Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

Save me from this Sunday —Maryse

Sam J. Lehmann el Mar Mayo 17, 2016 12:48 am


Era domingo y los domingos son, por definición, los días del señor. Por definición cristiana, claro. A Sam le daba un poco igual porque no era cristiana, o en verdad si lo era porque estaba bautizada y comulgada, pero estaba segura que teniendo en cuenta su sexualidad y sus acciones en contra de lo considerado “bueno” en la tan prestigiada biblia, le harían prenderse en llamas cuando cruzara los portones de alguna iglesia. Sobre todo debido a la cantidad de pecados que ya había estado coleccionando desde los once años.

El caso es que Sam ese día no tenía ganas de hacer absolutamente nada, pero a la vez no quería quedarse en su casa. Vamos, los típicos domingos del 90% de las personas de este mundo. Se pasó toda la mañana haciendo recados, ejercicio e incluso se terminó su libro, por lo que parecía que el domingo estaba intentando ganarse el título al domingo más pesado y largo de su existencia. Últimamente es que no tenía ganas de hacer nada, vivía como en el limbo; en la nada. Sin metas, sin ganas de buscar cosas nuevas... ya hasta ni hacía galletas. Y si Sam no alardeaba de sus galletas con sabor a demonios, es que realmente no estaba pasando por su mejor etapa.

Así que decidió ir a un sitio en donde sabía que cien por cien iba a distraerse y pasar un buen rato, además de que siempre que iba el tiempo se le pasaba volando entre cháchara y compañía. Se vistió con unos pantalones de color vino y una camiseta de color pastel bastante suave y cogió un bolso en dónde se metió un nuevo libro, por si las Tres Escobas ese día estaba muy lleno de gente y la compañía de su amiga no iba a ser muy continua.

Sam se apareció directamente en Hogsmeade, cerca del restaurante. Hacía buen tiempo, sobre todo si lo comparábamos con los horribles días de frío que hacía casi siempre allí. Se dirigió directamente hacia las Tres Escobas y entró en el recinto, yendo directamente a la barra. Buscó a Maryse con la mirada y la vio tomando nota en una de las mesas, por lo que se acercó hacia ella y, justo cuando su amiga se fue a dar la vuelta para volver por su camino, Sam ya estaba en frente de ella con una sonrisa risueña—Buenos días —saludó divertida ante la sorpresa—. Aunque creo que ya debería decir buenas tardes… —se corrigió antes de alzar sus manos para abrazar a su amiga.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Invitado el Vie Mayo 20, 2016 2:21 pm

Otro domingo más, con una diferencia, y es que este, precisamente no era el domingo donde más trabajo tenía y bueno, lo cierto es que me estaba bien por un lado, vale que no tendría tantas ganancias como otras veces pero oye, de vez en cuando tener una jornada más relajada se agradecía, sobre todo si algún que otro empleado mío tenía el día libre. Además, me permitía tomarme un tiempo e incluso charlar con los clientes, conocer mejor a la gente que frecuenta el local y saber qué clase de cosas ofrecer para no solo fidelizarlos, sino también atraer gente nueva. ¿No? Vamos, yo era una lince para los negocios según alguna que otra persona...

Llevaba una bandeja, y tras dejar un par de bebidas fui a la mesa de al lado, donde había dos personas esperando, aunque tras terminar de anotar aquella comanda y darme la vuelta me topé con Sam de cara, mi expresión era obviamente de sorpresa, puesto que no la esperaba ver por las Tres Escobas aquella tarde, así que... Asentí cuando se auto corrigió lo de buenos días por "buenas tardes". ─Pues sí, mejor así.─ Contesté risueña acercándome a ella.

Acabé lanzándome sobre ella, abrazándola y dejando un beso en su mejilla. ─¿Qué te trae hoy por aquí, Sam?─ Pregunté con una sonrisa y obviamente, con un sentimiento de curiosidad mientras prácticamente la iba empujando o arrastrando conmigo hasta la barra para que se sentase en uno de los taburetes, no sin antes, por el camino, dar aquella notita que había tomado a una de mis empleadas para que se hiciera cargo, era momento de pasar un rato con Sam.
avatar
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Miér Mayo 25, 2016 12:38 am

Ambas se abrazaron y Sam le dio un fuerte achuchón, de esos abrazos que tú dices: “Oh, sí, esto es un abrazo de oso amoroso y lo demás son tonterías”. Tras separarse y recibir ese beso, la morena arrastró a Sam hasta llegar a la barra, lugar en dónde sujetó uno de los taburetes justo antes de sentarse, dejando el bolso sobre la mesa—. Tenía ganas de salir de casa y hacía tiempo que no te veía. Y siempre es un buen momento para tomarse una cerveza de mantequilla, ¿no? —dijo sonriente, posando sus pies en la parte baja del taburete.

Debería ser el eslogan de Las Tres Escobas. “Siempre es un buen momento para tomarte una cerveza de mantequilla”, y si le añades una letra pequeña dentro de la propia marca corporativa de: “Entre semanas mejor para ahorrarte alumnado de Hogwarts” ya se forra. Sam se percató precisamente de eso, del hecho de que era domingo y apenas habían alumnos de Hogwarts, tanto ahí dentro como fuera. Cierto es que ya no eran horas para estar de parranda por Hogsmeade, pero lo más seguro es que hubiera habido quidditch y por eso el pueblo estaba más vacío que de costumbre. No era la primera vez que Sam se dejaba caer un domingo a esa hora y, en otras ocasiones, aquello estaba repleto de alumnos comprando sus últimas golosinas antes de volver al castillo.

Tenía ganas de saber de ti en este aburrido día de primavera. ¿No me has echado de menos o qué? —bromeó con un guiño de lo más risueño—. ¿Qué tal estás? —Era una pregunta que englobaba mucho más que la respuesta "bien" o "tirando", de hecho esperaba que le contase un poco como le estaba tratando la vida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Invitado el Mar Mayo 31, 2016 1:30 pm

Sonreí con su respuesta, siempre era agradable escuchar que una persona iba a verte porque en cierto modo te echase de menos, ¿No? Vamos, que yo no era la única a la que le gustase esa sensación, y desde luego que siempre me animaba juntarme con Sam, en todo sentido, ya fuese ella viniendo a las Tres Escobas o simplemente quedando ambas para dar una vuelta o algo. Desde luego que es lo que harían pero mejor en otro momento ya que en los fines de semana, siempre había trabajo y aunque era un domingo tranquilo, no podía dejar desatendido el local...

Solté una pequeña carcajada. ─O sea que te acuerdas de mí solo en días aburridos...─ Bromeé ante lo que dijo, mientras le servía una cerveza de mantequilla a Sam. ─A esta te invito yo.─ Dije nada más ponérsela en uno de los posa vasos que solía poner siempre para ese tipo de bebidas. Aunque aquello pronto cambió el rumbo y fue a la pregunta sobre cómo estaba. ─Pues estoy bien, ahora soy la dueña de... Esto.─ Contesté con los brazos abiertos como si le fuese a dar otro abrazo por encima de la barra. ─Y no me quejo, he hecho cambios y desde luego no están nada mal aceptados por la clientela, creo que incluso hay más que cuando no era más que una empleada.─ Añadí encogiéndome de hombros. ¿Había triunfado? Pues era probable, aunque quizá en un principio todos pensasen que iba a desempeñar un puesto en el ministerio o algo.

Acto seguido apoyé mis manos sobre la barra, y me incliné hacia adelante, acortando la distancia entre Sam y yo. ─¿Y tú qué?─ Pregunté curiosa, mordiéndome el labio. Sí, la curiosa era yo, y no iba a dejar que Sam se fuese de rositas sin contarme todo de su vida, que ya habían pasado varias semanas desde la última vez que nos habíamos visto...
avatar
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Jun 09, 2016 11:35 pm

Me dije, vaya, qué día más aburrido… seguro que Maryse tiene que estar pasándolo fatal en Las Tres Escobas… voy a ir a hacerle una visita para hacerle su trabajo más ameno y distraerla un rato —bromeó divertida, escurriendo el bulto a su broma inicial de que solo la iba a ver por estar aburrida—. De nada, ¿eh?

Sam agradeció con una sonrisa la cerveza de mantequilla que Maryse le puso delante y no tardó en probarla mientras ella le contaba que ahora era la dueña del local. Sam abrió los ojos sorprendida mientras bebía y, tras tragar, dejó nuevamente el gran vaso sobre el posavasos. Debido a la sorpresa ni se dio cuenta que se le quedó un mono bigote de espuma—. ¿¡La dueña!? —repitió sorprendida—. ¡Que bien, me alegro montón por ti! ¿Desde cuándo? Espero que desde ayer, porque si no me sentiría muy mal enterándome la última, ¿eh? —bromeó, consciente de que debido a lo ocupada que estaban ambas no podía echarle en cara no haberse enterado antes. Era sencillamente imposible con la relación que llevaban—. ¿Y qué pasó con la antigua dueña? ¿Se jubiló? —preguntó con curiosidad. Sam se llevaba bien con Madame Rosmerta, pero sin duda prefería mil veces a Maryse en el cargo. Pero vamos, apostaba que Rosmerta no tenía la edad para jubilarse. Sería algo así como una pre-superpre-jubilación.

Giró en el taburete para quedarse totalmente en frente a Maryse, apoyando sus antebrazos en la barra para poder estar más cerca de su amiga. La pregunta que le hizo le hizo suspirar hacia arriba, haciendo que un divertido mechón de su fleco volase momentáneamente—. Podría estar mejor, pero tampoco me quejo. El trabajo —y dentro de “trabajo” englobaba cada una de las obligaciones que tenía, fueran de su auténtico trabajo como instructora de legeremancia o como mascota obediente de Lestrange— es bastante denso y cansino, pero nada que no pueda sobrellevar. Últimamente el Ministerio está hecho un caos, pero bueno… —Entonces abrió los ojos como si se hubiese acordado de algo—. Me iré al Cairo, por cierto. He dado con un mago que se dice que es de los mejores legeremánticos del mundo, capaz incluso de hacer que un mago cuyos recuerdos han sido borrados, los recupere. Ya sabes que siempre he querido llegar hasta lo más profundo de la legeremancia… —Esbozó una sonrisa.

Cierto era eso último que había dicho, pero Sam no iba al Cairo a hacer eso por voluntad propia. Había sido una orden de Rodolphus y ella solo estaba intentando que sus obligaciones y órdenes fuese más que eso. No sabía el motivo del hombre para mandarla a hacer aquello, pero podría abrirle las puertas a ser una de las mejores legeremagas de Londres y no iba a desaprovechar esa oportunidad. Aunque muchos de los magos pensasen que era sencillamente imposible el hecho de recuperar los recuerdos de alguien afectado por un hechizo que se los ha borrado, ella lo iba a intentar.

Pero aún no sé cuándo exactamente. Te avisaré y te traeré un regalo, no te preocupes —bromeó divertida, sin apartar la mirada de los ojos oscuros de su amiga—. Me iré dos semanas o así. Podrías venirte conmigo, aunque ahora que tienes esto en tu poder... no sé si querrás abandonarlo por irte de vacaciones.

La verdad es que Sam no quería irse sola, pero tampoco sabía de nadie que pudiera dejar su trabajo para acompañarla.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Invitado el Sáb Jun 18, 2016 10:48 am

Mordí mi labio inferior mientras decía aquello. ─Quizá pensaste que era divertido darme más trabajo en un fin de semana, que es cuando se llena esto... Qué mala eres.─ Bromeé dijendo aquello. ─¿Pero sabes qué? No contabas con que hoy no tuviese mucho trabajo... Yo gano.─ Continué aquello con una sonrisa con aire de "victoria" por haber ganado a algo, claro está que el tono de broma estaba más que presente.

Enarqué una ceja cuando se sorprendió por saber que yo era la dueña, esperaba que estuviese bromeando... Porque prácticamente todo el mundo sabía ahora que la dueña de las Tres Escobas era la chica danesa que deslumbró en Hogwarts, pero acabó no con las notas más altas precisamente. ─Pues la verdad, me sorprende que no lo supieses, porque lo sabe ya casi todo el mundo.─ Me encogí de hombros, igual había sido culpa mía por no ¿Decírselo? Bueno, es que cuando nos juntábamos tampoco hablábamos del trabajo, supongo que era por eso, aunque realmente llevaba muy poco tiempo al cargo, así que era comprensible. ─Digamos que le hice una oferta que no pudo rechazar a la anterior dueña.─ Contesté a su pregunta, con un tono forzado, emulando a aquel personaje que había visto en una película muggle hacía años.

Apreté los labios al escucharla quejarse del trabajo que tenía, no era un mal trabajo, pero parecía que al igual que yo, estaba muy ocupada a veces. ─Vaya, debes de estar agobiada. O estresada.─ Comenté frotándole un poco en el brazo con la mano, desde luego que sabía lo que podía ser el estrés, aunque de diferentes trabajos, claro. Cuando dijo lo del Cairo abrí los ojos como platos. ─¿El Cairo? Suena bien.─ Sonreí, aunque por dentro ya estaba pensando en que Sam se me iba y no la volvería a ver en mucho tiempo, por lo que torcí un poco el gesto...

En ese momento, me hizo la oferta y no lo pude evitar, ¿Unas "vacaciones"? Quizá sí, las necesitaba, Lena me había insistido en que yo no podía hacer todo, siempre, y que necesitaba delegar en los demás, quizá me viniese bien para desconectar un poco. ─No hace falta que me lo digas dos veces.─ Contesté sin dejarla si quiera terminar, ¿Yo con Sam? Me apuntaba a un bombardeo si hacía falta.


OFF:
Perdona la tardanza, pero es que he tenido una semanita con la poca inspiración y todo que, buh...
avatar
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Dom Jun 26, 2016 2:19 am

Sam sonrió ante la lógica de su amiga y se encogió de hombros como si realmente hubiera perdido. La chica solo tenía ganas de ir a ver a su amiga y de haber tenido mucho trabajo ese día se hubiera quedado en un rinconcito sin molestar hasta la hora de cerrar, hora a la que dejaría de leer su libro y se dirigiría a su amiga para ayudarla y hablar un rato. Aunque por suerte hoy era su día y Las Tres Escobas estaba bastante tranquilo, por lo que podía tomarse ese tiempo con Maryse.—Me ha salido el tiro por la culata —bromeó—. Pero no hay mal que por bien no venga.

Y no, Sam estaba en otro mundo desde hacía mucho tiempo por lo que rara vez hacía caso a las noticias “irrelevantes” que salían en el Profeta o que no estaban en su ambiente. Ella trabajaba en el departamento más perturbado de todo el Ministerio, por lo que las noticias que llegaban allí abajo, sin duda, eran las más turbias de todas.—¡Pero estas cosas deberías decírmelas en compañía de una botella de champán o un plato de galletas! —se quejó divertida sin dejar de mirar con una risueña sonrisa a su amiga—. Pero qué bien tía, qué notición. ¿Quién iba a decirte que serías tan pronto dueña de tu propio local? Ahora tienes que buscar la manera de que sea todavía mejor y que vaya en auge. ¿Ya tienes ideas de éxito? —preguntó visiblemente contenta por la idea de que su amiga hubiera triunfado.

Tras su decisión de irse al Cairo, decidió contárselo a las personas relevantes en su vida, sobre todo por si le pasaba algo en la otra mitad del mundo. Así mismo, la idea de irse sola no le gustaba nada. Tenía muchos amigos a los que podría haberle dicho que se vinieran con ella, pero no se lo había dicho a nadie más que a Maryse y apenas sin pensárselo demasiado. Con ella tenía confianza, muchísima, además de una complicidad enorme. Y solo de pensar en pasar dos semanas allí sola se le bajaban mucho las ganas de ir.

Sam sonrió ante su tremenda seguridad ante la invitación. La verdad es que se imaginaba una negativa o, quizás, un poco de “dejarse desear”. Pero no, su seguridad hizo que Samantha se viniera arriba de repente.— ¿Te vienes conmigo, en serio? —Preguntó sin creérselo—. ¡Nos lo vamos a pasar genial! ¿Cuánto te viene bien organizar el viaje? Como no tenía fecha prevista puedo adaptarme a tus necesidades. —Alzó las manos, aludiendo al hecho de que ahora tenía que organizarse con su nueva responsabilidad mientras que Sam era mejor amiga de su jefe y no tendría mayor problema en intentar persuadir a Matt para coger las vacaciones cuando mejor le viniese—. Y bueno, a las necesidades del mago que reside en El Cairo. Cuando se digne a contestarme decentemente, claro. —Dijo divertida, cogiendo la cerveza de mantequilla para tomar otro sorbo—. Espero que te empapes de conocimientos y seas mi guía turística en mi tiempo libre —sugirió con una mirada divertida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Invitado el Mar Jul 05, 2016 10:36 pm

Asentí cuando dijo lo del tiro por la culata, sí, me encantaba hacerle estas cosas a Sam porque las pocas veces que lo hacía le pillaban de improvisto y era gracioso cuando se daba cuenta. Me encogí de hombros al escuchar a Sam exclamando sobre las noticias, tampoco consideraba que fuese algo muy importante el convertirme en la dueña de un local en el que ya trabajaba, ¿No? Vamos, la cosa no iba a cambiar, solo que ahora yo era la dueña. ─Bueno, tampoco es que sea una noticia tan irrelevante... Ya sabes, mi vida no es tan interesante como la tuya, señorita del Ministerio.─ Contesté bromista, aunque razón no me faltaba, lo que pasaba en el ministerio perfectamente superaba a "Tal se emborrachó el otro día y besó a una farola en la calle" o cosas del estilo. ─Algo hay para subir las ventas... Pero todavía es, top secret.─ Contesté haciéndo énfasis en la palabra top.

Me encogí de hombros. ─Por supuesto... ¿Crees que te dejaré ir sola al Cairo, sin mí? Ni loca.─ Contesté mordiéndome el labio, tenía entendido que allí se podían hacer muchas cosas si conseguías no morirte de calor, ni esas cosas y siendo brujas era relativamente fácil, además de que me vendría bien desconectar de tanta lluvia en Gran Bretaña. ─Lo cierto es que me vendría genial en verano, habrá menos alumnos dispuestos a venir y digamos que podría tener más tiempo libre como para poder tomarme unas vacaciones.─ Sonreí tras aquello.

Le dediqué una miradita cómplice a Sam tras lo último que dijo. ─De guía turística nada... Vamos a la aventura a ver qué nos encontramos.─ Contesté alzando una ceja, y sin bajarla alcé un poco mi mano, el dedo índice siendo más concreta. ─A no ser, que tengas miedo de perderte.─ Añadí con un tono más humorístico de lo normal, me encantaba picarla soltando estas cosas aunque no siempre funcionase...
avatar
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Lun Jul 11, 2016 12:37 am

Créeme, ser una señorita del ministerio carece totalmente de interés, sobre todo cuando trabajas en la última planta, rodeada de los locos inefables que parecen hablar en código cifrado. ─Puso los ojos ligeramente en blanco, ya que no solía tragar demasiado a los inefables por su actitud, en la mayoría de los casos, orgullosa y pedante─. Me pierdo todos los cotilleos. Cuando los rumores llegan a mi planta, ya están pasados de moda. Los del departamento del misterios vamos con retraso...─exageró divertida. Cierto era que Sam se enteraba de un montón de cosas por eso de ser legeremántica, pero evidentemente eso sí era totalmente secreto. Es más, ella no los consideraba ni cotilleos; solo recuerdos de una vida que no le pertenecía y que, por tanto, debía respetar.

Se hizo falsamente la ofendida cuando Maryse le dijo que sí tenía trucos pero eran secretos y bebió de su cerveza como respuesta a su indignación.─Podría ayudarte y pensar en una manera de... fomentar... las ventas y... ─Sam miró a su amiga con diversión y le sacó la lengua ante su poca perspicacia para buscar una buena excusa para que se lo dijera─. Vale, no me lo digas. Ya me enteraré, solo espero que no la última.

Teniendo en cuenta que aquel legeremago no iba a moverse de allí, Sam suponía que tenía cierto grado de libertad en cuanto al viaje se refería, sobre todo porque ella tenía que contactar con su jefe para conseguir las vacaciones. Por eso mismo le preguntó a Maryse, porque si bien era la mejor compañía que podía esperar, era también la que más problemas podría tener para dejar su negocio en otras manos durante ese periodo de tiempo. Sam asintió ante lo que dijo.─Pues en verano se dijo. Estoy pendiente de la contestación de confirmación, pero supongo que no habrá problema alguno. ─Entonces Maryse se negó a ser su guía turística, aludiendo al hecho de irse de aventura todo lo que pudieran y, como no, picando un poco a Sam. Sam siempre había tenido fama de ser "doña perfecta" y las aventuras le gustaban cuando no tenía obligaciones y, por desgracia, si iba al Cairo, iba a tener obligaciones─. Mi orientación es maravillosa, no sé por qué dices que pudo tener miedo a perderme... ─Y soltó una divertida sonrisa, ya que ella era la primera que se perdía en Hogwarts con todas esas malditas escaleras móviles. de verdad, ella no entendía la necesidad de hacer que las escaleras se movieran de un lado para otro. ¿No sería mucho más útil que se movieran de arriba abajo? Así por lo menos evitan que tengan que subir más de 3482487314 escalones, por favor─. Los fines de semana te prometo aventura, pero entre semana tendrás que ser mi moderada guía turística. No puedo permitirme perderme por ahí y llegar tarde a mi cita con el legeremago. Además de que no sé que exigencias me pondrá. No tiene muy buena fama en cuanto a simpatía se refiere. No es un mal trato, ¿no?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Invitado el Vie Ago 05, 2016 5:58 pm

No pude evitar soltar una pequeña carcajada al escucharla hablar sobre su trabajo, quizá era esa su opinión o mejor dicho, su experiencia, pero desde fuera la cosa se veía totalmente diferente. A mis ojos el Ministerio era una especie de trabajo soñado, y más el departamento de misterios, aunque los cotilleos llegasen tarde, mi vida podría ser demasiado interesante si estuviera dedicada a ese tipo de "Misterios" que envolvían a ese puesto de trabajo.

Posé mi dedo índice sobre mis labios e hice aquel famoso ruidito, típico para cuando alguien quería pedir silencio. ─Es secreto, no me vas a sonsacar nada.─ La miré seriamente, aunque mi mirada era de lo más traviesa que podía imaginar, y Sam lo iba a saber con solo verlo. Aunque esas ideas por ahora no las llevaría a cabo, no al menos hasta que consiguiese perfeccionarlas. ─Aunque te aseguro que serás la primera en saberlas.

Fruncí el ceño ante su respuesta, pero me parecía justo, claro... ─Está bien, está bien... Pero cuando en esos fines de semana te haga hacer más de alguna locura que nunca jamás en tu vida harías, no me eches la culpa.─ Contesté con cierta resignación y escudándome a la vez de posibles cosas que pudiera desembocar mi sola personalidad por el Cairo.
avatar
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Ago 11, 2016 11:52 am

Me parece un buen trato —dijo Sam, asintiendo con la cabeza cuando Maryse dijo que sería la primera en enterarse. A ver si era verdad y no era la última como con la noticia de adquisición de Las Tres Escobas. Le había dolido en la patata.

A la legeremaga, por fin, le contentaba el hecho de ir Al Cairo. Si iba acompañada y para algo más que no fuera para cumplir las órdenes de una persona, como que iba más animada, con ganas incluso de divertirse. Últimamente tenía la sensación de que estaba inmersa en una burbuja de limitaciones que nunca estallaría, por lo que quería más que nunca vivir cosas nuevas y no quedarse en esa rutina que había estado viviendo en los últimos años.

Maryse siempre había tenido el sentido aventurero y el de las locuras, mientras que Sam era más tradicional y mucho más tranquila, por lo que le pareció perfecta la idea de aceptar cada una de las locuras que Maryse le propusiera durante el viaje.—Seré una chica obediente y te haré caso en todas tus locuras e ideas. No todos los días se va Al Cairo, ¿no? —Sonrió, alzando levemente una ceja—. Me desmelenaré para ti y tu perversa mente llena de locurillas.

Además, teniendo en cuenta la amenaza que le había echado Rodolphus hacia Maryse, lo mejor que podía hacer Sam era llevársela con ella para así por lo menos asegurarse de que estaba bien y, por qué no, darle un respiro de su nuevo y agobiante trabajo.

Miró alrededor y vio como por la ventana aparecían muchos alumnos vestidos con los uniformes de quidditch, abrazándose y con unas sonrisas imborrables en el rostro.—Nuestras sospechas eran ciertas, había partido de quidditch. Te viene trabajo por ahí. Creo que me voy retirando. —Sonrió y se terminó la bebida—. Te llamo cuando sepa qué días serían, ¿vale? Y así organizamos juntas el viaje.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 17.321
Lealtad : Neutral
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 895
Puntos : 641
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.