Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

No me estornudes {Lily Evans}

Invitado el Mar Jul 12, 2016 6:10 am


No me estornudes {Freya H. with Lily E.}
Armario de Escobas - Día de Semana - 16:00hs


-Mierda, besas increíblemente bien.- fue mi voz la que salió ronca y entrecortada.

Planteemos la escena, como si de un libro se tratara. Ya saben, hay que relatar todo para que el lector se lo imagine producto de su mente, aunque debo decir que nunca era una concepción como la original.

Estaba apoyada –hay que admitir que me estaba doliendo la espalda- contra la pared del armario de escobas. ¿Alguno de los dos éramos titulares o siquiera jugadores de Quidditch que iban a practicar un poco? Claramente que no, y nos daba igual. Eso sí, íbamos a practicar bastante de lo que llaman “metiendo lengua en un beso”. Y al tipo se le daba fenomenal. Fue la primera puerta que vimos. ¿Lo llevaría más allá? No, tampoco era para tanto. Así que tenía que cortarle la emoción al amigo de abajo o terminaría corriendo como una estúpida para que no me tocase con esa cosa. Soy un poco tiquismiquis con ese tema. Y como no serlo si mi virginidad fue hurtada por mi padre que le importó muy poco si su hija creía a esa edad en el amor, en conseguir a su príncipe y todas esas bobadas.

El cubículo era demasiado pequeño, guardaba escobas y polvo. Obviamente, sino ¿Para qué le señalaban como “armario de escobas”? Para guardar ¿Cucharas? ¿Zapatillas perdidas? ¿Ponis escupiendo purpurina violeta? No, solo escobas y polvo. El suficiente polvo como para esparcirse –gracias a nuestros movimientos desenfrenados como adolescentes hormonados- a nuestro alrededor y llegar a nuestras fosas nasales. En un momento, el cual detesté, el pequeño amigo se presionó contra mi pierna. ¿Le tenía asco a los penes? Pues no. Lo que me espantó fue el estornudo en mi rostro por culpa de la bendita mugre.

-¿Eres un idiota?- le cuestioné enfadada. Quería cortarle el rollo para que no me metiera más mano pero esta no era la forma.Y lo planeaba yo, no él.-Al menos podrías haber estornudado a mi costado, o aguantado fíjate.

El bullicio comenzó, entre palabras de disculpa por partes de él mientras me quitaba su peste de encima. ¿A quién se le ocurre interrumpir el momento glorioso –o no tan agraciado en mi caso- abriendo la maldita puerta? A una prefecta. Pelirroja.

A pesar de estar discutiendo mi pierna estaba flexionada en uno de los costados del dichoso chico, este la sostenía desde el muslo provocando que nuestros cuerpos estuviesen bastante apegados. Y en sí, mi cuerpo estaba contra una pared.

-Joooo, llegaste en el mejor momento. Este tío ya se iba parece que  se contagió de una gripe. Bastante asqueroso a decir verdad.- lo fulminé con la mirada para que se fuese. Que gran modo de cerrar la historia con el espécimen de los mocos. Ya retirándose y sin ver la cabellera castaña del joven me digné a verle al rostro a Lily Evans, la prefecta tan conocida de Gryffindor.- Me libraste de inventar una excusa... mejor dicho, de encestarle una por estornudarme en la cara.- me sinceré.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Jul 16, 2016 9:28 pm

Era un día como cualquier otro la pelirroja acababa de salir de clase de pociones, así que decidió que daría una pequeña ronda por el castillo, al menos hasta llegar al quinto piso donde pensaba darse una vuelta por el baño de prefectos, realmente ocupaba relajarse un poco por toda la tensión acumulada por los últimos acontecimientos y las clases en si.

No es que tuviera malas notas, siempre estaba al día con todos los deberes y era una de las primeras en aportar a las distintas clases solo que ha medida que se acercaba el final la joven se estresaba un poco mas por que se acercaban todos los finales del año, además que sabía que en esas fechas también tenía que ayudar a su compañera de cuarto y amiga Stella para que no la abandonara al siguiente año, algo que no le molestaba, quería montones a la castaña aunque a veces quisiera matarla. Sumado a eso estaba el hecho de que aún no podía sacarse por completo lo que había pasado el día en que su amiga entró al equipo de Quidditch.

Posiblemente lo que mas le había llegado a afectar fue lo de James y Sirius, principalmente James por ser el chico que le gustaba, claramente se le despertó un poco la curiosidad, no por ende las hormonas, bueno no tanto, no sabía como actuar con él razón por la que lo evitaba, pero realmente detestaba a Stella, por que la puso en un punto incomodo, nunca había visto un chico con menos prendas de las debidas, tampoco había dormido en brazos de uno. Si había pensado en lo que sería su primer beso alguna vez y aún no lo llegaba a dar pero aún cuando consideraba que quería darle su primer beso al castaño nunca lo había tenido un poco tan presente, vamos que para ella James no era mas que un chico arrogante que jugaba de vivo y problemático o al menos se intentaba convencer de eso y cada vez era mas complicado.

En fin, estaba algo absorta en sus pensamientos cuando pasó por el armario escobero donde escuchó algo, unos ruidos lo que la llevó a abrir la puerta del mismo encontrando a una pareja en una posición algo comprometida que claramente no le ayudaría en mucho, se sonrojó levemente pero no por eso sería menos estricta, era prefecta y tenía que hacer cumplir las normas del lugar.

Las palabras de la castaña solo hicieron que la pelirroja se pusiera un poco mas inflexible, claramente no los dejaría marchar así como así - No, no se irá a la enfermería antes de decirme su nombre - le diría al chico quien a regañadientes tuvo que dar ese dato con el que la pelirroja lo reportaría con su jefe de casa por el comportamiento inapropiado que presentó - Puede ir a revisarse pero lo espero en el salón de trofeos para su castigo - si iba o no iba, la pelirroja siempre lo reportaría, era su obligación.

Ya con el chico lejos fijó su atención en la castaña que parecía agradecerle por aparecer, cuando claramente a ella también la castigaría - También estás castigada como él y serás reportada a tu jefa de casa ¿Nombre? - sería su respuesta al estar cumpliendo con su deber, aunque a ella si recordaba verla en clase y le sonaba que era un nombre mitológico o al menos que al menos en DCAO defendió el uso de la defensa personal muggle.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Jul 19, 2016 7:02 am

¿Ya había mencionado que detestaba a la gente con mocos? Por el mismo hecho era que me vacunaba cada vez que iba de vacaciones al mundo muggle. Especialmente me abrigaba en invierno para que nada saliera de mi nariz, nada de viscosidad. Pero no, el imbécil de turno tenía que quitar todo su encanto con un estornudo en toda mi cara.

Demasiada impulsiva soy, hay que imaginarse lo que le hubiera hecho. Cada día me sentía más arisca, no sé con exactitud qué era lo que me alteraba. Vamos, ya sabía por qué pero me era mejor mentirme. Se acercaban las vacaciones, volver al “mundo muggle”, a ver a mi familia, a tener la mitad del día ocupado (o puede que más de un día) en departamentos de fotografía o en algún lugar desconocido para que mi cuerpo sea comercializado. Sabía que lo había elegido yo por los ingresos que tenía a fin de cuentas pero siempre es mejor quejarse de la vida, como toda adolescente. Al menos me ponía de buen humor saber que mi hermana me esperaba. Deberíamos ir al parque o a alguna feria de temporada…

Me estaba yendo por las ramas pero gracias a las habladurías de Lily volví a la realidad. El que haya detenido al castaño para indagarle había producido una nube de pensamientos. Ahora su mirada estaba puesta en mi cuerpo. Me acomodé sutilmente la falda que estaba levantada, mordí mi labio y pensé en una distorsión de mi nombre. Es imposible olvidar nombres de dioses. Más si tu compañera era caliente. Pensamiento inapropiado. No era tonta, esta chica seguramente me recordaba. –Frigga Howells- perdón Ian por el uso ilegal de tu apellido. Y cómo todos conocen al niño de las ETS.- Soy familiar de Ian, solamente tratamos de hacernos los tontos y que no nos conocemos, también cambio a veces mi apellido para que no me emparenten con él pero los profesores están informados.- le mentí descaradamente. Más le valía no recordar que Ian estuvo mofándose del hecho de que mi boca terminó entre su entrepierna. Faltaba que se dijera que me gustaba el incesto como para agraviar ciertas cosas. Este año había corrompido mis propias reglas, no ser centro de atención. Corrección, había cuasi roto. Tenía que estar en Corazón de Bruja como para darme cuenta que estaba mandada la “discreción” por el retrete.

Cambiar de tema, eso debía hacer.- Y tú eres Lily, no nos hemos cruzado demasiado. Espero que no seas como tantos han osado llamarte. Una remilgada más.- me crucé de brazos y suspiré. Dale Freya, arruina una posible amistad. Unos días y no estaré más en este castillo, no puedo tirar por la borda mi tranquilidad. –Si crees que soy tosca estás en lo correcto, aunque estos días estoy más irritable, lo digo por las dudas de que empieces a sentirte mal por ser una sin filtro que es capaz de decirte que eres una mierda porque me ha salido de la gana. Es como estar en tus días.- me sinceré apoyándome en la pared cercana.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 22, 2016 7:37 pm

Había regañado al joven el cual luego reportaría y ahora estaba con la castaña "caliente" que era la única que quedaba ahí, podía entender el por que el chico se hubiera interesado en ella era algo guapa, aunque a ella no le iban las chicas para nada, así que claramente no tenía el mismo efecto que en ese chico por no decir que no tenía ninguna clase de efecto en ella.

Claramente se dio cuenta de como medio acomodaba su falda, después de todo no podía tener el uniforme en perfecto estado y orden con lo que había estado haciendo hace un momento con ese otro chico, no sabía que hubiera llegado a encontrar de haber llegado mas tarde, tal vez ella y el chico estuvieran en actos mas comprometedores o por el contrario tal vez estaban en medio de una especie de pelea, a la chica realmente parecía que le desagradaban esas personas que no sabían normas de "salud" y educación, como no estornudarle a otra persona en la cara, claramente cualquiera se molestaría por eso ¡que asco! pero ella se veía un poco mas molesta.

Escuchó su nombre y supo que no era el verdadero, era parecido pero la hizo recordar su verdadero nombre, el apellido si no estaba segura, seguro era el mismo o muy parecido al del chico de las ETS que consideraba a las mujeres con menstruación una especie de criatura maligna - Freya - sería lo primero que dijo, dándole a entender que la había hecho recordar su nombre y que de esa no se escapaba - Y cual es el otro apellido que usa - preguntaría, claramente al decir eso de usar dos apellidos la hizo desconfiar y por ende había terminado cometiendo un error de no decir eso, la pelirroja le hubiera creído casi toda la mentira, pero con tanta explicación claramente que no lo hizo. Además por la reputación de Ian, de ser su hermana realmente entendió el por que la había encontrado en tal situación, él era muy conocido por ser un hombre con una sexualidad muy activa y al parecer su "hermana" Freya también lo era, que clase de familia o genética sería la que ellos tenían para ser así, no lo sabía y no lo preguntaría, pero bueno en fin solo tenía que regañar a la joven y eso era lo que estaba haciendo en ese momento o haría.

Enarcó una ceja ante las palabras de la joven, no se daba cuenta que ya estaba en problemas para meterse aún en mas intentando ¿insultarla? aún así dejó que hablara y cavara mas su tumba, aunque sus palabras mas que llegar a molestarla al final terminaron haciéndole algo de gracia, realmente era una chica sin filtro y por algún motivo no le molestaba mucho, ya vería mas adelante - Claramente me interesa el cumplimiento de las normas, si no, no sería prefecta, aunque no me interesa lo que los demás piensen de mi - era cierto, ella nunca se había dejado controlar por las opiniones de los demás, ciertamente no le gustó salir en CdB por ir al bosque prohibido pero no dejaba que lo que los demás pensaran de ella la afectara o nublara su juicio o la hicieran dejar de cumplir las normas del colegio.

- Bueno vamos - diría poco después indicándole que caminara con ella rumbo a su castigo - Supongo que se debe al final de año y los exámenes finales, pero eso no justifica romper las normas y con respecto a ser tosca no me afecta - claramente en esos años se había topado con toda clase de personas, algunas hasta habían llegado a insultarla.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Jul 29, 2016 7:05 am

¿Resumo? ¿Qué iba a resumir si solo me habían pillado siendo manoseada por un castaño que luego me estornudó? Nada, nada más de la oración anterior dentro de la interrogación. El día se podría ir al fiasco pero quería que no fuese así.

Lily Evans estaba en frente de mis ojos, con esa pose de “soy la ley hecha persona, obedéceme”. Por supuesto, haría eso y con una sonrisa en mis labios. ¿Debo mencionar el sarcasmo? Creo que quedó bastante claro que no.

Engañarla con mi nombre falso y el apellido robado no resultaba. ¿Se leía todas las listas de alumnos? ¿Siquiera tiene una vida? No tenía certeza de nada, tampoco la quería encasillar por completo en una de mis categorías de alumnos de Hogwarts pero esto no daba demasiado juego a ser algo bueno. O tal vez me termino sorprendiendo, y apunto más para esta opción. – Sí, quise decir Freya.- aclaré a la pelirroja chasqueando la lengua.- Pues el otro apellido que uso es Rowells.- darle nuevamente toda una explicación sería justificarme, esto provocaría meter la pata nuevamente y terminar siendo pillada por la mentira descarada. Igual, un castigo no me vendría mal para tener un recordatorio de ser más cuidadosa y no llamar la atención. Tampoco es que nos mandan a lavar los baños con un cepillo de dientes mientras cantamos “la macarena” con la coreografía que siempre se hacía cuando se escuchaba ese “hit”.

Estaba fastidiándome, esa regla personal sobre la discreción no estaba siendo cumplida. Y la culpable era yo. Pero me ponía de mala leche ser interrumpida por un prefecto. ¿No dejan a los alumnos explorar su sexualidad? Porque ya voy mencionando que, seguramente, los ruidos que escuchó eran mis jadeos y gemidos que escapaban. O el estornudo asqueroso, esto último no era malo. De nuevo la pregunta, y reformulada, ¿Cuál era la necesidad de investigar algo normal? Tal vez era un niño buscando su barredora para un amistoso de Quidditch. O yo me estoy haciendo demasiado lio. Y, bueno, ya me encontraba en esta situación.

El cambio de tema parece que no se  coló demasiado bien. –Me alegra y, por un poco, me sorprende que no te importe lo que digan los demás. En mi caso no se dice mucho, o al menos los rumores no se extienden por mucho tiempo. Por eso no debes recordar toda mi identidad.- aclaré ante su comentario. Sinceramente podría decir que era posible una amistad o una relación amena. Mi sociabilidad no era asombrosa y por eso la cantidad de amigos contados con la mano. Y mi “sin filtro” era muchas veces importante en eso. ¿No es que todo el mundo le gusta las personas sinceras? Un poco hipócrita es rechazarme.

¿Me quería hacer cumplir el castigo? ¿Estaba loca? - ¿En serio piensas que iré a cumplir mi castigo? Al menos quiero saber qué haré, yo fui la que se quedó aquí, debería tener un beneficio. – me crucé nuevamente de brazos sin abandonar la pared. El desgraciado que me había estado manoseando minutos antes seguro estaba contándole a sus amigos la situación candente que vivió, u otra cosa de perezoso. Huyendo del castigo. Parecía que la leona no me soltaría en cinco minutos. - ¿Y si somos como esas chicas que comienzan hablar de lo guapo que son los chicos o sobre revistas de moda?.- hice una mueca intentando cambiar, por segunda vez, el motivo de nuestro encuentro. – ¿Si? O ¿No? Aunque preferiría que fueses como Stella con un poco de locura adicional y nos ahorramos lo rosado que se volvería el ambiente. A no ser que te gusten los chicos malos y que te azoten.- tanteé el terreno. Estaba siendo loca, no me la imaginaba a Lily con un chico con pantalones sin camisa azotándola. No, podría llegar a ser al revés.  – O te gusta hacer algo un poco fuera de las reglas.- no, no quería seguir prejuzgando pero la cara que me estaba dedicando ya me estaba dando repelús.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 02, 2016 4:27 am

Claramente había atrapado a la castaña en una mentira, al menos recordaba su nombre, su apellido era otra cosa, si era parecido al que dijo pero no era este y como recordaba que eran compañeras de curso y no recordaba a muchas Freyas, tal vez sería revisar en la lista de alumnos de Ravenclaw para saber su apellido, tal vez la jefa de casa lo sabría u otra prefecta, en todo caso habían muchas opciones para averiguar los datos que desconocía antes de ir con el jefe de su casa, así era el reglamento y lo que ella tenía que hacer y lo cumpliría.

- Ok, anotado - diría dándole a entender que ya lo tenía memorizado aunque sin dejar ver que realmente no le creía y de una forma u otra sabría la verdad, eso sería algo que ella misma vería en un momento determinado que claramente no sería este en particular, pero si sería pronto.

- Aprendes a restar importancia de lo que los demás dicen de ti cuando vienes de una familia muggle y no eres del agrado de los puristas - diría con una media sonrisa, la verdad a veces le parecía interesante ver cuan cerrados eran, pero a su vez le molestaba eso de ellos - ...y además tienes buenas notas y eres prefecta - diría dando a entender que ya estaba acostumbrada a todo eso de ser juzgada, a muchos no les gustaba que una sangre sucia fuera una de las mejores estudiantes o les reprendieran si incumplían las normas, pero a ella no le importaba, había aprendido que eso no era importante, lo que importaba es que ella sabía lo que era y valía, además tenía amigos que la respaldaban y algunos que no eran sus amigos en si también lo hacían, a decir verdad solo había habido una persona que la lastimó al llamarla sangre sucia y esa fue Severus y lo fue por que era su mejor amigo, aún le dolía el que la hubiera llamado así, fuera de él cualquiera podría decirle lo que quisiera que a ella le resbalaría, claro cualquiera que no fuera su amigo o alguien de confianza como él.

- Y si, puede que tengas razón y por eso no te tenga tan fresca en mi memoria - reconocería, tenía su lógica que no la recordara si ella era de las que tenía el perfil bajo, además la pelirroja no era de andar en chisme y chisme así que por ese lado también la tenía complicado aunque si la recordaba de clase y algunas de sus actuaciones en la misma.

- Tienes que, ya sea en este momento o después de que hable con tu jefa de casa tendrás que cumplirlo, aunque puede que sea buena y no te reporte, el castigo será limpiar algunos de los trofeos - era el castigo típico, además ofreció el tal vez ser buena y no reportarla con la Elia, pero no era algo que fuera a pasar o no pasar, todo dependería de como se diera las cosas el si sería algo flexible con su castigo o no - Y no te preocupes por tu amiguito, el tiene que cumplir su castigo además será reportado con su jefe de casa - diría la pelirroja después de un momento.

No pudo evitar reír ante las palabras de la joven, eso no la salvaría del castigo - Podemos hacerlo mientras cumples tu castigo, mira que no seré tan mala de ponerte a limpiar todos los trofeos de la sala - diría con una pequeña sonrisa en los labios, aunque quisiera no se podía librar del castigo.

El que mencionara fue una ventaja con un pequeño "engaño" lograría que su amiga le dijera quien era realmente Freya al menos su verdadero apellido, lo cual facilitaría las cosas y no sería un engaño en si, sería solamente omitir información por otra parte el final de la frase de la castaña logró que sus mejillas se encendieran, en verdad estaba comentando eso, ella era mas casta que una monja, bueno era una exageración, pero no era de tener muchos conocimientos sobre el tema - Creo que ese no es el tema de este momento - diría con respecto a lo de las reglas guiñandole un ojo, claramente no le diría si le gustaba o no romper las reglas pues eso podía ocasionar que esta le debatiera su castigo y la pelirroja no era tan tonta de entregar un arma de doble filo a alguien que estaba castigando - Por otro lado creo que no muchas son como Stella, pero no te preocupes que las cosas no se pondrán rosa - diría después, sabía que no serían rosa, vergonzosas de alguna manera eso si puede que si, en especial el como abordara el tema la Ravenclaw.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Ago 03, 2016 6:05 am

Últimamente me estaba sintiendo más tonta. "Más rubia" como algunos muggles dicen. Y no es que coincida con su opinión, conocía personas rubias bastante listas como para saber que esa oración no saldría de mi boca para que llegaran a sus oídos. Es decir, ¿A quién se le ocurre cambiarle una letra al apellido falso? Hasta dudaba que hubiese alguien llamado así en Hogwarts. La conocía, o al menos sabía con quién trataba, no caería en mi mentira tan fácil. Ya teniendo mi nombre sabría hasta con quién veía películas deprimentes mientras como un pote de helado, típico cliché pero cierto. Y es que no había muchas "Freya" por el mundo, solo aquellas donde su madre estaba un poco obsesionada con la mitología nórdica. O que vivas por esos lares.

¿Anotado? No estaba jugando mis cartas, pero estaba bien. Ya daba por perdida mi farsa. Sin embargo, me quería divertir un poco. No tendría ningún problema Lily ¿O sí? No es que vaya a fomentar a las masas populares para que creen una fiesta de puro desmadre, quedando todos alcoholizados y haciendo cosas guarras en grupo. Como, vuelvo a repetirlo, se cumplía en clichés de muggles.  No iba a acotar nada, cavaría mi tumba.
-Si te digo que soy purista y me gusta matar gente de familia muggle... ¿Qué harías en estos momentos? ¿Correrías o te harías la valiente?- cuestioné con una ceja levantada, era toda broma. Pero su reacción era la importante en este fragmento de segundos. Suspiré.- Es broma, no pienso asesinarte. Ni siquiera soy purista. Es como malgastar tu tiempo odiando tanta gente, porque siendo sinceros creo que hay una heterogeneidad en donde la mayoría no corresponde a este bando. O al menos a ese ideal de "Fuera los sangre sucia. Muerte a todos".  - mordí mi labio tratando de contenerme. No es que estuviese en contra y me tiraría al fuego con tal de que haya paz en el mundo. Tampoco era loca y tenía mis tornillos bien puestos, sabía que eso nunca ocurriría.- Nombro al ideal porque no todos los de sangre pura piensan igual.- intenté retomar el tema nuevamente, no irme por las ramas como hace segundos atrás-  Depende de quién lo mire, tienes cierta voluntad que no se rompe por dichos comentarios. Seguro que hay más de uno o una que no puede ver como tú. Y se deprime en silencio continuamente esperando que el análisis de sangre te salga un "Pudiste purificar tu sangre, no tendrás más bullyng ni tu vida correrá peligro." Como dije, cada uno maneja su drama.- finalicé hasta que escuché lo del castigo.

NO QUIERO HACER NADA, SOLO LO QUE YO QUIERA.

Está bien, era un poco adolescente ese comentario. Mejor olvidarlo y escuchar a la pelirroja antes de que determine como sanción lustrarle sus zapatos con un cepillo especial y pomada con un aroma que te droga en el proceso. -No es mi "amiguito" simplemente era el tonto de turno que pensé que era mejor que eso. En serio, ¿Quién le estornuda en la cara a la chica que te estás comiendo?- seguía impactada, lo sé. Tal vez estaba exagerando pero todavía sentía  sus gérmenes andando por mi rostro.- Y si es necesario te doy tu primer beso para que no me reportes. No quiero que esta estupidez sea contada. Hasta me da vergüenza.- no, no me daba en realidad vergüenza pero sí que me daba lástima a mí misma. Siempre deteste los estornudos, los mocos y los niños. Y este chico había logrado todo, de "hombre" pasó a ser un "niño enfermo con muchos mocos y gérmenes que no piensa ni un poco, ni cubrirse la nariz sabe."

-Tú ganas, vamos a limpiar esos trofeos. Cuanto más rápido los termine, más tiempo para pasarla con Dagda.- comenté efusivamente mientras me levantaba, si intentaba hacer "entrar en razón"  a una prefecta iba a ser tiempo perdido. Y no me gustaba particularmente que se mostrasen tan superiores. Terminaría pidiendo ser prefecta simplemente para hacer de las mías.

-Claro que muy pocas son parecidas a Stella. - este era el momento donde me quedaba en la deriva y no sabía que preguntarle.- Recordé algo, pero como es un rumor quiero confirmarlo. ¿Tienes algún admirado? Y no digo admirador, me refiero a quién te gusta. Te doy una pista del rumor: los que se pelean se aman.- comenté. Aunque viéndola se veía como toda una gatita que pelea contra muchos lobos. Suspiré, prejuzgando nuevamente Freya pensé.

-Podríamos ir yendo a los trofeos no?.- consulté caminando y alisando la falda, pasé por su lado y la miré de reojo para ver si íbamos a caminar o se iba a apiadar de mi y no haría mi castigo.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Ago 08, 2016 12:09 am

Si planeaba intimidarla no funcionó, pero si la puso sobre aviso, claramente no se alejó pero la puso mas alerta por si tenía que sacar su varita y que todo terminara en un duelo, pero a su vez no creía sus palabras, puede que fuera cierto pero no la creía tan tonta de dar a conocer sus planes, aunque no por esto era menos sospechoso o la pelirroja no se encargaría de averiguar que tan ciertas eran sus palabras, tampoco armaría revuelo o atacaría a la Ravenclaw, no sería impulsiva, ni tonta, ni haría algo que conllevara a meterla en problemas, en todo caso ella era miembro de la orden no sería la primera ni la última vez en la que se vería involucrada en algo que la llevara a enfrentarse contra los seguidores de los mortifagos.

- Puede que me equivoque, pero no te creo tan tonta de hacer esas declaraciones abiertamente si las fueras a cumplir - expresó tranquilamente, aunque tenía todos sus sentidos alerta, tenía que ser una broma, ya fuera real o fingida, pero como estaban las cosas poco se dejaban relacionar con esa clase de comportamiento abiertamente, en especial sabiendo las consecuencias de los mismos y que era contra la ley matar muggles.

Sus palabras las decía tan a la ligera que la hacían desconfiar un poco sobre ella, pero no por esto pondría una mala cara o algo así - No creas que te dejaría tan fácil matarme - respondió con una sonrisa que demostraba que había entendido lo que dijo, pero a su vez dejando en claro que ella en un combato se defendería y no dejaría las cosas fáciles a un rival, nunca lo había hecho ni lo llegaría a hacer.

- Pero entiendo tu punto, aún así muchos siguen ese ideal purista - se encogió de hombros era la verdad, algunos que ni siquiera eran sangre limpia también lo seguían, así que en todo caso las cosas no eran tan sencillas que digamos.

- Y algunos que no les molestaría hacerle bullyng a los mismos que intentan molestarlos por la pureza de su sangre - respondería, sabía que había de todo en ese mundo, no todos se dejaban de quienes se burlaban de ellos, pero si habían algunos que si se veían muy afectados por lo que pensaban los demás, aunque todo era cuestión de autoestima.

Esta mujer no tenía nada de vergüenza y la estaba matando de la pena, vamos que ella no quería saber nada de su vida privada y ahí estaba contándole las cosas y de paso incomodando la un poco con esto, lo peor es que le ofreció darle su primer beso... alto, ¿como sabía que ella no había dado su primer beso? - No me gustan las mujeres - diría, casi pensó en mentir y decir que ya había dado su primer beso pero por mas que lo intentara no era algo que pudiera hacer, no se sentía capaz de dar tal mentira, en todo caso ¿Que le pasaba a esa mujer? creía que hasta que no se fueran ambas por su camino sus mejillas no volverían a su tono natural.

- Vamos - diría cuando la joven por fin decidió no hacerla seguir perder el tiempo y por ende podría hacerla cumplir con su castigo y por fin que ambas siguieran su camino de lejos.

Demonios, esta mujer quería matarla de la vergüenza o que ella le retirara el castigo, no sabía cual pero estaba muy cerca de que la dejara ahí, claramente una persona llegó a su mente con esa pregunta, cierto león con cierto grupo de amigos que no hacía mas que romper las reglas - Este yo... no tengo que hablar de eso, mejor sigamos - diría cambiando el tema aún avergonzada y casi a punto de decirle, "vete y mas tarde cumples el castigo".
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ago 25, 2016 1:49 am

Podía visualizar un poco de nerviosismo por parte de la pelirroja, o tal vez era desconfianza. – Primero, no soy tan tonta ni tonta. Nada de “tontismo”.- me ataje haciendo comillas en el aire ante la última palabra.- Segundo, no tienes que estar alerta o de alguna forma parecida porque era una simple broma, la cual ahora que lo estoy meditando… en verdad sonó muy mal. Pero oye, era eso nada más. Una broma, no haría en realidad aquello.- sonreí sincera. ¿A caso alguien identifica cuando una sonrisa es sincera? Porque podría poner el ejemplo del actor y yo me lo como entero. Que no se me vaya la olla. Esto me recordaba a que en el mundo muggle si gritas que hay una bomba en una fuente, en medio de una plaza teniendo en cuenta el contexto de casos terroristas acechando… pues, sí que era una broma de mierda. Mala Freya, mala.- Te creo, y esperaría que fueses un contrincante que me dé gusto luchar.-

-Muchos lo siguen, y también así quedan.- tome una pausa.- Es algo complicado, podría hacer una tesis de aquello. Lo peor son los que se creen puristas pero tienen a alguien en la familia o mestizo o muggle. Me sorprende que piensen así, peor es el caso donde uno mismo es el “sangre sucia” bajo sus conceptos. – no seguiría hablando de aquello, se podía opinar bastante como contradecirse. No sabía demasiado del tema más que mi experiencia y mí alrededor. Pero psicológicamente desconocía, igual que las condiciones por la que una persona que no es de sangre pura esté pasando afirmando aquello. Imité su encogimiento de hombros demostrando que se dejaba al tema zanjado por el momento.

El comentario de la pelirroja había parecido un trabalenguas, pero como ya había indicado antes no iba a anexar un comentario. Hay gente imbécil que prefiere al mundo yendo a su ruina, luchando por ideales de mierda que solo provocan muerte. Gente, mejor dicho, enferma que quiere bañarse en sangre y qué otras cosas morbosas.

El rostro perplejo ante mi insinuación provocó una sonrisa traviesa en mí. Vamos, que a esta chica se le notaba que no había dado su primer beso, y si así fuera no tenía nada formal con ese alguien. Es de esas personas inocentes y pudorosas que no estaría repartiendo sus labios por todo el Castillo, tampoco se la veía enamoradamente en pareja. O tal vez tenía algo en secreto con ese tal rumor. – Tal vez no deberías decir ese comentario, no si no probaste la experiencia de vivir algo con alguna fémina. – Mordí mi labio y continué.- Te veo el rostro y pienso que eres bastante primeriza en ciertas cosas más teniendo en cuenta el color que tienen tus mejillas. Y dudo que sea una alergia.- aclaré.

Íbamos a dejar de perder tiempo, amo mi insistencia a veces. Comenzamos a caminar hacia los trofeos, con un paso bastante tranquilo y despreocupado de mi parte. Las expresiones de Lily eran dignas de ser vistas nuevamente.- Vamos Lily, seguro tienes a uno por allí entre ceja y ceja.- le codeé robándole espacio personal, demasiado amistosa de mi parte.- No quiero ganarme enemigos, ni siquiera quiero figurar. Solo ser una más del montón, algo de lo más típico. Por ende queda la opción de tenerte en la categoría de “conocido agraciado” o podría ponerle otro título pero qué más da. – Resté importancia con un movimiento de manos.- Y sinceramente, no tengo la más pálida idea de que preguntarte más que guiarme por rumores confirmando o negando otros. Si quieres puede ser al revés y ser yo la que responde. La verdad no tengo problema de ello. Soy un libro abierto.- no tan abierto, pero eso no debía saberlo. Quería pasar un buen momento ya que debía realizar el castigo ese asqueroso. No tanto como los mocos del tipo que estuve besando hace rato.

OFF: Si hay algo que no se entiende me podes mandar un MP, ando como media estúpida con la música de mi padre en el fondo así que podría haber errado en algún concepto o incrementado mi dislexia.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 30, 2016 7:45 pm

- Dado los eventos recientes deberías cuidar las bromas que efectúas, no sea que termines en un interrogatorio bajo la sospecha de que en realidad si eres partidaria de los mortifagos - respondería con simpleza y sin entender muy bien como alguien que debería ser muy lista no lo fuera para cosas tan simples como el saber que hay cosas con las que no se bromean, en especial las que tienen que ver con los incidentes actuales y el como el que no debe ser nombrado quiere hacerse con el poder y acabar con todo el que no esté de su lado o no tenga la pureza de sangre que él quiere.

- Eso va en cada persona - pensó en su hermana y como se llevaban desde que supo que ella era una bruja y no la aceptaron en Hogwarts por ser muggle - Si en una misma familia hay personas que no cumplen con los requisitos la apartan, por ejemplo si todos son puristas en una casa y uno se enamora de un muggle, posiblemente aparten al que se enamoró del muggle, lo hagan a un lado y casi que lo desconozcan, puede que alguien de esa familia esté a favor de esa persona, pero también será considerado un traidor y el resto de la familia no querrá nada con ella. Así que siguen siendo puristas por que no toleran ni que en su familia haya mestizaje, pero si es el que hizo el mestizaje el que es purista, eso si parece un poco hipócrita - diría la pelirroja, sintiendo un poco de dolor al pensar en que ese ejemplo lo sacó de su relación con Petunia, le dolía mucho que esta no quisiera nada con ella, solo por ser una bruja.

Esa mujer la estaba poniendo en Jaque y eso no le gustaba para nada, ella no quería recibir consejos de ella sobre relaciones y claramente no quería que su primer beso fuera con una mujer, si lo daba sería con cierto peline... una vez mas se encendieron sus mejillas, si es que podían ruborizarse mas, no tenía que pensar en James en ese momento, eso haría las cosas mas complicadas de lo que ya estaban.

La chica junto a ella era tan insistente y ya la pelirroja se sentía bastante avergonzada algo fuera de lo común y por lo que una vez mas culpaba a Stella, que decidió que dejaría el castigo para mas tarde o no sería ella quien lo llevaría acabo con la joven - Dejaremos el castigo para mas tarde, olvidé por un momento que tengo que ir a hablar con el profesor Cosmas - diría sin una sola duda en su rostro - Te veo en el salón de trofeos en una hora, si no vienes te reporto, Freya - diría con determinación, pero en ese momento había llegado a que ella llegara a su límite de situaciones vergonzosas.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Ago 30, 2016 10:58 pm

-Dado los eventos recientes la mayoría de las personas están alteradas, y yo no soy una de ellas. No tengo que cuidar nada porque yo ya soy así, por una broma no se me tirarán encima para que confiese algo que desconozco.- rodé los ojos tomando una pausa. Me sentí atacada con el hecho de que "debía cuidarme". Más de uno ha hecho bromas peores que las mías, el humor negro existe.- Además, soy una de las estudiantes más limpias en lo que respecta a eso, en ningún momento me han visto en algo sospechoso. Sin contar que me catalogaran de una adolescente hormonada y nada más.-  me había convencido de que no quería ponerla como una enemiga, o alguien que no toleraría pero se estaba ganando un poco de mi bronca desde los gérmenes. Conocía muy bien que dentro de estas paredes habia gente de aquel bando, y del otro también. Pero yo estaba en territorio neutro y no cambiaría por el momento, pensaba en alguien más que en mi. Cuando las cosas se movilizaran actuaría pero ahora no.

-Como dijiste, eso va en cada persona. Y depende mucho de la situación, por ejemplo hay gente que tiene descendencia muggle y siendo purista se los aparta pero aún así tiene procedencia nada pura. Hay muchas variables pero cada uno es el que escribe su rumbo.- y era tan sencillo como aquello. Existía gente que quería asesinar para "purificar" sin importarle los medios, ni la inocencia de algunos con tal de lograrlo.

Las mejillas de Lily eran evidentemente rojizas, podría confundirse con su cabello a este paso. -A que pensaste en el amor de tu vida y todavía no ha ocurrido nada...- insinué mirándole el rostro, esto era para grabar.- O tal vez sí y te estoy subestimando...- la conversación no dio para más porque la Gryffindor seguramente estaba protegiendo a su corazón, de un infarto con cada comentario que le dedicaba. Y las excusas... le debería dar una lección. No era una maestra pero por el tono de voz que le jugó en contra podría al menos enseñarle a ser más decidida. -Nos vemos dentro de una hora Lily, prepárate.- me acerqué a ella y le di un beso en la mejilla sin previo aviso. Salí disparada mientras reía.

Una hora más tarde...

Había pasado, después de avergonzar a Lily, por el Gran Comedor. Un emparedado con mayonesa y ya estaba completando una de mis colaciones diarias. Tenía que matar el tiempo por lo que ir a mi habitación era la mejor decisión, tal vez salvaba a la cama de Sybill de ser meada por mi gato otra vez. Quiero pensar que después de eso, aprendió la lección Dagda.

Uno, dos, tres, cuatro y cinco minutos pasaron. Tomé el libro de Animales Fantásticos y donde encontrarlos para esperar a Lily. Bajé con cuidado de mi torre hacia el tercer piso, el salón de los trofeos me esperaba. Apoyé mi trasero en el pasillo hasta sentarme mientras abría de nuevo el libro. Vamos que lo hago para no ser reportada...
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Ago 31, 2016 7:08 am

- Mejor dejemos el tema - diría la pelirroja que no tenía ganas de terminar en un duelo por una chica hormonada que no sabía cuando tenía o no que hablar, en especial en lo referente de decir cosas que es mejor guardarse, los homicidios y desapariciones casi cualquiera era sospechoso y andar diciendo cosas que no le correspondía aún mas, por que algunos si las decían por que así lo creían y en todo caso, para la pelirroja ya era una persona a la que tendría que prestar atención, solo por las dudas y estar segura de cuales eran sus intenciones.

- En eso tiene razón, aunque en parte en algunos casos, las familias que tienen muchas generaciones de sangre "limpia" lo hacen por lo mismo por que los educaron y les inculcaron el purismo desde el nacimiento, aunque no por eso está bien y hay quienes piensan mas allá de eso y logran romper esa cadena de su familia - diría recordando como Sirius y James no eran puristas, pero en si era un tema complicado de hablar, en especial si tomábamos en cuenta que ella era una hija de muggles.

Pasar del tema del purismo al de las relaciones románticas era un gran cambio, un cambio que hacía que a la pelirroja se le subieran los colores en especial por cada frase que daba y como la iba presionando cada vez mas a su límite, hubiera sido mejor dejarla con el chico de los germenes, pero no, Lily era de las que cumplía su deber y en este momento se estaba arrepintiendo un poco de esto por lo abochornada que se sentía.

Pensó que tal vez se podría librar diciendo que se vieran mas tarde, pero no parecía ser el caso, la chica la sorprendió con un beso en la mejilla que la hizo abrir muchos ojos antes de verla como se marchaba del lugar, además no sabe como pero llegó hasta la pared donde se deslizó hasta quedar sentada en el suelo mientras intentaba tranquilizarse y analizar todo lo que había pasado, para luego poder retirarse del lugar.

Una hora más tarde...

No tenía ganas de ver a Freya nuevamente pero se obligó a ir a hacer que esta cumpliera el castigo, mas que nada por que no había encontrado quien la reemplazara, caminó hasta la sala de trofeos llevando con sigo las cosas que usaría la pelinegra para la limpieza, al llegar la encontró en el lugar, así que solo le tendió las cosas - tienes que limpiar las cosas de esta vitrina - diría señalando una de las vitrinas de los laterales, en este momento quería mantener el menor contacto posible con al Ravenclaw y que solo cumpliera su castigo para que ambas siguieran su propio camino.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Sep 16, 2016 1:26 am

Podría decir que me acostumbraba a la gente que me conocía fugazmente y me tachaba de insensible o de directa. Cierto, también me han llamado zorra desvergonzada. Nadie debería tener tales derechos, ni siquiera se tomaban el tiempo de entablar una conversación conmigo. Solo era verme besando con alguien y ya alterarse, o decir algo “salido” como para espantarse. Claro que a otros le molaba esa parte de mí, y hasta les encendía pero trataba de no juntarme con los últimos que seguro andaban en una etapa de celo en el cual no quería participar. Este fue el día Evans. La pelirroja competía por tener el rostro de la misma tonalidad que su cabello, debería estar en los guiness, si aquellos records muggles que se pueden encontrar plasmados en un libro en cualquier librería. Volviendo al caso, la niña seguramente creaba un nuevo  apartado.

Mi refrigerio era asesinado por mis dientes, no voy a decir que comí moderadamente porque sería un fiasco de mentira. Claramente cuando uno come lo único que piensa es aquella relación persona-comida gloriosa. Y yo estaba en mi burbuja, tampoco era una cerda manchándome los labios pero no era la que se limpia cada cinco segundos por una manchita. Si, tal vez era comer normal para algunos. ¿Qué más da? Es puro relleno, el cual podría ser avisado y eludido pero no. No en este caso.

Di las vueltas necesarias por mi habitación para tomar un libro, y me dirigí hacia el tercer piso. Creo que soy idiota. Comencemos con un lindo monólogo. No quise ser reportada en el preciso momento que fui atrapada in fraganti pero mi cerebro no llegó a procesar toda la información o seguía impactada por los gérmenes que bailaban en mi rostro por culpa del imbécil. Tal vez, pensé que era demasiado idiota la prefecta como para que no tuviese memoria de las clases. Mi nombre falso era demasiado parecido al verdadero, y vamos, nadie tiene nombres extraños de mitología, solo aquellos hijos donde su madre está loca por esas extrañezas. El apellido, pues siempre se equivocaban o lo asimilaban a Mr.ETS. Tomé un suspiro con tantos pensamientos e intenté seguir con mi lectura, pero el monólogo continuaba sin permiso alguno. Después estaba que me encantaba verla espantada por mis preguntas, aquello no hacía que me salvase. Lo contrario, cavaba mi propia tumba pero eran demasiado tiernas las expresiones que la pelirroja trataba de ocultar. Cuando nos dio aquella hora de descanso supe que estaba alterada, la había sacado de su equilibrio y por un momento me dio lástima. Recordé el sonrojo ante mis últimas preguntas y supe que no podía ser hipócrita, me gustaba aquello.

En segundos de terminar mi charla conmigo misma pude ver la cabellera pelirroja acercarse. Claro que ver un balde con los artefactos de limpieza no me agrado, solo esperé a escuchar sus palabras exactas para ver su grave error. – Fregotego- murmuré con mi varita en mano, luego de abrir la vitrina. Me había levantado de mi lugar y el libro descansaba en el suelo. Ni siquiera tuve que tocar el balde. Claramente, le debía una explicación. –Evans, no especificaste que usase aquel material para limpiar. Como solo me dijiste la misión sin usar algún detalle, mi trabajo ya está hecho. – comprobé que se mantenía alejada de mi y eso solo me dio otra idea o más bien una excusa. – Exceptuando que me quieras ver trabajando mientras te hago preguntas comprometidas, y tenemos más intimidad en este salón.-  resalté la palabra "intimidad" y una sonrisa de picardía apareció en mi rostro, me mordí el labio tentándola. O más bien espantándola.

Claramente la respuesta era la esperada, no quería saber nada conmigo. Acordamos que todo había finalizado, y rogaba porque no me anduvieran sentenciando como una idiota que se hace la rebelde. Porque cuando un profesor se entera, corre entre todos los rumores y los hechos verdaderos. Mejor ahorrarme el mal concepto.

Nos despedimos, y yo comenzaba a planear como vengarme del inútil que me estornudó.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.