Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

A Drunk Game of Lions. {Stella Thorne}

Lisbeth Ravensdale el Dom Jun 26, 2016 1:05 am

Estaba encantada. El curso había acabado, mis EXTASIS habían salido bien, me había graduado y era libre. Sí, era triste no volver a Hogwarts, y sería muy raro no volver nunca más a no ser que el destino me tuviese preparado algo inesperado por lo cual acabaría volviendo allí por una razón u otra, pero eso era algo improbable.

Estaba emocionada por lo que podía deparar el futuro. Por el momento el verano pintaba igual que al anterior: tenía que trabajar en trabajos pequeños para ganar algo de dinero con lo que poder mantenerme a mí misma. Aún no había recibido la herencia de mis padres debido a unos absurdos problemas legales que estaba habiendo y que tenía que resolver con mi familia. Sé que en cuanto hable con mis tíos ese problema se solucionará y me darán mi herencia sin rechistar, pero por el momento sigo sin ganas de hablar con mi familia.. aunque ya ha pasado más de un año desde la tragedia.

Aunque tenía que andar de trabajillo en trabajillo para ganarme la vida por el momento aquello no me amargaba. Me mantenía ocupada por las mañanas y el resto del tiempo era completamente para mí sola. Ya más adelante tendría que ponerme a dedicarme en serio a inscribirme en la universidad, a la que al final había decidido acudir, y a conseguir que me fichasen en un equipo de Quidditch. Ya había hablado con varios agentes en el pasado, algunos entrenadores, y tenía contactos. Sabía más o menos lo que tenía que hacer, y tendría pruebas dentro de nada. Pero hacerse una idea sobre estas cosas era mucho menos intimidante que ir en persona a hacerlas de verdad. Me moriría de nervios cuando llegase el momento de intentar entrar en un equipo, sobre todo en los que verdaderamente me interesaban, los buenos. ¡Pero no podía esperar!

Mientras tanto, las noches en libertad se utilizaban para lo que verdaderamente tenían que ser utilizadas… Salir de fiesta.

Había quedado esta noche con Stella Thorne, mi compañera de Casa y de equipo a la que tendría que dejar atrás en Hogwarts, pero no en Londres durante las noches de juerga. Stella estaba como una cabra, todo el mundo lo sabía, y era bastante alocada. Yo era mucho más afinada que ella, pero cuando llegaban las noches y la hora de meterse en líos éramos básicamente igual y sabíamos pasárnoslo genial. Habíamos ido a unos cuantos bares de Londres y ya estábamos… como decirlo… un poco a cuatro patas. Toda una visión.

Yo podía caminar y hablar y todas esas cosas, pero ya se me había pirado la pinza un poco. A Stella también, pero la noche era joven y todavía quedaba mucha fiesta por delante. Como buenas Gryffindor no hacíamos lo que sería considerado prudente en la misma situación por cualquier otra persona, que habría sido irse a casa a dormir la mona y levantarse con resaca el día siguiente a horas indecentes de la tarde. No, nosotras seguimos allí. Habíamos conocido a unos jóvenes de nuestra edad con los que nos lo estábamos pasando muy bien, y que claramente pensaban que nos faltaba un tornillo. Bueno, a Stella se le notaba que le faltaban cinco por lo menos. No sé cómo la “conversación” llegó al punto en el que les aseguramos a esos jóvenes muggles que no había nada que nosotras no pudiésemos hacer cuando nos lo proponíamos.

-¿A sí? Apuesto a que no podríais colaros en el Palacio de Buckingham y haceros una selfie con el príncipe Harry- dijo uno de los chicos, claramente intentando hacerse el listo.

Stella y yo intercambiamos una mirada muy seria entre ambas en ese momento. Muy seria. Eso solo tenía un significado…

El muggle había cometido un terrible error al retarnos de esa manera. Somos Gryffindors, después de todo. Ahora y para siempre.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Stella Thorne el Miér Jun 29, 2016 4:59 am

¡VACACIONES!
En mi lista de las cinco maravillas de mi mundo, entraba este periodo del año, en que adiós deberes, adiós reglas, adiós uniforme, adiós todo lo que significaba el deber ser, ya que en vacaciones sólo quedaba...ser, estar, dis-fru-tar.
Además había  sido un muy buen año, por fin haber podido entrar al equipo de Quidditch tras años de intentarlo, mis amistades seguían intactas, conocí a más gente de otras casas (cosa que me ha gustado mucho), sí tuve que despedir a gente que le tenía mucho cariño entre los graduados en especial a los leones que se iban, pero sabía que el contacto seguiría existiendo. Al igual que con mis amistades, ya estaban todos invitados a reunirnos fuera del castillo. Y bueno, con Synnove era diferente, recién habíamos salidos hace unas semanas por lo que de seguro en su casa no la dejarían salir aún hasta que cumpliera un determinado tiempo con ellos, un especie de "marcar presencia" para luego venir a mi hogar, donde Robert, tío Earl, manjar, truffo y yo la esperaríamos con los brazos abiertos, Synnove era una más de la familia. A ella si la extrañaba y mucho, y a pesar de que sabía que muy pronto se vendría a ´mi casa a quedarse en lo que quedaba de año, cuando mi amiga Rav no se encontraba muy cerca de mí sentía que mi locura crecía en medidas desmesuradas.
Pero bueno, que el mundo me juzgue como quiera, no esta mi pepe grillo de la consciencia así que... ¡tengo completa libertad de portarme mal!.
Y creo que esas palabras me las estaba tomando muy al pie de la letra.

Habíamos quedado de juntarnos en Londres y salir de juerga con Lisbeth una compañera de Gryffindor y de equipo, se había graduado este año,  no fue tanto el tiempo que compartimos al cien conociendonos, ya que a pesar de ser de la misma casa recién comenzamos a conocernos de verdad cuando ingrese al equipo, pero allí  conectamos enseguida, ya que nos dimos cuenta que a pesar de que Lisbeth era un poco más ¿cómo decirlo? refinada al accionar a diferencia mio, las dos estábamos hecha de una misma madera.

Fuimos de bar en bar, tomando una que otra cosa por aquí, por allá, por acá también y no olvidemos allá...en fin, tomamos su digna cantidad de alcohol que cada vez que pasaba el tiempo generaba más estragos en nuestros cuerpos.
¡salud por la recién graduada! ¡salud por el Quidditch! ¡salud por la libertad! ¡salud por el estofado de carne! ¡salud por ti, por mi y todos nuestros compañeros! ¡salud por los centauros del bosque! ¡salud por los leones! ¡salud GRRRRR (gruñido de león)! estos son algunos de los salud que recuerdo, cada vez más vagamente.
¿Era mi idea o las cosas estaban girando más de la cuenta? ¿Lisbeth tiene cuatro ojos? No, no, no algo estaba saliendo mal, cuando ya comenzaba a ver más ojos de la cuenta sabía que mi cuota de alcohol había sido superada.
Me apoyé en la pared mirando a un chico muggle que habíamos conocido en alguno de los bares. ¡PFF! Solté una risa mientras rodeaba los ojos ¿Dudaba que pudiéramos lograr lo que quisieramos reunidas? Allí se nota que no sabe lo que es ver a dos leonas empecinadas en lograr algo.

Palacio, selfie, príncipe Harry.
Mire a Lisbeth y apareció una gran sonrisa en mi rostro, luego mire a los chicos muggle, y les dije.- ¡CHALLENGUE ACCEPTED!.- grité eufórica, como había escuchado en alguna serie muggle que ví en vacaciones con Robert, un chico de la serie cada vez que lo retaban a algo, por más difícil que fuera el reto, no podía evitar decir ¡Challengue accepted! y no paraba hasta conseguirlo. Y bueno ahora, siendo altas horas de la madrugada, noche...¡lo que sea! lo recordé y me apropié de sus líneas.
Miré justo un taxi a parecer por la calle.- DETENGAN ESE TAXI.- seguí gritando, sin darme mucho cuenta de aquello, cuando tomaba unas copas demás mi nivel de escucha o de regulación de volúmenes me abandonaba y andaba toda destemplada al hablar.
Casi me tiré encima del auto, quien detuvo rápidamente sin causar ningún daño  a nadie, pero dedicándome una mirada de odio monumental, pero que no tomé mucha atención.
Nos subimos todos, quede en el asiento de atrás entre medio de Lisbeth y un chico que la verdad...no recuerdo su nombre ¿Jack? ¿Jeronimo? algo con J...creo.
- Llevenos donde Harry, el príncipe.- le dije al taxista mientras me colocaba mis lentes de sol y ponía mi mejor intento de detective. En estos momentos me sentía como protagonista de una película de acción, en esas muggles que dice "siga ese taxi" o algo por el estilo.
- ¿quiere decir el Palacio de Buckingham, verdad? .- preguntó el taxista rodeando los ojos, el otro chico muggle que estaba de copiloto asintió.- esta juventud está cada vez más perdida...- dije entre suspiros, y echaba andar.
Rodee los ojos al escucharlo mientras me echaba para atrás apoyando mi espalda en el asiento, miré a Lisbeth.- lo lograremos, lo sé...- le dije mirándola, o al menos el intento de...- ¿ves estas manos?.- le pregunté mientras se las mostraba.- trepare, trepare, trepare y donde el príncipe Harry una selfie sacaré...- le dije con aspecto serio, pero que sólo me duró segundos al darme cuenta que había rimado lo que había dicho.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.170
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 675
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Lisbeth Ravensdale el Sáb Jul 09, 2016 1:59 am

El pobre muggle no sabía dónde se había metido al retarnos a Stella y a mí a colarnos en el Palacio de Buckingham para hacernos una selfie con el príncipe Harry. Apenas nos habíamos mirado Stella y yo entre nosotras y habíamos intercambiado una sonrisa cómplice cuando ella gritó de repente, aceptando el reto. Los chicos muggles se quedaron flipando por la euforia de la respuesta de mi compañera, y yo vitoreé y me bebí un último trago para celebrar el que hubiésemos aceptado aquel estupendo reto.

Stella casi nos arrastró a la calle y consiguió detener un taxi. El pobre taxista nos miró algo preocupado, tal vez por nuestra salud mental, o tal vez porque tenía miedo de que su taxi no fuese a sobrevivir a la noche permaneciendo completamente limpio. El chico muggle nos acompañó, porque obviamente alguien tenía que estar frente al palacio esperando para asegurarse de que el reto había sido cumplido, aunque todos sabemos que realmente él lo que esperaba era vernos fracasar de una manera completamente humillante y ridícula y grabar con el móvil cómo los guardias reales nos arrestaban y así poder subirlo a Youtube y ganarse muchísimas vistas, seguidores, y likes.

-Stella, ¿qué haces con gafas de sol? Es de noche. Esto no es Men in Black- dije entre risas mientras ella se acomodaba en el taxi con una actitud muy guay. Cuando ella me habló después reí divertida.- A mí se me están ocurriendo otras cosas que hacerle con estas manos al príncipe Harry- dije con mirada de diablesa antes de romperme a reír. Estaba muy borracha, y el taxista no sabía si obedecer la orden de Stella o si llevarnos al hospital o al psiquiátrico. El chico muggle sonrió maliciosamente y comenzó a preparar su móvil para grabar en cuanto viese que era oportuno. Se iba a quedar con las ganas…

Al final el taxista obedeció y nos llevó al palacio.- ¡Paga tú, eres tú el que nos ha retado a esto!- le dije al muggle cuando nos bajamos del taxi, y él debió de considerarlo una inversión que merecía la pena y me hizo caso. Caminamos todos hasta la valla. Había algunos turistas por ahí, suficientes como para que así Stella y yo no estuviésemos completamente en el punto de mira y pudiésemos camuflarnos entre la gente.

-Aparta, no escuches nuestros planes súper secretos- le dije al muggle para que se alejase un poco y no nos escuchase hablando de magia. Porque obviamente, si íbamos a lograr esto iba a ser con magia.

-¿Sabes aparecerte? Yo no- dije, maldiciendo un poco para mis adentros mientras miraba a la valla, a los guardias, y al palacio. Todo sería más fácil si supiésemos aparecernos… Pero bueno, esto sería peligroso, y el peligro es emocionante.- Oh, pero aún tienes dieciséis años, ¿no? No importa, yo haré el trabajo sucio- me reí divertida, como si estuviese haciendo algo muy malo y me encantase. En realidad sí, estábamos siendo muy traviesas. Oh Dios, vamos a ir a la cárcel. Adiós a nuestros brillantes futuros.- Deberíamos congelar las cámaras para que no nos vean y luego crear una distracción, aprovechar, y meternos. ¡PUM! Ayúdame a buscar las cámaras- le pedí a Stella mientras buscaba mi varita en mi bolsillo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Stella Thorne el Lun Jul 11, 2016 4:19 am

¿Por qué tenía que moverse tanto el taxi? ¿desde cuando las calles de Londres tenían tantos lomos de toro? ¡ash! hacía que se me revolviera todo en mi interior, no me había dado cuenta desde cuando mi estómago se había vuelto en un barril con alcohol en él, y que en cada salto que pegaba el auto todo daba vueltas, todo. ¿ por qué de repente todo estaba tan oscuro? si no fuera por la pregunta que le había hecho la Gryffindor, ya había olvidado que me había puesto las gafas al sentirme en una película muggle, me reí ante aquello y me las subí dejándolas arriba en mi cabeza, tras mis orejas.- es la luz que irradias Ravensdale, ¡iluminas!.- dije abriendo mis brazos divertida, mientras sentía como gruñía el taxista, le tiré la lengua de manera infantil al conductor, y volví a mirar a Liss, y sonreí ampliamente.- a que sí... la verdad no esta nada de mal ese príncipe.- dije mientras movía mis cejas de arriba a abajo rápidamente.- si llegas a sacar una solo fotografía sin pedirme permiso, ese celular se hará añicos en menos de que digas Buckinglksfhl, Buckingh... ¡arg, apenas digas el nombre del castillo!.- terminé diciéndole exasperada al chico muggle que había comenzado a preparar su celular esperando un fracaso inminente por parte nuestra. Y yo con ganas de rebatir no podía del todo ya que  mi lengua no me estaba ayudando mucho a articular palabras. - f]]además la única fotografía que obtendrás esta noche, es la de nosotras junto al guapo Harry, ¡el príncipe de príncipes!.[/b]- dije haciendo un gesto de la realeza pero fallando en el intento ya que justo el auto se había topado con un lomo de toro, y había saltado pegandome en el techo del auto.- ouch.- dije a lo bajo sobando mi cabeza.- si seguimos así, terminaré por vomitarle al muggle que esta a mi lado.- le dije en un intento de hablar "bajo" a Liss, pero por la reacción del chico que estaba a mi lado y que ahora se había alejado, de seguro había escuchado perfectamente mis palabras.
En eso llegamos, Liss abrió la puerta del taxi, y le dijo al chico muggle que pagará por nosotras, antes de alejarme con ella, me acerqué a la ventana que daba al conductor del taxi.- ¡gracias por todo, fuiste un encanto!.- le dije de manera sarcástica mientras le lanzaba un beso sólo para molestar al taxista, quien sólo rodeo los ojos y apretó el acelerador para alejarse cuanto antes de  nosotros y de lo que fuesemos hacer allí.
Me giré, y ¡wow! todo giró, sonreí volví a dar vuelta mi cabeza rápidamente la sensación a diferencia de lo que hubiera pensado era muy agradable, el castillo estaba muy iluminado cosa que al girar se veía realmente hermosos, pequeños puntos de luz...por todas partes.
Me reí al ver cómo Liss alejaba al muggle, yo me acerqué a ella.- eeh.. noup.- terminé por decirle tras un rato que pensaba en la posibilidad de hacerlo de todas formas, sin tener aún ni la edad, ni el permiso, ni la experticia, pero en eso la voz de Synno apareció en mi cabeza "no hagas una locura que luego hará que te prohiban volver al castillo".- la verdad no, no puedo aparecerme ni hacer magia ¡Maldición!.- terminé por decir frustrada, aún no tenía la edad suficiente, quería pronto cumplir la edad, y poder hacer magia cuando quisiera, si la hubiera tenido en estos momentos, esta misión podría haberse hecho en menos de que dijéramos ¡centauros azules!.- es por eso que me caes tan bien Liss.- le dije sincera mientras escuchaba como decía que ella haría el "trabajo sucio".-¡cámaras , ok!.- dije en alto, mientras comenzaba a buscarlas, pero en eso observó que las vallas no son del todo tan difíciles de escalar, entre cerré mis ojos para observar si no tenían electricidad o esas cosas, pero se veían libres de aquello, sonreí de lado maliciosa, y con mi excelente don de poder escalar cualquier cosa desde pequeña, logré subirme a la cima de la valla que nos separaba.- Pst! ¡pst! Liss, mira donde estoy.- le dije divertida a Liss que estaba buscando aún por el otro lado cámaras, estando en la cima la miré sonriente al ver su expresión de asombro al pensar ¿cómo carajos había llegado tan alto?, pero en eso siento un desequilibrio.- wow...- dije afirmando bien.- acá hay dos cámaras.- le dije en un intento de "susurro", mientras le señalaba las cámaras que estaban  mi lado, y recordando un par de chicles que me quedaban en mi bolsillo, los saqué rápidamente me metí una en la boca, lo mastique un poco y lo coloqué en la cámara para taparla, lo mismo hice con el otro chicle y cámara.- ¡Vualá! te dije que estas manos pueden hacer muchas cosas.- le dije divertida, en eso se me salé un hipo.- Ups!, ¡ataque de hipo!.- dije divertida, mientras tomaba mucho aire par aluego aguantarmelo dentro, para ver si el hipo se iba de mi cuerpo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.170
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 675
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Lisbeth Ravensdale el Jue Jul 21, 2016 7:48 pm

Si hubiese estado sobria, habría pensado que todo esto era una enorme gilipollez y no hubiese seguido adelante con el plan. Si hubiese estado un poco menos borracha habría pensado también que todo esto era una enorme gilipollez, y me hubiese ido a mi casa a dormir la mona tranquilamente para por la mañana despertarme con una terrible resaca. Pero no, estaba muy borracha, esto me parecía una idea estupenda, y mañana me despertaría con resaca y muy seguramente en un calabozo muggle. ¿Pero a quién le importa?

Stella no podía hacer magia fuera de Hogwarts todavía, lo cual en realidad era una putada porque lo hacía todo mucho más difícil. Pero la dificultad hacía que las cosas fuesen emocionantes. Stella amenazó al muggle para que no nos grabase ni nos hiciese fotos (esperaba que la hiciese caso, pues sino no me gustaría ser él cuando ella se cabrease y le dejase la cara del revés), y entonces ambas nos pusimos a planear el “asalto” al palacio real. Ninguna de las dos podía aparecerse, así que esto definitivamente iba a ser difícil, pero estábamos felices las dos con esa locura.

Lo primero de lo que teníamos que encargarnos era de las cámaras. Stella se dispuso a hacerlo de una manera nada discreta con un chicle mientras yo permanecía oculta en el rinconcito al que me había ido lejos de miradas indiscretas, sacaba mi varita, y con un hechizo me cambiaba de ropa. Al estar borracha sin querer me salió mal el hechizo un par de veces, y me vestí accidentalmente con un pijama rosa chillón, un mono verde de flores ESPANTOSO que me habían regalado hace tres años y que no había tirado porque me daba pena ero estaba muy escondido en el fondo de mi armario como si fuese el más horrible de mis secretos o el peor de mis pecados, y con un sombrero cubierto de purpurina de una fiesta de Año Nuevo antes de conseguir por fin que el hechizo me saliese bien. Todos esos horribles atuendos desaparecieron y fueron reemplazados por ropa discreta y negra. Me até el pelo en un moño mal hecho, y me lo tapé con un gorro que también había hecho que apareciese. Estaba borracha y no me importaba nada, pero… no quería dormir en un sucio calabozo muggle lleno de prostitutas de barrio malo y de camellos, la verdad.

-¡Toma!- le dije a Stella, tendiéndole una visera. No era mía, sino que con un Accio se la había robado se la había robado a un turista despistado que estaba en la otra punta de la plaza y que no se había dado cuenta de nada. Nadie me había visto.- Póntela- dije, poniéndosela yo misma sobre la cabeza con tanto ímpetu que hasta le tapé los ojos.

Ella se había encargado de las cámaras que estaban cerca. Ahora teníamos que deshacernos de las que estaban lejos. Vi algunas en los muros del palacio, cerca de la entrada, y los apunté con mi varita escondiéndome detrás de Stella. Con un hechizo congelador cubrí de hielo las cámaras, cegándolas.

-¡Perfecto!- exclamé feliz.- Ya podemos ponernos manos a la obra…

-¿Cómo te has cambiado de ropa de repente?- el muggle había estado lejos de nosotras y no había visto nada de lo que yo había hecho con magia, pero se había acercado para meterse con nosotras porque pensaba que n íbamos a conseguir nuestro objetivo, y ahora estaba confundido.

-¿Qué? Yo he estado vestida así todo el tiempo- dije haciendo como que hablaba completamente en serio, pero no pude aguantar una risa floja causada por la borrachera.- Que sí, que he estado vestida así todo el tiempo.

-No, tú estabas de fiesta…

-Estás loco- insistí, riendo aún. Miré entonces a Stella.- ¿Preparada?

Me puse detrás de ella para ocultarme de la vista de todos usando su cuerpo como escudo. Conjuré varios Confundus apuntando a los guardias apostados por todas partes, y gracias a eso no se dieron cuenta cuando Stella y yo trepamos la valla y saltamos por ella, colándonos así a los terrenos del palacio real. Me giré y miré al muggle a través de los barrotes. Estaba alucinando bastante, y le saqué la lengua burlonamente antes de echarme a correr junto a Stella hacia la puerta principal. Algunos guardias reales nos vieron y, ya libres del Confundus, estuvieron a punto de ir a por nosotras, pero incluso borracha mis reflejos eran rápidos y les lancé unos Petrificus Totalus que les dejaron tiesos. ¡Ellos siempre estaban tiesos, no se notaba la diferencia!

Llegamos a la puerta del palacio sin ser interceptadas por nadie. Un Alohomora fue todo lo necesario para abrir la puerta y… ¡Voilá! ¡Estábamos dentro del Palacio de Buckingham!
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Stella Thorne el Miér Jul 27, 2016 4:02 pm

10 segundos, 11, 12....- ¡hip!.- mierda no se va este hipo, fruncí el ceño y volví a tomar mucho aire para contener la respiración, no sé a dónde he leído, quizás fue en corazón de bruja, maldición...solté el aire y suspiré frustrada, a esa revista hay que creerle el 50% y lo demás son inventos, y quizás estos de la respiración era también uno de sus inventos.- ¡corazón de bruja mentirosa! ¡hip!.- agregué después, aunque no sé muy bien si se entendió, ya que mi lengua se adormeció o algo así, o lo siento así, o está así...mierda debo hacer menos ruido ¿verdad? ¿dónde está Liss? ¿por qué estoy tan alto?. Mire al suelo y por primera vez en mucho tiempo sentí vértigo, ¡Yo sentí vértigo! no lo pensé más y bajé cuidadosamente hasta que mis pies tocaron nuevamente el suelo, parece que ya no tenía el hipo...- ¡Hip!.- fruncí el ceño, quizás intentarlo una última vez...tome mucho aire hasta que mi rostro quedó inflado y comencé aguantar la respiración, pero en eso llega directo a mi cara una sombrilla, mire a la persona que la sostenía y ví a Liss toda de negro.

- Hey ¿cuándo sucedió todo eso?.- pregunté divertida.- ¡Hip!.- agregué después al sentir como Liss me la ponía sobre mi cabeza , esperen un momento ¡no veo!.- ¡Liss no veo! ¡He quedado ciega! ¡HIP!.- grité después mientras movía mis manos en busca de algo, oh...la visera, me la levante, y nuevamente el castillo con su amiga leona volvían a estar frente mío, me reí.- ¡hip!.-

En eso Liss se pone en mis espaldas, y noto como lanza un hechizo a las cámaras dejándolas congeladas.- ¡Vamos equipo! .- dije emocionada al ver que ya estaba todo listo para sacarnos esa selfie.

Fruncí el ceño al escuchar el muggle y como interpelaba a Liss, me acerqué a él, sin tener mucha consciencia de las distancias, así que no sabría decir si estaba muy cerca de él, o estaba gritándole a metros de distancia, pero sea como fuere le apunte su barba.- ¡Hey! ¿que son todas esas preguntas?, es que acaso ¿nosotras te hemos preguntados porque almacenas comida en tu barba? ¿eh? ¿EH? pues no, así que tu sht.- termine diciendo mientras hacía un gesto con mis dedos de sellar los labios.

- SIempre estoy preparada .- agregué después hacia Liss, con una gran sonrisa y haciendo una pose ridícula, que espero se me olvide mañana.

Ok, todo lo que ocurrió posteriormente paso muy rápido, estoy segura que si me preguntan a la mañana siguiente ¿qué fue lo que pasó? diría: Liss me tomó del brazo y haciendo presente sus destrezas con la varita un  Confundus lanzó, por aquí y por allá, y los guardias del palacio real con unicornios se han puesto a soñar, corrimos, corrimos, y una valla subimos. Luego un Petrificus Totalus apareció, y congelados a los guardias dejo.
¡Oh! como olvidar el Alohomora, que como una mora el castillo se abrió. Ok el final deberé arreglarlo, y de seguro mañana ni recuerde la rima que cree en mi cabeza mientras Liss me movía para todas partes, pero olvidando todo eso ¡YA ESTAMOS EN EL CASTILLO!

-Liss, quiero ser como tú cuando grande.- termine por decir divertida a la chica, mientras con una gran sonrisa observaba la belleza del lugar. ¡era enorme!.- No sé si pueda hacerlo, pero debemos movernos rápido, por más que me gusté ver tus destrezas y buenos reflejos de leona, si un mago se entera, estamos fritas, como los huevos de la mañana.- agregué por lo bajo, mientras comenzaba a mirar donde sería mejor ir, y en eso recuerdo...- Liss se me fue el hipo.- dije emocionada, todo está mejorando eran buenas señales.

- Ahora, si yo fuera el príncipe Harry, ¿en qué lugar estaría?.- dije en voz alta, mientras pensaba, ¿estaría durmiendo? jamás, ¿estaría en el balcón con un trago en la mano? mmm sí puede ser, pero eso es para la tv ¿estaría dónde? en eso como si de una ampolleta se prendiera sobre mi cabeza, el lugar adecuado llego a mi cabeza.-¡ya sé donde puede estar! sígueme.- le dije divertida, mientras sigilosamente comenzaba a subir unas escaleras enorme que estaban en frente.

Subí rápidamente, pero lo que no me esperaba, y de seguro era por mi estado de ebriedad, que por más que lo intente ocultar ¡si señores estoy borracha y mucho! no sé si la cosa que está allá es un florero que camina o una señora que se acerca a nosotros.- oh mierda, señora en frente Liss.- le dije mientras le levantaba la mano con su varita para que lanzará un hechizo, y lo hizo dejando a la muggle congelada. AL pasar al lado de ella le saque la lengua de manera infantil.

No sabía muy bien dónde me dirigía, pero Robert siempre decía que no entendía cómo, pero por más perdida que me encuentre como si una brújula dentro mio se tratase todo el tiempo lograba encontrar el lugar que andaba buscando, y esta vez no sería una excepción...sonreí al escuchar sonido provenientes de una sala, era de juegos de combate, y por el audio era "Mortal Kombat" vaya... pensaba que el príncipe era clásico pero nunca tanto, miré a Liss y le sonreí.- creo que hemos pillado a  nuestro príncipe.- le dije a lo bajo, mientras silenciosamente abría la puerta y se lograba ver al príncipe Harry jugando animadamente, y detrás suyo dos gorilas enorme vestidos de negro, tragué saliva ¿y ahora qué hacemos?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.170
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 675
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Lisbeth Ravensdale el Jue Ago 04, 2016 2:39 am

-¡BÚ!- intenté darle un susto muy grande a Stella cuando esta comenzó a tener hipo, pues todos sabemos que los sustos quitan el hipo y todos odiábamos tener hipo por la tensión que nos causaba saber que en algún momento alguien nos iba a asustar para que se nos quitase.- ¿Funcionó?

Poco después, de una manera completamente surrealista y que seguramente acabaría con Stella y conmigo siendo arrestadas de una manera muy pública y muy humillante para ser lanzadas a un calabozo de comisaría llenos de camellos y prostitutas baratas de esquina de barrio de mala muerte y de carretera, entramos dentro del Palacio de Buckingham. 

-¡Lo logramos! ¡Já, chúpate esa, muggle tonto! Anda que dudar de nosotras...- murmuré con cara de flipaba mientras miraba a mi alrededor. Cuando Stella me dijo lo del hipo la miré casi esperando que de repente el hipo le volviese de nuevo, pero no, sí que se le había ido. Aplaudí felizmente.- ¡Bien! ¡Ahora no delataras nuestra presencia aquí!

Aunque nuestra presencia de delataría ella sola a sí misma sí continuábamos ahí paradas cual pasmarotes esperando que los de seguridad, servicio, o miembros de la Casa Real apareciesen. Stella se dispuso a preguntarse donde estaría ella si fuese el príncipe Harry.

-En Las Vegas con el culo al aire delante de la ventana de un hotel para que las cámaras tengan un buen ángulo- dije con tono como si estuviese hablando completamente en serio. Stella decidió entonces a donde teníamos que ir, y me guió por el palacio como si supiese perfectamente a donde teníamos que ir. Porque las chicas que van borrachas como cubas siempre saben a donde ir, sí señor. Estuvimos a punto de ser pilladas por alguien, pero Stella me utilizó como si fuese una marioneta y prácticamente no obligó a congelar a la persona que se acercaba a nosotros por el pasillo en el que estábamos.- ¡Oye!- protesté tras recuperar el control de mi brazo, aunque luego me reí.- ¡Lo siento!- le dije a la persona congelada antes de que nos alejásemos de ahí rápidamente y desapareciésemos en otros pasillos en búsqueda del apuesto príncipe de cabellos como la zanahoria y pecas en el rostro. 

¡Y le encontramos!

-Wow, ¿cómo lo haces?- yo me hubiese perdido segurísimamente, estaría dando vueltas por ahí hasta que alguien me pillase y llamase a la policía y me detuviesen. ¡Y no tengo dinero para pagar una fianza! Ahora solamente nos quedaban dos obstáculos: sus gorilas. Eran enormes, fuertes, y con pintas de poder partir a alguien en dos. Pero yo tenía una idea.- Esto lo soluciono yo rápidamente- murmuré de manera traviesa mientras les apuntaba con la varita.- ¡Desmaius!

Y ahí de simple fue. Ambos gorilas cayeron al suelo inconscientes de repente, dejando al príncipe sólo y listo para que nosotras llegásemos al objetivo de nuestro plan y de la apuesta. Entramos en la sala mientras él los miraba aturdido, sin saber qué estaba pasando, y cerré la puerta de la sala y la sellé con magia. 

-Hola, Alteza- dije haciendo una reverencia que, debido al alcohol, estuvo a punto de hacer que perdiese el equilibrio, cayese, y agarras a Stella tirándola también conmigo al suelo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Stella Thorne el Mar Ago 09, 2016 12:32 am

Recibí el intento de Liss de querer quitarme ese Hipo del demonio, espere por unos segundos para cerciorarme si realmente había dado resultado.- ¡HIP!.- salió de mi boca, respondiendo a las dos el enigma anterior.

Después de un ¡Zas! ¡Plaf! ¡Catumbúm! y vueltas más vueltas, luces brillantes, hipos y demases, ¡We are here Bitches! dentro del palacio, me reí al escuchar a Liss referirse así del chico, la verdad sí era un tonto, pero la verdad de las verdades que ya lo había olvidado hasta allí, había pasado cosas más emocionantes en el camino que me habían hecho olvidar el motivo por el cual nos encontrábamos aquí. Salté feliz haciendo estupideces con mis manos de lo emocionada por ya no tener el hipo que nos ponía de los nervios, aunque siempre alerta porque esa cosa del mal podía regresar y en el momento menos indicado.

- Hey! y si es así ¿qué hacemos aquí en este aburrido castillo?.- pregunte haciendo pucheros, realmente imaginándome la imagen que había dicho la leone y teniendo unas terribles ganas de estar allí ahora, creyendo fielmente que esa imagen era posible. Pero tan rápido me la imagine tan rápido se fue de mi cabeza, ya que comenzamos a recorrer los pasillos del palacio en búsqueda del príncipe perdido.-
- ¿dónde estás pequeño-gran Harry?.- dice de manera de cántico por los pasillos, un poco parecido a esas películas de terror, cuando el malvado busca al pobre inocente que se esconde de sus garras, pero sin esa intención en absoluto, pero con los litros de alcohol que tenía encima no podía diferenciar muy bien entre los inocente y lo malvado.

Una señora congelada, y dos gigantones desmayados fueron suficientes para encontrarnos las dos leones en la puerta de un príncipe Harry muy animado con su juego.
Entramos y Liss intento hacer una especie de saludo, y generando una gran carcajada en mí.- pero que elegancia.- le dije a Liss divertida, para luego yo imitar su movimiento.- Todo un honor alteza.- seguí diciendo divertida, en eso veo que si no le explicabamos en estos momentos que hacíamos allí, saldría de su estado de shock evidente y comenzaría a gritar a los cuatro vientos que dos locos se habían apoderado de su pieza.

- ¡No te alarmes! ¡Por favor! Sólo dos inocentes mujeres, que se sienten conmovidas por su labor altezaneano.- dije sin darme cuenta de la nueva palabra que había inventado.- sólo queremos una...una foto, nada más, y nos iremos por esa puerta del mismo modo en que vinimos sin causar daño alguno...- le dije con total tranquilidad, mientras el me miraba con un rostro aún sin comprender nada.

¿y qué pasó se preguntaran? ¿logramos nuestro objetivo? ¿está esa famosa selfie? ¿el muggle tuvo que pagar su apuesta?
¡SELFIE IS HERE!:
Ahora ¿cómo sucedió? ¿el príncipe Harry gritó, nos tiró sus los controles de su wii por la cabeza y lo accedió? ¿nuestros encantados fueron tal que cedió sin chispar?

- ¿CÓMO LLEGARON ACÁ?.- gritó como cual príncipe en apuros, sin saber muy bien si existía alguien en el palacio que pudiera ayudar, de cierta forma me esperaba esa reacción.
- Con mucha astucia sigilosa, y unas sonrisas encantadoras.- le dije mientras depositaba una sonrisa en mi rostro como ejemplo, claramente dejando de lado toda la parte de la borrachera, apuesta de un muggle, la magia, los hechizos, y nuestra locura leona.- Vamos Liss te toca.- le dije sin saber que más decir y poniendo a la pelirroja delante mío, y además porque sentía venir nuevamente una ola de hipo apoderarse de mí.

Pd: No es la mejor fotografía del mundo, pero está hecha con mucho love y locura (?) jajajaja xD
el único que sale bien es el príncipe, pero que más da, ¡ESTA LA FOTO! xD
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.170
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 675
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Lisbeth Ravensdale el Sáb Sep 24, 2016 8:17 pm

Estaba casi al ciento por ciento segura de que lo que estábamos haciendo era muy ilegal, pero a mi mente ebria eso le importaba un pimiento. Stella y yo somos Gryffindors, ¡todo nos importa un pimiento con tal de divertirnos, sobre todo si es súper arriesgado y la mitad de nuestro sistema sanguíneo consiste en ese momento de alcohol en vez de sangre!

Yo, lógicamente, fui la encargada de quitarnos a los muggles que nos estorbaban de en medio. Bueno, eso sonaba mal, eso parecía algo que un mortífago diría. Simplemente utilicé de manera sabia mis conocimientos mágicos y aproveché mi mayoría de edad para que nadie nos molestase y pudiésemos cumplir feliz y pacíficamente con nuestra misión en el palacio. Y así fue como nos encontramos de repente en presencia de nada más ni nada menos que el príncipe más atractivo del mundo, el príncipe Harry.

Le di una colleja a Stella por burlarse de mi intento de reverencia. ¡Como si la suya hubiese sido mucho mejor! Entonces Stella se dio prisa en hablar con el príncipe Harry para que no se alarmase y se pusiese a gritar como un loco llamando a toda la seguridad del Palacio Real, una reacción completamente justificada. Pero Stella estaba muy borracha y dejó que yo me encargase de las cosas importantes entonces, que eran calmar al pobre príncipe a quien casi le daba un infarto por encontrar a dos perfectas extrañas ahí, y conseguir la foto que habíamos pedido.

Pensé rápidamente (o todo lo rápido que mi estado ebrio me lo permitía) y entonces me ausenté un segundo de la sala, dejando sola a Stella con el príncipe durante ese tiempo mientras yo salía al pasillo. No podía hacer magia delante del príncipe (sí, le había echado un Desmaius a sus gorilas, ¡pero él no me había visto así que no contaba!) así que solo volví a sacar mi varita cuando nadie me estaba mirando. Cambié el atuendo que me había puesto para colarme en el palacio por el precioso vestido de fiesta que había llevado puesto antes, y entonces conjuré un “Accio alcohol” para que llegasen a mis manos unas botellas CARISIMAS que había en algún lugar de ese palacio. Esto es robar, ¿no? Bueno, a quién le importa un delito tan pequeño después de haber cometido el delito de allanamiento de morada…

Volví a la sala en la que estaban el príncipe y mi amiga y le dediqué mi sonrisa más sensual y encantadora mientras alzaba en alto las botellas de whisky en el aire.

-La verdad es que somos una sorpresa, Alteza. Un amigo suyo nos ha enviado aquí.- No, no era para nada consciente de que esas palabras hacía que pareciese que Stella y yo éramos prostitutas de esas que se pedían por teléfono a domicilio.

Estoy convencida de que el príncipe había bebido antes de ponerse a jugar a la consola, porque tras otro intercambio de palabras que cada vez hacían que todo fuese más surrealista, se calmó y no le importó que estuviésemos allí. ¡Nos dejó quedarnos allí! Así que él, Stella y yo nos pusimos a beber e incluso a bailar ya reír un rato (después de comprobar que no estábamos armadas y de que el alcohol no estaba envenenado, no fuese esto a ser un atentado contra su vida…) y entonces… ¡conseguimos la selfie!

El muggle que nos había retado me seguía en Instagram, así que subí la foto con mi móvil para que se diese cuenta de que habíamos cumplido el reto.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Stella Thorne el Lun Oct 10, 2016 9:22 pm

¿Por qué? ¿Por qué frente a cualquier pronostico, clima, hora, día  siempre terminaba en problemas?
Hasta el momento no nos habían descubierto, a pesar de que a hasta un muggle dudo de nuestra posibilidad de lograr aquello por el estado de alcohol en la que nos encontrábamos. Pero lo que pasaba es que aquel iluso joven muggle no sabía datos muy importantes a la hora de elevar esa apuesta, de hecho si lo pensaba mejor habían hecho un poco de trampa, porque aquel joven muggle no sabía que ellas dos era magas y no cualquieras sino unas que pertenecían a Gryffindor, donde se supone se encuentran las personas más osadas y orgullosas.

Y sin importar que no pudieran dar más de dos pasos en una misma dirección, que tuviera el equilibrio de una pulga y que al menos por mi parte el Hipo iba a convertirse mi nuevo lenguaje, aceptamos la apuesta que rompía de seguro más de una regla tanto muggle como mágica.

Y para sorpresa de todos, todos aquellos poco creyentes de esta dos gryffindor borrachas se deben dar golpes en el pecho, porque ahora se encontraban las dos en la misma habitación que el mismísimo Príncipe Harry, uno de los príncipes más importante y porque no decir guapo de los últimos tiempos.

Sí era una locura de dónde se mirase. Trate de evitar que gritara con excusas que no convencían a nadie, por lo que preferí cederle aquello a Liss, qué de seguro tenía más raciocinio que yo en estos momentos, pero para mi completo asombro me dejó sola en la habitación, abrí mi boca cuando la puerta se cerró, tragué saliva y dirigí lentamente mi mirada hacia el príncipe.- Yo...digo...ella quería hace mucho ir al baño ¿sabes? Pero de seguro vuelve muy...pronto, sí pronto, muy, muy pronto...- seguí diciendo mientras alargaba las palabras para ver si así Liss volvería a entrar por esa habitación.- ...en unos segundos, ¡qué digo! milésimas de segundo...- seguí diciendo en cuanto la puerta se volvió a abrir con una Lis toda guapa con su vestido que llevaba en la noche.-...ella volverá a aparecer.- terminé de decir mirando a la gryffindor sonriente. De seguro había dejado al príncipe sin palabras, giré mi mirada y sonreía más aún, efectivamente así había sido.

Escuché las palabras y la mire con ojos interrogantes, pero luego sonreí algo nerviosa.- Eso, un amigo nos ha enviado.- le dije para corroborar las palabras de la otra gryffindor.

Y al parecer ese era el día de suerte de las dos, ya que el príncipe había aceptado calmarse y tomarse un par de copas con nosotras, al parecer estaba siendo una noche muy solitaria para él, bebimos, bailamos, y nos la pasamos muy bien. De seguro gracias a todo el alcohol que habían bebido hasta ese momento no recordarán nada la mañana siguiente, pero al menos ya tenían en su poder la selfie, que despertasen como despertasen les recordaría que habían cometido una estupidez del porte del titanic pero que habían salido victoriosas, las dos habían logrado entrar en la tabla con Rose y haber sido rescatadas ilesas.

Salimos del palacio, y caminamos hacia una esquina, todo me giraba y apenas podía mantener los ojos abiertos. Tomé del brazo a Liss para poder caminar de mejor manera.- Esta noche me la he pasado fantástico.- le dije costantandome mucho pronunciar todas las letras bien.-
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 18
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.170
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : --
RP Adicional : +2F
Mensajes : 675
Puntos : 366
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Lisbeth Ravensdale el Mar Nov 29, 2016 10:23 pm

Si mis padres estuviesen vivos me echarían la bronca del siglo al enterarse de que me había colado borracha y usando magia para conseguir mi objetico en el Palacio de Buckingham. No solo me echarían la bronca del siglo y me dejarían encerrada en mi habitación castigada durante el resto de mi vida, sino que probablemente también me matarían. ¿Es que a quién se le ocurre, en serio? ¿Estamos locas o somos idiotas? Tal vez un poco de las dos, en nuestro estado ebrio. Con la misma seguridad con la que afirmaba que mis padres me habrían matado tras enterarse de la estupidez que había hecho, afirmaba también que mi hermano se hubiese reído hasta llorar, se habría sentido orgulloso de mí y me habría considerado la mejor hermana del mundo. Probablemente incluso se habría quejado de que no le avisásemos de lo que íbamos a hacer para que nos acompañase.

-Sales muchísimo mejor que yo, ¿por qué sales mejor que yo?- protesté ebriamente a Stella tras ver la selfie que nos habíamos hecho con el príncipe Harry.

Subí la foto a Instagram para que el muggle la viese, sin darme cuenta de que mi perfil era público. Para colmo le puse hashtags, y sin darme cuenta se la estaba ofreciendo al mundo entero. Comencé a ver el número de Likes subiendo cada vez más. En unos segundos había veinte. En cinco minutos había más de cien. Cuando lo volví a mirar después de un buen rato de juerga había miles.

-¡Somos famosas, Stella!- exclamé, ebriamente feliz.

No me daba cuenta de que esa foto ya estaba por todo internet y la gente se estaba preguntando quiénes eran las dos misteriosas chicas claramente jóvenes y posiblemente menores de edad (Stella lo era en ambos mundos) que estaban con el príncipe Harry claramente ebrias, por qué estábamos en el palacio, y en revistas de cotilleos eso sería visto como un nuevo escándalo del pobre príncipe. ¿Pero a quién le importaba? Nosotras teníamos nuestra selfie.

Salimos del palacio. ¿Cómo? Ni idea, no me acuerdo. Bendito alcohol. A Stella apenas se le entendía cuando hablaba, pero yo sí que la entendí. Parece que los borrachos comparten un lenguaje común que los ebrios no son capaces de entender.

-Yo también- asentí, tan ininteligiblemente como ella, pero ella me entendía porque estaba borracha. ¿Veis la lógica del asunto?

Que llegásemos esa noches ambas a nuestras respectivas camas fue un verdadero milagro. Al día siguiente nos esperaba una resaca épica, y noticias muggles de lo más interesantes…
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Sophie Turner
Edad del pj : 18
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 1.600
Lealtad : Orden del Fénix
Mensajes : 146
Puntos : 96
Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.