Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Blood Sisters [Flashforward / Eris Masbech]

Circe A. Masbecth el Sáb Jun 11, 2016 10:29 pm

 
Londres · 21.00 horas · Despejado, 20ºC · 2/07/2016 · Eris Masbecth · Ropa

Se trataba del primer fin de semana libre desde que el curso había llegado a su fin y no podía alegrarse más de ello. Adiós a la monotonía de las clases. Adiós a las aburridas semanas interminables donde su único entretenimiento era visitar la biblioteca para estudiar. Adiós a siete años encerrada en el mismo castillo con las mismas personas. Adiós a todo aquello. Por fin podía empezar una vida lejos de las personas con las que se había visto obligada a compartir su tiempo sin tener prácticamente nada en común. Pues, por mucho que dijesen, no todos los Slytherin están cortados por el mismo patrón y a pesar de tener ciertas características comunes con sus compañeros, no todo eran sonrisas y diversión. Más bien sentía repulsión hacia la mayor parte de ellos y su creencia infinita de superioridad hacia el prójimo cuando no hacían otra cosa que degradarse a sí mismos con su palabrería barata carente de sentido.

Como no podía ser de otra manera, decidió celebrar el final de curso y el consiguiente final de etapa en compañía de una de sus personas favoritas en el mundo. No lo pensó ni un minuto a la hora de arreglarse debidamente, colocarse el cabello y avisar a la mejor de las compañías posibles: su hermana. La relación entre ambas nunca había sido la mejor del mundo, y es que con la llegada de la más pequeña de la familia los celos surgieron en la vida de Eris a juego con su uniforme de Slytherin. Por suerte para ambas, con los años habían aprendido la una de la otra y no sólo habían sido capaz de mantener una relación cordial, sino que habían forjado una buena amistad.

Circe no podía decir que confiara plenamente en su hermana, pues si era sincera no confiaba en nadie más que en sí misma. Pero sí era una de las personas a las que podría contarle casi cualquier cosa. Aunque, como con todo el mundo, eso era un casi. Circe tenía muchas caras; una para sus amigos más cercanos, otra para su s hermanos predilectos, otra para el resto de sus hermanos, otra para sus padres, otra para sus conocidos, otra para sus enemigos… La enumeración podía ser casi infinita, pues Circe tenía un patrón común a la hora de comportarse, pero nunca era igual con dos personas. Cada persona era un mundo y ella misma lo sabía, por lo que los trataba como tal.

En aquella ocasión habían elegido un local muggle apartado. Un pequeño lugar del que Ian había hablado a Circe y, valiente de ella, había decidido confiar en su amigo. Era un local pequeño con una barra con variedad de bebidas decorando sus paredes, una zona de billar y dardos y todo con aquel toque irlandés que caracterizaba al resto de pubs de la zona. La música era lo mejor de aquel lugar, o eso aseguraba su amigo. Se trataba de una variedad de éxitos de las décadas pasadas, con especial atención en los clásicos del país. Circe lo consideró como un buen lugar donde pasar el primer viernes libre lejos de Hogwarts y no dudó en avisar a su hermana para ir con ella a cenar y pasar una buena noche en aquel lugar.

Era una persona bastante puntual, y cinco minutos antes de que el reloj marcase las nueve de la noche, se apareció en uno de los callejones contiguos, lejos de las miradas de los curiosos pero lo suficientemente cerca del local como para poder llegar hasta él andando en un par de minutos. Una vez en la puerta, miró el reloj de su muñeca y comprobó que aún distaban dos minutos de las nueve en punto, por lo que daría un margen a su hermana para llegar.

Era posible que esta llegase tarde. Quizá aún tenía papeles por revisar tras la finalización del curso. Quizá tenía otro plan antes, y es que apenas había avisado a su hermana con tres horas de antelación mediante una lechuza. La respuesta había llegado a la misma velocidad a la que había sido enviada y Circe se había alegrado de poder ver a Eris lejos de Hogwarts, pues apenas hacía unos meses que su hermana había comenzado a trabajar en el castillo. Ahora que dos de sus hermanos trabajaban allí, no podía ser un mejor momento para finalizar sus estudios. No quería tener que comportarse debidamente en las clases de pociones por la buena relación que tenía con su hermana y tampoco quería que la gente comenzase a perderle el respeto por Mildred y su mascota humana comúnmente conocida como Odiseo Masbecth. ¿Algún día se plantearía cambiarse el apellido? Sería un día que los Masbecth de varias generaciones celebrarían y quizá incluso llegaban a considerar su propia fiesta.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Lun Jun 20, 2016 11:20 am

Ropa

Últimamente estaba tan centrada en las cosas referentes a su siguiente curso que nunca tuvo tiempo, o quizá no se molestara en ello, para pasar un rato con su hermana. Quizá no fuera una relación tan cercana y perfecta como la que tenía con Apolo. Sin embargo ya era suficiente el hecho de que estuviera por encima de tanto el porreta como la sombra de la familia. Aquello era suficiente para Eris como para tenerla en cuenta y quererla como su hermana. Cierto era que se admitía a sí misma muchas cosas, entre ellas el que siempre tuvo algo de odio hacia su hermana, un odio inevitable tras arrebatar el puesto de la menor femenina. No obstante había aprendido con el tiempo a quererla como una más, por sus muertas de lealtad a la pureza de la sangre y por esa personalidad que había desarrollado que, aunque fuera de doble filo y peligrosa, hacía que se sintiera orgullosa de ella. Cosa que no había sentido por otros de sus hermanos nunca, a excepción de Apolo, aunque no hace falta especificar más al respecto.

Aquel día, específicamente, no había tenido casi tiempo para sí misma. No tuvo tiempo ni de tomarse un café mientras organizaba todo antes de poder tomarse un descanso. Aquello de ser profesora le estaba realmente sobrecargando. No había ni empezado y aquello parecía ser más complicado de lo que en las prácticas pudiera haber experimentado. Tal vez porque se estaba dando mucho tiempo libre últimamente, o simplemente que eran ya mismo vacaciones y tenía demasiadas ansias de dar sus clases, aun así quedaba mucho tiempo por delante. Sería cuestión de tiempo en el que aquella etapa tomara un estado de aletargo y diera tregua a Eris para su vida personal.

Mas ahí estaba, como una fiera en su interior y como si no pasara nada por el exterior. No estaba segura si aquello era bueno para ella, el siempre estar calmada, o al menos aparentemente, pero le ayudaba mucho a mantener sus sentimientos en lo más profundo de sí misma, tratando de esconderlos hasta a sí misma. Seguramente fuera más beneficios que problemas, sobretodo para el futuro en el que tuviera que dar clases. No iba a permitir que ningún alumno tomara partida de sus emociones para ponerlas en su contra. Sabía lo que era ser alumno y lo que las peores mentes pensaban. Ella en un pasado había resultado ser una de esas cabezas pensantes, y aunque hubiera estado en una etapa en la que su actividad de maldad no hubiera sido la más activa, dado que siempre estaba en una postura en la que hacía lo que su hermano mayor hacía o lo justo para evitar vergüenza para sus padres. Todo le llevó a ser al menos un ejemplo a seguir para muchos alumnos, aunque no por ello la persona a destacar, cosa que no le agradó y eso hizo que se entregase más en su carrera como profesora, dando estos resultados finales.

La sorpresa que realmente llegaría aquel día para Eris no sería el poder disfrutar finalmente de sí misma sino el hecho de que su hermana le avisara con tan poco tiempo para tener una quedada entre ellas. Como hermanas que eran. Sabía perfectamente que si no hubiera sido por su hermana podría haber pasado otro día más sin que realmente mantuviera un contacto con la rubia como hermana. De cierto modo agradecía que fuera su hermana quien la recordase que estaba ahí, porque últimamente estaba perdiendo la cabeza por culpa de muchas cosas que no la dejaban estar atenta a otras. Eso la llevó a tener que vestirse tan rápido como pudiera y peinarse tan rápido como su mano pudiera dar para ello, no quería llegar tarde, es más: quería llegar puntual. No por quedar mejor o peor, sino como costumbre que tenía en Alemania.

Y cuando finalmente se estaba acercando la hora, ella se acercaba con tranquilidad. Observando como su hermana ya estaba esperándola. ¿Llevaría mucho tiempo allí? Ese detalle se lo guardaría para evitar que le esperase la próxima vez, llegando antes de la hora propuesta. No le gustaba hacer esperar y menos a los suyos. — Por las barbas de Merlín, que belleza están viendo mis ojos. — Dijo con un tono de cariño que no solía poner, o más bien que no le había puesto hasta aquel día. Eris sentía que era momento para ir mejorando la amistad con su querida hermana, dejar de lado las diferencias que pudieran tener. A pesar de que el pasado le pesaba, y era algo que no iba a olvidar, pero simplemente había que convivir con ello y hacer de eso algo más fuerte. ¿Se podía decir eso? — Hola, pequeña. — Saludó dándole un abrazo y seguidamente un beso en la mejilla como hermana mayor que era y como se merecía la contraria. Quizá no estuviera siendo demasiado efusiva pero lo suficiente para que se demostrase que Eris venía con intención de disfrutar más de la compañía de su hermana de lo demostrado tiempo atrás.

Todo tenía un comienzo. ¿No?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Jue Jun 23, 2016 11:14 pm

Elevó la muñeca ante sus ojos para cerciorarse una vez más de la hora que las manecillas marcabas en la esfera de cristal. Apenas había pasado un minuto desde la última vez que había realizado el mismo movimiento para ver qué hora marcaba el reloj y no distaría otro minuto para que volviese a realizar la misma acción. Era una persona impaciente. Una persona a la que no le gustaba esperar por ver los resultados y por esa misma razón carecía de todo tipo de paciencia.

Llegaba pronto pero, por suerte, Eris no llegó tarde. Miró dos veces más el reloj de su muñeca antes de que la melena castaña de su hermana mayor se distinguiese a lo lejos, iluminada por las farolas que alumbraban la calle en la que se encontraba esperando.

Posicionó la mano derecha sobre su cintura y con la mano opuesta movió su cabello hasta colocarlo en el lado izquierdo de su cabeza haciendo que las puntas de este se elevasen al final del recorrido de su mano. – La genética hace maravillas. – Contestó dando paso a su característico egocentrismo en cuanto su hermana hizo mención de su aspecto físico.  La rubia contestó el abrazo de su hermana sin apenas mover un ápice de su cuerpo y sonrió de medio lado, de la manera más amable que su forma de ser podía permitirle para dar un saludo a alguien con quien mantenía una buena relación o, al menos, no una excesivamente mala. - ¿Pequeña? Te recuerdo que ya soy mayor de edad, he acabado mis estudios y el curso que viene empezaré la universidad. – Rodó los ojos antes de caminar rumbo a la entrada del local para abrir la puerta. – Aunque sí, siempre seré más pequeña que tú. Más joven y guapa, cuanto antes lo asumas, mejor. – Se volteó para mirar a su hermana de arriba abajo con cierto desprecio antes de dibujar una sonrisa de oreja a oreja entre sus labios. – También te ves bien. – Dijo con tono divertido, pues sabía que la relación entre su hermana y ella jamás había sido la mejor del mundo y, aunque con el paso de los años había ido mejorando, era cierto que aún no había ciertos problemas entre ambas.

Circe empujó la puerta del local haciendo que una nube de humo rodease a ambas chicas según avanzaban hacia el interior del local. Para ser temprano, aquel lugar ya se encontraba bastante concurrido. Las pocas mesas bajas estaban repletas de personas que bebían cerveza y comían diferentes variedades de aperitivos, donde destacaban las patatas y los frutos secos. En mitad del local se encontraba la barra. Una zona cuadrada donde los camareros atendían por los cuatro lados que formaban el polígono. A su alrededor, una variedad de sillas altas de diversas formas y colores, ninguna a juego con el resto.

Las paredes del local eran de madera al igual que el suelo. Había lámparas altas y otras bajas. También las había de pie y otras que se encontraban en los salientes de las paredes. Todas eran diferentes, dándole al local un aspecto vintage de lo más peculiar. Había una mesa de billar, dos futbolines, una zona para dardos, una maquina de pinball y otra come cocos con más años incluso que el dueño del local.

- ¿Ya has terminado en Hogwarts? – Preguntó la rubia mientras ambas chicas avanzaban hacia la zona de la barra, donde había dos asientos libres que podían ocupar sin problemas. Circe se sentó sobre uno de los taburetes de cuero verde que aún se encontraban libres y esperó a recibir la atención del camarero mientras hablaba con su hermana. – Ian me habló de este sitio hace un par de semanas. Me dijo que debería venir aquí con él pero… He preferido comprobar si era un lugar decente antes de aceptar su invitación. – Ian tenía unas ideas muy diferentes a las de Circe en muchos aspectos por lo que había preferido comprobar si el lugar era habitable antes de arriesgarse a ir con Ian y que este no le dejase volver a casa hasta la mañana siguiente. – Así que si es una mierda, puedes culparlo a él. – Añadió elevando sendas manos y mostrando las palmas de estas.

Un hombre ataviado con una camisa de manga corta azul claro se acercó a ambas chicas mientras hablaban para ver si habían decidido qué tomarían. -¿Han decidido ya? – Preguntó el hombre ante la mirada de la menor de las chicas, quien se volteó para ver quién hablaba. Miró al chico de arriba abajo antes de contestar. - ¿Qué nos recomiendas? – Contestó la rubia con una nueva retórica, pues no tenía ni la más remota de qué servían ahí y mucho menos de los precios de los correspondientes pedidos. – Depende. Si van a pasar aquí toda la noche, les recomendaría empezar por algo suave y un acompañante para llenar el estómago. No es bueno empezar a beber con el estómago vacío. Si por el contrario sólo van a pasar aquí un rato… Nuestra especialidad es la cerveza. Tenemos rubias y morenas. – Miró a ambas chicas como si aquello fuese un inteligente juego de palabras. – También cobrizas. Pero les recomiendo probar la cerveza negra, es algo más amarga que las otras, pero es lo que más vendemos. – Añadió el chico a esperas de la respuesta de ambas chicas. - Coca - Cola Zero. - Contestó la rubia antes de devolver la vista a su hermana.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Miér Jul 20, 2016 11:19 am

Siempre tan atenta como considerada con su hermana mayor. Que placer daba quedar con su hermana pequeña. -Nótese el sarcasmo-. Sobretodo un persona bastante humilde en cuanto a su forma de verse físicamente. Daba gusto. Si. Sobretodo por todas aquellas palabras que en poco momento le había soltado, con respecto a la belleza entre ambas y cosas por el estilo a lo cual no prestó mucha atención e hizo oídos sordos. Lo único que haría es que le entrasen ganas de marcharse, que las tenía. No era capaz de entender como fue capaz de venir sabiendo lo que le esperaba. ¿Quizá una vaga esperanza de poder tener una relación cordial entre hermanas? La cual nunca estuvo, y no creía tenerla con esa actitud de niña estúpida que veía tener a su hermana. Aunque prefería no pensar en ello, tampoco es que realmente fuera a ser su problema porque siempre podría volver a la actitud de siempre, aunque tras aquella mirada de desprecio lo único que hacía era aumentar sus ganas de matarla.

Siguió los pasos de aquella rubia sin cerebro para acabar adentrándose en el local, sin saltarse ningún detalle del mismo y acabar sentada junto a su hermana, quien le explicaba la situación de aquel momento. Claramente la estaba utilizando como conejillo de indias pero no era más que otro detalle que saltarse por alto para no coger la puerta por donde había venido. — Si, por suerte ya acabé todo. — Respondió brevemente porque sabía que dar más tema de conversación y hacer más larga su respuesta tan solo haría que ella respondiera de forma indiferente como si realmente no quisiera saber lo que preguntó. Así que ni si quiera se molestó en pensarlo. — No creo que sea así, creo que no tiene mal gusto. Tanto la decoración como el ambiente... Me gusta, la primera impresión no está nada mal. —Comentó, pues así era y así sentía. Aquel estilo de locales le gustaba, y más si le ofrecían una buena bebida. Si quería sobrevivir a aquello realmente debería de tener un poco de alcohol en las venas.

Cuando se acercó después el hombre y comenzó a decirle las recomendaciones, Eris ya tenía una idea en la cabeza de lo que quería, y su hermana parecía que también porque no se pensó mucho lo que pedir tras tanta charla que acabó dando el hombre. — Yo quisiera whisky con fanta de narana. — Dio su pedido sin mucho pensar cuando ambos hubieran callado y tras eso cruzó las piernas para acabar apoyando las muñecas sobre la rodilla mientras acababa mirando a su hermana que estaba sentada frente a sí. — ¿ Tienes algún plan para este verano ? ¿Vas a ir de fiesta, preferirás dar por culo a las personas o quizá hagas un poco de ambas ? —Preguntó con ligera curiosidad y descaro, que su hermana era una hija de puta no era algo desconocido, incluso estaba llegando a la conclusión de que eso venía en la sangre Masbecth pero.. ¿Lo que pensara Eris de ella? Ciertamente sabía que eso a Circe se lo pasaría por cierta parte de su cuerpo como si realmente estuviera escuchando llover. Aunque bueno, aquello realmente era una relación tóxica que no sabía como iban a acabar las cosas. — Si te apetece podríamos ir a hacer algo con Apolo y el pequeño ahora que todos estaremos de vacaciones, aunque no es seguro de que Apolo lo esté. — Le comentó ya con un tono más cálido y tratando de no ser tan dura con ella, aunque claramente de las dos Circe lo era más. Eris creía que su hermana solo tenía cerebro para lo que le daba la gana, y en aquel momento simplemente para ser estúpida. Aunque eso era algo que se quería guardar si quería intentar tener una noche agradable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Vie Jul 22, 2016 1:06 pm

No era dada a fiarse de las recomendaciones de Ian, principalmente porque las recomendaciones de este no tenían nada que ver con la realidad y tendían a ser una serie de estupideces carentes de sentido. Pero por una vez tenía que admitir que el chico no había tenido una mala idea en lo referente a aquel local, algo que no le diría hasta que fuese con él.- Se nota que no le conoces lo más mínimo. – Afirmó la rubia ante el comentario de su hermana. Estaba claro que por fin había acertado en algo, pero eso no significaba que Ian acertase el resto de veces. Es más, cuanto más alejado de acertar estuviese, más Ian era una situación.

Una vez tomaron asiento en la barra, uno de los camareros no tardó demasiado en acercarse a la pareja de hermanas. Y, como buen camarero, se dedicó a recitar las especialidades del local, lo que más les convenía tomar y qué era lo que la gente más pedía  cuando acudía a la zona. Pero, como buenas Masbecth, ninguna se sintió impresionada o presionada por las recomendaciones de aquel hombre y pidieron algo completamente diferente. El barman se limitó a encogerse de hombros y darse la vuelta para ir a preparar ambos pedidos mientras ambas mujeres permanecían hablando en la barra.

- Tengo pensado ir unos días con Ian y Kyrie a la playa, pero aún no hemos mirado nada. – Ian era conocido desde hace tiempo por su familia, mientras que Kyrie no lo era en absoluto. Oían hablar de ella pero jamás la habían conocido, pues dado que era sangre sucia, Circe no quería que tuviese nada que ver con su familia. – Nuestros padres me dijeron que si quería ir con ellos a Francia pero no estoy muy por la labor. Quizá me pase un día a verles, pero eso de ir quince días con ambos a algún lado… No lo veo. Además, seguro que va Adonis y no me apetece plantearme el suicidio durante todo el viaje. – Era más que sabido que la relación entre los dos hermanos menores de la familia no era ni de lejos la mejor de las relaciones que podían existir. – Y poco más, empezaré a preparar las cosas para el curso que viene, lo normal. – Se encogió de hombros y tomó entre sus manos el vaso de cristal que el camarero depositó sobre la barra con su correspondiente bebida.

- No me va salir mucho de fiesta, el alcohol y yo no somos grandes amigos. – Circe no había bebido en su vida y no tenía intención de hacerlo por el momento. Pero en los adolescentes estaba aquella estúpida creencia que si sales de noche y no bebes, no puedes salir. Así que por eso, prefería hacer otro tipo de planes que fuesen más con ella que aquellos. Además, tenía mejores que hacer que perder el tiempo de semejante manera. Tenía mucho que hacer si lo pensaba bien, y debía aprovechar bien el verano si quería comenzar el curso bien. – Lo de dar por culo va siempre conmigo, ya lo sabes. Debe ser cosa familiar. – Dado que Apolo se dedicaba a lo mismo en muchas ocasiones, y este era al que más se parecía Circe a pesar de ser bastante diferentes, pues Apolo y Eris se parecían bastante más entre sí. - ¿Y tú qué? ¿Te dedicarás en encontrar maneras para putear a tus alumnos el curso que viene o mejor trazarás un plan para conseguir que despidan a tu hermano favorito de Hogwarts? – Preguntó con marcada ironía en aquellas últimas palabras.

- Preferiría que no. – Tomó la pajita entre sus labios y dio un largo sorbo. – No me gustan los niños y por mucho que sea mi sobrino prefiero no hacer ese tipo de planes si no es necesario. Si alguna vez quedáis Apolo y tú, puede que me presente, pero los niños no son mi punto fuerte. – Por mucho que fuese su sobrino, Circe no soportaba a Ícaro. No por nada en particular, sino por el mero hecho de ser un niño.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Mar Jul 26, 2016 11:48 am

Al menos ya la tensión que pudo haberse imaginado en un principio no estaba, al menos no del todo. Manejar en cierto modo a aquella que tenía frente así no era fácil. Tenía un carácter difícil, y a su parecer estúpido. Las cosas entre los familiares no eran bastante buenas, eso lo sabía, a excepción de la relación que tenía con Apolo el resto era demasiado complicado para Eris. Hubiera sido todo más fácil si tan solo hubiera estado Odiseo como oveja negra de la familia a pesar de que Circe no era una mala generación tampoco se podría decir que fuera la más agradable. Tener una familia normal y corriente era algo un tanto difícil resultando ser Masbecth, quizá esa fuera la respuesta a cualquier pregunta al respecto.

Aun así la castaña ponía sus esfuerzos y atendió a su hermana, quien le estaba contando sus planes para aquellas vacaciones y así ponerse un tanto al día de cómo iba su vida, la cual hasta ahora había sido todo un misterio. Entre una cosa y otra entendió que pasar el tiempo con Dionisio seguía siendo lo mismo, sin embargo no entendía porque le daba tanta importancia a aquel hermano. ¿Realmente requería tanta atención? Aun así Eris no dejaría que por una persona se fueran al traste unas vacaciones a otro país con los buenos amigos. ¿Por qué hacerlo? Igualmente no era su vida, la joven sabría lo que haría en su vida y claramente sabía que no aceptaría ningún tipo de consejo, no al respecto y más sabiendo la relación que tenía con su hermano. ¿Se había dicho que la familia Masbecth era complicada? Si, pues lo era bastante más de lo que muchos a simple vista veían. Las apariencias era algo del día a día, al menos si no estaba Odiseo haciendo el payaso por ahí donde iba. No obstante nadie dijo que fuera a ser fácil por el simple hecho de tener la misma sangre.

Y fue en aquel momento en el que su hermana le dejó claro que no era de beber, pero no por beber implicaba no ir de fiesta. No tenían porqué ir esas dos cosas de la mano. — Está bien el no beber, ciertamente no trae nada bueno en las fiestas. Nunca se sabe que puede pasar. — Comentó con respecto a su hermana para oír aquello que ya se esperaba. — Si, creo que todos los hermanos hemos nacido con eso en nuestro interior. ¿De quien lo habremos heredado? ¿De Padre o Madre? Creo que del viejo que lo ha espichado. — Añadió mientras daba un trago a su bebida, el primer buche había sentado peor pero en aquel momento ya estaba pudiendo disfrutar de la bebida que la ayudaría a hacer aquel momento más liviano, aunque no lo fuera a decir claramente y mucho menos a demostrar.— Quizá haga sufrir a los alumnos. No sé a lo que están acostumbrados pero ciertamente las cosas en Dummstrang no son nada fáciles y aprendí que la mano dura puede dar buenos resultados. — Comentó mientras observaba la cantidad de hielo que le habían echado a su bebida y disgustándose por ello porque implicaba menos bebida y más dinero que gastar. — Supongo que seré estricta pero tampoco quiero cargarme a los alumnos porque luego son muy pesados, aun así sí.. Creo que sufrirán un poco. — Sonrió con cierta malicia inocente al decir aquello y es que no tenía pensamiento de poner las cosas fáciles.

Ciertamente no es que se esperase que su propio sobrino no lo quisiera ni ver en una quedada pero entendía que si no le gustaban los niños no quisiera ir. — No importa, si hacemos una quedada te avisaremos sin problemas. Seguramente hagamos algo. — O eso era lo que tenía planeado en su cabeza con su hermano, aunque aun debía hablarlo con él. — ¿Y qué es lo que menos te gusta de los niños? Si no los soportas debe tener algún origen, ¿no? — Preguntó con curiosidad ante aquel tema. ¿Qué sería lo que impulsaba a que no le gustaran? Seguramente fuera lo incordiosos que podían resultar ser. — Con respecto a lo de Odiseo... La verdad es que quisiera darle un par de sustos. Quien sabe, a lo mejor le da un infarto o algo parecido y nos ahorramos más disgustos en la familia. — Se encogió de hombros sin realmente saber que hacer con su hermano ahora que sabía que el próximo año lo iba a tener cerca durante mucho tiempo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Mar Ago 02, 2016 3:21 pm

A diferencia de la mayoría de chicos de su edad, Circe no se había visto en la necesidad de probar el alcohol. Nunca había tenido ese deseo de tragar un líquido con mal sabor que acabase por aturdir sus sentidos y haciéndole cometer alguna locura que de ser plenamente consciente de todo no haría. Por esa misma razón, quería tener nada que ver con el alcohol y dado que sus amigos cuan salían de fiesta bebían, prefería los planes que no supusieran ver cómo los demás perdían la dignidad de tal manera que luego se viese obligada a llevarles a rastras a casa. Al menos, ese era el caso de Ian, una de las únicas personas a las que soportaría borracho por ser su mejor amigo. El resto ya podían morirse de un coma etílico que no le importaría ni lo más mínimo.

- De cualquiera de los dos. – Afirmó encogiéndose de hombros. – Ninguno se caracteriza precisamente por ser buena persona. Lo que todavía no entiendo es cómo Odiseo salió así con la educación de esos dos. – El matrimonio Masbecth era de todo menos convencional. A pesar de sus altos y bajos, se notaba que entre los dos existía cierto respeto y aprecio que tenían por casi todos sus hijos. A pesar de ser una familia purista y de ideales arraigados, se preocupaban verdaderamente por la familia. A pesar de todo, seguían el uno al lado del otro y, aunque a Circe le costase admitirlo, se veía que incluso se querían. – Conociéndoles no sé cómo no le dieron en adopción al ver que era subnormal. – Añadió dándole un corto trago a su bebida con la ayuda de la pajita.

Circe se encogió de hombros mientras Eris hablaba de aquel colegio en el que había hecho sus prácticas. No habían hablado mucho sobre sus estudios y durante aquel tiempo la distancia había hecho que la relación entre las hermanas fuese meramente cordial. Cada cumpleaños, navidad o fecha señalada, se mandaban una carta para desearse lo mejor. Mera palabrería barata que a ninguna le importaba lo más mínimo.

- Creo que puedes imaginarte que aquí contratan a cualquiera. Ese viejo chiflado es incapaz de decir que no a alguien en una entrevista de trabajo. Sino no me imagino cómo tenemos el personal de Hogwarts que tenemos. –Afirmó la rubia segura de sus palabras. – Cosmas está como una verdadera regadera y no le importa una mierda si alguno de sus alumnos muere si así aprende algo. Y con esas, es el profesor más decente que hay en Hogwarts. – De eso estaba segura, y es que era el único profesor que merecía cierto respeto por parte de Circe. – Antes había una de vuelo que se presentaba subida en su mascota a clase. Además, era rarísima, y no sólo por ser la jefa de Hufflepuff. Al menos esa loca ya no trabaja en Hogwarts, pero la he visto un par de veces trabajando en Las Tres Escobas. – Negó con la cabeza, segura de que a aquella mujer la tenían que haber despedido antes. – La de Historia de la Magia es una arpía, literalmente. Siempre cuenta batallitas de cómo sucedió tal y cómo sucedió cual. Yo que tú no haría migas con ella, acabarías muerta de aburrimiento. La de Runas tiene cara de comer muchas pollas, y también hablo literalmente. – Siempre había visto a Elia con aquella cara, para qué mentir. – Al de Herbología ya lo conoces y… Bueno, tampoco entiendo cómo le han admitido en Hogwarts, ¿Acaso no miran los antecedentes? – Preguntó realmente incrédula porque su hermano hubiese conseguido aquel puesto de trabajo. – El resto… - Se encogió de hombros, pues el profesorado de Hogwarts era tan cambiante que no tenía demasiado conocimiento del resto.

- Espero que Apolo tenga unas buenas vacaciones este año. No es lo mismo que ser profesor. – Apolo no tenía ni de lejos el horario de un estudiante como ella, o como una profesora, en el caso de su hermana, por lo que coincidir resultaba algo más complicado.

Se encogió de hombros en lo referente a los niños. ¿Cuál era la razón por la cual no soportaba a aquellos críos? Había miles, y ninguna era la máxima por la cual no los soportase, sino que todas hacían una montaña granito a granito. – No sé, hacen ruido. Son molestos, inmaduros, no se puede hablar con ellos, la mayoría son sucios, necesitan atención constante, no saben comportarse, tienes que darles todo hecho… Creo que ni de niña soportaba al resto de niños. – Afirmó antes de dar un nuevo trago a su bebida. – No tengo nada contra Ícaro, simplemente es un niño. Cuando crezca me caerá un poco mejor. – Hizo una leve pausa. – Supongo.

Imaginar a Odiseo y Eris juntos de nuevo no era plato de buen gusto para nadie. Pero por suerte estaría a cientos de kilómetros de lo que podía ser toda una hecatombe. – En el fondo no es mala gente. Simplemente tiene pocas luces, es como un niño. Pero con problemas de drogadicción. – Circe no odiaba a Odiseo como el resto de sus hermanos. Se llevaban bien a pesar de sus diferencias y sus roces, por lo que ni mucho menos le deseaba ningún mal. Eso sí, le pondría por delante en caso de tener algún problema y que el golpe se lo llevase él, claro. - ¿Tienes pensado algo en concreto? – Preguntó con cierta curiosidad respecto al tema de provocarle un infarto a Odiseo a base de un susto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Jue Ago 04, 2016 12:58 pm

Ciertamente entendía que aquella familia era todo un misterio. ¿Como llevaban a estar como una pieza toda la familia? Se veía fuerte y unida a pesar de todas las diferencias entre los integrantes. Había ciertas cosas que tenían una diferencia abrumadora como podía ser la relación entre Odiseo con Eris o bien la de Circe con Dionisio. Aquella familia realmente era una caja de sorpresas pero Eris no conocía si poseía ese gen Masbecth del tacto lo poseía su hermano la sombra, aunque estaba claro que tenía ciertas cosas en común con Odiseo para sorpresa de Eris, aunque la misma vio que Circe también se sorprendía como Odiseo podía ser su hermano y no había sido dado en cualquier lado. — Supongo que tienen una fe ciega en que puede cambiar, aunque su cerebro está demasiado deteriorado para que vuelva la normalidad. Aunque ciertamente tenía un recuerdo más.. Sano de él antes de irme a estudiar. No entiendo cómo en tan poco tiempo se ha podido volver más absurdo de lo que ya era. — Y es que para Eris aquel hermano suyo había sido perdido en el océano de la droga y no tenía intenciones de salvarlo. No había salvación para él desde su punto de vista.

Entonces prestó más atención de la que normalmente prestaba a su hermana, no por nada sino porque le estaba contando sobre los profesores de aquella escuela en la que iban a estar. No acostumbraba a saber mucho de los profesores, no le importaban demasiado. Solo Cosmas porque resultaba haber dado pociones con anterioridad. Cada detalle que su hermana daba, cargado de su opinión y la cual agradecía porque conocía de la sinceridad de la misma. — Por lo que me cuentas se ve que quiere hacer un circo o algo por el estilo. ¿Por qué hay tantos profesores con la cabeza tan ida? Espero que no se me pegue nada malo de los que peor estan, está claro que de Odiseo no se me pegará nada porque estoy curada de él ya. Aun así creo que Cosmas es el que más se salva por al menos ser el más serio y distante de todos. Doy gracias a que no tengo porqué hablar tanto con ellos.. — Suspiró pesada al pensar que los demás profesores quisieran darle una bienvenida que no habían podido dar en este tiempo, aunque lo pensó mejor y se quitó esa preocupación porque no veía que estos fueran a hacer eso.

Oh, entiendo. Los críos dan más problemas que buenos ratos. Que si lloran, que si piden cosas... Son una verdadera molestia pero bueno, apoyaré a Apolo, no le debe estar siendo muy fácil hacerse cargo del renacuajo. — Rió aprovechando para dar una pausa y tomar un trago mientras su hermana comentaba sobre el mayor de los hermanos. — Puede, quizá su querida novia se vea en un apuro que no pueda solucionar con cualquier hierba. — Le comentó con total tranquilidad y confianza, no era más que una idea. — O quizá a esa querida amiga suya que va mucho con él. No es que las pociones sean mi hobbie favorito, para qué mentir, pero me gusta sus peculiares efectos en las personas y animales, sobretodo si eso va a provocar que nuestro hermano lo pase un poco mal. — Y es que al hablar de ello seguía manteniendo esa postura de inocencia a pesar de la malicia de sus pensamientos. — ¿Tienes alguna sugerencia? — Preguntó con curiosidad, quizá Circe viera otras cosa que a Eris no se le ocurriese en aquel momento.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Dom Ago 07, 2016 9:55 pm

Cuando Circe llegó a la familia, sus hermanos ya tenían la edad suficiente para poder actuar con consecuencia de sus actos, especialmente Odiseo, quien estaba a un paso de empezar sus estudios en Hogwarts. Por lo que sus recuerdos respecto a su familia, eran de un Odiseo ya crecido que había decidido el rumbo que tomaría su vida. Ella no había conocido al niño que había sido antes de ir a Hogwarts ni había sabido si este había sido igual de diferente al resto de su familia desde su más tierna niñez.

- Yo siempre lo recuerdo drogado, la verdad. – Se encogió de hombros, pues al ser la más pequeña y llevarse tantos años con Odiseo, no había tenido la oportunidad de ver la evolución y mucho menos a la persona sana que era cuando aún era un niño. – Aunque cuando te fuiste a la Universidad él estaba en esos viajes locos con su amigo por el mundo. Volvió incluso peor de lo que se había ido, para ser sinceros. – Odiseo era un culo de mal asiento, un nómada en toda regla, por lo que no era raro verle viajar por el mundo. Había viajado por todo este, hasta visitar las tribus más extrañas, pues afirmaba que estas eran las mayores conocedoras de sustancias estupefacientes. – Cuando era niño… ¿Era así? – Preguntó con cierta curiosidad, pues con los años no se había parado a hacer aquella pregunta en voz alta. – No digo que tuviese una vaca y se pasase el día drogado. Digo en general…

Hablar de los profesores que daban clase en Hogwarts no era tarea sencilla. Y es que cada uno parecía haber sacado de un psiquiátrico diferente. Todos tenían sus pros, pero todos tenían una gran cantidad de contras tan descomunal que acababas por olvidar todo lo positivo de aquella situación. – Para pasarte de septiembre a junio encerrado en un castillo con adolescentes hormonados sin contacto con más adultos que el resto de profesores supongo que necesitas tener algún fallo en la cabeza. – Rodó los ojos y sonrió de medio lado antes de volver a hablar. – Acabarás dimitiendo o convirtiéndote en uno de ellos. Porque no creo que la historia de una Mortífaga con un hermano yonki como mayor problema en su vida esté a la altura de la ninfómana o el de la vaca. – Añadió totalmente seria. Y es que Eris era demasiado normal comparada con el resto de los profesores de Hogwarts.

- Cosmas es buen tipo. – Se encogió de hombros. No sabía demasiado de él, sólo lo que había visto en las clases durante aquel último curso pero tenía que admitir que trasmitía respeto y sabía imponerse ante cualquiera. – Un borde de mierda, así que me cae bien.

Dio un nuevo trago a la bebida mientras hablaban de Ícaro, y es que Circe y los niños jamás habían sido una buena combinación. No le agradaban en absoluto y por mucho que aquel niño resultase ser sangre de su sangre, no veía necesario mantener más del contacto puramente necesario con él. – Al menos se libró de la parte de los pañales y los llantos hasta las tantas de la mañana. – Dado que Ícaro había surgido de la nada ya con once años, Apolo no había tenido que soportar esa fase de niño por parte de su hijo. – Ahora sólo tiene que soportar la preadolescencia y la adolescencia. Espero que tenga paciencia y no acabe siendo la tía de un trozo de carne que ha servido como alimento a los dragones de Apolo. – Rió, pues conociendo el carácter de Apolo todo era posible.

La relación entre Odiseo con sus hermanos Apolo y Eris siempre había sido mala desde que Circe tenía recuerdos. Las diferencias entre unos y otros habían hecho que las bromas pasasen de ser pesadas a ser tan crueles que atentaran con la salud del implicado y del que estuviese cerca. Y entre otras cosas, esa una de las razones por las que Circe no quería tener nada que ver. – No pienso meterme. Es raro de cojones, lo admito, pero es mi hermano. Y aunque a veces me den ganas de matarlo… Yo sí le echaría de menos. – Circe había pasado varios veranos visitando a su hermano por el mero hecho de molestar a sus padres y con el tiempo eso había servido para que se llevasen incluso bien, aunque en más de una ocasión no lo soportase.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Vie Sep 02, 2016 11:46 am

Su hermano Odiseo verdaderamente había sido un dolor de cabeza para ella. Desde que tenía al menos memoria. Nunca había sido de su agrado, o al menos no que lo admitiese. Apolo había resultado el hombre y hermano al que más tiempo le había dedicado de su vida y a quien más había querido sin duda, ni si quiera su padre superaba ese contador. Ciertamente no entendía como dentro de una misma familia todos habían salido tan distintos. ¿Cómo Odiseo se había encaminado por aquel camino? ¿De donde salieron esos genes? No, no había explicación lógica. La única es que fuera adoptado pero había tantas cosas en común con él que ciertamente volvía al punto de incomprensión ante aquella realidad que le asumía y en la que crudamente debía aceptar que Odiseo era su hermano.

La pena de todo Circe no tuviera una buena imagen de él dada a la diferencia de edad aunque le parecía interesante volver a recordar viejos tiempos para recordar si siempre había sido así el drogata de la familia. — Lo cierto es que no estoy segura si en algún momento de su vida ha sido sereno. — Por un momento se mantuvo pensativa con la bebida. — Recuerdo que de pequeño era más tranquilo, o al menos más de lo que es ahora. Igualmente yo seguía a Apolo y nuestros queridos hermanos no los recuerdo muy conciliados ni si quiera de pequeños. — Se encogió de hombros para dar un pequeño trago a su bebida, sin abandonar los pensamientos. — Aunque bueno, con los años se fue echando a perder. Creo que la educación de nuestros padres no la asimiló igual, debe haber algo mal en su cabeza que se debió acentuar con las drogas. — Soltó una pequeña carcajada para sí misma, más bien nostálgica, porque aquellos en realidad eran mejores tiempos. — Resulta una pena que tengas esa imagen de él. Cuando empezó Hogwarts era más sano que ahora... O eso creo. No sé ya, quizá se me mezclen los recuerdos.

Eso sí, le pareció de lo más útil que le hablase de los profesores de Hogwarts. Ciertamente no sabía nada de ellos, y aunque no le importase, nunca venía mal tener información tan objetiva de alguien tan... Como ella. Su opinión sería de gran ayuda si en algún momento debía enfrentarse a una de esas personas y entendía que llegado el momento sabría distinguir quien era quien. Aunque con Cosmas ya había tenido un par de palabras, las necesarias. — Espero no tener que dimitir, dan un buen sueldo comparado si me pusiera a trabajar haciendo pócimas. ¿Qué clase de trabajo sería? No sé, no quisiera trabajar para otros. Me gusta ser profesora pero como me calienten demasiado la cabeza no me hago cargo de mis actos. — Levantó las manos con inocencia pero su sonrisa no mostraba más que cierta malicia. — Aunque con la persona que menos quiero cruzarme es con esa ninfomana. No sé quien es pero no me interesa saberlo... — Admitió, realmente con esa corta explicación de ella tenía suficiente. Si la podía evitar mejor.

El tema de Ícaro quizá fuera el más complejo de todos. Eris en cierto modo no le desagradaban tanto los niños como a su hermana, quizá porque le despertaba su parte maternal por la edad o algo por el estilo. — Otros dirían que se perdió la mejor parte de la paternidad. Supongo porque en esas edades no van por ahí con las partes íntimas y en celo.. — No pudo evitar reír ligeramente ante aquello porque realmente los niños hormonados le hacían bastante gracia por la actitud que tomaban. — No sé como se lo estará tomando todo esto Apolo pero quizá se quede calvo cuando llegue a esa edad. — Hizo una mueca de desconcierto, viendo muy probable que su hermano acabase calvo a costa de su sobrino.

Claro que le sorprendió que Circe dijera que echaría de menos a su hermano. ¿De verdad estaba diciendo eso? ¿De Odiseo? Fue entonces cuando se tuvo que admitir a sí misma que ella también le echaría de menos. — No diga que quiera matarlo, al fin y al cabo también es mi hermano. Eso no quita que le quiera dar un susto. Quizá dormir a su vaca, seguro que se cree que está muerta si está hasta arriba de drogas. — Se terminó entonces la copa de un último trago, no mu largo. — ¿Crees que nuestro hermano mantiene una relación más que íntima con esa vaca? — Preguntó confusa de si aquello podía ser posible. — Lo cierto es que no quiero imaginarlo pero a veces pienso que realmente es la novia de nuestro hermano. Aun que en cierto modo es lo único más sereno de su vida... ¿No crees? — Preguntó a su hermana esperando saber su opinión. Quizá así supiera más de la relación de su hermana con el mismo. Quizá así simplemente supiera algo más de su hermana.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Dom Sep 18, 2016 5:21 pm

La diferencia de edad entre unos hermanos y otros podía ser una bendición en algunos casos mientras que en otros era un total tormento. Circe había acabado por acostumbrarse a dicha diferencia de edad y apenas tenía en cuenta los contras que esta suponía. Gracias a esa diferencia de edad podía tener una mala imagen de Odiseo al tiempo que mantenían una buena relación. Posiblemente aquello se debía a que cada uno había madurado en un periodo de tiempo diferente y no habían surgido contrastes entre el uno y el otro. O podía deberse a que el comportamiento inmaduro e infantil del mayor de sus hermanos jamás había afectado lo más mínimo en su vida.

- No me imagino a Odiseo sereno y sobrio. - Cuando Circe había llegado a la familia Odiseo estaba cerca de ser todo un adolescente con pelos en los huevos, más de los que ella tenía por aquel entonces en la cabeza. Cuando había ido creciendo, Odiseo siempre se había mostrado amable y alegre con ella, haciéndole ver que no todo el mundo nace con el rostro de la amargura tal y como parecían haberlo hecho sus padres. Tras finalizar sus estudios, el chico había optado por viajar por el mundo y no había olvidado a la menor de sus hermanos con cartas y presentes, lo que había supuesto un punto posotivo para este en cuanto a su relación con Circe. - Tampoco imagino que ahora que ha vuelto a Hogwarts como una persona responsable de un montón de críos vaya a ser una buena influencia para alguno. No sé qué criterio tendrá Dumbledore para contratar al personal dentro del castillo, pero por lo que a mí respecta, no tiene ninguno. Sólo hay que ver que un pro-muggle te ha contratado a ti. - Miro a su hermana de arriba abajo antes de soltar una risa irónica. Eris podía aparentar ser lo que quisiera, pero si Dumbledore era uno de los magos más poderosos y sabios en la actualidad, se esforzaba mucho en no demostrarlo.

Circe podía ser una persona tremendamente objetiva. Y es que no se dejaba llevar fácilmente por sus emociones en conversaciones como aquella. Las cosas eran tal cual uno las ve y no entendía el afán de muchos por editar aquella información bajo un juicio subjetivo. - A fin de cuentas siempre trabajarás para alguien. La diferencia es que en Hogwarts mandas sobre los alumnos y si te sacan de quicio puedes humillarles o castigarles... Vamos, como cuando estudiabas en Hogwarts pero con autoridad verdadera y con un sueldo a fin de mes. En serio, humillar a niños y que te paguen por ello, es uno de mis sueños. - Aunque ella lo hacía gratis las veinticuatro horas del día y sin necesitar que sus víctimas fuesen menores como pasaba en Hogwarts. - Fuera de su ninfomanía creo que te caería bien. No eres hombre y... No sé si eres su tipo, ya me entiendes. - No conocía las preferencias sexuales de Elía, pero sí los rumores que iban y venían por todo el castillo. - Podría ser tu única amiga entre las paredes de Hogwarts, a no ser que quieras mejorar la relación con tu querido hermano tantos años después y recuperar el tiempo perdido. - Rodó los ojos con una media sonrisa en el rostro.

No quería tener nada que ver con Ícaro, por mucho que apreciase a Apolo. Los niños acababan con la poca paciencia que tenía y su máxima aspiración en la vida no era qiedarse sin esa poca paciencia por culpa de su reciente aparecido sobrino. - Ve preparándole un crecepelo con tua dotes con las pociones para cuando llegue ese día. - Hizo una leve pausa. - O algo para que no tengamos que sufrir la adolescencia de otro Masbecth más. - Todos tenían demasiada personalidad, lo que hacía que esos momentos resultasen como una bomba atómica.

Enarcó una ceja y una mueca de asco siguió a su reacción al escuchar las palabras de Eris. Era cierto que muchos pensaban que alguien tan raro como Odiseo podía llegar a plantearse la zoofilia como una opción pero de eso a que alguien de su propia sangre lo viese como una verdadera opción ya era pasarse. - ¿Lo preguntas en serio? - Y sí, parecía que Eris hablaba en serio. - Me importa una mierda su vida sexual, para qué engañarnos. Y puede que esté loco, verdaderamente loco. Pero Mildred es su mejor amiga, habla con ella a todas horas. Igual que con aquella primera planta de marihuana que tuvo. - La cual seguía teniendo pero si seguía hablando con ella era en la intimidad. - Además, esos amigos suyos que tenía hace unos años también tenían mascotas raras que llevaban a todas partes. - Aun recordaba entrar al salón de casa y ver a la vaca junto a la burra y la cabra montesa mientras sus dueños tomaban plantas alucinógenas en las tazas de té preferidas de su madre. - No, sólo es su mascota y él está como una regadera. Pero ya sabes, para las malas lenguas todo vale para crear rumores.

Terminó de beber el contenido de su copa cuando dos hombres se acercaron a ellas sin importarles que estuvieras mantenienzo una conversación privada. - A la siguiente copa invita mi amigo. - Dijo el más alto de ellos pasando el brazo sobre su amigo, dándose a sí a presentar. - Yo soy Milles y este tan parlanchín es Jim. - Sonrió. - ¿Y vosotras tenéis nombres, preciosidades? - Preguntó Jim con claros síntomas de haber bebido más de la cuenta. - Sí. - Contestó tajantemente Circe mirando de reojo a ambos hombres antes de pedir otra bebida al camarero.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Mar Nov 01, 2016 9:26 pm

Odiseo estaba siendo realmente un centro de atención en aquella conversación entre hermanas. Quizá porque era lo único de lo que realmente podrían hablar y que tuvieran en común. No era muy fácil acercarse a su hermana, en ninguno de los sentidos. Aun no entendía no cómo podía ser su hermana. Realmente no tenían demasiadas cosas en común más que el apellido y parte del carácter pero suponía que por cercanía. Aun así no era algo muy relevante para su vida, pues hasta aquel momento ha logrado vivir sin ella y de manera muy feliz. Todo lo feliz que se podía hacer. Lo más gracioso de todo era que aun así, a pesar de todo del pasado y de los cortes que trataba de hacer su hermana hacia su persona -aunque no fueran intencionados- , Eris seguía con la vaga esperanza de poder acercase un poco más a su hermana. Buscando quizá vagamente el querer madurar como persona y dejar las cosas del pasado atrás.

Su hermana es que ciertamente era alguien difícil de tratar, para todo tipo de cosas. No entendía ni si quiera como Ian lograba aguantarla, suponía que era algo que venía ya desde hacía muchos años ya. — El pobre está ya en sus años más difíciles, seguramente esté a punto de ver aquella luz que todos dicen ver antes de morir. Claro que no me agrada haber sido contratada por un pro-muggle pero Hogwarts me viene más cerca que Dummstrang, al menos por ahora. — Se encogió de hombros sin realmente haberse sentido ofendida por la sonrisa de Circe. Por aquel momento había llegado un punto en el que ya ningún comentario le molestaba ya. ¿Para qué molestarse? Eris no era de las que iban directas, no sino era su intención ya que prefería ir con más rodeos y sobretodo porque siempre le gustaba jugar con las apariencias, aunque con sus familiares dependía mucho del momento. — Créeme que no es que esté muy contenta de trabajar en Hogwarts si no fuera por el buen sueldo y por estar prácticamente siendo la pesadilla de los alumnos del siguiente curso. — Mientras hablaba echó una ojeada a su bebida y comprobó que no quedaba, ya no sabía cuantas veces había mirado y observado lo mismo. ¿Tan rápido se le pasaba el tiempo?

Entonces volvió a dirigir la mirada a su hermana, para ver como reaccionaba ante la pregunta sobre su hermano. Puesto que lo referente a la profesora y a su sobrino ya no importaba. Aquel tema quedaría atrás y lo dejarían, realmente no era relevante y sabía que no era de gusto para ninguna de las dos. Claro que se sorprendió el cómo se tomó su hermana el tema porque realmente no había hablado nunca sobre la sexualidad de su hermano. — Circe, no me refería a si nuestro hermano consumaba con Mildred. ¡Por Merlín! Sé que nuestro hermano está muy mal y las drogas le afecta mucho. Muchas veces pero... Jamás pensé en que llegasen a aquello. Me refiero una relación íntima sin consumación. Digo que él tenga como una relación de pareja con la vaca, simplemente eso. — Rodó los ojos asombrada por la idea de que su hermano pudiera mantener relaciones sexuales. — Al fin y al cabo es mi hermano, no puedo esperar eso de nuestro apellido y aun a pesar que no lo quiera tanto como al resto... No deja de ser mi hermano, es la misma sangre. — Terminaría por aclarar para evitar aquel malentendido. Quizá el día tan ajetreado no le hubiera pasado buena factura a esas horas de la noche.

Entonces fue cuando dos chicos interrumpieron la conversación tan agradable de las Masbecth. Eris arqueó una ceja con disimulo mientras observaba a ambos chicos sin mucho afán, más bien con indiferencia pero una ligera sonrisa porque en su cabeza ideas divertidas se le pasaban. Ambos chicos se presentaron, de una manera absurda la verdad, y tras eso preguntó uno de ellos si tenían nombre. Cuando su hermana respondió los chicos se quedaron esperando una respuesta. — ¿Queréis saberlo? No os lo diré tan fácil, deberéis quitármelo de la boca. — Diría con cierto aire juguetón mientras se giraba y por un momento su rostro cambió a repugnancia pero retornó rápidamente al rostro pícaro. Pidió otra copa esperando que esa la ayudase a pasar el momento, al menos hasta que pudiera llegar al plan que se le había ocurrido. — Si esperáis podemos continuar la conversación a fuera, a una zona más privada. ¿No creéis? — Volvió a mirar a los chicos con la nueva bebida en las manos y así luego mirar a su hermana. — Acompáñame al servicio, porfis. — Diría a su hermana con una mirada cómplice, que podía interpretarse de dos maneras y que sabía que solo de una pillaría los chicos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Vie Nov 04, 2016 12:07 pm

Nadie podía imaginarse en aquel momento lo mucho que Circe se alegraba de haber terminado sus estudios el curso previo. Tener que pasar un solo año teniendo que ver diariamente a dos de sus hermanos que, encima, serían sus superiores, era algo por lo que no podía pasar. Era una persona insolente hasta la médula y tener que someterse al resto por ser, en este caso, sus profesores, era algo que no iba con ella. Suficiente había tenido soportando a Odiseo un año, aunque este por suerte era fácil de manejar para la rubia y había podido hacer en sus clases lo que le había dado la gana. Lo cual podía resumirse en no hacer absolutamente nada.

- Entonces deberías buscar un trabajo bien pagado donde puedas seguir martirizando críos. – Se encogió de hombros. Por su parte, Circe era partidaria de esa creencia que algunas personas tienen de que todas tus acciones tienen que estar encaminadas a tu propio disfrute. ¿Para qué hacer algo que no te gusta? Podía seguir viviendo tranquilamente sin trabajar hasta que diese con el trabajo adecuado y que le agradase, para ello tenían unos padres que corrían con todos sus gastos desde que eran pequeñas hasta que… Bueno, hasta que eran desheredadas por ser una vergüenza para la familia. Ya que Odiseo era el único caso que por ahora existía en la familia donde se había visto una situación donde sus padres dejasen de correr con todos los gastos de uno de sus hijos. – Hay más colegios en el Mundo Mágico y teniendo en cuenta que puedes aparecerte a tu gusto, ¿Por qué no irte a uno donde el director te agrade? – Preguntó la rubia con cierta curiosidad. A ella Dumbledore le importaba más bien poco, era un viejo chiflado y fin.

El tema de Odiseo había generado tantos rumores a su alrededor que Circe había preferido mantenerse al margen. No tendía a interesarse por la vida de los demás por lo que mucho menos pensaba interesarse por la vida de su hermano. Sin duda, no era lo que se dice una buena hermana para ninguno de los hijos Masbecth y, en caso de serlo, tan sólo lo era con Apolo, con quien sí mantenía una buena relación que con los años había ido mejorando gracias a la aparición en sus vidas de los Mortífagos. – Yo que sé. – Se encogió de hombros. – Cuando empieces a vivir en Hogwarts con Odiseo te darás cuenta que hay cientos de rumores sobre el tema así que acabarás viendo la idea como algo posible. – Volvió a encogerse de hombros antes de dar un trago a su refresco. – No es tu hermano. Es un completo desconocido. Compartir la sangre con alguien no te hace ser parte de su familia. Se supone que las familias se apoyan, están los unos para los otros y esas tonterías que la gente dice. Así que déjate de preocupar por la fama que pueda dar a nuestro apellido porque a él le gusta tan poco como al resto compartir algo con nosotros. – Circe se llevaba bien con Odiseo. No era su hermano favorito en el mundo pero siempre se habían llevado bien. – No te ofendas. – Hizo una leve pausa. – Bueno, oféndete si quieres. Pero la familia nos ha tocado, yo no os he elegido como hermanos. Odiseo tampoco lo ha hecho. Él prefiere tener su vida lejos de vosotros y vosotros una vida lejos de él así que… ¿Qué diablos importa la sangre? – Rodó los ojos intentando terminar con aquel tema de conversación por fin.

Si conversar con una sola persona ya le resultaba molesto, tenerlo que hacerlo con tres podía producirle hasta dolor de cabeza. Circe no era una persona sociable y abierta, más bien una borde de mierda que prefería estar sola que acompañada de personas que no aportaban nada a su vida. Por lo que su respuesta fue lo que se esperaba de ella.

- Claro, señoritas. – Uno de los hombres hizo un saludo militar colocando su mano sobre su frente para luego separarla y el otro sonrió en silencio. - ¿Desde cuándo te has vuelto una calientapollas?  - Preguntó la rubia mientras caminaban rumbo al servicio. Una vez llegaron allí, Circe aprovechó para lavarse tanto las manos como la cara mientras escuchaba la idea de su hermana. – Pero rápido, quiero irme a casa. – Añadió la rubia a modo de contestación a la brillante idea de su hermana la cual haría la noche mucho más divertida.

Ambas hermanas salieron del local para encontrarse con los dos hombres, los cuales parecían esperanzados en tener algo con ellas. Circe se cruzó de brazos y rodó los ojos malhumorada para mirar a Eris. – Hombres, con tal de meterla, salen a un callejón oscuro sin saber con quién. – Dijo la rubia antes de sacar la varita y cerrar la puerta trasera por la que habían salido impidiendo así que los hombres pudiesen escapar de allí. Pues habían ido a parar a un callejón sin salida, cuya única entrada estaba en la puerta que Circe acababa de cerrar.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Eris Masbecth el Sáb Nov 26, 2016 11:08 am

Estaba claro que su hermana no tenía demasiada idea de lo que tenía en mente mientras caminaban hasta el baño, y lógicamente no la iba a culpar de nada aunque realmente le hizo gracia el comentario ajeno. — ¿Por algo de diversión? Son hombres... — Diría sin dar mucha más información hasta entrar dentro del baño, comprobando que no había nadie que les fuera a interrumpir. — No voy por ahí calentando pollas de muggles por amor a Merlín. — Aclaró asegurándose de que la varita estaba a mano. — Lo he hecho para que los tíos no vean raro el ir a un callejón sin salida. Tal y como deben estar ahora posiblemente ni se lo piensen dos veces cuando vayamos. Una vez estemos ahí silenciamos la zona y solo quedará divertirnos con ellos. Dos muggles menos para el mundo. — Acabaría por informarle de la idea, que era importante que ella supiera para que no le pillara por sorpresa claramente.

Tras eso salieron y los hombres no se plantearon mucho las cosas, salieron incluso delante de ellas. Eris estaba convencida de que aquellos hombres estaban pensando en solo una cosa y su hermana tenía toda la razón. — Hacen cualquier cosa por ti, tenlo por seguro. — Añadiría una vez acabó en la calle y sacó la varita para silenciar la zona como si al unísono de su hermana estuviera. Lo cierto es que aunque aquello le fuera a ser algo muy divertido tampoco quería perder tanto tiempo con ellos, no eran más que muggles. Para Eris era más divertido torturar a los que protegían a los sangre sucia. — Crucio. — Susurraría con malicia mientras apuntaba a uno de los chicos y verlo retorcerse de dolor. — ¿Cual crees que será el punto en el que un muggle se consume y cae en la locura del crucio? — Preguntó a su hermana, curiosa por si alguna vez lo había intentado. Por norma general Eris nunca se había detenido a ello pero aquel día era diferente.

Entonces se llevó la varita a los labios pensativa. Suponía que su hermana ya había pillado de por sí la indirecta de que el otro se lo debía cargar ella, ya que Eris prefería una víctima para aquel momento y disfrutar de la tortura del mismo. Los hombres claramente no se lo podían creer y por unos momentos estuvieron gritando tanto que le estaban dando dolor de cabeza a la profesora. — Estos gritan cosas aburrida, ¿pero por qué los muggles cada vez son más aburridos? — Tras aquello lanzó un Sectum en la tripa del hombre y con ello un corte que le hizo gritar de dolor. — Así mejor. — Tras eso se dio unos segundos para observar a su hermana para ver que era lo que hacía, y la verdad es que no esperaba menor de ella. Por algún motivo sentía que aquellas ocasiones eran las que hacía unirse a la contraria al ver las muy pocas cosas en común. Tras observarla unos segundos volvería a hacer un Crucio, tentando la resistencia del mismo muggle que antes y se quedo mirándole mientras este pedía clemencia. — ¿De mí? Pobre criatura... — Y volvió a cortarle la tripa con la mayor sonrisa sádica que disimuladamente se pudiera hacer.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Circe A. Masbecth el Dom Nov 27, 2016 12:28 pm

Las hermanas Masbecth jamás habían congeniado demasiado, por lo que cabía decir que no se conocían mucho la una a la otra. Circe no imaginaba a su hermana como ese tipo de persona con facilidad para levantarse las faldas, como suele decirse. Más bien la imaginaba como un ser bastante amargado al que si conseguías llevarte a la cama era porque tenías algo de valor que ella buscase. Como la entrada a un convento. Pues por alguna razón Circe siempre había imaginado a Eris como alguien que prefería mantenerse al margen de los hombres. Cuan equivocada estaba. – Entendido. – Rodó los ojos a modo de única respuesta a las palabras de su hermana. No le interesaba demasiado ir a un callejón para acabar con la vida de dos personas que no tenían manera alguna de defenderse. A Circe siempre le había divertido la contra. Tener una oposición. Pero aquellos dos lo único que podían hacer era intentar tirarles un zapato a la cabeza o comenzar a llorar por sus vidas pidiendo ayuda a su madre que, posiblemente, estaría muerta. Porque mágicamente en Londres la gente parecía tener media familia en el cementerio y la otra media con trastornos mentales.

La rubia se volteó al mismo tiempo que Eris. Mientras que esta se encargaba de silenciar la zona, Circe cerraba la puerta y añadió un encantamiento protector para que nadie se plantease salir del lugar. Hecho esto, sostuvo la varita en su mano mientras miraba a Eris, quien lanzó un Crucio direco a uno de los chicos, quien empezó a gritar. - ¡Para! – Bramó el otro chico al ver lo que sucedía. - ¿Qué demonios le estás haciendo, zorra? – Y trató de abalanzarse sobre Eris con el fin de parar aquel dolor que recaía sobre su amigo. Por su parte, Circe movió la varita con un leve y cortante movimiento y el cuerpo del chico salió disparado hacia la pared con violencia.

- Deberías comprobarlo. – Afirmó la rubia sin saber muy bien cuál era la respuesta adecuada. Nunca había pronunciado aquel hechizo y tampoco había visto su aplicación durante un periodo de tiempo tan largo como para causar daños irreversibles. – Sería entretenido ver qué dice después de perder la cabeza. – En ese preciso instante, el hombre que había salido disparado contra la pared volvía a contraatacar aunque aquella vez sin gritos ni insultos. La rubia alzó una vez más su varita haciendo que el hombre resbalase y se diese tal golpe en la cabeza que la sangre comenzó a brotar de la herida abierta. – Que frágiles son estos muggles. – Se acercó y con el pie dio una leve patada en la cabeza del hombre, comprobando que había muerto. – Vaya. – Se encogió de hombros algo desilusionada por lo poco que había durado aquello. Y es que de un leve golpe que no buscaba ni matarle, había acabado con su vida.

- ¿Me enseñarías? – Preguntó girándose en dirección a su hermana al haber perdido ella su propio juguete con el que divertirse durante un rato. – El hechizo. – Pidió sin ápice de emoción en sus palabras. Circe era una persona que siempre buscaba aprender, razón por la cual el Sombrero Seleccionador había pensado seriamente que su casa debía ser Ravenclaw.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 16.050
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1228
Puntos : 956
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.