Situación Actual
3º-10º
22 diciembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
ARTEMISIA pj destacado
STEFAN & POPPY DÚO DESTACADO
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline

¿Se puede vivir limpiando mesas? (Maryse) [Flashback]

Invitado el Vie Mayo 27, 2016 4:52 pm

1 de Abril de 2016
Casi por la noche

Todo esto era muy raro...Tan sólo tenía en mis manos un recorte de un número de El Profeta que me había dado ese señor que se llamaba Jason. Me encontraba en la puerta de que según me habían dicho era mi casa, no recuerdo nada de lo que pasó, solamente que...Bueno, creo que es hora de buscar un empleo. Apenas se usar la magia, creo que por eso no completé mis estudios en Beauxbatons como mi madre quiso. Me pasaba días y días callada mirando al techo, me sentía extraña en mi casa porque había fotos de gente que no conocía para nada. ¿Cuándo habré bebido tanto como hacerme fotos con personas que no conozco? Y a todo esto...¿desde cuando tengo el halcón? Acariciaba al que supuestamente era mi halcón, porque nunca se separaba de mi. -Hola bonito...¿Quieres que sea tu dueña? Que nombre puedo ponerte.... Susurraba de vez en cuando mientras seguía en mi sofá, rodeada de cosas extrañas.

Trasteando mientras recogía esas fotos de gente que no conocía, encontré una foto mía con el halcón. "Yo y Valor, siempre juntos" -¿Con que tu nombre es Valor? Muy bonito...No tengo lechuza, así que puedes ser mi compañero si quieres. Le hablaba mientras seguía tocándole el pico muy cuidadosamente. Sentía como nostalgia cada vez que lo miraba, no entendía el motivo. Me sequé un poco las lágrimas y guardé la caja on las cosas de la gente que no conocía. Enserio, si no yo bebo... Suspiré fuertemente y vi el trozo de periódico que me habían dado, ahí aparecía un anuncio sobre que se necesitaban camareros en un bar llamado Las Tres Escobas. Me sonaba ese nombre, está en el pueblo cerca del colegio de Hogwarts. Me hubiera gustado ir ahí, pero me tocó ir a Beauxbatons y seguir con el linaje familiar.

Había poca gente en el pueblo, creo que había llegando en mala hora porque el bar estaba casi cerrando. Abrí la puerta con cuidado y entré, el piso estaba hasta recién fregado. -¿Hola? Vengo por el anuncio del periódico. Pero puedo venir en otro momento. Me giré volviendo a abrir la puerta del local, creo que fue una mala idea el venir...Ya me buscaré la vida en otro sitio.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Mayo 31, 2016 8:07 pm

Aquel día tampoco tenía demasiado lío, vamos, era viernes y por lo general los jóvenes solían irse más a zonas muggles más transitadas de fiesta y esas cosas, aunque lo cierto es que no estaba desierto el local, y sí que había gente dentro, es más, me atrevería a decir que más que algunos otros viernes, lo cuál no era muy difícil a decir verdad pero aquello siempre era lo mejor, lo mejor para los negocios, claro. Por suerte, no estaba sola como muchos otros viernes, y por los horarios que había hecho, le tocaba a uno de mis empleados estar allí, y obviamente entre dos aquello salía mucho mejor, y más rápido.

En el momento del día en el que estábamos, no eran horas de mucho tránsito, por lo que cuando sonó aquella campanita en la puerta indicando que alguien había entrado, fui sin pensármelo dos veces. ─¡Hola! Pues la verdad es que ahora no es el mejor momento...─ La saludé contestándole justo cuando ella dijo lo del anuncio, aunque prácticamente la detuve cuando se dio media vuelta. ─Pero ya que estás aquí, podemos hacer una excepción.─ Añadí sonriente e indicando con la mano que pasase a ponerse un poco más cómoda, algo no muy difícil ya que simplemente estar de pie junto a la puerta no era lo más idóneo.

Tras llegar a la puerta de mi despacho, la invité a sentarse nuevamente. ─Y bien, ¿Tienes alguna experiencia con la hostelería?─ Pregunté curiosa, obviamente, la experiencia era un plus... Y la chica realmente tenía una cara muy familiar, por lo que igual la había visto en algún bar, taberna o incluso restaurante en el mundo muggle.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Jun 05, 2016 10:57 am

Me estaba arrepintiendo de hacerle caso al anuncio desde que había salido de mi casa. No paraba de mirarlo, un anuncio no me iba a hablar pero no sé...¿Este es un buen trabajo que puedo hacer? Por lo menos no necesito hacer muchas cosas con la varita, tan sólo mis manos y... Me había fijado en camareras de los lugares que había visitado antes de llegar a mi destino, creo que eso lo puedo hacer yo sin problemas. De vez en cuando me dolía la cabeza, pero ya iré a algún senador a que me mande una poción o compraré hierbas donde vea. Muchas veces me di la vuelta, como que algo dentro de mi me decía que no debía ir, pero finalmente llegué a mi lugar y abrí la puerta.

Justo cuando me estaba marchando dándome por vencida, estaba allí la que parecía la dueña. Según ella no era el mejor momento pero que podía hacer una excepción conmigo. -Si no hace falta yo me marcho si quiere, no pasa nada. Dije señalando de nuevo la puerta, hasta que me indicó que me sentara. Estaba algo nerviosa, todo era muy extraño para mi. Había escuchado hablar de este lugar, nunca había venido pero a la vez me resultaba familiar y sentía como algo de nostalgia, todo era muy confuso para mi en este momento. Al sentarme no paraba de mirar a mi alrededor, hasta que finalmente suspiré cuando la mujer que tenía enfrente comenzó a hacerme las típicas preguntas que te harían en una entrevista de trabajo. -Ninguna...Pero puedo aprender rápido si me enseñan. Aunque claro, usted no tendrá tiempo de ir enseñando a la gente así que mejor me vuelvo a levantar... Volví a sonreír y me levanté pero quedándome quieta en el mismo sitio, tenía que despedirme como era debido.

-Seguiré buscando en otro sitio, no se preocupe. ¿Sabe si alguno de los comercios de por aquí necesita a alguien? Pregunté con cortesía, hasta que recordé que no me había presentado. -Ai que se me olvidó, mi nombre es Esther Ziwgler. Entré en su local cuando debía y me iba a marchar sin presentarme. Bueno ahora me marcho. Me di la vuelta hacia la puerta pero volví a quedarme quieta, me gustaba el local. Tenía un pinta de acogedor muy grande, como que la gente que viene se siente como en casa, ¿me estará afectando a mi ese ambiente? No lo se, solo sé que como nunca he aprendido a llevar bandejas, creo que lo tendré un poco difícil el encontrar un trabajo por aquí.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Jun 18, 2016 10:26 am

No pude evitar dejar escapar una risotada al escuchar lo que había dicho, que aprendería rápido, y en la misma frase intentar negar aquello, era curioso y no me transmitía mucha confianza esa forma de actuar ya que para vender, en nuestro caso bebidas y comida, tenías que ser una persona decidida y capaz de eso, de vender. Igualmente no la dejé levantarse, levantando mi mano un poco haciéndole un gesto como si fuera una señal para que esperase. ─Pues lo cierto es que no tengo tiempo para enseñarte.─ Contesté, dándole la razón, ser la dueña implicaba muchos quebraderos de cabeza con las cuentas y todo, y aquello me consumía mucho tiempo. ─Aunque eso no es ningún problema, podrían enseñarte los demás.─ Añadí con una sonrisa, buscábamos personal y bueno, generalmente no es algo que sea fácil de encontrar en un sitio como Hogsmade.

Obvié aquello que dijo, sin darle mayor importancia nada más que negando con la cabeza, y cuando dijo su nombre quedé un instante pensativa, ¿Dónde había escuchado aquel nombre antes? Y lo cierto es que su cara ahora que me fijaba, era familiar, pero no conseguía recordar de qué, así que sin más demora extendí mi mano, esperando que se diese la vuelta. ─Yo soy Maryse Solskær.─ Me presenté y acto seguido volví a indicarle que se sentase. ─Si no te es molestia, podríamos seguir con la entrevista.─ Finalicé con un tono más que agradable, desde luego que a veces no parecía la jefa de aquel sitio...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 22, 2016 2:56 pm

Me sentía un poco avergonzada la verdad, ya que me había presentado en el famoso bar de Las Tres Escobas, sin siquiera saber como sostener una bandeja llena de planos. Lavarlos si sabía, ya que con magia todo se soluciona. Yo creo que la dueña me estaba empezando a odiar por aparecer a esas horas y encima siendo una persona un tanto inútil. Me levanté pidiendo disculpas y presentándome antes de marcharme, hasta que Maryse hizo que me diera la vuelta y me volviera a sentar, siguiendo así con nuestra entrevista.

-Aprenderé lo más rápido que pueda, y prometo no ser un estorbo para usted y para el resto de mis compañeros. Sonreí y agarré una bandeja que había solitaria en la mesa de al lado, me la coloqué encima de mi mano izquierda y la moví con soltura, aunque se tambaleaba un poco por los nervios que tenía encima. Antes de que pasara otra desgracia, la volvía  colocar encima de la mesa. No sabía que más decirle a Maryse para impresionarla. -Puedo trabajar en periodo de prueba si quieres, unos días de prueba sin que me pague. Sabía que eso era rebajarme, pero necesitaba encontrar un trabajo para poder vivir, no podía estar toda la vida pidiéndole dinero a mis padres, y ahora he descubierto que tengo un halcón al que alimentar, aunque seguro que se sabe alimentar solo, es un halcón. -A parte de trabajar de camarera puedo hacer los recados o llevarle la comida a los negocios cercanos. Yo soltaba todo lo que se me veía a la mente, se notaba que estaba hablando por hablar, para ver si colaba, ya que no estaba unido ni pensando, a lo que surja. -Bueno...¿algo más que quiera saber? ¿La he convencido? Pregunté por último, yo ya me estaba haciendo a la idea que con una sonrisa me diría "a tu casa" así que me quedé sentada, por si acaso por volverme a levantar no me contratase.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.