Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Buscando retos ||Maryse||

Invitado el Lun Mayo 23, 2016 1:22 am

Era un día como cualquier otro, la joven de dorados cabellos decidió ir a las Tres Escobas el lugar mas cercano al castillo, tenía muchas ganas de pasar el rato, conocer mas a las personas de la localidad y tal vez encontrar alguien que fuera un reto para ella, no precisamente un hombre, estaba algo aburrida de ellos, en ese momento lo que quería era ligarse a una mujer, de preferencia una morena, las últimas veces que salió con chicas eran rubias como ella y quería algo diferente esta vez, aunque claro tenía que ser una chica atractiva.

Ocupaba relajarse un poco, sentía que tenía que pensar muy bien como resolver algunos asuntos que la estaban estresando entre esos las clases que daría, aunque ya tenía una leve idea de como serían las clases de los siguientes meses, pero quería estar aún mas lista y que no pudieran cuestionarla, realmente eran muchas cosas la que la estaban molestando por lo que ocupaba algo de vida fuera de Hogwarts para poder pensar las cosas tranquilamente.

Ese día decidió que saldría con un vestido negro algo sensual para cumplir su misión de seducir a una chica, lo complicado de esto era que no podía usar sus encantos de semiveela sin ser odiada por lo que todo dependía de ella, hasta el hacer las cosas mas interesantes.

Salió del castillo con una capa cubriendo su vestido, la cual solo se quitó al llegar al bar donde entró, miró las meses sin encontrar nada extraordinario, al menos no en la sección publica así que caminó hasta la privada donde solo podían entrar los mayores de edad, claramente apreció que habían varias personas, sin embargo de momento no había la clase de persona que buscaba así que caminó hasta la barra donde pensaba buscar alguien que se ajustara a lo que buscaba en ese momento sin verse extraña como buscando algo en la entrada.

- Buenas, me das un whisky - pediría sin fijarse mucho en quien estaba en la barra sirviendo, dado que estaba observando a las personas que estaban a su alrededor.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Mayo 24, 2016 1:38 pm

Vestimenta (Básicamente de trabajo)

Al final sabía que me iba a tocar encargarme a mí aquella noche de algunas cosas, más que nada de la barra, y es que aquello de dar ciertas libertades al personal tampoco era tan buena idea, porque eran capaces de dejarme tirada en algún momento, suponía que era sin querer y sin darse cuenta de ello, pero no dejaba de fastidiarme cuando me tocaba sacar las castañas del fuego y más siendo yo la que pagaba sus sueldos. En fin, que me puse manos a la obra, total, ya era la noche y no sería mucho tiempo hasta el cierre, así que tampoco me molestaba, siempre y cuando no me hicieran venir por la mañana a abrir, que en algunos sitios estaba más que claro que el que cerraba, era el que abría, y eso no era muy normal.

Por suerte, tampoco había tanta gente aquella noche, como otras veces, siempre que se abría la puerta me fijaba en quién entraba, obviamente, aquella campanilla que había justo ahí puesta que cada vez que la puerta se abría sonaba, inconscientemente mi vista iba allí. La última en entrar, una mujer vestida demasiado elegante como para el estilo que solía traer la gente a las Tres Escobas, siempre me hubiese gustado convertir las Tres Escobas en algo más exclusivo pero sería limitar la clientela y las ganancias, por supuesto. La observé cómo caminaba por ahí, mis ojos se iban casi sin yo misma quererlo y sí, era atractiva pero lo que me llamaba la atención era qué hacía una mujer como ella en mi negocio, a simple vista se alejaba bastante del cliente estándar...

Dejé de centrarme en ella, para terminar de frotar un par de vasos con tal de quitarles las gotitas que habían quedado tras lavarlos. Para cuando me di cuenta, esa chica estaba sentada cerca de mí, su voz me había hecho percatarme de aquello. Dejé el vaso tras la barra para colocarlo luego y apoyé mis manos sobre la misma. ─Por supuesto... ¿Qué tipo de whisky quiere?─ Pregunté con total neutralidad. ─Tengo escoceses, irlandeses y whisky de bourbon.─ Ofrecí varias opciones, quizá era buen momento para tratar de vender los más caros, y los mejores, claro.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Mayo 29, 2016 10:20 pm

Claramente no estaba vestida para un negocio como ese, desde la primera vez que entró en ese lugar para una cita a ciegas en San Valentin, se percató que se vestía demasiado bien para ese local, pero siempre estuvo acostumbrada a vestir bien, su ex también contribuyó a eso, siempre le traía las mejores prendas del momento, le gustaba verla feliz, elegante y bien vestida y es algo que nunca cambiaría en ella, además siempre amó la moda, su madre también la había incentivado a tener esos gustos.

Aun cuando tenía sus encantos de semiveela en lo mas bajo, no pudo evitar atraer la mirada de algunos hombres, al menos las mujeres solo la miraron con desdén, algo de lo cual estaba acostumbrada, muchas personas parecían estar en pareja o grupos de amigos por lo que vio imposible encontrar alguien con quien jugar por lo que luego de un vistazo decidió que solo se tomaría un Whisky y esperaría un rato a ver si llegaba alguien mas que le interesara o se iría del lugar.

Al menos eso fue lo que la rubia pensó antes de ver a la morena que le hablaba, era la cantinera, era una mujer como de su edad, de test trigueña, cabellera negra, larga, ojos cafés, buena figura y curvas al menos las que podía ver desde ahí, en efecto era lo que buscaba era una chica que parecía comestible. Solo faltaba ver que tan difícil era conseguirla.

- Si eres tu quien me lo ofrece, el que tu quieras dame, guapa - diría con una mirada de esas que hasta ven el alma de la otra persona, era una mirada intensa y cargada de interés por la misma - ¿Trabajas aquí, Linda? -
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Jun 01, 2016 6:39 pm

Tras haber dicho las clases de whiskys que tenía en el local había esperado la reacción de la mujer, y lo cierto es que no me dejaba para nada indiferente... Con sus palabras, y aquel cumplido, o mejor dicho, aquel coqueteo... No acostumbraba a esa clase de situaciones, y menos que lo hiciese una chica, y menos todavía que fuese tan guapa y por qué no reconocerlo, que estuviese de tan buen ver. No obstante, mi piel oscura disimuló el que pudo ser mi sonrojo por aquella situación. Y haciendo caso a lo que había comentado, me di la vuelta para buscar en la estantería algún whisky que mereciera la pena, que fuese sofisticado para contentar a la clienta.

Una vez lo encontré, puse la botella sobre la barra, y tomé un vaso de la estantería donde guardábamos la cristalería para estas bebidas, echándole un par de hielos y ponérselo justo en frente, no sin antes, situarlo en un posa vasos. ─Pues creo que este te va a gustar.─ Dije, guiñándole el ojo destapando la botella y empezando a servirlo en aquel vaso. ─Los bourbon son de Estados Unidos, y este en concreto me encanta a mí.─ Sonreí, como si tuviese que vendérselo todavía.

Mordí mi labio por un instante al volver a escuchar nuevamente la forma en la que me hablaba, aunque disimulando completamente bien, quizá debí de haberme metido a actriz. Volví a sonreír, apoyando mis antebrazos en la barra e inclinándome un poco hacia la chica rubia. ─Te voy a contar un secreto...─ Dije mirando hacia los lados, de forma un tanto exagerada. ─No solo trabajo aquí, soy la dueña.─ Susurré como si de verdad le estuviese contando un secreto, dejando escapar una pequeña risotada justo después.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Jun 06, 2016 9:17 pm

Era de esa clase de chicas sin vergüenza alguna que decía las cosas que pensaba sin mas, además si era coquetear con alguien era lo que hacía de la forma mas descarada del mundo, desde que tenía memoria su madre le enseño a coquetear y no tener vergüenza de nada además de no arrepentirse de sus actos, ni siquiera se arrepentía de haber tenido sexo con un alumno, solo que prefería que él no recordara para no meterse en problemas, pero sinceramente era algo que no le daba ni el menor remordimiento. Todo lo que hacía era para cumplir sus deseos y necesidades o para conseguir algo mas.

Al ver el whisky, no pudo mas que embozar una media sonrisa, casualmente era el mismo que su difunto marido tomaba en casa, ella misma lo llegó a tomar en su momento, aunque se le daba mejor tomar vino que esa clase de bebida, era algo que había llegado a ingerir en su momento y en su país - Justamente ese el whisky que bebía en mi amado Estados Unidos - diría con su tono de norteamericana, no lo había bebido desde que enviudó y que ahora se lo ofrecieran daba algo de gracia, en especial por que la chica parecía intentar vendérselo aún cuando le hubiera comprado casi cualquier cosa.

Tomó un trago de su bebida antes de hacer su nueva pregunta, claramente no pasó por alto algunas de sus reacciones, la joven siempre había tenido buen ojo además de ser muy observadora, por lo que notó algunas de sus expresiones que la hicieron sonreír un poco mas, pero se concentró en la respuesta a la pregunta "Con que es la dueña" realmente esa información hacía mas interesante de lo que ya era - Debe ser un trabajo difícil ocuparse de todo este lugar - diría algo sorprendida por lo que acababa de aprender de ella.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Jun 14, 2016 9:17 pm

No pude evitar soltar una pequeña carcajada al escuchar eso de que era lo que ella solía beber en Estados Unidos, mira por dónde no me sorprendía, con lo super patrióticos que eran, y todo... Siempre acababan consumiendo cosas hechas allí, y no siempre eran las mejores. En fin, me hacía gracia aquello, me recordaba a la familia de mi madre con todo aquello que fuese mágico, y eso que yo de ellos no conocía gran cosa. Por obvios motivos, no vivir allí porque ellos no querían era lo que más me había alejado de mi tierra natal, y casi no compartía nada más con Dinamarca que un mero apellido danés.

Me encogí de hombros con aquello último que dijo. ─Tampoco es para tanto.─ Contesté separándome un poco. ─Aunque sí es cierto que regentar uno de los negocios más rentables del mundo mágico en Gran Bretaña puede llegar a ser estresante a veces.─ Añadí dibujando una sonrisa en mi rostro a la vez que omitía el detalle de decir que ese estrés muchas veces venía por el exceso de alumnos en las fechas en las que prácticamente se fugaban de Hogwarts a Hogsmade y siempre acababan pasando por aquí.

Llevé mi dedo índice a la barbilla. ─Y si no es mucha insolencia por mi parte, ¿A qué te dedicas?─ Pregunté con curiosidad, por la ropa que llevaba estaba claro que no era algo banal, obviamente. Además de que me gustaba conocer a mi clientela, si había salto de calidad, igual podía enfocar el negocio a un mayor nivel, y así poder conseguir un mayor beneficio.

OFF:
Perdona la tardanza y eso, pero llevo ya un tiempo que mi cabeza está de vacaciones Sad
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.