Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Let me be the one that shines with you -Apolo-

Invitado el Mar Dic 29, 2015 12:31 am

Leandro se paseaba de allá para acá en su cocina, la cara llena de harina, tomate rojo y una que otra especia más-Aun tengo 3 horas- se decía a si mismo mientras continuaba preparando al cena para el festejado .Al cual no solo le festejaría un cumpleaños bastante atrasado si no que le pediría perdón y agradecería su buen trato por lo de la fiesta pasada  ya que se había visto como todo un buen amigo y todo un caballero al dejarlo sano y salvo en su casa. Leandro al despertar recordaba muy poco lo sucedido, pasando el tiempo se percató y recordó todo lo que había echo, gracia a Merlín que no había sido nada malo pero a su festejado si le debía una disculpa y el agradeciendo ¿y de quien hablaba?¿quién era el festejado? Nada más y nada menos que el joven Apolo. Joven el cual ya había logrado clavarse muchísimo en la mente de Leandro y aunque a este le costara admitirlo de verdad le agradaba pensar en él y hasta fantasear de manera romántica, cosa que no hacía con nadie –Listo, listo…solo falto yo- dijo revisando lo último de la comida y él se fue a bañar pues la hora en la que se supone Apolo llegaría estaba próxima .

Salió de bañarse a toda prisa se empezó a arreglar y preparo todas las cosas que faltaba y acomodo el traslador en la mesa de la sala. Una semana y media antes Leandro había invitado a Apolo a una cena por su cumpleaños, pero por una u otra cosa no se podían ver, así que pensando que Apolo lo seguía alejando Leandro opto por decir una mentira piados y le mando una lechuza con un mensaje bastante inocente. El plan era hacer creer a Apolo que Leandro estaba “ocupado” con alguna cita o algo así, que oliera la comida y lo viera arreglado y se confiara pues no le quitaría mucho tiempo y ahí le soltaría su sorpresa. Leandro no hacia este tipo de cosas y penos por un desconocido en sí, pero en verdad le había nacido todo aquello  y al verdad Apolo merecía ese trato por aguantar a ese Leandro tomado pues no sabía si él había dicho o intentado hacer algo, no recordaba nada después de salir de aquella fiesta .

-Esto acá, esto acá- Leandro empezó a acomodar todos sus platillos en una canasta con un hechizo extensible y puso lso postres, botellas de vino, agua y hasta sodas, las dejo al lado del traslador y se sentó en el sillón revisando el reloj de la pared, aún faltaba tiempo pero Leandro se sentía muy nervioso, no debería pero lo haca . En cuanto el timbre sonó se levantó rápidamente, dio su ultimo vistazo en el espejo y fue a abrir –Oh Apolo, genial llegaste a tiempo- menciono  de la manera más normal y dejo al puerta para que pasara- ven, entra, solo me tomara un momento – le dio la espalda y fue por los “papeles” que supuestamente Denia entregarle-Perdón que te haga venir de último momento, ando muy apurado con una cena muy especial- se metió a su habitación y saco una enorme caja adornada con un enorme moño azul –Feliz cumpleaños atrasado, feliz navidad atrasada y un agradecimiento y disculpa por lo de la fiesta-Sonreí asomando mi cabeza por arriba y le entregue aquel gran paquete-Espero te gusten, te imagine con ellos y te veías bien- me senté en uno de los sillones esperando a que el abriera su regalo –Por cierto Apolo…- ladee la cabeza y entrecerré mis ojos sonriéndole –No hay ningún papel a firmar, solo era la treta para hacerte venir a tu cena de cumpleaños sin que me pusieras algún pretexto- se levantó y se acercó al joven- elige una de esas prendas y estrénala, no cenaremos acá- le cerro un ojo y señalo el traslador empezando a reír encogiéndose de hombros como diciendo “ups”.
Vestuario:
Regalos:
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Mar Dic 29, 2015 8:24 pm

Su hijo estaba en la mansión Masbecth para esas fechas pues las vacaciones decembrinas las pasaban en familia, fue la primer navidad que pasaron juntos, incluidos los hermanos, hasta el odioso de Odiseo y sus padres, todo resultó bien, los siguientes días pasó tiempo con Ícaro, conociéndole y dándose cuenta que ese niño se parecía bastante a él mismo. Una tarde de finales de diciembre recibió una carta de Leandro, sabía que su cena se había postergado por las fiestas o el trabajo, así que no opuso resistencia a la idea de ir a firmar papeles ni sospechó lo que en realidad ocurría. Se dio un baño rápido y se despidió de su hijo asegurando volver pronto para seguir pasando el tiempo con él, lo dejó a cargo de su madre mientras él se dispuso a ir hacia la casa de Leandro. Iba vestido bastante casual, con una camiseta blanca, una chaqueta y unos pantalones de mezclilla. Tocó a la puerta y fue recibido por aquel hombre, abrió los ojos y la boca sorprendido de lo bien que lucía  -   te ves… muy bien, ¿interrumpo algo? - el verlo tan elegante y el olor a comida lo distrajo un poco pero su pregunta pronto fue respondida  -  Entonces firmo los documentos y me voy, no te preocupes - pero su sorpresa fue enorme al ver aquel regalo y como se lo entregaba y la confesión que vino después.  - Eres un tonto, ahora me siento bastante simple, literal me vine tal como estaba vestido   - abrió rápidamente el regalo para ver aquellas prendas, gabardinas pantalones, camisetas, corbata, guantes, todo un atuendo completo y más.  - muchas gracias Leandro, me encantan, tienes un gusto exquisito. Está bien, solo debo avisar en casa que no llegaré temprano, mi hijo está esperando, ¿dónde puedo cambiarme? - preguntó y cuando le dijo fue hasta la habitación de enseguida.

Sacó el teléfono móvil que Ícaro le obligó a comprar y le envió un mensaje de texto, rara vez Apolo usaba aparatos tecnológicos muggles pero por su hijo lo hacía, le avisó que se iba a quedar a cenar y entonces observó la ropa, decidió ponerse el atuendo gris, se quitó la suya quedando en ropa interior y rápidamente se puso la otra. Se vio al espejo, su camisa negra y el resto en color gris le hacían verse muy bien. Se acomodó el pelo y tras recoger la ropa dentro de la caja salió de la habitación.  - Y es de la talla correcta, me sorprendes, me gusta como se ve, incluso me puse los guantes   - le mencionó sonriendo y dejando la caja sobre uno de los sillones.  - Todo está arreglado en casa, te debo la cena, sé que te cancele un par de veces pero es que estos días los pasé en familia, sabes cómo es, pero estoy intrigado quiero saber a dónde vamos   - lo observó permaneciendo de pie y metiendo las manos en los bolsillos de la gabardina  - ¿alguna pista?   - preguntó meciendo las manos de forma impaciente.

Atuendo:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Jue Dic 31, 2015 2:10 am

Dejo que el joven se fuera a cambiar, reviso las canastas por última ves y en cuanto iba a ir a apurarlo pudo ver algo de la piel de Apolo. De ser otro joven, Leandro hubiera entrado y ahí mismo hubiera empezado a besarlo y así tomar lo que tanto deseaba, lo convencería en el proceso y al cena se iría al carajo. Pero no lo hizo, en vez de quedarse viendo un rato para recrearse la mirada opto por irse de ahí a acomodar las cosas, eso era muy raro y más de el -¿Cómo vas?- le grito y en cuanto lo vio sonrió bastante complacido-Te queda mejor de lo que imagine, y si lo acepto tengo un gusto excelente- lo miro de arriba para abajo sonriendo –La única pista que tendrás es que necesitamos el traslador – señalo  un candelabro de color plata y tomo la canasta en sus manos- Pues andando esta celebración empieza ya- le hablo moviendo una mano y en cuanto ambos hombres tocaron aquel artefacto desaparecieron del departamento .

Aparecieron en la playa, el atardecer estaba empezando –Recuerdo a la perfección que me dijiste que este era tu lugar preferido, bueno no esté pero si la situación- movió su cabeza para que le siguiera a sus lugares-Venga, siéntese señor Masbecth que como el festejado usted solo debe comer y disfrutar- dejo la canasta a un lado y metió la mano en está sacando dos cervezas, destapo una para Apolo y una para él. Volvió a meter la mano en la canasta y saco unas frituras-Primero un bocadillo y después la gran entrada- Si se la había pasado cocinando todo el día y la tarde, pero le había gustado hacerlo-Y desde ahora empiezan mis disculpar por lo problemático que pude ser el día de la fiesta- ladeo una sonrisa y se sentó en su lugar justo frente a Apolo- La verdad no recuerdo nada después de salir del baño, si hice algo malo o te ofendí o algo enserio espero me este redimiendo con esto- se levantó de nuevo y empezó a sacar la comida y pues claro todo era muy Italiano pues era su especialidad, pasta Carbonara , lasaña de carne, ratatouille ,Vino tinto y blanco, Ravioles –Si quieres empezar a comer- extendió su mano para que el joven viera toda la comida- Toda preparada por mí, no miento si quieres podemos ir a mi departamento y veras la cocina, es un desastre- se sentó de nuevo y saco dos copas solo para tenerlas listas por si el castaño deseaba una copa después de su cerveza- Feliz…. De todo Apolo, espero te agrade este detalle, como amigo te digo que lo mereces- Si claro “como amigo” que mejor dicho estaba luchando por conquistar al joven aunque seguramente tenía más de un pretendiente y ese tipo de detalles fuera de lo más común que le harían –Después de cenar iremos hacia allá- Señalo una enorme rueda de la fortuna- Un carnaval especial para nosotros dos –aquel carnaval si era especial era porque cada “regalo” que se ganara Apolo ahí tenía que ver con que Leandro haría algo por él, no necesariamente algo subido de tono, si no cosas simples y absurdas como “te ganaste un abrazo, te ganaste una hamburguesa, te ganaste otra cena en donde quieras” cosas así para en parte demostrarle lo interesado que estaba por él y ya no únicamente por su físico, si no como persona, pues de seguir siendo solo físico la atracción no se hubiera molestado en si quiera abrirle una cerveza, mucho menos en hacer todo ese show que la verdad creía era muy exagerado, pero ya estaba ahí, si se espantaba por eso Leandro entendería, pero no quería decir que desistiría.
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Jue Dic 31, 2015 4:08 am

No le dio ninguna pista y eso estaba bien pues solo hizo crecer sus expectativas y echar a volar la imaginación, cuando vio el traslador se sintió como un chiquillo en navidad, y sonrió aun más de oreja a oreja al ver la playa y la pronta a ocurrir puesta del sol. - ¿En serio lo recordaste? Me has impresionado - sonrió de forma sincera y vio la canasta con todas las cosas que sacaba de ella. -  No,  calla,  no importa, lo que importa ahora es esto,  que gran detalle, no suelo recibir este tipo de obsequios, de hecho no, así que es agradable, lo reconozco - dijo sin poder borrar la sonrisa de su rostro la cual ocultó tras la botella de cerveza e incluso probó algunas de las frituras. Observó el carnaval que había a lo lejos el cual empezaba a iluminarse pues los tonos rosas y naranjas en el cielo anunciaban la llegada de la luna. Todo el sitio era bastante romántico y Apolo sabe del tema, generalmente es el que hace las cosas de ese tipo y ahora lo estaban atendiendo a él.

-  Muero por probar tu comida,  se ve apetitosa y este lugar que hermoso,  dime algo, trabajamos juntos, pero no me esperé algo como esto, ¿por qué? ¿por que tomarse tantas molestias? - le hizo la pregunta de forma directa. No es un tanto por supuesto que supo Leandro le había estado coqueteando desde la primera vez que se conocieron y era más que obvio la atracción que existía entre ambos,  pero tomarse las molestias de hacer todos esos preparativos le hizo cambiar un poco la forma en que lo veía, un hombre que le gusta ligar con la gente y pasar un buen rato para continuar con el siguiente,probablemente se equivocaba o no pero aquello le sumó bastante puntos favorables. Se terminó la cerveza y no esperó a que le sirvieran él mismo abrió la botella de vino y vertió en dos copas, le entregó una y alzó la suya queriendo brindar - porque sea una de mis mejores cenas de cumpleaños, navidad y año nuevo todo junto en un combo, y por ti, porque te mereces un brindis después de todo esto - cruzó el brazo con el suyo y bebió un poco del vino.

La brisa marina pegó en su rostro y el olor a sal inundó su olfato, amaba esa sensación y estar en buena compañía sumaba y prometía ser una buena velada. -  Creo que estamos un poco desentonados con la playa, vestimos como si fuéramos a cenar a un restaurante lujoso - sonrió bebiendo un poco más de vino - Algo me dice que no estamos en Inglaterra, el clima es agradable, ni tampoco frío ni tan caliente - lo único que faltaba ahí era una fogata para hacer la escena más romántica aún.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Vie Ene 01, 2016 9:11 pm

Leandro se siento muy bien por la reacción del joven, sintió que su esfuerzo de verdad estaba siendo valorado y así era –Salud por ti Apolo- choco su copa de vino con el –Y bueno- sonrió aún más- Es un lujo para mi convivir contigo,no necesito restaurantes- talvez eso había sido demasiado, pero le había salido del corazón decirlo, no por quedar bien, simplemente fue lo primero que se le vino a la mente pues ni siquiera era un gesto para ligárselo o habría dicho “el lujo lo conozco mejor entre sabanas” o algo así, pero simplemente Apolo estaba sacando la parte de él que solo el mismo se había imaginado entre sueños despiertos, un Leandro romántico, un Leandro buscando algo más allá que un acoston- Pero si, moriremos de calor- se levantó y se quitó el saco y fue hasta Apolo para que le diera su abrigo y los guantes- Los dejare en la canasta, deberías quitarte los zapatos igual, tienes razón no estamos en casa mi bello Toto- se empezó el a quitar los zapatos y los calcetines y al acabar lso guardo dentro de la canasta.

Tomo su copa de vino y se fue a sentar a un lado de Apolo, sentándose un poco ladeado para verlo de frente-Somos mayores, no soy bueno con las palabras así que como te imaginaras no es mi fuerte el convencer o engatusar haciéndome escuchar-levanto una ceja y dio un sorbo leve- pero ahí va tu respuesta a él “¿Por qué tomarse tantas molestias?” –suspiro y empezó a jugar con el tallo de la copa- Me gustas, lo sabes desde nuestro primer encuentro. Y no solo hablo por tu físico pues sé que sabes cuan atractivo eres- no era un hombre el cual diera muchos rodeos y menos cuando ese gesto tenia las intenciones bastante claras- Desde las cartas Apolo, admito que es estúpido pero esperaba con ansias tus cartas, supongo que el que seas atractivo físicamente es un bonus en sí, pero te me haces una persona interesante y digna de conocer como tal- encogió sus hombros- Esto es para festejar tu cumpleaños, la navidad y como dije agradecerte tu ayuda en aquella fiesta- miro su copa de vino sonriendo y luego poso los ojos en los de Apolo-Pero también es un grito por llamar tu atención y demostrarte el interés que de verdad tengo en ti, no espero y no quiero que pienses que esto merece alguna recompensa de tu parte hacia mi- negó y manoteo –Solo quiero que esto sea una cita formal, quiero conocernos no como colegas de trabajo y no solo como un par de hombres coqueteando en un bar- dio un sorbo pequeño y lamio sus labios-Si no es tu intención o no te sientes cómodo con la idea de que esto sea una cita lo comprendo y dejare de hacer este tipos de cosas, seremos solo amigos y fin de la historia pues tampoco tengo 15 años como para alejarme de ti solo porque no quisiste intentar algo romántico conmigo- puso los ojos en blanco y rio –Pero si deseas y me permites intentar conquistarte- sonrió encogiéndose de hombros abriendo sus manos –Yo encantado de hacer todo lo que este a mi alcance y más allá para lograrlo. Mereces ser cortejado Apolo, caballeros como tú no hay y no espero que esto sea fácil, de echo eso es lo que me gusta del asunto...-levanto su copa para brindar con el –Eres un reto digno de tomar-le cerro un ojo y el sonrió-¿he contestado como deseabas?- se movió un poco y tomo uno de los platos y un tenedor para darle un poco a ese castaño estirando el tenedor cargando con la comida hacia su boca.
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Sáb Ene 02, 2016 4:15 pm

Sin oponer mucha o más bien nada de resistencia se quitó la gabardina, los guantes y se liberó de sus zapatos para quedar descalzo y sentir la arena fría sobre sus pies, aquello le gustaba bastante pues procura hacerlo siempre que puede y visita la costa. -   Gracias, que caballeroso - le sonrió y le escuchó atentamente lo que se temía era lo que estaba sucediendo, no pudo decir que se sorprendió o quizá sí pero le gustaba aquella declaración sincera. - La cosa es que no quiero que me digas lo que crees quiero escuchar, sino la verdad. Debo decir que es bastante agradable ver todo esto que has hecho por mí, en verdad lo aprecio y bueno, yo también disfrutaba leer tus cartas antes de conocernos pero nunca creí que detrás de ellas ibas a estar tú   - levantó su copa al aire en señal de brindis y dio un sorbo - Un hombre que sabe lo que quiere y va por ello, además de romántico, sí, yo diría que vas por buen camino - sonrió, si planeaba cortejarlo había comenzado con el pie derecho pues Apolo se encontraba encantado con toda la escena del picnic en la playa. Comió encantado cuando Leandro le dio en la boca, asintió aprobando la comida e inclusive levantó un dedo.

El atardecer no se hizo esperar, el cielo se inundó de los colores favoritos del rubio, los tonos rosas y naranjas anunciaban la llegada de la luna y la puesta del sol. Se dedicó a admirar esa belleza y de vez en cuando mirando a su “cita” porque al parecer aquello era una cita y él estaba en paz con ello, de hecho le agradaba que lo fuera. - ¿Sabes? No soy partidario de las sorpresas, no me gusta que me sorprendan sin embargo lo has hecho y me ha gustado, no me lo esperaba   - lo miró unos segundos para luego levantar la mirada al cielo. En cuanto la noche se hizo presente aparecieron unas antorchas alrededor de los dos en un círculo que iluminaron lo suficiente como para poder verse a sí mismos y a la comida. - ¿Qué te parece si comenzamos a comer? Eso que me has dado estuvo riquísimo, quiero probar todo   - le dijo y sin hacerse esperar comenzó a servirse un poco de todo en un plato para luego probar la pasta -   Felicidades al chef, por saber escuchar y por cocinar tan delicioso - pues la comida italiana era de sus favoritas y él se lo había dicho en alguna ocasión. -   No hay nada más atractivo que un hombre que sabe escuchar y tenga seguridad en sí mismo, la belleza claro que es buen complemento, tengo que encontrarte algún defecto o no estaré tranquilo - dijo medio en broma ahora siendo él quien le daba un poco de lasaña en la boca al italiano.

- El regalo que me enviaste por mi cumpleaños me encantó, fue un gran detalle, a mi hijo también le ha fascinado, resulta que sabe jugar mejor al ajedrez que yo, al parecer su abuelo le ha enseñado, en verdad me dejaste boquiabierto, nunca había visto uno igual   - admitió, pues el ajedrez con dragones era precioso además tenía movimiento y los dragones incendiaban a los que se iban comiendo, una verdadera obra de arte. - ¿Cuándo es tu cumpleaños? Si me lo dijiste antes me disculpo, pero quiero hacerte un regalo   - volvió a comer un poco y hacer sonidos con la boca de lo buena que estaba la comida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Dom Ene 10, 2016 12:35 am

Sonrió ante las palabras del joven- Me di a entender mal lo siento- entrecerró los ojos- al decir que si había contestado como querías me refería a en si la pregunta…¿Cómo decirlo? Si ,si había respondido a la pregunta que ríen hiciste- levanto una ceja- De saber que con simples palabras puedo acercarte a mí no estaríamos aquí ahorita, lo repito Apolo tú no eres material como cualquier ligue .Todo lo que dije es sincero , es lo que siento y me gustó haberlo externado así no me ando con rodeos como te dije- le cerro el ojo y sonrió de nuevo –y me alegra como no tienes idea que este ganando puntos, ese es el caso y lo divertido del asunto –asintió muy complacido él y más calmado -Adelante, comamos- sirvió de la comida en algunos platos y le escucho atento –Oh, no por favor, detente ahí, no quieres saber mis defectos- Leandro empezó a reír cubriéndose la boca con el dorso de la mano –No es bueno hablar de algo así en la primera cita, aun ni ha terminado y ya estoy en riesgo-comió un poco más aceptando el gesto de Apolo, cosa que le encanto pues ya parecía más cita

Yo también ame ese set de ajedrez –se movió un poco para adelante y pegarse un poco más al castaño -En cuanto lo vi tuve que comprarlo- se levantó para servir más vino en las dos copas y saco uno de los aparatos muggle para amenizar aquello con música instrumental –que la verdad dude en dártelo- regreso a su lugar al lado de el para tomar su plato y continuar comiendo- Ya sabes, después de nuestro primer encuentro tuve miedo a que me tomaras como acosador- levanto una ceja y miro hacia el lado derecho haciendo una mueca- que en verdad lo fui porque investigué cuando era tu cumpleaños- negó riéndose un poco y lo miro –enserio ya debo conocer a tu hijo, me da tanta curiosidad – tomo una servilleta y se limpió los labios –Y mi cumpleaños no te lo dije, creo, la verdad no me acuerdo de si lo hice-ladeo al cabeza y tomo su copa- 22 de Diciembre- contesto aquello de manera tranquila –que no soy muy fanático de festejar mi cumpleaños- se sinceró –ya sabes, algunas malas experiencias y todo ese tipo de cosas, no me gusta saber que me voy poniendo más viejo- dejo su plato de lado -¿te imaginas que pierda el encanto físico? qué horror, tendría que trabajar por las cosas como los demás- dijo exagerando en clara broma porque no quería entrar en más detalles del por qué no le gustaba festejar su cumpleaños.

Sirvió mas comida e hizo el ademan para preguntar a Apolo si quería más –Me hubieras visto hace unas horas- siguió comiendo –parecía loco de allá para acá, incluso dude de seguir con mi plan por miedo a que esto lo tomaras como algo muy inapropiado, suelo ser muy concienzudo –desvió la mirada por vergüenza pero rápidamente retomo la vista hacia el castaño –Sorpresas como estas te estarán acosando todo el tiempo. Claro que no te hostigare, no es lo mio y tampoco pretendo espantarte, simplemente deseo disfrutar de esta cena y tu presencia – levanto la copa para choca la con la de él. Al poco rato de terminar su comida Leandro se levantó para ir por el postre –aún nos falta lo ms rico -le mostro el paltón con el dulce – Las sorpresas aun no acaban y nos espera una caminata hacia esa feria especial para usted- Desde que le vio en aquel traje deseo besarlo, deseo abrazarlo contra él y de echo en algún momento de la tarde imagino el abalanzarse sobre de él y besarlo mientras seguían sentados en aquel lugar pero debía respetarlo y no presionarlo –Mi especialidad- tomo una cuchara y una porción de aquel postre y de nuevo le dio de comer al joven en la boca- Podría acostumbrarme a esto, alimentarte, cuidarte y llenarte de detalles- eso lo pensó en voz alta -¿Qué tal sabe?- levanto ambas cejas sonriéndole, clavando al mismo tiempo sus ojos en los de él y después bajando esa mirada profunda a sus labios sin poder contener el deseo de robarle un beso ,lamio su labio inferior delicadamente y desvió su mirada hacia una servilleta porque sabía que había estado viendo los labios de Apolo por un tiempo más largo de lo común –Acabando el postre empezamos al marcha a la feria y espero que tu puntería sea mejor, no pude dejar atrás el tiro- levanto una servilleta y le limpio la comisura de los labios al joven mientras sonreía de forma ladina .
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Dom Ene 10, 2016 7:52 pm

Él tenía razón, hablar sobre los defectos de una persona en la primera cita no es lo ideal,  por eso el rubio descartó enseguida ese pensamiento y se dedicó a disfrutar del momento, hasta ahora Leandro iba muy bien con aquella cita sorpresa, un hombre bastante atento que lo trataba como un príncipe algo de lo que Apolo no estaba acostumbrado, al contrario, él suele ser el que tiene tantos detalles para con sus pretendientes por lo cual le encantaba que por una vez fuese diferente. Por si fuera poco se mostraba interesado en conocer a su hijo y eso le puso muy contento pero no le impidió utilizar el humor para responder. - Lo conocerás, aunque debo decir que mencionar que tengo un hijo en la primera cita y que quieras conocerlo no es algo típico, la gente suele huir al enterarse que tienes hijos,  lo sé porque yo lo he hecho - dijo sonriendo de lado,  recordando las veces en que huyó de las citas al saber que tendría que ser padrastro, la sola idea le repugnaba y ahora las cosas se voltearon, él tenía un hijo, pero Leandro no se espantó. -  Pero claro nosotros no somos ordinarios, de lo contrario no estaríamos aquí ahora mismo - levantó su copa como brindando por Leandro y bebió un poco.

Se rió un poco al escucharlo hablar, aquello sí podría resultar un tanto extraño el que te investiguen pero en esos momentos le pareció un buen gesto -  Me alegra que lo hayas hecho. ¿el 22 dices? Lo siento tanto,  tu cumpleaños acaba de pasar y no lo supe, tendrás un obsequio la próxima vez que nos veamos sin duda. He cumplido 26, ¿qué hay de ti? - dijo comiendo un poco de aquella comida hasta que se encontró con que se había terminado y Leandro ofrecía el postre. Se sintió demasiado complacido y atendido por ese hombre pero aun así dejó que le diera del postre e hizo una mueca de satisfacción -  exquisito - dijo al degustar aquel manjar dulce y entonces observó la peculiar atención que le puso en una zona en particular del rostro. - Estoy ansioso por ir, me gustan esas cosas muggles pero si lo divulgas lo negare sin dudarlo - dijo sonriendo - mis padres nunca me llevaron a ferias así, oye,  haces bien tu tarea y deja que te diga mi puntería es excelente ¿acaso no te conseguí un muñeco de peluche? Yo aun tengo el tuyo - sonrió recordando su pequeña aventura en una feria ambulante en una de las plazas de Londres.

Apolo degustaba el postre y en algún momento fue él quien le dio a probar al peli negro, esos ojos azules como el océano le encantaban y se perdió en ellos durante unos segundos para luego reaccionar y acercarse un poco más. -   ¿sabes? No estamos en horas de trabajo,  estamos en una cita,  por lo cual puedo darme el lujo de hacer lo que he querido durante tiempo y me he contenido por respeto a mi profesión y la tuya. No quiero quedarme con las ganas y necesito salir de duda - le tomó el rostro con una mano y acercó sus labios a los de él dándole un beso suave que fue aumentando su intensidad, ese beso le abrió los ojos,  lo estaba disfrutando, el sabor dulce de sus labios le hizo reglamentos al despegarse. -  Besas bien,  podemos continuar con la cita,  quería saber si hay chispa o no antes de continuar, ¿la sentiste? - preguntó alzando una ceja de forma acusadora, el rubio la sintió y esperaba que Leandro tuviera el mismo caso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Miér Ene 13, 2016 11:56 pm

-No te preocupes por eso, si quieres darme algo que sea por otra razón, no para celebrar mi cumpleaños- manoteo y se recargo sobre su mano –Señor, ¿no cree que es un poco grosero preguntar la edad? Sea un poco más consiente mi ego se verá afectado- le sonrió -Tengo 35 bellos años , en cuento cumpla los 37 empezare a descumplir- dijo en broma y lo continuo escuchando –Prometo no decir nada de tus gustos y si, aún tengo ese peluche todas las noches vela por mis sueños y a veces termina ahogado en mis brazo- comento de manera graciosa y comió del postre cuando el joven se lo dio.

Lo que paso después Leandro no se lo espero. Normalmente él era quien daba los primeros pasos, era quien robaba los besos o quien convencía para hacerlo. Más nunca espero escuchar del joven esas palabras. Palabras que le hicieron sentir un extraño escalofrió por todo el cuerpo, se puso nervioso y hasta abrió la boca queriendo decir algo pero la mano de Apolo termino por meterlo en un trance muy agradable. Sus labios eran suaves y la intensidad que crecía arranco de Leandro una respiración agitada ¿Qué si lo había sentido? ¿Qué si había chispa? Él había pedido a todos los dioses existentes y por existir que le concedieran eso y por fin había pasado, por fin había probado los labios de aquel hombre y había sido perfecto, por el momento y la situación había sido mejor de lo que el había planeado . Sonrió lentamente, mirando a Apolo a los ojos, no contesto a su pregunta con palabras si no que se abalanzo sobre el sujetando su cintura con fuerza para pegarlo a él y se atrevió a besarlo de nuevo pues era claro que un beso no sería suficiente, quería muchos más , a todas horas –ahí conteste a tu pregunta Apolo- afirmo eso contra los labios de él joven manteniendo sus ojos cerrados y sus narices rozándose levemente –Me robaste el movimiento… me encanto- abrió los ojos y se separó un poco de el relamiendo sus labios –así que…- levanto una ceja y sujeto la mano de Apolo-¿tenías ganas de hacer esto desde hace tiempo?- desvió la mirada por un segundo –Y yo que pase un martirio de mucho tiempo pensando que no te interesaba ni un poco. Eres malévolo Apolo y mucho – subió la mano de aquel joven hasta sus labios y la beso hasta con una dulzura que se espantó y por eso se empezó a reír –Déjame recobrar la compostura por favor, no me espere esto y anuqué admito como hace un rato que me encanto sigo volando- tomo la copa y le dio un trago a su vino –Sé que subiré tu ego pero tú también besas bastante bien, será tu culpa que tenga una nueva adicción- no le daba pena admitir que ese hombre le encantaba y ya se lo había dicho – venga, antes de que termine por comerte a besos vamos a la feria y veamos la destreza, si no atino a nada será tu culpa- se levantó aun tomando la mano de aquel hombre y le ayudo a levantarse.

Una vez que salieron de aquel lugar y la playa se extendió frente a ellos Leandro tomo al iniciativa y sujeto a el castaño por la cintura y le hizo caminar hacia atrás mientras el marcaba un paso pausado –De saber que te gustaba hace mucho hubiera planeado algo así, me has dejado bastante sorprendido, pero me gusta esto- se acercó de nuevo y le dio otro par de besos simples y le soltó de ese abrazo pero no libero una de sus manos para seguir caminando hasta la feria la cual a pocos metros de que ellos llegaran se ilumino con algunas luces blancas y verdes .
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Vie Ene 15, 2016 9:13 pm

La iniciativa de Leandro de darle un segundo beso le gustó bastante al rubio,tanto que permaneció con los ojos cerrados durante unos segundos para saborear el bello momento, al abrirlos sonrió, esa sonrisa se tornó en una risotada. - La verdad es que lo vi venir a un kilómetro de distancia, sabía que me robarias un beso pero no iba a dejar que fueras el primero, si,  soy egoísta, ya sabes uno de mis desperfectos - mordió su labio inferior tomando la copa de vino y bebiendo de ella. -  Pero este egoísta en verdad disfrutó del beso y se alegra de haber tomado la iniciativa - le dijo poniéndose de pie dispuesto a seguirlo a donde le dijera pues en esos instantes sintió que estaba en una de esas películas muggles románticas que tanto le gustan y le cuesta admitir. Se sintió cortejado al caminar de la mano en la playa  sintiendo sus pies empaparse de arena húmeda y escuchar las olas del mar romperse a escasos centímetros de distancia. Las luces fueron un toque especial que el mortífago aprobó con una sonrisa.

- Volviendo a lo de la edad, con que treinta y cinco inviernos, nueve años mayor. Tienes suerte, siempre me he sentido atraído por hombres mayores,  su madurez, su intelecto y esos cabellos grises les dan un toque sexy - tocó su cabello de forma suave y luego sonrió -  por supuesto que bromeo, no tienes canas, pero si que me gustan mayores que yo,  odio tratar con niños que no saben lo que quieren y por desgracia siempre se me acercan más de este último tipo - comentó sin soltar su mano hasta que llegaron al lugar acordado. Era una especie de feria o carnaval que no parecía estar abierta al público, pero sin embargo se veía limpia por lo que supuso que su cita tuvo que ver en ello.

Echó un vistazo al lugar,  las farolas flotando en el cielo iluminaban aquella extensión de tierra,  todo estaba funcionando de forma mágica pues el lugar además de ellos dos estaba desierto. Lo que más resaltaba en ese sitio es lo que le obligó a ir hacia ahí no sin antes tomar de nuevo la mano de Leandro -    Siempre he querido subir a una rueda de la fortuna, la práctica de tiro al blanco puede esperar, ven, espero no temas a las alturas - y caminó a prisa llegando hasta el pequeño palco donde las personas hacen fila solo que al no haber nadie más se subieron al compartimiento doble, ajustaron la barra de seguridad y mágicamente el juego mecánico empezó a andar  dando vueltas a una velocidad moderada lo que les permitió al llegar a la parte de arriba el tener una excelente vista de la playa y del terreno. - ¡Es una isla! Es preciosa, ¿ahora si me dirás dónde estamos? - dijo entusiasmado. Había estado en muchas partes del mundo y todas las recordaba bien pero no esta,  no tenía idea de donde se encontraban y eso de cierta forma le incomodaba y a la vez le gustaba. - ¿Te he dicho ya que tienes  los ojos más bellos que jamás haya visto? Tan azules como el océano pero tan claros como el mismo cielo, y tan intensos que pueden atravesar almas - le dijo mirando sus ojos y dándole un pequeño beso en los labios para continuar admirando la vista pues tampoco deseaba convertir aquello en algo demasiado meloso pero sí que quería darle ese piropo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Dom Ene 17, 2016 2:10 am

La mano cálida de Apolo le agradaba bastante a Leandro y estaba muy complacido por la aceptación del castaño –Bueno, me agrada escuchar eso, tengo más puntos si me dejo las canas- sonrió- anotado- llevo la mano de Apolo a sus labios y la beso con dulzura –Yo no encuentro encantador a los jóvenes, claro hablo de una juventud no llegando a los extremos, no soy capaz de cuidarme a mí mismo menos estaré cuidando a un niño-Lo miro de reojo- Pero tu Apolo…vaya- sonrió y sin más llegaron a la feria. Todo marchaba ala perfección , una carta acá, una llamada por allá y tenía todo arreglado más algunos movimientos de su fiel varita .Era la primera vez en toda su vida que se esperaba tanto sin esperar un acoston, enserio le interesaba ese joven y ya se lo había dicho sin pena alguna y gracias a Merlín el chico se mostró feliz con aquello.

Ya arriba de la rueda no podía evitar mirar a Apolo directo a los ojos y rio un poco cuando el joven se dio cuenta de que era una isla –Estamos en las Islas Maldivas, con algunos arreglos momentáneos como te puedes dar cuenta- le cerro un ojo y a su halago Leandro no pudo reaccionar más que parpadeando rápidamente por sorpresa, si le habían dicho cumplidos así y agradecía a su difunta madre esos ojos tan especiales. Viniendo el halago de Apolo fue como si en su vida le hubieran dicho algo así y aparte el beso terminó por hacerlo hasta reír de manera torpe, tanto que se llevó los dedos a los labios–Basta ya- bajo la mirada y negó riendo –se supone que yo soy el que te corteja no tu a mí-Paso su brazo por sobre los hombros del joven –Pero gracias, si de halagos se trata déjame decirte que todo en ti es una delicia- no lo decía de manera lujuriosa si no como algo que le salió del corazón –Físicamente eres un sueño desde tus manos- sujeto dos de los dedos de él joven- hasta tu cabello y ni hablar de tus ojos, son tan fríos a primera vista pero tienen algo, cuando me ves siento que me dices sin fin de cosas y me abrazas- levanto la mano soltando sus dedos y los llevo a la barbilla del joven –Y tu manera de ser, es simplemente embriagante, es como si fueras un alma vieja pero también un alma curiosa, no sé cómo describirlo, a veces es fácil descifrar a las personas, saber que les gusta y que no con tan solo un cruce de palabras. Pero tu Apolo simplemente eres un misterio que deseo con toda mi alma descubrir alguna ves –seguía acariciando su barbilla de manera sutil –No me importa ser un romántico contigo, créeme, no lo hago siempre pero decirte las cosas a ti me salen tan natural que creo que me dará miedo –se acercó a él y lo beso de nuevo con un poco más de intensidad de cómo ello había hecho .

Cuando el paseo acabo Leandro ayudo a Apolo a salir de ahí y abrazándolo por la cintura lo llevo hasta donde estaba el tiro al blanco. El moreno tomo uno de los rifles- Este primer tiro va por ti –Se acomodó y disparo tronando uno de los globos de pato y de este salió disparado un papelito, en cuanto Leandro lo agarro se lo entrego para que lo leyera y en ese papel decía “vale por un masaje” había de todo, desde besos, abrazos, cenas, bailes, chistes, historias o secretos. Cada globo o tiro al blanco tenía algo como eso y todos eran premios que Leandro debería hacer por Apolo . Un gesto que le pareció apropiado a Leandro y que estaría feliz de cumplirle- Otro intento más- de nuevo Leandro disparo y lo mismo paso, leyó el contenido y soltó una pequeña risotada –“cuenta tu momento más vergonzoso” …Como me hago bullying yo solo- negó y se quedó pensando mientras le daba la escopeta a Apolo y él se recargaba en una de las vigas de aquel puesto de juego –Creo que tú sabes cuál fue ese momento y fue hace algunos días en la fiesta … me dio mucha vergüenza que me vieran saliendo así, pero si quieres saber otro creo que fue cuando estaba en 3 año es Durmstrang. Se hicieron competencias de lucha y entre una y otra algo despertó en mí, claro que todos se dieron cuenta y fue un escándalo por que mi preferencia salió a la luz- se encogió de hombros- pero eso me trajo nuevas amistades, fue bueno al final pero mientras eso pasaba el saber que todos habían visto mi reacción- ladeo al cabeza riendo con pena- yo viví en la vergüenza por más de 1 semana, sabes cómo son los jóvenes de crueles así que te imaginaras-levantó una ceja-Si tú quieres compartir algo conmigo adelante, sino no es necesario yo si debo por que hoy hare todo lo que desees y estos premios son parte de nuestra cita- movió sus manos – anda, dispara- comento animándolo.
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Mar Ene 19, 2016 4:37 am

Apolo se había sacado el equivalente a la lotería muggle o al menos lo vio de esa manera, el hombre que tenía a su lado en la rueda de la fortuna además de ser muy buen mozo es un hombre bastante inteligente y él se dio cuenta por la forma en que se expresa, supo que aquello tenia futuro. No quiso apresurar el orden natural de las cosas pero un rayo de esperanza le invadió pues normalmente cuando tienes citas se da cuenta si le gusta la persona o no y Leandro le encanta. -    ¿Cómo pretendes que no te corteje? Está en mi naturaleza, mi padre estaría decepcionado de mi si no trato bien a mi cita, aunque en este caso no seas mujer y tal vez esté un poco decepcionado por ello - sonrió en forma burlona -  es broma,  no les importa, al principio si se entristecieron porque querían, más bien esperaban nietos, pero ahora que tienen uno están felices y se lea olvida que a su hijo le gusta chupar penes y no coños - se expresó de una forma vulgar pero no le importó, se sintió en confianza. Antes de poder preguntar por sus padres el viaje en la rueda de la fortuna terminó y lo fue a seguir hasta el siguiente.

Ver la caseta de tiro al blanco le trajo recuerdos del día que jugaron y ambos ganaron muñecos de peluche, solo que ahora la mecánica iba a ser diferente -  con premios tan interesantes si que da ganas de jugar y no te sientas mal por lo que me cuentas que de aquí no va a salir. Yo tengo una historia similar pero no la diré a menos que lo diga el castigo o premio - tomó su pistola y cerró el ojo izquierdo mientras el derecho lo mantuvo abierto y apuntando hacia el objetivo. Se concentró por unos segundos y finalmente disparó escuchandose el sonido característico al apretar el gatillo. La bala fue a dar directo al objetivo y un papelito salió disparado directo a las manos de Apolo. -  Válido por un masaje de hombros, eso suena estupendo, creo que lo cobrare ahora mismo si no te molesta, pero espera,  quisiera tirar una vez más por si sale el de los pies y hacer un combo - dijo en broma pero si que volvió a tirar

-  Debes compartir una historia vergonzosa que te sucediera en el pasado. ¿otra vez? Que conveniente pero ahora la cuento yo,  mientras recibo ese masaje - dijo mientras tomaba asiento en un pequeño banco y levantó los hombros para recibir su premio. - Como decía,  tengo una historia similar. Lo mio sucedió durante la clase de runas antiguas en quinto año en Hogwarts.  El profesor era un suplente, joven,  muy apuesto, podias escuchar a las chicas suspirar cada vez que él iba a suplir a nuestra maestra con verrugas por lo cual era una gran mejora. Bueno pues la clase era tan aburrida pero yo solo ponía atención para mirarlo, creo que me emocione de más cuando me devolvió la mirada y sonrió, aquello me derritió y me emocione de más en mis pantalones.  Para mi mala fortuna me mandó llamar para explicar lo visto en clase, no quería por razones obvias pero fue a tomarme casi de la mano y hacerme subir al estrado. Pues cuando lo hice se pudo ver la carpa en mis pantalones. Todos se rieron de mi, ahí fue cuando se supo que era gay,  o mis amigos lo supieron. Por fortuna yo era listo y me gane el respeto a golpes,  si alguien se burlaba de mi, me aseguraba de que lo pagara, no es muy ortodoxo pero funcionaba, nadie mas volvió a meterse conmigo por mi orientación sexual,  al menos en mi cara. Y el que lo hacía se llevaba un ojo morado. Y bueno eso es todo, ¿que te parece? - preguntó al terminar su historia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Miér Ene 20, 2016 12:34 am

Las sonrisas de Apolo eran diferentes completamente, y su tono de voz igual. Mucho más relajado de cómo lo recordaba , incluso en la fiesta se había mostrado bastante educado como siempre, y lo entendía pues estaba lleno de gente del trabajo y demás, así que no lo podía culpar por eso .pero ahora veía una viveza muy diferente, distinto a cuando estaban en aquella jungla, podía llegar a presumir Leandro que estaba conociendo al Apolo real, el joven- Yo encantado- sin más se acercó a él para empezar a masajearlo los hombros con cautela, si algo podía presumir aquel peli negro es que sus manos era diestras en esas artes, pues parte de atraer son esos detalles, un buen masaje siempre lleva a una buena recompensa y aunque no era lo que buscaba en ese momento si buscaba quedar bien y relajar aún más al chico –eso sí que debió ser horrible, bueno no me paso jamás algo así, creo yo que es uno de los mayores miedos que existen- dije entre risas sin poderlo evitar- no me burlo de ti, que quede claro- puso un poco más de fuerza en aquel masaje que se extendió hasta la mitad de la espalda y de regreso a los hombros- Si no me rio de nuestra pésima suerte .Pero al menos te defendiste no soy amante de la violencia pero admito que a veces si se necesita. Yo por mi parte jamás me pelee por algo así -levanto una ceja y se inclinó para besarle la mejilla solo porque le nació hacerlo –Los mismos chicos encontraron otra diversión al ver que poco me importaban sus burlas después de esa semana y claro he de admitir que use aquello para alejarlos pues si me molestaban no bastaba más que una mirada picara dando a entender que me gustaban y salían corriendo… y alguno de ellos regresaban tiempo después solo por “experimentar”- soltó otra risotada y negó –Relájate- le dijo en cuanto sus manos pasaron a el primer botón de la camisa de Apolo y desabotono unos cuantos más solo para poder dejar al descubierto sus hombros- un buen masaje jamás se da con ropa, primera regla del masajeador- bromeo y siguió con aquel masaje encantado de la vía.

Si cualquiera de sus conocidos lo viera hacer todo aquello no se la creerían, pero ese joven tenía un “no sé qué” que en Leandro había despertado lo que nadie, literal estaría complacido de simplemente acurrucarse a ver el cielo estrellado y compartir historias, no necesitaba en ese momento el sexo como tal –Espero esto te ayude un poco dijo calmado.Tienes nudos tan fuertes y grandes que podrías ser nudos de algún barco – masajeo el cuello del joven y de nuevo los hombros inclinándose de nuevo –Siempre que quieras un masaje no basta más que mandarme una carta- le giro el rostro y le dio un beso suave en los labios –Tengo certificado de masajista por si lo deseas ver- le dio otro beso y le soltó para segur con aquel masaje –Hace rato mencionaste a tus padres, me da gusto que te apoyen en tus decisiones, eso quiere decir que como personas son excelentes y sus moral debe ser intachable – Leandro no podía decir lo mismo de su padre, de su madre no tenía idea de qué pensaría al enterase de que si hijo era gay y su madrastra… bueno ella lo sabía de sobra pues hasta con su propio hijo lo había visto –Espero de verdad que el día en que me conozcan- comento en tinte de broma, pero era claro que hablaba enserio- supere o si quiera llegue a las expectativas que deben tener para quien sea tu pareja –Le dio la vuelta a la banca y se sentó moviendo a Apolo para que se sentara de lado y Leandro pudiera seguir con el masaje –Digo soy un hombre con un excelente empleo, de una cultura medio pintoresca ,con un acento encantador, muy hogareño ,con ojos lindos y modesto… algo debe agradarles ¿no?- abrazo a Apolo por la cintura e hizo que se recargara la espalda sobre su pecho y comenzó a besarle la mejilla, oreja y cuello –claro si el señor Masbecth me da la oportunidad de hacerlo mi novio en algún momento – alargó su mano para tomar la del joven y entrelazó sus dedos –¿Quieres que te traiga algo de tomar o algunas palomitas? O ¿quieres seguir disparando para ver cuán endeudado quedo contigo? Que déjame decirte que todos esos papelitos los escribí yo, así que se a que me enfrento- dejo otro beso en la mejilla del joven y acaricio su mejilla o mejro dicho su barba con la de el .
avatar
InvitadoInvitado

Apolo Masbecth el Mar Ene 26, 2016 1:39 pm

Apolo se sintió bastante cómodo en compañía de ese hombre, tal vez de más pues le permitió que le diera un masaje en la primera cita. Aquello le cayó muy bien pues habian sido unos días ajetreados y esos cinco minutos de masaje le sentaron de maravilla. -   Si hubieramos estado en la misma escuela seguramente nos habríamos liado, debiste ser muy guapo de joven, no que no lo seas ahora mismo, eres practicamente un Adonis. Pero uno a esa edad tiene las hormonas a flor de piel, no que no las siga teniendo pero ya sabes a lo que me refiero y si alguien se atrevía a decir algo le daba una lección por ambos - le dijo dedicando una media sonrisa y terminó de levantarse para continuar con el tiro al blanco. - Gracias, fue fantastico y si, mis padres siempre me apoyan, soy su consentido , después que su primogénito resultara ser una desgracia, ya luego te contare sobre ello, no es algo grato para una primera cita   - pero no fue eso la única sorpresa de la noche sino la siguiente declaración de Leandro que le dejó boquiabierto por unos segundos mientras sostenía el rifle de juguete. - No deberías decir esas cosas mientras sostengo un arma muggle, capaz que no me agrada la idea y ocurre un “accidente”   - dijo a manera de broma para luego sonreír.

- Hablando en serio, mis padres te adorarían. Reunes varios requisitos que me han impuesto pero de los cuales no te voy a decir por salud mental. Pero pensándolo bien, que vanidoso eres, para asumir que serías buen novio, no que me esté quejando, para nada, pero resulta algo digno de considerarse   - en verdad si que logró visualizar la escena de sus padres conociendolo y le gustaba eso y más esa ultima idea sobre tener una relacion pero aun era muy pronto para pensar en ello. - Trae palomitas, mitad acarameladas y mitad con sal por favor, y si quiero seguir jugando, pero ve, asi puedo hacer trampa, digo jugar, obvio no hago trampa   - le sonrió y puso el ojo en la mira del rifle para después apretar el gatillo y le dio en el blanco. El papelito mostrado indicaba “válido por un abrazo de oso”. Al no regresar decidió tirar otra vez y esta vez decía “válido por una cena” en esos momentos apareció   -  mira lo que he ganado, quiero cobrar el primero, que el otro me lo deberás   - le indicó estirando los brazos para recibirlo con muchas ganas.

Apolo lo abrazó con tanta fuerza que probablemente lo estaba dejando sin aire pero no le preocupó pues le podría dar respiración de boca a boca para lograrlo.   -   Me están gustando estos premios ¿no hay ninguno malo? casi casi que prefería que me saliera uno para no sentirme tan mal y verme aprovechado, pero ya sé, ahora dispara tú, lo que te salga lo haré - le dijo sosteniendo su mano y entregando el rifle para que lo hiciera él, era su turno.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 16.650
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : ...
Mensajes : 530
Puntos : 164
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1212-apolo-masbecth http://... http://... http://...

Invitado el Vie Ene 29, 2016 7:21 pm

-Si, lo admito era todo un sueño de más joven- le comento divertido- pero no tenía barba y creo yo que la barba termina por acentuar a este “Adonis”- soltó en broma sin dejar de rodear al joven hasta que menciono aquello del arma-¿serias capaz de matarme? que historia tan trágica, el pretendiente asesinado por exponerse ante su deseo amoroso…auch- le cerro un ojo y en cuanto escucho lo de sus padres se quedó pensando un poco ¿a qué se refería? Posiblemente eran como su familia, una bola de puritanos en cuatro a la sangre que se habían ensañado en seguir su línea sanguínea sin afán de perdonar cualquier traición a esta. Incluso lean llego a recordar que no se le permitía tener amigos de sangre sucia o mestizos pero abandono esos pensamientos en cuanto su cita pidió sus palomitas- a la orden cariño -se levantó no sin antes dejarle un suave beso en los labios. Camino hasta uno de los puestos de feria y ahí lleno la cubeta como lo había pedido su cita. Nunca se había divertido tanto sin estar bebiendo de por medio como estúpido, o ligando de manera únicamente sexual. Aquello le estaba agradando de sobremanera y con tal de ver aquella sonrisa de Apolo haría cosas como esas cada semana de ser posible, aunque el trabajo no se los permitiera.

Al regreso y verlo con los  brazos así extendido sonrió aún más-que manera tan perfecta de recibir a alguien- dejo las palomitas en la banca y fue a abrazar a Apolo con fuerza, dejando un beso en su cuello -¿y que exactamente te vas a cobrar después?- no le contesto el castaño pues era el turno de Apolo para disparar-¿seguro que deseas hacerlo?- tomo el rifle y apunto-No sé si estés dispuesto a hacer lo que sea que salga, pero algo si te prometo, no son cosas subidas de tono o que tu coincidieres abusivas- lo miro de reojo y le cerro un  ojo listo para disparar. Fallo el primer tiro y se rio ladeando la cabeza un poco mostrando  algo de enojo, pero solo por no atinarle -tu mirada me pone de nervios, deja de verme el trasero cariño, me desconcentras- bromeo y disparó de nuevo ahora si atinándole al globo .El papelito salió disparad y Leandro lo cacho en el aire de manera agraciada. Lo abro y en cuanto le yo los ojos se le abrieron como paltos y sus labios igual se entreabrieron convirtiéndose segundos después en una sonrisa un tato picara- Por Merlín y todas las grajeas de pésimo sabor- menciono sorprendido y feliz- Saqué el premio gordo, no puedo creer mi suerte-se acercó a él con el papelito extendido entre su dedo medio e índice de la mano derecha- Esta noche no puede ser más que perfecta, sinceramente nada que no sea otro beso tuyo superara esto- llego a ponerse frente de él y lo sostuvo por la cintura poniendo entre ambos rostros el papelito –Admira mi suerte cariño- le susurro sonriendo.

En aquel papelito se podía leer un  “baile privado” .En cuanto Leandro noto que el joven había leído soltó una risa más sonora de lo habitual- No especifica si es con ropa o sin ropa-aclaro- y tampoco debes hacerlo ahora, yo sabré cuando cobrarme este premio, aquí no- le quito el papelito de los dedos y se lo guardo en la bolsa del pantalón -¿ves? Te dije que los premios serian algo de agrado, al menos para mí este lo es- le sujeto la cara para pegar sus labios a los de el de una manera más apasionada que antes- me toca de nuevo,  tu tuviste dos premios, me falta uno a mí -  le beso de nuevo y soltó segundos después toando el arma bajo su brazo .Levanto el arma y disparo de nuevo ahora si atinándole a la primera. Tomo el papelito como ates y al leerlo le dio gusto que saliera eso-Este esta genial igual, me encanta- le tenido aquel papelito el cual decía  “vale por 5 libros” osea que Polo debía comprarle 5 libros –igual, por si te interesa hay premios en los cuales malévolamente incluyen a tu hijo- levanto el rifle como si fuera a disparar de nuevo pero no lo hizo –quiero hacer las cosas bien, y de nada sirve que yo te quiera a ti si tu pequeño no me tiene aprecio, por más que lo desee sé que quien ocupa tu corazón es ese hijo tuyo y lo respeto y admiro- bajo la escopeta y se la tendió –ya sabes.. como –se encogió de hombros penando en alguno de los premios de los cuales hablaba -Viajes de 3, con la esperanza de que yo sea el tercer invitado- le sonrió al castaño acercándose a él mirándolo fijamente a los ojos esperando que aquella idea no le pareciera en extremo apresurada, y no es que Leandro quisiera apresurar las cosas, simplemente le daba los detalles y se mostraba sincero y abierto, como dijo deseaba hacer las cosas bien y no se andaba con medias tintas en ese aspecto, no con Apolo.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.