Situación Actual
6º-11º // 1 enero luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Sirius B.Mejor PJ ♂
Danielle M.Mejor PJ ♀
Valarr K.Mejor User
Coraline M.Mejor roler
Evans & DenzelMejor dúo
Steven & DrakeMejor amigos
Evans & JoshuaMejor dúo hostil
Sirius B.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Proposición Indecente (Alice)

Invitado el Sáb Dic 28, 2013 1:32 pm

Andaba sola por los pasillos de los pisos superiores, todo el mundo estaba ocupado preparándose para el baile de Navidad que se celebraba en el Gran Comedor. Caminaba muy contenta entre tarareando y cantando en italiano, lo repasaba en los ratos libres mientras estaba en Beauxbatons...Una manera de evadirme del francés asqueroso del colegio, y una manera de no olvidarme de él. Tenía 22 años pero en ese instante parecía una alumna de primer curso metida en en el cuerpo de una adulta. Papá me había dado una buena noticia pocas horas antes, resulta que había encontrado la casa que yo le había pedido en el Valle de Godric, es lo que pasa cuando tienes padres trabajando en el Ministerio, aunque sea el italiano. Seguí con mi ronda y mi paseo, para dentro de un rato terminar mi baúl y encaminarme a amueblar mi nueva casa..Es una pena que solo la pueda ver en vacaciones, pero eso es mejor que vivir en un cutre apartamento donde los vecinos te dan las quejas por hacer un simple ruido.

-¿Sabes lo bueno de vivir en el Valle? Que allí tendremos mucho espacio para volar, seremos libres Valor Hablé con mi halcón que volaba por encima de mi cabeza, era mi mejor amigo y también era como mi pequeño diario volador.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Dic 28, 2013 11:25 pm

Subí las escaleras hacia el quinto piso con todos los libros agarrados como bien podía. Tenía que llegar hasta la lechucería para enviar una carta, y tras subir seis pisos tenía unas inmensas ganas de asesinar a alguien. Tanta magia, tanta magia, pero no había puñeteros ascensores. Y eso de que la sala común de Hufflepuff estuviera en las Mazmorras, ¿que era? ¿un castigo? Lo entendía para los Slytherin del demonio, pero los adorables y siempre (o casi siempre) buenos alumnos de Huffle no habíamos roto un plato en nuestra vida. ¡Injusticia!

Cuando porfin logre terminar el penúltimo tramo de escaleras, escuché a lo lejos la voz de una profesora. Primero me asusté, pensando que ya había vuelto a hacer algo mal. Pero luego me di cuenta de que era la profesora Esther hablando con su precioso animal. Había podido disfrutar de aquella profesora un par de años, no teníamos mucho trato, pero era encantadora con todos sus alumnos. No era ni muy empalagosa, ni demasiado estricta (Snape, ejemejem...), era justo el punto exacto de canela.

-Buenas tardes profesora Fenixheart. -comenté con una sonrisa en la cara. -Buenas tardes bicho. -dije con cariño en el tono refiriendome al ave, yo siempre tan amante de los animales. -Es un halcón precioso, profesora. -valoré. Iba a seguir con mi camino cuando pensé que sería mejor entablar una conversación amistosa con ella, nunca estaba de mas ser amiga de una profe. -Oiga, ¿sabe usted porque está la sala común de Hufflepuff en las mazmorras? -mi voz sonó algo irónica, pero la pregunta solo tenía gracia en mi cabeza.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Dic 29, 2013 3:39 pm

Iba yo a mi aire por el pasillo, alegremente canturreando en italiano...Me gustaba más ese idioma, ya que es el mío natural. El francés ya casi ni lo practico, es evidente que tardará en olvidarse pero prefiero no hablarlo mucho en lo que me queda de existencia. Tras tener una pequeña charla con mi halcón, el cabrón no me respondía...Menudo amigo tengo, le cuento mis cosas pero él no es capaz de aconsejarme. Le miré mal y volví a poner la vista al frente cuando vi a una alumna cargada de libros. A ver quien era...¿Amelia? No...¿Anastasia? ¿Alicia? En el país de las maravillas no te jode...Espera Esther! Su nombre era parecido a Alicia....Alice! Pero prefiero llamarla por el apellido por si acaso me equivoque y quede como una tonta.

-Buon pomeriggio Alice. Contesté en italiano...Esther! Mal mal maaaal!!! Ibas a contestar con el apellido so loca! Vamos a rezar que no me haya equivocado...-Llámame Esther, no estamos en clase. Dije sonriendo mientras ella saludaba a Valor de una forma delicada, los asuntos de Valor con los alumnos yo no me meto...Eso si, si se pone a picar ya ahí sí que me meto. Tras reirme por la reacción de Valor me quedé un poco desconcertada con la pregunta que me hizo sobre la sala común de los tejones.

-Pueees....esto...no tengo ni idea...Yo no estudié aquí así que eso se lo tendrás que preguntar a otra persona...Y hablando de tu sala común, deberías estar abajo preparando tus cosas para irte a casa, ¿no es cierto? Pregunté sonriendo. Ahora mismo la mayoría de alumnas estan preparándose para el baile y preparándose para irse a casa. Navidad...Las ganas que tenía de irme de Beauxbatons cuando era esa época del año.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Dic 31, 2013 11:55 am

Al mirar al halcón se me dibujó una sonrisa en la cara. Que animal tan increíble, parecía tan libre...pero aún así quería a su dueña y no se alejaba de ella. Era una relación admirable, yo desde que había tenido que dejar a mi perro en el orfanato no había podido entablar la misma relación con otro animal. Mi lechuza se pasaba el día mordiéndome y burlándose de mi, aun así la quería.

La profesora me saludó con amabilidad por mi nombre (increíble que alguien se acordase en este maldito colegio) y luego me indicó que la llamase por su nombre de pila. -Por supuesto, profesora. -dije casi involuntariamente. Al darme cuenta no pude evitar soltar una risotada, si pensaba que iba a dejar de llamarla profesora, lo llevaba claro. El respeto ante todo, y además, que yo ya tenía esa costumbre y no era fácil librarse de ella.

Me decepcionó un poco que no supiera darme una respuesta, pero claro, ella era una profesora que no había estudiado en Hogwarts. ¡Pero no lo sabía ni yo, y si que estudiaba aquí! Su siguiente pregunta me hizo recordar que había dejado la cama llena de cachivaches y sin hacer, pero, ¿ir a donde? -No creo, profesora. Yo no tengo casa, pensaba que tal vez podía visitar el orfanato muggle para ver que tal está mi perro, pero al ser menor de edad no me dejarían. -comenté con total normalidad, como si la idea de no tener padres ya no fuera dolorosa para mi. -¿Y usted? ¿Se va a casa? -devolví la pregunta con amabilidad.


avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Dic 31, 2013 4:55 pm

Me encantaba charlar con los alumnos, como yo era joven y hacía poco que pasé esa etapa, es como si todavía hablara con mis compañeros de clase...Con los que me llevaba bien, que serían tres o cuatro nada mas. La pregunta de Alice me dejó un poco extrañada...La verdad es que nunca me dejarán de sorprenderme los tejones, aunque era una buena pregunta. Rascándome la cabeza intentando olvidar lo de la sala común, le pedí que me llamara Esther, pero siguió con lo de profesora...Es normal, hay que adaptarse a los cambios.

-Me alegra que te guste mi halcón. Sonreí mientras veía como no quitaba el ojo de encima del halcón. Silbé y se posó en su hombro tranquilamente. -Tranquila, si no le muestras agresividad, será tu amigo. Sonreí feliz viendo como Valor se quedaba en el hombro de ella. Mientras mirábamos los movimientos del halcón, le pregunté si le faltaba mucho por arreglar sus cosas. Al decirme su respuesta pegué un brinco que me salieron hasta los sudores. -¿No tienes casa? Entonces eso significa...Dios mio! Dije mientras me abanicaba, muy bien Esther...La has caagaaadooo, ahora lo tienes que arreglar! Vamos a ver...Uuuuuf...Bien, vamos a responder a su pregunta y luego veremos como no hacer que la pobrecita no se sienta triste. -Si, me voy a casa...Me he mudado al Valle de Godric, por lo visto me toca unas navidades abriendo cosas. Suspiré de mala gana, entre lo de que Alice es huérfana y lo de que tengo que estar de mudanza...Buuuuf!

De repente se me ocurrió una idea, Esther no lo hagas...no lo haaagaaas.... -Bueno Alice...No te he dado mucho clase, pero he visto que eres una buena alumna. Comencé a hablar, no sigas...no sigaaas....-Te falta poco para graduarte, uno o dos cursos, no me acuerdo exacto. Así que....¿Que te parece si en vacaciones te vienes a vivir conmigo? Tu perro puede venir sin problemas. Dije del tirón. Mierda...Esther apenas la conoces, no te vuelvas caritativa ahora! Pero es que es tan mooonaaaa.... -No te sientas obligada, te hablo no como profesora si no...como...¿amiga? No, soy muy mayor para eso...¿hermana mayor? Bah, lo que te de la gana. Dije rascándome la cabeza y suspirando, vamos a ver lo que responde...Esther, que sepas que esa es una gran responsabilidad y tu no eres muy madura...Que una adolescente no es un peluche!
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ene 02, 2014 8:39 pm

Cuando su halcón se posó en mi hombro me quedé alucinada. Nunca hubiera pensado que resultaría tan ligero para el tamaño que tenía, pero era tan elegante y tan hermoso que resultaba imposible no quedar embobada admirándolo. Escuchando las palabras de la profesora me aventuré a acariciarle el pecho al halcón, con ese plumón tan suave que tenía. Al animal no parecía molestarle mi compañía, y eso me reconfortó. Me sentía tan agusto entre animales...no podía remediarlo, sentía que ellos no podían juzgarme, que no les importaban ni mi aspecto ni mis bienes materiales. Solo pedían comida y mimos, y de eso tenía a mares.

A los pocos segundos dirigí mi mirada a la profesora, parecía algo violenta por lo que le acababa de decir. Era normal, cuando la gente preguntaba ese tipo de cosas con toda la buena intención del mundo y les respondías que estabas sola y no tenias familias solían incomodarse. Nunca era mi intención, pero suponía que a mi me hubiera pasado lo mismo en el caso contrario, así le sonreí tratando de tranquilizarla y reconfortarla. -Tranquila, profesora, estoy acostumbrada. No se preocupe, estoy bien. -dije con suavidad.

De pronto ella comenzó a hablar con notable nerviosismo, parecía que le caía sudor frío de la frente. No sabía muy que era lo que estaba intentando decirme, hasta que al final me propuso quedarme en sus casa las vacaciones. Eso sería como tener por fin un hogar, sería el fin de mis vacaciones en solitario en el colegio, sería como tener una hermana mayor...Lo que siempre había anhelado, aunque nunca confesado. Me quedé callada unos segundos, mirando asombrada al frente, sin terminar de creérmelo. Cuando por fin lo asimilé mi rostro se fundió en alegría. -¡SIII! ¡Acepto, madre mía, por supuesto que acepto! ¿Lo dice usted en serio? ¡No me lo puedo creer! -empecé a gritar llena de felicidad. -¿Y mi perrito puede venir? Es que estoy que no me lo creo...MUCHÍSIMAS GRACIAS ESTHER. -el nerviosismo me hacía alzar mucho al voz y dar botes de alegría. Finalmente salté sobre ella y la abracé, como si la conociera de toda la vida. Era tan feliz en aquellos momentos...

avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ene 02, 2014 10:41 pm

Vale...uuuuf...necesito un abanico, necesito un puto abanico!!! Valor, prestame una de tus plumas que necesito aire...Tantas emociones juntas no son buenas, y más a mi edad...Aunque tenga solo 22 años me puede dar un infarto, pero como hago deporte de riesgo con la escoba creo que las posibilidades son bajas...Pero me puede dar igualmente, cojones! Bueno, quitando de mi mente lo de los problemas de corazón, sigamos con la movida...Resulta que Alice era huérfana y vivia en un orfanato, pero que se quedaba en su colegio y no le dejaban ver al perro por ser menor de edad...Eso a cualquiera se le rompería el corazoncito, seguramente mis padres hubieran hecho lo mismo que yo...Tras el impulso del momento me decidí a proponerle que viviera conmigo en vacaciones hasta que se gradue, estoy loca...pero las mejores personas lo están.

-Lo digo en serio si, y no me lo recuerdes mas que luego me arrepiento. Dije riéndome rascándome la cabeza. La verdad es que me sentía bien viendo la alegría de la niña, se puede decir que ambas no estaremos solas en vacaciones. -No me lo agradezcas mujer, no tienes nada que agradecer. Contesté mientras me abrazaba, se puede decir que es como una hermana que nunca tuve...bueno, una nueva experiencia a punto de comenzar. -Bien, recoge tus cosas y vete al baile. Cuando me vaya a ir recibirás un aviso de Valor y te espero en la planta baja. Que te diviertas con tus amigos. Sonreí y viendo todavía la cara incrédula de Alice, la verdad es que el nerviosismo se me estaba pasando y tenía en mi interior una paz...Quizás son las buenas vibraciones del acto que hice...Creo que le mandaré una carta a mis padres contándole todo, pero con una lechuza del colegio que Valor no lo puedo tocar esta noche. -Voy a terminar de recoger y mandar una carta por un asunto personal, ciao Alice. Le removí el pelo y me marché alzando la mano con Valor detrás mía alzando el vuelo. Este será el comienzo de una nueva etapa de mi vida.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ene 03, 2014 6:45 pm

La alegría no me terminaba de caber en el cuerpo, estaba tan emocionada que quería montarme en mi escoba y correr todo el colegio gritando. Pero me habrían tomado por una demente, otra vez. Así que me limite a abrazar con toda la fuerza de mi pequeño cuerpo a la profesora. -¡¿Es usted Papá Noel?! -dije divertida, con las lagrimas a punto de caer de los ojos. No la estaba llamando gorda, no a ella en concreto, solo a su corazón. ¡Tenía un corazón muy gordo! Lo que dijo casi me asusta, no quería que se arrepintiera todavía, ya tendría tiempo de hacerlo cuando invitase a Danny a casa y le pusiéramos todo patas arriba.

Cuando me separé del abrazo la escuché atentamente, ya tenía todo preparado para el baile, así que no habría problema. Ahora iría tan feliz que hasta bailaría con el primer pringadillo que pillase por mi camino, para celebrar que ahora podría tener a Inu conmigo en mi nuevo hogar. Me dijo que se tenía que ir y me despedí cariñosamente del halcón. -Adiós Valor, nos veremos en vacaciones y te llevaré...lo que sea que comas. -comenté divertida acariciándole por ultima vez el pecho. -En serio, muchísimas gracias profesora, haré lo que dice. -dije todavía llena de euforia. Entonces ella se despidió revolviéndome ligeramente el cabello pelirrojo y se marchó, con su halcón al vuelo tras ella. -¡Esperare ansiosa su aviso! -dije despidiéndome con la mano. Luego cogí todas mis cosas y me dirigí a la sala común, tenía que prepararme para el baile.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.