Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

¿Felix felicis? || Nina Selwyn||

Stella Thorne el Lun Feb 29, 2016 6:06 am


~S T E L L A ° T H O R N E~

No podía creer que me encontraba en este lugar, nunca me había hecho falta hacerlo. No soy de las que digamos cerebritos, pero tampoco soy de las que estudian, me basta con tomar atención en clases. Puedo hacer todas las travesuras fuera, tener un carácter no de lo más amable, pero cuando se trata de clases me aíslo de todo el mundo y sólo tomo atención en lo que me están diciendo.
Sé lo importante que es tomar atención y aprender, más aún si no creciste sabiendo que eras una maga y que tenías poderes, y calderos en donde podían nacer pociones que salven vidas, pero tu sólo haces líquidos musgosos, fruncí mi ceño y suspiré.
Mire mi alrededor, me encontraba en un recoveco de la biblioteca, y junto a mi libros de pociones de toda índole, desde lo más básico hasta donde quería llegar lo más avanzados. Robert tenía razón soy muy testaruda y orgullosa. Sé de donde inició todo esto, mi inseguridad y mis ganas infinitas de superarme en este ramo. Fue cuando el profesor de pociones dijo hace unas semanas "Aquí vemos un claro ejemplo como tu no escoges el don de del caldero si no el a ti..." y sí, lo dije refiriéndose a mi. Todos en la sala se rieron, y sí hasta yo en cierto punto, quien no iba a encontrar gracioso como mi poción explotaba en el rostro del profesor. Pero desde allí que no he dejado de pensar en aquello y como lograría superarme. Además este próximo año son los EXTASIS y... "ok debo detenerme ahí" pensé para mi misma o mi cabeza va a explotar.
Mire entre los espacio que quedaban entre los libros de las estanterías, nadie se había percatado de mi presencia...perfecto, metí mi mano izquierda en mi pequeño morral de cuero, saqué mi libreta, mi pluma, y claramente no podía faltar mi bolsa de chocolates para el estudio, esta científicamente probado que el chocolate te da energías y despierta, y es eso lo que debo hacer ahora ¡así que nadie diga lo contrario!.
Me acomodé y comencé  a leer.- Volubilis...- dije casi como un suspiro. Poción para cambiar el tono de la voz, sonreí de lado, sería muy chistoso hacerla a algunos profesores "Aleja ya esa pensamiento y concéntrate", me rete a mi misma, seguí leyendo atenta, los ingredientes, como crearla, se veía tan fácil, "Si todo ha ido bien lanzará unas chispas" leí y pensé para mis adentros "de seguro yo en vez de chispas enciendo la sala completa", suspiré. En eso leí la siguiente poción "Amortentia" hice una mueca con mi boca, ¿quién creo esta poción? pensaba mientras me llevaba una barra de chocolate a la boca.
En eso siento un ruido y me sobresalto, dirigiendo una mirada de odio hacia ese algo o alguien que me había sorprendido así ¡además ese era mi rincón!, pero me detuve y casi me atragante con mi barra cuando descubrí quien había sido. Nina Selwyn.
- Yo....- dije y trague saliva, ¿Por que de pronto hace tanto calor y se me seco la boca?.- Estudios...pociones...biblioteca.- dije palabras sin unirlas entre sí. No sabía muy bien lo que me generaba esa chica, lo único que sabía es que aún no podía responderme el por qué de mis palabras aquella noche de fiesta. No entendía por qué le había dicho eso, y por sobre todo me daba mucha vergüenza recordarlo.
Diablos por qué de todas las personas que me podía encontrar en esta escuela, debía ser ella. "Vamos eres una leona" no dejes que esto te gane. Tomé aire y carraspee mi garganta para poder hablar mejor.- Pensé que era la única ratona autista que se aísla para estudiar.- dije e intente poner una media sonrisa en mi rostro ¿estoy roja? por favor no. No era lo más normal que podía decir, pero al menos pude hilar las palabras, soy pésima en estas cosas. Además seguro que ella ni recuerda ese evento en particular, pensé para mi misma para tranquilizarme.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 16.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 785
Puntos : 441
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Lun Mar 07, 2016 9:46 pm

A Nina nunca le había gustado mucho estudiar en la Biblioteca, aunque se vez en cuando se iba a evadir a ella, precisamente cuando no quería que nadie conocido la encontrase, esos días en los que no deseaba hablar con nadie y no precisamente porque hubiese pasado un mal día, sino que muchas veces simplemente sentía la necesidad de estar sola, de concentrarse en un tema en específico y desconectarse del mundo. Ella era más de estudiar al aire libre y, cuando hacía frío, buscar el abrigo de su Sala Común, pero claro, ese día había sido uno de esos en donde no quería hablar con nadie, o al menos nadie de aquellos con los frecuentemente hablaba.

Bajó de su Sala Común a la Biblioteca y dirigió una mirada suspicaz a Madame Pince, antes de internarse por los pasillos, buscando alguna mesa en un rincón desierto aunque bien iluminado, porque como si en su vida pasada hubiese sido lagartija, amaba el Sol.

Pasó por entre medio de varios pasillos, incluso en uno de ellos vio muy concentrada a una chica de Gryffindor que para ella era bastante conocida, pero aún así la pasó, aunque… unos pasos después, se detuvo y se quedó pensando antes de regresar y meterse a ese rincón oculto en donde estaba Stella Thorne. Se acercó a ella en silencio, como si en verdad buscase sorprenderle, cuando en verdad lo que quería era acercarse lo suficiente sin darle a la chica la oportunidad de huir, como siempre lo hacía.

Aún recordaba ese día en que Stella se había pasado en un par de copas y le había detenido en el pasillo para decirle lo hermosa que era. Un comentario que para ella hubiese pasado desapercibido de no ser porque luego de ese día, la chica cambió completamente su actitud hacia ella, haciéndole pensar que la rubia realmente lo había dicho en serio y de una forma que no era para nada un comentario casual.

A Nina le había picado el bichito de la duda, sentía curiosidad por Stella; curiosidad y otras cosas que ni siquiera entendía, pues era una lucha constante entre su lado rebelde autoconvencido de ser lesbiana y la realidad misma en la que no sabía si en verdad lo era, y con Stella —tal vez— lo podía averiguar.

Sonrió inmediatamente en cuanto la chica notó su presencia, y para ella no pasó desapercibido su casi atragantamiento con el chocolate que comía. Nina se acercó aún más a ella, terminando de recorrer la distancia que les separaba y se apoyó sobre su mesa para mirarle a los ojos, antes de llevarse una mano a su propio pecho.

—Yo… Aburrimiento… Evasión… Biblioteca…

Sonrió aún más ampliamente y deslizó la otra silla desocupada que había en el lugar hasta ubicarla junto a la de la rubia y sentarse junto a ella, echando también un vistazo rápido al libro del cual estudiaba.

—No, no pensaba estudiar aquí. Simplemente quería dejar de encontrarme con la gente que comúnmente me encuentro —respondió con sinceridad —. Pociones… nunca me he apasionado realmente por esa materia, pero es una necesidad para mi. Me gustaría ser Sanadora, algún día… si acaso puedo continuar con mis estudios —volvió a mirarle y alzó los hombros —. Soy la única descendiente de los Selwyn, una familia perteneciente al cerrado círculo de los Sagrados Veintiocho, puristas hasta la médula, lo que significa que no soy yo la que realmente maneja mi destino… A veces me gustaría ser más como tú —le sonrió —; libre, feliz, risueña… llena de vida.

Llenó sus pulmones de aire como si necesitase un poco de aire fresco. Nina realmente siempre había tenido una imagen muy específica de Stella y a veces hasta le envidiaba por ello, porque precisamente le veía de ese modo; libre, feliz, risueña, llena de vida.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Jue Mar 10, 2016 1:29 am

Una de las cosas en las cuales era pésima en mi vida era todo lo que conllevaba las relaciones con un otro si es que no era amistad, o familiar, todo lo demás o me agarraba a golpes o me volvía una sin sentido, torpe, si es que la persona que estaba delante mio me generaba algo parecido a un montón de moscas en mi estomago, sí ¡moscas! porque odiaba sentirme así, y las mariposas son muy lindas para unirlas a una reacción así. Nunca había sido buena para estar con personas que me atraen... espera ¿ella me atrae?. No es que tuviera problemas con que fuera chica, de hecho Robert siempre me enseño de pequeña que no importaba el género sino que fuera alguien en la cual a mi me gustara y me respetara y todas esas cosas cursis que se dice. Pero aún no sabía porque le había dicho aquello esa noche, y ahora al ver mi reacción, parece que si, Nina Selwyn me atrae...maldición.
"ahora sé valiente, tú puedes, es hora de superar esto" pensé para mi misma, para darme valor y parecer que me encontraba bien, y su presencia no me causaba nada, pero la verdad, sentía las moscas ya en mi estomago.
- ¿evasión?.- le pregunte casi por inercia y luego me arrepentí de haberla hecho, nunca habíamos hablado y ahora yo le pregunto por sus problemas.- sólo si quieres decirlo, perdón, soy un gato que algún día lo matará su curiosidad.- le dije sonriendole de lado mirándola a los ojos, no pude sostenerle mucho su mirada, y volví mi vista hacia mi libro, como si fuera la cosa más importante en esos momentos.
Y ahí dijo que había ido allí para no encontrarse con la gente que siempre se topa, algo había escuchado sobre su familia pero no mucho, la verdad no había hablado de ella con nadie, si es que sabía algo era por escuchar en la sala común pero nada más. Volví a levantar mi vista cuando dijo que pociones no era su materia preferida pero que quería ser sanadora, quizás... sólo quizás podría ayudarme. Traté de apartar mi pensamientos, no creo que sea capaz de...- Yo necesito ayuda urgente con pociones, quizás estábamos destinadas a juntarnos.- le dije, espera, ¿fui yo la que dije eso? ¿qué hice? AHHH, sentí como mis mejillas se volvían a teñir rojas, trate de calmar mi respirar. Ok no había estado tan mal, además si me decía que no, sólo era una no, podía seguir mi vida con una negación. Ya debo dejar de preocuparme tanto, trataré de ser yo, eso, simplemente ser yo.
En eso desvié mis problemas al escuchar lo de su familia, y que ella realmente no maneja su vida, y sentí mucha rabia, no pena, rabia por esas familias. Que sentían que por ser "sangres puras" sentir un temor a perderlo que su descendencia no tenía control en nada de sus vidas, ¿acaso ser mestiza era una problema? ¿te hace ser menos mago?, yo no me siento así y mi sangre es 50/50. Idiotas, pensé para mis adentros, en eso escucho "libre, feliz, risueña, llena de vida", y me quedé congelada. ¿Me había observado?. "No Stella es de tu misma casa, sala común nada más" me dije a mi misma para no pensar más de la cuenta.
Me acomode y y me di el valor para poder mirarla directamente.- tú eres risueña, feliz, y llena de vida...- le dije sincera, yo podía asumir que si la observaba, discretamente, de seguro nadie se daría cuenta de aquello, pero siempre me ha atraído la personalidad de Nina, y era eso y más.- Ahora sólo te falta la libertad, y la puedes tener, quizás no estoy en tus zapatos, pero creo que nada es imposible, al menos eso creo.- le dije encogiéndome de hombros. Sabía por experiencias que esas familias son muy complicadas, y realmente es muy difícil escapar de ellas, pero si las puedes re-negar, es una decisión difícil, pero aveces la única viable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 16.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 785
Puntos : 441
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Lun Mar 21, 2016 6:18 am

Nina sonrió cuando Stella pareció interesada en el porque buscaba evasión. A ella no le molestaba explicarle, consideraba de idiotas aquellas personas que lanzaban pistas para luego hacerse las interesantes y no soltar nada. Joder, si vas a andar por ahí diciendo algo, es mejor estar preparado para decirlo todo, que para acabar diciendo nada, mejor te quedas callado. Por eso no dudo en explicarle después un poco más de lo que le pasaba, de porque sentía esa necesidad de evadirse en esos momentos.

—Gracias.

No podía no agradecer por sus palabras, el sólo hecho de que le escuchara para ella ya significaba mucho y por ello sonrió una vez más antes de abandonar el apoyo que tenía sobre la mesa. Caminó hasta la siguiente banca y cogió la silla, levantándola del piso para que no sonara, y la acercó hasta la mesa de la chica para poder sentarse a su lado, en donde se alisó la falda y se cruzó de piernas.

—Lo que resulta fácil para unos, a veces es lo más difícil para otros. Así como a ti te cuesta pociones, yo tengo problemas en encontrar mi libertad.

Alzó los hombros, para ella era una lección de vida. Era como si nadie pudiese ser feliz al cien por ciento; todo el mundo siempre deseaba algo que no tenía, aún cuando a los ojos de otro, ese alguien pudiese tenerlo todo.

—Me he pasado toda la vida nadando en contra la corriente. He sabido escoger mis batallas y hasta ahora creo que he ganado la mayoría, pero esa es una batalla que no puedo ganar, ya que lamentablemente si la peleo, perderé algo que no estoy dispuesta a ceder y aún así no tendría garantía de ganar esta vez —suspiró resignada —. Hay cosas que para mi son incluso más preciadas que la libertad.

Intentó explicarle, aunque inconscientemente evitó entrar en detalle de que era aquello que precisamente estaba en juego, que era eso tan importante que para ella valía incluso más que su propia libertad.

A Stella la conocía poco a pesar de ser de la misma casa. Ella era un año mayor, como la mayoría de la gente con la que Nina se juntaba y no sabía si era porque le gustaba rodearse de gente mayor o porque pocas veces encajaba con las personas de su edad. La veían demasiado rebelde, y es que sí, a veces le bajaban sus periodos de rebeldía y parecía que en ellos era capaz de sorprender a todo el mundo, aún cuando pocos se daban cuenta que aquellos periodos tenían que ver precisamente con las fechas en las que estaban a punto de regresar a casa. Y es que para ella el objetivo siempre había sido fastidiar a sus padres.

—Bueno, dime que es lo te aproblema de Pociones, quizás te pueda ayudar. Aunque siempre he creído que Pociones se aprende mejor de la manera practica —le sonrió con una mirada de complicidad —. Quizás debamos tomar algo prestado del aula de Pociones.

No era una mala idea el preparar algo, aún cuando Stella necesitase ayuda con la teoría, Nina seguía creyendo que las pociones había que vivirlas para poder memorizarlas.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Mar Mar 22, 2016 8:04 pm

Observó como la chica le agradecía por sus palabras, hice un leve gesto como "no hay de qué" ya que realmente sentía todas las cosas que había dicho. Muchas veces unos responde por inercia o simplemente para hacer sentir bien a la otra persona. Y a mi personalmente no se me da muy bien el levantar el ánimo ya que me pongo muy torpe cuando veo a alguien mal, pero en esta ocasión realmente sentía todo lo que estaba diciendo, y no pensé mucho al decirlo. Por más que supiera que sí la tenía dentro de mi vista, y que casi sin querer buscaba en donde se encontraba cuando me encontraba en la sala común de los leones.
Me habló cobre controlar la libertad.- creo que me quedo con pociones.- dije sin pensarlo y me reté mentalmente por hacerlo. Muchas veces Lily me retaba cuando sacaba esos comentarios que no iban a lugar, ella decía que eran los días que salía sin mi colador de ideas, salgo sin filtro, y digo todo lo que pienso, en ...voz alta. ¡Maldición! ojala no le moleste. Le sonreí de lado algo avergonzada.
-Comprendo..,- le dije mientras la observaba, sentí una extraña sensación amarga adentro. Muchas veces me molestaba a recordar mi historia, y realmente me enojaba el no saber de la mujer que me abandono, pero ahora que lo pienso mejor, quizás lo mejor fue eso, ya que a pesar de no saber nada de este mundo hasta los once años, nací y me críe junto a dos hombres que realmente me enseñaron lo que era la libertad y como debía defender la mía a toda costa. Por lo que cuando me topaba con chicos en especial en el mundo mágico que se encontraban en familias así, realmente me daba mucha rabia.
- No lo sé, simplemente creo leer todo a la perfección, y cuando termino una poción que debería tener un colo rosa carmesí, es más bien un color musgo tirado a marrón.- dije haciendo un leve puchero con mi boca. Realmente no comprendía el por qué de mi situación frente a pociones, intentaba explicarlo pero no encontraba la respuesta, quizás es porque no me gusta estar mucho tiempo quieta, y pociones realmente necesitaba mucha dedicación, o simplemente tengo algún problema en la lectura que leo revolver en vez de agitar.
En eso veo su mirada traviesa, y sonrió por consecuencia. Realmente siempre me atraía el hacer alguna travesura, sonreí más aún.- entonces manos a la obra.- le dije acercándome a ella para decirlo y mirándola fijamente, en eso caí en lo cerca que me encontraba de ella, sentí como mis mejillas se sonrojaban, y me alejé rápidamente.- Nina Selwyn, ¿me darías el honor de enseñarme pociones y pedir prestado cosas del la sala?.- le dije mientras me paraba a su lado y le tendía mi mano. Debía alejar de mi esos pensamientos en torno a ella, quizás simplemente era una chica que me llamaba la atención y podríamos ser grandes amigas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 16.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 785
Puntos : 441
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Mar Mayo 10, 2016 8:31 pm

Comprendió inmediatamente cuando la chica dijo que prefería a tener problemas con Pociones que problemas con recuperar su libertad. cUalquiera en su sano juicio elegiría eso y Nina lo sabía, sólo que lamentablemente a ella no le había tocado el elegir y sabía también que no se podía tener de todo en la vida.

Y así como el tema de su vida personal había salido a flote de la nada, se hundió en el nuevo rumbo de las pociones y los problemas que Stella tenía con lograr la poción correcta. Así que escuchó los problemas que la chica poseía con dicha asignatura, pero su respuesta no le dijo nada y eso le dejaba una sola manera de averiguarlo, viéndole hacer una poción. ¿Qué estaban esperando?

Observó a la chica ponerse de pie y tenderle una mano con una sonrisa amplia y traviesa, por lo que Nina le miró a los ojos y aceptó su invitación, tomándole la mano y poniéndose también de pie.

—Será un place, señorita Thorne.

Le regresó la sonrisa y, aún mirándole, se mordió los labios de ese placentero cosquilleo en el estómago que le provocaba el saberse cerca de una nueva travesura.

Ni siquiera se dio el trabajo de volver a ordenar los libros que habían sacado, en ese momento se sentía rebelde y no haría nada que no fuese correcto si acaso podía evitarlo, al menos por un momento.

Ambas salieron de la biblioteca corriendo y Nina no soltó la mano de Stella sino hasta que estuvieron afuera, en donde le dedicó una nueva mirada de complicidad antes de guiarla por las escaleras. Una vez en las mazmorras, la prefecta de Gryffindor intentó caminar con total normalidad, aunque sin hacer ruido, como si quisiese pasar lo más desapercibida posible, aunque al ser bailarina, parecía poner parte de la gracia del ballet en sus propios pasos.

Sí, Nina podría haber tenido muchas facetas de rebelde en su vida y prontamente, cuando acabase el año escolar, tenía pensado incluso cortarse el cabello como hombre, pero en el fondo, siempre tendría algo de princesa, y eso parecía gustarle.

—Es aquí.

Se detuvo ante una de las puertas y se giró para mirar a la chica, pero en el instante que le miró, le empujó suavemente, pero con decisión, contra la muralla mas cercana y ella se paró frente a ella, como si estuviesen conversando algo más intimo. Un grupo de Slytherins iba a pasando de cerca y la castaña les miraba por el rabillo del ojo, antes de susurrar a Stella.

Por suerte Cosmas ya no enseña Pociones, no sé si me atrevería a robar dentro de su despacho.

Le sonrió y sacó la varita inmediatamente los Slytherin pasaron, para entonces acercarse al cerrojo y susurrar sobre el pomo.

Alohomora.

La puerta se abrió con un pequeño click y Nina entró rápidamente, jalando a Stella de las ropa para que entrase también y entonces cerrar la puerta. Y ambas quedaron ahí, encerradas a oscuras en un estrecho armario de pociones.

Off: Sí, podría hacer el Lumos enseguida, pero se me antoja ser un poco malvada con Stella XD
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Lun Mayo 16, 2016 1:48 am

Creo que una de las cosas buenas de no haber conocido a esa mujer que la sociedad denomina madre, es que ella es la que me dió mi cincuenta por ciento de sangre maga, pero sólo el cincuenta, eso era lo bueno. No entendía cómo habían magos que creían que el tener el cien por ciento de sangre mágica te hacía mejor, o más "poderoso", o de un linaje apartado de los demás..."único". Siempre he creído todo lo contrarío, me encanta ser mestiza, me encanta poder hacer magia, y a la misma vez subir un árbol o una montaña con Robert en la madrugada, tengo la opción de conocer lo mejor de ambos mundos, y bueno la suerte de que nadie me presionará a respetar grandes árboles de magos puros y "limpios" de cualquier rastro muggle, como era el caso de la chica que tenía frente suyo.
Sabía que no era un tema muy agradable para tener en un espacio tan pequeño y con un encuentro tan imprevisto como aquel, así que el hablar de mi mal con las pociones me pareció una mejor idea.
La leona me incito a romper las reglas, y nunca he sido una chica que no acepte aquello, así que me arme de valor y le tendí mi mano esperando tener una respuesta afirmativa de su parte. Sonreí al ver como estrechaba mi mano y se paraba, a su vez sentí como un leve escalofrío pasaba por mi columna y mis piel se volvía de gallina al sentir su mano junto a la mía "vamos Stella, tranquilizate", y el hecho de bajar la vista y ver como la chica se mordía el labio, no la ayudó mucho, pero para su suerte la chica comenzó a correr, hasta salir de la biblioteca, y no se me escapó el hecho de que nunca me soltó la mano en todo el camino, pero no me molestaba en lo absoluto, por lo que no puse reprimenda en aquello.
Salimos de la biblioteca y la chica le soltó el brazo, sintió un leve vacío ante aquel acto, pero sacudí mi cabeza, no entendía muy bien lo que me estaba pasando, pero debía concentrarme y no pensar más allá de la cuenta, de seguro sólo era una gryffindor que tenía las mejores para enseñarle pociones, nada más, "NADA MÁS STELLA", me reté mentalmente, a veces mi mente avanza muy rápido, y más si se trata de alguien que... ¿me atrae? ¡mi cabeza va a estallar!. Por suerte Nina me guio hasta llegar a la sala, de no ser así me hubiera quedado quieta donde estaba con el ceño fruncido sumida en mis pensamientos. Estábamos frente a la puerta, pero en eso Nina me empuja hasta la pared, acercándose mucho a mí, y nuevamente sentí un escalofrío y un apretón en mi estomago, vi como pasaban unas serpientes tras nuestro "es sólo por eso Stella" me tranquilizo un poco (sólo un poco) el saber que había sido por ellos, sólo logré soltar un risa nerviosa ante su comentario sobre el profesor Cosmas.
Los SLythering se fueron, y la chica saco su varita y con un hechizo logro abrir la puerta, mientras la veía hacer aquello me mordí el labio, no entendía qué me estaba pasando, pero sentía todo el tiempo apretada tanto mi garganta, mi estomago y mi corazón parecía que había decidido comenzar una maratón por lo rápido que estaba yendo, la observé era muy guapa...además ahora mismo estaba rompiendo las reglas por ayudarme en pociones ¿cómo no iba  a sentir aquello? ¡que alguien me lo diga ahor..
No logré terminar mi frase en mis pensamiento, ya que sentí como me tomaba de mi ropa y me entraba de un jale dentro de la estrecho armario de pociones, tenía apoyada mi espalda en la puerta, estaba todo oscuro, y sentía la respiración de NIna cerca mío.- yo....- dije pero sentí como se apretaba mi garganta, por lo que aclaré mi garganta para continuar.- gracias por ayudarme Selwyn...- dije mientras me re acomode alejándome de la puerta quedando más cerca de la chica, al hacerlo logré entrever sus ojos, ahora muy cerca de los míos, sonreí.- prometo que si salimos sin ser pillada de esto, te deberé una..- le dije sincera mirándola fijamente, mis ojos se estaban acomodando a la oscuridad, por lo que el rostro de la chica se estaba haciendo más visible, no pude evitar bajar la mirada y er su boca... "debo detener esto ahora..." pensé para mi misma, pero debía admitir que el lugar, la luz, su cercanía estaba siendo muy tentadora, y casi inconscientemente  y sin tomar en cuenta mi último pensamiento me acerqué un poco más. Mordí mis labios manteniendo aún mi mirada en su boca.- 0]]creo... que.. debemos apresurarnos[/b].- dije casi sin aliento, y cerré mis ojos para poder pensar mejor tomando nuevamente distancia, tomé aire y saqué mi varita.- Lumos.- dije a los bajo con la voz más ronca de lo habitual ya que la sentía apretada, la miré y le dedique una sonrisa, pero estaba casi segura que mis mejillas estaban del mismo color que esa fruta que tanto detestaba ...el tomate.

* Eres una malota, Stella es tan pollito para estas cosas jajajaja
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 16.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 785
Puntos : 441
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Dom Mayo 22, 2016 10:24 am

Nina era de todo, menos tonta. Ingenua sí, muchas veces no entendía señales hasta que ya eran demasiado obvias, así como tampoco llegaba a pensar mal de la gente, porque en el fondo le agradaba pensar que todos tenían una parte muy grande de bondad adentro, pero en ese caso, en el caso de Stella, era ella, y nadie más que ella, quien lo estaba buscando.

La oscuridad les había envuelto de inmediato y Nina sabía, SABÍA, que debía lanzar un Lumus para acabar con ella y centrarse en la búsqueda de ingredientes, pero no quería, se negaba a simplemente actuar como una ratita de biblioteca que ayuda a la primera chica que le pide ayuda sin llegar a hacer nada más. Y es que ¡joder! tenía tantas ganas de seguir rompiendo las normas, no sólo las del Castillo, sino también aquellas normas familiares que eran las que más le aprisionaban y cortaban las alas.

Sus ojos ya habían comenzado a acostumbrarse a al oscuridad cuando pudo ver mejor la silueta de Stella y darse cuenta en como ella le miraba y que parte de su rostro miraba. Nina volvió a morderse los labios, esta vez con nerviosismo. Sabía exactamente lo que tenía que hacer, lo que quería hacer, pero no sabía si se atrevería y no tenía nada que ver con que fuese una Gryffindor, y es que la valentía no se mide en actos estúpidos, sino en actos nobles y heroicos y aquello no tenía nada, ni de noble, ni de heroico.

—No hay de qué, Thorne.

Respondió con una sonrisa coqueta, cuando la rubia le agradeció por la ayuda, llamándole por su apellido, tal y como Nina le había imitado. Entonces, entreabrió sus labios y le vio acercándose un poco hacia ella, por lo que la prefecta hizo lo mismo. Estaba decidida, ya ciento por ciento segura de lo que debía hacer, cuando ella, casi sin aliento, le dijo que debían darse prisa y conjuró un Lumus.

Nina le miró ya con más claridad y pudo ver sus mejillas sonrosadas y aún su mirada nerviosa, por lo que se armó de valor para hacer lo que venia deseando desde hace algún momento y se acercó un pas más hacia ella, para posar su propia mano sobre la mano de Stella y hacerle bajar la varita para que la luz llegase a ellas de manera más tenue, mientras que con la otra mano le tomó de la mejilla y se deslizó hasta detrás de su nuca para atraerla hacia sí y besarla definitivamente.

Si alguien quisiera describir aquel beso, podría haberlo hecho como una beso suave, tímido en un principio, pero muy decidido. Como si realmente no hubiese duda alguna en la cabeza de la Selwyn. Ella quería hacerlo, deseaba hacerlo, y Stella siempre había estado paseándose por delate de ella como aquel juguetito brillante que deseas tener, pero que no sabes si tendrás el dinero suficiente para comprarlo. Por ello el beso poco a poco comenzó a ganar intensidad, hasta que Nina misma, soltó la mano del Stella para permitirse acariciarle el rostro con ambas manos y así esperar a que los labios ajenos también reaccionaran.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Dom Mayo 22, 2016 11:29 pm

Son en estos momentos de mi vida en que desearía que mis pesadillas recurrentes con el calamar gigante se volvieran realidad, y que de la nada apareciera la gran boca del calamar desde el suelo y me tragará sacándome de allí de una gran bocanada y ¡plaf! no existe más Stella. Pero no, me encontraba frente a la prefecta de mi casa, más roja que nunca, mi rostro de verdad podría hacerle competencia al cabello de su compañera de cuarto Lily Evans. ¿ Por qué no puedo entablar una conversación civilizada con las personas que sentía...kjahfdkajhg? (traducción de autor: lo que quiso decir fue "atracción"). No me considero una persona cobarde, pero en estos temas me volvía torpe, muy torpe más que al bailar, y eso ya es decir mucho, realmente no sabía que mal tenía que no podía unir sus brazos con las piernas al mismo tiempo.
Estaba tan sumida en sus pensamiento y maldiciendo mentalmente por lo que acababa de hacer "¡decir Lumus! ¡lumus en un momento como aquel" que no le dió tiempo para lograr ver la mirada de determinación que tenía la chica morena frente suyo, y tampoco pudo prevenir como la chica le tomaba del brazo, se lo bajaba mientras que con su otra mano tomaba su nuca y la atraía hacia ella para...besarla.
Me congelé por completo, sin entender muy bien el por qué esos labios ahora estaban sobre los suyos, era un beso suave pero seguro (y no es que tuviera mucha experiencia en lo que era dar besos) pero no podría encontrar mejor definición que esa. ¡¿Nina Selwyn me estaba besando?! ¿desde cuando mi pesadilla con el calamar gigante se volvía en un sueño con Nina y yo besándonos en el armario de pociones? Y no es que hubiera tenido algún sueño así, pero esta situación era algo bastante irreal como para pensar que había una gran posibilidad que sólo fuera un sueño y luego Lily la despertará con un almohadazo diciéndole que debían ir a clases.
En eso sintió la otra mano de la chica situarse en su rostro y reaccioné a ese tacto casi de manera instintiva, mi cuerpo volvió a revivir y mis manos casi se movieron inconscientemente hacia la cintura de la chica, re acomodandome y situando mi cuerpo mucho más cerca del de ella. Mis labios también comenzaron a moverse de manera muy tímida pero a la misma vez muy curiosa, hace mucho que tenía a la chica en sus pensamientos. Sin poder manejarlo siempre la buscaba en la sala común, o en los horarios de almuerzo por si se la topaba siquiera, y ahora estaba besándola, y por más que fuera torpe, no una experta en besos, y la leona más cobarde en los temas de ieurtkshd (traducción dos: "amor, atracción, un quese yo, o como se logre definir aquello") no iba a dejar escapar esta oportunidad.
De a poco no contenta con solo besar su labios, le pedí permiso silenciosamente para ver si podía ir más allá y profundizar ese beso, y su lengua tímida aún pero sin dejar de ser traviesa fue en busca de la de la chica, mientras sacaba una mano de su cintura y la situaba en su nuca para ahora poder yo atraerla más a mi. No sé muy bien cuento el tiempo que estuvimos así, pero por primera vez logré dejar de lado mis cabeza y simplemente me había dejado llevar. Y si no fuera por los años que había estado junto a sus amigas quienes se empeñaban en dejar entrar el orden a mi vida, no hubiera recordado en el lugar en que estábamos y que en cualquier momento alguien entraría al lugar, nos pillaría uno basándonos, dos en un lugar no permitido, y tres queriendo robar materiales para elaborar una poción sin permiso del profesor, ya no quiero ni imaginar el castigo que tendríamos, aunque quizás pasar más tiempo solas no, nos vendría mal... ¡pero no! prefiero seguir con ella que en una sala limpiando las cosas, o cuidando a las criaturas más desagradables que hay en el castillo.
A regañadientes me alejé de a poco de la chica recuperando un poco mi respiración.- vaya... de haber sabido esto hubiera pedido ayuda antes...- me maldecí por quinta vez aquella tarde, realmente cuando salgo sin filtro no hay nadie que detuviera mi boca. Me sonrojé y miré a la chica ¿¡Y ahora qué?! fruncí levemente el ceño cuando una duda atravesó mi cabeza.- yo..eso..¿de dónde vino eso?.- le pregunte curiosa dándole a entender que era el beso a lo que me refería, ok sabía que yo sentía atracción por ella, lo sabía desde aquel baile, y que por primera vez la había visto con otro ojos, pero jamás se me hubiera pasado por la cabeza que terminaríamos aquí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 16.721
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 785
Puntos : 441
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Ian Howells el Mar Mayo 24, 2016 8:18 pm

Como Circe era la hermana de Odiseo, Odiseo era un poco perturbado e Ian era el mejor amigo de Circe... pues claro, las cosas que Odiseo le mandaba hacer a su hermana para conseguir ciertas cosas ilícitas, pues iban acompañadas del subnormal de turno: Ian.-¿Y para qué cojones necesita eso su hermano?-Nadie entendía a Odiseo ni a Ian. Bien un día iban en busca de un ingrediente para alguno de los experimentos del segundo Masbecth más guay que había como otro día iban en busca de uno de los experimentos de dicha persona para que Ian fuera el primero en probarlo.-El jodido fluido del jodido Erumpent. Eso es super turbio, ¿lo sabes, verdad?-Preguntó Ian con diversión.

Así que Circe e Ian se dirigieron al armario de pociones, con toda la intención de abrirlo, robar lo necesario e irse como si nada hubiera pasado. Total, si alguien les veía, Circe e Ian eran lo suficientemente persuasivos para convencer a cualquier de guardar silencio.  

Llegaron a la puerta y, como siempre, basándonos en la guía básica de supervivencia, antes de forzar una cerradura, uno debía de comprobar si estaba abierta, así que miró a Circe.-Primero comprobamos si está abierta, sino ya te dejo los honores para abrirla.-E hizo el amago de abrirla, consciente de que no iba a estarlo. Pero no... el pomo cedió a su movimiento... la puerta se abrió lentamente por la sorpresa de Ian y la mirada tanto de Circe como de Ian se quedaron flipando al ver cómo dos chicas parecían estar demostrándose más cariño del normal.

FLIPANTE.

Debido a la sorpresa del momento, Ian cerró la puerta rápidamente otra vez y miró a Circe.-¿Eran dos tías, verdad? ¿Se estaban enrollando?-Ian abrió nuevamente la puerta.-Chicas, me voy a poner palote, a ver... ¡Qué corra el aire, señoritas, qué corra el aire!-Dijo divertido, fijándose en las chicas que eran. ¿Esa no era la tía que le molaba a Noah? ¿¡Stella!? Ian se llevó la mano al corazón.-Stella, pensé que lo nuestro era algo especial. Ahora lo entiendo todo. Te van las almejas, hacer bollería industrial, eso de sintonizar radio y apretujar limón, ¿no?-Dijo divertido, haciendo con su mano libre el amago de estar pellizcando y apretujando una teta.

Cerró otra vez la puerta. Miró a Circe.-Joder, en Gryffindor o son frígidas o bollos, yo no entiendo nada en esta vida, de verdad.-Dijo desanimado.-No me importa meterme entre dos mujeres en un lugar apretado para llegar al fin de nuestra misión.-Dijo, como si fuera un gran suplicio para él.-Lo haré por tu hermano. Ilumíname el camino.

Volvió a abrir la puerta y se metió adentro, buscando un botecito que pusiese "Erumpent" y tuviera pinta de fluido, lo cual no parecía algo extremadamente difícil. Cuando dio con él en apenas unos segundos en dónde no paraba de moverse entre ellas, volvió a salir y le tendió el botecito a Circe, la cual era la que mantenía ahora la puerta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Leyes)
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 27.007
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 849
Puntos : 535
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsUniversitarios

Circe A. Masbecth el Mar Mayo 24, 2016 8:44 pm

Sus clases de Herbología contaban como aprobadas incluso si no iban gracias a la llegada de un nuevo profesor. Que, para desgracia de Circe, resultaba ser su hermano mayor. No porque fuese un profesor horrible (que lo era), ni porque cada vez que se cruzaba con él pasaba vergüenza ajena (que  también), sino que este acababa por obligarla a encontrar sustancias para fabricar drogas a cambio de poder faltar a clase siempre y cuando quisiese. Pero como Circe odiaba hacer ese tipo de tonterías solas, acabó convenciendo a Odiseo (algo que, evidentemente, no era muy complicado) para que incluyese a Ian en su peculiar trato. – Pues yo qué sé. A lo mejor es un buen crece pelo para vacas. El que sabe de ese tipo de tonterías es él. – Dijo Circe encogiéndose de hombros. Porque no tenía ni la más remota idea de qué tenía en mente su hermano. – Se quedó toda la inteligencia de la familia… - Dijo irónicamente. Porque el pobre no es que tuviese muchas luces. Más bien estaba fundido.

Para la sorpresa de ambos chicos, la puerta se abrió sin necesidad de magia alguna. Y no por eso ambos se sorprendieron y miraron con los ojos abiertos de par en par al mismo tiempo. Sino por lo que habían encontrado en el interior del armario. – Sí, ¿No? – Contestó no muy segura de lo que acababan de ver. – Pero no se estaban enrollando. Deja de ver sexo donde no lo hay. – Añadió Circe, tampoco demasiado segura de aquello pues al abrir la puerta aquellas dos chicas estaban muy cerca. Sospechosamente cerca.

Vio como Ian volvía a abrir la puerta y se encargó esta vez ella de sujetarla mientras él se encargaba de buscar en el interior del armario.  O eso pensó en un primer momento, pues en lugar de eso se dedicó a hablar con las chicas como si no tuviesen nada mejor que hacer. – Ian, contigo no tiene nada especial ni la esponja que evidentemente no usas a la hora de ducharte. – Miró a las dos chicas, como si se disculpase por el comportamiento infantil de su acompañante. – No le hagáis caso, está tan desesperado que sería capaz de encerrarse en este armario con vosotras hasta haceros creer que no hay más hombres en el mundo y tenéis que ayudarle a repoblar el planeta. – Negó con la cabeza aún con la sonrisa en los labios por las frases ingeniosas de Ian. Que no sería muy listo, pero para ese tipo de comentarios parecía sacar inteligencia de dónde no la había.

La puerta volvió a cerrarse y ninguno de los dos había cogido lo que buscaban. Circe miró a Ian con reproche pero este empezó a argumentar en contra de los Gryffindor. – Lo que te pasa es que no te hacen ni puto caso. – Le dio una colleja antes de abrir la puerta para que Ian buscase por el armario, interrumpiendo lo que estuviesen haciendo aquellas dos chicas. – Un lugar peculiar para hablar, ¿No? ¿Estabais buscando algo en especial? No sé, quizá la gracia de… No sé cómo te llamas, ratona. – Dijo viendo el tamaño de una de las dos chicas, cuyo nombre había olvidado o quizá nunca aprendido. En cuanto a la otra, tampoco recordaba su nombre, pero le caía medianamente bien, así que tampoco iba a hacer nada por meterse con ella pudiendo hacerlo con Ian. – Venga Ian, tienes costumbre de encontrar cosas pequeñas, no te tomes tanto tiempo.

Por suerte, Ian no tardó tanto como parecía en encontrar el frasco y ambos volvieron a su posición inicial en la puerta. – Ya sabéis, si necesitáis un hombre, contad con Ian para lo que sea. – Comentó antes de cerrar la puerta y devolver la intimidad a ambas chicas. – Para que veas que buena amiga soy que intento venderte incluso a las lesbianas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Invitado el Dom Jun 12, 2016 5:05 am

No era la primera vez que Nina besaba a una chica, tampoco sería la última, de eso estaba segura. Ella sólo quería ser lo que sus padres más odiaban y aquello incluía ser lesbiana. Tampoco estaba segura si Stella pertenecía a ese grupo de tendencias sexuales, pero sí se había dado cuenta de como la chica la miraba, sobre todo en ese momento en que se encontraban a solas en un espacio tan reducido.

Respondió a su beso con seguridad, calma y parsimonia, disfrutándolo y grabándolo en su memoria, descubriendo que en realidad la chica era muy buena con los besos, aunque algo tenía en el sabor de sus labios que denotaba cierto aire de inexperiencia e ingenuidad.

Abrió lentamente sus ojos, luego de sentir la distancia que interponía Stella para buscar un poco de aire. Nina le miró a los ojos y le regaló una sonrisa, mientras estiraba su mano para acomodar uno de sus cabellos. Sin embargo, en ese momento se abrió la puerta y Nina bajó su mano tan rápido como pudo y miró hacia la entrada, pero tan rápido como se abrió, la puerta se cerró. Entonces miró a Stella por un segundo, y se adelantó para abrir la puerta por ella misma, pero ese alguien se le adelantó de nuevo. Era ese gilipollas idiota con quien había compartido un par de clases y siempre se convertía en el hazmereír de todo el mundo, sobre todo del profesor Cosmas. La castaña le miró con expresión de pocos amigos, y luego se giró hacia Stella con una mirada prejuiciosa cuando el chico le reclamó diciendo que aquello que ellos tenían era especial ¿se había perdido de algo?

—¿Qué demonios? —preguntó antes de que Circe intentase explicarse por lo retrasado de su amigo —Ya veo.

Se cruzó de brazos y esperó a que la pareja de intrusos saliera del armario de pociones, pero en cuanto estuvieron a solas de nuevo, y Nina quizo hablar con Stella, la pareja volvió a entrar.

—Uuuuuugghhh… ¿Y ahora qué?! —les preguntó irritada.

Ahí se hizo a un costado para que Ian sacara lo que tuviera que sacar y evitar tocarle lo más posible. Estaba cabreada con el chico y con tanta interrupción, por lo que cuando por fin salió, ella no dudó en atajar la puerta y salir también, aunque se detuvo en el pasillo y se giró para mirar a la rubia.

—Estúpidos Slytherins —resopló —¿Te parece si nos juntamos en la sala común luego de la cena? Yo llevaré los ingredientes y materiales necesarios para hacer una clase práctica. Oh, y ni se te ocurra buscar a ese idiota para seguirle la corriente, nadie vio nada y no tiene porque sospechar, además, es Ian Howells y todos sabrán que hará cualquier cosa con tal de enterrarte el pene por la boca.

Dijo con el ceño fruncido, antes de volver a darse la media vuelta y echarse a caminar, esta vez para perderse por los pasillos de Hogwarts.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.