Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Primera clase de vuelo 2015/2016

Invitado el Jue Dic 10, 2015 9:20 am

Ese dia me encontraba malísima, estaba para el arrastre...Que si escalofríos, fiebre...Podía quedarme descansando y que alguien me sustituyera en las clases de hoy, pero me acordé que nadie sabía mis intenciones para la clase que me tocaba impartir. Valor me miraba con cara de apenado y serio, tranquilo que no me voy a morir, un resfriado lo tiene cualquiera, ya sea humano o halcón. Me pregunto cómo serán los resfriados de los halcones, es una pena que no pueda comunicarme con Valor para que me pudiera decir, aunque si eso pasa creo que seguiría en la cama  con una bolsita de hielo en la cabeza porque me pensaría que estaba delirando de lo lindo. Resumiendo, con lo que me quedaba de fuerzas conseguí levantarme, ahora solo quedaba el reto de vestirme, desayunar e irme al campo. No podía con mi vida, pero por fin tenía la túnica puesta, con el pijama debajo por supuesto, dudo que alguien se dedique a mirar la ropa que hay debajo de las túnicas, por lo que con ir con mi pijama y la túnica de profesora me bastaba y me sobraba...Ahora quedaba el reto más difícil, ir a desayunar para luego atravesar todos los terrenos para poder llegar a salvo a dar mi clase.

Llegué al Gran Comedor disimulando y sonriendo, ahora mismo estaba en la etapa de "sonreíd y saludad" Me senté en mi sitio y pedí´un zumo de calabaza bien fresquito, eso me sentó como un milagro...Tanto que pedí otro. Parecía tener mejor cara pero seguía muriéndome por dentro. Salí del lugar y me encaminé a la puerta, con Valor a mi hombro, yo sabía que si caminaba no llegaría nunca por lo que le pedí a mi gran halcón que me agarrara de la túnica  me llevara volando al lugar indicado. Sí, volando...Valor era lo suficientemente grande y tenía la suficiente fuerza como para transportar una persona, no distancias largas pero para situaciones como esta venía genial. Una vez alzamos el vuelo, en nada llegamos al campo. Por suerte no había nadie así que me dio tiempo de preparar todo, incluso de sentarme en el césped para descansar, menos mal que solamente tenía esta clase y ya luego podría seguir descansando.


Off: Teneis de plazo para entrar hasta el viernes por la noche, ese mismo día dará comienzo la clase
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 10, 2015 6:14 pm

Me había planteado muy seriamente la posibilidad de faltar a aquella clase, no por nada en especial, sino por puro gandulismo. Por regla general aquellas clases solían aportarme más bien poco y eran bastantes las veces que había faltado y aún así había aprobado curso tras curso, básicamente por mi habilidad innata encima de la escoba. Realmente no me consideraba el mejor volador de Hogwarts, pero había que admitir que tenía estilo y que rara vez cometía errores, sobretodo cuando ocupaba mi puesto como golpeador en el equipo de Slytherin. De hecho si seguía así no me extrañaría que me nombraran como el máximo golpeador de la temporada.

Al final, y animado por una fuero interno bastante extraño en mí y que rara vez salía a la luz decidí levantarme de la cama, prepararme y salir al campo de Quidditch, donde, como siempre, se impartiría la clase. En parte porque la otra opción era quedarme aburrido sin hacer nada. En otras circunstancias le habría propuesto a Ian fugarnos y hacer alguna gamberrada propia de nosotros, pero para mi sorpresa éste se había levantado aún más temprano que yo y había desaparecido sin siquiera decirme cuál era el plan. Dudaba que me lo encontrara en la clase aquel día. Lo más probable era que aquella ausencia repentina tuviera algo que ver con alguna chica. ¿Habría quedado con Rhea de nuevo? Con la tontería me había entrado la curiosidad.

Con los ánimos un poco por los suelos por tener que cumplir con mis obligaciones me vestí con la túnica de mi casa, cogí mi escoba y tras un breve desayuno en soledad me dispuse a bajar al campo por los terrenos de Hogwarts que tan poco echaría de menos el curso siguiente.

Bajaba a grandes zancadas, esquivando algún que otro bache en el camino cuando vi pasar por encima de mi cabeza a la que identifiqué por su pelo como la profesora Fenixheart. Al parecer la estaba llevando su mascota por los hombros. - ¿Pero qué cojones? - Dije en voz alta, sin poder reprimir mi sorpresa. ¿Hasta aquel punto llegaba su gandulismo? La vi alejarse hasta el campo de Quidditch, con aquella expresión en mi cara que denotaba burla. - Está fatal de la chota. - Me dije a mí mismo, mientras llegaba al lugar indicado. Eso tenía que considerarse abuso animal, hombre ya.

Al parecer estaba todo preparado, pero por increíble que suene era ni más ni menos que el primero en llegar. Me había pasado de puntual, qué iba ¿de responsable por la vida? Solté un amplio suspiro, planteandome la posibilidad de quedarme allí, en la distancia, hasta que llegara alguien que conociera. ¿De qué coño iba a hablar con aquella mujer a solas? Finalmente di unos pasos más adelante, tras lo cual Esther se percató de mi presencia. Yo hice lo propio, la saludé con la mano que tenía libre distraídamente y miré hacia atrás, esperando ver a alguien que tuviera pensado venir a aquella clase. Por suerte alguien se acercaba, así que me limitaría a esperar allí de pie. “Qué momento más incómodo, coño.”
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 10, 2015 7:22 pm

Se había levantado temprano, bueno… no temprano. Un horario normal para cualquier otro estudiante, excepto Sirius. Por eso se sentía tal vez un poco somnoliento, pero el día se proclamaba prometedor; después del desayuno iría directamente a su primera clase de vuelo y, aún cuando ya supiera como volar una escoba, era otro el motivo el que en verdad le animaba de sobremanera.

Compartió el desayuno con sus amigos más cercanos y se despidió de ellos antes de meterse a uno de los baños para lavarse los dientes y salir directamente hacia los terrenos en donde se desarrollaría la clase.

Desde la distancia vio a otro de los estudiantes caminar hacia el lugar, un Slytherin que indudablemente también se sorprendió al ver a la profesora prácticamente levitando producto de su ave. Sirius frunció el ceño y tuvo que mirar dos veces para que sus ojos creyeran lo que estaba viendo, pues sí, había escuchado de halcones que podían cargarse a un humano, pero verlo era otra cosa. Lamentablemente, la distancia hacia el lugar de la clase no fue la suficiente para ver la túnica de la profesora desgarrarse por las garras de su ave. Hubiera sido divertido verla caer de tan poca altura.

Dudó un poco en si seguir avanzando cuando estuvo a punto de llegar, jamás en su vida había sido el segundo, pero por suerte no era el primero o se habría lanzado ese mismo día desde la torre de Astronomía. Menudo nerd que debía de ser ese chico que ahí estaba y volteaba para mirarle, por lo que Sirius desvió la mirada para no saludarle. No quería que su reputación se viera dañada por frecuentar a un nuevo nerd, pero… un momento… ¿Y si los siguientes que llegaban pensaban lo mismo de él?

Oh, no…

Instintivamente desvió el curso de sus pasos y fue a sentarse en el pasto a al menos unos veinte metros de distancia de la profesora, pretendiendo que no asistía a dicha clase y que simplemente disfrutaba de la fría brisa de esa madrugaba. Ya más tarde se acercaría, tal vez más pronto que tarde si llegaba alguna chica guapa, pero por el momento mejor era mantener las distancias.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 10, 2015 9:29 pm

Para variar, como todas las noches durante las últimas semanas, aquella noche había dormido fatal, acosada por sombras con la forma y la voz de mi madre que no tenía nada que ver con quien en vida se había mostrado cariñosa, atenta y maternal. Antes de que el sol empezara a asomar por el horizonte, me había despertado cubierta de sudor frío y con respiración jadeante. Tras mirar alrededor un par de veces para comprobar que no había despertado a ninguna de mis compañeras de cuarto, salí de la cama y baje a la Sala Común con un libro de quidditch sobre el brazo, uno de tantos que me había leído tantas veces que me sabía de memoria pero que aun asi me seguía gustando leer.

Sentada despreocupadamente en uno de los sillones frente a la chimenea, con las piernas colgando por uno de los brazos y la cabeza apoyada en una de las orejas, pasé las horas leyendo página por página hasta que empecé a oír ruido en los dormitorios de los primeros Ravenclaw que se levantaban. Con un suspiro y y ahogando un bostezo, subí a mi cuarto y dejé el libro para coger la ropa limpia y cambiarme antes del desayuno.

Mis ánimos mejoraron en el Gran Comedor, cuando entre bocado y bocado a mi tostada untada de mermelada, comprobé que mi primera clase del día era Vuelo. DIOS MÍO, POR FIN. Era una de mis favoritas, así que naturalmente la había estado esperando con todas mis ganas. Llena de entusiasmo, salí del castillo rumbo al campo de quidditch. Desde lejos, conforme me acercaba, acerté a ver a dos alumnos que ya estaban allí; un par de metros menos de separación entre ellos y yo y comprobé que se trataba de uno de los cazadores de Gryffindor y de uno de los golpeadores de Slytherin; este último, además, era uno de mis contrincantes en el Torneo... Torneo para el que hacía un par de días que no buscaba nada. Mierda, se me había olvidado completamente. A ver si tenía tiempo después de comer y me escaqueaba un ratillo a la biblioteca...

Mientras llegaba a la entrada, me fijé que un halcón llevaba agarrada a la profesora, que justo entonces aterrizaba con los pies en el suelo. Me quedé pillada un par de segundos, mirando la escena con las cejas arrugadas y los ojos abiertos. Parpadeé. Al abrir los ojos, la profesora estaba sentada en el césped como si nada. Justo entonces, mi boca se abrió en un enorme bostezo y no supe que pensar. ¿Será que la falta de sueño empieza a afectarme o habría pasado de verdad?

Recorté la distancia que me separaba del resto de la clase en menos de un minuto y me coloqué cerca del chico de Slytherin; el de Gryffindor estaba demasiado lejos y seguro que no se enteraba bien de la clase a tanta distancia, algo impensable para una estudiante aplicada como yo. Dejé caer la mochila a mis pies y miré a la profesora. Buenos días, profesora. Después miré a mi alrededor, tanto al chico que estaba lejos (¿Qué narices hacía? ¿Se suponía que estaba en clase o tomando el fresco en el césped?) como al otro campeón del Torneo y les saludé con la mano y una sonrisa educada. Hola, chicos. Después, como tanto pelo me empezaba a molestar a la cara, me lo eché hacia un lado y comencé a hacerme una trenza que me quedó medianamente decente para la velocidad a la que la hice; sujetando el final del pelo con una mano, me acerqué la otra a la boca y tiré del coletero con los dientes para llevarlo desde mi muñeca hasta los dedos. Dos segundos después, mi trenza estaba hecha y yo no tenía otra cosa que hacer más que seguir ahí de pie hasta que llegaran el resto de alumnos y diera comienzo la clase.
avatar
InvitadoInvitado

Lluna Forman el Jue Dic 10, 2015 10:44 pm

No soy de ese tipo de personas a las que se le pegan las sábanas y menos aún entre semana cuando una dura jornada de clases me espera. En el caso de hoy la dura mañana se traducía en una clase de Vuelo que seguramente me animaría mucho. En el último partido Slytherin ganó, es decir, ganamos. En parte gracias a mí por atrapar la Snitch antes que la otra buscadora. Este año había formado un gran equipo y estaba orgullosa de todos ellos, incluso de Jerome. Vamos a dejar las expectativas bien altas ya que este es el último curso para muchos de nuestros jugadores, y especialmente mi último curso como capitana del equipo. Las demás casas nos envidian por ello. Todos esperaban que los nobles Gryffindor machacasen a los malvados Slytherin, pero las leyes de la naturaleza se impusieron, y astucia es mejor que valentía.

Me puse la vestimenta reglamentaria y una coleta bien alta en el pelo que rematé en una trenza bien sujeta. Si hay que volar es mejor llevar el pelo recogido, porque luego los enredos y los tirones son horribles. Sentía muchas ganas de volar, es algo que siempre me relaja. Y si es un juego mejor, porque lo paso bien y compito por ganar. Es algo que adoro. Desayuné con paciencia y bajé al campo sabiendo que no iba a ser la última. La mitad de los Hufflepuff son unos holgazanes y la otra mitad se pierde por el castillo. Uno de su casa siempre es el que llega el último. Saludé a la profesora con la mano mirando mal a su bicho que sobrevolaba el aire. Si eso está ahí arriba yo me niego a volar. También estaba Damon allí. Me acerqué y le di un casto beso en la mejilla.

- Buenos días guapo. Me alegra verte en una de mis clases favoritas, la hace más interesante.

Me quedé a su lado agarrando mi escoba con suavidad. Mi querida Saeta que al fin me había llevado a la victoria. Apartado del lugar de la clase había un Gryffindor al que no presté mucha atención. Y estaba Rose a la que saludé con un gesto de desinterés.  
avatar
Imagen Personalizada : Mi meta es tu muerte
RP : 8
PB : Elle Fanning
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Pociones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 11.140
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
Mensajes : 1069
Puntos : 173
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t95-lluna-conde http://www.expectopatronum-rpg.com/t178-llunas-relationship http://www.expectopatronum-rpg.com/t671-cronologia-de-lluna-c http://www.expectopatronum-rpg.com/t1386-arcon-de-lluna-c
Lluna FormanUniversitarios

Anabella Claymore Roux el Jue Dic 10, 2015 11:33 pm

Apenas había iniciado el curso y ya me había perdido varias clases que eran de suma importancia, pero bueno todavía quedaba la de vuelo, así que me levante temprano, me arregle, por lo regular llevaba el pelo siempre suelto, pero como de seguro tendríamos que volar en una escoba que por supuesto no tenía, ya que lo mio no eran las alturas, no había mostrado interés en adquirir una, decidí amarrarme el cabello en una coleta.

Una vez que termine de alistarme salí de mi sala común y enfile mis pasos hacia el gran comedor, en donde probé un par de tostadas y un vaso de jugo de calabaza, para tener al menos el estomago lleno, no quería abusar de la comida, y mas si nos tocaba montar en escobas, termine de desayunar y dirigí mis pasos hacia donde sería impartida la clase, desde la distancia pude ver que ya había unos cuantos chicos ahí.

Por lo cual apresure mis pasos, al llegar me di cuenta que dos eran de mi misma casa LLuna y Damón -Hola- los salude desde la distancia, ya que les hablaba pero tampoco es que me llevara ni bien ni mal, también estaba la profesora, ya ahí y al parecer tenia una mascota -Hola profesora- salude y luego voltee a ver a mi alrededor, y pude percatarme que había una chica a la cual no había visto y en las gradas sentado nada mas ni menos que uno de los merodeadores.

Después de eso, regrese mi vista hacia el frente donde se encontraba la profesora y espere a que la clase diera comienzo, rezaba internamente que fuera primero la clase teórica y que se aplazara demasiado la practica.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Jamye Lynn Spers
Edad del pj : 15
Ocupación : Slytherin 7º curso (200 galeones)
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 3.800
Lealtad : Ordén
Mensajes : 203
Puntos : 11
Ver perfil de usuario

Invitado el Vie Dic 11, 2015 3:51 am

Me había levantado temprano ese día porque quería tener todo organizado y asi poder ir tranquilamente a donde yo quisiera, sin preocupaciones de horarios. Ya había salido de la sala común, la cual estaba algo vacía por lo que era común por el horario, y me dirigía hacía el Gran Comedor para poder desayunar.

Ya había agarrado mi escoba de antemano para después ir directamente al Gran Comedor, mi escoba era una de las mejores y últimas que habían salido, se los había pedido a mis padres en el verano y obviamente le concedieron el deseo a su único heredero. A veces le agradecía a Merlín por ser hijo único, ya que al serlo tenía la absoluta atención de mis padres además de que no compartiría lo heredado por mis padres con nadie, ya que soy único hijo y por ende único heredero de la herencia Hamilton y hasta ahora el último descendiente de la noble y ancestral casa de los Hamilton, obviamente hasta que llegue el momento en el que me casaré y por ende tendré hijos que seguramente serán sangre puras y seguirán mi legado, pero aún faltaba mucho para todo eso.

Al llegar al Gran Comedor me ubique en la mesa designada para los alumnos de Slytherin, asi que apoye mi escoba en un sitio vacío y comencé a desayunar. Ese día había elegido jugo de calabaza con unas tartas de melaza.

Al terminar mi desayuno agarre mi escoba y salí del GC dirigiendome al Campo de Quidditch donde se llevaría acabo la clase de vuelo. Esperaba que no fuese el único que estuviese allí porque sería algo incómodo estar solamente con la profesora, ya que de mi parte no le hablaría si ella no empezaba la conversación, nunca me apeteció hablar mucho con gente nada interesante a mi parecer.

Cuando llegué al campo de Quidditch pude ver que ya había varios alumnos allí, de todas las casas excepto los de Hufflepuff, que solían ser bastante vagos a pesar de que su casa se caracteriza por ser gente trabajadora. Los que ya estaban allí eran el traidor de Black, una chica de Ravenclaw, Lluna, Damon y una chica más de Slytherin que no conocía.

-Buenos días a todos-Saludé en forma general para sentarme en un sitio apartado, ya que me gustaba estar solo, eran los momentos en donde más calma sentía.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 5:31 am

Estúpidamente se hacía el que no estaba en la clase o no conocía a nadie, como si los que iban llegando no lo notasen ya. Por ejemplo la alumna de Ravenclaw que llegó detrás de él y lo saludó directamente a lo que él respondió con un avergonzado movimiento de la mano, antes de volver a disimular acomodándose el cabello.

Por fortuna para él, el resto no pareció prestarle mayor atención, así que cuando ya hubo pasado el tiempo suficiente para que fuese casi la hora de la clase, se puso de pie y se acercó al grupo como si recién viniese llegando.

Sonrió a quien volteó a mirarle, incluso si acaso era Slytherin o, mejor dicho, incluso si era el estirado de Hamilton a quien se acercó con una sonrisa torcida hasta pararse a su lado y, aprovechando de que la profesora miraba hacia otro lado y estaba medio adormilada, se desquitó con él de la mejor manera posible, una que sabía que le sacaría de sus casillas y le haría querer matarle de un Avada Kedavra ahí en medio de la clase.

Hola, preciosomurmuró agarrándole el culo.

Por supuesto que lo soltó enseguida, y riendo tomó un par de pasos de distancia. No lo hacía por gusto, evidentemente, a él le gustaban las chicas, pero no podía evitar joderle la vida a ese Don Nadie luego de que le hubiese atacado sin aviso junto al Lago Negro.

—Hola.

Saludó esta vez, con sonrisa traviesa, a otro de sus compañeros (el que quiera responderme XD), mientras se detenía a su lado, poniéndole de barrera entre él y Hamilton.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 5:47 pm

El estúpido e idiota de Black se había atrevido a molestarme, era alguien bastante inmaduro, definitivamente un par de años en Azkaban lo harían madurar. Seguramente había hecho eso porque quería cobrar venganza por lo ocurrido en el lago negro, estaba contento por lo ocurrido en el lago, ya que le había demostrado a Black que era sumamente superior a él, ya que pude atacarlo de forma exitosa y lo desmaye.

Camine calmadamente hacia donde había huido el traidor, no lo iba a herir, no por lo menos de forma física sino que había optado por herirlo donde más le solería, el orgullo.

-Oye Black, sé que sobre gustos no hay nada escrito pero a mi me gustan las chicas y sinceramente no me interesas, asi que no te hagas ilusiones-Le dije con una sonrisa que demostraba superioridad-No te servirá de nada esconderte tras los pies de tus amigos, ¿Quieres que te recuerde lo del lago?-Lo mire como si estuviese mirando a un elfo doméstico, es decir un ser inferior.

Después de decir aquello me distancié varios pasos con una sonrisa orgullosa, ya que seguramente eso le había dolido en el orgullo a Black.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 7:02 pm

Sonrió a la nueva persona que estaba a su lado, sobre todo cuando vio al objeto de su anterior burla acercarse a él con ese paso calmado. Sabía perfectamente lo que el muchacho iba a hacer, y la verdad es que lo estaba esperando con ansias, después todo, de eso se trataban los piques ¿no es así?

Le dejó hablar con una sonrisa orgullosa en la boca, una que jamás abandonó sus labios, ni siquiera cuando le recordó lo ocurrido en el Lago Negro, pues la manera en la que el Slytherin había “ganado” era la manera en que menos le dolía y más lástima sentía.

—¿Oh, te refieres a la vez en que me atacaste como un cobarde sin que yo hubiese tenido siquiera mi varita en la mano? La recuerdo perfectamente, Hangleton —mencionó sin siquiera recordar realmente su apellido —. Mas no creo que yo te importe tan poco si siempre me buscas y vuelves a mi.

Mencionó esta vez lanzándole un beso, antes de voltear el rostro y echarse a reír en silencio, meneando la cabeza. Slytherins… siempre tan estúpida y divertidamente idiotas. Y luego se preguntaban por qué la rivalidad entre las casas, para él estaba claro, a los leones les gustaba fastidiar y eran las serpientes las que picaban más rápidamente. Sin embargo, le llamaba la atención que éste chico buscara seguir con la treta aún delante de sus compañeros de casa ¿De verdad era Slytherin? ¿Qué acaso no tenía orgullo o reputación alguna que mantener? Vamos, que si no era un Slytherin de verdad, ya dejaría a él de parecerle divertido.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 7:51 pm

La primera clase de vuelo sencillamente iba a ayudarme a ser mucho mejor jugadora de Quidditch,sencillamente eso de esforzarme para intentar ser la mejor en todo era algo bastante duro y sinceramente la puntualidad siempre ha  sido uno de mis puntos fuertes y esta vez no iba a ser diferente,por lo que rápidamente me arreglé con el uniforme deportivo y para darle un aire descuidado a mi look cambié el color de mi pelo a rosa chicle antes de salir pitando hacia los jardines donde se llevan a cabo las clases y aunque no fuese la primera en llegar al menos no llegar ni un minuto tarde ya que solo quiero mantener mi expediente académico lo mas impoluto posible y sin duda lo voy a lograr.

Caminé a paso ligero sin entretenerme con nada ni con nadie y con paso fuerte y decidido llegué justo cuando ya había algunos alumnos y se me ocurrió hacer de escudo entre Sirius y un chico Slytherin-Hola,Sirius,veo que eres por primera vez en todo el curso puntual a clase,aunque se trate de la clase de vuelo,pero si alguna vez llegas a tiempo a alguna clase de estudiar te dejo sentarte a mi lado y copiar de mis apuntes-dije con aire divertido sin poder evitar rodar un poco los ojos ya que ese es uno de los momentos en los que no tengo que realizar mis tareas de prefecta algo que siempre me distrae de los estudios y los planes algo locos con mi hermano mellizo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 10:22 pm

Era la primera clase de vuelo del curso y no estaba dispuesta a perdérmela, si hay algo que me motive más que los dibujos es el hecho de poder coger un escoba, además necesitaba practicar para mi reciente y extraña unión al quiddich, nunca pensé que me daría por ahí y me apuntaría al equipo, pero bueno. Me levante a una hora temprana y con toda la pachorra del mundo me levante de la cama me preparé y fui rumbo al comedor. No soy una persona a la que le guste llegar extremadamente puntual a los sitios y según mi reloj aún me sobraba tiempo para desayunar de lo más relajadamente.

-MMM, tostadas con mantequilla – dije mientras me llevaba una a la boca- Cuanto tiempo hará que no las comía- me dije a mi misma con la boca llena. Mientras devoraba aquel delicioso manjar me percate de que la profesora Fenixheart aún estaba desayunando – Perfecto, si ella aún está aquí no hay porque estresarse con el tiempo jujujuju – cogí otra tostada y la unté en mantequilla mientras me servía un poco de zumo de naranja, es bien sabido que el zumo de naranja es muy bueno para la garganta y teniendo en cuenta que por Howgarts se había empezado a extender la gripe quería asegurarme de ser una de esas que se libra de enfermarse. No había terminado de comerme la segunda tostada cuando la profesora de vuelo abandonó el gran comedor, como acto reflejo miré mi reloj sin percatarme de la hora y seguí comiendo tan tranquilamente.

- Mierdaaaaa y mas mierdaaaaaa- me grité a mi misma por medio de los pasillos mientras apretaba todo lo que podía el paso para llegar a tiempo a la clase de vuelo – quien me mandará a mí a confiarme de mi misma- estoy segura que más de una persona que me oyera pensaría que estoy loca porque no me molestaba nada en disimular mi tono de voz * joooo no me gusta correr* pensé pero en vista de las circunstancias no me quedaba de otra. Acercandome a las proximidades del campo de quiddich comencé a distinguir un grupo de figuras a lo lejos – Argg pues sí que me había retrasado- Llegando a la altura que se hallaban todos me percate que el ambiente se palpaba algo tenso y no es algo que sintiera se podía observar claramente pues cuando llegue un Slytherin y un Gryffindor estaban a la gresca *suspire* porque será que no me sorprende este tipo de situación pensé mientras me colocaba cerca de una chica de Ravenclaw – Hola-  dije dirigiéndome a la chica que tenía al lado  – Buenos días- dije al momento para todos.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Dic 11, 2015 11:11 pm

Yo aún seguía con mi enfermedad incurable, esa enfermedad llamada resfriado que nadie salía vivo de ella. No tosía ni nada pero los primeros síntomas eso de no poderme mover. Gracias que tengo una gran mascota voladora que me hace el favor de transportarme sin obtener nada a cambio, bueno, algún premio le daré por ser tan servicial. Una vez llegué al campo, tirándome ahí de una manera un tanto disimulada para que no pareciera que era una persona un tanto floja, apareció el primer alumno que fue para mi sorpresa, Damon. Asentí para mis adentros cuando lo vi llegar, este chico si no la armara tanto sería un buen estudiante, peeeero yo no me meto. Detrás de Damon llegó Sirius, un Gryffindor de grandes cualidades. No le conocía mucho pero con mantener una buena relación en mis clases eso me venía bien, ya el resto se lo dejo a William que para eso es el jefe de Gryffindor y se entenderá mejor con sus alumnos, al igual que yo me entiendo con los tejones. Me incorporé con total disimulo de no mostrar que estaba enferma, siempre ayudada por mi halcón, que facilitaba mi disimulo.

La siguiente en llegar fue Rose, a la par de que Lluna también llegara. Ambas chicas lo que más le apasionaban de mis clases es que luego podían salir al ámbito profesional como jugadoras, me recordaban a mi cuando yo era joven y aspiraba a ser también una jugadora si no conseguía un puesto en la actividad docente. Les salude con una sonrisa y dejé que llegara el resto de alumnos, incluso dos se pusieron a intercambiar palabras entre ellos...Aunque bueno, eran de Slytherin y Gryffindor, por lo general esas casas se llevaban como el perro y el gato, o mas bien como el león y la serpiente. Dejé que pasaran unos minutos para ver si llegaban más alumnos y realicé una señal para que todos me escucharan, me sentía importante. -Buenos días a todos, gracias por venir a mi clase. Sonreí como siempre, por dentro me estaba muriendo pero los alumnos no deben pagar eso. -Vamos a realizar dos equipos...Lluna, Rose, Sirius y Anabella por un lado. Esperé a que se colocaran, por lo consecuente el resto se colocaría en el otro lado...-La idea es sencilla, cada uno tendrá una marca pegada a la túnica, elegid donde ponerla para que no se os caiga. Lluna luchará contra Damon, Rose con Yvette, Anabella y Gabriella, y por último, Sirius con William. Haremos una primera ronde de prueba, mucha suerte a todos. Indiqué lo más clara que me fuera posible mientras le entregaba a cada alumno su marca correspondiente para que se la pegara donde ellos quisieran, aunque dudo mucho que alguien se la pegue en la cara porque luego no vería...Yo me quede un poco alejada para que no me rozaran con la escoba, y me senté ahí otra vez disimuladamente...Valor sería mi acompañante en esta velada divertida en la que faltaban palomitas para comer, y si eso algún refresco o zumo para acompañar.


Off: Veo que os llevas bien entre todos, pero quiero que a partir de ahora solo escribais un post cada uno, para yo luego no liarme mucho a leer ^^

La idea del juego es sencilla:
-Tira uno, da igual quien empiece
-Su oponente defiende
-Si el que se defiende consigue esquivar el golpe, puede atacar
-Si el que se defiende no consigue esquivar el golpe, no puede atacar

El resultado es solo el valor del dado, no sumaremos RP para estar todos en igualdad de condiciones. 1-10 no rozas nada, 11-15 das en una parte del cuerpo (10 ptos), 16-20 das en la marca (20 pos)

Los puntos totales lo daré al final de la clase, incluidos los de la asistencia

De momento haremos una ronda para ver como va. Los que defiendan, si quieren podeis tirar dado y luego editar en base a lo que el dado decida jajaja Cualquier duda, mandadme mp ^^
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Dic 12, 2015 5:42 am

Sonrió nuevamente a Gabriella cuando ella respondió su saludo, pero le dedicó una mirada de pocos amigos cuando le recordó que no era demasiado bueno para llegar con anticipación a alguna clase.

—Ja, ja… Sabes que igual me dejarás copiar de tus apuntes por el simple hecho de que soy un jovencito demasiado adorable —respondió entrelazando sus manos por delante, adoptando una muy mal fingida pose de niño inocente y adorable.

Conocía la chica de hace ya un par de años, cuando había descubierto cuan astuta era y cuan útil podía ser ayudando con los apuntes de clase. No era que Sirius fuese un idiota, la verdad es que siempre obtenía sobresalientes calificaciones porque no se le daba difícil aprender. Sin embargo era pésimo tomando apuntes y haciendo extensos trabajos, eso era algo que simplemente le daba pereza. Pero, para esas circunstancias, contaba con Gabriella. Además, siempre era bueno contar con amiga Prefecta.

Miró a la Profesora cuando ésta tomó por fin la palabra y le regresó la sonrisa de bienvenida por un mero gesto de amabilidad de su parte. Sin embargo, lo que vino después le hizo sonreír desde sus más pérfidos y adolescentes pensamientos.

“¡YES! Un equipo sólo de Sirius y mujeres…”

Y por supuesto que caminó al lugar indicado sin la menor de las quejas, pues la queja vino después, cuando escuchó contra quien le tocaba jugar ¿¿¿William??? ¿Really? ¿Qué había hecho para merecer eso?

¿Hangleton? ¿Por qué…?rezongó por lo bajo, poniendo expresión desganada.

Cogió la marca con un suspiro resignado y probó primero que tan cómoda resultaba llevarla en la frente, pero era demasiado grande para dejarla en ese lugar, así que la dejó en donde primeramente se le ocurrió, en medio de su trasero, sobresaltando sus propias nachas por encima de la túnica, y por supuesto que no dudó en hacer un movimiento de cejas (1313) a Rose que estaba a su lado. Lo hacía de payaso por supuesto, no era ni de lejos un idiota, pero siempre había pensado que era mucho mejor reírse un poco de la vida, sobre todo en esos tiempos tan oscuros que todos llevaban viviendo.

—Ok, Hagleton. Sabes que no eres mi favorito, pero vamos a hacer esto…

Entonces se montó sobre una de las escobas del colegio, dio la típica patada inicial para elevarse en el aire, alzó la cabeza ubicando la posición de su objetivo y lanzó la ¿Quaffle?
avatar
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Sáb Dic 12, 2015 5:42 am

El miembro 'Sirius O. Black' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
Mensajes : 2492
Puntos : 1162
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.