Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Reencuentros | Fiona

Invitado el Mar Mar 15, 2016 1:38 am

Flashback
Londres, 2014.

Se acomodó el cabello tras la oreja en gesto algo impaciente, había llegado un poco antes de lo previsto, básicamente porque Dora había estado muy inquieta y siempre era mejor pasear con ella y que la bebe se distrajera con el ajetreo usual del callejón. Tenía apenas un año de vida y sin lugar a dudas había sido el año más difícil en la vida de la joven. No había planeado ser madre tan joven, pero Dora había pasado y por supuesto que la recibía con los brazos abiertos desde que supo que estaba embarazada, aunque eso no significaba que fuese pan comido la labor de ser madre y estudiar al mismo tiempo. Se podían ver las ojeras en el rostro de la otrora chica Black. Se había cortado el cabello además, llevándolo en una corta melena oscura, que enmarcaba aún más su delgado rostro.

- Sh...- susurró con suavidad acercando su cabeza al oído de su hija. Tenía a Dora cargando con una de esas mochilas de bebes, otro invento bastante útil de los muggles, así no tenía que preocuparse por el coche al caminar y se sentía más segura de esa manera. Por supuesto que llamaba la atención de todo mago y bruja que se cruzara por enfrente, al ver el extraño arnés que sostenía a su hija contra su pecho, pero Andromeda Tonks ya había superado la etapa de incomodidad por ser observada y analizada en silencio, casarse con Ted Tonks había sido la mejor cura para vencerla.

Alzó la vista por si veía a Fiona por algún lado. Estaba sin dudas algo ansiosa. Había conocido realmente a Fiona  al poco tiempo de casarse con Ted, pero luego la chica había abandonado Inglaterra y la amistad se  había desarrollado a través de lechuzas, decenas de ellas, por mucho tiempo. Pero Fiona había vuelto y por supuesto que Andromeda le había exigido una junta, había mucho para ponerse al día. Tenía algunas diligencias que hacer, visitar a algunos herbolarios y algunas tiendas para abastecerse para sus pociones, esperaba que Fiona pudiese acompañarla. No se suponía que ocuparía esa tarde en ello, pero últimamente estaba más ocupada de lo normal y debía hacer malabares con su tiempo.- ¡Fiona! - gritó alzando la mano y sonriéndole a la chica que se acercaba por la otra acera.
avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Jue Mar 17, 2016 10:17 pm

Las dos últimas semanas de su vida habían sido el mayor despropósito de la historia. En primer lugar, la Orden no dejaba de dar avisos de altercados en Inglaterra y la idea de enterarse por una lechuza de alguna catástrofe en la vida de un antiguo conocido no se presentaba como la mejor de las situaciones. Segundo, tras tres años de relación, el que era por aquel entonces su pareja le había pedido matrimonio y, cual persona incapaz de decir que no, había aceptado aún sin querer casarse en lo que le restaba de vida. Tercero, aquella puñetera lechuza tenía que haberse puesto enferma justo cuando la necesitaba. Cuarto y, finalmente, la hecatombe máxima: su hermano había desaparecido y por su afinidad y traición reciente a los Mortífagos, seguramente estaría muerto.

A lo largo de los últimos meses su hermano había contactado con ella viajando incluso a Noruega para dar información sobre la sede mortífaga a la Orden del Fénix. Fly le había advertido del peligro de hacer eso, le había pedido por activa y por pasiva que dejase el país y, finalmente o le había echo caso sin avisar o los Mortífagos le habían pagado con su moneda habitual por su traición. No sabía cómo sentirse ante aquello. Había estado años sin hablar con Matt pero a fin de cuentas era su hermano y, además, parecía haber tomado la decisión acertada al fin y al cabo.

Por aquella última razón había tenido que dejar Noruega y pasar una temporada en Inglaterra. Apenas había llegado aquella madrugada a Londres, había dejado sus cosas en el hotel y había dormido un par de horas para luego presentarse en el Callejón Diagon. Tampoco le había dado explicación alguna a su acompañante de cuales eran las razones por las que había vuelto al país pero ya tendrían tiempo pues, desde que puso un pie fuera de Noruega se dio cuenta que no pensaba volver a ella. La solución fácil a todos sus problemas acababa de llamar a la puerta de su casa.

- No quiero asustarte, pero te ha salido un bulto con cara en el pecho. - Dijo la castaña a forma de saludo al encontrarse con Andromeda tras escuchar su voz apenas un par de segundos antes. - Supongo que esta es Dora, ¿O ya has tenido un nuevo alien y no me lo has dicho? - Efectivamente, ella no pensaba tener mini criaturas que lloran, duermen, cagan y comen en su vida. Los niños eran agradables en su justa medida. Podía aguantarlos un tiempo encantada pero luego, sin duda, se los devolvía a sus padres. Así era perfecta, la vida del niño por horas.

- Te daría un abrazo pero me da miedo que se rompa. - Dijo la chica hablando a Andromeda pero mirando únicamente a Dora. - Es Ted en miniatura. - Era igualita que su padre, de eso no había ninguna duda.

Patata:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 21.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 677
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Invitado el Sáb Abr 16, 2016 6:41 am

Fue al encuentro de Fiona con una sonrisa. Estaba igual a como se la recordaba. Sin embargo, era sólo a primera vista. La fachada impecable e irónica de Fly permanecía intacta, pero en sus ojos brillaba algo diferente. ¿Preocupación, quizá? Andromeda no olvidaba detalles y sintió curiosidad por descubrir qué cosas habían cambiado a su amiga en el último tiempo, pero ya conversarían bien.

Lo que no se podía predecir jamás era una frase de Fiona. Andromeda se rió con su comentario sobre la pequeña Dora colgada en su pecho. Su ingenio seguía siendo el mismo.-Sí, ella es Dora. No es un nuevo alien-le respondió, aún riendo. Miró de reojo a su hija, que dormía plácidamente acurrucada en su pecho.- Ya te lo había dicho en nuestras cartas, pero Dora no estaba en ningún plan... Y ya nos cuesta mantener el apartamento en orden con ella, imagínate con dos-le dijo, alzando las cejas al imaginar otro bebé. No. No podía pasar. Además, sus sueldos estaban bastante justos para mantenerse a ellos y a Dora. Otro bebé sería realmente difícil de mantener, así que con Ted habían tomado las precauciones necesarias para no tener ninguna sorpresa.

Se rió nuevamente con el "temor" de Fiona, y fue Andromeda quien se acercó y le dio un abrazo breve y algo incómodo, pues al tener a Dora de por medio no pudo rodear totalmente con sus brazos a su amiga.-Es necesario. No nos vemos hace mucho ¿crees que no te eché de menos?-dijo, sonriendo con dulzura y complicidad. Por un momento sintió como si volviese a estar en Hogwarts, y ese tiempo sin haber visto a Fiona hubiese sido un verano de vacaciones, en vez de meses en Noruega. Los hoyuelos en las mejillas de Dromeda afloraron al oír sobre Ted.-Lo es. Ha salido igual a él. Esperemos que no quede seleccionada en Hufflepuff-bromeó, aunque era cierto que la bebé se parecía mucho a su padre. Si bien la pequeña era igual a Ted, sus ojos eran prácticamente los mismos de Andromeda. -Fly, ya que estamos aquí, ¿me acompañarías a la tienda de la herbolaria? Necesito luparia, díctamo y belladona-pidió, aprovechando que su hija se había quedado dormida y así podrían recorrer la tienda y conversar con más calma.-Luego podemos ir a por unos helados. No me digas que no extrañaste un helado de Florean Fortescue allá en Noruega-si ella hubiese pasado tanto tiempo en otro país, lo haría. Simplemente amaba las delicias de esa heladería desde que era niña, y se escapaba con Cissy a tomarlos antes de entrar a Hogwarts. Un haz de nostalgia nubló sus ojos al recordar ese tiempo, cuando aún era una Black. Pero descartó aquella memoria de inmediato, y se centró en el presente.

Comenzó a caminar en dirección a la herbolaria, que no quedaba lejos.Se ajustó un poco la mochila para bebés, y así poder llevar a Dora con más comodidad.-¿Cómo has estado, Fly? La pregunta sólo es protocolar, ya te imaginas que quiero saber todo sobre Noruega. O lo que se pueda saber-dijo, con un pequeño atisbo pícaro en su sonrisa. Le pasaba con Fly y Ted que le era fácil abrirse y bromear más. Con el resto del mundo seguía siendo algo retraída y seria.-También me he enterado de un par de cosas sobre la Orden... pero oírlo de ti es mejor-dijo, bajando un poco la voz por precaución. Había llegado a sus oídos la noticia de la desaparición del hermano de Fly. Y quería oírlo de ella.
avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Jue Abr 21, 2016 2:33 pm

No recordaba el día exacto en el que había visto por última vez a la que en aquel momento era Andrómeda Black. Ahora todo había cambiado para ambas. Especialmente para la que sostenía un bebé entre sus brazos, se había casado y había cambiado totalmente sus prejuicios acerca de los nacidos de muggles. Y, por supuesto, de los Hufflepuff, lo cual era un dato muy importante.

- Menos mal. – Dijo con cierto alivio la castaña sin dejar de mirar a Dora, como si fuese la primera vez en su vida que viese un bebé. Pero no era por eso. Era porque realmente era la primera vez que se topaba con el hijo o la hija de uno de sus amigos y que encima era menor que ella. ¿Qué estaba haciendo con su vida? No, esa pregunta no pasaba por su mente por mucho que la gente se casase, tuviese hijos, se asentase con su familia o ganase el Premio Nobel de la Maternidad. No, ella se sentía conforme en la mayor parte de los aspectos de su vida y, en lo referente a sentar la cabeza y dejar descendencia, no quería ni hablar. – Imagina ser muggle, ¿Cómo pueden cuidar de sus hijos, trabajar y tener una vida? – Elevó sendas cejas de golpe y cambió su visión a los ojos de Andromeda. - ¿Cómo diantres lo hicieron los padres de Ted? – Añadió con una leve sonrisa. Sí, seguro que ellos les habían aconsejado para ser capaces de cuidar a un alien como Dora.

Abrazó a Andromeda cuando fue esta quien puso la iniciativa, ya que con aquella cosa tan frágil en medio, Fly no iba a tener la voz cantante en aquel saludo. Sentía que si tocaba demasiado al bebé este se caería y se rompería en mil pedazos, o quizá si lo miraba demasiado comenzaría a llorar y sería ella quien se encargaría de dejarlo caer contra el suelo para que, una vez más, se rompiese en mil pedazos. – No lo suficiente. Si me hubieses echado tanto de menos te hubieses mudado con Ted a Noruega para ser vecinos. – Rió la castaña, pues no decía aquello para nada en serio. Ella se había visto obligada a marcharse nada más finalizar sus estudios en Hogwarts, de no haber sido así no hubiese cambiado de país ni loca. – No digas eso muy alto, que esto es como decir “No podría ir peor” y que empiece a llover. – Lo cierto es que aquello no lo decía en broma. Cuando la gente habla de las desgracias y que estas nunca llegan solas, tienen toda la razón del mundo. Las desgracias vienen acompañadas. No sólo eso, vienen en un ejército, todas juntas, en amor y compañía. ¿Y por qué? Porque alguien dice que las cosas no podían ir peor, y siempre pueden. La vida se lo toma como una especie de reto personal que tiene que cumplir sí o sí.

- Sí, claro, vamos. – Dijo sin pensarlo dos veces girando en dirección a la tienda. Luego se percató que no recordaba en qué dirección había una tienda de herbología y que, en caso de recordarlo, lo más posible era que esta ya no existiese o hubiese cambiado de lugar. – Será mejor que te siga. – Añadió la chica sonriente, sin avergonzarse lo más mínimo de estar perdida cual niño de once años que por vez primera visita dicho callejón en busca de sus materiales para el inicio del curso escolar. - ¿Qué?¿Piensas que en Noruega no hay heladerías? – Enarcó una ceja desafiante antes de romper a reír. – Vale, sí, tienes razón.

Anduvieron por  la calle principal durante unos minutos hasta doblar una esquina donde no tardarían en poder vislumbrar el cartel de la tienda de Herbología. – Pues es grande, hace frío y el Ministerio de Magia es mucho más serio que el de aquí. No serio de seriedad, sino serio de hacer bien su trabajo. – Bromeó como si aquello fuese todo lo que pudiese contar de aquel país. – Ya te he ido poniendo al día durante meses pero por carta tampoco me sentía segura. Ya sabes, ahora tienen todo controlado y no sé exactamente quien lo controla. – Sí, el Ministerio, pero ¿De qué lado estaba el Ministerio realmente?Te dije que tenía que venir a Londres unos días a ver a mí familia. Y bueno, esa parte era cierta. El tema es que Matt desapareció hace unos meses y… Ya sabes cómo era y con quién andaba. La última vez que hablamos me dijo que quería dejar aquella vida, que nos ayudaría. Luego no supe nada más de él, desapareció sin dejar rastro. – Añadió con la voz neutra, intentando no volver a pensar demasiado en el asunto. – Nadie sabe nada de él y han acabado por darle por muerto. Alguien debió de enterarse que pensaba traicionarles y tomó el camino rápido. – Se encogió de hombros y abrió la puerta de la tienda dejando de Andromeda pasase en primer lugar junto con Dora.

- En cuanto al resto de nosotros… Estamos intentando reclutar gente. Ellos cada vez son más y las noticias en Noruega eran las mismas que aquí. Desapariciones casi diarias, ataques a muggles y nacidos de estos… Deberíais tener más cuidado que nunca Andromeda. Ted y tú, y ahora con la niña. Sois un blanco para ellos, dais el perfil. – Y sin duda más de un miembro de su familia estaba ayudando a los Mortífagos, no tenía dudas de aquello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 21.900
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 677
Puntos : 505
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t646-arcon-de-fly

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.