Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Are you ok, "honey"? [Apolo Masbecth]

Abigail T. McDowell el Vie Mayo 27, 2016 4:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Teniendo en cuenta la necesidad que tenía ahora mismo de cubrirme las espaldas ante el departamento de seguridad mágica, había decido quedar con Apolo no solo en un sitio público, sino incluso muggle. Mejor evitar ante toda costa cualquier tipo de relación insulsa que puedan sacarse de la manga, sobre todo mi madre. Esa era capaz de sacarme hasta el más mínimo trapo sucio de una acción totalmente inocente y desinteresada.

El Wetherspoon era una franquicia que se extendía por todo Londres, unos restaurantes de precio aceptable en donde te servían cualquier cosa. Bocadillos, perritos, hamburguesas, ensalada, picoteo, bebidas, postres… Eran como los McDonalds en Nueva York. En Londres te podías encontrar perfectamente un Wetherspoon en cada esquina.

¿Por qué destacaban? Pues por el precio, principalmente y por el olor a humanidad que había en su interior. En el exterior podía hacer el frío más invernal del universo —ese que existe más allá del muro— que el Wetherspoon estaría tremendamente caldeado. Y no precisamente por la calefacción. Así que… ¿qué mejor sitio para quedar con Apolo y no levantar sospechas? Y tampoco quería meterle en ningún lío por ser mi amigo y marido. Menos mal que no todo el mundo sabe que somos marido y mujer…

Llegué al local que se encontraba en la calle de Oxford Street, entré al interior y me dirigí a una de las mesas vacías. No fue fácil elegir una mesa, sobre todo porque a esta hora todos los londinenses ya habían ido a cenar y a tomarse una copa con los amigos. Vi que una pareja se estaba levantando al fondo, por lo que rápidamente me acerqué allí y cogí la mesa, sentándome en una de las sillas. Me quité el abrigo y lo colgué en la silla, quedándome con un bonito conjunto negro y elegante que combinaba pantalones ajustados y camisa holgada. Cogí la carta que estaba sobre la mesa para ir mirando qué tenían que ofrecerme.

Hola —dijo una voz a mi lado que, al no reconocer, ni me preocupé en desviar la mirada con presteza—. ¿Puedo invitarte a un café? —Era un hombre con una valía asombrosa por tener los cojones de acercarse a mí con esa proposición.

El café me gusta solo —contesté sin mirarle.

¿Sin leche? —dijo con bastante inocencia.

No —desvié mi mirada hacia la de él—, sin nadie.

El hombre se ruborizó ante su estrepitoso fracaso y mi rostro que rebosaba molestia y severidad. Murmuró un “lo siento” cabizbajo y se dio la vuelta para volver a la barra y sentarse junto a lo que parecía su amigo. Alcé una ceja y negué con la cabeza, volviendo a fijar mi atención en la carta en lo que esperaba que Apolo llegase. Había llegado pronto y Apolo no tenía fama de llegar tarde, así que estaría al llegar. O eso esperaba.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Miér Ago 17, 2016 4:34 pm

La verdad es que su esposa tiene toda la razón, ella ama escuchar que Apolo le diga eso, como cualquier mujer gusta de ser la que tiene siempre la razón así que no se tardó en pronunciarlo. — Es verdad, estoy de acuerdo contigo, era un cabezota, claramente eso es lo que habría hecho en mis años de locura, que tampoco estoy tan viejo pero ya me entiendes — comentó sonriendo mientras bebía más de aquella cerveza, la verdad es que estaba bastante rica y probablemente se pediría otro vaso, además la hora de las confesiones había llegado, su momento favorito de las reuniones entre ambos.


Soltó una risotada que no pudo con ella, le había hecho bastante gracia la idea, sobretodo por lo que implica — Te imagino rondando los pasillos del ministerio, ves a un chico guapo y te preguntas si es gay o si me lo he tirado ya, pues que sepas que hay más de los que piensas, incluso casados con su señora e hijos, bisexuales y heteroflexibles o Apolosexuales como me gusta llamarlos  — infló el pecho como gallo presumiendo ante las gallinas del corral.Pero lo que más le causaba gracia fue el uso de la palabra fauna, eso si que le hizo reír con ganas logrando que la gente alrededor le mirara raro pero no le importaba, se estaba divirtiendo y era un sitio público.


—Si, Atlas se llama y si está buenísimo, por eso mismo no pude quedarme con las ganas, ¿te digo lo que hizo?  — soltó esta vez hablando en tono alto para que los demás de la mesa contigua escuchasen. — He estado en su oficina, el muy sinvergüenza se ha desnudado y sentado sobre su escritorio, esperando  a que yo atacara, si es que me lo ponen todo tan fácil — dijo eso ultimo divertido mientras observa de reojo a la mujer escandalizada que le murmura algo a su pareja.


— Y por supuesto que se lo diré a mi hermano, solo falta encontrar el momento ideal para que le duela, oh ya ansío ver su rostro cuando se lo cuente — dijo con una sonrisa malévola en sus labios, le gustaba la idea.— Aunque aun hay alguien que no ha caído del todo en mis garras, es hetero, no te lo conté antes pero por poco y pasa algo, al final yo me acobarde — le dijo esta vez en un tono de voz más normal y no gritando. — Es Jason, el inefable, lo conoces, nos hemos vuelto amigos, un día nos drogamos en su casa con unos brownies, yo sin saber lo que contenían y amanecimos en la misma cama, semi desnudos. Recuerdo haberlo besado y subirme encima de él pero al final no lo vi bien, aprovecharme de su condición, soy un idiota — dice pues ahora claramente se arrepiente de no haberlo hecho, aunque en el fondo tampoco quería arruinar la amistad. Lo que tampoco le contaría eran los detalles de esa noche que les hicieron volverse unidos pues era un secreto.


— Y bueno, ¿qué más te puedo contar? ¿Te conté del auror que vino de intercambio? Salimos, nos acostamos pero él se regresó a su país, te digo que me persiguen los del ministerio  — dijo riendo, aquello había sido ya hace tiempo, pero creyó que no se lo había dicho. Si, estaba algo triste por el italiano yéndose sin explicaciones pero tampoco se iba a sumir en depresión, no, la vida sigue y qué mejor que pasarlo con su mejor amiga, ahora esposa.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Miér Ago 24, 2016 4:03 am

Era tal cual como Apolo lo había descrito. Ya yo en el Ministerio no buscaba nada con nadie, pero sí que me preguntaba cuántos eran gays y cuántos se habrían acostado con mi marido. Teniendo en cuenta lo exitoso que es Apolo en el Ministerio, cada vez veía más hombres homosexuales ante mis ojos. Menos mal que ahora mismo no me interesaba nadie más que el jefe de departamento de desmemorizadores. Y ese era todo para mí.

Sí sí, sí me los imagino. Esa soy yo todos los días en el Ministerio cuando tengo que  tratar con alguna persona de categoría que está bueno. Mientras ellos me hablan de la preocupación de la seguridad mágica, yo solo puedo pensar si es gay si es uno de los culpable de que mi marido me sea infiel —le aseguré divertida, ya que ver a Apolo reír a carcajadas me hacía sonreír a mí también.

La historia que me contaba sobre sus ligues me parecían de lo más graciosas, ya que si bien me imagino que algunos son homosexuales, no me los imagino nunca en situaciones más íntimas. Por lo que me dijo de Atlas, para mí acababa de perder todo el sex appeal. No podría mirarlo igual a la cara cuando le viera por el ministerio. Solo podría imaginármelo desnudo sobre su escritorio intentando incitar a Apolo.

Es normal —dije con total normalidad—. Tú eres el pez gordo que quieren pescar. La gente es la que te busca a ti, tú solo tienes que existir y ser tan jodidamente sexy como siempre, que todos irán a por ti. —Y eso era una verdad absoluta. A mí me pasaba exactamente igual. ¿Os creéis que yo iba a ligar a sitios? No. Yo iba a que me ligaran y luego yo elegía al que más me apetecía.

Después de Atlas, me habló de Jason Allen, un inefable que no conocía en demasía. Sabía que apoyaba la causa y su oficio, pero poco más ya que el departamento de misterios era al que menos iba porque era el más independiente. Ese hombre si que estaba bueno, pero jamás hubiera pensado que era gay. ¡Pero jamás de los jamases! ¿Por qué se me caen los mitos de esta manera? Qué sufrimiento, de verdad. Al final todos los magos van a terminar siendo homosexuales por culpa de Apolo. Maldito y sensual Apolo.

Eres un idiota —le corroboré cuando se lo llamó el mismo por no haber aprovechado la ocasión—. No te resististes a casarte conmigo bajo los efectos de la droga y te resistes a eso. No te entiendo. Deberías haberte aprovechado, seguro que al día siguiente te lo hubiera agradecido. Además, es Jason. Ese hombre está para comérselo de principal y de postre. —Sonreí de medio lado. Sí, ahora tenía pareja, pero seguía siendo la misma de siempre y ojos sigo teniendo. Me contó lo del auror de intercambio y alcé las cejas mientras bebía de mi bebida—. Ya veo que pretendientes no te faltan. Te quejarás… ¿Tienes a otro fichado para que sea tu próxima víctima o tú vas improvisando con lo que te vas encontrando? Dentro de poco voy a rozar el techo con los cuernos que tengo. —Sonreí.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Jue Sep 01, 2016 1:51 am

La tarde noche ya se había hecho muy amena, el rubio no paraba de reír y pasarlo bien, le hacía mucha falta teniendo en cuenta que estuvo deprimido los días anteriores y conversar con su amiga le hace bastante feliz. - Ya te digo, pero no te puedes quejar, que heterosexuales en el mundo hay muchos, son mayoría y te das tu festín por igual, qué estás hecha un bombón, ya te lo he dicho, si me gustaran las vaginas, serías la primera en la lista - le guiñó un ojo para después darle un beso en la mejilla, el de al lado que conversaba con sus amigos pareció haber escuchado aquella declaración e hizo una cara entre aterrorizado y avergonzado por enterarse de tal conversación sin tapujos, por su parte el rubio solo le dedicó un guiño y el hombre se volteó para seguir hablando con sus compañeros.


- Bueno, ni que lo digas, me arrepiento, pude tirarme al heterosexual más sexy del ministerio y no lo hice, estúpido de mi, merezco tu desprecio - dijo verdaderamente angustiado pero a la vez divertido por la elección de palabras de ambos. - No, por desgracia no tengo a otro en la mira, trabajo con lo que tengo, y voy con la corriente, lo que vaya saliendo - comenta sonriendo y dando un sorbo a su bebida fría. - Tendré que comprarte un afilador para que traigas los cuernos muy bien recortaditos y pulidos, mi amor - le lanza un beso - aunque yo también los tengo largos, mira que con novio, no eres quien para hablar de eso - agregó.


- Me la estoy pasando genial, gracias por venir, realmente me estaba haciendo falta esto, lo extrañaba como no tienes idea, ahora creo que no deberíamos pasar tanto tiempo sin vernos, aunque con eso de que ya eres madrastra y ama de casa, seguro que tienes menos tiempo para mi, entre tu vida hogareña y el trabajo en el ministerio   - dijo sonriendo pues él también se podía decir lo mismo pero no lo hizo, solo por jugar.  - Podríamos incluso arreglar citas para que tus nuevos hijos jueguen con el mío - aquello si que lo decía por bromear realmente no se veía arreglando que su hijo pasara tiempo con otros niños, no estaba tan chapado a la antigua en ese sentido.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Vie Sep 02, 2016 5:43 am

No sabía cómo hubiera resultado la amistad entre Apolo y yo si él no hubiera sido gay y no me hubiera negado todo tipo de deseo sexual, pero algo me decía que ni en broma hubiéramos terminado como marido y mujer, hablando con tanta confianza de nuestras vidas. Bueno, ¿quién me hubiera dicho a mí que iba a tener a una persona a la que contarle con tanta confianza estas cosas? Con Caleb tengo muchísima confianza, pero sin duda no hablaría de los buenorros del Ministerio ni tampoco le diría los que me he tirado y a los que me hubiera gustado tirarme. No, ni de coña vamos.

Está bien saberlo. —Ladeé una sonrisa—. Si tú no fueras gay, también estarías encabezando la lista. Pero te comprendo, las vaginas no son nada interesantes —dije divertida, encogiéndome de hombros. Yo había tenido unas cuantas experiencias lésbicas y me habían gustado sólo porque soy una ansiosa que adora el placer del sexo, pero definitivamente me quedaba con los hombres.

Solté una risa divertida al escuchar sus palabras con respecto a Jason Allen. Ese hombre que a simple vista parece un muro de seriedad pero que a la vez te invita a querer ver cómo se comporta en la cama. Apolo había sido muy bueno con él perdonándole una noche de locura.

Lo mejor que haces, sinceramente —le dije con sinceridad cuando dijo que iba trabajando con lo que iba saliendo, sin complicarse la vida. No echaba de menos esa vida, pero sin duda era la mejor manera de ahorrarte responsabilidades y ataduras—. Ugh, novio —dije al escuchar sus palabras—. Qué mal suena, ¿no? No me acostumbraré jamás a llamarlo así.

La mirada que le eché a Apolo cuando me llamó “ama de casa” fue probablemente la definición de “mirada amenazante” del diccionario. No era madrastra de nadie y tampoco ama de casa de nadie y si algo ocupaba mi tiempo era el tiempo que pasaba con Caleb por puro interés personal y el tiempo que pasaba en el ministerio, ya que una no puede pretender escalar puestos sin dar palo al agua.

No soy ama de casa de nadie y mucho menos madrastra. Rara vez hago caso al bebé de Caleb. Él sabe que no estoy hecha para eso y apenas me lo pide —le contesté a Apolo—. Lo bueno que tiene que ya se haya casado y tengas dos hijos es que no creo que quiera volver a casarse y mucho menos tener más hijos. Es el hombre perfecto para mí —dije sonriente, sin saber que esa afirmación algún día me caería sobre los hombros ante mi absoluta equivocación.

Tomé los últimos restos de mi última bebida, ya que no tenía ganas de comer ni de beber nada más y miré a Apolo, acordándome de su hermana menor. No sabía en qué momento me había convertido en profesora de dos niños, pero su hermana me había pedido amablemente —dentro de lo que cabe la amabilidad de esa niña— que le enseñara a controlar la animagia. Yo había aprendido hace años con la ayuda también de una mujer y entendía que aprender por cuenta propia era tremendamente difícil.

Por cierto… —Apolo sabía que le estaba dando esas clases a su hermana, básicamente porque era el nexo de unión entre ambas—. Tienes una hermana un poco complicada. —Ironicé con claridad—. Creo que si no fuera por ti, ninguna sería capaz de soportar a la otra. ¿Sabes si ha tenido avances en el tema? Hace tiempo que no sé de ella, supongo que estarás con los finales. —No nombré en ningún momento la palabra “animagia”, ya que habían muchos oídos puestos a nuestra conversación y no quería llamar la atención con jerga tan… inusual—. ¿Vamos saliendo? Aquí hace un calor horrible. —Le pedí a la vez que me levantaba. Era un calor húmedo y agobiante y no lo soportaba en grande cantidades.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Jue Sep 08, 2016 10:35 pm

Disculpa amada mía, no quise implicar que eras una mujer inútil que solo se queda en casa a hacer de comer y cuidar a los niños, no, jamás pensaría eso - respondió con cierta burla pues se notaba que no le pareció la comparación a la pelirroja y eso le divirtió un poco. O mucho pues la sonrisa no desaparecía de su rostro, ni siquiera cuando se hizo mención del tema sobre su hermana, sí, ese que le estaba pareciendo bastante raro pero que de igual forma había decidido apoyarla.


- Tienes que ser más específica, ¿que hermana? Tengo para regalar - comentó a modo de broma, en realidad si sabe de quien se refieren y sus sospechas fueron aclarados unos momentos después. - Debo confesar que estoy un poco celoso, ya me gustaría a mí poder hacer lo que ustedes, imaginate poder ser un dragón a voluntad - susurró esa última frase para que nadie más le escuchase, aunque claro sabía que la posibilidad de poder convertirse en algo como eso era nula, además que solo aplica para animales más convencionales y no criaturas mágicas como las bestias voladoras y escupe fuego que él tanto ama, pero de igual forma le encantaba la idea.


- Es una odiosa, pero la quiero, creo que tiene mucho de mi, pero lo irritante espero no lo haya sacado de mi - dijo sonriendo mientras se levanta de la mesa, es consciente de como es su hermana con las personas y como no se guarda nada, todo lo externa cual lo piensa y eso la hace única. - Te agradezco que la ayudes, sy también te ofrezco una disculpa por lo mismo - dijo riendo - La verdad es que no lo sé, no he hablado mucho con ella sobre el tema, cuando me lo confesó le dije que tenía a alguien que podría entenderla y quizá resolver sus dudad o enseñarle y eso fue todo, creo que no hemos vuelto a hablar sobre el tema, aunque tampoco nos vemos demasiado con eso que Hogwarts los tiene presos la mayor parte del año - se puso su chaqueta y dejó un par de billetes en la mesa de propina, no había necesidad pero de igual forma quiso hacerlo.


Tomó de la mano a su esposa y salieron juntos del restaurante, afuera ya era de noche y estaba el clima un tanto caluroso, para Apolo estaba bien pero no para ella. - Bueno, te acompaño a tu casa si quieres, a menos que tengas otra idea o algo más que hacer, no sé, ir a visitar a tu “novio”   - volvió a enfatizar la palabra sabiendo que la detesta. - A mi me apetece caminar así que te puedo acompañar a donde me digas y ya luego irme si ocupas ir a ver a Caleb - decir su nombre le era un tanto difícil porque en el fondo no podía evitar el sentirse celoso.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Miér Sep 21, 2016 3:23 am

Apolo me conocía, por eso sabía perfectamente que en ningún momento estaba insinuando el hecho de que alguien como yo pudiera rebajarse hasta el punto de compararse con una ama de casa o algo por el estilo. Tenía planes muchos más ambiciosos para mi vida como para conformarme con eso y él lo sabía; lo único que me conocía tan bien que sabía perfectamente como sacar esa vena que consigue molestarme. Lo miré divertida y negué con la cabeza cuando se excusó sobre el tema.

Jamás había conocido a ningún animago que pudiera convertirse en un animal mágico, pero teniendo en cuenta la cantidad de poder que había por ahí escondidos en magos y brujas que menos lo aparentan, no me sorprendería lo más mínimo que pudiera hacerse y la gente lo considerase sólo un bulo.

¿Alguna vez lo has intentado? —pregunté con curiosidad—. Yo decidí aprender en séptimo de Hogwarts y durante mi etapa universitaria lo terminé de dominar. Cuando entré a trabajar al Ministerio ya podía permitirme hacer una transformación completa. Es complicado... pero sin duda una ventaja que a veces no termino de valorar —confesé con sinceridad. Podía contar con los dedos de una mano las personas que sabían de mi condición animaga, ya que no quería que se supiera. Caleb, Zack, Apolo y Circe eran los únicos que lo sabían y esperaba que siguiera siendo así—. Y al fin y al cabo no considero que sea un arte que esté a la disposición solo de algunos magos, sino solo de aquellos que tienen la suficiente paciencia y testarudez como para seguir adelante a pesar de los continuos fracasos.

Sin duda alguna Circe no había sacado de su hermano Apolo lo irritante. Apolo era una persona lógica y educada, con cierto tono burlón ante las claras confianzas, pero al fin y al cabo una persona amable. Circe era lo puto peor. Era tan yo que a veces hasta me asustaba al pensar la explosión que podría salir entre ambas como nuestra cordialidad hostilizada se disparase sin frenos. Sin duda éramos totalmente incompatibles, pero lo que hace una persona querida en común...

Puedes estar tranquilo, su hostilidad sin duda no la ha sacado a ti —le dejé claro, alzando una ceja ante la clara diferencia de personalidad de ambos hermanos—. Aprende rápido. No he hablado con ella sobre su futuro, básicamente porque ya sabes lo que suele importarme la vida de las demás personas... Pero como se enfoque en sus metas, llegará lejos.

Por mucho que chocásemos, Circe tenía lo que había que tener para enfrentarse al mundo y mucho más. Lo poco que había conocido de ella la caracterizaba. Me recordaba a mí cuando recién me gradué, por lo que inevitablemente no puedo evitar ver un poco de mi pasado en ella.

Si bien desde que estaba con Caleb el tiempo que pasaba con él había aumentado exponencialmente, había muchísimas veces que simplemente prefería pasar la jornada y la noche en mi casa en vez de ir a la suya. Como persona cuyo miedo más irracional es el miedo al compromiso (lo estoy superando, ¿vale?), a veces necesitaba evadirme.

No voy a ir hoy a ver a Caleb —le dije con una ceja alzada ante su énfasis ante la palabra "novio"—. Así que te dejo acompañarme a casa caminando como buen marido que eres. —A mí también me apetecía caminar, sobre todo porque era en su compañía. Si llego a tener que caminar yo sola, evidentemente recurriría al método más eficaz de todo: la aparición—. A veces prefiero no ir. Me paso la vida en su casa porque evidentemente las dimensiones de la misma hace que sea mucho más cómodo, pero a veces me doy cuenta de lo mucho que pasó allí con él y su familia y me termina por dar un miedo irracional... —Puse los ojos ligeramente en blanco ante mi propia reflexión. Apolo sabía los problemas que yo tenía ante el apego emocional, ya que él mismo había descubierto que no era precisamente la chica que profesaba más cariño o amor del planeta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Sáb Sep 24, 2016 4:01 pm

Hablar de la familia por una parte es un tema que disfruta pero por otra le molesta, sobretodo si le mencionan a la oveja negra de esta, una con la cual no se lleva nada y que se ha convertido en su cruz, la piedra en el camino de los Masbecth. Sin embargo, cuando se trata de sus otros hermanos no tiene problema alguno en sacar el tema a colación. - Ya me había espantado, creo que el genio lo ha sacado del abuelo, que en paz descanse - dice mirando hacia el cielo imitando a los muggles y haciendo una seña obscena, pues por ese vejestorio que recién acaba de morir no le tenía ni un poco de simpatía, así como el nunca la tuvo para su nieto tras enterarse que era homosexual.


- ¿Yo un animago? Es que no lo veo, no me gustaría transformarme en un simple animal doméstico, si estuviera la opción de ser un dragón, ahí si, pero dudo que eso se pueda. Además no tengo tiempo para ello - comenta teniendo en cuenta todo lo desgastante que puede llegar a ser el aprender una disciplina tan grande como esa. Dio el tema por zanjado, la verdad es que sabe de la condición de su amiga pero nunca quiso preguntar mucho sobre eso, en el fondo por celos a escuchar las historias en las que se ha metido, pero ya le preguntaría después a su hermana como iban los resultados y en que animal podía transformarse.


Caminar le relaja, sobretodo cuando es de noche, como un mago fácilmente puede aparecer en cualquier lugar, pero eso es uno de sus pequeños placeres ya que es muy consciente de sus alrededores y le gusta explorar. Además la ciudad de noche siempre le ha encantado - Pues entonces no se diga mas, señora Masbecth, vayamos a nuestro nido de amor - comenta utilizando su propio brazo de soporte para que ella se agarre de el y caminar así los dos juntos como si realmente fueran una pareja legítima y no solo por un trozo de papel.


- El miedo al compromiso es normal, hasta a mi me da cuando ando de novio y eso que yo si me veo con una familia e hijos, pero claro que dar un paso tan grande como ese suele ser aterrador, todos pasan por ahí, pero el tiempo dirá si eso es para ti o no, por ahora disfruta del momento - le dice mirando sus ojos y sus labios esbozan una sonrisa para ella. Sabe que son jóvenes, sí, pero también tienen una profesión de lo más peligrosa, son mortífagos y sus vidas podrían terminar el día de mañana, por lo cual el consejo que él siempre da es ese, disfrutar el momento, por más cliché que pueda sonar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Lun Sep 26, 2016 2:20 am

Yo también dudaba mucho que un animago pudiera convertirse en un dragón. Es decir, ¿qué persona podría tener un parecido con un dragón? Era pedir demasiado. Yo cuando empecé con la animagia no tenía mucha idea de qué animal iba a ser, pero una vez lo vi, tuve claro que no podía haber sido más ideal para mí.

No tiene que ser un animal doméstico. Conozco a gente que es animago de león o de guepardo —comenté tranquilamente sin dar nombres, ya que algunas personas preferían dejar ese tipo de cosas en la privacidad, al igual que yo—. No es cuestión de elegir, es cuestión de transformarte en el animal que te representa. Mucha gente tiene la idea equivocada de que en la animagia se puede elegir en qué convertirte —le expliqué con tranquilidad por si tenía esa equivocada idea.

Agarré a Apolo por costumbre por su brazo, ya que cada vez que salía con él solía adoptar una relación mucho más cercana con él. Es decir, es que sin contar a Caleb, creo que con Apolo era la persona con la que más cercanía tenía. Bueno, me había casado con él, yo creo que eso había sido suficiente prueba de la relación que teníamos. Aunque también dejase bastante claro que estábamos un poco locos en el momento de la proposición...

Por eso mismo le dije mis inquietudes en la relación, ya que no sabía si eran inquietudes normales o solamente gilipolleces varias porque yo soy una gilipollas en cosas de pareja. Así que agradecí el consejo que me dio, asintiendo con la cabeza mientras miraba al frente. Cierto era que cualquiera podía morir al día siguiente o terminar el resto de sus días en Azkaban por un descuido... pero a pesar de que haya que vivir el momento, una tiene planes de futuro. Siempre los he tenido, aunque no lleven de la mano casarme o tener hijos, como muchas otras personas sí tenían en mente.

Es lo que he hecho hasta ahora, pero al final siempre te terminas preguntando que pasará con el tiempo —contesté con tranquilidad—. Por esto no quería yo sentir nada por nadie, porque da una pereza increíble tener que malgastar el tiempo de tu vida en comerte la cabeza con tonterías que, en realidad, no hay que tener en cuenta en este momento de tu vida. Encima te preocupas más por otras personas y te das cuenta de lo que es temer por la muerte de otro y, con nuestra vida, eso es solo una debilidad más —dije estresada con LA VIDA—. Te lo digo en serio, antes mi vida era mucho más fácil cuando lo único que complicaba mi vida era mi trabajo y mi propia vida.

¿Ahora de qué tenía que preocuparme? De guardar mi propia espalda, de guardar las de ellos, de preocuparme por mí, de preocuparme por Caleb, de preocuparme por Zack, de mi trabajo, de la nueva Ministra, de asegurarme que no pase nada en el Ministerio sin que yo me entere... Es que eran demasiadas cosas, por lo que cuando mi mente decidía volcarse en mis sentimientos de pareja y observar mi visión de futuro, mi paciencia estallaba y me cagaba en todos los muertos por tanto estrés repentino.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Mar Oct 04, 2016 3:54 am

Con nadie puede tener esa confianza de platicar las cosas de manera tan profunda que con ella, aunque no estén completamente de acuerdo en ciertos puntos de la vida y eso estaba bien, los hacía un poco diferentes y evitaba el aburrimiento. Pero por otro lado si que comparten muchos ideales y eso les hace ser unidos. - ¿Sabes? Estoy en total acuerdo contigo, el amor o querer a alguien te hace débil, pero yo no quiero ser invencible, ¿de que me sirve una vida sin eso? Prefiero que sea corta y disfrutarla que ser alguien con una vida solitaria y vacía. Vale que sí, que soy todo un monstruo pero hasta los monstruos tienen su corazón y sus debilidades, somos seres humanos que tienen magia pero mortales - comenta con cierto recelo mientras caminan por las calles de Londres en esa noche estrellada. - Hace tiempo que he hecho las paces con eso, solía estar preocupado por cómo me vería la gente, tomarme por débil pero ya no, sigo siendo igual de feroz y audaz, aunque más idiota por creer en cosas banales - dice eso último riendo porque en el fondo sabe que es cierto, puede causar un gran impacto en su vida el tener lazos que lo unen con alguien, como su hijo por ejemplo.


No supo cuánto tiempo anduvieron caminando pero se dio cuenta que habían llegado al vecindario de la pelirroja, ha estado en ese lugar incontable cantidad de veces por lo que lo conoce de memoria cada rincón de su apartamento que se ve como una ratonera comparado a lo que es la nueva casa del rubio. Suben las escaleras hasta llegar al número indicado en la puerta, como el hogar de su mujer. Entra de último y cierra la puerta mientras va directamente al sillón y se desparrama sobre este pues está un poco cansado, al fin y al cabo se siente como en casa porque hay la confianza, incluso se quita los zapatos que le han fastidiado de llevarlos puestos todo el día. - Mujer haz de comer a tu marido y traerme una cerveza que tengo que ir a ver el partido, son las finales - gritó como si lo dijese en serio pero en realidad estaba jugando, esa noche no había quidditch y de haberlo ya tendría los boletos.


Al final se levantó él mismo yendo hacia la cocina y sirviéndose un gran vaso con agua fría, la magia no suele usarla para cualquier tontería pues la respeta y tampoco es un perezoso que no puede valerse por sí mismo como para servirse un vaso con agua - ¿trabajas mañana temprano? No quiero tenerte despierta hasta tarde si es así, yo tengo el día libre pero no se tu - le comenta divertido mientras vuelve al sofá y se deja caer de nuevo, se ha auto invitado a pasar la noche ahí pues no lo dice pero no le gusta dormir solo en aquella casona que acaba de adquirir. - Podemos tener una pijamada, trenzarnos el cabello y hablar de chicos, ver novelas románticas que se yo - vuelve a bromear.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Jue Oct 06, 2016 3:08 am

Muchas se escudaban ante la estúpida idea de que el amor te hacía más fuerte, porque la preocupación de proteger a aquellos a los que amas servía para... GILIPOLLECES. Eran preocupaciones que te desconcentraban de tus auténticos objetivos. Antes solo tenía que preocuparme por mi bienestar, por mi propia integración, por mi propia vida, por mis propios objetivos... Y ahora, joder, ahora tenía que preocuparme por una familia que en realidad ni siquiera era mía. ¿Y lo peor? Que mi mente ya no sopesaba la idea de no hacerlo y eso era lo que más me aterraba.

Pero no podía dejar que el pánico al compromiso, el miedo a querer y el temor a sentir dependencia me arruinaran, sino que tenía que acostumbrarme a vivir con ello y, sobre todo, hacer de mis miedos mi propia fortaleza.

Todo el mundo tiene debilidades, eso es lo peor de todo. Pero a la hora de tener este tipo de lazos con otras personas son tan evidentes que da miedo la repercusión. Todos, sea quién sea, hasta nuestro más poderoso señor, tiene sus debilidades, solo que es tan grandioso que vete ni siquiera a pensar cual es aquello que le vuelve débil. —Era tan impredecible y grande que buscar una debilidad para Lord Voldemort era como buscar una aguja en un pajar, pero estaba convencidísima de que la tendría, como todo el mundo en este planeta. Apolo estaba totalmente en lo cierto y sólo le estaba dando la razón—. Eso es lo que me preocupa, que seguimos siendo iguales. Nuestros enemigos no hacen más que crecer exponencialmente y desde que uno de nuestros francos flaqueen, lo primero que harán es ir a por lo que más queremos porque sabe que es lo único que nos puede hacer pensar en parar. —Le expliqué mi principal miedo—. Nunca he sido de esas que dejan trabajos a medias o que no cumplen hasta el final con su cometido. Jamás he dejado a nadie suelto que pueda atentar contra mí, pero como persona a la que le encanta el mundo más ruin, perverso y oscuro, soy consciente de lo que puede llegar a hacer una persona como yo. Y lo primero que haría para ir contra alguien  a quien quiero ver muerto es ir a por su persona más importante. En realidad no tengo miedo por el presente; lo tengo por el futuro.

Lord Voldemort tenía planes para todos y aquello iba a remodelar el mundo, para bien o para mal. Pero todo dejaría de ser como era, eso estaba claro. Y yo, como buena obsesiva del control, me estresaba de sobremanera no tener claro cómo iba a desarrollarse mi propio futuro.

Tras esa filosófica y sincera charla por las calles de Londres, llegamos a mi pequeño piso que se encontraba cerca del río más famoso de la ciudad de Londres. Apolo entró con confianza y se tiró en el sillón, quitándose los zapatos. Sonreí ante su teatro del hombre machista y me apoyé en la puerta de mi habitación, mirando hacia él antes de entrar.

No, entro a media mañana. La Ministra tiene asuntos pendientes en no sé qué sitio muggle y se retrasará, así que yo también —dije con toda la tranquilidad. Teniendo en cuenta lo bien que llevaba el trabajo con esa mojigata, era todo un lujo que nos llevásemos tan bien; o más bien, que ella se pensase que nos llevásemos tan bien. Había veces que no soportaba sus discursos o afirmaciones sobre la justicia, verdad y bondad. Daban arcadas—. ¿Quieres que vomite? Bastante hemos hablado de hombres ya, no me metas de por medio comedias románticas, tengo mi límite. —Hice una pausa, con una sonrisa—. Puedes quedarte a dormir, ya lo sabes. Tengo una bonita cama de matrimonio en donde podríamos consumar nuestro primer sueño como marido y mujer —bromeé yo esta vez, ya que evidentemente entre él y yo sería imposible consumar otra cosa—. También tengo otra cama y ese cómodo sofá. Ponte cómodo y coge lo que quieras de la cocina. Voy a cambiarme.

Entré entonces en mi habitación y me senté en la cama, quitándome los tacones y la chaqueta. Me quité el resto de la ropa hasta quedarme en ropa interior y me acerqué a la cómoda para sacar un pijama de pantalones largos y ligeramente anchos de satén, acompañado de una camisilla ajustada de algodón. A los ocho o nueve minutos, salí al salón nuevamente, pasando primero por la nevera para coger una cerveza y volviendo al sillón en dónde estaba Apolo, apoyando mi cabeza en él para estirar las piernas hacia el lado contrario.

¿Cómo crees que estarán las cosas de aquí a un año? —Le pregunté, llevándome la boquilla de la botella a la boca para beber—. A nivel personal y a nivel general.

Porque yo tenía la sensación de que todo iba a cambiar pronto, y mucho.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Apolo Masbecth el Sáb Oct 08, 2016 2:51 am

Hablar sobre cosas como el amor y la debilidad que este te otorga es un tema bastante profundo, tuvieron unos momentos para comentarlo pero al final ambos estaban aterrados con lo que pudiera suceder que prefirieron dejar el tema por un lado. Si, el rubio es muy consciente que eso le costará caro algún día y por esa misma razón es por la cual no dejará de creer en el sentimiento por mucho que sea su punto más débil. Imaginarse además que su señor tenebroso podría tener debilidades le dio escalofríos, no quiso pensar en esas cosas, así que mejor se concentró al llegar a la casa de Abi en ponerse cómodo y olvidarse un poco de cosas profundas y pensar en más superficiales.


- Oh venga, ¿que tan malo puede ser? Si al final ya te veo llorando con una de esas películas -  dijo sonriendo, a él le gustaban unas pocas, no todas pues se ha dado cuenta que es la misma historia contada con diferentes personas, lo cual le aburre bastante. Sin embargo aquello lo dijo como una broma por picar a su esposa.  - Si claro, en tus sueños húmedos - comentó pues estaba seguro de que una cosa no iba a suceder esa noche, ellos dos liandose. No le gustan las mujeres y eso no cambiaría pronto.


Cuando ella se fue, lo primero que hizo fue ir hacia la cocina, buscó entre sus cosas hasta encontrar un pastel a medio comer, su debilidad. Cogió un trozo en un plato y una cerveza del frigorifico. Se fue entonces a la sala y se volvió a dejar caer sobre el sillón, con ayuda de su varita hizo que su atuendo cambiase a uno de pijama, unos pantalones cortos ligeros, una camiseta blanca de algodón. Se dispuso a comer aquella rebanada de pastel cuando le vio salir de la habitación y le hizo espacio para que se sentase. - ¿Quieres? - ofreció el plato mientras le escucha hablar.


Aquella pregunta es la clase de cosas que te interroga algún profesor o alguna persona en el ámbito laboral, siempre le pillaba por sorpresa ese tipo de cuestionamientos pero de igual forma si que tiene una idea clara. - Normalmente te diría que no lo sé, pero creo que será un buen año. Probablemente seguiré ascendiendo en el trabajo, tú tendrás una mejor oferta laboral, no sé, te veo trabajando en otro país en un cargo importante. Yo espero ocupar el puesto de mi jefe pues se retirará el próximo año. Con mi hijo espero conocer lugares por el mundo. Espero que pronto podamos salir de las sombras también, no tener que ocultarnos y decir quienes somos. Eso es lo que deseo que pase, ¿que hay de ti? Y si me quedo dormido no me lo tomes en cuenta que estoy un poco cansado - dice dejando el plato y se termina la cerveza para recostarse en el sillón y subir los pies sobre Abi mientras le ve deseoso de conocer su respuesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Garrett Hedlund.
Edad del pj : 26
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 15.150
Lealtad : Lord Voldemort.
Mensajes : 513
Puntos : 151
Ver perfil de usuario
Apolo MasbecthMagos y brujas

Abigail T. McDowell el Miér Oct 12, 2016 3:53 am

Las películas románticas eran tan jodidamente predecibles —y eso que lo decía yo, una cero romántica— que me aburrían hasta la saciedad. Jamás había llorado por una película de esas, aunque a decir verdad, creo que llevo más de veinte años sin llorar por nada, por lo que una película romántica no va a ser quién consiga sacarme una lágrima.

Ni de coña —dejé claro con un deje divertido en la voz ante su broma de que yo lloraba con esa bazofia—. Oh sí, en mis sueños más húmedos estamos los dos en la misma cama durmiendo plácidamente... —Ironicé, ya que era lo que había dicho. Consumar nuestro primer sueño con marido y mujer, no consumar nuestro amor. Urgh. Después de tanto tiempo siendo Apolo mi amigo, aunque sea gay, ya estaba en la friendzone. No podría tirármelo ni aunque se volviese hetero de repente.

Luego de cambiarme, salí al salón y tras coger una cerveza fui al salón a sentarme —o más bien acostarme— sobre Apolo, negando a su ofrecimiento de comida. ¡Si acababa de comer! Estaba llena. ¿Cómo cojones era posible que él aún tuviera hambre? Tenía una especie de agujero negro en el jodido estómago o algo, si no, no me lo explicaba.

Aún así, no dije nada y presté atención a su currada contestación.

Tienes un plan bastante optimista. Me gusta como piensas, sobre todo lo de la última parte del plan... —Porque eso significaría que yo cambiaría de jefe y que las cosas tornarían caminos muy, muy diferentes—. Yo... yo no tengo ni la más mínima idea. Si tengo que seguir soportando a un Ministro subnormal en el cargo, prefiero que se quede Lena que por lo menos no tengo que ir detrás limpiando sus errores y recogiéndole la baba. —Exageré—. Y no quiero un nuevo trabajo en otro país, quiero ser útil aquí y terminar en la cúspide de lo que empecé desde que entré en el Ministerio. Hace años, cuando entré en el Ministerio no pensé que nunca quisiera ser Ministra de Magia. Pero ahora... —Elevé la mirada con una sonrisa—. Ahora veo las cosas de otra manera muy diferente.

Sonreí mirando al techo, llevándome la boquilla del botellín a los labios y omitiendo el hecho de que si se dormía era porque estaba cansado. Me daba igual que se durmiera, la verdad, por algo le había invitado a quedarse a dormir.

En realidad... teniendo en cuenta la vigilancia que he tenido, como me hayan vigilado esta noche, habré quedado muy zorra viniendo a mi casa contigo después de cenar cuando tengo una relación con Caleb y todo el mundo lo sabe. Parece que hemos venido a mi casa a terminar la faena... —razoné divertida, imaginándome la cara de Caleb si se entera, sobre todo teniendo en cuenta lo celoso que está de que yo aún siga casada con Apolo y ni me moleste en buscar los papeles del divorcio. Elevé la mirada hacia Apolo y me di cuenta de que tenía los ojos cerrados y su cabeza estaba totalmente apoyada, dejándole en una posición de total comodidad. Se había dormido, o debía de estar en ese preciso momento en donde estás a punto de dejarte invocar por Morfeo. Yo me levanté del sillón con cuidado, me terminé el botellín y fui al baño a lavarme los dientes, para luego ir directamente a la cama a dormir. Ya habría tiempo mañana de seguir conversando.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 29
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 37.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 634
Puntos : 458
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.