversación sobre el origen del vestido y escuchó en silencio hasta que creyó oportuno hablar - Si me permites, creo que fue una elección acertada y si ese vestido tiene historia mucho mejor - le sonrió y su rostro se iluminó al escuchar la pregunta sobre su trabajo - Pues soy un dragonolista, trabajo con dragones, los criamos, cuidamos y nos aseguramos de que sigan existiendo básicamente y no sean vistos por los muggles por supuesto - dijo riéndose como si hubiese contado un chiste. De repente Matt se excusó probablemente al baño y los tres continuaron hablando sobre sus profesiones.

Al cabo de unos minutos la fiesta fue interrumpida por Matt quien se mostraba bajo los efectos del alcohol y salía del armario en plena fiesta - Vaya, nuestro amigo se siente aventurero, pero no es su primera salida, no - dijo con la copa en la mano mirando a los dos - en la fiesta de su amigo bailamos juntos y me besó, las revistas de noticias rosas hablaron de ello pero al parecer siente la necesidad de que nadie se quede con la duda - soltó sin más encontrando muy gracioso todo el asunto. Pensó en sacarlo de ahí para que no se avergonzara pero no lo hizo, en cambio él fue hasta ellos.

- Menudo espectáculo, ha sido bastante entretenido - dijo aplaudiendo al hombre y sonriendo de oreja a oreja. - Felicidades señor Narniano, ¿adivina qué? A nadie le interesa lo que te gusta o no, pero bien hecho - le dio un par de palmadas en el hombro pero se dio cuenta que estaba muy ebrio. - No estaría mal, pero eso no va a pasar, al menos yo no voy, estas demasiado alcoholizado y tal vez deberías irte a casa - observó a los tres - Puedo sentir la mirada de todos enfocándose hacia acá, que divertido - dijo sin girarse para ver a la gente chismosa. En su lugar siguió bebiendo de su copa - ¿Entonces señor D´Aconna, hemos obtenido esos fondos para nuestra investigación? Me gustaría saberlo antes de embriagarme y perderlo de vista - le dijo mirándolo de reojo y luego a sus otros dos acompañantes.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Invitado el Miér Dic 02, 2015 6:33 pm

Con Apolo, Arabella y Matt. Luego con Apolo dejando la fiesta
-¿En serio? ¿De Italia? – Abrió lso brazos en signo de camaradería- Que encantador escuchar algo así. Aunque amo vivir aquí no puedo negar que la nostalgia me llega de repente y saber que tengo frente a una compatriota o medio compatriota me hace sentir mucho mejor y por cierto soy de Puglia la más bella zona de toda Italia debo aceptar- levanto su copa- Esta claro que los italianos somos de muy buen ver- estiro su mano para que la dama diera una vuelta y volvió a tomar un poco de su copa acabándosela rápidamente aun cuando ya su lengua se resbalaba a cada palabra  .Leandro estaba encantado con la historia del vestido y estaba al igual tan metido en la explicación que ni cuenta se dio que ya llevaba más de dos copas terminadas en menos de 20 minutos-Es hermoso, le queda a la perfección y como Apolo dijo su rostro también me era familiar. Una razón muy válida para cambiar mi afición por su equipo- levanto la copa y sonrió con amabilidad-Con cuidado señor Forman- dijo entre risas por ver que no estaba muy bien y ni él lo estaba así que las risas fueron más de borracho que de otra cosa- Oh si, su trabajo es realmente increíble, fui con él y aunque casi me come un dragón déjeme decirle que lo volvería a acompañar, estando con el ahí aprendí mucho sobre dragones-  tomo otra copa y bebió un poco- Yo trabajo en el ministerio- tomo un poco más- en el departamento de criaturas mágicas, ya sabe soy ratón de oficina por  el día y por la noche un aventurero caza criaturas- se rio por su mal chiste –Ya sabe, hago de todo aquí y allá como tiene poco que llegue no me han puesto en alguna especialidad y bueno apenas estoy aprendiendo de todo un poco, aunque son criaturas parecidas cada sector del ministerio se maneja diferente- lamio sus labios y movió un poco su cabeza porque todo le empezaba a dar vueltas.

En cuanto Matt empezó a gritar aquello y Apolo soltó lo otro Leandro empezó a aplaudir  mientras vitoreaba al joven marinero- Eso!, orgullosos y gorditos!-  se estiro por otra copa más y en cuanto lego Matt la levanto hacia el – vaya espectáculo mi capitán, muy acertado para su disfraz , el deleite de unos y desgracia de otros-a su invitación de irse los tres de ahí Leandro se vio sumamente interesado, no podía negar que su lado más “sucio” había salid a Flote- Campanilla dice que si a los polvos mágicos- eso apenas lo susurro pues de un segundo a otro se mareo demasiado y tuvo que sostenerse de Apolo –Yo creo- le llevó la mano a la boca pues estaba realmente mareado –Yo creo que – trago saliva – Discúlpenme ¿quieren? Tengo que sentarme  ya- apretó el hombro de Apolo – Si me ayudas juro que te voy a dar el fondo que sea- paso su brazo por detrás de la nuca del joven mago –Matt, Arabella de verdad me gustaría irme con ustedes, de verdad que si – no le dio pena mostrar que la idea de irse a un lado más privado el había gustado – pero temo que no voy a llegar ni a la puerta de aquí. SI me cargan si voy y los llevo a el país de nunca jamas - bajo la cabeza y respiro con fuerza. Claramente los tragos que había tomado uno tras otro el estaban cobrando todo en esos minutos –Tengo que ir al baño- Se echó a correr literal empujando a las personas que se le atravesaban e incluso casi se cae pero logro sostenerse de otro hombre el cual le pregunto que si estaba bien – Si…si…Apolo!- le grito al joven y manoteo para que lo acompañara pues capaz y terminaba cayéndose y partiéndose la cara y al menos así alguien lo asistiría.

Apolo le ayudo a refrescarse –Llévame a mi casa porfavor- le pidió al joven prácticamente dejándose caer sobre el para que lo arrastrara y una vez que logro caminar un poco mejor dejo que Apolo lo dirigiera. Iba bastante mal y seguramente acabaría dormido en el auto, después de eso tendría que hacer algo para disculparse con la dama, el capitán y sobre todo con Apolo, pero de que lo había pasado bien ,lo había pasado bien.
avatar
InvitadoInvitado

Caleb Dankworth el Jue Dic 03, 2015 6:24 am

Con Abi en los jardines.

No me extrañaba nada que a Abi no le sonase el disfraz que yo tenía puesto, pues no me imaginaba a Abi interesándose por el mundo de los videojuegos muggles. Yo no lo habría hecho de no ser por mi hijo adolescente. Puse los ojos en blanco y sonreí ligeramente cuando Abi dijo que no me parecía a los asesinos que ella conocía.

-Ese es el caso, si quisiese parecerme a los asesinos que tú y yo conocemos me habría puesto mi ropa de siempre y me hubiese quitado el maquillaje del brazo y punto- dije con tono burlón en voz muy baja para que absolutamente nadie me escuchase, pero no había nadie cerca así que no pasó nada. Yo no necesitaba disfrazarme de asesino de verdad, ya lo era. Por eso me disfrazaba de asesino ficticio, lo cual me daba una excusa para ir vestido de asesino cantoso y no como iba todos los días.- De una saga llamada Assassin’s Creed- contesté cuando me preguntó que de dónde lo había sacado, y entonces me replanteé el disfraz que había elegido y me encogí de hombros mientras sacaba la varita de mi bolsillo.- Pero tal vez tengas razón, esto es demasiado para una fiesta llena de magos… Mejor me cambio- dije con una sonrisa pícara, y me di un toque a mí mismo con la varita. Con un simple hechizo todo mi atuendo fue sustituido por otro, uno que sabía perfectamente que Abi sí que conocía. No era el disfraz más común del Fantasma de la Opera, sino el traje rojo del baile de máscaras en el que había amenazado a todo el mundo.- ¿Mejor así?

Me sorprendí a mí mismo cuando comenté que no estaba seguro de que me hiciese mucha gracia cómo estaban mirando aquellos tipos a Abi. Entre que ellos daban asco porque tenían pinta de ser unos buenos para nada de clase baja que habían venido a la fiesta solo porque había alcohol, y entre que miraban a Abi como si fuesen sabuesos sarnosos relamiéndose al ver un chuletón de la máxima calidad... Sentí una sensación muy incómoda en mi interior, como si se me retorciese el estómago y ardiese algo en el centro de mi ser, y no ardía precisamente de una manera placentera.

-¿Cómo que qué más me da?- pregunté como si la pregunta e extrañase y me ofendiese.- Da verdadero asco como te miran, creo que tengo derecho a que no me guste que miren a mi mejor amiga como si se te quisiesen tirar encima todos a la vez a ver quién consigue el pedazo de carne más grande- dije con una mueca. Miré a los hombres de nuevo, y ellos dejaron de mirar y se dieron la vuelta.

Le dije a Abi le que había querido decirle desde que llegué a la fiesta y la vi. No sabía qué estaba pasando con ella, con nosotros, pero algo no andaba bien desde hacía tiempo y no entendía qué era y eso me estaba consumiendo por dentro. Cuando alguien me importa, cuando me importa de verdad, sentía la ausencia de esa persona con mucha intensidad, y la repentina ausencia de Abi en mi vida había dejado una especie de agujero negro en mi existencia, lo cual se añadía a la ya bastante grande colección de agujeros negros que como siguiese creciendo a ese paso iba a terminar por engullirme. Ella me dijo que no me odiaba, y aunque sus palabras sonaban sinceras había algo en su mirada que no me dejó nada tranquilo, por lo que insistí en saber qué era lo que ocurría.

-Cuando la gente pasa por malos momento en su vida se supone que se apoya en sus amigos, no les deja completamente a un lado de repente- dije con tono acusatorio, aunque no me convencía nada esa excusa barata que me había dado.- No me mientas. Sé que en el trabajo estás igual que siempre, y dudo que tu vida personal esté en un estado tan caótico como para que me dejes de lado… ¡y precisamente a mí!- ahí ya sí que se notaba que estaba molesto y dolido. No podía entender que después de todos los años que nos conocíamos y después de todo lo que habíamos vivido juntos como amigos, amantes, cómplices, compañeros, etc, simplemente pasase de la noche a la mañana a ser un cero a la izquierda. Sentí como que me recorría un escalofrío la columna vertebral cuando pronunció aquellas últimas palabras con tanta hostilidad, y fruncí el ceño mientras la miraba confuso.- ¿Mi nueva familia? ¿Qué tiene que ver mi hija con todo esto? Abi, no tengo una “nueva” familia, tengo la misma de siempre solo que un poco más grande, y sabes perfectamente que desde hace años te considero como si fueses parte de ella- no era algo que hubiese admitido con esas palabras antes, pero era la verdad. Yo por mi familia lo daba todo, absolutamente todo, y el número de personas que no compartían mi sangre pero por las que me dejaría la piel aunque no fuesen oficialmente parte de la familia eran muy pocos. Mi sobrina adoptiva Clary, a la que había querido desde que la llevé en brazos a la mansión después de la masacre. Matt, que era como un tercer hermano para mí casi desde la cuna. Y Abi.

Me quedé en silencio un rato… y algunas ideas comenzaron a formarse en mi mente, ideas en las que antes no se me había ocurrido pensar, pero que tal vez el alcohol estaba ayudando a colarse en mi mente como un torbellino de confusión. Abi y yo habíamos estado perfectamente todo el tiempo, incluso cuando dejamos de ser amantes porque Alyss había vuelto a mi vida… Pero desde que nos fuimos de Punta Cana es desde cuando ni me mira ni me habla ni me responde cuando la mando mensajes. Es desde que le di la noticia de que iba a tener una nueva hija, desde que le dije que me había dado una segunda oportunidad en la vida para ser padre en una familia completa en vez de rota, que no quiere saber nada de mí.

-Estás celosa- las palabras escaparon de mi boca antes de poder procesarlas.


Nuevo disfraz.:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Abigail T. McDowell el Jue Dic 03, 2015 11:38 pm

Con Caleb en los jardines

Después de cuestionar el disfraz de Caleb, esté quiso cambiárselo. De todos los disfraces que hay en el mundo entero, tuvo que elegir el clásico disfraz del fantasma de la ópera. El puto fantasma de la ópera. No sé qué tenía yo con ese disfraz, pero tenía un efecto en mí de pura atracción. Cada vez que veía a un hombre vestido así, me daban ganas de quitárselo todo a excepción de la máscara y pasar con él una noche muy divertida. Pero en aquel caso estaba claro que no, aunque fuera probablemente a quién mejor le quedara ese jodido disfraz de mierda.

Definitivamente —contesté cuando me preguntó que si estaba mejor, bebiendo al momento de mi whisky para controlar mi libido. Maldito el momento en el que critiqué su mierda de disfraz anterior.

No entendía porqué a Caleb le molestaba tanto que la gente me mirase, fuera como fuese la mirada. Siempre había sido así. Desde que estoy en un puesto relativamente importante en el Ministerio, las miradas como las que me están echando esos hombres son parte de mi monotonía, me llegaban en el propio ministerio y en cada una de las fiestas a las que tengo que asistir por obligación profesional. Mi ego no está tan alto solo por mi amor propio, las personas dejan bien claro con sus miradas e intereses quién es una persona deseada sexualmente por una mayoría escandalosa.

Tienes derecho, pero no tiene ningún sentido —le contesté a Caleb cuando quiso defender su comportamiento; yo me encogí de hombros—Siempre ha sido así. En otras ocasiones te ríes de ellos y de su iluso y perverso pensamiento y hoy, sin embargo, te molestas. Deja de beber alcohol de mala calidad, te afecta —dije, elevando levemente la mano para señalar a la cabeza. Lo que me faltaba.

La excusa que le di a Caleb no funcionó, pues rápidamente comenzó a hablar echándome la bronca de que si estoy pasando por un mal momento lo lógico no es alejarse, sino aferrarse a los amigos, que si mi vida seguía siendo igual… En fin, una contestación lógica y razonable teniendo en cuenta que me había metido una trola como una casa. Está claro que mentirle a Caleb no era una opción; al igual que a mí no me colaba una mentira, yo a él no le colaba ninguna.

Prefiero sufrir en soledad —esbocé una sonrisa irónica a todo lo que decía y solté aire, incómoda por estar teniendo esa estúpida conversación que no llevaría a ninguna parte. Yo al final cedería, pediría fingidamente perdón, pero no cambiaría absolutamente nada mi comportamiento. Mi decisión estaba tomada y así iba a seguir. Si buscabas la palabra “terca” en el diccionario, salía mi foto al lado.

No comenté nada hasta que dejó de hablar. Hizo una pausa, pero aún estando callada, desvié la mirada para concentrar mi atención a otra cosa y no tener que abordar el tema. No obstante, su última afirmación hizo que en mi pecho se formase una presión extraña y lo mirase con incredulidad. Yo ya había deducido que toda esta mierda podía reducirse a los celos, pero escucharlo de su boca fue horrible. No quería que pensase que estaba celosa, no quería que se preocupase más por mí y que simplemente mantuviera las distancia conmigo, joder. No era tan difícil, todo este tiempo yo he estado muy bien sin él.

¿Qué? —dije de manera inconsciente, intentando ganar tiempo para ordenar lo que decir. Sonreí, la primera vez que sonreía en esa estúpida conversación, pero más que por diversión, por no creerme que me hubiera acusado de estar celosa—No digas gilipolleces, lo que me faltaba: yo, celosa —negué con la cabeza—No entiendo qué es lo que no entiendes. Es fácil, Caleb, antes compartíamos muchas cosas porque ambos éramos dos personas sin compromisos. Tú ahora tienes unas responsabilidades familiares y yo no, por lo que aparte de no pintar nada, tengo otras cosas en las que centrarme —hice una breve pausa, mirándole con el ceño fruncido, molesta por su acusación e incluso por lo que yo misma estaba diciendo. Había tomado esta decisión sin dar explicaciones por esto mismo, porque no quería llegar al momento en el que tuviera que darlas—Has elegido tu nueva vida. Y eso está bien. Ahora apechuga con lo que tienes y acostumbrate a que nuestras vidas estén separadas, no me exijas estar a tu lado porque tengo mi propia vida, mis propios problemas y mis propias responsabilidades —añadí a mi molesto discurso—Las cosas cambian y tú debes mirar hacia tus prioridades. Caleb, piensa en quiénes son y dedícate a ellos, ¿quieres? —finalicé de hablar, llevándome la mano al broche del gorro que tenía y aflojándolo, pues me había agobiado. Dejé que mi melena pelirroja cayese rebelde sobre mis hombros, sujetando el gorro con la misma mano con la que estaba sujetando el látigo. Estaba siendo egoísta y lo sabía. Estaba mirando por mí sola; pero era lo que debía hacer. Al fin y al cabo, todo esto viene del punto de haber intentad mirar por ambos. Si es que me lo tengo merecido por imbécil.

Odiaba el efecto que Caleb ejercía sobre mí (ya no solo hablando del disfraz) y cómo me hacía sentir. Había venido feliz a la fiesta y ahora me sentía decaída y molesta. Jamás había sido una mujer demasiado empática, por lo que ignoraba por lo que estaría pasando él, pero ya tenía suficiente por saber por lo que estaba pasando yo. Miré a mi alrededor, buscando una vía rápida de escape, aunque creo que iba optar por irme directamente de la fiesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Vie Dic 04, 2015 7:22 pm

Con Leandro saliendo de la fiesta.



El espectáculo que dio Matt le divirtió bastante al mortifago, y pareció ser lo mismo con Leandro quien aplaudió encantado, pero eso había terminado, ahora estaban los cuatro juntos con las miradas de media fiesta sobre ellos. - ¿Que sucede? ¿Estás bien? - preguntó a Leandro quien se mostraba algo mal y al apoyarse sobre el rubio creyó que algo terrible sucedería - no vayas a devolver la comida sobre mi atuendo - dijo dándose cuenta que lo había pensado en voz alta. - ¿seguro que puedes ir solo? - le dijo mirando cómo se iba y entonces volvió a ver a Matt y Arabella, iba a decirles algo cuando escuchó su nombre, se giró y era el italiano haciendo señas para que fuera a su auxilio.

- Forman, Arabella, creo que será mejor que lo lleve a su casa, deberías hacer lo mismo antes que vuelvas a cometer otro numerito esclarecedor - dijo despidiéndose de ambos y entonces fue hasta el hombre quien le indicaba que necesitaba ir a casa - está bien - dijo pasando una mano por sus hombros para que se apoyara y no fuera a caerse - ¿Que sientes? ¿Te sientes mal? - no quería dejar a sus nuevos amigos pero debía hacerlo porque se sintió con la responsabilidad.

Caminaron por la casa buscando un lugar donde desaparecerse solo para ver a Abi y Caleb unos pasos más adelante, se les veía discutiendo acaloradamente y como la conocía muy bien le hizo una seña para preguntarle si necesitaba ayuda para zafarse de la conversación, al recibir una negativa se despidió de ella a lo lejos, ya le vería para ponerse al corriente, por lo pronto necesitaba llevar al italiano a su casa. Se volvió a echar al hombro al hombre y se esfumaron de la fiesta para aparecerse en la residencia.

Al llegar abrió la puerta con las llaves que le prestó y entonces lo recostó en el sillón de su sala - date un buen baño con agua fría y te vas directo a la cama, no me voy a quedar pero tenemos pendiente una conversación sobre el financiamiento, ¿de acuerdo Peter Pan? Ya nos veremos pronto - se despidió y salió de ahí para llegar hasta la mansión Masbecth.




Última edición por Apolo Masbecth el Vie Dic 04, 2015 11:07 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Matt Forman el Vie Dic 04, 2015 10:06 pm

Desapareciendo solo de la fiesta.


La felicidad eterna no existe, es un sentimiento efímero. Sabía que mi gran momento de felicidad iba a pasar pero estaba disfrutando de ello. Todo el mundo me miró, algunos aplaudiendo y otros con desaprobación. Además estaba tan seguro de mi mismo que no dudé en invitar a Apolo, Leandro y Arabella a ir a mi casa para continuar con la fiesta. Mi sorpresa fue superior cuando Apolo se negó alegando que debería irme a casa, me llamó sutilmente borracho, y continuó con su conversación con Leandro. El nuevo conocido fue más simpático, se le veía con más ganas de fiesta y aceptó encantado. No paraba de hacer referencias a mi disfraz aunque yo hacía rato que había olvidado que lo llevaba puesto, y lo notaba muy abierto tras mi declaración. Mmm, vaya, faraón Leandro... Pero él había bebido demasiado y no estaba en condiciones para nada. Tampoco yo, que me había torcido el tobillo aunque no me doliese. Quería continuar la fiesta a toda costa pero todo el mundo se iba descolgando.

- Es una pena, Faraón. Espero que te mejores.

Me despedí de él pero no dije nada a Apolo, que insistía en llamarme por mi apellido. Como si no tuviésemos la suficiente confianza después de tener su polla metida en mi culo. Supe que mi estado de felicidad se estaba convirtiendo en agresividad y eso no era bueno para nadie. Me quedé allí plantado al lado de Arabella. La misma mujer que me había soportado en tantas y tantas noches de borrachera. No se merecía tener que aguantarme otra noche más.

- Puesto que estoy ebrio y no hago más que formar barullo voy a irme a casa. Ha sido un placer verte, estás hermosa, como siempre. Ciao bella.

Le di un nuevo beso pero esta vez en la mejilla. Los besos en el dorso de la mano pueden ser muy caballerosos pero un beso en la mejilla es más próximo. De ese modo captas el olor del perfume del otro, la calidez, … Hecho eso me dirigí a la puerta para ir a lugar seguro y desaparecerme. Tendría que usar todo mi instinto para llegar entero a casa y no sufrir despartición.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 21.750
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 553
Puntos : 154
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t2190-arcon-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Caleb Dankworth el Dom Dic 13, 2015 10:21 am

Con Abi en los jardines.

Las palabras "estás celosa" tuvieron un sabor muy amargo en mi boca, y a punto estuve de hacer una mueca debido a lo extrañas que me habían sonado a mí mismo. Me resultaba algo absurdo que yo, casi de manera inconsciente, acabase de acusar a Abi de estar celosa. Si hace unos meses alguien hubiese estado hablando conmigo y hubiese mencionado a Abi McDowell en la misma frase en la que mencionaba celos y las dos cosas estaban directamente relacionadas le habría mirado como si estuviese loco, pues nunca en la vida me habría imaginado a Abi celosa. Para tener celos hacia falta tener sentimientos, y Abi... Bueno, Abi se divertía, pero no formaba ese tipo de lazos con los hombres. O al menos eso pensaba yo. Pero ahora que la tenía aquí delante no sé si será a causa de todo el alcohol que he tomado indiscriminadamente, pero estaba casi seguro de que estaba celosa. Esa rabia en la mirada, ese veneno en su voz, esa manera en la que casi se mostraba reacia a mirarme a la cara...

En otras circunstancias si hubiese estado sobrio probablemente no se me hubiese ocurrido que esa fuese la razón de la actitud de Abi, pero estaba muy borracho y a mi mente se le ocurría de todo. Y, si por alguna razón poco probable, se me hubiese ocurrido estando sobrio que Abi estaba celosa no me habría atrevido a decirlo en voz alta delante de ella, pero el alcohol había casi destruido mi filtro y los pensamientos eran difíciles de frenar. Sí que pensé que había sido una mala idea, porque Abi tenía una mirada que sería capaz de hacer que hasta Lord Voldemort huyese despavorido para alejarse de ella lo máximo posible.

Obviamente, Abi lo negó todo. Parte de mí quería creer que era cierto que era una gilipollez la idea de que ella estuviese celosa. Parte de mí insistía en que había estado muy ciego durante mucho tiempo. Reí por lo bajo de manera falsa y con desdén cuando me dijo que ahora yo tenía obligaciones familiares y que ese era básicamente el problema.

-Abi, todo el puto mundo tiene "obligaciones" familiares, ¡todo el mundo tiene familia!- menos la mitad de la población de Hogwarts a la que o hemos dejado huérfanos y desamparados nosotros y el resto de mortífagos, o cualquier otra desgracia les había sucedido. Pero en serio, yo había tenido esas obligaciones familiares absolutamente toda la vida, y sobre todo durante el tiempo en el que había conocido a Abi que era literalmente cuando más mierda familiar había tenido. Había tenido que ocuparme de mi hijo, había tenido que mantener a mi sobrina porque la golfa y buena para nada de su madre no hacía nada, había tenido que ocuparme de mis hermanos, había tenido que ocuparme de mi padre y sobre todo de mi madre, había tenido obligaciones familiares hasta en la puta sopa y mil problemas cada vez más gordos. ¡Las responsabilidad que tengo con un bebé no es ni una décima parte de toda la responsabilidad que he cargado sobre mis hombros en más de diez años! Y aún así Abi se empeña en que no me puede ver porque ya no es lo mismo. ¡No me jodas! El problema realmente era que Grace era mi hija... con Alyss. ¡Que me parta un rayo aquí mismo si esta mujer no está celosa y me acabo de dar cuenta ahora mismo!

No entendía nada, precisamente porque Abi era la persona de la que menos me esperaba que esto sucediese. No podía creerme que por una cuestión como esta quisiese expulsarme de su vida, tal cual, dándome la espalda por completo. Simplemente no entendía en qué momento habíamos llegado a esta situación... Ni entendía muy bien tampoco en qué momento Abi se había convertido en alguien tan importante para mí que la sola idea de que ya no quisiese ni dirigirme la palabra se sintiese como si me hubiesen dado mil puñetazos repetidamente en el estómago. Siempre había tenido claro que Abi era muy importante para mí, importantísima. Pero jamás había pensado que su ausencia se sintiese como si me hubiesen arrancado una parte de mí.

-Y parece que tú también has escogido la tuya- murmuré más para mí mismo que para contestarle a ella cuando dijo que yo había elegido mi vida, y mi voz sonó en parte triste, en parte resignada, y en parte resentida. Entrecerré los ojos y mi mirada se volvió muy dura cuando Abi me dijo que me dedicase a mis prioridades.- Por favor- bufé- como si no supieses de sobra que siempre has formado parte de mis prioridades. ¿Acaso no sabes lo importante que has sido para mí durante años? De ser necesario haría cualquier cosa por ti, ¡cualquiera!- Pero se ve que eso importaba una mierda en cuanto hacia algo que a Abi no le gustaba, como es el caso ahora. Tenía ganas de decirle eso de muy malos modos, pero la voz de mi conciencia me detuvo, pidiéndome a gritos que me mordiese la lengua y evitase algo de lo que pudiese arrepentirme en el futuro. A pesar de todo el alcohol que tenía en el cuerpo logré hacer caso, así que no dije nada y respiré hondo.

-¿Sabes qué? Me voy- dije simplemente, negando levemente con la cabeza y alejándome un paso de Abi. Estaba cansado de estar ahí y de discutir estúpidamente.- Me voy con mi hija. Tienes razón, debería dedicarme a ella. Y a su madre. Se lo merecen.

La dediqué una larga mirada durante la cual no dije nada, sino que me dediqué a pensar en todo lo que había pasado en aquellos últimos minutos. Finalmente me sí la vuelta y le marché caminando, alejándome de Abi. No quería decir adiós, algo me lo impedía.

Tenía que alejarme de la mansión para poder desaparecerme, y al caminar por el jardín pasé al lado de los tipos que estaba mirando a Abi como si fuese un chuletón de cordero y escuché a uno de ellos, el que tenía una pinta asquerosa, haciendo unos comentarios tan obscenos que hasta a mí me daban repelús. Todavía tenía la bolsa llena de ropa interior a pesar de que me había cambiado de disfraz, y era una bolsa bastante pesada porque estaba llena de cosas. Le di un fuerte bolsazo en toda la cara al tipo, tirándole al suelo de culo sin detenerme no un sólo segundo.

-Tú no eres un elfo libre- mascullé entre dientes, y entonces me alejé unos pasos más y me desaparecí de allí para volver a mi propia mansión.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ian Somerhalder
Edad del pj : 36
Ocupación : Desmemorizador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 366
Puntos : 241
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t869-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1036-watch-the-world-burn-with-me-caleb-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t1294-welcome-to-my-life-cronologia-de-caleb-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb

Abigail T. McDowell el Dom Dic 13, 2015 7:48 pm

Con Caleb en los jardines, para luego salir de la fiesta

Bajé la mirada cuando aseguró que todos teníamos obligaciones familiares porque todos teníamos familia. Yo, técnicamente, tengo familia y ninguna obligación familiar. Era muy diferente… Caleb había elegido a una familia y la había formado, yo solo era un eslabón perdido de una familia que no se esfuerza en encontrarlo. Y no consideraba a Max una obligación familiar, todo lo contrario: era de esos pequeños respiros que me hacen ver a la familia como algo realmente importante y no como un grupo innecesario que jamás me ha hecho falta.

Le dije las cosas claras a Caleb, no quería que volviera a sacar el tema y si así respetaba mi decisión, que así fuera. No las dije con demasiado tacto, por una parte porque eso en mí escasea y yo era directa y clara y, por otra, porque simplemente no me salía tranquilizarme con este tema. Podía ofenderle, incluso hacerle daño. Pero como siempre he dicho: el fin justifica los medios y, en esta ocasión, realmente quería que llegase el fin rápidamente. Me sentía fatal mintiéndole y evitándole, por lo que así por lo menos será de manera oficial el hecho de que quiero que se aleje de mí y dejaremos las cosas bien claras.

Sus contestaciones, a pesar de estar pasando por el filtro del alcohol, sonaban tristes y cabreadas. Y la verdad es que no tenía mucha idea de cómo continuar con aquella conversación sin soltar nada inapropiado. La cuestión de todo aquello residía en una sola cosa: yo, de la manera más gilipollas e inconsciente del mundo, he desarrollado sentimientos por él y, él, siguiendo su vida normal, tuvo un hijo con la persona a la que ama. Si no tiene nada de malo, de hecho es algo muy normal. Lo único malo (por mi parte) que había es que esa persona no era yo y evidentemente no voy a estar con una persona que ahora mismo lo único que me ofrece son recuerdos que me hacen daño. Y, lo siento, pero hace mucho tiempo que decidí no sufrir por nadie en cualquier ámbito de mi vida.

Y una voz en  mi cabeza me había animado a luchar por él, pero me rendí cuando vino la guinda del pastel y Alyss se quedó embarazada. Tengo suficientes cosas en la cabeza como para estarme planteando la opción de conseguir algo que ni siquiera es mío, mucho menos como para competir contra madre e hija.

Vete —dije casi al momento cuando dijo que se iba, mirándole con el ceño fruncido y una mirada seria y enfadada—Ya sé que tengo razón. Que te vaya bien, Caleb.

Lo miré por unos segundos y me di la vuelta para empezar a caminar hacia el interior de la mansión, para salir por la puerta principal y poder desaparecerme hacia mi casa. No iba a pensar más en nada de esto a pesar de que mi mente hubiera decidido darle vueltas una y otra vez a lo mismo; las cosas estaban hechas y finalmente Caleb iba a dejar de intentar acercarse a mí y yo podría dejar de evitarlo a escondidas. Ahora sabía perfectamente que nuestros caminos se habían separado.

OFF: Estoy fuera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 641
Puntos : 463
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Invitado el Lun Dic 14, 2015 6:25 am

Con Bellatrix Lestrange y Rabastan PNJ
Todos salen de la Fiesta.


El día había sido demasiado lento y mundano durante toda la mañana, eso había ayudado a que ni siquiera imaginara lo caótico que se volviera durante el transcurso de la tarde. Rara vez dejaba sola a Bellatrix ante los compromisos sociales, no porque realmente sintiera verdadero afecto por ella, sino por un asunto más de complicidad y camaradería, pues a pesar de ser un matrimonio por conveniencia, tenían tantas cosas en común que para la mayoría de los casos contaban como uno sólo. Sin embargo, esa noche había tenido que dejarle para ir a solucionar precisamente uno de aquellos asuntos en donde más lograban complementarse, y Bella no había podido acompañarle porque supuestamente ambos debían hacer acto de presencia, como importantes figuras del Ministerio de la Magia, en la propia fiesta de disfraces en la casa del Ministro.

Rodolphus, por su lado, había antelado una excelente coartada y su propio hermano acompañaría a Bella al menos por el inicio de la velada. Pocos de los allí presentes habían visto a Rabastan en el último tiempo, y aún cuando sus viejos compañeros de escuela recordaran lo mucho que se le parecía en cuanto a porte y cabellera. No había sido necesario ni siquiera el uso de una Poción Multijugos, mejor guardar sus reservas para algo macabramente más divertido.

Apareció a las afueras de la mansión y caminó por sus jardines cubierto de una larga capa negra que le cubría el cuerpo por completo y acompañaba la vestimenta con una máscara del fantasma de la ópera. Un disfraz tan corriente y muggle, que nadie que le conociese sospecharía que se trataba de él.

Una vez dentro de la fiesta, tomó posición un par de peldaños arriba en las escaleras, sólo lo suficiente para tener una buena visual de todos los invitados y localizar con mayor facilidad a su esposa y hermano. No bastó siquiera un minuto para que lo hiciera y rápidamente se acercó a ellos, aunque sin detenerse, apenas rozó el brazo de su hermano, sólo lo suficiente para que éste volteara a verle y sus miradas se cruzasen. Rodolphus continuó su camino hasta los excusados de la planta baja, mismo lugar al que le siguió Rabastan con medio minuto de diferencia.

—¿Haz hablado con alguien? —preguntó Rodolphus para saber si de algo debía enterarse.

—Nadie —respondió su hermano.

Inmediatamente ambos intercambiaron las mascaras y por fin el mayor de ellos se desprendió de la enorme capa para entregarla al menor quien se cubrió con ella inmediatamente; Rodolphus, por supuesto, llevaba un disfraz idéntico al vestido por Rabastan. Ambos se despidieron con un movimiento de cabeza y primogénito de los Lestrange regresó a la fiesta para buscar a su esposa.

Bellatrix tenía cara de no estar disfrutando mucho de la velada, lo que hizo que a Rodolphus se le dibujara en los labios una sonrisa divertida y se pusiera a su lado, tomando también una copa de Champagne para brindar con ella.

—Por el inicio de una noche más divertida.

Brindó chocando suavemente las copas, para luego sacarse la máscara con naturalidad, como si ésta simplemente le molestara para beber. De ese modo, ya a nadie le cabría la menor duda de que había sido él quien había estado en la fiesta desde el inicio de ella.

—Ya brindamos por ello. Ahora, querida mía, os invito a hacerlo una realidad.

Sonrió a su esposa con complicidad y posó su mano por detrás de la parte baja de su espalda para invitarla a caminar por entre medio de la gente, despidiéndose a su paso de sus conocidos y no sólo por mera cortesía, sino también para marcar en la mente de otros el recuerdo de su presencia. Pues nunca se sabía cuantos ojos podrían haber habido en su anterior visita, pero sí sabía cuantos le habían visto ahora y cuan poderosos eran para tenerles de testigo.

Me gusta tu vestidosusurró al oído de su esposa, fingiendo abrazarla a la salida de la mansión para protegerla del frío —. Me pregunto como se verá con un par de toques color carmín.

Sonrió de medio lado y ninguno de ellos se detuvo para mirar atrás. La noche apenas comenzaba y aún quedaba mucho Halloween para celebrar.
avatar
InvitadoInvitado

Elia Deveraux el Lun Dic 14, 2015 10:15 pm

Me parto y me abro.

Aquella chica no comprendía mi manera de ver la vida, y al parecer le sentó mal que yo le contase mis intimidades. Solamente andaba buscando hablar con alguien desenfadadamente y el tema del látigo me soltó la lengua, pero al aprecer me topé con la más casta y pura de la fiesta. Fiesta que estaba siendo un muermo, me había dedicado a beber, y por una vez que intento entablar conversación por poco me tiran agua bendita a la cara. Pues vaya mierda. Sam después de su discursito se largó a hablar con otros amigos que tenía en la fiesta. Me quedaba media copa y ya que estaba me la terminé de un trago. Espero que alguien le diga al Ministro que su fiesta ha sido un fraude porqué yo me voy. El año pasado fue mucho más divertida. Miré la hora y estaba a tiempo para desaparecer de esta fiesta y aparecer a la fiesta universitaria. No voy tan mal y es una pena no lucir este disfraz mío tan bonito.

Al salir sin despedirme de nadie me di cuenta de que soy tan joven que no conozco a la gente mayor de la fiesta. Mayor para mi significa que tienen más de veinticinco. Y por otro lado, al trabajar en Hogwarts solamente conozco a críos y críos en plena apoteosis de hormonas. Me siento sin identidad. Mi única salida es quedar con mis amigas o ir a una fiesta universitaria. Allí me encuentro con algunos ex-alumnos, que siguen siendo unos críos, pero son mayores de edad. Punto para mí.  Me desaparecí de la casa del Ministro un tanto embriagada y con ganas de pasarlo bien, y me aparecí en la casa de las fiestas universitarias conocida por todos. Nada más entrar ya me reconocieron. La verdadera fiesta empieza ahora.
avatar
Imagen Personalizada : Love me
RP : 10
PB : Natalie Dormer
Edad del pj : 24
Ocupación : Profesora de Runas Antigu
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 0
Lealtad : A mi misma
Patronus : Cacaculopedopis
Mensajes : 234
Puntos : 53
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1052-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1078-mis-relaciones-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1077-cronologia-de-elia-deveraux http://www.expectopatronum-rpg.com/t1298-arcon-de-elia-deveraux

Invitado el Mar Dic 15, 2015 11:27 am

Con Sam.

No es que hubiera dejado de resistirme, es que la sangre agolpándose en mi cabeza estaba empezando a marearme y de nada servía que siguiera debatiéndome con la cuerda. Esta no se iba a soltar, los elfos no iba a volver y ya me había hecho una idea de que, por más que gritase, nadie me iba a escuchar. Solo me quedaba esperar un milagro, o un golpe de suerte, y que alguien pasase por allí, o que el "amo" de la casa decidiera que ya había castigado suficiente mi "curiosidad" y me dejara escapar. Tenía que volver junto a Spock, posiblemente estaría preocupado. Si no le habían tendido una trampa, como me temía, me estaría buscando. Una sombra al final del pasillo me sacó de mis pensamientos y empecé a gritar pidiendo ayuda, pero antes de que pudiera escucharme, los elfos dieron buena cuenta también del segundo intruso. ¡Mierda! ¡Mierda!

Un nuevo grito escapa de mi garganta cuando la cuerda se suelta de repente y me encuentro precipitándome contra el suelo a una velocidad vertiginosa. Cruzo los brazos por delante de la cara y cierro los ojos esperando un golpe... que no llega. Tardo unos segundos en reaccionar pero, cuando consigo mirar lo que esta ocurriendo, me encuentro levitando arrastrada por una fuerza invisible. ¿Qué clase de brujería es esta? Solo esperaba que no fueran a gastarme otra bromita pesada, o aquello fuera una maniobra Klingon. Tenía el cupo cubierto para el día de hoy. Pero los ojos se me iluminan cuando distingo un rostro familiar y amigable preocupándose por mi integridad y maldiciendo a las criaturas de esta casa. – Sí... Es huevo... Creo. – Le respondo a Sam, alegrándome de su presencia como si hubiera bajado del cielo algún Dios todopoderoso.

– ¿Sven? ¿Qué? – ¿Se ha marchado? ¿Sin esperarme? ¿Se ha marchado con ella después de lo que ha hecho? La enajenación mental que me lleva acompañando toda la noche se esfuma de golpe. A la mierda Uhura, la Enterprise y toda la jodida Flota Estelar. Nunca me he sentido tan mal. Y sinceramente no entiendo nada de lo que ha ocurrido esta noche. ¿Acaso he hecho algo mal? ¿Han hechizado a Sven o algo así? Odio este mundo, odio esta casa y odio Halloween. Solo quiero irme a mi habitación, encerrarme allí y no volver a salir hasta año nuevo. – No, no estoy bien. – Estoy a mil jodidas millas de estar bien. Se me ha olvidado darle a Sam las gracias por rescatarme, pero estoy demasiado desbordada ahora mismo y lo único que me sale es llorar. No de forma escandalosa, pero sí que se me escapan unas lagrimitas que me limpio con el dorso de la mano. – ¿Me llevas a casa, por favor? ¿Puedes hacer un transportador de esos o como se diga?

Me suelto la larga coleta castaña y le tiendo a Sam el coletero para que lo hechice. Lo toca con la varita y empieza a brillar de una forma a la que ya me estoy empezando a acostumbrar. – Muchas gracias. – Sam me sonríe, me pregunta si necesito algo más, pero niego con la cabeza y ella se despide, desapareciéndose. Yo me quedo un rato mirando el traslador hasta que me decido a tocarlo. El gancho del ombligo me deposita en los terrenos del colegio, cerca de la cabaña del guardabosques y, con el vestido roto y sin abrigo, me abrazo yo misma el cuerpo para entrar en calor mientras camino con paso apresurado hasta el castillo. Al llegar a mi habitación ni me molesto en cambiarme de ropa. Simplemente me dejo caer sobre el colchón, abrazando la almohada y mordiéndome el labio para no derramar ni una lágrima más otra vez por un hombre.

Al final son todos iguales.

SAM Y MATHILDE FUERA ^^
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.