Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Visitando a mamá ||Zack||

Invitado el Dom Mar 06, 2016 11:11 pm

Ese día tenía una salida a Hogmeade por lo que había hablando con antelación con su primo Zack, tenía la idea de utilizarlo para ir a visitar a su madre y de paso la de él y además de eso poder hablar con el mismo, al menos esa era su idea, ella no sabía aparecerse, bueno si pero no aún estaba aprendiendo y ocupaba a alguien que pudiera llegarla a ver a su madre y que mejor que su primo favorito, el único que podría llegar a entenderla bien con respecto al sentimiento de perder a ese ser querido.

Espero que su primo no se percatara de la gran perdida de peso que había llegado a tener desde que fue el funeral de su madre por la pésima alimentación que tuvo, tal vez la llegara a reñir por eso y no era algo que quisiera en ese momento en particular, por lo que usó ropa algo floja y su cabello lo llevó un rubio casi blanco, algo que no era usual en ella pero di no tenía muchas ganas de verse muy bien para ver a su madre, era algo que le dolería mucho.

Caminó hasta el lugar de acuerdo donde vería a su primo - Hola, ¿Como estas? - diría con una pequeña sonrisa cuando lo viera antes de darle un beso en la mejilla e intentar llevarlo a un lugar un poco mas apartado - Bueno, creo que este es un buen lugar para que nos escapemos y me lleves al cementerio - dijo mientras le hacía ojitos de cordero a medio morir por si no estaba convencido de hacerle el favor, aunque esperaba y contaba con que si lo hiciera

FdR: Outfit
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Lun Mar 07, 2016 5:56 am

Había recibido una carta de mi prima Alice preguntándome que si sería posible que fuese a recogerla y la llevase al cementerio donde estaba enterrada su madre. Alice estaba en Hogwarts y aunque en los fines de semana podía ir a Hogsmeade no tenía permitido salir de aquellos terrenos. Puede que en otra ocasión yo hubiese optado por ser un primo responsable y le hubiese dicho que no, que se quedase allí y no se saltase las normas y esperase a las vacaciones de Semana Santa, que no estaban muy lejos, para poder ir al cementerio a visitar la tumba de su madre. Pero no fui capaz de mandarle una respuesta diciendo que no. Yo también había perdido a mi madre y sabía perfectamente cómo se sentía mi prima, así que tenía que ayudarla y acompañarla a que fuese a ver a su madre. Además, su madre estaba enterrada en el mismo cementerio que la mía, y estaba a punto de ser el undécimo aniversario de la muerte de mi madre, así que yo podía aprovechar para ir a visitar también su tumba. Hacía tiempo que no lo hacía.

En algunas ocasiones iba a Hogsmeade durante los fines de semana para visitar a mis amigos que aún estaban en Hogwarts, así que a nadie le pareció raro cuando me vieron por allí. Caminé hacia un lugar apartado donde me puse a esperar a Alice y poder desaparecernos ambos juntos tranquilamente. Hacía tiempo que no veía a mi prima Alice, así que sonreí cuando la vi llegar por fin. Sonreí de nuevo cuando me dio un beso en la mejilla, y entonces la abracé.

-Yo bien. ¿Y tú?- estaba perfectamente claro que ella no estaba bien, saltaba a la vista. Estaba mal, y al abrazarla la noté demasiado flaca. Muchos la habrían regañado y le hubiesen dicho que tenía que comer, habrían intentado convencerla de que tenía que esforzarse por estar bien. Pero no, yo no iba a hacer eso. Sería un hipócrita, dado que después de once años yo todavía no estaba bien. Alice quería mucho a su madre, y tenía que estar mal, era algo que yo comprendía perfectamente. Ese “¿y tú?” fue dicho con un tono que dejaba muy claro que a mí no me tenía que mentir y decir que estaba bien o más o menos, sino que a mí me lo podía contar todo y desahogarse, que yo la comprendía y la escucharía. Si no la comprendiese no la estaría ayudando a saltarse las normas para ir al cementerio.

-No me pongas esas cara, sé lo que estás haciendo- dije con una leve sonrisa cuando me miró de esa manera. La miré con seriedad durante un segundo y entonces extendí la mano y tomé la suya fuertemente.- No te sueltes- le dije antes de que ambos nos desapareciésemos conjuntamente, dejando Hogsmeade atrás.

Aparecimos con un fuerte “¡pop!” delante de la verja de entrada del cementerio del Valle de Godric. Era más grande de lo que parecía, y en él estaban enterrados muchísimos magos y brujas de familias conocidas. En él estaban la madre de Alice, la mía, mis abuelos y mi tío. Hacía mucho frío, pues aunque el invierno iba a llegar a su fin todavía no era primavera. Metí una de mis manos en el bolsillo de la chaqueta negra para entrar en calor, pero no la mano con la que sujetaba la de Alice. No la solté, y le di un leve apretón para darla apoyo y ánimos mientras la miraba a ella a los ojos.

-¿Estás lista?- le pregunté. No había tenido la oportunidad de pasar con ella suficiente tiempo para saber cómo lo estaba llevando, pero la muerte de su madre era muy reciente, y entre eso y el colegio dudo que se haya acostumbrado a entrar el cementerio a ver una tumba con su nombre. Era algo a lo que no creo que te acostumbrases nunca, no cuando vas a visitar a alguien a quien querías tanto y a quien te han arrebatado de manera tan súbita y brutal.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Mar Mar 08, 2016 10:47 am

- No diré que bien por que sería mentir y creo que no quieres que te mienta, pero creo que estoy un poco mejor, al menos creo que ya estoy recuperando el control de mis cambios o eso me parece, aunque creo que eso es lo único bueno y avance desde la muerte de mi madre - admitió, claramente no le iba a decir que a veces no comía y eso por que seguro ya lo deduciría pero tenía que ser honesta con él, sabía que no podía mentirle además por su tono al preguntarle sabía que no tenía que mentirle.

- Po favooor - pidió en un tono muy infantil aun sin dejar la carita de suplica, la verdad a veces era demasiado niña en su forma de actuar y esta era una de ellas por que realmente quería que su primo le hiciera el favor y aun cuando la mirara seriamente ella seguiría con su plan de nena chiquita rogando por un dulce, vamos que hasta hizo un puchero, pero cuando su primo le tomó la mano no pudo mas que sonreír y decir - Gracias, te quiero - justo antes de desaparecer con él, no era fanática de la aparición pero al menos esta vez estaba consciente de que iba a tener una aparición conjunta por lo que no lo sintió tan incomodo y claramente no se soltaría de su primo, sabía lo que pasaba si una aparición se efectuaba de forma errónea.

Llegamos al Valle de Godric, mas específicamente a la entrada al cementerio, ella no había ido a visitar desde el funeral de su madre y realmente estaba nerviosa, sería la primera vez que entraría después de eso, no pudo entrar antes de ingresar a Hogwarts por que su padre no se lo permitió, pero ahora era mayor de edad y ahí estaba, frente a la verja sin saber que hacer como entrar estaba muy nerviosa, no supo cuando pero sus ojos se llenaron de lagrimas que fluyeron por sus mejillas mientras su cabellera se volvía grisácea, triste y sin brillo, la sola idea de ver la tumba de su madre una vez mas le rompía el corazón, la hacía sentir triste, sola y desvalida, apretó un poco mas fuerte la mano de Zack en un impulso mientras su mandíbula empezaba a temblar un poco.

- No creo estarlo nunca - respondió con un hilo de voz temblorosa, nunca estaría preparada para estar ahí, frente al cementerio donde su madre estaba, para estar frente a su tumba, no era algo que pudiera llegar a soportar en algún momento, pero lo intentaría, intentaría ser fuerte y tener el valor suficiente de ir a verla.

- Creo que debemos entrar - dijo aun sollozando sin soltar a su primo intentando que sus piernas reaccionaran y la llevaran hasta la tumba de su madre aunque no parecían querer colaborar al menos hasta que se obligó a si misma a avanzar.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Mar Mar 08, 2016 8:55 pm

No nos entretuvimos mucho tiempo en Hogsmeade, pues no queríamos que nadie nos viese y descubriese que estaba ayudando a Alice a escaparse de Hogsmeade para ir al cementerio. Agradecía que ella no me hubiese mentido y que hubiese admitido que no estaba bien, pues quería ayudarla pero no se podía ayudar a alguien que no admitía que no estaba bien. Ese no era el problema de Alice, sin embargo, y le daría todo mi apoyo para que poco a poco mejorase todo lo posible. Sería difícil, pues la muerte de su madre todavía era muy reciente. El primer año era uno de los peores, pues el primer aniversario se sentía como si te clavasen un cuchillo en el alma. Y no solo eso, sino tu primer cumpleaños sin tu madre. Las primeras Navidades, el primer cumpleaños de ella, las primeras vacaciones, el primer Día de la Madre… El primer año estaba lleno de primeras ocasiones que todo el mundo preferiría no tener que soportar nunca, pero poco a poco uno iba acostumbrándose y adaptándose lo mejor que podía. Todos tenían su propio ritmo, y Alice tenía que encontrar el suyo.

En cuando aparecimos delante del cementerio me quedó perfectamente claro debido a su expresión y a la dificultad que tuvo para avanzar y no quedarse clavada ahí como una estatua que aquella era la primera vez desde el día del funeral que ella iba a visitar la tumba de su madre. Esta era una de esas “primeras veces” de las miles que estaban por venir. El dolor y el shock tras la muerte de un ser querido hace que el proceso del funeral pase como si fuese un sueño, o más bien como una pesadilla de la que todo el mundo quiere despertar, y en cuando salías del cementerio despertabas. Desde entonces hasta la primera vez que ibas al cementerio era como si tu cerebro estuviese intentando convencerte de que nada era real, que te lo habías imaginado, que no había una tumba con el nombre de ese ser querido en el cementerio. Pero cuando la visitabas pro primera vez… ahí ya no había vuelta atrás. La pesadilla dejaba de ser una pesadilla y despertabas y se hacía realidad. Alice debía ser fuerte.

-Es posible- dije cuando ella me dijo que no creía que fuese a estar lista nunca.- Pero también puede que con el tiempo aprendas a ver este lugar como un refugio al que puedes acudir en busca de apoyo y consejo- añadí. Nadie nos preparaba jamás para las muertes tan terribles como las de nuestras madres, pero porque ellas se hubiesen marchado del mundo no significaba que hubiesen desaparecido para siempre. Siempre podíamos acudir a su lado, sentarnos junto a ellas y desahogarnos de todos nuestros problemas en momentos en los que estábamos cargados de desesperación y dudas, y sentir como si todavía tuviésemos su hombro en el que apoyarnos.

Cuando Alice sollozó la abracé con cariño, dejándole saber que no estaba sola, y la besé en la frente. Apretó mi mano, y yo no la solté en ningún momento.

-Vamos- asentí cuando dijo que debíamos entrar. Dejé que ella diese el primer paso ella sola, y en cuando lo hizo y entramos en el cementerio la ayudé un poco, guiándola entre las filas de tumbas.

Nunca había tenido mucho trato con la madre de Alice. Los Ivanov eran familia de mi padre, pero su madre no era familiar nuestro de sangre, y con ella no habíamos tenido la misma cercanía que con el padre de Alice, con quien mi padre se llevaba estupendamente. Aun así había ido a su funeral, y sabía donde se hallaba su tumba. Guié a Alice para darle mi apoyo y para que cada paso no se le hiciese tan difícil, aunque fui a su ritmo, hasta que encontramos la tumba de su madre y nos situamos frente a ella. No dije nada, sino que miré a Alice. No solté su mano, pero sí que me mantuve inmóvil y en silencio, dándola su espacio para que llorase o hablase, o hiciese lo que tuviese que hacer. Este era su duelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Miér Mar 09, 2016 11:24 pm

No estaba preparada para eso, su primer cumpleaños al menos lo había llegado a pasar con Sirius y este la ayudó a que se olvidara la muerte de su madre por un momento y como no hacerlo luego de todo lo que pasó ese día, aunque al final del día terminó pensando en su madre en todo lo que quería decirle en todo lo que ella no sabría de su vida y nuevamente pasó una mala noche, la extrañaba horrores, ya no tendría alguien la animara, que le diera consejos, que le dijera que hacer, que la hiciera sentir mejor, ya no la tenía a su lado y era algo que realmente la lastimaba, además sabía que sería algo que seguiría pasando y no quería.

Una parte de ella quería entrar rápido al cementerio y acabar con todo eso, mientras que otra estaba tan temerosa de entrar que lo único que quería era decirle a su primo que la llevara de regreso al colegio, que ya no quería entrar, no podía soportar el hecho de saber que su madre estaba ahí, que estaba enterrada en ese cementerio, que se había llegado a morir hace tan poco, aun no sabía que pensar culpaba a su padre por que su madre era una mestiza y di él era mortifago y ella claramente no estaba de acuerdo con sus ideales, pero tampoco sabía si lo hicieron para lastimar a su padre o fue un error o una casualidad, ni siquiera sabía quien lo hizo, solo sabía que quería que esa persona pagara, costara lo que costara, le había quitado su único apoyo en la familia (nucleo familiar) y tenía que pagar por eso.

- Puedes que tengas razón pero no sería lo mismo, no se no lo creo como algo, no se - la verdad estaba mas que confundida, no sabía que pensar al respecto, si puede que tuviera razón, siempre se podría desahogar con su madre pero no por eso podía llegar a sentirse del todo mejor, la verdad no estaba segura, no estaba segura si eso fuera suficiente, sentía que necesitaba sus abrazos, sus palabras de aliento, su presencia, no solo su recuerdo, pero esto no volvería ¿verdad?

Cuando Zack la abrazó se sintió un poco mejor, ocupaba ese apoyo para seguir adelante, por eso es que le pidió a él que la acompañara y no a otra persona por que sabía que él la entendería y la apoyaría en ese momento tan difícil, no había nadie como él para poder hacerlo, de eso estaba casi segura por no decir que segura.

Posiblemente de no haber sido por Zack no hubiera pasado de los portones del cementerio, pero con él llegó a su destino a la tumba de su madre, al verla no supo que hacer, solo supo que sus piernas ya no soportaron su peso y cayó de rodillas - Mami, te extraño, quisiera que estuvieras conmigo aquí y ahora, quisiera hacer pagar a quien te hizo, no tenías que ser tu la que estuviera en esta tumba - dijo entre sollozos, realmente quería que su madre estuviera ahí con ella y no muerta y quería que alguien pagara por eso.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Miér Mar 23, 2016 2:03 pm

Ambos teníamos razón; con el tiempo ella podría aprender a buscar consuelo y apoyo en el lugar de reposo de su madre, que sería una especie de santuario al que poder acudir, pero nada iba a ser lo mismo. Era la cruda realidad, yo lo sabía perfectamente. Pasase lo que pasase, nada volvería a ser igual nunca más, y había que aprender a vivir con esa eterna amargura.

-Sabes que siempre puedes contar conmigo para lo que necesites, cualquier cosa- la aseguré mientras la abrazaba con cariño, odiando que tuviese que pasar ella por esto. La vida a veces era injusta, y detestaba que lo fuese con mi prima. No pensaba dejarla sola si me necesitaba.

Me sentí fatal cuando llegamos a la tumba de su madre y Alice cayó de rodillas en el suelo frente a ella, desconsolada. Esta era una prueba durísima, pero era una prueba que tenía que pasar para poder hacerse más fuerte y poder empezar, poco a poco, a curarse. La muerte de un ser querido (y sobre todo la de una madre a la que querías) te abría una herida larga y profunda. La herida permanecía abierta durante el tiempo en el que uno se mantenía alejado del cementerio y se negaba a enfrentarse a la realidad, y aunque esa herida estaba abierta al ignorarla podías ignorar un poco el dolor e intentar acostumbrarte, aunque siempre volvía por mucho que se intentase mantenerlo a raya. Visitar el cementerio por primera vez era curar la herida; dolía horrores y preferías dejar la herida sin curar para no pasar por ese dolor, pero eso solo haría que las cosas fuesen a peor. Una vez pasada esa cura y superado ese dolor, la herida comenzaba a sanar, a veces más rápido y a veces más despacio. Puede que se reabriese en algún momento, y siempre dejaba una cicatriz, pero así eran las cosas.

Tras escuchar a mi prima sollozar aquellas palabras me arrodillé en el suelo sobre ella y puse mis manos sobre sus hombros con cariño.- Encontraremos a quien le hizo esto, y pagará, te lo juro- dije con tono de voz un poco más serio que el de antes. Sabía lo que decía siempre la gente en estos casos: que había que dejarlo ir, que la venganza no llevaba a nada bueno, que aquello estaba mejor quedándose en el pasado… Mentira. No iba a ser un hipócrita que le dijese eso a Alice. Si lo que ella quería era encontrar al asesino de su madre y hacerle pagar la apoyaría, pues no había nada que yo desease más que eso mismo en mi propio caso.

Tenía un pañuelo en el bolsillo, y lo saqué para limpiarle las lágrimas del rostro a Alice con cuidado, y se lo di por si seguía necesitándolo. La miré preocupado.

-Todo va a estar bien- le dije para animarla. No podía prometérselo, y puede que no fuese a ser fácil, pero la ayudaría en todo lo que pudiese.- ¿Quieres dejarla flores?- Alice era menor de edad y no podía hacer magia, pero yo sí y podía hacerlo por ella.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Vie Mar 25, 2016 2:41 am

Sonrió ante las palabras de su primo aunque sabía que lo que decía no era del todo cierto, era una mentira que ambos querían creer, ambos tenían ideales diferentes a los que no renunciarían lo que terminaría en que al final de cuentas pues tendrían que enfrentarse aunque fuera algo que ninguno de los dos quisiera, sin contar que lo que le pasó a su madre seguro fue instado por el grupo al que él pertenecía lo que hacía las cosas aun mas complicadas. Si, lo tendría cuando lo necesitara siempre y cuando los intereses de ambos no se vieran comprometidos de cualquier manera, aunque ella misma sabría que no pensaba llegar a hacer algo contra él o su familia en dado caso, haría la vista gorda de ser necesario para no lastimar a sus familia, después de todo seguían siendo lo mas importante para ella.

Sentía un dolor en el pecho, un vació, un sentimiento de culpa, aun cuando ella no la mató, tal vez si hubiera sido mas como sus hermanos tal vez si no hubiera sido tan rebelde, neutral en el tema, tal vez si no se viera como una traidora a la sangre, tal vez si hubiera llegado a pertenecer a la casa de Salazar Slytherin, tal vez... habían muchos tal vez que pudieron llevar a un resultado distinto, a que puede que nadie hubiera descubierto a su madre o tal vez al final nadie lo hizo y solo la creyeron una traidora a la sangre, no lo sabía solo sabía que era una herida y un dolor tan grande el que le carcomía el alma, ella quería estar ahí en esa tumba a su lado, acompañándola pero a su vez quería vengarla y para eso ocupaba estar viva.

- No creo que puedas o podamos cumplir eso, no sabemos si la muerte de mi madre se debe a alguien de tu lado o... - no creía en ninguna otra opción - muggle, no se, claramente hay cosas difíciles de saber - claramente una maldición imperdonable no dejaba rastros, tal vez si y los muggles también sabían usar sus conocimientos para no dejar pistas visibles y a su madre nunca se le hizo una autopsia, su padre culpó a los muggles y sus hijos magos, pero ella no estaba segura su madre con los únicos mestizos con los que se relacionaba era su familia, su único contacto con un sangre sucia fue su madre, la abuela de Ali, pero ellos no le harían daño. Su padre llegó a negarse a buscar la causa realmente muerte solo dijo que fueron los muggles, ella nunca lo creyó, su padre tenía enemigos, además alguien pudo filtrar que su madre era mestiza y estaba que ella misma no había salido a los demás hermanos y pudieron culpar a su madre de eso, no sabía.

Tomó el pañuelo de su primo y se limpió las lagrimas de los ojos mientras hipaba un poco inevitablemente, intentaba sentirse mejor pero en ese momento no lo lograba, al escuchar lo de las flores asintió con la cabeza de forma afirmativa - Las flores que le gustaban a mi mama eran los corazones sangrantes y las flores de cerezo - dijo intentando no llorar al recordar eso.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Vie Mar 25, 2016 9:28 am

Me puse tenso cuando escuché a mi prima decir que no sabía si la muerte de su madre se debía a alguien “de mi lado”. Aquello tenía un significado que no me gustaba nada viniendo de mi prima, pues no era algo bueno. Significaba que se estaban formando bandos entre la propia familia, una familia que siempre había estado unida en un mismo bando con una sola ideología compartida… Pero ella se estaba excluyendo a sí misma de ese bando. Yo sabía que si a mí me hubiese dado por no estar en el bando en el que estaba mi padre lo hubiese respetado, porque soy su hijo, pero no sabía cómo sería la situación en el caso de Alice… No sabía si su padre sería igual, ni qué consecuencias tendría para los demás lo que ella escogiese.

-Nunca digas nunca. Tarde o temprano siempre hay alguna manera de descubrir las cosas- mi padre estaba interesado en saber quién había matado a la madre de Alice. Fuesen los que fuesen los ideales de esa mujer, si un mortífago había sido el causando de su muerte él quería saberlo, pues nunca le habían hecho ni pizca de gracia los mortífagos que mataban a miembros de la familia de otros mortífagos, y menos cuando se trataba de gente de su familia aunque ella no hubiese compartido sangre con él.- Esto no es una cuestión de lados, Alice. Tu madre era parte de la familia, y a la familia no se la toca- dije con seriedad. Quería que entendiese eso. Quería que supiese que la familia estaba por encima de todo, pues teníamos unos valores que respetábamos.- Haya sido mago o muggle, o lo que sea, encontraremos al culpable. Sé lo que se siente al no saber quién es quien te ha quitado a tu madre, y no quiero que tengas que vivir tú también con esa carga. No hay nada peor en el mundo, no me gustaría que tuvieses que sufrir a causa de ello tanto tiempo como yo- a día de hoy yo no sabía quién era el asesino de mi madre, sólo sabía que había sido un muggle. Un sucio muggle… o al menos eso era lo que suponía. No recordaba su rostro, solo recordaba la pistola de la que había apretado el gatillo, y ese gesto me había arrebatado a mi madre para siempre.

Le di mi pañuelo a Alice, pues lo necesitaba, y escuché atentamente cuando me dijo qué flores eran las que le gustaban a su madre. Saqué mi varita de mi bolsillo y con un suave toque creé de la nada una preciosa corona de flores entrelazadas. Corazones sangrantes y flores de cerezo, tal y como ella me había dicho. Colocamos la corona contra la lápida en la que estaba grabado el nombre de su madre, y la contemplamos en silencio durante unos segundos. Un nuevo toque de mi varita le echó un hechizo a las flores para que durasen más tiempo del normal. Rodeé entonces a Alice con un brazo para darle un abrazo y deposité un beso sobre su pelo, transmitiéndole mi apoyo.

-Ella querría que fueses feliz, Alice. Sé fuerte por ella- aunque no había tenido mucho trato con esa mujer sí que había llegado a conocerla lo suficiente como para saber que mis palabras eran completamente ciertas.- Tienes toda la vida por delante. Cómete el mundo y hazla orgullosa.

No me había separado de ella desde que habíamos llegado al cementerio, pero en aquel momento me incorporé y me puse de pie mientras miraba a mi alrededor. No hice levantarse a Alice, pues a lo mejor ella necesitaba estar más tiempo allí junto a su madre y yo no iba a apartarla de su lado. La tumba que yo estaba buscando no andaba muy lejos de allí, y me puse a caminar lentamente hacia ella. Mientras lo hacía pasé junto a las lápidas de más familiares míos a los que había perdido hacía pocos años. Mi abuela Lilian, mi abuelo Arthur, mi tío Jonathan… y entonces llegué a la tumba hacia la que me había dirigido, que era más vieja que las de mis otros familiares y la de la madre de Alice.

-Hola mamá- susurré. Había un ramo fresco de rosas rojas sobre la tumba; mi padre había estado ahí recientemente. Sonreí ligeramente. Hacía caso un año que yo no iba a visitar la tumba, apenas había tenido tiempo. Tenía mil cosas que contarle. Me senté de piernas cruzadas delante de ella, clavando mi mirada en el mármol.- Siento no haber venido a verte en tanto tiempo.

Antes de continuar hablando me detuve y alcé la mano. Rocé con la punta de los dedos el nombre de mi madre grabado en la tumba. Ya no me saltaban las lágrimas cada vez que estaba allí, pero sí que surgía una ira en mi interior que me costaba mucho esfuerzo contener.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Sáb Mar 26, 2016 3:17 am

- Perdón, se que no debería haber dicho eso, es solo que me mata el no saber que la mató, si pudo ser algún veneno muggle, ellos saben trabajar con esas cosas, o si fue la maldición asesina, todo fue tan raro, tan sorpresivo, me siento confundida, ya no se si tomar el camino que siempre creí que tendría que tomar y rezagué o tomar el otro camino. Creo que lo único que tengo claro es que haga lo que haga intentaré que ninguna de mis familias sean afectadas - sabía que esa decisión sería la mas difícil de todas, si era una mortifaga tendría que cuidar a su familia mestiza, si era miembro de la orden tendría que cuidar a los mortifagos de la familia, estaba en una encrucijada bien difícil, lo que sabía es que no se quedaría como alguien neutral en esa batalla, casi prefería ser un doble agente para poder proteger a todos los que amaba que no hacer nada, pero lo mas posible es que terminara prefiriendo a la orden que compartía mas ideales con ella que los mortifagos.

Vio como su primo creaba unas hermosas flores en la lapida de su madre, las flores favoritas de la misma mezcladas entre ella, era un hermoso arreglo que seguro su madre amaría de poder verlo, tocó las foros sin poder evitarlo, eran reales, naturales - Gracias - le dijo a su primo mientras se secaba las lagrimas de los ojos, no había nada mas valioso que ese gesto que había tenido con su madre y con ella misma.

- Lo se, tienes razón - dijo recordando los comentarios fuera de lugar y mordaces del profesor de Pociones, si, tenía que ser fuerte, buscar su propio camino, buscar superar las cosas y demostrar que era la mejor en lo que hacía o hacer el esfuerzo para mejorar y lo haría, intentaría retomar su vida a partir de ese momento, haría todo lo posible para hacerlo aunque no sabía como hacerlo algo que tuvo que admitir en voz alta - No se como hacerlo, como superarlo, como volver a ser yo, pero se que tengo que hacerlo -

Tenía mucho que decir a su madre, habían pasado muchas cosas de las que se había perdido en ese momento, incluyendo su cumpleaños, la situación con Sirius que la hacía sonrojar, eran tantas cosas que no sabía si quiera por donde empezar a analizarlas o comentarlas con su madre o que decir, lo peor es que sabía que no sería lo mismo y que habrían aun mas cosas que contarle en un futuro y no recibiría su consejo.

Dejó que su primo se fuera para de esta forma poder quedarse sola con sus pensamientos pues las cosas a comentar con su madre no eran como para hacerlas con su primo mayor hombre ahí cerca, ante todo tenía algo de vergüenza en especial en algunos temas que si llegaba a comentar con alguien este sería una amiga aun cuando ni siquiera en eso estuviera segura, pero en efecto sería con una mujer y no un chico.

Hablaría con su madre un rato, el suficiente para darle tiempo su primo de hacer lo mismo con la suya, ya después se encargaría de irlo a buscar y de paso darle sus respeto a la madre del mismo.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Dom Abr 03, 2016 9:58 am

Creía que sabía qué era a lo que se estaba diciendo Alice con aquellas palabras, y aunque me incomodaba aquel tema y no quería pensar en ello ni meterme en ese complicado asunto, al menos no en este momento. Yo tenía muy claros mis ideales: al principio solo había querido unirme a los mortífagos porque pensaba que el bando de Lord Voldemort era el que más me acercaría a las cosas que quería, y al poder, y yo siempre había deseado tener poder… Pero miraba a mi alrededor y veía lo que ocurría en el mundo muggle, y cada vez me convencía más de que el problema no era que los magos fuésemos superiores a los muggles. Todavía seguía sin opinar eso, pero era imposible mirar a los muggles y no ver que eran animales. Veías las noticias y lo único que veías era corrupción, odio, guerras interminables causadas por cualquier motivo absurdo, miseria, inhumanidad… Además, no les bastaba con destruirse entre ellos mismos sino que también tenían que destruir el mundo en el que todos vivíamos. Cuantas más cosas descubría de los muggles más veía que eran como una plaga que arrasaba con todo. Estaríamos todos mejor si los arrasados eran ellos.  Pero estaba convencido de que mi prima no pensaba igual que yo, y no podía obligarle a lo contrario. Pero ese era un tema para otro momento más adecuado que este.

Cuando puse las flores mágicamente en la tumba de Samantha Ivanova Alice me lo agradeció, y vi cómo se limpiaba algunas lágrimas que se le habían saltado. La sonreí suavemente y le pasé la mano por la espalda de manera reconfortante mientras ella miraba la tumba que ya no parecía tan fría como antes cuando había estado libre de flores que la decorasen y le diesen un poco de vida. Cuando le dije que tenía que ser fuerte ella me dijo que sabía que sí, pero que no sabía cómo hacerlo.- No hay una manera exacta en la que debas hacerlo, esto no es algo que pueda aprenderse como una lección en un libro, no es algo fácil… Tienes que ir poco a poco. Empieza levantándote por las mañanas y pensando en qué es lo que tienes que hacer ese día, y lo haces. Y al día siguiente igual, y al siguiente… Así hasta que ya no sea difícil, y empezarás a hacer las cosas porque tú quieres y no porque tienes que hacerlas, y aprenderás a disfrutar y a ser feliz otra vez. Créeme, Alice tú puedes. Y siempre me vas a tener a mí para apoyarte en lo que necesites.

La dejé un poco de privacidad entonces para que pudiese estar en paz frente a la tumba de su madre, y aproveché para ir a ver a la mía, a quien llevaba esperando mucho tiempo para ir a visitar pero no había podido hasta ahora. Me senté de piernas cruzadas delante de la tumba como había hecho miles de veces desde que tenía siete años para poder hablar con ella como si ella estuviese aquí conmigo de verdad. Casi podía sentir su presencia, como si fuese verdad que su espíritu estaba conmigo en vez de mi única compañía fuese una fría tumba llena de huesos y polvo. Le conté cosas, hablando tranquilamente como había hecho siempre desde pequeño. Le conté que ya me había graduado de Hogwarts y que estaba en a universidad, que ya tenía mi licencia de Aparición, que estaba estudiando la carrera que quería, que tenía una medio hermana pequeña y que papá estaba muy contento con Grace y con Abi aunque todavía la echaba de menos. Dudaba que mi padre dejase de echar de menos a mi madre algún día, aunque había aprendido a ser feliz y a seguir adelante con su vida disfrutándola plenamente. Yo estaba seguro de que eso era lo que mi madre hubiese querido, que él fuese feliz en vez de quedarse estancado en el pasado. Le conté más cosas de todo lo que había ocurrido este año, pues había sido un año cargado de experiencias de todo tipo, y casi no sabía ni por dónde empezar. Le hablé de Natalie, y de varias cosas que habían pasado, y cuando terminé de decir todo me sentí mucho más tranquilo y en paz. Había estado demasiado tiempo sin venir aquí.

-Te echo mucho de menos- dije, sin apartar la vista de su nombre grabado en la tumba. Jamás iba a dejar de echarla de menos, pero había aprendido a vivir con ello…

…Pero no podía vivir sabiendo que el hombre que la había condenado a estar para siempre en aquella tumba seguía por ahí, suelto, impune. Mi padre había intentando encontrarle, le había buscado por tierra, mar y aire pero no había encontrado nada. Pero no íbamos a dejar de buscar. El asesino de mi madre era mi peor miedo, era la forma que tomaba mi boggart cuando me encontraba con uno, pero no podía huir de aquel miedo. Le encontraría, algún día…

-Le mataré- mascullé entre dientes, lleno de odio.- Te lo prometo.

Me levanté del suelo entonces, y con mi varita hice aparecer una sola rosa blanca en mi mano. Las rosas eran las flores favoritas de mi madre. Con mucho cuidado coloqué la rosa blanca junto con el ramo de rosas rojas que había dejado allí mi padre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Mar Abr 05, 2016 4:45 am

- Creo que eso no es problema, no he faltado a ninguna clase desde la muerte de mi madre, he ido a cada una de ellas, creo que no he estado tan mal en ninguna, bueno con excepción de la de pociones donde el profesor Cosmas, me habló mal y se refirió a mis padres - dijo, la verdad esa fue la única clase en la que había querido salir corriendo y a decir verdad lo hizo - Creo que debería regresar al Quidditch - dijo poco después esa era una de las cosas además de la comida que había llegado a dejar de lado luego de la muerte de su madre, pero las clases seguía yendo a ellas quisiera o no quisiera, no había faltado a ninguna por mas depresiva que estuviera, si había faltado a algunas pero era por malestar por la migraña y esas cosas pero nada mas.

Cuando se quedó sola no supo que decir pero las palabras fluyeron por si solas - Mami, te extraño, quisiera que estuvieras aquí, que pudieras darme un consejo. No se que pasa con papa y mis hermanos están mas distantes desde que te fuiste, bueno yo también, siento que es su culpa que estés aquí, si no fuera por lo que ellos son, tal vez no estarías muerta, realmente quisiera que estuvieras a mi lado, que me dijeras que tengo que comer, que me dijeras que todo va estar bien, que me dijeras que no deje que el profesor Cosmas me saque de mis casillas que viera su lado bueno que intentara entender su forma de ser que no se, la verdad son tantas cosas que siento que me dirías pero no estás aquí y te extraño, te extraño mucho.

>> A veces no puedo evitar culpar a Sybill por lo que pasó aunque se que no fue su culpa, ella no quería que esto pasara solo me contó su predicción por miedo de que algo me pasara, pero no puedo evitar sentir que es en parte responsable, tal vez si no hubiera tenido ese sueño tu estarías viva y aún cuando me molesta y me he alejado de ella, bueno de todos, no creo poder hacerla a un lado, no soporto ver que la molesten, la quiero mucho, también siento que en parte es mi culpa por no contarte lo que Sybill soñó pero no lo creía real, lo siento - Sollozó mientras descargaba todo lo que tenía dentro, aunque lo de Sybill fue una de las cosas que le quito un peso de encima el poder decirle lo que sentía y lo culpable que se sentía y lo que pensaba de su amiga era algo que necesitaba para poder estar bien con ella en algún momento.

Entre todo lo que le contó estaba el hecho de que ya no era virgen y las cosas que hizo con Sirius y como habían quedado con respecto a su amistad luego de eso, además de que le había confesado sus sentimientos al ojigris y el terror que tenía que en algún momento su padre se enterara de eso, pues este y sus hermanos ya tenían planes para ella o al menos sabía que estos esperaban que fuera casta hasta el día del matrimonio pero ya no lo sería y además estaba enamorada de un traidor a la sangre desheredado.

Pasó un gran rato, al menos en suficiente para dejar de llorar y empezar a tener una fuerte migraña, además de desahogar todo lo que tenía en su interior, todo lo que había llegado a pasar en los últimos meses y que creía que su madre tenía que saber, además esta visita la ayudó a recordar una vieja historia en la que uno podía llegar a comunicarse con los seres queridos mediante cartas que luego se quemaban, claramente el difunto no respondería pero era una forma en la que podías charlar con él, contarle las cosas que querías, que ocupabas y era algo que dada la lejanía le serviría a ella.

- Gracias - dijo por que estaba segura que fue su madre quien llegó a contarle ese método para comunicarse con ella, estaba mas que segura de eso.

Se puso de pie y casi se cae por que se mareo un poco del mismo dolor de cabeza que tenía, pero lo disimuló y haciendo como si no pasó nada se dirigió a la tumba de su tía donde su primo parecía ya estar despidiéndose de ella, la metamorfomaga solo le sonrió y la saludó con un gesto respetuoso, la verdad es que no llegó a conocer bien a su tía aunque su madre si le habló bien de la misma.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Dom Abr 10, 2016 7:44 am

Cuando le dije a Alice lo que tenía que hacer para salir adelante por a poco y superar la muerte de su madre ella me dijo que ya estaba poniendo eso en práctica, lo cual era bueno, y me dijo que estaba pensando retomar el Quidditch, lo cual me hizo sonreír levemente.

-Eso es bueno, creo que sí que deberías retomarlo si te gusta jugar- la animé. Intentaría apoyarla en cualquier cosa, incluso en algo tan pequeño como instarla a que retomase aquel deporte que podría hacerle un gran bien. Era un deporte en equipo en el que la colaboración era sumamente importante, y lo que Alice necesitaba era no estar sola y relacionarse con más gente. El trabajo en grupo con gente que la animase podía ayudarla muchísimo más de lo que pensaba.- Eras Cazadora, ¿no?

Mi pequeña sonrisa desapareció de repente en cuanto escuché que un profesor le había hablado mal a Alice y lo había hecho refiriéndose a sus padres.- ¿Cómo? ¿Quién ha sido el hijo de puta?- pregunté enfadado por eso, pero antes de que ella pudiese contestar me di cuenta del apellido que había dicho al contarme aquello y la miré con el ceño fruncido.- Espera, ¿has dicho Cosmas? ¿Iorwerth Cosmas?- dije mencionando el nombre del Auror (o exAuror según había escuchado mencionar a mi padre en una ocasión hace no mucho) al que mi familia me había enseñado a odiar, pues era uno de los Aurores que hace años capturaron a mi tío Jonathan y por culpa de ellos había acabado en Azkaban, donde había muerto. Cosmas no era un apellido común, así que dudaba que fuese otro Cosmas el nuevo profesor de pociones. Y si así era entonces también era profesor de Clary, la chica a la que él junto con otros se había encargado de dejar sin padre. Mi mirada se desvió en aquel momento en la dirección en la que se hallaba la tumba de mi tío.

Después de dejarla sola para que hablase con su madre y yo irme a la tumba de la mía para hacer lo mismo y dejarle una rosa blanca junto a las rojas de mi padre, Alice se acercó hacia donde yo estaba. La miré, y vi que estaba bastante más pálida que antes y su postura no parecía muy estable. Volví a fruncir el ceño como antes mientras alzaba la mano y la posaba sobre su frente para ver su temperatura. Estaba algo más caliente de lo que era normal.

-Necesitas comer- dije entonces. Mi tono dejó claro que no era un consejo ni una petición por favor, sino que era casi una orden por su propio bien.- Salgamos de aquí. Cualquier otro día que quieras escaparte de Hogwarts y venir a ver a tu madre te traeré, te lo prometo, solo envíame una carta. Ven, te llevaré a un sitio- miré entonces la tumba de mi madre una última vez.- Adiós, mamá.

Tomé la mano de Alice en la mía y la conduje entre las tumbas hacia la salida del cementerio, donde nos desaparecimos ambos. No volvimos a Hogsmeade, sino que aparecimos en Manchester, cerca de un lugar que conocía en el que a aquellas horas todavía estaban abiertos los comercios y podríamos comprar algo que llevarnos a la boca.

-¿Qué te apetece?- le pregunté a mi prima mientras caminábamos por la calle. Sabía por experiencia propia que molestaba cuando la gente insistía en que te cuidases, y no lo haría si no fuese porque de repente la tez de Alice se había tornado de una tonalidad enfermiza y se notaba que realmente lo necesitaba. No me sentiría tranquilo dejándola volver a Hogwarts así como así, donde no podría estar seguro de que ella fuese a cuidar de sí misma, así que iba a asegurarme de que al menos comiese aunque fuese un poco.- Créeme, lo necesitas y se nota. No quiero que te pase nada, no quiero que enfermes. Hazlo por mí- dije, esperando que eso al menos la convenciese un poco.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Miér Abr 13, 2016 5:27 pm

- Si, juego de cazadora y dado que el último partido ganamos por Danny por que los cazadores casi ni tocaron la quaffle y menos anotaron, como que ocupan un poco de ayuda - diría, aún se tenía que preocupar también por conseguir una escoba nueva para el partido final, pero mas adelante se encargaría de eso, en ese momento querer retomar era mas que suficiente.

- Cosmas, también fue mi culpa, di ando mal con lo de mi madre y pues dije que al igual que mi familia buscaba o esperaba salir bien en la clase y que aún no se que hacer con mi vida, pero di estoy algo perdida desde lo de mi madre - admitió con algo de pena y puede que nostalgia, pero el que no la hubiera tratado muy bien el profesor era algo que la seguía desagradando en especial por que sabía que seguiría siendo así en las siguientes clases, ya habían tenido una mutua primera impresión mala y no dudaba que esta se mantuviera por mucho tiempo, si no era por siempre.

- Si, ese mismo, ex auror con una orden de Merlín... si, ese mismo es mi profesor, creo que se cambiará a otra asignatura o eso me pareció escuchar, la becaria de pociones se quedara con la clase pero aún así creo que tendré que verlo en las próximas clases, no dudo que de algo que yo necesite saber para cuando decida que puedo ser en la vida - admitiría, la verdad ella nunca había puesto atención en la casa nada de los aurores que habían hecho algún mal a su familia o bueno tal vez si pero no recordaba o no prestó atención, si sabía algo de Cosmas pero no demasiado o al menos en ese momento no lo recordaba, claro que si había escuchado de él pero nada especifico, al menos fue así antes de conocerlo pero seguía sin saber mucho de él.

- Estoy bien - fue una respuesta automática, la misma que había llegado a usar con otras personas desde que su madre murió y ella se deprimió, sabía que no era así y deducía que no se veía tan bien pero no quería preocupar a su primo aunque este ya parecía preocupado.

- Esta bien, gracias - dijo a su primo tomándolo del brazo cariñosamente, casi abrazándolo antes de despedirse de la mamá del mismo con una reverencia pequeña y salir con el mismo, al parecer no se libraría de tener que comer con él aunque fuera un poco aunque realmente no tenía apetito alguno.

No había nada que se apeteciere comer en ese momento pero por su tono de voz y sus siguientes palabras sabía que tenía que comer algo, al menos para no preocupar a su primo, no quería que este se sintiera mal por que algo le pasara a ella - Esta bien, pero no se que comer. Sorprendeme, pero no que sea comida marina - diría arrugando la nariz, no le agradaba mucho ni el pescado ni los mariscos, el resto de la comida si llegaba a comerla bien o algo así era antes.
avatar
InvitadoInvitado

Zachary S. Dankworth el Vie Mayo 27, 2016 7:34 am

Me hirvió la sangre de la rabia que me causó saber que el exAuror que había destrozado a mi familia era el que estaba en Hogwarts dándole clase a mis primas. El único pecado de ese hombre contra los Dankworth no era solo haber arrestado a mi tío y haberle llevado a Azkaban, pues muchos de los males de mis seres queridos fueron causados por ese fatal suceso. Clary creció sin padre y muy lejos de la familia por culpa del encarcelamiento de su padre. Mi abuelo cayó bajo la sospecha del Ministerio y había sido injustamente asesinado por un Auror a sangre fría y sin pruebas en plena calle. Mi abuela había muerto de un infarto por culpa del destino de su hijo y esposo. Mi tío Sylvan había huido para alejarse de la familia, y la depresión había consumido a mi padre. Sin darse cuenta ese hombre, el tal Cosmas, había causado un montón de mal, y no me hacía ni puta gracia que estuviese con mis primas en clase y menos si estaba haciéndole sentir mal a Alice.

No era un tema que debiese de ser discutido en un cementerio. Alice y yo visitamos ambos a nuestras madres fallecidas en sus respectivas tumbas, una mucho más reciente que otra, y cuando llegó por fin el momento de despedirnos y marcharnos tomé del brazo a Alice para poder desaparecernos del lugar.

Cuando aparecimos en Manchester prácticamente le dije a Alice que iba a obligarla a comer, pues estaba seguro de que se iba a desmayar como siguiese así. Ella insistía en que estaba bien, pero yo no me lo creía.

-Tengo experiencia con este tipo de dolor, Alice- le recordé para hacerle saber que a mí no podía mentirme, que yo había estado en sus zapatos y que sabía cómo era todo.- No puedes decirme que estás bien y esperar que te crea. Yo también mentía.

Me dijo que vale, que comería, pero que no quería comida marina. A mí me encantaba la comida marina, pero cuando te encontrabas mal comer ese tipo de comida era lo peor que podías hacer, pues acabarías encontrándote mil veces peor que antes.- ¿Un perrito caliente estaría bien? ¿O una hamburguesa?

La acompañé hacia un lugar de comida de ese tipo que estaba abierto a aquellas horas y nos sentamos mientras un camarero pedía nuestra orden. Yo dejé que Alice pidiese lo que quisiese para comer y yo no pedí nada, a estas horas no tenía hambre y yo no necesitaba comer, pero ella sí. Cuando le trajeron la comida esperé hasta que dio al menos un par de mordiscos antes de volver a hablar.

-¿Te sientes un poco mejor? Tienes que cuidar de tu salud, Alice, es muy importante- le dije preocupado. Era mi prima y la quería, no quería que le pasase nada malo.

Esperé a que comiese un poco más, y entonces recordé lo que había dicho en el cementerio.- Así que Cosmas es tu nuevo profesor… Si es el Cosmas que yo pienso es el que metió a nuestro tío Jonathan en Azkaban- dije con rabia. Le estaba diciendo aquello para que supiese que ese hombre era un enemigo de la familia. A causa del apellido supongo que no ha asociado a Alice con nuestra familia, pero quería que ella estuviese al tanto de ello.- No dejes que ese tipo te hable mal, Alice. Ni él ni nadie. Demuéstrale lo que vales, demuéstraselo a todo el mundo, porque vales mucho. Tienes que cuidarte y estar fuerte y no dejarte vencer por la vida. Eres mi prima y tienes que darte tu lugar- le dije mientras la miraba fijamente a los ojos, para que supiese que yo la apoyaba y que todo iba a estar bien, pero que tenía que luchar un poco más, solo un poco.- ¿Lo harás?- pregunté mientras la sonreía un poco cariñosamente, tratando de animarla un poco.- Ah, y por favor… no le digas nada de lo que te he dicho de Cosmas a Clary, ¿vale? No sé si ella lo sabe y prefiero que no se entere así.

Esperé a que Alice terminase de comer, y entonces pagué y luego miré qué hora era.

-Es muy tarde ya… Debería llevarte de vuelta, no quiero que te pillen y te metas en líos. Ya sabes que cualquier otro día si me escribes voy a por ti sin problemas.

Me levanté de la mesa a la vez que ella y le di un beso cariñoso en la mejilla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Torrance Coombs.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario (Criaturas
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 17.000
Lealtad : Familia Dankworth
Patronus : -
Mensajes : 456
Puntos : 278
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t989-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t1010-relaciones-de-zack-dankworth http://www.expectopatronum-rpg.com/t2231-if-the-end-of-your-story-is-a-happy-one-what-does-it-matter-how-it-began-cronologia-de-zack http://www.expectopatronum-rpg.com/t3233-arcon-de-caleb
Zachary S. DankworthUniversitarios

Invitado el Vie Mayo 27, 2016 10:15 pm

- Lo se, pero no me gusta preocupar a los demás - se excusó con su primo, no quería molestarlo o preocuparlo, pero si, no podía evitar sentirse mal y querer echarse a morir por su padre y claro cualquier persona que la conociera sabría que esta mal por no querer comer cuando siempre había sido de buen comer y ahora a penas y probaba bocado, pero no le interesaba mucho su salud, quería estar al lado de su madre, aunque también hacer pagar al que la mató.

- La hamburguesa esta bien - respondió, la verdad no tenía mucha hambre y seguro ni se la terminaría pero era por complacer a su primo, pidió su comida en el restaurante y claramente le reprochó a su primo por no pedirse nada de comer y que si no se pedía algo tendría que dejarla compartir su comida con él o no comería, al final llegaron a una especie de acuerdo en el cual ella si o si tuvo que comer.

Jugó un poco con la comida y dio mordiscos de conejo a su hamburguesa, durando mucho entre bocado y bocado, la verdad estaba rica y si le ayudaba mucho comer pero no tenía muchas ganas de hacerlo así que intentó durar lo suficiente para no tener que comer mas, en especial por que sentía que si comía mucho le iba a caer mal - Si estoy mejor - diría con una sonrisa convincente aunque no era muy cierto, siguió comiendo para no incomodar a su primo, ya luego iría al tocador.

Cosmas, Cosmas que persona mas difícil de tratar, aunque en ese momento no le caía bien por meterse con ella, ahora saber que es responsable de la muerte de su tío, su tío abuelo y tía abuela hacia que lo detestara mucho mas, la misma abuela de la cambiante había estado muy deprimida por la muerte de sus seres queridos, perder a su hermana fue lo peor que le pasó, su mismo padre estuvo también muy afectado por eso, fue cuando mas insistió en que su familia fuera de mortifagos, más empezó a insistir que la misma Alice en algún momento tenía que seguir sus pasos, aunque claramente a esa edad no la obligaría aún era muy chica, pero a sus hermanos si los en listó en las filas mortifagas, también se volvió mas pesado con su esposa con respecto a las creencias de ella, queriendo que fuera tan purista como él. Aunque todo llevaba 10 años cociéndose no fue hasta la muerte de ellos que todo llego a su límite.

- Sip, no dejaré que esa persona me haga sentir menos, no dejaré que alguien que lastimó tanto a nuestra familia llegue a molestarme - le diría, realmente no se dejaría de él, de eso nada, o al menos eso era lo que diría en ese momento - Clary y yo casi no hablamos así que no te preocupes, no le diré nada - respondió con tranquilidad, mientras comía pues sabía que su primo no dejaría que se fuera sin antes hacerlo.

- Con permiso, iré al baño - diría mientras su primo pagaba, se sentía tan mal que claramente la comida no permaneció lo suficiente en el estomago aunque claramente no se lo demostraría a su primo, se acicaló un poco para fingir que nada había pasado, puso su cabello de un color donde no se viera enferma, limpio sus dientes, buscó una menta y procuró lucir bien y como si nada.

- Vamos - diría con una pequeña sonrisa siendo ese el momento donde regresó al castillo, bueno claramente primero fueron a un lugar donde pudieran aparecerse pero luego de eso, la cambiante terminó de regreso en el castillo y se retiró a su sala común - Gracias por todo, te quiero - diría antes de abrazarlo y retirarse.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.