Situación Actual
8º-17º
23 noviembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Lohran M.Mejor PJ ♂
Astlyr C.Mejor PJ ♀
Egon A.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ayax & JoshuaMejor dúo
Ast A.Mejor novato
Abigail M.Especial I.
Ryan G.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Call of duty (Arkyn Borchgrevink)

Invitado el Miér Dic 30, 2015 1:39 am

Estaba en uno de eso días en los que no entiendes la mitad de las moralejas de la vida. Es decir, las moralejas que día tras día y a lo largo de toda tu jodida vida te van enseñando o bien vas aprendiendo. Tenía un mal día, uno de esos en los que no tienes ganas de nada y cualquiera que vengas a tocarte la moral acabará con el pelo chamuscado o una patada en el trasero. Trabajar en Gringotts, a menudo me hacía desear patear el trasero a esos duendes que llegaban a ser tan insoportables, pero como no estaba mal pagado tenía que aguantarme las ganas.

Hace días había recibido una lechuza y me había llevado una gran sorpresa al leer que me citaba en Londres. No ponía ningún nombre, pero por la caligrafía tenía algunas personas en mente. Tras acabar mi horario de trabajo y asegurarme que nadie asaltaba Gringotts cogi mi cazadora y me dirigi hacia el sitio donde se produciría el encuentro. Vale, después de tanto tiempo sin vernos si me había entrado mucha curiosidad por saber que querría decirme Arkyn, pero lo cierto es que me hacía una idea. Siempre había sido muy protector con mis hermanas mellizas pero Arkyn se había convertido poco a poco, con el tiempo, en un amigo. Recordaba todas y cada una de las caligrafías de los compañeros de Hogwarts con los que mantenía contacto. Y era muy de Arkyn mandar una lechuza medio atontada y encima no poner remitente.

Me vendría bien después de un tiempo sin verle ponerle al día de lo que había sucedido. Y también hurgaría un poco sobre porque lo dejó con Wendy, ya que en su momento tenía otras preocupaciones, como la muerte de mi mujer, que me habían impedido enterarme cuando sucedió. Pensar en ella hizo que me doliera el estómago y que mejor que calmar ese dolor con una buena bebida. Justo donde habíamos quedado. Entré y me dirigí a una de las mesas esperando la llegada de Arkyn.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Ene 03, 2016 2:24 am

Nostalgia...ese sentimiento fue lo que le inundó esa mañana, nostalgia; hoy era uno de esos días en los que tenía un humor lánguido y casi depresivo; Razón? ninguna en especifico era un cumulo de sentimientos y recuerdos, nuevamente en la madrugada soñó con Mikal pero algo varió esta vez en el sueño; había algo inquietantemente diferente en ese reflejo de sus recuerdos que su subconsciente siempre recrea cuando quiere joderle la vida, fue nuevamente vivido como la mayoría de sus sueños, y en este caso su sueño contenía la muerte de lo que quedaba de su familia.

Otro factor fue el hecho de que al empacar sus escasas pertenencias para iniciar la mudanza de Rumania a Londres las encontró...cartas y fotografías de una ex novia, Wendy Crawford, era una chica muy atractiva no lo iba a negar, además de un carácter muy dulce en pocas palabras el completo opuesto a él; mientras veía una de las escasas fotografías donde estaban juntos (que como todas en el mundo mágico se mueven) una tenue sonrisa se apodera de sus labios.

Cuando se tomo esa imagen fue cuando Wendy junto con sus hermanos fueron a visitarlo a Rumania, claro que al mayor de los hermanos no le hizo ni jota de gracia que su hermanita saliera con un sujeto que pasaba la mitad del tiempo con los dragones exponiendo la vida, pero poco a poco se fue ganando a su "cuñado" le costo mucho, y uno que otro vociferador en su correspondencia pero valió la pena, el tiempo que paso con Wendy o como la llamaba de forma cariñosa "min stjerne" fue feliz incluso su estado de animo mejoro mucho y esa beta sarcástica que tenía siempre simplemente se esfumo, pero no duro tanto como esperaba.

La ultima vez que se vieron en persona fue para terminar la relación, ella lo llamo "diferencias de opinión", para kyn solo eran patrañas, de ahí se forjo una nueva idea el amor es relativo; hoy había un "nosotros" y al día siguiente un corazón roto; pero pese a esa ruptura Arkyn continuó teniendo buena amistad con Abel, a quien por molestar llamaba Abby.

Fe gracias a ese cumulo de factores nostálgicos que redacto una apresurada carta y la envío a su amigo, para reunirse y hablar un poco, tal vez así solo tal vez, podría distraerse y aminorar ese pútrido sentimiento de nostalgia que lo embarga y le asfixia de cierta, hacía poco había ido a Londres donde encontró un pequeño pub que le había gustado por lo que cito al otro mago en ese lugar.

Llego el momento de la cita pactada, se apareció en una de los callejones a pocas cuadras del punto de reunión, como siempre que acudía a lugares llenos de muggles vestía de forma "normal", tras caminar unas cuantas calles, encuentra el bar, entra en el mismo  y con la mirada busca a su amigo. Al verlo sonríe de forma burlesca sabía lo serio y algo seco que era Abel y eso daba pauta para que pudiera molestarlo a placer.

-Hey Abby! lamento la ammm...forsinkelse, un momento- saca su inseparable diccionario, lo consulta un momento antes de proceder- tardanza, ya sabes mi trabajo me come...literal-deja escapar una pequeña risa jovial mientras se sienta frente al otro- es bueno verte..cuando fue la última vez? cuatro o siete meses?-le hace una ceña al cantinero y para que le traiga dos tragos.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ene 05, 2016 12:22 am

Se podía decir que mis hermanas habían tenido varias parejas y ninguna de ellas me habían caído bien. La verdad es que a todas les sacaba pegas o les veía taras por todos lados y Arkyn no fue menos en ese sentido. Enseguida hice una imagen de como podía ser y la madre de mi primer hijo, que en ese momento aún vivía fue quién me dio una charla sobre mi error a la hora de juzgar a las personas en vez de conocerlas. Reconozco que ese es uno de mis fallos, siempre juzgaba a los novios de mis hermanas, quizás no podía evitarlo porque en el fondo me parecía entretenido, pero no era justo.

Por eso había decidido darle una oportunidad a Arkyn y ahora que ella habia muerto tan drásticamente en la única persona que me apetecía confiar y contarle lo sucedido era a ese profesor de pacotilla que no me conseguía mi ansiado dragón. Bebí de la jarra bien fría de cerveza y luego la dejé en la barra, la cerveza y en general las bebidas alcohólicas no eran lo mio. Lo cierto es que prefería el vino junto a un cigarro. Eché mano al interior de mi cazadora y saqué un cigarro pero no lo encendí. Lo observé entre mis dedos ensimismado en mis pensamientos.  *Hey Abby* Miré a Arkyn con cara de pocos amigos por llamarme de ese modo que tanto odiaba y luego le tendí mi mano. Había pasado mucho tiempo y la verdad es que me alegraba de verle. -La próxima terminarás con la jarra en la cabeza.-soltó una carcajada-No estoy seguro, diría que unos cuántos meses. Bueno ya sabes que si tu trabajo te molesta yo estaría encantado de tener mi propio dragón.- Me encantan los dragones y me aseguraba de dejárselo claro cada vez que nos veíamos. -Pero reconozco que me alegra verte, estoy seguro de que tenemos mucho de que hablar. Por ejemplo de cuando tendrás mi dragón, porque cortaste con mi hermana... Y lo mejor me lo dejo para el final, por supuesto. - Solté un largo suspiro y cogí uno de los vasos que traía el camarero acompañado de la botella. Serví un par y me bebí el mio de un trago. Luego saqué la varita y me encendí el cigarro, dejando que el humo llegara por completo a mis pulmones y luego soltándolo lentamente. -¿Cómo te va todo? ¿sigues dando clases? -

Aún no podía contarle lo que le había pasado a la madre de mi hijo... Dolía demasiado aún. Pero realmente había acudido allí con intención de contárselo. Sería de las primeras personas con las que decido hablar de ello, aunque seguía resultándome muy complicado.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ene 12, 2016 5:50 am

-"La próxima terminarás con la jarra en la cabeza"

Ante esa frase deja escapar una carcajada ya que su broma había resultado, había hecho cabrear un poco a su estirado ex cuñado, en cuanto le ofrece la mano la estrecha con fuerza, sabía que Abel no se molestaría por el tacto áspero y lleno de ampollas de sus manos debido a su antiguo oficio, toma asiento junto al otro mago, cuando Crawford toca el tema de los dragones, Arkyn ríe nuevamente y niega con la cabeza, ese hombre jamás iba a cambiar siempre le recalcaba que quería un dragón, más su ética profesional le hacía negarse a cumplir ese excéntrico capricho al otro- y ahí vas de necio, no puedo darte un dragón podría terminar en Azkaban bajo el cargo de traficante- se encoge de hombros un poco en un ademan inocente.

Su sonrisa se acentúa aun más ante ese comentario, Abel podía ser un gruñón amargado pero sabía que era sincero en sus palabras y eso le llena de cierto confort- a mi también me alegra verte, es muy gratificante ver después de tanto una cara conocida- nuevamente el tema del dragón, Kyn niega de nuevo a la par que bebe de su tarro de cerveza, siente el sabor a malta y un tanto ácido pero fresco y burbujeante de la cerveza recorrer su garganta, deja de beber cuando el otro menciona a su ex novia, deja el tarro en la mesa y su mirada se torna melancólica, jamás fue bueno al desprenderse de las personas, algo que tiene desde su juventud, consecuencia quizás de perder demasiado pronto a Mikal- Liebe ist für alle da, nicht für mich-murmura en alemán, una lengua que conocía bien además de su lengua materna- dejemoslo en la frase que uso Wendy conmigo "diferencias de opinión" - ni el mismo sabia cuales eran esas "diferencias de opinión", tal vez ella había conocido a alguien con un trabajo no tan peligroso o sin pinta de ser un salvaje...quien sabe las posibilidades eran infinitas.

Se pasa una mano por la rubia mata de cabello anudado en trenza, aun le dolía pensar en Wendy fue tan ingenuo que ya había planificado un futuro donde ella figuraba, si clásico de los humanos pensar a futuro e ilusionarse. Había pensado en pedirle matrimonio, ya incluso estaba ahorrando para la sortija, la presentaría con sus padres y Fen para que vieran que sentaría cabeza con una mujer que compartía la misma condición que la matriarca de la familia Borchgrevink (traducción que también era hija de muggles), pensó incluso en que celebrarían esa unión en la Valborgsnatten o noche de Walpurgis, una tradición casi sagrada para su gente y fue tan iluso para imaginar que a su primer hijo lo llamarían Mikal...soñó demasiado pero hay un punto en que la cruda realidad te golpea y eso paso con esa relación.


La pregunta le saca de ese pequeño rictus que tuvo y regresa a su aire jovial, no quería arruinar ese momento con cosas trilladas y depresivas, da un nuevo trago a su cerveza- todo va veldig godt, no me quejo...deje la reserva y voy a probar suerte como docente, no es lo mismo instruir a dragonistas inexpertos o recién graduados que a un montón de adolescentes-saca un cigarrillo de su ropa, así como un encendedor zippo de color plata con sus iniciales grabadas en relieve en una de las esquinas-comenzare a dar clases en Howards para el siguiente curso-lleva el pequeño cilindro de papel a sus labios, abre la tapa metálica del encendedor y le da un giro a la pequeña rueda para que produzca la flama, una vez realizado esto acerca el mechero encendido al cigarrillo, da una bocanada para encenderlo, tras probar el sabor semi dulzón el tabaco expulsa el humo por la naríz- y que hay de ti? como te trata la liv? min venn-da otra profunda calada al cigarrillo sin apartar sus azules ojos del mayor de los hermanos Crawford.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ene 19, 2016 12:33 am

Obviamente no era tan fácil tener un dragón, pero nunca estaba de mas dejárselo caer a Arkyn. Por si acaso. Coincidía totalmente con él despues de todo lo que había pasado era lo mas parecido a un amigo que tenía en este momento y era agradable ver a alguien que sabes que no te va a traicionar, o al menos confías en que no lo haga. Solté una carcajada al oírle. - ¿Tú en Azkabán? No me engañas. Estoy seguro de que sabrías arreglártelas para escapar de allí. Pero casi mejor sino pasas tu preciado tiempo en ese sitio, no crees? - No sabía como empezar a contarle, era un tema muy complicado y en mi mente estaba dando rodeos pero tarde o temprano tendría que soltarle la bomba sobre la muerte de la madre de mi hijo.

Reí con ganas al escuchar lo de Wendy. Mi hermana no sabía lo que quería y lo peor es que había jugado y hecho daño a Arkyn que era uno de los tíos que mejor la había tratado. Con el tiempo se arrepentirá y de eso estoy seguro. - Lo superarás Arkyn. Si mi hermana te dejó con esa frase tan cutre en mi opinión y después de todo lo que habéis pasado... Sinceramente, estás mucho mejor sin ella. La quiero, pero siempre ha sido una bala perdida. Va dando palos de ciego y no sabe o mas bien no quiere ver, que da con esos palos a gente que la quiere... - Lo decía por experiencia. Pero no tenía un mal recuerdo de ella ni un mal sentimiento, la quería. Era mi hermana, siempre la protegería de todo lo que pudiera pasarle y es por eso que también veo sus defectos y uno de ellos era ese.

Le dí una palmada en el hombro alegrándome por la notícia que acababa de darme. - Eso suena bien. Me alegro, aunque ya sabes como se las gastan los adolescentes inexpertos... - Yo jamás serviría para ese puesto, acabaría mandando a uno de los dragones a quemarle el culo al primero que se pasara de la ralla. - Te irá bien. Eres un cabrón con suerte. - Suspiré al oír su pregunta y mi expresión cambió volviéndose dura y sombría. Bebí de nuevo un trago y luego di una calada honda al cigarrillo que en esos momentos me estaba ayudando a controlar mi tensión acumulada. - Sigo trabajando en Gringotts y sigo viviendo en la casa de siempre, con mi hijo. Y justo de eso quería hablarte hermano... Tiempos oscuros me han acechado y me han golpeado de una manera terrible. Me conoces, sabes que no soy de sentarme a hablar y contar mis penas. Pero esto es un caso aparte y tu no eres un tio cualquiera... - Hice una pausa y di otra calada- ¿Como le explicas a un niño de 4 años que su madre no va a volver? Es algo desgarrador, sobretodo cuando te pregunta si para Navidad puede pedir una mami. Arkyn... incluso ahora me cuesta contarte lo sucedido, pero confio en ti y creo que es una buena forma de demostrártelo. Cuando Thomas tenía unos meses, mataron a su madre... A mi mujer. Los últimos meses me había estado contando que estaba metida en algo pero era muy suya y no me dejaba indagar. Quiero encontrar al asesino y necesito tu ayuda. -
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.