Situación Actual
21º-14º // 5 octubre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Edward W.Mejor PJ ♂
Abigail GreyMejor PJ ♀
Henry KerrMejor User
Zoe LevinsonMejor roler
Circe MasbecthMejor Mortifago
Fiona ShadowsOrden del Fenix
Alex & ZoeMejor dúol
Denzel S.Premio Admin
Afiliaciones
Hermanas [2/4]
Expectro PatronumExpectro Patronum
Directorios [8/8]
Élite [36/40]
1zp6r0z.jpgSaint Michel UniversitéMagic WordsBelovedHogwartsExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro PatronumExpectro Patronum
Redes Sociales
2añosonline

Ese incómodo momento en que... [Lily <3]

Invitado el Lun Jul 11, 2016 3:24 pm

Habían pasado dos semanas desde aquel día en que habían decidido celebrar el ingreso de Stella al equipo de quidditch y... James no se lo había podido sacar de la cabeza. Era cierto que al final no habían celebrado nada... por culpa de Sirius, claro. Se preguntó por millonésima vez por qué no le había hecho caso a esa parte de él que había desconfiado de su amigo aquel día y se repitió que no volvería a darle un voto de confianza así, jamás. Y es que Sirius se había comportado como siempre, sí, pero... que hubiera decidido servirles él mismo las cervezas había sido sospechoso, sin embargo, James se había dicho a sí mismo que no eran más que imaginaciones suyas y, claramente, no lo habían sido.

No es que le hubiese molestado especialmente dormir al lado de dos chicas guapas... más aún teniendo en cuenta que una de ellas había sido su querida Lily pero... ¡¿Pintarle la cara?! ¡A él! Eso sí que no podía perdonárselo, Sirius iba a recibir una buena venganza por aquello... pero sería cuando James tuviera la cabeza lista para pensar en otra cosa a parte de Lily y de que desde que habían despertado no había podido hablar con ella a solas...

Tenía que admitir que había sido sumamente incómodo despertar en aquella situación, abrazando a ambas chicas y... no, definitivamente esa no era su idea de un despertar junto a Lily, no se le parecía en nada, no.

Suspiró tumbado en su cama, se preguntaba qué había pasado por la cabeza de la chica aquel día y si sus nulos encuentros aquellas dos semanas se debían a que le estaba evitando o algo así. Vale, de acuerdo, tenía que admitir que esos días no había estado precisamente acosándola por los pasillos, pero es que ¡no sabía qué decirle! ¿Debía actuar como siempre y hacer como que no había ocurrido nada? En realidad ¡no había pasado nada! Solo una broma que merecía una venganza en el sentido más amplio de la palabra.

Se levantó de golpe, pensando precisamente en eso. En vez de seguir dándole vueltas al asunto de Lily se pondría manos a la obra con la venganza y ya tenía una buena idea para ello. Salió de su habitación y bajó los escalones rápidamente hasta llegar a la sala común, su intención era salir de la sala pero se quedó parado junto a las escaleras al divisar a la única persona que había en esa sala a parte de él: Lily.

Si la chica hubiera estado de espaldas quizá ni la habría visto, pero no, estaba de cara a él y evidentemente también le había visto. Carraspeó, sintiendo cómo el aire se tornaba ligeramente más denso e incómodo.

—Lily...—susurró, se llevó la mano al pelo, revolviéndolo, como siempre hacía cuando estaba nervioso. —¿Qué...?—quiso preguntarle muchas cosas pero lo único que salió de sus labios fue ese escueto qué que quedó en el aire.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 15, 2016 6:08 pm

Habían pasado dos semanas desde que despertó en los brazos de James Potter, con la cara pintada y acompañados de Stella, lo mas lógico es que les dieran una poción de dormir o que hubiera algo en las bebidas por lo que no estaba segura que pasó ese día solo que quería matar a Sirius y no podía ver a James por lo que lo evitó lo mas que pudo, solo se vieron en clase de Herbología pero no hablaron mucho ni nada por lo de los hongos y que claramente ella no quería hablar o interactuar mucho con un chico que le gustaba, que vio con pocas prendas un día y ese mismo día terminó durmiendo entre sus brazos.

Ese mismo día y los posteriores se había enojado con Stella, tanto por ser la responsable de la situación como por haber despertado entre los brazos de James, lo lógico es que se molestara con el castaño y no con su amiga, pero se enojó con su amiga, aunque ya para ese momento ya estaban bien, pero había estado evitando al chico con ahínco que verlo ahí frente a ella no era algo que le agradara mucho en especial por que ambos se llegaron a ver por lo que no podían hacer de cuentas que no fue así y evitarse.

Mientras James parecía querer salir de la sala común, ella ingresaba a la misma, él terminaba de bajar las escaleras de los dormitorios de hombres y ella pensaba dirigirse a las de las chicas cuando sus miradas se cruzaron a unos metros de distancia entre ellos, no podían evitarse, no había forma ya se habían visto no podían hacer como si no fuera así y seguir su camino y todo se tornó incomodo, MUY incomodo.

- James - no supo que mas decir, ni pudo decir mas que el nombre del chico mientras desviaba la mirada y se sonrojaba, claramente muchas cosas vinieron a su memoria y odiaba no poder mantenerle la mirada como siempre había logrado hacerlo, una vez mas quería matar a su compañera de cuarto, aunque sabía que no podía culparla de todo, pero, era realmente molesto estar ahí como una niña enamorada, aun cuando efectivamente era su caso.

- Tu... ¿Como...? ¿Que...? - no sabía que preguntar así que al final decidió dejar de intentarlo y posó su mirada en la de él sin saber que mas hacer o decir, sintiéndose realmente incomoda con todo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Jul 21, 2016 5:16 pm

El ambiente era tenso. Muy tenso. El chico no tenía ni idea de qué decirle a Lily y, por los titubeos de la pelirroja, era evidente que ella tampoco sabía cómo abordar una conversación entre ambos. Se revolvió el pelo, incómodo ante esa situación tan... ¿inesperada? Pero eso no podía seguir así... o acabarían haciendo explotar la sala común solo con esa tensión tan palpable.

—Yo...—carraspeó de nuevo, aclarando sus ideas en la cabeza y tratando de poner orden para hilar alguna frase coherente—No te he visto mucho estos días...—Habló, sin saber realmente qué podía decirle a la chica. Si hubiera sabido que iba a encontrársela nada más salir de la habitación se habría preparado a conciencia para poder ser capaz de hablar con ella y no parecer un bobo ahí parado, quieto y pareciendo cada vez más tonto. Si seguí a así Lily jamás aceptaría salir con él... aunque al ritmo que iba era complicado conseguirlo si ni siquiera era capaz de mantener una conversación con ella.

—¿Te va todo bien...?—preguntó y en seguida se pegó un golpe a sí mismo mentalmente. Se dijo que era un estúpido por preguntar algo así, de todo lo que podría decirle, tenía que hacer una pregunta tan tonta... Era evidente que su cerebro se quedaba atontado ante Lily.

Meneó la cabeza, estaba siendo un estúpido, ¿dónde había dejado el valor que le caracterizaba? ¡Parecía un niño pequeño! Se reprendió mentalmente y tomó el control de la situación. Dio un par de pasos hacia la chica con seguridad, al menos aparentemente, y, con el corazón latiéndole a mil hora se dispuso a hablar de nuevo.

—Oye Lily... lo que pasó el otro día... Siento que Sirius fuera tan... Sirius—frunció levemente el ceño ante esa explicación tan... curiosa—Pero la verdad es que no me disgustó dormir contigo... aunque fuera en esas condiciones...—Vale, lo había dicho, ahora sentía su corazón medio estrujado en su pecho y tenía la sensación de que se le saldría en cualquier momento. Pero al menos había sido claro, le había dicho la verdad y eso siempre era bueno ¿no?
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 22, 2016 4:29 pm

La tensión y la incomodidad de ambos chicos se respiraba en el aire, lo peor es que en ese momento estaban solos en la sala común, de todos los momento donde pudieron desaparecer sus compañeros de casa estos escogieron el peor de todos, el momento en que James y Lily se encontrarían, no había nadie que pudieran usar para suavizar la situación o salir de ella y realmente quería salir de ella, nunca había sido una mujer cobarde, cierto que había tenido miedo alguna vez de algunas cosas, pero se consideraba una mujer valiente y por algún motivo su valor había huido junto con el del castaño.

- Yo tampoco, creo que solo en las clases - respondió la pelirroja sin saber que mas podía decir al respecto, nunca se había llego a quedar sin habla o sin argumentos, pero en este momento realmente no sabía que decir o hacer y odiaba estar en tal posición con él, una vez mas maldijo a Stella por dejarla en tal difícil situación, no sabía que hacer que decir, quería retirarse del lugar pero sabía que no podía hacerlo, en fin, todo era mas que incómodo, en especial por ser el chico que le gustaba, después de todo por mas que intentara convencerse de que no le interesaba el castaño al final del día era una mentira que ni ella misma se creía y aquí estaban las consecuencias del caso.

- Si, muy bien, llevo todo al día y ¿tu? - al menos intentaba mantener una conversación con ella, mas de lo que podía hacer la pelirroja al parecer, así que solo se limitaba a responder sus palabras, se sentía algo tonta y ella no era así, siempre sabía que decir y en que momento hacerlo, pero en ese momento, en ese caso estaba en blanco y aún cuando fuera una persona algo recia, en ese momento le estaban jugando en contra las hormonas, era una chica de 17 años y él le gustaba, claramente nunca había hecho caso a las mismas, pero estas la estaban molestando un poquito desde hace dos semanas, así que se le dificultaba un poco mas hilar pensamientos coherentes, sin embargo no era de la que se dejaba llevar por esa clase de impulsos, pero era algo complejo para ella.

Oh por Dios, si ya no estaba incomoda y descolocada ahora si lo estaría, sentía su rostro y sus orejas arder, no esperaba que le dijera algo así y menos de esa forma, se le secó la garganta y tuvo que carraspear un poco antes de conseguir hablar - Claro, como no te gustaría despertar con Stella y conmigo, bien abrazados - diría en un tono extraño, entre celoso, tímido y algo mas que ella no sabía reconocer, pero no podía pasar por alto el que no despertó solo con ella a causa de la broma de Sirius.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 02, 2016 1:57 pm

James intentaba por todos los medios evitar que el silencio incómodo volviera a hacer acto de presencia. Pero no era algo fácil de hacer, especialmente cuando le costaba encontrar las palabras para llenar el silencio y su interlocutora tampoco parecía muy puesta a romper ese silencio tenso. Aún así, puso a su mente a trabajar a la mayor velocidad posible dadas las circunstancias para ver si se le ocurría algo que decir que no fueran titubeos y un intento de conversación superflua y vacía.

—También bien...—contestó, con una media sonrisa. Y el silencio volvió a instalarse durante unos segundos que se le hicieron eternos hasta que decidió volver a tomar la palabra y decirle a Lily lo que pensaba de aquel día. Lo que no esperó fue respuesta. Respuesta que le dejó descolocado por completo. Seguro que aquello se notó en su cara. "¿Stella?" pensó, no  entendiendo qué pintaba ella en todo eso. Al menos durante unos segundos, hasta que algo hizo ¡click! en su cerebro.

Quizá no sería adecuado decirlo... pero si tenía que ser sincero Stella había pasado a un tercer o cuarto plano en aquella escena, y es que, si bien era cierto que había sido a la primera que había visto al despertar, al girar su cabeza y observar a Lily la muchacha había pasado a no existir en ese momento. —¿Stella?—susurró y negó con la cabeza—no.. no lo decía precisamente por ella, Lily—levantó la mirada, fijándola en sus preciosos ojos, aquellos que lo tenían totalmente prendado.

Carraspeó, nervioso ante lo iba a decir, no sabía cómo se lo tomaría ella pero...—Lily...—dio un paso hacia adelante, tomando el valor que le caracterizaba—ya sé que tú no me crees, que he sido muy pesado siempre, pero...—hizo una pausa y dio otro corto paso hacia ella—te aseguro que si te pido que salgas conmigo es porque realmente... te amo—Si algo podía decir con total certeza era que no esperaba que aquel encuentro acabara con una declaración de amor... claro que tampoco había pensado mucho, esas cosas eran mejor decirlas así, sin más, porque si uno se ponía a pensar antes de decirlo, nunca acababa por hacerlo.

Volvió a tomar la palabra antes de que ella pudiera decir algo—No hace falta que digas nada—añadió deprisa, para evitar que ella pudiera adelantarse. Mentiría si dijera que no tenía miedo de la respuesta de la chica, Sí, era cierto que ya le había rechazado en múltiples ocasiones, pero las circunstancias tampoco eran las mismas.

—Solo... piensa lo que te he dicho ¿vale?—sonrió, intentando disimular su nerviosismo. Carraspeó y se revolvió el pelo antes de dar unos pasos hacia la puerta de salida—Será mejor que... vaya a...hacer lo que iba a hacer...—se golpeó mentalmente por decir esa estupidez "¿Hacer lo que iba a hacer? ¡Brillante, James! ¡Eres un idiota!" se reprendió.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 02, 2016 5:44 pm

Por Dios que situación mas incomoda, odiaba no tener el control de la situación ni poder hacer nada por cambiarla, lo peor es que habían muchos silencios que no sabía como llenar y al parecer James tampoco sabía como hacerlo y esto complicaba mas las cosas "¿Que hago? ¿Que hago? ¿Que hago?" era lo que pasaba por su mente sin saber que hacer en esa situación, todo sería mas fácil si no hubiera pasado lo que pasó, tal vez si no le hubiera hecho caso a Stella o si no la hubiera seguido las cosas serían diferentes, no hubiera llegado a ver al castaño en paños menores, tampoco hubiera sido victima de la broma ni hubiera despertado con James y tampoco hubiera pegado el ridículo grito que pegó al despertar al lado de los dos, si era sincera todo era culpa de Sirius o bueno parte de la culpa era de él, que molestia.

- Que bien... - Nunca le ha importado lo que piensen los demás por ella pero en ese momento sentía que si cualquiera la veía pensaría que era una tonta y si que lo era, su forma de actuar era la de una completa tonta, pero no sabía que hacer, nunca había estado en una situación como la actual y era algo que realmente la estaba fastidiando, quería volver a la "relación" que mantenían antes de ese día, pero no se podía devolver el tiempo, bueno si, si se podía pero no era el caso en este momento.

- Si, la otra chica que despertó contigo - diría mientras usaba toda su fuerza de voluntad para no demostrar los celos que sintió ese día, sabía que el chico le gustaba pero nunca creyó que sintiera celos de una amiga por un chico o que se viera de una forma tan ¿posesiva? aunque ya lo debía saber por lo que la molestaba verlo de coqueto con otras chicas pero siempre había estado en negación y ahora las cosas eran diferentes o eso sentía, algo le decía que no podía ocultar sus propios sentimientos por mucho tiempo.

Su mente por un instante la mandó a divagar, al menos hasta que escuchó como él nuevamente nombraba su nombre y daba un paso hacía ella lo que la hizo tener que retroceder un paso, no sabía por que lo hizo, solo que no pudo evitarlo, esta no era la Lily que conocía, ella no retrocedía, pero no pensaría en esto, solo escuchó las palabras de James, ya las había escuchado antes pero en este instante ese "Te amo" hizo un pequeño cortocircuito en su ser, por unos segundos que sintió eternos creyó estar paralizada no podía hablar ni alegar nada, las palabras no salían de su boca y no podía moverse para ningún lado, estaba ahí anclada y lo peor de todo es que por un instante pasó algo que ella nunca hubiera creído que pasaría con ella, ella nunca había dado un beso por esperar a la persona adecuada y por un instante no pudo evitar pensar en como sería sentir un beso del castaño, que se sentiría, a que sabría y eso claramente provocó un fuerte sonrojo en la pelirroja, ella no era de pensar esas cosas, había algo mal en ella y no sabía como arreglarlo.

Se mordió el labio inferior con nerviosismo intentando que su mirada no bajara de los ojos castaños del joven, una vez mas tuvo que hacer uso de su fuerza de voluntad, hormonas, por que tenían que aparecer, ¿no era mejor que ella nunca las tuviera que no existieran? no, ella tenía que tenerlas en algún momento. Demonios su mente divagaba tanto que claramente no respondió nada y bueno, él mismo la detuvo de intentarlo, pero eso no era lo malo, lo realmente malo es que James acababa de pasar a su lado y que iba a salir y ella estaba ahí plantada sin responder nada, con una tonta, estaba ahí con la boca seca y sin poder decir nada sin que ninguna palabra saliera de su boca.

No se movió de su lugar solo cerró los ojos con fuerza y los puños y sin saber como logró que una frase brotara de sus labios, pero no estaba segura si era lo que quería decir, pero terminó diciéndolo - Tu también me gustas - no sabía si el chico seguía en la sala o ya se había ido, su cuerpo seguía sin reaccionar y por ende no podía moverse ni darse media vuelta para ver si ya se había ido, sentía como todo su rostro ardía y no sabía que mas hacer o decir "Lily, camina, muévete" se dijo a si misma, no podía quedarse ahí plantada todo el día.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ago 04, 2016 2:45 pm

No esperó que la chica retrocediera cuando dio un paso hacia ella, para ser sincero debía admitir que le dolió aquella reacción, pensó que quizá lo que estaba haciendo no era una buena idea después de todo. Sin embargo, fue un poco contradictorio que unos segundos después su rostro enrojeciera... porque estaba seguro de que había visto sus mejillas tonarse de un bonito color rojo que hacía juego con su cabello.

Aún así, quiso marcharse rápido de ahí, dejar que aquel incómodo encuentro terminara rápido para alivio de ambos, a pesar de haber terminado en una declaración de amor por su parte. Pero tenía miedo de quedarse y escuchar una respuesta negativa. Quizá estaba siendo un cobarde en ese mismo momento, pero prefería tener algo de tiempo para mentalizarse antes de recibir la respuesta de Lily.

Pero eso no ocurrió. No tuvo tiempo de salir de la Sala común cuando ella habló. James se quedó estático en su sitio, a medio camino entre Lily y la salida. Por un momento pensó que había soñado aquella frase, que había sido un invento de su imaginación. Pero una parte de él le decía fervientemente que había sido real. Se llevó una mano al corazón, que latía apresurado en su pecho, como si pretendiera huir bien lejos de ahí. Abrió mucho los ojos, con la mirada perdida en algún punto de la Sala y su cuerpo paralizado como si fuera un completo idiota.

Se giró para mirarla. Estaba de espaldas a él. Y parecía tan nerviosa como lo estaba él mismo. Dio unos cuantos pasos hasta llegar a ella y rodearla, quedando justo frente a la pelirroja. —¿Lily?—preguntó en voz baja, a penas le salía la voz. —No voy a preguntar si he escuchado bien... porque sé que sí...—empezó a hablar de nuevo, tragando saliva tras esas pocas palabras. De repente sentía la boca seca. Y ahora... ¿qué se suponía que tenía que hacer? Había soñado con este momento durante mucho, muchísimo tiempo, y ahora que lo tenía, ahora que era el momento, no sabía cómo narices reaccionar. ¿Es que acaso esas palabras le había provocado un cortocircuito en el cerebro? Bueno, era más que obvio que sí...

Carraspeó suavemente, tratando de volver a hablar—¿Puedo...invitarte a salir este verano...?—preguntó, suavemente, esperando la reacción de la chica. Unos segundos después retomó el habla—¿Puedo...besarte?—quizá era algo arriesgado preguntarle eso, quizá debería simplemente haberla besado, pero no quería arriesgarse a que le gritara que era una aprovechado y a saber qué cosas si se atrevía a hacerlo, y su última intención era hacer que las cosas volvieran atrás, suficiente le había costado llegar a ese punto como para estropearlo ahora. Más valía preguntar, sí.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Ago 07, 2016 7:31 pm

Esta no era ella, no sentía que fuera ella, por un momento sentía que era otra persona la que estaba en su cuerpo y actuaba por ella, nunca había retrocedido ante nadie y no recordaba la última vez en la que se había sentido como en ese momento, su corazón latía sin parar y sentía que era solo una espectadora que estaba viendo una escena de otras personas, nunca se había sentido tan tímida y sin habla, sentía que todo era extraño, esas emociones y sensaciones y pensamientos eran algo nuevo para ella, siempre había sido alguien muy recta en su actuar, valiente, nunca se había llegado a intimidar por nada ni por nadie, menos por el castaño y ahí estaba como una niña, tal vez si estaba como ella, actuando como lo que era una adolescente enamorada pero no era algo que hubiera pasado antes y ahora la tomaba por sorpresa y no sabía que hacer.

Todo pasó de una forma como si fuera una especie de sueño o ilusión no la realidad, no supo que pasó pero en determinado momento ella había dicho lo que sentía por él, nunca creyó que lo diría y menos de esta forma, no sabía como reaccionar a sus propias palabras y solo quería escapar del lugar, subir a su habitación y no salir mas o mínimo pensar las cosas, no sabía si el castaño la había escuchado, estaba como anestesiada, pasaron los segundos hasta que sintió que nuevamente era dueña de su cuerpo y podía irse del lugar, pero no fue tan rápido, para cuando pudo retomar la marcha el castaño ya estaba una vez mas frente a ella.

No esperaba escuchar su nombre salir de los labios de él tan pronto, no sabía que hacer como reaccionar, solo que se obligó a mirarlo a los ojos, pero era tan complicado cuando todo lo que quería era desviar la mirada y una vez mas sintió como si fuera una extraña en su propio cuerpo y que este actuaba por su cuenta, no podía aclarar sus pensamientos sentía que había una bruma en su mente que le impedía pensar, en cierta forma era frustrante, se sentía algo boba por toda esa situación, quería que alguien entrara por esa puerta y cortara la tensión, cortara ese ambiente y la hiciera reaccionar.

Sentía que había olvidado hablar no pudo decir nada al respecto de las palabras dichas anteriormente ni se sentía capaz de responder algo concerniente a la cita acordada pero aún así asintió con la cabeza, aunque la idea de tener una cita en vacaciones con él la hacía sentir algo ansiosa y no entendía la razón, luego llegó esa pregunta, esa pregunta que logró que una vez mas desviara por completo la mirada y de haber podido se hubiera puesto mas roja, su corazón parecía querer salirse de su pecho y sus orejas ardían al igual que su rostro y una parte de ella quería decir "eso no se pregunta" pero en ese momento solo pudo hacer un pequeño movimiento afirmativo con la cabeza antes de volverlo a ver a los ojos una vez mas. No sabía que hacer, era su primer beso y tomar la iniciativa en ese momento no era una opción.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 12, 2016 5:46 pm

Estaba realmente cerca de ella. Podía notar el rubor de sus mejillas y oler su perfume, ese suave perfume que lo estaba embriagando. No negaría que estaba nervioso, su corazón latía descontrolado en su pecho mientras esperaba la respuesta de la pelirroja y, cuando ella afirmó suavemente con la cabeza, se sintió sumamente feliz. Quiso ponerse a saltar ahí mismo de la alegría y felicidad y gritar a viva voz lo que acababa de pasar, pero se contuvo, tuvo que hacer un gran esfuerzo para quedarse en el sitio sin apenas moverse, una sonrisa apareciendo en su cara como única muestra de felicidad, al menos en ese momento. Ya se pondría en modo eufórico en su habitación, pegando brincos de lado a lado como el chico enamorado y feliz que era, pero eso sería cuando no pudiera hacer el ridículo delante de ella.

Dio un paso más hacia ella cuando formuló aquella segunda pregunta, la más importante y de la que dependían muchas cosas. Podía sentir su corazón pulsando en todo el cuerpo, nervioso, tuvo que morderse el labio para hacer algo. Parecía que la espera por esa respuesta era eterna, James casi podía jurar que el tiempo se había detenido en ese momento, en el momento en que ella debía responder y no decía nada.

Por un momento pensó que se negaría, y ya estaba dispuesto a retirarse cuando la vio asentir de nuevo con la cabeza, sin decir palabra alguna. De nuevo sintió la euforia recorrer su cuerpo y tuvo el impulso de lanzarse sobre ella, pero se contuvo. Llevó su mano derecha a su mejilla, acariciándola suavemente, buscando que ella levantara la mirada, que sus ojos se encontraran si así lo que quería, aunque pensó que no lo conseguiría porque ella parecía realmente avergonzada y nerviosa con todo aquello.

No dijo nada, simplemente se agachó un poco, levantando con el pulgar su mentón para acercarla a él. Se recreó un momento antes de besarla, clavando en su memoria aquel momento, observando su expresión como si fuera un tesoro. Se humedeció los labios, acercándose cada vez más a ella, cerró los ojos y la besó.

Rozó sus labios lentamente, en un movimiento suave, disfrutando del placer de besar a Lily por primera vez. Podía jurar que no había mayor elixir que sus labios, apenas los había probado y ya se consideraba adicto. Movió sus labios sobre los de la chica, haciendo el contacto más profundo, su mano derecha acariciando la mejilla enrojecida de la pelirroja mientras  se atrevía a deslizar la mano izquierda hasta su cintura, atraiéndola hacia su cuerpo.

Separó sus labios para darle espacio a su lengua y lamer los labios de Lily pidiendo permiso para entrar a su boca, y hacer el beso más profundo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 16, 2016 6:37 pm

Dios mio, estaba realmente nerviosa, no creía haber estado nunca así, era la primera vez, ni cuando se enteró que era una bruja o cuando fue seleccionada se había sentido como ese momento ni siquiera con los TIMOs, sentía como si tuviera mariposas en el estomago, el corazón le palpitaba a prisa, claramente su rostro ardía de la vergüenza y sentía que era un manojo de nervios que no la dejaban ni moverse.

Respiró hondo y asintió a ambas peticiones, la de salir con él, al menos tendría tiempo para poder visualizarse en una cita con el castaño o eso esperaba, esperaba tener el tiempo suficiente para acostumbrarse a la idea, además no tendría por que ser tan complicado o ¿sí? Con respecto al beso era algo completamente diferente, cierto que muchas veces había soñado con esto pero que estuviera pasando en ese preciso momento no era algo para lo que estuviera preparada, tampoco para dar a conocer sus sentimientos como ya lo había hecho, a diferencia de él que posiblemente tenía mas experiencia por ser tan popular y tener tantas admiradoras en el caso de ella era su primera vez, sería su primer beso y si, una parte de ella se lo había imaginado mas romántico y no en medio de la sala común, pero las cosas nunca pasan como uno las espera.

Asintió con gran nerviosismo a ese primer beso que quería en su memoria, no sabía que hacer así que simplemente se dejó guiar por él, elevó su mirada hasta que sus orbes se cruzaron con los de él, intentó mantener su mirada fija en la de él pero era algo complicado, al final optó por cerrar los ojos cuando él elevó su mentón y se acercó cada vez mas a sus labios hasta rozarlos.

Nunca había sentido algo así, era nuevo para ella, se sentía tan bien el tener sus labios contra los de ella, el sabor de su beso, la calidez y la dulzura con la que la besaba, era algo nuevo para ella y era algo que sin duda alguna le había llegado a gustar, elevó sus brazos hasta que sus manos se apoyaron en sus hombros mientras ella correspondía ese primer beso que no era nada de lo que se había imaginado antes pero que sin lugar a dudas era menor que lo que pensó.

No sabía que hacer, no sabía como proseguir, ¿no pudo dejarlo en un beso normal? no, no pudo tenía que explorar por completo e intentar profundizar el beso por un segundo una nerviosa Lily entreabrió los ojos esperando que apareciera alguien diciendo "Tienes que hacer esto" aunque al final fue ella misma y el mismo instinto lo que la llevó a entreabrir los labios para darle mas libertad de movimiento y poder profundizar ese beso.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Ago 17, 2016 2:40 pm

Sentía su corazón golpeando contra su pecho, aquel beso era sin duda alguna el mejor de toda su vida. El sabor de los labios de Lily era dulce y delicioso y el perfume de la chica conseguía dejarle más aturdido aún. Desde luego, aquello era mejor de lo que jamás había soñado, porque sí, había soñado muchas veces con besar a Lily, cada vez de una manera diferente pero ninguno de aquellos sueños se acercaba ni de lejos a aquel momento.

Pensó que ella se apartaría cuando quiso abrirse paso a su boca, pero se equivocó, de nuevo, Lily lo sorprendió dándole vía libre. Si hubiera podido habría sonreído por aquello, pero estaba demasiado ocupado besándola como para poder hacerlo. Jugó con la lengua en sus labios antes de adentrarse en boca y explorarla, haciendo el contacto mucho más profundo. Buscó su lengua y la enredó con la suya, queriendo jugar un poco. El besó se alargó unos minutos más, mientras seguía explorando su boca y disfrutando de su sabor.

Sin embargo, y por mucho que él quisiera quedarse besándola toda la eternidad, pronto sintió la necesidad de respirar, así que tuvo que separarse de ella lentamente. Y entonces sí, dibujó una suave sonrisa complacida en rostro. Apoyó su frente en la de la chica durante unos segundos, mientras su mano seguía acariciando su mejilla y disfrutando del suave cosquilleo en sus labios causado por el beso con Lily.

Se apartó de ella apenas unos centímetros, respirando y dejándole espacio también para coger aire. Abrió los ojos y la miró, encontrándose con su rostro aún colorado, viéndola respirar fuertemente cogiendo el aire que sus pulmones reclamaban.

—Lily...—susurró—me alegro de que hayamos hablado por fin—habló, si bien era cierto que aquello último no podía considerarse una conversación por obvias razones, el hecho de haber tenido ese encontronazo no deseado había ayudado a arreglar la situación entre ambos. Porque, seamos sinceros, antes de aquel día no habían hablado mucho (ni poco, directamente no habían hablado) y quizá era precisamente eso lo que ayudado a que consiguiera besar a Lily y que ella aceptara una cita con él en verano.  Pensándolo bien...

—No... si al final tendré que darle las gracias a Sirius y todo...—dijo, reflexionando en voz alta sin querer. Y es que, viéndolo con perspectiva, si Sirius no los hubiera puesto a dormir con aquella poción, muy probablemente la relación entre ambos seguiría siendo igual y él no estaría en ese preciso instante en la sala común, junto a la chica de su vida, tras haberla besado al fin.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ago 18, 2016 7:52 pm

Nunca se había imaginado que un primer beso sería así, claramente si había imaginado su primer beso pero no se comparaba en nada a ese primer beso que estaba recibiendo en ese momento, era mas de lo que esperaba, inundaba todos sus sentidos, claramente la hacía entender por que algunos se encerraban en el armario escobero a besarse con sus parejas u otras personas aunque no por esto estaba de acuerdo con el incumplimiento de las normas, aún cuando en ese momento ese pequeño detalle no pasara por su cabeza.

Estar entre los brazos de James era algo que increíble y reconfortante y le gustaba, claro si ella era quien lo permitía y no despertaba con él por una broma de su buen amigo Sirius Black, pero en fin para ser una primera vez era mucho mas de lo que se esperaba aunque no supo corresponder bien ese primer beso de verdad que él le dio, si pudo, pero fue raro como muy mecánico, raro. Además dichosamente no fueron interrumpidos, un punto a favor aunque si era sincera consigo misma una parte de ella quería que alguien llegara y los interrumpiera y zafarse un poco de la situación, no por que no quisiera hacerlo si no por que era bochornoso para ella.

Pasaron un par de minutos antes de que James interrumpiera el beso, ella lo hubiera hecho antes pero no sabía que hacer como hacerlo y a decir verdad era aún mas bochornoso volver a sentir la mirada del pelinegro en ella, nunca había sido así de tímida pero en ese momento no podía llegar a evitarlo, intentó controlar su respiración pero tampoco lograba hacerlo del todo y esto era aún mas penoso para ella, así que aún cuando mantener contacto físico con él era mas incomodó para ella se apoyó en su pecho de una forma que daba a entender "No me mires así, por favor" y escuchó sus palabras.

No supo que responder a esas primera palabras por lo que solo se quedó apoyada en él mientras volvía a tener control de su respiración, emociones y sentía que podía apartarse y marcharse de ser necesario, no sabía como reaccionar a esa situación de ese momento - James - fue lo único que dijo Lily a modo de reclamo por no hacerle las cosas fáciles y tras de eso decir que tendría que darle las gracias a Sirius.

- No le digas nada aún - pidió la pelirroja, no se sentía lista para que este le comentara las cosas a Sirius, aún tenía que digerir las cosas, ella aún no pensaba contarle nada a Stella ni a Marlene, ocupaba un poco de tiempo.

Tiempo que tal vez empezaría en ese momento en el que escuchó unos pasos que la llevó a separarse y alejarse un par de pasos de James, estaba mas repuesta, incómoda y con una extraña sensación en sus labios, pero mas repuesta, no quería ser encontrada en una situación algo por así decirlo comprometedora con el Gryffindor, aún no sabía como reaccionar a toda la situación.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Ago 22, 2016 8:45 am

En ese momento estaba metido en una burbuja, una burbuja de felicidad en la que solo estaban Lily y él, besándose. daba igual que estuvieran en medio de la sala común de Gryffindor, le daba igual si entraba alguien y los veía e incluso le habría dado igual si los hubieran visto sus amigos, aún a pesar de las más que probables burlas que habría recibido por parte de uno de ellos en concreto.

Pero no, nadie les interrumpió y eso, decididamente, fue alguna especie de milagro, porque hasta Merlín sabía la cantidad de gente que pasaba cada día y a todas horas por esa sala común. Generalmente encontrarla vacía era toda una hazaña, así que James no pudo evitar sentirse satisfecho cuando aquel pequeño momento al lado de la pelirroja no llegó a su fin tras el beso.

Sonrió como un bobo enamorado cuando ella se refugió en su pecho y notó perfectamente cómo su corazón saltaba del gozo. Rodeó a la chica con sus brazos, abrazándola con cuidado mientras se intentaba obligar a sí mismo a tranquilizarse... pero eso sí que era complicado. ¡Tranquilizarse cuando tenía a Lily contra su pecho! Jamás en su vida algo le había parecido tan difícil de conseguir. Era la primera vez que estaban tan cerca de ella ¡y por voluntad propia!

Y entonces ella dijo su nombre. Fue en un tono suave de reclamo, sí, pero la manera en que lo dijo no se loe olvidaría nunca, eso seguro. Por suerte no pudo ver la mueca rara que hizo cuando le pidió que no le contara a Sirius, aunque eso sería realmente complicado de hacer. Pero si ella lo pedía...—Está bien, no le diré nada...—susurró. Por lo menos lo intentaría, pero no sabía cuánto tiempo podría guardar el secreto.

Estaba realmente cómodo en esa situación, abrazando a Lily sin interru... ¡Joder! A punto estuvo de soltar unos buenos tacos por la maldita interrupción de las narices. ¿Quién era? ¿Quién era el responsable de que Lily se apartara de él como si tuviera una venérea? Iba a matarlo, ¡oh sí! esa persona aprendería a no interrumpir asuntos importantes.

Dirigió su mirada hacia las escaleras, de donde venían los pasos, y vio a chaval de primero o segundo, no lo sabía, pero eso no era lo importante, el pobre niño recibió su mirada enfadada y pareció asustarse. James suspiró, por suerte Lily no lo vio mirara de forma asesina al niño. Por mucho que le hubiera molestado, tampoco podía culpar al chavalín, en todo caso era culpa suya por hacer eso en medio de la sala...

—Bueno...—se revolvió el pelo, mirando a Lily de nuevo e ignorando al niño—yo... te escribiré para quedar en verano ¿vale?—la miró, por mucho que él quisiera seguir besándola, el momento había pasado, la burbuja se había roto. sabía que ella querría pasar un tiempo a solas tras aquello. Lo comprendía, de verdad que sí, él mismo pensaba en ello, necesitaba asimilar lo que había ocurrido porque todavía le parecía un sueño.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Ago 27, 2016 2:47 am

Quien sabe como hubiera reaccionado de haber entrado alguien tal vez hubiera continuado con ese maravilloso primer beso que la tenía en otro mundo, explorando nuevos lugares o muy posiblemente se hubiera separado del pelinegro sin motivo alguno y sin saber que hacer, nunca se sabe, en especial cuando era algo que pasaba por primera vez y que por mas que lo había deseado seguiría siendo incomodo, empezando por que ella siempre lo había rechazado por su forma de ser y sus actitudes, no podía dejar de verlo como una persona algo arrogante, egocéntrica y que no le importaba que la casa perdiera puntos mientras él lograra divertirse con sus amigos. Pero en ese momento no le importaba su inmadurez, eran solo James y Lily y no había nada mas ni nadie entre ellos, al menos mientras no hubiera nadie en la sala común.

Oh Dios, realmente no sabía que hacer o como actuar en el momento en que el beso terminó solo supo que lo que quería hacer era esconderse de la mirada del pelinegro y lo hizo refugiándose en su pecho aunque fue ese contacto el que la llevó a querer mas, a querer probar una vez mas el dulce néctar de los labios del Gryffindor y por lo mas sagrado nunca se había sentido mas cómoda que entre los brazos de él, una parte de ella no quería separarse del él, quería quedarse ahí la vida entera.

- Al menos hasta que terminen las clases, yo tampoco le diré a Stella ni Marlene - prometió, no le parecía justo pedirle que no le dijera algo a sus mejores amigos si ella iba a contárselo a las de ella.

Detestó el momento en el que alguien entró en la sala común y aunque posiblemente el pelinegro no lo notara para ella fue algo difícil el separarse de él cuando esa persona que ingresó a la sala común, no quería hacerlo pero tampoco quería que la vieran con él, no quería que hubiera ningún cotilleo sobre ellos, al menos no hasta aclarar las cosas entre ellos.

Claramente ella a diferencia de él no intimidó al pequeño ingresó, pero tan poco le haría un buen gesto de llegar a verlo, pero ni siquiera dirigió su mirada a él, la dejó fija en él aunque no la alzó para ver su rostro - Vale... bueno yo subiré... - le diría antes de obligarse a pasar por su lado y subir a su habitación sin mirar atrás, tenía mucho que pensar.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.