Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Do you wanna... marry... WHAT? [Fly Chadous]

Drake Ulrich el Vie Feb 26, 2016 1:46 am

 
In the mountain - Saturday por la mañana - Jodido Ulrich & Fly Shadows

Lo tenía todo perfectamente calculado.

Habíamos ido ese mismo día a la montaña a visitar uno de esos lagos tan grandes y helados que están en la cumbre más montañosa y fría de Londres. Sabía lo mucho que Fly adoraba patinar sobre hielo, pero no hielo sintético de mierda de ese que está en los centros comerciales, sino el hielo guay, el hielo de verdad. Así que decidí despertarla relativamente temprano —lo suficiente para que no me mandase a la mierda por no dejarla dormir— y arrastrarla hacia la cumbre para pasar un día diferente aprovechando que ni ella ni yo trabajábamos en todo el fin de semana.

Había sopesado hace tiempo la idea de pedirle a Fly que se casara conmigo y, después de meditar durante varios meses los pros, los contras y las posibilidades, me había decidido totalmente. Sven —EN PAZ DESCANSE— me había recomendado pedírselo, Allie también me había apoyado y Emily parecía casi tan entusiasmada como yo, por lo que un buen fin de semana de febrero, me decidí.

No iba a hacerlo por lo grande, primero porque soy tan torpe que seguro que me sale todo mal y segundo porque seguro que a ella no le gustaba nada que lo hiciera ni públicamente, ni con exceso de romanticismo, ni a lo grande. Prefería llevarla a algún lugar que la hiciera feliz y sorprenderla, hacerle una pregunta delante de gente pero que solo iba para ella.

Así que llegamos al lugar en cuestión, un gran lago en la cima de una montaña. Alrededor de todo el lago había llanuras llenas de nieve que daban a un bosque que se extendía por toda la montaña. El día estaba despejado con nubes ligeramente grisáceas y allá a donde miraras había un manto nevado cubriéndolo todo. Había bastante gente ya que éstos días había nevado mucho, pero aún así era lo suficientemente grande como para no notar que había tantas personas alrededor nuestra; era como una intimidad compartida.  

Dejamos nuestras cosas en la orilla helada, en un lugar en dónde no había mucha gente y ambos nos pusimos los patines con bastante rapidez. Luego, cuando comiéramos, ya podríamos hacer el mítico muñeco de nieve con pene y cara de retrasado, pero primero a lo que veníamos: patinar. Nos pegamos un montón de tiempo patinando de un lugar a otro sin parar. No sabía qué estaría pasando por su mente, pero por la mía no paraba de rondar mi paranoia en busca del momento perfecto para dar EL PASO.

En cierto momento, mi mente me iluminó con la hipster frase de: “No esperes el momento perfecto, coge el momento y hazlo perfecto”. Así que sujeté la mano de Fly aminorando la velocidad y por inercia le hice dar la vuelta.

Para cuando eso pasó, yo ya me encontraba con una rodilla en el frío hielo del lago, sonriendo como un GILIPOLLAS. Pff… estaba nervioso, me temblaban las manos. ¿Eran esto mariposas? NO, eran monos asesinos intentando abrirse paso a través de mi estómago. ¿Cuál de los ocho mil discursos mentales que he pensado es el correcto para decir ahora mismo? ¿Debo de recordarle lo mucho que la quiero o queda implícito en el mensaje? ¿Y si me dice que no? ¿Y si…?

Saqué del bolsillo de mi chaqueta la cajita con el anillo. Era plateado y fino, con un sencillo diamantito en la punta de aquel círculo tan pequeño, perfecto para el dedo anular de Fly. Lo había tenido que acortar, ya que era el anillo de mi abuela Margarita. Sé que por su nombre no inspira mucha confianza, pero era un anillo familiar. Lo había tenido también mi madre y me había pedido que se lo diera a Fly para no tener que pasar esa reliquia familiar a saber a qué mujer rara que se ligara mi hermano.

Fly —dije de repente sintiendo como mi voz rompía un nudo en mi garganta, acordándome de no decir su nombre completo porque entonces me decapita y me dice que no por llamarla Fiona—¿Quieres casarte conmig…

Y de repente...

Un hombre vestido de negro pasó patinando rápidamente entre Fly y yo, sujetó la cajita con el anillo DE MI ABUELA y se alejó a una velocidad de vértigo, internándose en una multitud de gente que parecía estar aprendiendo, perdiéndolo de vista.

Yo no miré su trayectoria. Yo, de hecho, me había quedado en shock con la misma cara de gilipollas de hace unos segundos, con una rodilla en el suelo y las manos de tal manera que parecía que estaban sujetando algo. ¿Cómo es posible que me haya pasado esto a mí? ¿Cómo podía ser posible que cuando me decido me roben el puto anillo en pleno acto? ¿Cómo era posible? ¿Cuántas probabilidades? ¡¡Cuántas probabilidades!! ¡Mi madre me mata! ¡Y mi abuela tiene que estarle tirando los putos pelos a Jesús en el cielo porque ella murió calva! ¡MI VIDA VA DE MAL EN PEOR!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Sáb Feb 27, 2016 12:54 pm

Últimamente las temperaturas eran capada vez  más bajas y tan sólo se le ocurría a Drake utilizar una mañana de sábado para ir a la montaña. De primeras, a Fly le había parecido un plan horrible. Abandonar la cama y su calor temprano para moverse. No, definitivamente no era el mejor plan para aprovechar un día libre pero como se dice en estos casos, a veces hay que hacer esfuerzos por las personas que quieres. Y, a fin de cuentas, le quería. Así que tras poner cara de pocos amigos y rodar los ojos (y ver rodar su cabeza en diferentes idealizaciones de su muerte), se decidió a poner buena cara, desayunar y vestirse para ir a la montaña.

Total, no era tan temprano. No eran las ocho de la mañana y al día siguiente tenía otra vez la oportunidad de dormir hasta tarde, por lo que le perdonaría quitarle un día del fin de semana.

No tardaron demasiado en llegar a la montaña y, para su sorpresa, no hacía tanto frío como esperaba. Quizá porque había idealizado tanto que se encontrarían con pingüinos corriendo en todas las direcciones que la idea de no ver uno hizo que no pareciese haber tanto frío. Además, el ver un lago helado para patinar hizo que si tenía frío, este desapareciese por completo.

Sí, Fly adoraba patinar. Era una de esas cosas muggles que la gente hace por aburrimiento y que había resultado ser entretenido. Siempre había preferido patinar sobre hielo que patinar sobre ruedas. No sabía bien por qué, quizá porque odiaba el frío y cuando patinaba parecía que no iba a morir congelada en cualquier momento, sino que tenía incluso calor. Además, la nieve y el hielo eran la única parte buena que le veía al invierno. Eso y quedarse en casa tapada con mantas hasta las orejas y viendo películas y series durante horas. ¿No se le había ocurrido a Drake que aquel plan también hubiese sido perfecto para lo que iba a hacer? Pero no, él era Hufflepuff. Él tenía que darle más vueltas de las debidas a las cosas y acabar por marearse de tanto pensar y oxigenar su cerebro.

Como había bastante gente, pudieron dejar sus cosas a un lado sin peligro que nadie se las llevase. O eso, inocentes de ellos, pensaron. Pues los ladrones pueden robarte cuando dejas las coas o cuando las tienes en la mano. Y eso no tardarían demasiado en comprobarlo en sus propias carnes.

Comenzaron a patinar con total tranquilidad, pasando entre la gente con cuidado de no llevarse por delante a ningún niño inútil que no supiese mantenerse sobre sus propios pies y también con mucho cuidado de no pisar a nadie cuando este se cayese. Pues, por mucho que la gente dijese que las cuchillas de los patines no son para tanto, Fly estaba segura que si atropellaban a alguien con esas cuchillas, con el peso del cuerpo y a la velocidad que iban, le cercenaban el miembro. Siempre que el miembro fuese un dedo o algo parecido. No veía a nadie pasando por encima de otro alguien con unos patines y rebanándole el cuello, eso estaba claro. Por ahora.

Fly no esperaba que aquel día fuese a pasar nada del otro mundo. Vale, claro que sabía que Drake tenía intención de pedirle que se casase con ella en algún momento, pero no en ese. Sí, también se había encontrado con la caja con el anillo en alguna ocasión mientras recogía la casa (algo raro, pero que a veces podía suceder cuando los astros se alineaban). Sí, también se lo había oído decir a algún amigo común como era su mono. Porque Drake le contaba todo a Poring (que no a su otro mono, sólo Poring tenía esa confianza con su dueño) y no es que Poring fuese por el mundo aireando los secretos de Drake, sino que vivían juntos en casa y cuando le oía hablar con el mono solía ser porque era porque todo estaba en completo silencio salvo la voz de Drake.

El caso, es que aquel no parecía el día. Hacía frío y los días con fío no eran días para ir por ahí pidiendo matrimonio a la gente. Ni para hacer nada útil con tu vida. Pero Drake no parecía haberlo visto desde ese punto de vista y sí consideró que era el día idóneo para ello.

Todo parecía tranquilo. Ambos patinaban sin darse ningún guantazo y, finalmente, la tranquilidad se fue tan rápido como la dignidad de Drake en pocos segundo lo haría. Se vio obligada a girar sobre sí misma y mirar a Drake cuando este tiró de su mano y puso cara de pocos amigos. – Pero avisa, que puedo caerme. – Dijo abriendo los ojos de par en par y riendo al final.

Pero la sonrisa en su rostro desapareció cuando Drake se puso de rodillas. Que era tan listo como para hacerlo en el hielo y mojarse los pantalones. Pero claro, él era Hufflepuff, no podía pensar en eso. Ni tampoco pensó en el hombre que pasó entre ellos en ese momento y se llevó el anillo consigo.

¿Y qué hizo Fly? Cagarse en la puta madre de todos los allí presentes. Por lo que, sin pensarlo dos veces, aceleró y fue tras el hombre patinando a la máxima velocidad que pudo y, cuando tuvo la oportunidad, sacó la varita con cuidado de que no se viese demasiado y lanzó un hechizo contra el hielo, haciendo que este se rasgase y el hombre se diese de bruces contra el suelo y el anillo saliese disparado hacia la otra orilla del lago. - ¿PERO QUÉ COJONES TE CREES QUE ESTÁS HACIENDO, SUBNORMAL? – Bramó la castaña asestándole una patada con los patines en el trasero y olvidando que el anillo había salido disparado.

Patata:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Lun Feb 29, 2016 1:57 pm

Había sacado esa valentía de Gryffindor que toda mi familia quiso ver en mí con once años y, ¿para qué? ¡Para nada! ¡Soy un Hufflepuff inútil que ni creyéndose Gryffindor consigue lo que quiere! ¡Siete años de noviazgo en Hogwarts! ¡Dos después de un reencuentro! ¡Toda mi vida enamorado de esta mujer y me pasa esto! ¡A mí! ¿No he tenido suficiente desgracias en mi vida como para que encima se le sume el hecho de que me roben el anillo de compromiso de mi abuela en la jodida proposición? Es que era rozar lo inverosímil, lo estúpido, lo jodidamente improbable.

Pero me tuvo que pasar a mí, porque está claro que todas las desgracias de esta vida me ocurren a mí porque soy el puto imán; estoy puto imantado con las cosas malas. Primero las muertes de mis amigos y ahora me roban cosas de gente muerta cercana a mí. Es que así no se puede, de verdad.

Me había quedado en shock, deseando que el hielo se resquebrajase debajo de mí, me cayera al agua y allí me ahogara hasta lo más profundo de mi inconsciencia hasta entrar en un estado de paz interior que me hiciera olvidar toda mi mierda. Así me moriría como Sven y terminaría mi ente espiritual cerca del de él para que pudiera consolarme por la cagada y la desgracia de mi Drake humano. No obstante, evidentemente no pasó eso. Me desperté de mi shock cuando de repente vi a Fly corriendo detrás de aquel tipo, sin duda un gesto mucho más impulsivo —e inteligente— que el mío. Pero no estamos aquí para discutir quién es más inteligente que quién, que todos sabemos que es Fly.

Me puse de pie de repente y observé como el tipo del anillo caía de bruces al hielo y Fly se dirigía hacia él. Rápidamente me puse en marcha, no para parar una pelea, sino para recoger el anillo que se había ido a Mordor antes de que algún otro muggle asqueroso me lo intentara robar. Patiné lo más rápido que mis piernas me lo permitían y, tras un giro propio de un patinador profesional, me agaché a la par que me giraba y cogía la cajita con el anillo en su inter… Espera, ¿y el anillo? Con un movimiento de cabeza tan rápido que estuve a punto de dislocarme el cuello, busqué el anillo por la zona. Había muchos reflejos brillantes debido al resplandor del sol en el hielo, por lo que aquello parecía una mala broma del destino. Saqué mi varita con disimulo y conjuré un Accio no verbal. El anillo apareció volando hacia mí hasta chocarme en la frente y caer al suelo. Suspiré tremendamente aliviado al agacharme y cogerlo. Volvía a sentir la tranquilidad de mi alrededor, como si el espíritu de mi abuela hubiera dejado de echarme maldiciones desde el más allá.

Me dirigí entonces a Fly con un paso patidifuso. Ese paso en patines en dónde vas haciendo zig zag sin saber muy bien con qué te vas a encontrar. El momento que se aproximaba se me antojaba un poco incómodo, no sé por qué. Por suerte no había mucha gente a nuestro alrededor observando la escenita.

Emmmmmmmm… —dije con una estúpida sonrisa en el rostro, soltando un “jeje” inesperado cuando vi como el tío que había intentado robarme el anillo salía con el culo rojo de allí—Esperaba que fuera algo sencillo y que no conllevase dar patadas en el culo a nadie —dije con sinceridad, mirándola a los ojos con un rostro lleno de confusión y felicidad, por primera vez sabía lo que me traía entre manos, así que levanté la mano con la cajita y el anillo—Tú decides. No quiero decir las palabras mágicas por si vuelve a pasar una desgracia —sonreí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Lun Feb 29, 2016 4:29 pm

La gente era jodidamente gilipollas. Definitivamente aquel hombre no tenía ni una neurona con vida en su cerebro y en caso de tener alguna, con aquel golpe debía de haber acabado escapando por una de sus orejas para no recibir ningún golpe más.

¿A quién se le ocurría hacer un robo tan público y absurdo? Aunque no hubiese estado ante dos magos, se hubiese metido en un problema por hacer aquello. Estaba en un lugar público donde más de una persona, incluidos ellos, le habían visto pasar entre una pareja y robar un objeto. No, si es que los muggles no tenían muchas luces. Así iba el mundo y la crisis global. ¿Cómo no iba a ser Fly una hater con ese tipo de seres rondando por el mundo? Si es que merecían odio eterno.

- Pero, ¿Qué tipo de persona eres tú para ir robando por ahí a la gente? ¿No te das cuenta que esto está lleno de gente? ¿Qué mierda de ladrón eres? – Preguntó tras asestarle una patada en el trasero, a lo que el hombre se limitó a reaccionar volteándose sobre el hielo como una tortuga que se queda del revés sobre la superficie y no tiene impulso suficiente para volver a apoyar sus patas sobre el suelo. - ¡Pero di algo! – Pero no dijo nada, se limitó a mirar a Fly durante apenas un segundo y salir corriendo cuando tuvo la más mínima oportunidad, casi cayéndose de bruces una vez más por el estrés que había supuesto para él todo aquello. – Sí, ahora corre, gilipollas. – Dijo Fly subiendo el tono de voz y haciendo que varias personas se girasen para ver lo que pasaba.

Que sí, que la gente se giraba a mirar cuándo había problemas y movidas, pero no cuando ellos podían ayudar. No, en esos casos miraban para otro lado, como con la caja. Nadie había movido ni un solo músculo. Todos se habían quedado inmóviles o se habían girado para seguir con su vida como si tal cosa a pesar de haber visto lo que había sucedido.

Por suerte para el hombre, Fly no le siguió insultando porque Drake llegó y fue en ese momento cuando toda la información llegó a su mente como si de una corriente eléctrica se tratase. ¡La caja! Sí, la caja y que estuviese de rodillas eran indicadores de qué algo iba a suceder y ese algo había llegado a su cerebro con retraso debido al incidente del hombre ladrón con patines y sin neuronas. Así se recordaría ese evento en los libros de historia. De historia de las cagadas y desgracias de los Hufflepuff’s que consiguen sobrevivir a los veinticinco años.

- No sé de qué me estás hablando. – Se limitó a decir con gesto serio mirando a Drake directamente a los ojos y aguantando la risa. – ¿Qué tengo que decidir yo? – Preguntó forzándose a sí misma a no reírse en su cara.

La situación era absurda. Tremendamente absurda después de todo lo que había sucedido pero Fly sí había entendido lo que quería decir Drake, lo que pasaba era que no quería contestar. No es que su respuesta fuese a ser que no y fuese a marcharse del país una vez más. No, no. Esa no era la razón. Sino que quería que se currase la pregunta, algo que un Hufflepuff estaba claro que no podía hacer.

Cogió la cajita con el anillo y miró en su interior, comprobando que el anillo esta vez sí estaba allí y no había salido disparado por algún casual a metros de distancia o que un ladrón había pasado por medio de ambos y se lo había llevado consigo. No, en esa ocasión el anillo todavía estaba en su posición inicial.

- Es fácil. – Ladeó la cabeza  y sacó el anillo de la cajita, colocándose en el dedo anular y mirando a este en todo momento. – Tienes que empezar diciendo que pasamos siete años en Hogwart soportándonos el uno al otro aunque las cosas fuesen mal en algunos momentos y que fui tu primer amor. – Hizo una pausa sin dejar de mirar el anillo. – Que lo pasaste mal cuando tuve que irme y que me echaste de menos aunque me odiaras por hacerlo. Y que en esos años no dejaste de pensar en mí aunque estuvieras con otras personas. También tienes que decir cómo te dio un vuelco al corazón cuando volvimos a vernos. Y mencionar que estos dos últimos años juntos han sido incluso mejores que los siete anteriores y que sin duda volver fue una buena idea. Quizá podrías mencionar que si somos capaces de vivir juntos y soportar las tonterías del otro haríamos una pareja perfecta ahora y siempre. – Se quitó el anillo y lo devolvió a su cajita. – Y luego me preguntas que si quiero casarme contigo. – Y le tendió la caja a Drake, mirándolo esta vez a él. - Venga, inténtalo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Miér Mar 02, 2016 5:07 am

Bah… tantas expectativas con este día para que, llegado el momento, le suelte un: “Tú decides, no quiero decir las palabras mágicas”. Coño Drake, ¡más emoción! ¡Más entusiasmo! ¡Más amor! ¿Sabes el problema? Que Fly tenía el sentimentalismo de una piedra en el Sahara, más seca que un jodido bocadillo de gofio, por lo que temía que si me emocionaba demasiado, ella se viera un poco… incómoda. No sabía si incómoda era la palabra adecuada. El caso es que no quería hacer nada ostentoso y, el hecho de que todo me saliera mal, encima me desmotivaba para intentar hacerlo decente. ¡Es como si el mundo estuviera en mi contra!

Sin embargo, su reacción fue la menos esperada por mí. Ante mi estupidez ella cogió las riendas de la situación, sujetó el anillo y se lo puso. Le quedaba de maravilla, debería de quedárselo para siempre y no quitárselo jamás. Sin embargo, eso no fue lo único que hizo, sino que empezó a darme lecciones de lo que debía de decir en ese preciso momento para hacer una declaración decente.

Sonreí ante todo lo que decía, ya que todo era verdad. Un absoluta verdad inquebrantable. Joder… yo meses intentando buscar un discurso digno de una petición matrimonial para ella y Fly en tres segundos se saca una perfecta, emocionante y… joer… es que sabe cómo llegarme. Me llevé el dedo índice al lagrimal derecho para quitarme una lágrima traicionera de emoción que me había salido repentinamente. ¿Se notaba que estaba deseando casarme con ella?

Cogí la cajita junto con el anillo que me devolvía y sujeté el anillo entre mis dedos para admirarlo durante unos segundos. Con la otra mano volví a coger su mano y se lo coloqué en el dedo anular con suavidad antes de decir nada.

Mi madre me dijo que se lo diera a la chica que amaba. Digas que sí o que no, eso te pertenece, ahora y para siempre —le expliqué antes de empezar a decir nada en claro. Sujeté entonces esa misma mano en dónde le había puesto el anillo con mis manos y la miré directamente a los ojos con una pequeña sonrisa—No voy a decirte nada que no sepas, Fly. Sabes que fuiste mi primer amor, que te odié cuando te fuiste pero no lo suficiente como para olvidarte, que hiciste que mi vida volviera a estar patas arriba con tu regreso y, como no, ahora estar a tu lado para mí es como vivir la historia de mi vida. Ya lo sabes. Creo que te lo repito demasiado… Voy a tener que callármelo más a menudo para que en estas ocasiones sea más especial, ¿no crees? —dije algo divertido, bajando la mirada levemente porque yo era el romántico de la relación aunque EN ESTE MOMENTO no lo pareciera—Pero decirte lo que ya sabes es redundante. Quiero pedirte que te cases conmigo porque quiero tenerte siempre a mi lado y no volver a perderte nunca, quiero poder mimarte, darte todo lo que necesites y todo aquello que no necesites. Quiero ser la persona que forme el pilar en dónde te apoyes cuando estés feliz, cuando estés triste o cuando quieras matar a alguien. Quiero envejecer contigo y, cuando hablemos con nuestros nietos, decir que nos conocimos con once años y que desde entonces seguimos juntos. Quiero vivir solo contigo y empezar a ser sólo tú y yo.

Solté aire por la nariz y me encogí de hombros exageradamente mientras me humedecía los labios, todo esto sin dejar de mirarla, porque la verdad es que no quería perderme ni un solo gesto de su rostro. Quería añadir el factor “niños” por ahí, pero el hecho de nombrar a los nietos, venía ya implícito el pack “hijos” ahí metido sin que sonara demasiado fuerte. No quería que me soltara un: "Vamos por parte, señor destripador" y dejar a los niños en un segundo plano. Yo quería niños, pero podían esperar, claro que podían.

Llevo prácticamente toda mi vida compartiéndolo todo contigo, así que… —sujeté la mano en la que le había puesto el anillo, la alcé con mi mano hasta mis labios y besé su dorso con dulzura—¿Quieres casarte conmigo?

Alcé las cejas y mis ojos se convirtieron en los de un perrito que desea, con toda su alma, una respuesta que le ilumine los ojos. A pesar de que gran parte de mí, por su discurso de hace un momento, creía que iba a decir que sí. Joe... era una proposición seria. ¿Y si de repente le da miedo y dice que no porque prefiere seguir como estamos? Me da un patatús. Rompo el hielo y me suicido de cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Jue Mar 03, 2016 8:59 pm

La situación había sido absurda. Tremendamente absurda. Sin coherencia por ninguna parte y que, en caso de haberlo intentando, no hubiese salido tan rematadamente mal. Drake tenía la mala suerte rondando sus espaldas cual Jon Snow con Ollie tras él en todo momento. Sí, él era como Jon Snow en el sentido de no saber nada y por eso le salía todo mal. Aunque por suerte aún no habían decidido traicionarle y acabar con su vida como habían hecho con la vida del resto de sus amigos. Katherina y su futuro marido, Bianca (quien nadie sabía si había muerto pero era mucho más interesando hablar de ella como una muerta y no como alguien se va de casa sin pagar su parte del alquiler y sin dejar ni una nota para avisar que iba a por tabaco), Willow (que, por mucho que su cuerpo no había aparecido, todos sabían que había muerto) o el reciente Sven.

Sí, se podría decir que si la mala suerte tenía una representación gráfica, sin duda esa era Drake. Y por eso mismo el anillo había sido robado por un ladrón instantes antes, aunque por suerte no había acabado con ninguna muerte gratuita, como pasaba siempre alrededor de Drake.

Pero por suerte, ambos se habían tomado la situación de la mejor manera posible. Al menos por parte de Fly, pues Drake en lugar de hacer las cosas bien, le dio el anillo para que ella adivinase el resto. Porque podía. Porque le sobraba estilo. Porque tenía más cara que espalda. Sí, anda que no se lo podía haber currado un poco el chico.

Escuchó, ahora sí, el discurso que Drake tenía que dar y no pudo evitar sonreír a cada palabra que este daba. Sí, podía ser un jodido cactus, pero hasta los cactus tienen su pequeño corazoncito escondido en alguna parte y el corazoncito de Fly aparecía cuando Drake estaba cerca. Pues, por muy borde y tajante que pudiese resultar el noventa por ciento del tiempo, a Drake le quería.  Y pesar de tener peor carácter que cualquier ser humano un lunes por la mañana recién levantado, Fly tenía su lado amable.

Tenía en la mente mil y una palabra para meterse con Drake en aquel momento. Le habían surgido comentarios irónicos a cada palabra que el chico pronunciaba y tenía ganas de meterse con él como tan bien hacía desde que se conocían. Pero no lo hizo. Aunque no fuese el momento idóneo para ello, lo habría hecho de todas formas. Pero simplemente no le salió ser así. No le salió dejar a flote una vez más su vena de zorra sin sentimientos, por lo que, sin ser consciente de aquello.

Se guardó un “eres estúpido” y un “¿No está clara la respuesta?” entre dientes y, tras el beso sobre el dorso de su mano, aprovechó para encontrar los labios de Drake gracias a que él solito se había agachado ligeramente y tan sólo tuvo que elevarse un par de centímetros.- Un sí suena demasiado simple, ¿No? – Dijo entre risas sin soltarle. – Pero sí, claro que quiero, ¿Cómo no iba a querer, pedazo de imbécil? – Preguntó justo antes de romper a reír.

Estaba feliz. La mañana había empezado rara por tener que madrugar y con cierto malestar por eso mismo y, luego con todo lo sucedido con el ladrón, las cosas no habían ido precisamente lo mejor posible. Por lo que, aquello, fue algo que hizo que sonriese de oreja a oreja cual idiota y no pudiese dejar de hacerlo.

¿Cuántas veces había dicho que no se casaría? Cientos de ellas. Su madre ya había pasado a asumirlo tras insistir tanto en el tema y recibir tan sólo negativas y miradas de desagrado por parte de la castaña pero, finalmente, las cosas iban a cambiar de golpe. - ¿Tú también quieres casarte conmigo? – Enarcó una ceja sin moverse ni un ápice de donde se encontraba. – ¿Qué? A lo mejor era una pregunta con trampa, nunca se sabe que esperar de un Hufflepuff que ha llegado a Auror.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Lun Mar 07, 2016 3:19 pm

Por suerte, aunque todo se hubiera empeñado en ponerse en mi contra, lo había hecho. ¡Me había declarado a Fly! Lo hice de manera inconsciente, sin saber muy bien qué cantidad de gilipolleces estaban saliendo de mi boca, ya que realmente además de no tener nada planeado, los hechos me habían hecho ponerme un poco nervioso. Asimismo, había estado pensando tanto durante todo este tiempo en este preciso momento de mi vida que toda mi mente estaba perfectamente preparada para ello. Podría haber dicho muchas gilipolleces, pero todas verdaderas y sinceras. Ella sabía desde nuestro noviazgo en Hogwarts que si nuestra relación continuaba, iba a recibir una proposición como esta en algún momento, aunque ella siempre se hubiera empeñado en decirme que no quería casarse una y otra vez.

Así que el miedo lo tenía. Pero esa sonrisa en su rostro mientras yo hablaba me había hecho relajarme; ese beso después de mi acción final me dio esperanzas y ya su contestación me hizo iluminarme de felicidad. ¿Os acordáis de aquel momento hace dos años cuando Fly volvió y me besó después de haber dejado a su prometido, en dónde todo mi cuerpo bailó la macarena, con alegría y cosa buena? Pues joder, ahora estaba bailando la jodida gozadera, con arroz con habichuelas. Parecía gilipollas con aquella sonrisa, de verdad.

Pero tenía que preguntar, no citarte en la iglesia y esperarte en el altar a ver si te daba por aparecer —contesté divertido, abrazándola y achuchándola, dejando mi cabeza justo encima de la de ella, en donde deposité  un beso en su frente antes de separarme—Has cumplido uno de los sueños de mi vida: que mi novia me diga que sí. Cuando nos casemos cumplirás otro. Aunque creo que eres la principal causante de que todos los sueños de mi vida estén cumplidos… —razoné de manera divertida, dándome cuenta de lo jodidamente cursi que sonaba—Ha sonado exageradamente puke rainbow eso. Pero bueno, teniendo en cuenta la situación, está justificado.

Entonces Fly me preguntó que si yo me quería casar con ella. Oh, sí, tenía tanto tiempo libre que me había estado comiendo la cabeza durante tanto tiempo para hacerle una pregunta trampa. “¿Quieres casarte conmigo?” “¡Sí!” “Pues no, te lo creíste, vete para la pinga”. ¿De verdad me estaba devolviendo la pregunta?

Vaya, me has pillao’ —dije con un gesto desconforme cuando dijo que un Hufflepuff que llega a auror es capaz de hacer esa pregunta sin querer casarse—En realidad era una apuesta, todos decían que eras demasiado cactus para aceptar, pero yo me puse de chulo diciéndoles que no podrías resistirte a mi increíble adorabilidad de osito de peluche. ¿El que casi roba el anillo? Lo he contratado para darle más dramatismo al asunto —añadí todo eso casi de carrerilla y claramente de broma, ya que por la cara que se me quedó cuando cogieron mi cajita con el anillo de mi abuela estaba claro que no estaba absolutamente nada planeado. Si casi he visto la cara de mi abuela a través de mis ojos gritándome desesperadamente.

Entonces sonreí ya de manera sincera y di unas palmaditas en el aire. ¿Sabes qué era lo mejor de pedirle a tu novia que se casara contigo y que te dijera QUE SÍ? Planear la boda, claramente. Siempre me había imaginado una boda espectacular, de esas en donde el cura es Darth Vader o Batman, en donde todo es temático y esa boda que no quieres que se acabe porque es la puta hostia de boda. ¡Esa boda!

¿Sabes lo mejor? Que ahora que has dicho que sí podemos oficialmente empezar a planearla —dije contento, cogiéndola de la mano para empezar a patinar con ella por todo el lago. Me puse delante de ella y patiné de espaldas, que por suerte era una de las cosas que se me daban bien—¿Qué clase de boda quieres? ¿De esas pequeñas y familiares con poca gente o un gran bodorrio con una gran fiesta en donde todos los invitados digan: ¡COMO LA BODA DE DRAKE Y FLY, NINGUNA! —teatralicé emocionado como si estuviera leyendo la portada de un gran periódico.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Sáb Mar 12, 2016 10:31 am

Conociendo a Drake no pudo más que limitar una ceja y mirarle de arriba abajo con sendos brazos cruzados sobre su regazo con cara de “eres Drake, eres capaz de citarme en la Iglesia y que todo el mundo sepa lo de la boda menos yo”. Que con lo inútil que era Drake, sería imposible organizar tal evento a espaldas de Fly aun cuando esta parecía vivir en una dimensión paralela donde la gente no se enteraba de absolutamente nada lo que pasaba a su alrededor. Como, por ejemplo, que tenían una Mortífaga conviviendo en la misma casa que ellos. Y hablando de eso, si se iban a casar, ya era hora de darle puerta y mostrarle lo bonito que es el mundo cuando te quedas en la puta calle. Sí, sería bonito mostrárselo, pero a ver quién es el valiente que le dice a una Licántropa que tiene que irse de casa porque ya va siendo hora que deje intimidad para humanos, erizo, lechuzas y monos. Sí, ya era hora de que cogiera la puerta y viese lo grande que es el mundo.

- Hombre, capaz te veo. – Dijo la castaña antes de volver a ser abrazada por Drake y sonriendo ampliamente, pasando sendos brazos tras la espalda del chico y apoyando la cabeza sobre su pecho debido a la diferencia de altura. Porque Fly no era bajita, sino que Drake era enorme. No tenía nada que ver, que ella no llegase al metro sesenta. Era su culpa por llegar casi a los dos metros. – Entonces tus sueños son, que te diga que sí y que me case contigo… - Hizo una breve pausa. – Entonces puedo cumplir solo uno, decirte que sí, pero no casarme. – No, no estaba pensando otra vez si volver atrás en su decisión, pues aunque aquello le parecía una mera formalidad sobre el papel, lo hacía por dos razones. La primera de ellas, porque sabía de sobra que podía confiar en Drake y que sería capaz de soportarle durante lo que les restaba de vida (y más teniendo en cuenta lo corta que suelen ser las vidas de los Aurores). Y, segundo, porque a Drake le hacía ilusión y con tal de verle feliz haría lo que estuviese en su mano. – Es que me adoras, asúmelo. – Sonrió la castaña devolviéndole una vez más el beso.

No veía a Drake capaz de lanzar una propuesta así al aire para probar nada. Simplemente aquella pregunta salió de sus labios porque tendía a pensar poco lo que iba a decir. Además, en ese tipo de situaciones nunca sabes cómo vas a reaccionar y Fly reaccionó con una nueva pregunta para Drake. Coño, a lo mejor era una encuesta abierta al público. – Lo que no has sospechado es que yo te he dicho que sí por pena. Porque mira Drake, es que tú eres Hufflepuff, si te digo que no te me deprimes y vuelves a Hogwarts sólo para lanzarte desde la Torre de Astronomía. Y no quiero tener el cargo de conciencia de tu muerte a mis espaldas. Que con lo que pesas acabo más bajita. – Sonrió divertida pues todo lo que acababa de decir no era más que una broma al mismo nivel que la que el chico acababa de hacer.

Planificar la boda. Cuando había aceptado sin pensar, no había pensado en eso. Porque, obviamente, no había pensado en nada. Simplemente había dicho que sí y que viva la Pepa. Pero ahora se daba cuenta de todo lo que había que hacer y todo lo que había que pagar. Por Merlín, que eran funcionarios, no jugadores de Quidditch profesional. ¿De dónde iban a sacar tanto dinero? Iban a tener que pedir una segunda hipoteca. Bueno, una primera, porque Drake no había puesto un duro en el piso. No, no. No había pagado nada. Que conste.

Patinaron un par de metros y Drake se soltó de su mano para girarse cual persona que se cree superior patinando y no sabe que si presta demasiada atención a la conversación puede salirse de la pista de patinaje o comerse a un niño que está en mitad de su camino. – Eso significa que quieres un bodorrio caro, con gente que no ves desde hace años, con malgasto de comida que se acabará tirando porque la gente no come tanto y demás tonterías, ¿No? – Enarcó una ceja mirando directamente a Drake. - ¿O prefieres una boda con personas que te importan y que de verdad se preocupan por ti? No sé, para gustos los colores. – Añadió con una leve sonrisa. – Aunque ya sabes que dicen que en el día de la boda manda la novia y aunque seas la mujer de la relación no te veo yo a ti con un vestido blanco por muy Hufflepuff que seas. – Tiro de la mano del chico y le obligó a colocarse como una persona normal para patinar por el hielo.

- Pero eso sería mejor hablarlo en casa, con pergamino y pluma para ir anotando ideas y a quien invitamos y a quién no. Y ten claro que tu hermano viene solo, no pienso aguantar que nos joda las fotos colándose con su nueva guarrilla de turno. – Añadió muy segura de aquello último que acababa de decir. Apreciaba al hermano de Drake, pero no tenía la cabeza precisamente centrada.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Mar Mar 15, 2016 7:18 pm

“Jiji” era lo que sonaba en mi cabeza ahora mismo una y otra vez. Un “jiji” de felicidad. Un “jiji” de victoria. Un “jiji” de pasión y amor. Un “jiji” de: ¡me voy a casar con Fiona Tattiana Shadows! ¿Sabías lo qué era eso? Mi sueño, mi sueño de joven, de adulto y hasta de viejecito. En verdad, si me pongo a pensarlo, me veía perfectamente dentro de cuarenta años al lado de Fly. Ella tan bajita como siempre y yo algo encorvado por haber nacido tan alto, con un bastoncito que me haga todavía más sexy. Pero siempre con ella. Así que claro… en vista a la respuesta tan agradable que me había dado y pensando que por fin ya había salido todo bien y yo me había quitado todo ese peso de encima, tenía una sonrisas de esas de tontos que son sencillamente imborrables.

Ante mi explicación de machote mentiroso que alude al hecho de haberlo hecho por una apuesta, ella contestó de una manera en dónde me hacía un zas en toda la boca. Si es que la jodida Slytherin siempre tenía un as en la manga para joderme todas mis estratagemas.

Qué bien me conoces —ironicé divertido ante lo de tirarme por la Torre de Astronomía. Era verdad que en nuestra estancia en Hogwarts un Hufflepuff se suicidó tirándose por la Torre, pero coño… yo no iba a hacer eso—Que lo hiciera un Hufflepuff no quiere decir que todos los demás lo hagamos, ¿vale? Aquel tío tenía una especie de trastorno chungo, no lo sé. ¡Pero no era normal! Los Hufflepuff somos un poco simples, pero no retrasados. Además, ya sabes que si me dices que no, lo más probable es que me muera ahogado en mis propias lágrimas porque además de estar triste por tu trágico rechazo, estaré magnificando la sensación al ver películas de amor dramáticas y escuchar canciones románticas de amor no correspondido —asentía mientras hablaba, ya que todo lo que decía era más auténtico que nada en este mundo. Lo de tirarse de la Torre de Astronomía era demasiado mainstream para mí—Ese sería mi auténtico y penoso final.

Insité a Fly a seguir patinando mientras hablábamos de cosas bonitas, como lo era NUESTRA FUTURA BODA, por lo que me puse de espaldas para poder mirarla a los ojos mientras le preguntaba que qué tipo de boda prefería. La verdad es que yo sabía que me lo iba a pasar igual de bien fuera una gran boda o una más pequeña en dónde invitar a sólo los más allegados, por lo que eligiera ella. Aunque debía de admitir que no me importaba pedir un préstamo a los putos duendes de gringotts con tal de celebrar por todo lo alto esta noticia.

Ese día está claro que será tu día —sonreí sin darme cuenta con una dulzura increíble, pues estaba claro que estaría tan preciosa que todos los ojos de la boda irían hacia ella. O así siempre me lo había imaginado yo—Yo me adapto a lo que tú prefieras. Ya sabes que me encanta la fiesta, así que con que nuestra boda tenga la mejor fiesta del universo y nos lo pasemos de una manera que sea imposible de olvidar, me vale —añadí convencido. Entonces me volví a colocar al lado de ella para no comerme de espaldas a ninguna persona que se metiera en mi camino y asentí con la cabeza—Vale, vale. Es que me emociono, ya sabes…

Eso último lo dice con cierto aire soñador, agachando la mirada con una sonrisilla de “jiji” en el rostro. La misma sonrisilla que había tenido desde los últimos cinco minutos. Lo primero que haría cuando llegue a casa será enviarle una carta a Allie y Emily, las dos personas VIVAS (y si nos ponemos con tecnicismos, en realidad Emily tampoco entraría dentro de mis amigos que aún siguen con vida) que sabían mis intenciones de pedirle a Fly que se casara conmigo. Sven era el que más me había apoyado… pero bueno, las circunstancias son crueles.

¿Nunca has pensado en algo que debe de haber en tu boda sí o sí? —pregunté curioso—Es que claro, como siempre habías parecido tan reacia a casarte, siempre pensé que ibas en serio y no querías. Además, te recuerdo que cuando nos reencontramos hace dos años, estabas prometida y huiste —dije de buen rollo, ya que si de algo podía presumir de nuestra relación era la increíble confianza que había entre nosotros—Y claro, nunca hemos hablado en serio de una boda en plan de verdad. Bueno, tú nunca me has hablado de eso en serio, tú ya sabes que yo siempre me he motivado con estas cosas —admití, esperando que me dijera algo que siempre hubiera querido tener en su boda, ya que si por mi era, haría la boda de su sueño y no del mío. Total, ella ya me había hecho feliz a mí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Jue Mar 17, 2016 10:16 pm

Fly era ese tipo de persona que cuándo la gente conocía no entendía cómo diantres había ido a parar de Slytherin, dado que no tenía una marca tenebrosa tatuada en su antebrazo y no iba por ahí predicando sobre la superioridad de los sangre limpia. Luego pasaba como Drake, que abría la boca para intentar dejar por los suelos a la chica y esta acababa devolviéndoselo en forma de patada en la entrepierna metafórica. Y es que Fly podía ser muchas cosas, pero claramente había ido a parar a la casa correcta a pesar de las evidentes diferencias respecto al resto de sus compañeros.

- Es incluso más triste que el de la Torre de Astronomía. Que no sólo fue triste por tirarse desde la Torre de Astronomía por un amor no correspondido, sino que encima nadie notó que no estaba hasta pasadas varias semanas cuando a alguien le dio por encontrar su cuerpo por casualidad. – Se mordió la lengua por no hacer ningún tipo de comentario sobre el tema. Se mordió la lengua, pero no sirvió de nada. Pues, como todo, acabó soltándolo. – Aunque posiblemente a ti te pasaría lo mismo. Nadie encontraría tu cuerpo hasta que tu madre decidiese hacerte una visita para ver cómo están tus monos. – Pero sí fue capaz de morderse la lengua sobre cuál sería la razón por la que nadie encontraría su cuerpo antes y es que, a pesar de ser una persona sumamente cruel, conocía dónde estaban los límites. Además, quería a Drake, decirle que todos sus amigos estaban muertos era demasiado cruel. Incluso cuando una de las muertas era Emily y aún podían conversar sin necesidad de recurrir a una Ouija.

Patinaron durante un par de minutos y Drake no tardó en volver al tema. Y es que era lógico. Ahora era el tema supremo. Si Drake aún tuviese algún amigo con vida les escribiría una lechuza nada más llegar a casa diciendo que Fly había aceptado a casarse con él. Pero ninguno estaba vivo para verlo. Literalmente se habían tomado en serio lo de “no viviré para verte en el altar” que se suele decir cuando alguien es tan patético que no piensas que pueda casarse. O cuando alguien es tan Hufflepuff, que para el caso viene a ser lo mismo. - ¿Piensas pagarlo tú? – Preguntó parpadeando de manera exagerada con un toque infantil. – Porque te recuerdo quien pagó la casa. – Sí, aquí todo se paga a medias. No jodas, que pagar una casa es más dinero que pagar una puñetera e innecesaria boda.

- ¿Un novio? – Enarcó una ceja sin saber muy bien a lo que se estaba refiriendo. – No sé, llámame loca, pero lo veo algo primordial cuando vas a casarte. Porque casarse sólo tiene que ser un tanto estúpido, aunque hay en Estados de Estados Unidos donde es legal casarse con objetos y animales… Por lo que… Bueno, puede no ser necesario que haya un novio, pero en mi boda estaría bien que hubiese uno. Ya sabes, no me gustan los animales y casarme con mi cama es una opción, pero seguramente en unos años necesitaré cambiar de colchón y no sé cómo irá eso del divorcio entre mujer y cama. – Dijo muy seria, como si aquello fuese un tema digno de Trabajo de Fin de Grado. Porque los temas del T.F.G. son amplios y fascinantes. Y joden mucho a los pobres muggles universitarios que están en cuarto de carrera y no saben qué hacer con sus miserables vidas.

Soltó una leve sonrisa y escuchó el resto de palabras de Drake, ya esta vez algo más seria. – A ver, no veo necesario casarse. Puedes vivir exactamente igual sin una boda. A fin de cuentas es firmar un papel y hacer saber a todo el mundo que te casas, pagarles la comida y esperar un regalo decente por su parte que, posiblemente, venderás por internet. Que listos estos muggles. – Añadió con una sonrisa divertida. – Pero a ti te hace ilusión. Y sí a ti te hace ilusión, a mí me hace ilusión. ¿No se basa en eso una relación? – Preguntó con cariño apretando la mano del chico. – Además, la última vez… Era diferente. No pensaba volver a Noruega cuando puse un pie en Inglaterra, me dio pena decirle que no y huir. Así que dije que sí y huí. ¿Fue lógico? No, pero de los errores uno aprende y mira, te he dicho que sí y aquí sigo. Aunque el mes que viene tengo que ir a Papua Nueva Guinea a ver elefantes. – Dijo con voz seria mirando hacia la pista de hielo. – Es broma. – Sonrió de medio lado y aceleró hasta llegar al final del lado de la pista en el que se encontraban.

Dio un paso hacia el césped donde estaban sus cosas y se dejó caer de lleno hacia atrás para sentarse. – A ver, ¿Qué quieres qué te diga de las bodas? – Se comenzó a quitar los patines y los colocó a un lado, estirando las piernas y mirando a Drake con rostro infantil. – Si te soy sincera no he pensado nunca cómo sería mi boda de ensueño. La última vez no tuve la oportunidad de eso. Él dio todo por sentado, y no tuve ni voz ni voto en ello. Así que no pude pensar mucho cómo sería lo que quería. – Se encogió de hombros y acercó sus pies hacia el resto de su cuerpo, quedando sentado en posición de indio.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Sáb Abr 02, 2016 5:07 pm

Lo de Marty había sido lo más triste que había visto en mi vida. No solo se había suicidado (que eso ya es triste), sino que encima lo había hecho por amor (duplicamos la tristeza), sin es que, para más guasa, nadie se dio cuenta de su desaparición hasta que encontraron su cuerpo (wombo combo de la tristeza suprema). La verdad es que había sido una trágica situación, pero ahora, casi doce años después, pues uno hasta le ve la gracia, aunque suene un poco perverso. Miré a Fly con cara de pocos amigos cuando dijo que a mí me pasaría lo mismo. Y en verdad tenía razón… todo mis amigos estaban muertos o en proceso de estarlo, por lo que si me moría yo… sí, posiblemente mi madre sería la primera en darse cuenta teniendo en cuenta que mis relaciones ahora mismo estaban un poco muertas.

Tienes razón, pero yo no me suicidaría por amor —dije claramente, con cierto orgullo por ser menos triste que Marty Cooper—He tenido a lo largo de mi vida bastantes dramas con el amor y aún así prefiero intentar matar a mi corazón con sobredosis de azúcar que tirarme por una torre. Soy demasiado cobarde para suicidarme, ya lo sabes —me encogí de hombros con toda la sinceridad del mundo, sonriendo ampliamente ante la cruda realidad—Aunque no me suicidaría. Qué desperdicio. Después de ver morir a la mitad de mis seres queridos he aprendido a valorar la vida, por irónico que suene.

Hablando de la boda… yo iba a ser igualmente feliz con una boda pequeña que con una bodorrio por todo lo alto mientras mi novia fuera Fly. La única diferencia que había entre ambas era el gasto económico que habría entre ambas y la cantidad de personas que irían a la misma.

Deja de recordarme eso. ¡Te recuerdo que me mudé contigo después de que la hubieras pagado entera! ¡Si no te hubiera ayudado con el pago de la casa! —me quejé como un niño chico cuando me echó en cara lo de no haber pagado la casa—Si te llegas a mudar tú a la mía no hubieras tenido que pagar una mierda y lo sabes —hice una pausa para mirarla de reojo con un enfado totalmente fingido—Y tengo unos ahorros acumulados. No me importaría gastármelos en la boda si es necesario. Total, ¿qué otros gastos tenemos? —pregunté de manera retórica. El único gasto por el que habría que ahorrar es un hijo, pero no quería sacar el tema. No sé por qué pero no me imaginaba a Fly aceptando casarse conmigo y a la proposición de tener un hijo.

Le pregunté a Fly sobre lo que quería tener en su boda y cuando empezó a desvariarla sobre el novio y la cama, yo la miré con cara de pocos amigos, pero una cara de pocos amigos extremadamente divertida. No era la primera vez que me decía lo feliz que sería viviendo eternamente con la cama, o más bien, sobre la cama.

Ambos sabemos que preferiría casarte con la cama. ¡No hace falta que me lo recuerdes! Maldita y sensual cama, siempre seduciéndote mejor que yo… —medio murmuré eso último—Si quieres la metemos dentro del contrato matrimonial. Yo creo que hacemos un buen trío —entonces sonreí ampliamente, refiriéndome claramente al contenido sexual, pero es que yo no sabía poner una sonrisa pícara o sexy, yo simplemente sonreía con mi sonrisa monosa y estúpida.

La opinión de Fly no me cogió por sorpresa… si ya sabía yo que mucha ilusión no le hacía… pero me alegró escucharla decir que si a mí me hacía ilusión, a ella le hacía ilusión. Oh, me enamoró con esa frase tan sencilla y llena de amor. ¡Si es que en el fondo no era una maceta! ¡Era una linda flor llena de pétalos y amor! Lo que me contó de su última pareja y prometido me hizo cambiar el gesto a uno más serio y la verdad es que no me preocupé. Creía conocer a Fly lo suficiente para saber que me quería y que no me iba a abandonar, aunque con lo inseguro que soy seguro que hasta el día de la boda siento ese pequeño temor de que me abandone en el altar.

Alcé las cejas cuando dijo lo de Papua Nueva Guinea, riendo divertido mientras me paraba ya en el césped en dónde estaban nuestras cosas.

Si me hubieras dicho “erizos” hubiera quedado más creíble —dije divertido, caminando por el césped con los patines hasta tirarme al lado de nuestras mochilas. Empecé a desabrocharme los patines mientras la escuchaba hablar. ¡Su exprometido era un mierdas! Pero si lo mejor de las bodas es ver la ilusión de la mujer y cumplir todas sus decisiones!—Tssssssssk… —hice un sonido algo pasota cuando le dijo lo de su casi boda anterior—Pues aquí no tomaremos ninguna decisión hasta que estés cien por cien conforme. Como si quieres hacer una boda temática, una boda bajo el agua y en el aire con escobas. ¡Lo que tú quieras! —dejé los patines a un lado y me senté como los indios justo en frente de Fly—Así que ya puedes empezar a pensar qué es lo que quieres. Yo me adapto a lo que tú quieras, cualquier idea que se te ocurra dímela. Si podemos hacerlo como se nos de la gana, no tenemos que seguir ningún patrón o línea socialmente aceptada. Es nuestra boda, así que hacemos lo que nos salga de las narices.

Entonces con mi mano cogí su mano en dónde estaba el anillo de prometida y lo miré con felicidad, pensando en una de las muchas cosas que a mí me gustaría que estuvieran en mi boda. Le dije la menos estrafalaria.

Por ejemplo... —hice una pausa y sonreí un tanto risueño—A mí me gustaría que fuera Poring Poi y Anatolia a la boda. Podrían llevarnos los anillos. ¿No sería MONÍSIMO? —entonces reí por el chiste y el juego de palabras—Además, Poring ha estado conmigo desde los doce años. Sería bonito, ¿no crees? —Seguro que le parece una idea de puta pena. Pero bueno, por intentarlo no pasa nada, además, quería que ella también me dijera sus ilusiones.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Dom Abr 10, 2016 10:49 am

Enarcó una ceja para demostrar aunque fuese por una vez en su relación (y por tanto, también por primera vez en su vida) que tenía su parte femenina. Pues, muy en el fondo de aquella apariencia y comportamiento, ella podía llegar a ser la mujer dentro de la relación. No por ser  como se espera por parte de una mujer, sino porque se sintió molesta por el comentario de Drake acerca de sus dramas en el amor. Apoyaba eso de no suicidarse por amor, pues nunca había entendido donde estaba la parte romántica de Romeo y Julieta donde ambos se suicidan por amor y encima muere hasta el narrador. Pero lo que no apoyaba es que hablase de sus dramas en el amor pasado cuando acababa de pedirle que se casase con ella. - Ah, ¿Qué has tenido muchos dramas? - Había quien quería conocer todo de su pareja pero Fly prefería no saber con quién había estado o dejado de estar Drake antes de volver juntos. Serían unos celos injustificados, pero eso no hacía que dejase de sentirlos hacia otras mujeres que habían pasado por la vida de Drake.

No hizo más que negar y sonreir ante las palabras del chico, pues por nada del mundo pensaba darle la razón respecto al tema aunque sabía de sobra que la tenía. - Nada, nada, excusas baratas. - Dijo con tono divertido. - Estáis Stella y tú de ocupas. - Y hablando de Stella a ver quien era el valiente que se atrevía a decirle que se fuese a vivir a la calle cual indigente y usase como calefacción y cocina un contenedor lleno de deshechos en llamas. Porque no era sólo el momento incómodo de decirle a alguien que era hora de que buscase otro lugar donde vivir porque iban a formar una vida juntoa y un poco de intimidad está bien. Sino que además era decírselo a una licántropa y supuesta ex mortífaga. A ver quien tenía las pelotas cuadradas para decirle aquello. Y estaba claro que Fly no sería, pues los Slytherin no destacaban por su valentía y los Hufflepuff... Bueno, alguien descubriría cual era la característica de los tejones además de su inutilidad. Quien sabe, quizá un día un talentoso mago hiciese una exaustiva investigación sobre los usos de las varitas como monda dientes para trolls y a su paso descubriese para qué sirve un Hufflepuff además de para ser el resto de alumnos sin nada destacable de Hogwarts. Como Colón con América, pero sin genocidio nativo.

- Eh, una cosa es gastar dinero y otra muy distinta malgastarlo. Yo no pienso invitar a comida a un grupo de gorrones a los que no veo desde hace años y que sólo se interesan por nosotros cuando les damos comida y fiesta gratis. - Dijo con tono serio, pues no pensaba ir tirando por ahí el dinero. Una cosa era que no tuvieran problemas económicos y otra muy distinta era tirar el dinero de esa manera. - Y puedes usar ese dinero para la factura del gas, del agua, de la luz... Incluso para comprar un coche si te hace ilusión tener uno. O para regalarme algo bonito, pero no para tirarlo por ahí. - Añadió, pues una boda no era precisamente barata y mucho menos lo era cuando invitabas a media comunidad magica con la cual habías cruzado una palabra en los últimos cinco años pero ya resultaba ser un pretexto válido pata invitarles a comer. Porque sí, algunos hacen regalos e incluso gastan más de lo que gastarían yendo a comer por su cuenta. Pero otros muchos no. Y esos otros muchos eran la gran mayoría.

Colocó la mano abierta sobre el hombro de Drake y tragó saliva. Le miró directamente a la cara y aguardó por un par de segundos para aclimatar la tensión del momento y el nerviosismo ante su respuesta. Tragó saliva nuevamente y habló. - Drake, no sería capaz de compartir lo que más feliz me hace en el mundo contigo. Suficiente que me caso contigo y no con la cama. Y suficiente que te dejo dormir en ella y no en la habitación de invitados que has convertido en tu propio zoológico para monos. Asi que no, la cama es mía ahora y siempre, nada de bienes conjuntos ni gilipolleces. -Una vez acabó de hablar no pudo evitar reírse tanto de la situación como de sus propias palabras.

La experiencia de Fly ante el compromiso no era la mejor que podía tenerse, pues toda su vida se había negado a ello y una vez había dado su brazo a torcer para aceptar las cosas habían sido incluso peores de lo que imaginaba. Por aquella razón era reacia en un principio a volver a comprometerse pero, seamos sinceros, era Drake, no cualquier otra persona. - A ver, no es que se haga lo que yo quiera. Es que se decida todo entre los dos y si tú quieres algo, se piense y decida entre ambos. No que des por hecho que es maravilloso y por eso me va a encantar cuando ni me has preguntado. - Aclaró pues, por mucha personalidad y carácter que tuviese quería que la boda fuese cosa de dos, no que uno llegase y diese por sentido los gustos del otro sin preguntas siquiera por su opinión. Uno se casa un par de veces a lo largo de su vida (ninguna en el mejor de los casos y una si tu pareja insiste y le hace ilusión) y por eso mismo hay que pensar bien lo que se hace y decide.

- Como eso. - Dijo con tono serio apartando sus patines del medio al escuchar la mención a los dos simios que vivían en su casa como si aquello fuese un zoológico. Menos mal que eran monos bastante siemples, sino Fly habría llamado al control de plagas o a la protectora de animales para librarse de ellos. Pero no, se comportaban y no lo había hecho. Aunque lo cierto era que no lo había hecho porque aún tenía la esperanza de que aquellos monos resultasen ser como los pingüinos de Madagascar. La esperanza es lo último que se pierde, y sino que lo digan a los madrileños con las mil y una dimisiones y vueltas a la política de Esperanza Aguirre.

- Anatollia. - Repitió en voz alta. - Vale que Sven tuviese nombre de reno, pero su segundo nombre era incluso peor. - Dijo sin ninún tipo de tapujo. Sí, estaba muerto. Pero si estuviera vivo habría hecho el mismo comentario. Eso sí, al paso que llevaba la lista de amigos de Drake, a su parte de la lista de invitados de la boda habría que contactarles por ouija. - No sé de dónde sacaste el nombre de Poring, pero es mejor que el de la mona. Y no, no sería monísimo. - Por alguna razón había imaginado al mono con esmoquin y a la mona con vestido de gala, lo cual no era agradable a la vista a no ser que lo imaginases en forma de dibujo animado. - Son monos, no personas. Deja de imaginarlos como si fueran los de El planeta de los simios, estos te aprecian porque les das de comer. - Añadió posando la mano sobre la del chico. Entendía que tuviese aprecio a sus mascotas pero de eso a invitarlos a una boda había un gran paso. Un gran paso del tamaño de la Fosa de las Marianas.

No tenía muchas ideas en cuanto a su boda. Principalmente porque nunca se había planteado aquello aunque Drake llevase tiempo soltando indirectas referentes al tema y, como buen Hufflepuff que era, no eran muy buenas precisamente. - Si por mi fuera invitaría a las cinco o seis personas que no queremos que falten y fin. Pero tú lo querrás a lo grande. Una boda que todos tus amigos recuerden como la fiesta del siglo. El evento del año. - Dijo con sarcasmo en aquellas últimas palabras. No le ilusionaba casarse frente a personas que no le importaban lo más mínimo y que el sentimiento era mutuo. -   Así que, empieza con tus ideas de boda de ensueño y yo me adapto. Eso sí, no pienso casarme por la iglesia, eso no se cambia. - Añadió con una leve sonrisa. A ella le importaba una mierda dónde se casasen, cómo y cuándo. Tan sólo era un papel, nada más. Pero si a Drake le ilusionaba tanto, aceptaría sin pensarlo dos veces. Eso sí, tener que pensar demasiado en detalles a gran escala era agobiante. Que él decidiese lo más importante y luego ella pensaría en el pastel, la comida o la música.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Lun Abr 18, 2016 2:42 am

Le ha salido voz de antipática. ¿Y ese “ah, ¿has tenido muchos dramas?” a qué venía? Nunca hemos hablado de mis dramas pasados ni pensaba hacerlo, pero era una manera de hablar. Joder, cuando las mujeres se ponen así me dan miedo. ¿Por qué le está dando más importancia de la que tiene a un estúpido comentario que, ni siquiera, era lo importante de la frase? Como soy un calzonazos y no quería decir nada que la molestase, simplemente fruncí los labios hacia abajo y negué con la cabeza.

No, en verdad no… —Y fin.

Y otro tema importante: Stella. No es que me cayera mal ni nada de eso, pero en realidad sobraba. O sobrábamos nosotros, no sé. Pero a mí no terminaba de molarme del todo seguir viviendo con ella cuando puedo perfectamente —con mi economía individual sin tener que contar con la de mi prometida para nada— pagarme una casa para estar con mi pareja a solas. Así que ya que sacó el tema… quise preguntarlo.

En cuanto a Stella… ¿Tú ves bien que siga viviendo con nosotros? Yo no quiero ser un capullo del tres al cuarto, que encima fui el último en llegar a esa casa, pero me gustaría vivir solo contigo —le “confesé”. Y lo pongo entre comillas porque era una confesión relativa, ya que probablemente Fly ya lo supiese porque soy más predecible que un capi de Pokemon.

Negué con la cabeza cuando dijo que no iba a gastarme todos mis ahorros en la boda para darle de comer a gente interesada. En eso estaba totalmente de acuerdo. Yo no tenía pensado invitar a nadie que no considerase mi amigo.

Yo tampoco quiero invitar a gente con la que no tengo trato —le contesté, mirándola de reojo por lo de pagar las facturas y comprarle algo bonito—. ¡Sabes que aporto todo lo que hace falta! ¡Además, el otro día te compré una camiseta super chula! ¡Y ayer te llevé un magdalena de chocolate! —Lo que era detallista, yo era muy detallista. ¿Pero qué quería, que me gastara toda mi paga en un anillo o en una joya? No sé, pero me prefería de mejor calidad una camiseta personal que sé que le va a molar porque es de algo que le gusta y no una joya que sé que ni se va a poner…

Cuando le hablé de la cama, se puso super seria. Por suerte, cuando empezó a hablar supe que estaba de coña o se me iban a subir los huevos de corbata. Cuando Fly se pone seria de verdad, se pone seria que acojona. Pero no, aquello era solamente un relato divertido sobre su amor incomprendido sobre el colchón de nuestra cama.

Mientras me pongas los cuernos solo con la cama, me parece estupendo —dije contento, viendo cómo reía.

Yo estaba cien por cien de acuerdo en hablar sobre todos los detalles, hasta el más mínimo, con Fly. No tenía intención alguna de hacer nada por mi cuenta, sino que quería que aquello fuera cosa de los dos, al fin y al cabo, sería nuestro día. Y, por lo menos yo, quería que fuera épico, fuera una boda íntima o grande, me daba igual. Fuera como fuese, ya solo con la novia que tendría sería sublime. Asentí cuando quiso dejarme claro que la boda era cosa de dos, ya que obviamente no iba a llevarle la contraria en eso. Eso sí… la idea de que los monos llevasen el anillo me gustaba, pero al parecer a Fly no.

Sven era el segundo nombre, Anatolio el primero, que es lo triste —le corregí divertido—Se llamaba Anatolio Sven Moretti. Y no sé… se lo puse porque fue lo primero que se me ocurrió… Poring lo saqué de un videojuego muggle al que jugaba mucho antes de entrar a Hogwarts —le expliqué a Fly—¿Entonces es un no rotundo que lleven los anillos? Creo que podría enseñarles a hacerlo perfectamente sin crear ningún lío. Sería super mono… —la miré con ojitos—Por lo menos piénsatelo —añadí, acariciándole el hombro con la mano intentando buscar por lo menos una oportunidad.

Si Fly prefería una boda pequeña, por mí sería perfecto una boda pequeña. Del Ministerio solo invitaría a las personas más importantes para mí, que realmente eran pocas, mientras que por personas más íntimas de fuera… estaban todas muertas, así que mi lista de invitados no sería demasiado grande.

Por mi está bien que sea un boda pequeña y prefiero también no casarme por la iglesia, ¿sabes por qué? —la dejé con la intriga unos segundillos, aunque posiblemente yo tuviera más ganas de decirlo que ella de escucharme—. Si nos casamos por la iglesia solo podemos casarnos por la iglesia, si nos casamos por lo civil podemos hacer la ceremonia en cualquier sitio. ¿No te gustaría casarte en la playa o en algún lugar diferente? —pregunté, para ver si se animaba con algo en especial. Luego volví al tema de las invitaciones—Y por mí genial invitar a poca gente. Por mi parte son pocos en realidad… Mi madre, mi hermano, Emily, Allie, Iorweth, mi nuevo ahijado Sirius. Y si tal a algunos familiares cercanos, pero para de contar —conté por encima, encogiéndome ligeramente de hombros—Son pocos. Prefiero compartir mi día con la gente importante y hacer de esa boda la mejor boda del mundo que estar lidiando con gente que en verdad no nos importa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Fiona T. Shadows el Jue Abr 21, 2016 2:40 pm

Era evidente que ninguno de los dos quería seguir compartiendo piso pero por nada del mundo pensaba mudarse. Ella había pagado aquel piso al completo y Stella no había puesto ni un mísero penique, así que en caso de irse alguien era evidente quien sería ese alguien. Pero luego estaba la gran pregunta. Esa gran pregunta que ninguno de los dos quería hacerle a Stella para sugerirle que sería conveniente buscar un nuevo apartamento donde vivir. Por lo que Fly, cual buena Slytherin, miró a Drake, como bien Hufflepuff que era y parpadeó exageradamente, como si de una niña pequeña a punti de pedir algo se tratara. Y es que, efectivanente, era lo que iba a hacer. - Entonces... ¿Te encargas tú de hablar con ella? - Preguntó con tono pausado e intentando parecer una buena persona que acabaría haciendo que Drake tuviese aquella conversación sí o sí. Él elegía si era por las buenas o si era por las malas. Estaba únicamente en su mano.

- Es un decir, hombre. También puedes gastarte el dinero en columpios para monos, así mantienes a Poring y su amiga entretenidos. - Dijo con tono divertido. Vamos, por lo que a ella se refería, podía gastarse el dinero en comprarse un mono de porcelana para decorar el cuarto de los monos (ya que, evidentemente, aquella orterada no iba a ir en un lugar que pudiese ver todos los días), es más, podía comprarse un puto zoológico si era eso lo que quería. - Lo que me refiero es que no quiero que invites a gente que hace dos años que no ves y con la que no hablas para otra cosa que felicitarle el cumpleaños  ni esos amigos de tu madre que considera ella que debes invitar aunque no te sepas ni su nombre de pila. O esos familiares lejanos con los que compartes apellido o algún tipo de parentesco pero que viven en Australia y no les has visto en tu puñetera vida. - Y aquel comentario no era aleatorio era por su padre y su manía de invitar familiares aleatorios. Que además la mayoría de ellos eran tíos segundos que encima eran muggles y no podían aparecerse como si nada en Inglaterra cuando vivían en la otra punta del mundo.

Apesar de haber roto a reír haciendo evidente que aquellos comentarios no eran más que una broma más, Fly volvió a ponerse algo seria, aunque no le salió demasiado bien porque la sonrisa intentaba salir entre sus labios sin que pudiese evitarlo. - ¿Y quién te dice a ti que no le pongo los cuernos a la cama contigo? - Elevó sendas cejas de manera poco convincente porque se notaba a la legua que se estaba aguantando la risa. Además, que acababa der reirse en su cara. Por muy Hufflepuff que fuese no podría creerse semejante gilipollez. Aunque fuese el mayor Hufflepuff de la historia, repetimos. En la Sala Común de Hufflepuff deberían hacerle una mención honorífica con una plaquita: "A nuestro más celebre alumno Drake Ulrich. Quien no sólo no se suicidó o lo intentó y no lo consiguió por inútil, sino que llego a Auror y aún sigue vivo." Sí, algo así le daría más nivel a la Sala Común, sin duda.

Apenas había tenido relación con Sven cuando este aún vivía, no porque no se acercase a los amigos de Drake por miedo a que acabasen muertos, sino porque no había tenido tampoco la oportunidad ni el interés necesario. Así que saber cual era su primer o su segundo nombre no era precisamente una prioridad en su vida.

- Así que un videojuego... No sé porque siempre pensé que tras ese nombre había alguna anécdota épica. Que decepcionante. - Se limitó a encogerse de hombros. Realmente no se había parado a pensar en la procedencia de semejante nombre, pero Poring era mejor nombre para un mono. Y mejor mono. A Fly le caía bien. Tenía una clara preferencia hacia el mono sobre la mona. - Sería un poco patético. No porque vaya a salir mal, que confío en tu arte como domador de monos. - Lo tranquilizó posando su mano sobre su hombro de modo dramático. - Sino porque son monos. No sé. Preferiría una boda más normal pero si te hace ilusión más te vale que no se traguen los anillos. - Sí, era una persona tremendamente cabezota cual buena tauro que era, pero con Drake tendía a dar su brazo a torcer. El claro ejemplo era aceptar casarse con él.

Hizo una pausa mirando a Drake y abrió la boca para hablar. Pero rápidamente la cerró sin mediar palabra alguna para, finalmente, volver a repetie el proceso y esta vez hablar. - Me gusta la playa. O sea, la idea de la playa. Pero en un sitio que no haga mucho calor y eso, tipo una cala tranquila a la sombra.

- Y se colará un Mortífago en la boda y destrozará a media Orden del Fénix, sí. - Río al escuchar el nombre de los dos últimos mencionados. - ¿Habría que invitar a Albus? Por educación, digo. No es mi mejor amigo en el mundo pero tenemos trato con él. Y muy cercano. - Se encogió de hombros mirando a Drake. Aquella pregunta sí iba en serio. - Por mi parte supongo que... Mis padres y mis abuelos paternos. Y fuera de eso William y Luke quedan descartados por razones evidentes. Así que...  Abi, Erika, Ted y Andromeda. - Hizo una pausa y sonrió. - Y Stella. Deberíamos añadir con la invitación un listado de pisos en alquiler para que vaya pillando la indirecta.

- Supongo que debería añadir a mis invitados a los dos Gryffindor, así Sirius tiene con quien pasar la ceremonia. - No conocía mucho a sus ahijados, todo había que decirlo, por lo que no sabía si Remus y Joahnne se llevaban con Sirius. Era demasiado vaga como para preocuparse de eso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 702
Puntos : 527
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Drake Ulrich el Mar Mayo 03, 2016 5:44 pm

¿¡Hablar yo con Stella para que se fuera de la casa!? Fly quería que me asesinara cruelmente. Joder, ellas dos eran Slytherin, se comprendían. Deberían hablar entre ellas: mujeres, Slytherin, compañeras desde hace más tiempo que yo… Miré a Fly con cara de pocos amigos cuando me preguntó eso, sin muchas ganas de aceptar. ¿Pero acaso me quedaba otra opción? No, por mucho que pareciera una persona razonable, Fly era fría y despiadada y me dejaba la mierda a mí.

¿Y qué le digo, tía? Ustedes tienen más confianza. Deberías hablar tú con ella, pero como eres una COBARDE —resalté eso mientras la miraba de: “No intentes ocultar tu cobardía”—, lo haré yo para ahorrarte el mal trago. Pero ayúdame a saber cómo decírselo.  

Ya me había quedado claro que no debía de invitar a mucha gente a la boda y lo cierto es que no era mi intención, básicamente porque no tengo GENTE a la que invitar pues todos o desaparecen o mueren. Menos mal que Emily ya está muerta, de verdad. No sabes la alegría posterior que me dio pensar que una de mis amigas ya no podía volver a morir. Era un disgusto menos y alguien por la que preocuparme menos.

Me hacía ilusión que los monos llevasen los anillos, sobre todo Poring, que siempre había sido un animal bastante leal a mí. A veces tenía la sensación de que podía escucharme y entenderme, lo cual hacía que nuestra relación fuese genial. La mona todavía era un poco rebelde, pero a esa siempre podíamos dejarla en casa.

Bueno vale, sin monos —dije al ver que no le hacía mucha ilusión. Prefería mil veces dejar eso de lado para que Fly tuviese su boda normal sin monos que pudiesen cagarla o, peor, cagarse en medio de la alfombra—. ¿Qué clase de historia te imaginabas detrás del nombre de Poring Poi? Si es un nombre de mierda. Tenía doce años cuando se lo puse, no tenía imaginación para pensar en nada mejor —admití, curioso por saber qué clase de mierda se habría inventado a través de su nombre.

La idea de casarnos en algún lugar diferente me motivaba mil, por lo que me puse feliz cuando Fly coincidió conmigo en ello. La playa era un buen lugar y el hecho de que fuera en la sombra todavía me parecía mejor.

Tengo una duda. ¿Los vampiros pueden salir por el día siempre y cuando estén en la sombra? —pregunté con sincera duda—. Para ver si puede cuadrar que vaya Emily. Que siempre podemos invitarla solo a la fiesta si no cuadra.

Se me había olvidado Albus Dumbledore. ¡Pero claro que había que invitarlo! Era un hombre muy guay. Por lo menos a mí me caía de puta madre. Era así la perfecta combinación entre hombre sabio e inteligente y parecía que cada vez que abría la boca era para soltar alguna cosa sabia que te hacía pensar. Es que daba gusto preguntarle cosas a Albus, es como si tuviera contestación para todo en esta vida.

Claro. No me lo veo de party hard en la fiesta, pero a lo mejor se deja caer por la ceremonia —contesté con sinceridad a su pregunta, escuchando entonces su pequeña lista de invitados—. ¿Ves? Son poca gente. Podemos hacer cosas muy guays teniendo en cuenta que no vamos a invitar a muchos. Tenemos que tener en cuenta que las invitaciones pueden venir con sus parejas, menos mi hermano, ya lo sé, pero aún así es un número bastante reducido. Además así nos complicamos menos las cosas.

Con una sonrisilla me tiré al césped boca arriba mientras me llevaba a la cabeza mis dos manos, mirando al cielo con una visible felicidad en el rostro. Estaba pensando en la fecha perfecta para casarnos y la verdad es que quizás fuera un poco precipitado... no lo sabía.

Ya sé que te acabo de pedir que te cases conmigo y eso, pero comprenderás mi entusiasmo... Deberíamos pensar cuándo queremos casarnos, que ya sabes que en el Ministerio tenemos que pedir las vacaciones mil años antes si queremos que nos la concedan —dije divertido, teniendo en cuenta toda la mierda burocrática y la lentitud del Ministerio para concederte unas jodidas vacaciones—. Molaría que fuese en verano... así nadie tiene excusa para faltar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 429
Puntos : 327
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t419-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich http://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich
Drake UlrichFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.