Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Apolo MasbecthMejor PJ ♂
Circe MasbecthMejor PJ ♀
Alexandra B.Mejor User
Denzel S.Mejor roler
Ashanti ButtonMejor nuevo
Joshua EckhartMejor jugador
Sam & HenryMejor dúo
Eva WaldorfPremio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

I'm on my way [Eris Masbecth]

Lena B. Milkovich el Sáb Jun 11, 2016 10:42 pm

Eris Masbecth · Sábado,13.00 horas · Soleado, 14ºC · Tiendas de Londres

Era una persona feliz. De esas que muestran la más amplia y sincera de sus sonrisas a cualquiera que se cruza en su camino sin importar lo más mínimo de quien se trate. Y es que era una persona amable por naturaleza a quien no le importaba los palos que pudiese darle la vida, pues consideraba que siempre había algo positivo en todo. Buscaba hasta el recoveco más escondido de la bondad de las personas y de las mejores cosas en los peores momentos. Y quizá eso hacía que se convirtiese en una persona inocente a la que resultaba fácil de engañar. Su manera de ver el mundo era positiva para muchas cosas, pero también era negativa para muchas otras. Era positiva a la hora de trabajar a favor de la sociedad y de buscar soluciones a todo problema. Pero también había que admitir que era negativo a la hora de confiar en las personas a no ser que estas demostrasen claramente que no se debía confiar en ellas.

Con su sonrisa característica, había decidido aprovechar su día libre haciendo unas compras. Primero visitaría una serie de tiendas para ropa para mujeres, pues tenía intención de renovar su armario a algo más adecuado ahora que ya no era una simple jefa en un Departamento más del Ministerio. Segundo, visitaría alguna tienda donde pudiese encontrar algún regalo para su yerno, quien se había comportado de la mejor manera posible a lo largo de los años. Y, tercero, elegiría algún buen restaurante para comer tranquila y sola, lejos del bullicio que caracterizaba su día a día en el Ministerio de Magia.

Su Jefe de seguridad personal había insistido en acompañar a la mujer a lo largo de su día y dado que ahora ostentaba un puesto elevado donde cualquier ataque era posible, debía acceder y torcer el brazo para aceptar ese tipo de cosas que ahora protagonizaban su día a día. El hombre se vistió de la manera más muggle posible para no llamar la atención y paseó entre los maniquíes y los estantes de ropa. Siempre cerca de Lena pero manteniendo una distancia prudencial en todo momento con el fin de no acosar a la mujer y no dar la sensación de estar persiguiéndola.

Lena se sentía incómoda con todo aquello pero no le había quedado más remedio que aceptar. Se dispuso a pasar su día libre de la mejor manera posible teniendo en cuenta la situación e intentó hacer como si no supiese que el Jefe de Seguridad estaba rondando la zona.

Su primera elección fue una tienda de ropa para mujeres con diversa variedad de ropa. Pasó a la zona de trajes y ropa más arreglada, dejando de lado al Jefe de Seguridad, quien se quedó en la zona más de sport mirando unas zapatillas cubiertas de purpurina que podrían dañar la vista de cualquiera que decidiese mirarlas.

Lena pasó entre los estantes repletos de ropa y se acercó a una zona con perchas y trajes de color blanco y negro. Fue pasando con la mano hasta dar con un traje de chaqueta. Era un pantalón entallado acompañado de una camisa fina blanca y una americana a juego. Algo simple pero totalmente adecuado para su nuevo trabajo como Ministra. Ahora debía ir con ropa más adecuada y formal, pues era una figura pública.

Pasó a uno de los probadores y no tardó en ponerse la ropa. Abrió la cortina para poder echarse hacia atrás y comprobar cómo quedaba la ropa más de lejos. Sin duda debía ir a por unos zapatos adecuados para aquel traje, pero para eso tenía aún tiempo. Dio un leve giro mirando hacia el espejo para ver cómo quedaba tanto por delante como por detrás y vio a una chica en el vestuario de al lado que hacía lo mismo que ella para comprobar cómo le quedaba la ropa. – Creo que te quedaría mejor una talla menos. – Dijo la mujer viendo que la parte de atrás de la camisa quedaba demasiado holgada. – Por delante te queda bien, pero por detrás sobra tela. Una talla menos te quedará igual por delante o incluso algo más ceñida y resaltará más tu figura. – Añadió la rubia colocándose la americana y mirando al espejo aún no demasiado conforme con su elección.

No estaba hecha para llevar trajes, pero debía abandonar la ropa diaria por algo más serio, por mucho que no le agradase. Luego miraría un par de faldas y otro tanto de camisas. Gracias al sueldo de Ministra aquello ya no era un problema, aunque nunca lo había sido gracias a su sueldo como Jefa del Departamento de Relaciones Mágicas Internacionales.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Eris Masbecth el Miér Jul 20, 2016 11:00 am

Hoy era día de ir de compras. Tocaba ir de compras porque para el curso que venía tras este verano quería tener buena ropa y mientras estuviera en Hogwarts no iba a encontrar seguramente para ello, o eso tenía la sensación. Aunque claro, también tuvo el impulso aquel día de ir a comprar algo para disfrutar de la tranquilidad que suponía no tener que hacer nada para adaptarse a los nuevos alumnos que había tenido durante unos meses en los que ya venían dados de clase. Se encargó de que todo estuviera en orden en casa para pues marcharse. Ya tenía una tienda fichada, y que le apetecía visitar porque hacía tiempo que no iba. La última vez que pasó por delante de esa tienda tenía unas prendas que realmente le tenían enganchada, sobretodo unos pantalones que había por ahí de cuero.

No tardó mucho en llegar a la tienda, le pidió a un amigo que le acercase. Una vez se encontró allí entró en la tienda sin pensarlo mucho, no quería echarse hacia atrás. La ropa ya no era la misma que había visto la última vez pero igualmente seguía siendo de su gusto. Se acercó al mostrador y trató de encontrar al dependiente que recordaba que estaba allí. — Oh, disculpe. — Llamó la atención del mismo para que se acercase a resolver su duda. — ¿Tenéis pantalones de cuero negro de la anterior temporada? Sé que ya no están pero... ¿Podrías hacerme ese favor? No pude venir antes. — Le entregó una de sus mejores sonrisas más falsas y hombre tan solo pudo rodar los ojos y asentir. Iba a ir a buscar y con eso ya se conformaba ella. Mientras tanto se iría a buscar por las perchas que era lo que había aquel día para poder disfrutar con la mirada, y quizá probarse algo aunque venía con el pensamiento de los pantalones.

Tomó varias prendas, unas cuantas, y luego se fue al probador. Primero se probaría un vestido que encontró por ahí y que le encantó como le había quedado. Luego se probó un pantalón junto una camisa pero aquella prenda no la lograba ver bien en su cuerpo y prefirió tomar algo de distancia, saliendo del probador para mirarse mejor desde los ángulos posibles. Entonces fue cuando escuchó una voz que no era la del dependiente, haciéndola girarse para ver quien era. Se trataba de una mujer que ciertamente le sonaba de algo pero no estaba segura de donde. Quizá fuera simplemente una cara más de un muggle cualquiera, últimamente no estaba muy puesta en las caras y tampoco es que le importara en aquel momento. Aunque todo consejo era bien recibido. — ¿Eso crees? Cogí una talla menos por si acaso, ¿te importa si me la pruebo y te muestro? No logro bien ver por detrás. — Pidió mientras entraba en el probador para salir de nuevo con la nueva camisa y observaba a la contraria con una chaqueta. — Creo que te puede quedar mejor una chaqueta que he visto por ahí, ese te da un aspecto muy sobrio. Lo mejor sería resaltar un aire más atrevido, ¿no? Podría ayudarte.— Sonrió amigable y por educación. — ¿Vienes mucho por esta tienda? — Preguntó mientras volvía a mirarse en el espejo mirando como efectivamente la mujer tenía razón en cuanto a sus palabras sobre la camisa, esperando la respuesta contraria.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Lena B. Milkovich el Sáb Jul 23, 2016 2:28 pm

Era una mujer dada a entablar conversación con facilidad hasta con los desconocidos. Le gustaba poder ser amable y decir aquello que pasaba por su mente sin preocuparse de a quién iban dirigidas sus palabras. Por lo que hablar con aquella mujer no resultó raro para Lena, quien se caracterizaba por cruzar palabra con cualquiera que tuviese el pretexto adecuado para ganarse su conversación.

Contestó a la mujer con una sonrisa amable cuando esta se dio por aludida y se volteó en su dirección. Por suerte, no era de ese tipo de mujeres amargadas que huyen de todo tipo de conversación, sino que esta continuó la conversación que Lena había comenzado siendo incluso amable. – Claro, no hay problema. – Dijo Lena mirando de reojo a la mujer mientras seguía mirando en el espejo frente a su probador cómo quedaba aquella americana. No estaba acostumbrada a los trajes y, por mucho que se miraba en el espejo, no acababa de sentirse cómoda con ello.

Esperó a que la castaña saliese de su mostrador mientras cambiaba la americana por una parecida pero con un par de botones de más en la parte baja de la manga. Del mismo modo que la anterior, se sentía tremendamente incómoda metida en aquella tela a la que su cuerpo no terminaba de acostumbrarse. – Mucho mejor que la anterior. – Dijo al ver cómo la chica salía nuevamente del mostrador, esta vez con una talla menos de la camiseta que llevaba antes. – Te queda más o menos igual por delante, pero por detrás queda más ajustada y no hace bolsas. – Añadió dando su visto bueno al cambio de talla que la chica había llevado a cabo en aquel momento.

- Sí, ¿Verdad? – Soltó una leve risa desabrochándose la americana y colocándola cuidadosamente sobre su percha. – Por mucho que me pruebo americanas ninguna me convence. Me veo demasiado seria. – Afirmó la rubia dándole la razón. – ¿Harías eso? Realmente te lo agradecería, esto de ir de compras nunca ha sido mi punto fuerte. – Debía admitir que desde que había ocupado su primer puesto dentro del Ministerio de Magia su armario no había variado mucho y ahora que tenía que ostentar un cargo más elevado se le acumulaban los problemas en cuanto a la imagen. Como Ministra debía mantener una imagen e ir de traje diariamente, algo que no había supuesto un problema los primeros días pero, pasado un tiempo, había decidido que necesitaba un cambio de armario urgente.

- La verdad es que es la primera vez que entro y me pruebo algo. Vine hace un par de días pero tan solo de pasada. Soy algo complicada a la hora de elegir la ropa, nada me convence para mí por mucho que le quede bien al maniquí. – Afirmó cogiendo las dos perchas del probador donde se encontraban las americanas que se había probado. – Tú deberías comprar esa, te queda bien. – Añadió dejando sendas perchas en la zona de entrada del mostrador, donde una mujer recogía la ropa que a los clientes no les acababa de convencer o no les valía. - ¿Te importaría acompañarme luego? – Preguntó con cierto reparo a la hora de formular aquella pregunta, pero dado que la mujer había sido la que se había ofrecido para ayudarla a la hora de buscar una chaqueta a su gusto, no lo pensó dos veces a la hora de proponerle aquello. – Por cierto, soy Lena. – Sonrió de medio lado al recordar que todavía no se había presentado y que por ende no conocía el nombre de su acompañante.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Eris Masbecth el Jue Jul 28, 2016 2:26 pm

Resultaba agradable poder compartir una charla en unos probadores, o en sí en una tienda de ropa. No es que realmente le importase en aquel momento la sangre, si resultaba ser una sangre sucia no era momento para poderse a torturar o matar simplemente a alguien. De todos modos debía admitir que su ojo para la ropa no era malo y quizá la pudiera utilizar para que fuera sus segundos ojos para esas cosas. ¿Qué había malo de eso? Nada. Ciertamente cuando la contraria volvió a comentar al respecto la camisa volvía a tener razón. Ciertamente Eris no era la mejor comprándose ropa, durante la estadía en Alemania no es que se preocupase mucho de ello y realmente todo parecía quedarle bien en aquel lugar. Ahora las cosa no podían ser tan despreocupadas, por suerte hoy se había topado con aquella mujer.

La mujer también parecía tener complicaciones con la ropa y que no fuera su punto fuerte el ir de compra pues realmente llamaba su atención porque no parecía aquello. — Ciertamente no es que comprar sea mi pasatiempos, las cosas en Alemania me eran mucho más fáciles que aquí. ¿Quizá por el estilo de la ropa? No estoy segura, también es cierto que las tallas que allí ofrecen no me suelen dar problemas como las de las tiendas aquí. — Admitió mientras entraba para colocarse la propia roba y se llevaba lo que iba a comprar, esperando a la mujer para así dar una vuelta por aquella tienda a ver si encontraban algo. — Claro, te acompaño sin problemas. Dejo esto en la caja para que me lo guarden mientras y así te acompaño mejor. ¿Te parece? Dame un minuto. — Y antes de marcharse escuchó que se presentó, lo que le hizo mantener aún la sonrisa amigable. — Encantada, yo soy Eris. — Se presentó de vuelta para finalmente hacer le un gesto con la intención que la esperase.

Una vez dejó las prendas junto a la caja para que el mismo que la atendía la guardase se marchó junto a Lena para comenzar a caminar con ella y hacerle la compañía que le había prometido con el fin de encontrarle algo. — Dime, ¿qué es lo que estás buscando? ¿Pantalón, falda, simplemente chaquetas...? — Aquello era algo importante de saber porque había que empezar por algún lado y no podría aconsejarle hasta saber que era lo que verdaderamente estaba buscando en aquella tienda. ¿Quizá un cambio radical? No veía a aquella mujer con cambios radicales. De todos modos no quería juzgar, trataba de ser amable por si con el tiempo se la volvía a encontrar para que no tuviera mala imagen de sí misma, al fin y al cabo a simple contacto Eris era una persona muy agradable, hasta que la conocías muy en el fondo o cuando a ella se le antojaba. De todos modos aquello no era lo que importaba en aquel momento sino las palabras de su acompañante para no perder detalle de lo que su cabeza estaba pensando que podría encontrar en aquel lugar para poder ayudarla con aquello.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Lena B. Milkovich el Mar Ago 02, 2016 4:04 pm

Lejos de ser el prototipo de mujer que adora la mera idea de pasarse horas encerrada en un centro comercial visitando tiendas, tiendas y más tiendas, ambas mujeres no eran dadas a visitar aquellos lugares y mucho menos a encerrarse durante largas horas en busca del atuendo perfecto. Por su parte, Lena prefería el trabajo fácil que bien podía ser seguir con su armario habitual o, no muy distinto, coger lo primero que se encontrara a su paso sin preocuparse demasiado por lo que fuese por la mera razón que nunca le había dado demasiada importancia en el poder social que tiene el atuendo de una persona.

- ¿Vivías en Alemania? – Preguntó de manera amable. No es que fuesen las mejores amigas del mundo, dado que ni sabía el nombre de su acompañante, pero sí que consideraba que era un buen tema para comenzar una conversación, pues ella había vivido durante toda su vida en Reino Unido. – Dicen que los ingleses somos raros para todo. No sabía que la talla también fuese diferente. Supongo que si alguna vez hubiese comprado por Internet lo sabría mejor, pero no me fío, llámame antigua. – Rió. Por mucho que la cultura muggle fuese algo que tenía cerca gracias a su herencia mestiza, no confiaba demasiado en internet. Si quería comprarse algo al otro lado del mundo, sólo tenía que aparecerse allí. Pero las veces que había viajado, no se había puesto a mirar las tiendas y la diferencia de tallas respecto a su país natal.

Esperó a que la chica dejase sus prendas en la caja y aprovechó para dejar la ropa que no se llevaría antes de volver a la tienda en busca de nuevas prendas. Esperó a que esta volviese para presentarse ambas y sonrió amablemente a la presentación de esta. – Un nombre original. – Afirmó la mujer sin borrar la sonrisa del rostro. – Mi padre se empeñó en ponernos a mí hermano Elrond y Elbereth por El Señor de los Anillos. Por suerte mi madre logró persuadirlo y acabamos con nombres más normales.

Avanzaron hasta salir de la zona del probador para volver a encontrarse entre las pilas interminables de ropa. Pues por mucho que Lena miraba alrededor, no veía el final de aquella cantidad excesiva de ropa amontonada. – Si te digo la verdad… No lo sé exactamente. He cambiado de trabajo y para este tengo que ir más arreglada que antes. Nada de ropa informal, por lo que mi armario ha tenido más de un problema con ello. Los pocos trajes que tengo me los he puesto tanto durante estos últimos meses que hasta yo misma me he cansado de ellos. – Había pensado en hablar con Abi para pedirle consejo, pues esta siempre iba perfectamente arreglada a la oficina, pero había optado por salir ella sola para ver si podía apañárselas. La respuesta había sido no, definitivamente no. – Quizá un traje de falda y chaqueta, pero no soy muy dada a las faldas, siempre me han gustado más los pantalones. Pero todos los pantalones de traje me parecen demasiado… No sabría decirte, ¿No me dicen nada? Quizá sea eso. Los veo todos iguales. Y tampoco soy mucho de zapato alto y sin duda necesitaré tacones, pero alguno que no acabe suponiéndome un esguince o tal dolor de pies que no pueda moverme en una semana. – Dijo con tono afable y bromista.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Eris Masbecth el Jue Ago 04, 2016 1:17 pm

Supongo que pueden tener algo razón si creen que somos un poco raro. Ciertamente me parecen más raro los Alemanes aunque les tengo un respeto bastante considerable con respecto a otros países europeos. Tienen cosas bastante interesantes y una gran voluntad. — Quiso añadir, al fin y al cabo ella también era de Inglaterra pero no iba a negar que los Alemanes tenían muchas cosas de lo que ella misma envidiaba. Una de las cosas que odiaba que los ingleses no tuvieran, en el mundo mágico, y que los Alemanes pudieran disponer de aquello era el gran prestigio por la sangre pura y las reglas en Dummstrang sobre aquello. ¿Por qué Hogwarts no implantaba aquellos ideales? ¿Tan complicado sería?

Realmente apartar a los sangre sucias no le suponía un problema, y que pocos mestizos pudieran estar al alcance de la magia. No todos se merecían el poder que pudiera llegar a hacer su varita aunque bueno.. Luego veía que muchos mestizos también utilizaban eso del internet y perdía un poco la fe en los mestizos, aunque no solieran caerles bien — No te preocupes, no creo que seas antigua por ello. Sino simplemente son cosas que no tiene tanta importancia como se le da. La tecnología va a comenzar por no dejar pensar. — Si es que los muggles sabían hacer eso, que lo dudaba bastante y no podía entender como había hijos de muggles magos. ¿En qué mundo estaban? Uno que no entendía que si habían nacido de unos muggles debían permanecer como muggles. Aunque empezaba a caerle mal la mujer que tenía frente así cuando hacía tantas refernecias muggles, aunque lo entendía porque no era más que otra más de aquel mundo. — Nunca tuve la ocasión de ver esa película, aunque he oído sobre ella. — No tenía ni idea de realmente de lo que se trataba esa película pero así se sentía mejor.

Entonces volvieron al tema de la ropa, donde más cómoda se sentía con aquella mujer en aquel instante. — Creo que entiendo lo que me estas tratando de expresar y por fortuna recuerdo un conjunto que vi al otro lado de la tienda. Ven, te lo enseñaré. — Aseguró con una sonrisa agradable mientras caminaba hacia la otra habitación, donde había más ropa y donde finalmente al final de la sala acabaría encontrando un maniquí con un conjunto que realmente llamó su atención. Se encontraba en el el pantalón, la camisa y la chaqueta, los tacones los cogió Eris para mostrárselos junto al traje. Era de esos tacones que se solían encontrar debajo de las perchas de la ropa. Y fue así como le mostró el traje esperando una respuesta para su acompañante de compra. — Elegante, formal y que hará destacar tus curvas. Puede parecer sobrio a simple vista puesto en un maniquí, sí.. Aun así creo que con el color de tu cabello y el gesto de tu rostro, como una buena postura con los tacones, puede hacer un traje perfecto para ir destacablemente formal y guapa para el trabajo. — Se encogió de hombros como sin saber si le iba a gustar o no. — Podemos seguir mirando, incluso podemos ir a otras tiendas. ¿Qué te parece?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Lena B. Milkovich el Dom Ago 07, 2016 9:55 pm

Para cualquier persona, lo propio de su país era lo normal y lo ajeno lo raro. Pero cuando alcanzabas una edad y una experiencia, pasabas a comprender que ser tachado de raro respecto al resto de países europeos tenía todo el sentido del mundo. Y es que los ingleses no distaban del resto de Europa únicamente en la medida, sino que su propia política, costumbres, gustos e incluso manera de conducir era radicalmente diferente a la del resto de países.

- Es inevitable. – Sonrió Lena. – No estamos acostumbrados al resto de países. Nosotros los vemos como bichos raros y ellos a nosotros. Todo depende de quién opine, ¿No? – Preguntó de manera retórica sin borrar en ningún momento la sonrisa de sus labios. - ¿Cosas interesantes? – Preguntó con la marcada curiosidad de los miembros de la casa de Rowena Ravenclaw. – Si te soy sincera apenas sé nada de los alemanes. – Rió. – Aunque una vez tuve un compañero de Universidad alemán y… Lo más raro es que siendo alemán no le gustaba la cerveza. – Dijo haciendo referencia al estereotipo marcado de los alemanes y la cerveza, del mismo modo que alguien podía recalcar al de los ingleses con el té.

Lena había pasado la mayor parte de su vida en el mundo muggle a pesar de trabajar siempre en el Ministerio de Magia. Nunca había rechazado sus orígenes mestizos y, aunque una vez se había casado había tenido problemas con los temas de purismo, esto había quedado como una anécdota que guardar en un cajón bajo llave. Tenía un amplio conocimiento de la cultura muggle y es que consideraba que ambos mundos tenían una conexión amplia y una serie de diferencias que, de conocer, te hacían poseedor de un mayor conocimiento. – Si te digo la verdad yo tampoco la he visto. Bueno, vi una de las películas, pero no llegué a ver el resto. – Su padre, como buen muggle aficionado de la literatura fantástica, había caído en las redes de Tolkien años atrás para acabar leyendo la más famosa de sus obras. De estar vivo, lo más posible era que hubiese acabado por leer las obras del contemporáneo R.R.Martin y su visión de la fantasía.

Por suerte para Lena, Eris era capaz de fijarse en los conjuntos que podían verse por la tienda y prestarles toda la atención como para recordarlos. Pues de no ser así, habrían comenzado una búsqueda de trajes desde cero, ya que Lena no recordaba ni porque zona se encontraban los que había ido viendo y que, en un principio, tampoco le habían agradado.

Ladeó la cabeza mirando con detenimiento el traje que Eris le presentó. Era demasiado juvenil para su estilo. O quizá aquella no era la palabra adecuada pero sabía de sobra que, fuese el traje que fuese, no le agradaría. Pues los trajes no eran su punto fuerte y, por mucho que se esforzase, seguiría sintiéndose como pez fuera del agua.- ¿Tú crees? – Preguntó con ciertas dudas respecto al atuendo. – Confiaré en ti, yo para estas cosas soy un completo cero a la izquierda. – Podía pasarse horas y horas dando vueltas por aquella tienda que no encontraría nada de su agrado por el simple hecho de no sentirse cómoda con los trajes.

- No querría molestarte, Eris. Seguro que tienes mejores cosas que hacer que ayudar a una completa desconocida a elegir ropa formal. – Dijo la mujer, pues realmente se sentía algo mal por estar robándole el tiempo a Eris para comprar su propio atuendo y para seguir con su día con total tranquilidad sin tener que preocuparse por los demás. – Puedo probarme este traje y seguir mirando yo, seguro que  habías venido al centro para otras cosas que no fuese acompañarme a mí con mi fondo de armario.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Eris Masbecth el Jue Ago 11, 2016 10:46 am

Mejor que muchas otras distracciones. Aunque se tratase de una muggle más, con un rostro familiar aunque sera por facciones, no resultaba ser de esos muggles insoportables. Suponía que era la ropa lo que hacia que en aquel momento se mantuviera con la cabeza en otro lugar y pasara de tener ningún problema, al fin y al cabo había sido ella quien había ido a una tienda de ropa. No podía culpar a la rubia del encuentro casual entre ambas. Aunque no porque no pudiera en sí sino porque no tenia ganas de malgastar su tiempo de compras.

La contraria no parecía estar muy puesta en las películas que le comentó, aunque lo suponía que lo suficiente. No entendía nada de ese vocabulo muggle sobre películas u otros asuntos así que simplemente asintió a modo de comprensión y atención de ello, mas no pasaba de allí porque realmente no quería saber mucho de ello. Aun así el tema de la ropa no tardo en volverse a tocar cuando le presentó el conjunto elegante y que destacaba bastante las curvas que la mujer pudiera tener.

- No seas tan modesta, no es un problema el ayudarte. Tampoco es que tenga ningún plan a parte de esto, el tiempo que me queda sera un placer poder ayudarte. - Quiso dejarle claro y es que en el fondo sentía que el ayudarla y ser ella quien llevase las 'riendas' en aquel momento le hacia sentirse bien y superior, de manera inevitable, aunque lógicamente no lo mostrase. - Venga, vamos a ver como te queda. Debe ser precioso, ¿no? - Le dijo mientras esperaba a que tomase las tallas que la rubia creyera correspondiente

Cuando la contraria finalizase con la selección de tallas la acompañaría nuevamente a los probadores, ayudándola a llevar parte de su ropa si esta se dejaba. - Cuenta me.. ¿Tienes hijos? Quizá ellos te puedan ayudar con su opinión cuando vayas con la ropa. - Preguntó por el camino con curiosidad, se la veía una mujer ya bastante adulta y no veía motivos por el que no tener hijos, aunque de ser una pregunta un tanto incomoda no le importaría pues no se iba a preocupar por un muggle.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Lena B. Milkovich el Jue Ago 18, 2016 11:59 am

En ocasiones consideraba que el puesto que le habían asignado le quedaba grande. Ella no estaba hecha para tomar grandes decisiones que pudiesen acabar siendo un remedio para la mayor parte de la población y un problema para la minoría. Ella quería ayudar a todos y la toma de decisiones de tal calibre no ayudaba. Del mismo modo que era incapaz de estar molestando a alguien o, al menos, de sentirse como tal. Si existía un prototipo de persona que encajaba con la descripción de ser tan buena que al final eres tonta, esa misma era Lena. Pues hacía todo lo que estaba en su mano por ayudar a los demás sin importar que eso acabase siendo un problema para sí misma. Como negar la ayuda de Eris, cuando esta le venía más que bien.

Al final, no intentó rehuir la ayuda de la chica. Ella misma afirmaba que no tenía nada mejor que hacer aquel día, por lo que podría estar bien que por una vez fuese ella quien aceptase la ayuda de los demás.

Miró en las perchas colindantes en busca de la talla adecuada. Cogió dos partes de arriba, pues no se fiaba del tallaje de aquellas tiendas y lo que le quedaba bien de una parte sabía de sobra que no tenía por qué funcionar del mismo modo en otra parte. Hizo lo mismo con los tacones, cogiendo unos de pico en lugar de optar por otros cuadrados que estaban al lado y que únicamente se diferenciaban los unos de los otros en ese corte final. Nunca le había gustado la punta cuadrada, por lo que por una vez la decisión resultó fácil de tomar.

- Te debo un favor muy gordo. – Afirmó la rubia mientras se dirigían rumbo al probador una vez más. Dejó que la insistencia de Eris sirviese para que esta llevase los tacones, pero ella llevó el resto de la ropa. Ya que era para ella, no iba a hacer que nadie cargase, por mucho que Eris insistiese con ayudar en todo momento.

Si el tema de conversación había sido superficial durante el poco tiempo que llevaban hablando, de pronto dio un giro de 180 grados hasta volverse mucho más personal. Su familia. O, en este caso, su hija. Lena ya no tenía hijos o al menos, eso creía ella desde hacía ya varios años. Había asumido la muerte de Ella desde antes de que sucediese, precisamente porque estaban lejos. Siempre lo habían estado. Y no en un sentido literal, sino metafórico. Ambas mujeres siempre habían sido muy diferentes y, aunque en los últimos tiempos, Lena consiguió acercarse más a su hija gracias a su marido, no fue lo suficiente. Jamás habían tenido la relación esperada entre madre e hija, pero eso no quitaba que la quisiese por encima de todas las cosas. Por esa misma razón había sido tan dura con ella, para que no siguiese los ideales de su padre. Algo en lo que falló y por lo que consideraba haber fracasado como madre.

- Tenía una hija, pero falleció hace unos años. – Dijo la rubia con total tranquilidad. Tenía asumida la muerte de Ella y nunca le había resultado un tabú hablar de ella. – Pero no pasa nada, fue hace tiempo. – Añadió rápidamente antes de incomodar a su acompañante por su pregunta poco acertada. – Tú aún eres joven para tener hijos, pero si los tienes en un futuro… Un consejo de madre es que hagas lo que sea por ellos para luego no arrepentirte de nada. – Sonrió de manera triste antes de seguir avanzando y se giró levemente para mirar a Eris. – Y sé buena con tu madre, que dais muchos dolores de cabeza. – Aquello último lo dijo con tono bromista justo antes de llegar al probador.

Pasó en primer lugar para probarse la ropa y, tras hacerlo, salió para enseñarle a Eris el resultado. - ¿Y bien? – Preguntó mirándose aún en el espejo. – Me gusta más que el anterior, todo hay que decirlo. – Admitió mirando hacia abajo para ver los pantalones y los tacones fuera del espejo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Eris Masbecth el Mar Oct 18, 2016 10:10 am

Maja la mujer era. Eris no iba a negar lo que no se podía negar. Realmente le daba mucha pena que no fuera más que una muggle. «» Fue una carcajada que en su cabeza se simuló ante lo de la pena. No, realmente no le daba pena pero le gustaba sentirse a veces humana con el mundo. ¿Qué culpa tenía ella de ser una pobre desgraciada? Toda, la verdad es que para Eris era toda. Aunque no todos elegían su propio destino, en el caso de un muggle no tenía mucho que elegir. No hacían ni aportaban nada al mundo que máquinas inútiles para ella. No le daban nada que ella fuera a echar de menos en un futuro. Aquella mujer a la que estaba ayudando la ayudaba porque realmente no tenía nada mejor que hacer en aquel día y por buscar un modo de atacar emocionalmente si en un futuro se encontraban en una situación más divertida para la mortifaga. Había que aprovechar todas las oportunidades, de todo se podía sacar un jugo del que estar satisfecho. Eris veía aquello como una oportunidad de acercarse a una posible víctima del futuro.

Entonces le habló sobre su hija y quería volver a sentirse mal al respecto pero solo pudo fingirlo, aunque no le dio tiempo a expresarlo verbalmente porque rápidamente le quitó la importancia que Eris quería darle a aquello. ¿Una hija muerta? Sabía que eso si que era algo duro de aceptar y seguramente un punto bastante débil de la misma. —Vale, lo siento por haber sacado el tema de este modo.— Se disculparía verdaderamente afectada por ello, como si realmente sintiera la pérdida de una hija aunque tampoco sin exagerar. ¿Dentro de ella? Estaba disfrutando de sacar esas cosas a relucir. —Te aseguro de que trataré a mi madre de la mejor forma que sé. Aunque no olvidéis que las madres también sois difíciles de tratar a veces.. — Diría a modo de broma por quitar un poco de pesadez a aquel asunto y se sintiera cómoda al hablar de ello. — Gracias por los consejos, siempre se agradecen. — Aunque no le importaba nada lo que le estuviera diciendo, o al menos en aquel momento no le haría mucho caso porque no le interesaba básicamente.

Entonces la rubia se probó el conjunto y vio que le quedaba mucho mejor que el anterior, aunque todo era cuestión de gustos. — Lo importante es que te veas cómoda con esos zapatos y sobretodo con la ropa, más si es para trabajar que deberás estar con él mucho tiempo en el día. — Diría mientras trataba de verla por otro ángulo para ver si colgaba de algún lado. — Te queda bien ajustado, como debería. ¿Del uno al diez cómo te ves? ¿Te gusta este estilo? No te preocupes por los comentarios, al fin y al cabo quien llevará el conjunto vas a ser tú y te tiene que gustar a ti principalmente. — Añadiría mientras esperaba la opinión final de la contraria. Que se veía mejor ya era algo evidente pero ahora debía sacara relucir su pensamiento hacia el conjunto y al si se veía con ese traje en adelante una vez se lo comprase. También era otro modo de ver como era de personalidad, algo difícil pero que con sus palabras y expresiones podría lograr sacar algo. ¿Quién sabía? Al fin y al cabo para Eris todo aquello no era más que un juego cuyo final sería solo bueno para una de las dos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 25
Ocupación : Profesora Universitaria
Pureza de sangre : Sangre Pura
Galeones : 7.250
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
RP Adicional : --
Mensajes : 148
Puntos : 87
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3118-eris-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Eris MasbecthMagos y brujas

Lena B. Milkovich el Vie Oct 21, 2016 7:33 pm

- No te disculpes, tranquila. – Dijo Lena de manera amable. Había pasado ya más tiempo del que parecía tras la muerte de su hija y era algo que llevaba bien. Había sido un golpe realmente duro en su vida pero no le quedaba otra opción que asumirlo y seguir hacia delante. Y en parte, si no fuese por aquello, no tendría una motivación para intentar salvar el Mundo Mágico de aquella maldad que parecía reinar en cada esquina, estando dispuesta a atacar a todo aquel que se cruzase en su camino mientras acechaba entre las sombras. – Claro que lo somos. Las madres somos un auténtico dolor de cabeza. Somos controladoras, perfeccionistas y mandonas. Al menos, yo era un poco así con mi hija, pero… Entiende que realmente sois lo más valioso que tenemos y queremos lo mejor para vosotros. Aunque a veces no pensamos que quizá no sea la mejor manera posible para hacerlo. – Admitió. Sabía que no había sido la mejor madre del mundo y era algo que tenía más que asumido. Si Ella había tomado malas decisiones no sólo había sido por su culpa y por la influencia de su padre, sino porque su madre no había estado a la altura de sus expectativas o no había sido capaz de crear ese vínculo madre – hija que hubiese sido el precursor de la recuperación de su hija.

Contestó a su agradecimiento con una simple sonrisa, pues no consideraba que lo que estuviese haciendo fuese algo que tenía que agradecer Eris. Más bien, era Lena la que tenía que agradecerle que tuviese la paciencia necesaria para seguir allí. – Yo creo que este está bien. – Afirmó Lena mirándose en el espejo. Era totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada, pero le gustaba. – Me noto rara, pero creo que normal. – Rió. – Supongo que con un par de puestas comenzaré a acostumbrarme y me acabaré comprando más ropa de este estilo. Pero por ahora creo que con un conjunto tengo suficiente. – Admitió volviendo a entrar al probador para cambiar aquella vestimenta por su ropa normal.

Cogió la ropa que había elegido y junto con Eris, fue rumbo al mostrador a pagar. No tardaron ni diez minutos en terminar la fila y acabar de pagar cuando el guardaespaldas de Lena se acercó hasta ella. Había pensado que el hombre había desaparecido o se había cansado de esperar cuando Lena le había pedido que no viniese, pero no tardó en comprobar que había permanecido allí todo el rato. – Deberíamos irnos, si ya ha terminado con las compras. – Dijo el hombre con tono serio. – Se nos está haciendo tarde y deberíamos volver al Ministerio. Esto… Este lugar puede no ser seguro creo que debe… - Lena elevó la mano para hacerle callar y opinó al respecto. – Está todo bien, pero si insistes, nos iremos. Confío en tu buen juicio. – Afirmó la mujer.

Se giró para mirar a Eris, quien había quedado a un segundo plano pero desde su posición podría haber escuchado perfectamente la conversación. – Lamento mucho las molestias Eris, ha sido un placer conocerte y realmente agradezco lo mucho que me has ayudado. En especial la paciencia que has tenido conmigo. Espero volver a vernos y pagarte ese café al que pensaba invitarte por tu amabilidad. – Dijo Lena de manera amable antes de irse del lugar junto con uno de los miembros del cuerpo de Aurores. - ¿No podías ser menos maleducado? Estaba hablando con esa mujer. – Añadió la rubia algo molesta mientras salían de la tienda rumbo al Ministerio de Magia.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 0
PB : Elisabeth Mitchell
Edad del pj : 46
Ocupación : Ministra de la Magia (2.000 galeones)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 1.000
Lealtad : Pro - Muggle.
Patronus : Oso Panda
Mensajes : 45
Puntos : 34
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.