Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Sam y Cat, la aventura continua. [Sam J. Lehmann]

Matt Forman el Vie Dic 04, 2015 12:21 am



La vi justamente delante de mi en la cola del supermercado. Era alta, con el pelo castaño y largo, ondulado, ojos claros y mirada picante. Me dejaba pasar porque yo solamente llevaba dos cosas pero le dije que no. Vaya culo. Merecía la pena hacer media hora de cola más por ver aquel monumento muggle andante. Me hice el despistado y al ir a avanzar un poco choqué con ella a propósito mientras deslizaba mi rápida mano por su melena. Dos o tres pelos se soltaron y los guardé en mi mano como si se tratase de un tesoro. Pedí las pertinentes disculpas y la chica lo entendió encantada. La tenía muy a tiro y lo único que me interesaban eran esos dos pelos que sujetaba en mi mano como si fuesen un hilo invisible que me ayudarían a conseguir su cuerpo con ayuda de una poción.

Nada más llegar a casa dejé los pelos sobre la chaqueta para no perderlos y mandé una carta urgente a un amigo. Pagué una suma importante por la dichosa poción, ya que pedí bastante como para ser mujer por unas cuantas horas. La metí en un tarrito junto con los pelos de la chica castaña y no dudé en beber un trago. El primer cambio fueron las manos, que se hicieron más pequeñas y femeninas. Mi altura descendió un poco. También mi cuerpo se hizo más pequeño y ligero. El pelo me creció hasta llegar más abajo de los hombros y me lo notaba delante de la cara. No esperé más y fui al baño para verme frente a un espejo. El subconsciente esperaba ver mi rostro normal pero en el reflejo estaba el rostro de la chica del supermercado. Sonreí impactado y me guiñé el ojo juguetón. Inmediatamente me quité la ropa y me inspeccioné el cuerpo. Tenía muy buenas tetas, las estuve sobando un poco, y un cuerpo bastante atlético. Que buena estoy. Mí ropa ya no me servía para nada así que fui al cuarto de Lluna para coger algo prestado. Todo me estaba bastante pequeño porque la ropa que quedaba en su armario era la del invierno anterior y tuve que probarme mucha ropa antes de llegar a algo que me gustó. Era un vestido básico de color azul con encaje. Di gracias a los fabricantes de ropa que piensan en la mujer actual pues la cremallera estaba en el lado izquierdo y pude vestirme yo solo. Di una vuelta para hacer volar el vestido y caí en la cuenta de que no llevaba ropa interior. Se sentía cómodo no tener algo ahí colgando entre las piernas. No usé sujetador, ni tampoco unas bragas de mi sobrina, que indecencia, me puse mis propios boxers ya que bajo la ropa no se veían. Tuve dudas con los zapatos hasta que me di cuenta de que los de Lluna me entraban perfectamente. Escogí algo con poco tacón y probé a caminar por la casa. Se me daba bien. Tomé prestado un bolso para meter dentro el frasco con la poción multijugos y una chaqueta para terminar de estar listo para salir.

Fui directo a casa de Sam usando magia, no quería caminar solo con estas pintas por Londres a estas horas de la tarde para que no me violasen en un callejón. El vestido era muy corto pero me sentaba bien. Varias veces presté atención para que no se me viese la ropa interior masculina. Llegando al piso de Sam ideé un plan genial para divertirme. Ella ignoraba que yo había conseguido los pelos de mujer, ni tampoco esperaba que me presentase un sábado por la tarde en su casa en busca de diversión. Tomé un trago de poción antes de llamar y me aguanté la risa todo lo bien que supe. Cuando abrió la puerta me miró como esperando una presentación por mi parte pues no me conocía. No había pensado ningún nombre artístico así que simplemente cambié una letra de mi nombre.

- Hola, perdona, soy Cat. Me he mudado arriba. - tuve que adaptar un poco mi tono de voz y gesticulé para indicar que vivía arriba. - Quería saber si... ¿Me prestas un poco de azúcar?

Si Sam fuese una Forman tendría el sentido reproductivo tan desarrollado como yo, de modo que me invitaría a pasar y a tomar algo con la intención de poner sus manos por debajo de mi falda. Pero Sam es una anti-Forman. Su naturaleza le impide reconocer que es bellísima y mínimo un 9 en la escala de tías buenas. Mi intención era que me invitase a pasar por lo menos, lisonjear un poco y confesar mi verdadera personalidad poco después, antes de que se hiciese falsas ilusiones.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Dom Dic 06, 2015 4:49 pm

Aquel sábado lo había gastado en tres tareas básicas: deporte toda la mañana, una larga y tendida conversación con Leia por teléfono que duró dos horas y media en la que hablaban de todo tipo de cosas y, finalmente, la noche la había empezado tirada en su sofá mientras veía en la televisión una película navideña, obviamente, siendo Sam, de amor. Se titulaba Love Actually y se había regañado a sí misma por no haberla visto antes. Se gastó diecisiete pañuelos y se enamoró del hombre que se le declaró a la novia de su mejor amigo mediante carteles delante de su puerta. Posiblemente solo en esa escena gastara tres pañuelos.

Sin embargo, las noches de películas para Sam no terminaban tras ver solo una película. De hecho aprovechó que la televisión se había vuelto moñas y navideñas para impregnarse de todo el amor de las películas y el gran espíritu navideño que a ella tanto le encantaba. La siguiente película que salió en el canal fue The Holidays. En esa película le hizo llorar tanto la preciosa historia como la increíble banda sonora. Sam adoraba y odiaba a las bandas sonoras en la misma magnitud, ya que le emocionaban tanto que era lo que al final le hacía llorar más todavía.

En medio de la publicidad de la película, Sam se levantó a tirar los pañuelos y, de paso, traerse una tableta de chocolate. Iba vestida con un pijama de franela y de cuadros, con pantalones largos y camisa larga; llevaba el pelo despeinado e iba descalza. Cuando volvía de la cocina con la tableta de chocolate, tocaron en la puerta. Miró la hora y, extrañada, se adelantó hacia la puerta para mirar por la mirilla. Una chica de pelo castaño y mirada perdida le estaba tocando. Un tanto confundida por no saber quién era, abrió la puerta y la miró con gesto interrogante.

La chica dio una explicación y Sam, ilusa, se lo creyó—¡Encantada! Yo soy Sam —la saludó contenta por la simpatía de los nuevos inquilinos del edificio—¿Te has mudado al 3-B o al 3-A?—preguntó curiosa, para saber si iba a tener que seguir soportando el horrible ruido del inquilino del 3-A, que parecía aficionado al claqué o experto en hacer ruido con cosas aleatorias a horas intempestivas de la noche. Esta chica no parecía ninguna de las dos cosas. Le sorprendió el hecho de que le hubiera tocado para pedirle azúcar a aquellas horas, aunque hubiera supuesto que era para un colacao o un té. Sin embargo, la manera de la que estaba vestida daba la impresión de que acababa de venir de la calle o iba a salir, no que estaba pasando precisamente una velada en su casa. Pero como Sam era una persona afable y simpática y no quería parecer borde con su vecina, además de que no le costaba nada darle un poco de azúcar, sonrió y no le cuestionó—Claro, pasa. ¿Quieres azúcar como para un té o para un postre? —le preguntó a la vez que le cerraba la puerta detrás de ella—Para saber cuánto te pongo.

La casa de Sam era pequeña. Nada más entrar por la puerta a tu derecha te encontrabas con una pared, mientras que a la izquierda veías, en orden la televisión con el sofá y, al fondo, una cocina con barra americana. No tenía mesa de comedor de lo pequeña que era la casa. Siguiendo la pared de la derecha encuentras un pasillo, que te llevaba al baño y a la única habitación de la casa. Por lo que ambas se encontraban en el salón-comedor-cocina.

Sam se dirigió a la cocina y Don Cerdito (el cerdito vietnamita de Sam), se bajó del sofá para acercarse a Cat. Era un cerdito rosa con algunas manchas negras, muy cariñoso y limpio. Sam echó azúcar en un tupper pequeño y lo cerró, para luego acercarse al sofá y sentarse para llamar a su cerdito y que no molestase a la chica—Eh, ven aquí —dijo, a la vez que dejaba el azúcar sobre la mesa y el cerdito se acercaba a ella. También tenía un gato, pero probablemente estuviera en su habitación aprovechándose de la cama vacía—Ahí la tienes. No dudes en venir para cualquier cosa. ¿Hace cuánto que vives arriba? Vivo tan ajetreada que ni me había dado cuenta de que había alguien nuevo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Mar Dic 15, 2015 12:30 am

El poco rato que aguardé a que Sam abriese la puerta me di cuenta de que al ir con falda notaba más el frío y se me empezaban a helar las piernas. Es algo que no me había pasado nunca en la vida. Otra cosa que me molestaba era el pelo, que se metía en medio de mi cara todo el rato y no me dejaba ver nada. Lo que me llevaba a  metérmelo detrás de las orejas de forma insistente. Después de explicar a Sam quien soy me recibió de forma agradable. No conozco a mis propios vecinos así que mucho menos conocía a los suyos, ni siquiera sé si hay pisos vacíos. Mi plan es casi perfecto. Ella misma me dio dos opciones, 3º A o 3º B. Mi excusa era que necesitaba azúcar, algo que usan mucho en las películas para conocer a sus vecinos. Por lo que no había motivos para que desconfiase de mí.

- Me he mudado al A. Con un poquito me vale.

Me adentré un poco en su casa siendo quizás demasiado pretencioso, y la observé como si fuese la primera vez. No tiene el mismo buen gusto que yo decorando pero es una buena casa para alguien como Sam. Vive sola, con sus mascotitas, por lo que no necesita un piso muy grande. Una de las mascotas se acercó un poco a mi pero sin confiar plenamente en mi presencia. Sam cerró la puerta tras de mi. Me quedé parado mirando la casa de nuevo, como si me fijase en cada detalle. Mi amiga mientras tanto puso un poco de azúcar en uno de esos recipientes de plástico duro y se acercó para llamar a su cerdito por si me estaba molestando. Sam daba el tema del azúcar por zanjado, y creí que me invitaría a irme pero entonces salió la curiosidad que todas las mujeres poseen y quiso saber sobre la vida de Cat.

- No, tranquila, me he mudado esta misma mañana. - una nueva idea vino a mi mente, me miré los pies con expresión triste y continué con un relato catastrófico. - He roto con mi novia, la casa era suya... así que...

Suspiré muy fuerte creando un ambiente dramático. Levanté la cabeza y la miré con una de esas sonrisas forzadas en los que a penas se abre la boca y los labios se tensan. Sería un buen actor de Bollyhood. Me fijé en lo que podía ver a mi alrededor, seguramente Sam había decidido tener un fin de semana basado en películas, snacks y abrazos a sus mascotas. ¿No tenía un gato? Que aburrido. Tenemos que ir de fiesta.

- Si algún día te apetece que salgamos a tomar algo no tienes más que avisarme.

Y Cat estaba ligando descaradamente con Sam. Cosa que pondría nerviosa a mi amiga, que no lleva bien que mujeres bonitas le tiren los tejos. Es una lesbiana rara. Prefiere que le entren los hombres a que una mujer se la intente ligar. Ahora dudo entre decirle que soy yo ahora o decírselo al volver de fiesta. Puedo ser muy malo, un cabrón con las mujeres, pero no con Sam. Me acerqué a su sofá y me senté a su lado.

- Lo siento. Soy Matt. Este es mi cuerpo de hoy y tenemos que aprovechar para salir a lucirlo. Me ha costado mucho conseguir los ingredientes perfectos para encontrar una mujer como esta, y al fin lo he conseguido. Estoy muy buena. ¿A qué si? Le he cogido ropa prestaba a Lluna.

Solté una carcajada más parecida a mi voz normal que a la de una mujer femenina. Luego me levanté del sofá y di una vuelta sobre mi mismo, del mismo modo que había visto a las modelos hacerlo en desfiles de la televisión y le guiñé un ojo. La pobre no podría creerse lo que estaba viendo. Matt Forman convertido en Catherine Forman, su mejor amiga esta noche. Estoy entusiasmado con ir a un pub de solo chicas. Quiero ser yo el que de calabazas a los cocos que eme entren, para variar.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Sáb Dic 19, 2015 4:35 pm

Sam no tardó ni dos minutos en ir a la cocina —la cual estaba a diez pasos de la puerta principal— y servir en un pequeño tupper un poco de azúcar para lo que sea que la necesitara su nueva vecina. Al volver, para no ser descortés, se sentó en el sillón para preguntarle jovialmente si llevaba mucho tiempo por allí, algo que a Sam no le hubiera extrañado lo más mínimo teniendo en cuenta de que últimamente no tenía la cabeza en su sitio.

La rubia se sintió mal cuando preguntó, pues la mujer adoptó un gesto triste para confesarle que lo había dejado con su pareja hace poco y que por eso se había visto obligada a mudarse. Sam frunció el ceño, intentando no meter más sus narices en el tema—Lo siento mucho, no debí haber preguntado —se disculpó, ya que no estaba en su intención hacerle recordar a la pobre mujer sus penas. Aunque rápidamente su siguiente afirmación hizo que Sam alzase ambas cejas por la sorpresa. ¿Le estaba invitando a salir disimuladamente? Sam sonrió por cortesía—Lo tendré en cuenta —Dijo como autodefensa inesperada y automática. El mecanismo de defensa de Sam ante este tipo de situaciones, era desviar el tema.

Sam es que directamente no sabía ligar, ni le gustaba que nadie ligase con ella porque ella no sabía como reaccionar. Ella solía adoptar una pose coqueta, dulce y jovial, pero cuando notaba que una persona, hombre o mujer, intentaba ligar con ella, como que la Sam reservada de su interior hacía aparecer una coraza de hierro. Era su forma de ser, ligar nunca ha estado en la lista de cosas que se le dan bien.

Entonces la chica se acercó a ella y se sentó en el sillón. Sam se quedó a cuadros, ya que no le había invitado a acercarse; incluso se puso un poco nerviosa. Sin embargo, cuando la voz de la chica cambió a una conocida y ella pudo procesar las palabras, esbozó una sonrisa mientras miraba a aquella mujer con un odio divertido—Serás tonto —dijo mientras negaba con la cabeza ante la broma, algo ruborizada. Sam no estaba acostumbrada a que mujeres de buen ver tocaran en su casa a pedir azúcar a la par que le contaba que acababan de cortar con su pareja y que le invitara a salir. Se levantó del sofá y dio una vuelta para mostrar lo que había conseguido. Lo, o más bien, la miró de arriba abajo y soltó una carcajada sin poder creérselo, subiendo ambos pies al sillón para admirar a su nuevo amigo/a—Sí que estás muy bien, no me puedo creer que te hayas convertido en mujer como me dijiste estando borracho. Sin duda eres un hombre de palabra, Forman, sobrio y ebrio, que eso tiene más mérito todavía —dijo con sinceridad, negando con la cabeza mientras se mordía el labio inferior, se levantó de un golpe y se colocó delante de él—Supongo que esto solo significará una cosa. Posiblemente mañana, cuando me duela la cabeza de la resaca y no me acuerde ni de mi nombre, me arrepentiré, pero tu valentía debe ser recompensada con una buena fiesta —dijo divertida—Voy a vestirme, dame diez minutos. Bueno, quince, que llevo todo el día sin peinarme —Y salió corriendo hacia su habitación—¡Ponte a ver la tele mientras!—Gritó desde la habitación.

En realidad fueron veinte minutos, pero aún así ya había sido todo un récord. Optó por ponerse algo sencillo y rápido, aquello que encontró nada más abrir su ropero, un conjunto negro acompañado de unos zapatos de tacón, antes de salir se pintó los labios de rojo, claramente—¡Todo un récord! No me pidas que me prepare tan rápido nunca, esto ha sido un récord personal e imposible de repetir —admitió divertida, cogiendo las llaves de la entrada de su casa para meterlas en el bolso. Cogió un abrigo del perchero y  se puso un sombrero de lo más mono justo antes de hacerle un divertido gesto a su amigo—No sé si tratarte de él o de ella, es terriblemente confuso —confesó divertida, entrecerrando los ojos mientras lo volvía a admirar de arriba abajo—¿Al final seremos amigas que van a pasarlo bien, no?  —preguntó, acordándose de todas las posibilidades que hablaron aquella noche de borrachera. No se acordaba si habían llegado a un acuerdo o simplemente lo habían dejado en el aire. Ella prefería mil veces ir de manera normal y echarse unas risas aseguradas con su amigo, aunque en aquella noche, amiga. Sam buscó el mando y apagó la tele para que se pudieran ir cuando quisieran.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Miér Dic 23, 2015 11:48 pm

Sam es la persona más buena e inocente que he conocido nunca. Incluso mi sobrina tiene más picardía que ella. Puede creerse cualquier cosa, confía en todo el mundo y por eso se estaba tragando mis mentiras. No habíamos hablado más sobre este magnífico plan de suplantar la identidad de una mujer y salir con este aspecto las dos a un club de mujeres. Sin embargo, soy un hombre de palabra y aquí estoy. Tengo el cuerpo de una mujer, visto como una mujer, y llevo boxers. Casi perfecta. Sam fue a vestirse para salir de fiesta, no esperaba menos. Mi esfuerzo lo valía. Cuando dijo que iba a tardar diez minutos pensé en servirme un whisky, luego recordé que no estaba en mi casa y ni siquiera sabía si mi amiga tenía alcohol en casa, de modo que me senté de nuevo en el sofá. Mientras esperaba me di cuenta de que se me veían los boxers al sentarme. Me levanté de un salto, me bajé un tanto los boxers y saqué la varita del bolso para poder hacerles un hechizo Induere Vestem y convertirlos en unas preciosas braguitas de encaje. Cualquier insensato se hubiese apuntado a la entrepierna para cambiar el aspecto de la ropa interior, pero no yo. Jamás en mi vida lo he hecho y nunca lo haré. Me subí las braguitas y me acerqué a un armario acristalado para ver mi aspecto. Yo me follaría.

Pero pensando como una mujer, me falta algo de maquillaje, quizás un poco de peluquería. Todas las mujeres se maquillan. Lo hacen para verse mejor, y lo cierto es que algunas lo consiguen. Los ojos bien delineados me vuelven loco. Yo me veo ahora mismo como si me acabaran de asaltar, con el pelo un poco alborotado y con la piel pálida. Sam salió entonces convenciéndome de que a mi me faltaba algo. Estaba fabulosa con sus tacones y sus largas piernas, con sus labios característicamente rojos.

- Estás muy guapa. Han sido los diez minutos más cortos de la historia.

Sam iba recogiendo cosas en su casa para irse, como las llaves o el abrigo. La seguía con la mirada esperando en que reparase en mí. Si le parece que estoy bien así o debería dejarme algo de maquillaje, y ayudarme con el pelo. Pero Sam no me miraba mucho, y admitió estar confusa por no saber si tratarme de él o de ella. Cuando al fin se paró a mirarme me preguntó si íbamos a ser amigas que van a pasarlo bien. Asentí sin dudarlo y el cabello largo me rozó la cara. Quedamos en salir como amigas, a ver cual de las dos liga más. Le voy a dar ventaja, claramente, no voy a ser una mujer seductora esta noche.

- Antes de eso, ¿crees que así voy bien o necesito algo en el pelo o más maquillaje?

Iba a darle ventaja pero no quería ir fea. De todos modos, al no ser este mi aspecto real, nunca jamás nadie me vería de nuevo. Catherine Forman había nacido hoy para morir unas horas más tarde. Es una razón de peso para estar guapa y disfrutar del momento. Así que Sam, un poco a regañadientes, me llevó hasta su cuarto de baño y me puso unos cuantos polvos en la cara que me provocaron tos, también algo de color en los ojos. Insistió en ponerme rimel y le dije que no tras discutir que aquello más bien parecía un modo de tortura medieval. Me miré en el espejo y me noté mejorada. La mujer que elegí tenía, con mi personalidad, cierto aire de mujer seductora y misteriosa de ojos profundos. Sam me peinó dejando mi pelo suelto.

- Vamos a ver cual de las dos liga más. Llévame a un buen club de bollos, ¡mujer! Y trátame como a una mujer, no vayan a creerse que soy una mujer con pene. Juro por Merlín que ya no lo tengo.

Me reí descaradamente soltando mi última risotada como hombre para aflautar un poco la voz y parecer más femenina. Cada movimiento mío y mi forma de andar mostraban que yo iba a ser una gran mujer esta noche. Me puse el abrigo y cogí el bolso, dando un buen trago a la poción antes de salir de casa de Sam. Después ambas nos dirigimos a un local cercano que mi amiga conocía de oídas pues nunca se había atrevido a entrar. Vamos a ligar con zorritas lesbianas. Que divertido, esto promete.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Lun Dic 28, 2015 11:49 am

Sam no tardó mucho en prepararse en comparación a otras veces en las que se pegaba perfectamente una hora entre ducharse, vestirse y peinarse. La idea de que Matt se hubiera motivado a llegar a este nivel, le había hasta incluso emocionado. No había tenido nunca a un amigo tan lanzado y espontáneo, ¿quién iba a decirle que ahora mismo consideraría a su jefe uno de sus mejores amigos? Si se lo hubieran dicho hace dos años no se lo hubiera creído.

Antes de salir, Cat miró a Sam con un rostro confuso, preguntándole que si no le hacía falta nada en el pelo o como maquillaje. Sam sonrió divertida y la sujetó de la mano para llevarla al baño. Le pintó un poco los ojos para resaltarlos y le echó colorete en las mejillas. Intentó ponerle rimel, pero se negó rotundamente a que acercara ese artefacto de tortura a sus ojos. Además de todo eso, le soltó el pelo. Sam, a pesar de tener el pelo corto, adoraba a las mujeres con el pelo largo. Bajo su punto de vista le hacía a todas más atractivas, menos a ella claro. La miró a través del espejo y sonrió—No estás nada mal siendo una mujer, ¿de quién es el pelo que conseguiste? ¿Una amiga? —preguntó por curiosidad al ver que había conseguido a una chica bastante atractiva.

Cuando ya las dos estaba perfectamente preparadas para salir, Sam apagó todas las luces de su casa y salieron por la puerta. La premisa de Matt fue de lo más graciosa. A ver quién liga más… Ese tipo de “competición” contra Sam hacía que el contrincante tuviera la victoria automática. Rió ante lo que dijo Matt y entonces Sam pasó su mano alrededor del brazo de Cat—Tranquila, hoy serás una mujer en todos los sentidos. Con las pintas que tiene me es imposible tratarte de masculino —le aseguró a su amigo, pensando después en un lugar—Conozco un sitio, pero de antemano te digo que nunca he entrado, ¿eh? No me eches la culpa si no está bien. Que aquí el experto de los lugares de fiesta eres tú.

Lo miró con los ojos entrecerrados y ambas salieron a la calle. El pub en cuestión no estaba realmente lejos. Sam vivía en un lugar bastante céntrico en Londres por lo que casi todo lo quedaba prácticamente cerca. Una de las zonas de pub de mejor reputación estaba a cuatro manzanas de la casa de Sam, por lo que en diez minutos llegaron allí. Por fuera tenía un aspecto de lo más bonito, era una puerta doble en cuya entrada había un hombre bastante fornido como portero. Matt y Sam se acercaron a la puerta y, con una sonrisa al portero, ambas entraron sin problema. Traspasaron la entre puerta para que no saliera el sonido de la música hacia el exterior y, una vez entraron, se encontraron con un local de iluminación rojiza y música pop no muy alta. Lo suficiente como para que la gente pudiera hablar tranquilamente. Había chicas por todos lados, de todo tipo. Al igual que en los bares de ambiente gay, que había todo tipo de gay, desde los más afeminados a los que no parecen gay, en aquel sitio de ambiente bollo había de todo tipo de estereotipos—He entrado después de dos años conociendo el sitio, creo que esto se merece como premio la primera copa. ¿Qué te apetece beber hoy? —Sam se gira y camina de espalda, hacia la barra—¿Vino? Me apetece vino.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Miér Dic 30, 2015 8:49 pm

Lo que yo quería no era solamente parecer una mujer por fuera, estaba dispuesto a sentirme mujer en todos los aspectos. Por eso le pedí ayuda a Sam con el maquillaje y mi nueva melena. Cualquier hombre en mi lugar se hubiese vestido con ropa ancha y cómoda, zapatos llanos, cara lavada y quizás una coleta mal hecha en el pelo. Matt Forman no es así de basto ni siendo hombre. Me gusta la comodidad, como a todos, pero me pierde la moda y me agrada estar elegante en todo momento. Así que en esta ocasión no puede ser distinto. También es que quiero poder ligar con tías buenas y no con ese tipo de gente andrógina que tan poco me va.

Sé que al final de la noche lo habré pasado bien y sumaré una nueva experiencia a mi ya de por si surtida vida. Sam me maquilló como buenamente pudo, y con el pelo igual. Tardó en preguntatme de donde había sacado el pelo. No la culpo. Verme así impresiona.

- Debería haber elaborado una historia digna pero lo cierto es que he esperado hasta toparme con una mujer atractiva. Y eso ha sido hoy, en el supermercado. Le he acariciado la melena sigilosamente para conseguir mi objetivo. Y aquí estoy.

Sonreí recordando la suerte que había tenido. Di un último vistazo a mi nueva cara y tras dar el visto bueno salimos en busca de mujeres y fiesta. Sam conocía un lugar bueno, o eso decía pues no había estado nunca allí. No entiendo como es que nos hicimos tan amigos Sam y yo si a penas tenemos intereses en común. Supongo que al principio tenía la esperanza de poder follarmela y poco a poco me di cuenta de que es muy divertida y me cae bien, más allá de su físico.

- Solía ser experto en lugares de fiesta, ahora lo intento. Pero como puedes adivinar, es la primera vez que intento colarme en un local exclusivamente para mujeres. Ni siquiera sé donde hay clubs así.

Tardamos menos de diez minutos andando para llegar al pub en cuestión. El portero no nos puso pegas y entramos muy sonrientes. Imitaba la forma de andar de algunas mujeres, moviendo mucho la cadera y movía mucho el pelo porque me gustaba el roce en mi espalda. No estoy acostumbrado a una melena tan larga. Nos acercamos a la barra mientras decidía que tomar. No quería emborracharme porque no quería caerme por culpa de los tacones. Aunque me daban ganas de beber para olvidar que me empezaban a doler los tobillos a causa de los zapatos y la falta de costumbre.

- Quiero tomar chupitos de colores. Pero el vino blanco es perfecto, el mejor modo de empezar la juerga.

En la barra solamente había mujeres, buena manera de atraer a las lesbianas. A ellas y a mí transformado en mujer. Pedimos a la camarera alta y morena, muy flacucha para mi gusto. Ella se quedó mirando a Sam. Le van las rubias porqué a mi ni me miró. Le di un disimulado codazo a Sam. Si tontea un poco con la camarera puede que nuestros orgasmos lleven más licor y menos granadina.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Dom Ene 03, 2016 9:15 pm

Sam tenía curiosidad por saber si Matt había estado planeando algún tipo de plan maestro en búsqueda del pelo, pero la verdad es que fue bastante sencilla su obtención. Eso sí, no sabía exactamente cómo lo habría hecho, pero eso de “acariciar sigilosamente” la melena de una chica sin que se diera cuenta, era terriblemente perturbador—Me ha venido una imagen de ti muy pervertida acariciándole a una desconocida el pelo para conseguir un pelo —sonrió divertida, negando con la cabeza para apartar al pervertido Matt que se había creado de sus pensamientos—¿Y la poción multijugos? —Alzó una ceja, con un gesto de lo más acusador, mirándole a través del espejo del baño. Lo más normal era haber conseguido una poción así en el Callejón Knockturn, ya que en tiendas normales no solían venderlas y se tardaba casi un mes en hacerla.

Después de que Sam arreglase a Cat y todo estuviera en orden, salieron de camino al local que Sam conocía. Que lo conocía de pasada y porque su amiga Leia le había dicho hace ya bastante tiempo: “allí hay un bar que a lo mejor te gusta”, ya que ella se había equivocado al entrar una noche. Pero no tenía ni idea de si estaba bien o no.

Nada más entrar, por lo menos la primera impresión fue bastante buena. A Sam se le hizo raro verse rodeada de mujeres y no ver ni a un solo hombre. Pero no iba a mentir, se sentía de lo más a gusto. Opinó en cuanto a lo referente a la bebida y le dijo a Cat que le apetecía beber vino, no obstante, lo de los chupitos de colores tenían incluso mejor pinta. Aunque empezar con eso sería declararle la guerra a su cuerpo ahora mismo vacío de alcohol, por lo que mejor empezar con algo rico y que no amenazase con dejarla en el suelo a los tres minutos.

Sam y Cat se acercaron a la barra y una mujer alta, delgada y morena de pelo corto se acercó para servirles. Se quedó mirando a Sam y ésta sintió como Matt le clavaba “disimuladamente” el codo en el costado. La rubia esbozó una pequeña sonrisa, mirando a la camarera, dándole un codazo de vuelta a Matt, divertida—Hola.

Hola —contestó rápidamente la camarera, pintando una pícara sonrisa en el rostro—¿Qué te pongo?

Ponme un tinto de verano a mí y para mi amiga… —miró a Cat, pero rápidamente decidió por ella—Lo mismo. Yo invito.

¿Algo más? —preguntó la camarera.

Sam negó con la cabeza y la camarera se fue tras echarle otro último vistazo de lo más descarado. Sam se giró hacia Matt—Luego eliges tú bebida —le dijo, ya que ella le iba a invitar al tinto de verano.

La camarera no tardó nada, lo justo para que Sam se hubiera distraído observando el ambiente que había en la pista de baile y en los muchos asientos acolchados que había.

Aquí tenéis —Colocó las dos jarras de tinto de verano delante de ellas. Sam cogió entonces su bolso, con intención de sacar algunas libras para pagar. Estaba abriendo el monedero cuando sintió la mirada de la camarera. Ella elevó la suya hasta encontrarse con su mirada—Si me das tu número, te invito a ti y a tu amiga a esta.

Entonces, el tomate andante que contestaba al nombre de Sam, sonrió avergonzada, llevándose la mano al rostro de la incomodidad del momento. Intentó hacer honor al hecho de que Matt se había convertido en Cat por ella y, tras una mirada cómplice con su mejor amigo, miró a la chica—¿Tienes dónde apuntar?

Tres minutos después, Sam y Cat se habían abierto paso a través de las personas, hasta llegar a un sofá acolchado en dónde había una mesa baja en dónde colocar las cosas. Sam puso su abrigo sobre el sofá, encima de su bolso—Qué vergüenza, por favor —dijo mientras negaba con la cabeza, sintiendo como las mejillas le ardían todavía—Esas situaciones son muy incómodas, no entiendo cómo la gente lo hace por pura afición… Qué ganas de meter en aprietos emocionales a la gente… —se quejó de forma divertida, llevándose su tinto de verano a los labios.

Además, teniendo en cuenta lo mala bebedora que era Sam, seguro que cuando acabase la noche y algún día a esa mujer camarera le diera por llamarla, no iba ni a recordarla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Mar Ene 12, 2016 11:21 pm

Podía sonar fatal eso de acariciar el pelo de una desconocida para robarle el pelo. ¿Pero qué otro remedio me quedaba? Necesitaba un pelo de mujer atractiva para poder cumplir mi palabra de convertirme en mujer por una noche para acompañar a Sam a un local de lesbianas ya que tantas veces salía ella conmigo a antros mixtos donde se le abalanzaban los tíos, o a locales de ambiente donde todos los hombres pasaban de ella. Por una vez quería que ella se sintiera bien para poder ligar con mujeres. Y no mujeres sin más, mujeres que quieren estar con mujeres. Lesbianas. Esa subespecie extraña de persona que no ama los penes. Sam pertenece a ese grupo, y quiero que disfrute. Que ligue y se sienta querida ya es otro dilema diferente. Ella cree en el amor eterno, romántico... Nada de follar por placer, o tener en tu cama alguien del cual no sabes ni el nombre. Más tradicional que los abuelos de mis abuelos. Quedó claro lo del pelo robado, pero Sam no estaba satisfecha. También quiso saber de donde había sacado la poción.

- Hay gente que vende sus mejores cualidades al mejor postor. Eres demasiado inocente para conocer esos oscuros secretos, y es mejor que siga así. Tu mejor arma es que eres inocentemente adorable.

No quería desvelar mis trucos y al mismo tiempo quería picarla. Es decir, si le hago ver lo tradicional e inocente que es, quizás esta noche se desmadre y haga todo lo contrario para llevarme la contraria a mí sin saber que en realidad está haciendo lo que yo quiero que haga aunque ella no sepa que está haciendo lo que yo quiero que haga. Fácil, ¿verdad? Antes de salir le pedí amablemente que me ayudara a estar más acorde con la moda actual. Conozco las tendencias tanto masculinas como femeninas, mi dificultad está en que llevo poco tiempo en este cuerpo y no se aplicar esas tendencias. Ella me ayudó a que mi pelo se viese mejor, y también mi cara con su maquillaje simple y natural.

No nos costó llegar al local que Sam había elegido. No estaba mal. Lleno de mujeres hermosas, sin penes a la vista. Por un momento me sentí en el paraíso, luego caí en la cuenta de que no iba a gustarle a ninguna de aquellas mujeres homosexuales, y finalmente recordé que yo también era una mujer en ese momento. Nos acercamos a la barra y manifesté mi deseo de tomar bebidas de colores.  A Sam le apetecía vino, y eso pidió. Sonreí al ver que la camarera miraba fijamente a Sam. Nos puso las bebidas y le propuso un juego a Sam. Si le daba su número nos invitaba a las bebidas. Su cara se incendió a causa de la vergüenza, y cuando creía que saldría corriendo me sorprendió. Muy serena le preguntó a la chica si tenía donde apuntar, y las bebidas fueron gratis. ¡Bang! ¡Esa es mi Sam!

Bebida en mano nos alejamos de la barra para sentarnos en unos mullidos sillones. Sam estaba un tanto abochornada, aunque no tenía de qué. La camarera la había encontrado guapa y nos había invitado a las bebidas. La satisfacción no es beber gratis, ya que el precio de las bebidas en insignificante. Lo que nos sube el ego es la invitación en si. Es un halago. A simple vista le has parecido atractivo a una persona, y esa te invita a la copa. Eso es un punto para Sam.

- Punto para Sam. Vas ganando, zorrita. Por un momento he pensado que ibas a salir corriendo tirando los billetes a su cara. Estoy orgulloso de tu reacción. Brindemos por ella.

Alcé el vaso con vino y gaseosa, y bebí. No estaba tan malo como pensaba. Refrescante. No es lo mejor del mundo, pero me vale. Soy del tipo de persona que opina que mezclar el vino con cualquier otra cosa es ilegal. Matas el sabor del caldo divino. Se entiende en este tipo de locales que mezclen el vino, barato y de mala calidad, con refrescos. Claramente esa no es mi primera opción a la hora de pedir algo.

- ¿Qué se te antoja hacer ahora? ¿Bailar, jugar, beber, jugar a beber?

Conozco más o menos los rituales de apareamiento en los locales donde hombres y mujeres van a ligar. Bailes, miradas, invitaciones a tomar algo, invitación a dar una vuelta, a enseñarle tu casa, a enseñarle tu cama, a enseñarles tu p... pijama. El proceso se simplifica cuando son hombres los que intentan ligar con hombres. Se simplifica bastante. Por eso supongo que el proceso se complica cuando son mujeres ligando con mujeres, y más si esas mujeres son tan tradicionales como mi querida amiga. Podemos estar años viniendo sin que pase nada.  
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Lun Ene 18, 2016 2:31 pm

Sam alzó levemente una ceja cuando Matt le dijo que era demasiado inocente para conocer esos oscuros secretos. Si él supiera en las mierdas que se mete seguro que se pensaría dos veces antes de decir esa frase con referencia a ella. Se metía en tanta mierda que aún no se esperaba cómo iba a terminar dentro de un mes trabajando para aparentemente una persona profesional y elegante.

No sabía mucho qué contestar a eso, pero sin duda quería hacerlo. Ahí la verdaderamente inocente era su amiga Leia, Sam no era ni de lejos la chica más guerrera y sin duda tenía esa inocencia característica, pero no es lo mismo quién lo es que quién lo aparenta ser—No soy inocente —contestó con el ceño fruncido—Soy una persona tímida que no sabe cómo actuar ante lo desconocido —bufó entonces, digna como siempre ante su respuesta—Te sorprendería saber todo lo que sé de esos oscuros secretos —teatralizó, elevando sus dedos y moviéndolos como si estuviera haciendo una terrorífica señal.

Llegaron al pub en cuestión y lo primero que hicieron fue dirigirse a la barra para beber. Parecían adolescentes en busca de alcohol para una mayor diversión, pero Sam sabía divertirse sin alcohol, sólo que con él era mucho más divertido. Había pasado malas experiencias, de esas que te hacen prometerte a ti misma que no volverás a beber más nunca en tu vida, pero… ¿quién hace caso a esas promesas? Sin duda ella no.

Tras la bochornosa situación de la camarera, la cual era muy atractiva y todo lo que tú quieras, Sam sacó coraje desde lo más profundo de su alma para poder entregarle su número. No estaba segura de que después de esa noche fuera a recordarla, pero había sido una experiencia de lo más rara y entretenida, debía de admitirlo. Rara vez solían invitar a Sam a copas y en estas ocasiones había merecido la pena. Tuvo que reír cuando Matt le confesó que se esperaba que saliera corriendo y le tirase los billetes en la cara—¡Estaba demasiado avergonzada como para salir corriendo y tirarle los billetes cual streaper! ¿Y tú haces ese tipo de cosas por pura afición? De verdad, qué ganas de incomodar a la gente —dijo Sam, negando con la cabeza, brindando con Matt ante su iniciativa—Que conste que lo he hecho por ti. Tú te arriesgas por mí esta noche y yo te lo recompenso siendo menos arisca con las personas que intenten flirtear conmigo —dijo antes de moderse el labio inferior con diversión—Ese era el trato, ¿no? —Era básicamente en lo que habían quedado aquella noche en la que Matt pensó en convertirse en mujer para ella.

Sam miró el ambiente y se le hacía tremendamente raro ver solo mujeres. No se había metido nunca en un pub de ambiente de chicas, pero en vez de ser raro y malo, era un raro bueno. Le gustaba poder mirar a cualquier lado y encontrar aquello que le gusta. Ella era de esas personas que no parecían homosexuales, pero que desde la visión de Sam no había nada que le inclinase ni siquiera un poco a ser heterosexual. No sabía cuándo había empezado a saber qué era lesbiana, pero sin duda el hecho de que nunca le atrayera un hombre decía mucho.

Matt propuso opciones para hacer ahora mismo—Sabes que yo siempre quiero bailar —sonrió, ya que era uno de sus hobbies, pegarse horas y horas bailando—Pero es demasiado pronto todavía. ¿Un juego para beber te parece bien? Aunque el vino para ello no es tan bueno, aquí vendrían mejor tus famosos chupitos de colores —lo miró traviesa—, para poder jugar a un “yo nunca” o algo por el estilo. O también podemos decir un afirmación del otro que supongamos y no sepamos al cien por cien. Si acertamos bebe el otro y si no, bebe quién dijo la afirmación —explicó—Son juegos que no sé ni en dónde he aprendido…

Por alguna extraña razón, Sam había cogido esos juegos y los había interiorizado en su mente, como si en alguna fiesta hubiera jugado y luego no se acordara de haberlo hecho pero sí del juego. Una cosa muy rara… Bebió entonces nuevamente de su copa, el tinto de verano era una bebida sutil en relación gaseosa y vino, nada que ver con las típicas mezclas que hacían los adolescentes en botellón que echan tres cuartas partes de refresco para mezclar con un poco de vino.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Mar Ene 26, 2016 11:35 pm

Mi pique dio resultado y Sam contestó diciendo que ella no era inocente, si no más bien una chica tímida que desconoce como hay que actuar en ciertos casos. Fuese como fuese, el tema de la poción multijugos quedó extinta y pudimos pasar a la diversión. El local era como una de esas fantasías que solemos tener los hombres. Todo mujeres, con la guardia baja espero, muy guapas, bailando y bebiendo. Lo malo, y es algo en lo que no me apetecía pensar ahora, es que todas son lesbianas. No hay ninguna que desee catar un pene como el mío ni por asomo. La música, el ambiente, el olor... Todo indicaba que no había hombres allí dentro. Nuestro primer paso fue acercarnos a la barra y pedir algo. Dejé la elección en Sam y esta pidió vino. Nada más llegar a la barra una de las jóvenes camareras puso la vista en mi amiga, y no la quitó hasta que Sam le dio su número de teléfono. Con ese bonito gesto adquirimos nuestras dos primeras bebidas gratis.

Sam se comportó y aguantó el tipo ante aquella situación tan tensa para ella. Es extraño como una mujer tan sensual se vuelve como una niña al escuchar un simple piropo bien intencionado. Por suerte no huyó. Le entregó su número a la camarera y con una bonita sonrisa bebió de su bebida. Me dejó impresionado. Acabamos de entrar y ya va ganándome. Mostré mi alegría brindando con ella y probando aquella mezcla de vino y gaseosa. Por lo menos se podía beber. Refrescante. Sam parecía un poco incomoda e indignada pero a su vez orgullosa de haber ligado en el bar.

- Es divertido. Si te sale bien puedes terminar con alguien estupendo en tu cama. Y si te sale mal sigues abordando. Será por chicas... Ha sido divertido verte aguantar el tipo. Eres una mujer de palabra Lehmann, me gusta.

Todo el mundo sabe que puedo ser muy cabrón, pero si digo algo siempre intento cumplirlo. Menos cuando miento a propósito. Pero el resto de gente no sabe cuando estoy mintiendo o cuando estoy diciendo algo que seriamente espero cumplir. Nos alejamos de la barra y pregunté que quería hacer en la noche de chicas. Yo alterné un trago de vino con unos cuantos tragos de poción, sacando  con disimulo la botellita de mi bolso y guardándola otra vez en su sitio. No queremos que Matt Forman aparezca en una sala llena de mujeres lesbianas embutido en un vestido minúsculo.

Mi principal deseo cuando salgo de fiesta no es beber, es ligar. Tampoco emborracharme ocupa el segundo lugar en mi lista de cosas que hacer en una noche de fiesta. Es algo que ocurre sin más. Al pasarlo bien bebes, al bailar te resecas y bebes... Y al final de la noche ya no recuerdas ni siquiera tus principios más básicos y bebes por beber. La respuesta de Sam fue clara. Le gusta bailar pero es pronto. Así que mejor jugar a algo. Mis juegos favoritos son sobre plantear que hacer a otros. Algo así como verdad o atrevimiento. Pero estamos de fiesta. Mezclar un juego con la bebida es mejor. Mientras apurábamos nuestra primera copa decidíamos que hacer. Sam propuso uno de esos juegos típicos de adolescentes.  

- He jugado al yo nunca. No hace mucho tiempo de la última vez. - reí avergonzado. - Pero eso de las afirmaciones me parece más divertido. Dame un ejemplo para ponerme en situación. Cuando terminemos con el vino vamos a pedir chupitos variados.

Había jugado de joven a esos juegos en multitud de fiestas universitarias pero nunca a eso de las afirmaciones. Esperaba que con el ejemplo me quedasen claras las reglas del juego, y así poder sacar el máximo partido al juego. En ese momento me acordé que mi último juego de beber había sido con Willow en casa de unos amigos suyos y me terminé el vino de golpe. Sonreí mostrando mi copa a Sam. Podía interpretar que me moría de ganas por jugar a ese estúpido juego cuando lo que en realidad quería era borrar mis recuerdos. Pasó una apuesta camarera por mi lado y le hice señas.

- Vamos a necesitar unos cuantos chupitos aquí, guapa.

Al parecer tuve la peor suerte del mundo y la camarera que pasó por mi lado era la más borde del local. Tenía el pelo corto y poco maquillaje, pero era muy bonita. Puso mala cara al escuchar la frase y me dijo que en un momento nos los traía, que no estaba solo yo en el local. Cuando se machó me reí y miré a Sam encogiéndome de hombros. Voy a tener muy difícil el ligar aquí.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Jue Ene 28, 2016 2:26 am

Sam siempre había sido una persona de palabra, de esas que hacen una promesa y la cumplen a raja tabla sin importar casi lo que se le ponga delante. ¿Qué ironía, verdad? Que dentro de algunas semanas el hecho de ser una mujer de palabra le haga hacer un juramento que cambie por completo su vida… Sin embargo, ahora mismo estaba de fiesta, junto con su mejor amigo convertido en mujer y pasándolo en grande. Sin duda alguna no podía simplemente hacer que Matt se arriesgara y ella no dar nada a cambio. Evidentemente no tenía en mente irse con nadie a casa hoy. Sam no era de ese tipo de personas. Ella podía tener sexo, claro, pero no lo disfrutaba tanto a si realmente había sentimientos de por medio. Además, al día siguiente se sentía mal… su época universitaria fue lo suficientemente “loca” como para experimentar todo ese tipo de cosas. Ahora le gustaba divertirse, pero hasta ciertos límites. Suponía que Matt y su personalidad no lo entenderían, ya que eran dos personas muy diferente.

Miró a Matt con suma diversión a lo que le decía, le conocía ya tanto que sabía casi perfectamente lo que iba a decir—¿Pero y luego no te sientes mal? —preguntó Sam con verdadero interés—¿Y si le haces daño a la chica al día siguiente? Porque me imagino que si es en tu casa, la echarás pronto y si es en su casa, te irás todavía más pronto… —supuso, ya que en realidad no lo sabía. Solo quería saber su versión de los hechos—¿Nunca has tenido sexo con una persona a la que hayas querido? Es muy diferente...—añadió, ya que era el momento perfecto para salir con sentimentalismos. Sam por ejemplo nunca había amado a nadie, pero sí había querido a una persona. Posiblemente había sido su única relación amorosa, la cual fue en la universidad. Fue la misma Sam quien dejó a la chica por no poder corresponderle e incluso hasta ella lo pasó mal. Pero sentía que si no podía darle lo mismo, no debía de estar con ella. ¿Cómo es posible que alguien que deja a otro alguien por eso, pueda acostarse libremente con cualquiera? Que va, era imposible—¡Hombre! Ofende la duda —le dio un amigable golpesito en el muslo ante su afirmación de que era una mujer de palabra—Uy, perdón: mujer.

Después de eso se sentaron en un buen lugar, cerca de la pista, cerca de la barra e incluso con el baño a la vista para no perderse de camino a él cuando tuvieran una emergencia. Ya que Matt quería beber los chupitos, Sam pensó que lo más divertido sería aprovechar eso para jugar a algún juego. Había confianza entre ambos, la suficiente para contarse algunas cosas que en algún otro momento no se contarían. Podían jugar al yo nunca o al otro que había propuesto Sam, que era bastante más sencillo—Es fácil —dijo antes de beber de su copa de tinto antes de tragar y volver a dirigirse a Matt—Por ejemplo yo digo... —carraspeó mientras miraba hacia el techo buscando un ejemplo y, tras dos segundos, volvió a mirar a su amigo—Te hiciste pis encima hasta los tres años —dejó una pausa entre medias y luego sonrió—Si es verdad, bebes. Si he errado, bebo yo. Evidentemente no podemos mentir, si no perdería la gracia… El grado de diversión del juego reside en lo cabrones que seamos con las afirmaciones... —explicó Sam con una traviesa sonrisa.

Vio como Matt intentaba hacerse con unos chupitos pero la camarera no parecía muy amigable. No debía de ser agradable trabajar de camarera en un local a esas horas, la gente borracha era muy pesada y muy rara vez te tratan con gratitud. Obviamente no era el caso de Matt, sino generalizado—Parece que está de mal humor —adivinó Sam, acercándose en el sofá en el que estaba a Matt como si le fuera a decir un secreto—Deberías ponerla de buen humor. ¿No querías un reto esta noche? —lo miró perspicazmente—¿Qué reto más fuerte que ligarte a una camarera en un bar y que esté de mal humor? —Normalmente los camareros dejaban los ligues fuera de su horario laboral, por lo que sería todo un campeón si lo conseguía—¿Qué me dices?

Entonces Sam vio como la chica en cuestión, desde la barra, estaba sirviendo los chupitos para traerlos en cuanto terminaran—Contesta antes de que venga, que tendrás tu primera oportunidad —se mordió el labio inferior y se alejó un poco de Matt. Solo para aparentar ser amigas y nada más, no fuera a confundir a la camarera.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Jue Feb 04, 2016 11:58 pm

Mi forma de ver la vida era simple. Follas ergo existes, o algo parecido. Tener sexo es beneficioso tanto en el aspecto físico de la persona, ya que es como realizar ejercicio, como en el ámbito psicológico, porqué levanta la moral. Es lo único que me frustra de Sam. No concibe el sexo sin amor, de ninguna manera. Cada vez que se abre el tema nos pasamos mucho rato filosofando, y como cada cual tiene su punto de vista nunca nos ponemos de acuerdo. Hace ya mucho tiempo que he llegado a  la conclusión de que Sam es más romántica, y yo más salvaje. Somos amigos igualmente, no pasa nada. Lo que de verdad me ofusca es que ni siquiera le gusta ligar. Es decir, ¿a quién haces daño lanzando un par de palabras bonitas a alguien? Ninguno. Puede que a esa persona le alegres el día. Pero Sam tenía sentimientos y empatía por los demás. Sus preguntas me daban risa aunque intentaba responderlas siempre todas con suma sinceridad.

- Normalmente la otra persona ya sabe que una noche en mi cama significa placer y no amor. Por supuesto que me he topado con mujeres a las que he tenido que echar de mi casa porque no comprenden lo que el sexo sin compromiso significa, pero eso no me he sentido mal por ello. Y si, si ocurre en sus casas es todo más sencillo. De todos modos, hace tiempo que no hago cosas así. He madurado.

No era ni de lejos la sombra de lo que fui. Todo cesó cuando llegó Lluna a mi vida y, al verla crecer y convertirse en una mujercita empecé a aprender a respetar a las mujeres. Una maravillosa lección de mano de la vida. Eso no quita que de vez en cuando tenga mis encuentros sexuales sin amor. Y más ahora, que finalmente he abierto mi mente a esa parte gay en mí que tenía olvidada. Su segunda pregunta era más fácil de contestar. Jamás en la vida había mantenido una relación romántica. No se pueden contar las novias objeto que se tienen en la adolescencia.

- Nunca he follado con alquilen a quien quisiera y nunca tuve sexo con alquilen a quien quise.

El maldito vino me estaba convirtiendo en poeta, pero un poeta que no decía mentiras. Es tan cierto que no he tenido sexo jamás con alguien a quien he amado como que amé a alguien con quien nunca tuve ocasión de tener sexo propiamente dicho. Mi querido Neil. Lo dejé apartado para continuar disfrutando de la agradable noche siendo mujer. Dudo que repita esta experiencia, ya me duelen las piernas y a penas hemos caminado unos minutos, el pelo me molesta todo el rato y me voy a quedar afónico de tanto aflautar la voz. Al sentarnos discurrimos sobre qué hacer. Sam propuso jugar a algo de beber, por lo que íbamos a necesitar chupitos y no este vino extraño. Lo terminé dejando el vaso vacío sobre una mesita mientras Sam me explicaba como jugar a las afirmaciones.

- Es fácil, suena como el yo nunca pero a la inversa. Muy bien, juguemos.

Achiné los ojos en señal de seriedad y competición. La verdad puede ser relativa, y si hay algo que no me conviene afirmar no beberé. Sam no tiene forma de saber si miento, al igual que yo tampoco. No se puede saber si alguien miente, a menos que haya veritaserum por el medio. De momento solamente tengo poción multijugos. Para poder jugar necesitábamos chupitos, trago corto e intenso de bebida alcohólica. En ese momento pasaba una camarera por allí que fue muy poco simpática, pero confié en que traería lo que le había pedido. Al fin y al cabo para eso le pagan. Sam se dio cuenta enseguida de que no se me daba bien ligar con mujeres siendo mujer, y quiso aprovecharse de ello. Me propuso un reto difícil. Consistía en ligar con aquella camarera malhumorada.

- ¿No es bastante reto esto? - me levanté del sofá y moví mi cuerpo con cierta soltura. - Seguro que está con la regla. Pero si insistes...

Sam pareció complacida y me concentré en encontrar la manera de poder ligar con aquella chica. Es camarera, el único dato del que dispongo, y con ello puedo asumir que su salario debe ser una mierda y que las propinas le deben venir muy bien. Puede que sea estudiante. Por la pinta que tiene de mujer poco femenina puede que esté harta de los estereotipos. Muy poca información. Sam estaba disfrutando con aquello. Me las pagaras, carita de ángel. Nuestros retos suelen subir de intensidad, y este es bastante intenso. La camarera se acercó sin a penas mirarnos y dejó la bandeja con los chupitos en la mesa que teníamos delante. Inmediatamente saqué dinero muggle de sobra y se lo di.

- Muchas gracias. Quédate con las vueltas. - la chica me miró con mejor cara, agradecida seguramente de tener una entrada extra de dinero para sus caprichos, y se marchó sin decir nada. - Afirmo que nunca en la vida le has puesto los cuernos a nadie.

Empecé el juego sin avisar tomando un chupito verde de la bandeja, dispuesto a hacerla beber la primera. No temía los poderes especiales de Sam para sacar las verdades de la gente, es experta en oclumancia y eso puede asustar, pero mi mente es fuerte. He creado una pared sólida en mi mente para que nadie pueda leer mis más oscuros secretos a primera vista.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Sam J. Lehmann el Vie Feb 12, 2016 7:28 pm

Sam miraba con una especie de admiración injustificada a Matt por lo que le había contado. Era una admiración injustificada porque por una parte sentía admiración por su increíble cara dura y arte para hacer lo que le salía de los huevos y era totalmente injustificada porque no apoyaba para nada ese comportamiento de ligón, Donjuán, o como quiera llamársele. Eran de esas personas que tienen las cosas muy claras pero que en muchas ocasiones se les olvida contarle esas “cosas” a las mujeres con las que se acuestan—Me alegra ver que has madurado —le dijo con sinceridad, ya que su comportamiento anterior le parecía de lo más inmaduro—Buff… —soltó aire Sam—“Sexo sin compromiso” —hizo comillas mirando a Matt con suma inexpresividad en el rostro—Para mí eso es imposible. Hasta un beso, por mi parte, lleva arraigado cierto compromiso. Hasta un roce, ¡hasta una mirada! —exageró de manera afable—Es decir, cuando muestro interés en una persona por su físico, que realmente son pocas veces pero me ha pasado, siento que detrás de todo eso hay compromiso. No quiero acostarme con una chica solo por su físico y luego decirle adiós muy buenas. Quiero conocerla y ver si esa persona es tan increíble por dentro como por fuera. Es un compromiso, sin duda, pero el sexo sin compromiso, el sexo vacío… para mí no es nada. No me pongo cachonda si me toca una tía que apenas conozco, por muy buena que esté —afirmó finalmente, con toda la sinceridad del mundo y sin pelos en la lengua. Por suerte tenía una confianza con su jefe que muchos desearían tener con sus mejores amigos.

La chica negó con la cabeza hacia su afirmación cuando le preguntó si había notado diferencia entre tener sexo con un cualquiera o tener sexo con alguien a quién quieres. Su contestación dejó estupefacta a Sam. ¿No había tenido sexo nunca con alguien a quién ha amado pero ha amado a alguien con quién nunca tuvo sexo? ¡Pero qué drama y qué mala suerte!—¡Qué dices!—Dijo sorprendida—¿Has estado enamorado? —preguntó de igual manera, sintiéndose increíblemente bien. Ella nunca jamás se había enamorado, había tenido su crush adolescente en la universidad cuando estaba experimentando con su sexualidad como el cien por ciento de los estudiantes universitarios, pero nunca había amado a nadie de esa manera. Para ella la palabra “amar” era tan fuerte y la tenía en tan alta estima que casi le parecía un sentimiento utópico—¿Quieres… hablar de ello? —preguntó entonces, pues lo último que quería era incomodar a Matt. Era su amigo y el hecho de que nunca hubiera tenido sexo con alguien a quién quiso, posiblemente fuera una mala noticia y no una buena.

Después de eso prácticamente pasaron dos cosas simultáneas. Por una parte Sam había retado a Matt —o a Cat— a ligar con la camarera que no parecía estar pasando una buena noche. ¿Qué mejor que un buen consuelo y una buena compañía? Él pareció aceptar, a la vez que ambos se ponían de acuerdo para jugar a un juego sobre afirmaciones y bebida.

Empezó Matt después de que la camarera en cuestión les dejara los chupitos delante de ellos y Sam dejó su bebida —aún sin terminar—, sobre la mesa. La primera afirmación de Matt había sido bastante buena, pero también predecible para la respuesta. Sam cogió un chupito de la mesa y, con una mirada de lo más divertida hacia Matt, se lo bebió de un golpe. No puso ningún mohín extraño, de hecho, estaba rico. A medida que se tomara más, seguro que peor le irían sabiendo—Muy perspicaz. Sabes que soy una chica de palabra, poner los cuernos iría en contra de mis principios de romances y amor de película —sonrió divertida, arrastrando en la bandeja un chupito hacia Matt—Yo afirmo que tú te has tirado a más de una de las becarias que van a trabajar en tu departamento.

Lo miró con diversión, esperando su reacción, aunque esperaba que bebiera, era muy de Matt eso de ir ligando por todas partes. ¡Si hasta lo intentó con ella! Por suerte la negativa de la chica había hecho lo increíble: unirlos hasta formar una bonita amistad.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 27
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 15.865
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 482
Puntos : 323
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Matt Forman el Sáb Feb 27, 2016 12:06 am

Las conversaciones entre Sam y yo siempre sacaban algo positivo y más si nos acompañaba el alcohol. Entendía y respetaba su modo de ver la vida y las relaciones pero ello no quitaba el echo de que me gustaba picarla. No sentía ningún pudor a la hora de hablarle de mis relaciones esporádicas, mientras que ella encontraba normal esperar hasta estar enamorada completamente, o peor, hasta el matrimonio. Soy de los que opina que antes de involucrarse en una relación seria tiene que comprobar que la química sexual funciona entre los dos.  Es mi opinión, no es que la ponga en práctica. Desconozco las relaciones casi tanto como la palabra amor. Me reí con el comentario de Sam de que no le ponen cachonda las tías nada más verlas, que necesita saber algo más de como son.

- Te aseguro que si fueses heterosexual y vieses a tu amigo Matt desnudo te pondrías cachonda. Estoy casi seguro de que te pondrías cachonda aún siendo tan lesbiana y santa como eres.

Lo dicho, adoro picarla. Es lo que le da sentido a nuestra relación. Gracias a mis piques ella se atreve a hacer cosas que de normal no hace, y gracias a su sentido bonito de las relaciones me ayuda a ver cosas que yo no vería ni en cien años. Puede que nuestra amistad haya contribuido a mi modo de ver las mujeres, menos como objetos y más como personas con sentimientos. Pero ni sus discursos más pulidos me van a hacer entender que el sexo sin compromiso es malo, o que no está bien. Porque el sexo es el mejor invento del mundo. Me puse demasiado serio al contestar a su pregunta sobre si nunca había tenido sexo con alguien a quien hubiese amado y Sam, que no es tonta, quiso saber más. La miré directamente mientras me planteaba si confesar o no mi pasado. Es Sam...

- Neil, se llamaba Neil. Era mi amigo de toda la vida. Murió cuando se dio cuenta de que ser gay no era nada malo, así que... Supongo que por eso me resisto tanto a eso de enamorarse. Me da miedo. No lo veo necesario.

Sé que me puedo fiar de Sam más que de mi mismo. Aún así, la mato si le cuenta esto a alguien. ¿Para qué se lo habré dicho? Maldije en silencio por haberme terminado aquel vino, y maldije también a la camarera enfadada por no haber traído aún los chupitos. Necesito alcohol. No tardó en llegar, y dejamos de lado el tema para centrarnos en aquel peculiar juego que Sam había propuesto. Para zanjar el anterior tema lancé una afirmación con la que sabía que Sam tendría que tomarse un chupito. Y así fue. Sam jamás había puesto los cuernos a nadie y tuvo que beber. Me sentía como si hubiese hecho trampa aunque no la había hecho. Así funcionaba el juego. Dudé un instante antes de beber al escuchar su afirmación. No recordaba si me había tirado a más de una becaria. Anne, tan bonita como valiente, marcó el principio de mi trabajo como jefe del departamento. Estuvimos liados por decirlo de algún modo. Pero otras dos chicas cuyo nombre ni recuerdo pasaron por mi despacho por asuntos que nada tenían que ver con los misterios.

- Es el mejor juego de beber que recuerdo. Si nos conocemos bien, beberemos hasta caer desmayados. - me acordé de mi apariencia femenina al ver mis piernas desnudas. - Desmayadas, cielo.

Me reí contento y pensé en una buena afirmación para hacerla beber. Más que hacerla beber quería demostrarme que sabía perfectamente como reaccionaba Sam ante la vida y ante las posibilidades de sexo/amor. Antes de eso saqué la botellita con poción multijugos y bebí disimuladamente un buen trago. No se vayan a pensar que me traje mi propio alcohol escondido como si no tuviese suficiente dinero para pagar mis consumiciones en la barra.

- Afirmo que no te sueles masturbar.

Me quedé mirándola con descaro, esperando ver como se tomaba el chupito de un trago al igual que había hecho yo. Si no se lo bebe algún día me voy a masturbar yo imaginando como lo hace ella. ¿Soy un enfermo? Es mi amiga, si, pero también está muy buena joder. Pensar en tener sexo con ella no es lo mismo que tener sexo con ella, tengo muy claro que eso último nunca va a pasar. Nada tiene de malo lo que surja de mi imaginación. Al ver pasar a la camarera la miré, mostrando mi mejor sonrisa. Entonces ella tropezó y por poco se cae. Desapareció a toda prisa antes, si quiera, de poder ver como me reía de ella.
avatar
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 35
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 17.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 559
Puntos : 158
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanMinisterio

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.