Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

TRAMA GLOBAL: Banquete de fin de curso (2015 - 2016)

Albus Dumbledore el Vie Jun 17, 2016 12:50 pm

Recuerdo del primer mensaje :

El Gran Comedor estaba decorado del mismo modo como lo había estado durante todo el año, con banderines de color esmeralda y plata que orgullosamente ondeaban luciendo el símbolo serpentario de la Casa de Salazar Slytherin. Sin embargo, algo había de diferente respecto a los otros días, y es que en pleno centro del Gran Salón, justo por encima de la mesa de los Profesores, flameaban enormes guirnaldas que habían adoptado la forma de letras diciendo: "FELICIDADES A LOS NUEVOS GRADUADOS". Un gesto bastante bonito, de no ser porque las guirnaldas estaban hechas de ropa interior tanto femenina como masculina, todas ellas pertenecientes a los alumnos de Slytherin, quienes aquella mañana habían despertado con la sorpresa de que no habían tenido ropa interior limpia para ponerse. Y, para finalizar el decorado, un consolador colgaba también de la parte baja de la guirnalda.

Los alumnos habían tenido reacciones variopintas a la hora de llegar al Gran Comedor y encontrarse con semejante decoración; algunos reían a destajo, otros se sentían avergonzados y, por supuesto, había también quienes reconocían sus pertenencias. Lamentablemente, para ellos que intentaron recuperar su ropa interior antes de la llegada de los profesores, les fue imposible.

Cuando Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, Director de Hogwarts, llegó al Gran Comedor, caminó directamente hacia su puesto en la mesa, saludando a los estudiantes con una sonrisa amable, como si jamás se hubiese dado cuenta de nada anormal en el Gran Comedor. Pero todos aquellos que conocen a Dumbledore sabían que al Director muy pocas cosas se le pasaban por alto, sobre todo con ese grado de evidencia. La mayoría de los profesores habían llegado junto con él, en la misma comitiva, luego de que hubiese hablado con ellos respecto al fin del curso. Muy probablemente, ellos no disimularían tan bien su sorpresa.

El Director, sin embargo, no se sentó, sino que tomó su lugar en el podio principal para dirigirse a sus alumnos, mientras el resto de los profesores tomaba asiento. Entonces se aclaró la garganta y esperó a que los alumnos guardasen silencio.

—Otro año ha terminado... Y lamentablemente muchas cosas han pasado. Amigos se han marchado de nuestro lado, grandes magos y brujas que han dejado su huella en lo más profundo de nuestros corazones. Por eso, quiero dejarles en claro, que aún a pesar de ser vacaciones, aún a pesar de que muchos de ustedes estén ansiosos por regresar a casa con su familia y otros por abandonar el Castillo de forma permanente... Hogwarts siempre será su hogar.

Dedicó una sincera sonrisa a sus alumnos, especialmente a aquellos de séptimo curso, a quienes difícilmente volvería a ver con la misma frecuencia. Mas no había tiempo de volverse sentimentales, él ya había vivido demasiados años viendo a alumnos crecer y hacerse adultos, magos y brujas que habían ido por el camino bueno, tanto como el malo ¿pero quién era él para juzgarles si él mismo había estado perdido por tanto tiempo durante su juventud?

—Sólo puedo decirles, queridos estudiantes, que en aquellos momentos en los que el destino parezca más oscuro, recuerden lo que han aprendido y con quienes han vivido. Ahora más que nunca, cuando las cosas parecen más inciertas, es que debemos apoyarnos mutuamente y dejarnos fortalecer por los lazos que hemos creado. Pedir ayuda no hace al débil, así como enfrentarse a todo solo tampoco hace al valiente.

Ni siquiera él sabía aún la magnitud de las cosas a las que pronto enfrentaría, rumores, extrañas desapariciones por ambos bandos, se habían encargado de nublar el horizonte. Él lo sabía, sí, pero aún le faltaba mucho por saber y en ello se basaba su sabiduría.

—Y ahora, como es la tradición; el primer premio del Torneo de los Cuatro Magos es para la alumna Rhea Jackson de la orgullosa Casa de Hufflepuff —hizo una breve pausa para permitir que los alumnos expresaran su júbilo a través de los aplausos y continuó —. Y Slytherin alza con gran dignidad, por primera vez en mucho tiempo, la Copa de Quidditch —y tal como lo hiciera anteriormente, permitió que la mesa de los Slytherin celebrara su momento —. Y ahora, lo que todos esperan, la Copa de la Casa: En cuarto lugar, la casa de Ravenclaw con 880 puntos. En tercer lugar, la casa de Hufflepuff con 1370 puntos. En segundo lugar, con 1935 puntos, la casa de Gryffindor —en ese momento, fueron los Slytherin quien nuevamente estallaron en vítores —. Por lo que la copa de la Casa de este año vuelve a recaer en la casa de Slytherin, con 2195 puntos, por lo que creo, nuestra decoración sigue siendo la misma.

Alzó las manos, señalando a las banderas y a las guirnaldas con la ropa interior de los Slytherin, que parecía hacerle mucha gracia y es que sólo lamentaba de que no estuvieran hechas de calcetines o de seguro los habría sumado a su enorme colección.

—Y para finalizar, un gran aplauso para Lluna Forman, Ophelia Winslow, Circe Masbecth, Ian Howells, Davina Abrasax, Juliette L. Howells, Rose Saunders, Joahnne Herondale, Lisbeth Ravensdale, Edward Westenberg, Tenney Enguerrand, Yvette Larson y Robert VonBranberg. Nuestros graduados a quien sin duda les deseamos mucho éxito en sus futuras profesiones —mencionó aplaudiendo junto con el resto de los alumnos y profesores —. Ahora... que comience el banquete.

Dio entonces un único fuerte golpe con sus palmas y sobre las mesas apareció el rebosante festín que los elfos domésticos habían preparado especialmente para esa noche. Sin embargo, tanto la comida como la bebida tenía algo especial, y quien bebiera o comiera de ella, alumnos y profesores incluidos, se encontrarían con una muy inesperada sorpresa. Toda su piel (no así su ropa) cambiaría de color a un fuerte y llamativo tono escarlata, mientras que su cabello (y con esto me refiero a TODO su cabello, cejas, pestañas y axilas incluidas) se tornarían de un brillante dorado, adaptando finalmente los colores de la casa de Gryffindor.


IMPORTANTE NOTA:
  • Las "guirnaldas decorativas" y la poción cambia de color vertida en la bebida y la comida, han sido proporcionadas por nuestros queridos merodeadores, en particular los señores James Potter y Sirius Black, quienes se han currado el rol para llevarlo a cabo, con el auspicio de la ingenuidad del Señor Ian Howells, quien les dio la contraseña de la Sala Común de Slytherin y la también ingenuidad de la Profesora Astrid Sweets, quien creyó estaba dando a Black la receta para sólo celebrar por su cuenta. Dicha poción tendrá efecto luego de alrededor de un minuto tras haber dado el primer bocado o trago.
  • Pueden postear a partir de ahora y la trama termina el 16 de julio, con un plazo de un mes.
  • Los puntos obtenidos en la cena no pueden registrarse, sino que la Administración sumará 10 puntos para el próximo curso a cada miembro de cada casa que participe.
  • En cuanto a la cena, pueden imaginarse lo que deseen comer, siempre y cuando no sea carne humana (?).
Moderador
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 321
Puntos : 9
Ver perfil de usuario

S. Lyssandra Østberg el Miér Jun 22, 2016 7:37 am

Había llegado el momento de dar un paso hacia delante. La noche estaba por comenzar y no estaba segura de si iba a compartir tiempo con sus compañeras, sus locas especiales. No estaba segura de como iba a comenzar todo ni como iba a acabar. No obstante estaba impactada por quien se había encontrado anteriormente. Ni si quiera estaba segura si el hecho de ir al banquete sin ningún plan era lo mejor. Sabía que Stella tenía muchas más amigas, como amigos, a parte de ella. Tendría que darle su tiempo libre y no quería ser realmente una molestia. Tenía la esperanza de que aquello cambiara al menos en cierto modo. Todo en su cabeza era como un tiovivo en el que iban y venía ideas cada dos por tres sin dejar nada en claro. Sin parar en la estación cuando debía. Eso la llevaría a ir al gran acontecimiento con cierta desgana pero la suficiente alegría aparente para no destacar por encima de nadie.

Cuando finalmente estuvo allí se sentó en su asiento, en el que solía coger, o al menos lo intentó. Dentro de la mesa de los Ravenclaws podía sentir la nostalgia por los que se graduaban. Se sentía en cierto modo mal por no sentir eso, hasta que escuchó un nombre en concreto en los nombrados. Aquel nombre le hizo suspirar, aunque la sonrisa no se borraba por el bien de ella. Bien lo sabía. — Supongo que algún día nos tocará a nosotros. ¿No? — Más que un pensamiento en voz alta iba dirigido a sus compañeros de la mesa. Aunque no compartiera normalmente muchas palabras con estos había cierto aprecio, o al menos trato cordial, por ser de la misma familia. Cuando el acto hubo finalizado se quedó ciertamente asombrada por toda la comida que había en aquel banquete, lo que llevó a su cuerpo a expresarse con un rugido pequeño que le haría sentir impulso de comer.

Tomó algo, poco porque estaba un tanto nerviosa y eso le cerraba el estómago. Entonces fue cuando escuchó su nombre en un grito, lo que le hizo sonrojarse bastante y hacerle cambiar el color del pelo a amarillo, aunque antes de que realmente su cuerpo reaccionara con vergüenza se dio cuenta que su cuerpo estaba cubierto de color rojo entero y sus cabellos dorados. ¿Qué estaba pasando? Sin embargo saludó con energía a su compañera porque sino le haría sentir mal. Después trató de mantener contacto visual con Stella para hablarle mediante gestos, feliz de que la hubiera saludado de aquella forma. Siempre lograba de hacerla feliz en momentos de melancolía. El gesto que le hizo fue de « Ven aquí que tenemos que hablar. Por cierto, bonito color. » Y tras eso una risa sin poder evitar. ¿La había entendido? No tenía ni idea pero seguramente Stella se inventase una respuesta aunque no lo hubiera entendido, quizá fuera ese el verdadero motivo de su risa. Aunque seguía un poco impactada por el propio color que tomó, comprobando que no era realmente la única a la que le pasaba. No estaba segura de si debía tranquilizarse por ello o no.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Freya Mavor
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 2.850
Lealtad : Nadie en particular.
Patronus : .
Mensajes : 230
Puntos : 140
Ver perfil de usuario
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Invitado el Miér Jun 22, 2016 4:04 pm

Realmente se notaba desanimado, pero no estaba segura por cual de todas las razones por las que podría estar desanimado, estaba lo del compromiso de Nina, que si se enteró por la revista es una forma muy fea de enterarse, luego estaba lo de si se debía a lo de la desaparición, no sabía si esa era la razón o finalmente si era por su muerte, pero no, eso no lo sabía nadie, bueno si, ella lo sabía pero era por que su misma prima Clarisse estaba con ella, su padre no le quiso dar detalles sobre lo acontecido solo le dijo que estaban muertas y que al parecer fueron personas afines a la causa pro-muggle algo que realmente la estaba dejando en una mala posición y aún estaba conmocionada con la noticia y claramente se sentía muy mal, venía perdiendo otro familiar, cierto que no eran muy cercanas pero le dolía la noticia, según su padre mañana saldría en primera plana lo relacionado con los homicidios.

No estaba segura si las palabras del castaño se referían a que si quería hablar con alguien o por el contrario prefería no hacerlo, pero esperó pacientemente a ver que es lo que él haría o diría a continuación, mientras tomaba una papa frita que vio por ahí en un tazón lleno de estas y se la llevó a la boca para picar un poco, hacía meses que casi no comía, al menos no en las cantidades que antes y en ese momento solo comería un bocado si le daba hambre mas tarde comería de verdad, de momento se concentraría en lo que pronto se convertiría en una complicada conversación.

- No fue una buena forma de enterarte, lo entiendo - diría, ella también se había enterado de la aparente reconciliación del chico que le gustaba con su ex y sabía que no era una buena forma de enterarse de las cosas, era doloroso en cierta forma, pero no hablan de ella si no de él - Las cosas en nuestro circulo es complicado, seguro no supo como decirte o la tomó por sorpresa, si puede que supiera lo del compromiso pero no con quien la comprometerían y la revista se le adelantó - diría, no era por justificar a Nina pero era cierto, ella misma envidiaba a quienes podían escoger con quien estar sin importar el tipo de sangre, ella misma sabía que sería comprometida, ¿Con quien? eso si no lo sabía. Recordaba una chica que se enteró de su compromiso por la prensa, algo que posiblemente fue muy chocante para ella.

"Oh por Dios, Oh por Dios" repitió mentalmente esa frase una gran cantidad de veces, Nina estaba muerta y él no pudo decirle nada y no lo sabía, solo sabía sobre su desaparición y mañana saldría eso en el Profeta, posiblemente en primera plana, no, no podía enterarse de tal forma sería desgarrador, no podría superar tal golpe, no es que lo viera frágil pero era complicado ella sabía lo que era perder un ser querido, sí, puede que no fuera lo mismo perder a tu madre que al amor de tu vida pero seguía siendo complicado seguía siendo devastador, no quería decirle lo que sabía pero no quería que se enterara por los periódicos.

Estaba tan concentrada en no cambiar de color su cabello, en que haría con Robert y lo que ella sabía, que pasó por alto el color de su piel, si, claramente sabía y lo veía rojo y con el cabello dorado, no era ciega pero no dijo nada al respecto, estaba pensando en como abordar el tema o que decir a continuación y realmente no es fácil decir algo cuando te confiesan que pensaban pedirle matrimonio a alguien que sabes que no está solo perdida, alguien que sabes que no regresará.

- Tal vez no les convenía estar juntos y por eso terminó comprometida antes de que pudiera decirte algo, o ya era algo que tenían planeado los padres desde antes y no había cambio - los puristas eran raros a veces hacían las cosas solo por cuestión de poder pero realmente no sabía que decir - O no se, realmente no se que decir al respecto - admitiría al final.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Jun 23, 2016 2:26 am

¿Me había quedado dormida? ¿Estaba haciendo guarradas por recónditos lugares de Hogwarts? ¿Estaba engañando a Stella con otra amiga de travesuras? ¿Luchaba contra mi bendito gato porque había orinado nuevamente en la cama de mi compañera? ¿O estaba deprimida porque ya comenzarían las vacaciones y tenía trabajos a los cuales asistir? No, nada de eso.  Simplemente me quería saltar el discurso de Dumbledore, no me apetecía conocer quiénes eran los victoriosos en esa oportunidad. Tampoco era algo que me perjudicara de buena o mala manera. Solo quería ir, comer, hacer una que otra tontería y nada más. Todos estarían motivados por los graduados, esos alumnos que no veríamos nunca más por acá. Está bien, no había que exagerar. Pero el sentimentalismo tampoco me venía bien en esta clase de eventos.

Me encontraba boca abajo hasta que pasó la hora citada unos cuantos minutos, mis brazos me impulsaron y me levanté de allí. Con paso decidido continué el viaje hacia el Gran Comedor, solo esperando cruzarme con gente conocida.

Todo era un tremendo bullicio, no estaba dispuesta a ver corretear a niños pequeños. Las escaleras estaban terminándose y la entrada cercana me recibía. Pasé por el umbral sin mediar demasiado en quiénes observaba. Rasqué mi nariz con el dedo índice tratando de localizar a alguien.  Mucha gente y la decoración era fantástica. Mi carcajada se oyó en el preciso momento que mi mirada se quedó estancada en la ropa interior. Al parecer, habia ganado Slytherin la copa de las Casas y alguien les había jugado una broma. Me hubiera gustado participar. ¿Se animarían a buscar sus pertenencias luego del banquete? Sería la última en irme con tan solo ver ese hecho.

Me acerqué a la mesa de las águilas y la cabellera rubia de Stella llamó mi atención. A ella también le habían jugado una. - Vamos Stella, te queda divino el rojo aunque deberías cuidarte de tanto bronceado. Los tomates no están a la moda.- elevé mi voz ante el disturbio que comenzaba, todos estaban teniendo esa pigmentación y yo me había perdido de la bomba.Apoyé mi cabeza en su hombro y con mis brazos le di un pequeño abrazo. Me apegué a ella para observar su rostro. ¿Sería maquillaje? ¿Por qué la mayoría se veían idénticos?  - Aunque sabes muy bien que podría comerte, siento una leve atracción ante ellos.- sugerí arrimándome ante los platos de comida deliciosos que se presentaban.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Miér Jun 29, 2016 10:18 pm

¿Por qué mi piel se esta tornando de un color rojizo al más estilo Gryffindor? miré cómo ese color iba tiñendo todo mi cuerpo, mis manos, brazos, piernas, ¿mi rostro está así igual? lleve mis manos a mi rostro como si al hacerlo pudiera responder aquella pregunta. Bajé de la banca al ver como Synno me respondía con una gran saludo a mi grito, y luego fruncí el ceño al ver como ella también se comenzaba a teñir de rojo ¿qué diablos está pasando? Bajé de la banca sin soltar el ceño fruncido al no entender nada, y comencé a dirigirme hacia la mesa de los Ravenclaw. No logré entender muy bien que me quería decir Synno con aquel gesto que me había hecho, pero de seguro era algo como "ven para acá" y un " ¿porque nuestras pieles están rojas? " o algo así.
De todas formas, ya me encontraba a pasos de donde su amiga se encontraba.- No entiendo qué está pasando, y algo me hace pensar que fueron los mismo de la bromita de acá arriba...- dije al llegar a la mesa de lo Rav y a la altura de Synno, mientras con mi dedo índice apuntaba las guirnaldas de ropa interior que colgaba del techo del Gran comedor.- pero debo decirte que el rojo te queda maravilloso Synnominimi.- le dije en tono cariñoso mientras me sentaba a su lado y le daba un abrazo. En eso la veo a los ojos, entrecierro los ojos para ver si no me equivocaba.- ¿tienes algo nuevo que decirme?.- le pregunté mirándola con el ceño levemente fruncido. Conocía ya hace tres años a Synno, quizás a simple vista tres años no suene a mucho tiempo, pero lo que habíamos compartido en ese tiempo era lo importante, sabíamos cosas de la otra que nadie más sabía, y por eso mismo sabíamos muy bien cuando la otra nos ocultaba algo, o le había pasado algo que aún no sabíamos que.
Quizás también a eso se le sumaba que al saber que había aparecido un chico en en la vida de su amiga...dirigí fugazmente mi mirada a la mesa de los leones para ver si lo encontraba, pero no, no tuve muy buenos resultados el hecho de que esté casi todo el castillo acá metido no ayudaba mucho. Abrí mi boca para seguir interrogando cuando escuche una voz familiar, la sonrisa se apodero de mi rostro enseguida, y miré a la chica comprobando que estaba en lo cierto al pensar que era Freya. Solté una risa al escucharla decir lo del bronceado y tomates, y saque mi lengua de modo infantil en su dirección, mientras la chica se sentaba a mi lado y me abrazaba, abrazo que respondí fuertemente. Sonreí de lado al escucharla decir las siguiente palabras, y miré a Synno para ver su reacción, ya que su amiga no era mucho de andar diciendo esas cosas así sin más, pero luego volví mi mirada hacia Freya.- ya sabes...cuando quieras me dices y me convierto en tomate para ti.- le dije a lo bajo mientras le guiñaba un ojo divertida. Pero luego las miré a las dos y sonreí animada.- No sé si ya se conocen, y si es así las presentaré igual, porque son parte de mis aguilas favoritas, junto a Sybill que no sé dónde se encuentra en estos momentos...- dije al aire buscando la cabellera desordenada de Sybill pero sin tampoco tener una buena respuesta.- Synnove esta es Freya la diosa del Olimpo, y Freya esta es Synnove mi hermana no de sangre, pero ...¿verdad que nos parecemos?, y ahora más aún....todas rojas y con nuestras cabelleras rubias.- les dije divertida a Freya, mientras me ponía de lado con Synno para que viera nuestras similitudes-


Última edición por Stella Thorne S. el Dom Jul 10, 2016 8:56 pm, editado 1 vez
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.330
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 637
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Vie Jul 01, 2016 1:08 am

Robert se encogió de hombros, realmente la situación era una mierda y ni siquiera sospechaba que sería peor, no tenía idea de que su partida de Hogwarts sería francamente devastadora y que un compromiso y una desaparición venían cortos para lo que le faltaba todavía.

Era un chico paciente y si a caso había malicia en él era tan poca que resultaba dificil que esta saliera, sus momentos de rabia casi ni existían pero cuando salían eran dignos de una catástrofe mundial, seguramente tras todo eso su propia vida se convertiría en un desastre antinatural digno de National Greographic.

-Ya no puedo hacer nada de todos modos -dijo, suspiró y mostró una sonrisa que no engañaba ni al más crédulo -Supongo que en parte tienes razón... Pero ella me contaba todo y luego de pronto nada, como si ella ya sospechara algo de lo que yo sentía.

Notaba que Alice estaba tensa ¿Sería quizás que el tema era demasiado incómodo? ¿Daba él demasiada lástima en ese estado? ¿Eran sus ojetas o el hecho de que los pantalones le quedaban más flojos en últimos días?
Se le quedó viendo insistentemente, no quería y el tema no lo ameritaba pero...

-Ali... -dijo, aguantándose una carcajada que le hacía bastante falta -¿Tu piel también cambia de color? -cuestionó, olvidándose por unos segundos de todo lo demás -Es que... Joder, necesitas un espejo o algo ¿No traes uno por ahí entre tus cosas de chicas?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 01, 2016 8:21 pm

Último día, ya quería que terminara, había estado evitando a Ivanna todos esos días pero ahora no podía seguir haciéndolo, principalmente por que no pensaba perderse del último banquete que se daría lugar en el gran comedor, llegó temprano junto a sus compañeros. Lo primero que vio la hizo ponerse colorada y como no con tal decoración de la cual reconocía la ropa de su hermana mayor, así que eran prendas de los Slytherin, inmediatamente volvió a ver la mesa de las serpientes intentando buscarla, al parecer no estaba muy contenta con la decoración que al menos la pequeña no pudo volver a ver.

Siguió el discurso del profesor que le pareció fabuloso y finalmente la comida, la cual estaba deliciosa o al menos así se veía, lo primero que hizo fue tomar algo dulce y empezar a comerlo sin darse cuenta que terminaría con los colores de Gryffindor, cabello dorado y piel roja, la verdad de notarlo en un primer momento no le hubiera molestado y cuando lo notó aún menos al ver que no era la única todos estaba de ese color algo que la hizo estar de buen humor, por mas que la copa la ganaran los Slytherin alguien había hecho esa jugarreta y le parecía divertido, no era algo deliberado contra ella, eso era lo que mas le gustaba.

Mientras comía vio como cerca de ella se reunían unas chicas mayores de las cuales reconocía a dos de su casa, recordaba que una de ellas creía que era mejor la defensa personal muggle que la magia y de la otra era Synnove, la Gryffindor era Stella y venía dando un dato erróneo - Freya no es diosa del Olimpo, ni pertenece a la mitología griega, ella es de la mitología Nórdica, es una de las mas importantes de esa mitología para que la confundas de panteón - diría dejando en el aire un claro "ignorante" pero no lo diría, era muy buenita para decir algo así, en especial porque ya estaba siendo descortés al meterse en una conversación ajena de adultos.
avatar
InvitadoInvitado

S. Lyssandra Østberg el Dom Jul 03, 2016 10:39 am

Stella a la mesa con la que por fin podría compartir algunas palabras, pues lo que pasó antes de todo esto realmente le llamó mucho la atención, fue algo bastante impactante en su vida. Un cambio importante sin duda. Y claro que la contraria se había dado cuenta. Se lo había visto en los ojos, y quizá en esa gran expresión de felicidad en el rostro, como una cría.— Me tranquiliza saber que fue una broma, y sí. Tengo algo muy fuerte que contarte, pequeña peleona. —Rió con una mirada cómplice con un tono de inocencia que claramente denotaba la poca experiencia en el mundo del amor. Tras un rato, realmente no demasiado tiempo, una compañera de Ravenclaw se sentó junto a nosotras, aunque verdaderamente junto a Stella. Al menos era una de su familia y podía confiar en ella, o al menos quería hacerlo. ¿Por qué no? Claro que Synnove se sospechaba algo entre ambas, algo que quizá Stella no quería que Synno se enterase, porque realmente no le había contado nada referente a la águila que tenía frente a sus ojos.

Igualmente mantuvo una sonrisa en el rostro haciéndose la loca, y como la que realmente no estaba ahí. Mas finalmente acabaría por presentarlas entre sí, aunque no estaba segura de si iba a hacer falta teniendo cuenta los cursos de las presentes.— Encantada, Freya. Coincido en la idea de Stella, no dudo que seas del Olimpo. — Sonrió agradable, pues no quería causarle una mala impresión ya que eran compañeras, además que nunca estaba mal conocer a otras de su casa y hacer más amigas, ¿no? Menos aquel día. Lo mejor de todo fue a referencia a Stella como hermana y luego tratando de poner las mismas similitudes, lo que le llevó a cambiar un poco su rostro, por metamorfomaga, para tener ciertos rasgos del rostro más similares.— Sin duda, ¿no lo crees? Somos hermanas separadas al nacer. — Rió bromeado mientras volvía a su propio rostro, tampoco se notaba tanta la diferencia porque no quiso hacer tampoco tanto cambio. — Además, estoy ofendida. ¿Por qué no soy de azul? Yo quiero azul, no rojo en mi pie. —Bromeó.

Aunque cuando terminó la broma escuchó una pequeña voz y que reconocía, su corrección le hizo realmente gracia porque su tono de voz delataba su querer demostrar que realmente no era lo que Stella decía.— ¿Quién dijo que se refiriese al nombre de nuestra compañera ravenclaw? Nadie estaba hablando al origen del mismo. — Cuestionó, pues en cierto modo no gustaba que corrigiesen a Stella, al menos no que la corrigiera alguien que no fuera ella misma, pues para algo sentía que era su hermana. Simplemente saltó como defensa de la misma.— Simplemente hacía referencia a la belleza indudable que tiene Freya como mujer, comparable con la de una diosa del Olimpo. — Denotó ese detalle, quitando ese error como importante.— Pues recuerda que las diosas del Olimpo son muy bellas, por no decir las más bellas, de cualquier mitología. Tienen rostros más delicados, angelicales y sensuales que los de una diosa vikinga. — Finalizó, queriendo dar por zanjado el tema, sin retirar la sonrisa del rostro. Si lo que quería era meterse en la conversación tenía otros medios que corregir a una compañera de Hogwarts.— Si quieres introducirte en la conversación te recomiendo que tomes otro camino. No fue de buena educación y encima no fue nada avispado por tu parte el utilizar ese tono, pequeña. — Finalizó, no iba a permitir que se metiera de tal modo con Stella. Ciertamente tenía suerte de pillarla de buenas, porque Synnove era bastante sobreprotectora y celosa con su hermana y pudo haber utilizado un tono bastante serio al respecto pero se controló lo que pudo, esperó ser algo amable.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Freya Mavor
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 2.850
Lealtad : Nadie en particular.
Patronus : .
Mensajes : 230
Puntos : 140
Ver perfil de usuario
S. Lyssandra ØstbergUniversitarios

Invitado el Dom Jul 03, 2016 9:45 pm

- No se que decirte, Nina y yo eramos compañeras de viaje, mas que eso no llegamos a relacionarnos, no era una gran amistad o algo así nuestra especie de relación, no logramos hacerlo. Solo que no pienses mal de ella, sus razones habrá tenido - diría pues realmente no le gustaría que pensara mal de una chica que actualmente estuviera muerta, no es que fueran grandes amigas o algo así, solo que sentía que di, ya estaba muerta y lo mejor es que Robert se llevaba un buen recuerdo de ella, aunque él no supiera ese detalle aún.

- Y a que te refieres con que no sabes que hacer ¿No lo sabes por que no sabes que carrera tener cuando salgas? o ¿Por que no tienes donde quedarte al terminar? - preguntaría cambiando un poco el tema - Si el caso es el segundo creo que podrías quedarte en mi casa aunque sería lo mismo que en la tuya, puristas, mas puristas y tal vez sería peor, ya mencioné que mi padre quiere que me case con alguien de sangre pura, así que... creo que mejor retiro la oferta - diría al darse cuenta que era una muy muy mala idea, aunque la hizo en un principio por ser de la clase de personas que le gusta ayudar a los demás.

Posiblemente la situación hubiera seguido incomoda de no ser porque Robert le preguntó algo sobre su color de piel lo que la llevó a verse las manos notando el tono escarlata, supuso que estaría completamente igual a Robert, así que se llevó las manos al cabello para poder verlo de color oro antes de volver a ver a los demás y soltar una carcajada - Quien hizo estas bromas se lució - dijo entre risas - Tu también estas del mismo color, al igual que todos - casi le daban ganas de gritar "Viva Gryffindor" pero no lo hizo. Solo sacó su espejo para pasárselo al anteriormente castaño para que se viera - Al menos te animó un poco -
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Jul 06, 2016 12:22 am

El banquete estaba siendo una mierda, quitando de la ecuación que todos se estaban convirtiendo en rojo vivo con cabellos dorados. Como si representaran una secta extraña con un ideal bastante leonado : Gryffindor.

Lo único que me mantenía allí era Stella, no quiero decir que sea un poco antisocial y por eso no tenía mucha gente a la cual hablar. Para nada. Es más, habían algunos sentados en las mesas comiendo como unos gordos obesos pero Stella ocupaba mi corazón en este momento. Bueno, no literalmente. La abracé porque no me molestaba demostrarle sentimientos a alguien tan loca como yo. Y sin filtro. -Hmmm, que interesante saber eso.- respondí tomando una pausa dramática que demarcaba que lo estaba pensando seriamente.- Sabes, podría ponerte un baby doll verde y así roja parecerás un tomate en todo lugar. O... eres una idiota que quiere demostrar que la navidad está a la vuelta de la esquina. - mordí mi uña del dedo índice. ¡Qué lindo era poder decir todo sin importar los sonrojos! Aunque, vamos, todos en este salón estabas sonrojados al nivel máximo.

Stella no se encontraba sola, había otra águila con ella. Synnove. - Hola Synnove, un gusto conocerte nuevamente ante esta fantástica presentación de mi leona caliente preferida. Y no es que tenga a otra.  - a la mención de Sybill, no iba a pasarla por alto.- Mi linda Sybill puede que esté perdida o hablándole a la pared pensando que nos quiere asesinar. Ya sabes, lo de siempre. - le di un aire despreocupado, todos sabían que yo trataba así a Sybill. Cierto, a todos. Sin embargo, quería demasiado a esa rubia desorganizada. -Totalmente son hermanas, y con esta nueva moda parecen gemelas. Ya no las distingo.- intentaba no reírme de la situación mordiendo mi labio inferior. Eso y agregando que la metamorfomaga cambió facciones para asemejarle. -Joder, podría tener dos Stella y formar un trío.- exclamé emocionada aplaudiendo. El escándalo a veces me caracterizaba.

Todo no sería tranquilo. Una pequeña con ganas de creerse una wikipedia - dirían los muggles- se acercó a corregir a Stella. ¿Está teniendo en cuenta que somos dos Ravenclaw y somos consientes de las palabras de nuestra amiga? Digo, si no la hemos corregido es porque.. Uno, no estamos en medio de clase siendo correctores humanos. Dos, Stella es la puta ama y listo. No, no hay punto tres porque así me sale de las pelotas que no tengo.

Me agradaba Synnove. Pero yo era más perra. -Si no dijimos nada con respeto a su comentario de "Diosa del Olimpo" fue por algo. Y como dijo Synnove, otra compañera Ravenclaw que es sabionda como tú y conoce del tema, se refería a mi belleza. Si no piensas que soy hermosa como una diosa del Olimpo pues deberás revisar tu vista.- continué con sarcasmo. Me enojo con facilidad, hay que aclarar. De igual modo, solamente quería que haya riña. Esto necesitaba emoción. - Y, desde mi opinión, así no conseguirás amigos pequeña. Corrigiendo como si fueses la verdad absoluta, debes divertirte. Pero te advierto, lejos de mi. Que no soporto las niñas que quieren creerse Dios, para eso estoy yo en este trío.- la sequedad de mis palabras era un asco, lo sabía. No la quería cerca, y no sería amable. Ni que le fuera a tener miedo a una enana.

Le presté atención a las otras dos chicas. - Esto me está deprimiendo, no he visto a nadie de los graduados. O ando más ciega que esa niña.- murmuré. -Stella necesito ese tatuaje. Sabes que caeré en tu casa, o puedes venir a mi apartamento.- di opciones y miré a la doble de la Gryffindor.- Tú eres la "hermana" de Stellita. ¿ Te molesta que tenga poco filtro y sea un tanto pervertida? O eres igual que ella, que podríamos tener el trío tan hablado.- cuestioné. No me iba a controlar aunque me dijese que fuese un grano en el culo pero al menos quería ser consecuente.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Jul 09, 2016 2:48 pm

Con Robert, Alice, James y Remus (?) XD


Tarde… Tal vez no como siempre, pues Sirius era muy puntual para ls cosas que le interesaban y para otras… no tanto.

Ese día sí le interesaba, pero también le interesaba despedirse de… eeeehh… un par de cosas en el Castillo, ya saben… dejar un par de recuerditos para Filch y esos detalles “sentimentales” que no podían dejarse pasar. No en su último día en el Castillo (bueno, por ese año).

Así entró al Gran Comedor, dibujando en su rostro una sonrisa de lado a lado cuando vio con orgullo las guirnaldas de ropa interior que felicitaban a los recién graduados y el majestuoso Dildo colgando de entre medio de todo.

Traía un pastel con varias velas, tal vez muchas, encendidas y chisporroteantes. Una tarta de cumpleaños que tenía nombre y que pensaba entregar en la mesa de Slytherin que se encontraba junto a la Hufflepuff, por lo que comenzó a caminar entre medio de ambas, aunque en el camino aprovechó de recoger algún bocado del plato de alguien a quien ni había mirado, y se lo había echado a la boca, para que su piel y su cabello también cambiara de color dentro de unos momentos.

Y, de manera totalmente accidental (aunque cueste creerlo para una persona como él), de pronto tropezó y la tarta de cumpleaños resbaló de entre sus manos para ir a dar sobre la cabeza de Robert VonBranberg.

—¡Oh, Merlín! —exclamó sin saber quien había sido la víctima —Lo siento.

Se disculpó y se apresuró en intentar apagar las velas encendidas sobre el cabello del chico y a sacarle la crema del rostro, cuando vio su cara y una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro.

—Oh… eras tú… Sorry, no sorry.

Le sonrió de nuevo y volvió a estamparle la cara con el mismo pastel que le había sacado, antes de girarse rápidamente a la persona que tenía al lado, a quien había visto por el rabillo del ojo; Alice Ivanova, a quien inesperadamente tomó de la nuca y le dio un beso muy bien dado en toda la boca, mientras la echaba hacia atrás, haciendo caer algunas cosas de la mesa, antes de dejarla libre.

—Ultimo día nadie se enoja —rió entre dientes, notando como su piel comenzaba a cambiar de color —. Gggggrrrrr —ronroneó —… Me pones On Fire.

Le guiñó un ojo y supo que era momento de la huida o sino daría demasiado tiempo para que Robert reaccionara a matarlo, por lo que retomó su caminata, esta vez con mayor prisa, aunque no pudo resistirse a lanzar un “Incendius” silencioso, por encima de su hombro, a lo que quedaba de intacto de la cabellera de Robert, antes de echarse a correr a la mesa de Gryffindor y sentarse entre sus amigos, quienes sabía, no dudarían en brindarle su protección.
avatar
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Dom Jul 10, 2016 9:19 pm

Al separarme del abrazo con mi amiga, la rubia no hizo más que re-afirmar lo que había visto en sus ojos apenas al sentarme a su lado, iba a decirle algo pero escuché una voz familiar de otra de mis rav favoritas, pero no aguante y me giré rápidamente hacia Synno para agregar.- me tienes que contar todo, pero todo después aguila .- le dije mirándola picarona, para luego girar y recibir el abrazo de Freya que se lo devolví con gusto. No podía creer lo mucho que había cambiado desde que había dado los primeros pasos en este mismo comedor hace ya seis años atrás, claramente no era la misma niña arisca de antes, gracias a personas que se encontraban en este salón había entendido que aún aparte de su padre y su tío existía gente que valía la pena confiar y dejar de lado un poco la coraza que siempre me ponía frente a los demás, y ahora bien poco me preocupaba aparentar cosas, y era tal cual era, sin importarme mucho que diría las demás personas, ya que con las que ya tenía a mi lado me bastaba y sobraba, aunque jamás le cerraría la puerta a personas nuevas, y más sabiendo que tan sólo les quedaba un año en este castillo y después quizás que pasaría... sacudí mi cabeza y volvía  la conversación, al escuchar la idea de Freya de verme con babydoll verde, que lejos de hacer sonrojar sólo me hizo soltar una fuerte carcajada, siempre logra sorprenderme con sus respuestas e ideas. - te advierto que con baby doll verde me volveré el triple de irresistible de lo que ya soy.- le dije sin aguantar otra risa.
En eso presento a Synnove a Freya y viceversa, no me haría nada más feliz que las dos se conocieran y se hicieran grandes amigas , porque las dos eran grandiosas.- más te vale no tener a otra, porque ya sabes las leonas somos territoriales.- le dije lo más seria posible, pero todos a simple vista podrían ver como mi risa no aguantaba mas por salir.- Ojala no haya visto nada desagradable en su bola de cristal o runas...- dije sintiendo un pequeño escalofrío, era verdad que a veces no entendía muy bien sus predicciones pero algunas veces acertaba y era muy escalofriante ser testigo de aquello, no sabía muy bien si era un don lo que poseía su querida amiga Sybill o a veces una gran deber encima que debía tratar con mucho cuidado.
En eso me puse al lado de Synno para demostrar nuestro parecido, me reí fuertemente al ver como mi querida hermana con su extraordinaria habilidad de metamorfomaga adoptaba rasgos míos y los colocaba en su rostro para recalcar más nuestro "parecido indiscutible".- ¡hey nunca habías hecho eso! ¡me encanta! podemos hacerlo estas vacaciones y hacernos pasar por gemelas en el pueblo.- le dije riendo a su querida amiga, asumiendo que este verano se iría como todos a quedar a su hogar.- le decimos al mundo que eras una hermana perdida por allí, y de paso le hacemos un broma a Robert en el pueblo .- dice con los ojos brillantes, ya quería ver la expresión de Robert al llegar del trabajo sin entender porque lo felicitaban por su "nueva hija gemela perdida".
Pero la risa quedó allí cuando escuché una pequeña voz que corregía mi presentación previa, esa voz yo la conocía, giré mi mirada con el ceño levemente fruncido, no me gustaba que me corregieran , a no ser que fuera las que estaban a mi lado que bueno ya les tenía cariño y la mayoría de las veces que me corregian estaban en lo correcto, en eso me encontré con el rostro de la pequeña ravenclaw que me había topado hace unos días cuando las escaleras del castillo habían hecho de las suyas y nos habían dejado a las dos encerradas en el pasillo del tercer piso. Iba a decir algo para justificarme, pero Synnove habló primero, dejándome con las palabras en la boca. Asenti cuando Synno explicó que era por la belleza de Freya, pero por más que su querida hermanita estaba tratando de ser amable, se notaba la frialdad en su voz, cosa que me hizo poner muy nerviosa, sabía lo protectora que era Synno porque ella era de la misma forma con ella, y realmente estaba poniendo todo de su parte para no ser más fría, porque sí... podía serlo. Iba a decir algo nuevamente pero ahora había sido Freya quien había comenzado a hablar, oh mierda... Freya era mucho menos delicada, escuchaba las palabras de y miraba a la pequeña rubia que de a poco se iba encogiendo y notaba como se le iban poniendo sus ojos aguados, oh mierda, mierda, mierda, soy pésima en estas cosas... ¿qué hago ahora? Sabía que sus dos amigas sólo lo habían hecho para protegerla, y eso la hacía sentir muy bien, ya que sabía que tenía las mejores amigas de la vida, y que a su lado jamás estaría sola, hasta en estas pequeñas cosas, pero por otra parte no quería que la pequeña se fuera traumada a su hogar y menos en el último banquete, así que a penas termino Freya de hablar, se aclaró la garganta.- creo que es mi turno de hablar...ya que fui yo la que causo todo esto.- dije con una mueca de culpabilidad.- muchas gracias por la corrección pequeña Nef, pero creo que esta vez mis  águilas mayores y protectoras tienen razón, lo dije por la belleza de esta Rav guapísima.- le dije apuntando a Freya y riendo un poco para destensar el ambiente.- y creo que ya me conociste un poco el otro día y podrás ver que no siempre pienso las cosas mucho antes de decirlas...y ahora te darás cuenta que tengo unas amigas maravillosas que me protegen siempre, y no pienses que es personal, pero al igual yo con ellas si sienten que "atacan" a una saltamos a defenderla...- trate de explicarle sin saber muy bien si arreglaría algo o no, la verdad siempre había sido un desastre en estas cosas ¡por favor que alguien me de un manual ahora mismo para estas cosas! .- eeh... ¿alguien quiere un chocolate?.- pregunté sacando un par de ranas de chocolate de mi bolsillo, viendo como aún las miradas entre las tres chicas que están conmigo aún se encontraba algo tensa.
Hasta que la voz de Freya corto la tensión, y le preste atención, pero sin apartar del todo la vista de la pequeña Nef para ver si había comprendido y no se sentía del todo mal después de aquello.- ¡claro que te ayudaré con el tema del tatuaje! te dí mi palabra de leona, y no suelo romperla.- le dije sonriente, mientras tomaba un poco de jugo de calabaza que había en la mesa, pero salió de  boca apenas lo había tomado al escuchar las siguientes palabras de Freya.- perdón...- dije al ver cómo había saltado lejos todo el jugo y mirando divertida al esperar la respuesta de Synno, tras lo que había dicho la morena. Eso me encantaba de Freya, su no filtro, decía las cosas tal cual eran, a veces no sabía si iban del todo de verdad, o eran bromas, pero no me molestaba ese frágil limite entre verdad broma que siempre rondaban en sus conversaciones.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.330
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 637
Puntos : 346
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Invitado el Lun Jul 11, 2016 3:14 am

Wow, como tenía una facilidad para arruinar las cosas, ese año había tenido el peor año de su vida por lo mismo y ese día parecía que todo estaba tranquilo, tuvo que seguir su instinto y no ir a la cena, pero no, cometió el error de ir a la misma, cometió el error de demostrar sus conocimientos de Ravenclaw con dos personas con las que había interactuado antes y parecían buenas personas, una de ellas le había dicho en su momento que si tenía algún problema se lo dijera pero ahí estaba comportándose como una mas de las chicas de su año, una mas de las chicas que la atacó en una prueba, una mas de las personas que la hacían sentir mal.

¿Tacto? No estas chicas no conocían esa palabra y no, tampoco las veía protegiendo a su amiga, lo único que veía era un par de fieras rabiosas defendiendo su territorio, ella era protectora con su prima, su única amiga pero nunca fue como ellas, nunca se lanzaría a la yugular o buscaría herir a las personas, una vez lo hizo ese mismo año y se sintió como una basura por eso. Se sintió estúpida al pensar que eran personas buenas, no, no lo eran.

Sus ojos se cubrieron de lagrimas a cada palabra y cada ataque que lanzaron las Ravenclaw y eso que eran "familia" que cada casa de Hogwarts era una gran familia, eso era una gran mentira, las palabras de la Leona no ayudaron y solo la llevaron a contestar - No, eso no es defender, no es ser una maravillosa amiga, eso es solo demostrar superioridad y posesión... realmente creí que ambas eran diferentes cuando las conocí, pero son iguales que todos, en especial que los Slytherin. Y no Freya, no eres guapa en lo absoluto, una veela es guapa, hasta una arpía lo es, tu solo eres una gorgona jugando de modelo - su voz demostraba que estaba herida, además que de vez en cuando se escuchaba la voz cortada y las lágrimas no dejaban de brotar de sus orbes, las cuales ella limpió con sus manos al menos hasta que terminó de hablar y salió corriendo fuera del gran comedor, no dejaría ni que le dijeran nada en respuesta de sus palabras, no quería saber nada de esas mujeres y en si agradeció que al menos cuando pasó lo de su cabello no hubiera encontrado a Synnove a quien había buscado en busca de apoyo, por que en ese preciso momento se daba cuenta que la prefecta era igual a todos y que sus palabras eran vacías.

FdR: Viéndolo por donde lo vea así hubiera actuado mi pj.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 15, 2016 12:18 pm

Prefirió dejar el tema de Nina de lado, dentro de si había una lucha constante entre divertirse y disfrutar o lamentarse por algo que ya no estaba en sus manos, decidió que por lo menos esa noche estaría bien... Finalmente sería la ultima y la manera en que podría volver solamente sería siendo profesor, cosa que dudaba que pudiera suceder.

-Voy a ser auror, lo he sabido siempre -respondió, sin saber que el curso de los hechos le haría tomar un camino muy diferente -Y efectivamente me refiero a que no tengo a donde ir... Y agradezco tu invitación pero seguramente me haré un hueco con mi prima Anne durante el verano y buscaré un trabajo para independizarme totalmente porque necesito seguir estudiando.


Cuando ella le avisó ya se estaba dando cuenta, primero observó sus manos, los bellos de los mismos se habían tornado dorados en contraste con el escarlata de su piel, incluso asomó la cabeza dentro de la camisa sólo para darse cuenta de que en sus axilas había una fiesta de color y ya estaba emocionándose pensando en lo que habría dentro de sus pantalones.

-Necesito ir al baño -dijo, dispuesto a no perderse el show, se disponía a levantarse cuando el peso y el calor le desorientaron por unos momentos mientras numerosos manoteos del culpable intentaban apagarlo ¿Apagarlo? ¡El olor de cabello quemado! ¡SU MALDITO CABELLO QUEMÁNDOSE!
Se llevó ambas manos a la cabeza y no le importó el calor que irradiaba de si mismo, estaba más asustado que enojado o apenado.

No duró mucho tiempo y aunque no lo hubiera visto reconocía su maldita voz, ese estúpido grano en el culo que le arruinaba al doble el que debería ser un día perfecto; el mismo grano en el culo que estaba besando a Alice y quien actuo demasiado rapido pero no lo suficiente para evitar desatar la furia de VonBranberg.

Se levantó completamente, listo para dar batalla cuando su cabello se volvió a encender y supo sin necesidad de indagar quien era el autor de la barbarie.

-¡TE VOY A PARTIR EN DOS, SIRIUS BLACK!

Tomó un depósito con ponche y se lo echó sobre la cabeza. corrió como un flash indignamente hasta la mesa de Gryffindor lleno de pastel, mojado en ponche, apestando a quemado y con la mitad del cabello que le quedaba hecho mierda y fue tras Sirius, importándole poco que estuviera en el montón.

-Hoy es un pésimo día para cagarla -dijo, lanzándose sobre la mesa y agarrando al susodicho por el cuello de la ropa para tratar de jalarlo hacía él olvidándose por completo del lugar en el que estaba y de que aun siendo el día que era podría meterse en un problema.

-¡No te escondas tras las faldas de tus amiguitos, cobarde!
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 15, 2016 6:02 pm

- A bueno, al menos ya tienes una especie de plan para el futuro - diría con una pequeña sonrisa en los labios sin saber que en pocas horas sus planes cambiarían por lo que había pasado con Nina, aunque no tuvieron mucho tiempo para seguir hablando las cosas pasaron a gran velocidad, en un momento hablaba con el castaño, en otro eran rojos con cabello dorado y sinceramente no pudo evitar inclinar la cabeza a un lado al ver como se medio examinaba su acompañante y no supo que pensar cuando dijo que iba al baño, a donde no llegaría pues antes de lograr hacer algo mas apareció Sirius Black.

En menos de un segundo vio como el cabello de Robert se quemaba y ella no supo que hacer mas que ver como Sirius intentaba apagarlo, estaba bastante descolocada con la situación. Tenía la intensión de decir algo a Sirius pero del mismo modo que antes no pudo responder nada a Robert, no pudo hacerlo con el ojigris quien de la nada le robó un beso y que beso, la dejó algo aturdida un segundo pero al siguiente y por sus palabras no pudo mas que exclamar a voz casi de grito - ¡SIRIUS! - de no estar bajo la poción su cabellera seguro estaría encendida de la vergüenza lo mismo que su rostro, aunque este ya estaba colorado por la poción.

Realmente no pudo hacer nada mas y no sabía que mas hacer en especial por que todo desencadenó en un Robert furioso en llamas, o bueno quemado, con ponche y una poción encima dirigiéndose hacia Sirius en la mesa de Gryffindor, no supo que hacer o decir, no sabía si seguirlo o mejor quedarse donde estaba o irse, su mente tampoco es que la ayudara mucho en ese momento "Maldito Sirius" es lo único que pudo pensar aunque no estaba molesta ni lo maldecía de mala forma, pero arrgg.

Al final decidió no meterse en problemas y mejor se retiró rumbo a la sala común donde escribiría una nota para Robert la cual pediría a uno de sus compañeros que se la entregara a penas lo viera.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Jul 16, 2016 12:35 am

Con Robert


Así como todo sucedió tan rápido para Alice y Robert, para él fue igual. Apenas y había alcanzado a sentarse cuando las lechuzas del correo entraron volando al gran comedor y una de ellas prácticamente se estrelló sobre la mesa, debido al peso que traía. Era un paquete de tamaño considerable, algo así como una escoba, pero… no podía ser una escoba ¿o si?

Sirius echó una mirada rápida a sus amigos y antes de que incluso alcanzaran a llenarse de curiosidad, se abalanzó sobre el paquete para abrirlo rápidamente, cual niño pequeño la mañana de Navidad. Por supuesto, tuvo que ser Remus quien se preocupase de la agotada lechuza, ya que él y James estaban muy ocupados averiguando lo que traía el paquete que guardaba nada más y nada menos que una Saeta de fuego.

—¡¿QUÉ?!

Grito Sirius casi saltando de felicidad, para luego revisar si acaso traía alguna nota, la cual encontró, pero con nada escrito, salvo el dibujo de la silueta de un murciélago. El pelinegro entendió inmediatamente, aún cuando tuvo que hacerse el loco y quien no sabía nada ante sus tres mejores amigos. Aún así, no habría alcanzado a dar explicación alguna, por lo que pareció que en lugar de estropear las coas, Robert había llegado a salvarle la vida. Pero Sirius ya lo había visto venir, por supuesto, si el mismo le había provocado y por eso es que ya tenía incluso la varita en la mano.

—Hey —respondió riendo —No sabía que eras tan machote…

Y antes de que James alcanzara a meterse para unirse a la pelea y de que Remus dejase sus funciones humanitarias para con la lechuza para comenzar a actuar de mediador, Sirius ya lanzaba un hechizo no verbal sobre el Hufflepuff de cabellos quemados. Un Desmaius lanzó, pero la sacudida de Robert hizo que a Sirius se le moviera la varita, provocando una falla en el hechizo, lo que causó que Robert sólo quedase aturdido por un momento, el cual Sirius aprovechó para apartarse y, evidentemente alejar también su nueva escoba.

—Lo siento por haber elegido un mal día, luego me avisas cuando se te pase el período y tal vez lo discutimos.

Le guiñó un ojo y se alejó con su escoba con toda la intención de probarla, aunque sin darle la espalda a Robert, pues estaba seguro que el chico volvería al ataque en cuanto reaccionara.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.